Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda) A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 27, 2014 12:53 pm

Era un perfecto día de verano, un viernes por la tarde, el cielo estaba despejado y corría una brisa fresca y agradable, de esas que disfrutas después de una mañana de mucho calor, las clases acababan de terminar y la peliroja se dirigió a la entrada del instituto, allí se encontraban las casillas donde se guardan los zapatos, se cambió rápidamente y salió con la meta de llegar a su habitación en la casa azul, hacer algunos deberes y descansar un par de horas, ya que se encontraba cansada; durante el día había tenido que participar en varios deportes en la clase de educación física porque curiosamente casi la mitad de las chicas habían faltado y eso la dejó sin energía, solo esperaba no tener ningún contratiempo en el camino.

Era un camino largo hasta la casa azul, se encontraba al otro extremo del instituto, en días lluviosos o de demasiado calor era más dificultoso para cualquiera tomar esa ruta, pero no había más opción pues era el único camino, algunos llevaban bicicleta o patines, pero si tenían la mala suerte de que lloviera mucho, cualquier medio de transporte era peligroso, por eso la joven no sacaba su patineta al menos que estuviese segura de que el clima sería perfecto, pero ese día habían previsto de que tal vez podría haber una fuerte lluvia, casi anocheciendo.

A mitad del camino, mientras Danika estaba concentrada en su celular, acordando por mensajes de texto sobre un trabajo grupal, escuchó que alguien hablaba con aire misterioso muy cerca de ella, se detuvo en seco y miró a su alrededor, esperando encontrar a alguien o algo, pero estaba sola en aquel lugar, “¿qué pasa aquí?...” pensó mientras un poco asustada e insegura guardaba su celular y seguía caminando, le pareció un poco extraño que, desde que salió del instituto no viera a nadie. De la nada mientras caminaba, escuchó nuevamente la voz, pero esta vez la llamaba a ella, -Danika, Da…ni….ka, aceeeercate- la voz provenía de un antiguo edificio, donde no mucha gente se acercaba por los rumores que habían, decían que estaba infestada de fantasmas y espíritus malignos, pero a la peliroja le daba curiosidad por saber porque llamaban a su nombre.

Se acercó con cautela y un poco de temor al edificio, -Daaa…ni…ka…- se escuchaba aún más fuerte que antes, abrió la puerta e ingresó al edificio, los pisos crujían y se sentía un ambiente pesado y tenebroso a pesar de que aún era de día. Caminó lentamente mirando a todos lados presintiendo que algo malo sucedería, la voz se dejó de escuchar un rato, pero la peliroja siguió buscando lo que sea que haya llamado a su nombre. El segundo piso era más escalofriante aún, habían partes del suelo que parecían que iban a romperse en cualquier momento, y las aulas se veían más oscuras por lo que las ventanas estaban cubiertas por pesadas cortinas gruesas, -Daaaanikaaaa- se volvió a oír y una de las puertas de las aulas continuas se abrió de golpe, haciendo que la joven dejara escapar un pequeño grito, tomó rápidamente un palo de escoba que se encontraba cerca y avanzó hacía el aula misteriosa. Sus piernas temblaban y ella comenzaba a sudar frio, pero no quería irse sin saber que había allí, “seré tonta para seguir aquí, pero quiero saber que me llama, maldición”, mientras pensaba aquello, ingresó cautelosa al aula, mirando a todos lados, esperando ver alguna sombra extraña como en las películas de terror que odiaba, pero no vio nada.

Rápidamente y sin previo aviso, la puerta se cerró y una risa maliciosa se escuchó en todo el edificio, era grave y terrorífica, la peliroja se acercó rápido a la puerta e intento abrirlo, pero estaba cerrada, “qué rayos, déjame salir”, acto seguido una presencia maligna apareció a unos metros detrás de ella, Danika se volteó y lo que vio fue una especie de ente fantasmal con una enorme boca y colmillos, se quedó un momento petrificada por el miedo, su cuerpo no le respondía.

Al ver que el ente comenzaba a arrojar objetos al azar hacía su dirección, ella reaccionó y se protegió detrás de carpetas y armarios. –No hay donde esconderse, no huyas niña- le decía aquel ser maligno, la joven optó por ir de frente y golpearlo con el palo de escoba, pero al intentarlo no surtió efecto, lo traspasaba como un fantasma, -tsk, no puedo hacer nada- decía, “cualquier ser tiene un punto débil, ¿que podrá ser?, todo es semitransparente”, pensaba mientras observaba y esquivaba, hasta que fijo su mirada en la boca del ente, “esa es la única parte que se ve solida, ¡bien!, si lo quemo con mis llamas acabaré con él”, pero mientras pesaba en ello el ente la arrojo contra una de las paredes y la dejó atada o más bien pegada con la misma esencia de la que estaba compuesto él. -¿Qué es esto?, ¡suéltame!- decía mientras el ente se reía –que mocosa más tonta, puedo leer tus pensamientos, ¿crees que te dejaría hacer algo, sabiendo mi punto débil?-
La joven se sentía asustada, por más que se esforzaba no podía soltarse, y  no podía hacer uso de sus poderes porque aun tenía el collar que usaba como anulador de sus flamas –si tan solo pudiese quitármelo…, rayos- . El ente se le acercó adquiriendo un tamaño más proporcional a la joven –¿Sabes que te convertiré en mi comida?, pero me gusta el alma de las jóvenes que están desesperadas y lloran, quiero que hagas eso-, pero la joven a pesar del miedo que sentía en su corazón, se negaba a morir como una idiota, “alguien por favor…”, -vamos quiero que sufras- decía el ente, mientras se acercaba más y comenzaba a lamer el rostro de la joven “déjame…” pensaba mientras pequeñas lágrimas comenzaban a caer de su rostro, - sí, llora quiero más de ese sufrimiento- seguía presionando con sus palabras y acciones el ente, mientras bajaba su boca a la altura de las piernas de la peliroja y comenzaba a lamerlas, ese fue la gota que derramó el vaso, Danika comenzó a llorar más y pedir que la dejara en paz “alguien ayúdeme por favor, no quiero morir...”

Off Rol:
No te asustes con tanto texto, solo hago larga las introducciones jeje


Última edición por Danika Blaze el Lun Nov 03, 2014 7:30 am, editado 2 veces
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 27, 2014 3:29 pm

Comenzó como una promesa, un ideal…quizá una muestra de orgullo,  las flamas consumen mis sueños e ideales como un niño hambriento comería un plato de arroz recién hecho,  un poco del fluido masculino de Akechi recorre mi rostro y pese a todo esto no le culpo con odio, después de todo no pudo ver a su comandante sino como una mujer más para desposar , algunas veces mientras contemplaba las apacibles noches con el astro luna en los cielos pensaba como podría haber sido mi vida si hubiese decidido comportarme como lo que en realidad soy, la culpa de tanta sangre y tantas muertes es demasiado pesada así como el cargar con el rencor de tanta gente por muy noble que sea el ideal que me trajo a esta aventura estrepitosa que absorbió mi vida, aun recuerdo a mi hermano y muchas cosas más que me retiraban el sueño mientras dormía, me pregunto si este final realmente es digno de  una vida de sacrificio tan grande como la mía pero…el humo comienza a nublar mis sentidos mientras siento el asfixiante calor abrazarme con recelo y mi sangre fluir de mi cuerpo cual un rio y aun así no es miedo a la muerte lo que me invade en estos momentos porque para temer a la muerte se debe apreciar en gran sentido la vida, y para apreciar la vida se debe vivirla…yo no he vivido solo me la he pasado maquinando detrás de una máscara de algo que no soy, aunque…tampoco esto me importa, lo único que me aqueja es un rencor hacia mi misma y una sensación de infinita impotencia por no poder cumplir mi palabra -…padre…padre perdóname …Oda Nobuhide…yo te he fallado- las últimas palabras que exclamo mientras el fuego me engulle y las paredes crujen desquebrajándose a mi alrededor…mi mirada pesa tanto…

Gaia es piadosa, gaia me ofrece una segunda oportunidad y aunque no concibo del todo sus métodos una idea pasa por mi cabeza con bastante atractivo, una redención puede ser alcanzada finalmente poseo un objetivo de nuevo y aunque no estoy propiamente viva….puedo hacerlo…puedo cumplir con mi promesa a mi padre, un cielo claro  una clara ilusión…un sitio poco acogedor creado a base de mis recuerdos más tormentosos, un sitio que me recuerda mi debilidad, la sombra del castillo donde las llamas me consumieron por ahora es mi morada mientras espero la oportunidad de la madre tierra para redimir mis acciones,  al pasar del tiempo  el sentido de los días y las horas se han desvanecido mientras  en medio de un lugar que es consumido por las llamas eternas que no avanzan mas no se apagan espero impaciente mi momento  aunque…a estas alturas ya no importa parecer un hombre o una mujer he tomado la decisión de ser yo misma y terminar el ideal de mi padre, mínimo el tiempo que he estado en esta habitación en llamas me ha permitido pensar demasiadas cosas, imaginar posibles sendas de mi camino de vida, incluso la idea de cómo pudo sentirse ser madre cruzo por mi cabeza un par de veces pero nada puedo hacer por ahora así que me limito a esperar sentada observando el sutil movimiento de las llamas, también me pregunto que habrá sucedido con mi nación a la cual ofrecí mi vida en nombre del todo el amor que le tengo, así son mis días  e tenido demasiado tiempo para pensar, tanto que me tiene al borde de la locura.

Otro día mas en mi prisión, comienzo a considerar mi pacto no parece ser una oportunidad más sino una prisión  que me atormenta día a día, mientras cierro mis ojos para sumirme en lago de paz una extraña sensación comienza a apoderarse de mi ser, sobrenatural tentativa y muy osada, me seduce de que se tratare, con lentitud levanto mi rostro para divisar algo extraño frente a mi, una luz comienza a formarse  ante mi mientras susurros se escuchan en la lejanía cobrando un extraño sentido conforme la luz se vuelve mas intensa –pero que diablos?- comento algo preocupada con una expresión de asombro en mi rostro, acaso a esto de refería gaia? El llamado de un héroe…pero acaso fui considerada una héroe?...muchas dudas cruzaban por mi cabeza mientras me ponía de pie ante lo que sucedía entonces  entendí que debía cruzar el umbral, el llamado cada vez era más fuerte  y aunque no desease pasar mi cuerpo  comenzaba a hacer su propia voluntad por lo que seguido de esto una luz me segó, lo siguiente fue una extraña sensación…estaba muerta la sensación y la pesadez de mi cuerpo hace mucho habían quedado atrás mas en estos momentos  todo cambiaba ´pero oia lloriqueos y el pesado caer de las lagrimas, sentía desesperación e incomodidad algo sumamente extraño -
“alguien ayúdeme por favor, no quiero morir...” –aquello me atrajo por completo. Tsk Nobunaga oda.

En el sitio oscuro y lujubre en medio de las tinieblas y la desesperación  el sujeto se regocijaba observando el sufrimiento ajeno, se trataba quizá de un demonio pero estaba muy claro que la vida de la joven que yacía atada a la pared estaba por terminar, el fuego es conocido por ser un orgulloso elemento que rara vez se doblega ante algo y lo que la joven elemental desconocía es que su familia estaba ligada a un gran héroe del pasado  quien nació bajo el elemento vitalicio del fuego, nobunaga dono una de las mas fieras mujeres de la antigüedad, en cuanto la lagrima de la joven bajo por su mejilla  acompañada de las demás estas rse recorrieron hasta su barbilla suavemente hasta que se acumularon las suficientes como para que se creara una gota en medio de la desesperación, la gota cayo lentamente y sutil hacia el suelo de madera hueca y carcomida hasta que finalmente toco este salpicando un poco a su alrededor, de inmediato como si esta lagrima hubiese sido mágica un extraño brillo surgió de ella, que llamo la atención del ser entonces un diminuto circulo brillante apareció el cual para su asombro se extendió por toda la habitación creando una poderosa resonancia mágica que fue bastante notoria, el demonio impresionado la dejo caer girándose y un aire arremolinado comenzó a surgir del sitio, era fuerte un mini tornado que abrió un extraño agujero en el techo del cual comenzaron a bajar diminutos puntos de color dorado resplandeciente los cuales al tocar el suelo comenzaron a formar una silueta humanoide –que diablos hiciste!- grito el demonio mientras giraba a ver a la joven, sabe que si no la liquida pronto no quedara asunto que saldar aquí mas cuando trato de atacarle con sus tentáculos  sono un tremendo golpe, el demonio se estrello en la pared derribándola, el edificio se cimbro  y una gran nube de pñvo cubrió el sitio, ante la joven había una figura de espaldas la cual hondeaba una capa rojo intenso muy notoria de un lado sobresalía el filo negro de una katana  y el aire movia cabellos rubios sobre la capa –Vaya…un oni devora almas…tenía tiempo que no veía uno- añadió  una dulce voz femenina mientras a lo lejos se oía el gruñir del demonio que se ponía en pie –Servant clase Archer, e respondido a tu llamado –giro de reojo a ver a la joven pelirroja –dime…niñata eres tu mi Master?
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 27, 2014 9:22 pm

Aquella situación se había salido de control, ser probada por aquel ente, sentir esa sensación de una lengua pasearse por su cuerpo, era asqueroso y ella no podía hacer nada más que sufrir indignidad y temor de ser devorada en cualquier momento, parecía que las esperanzas no existían, pues nadie escucharía sus gritos si lo hacía. Se estaba rindiendo ante la situación, pero aun así, quería vivir, aún quería terminar el instituto, quería seguir haciendo amigos, quería salir con algún chico, ver a sus padres de nuevo; todas las imágenes de aquellas escenas pasaban como ráfagas en la mente de la joven y como su última voluntad, todos esos deseos se depositaron en una lágrima, que cayó al piso y formó un pequeño brillo que se extendió rápidamente; la luz era tan cegadora que no le permitía visualizar bien a la joven. De un momento a otro, el ente pareció asustarse un poco por la presencia de la luz y desprendió a la joven de la pared, dejándola caer desde un metro del piso, por lo que la peliroja se lastimó un poco las rodillas y las manos. La joven estaba tan sorprendida como él, no entendía que estaba sucediendo, pero podía visualizar una silueta aparecer de entre las diminutas luces que caían del cielo, tras la pregunta del ente respondió –Yo tampoco entiendo que sucede- y esto era cierto, no podía saber si lo que estaba por aparecer, estaba de su lado o no, podría ser otro ente tratando de pelearse con el que se encontraba en el lugar, para devorar el alma de la joven; pero, de inmediato supo que era lo contrario, que estaba de su lado, porque el ente intentó hacer un rápido movimiento para atacarla, y parecía que el extraño ser que estaba por aparecer lo había desviado e incluso lo había mandado a volar contra una de las paredes, haciendo que esta se destruyera. Una gran nube de polvo se había levantado en el lugar, la mitad del salón de clases estaba hecho escombros y un extraño personaje apareció ante ella. La peliroja estaba de rodillas, mientras observaba la espalda de algo que parecía ser ¿un héroe, un mago o un ser muy extravagante?, la roja capa parecía intrigarla, pero por los cabellos largos y rubios suponía que era una mujer, “¿Un oni dijo?, nunca había visto uno, no sabía que aún existían”, esa voz tan femenina terminó por cerrar la duda de si era mujer, pero rápidamente despabiló, cuando oyó al demonio levantarse de los escombros, su corazón se agitó de nuevo por el miedo y su cuerpo comenzó a temblar, rodeándose de sus brazos, como si se estuviese abrazando ella misma. A los pocos segundos reaccionó de nuevo ante la voz femenina, “¿Una servant, clase Archer?, ¿Qué es eso?... ¿Mi llamado?” no entendía nada de lo que le hablaba –Pero yo no te he llamado-, fue interrumpida nuevamente por aquella joven rubia, “¿me dijo niñata?, ¿espera que fue lo dijo después?....”, volvió a hablar para responder -¿Master?, creo que te has confundido de persona- mientras perdían el tiempo aclarando las cosas, se escuchaba que el demonio se acercaba poco a poco, pero eso no era todo, la presencia de dos demonios más se sintió en la zona, al haber destruido una parte del edificio, estos demonios podrían haberse enojado, lo que alertó a las dos jóvenes.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 01, 2014 11:49 pm

Oda es una mujer de una actitud un tanto extravagante, nunca le agrado demasiado que le dijeran como o cuando hacer las cosas y sin embargo mientras esperaba su llamado se pregunto muchas veces como seria el sistema de tener un amo, un ser que te permite estar físico en la tierra por medio de su energía, algunas veces lo relacionaba con la relación que existe entre un amo y un perro ciertamente hasta que no supiera que sucedía en realidad nunca tendría las respuestas pero ahora todo ha cambiado, se ve a si misma en un sitio irreconocible para ella en cuanto sintió la pesadez de la realidad  tardo un par de segundos en aclimatar su yo a esto, después de todo estaba muerta y duro demasiado tiempo así, el peso de un cuerpo fue olvidado hace eones atrás era tan singular, sentía la brisa mover su cabellera mas no había demasiado tiempo por lo que la sagas rubia taco al enemigo, en cuestión de segundos se encontraba de pie en un edificio bastante deplorable –Que ocurre máster, pareciese que un ratón te ha comido la lengua…- añade mientras sonríe girándose ligeramente hacia la chica demostrando su identidad de frente, el viento ondeaba su cabello, su mirada era muy  engreída y confiada…la joven ante ella estaba congelada aun por la emoción –jaja ya se que el ver a una figura tan omnipotente como yo debió haberte asombrado lindura – le guiña un ojo –pero di algo princesa…- añadió un tanto sonsacadora y le escucho añadir que no la ha llamado –De verdad?...- se sienta cruzándose de piernas mientras recarga su espada en sus hombros y le ve de reojo –Si tu no me llamaste, deberé irme – añade sonriendo mientras escucha al oni levantándose, gira su cabeza para divisar el sitio donde callo su enemigo y mientras recarga sus manos en sus piernas añade –y ese sujeto seguro te violara y te devorara después cosa que no creo agradable- dijo en un tono algo fanfarrón a la joven mientras de reojo observaba que mas demonios se acercaban por lo cual solo sonrió a la chica de nuevo –are como que no escuche nada, niñata…eres mi máster? – estaba un poco claro que si no decía que si la rubia le abandonaría a su suerte por lo que solo había un camino y aunque oda sabia que ella era su máster tomaba ventaja de la situación –muy bien, si deseas cerrar el pacto y aniquile a esos seres – los cuales estaban ya  a solo unos pasos de ellas –deberas darme un pasional beso…en los labios- se señalo los labios sonriendo extrañamente complacida, era mentira mas eso su master no lo sabía –Pero bien dado, de lengüita y todo…dado que es un pacto a nivel sangre, corazón etc…demás hierbas que dices….
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 04, 2014 12:31 pm

Estaba totalmente confundida y absorta en sus pensamientos, no entendía aún la posición en la que se encontraba, estaba segura de que aquella figura la ayudaría, pero como no podía entender de donde había salido, aún tenía sus dudas. El llamado podría haber sido de cualquier otra persona del instituto y no se quería aprovechar del momento, su personalidad no se lo permitía.
El oni y las otras dos criaturas se acercaban cada vez más, resurgiendo de los escombros, gritando en un idioma desconocido pero siniestro, no podían aun distinguirse por la neblina de polvo. La peliroja estaba segura que si iba a hacer algo, era hora de actuar; pero, la mantenía preocupada el hecho de que eran tres contra uno y a pesar de que ella era muy fuerte, estaba en desventaja.
Mientras trataba de asimilar todo y pensar en cómo arreglárselas con los demonios, la figura se giró para mostrar su apariencia, estaba en lo correcto cuando pensó que se trataba de una chica, parecía ser de su misma edad, pero con una personalidad más opuesta a la suya, se le veía muy confiada y su bonito cabello color rubio resaltaba con la poca luz que había en aquel salón destruido, llevaba un traje poco femenino, debajo de aquella capa, tenía una armadura
“quizá es una guerrera…”, cada cosa que decía aquella rubia sonaba como a cortejo para Danika y ella no estaba acostumbrada a oír tales cosas de una mujer “¿lindura?, ¿princesa?...¿qué le pasa?” mientras pensaba en aquello se sonrojó ligeramente, -de verdad no se a que te refieres con que te he llamado- y era cierto, pensaba que no era posible pues nunca se le enseño a hacer conjuros para invocar a alguien, nuevamente fue interrumpida por la rubia y segundos después por el aterrador sonido de los demonios, se puso nerviosa de nuevo. Danika no era cobarde y era muy fuerte, pero se asustaba mucho con asuntos de demonios, fantasmas y cosas sobrenaturales, es por eso que no le gustaban las películas de terror, no podía ni verlas, y sentir que estaba atrapada en ese tipo de situación, le ponía los pelos de punta. La rubia lo único que hizo fue asustarla más “¿violada y devorada?...”, comenzó a imaginarse la situación de manera grotesca y con ello el ultimo granito de valentía que tenía desapareció. Con la mirada gacha y temblando afirmó ser su master, -Por ahora confirmo ser tu máster, pero si alguien más te invocó, te dejaré ir-  mientras seguían hablando los tres demonios se acercaron demasiado, estaban a escasos metros y ya se les podía visualizar, incluso podrían lanzar un ataque a larga distancia, -¿eh?...¿un beso?...¿estás loca?, ambas somos mujeres- de reojo veía como se acercaban los demonios aun más, se sentía entre la espada y la pared –está bien, pero será algo rápido ¿de acuerdo?- se levantó del suelo para hacer aquel pacto, cuando la rubia hizo otra petición, en respuesta la peliroja se quedo perpleja y fría como un fantasma -¿Q..qu..qué?, dijiste ¿len…con lengua? ¡me rehusó!- se había puesto roja como tomate de lo avergonzada y nerviosa que se encontraba “¿cómo voy a besar a una mujer?, solo me gustan los hombres…”, pero, al mirar de nuevo donde se encontraban los demonios, se dio cuenta que estaban ahí mismo, las habían alcanzado y estaban dispuestos a atacar, uno de ellos tenía un gran hacha con el cual golpeó fuertemente el lugar donde se encontraban, haciendo que tengan que esquivarlo y separse –tsk… son demasiado fuertes…-, “si quiero su ayuda, tendré que besarla… rayos…” Danika sintió que por el momento no había otra alternativa, los demonios estaban dispuestos a atacar al mismo tiempo, corrió alrededor hasta encontrarse con Oda, cogió su mano y siguió corriendo –Por el momento escondámonos- “no podemos hacer el contrato en medio de una pelea”, corrieron y se resguardaron en un antiguo laboratorio en la azotea, la peliroja había corrido tanto que se sentía agitada, se dejó resbalar por una de las paredes, hasta caer sentada, mientras recuperaba el aliento.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 09, 2014 8:43 am

Si es verdad que la rubia a estado esperando demasiado tiempo para poder materializarse y cumplir sus sueños también es verdad que su padre le educo como si fuese un hombre por lo cual después de estar sola tanto tiempo podría ser considerado normal que desee un beso o quizá algo más de su actual máster.

Cargar con el peso de ser un líder es algo que la rubia conocía y le había seguido al grado de eliminar su vida y sustituirla por una mascarada, la pelirroja no tenía idea del tipo de Servant que había logrado invocar y para que haya llamado a oda significa que o posee una reliquia que antes le perteneció o que su familia está ligada a los oda de alguna forma pero eso, se pensara luego, sus ropas son las tradicionales de nobunaga oda “El rey demonio” una armadura negra con terminaciones afiladas y puntiagudas que cubre su cuerpo totalmente y la característica capa rojo sangre, la rubia tenía un peculiar aroma propio esencias de pera y en medio de aquel desastre solo sobresalía su lindura incapaz de romper un plato, o por dios que equivocación
–Por eso, si tu no me llamaste deberé buscar quien lo hizo- añadió mientras levantaba sus hombros de forma despreocupada, ella sentía las resonancias energéticas y no ay ninguna magus cerca así que solo ella pudo haberla llamada, se trata de una invocación accidental y eso oda lo entendió a la perfección así que está decidida a tomar algo de ventaja de que claramente su master desconoce por completo esa situación, desopues de escuchar sus agregados la joven se cruzo de brazos y acaricio su mentón pensativa –No es asi de simple, no soy como una espada que puedas usar y desechar si me adoptas como Servant es hasta  que gane mi objetivo, me asesinen o a ultimas- sonrió algo malévola –Te asesinen a ti…soy una especie de familiar magico- parecía demasiado tranquila y despreocupada pese a que sentía y observaba como los demonios se acercaban a ellas, cuando la pelirroja se sonrojo ante su afirmación sonrió efusiva mientras se hacia un poco para atrás y en ese momento paso una daga que se clavo en la pared, sin duda un demonio la arrojo sin éxito –Vamos, vamos mujeres, hombres son solo conceptos ambas tenemos labios y no creo nos caiga un rayo por besarnos o sí?- pregunto de forma irónica a la joven pelirroja, esta se coloco de pie mientras la rubia se acercaba a ella  la verdad la reacción de esta le causo un sentimiento muy oscuro a oda, al principio solo era una broma después de todo si moría seria muy problemático para ella dado que se quedaría sin fuente de mana pero es verdad que es la reina demonio y ese gesto acompañado de la negación solo causaron que la rubia se lo tomase en serio, no la ayudaría a menos que la complaciera en lo que pidió un suculento beso bien dado –Bueno si te rehúsas supongo seguiré con mi camino, oye….solo para que sepas los penes de los demonios son enormes- añadió mientras le hacía ademanes como los que hace una persona mientras cuenta una historia de terror- además gustan de dejar desangrar a sus víctimas, una amiga mía murió así iuc- hizo un ademan de asco al según recordar la anécdota que planteaba.

La noche avanzaba en la escuela y el rechinido de la madera vieja era muy notorio al paso de los demonios,  en el sitio había varios y comenzaban a congregarse donde ellas estaban, a su ver solo eran dos suculentas jóvenes de las cuales podrían alimentarse de muchas inimaginables formas y si les causaba extrañeza la forma como estas discutían sin prestarles demasiada atención, el líder del lugar saco un hacha embrujada, un corte con ella te envenenara de forma letal para un humano común oda le vio de reojo cuando la levanto
–Esquiva- añadió mas su máster ya estaba en ello, la rubia solo salto hacia atrás dando un giro en el aire  apoyándose cerca del oyó que se formaba en el suelo lo cual seguro terminaría en un derrumbe catastrófico –La estructura no soportara demasiado si la situación continua- añadió en un tono bajo solo para ella mientras escuchaba al demonio hablar en su extraño idioma demoniaco –Nobunaga oda, jajaja te atrapare y te llevare ante mi ama para que te tome hasta que se arte, orochi gozara en sodomizarte después de lo ocurrido en el pasado, tuviste suerte al volverte Servant y no ir a parar al inframundo perra- quizá en el principio todo se trataba de un juego con la pelirroja mas ahora esos seres irían tras la rubia quien en el pasado derroco a orochi y sus fuerzas cuando trataron de invadir Japón mas la rubia sonrió añadiendo en el mismo lenguaje –no me hagas reír, dile a tu ama orochi que venga y le regresare el culo al infierno como antes…- seguro la pelirroja no entendería a su perspectiva todo sonaba cual incoherentes gruñidos aunque quizá el nombre orochi y nobunaga oda fueron entendibles dado que los demonios hablan un latín primordial y nobunaga lo conocía por razones de su clan, la rubia estaba dispuesta a encarar a esos seres dado que se percato que ahora iban a  por ella mas en ese momento la pelirroja le tomo de la mano y la jalo hacia el pasillo comenzando a correr –ey…que- dijo dado que fue n evento sorpresivo mas sonrió para si misma mientras le seguía el paso –Bueno a decir verdad  besar una bella dama en el calor de una batalla no es algo que me desagrade del todo- añade en un tono cómico –y si crees que es por salvarme estaba por salir pitando de ese sitio- ambas corrían por los viejos pasillos hasta que finalmente entraron a un armario viejo laboratorio en la azotea, aun conservaba algunos utensilios para experimentos y a los lejos se oía el escándalo de los demonios que buscaban a oda lo cual le ponía un tanto nerviosa y su máster podía notarlo, solo miraba de reojo la puerta esperando a que un demonio entrara a por ella y le llevara –recupera tu aliento- añadió mientras desenvainaba su espada en un tono más serio, se daba cuenta que su máster no poseía una gran condición y estaba muy asustada por lo que su broma del beso no era importante ahora mas no lo decía dejando pasar que su máster sabe que solo así le ayudara.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 12, 2014 12:31 pm

Ambas habían corrido con todo lo que podían para lograr refugiarse, la joven no estaba muy en forma últimamente por lo que se agotó y agitó más de lo normal. Mientras recuperaba el aliento el miedo trajo de vuelta imágenes a su mente sobre lo que la rubia le había dicho momentos antes de correr, siendo amordazada y violada por aquellos demonios para luego ser asesinada, podía verse en esas imágenes repugnantes, con su sangre corriendo por todo el suelo del lugar, sus ropas destruidas y sus ojos abiertos del terror pero apagados y sin vida. De un momento a otro fue interrumpida por la rubia quien dijo que recuperara el aliento y su mente regreso a la realidad, respiraba rápido y profundamente, su cuerpo temblaba del miedo –No quiero morir aquí- murmuraba, su voz se podía escuchar por el silencio que había en aquel laboratorio, echando un vistazo se podía observar que hace mucho que nadie entraba al lugar, había bastante polvo y la mayoría de muebles estaban cubiertos por blancas telas.

Rápidamente observó que la rubia desenvainaba una brillante espada, parecía muy antigua, no era un tipo de arma que se pudiera encontrar en la actualidad. Es en ese momento cuando la joven recuerda que en medio de la batalla de hace poco, mientras ambos, tanto el demonio como la rubia entablaban una conversación, nombraron a Nobunaga, “¿donde he escuchado ese nombre?” pensaba mientras tomaba su barbilla y mostraba una expresión como tratando de recordar algo olvidado, en ese momento recordó que en una de aquellas clases aburridas de historia, se tocó el tema de un increíble general llamado Nobunaga Oda, “pero que tiene que ver él con ellos dos” pensó mirando de reojo a la rubia –Aún no me has di…- iba a terminar la frase, pero fue interrumpida por un estruendoso grito que se escuchó en el piso de arriba, era la voz del demonio de antes, -Nobunaga Oda sal de tu escondite, pequeña rata-, la peliroja entendió lo que decía el demonio esta vez, ya que estaba hablando en su lenguaje, “¿Nobunaga Oda?...”, pensaba mientras giraba la mirada hacia la rubia y se le quedaba mirando fijamente –entonces… tu…tu ¿eres Nobunaga Oda?, ¿me estás diciendo que he llamado el alma de un antiguo y poderoso general?- la joven no se lo podía creer, sus ojos estaban abiertos de par en par como platos, “¿cómo es posible esto?, tampoco es que tenga tanto poder como para invocarlo…”, pero mientras más la veía, menos lo podía creer, ¿cómo era posible que el poderoso Nobunaga Oda sea una mujer?, su temor hacia él o ella disminuyeron considerablemente.

No tenía tiempo para pensar demasiado en las cosas que iba descubriendo, se escuchaba que los demonios estaban más cerca, la joven pensó que si en realidad aquella mujer era él tan aclamado Nobunaga Oda, tendrían muchas oportunidades de ganar. Miró rápidamente a la joven guerrera con unos ojos llenos de determinación por seguir viviendo, se levantó y tomó nuevamente su mano, llevándola a la parte más alejada de la puerta, detrás de un escritorio bastante grande el cual también estaba cubierto por una tela blanca. –Si nos escondemos aquí, así abran esa puerta, no nos encontraran tan rápido- dijo mientras miraba de reojo a la puerta y se agachaba.

Suspiró una vez y luego continuó la conversación mientras miraba a la rubia con una expresión tímida y acobardada, -haré el contrato contigo…, aquellos demonios… también están detrás de ti ¿verdad?, entonces ayudémonos entre las dos, no soy tan débil como aparento- se estaba poniendo más nerviosa por lo que iba a hacer en un momento ya que no estaba acostumbrada a aquello, -te daré ese…ese…ese beso- soltó por fin poniéndose un poco roja. No había mucha luz en aquel lugar, pero un pequeño reflejo de la luna bañaba a aquellas dos jóvenes, la peliroja que se encontraba sentada de rodillas, se acercaba poco a poco y con temor a los labios de la rubia, quedando en una pose como alguien que fuera a gatear.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 12, 2014 10:13 pm

Tic, toc el tiempo avanzaba con lentitud aquella noche, cada paso que daban en el sitio tratando de escapar era acompañado por terribles rechinidos, la rubia mantenía el paso de su máster  mientras observaba lo deteriorado que estaba el sitio lo cual comenzaba a preocuparle en verdad, no podría pelear en toda comodidad si este sitio estaba tan deteriorado con solo usar una vez  alguno de sus nobles fantasmas el sitio colapsaría así que no le quedaba de otra mas que combatir cuerpo a cuerpo, mas por ahora debería lograr asegurar a su máster “Tsk, no se ve demasiado fuerte, debo lograr ocultarla o estaré en dificultades dado que protegerla me Limitara en la pelea” pensó con velocidad cuando entraban apresuradas en la habitación, es una mujer de guerra por lo que no había sudado siquiera mas el estado de su máster le dejo algo pensativa “Definitivamente, serán días largos” pensó mientras liberaba un acallado suspiro mirando de reojo la empolvada habitación y las mantas que cubrían los muebles, aun conservaba algunos grafitis de los vándalos, esos sujetos venían a por ella y solo dios sabía lo que le harían al encontrarla, solo de imaginarlo se le erizaba la piel dado que le pasara lo que le describió a su máster en son de broma, sangre sexo rudo sometimiento y orgias algo que no le agradaba demasiado en verdad.

La luz de la luna se filtraba de forma elegante atreves de una de las desgastada cortina dándole un toque espectacular y místico a la rubia de armadura negra –bueno, si somos inteligentes ninguna morirá hoy, debo añadir que ya e muerto y no es una experiencia que le desearía a alguien en verdad- añadió en un tono más serio tras la afirmación de la pelirroja, ya una vez con su arma desenvainaba esperaba el ingreso de los enemigos, trataría de frenarles y conseguirle algo de tiempo a su máster mas no estaba segura si podría derrotarle, entonces la pelirroja le hablo  mas la rubia estaba algo distraída, centro su atención en la pelirroja mas escucho a los demonio alardear, estaban relativamente muy cerca y le nombraron por su nombre cosa que le daba demasiada desventaja en la situación, solo volvió a suspirar mientras miraba a su máster la cual se imaginaba tendría demasiadas preguntas. Dado que se ve relativamente muy joven la mirada de ambas chicas se encontró solo unos momentos y la rubia dijo sin más rodeos –Mi nombre es Nobunaga Oda, no se equivoca soy una de las mas fieras generales de la era sengoku refiriéndome a la invocación algo debes tener que te vincule a mi cariño- en eso camino a la ventana cercana y vio su reflejo unos momentos añorando el pasado, nunca tuvo la libertad de portar su cabello suelto antes y la sensación de libertad que le daba el tenerlo así era vigorizante –Aunque a decir verdad, me siento incompleta me imagino no tenias la fuerza suficiente para llamarme…- apretó su mirada en son de molestia y se giro para verle con un aire de superioridad –Eres una maga muy amateur…-  estaba algo seria  y aunque no era su intención ofender a su máster quizá esta podría tomarlo así mas la rubia es una mujer muy directa cuando se lo propone, la pelirroja se levanto con determinación en su mirada y jalo a la rubia hasta llevarla a un escondite, oda observo a la misma unos momentos –Crees que ocultarnos servirá por siempre?- dijo cuando escucho la idea de la chica a lo que asintió con la cabeza, de esta forma podría pensar un mejor plan, es una gran táctica militar así que algo se le va a ocurrir pero la voz melodiosa de su máster le llamo la atención, ante lo sugerido ella solo ladeo la mirada algo apenada –así es, digamos que mi destino será todo lo que te dije antes…- añadió no con demasiada emoción y tras asimilar lo que escucho recordó lo de antes y sonrió de nuevo poniendo un rostro bastante seductor que mejoraba la apariencia con el brillo nocturno de la luna –Así que te has decidido, me parece bien cariño- su tono cambio por completo, una iré de seducción le invadió con una mirada profunda y misteriosa –Espero que no lo seas y recuerda debe ser un buen beso chiquilla, como si fuese alguien importante- se relamió un momento los labios mientras le veía, colocando algo de atención en ello se dio cuenta de que  en verdad su máster era una joven muy bella, situación que le cohibió un momento al verle sonrojada y tan dispuesta, mientras la joven acercaba su rostro levantando sus labios oda sintió como su corazón se acelero a mil por hora, un torrente de extrañas sensaciones inundo su cuerpo, le conmovía la forma como se ponía nerviosa la pelirroja y se pregunto por un momento si era correcto lo que hacía, su respiración se volvió un tanto pesada y bajo su mirada, por primera vez sentía indecisión mas apretando sus manos se acerco y le robo un beso, fue algo suave sin abusar, sus labios carnosos se deslizaron delicadamente en los labios ajenos mientras sus manos trataron de abracarle dejándose llevar un poco, era muy gentil y su lengua trato de buscar la lengua ajena por unos momentos pero se detuvo separándose lentamente de ella, su sonrojo era notorio –máster…yo perdóneme- añadió presa de la culpa mas poco tiempo les duro el gusto, la puerta se reventó con violencia retumbando en la habitación con fuerza y creando un sonido estremecedor, oda giro su mirada hacia el interior del escritorio con bastante decisión y tomo el hombro de la pelirroja, su mirada era muy afable y añadió –máster, yo le protegeré manténgase en este sitio y espere- era lo menos que podía hacer después de robarle un beso de esta forma, se daba cuenta de que obligarla a besarle estuvo mal, la razón es sencilla le gusto demasiado ese beso y sintió cosas que nunca había experimentado, se levanto y apareció un arcabuz en sus manos  apuntando hacia la entrada –mueran perros, sientan algo del poder de Nobunaga Oda- disparo, el sonido hizo gran eco en la habitación y ante la perpleja mirada de la pelirroja oda ya no estaba ante ella, 4 demonios entraban al sitio y mientras la bala atravesaba la cabeza de uno oda ya había pasado entre 2 dirigiéndose al último blandiendo su katana preparándose para cortar, a su paso los dos demonios que paso se partieron a la mitad mientras la cabeza del ultimo voló por los aires, oda permaneció de pie mientras los cuerpos colapsaban alrededor de ella, solo miro de reojo a su máster mientras la lluvia y el salpicadero de sangre comenzaba, la rubia quedo manchada de la misma era veloz y aterradora en cierto aspecto, la pelirroja debería sentir algo de cansancio  seguro dado que oda peleaba por medio de su energía y en ese momento pudo divisar en su mano una extraña marca, los sellos comando.

La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda) Acdir4
Sellos comando
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 13, 2014 8:51 pm

“Un beso, solo es un beso, no puede ser tan complicado…pero uno bien dado ¿no?” era lo que pensaba la peliroja mientras acercaba los labios lentamente a las de la rubia, temblando un poco por lo nerviosa que se encontraba. No era la primera vez que recibía un beso, pero definitivamente si era su primer beso con una mujer, por eso no sabía cómo reaccionar, cerró lentamente los ojos cuando ya se encontraba a escasos centímetros de los rosados labios de la contraria; pero, sin aviso alguno, de un momento a otro sintió como unos cálidos y carnosos labios se posaban en los suyos, lo que automáticamente sorprendió a la joven e hizo abrir los ojos de golpe, lo que encontró fue el precioso rostro de la rubia iluminada por la luz de la luna, lo que realzaba su belleza, sus ojos se encontraban cerrados, por lo que por respeto, la peliroja también los volvió a cerrar, sintiéndose ahora en un mundo de sensaciones como colores, los labios de ambas se rozaban una y otra vez, era curioso y extraño para la joven ya que no sentía que fuese algo desagradable, sintió luego como las manos de la rubia trataban de envolverla en un cálido abrazó, pero parecía que tenía un poco de temor, así que tomando sus manos le ayudó un poco en su cometido, envolviendo los brazos de la contraria en su cuello, “¿Qué…qué debería hacer ahora?, sino la beso bien, esto habrá sido en vano” ; pero, antes de hacer algún movimiento, notó como la lengua de la rubia buscaba la suya tímidamente, eso causaba que a la joven se le dificultara un poco la respiración debido a un pequeño estremecimiento, su lengua iba al encuentro de la contraria; pero, la rubia pareció un poco incomoda por algo y se retiró lentamente, dejando un pequeño hilo de saliva  entre las dos bocas, que recuperaban el aliento poco a poco, la joven observó como la rubia estaba sonrojada y eso le pareció un poco lindo, viniendo de alguien que desde que se presentó solo mostró su lado rudo, es así como una pequeña sonrisa se dibujó en su rostro después del traumante encuentro con los demonios.
-¿Por qué te discul….?- fue interrumpida por un fuerte golpe en la puerta del laboratorio, parecía ser que estaba de moda que los demonios la interrumpieran en cada frase o pregunta que hacía. Una nube de polvo se levantó en todo el lugar y algunas lunas de las viejas vitrinas reventaron ante la fuerza del impacto de la puerta, a la joven le preocupaba que ella y la rubia, no hayan cerrado correctamente el contrato y estaba dispuesta a decirle que la besara nuevamente; pero, fue interrumpida por la joven, quien dijo que la protegería y que la esperará en aquel lugar, -¡Hey! pero yo también te puedo ayudar- dijo, sin recibir respuesta alguna, la rubia simplemente se dirigió al frente de la batalla, hizo aparecer un arcabuz con la cual disparó a los demonios y con rápidos movimientos sacó su katana y decapitó al último de ellos. Ante los ojos de la peliroja, la rubia parecía ser una mujer poderosa con encanto, se alegraba estar de su lado, sino sería presa fácil. La sangre estaba salpicada en todos lados, incluyendo en las ropas y rostro de la rubia, la joven sacó un pañuelo de sus bolsillos y se acercó a la pequeña general para ayudarla a limpiarse, cuando en mitad del laboratorio se tambaleo un poco debido a un extraño mareo, pero antes de caer, se sujetó de una silla, -Deberíamos salir de aquí o más demonios podrían aparecer, pero antes déjame ayudarte a limpiarte un poco- dijo mientras se acercaba a la rubia con un poco de dificultad, cuando estuvo en frente de ella dijo tras un suspiro –Sabes, así seas fuerte, la ayuda no está demás, me preocupaste un poco- la joven no pudo sostenerse más y cayó de rodillas.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 13, 2014 9:28 pm

El corazón de nobunaga estaba muy acelerado, nunca creyó sentirse de esta extraña forma y como si fuese un evento lejano recordó la primera vez que vio a la pelirroja ante ella, su expresión de miedo, angustia mezclada con sorpresa le fue ciertamente muy graciosa, jamás le paso por la cabeza que  diría que si al beso que le pidió y ahora tras sentir sus labios carnosos rozando la suavidad de los propios su cuerpo se cubrió de mil sensaciones extrañas, a besado a muchas mujeres en la antigüedad pero…esto fue diferente  algo que realmente no sabría explicar, sintió como la pelirroja trataba de interactuar con ella como si fuese una amante  lo que atizo de más dudas su mente, lo hacía porque le gusto o solo por miedo a morir sea como sea la rubia no deseaba obtener la respuesta a esa pregunta por ahora, que interés podría tener su master en una alma heroica como ella, su sonrojo fue notorio y por unos momentos aquella valerosa mujer de aspecto rudo y confiado se desvaneció por completo dejando ver un lado más sumiso de ella, más tranquilo y tímido en cierto aspecto, su mirada estaba baja y su vergüenza era clara, su madre le dijo una vez que con los sentimientos no se juega y ahora lo entendía en cierta forma –Quizá desees deshacerte de mi si te lo digo Máster- añadió algo bajo mientras su mirada recobraba fuerza para confesar su trampa pero no hubo el tiempo suficiente, su mirada se volvió fuerte de nuevo mientras al levantarse crujía el metal de su armadura, una cálida brisa acaricio su cabello mientras se subía al escritorio lista para actuar, mientras disparaba y cortaba pensaba demasiadas cosas de su pasado y de su actual presente, la frustración que aquejo su corazón fue sufrida por los demoniacos seres que deseaban detenerla y a su máster, solo se giro para contemplar a su máster que salía de su escondite –por ahora este sitio es seguro- añadió mientras se acercaba a la pelirroja –Máster, se que me podias ayudar pero...es mi deber proteger tu vida aun a costa de la mía- añadió mas se sorprendió un poco al ver que la joven se mareo mientras portaba un pañuelo, aquello desconcertó a la rubia –estas bien? Acaso te hirieron?- pregunto en un claro tono de preocupación mientras envainaba su espada con una gran maestría denotando que es una experta con esta arma –Se que la ayuda no está de mas, pero yo ya estoy muerta cosa que tu no y créeme cuando te digo que no es agradable, si me degollan solo desapareceré y volveré al trono para volver en otra guerra pero en cambio si tu mueres no creo pase eso- decía cruzando los brazos cuando la vio caer, se acerco de inmediato a auxiliarla colocándose de rodillas ante ella y sujetando sus hombros –Tranquila..- dijo algo golpeado “Seguramente use mas energía de la cuenta, ella no está acostumbrada a mantenerme con vida aquí” pensó mientras ladeaba un poco la mirada denotando que pensaba –Solo debes…- estaba hablando cuando una extraña risa detuvo sus palabras, la rubia se erizo por completo mientras miraba sobre su propio hombro acercarse al sujeto del hacha de antes –Vaya nobunaga, el trono te a echo débil…según recuerdo tu no dudarías en dar la vida de alguien con tal de lograr tus fines y o sorpresa ahora te preocupas por esta mocosa?- sus pasos eran pesados y estrujaban la madera del suelo, era un sujeto musculoso de piel roja y armadura de gladiador su arma era enorme  casi comparable con una adarvada, nobu solo apretó los puños dado que estaba en desventaja, si usaba demasiada energía podría lastimar a la pelirroja dado que esta no sabe mediar el flujo de mana que sale hacia la rubia –Acaso te comió la lengua el ratón princesita?- añadió mientras oda se quitaba su capa y cubría a la pelirroja con esta, ignoro por completo a el demonio y se acerco a la pelirroja como si fuese a besarle de nuevo mas se dirigió a su oído para susurrarle algo –Master, corre lo más rápido que puedas, yo tratare de entretenerlos unos momentos- dijo mirando como de las sombras surgían mas seres, estaban rodeadas solo su técnica las salvaría pero si la usa quizá deje inconsciente a Danika sino es que hasta la mate –Tratare de darte tiempo te prometo te alcanzare después…- oda la vio a los ojos y recorrió un escalofrió su espalda, si no usaba su Np era mas que obvio que no podría alcanzar a danika y se le veía en la mirada.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 18, 2014 8:48 pm

Después de disculparse por ese beso, la peliroja se preguntaba porque lo hacía, pero no solo eso, estaba más preocupada por si había besado bien a la rubia, ya que a pesar de ese beso suave pero intenso, sus lenguas casi se iban a tocar y juguetear tal vez como un vals, pero la joven rubia se retiró antes de tiempo "¿porque habrá sido?” pensaba y se perdió un momento en sus pensamientos, su racional se imaginaba dos posibles explicaciones, una de ellas era que Oda se arrepentía de tener un contrato con ella, quien parecía tan débil; pero, eso no podía ser pues estaba sonrojada, “tal vez estaba avergonzada como yo”, después de todo no era algo normal que ambas jóvenes se besaran. Como un flashback volvió esa escena en su cabeza, donde veía a una joven rubia, muy sonrojada y con unos ojos tímidos, “puede una mujer enamorarse de otra” pensaba, pero inmediatamente recupero la cordura “¿pero en que estoy pensando?, eso no puede ser, ¿aquella rubia enamorada de alguien?”, río un poco y luego se golpeó suavemente ambas mejillas, como gesto de regresar a la realidad.

Se levantó para dirigirse hasta donde se encontraba la rubia, y por lo débil que se encontraba, se tambaleaba y perdía el equilibrio un poco, le desconcertó lo que le escuchó decir mientras se esforzaba en caminar –Jamás vuelvas a decirme que arriesgaras la vida por mí, no me gusta que las personas se tomen tan a la ligera la vida misma- dijo un tanto fastidiada, con una mirada de determinación, cuando algo le molestaba, realmente le molestaba, -A parte de eso, estoy bien, solo me siento un poco débil, pero nada grave-, nuevamente el siguiente comentario de la rubia, la molesto de nuevo –Puede que estés muerta, pero estas aquí ahora mismo, sientes, te emocionas y deseas las mismas cosas que los seres vivos, mientras estés aquí así seas un alma, trata de aferrarte a la nueva vida que tienes- parecía que hablar también le hacía gastar energía, pues se desplomó en segundos después de hablar, cayendo de rodillas.

La rubia se acercó a auxiliarla, arrodillándose junto a ella, mientras la peliroja comenzaba a marearse más y comenzar a ver algo borroso, “¿qué me pasa?”, sus pensamientos se vieron interrumpidos por la risa del demonio de antes, el terror se apoderó de nuevo de ella, “¡cómo es posible que siga vivo!”, ladeó su cabeza solo para darse cuenta que se encontraba de pie como si nada y estaba acercándose a ellas. Escuchaba como se burlaba de la rubia y eso comenzaba a molestarle un poco, pero aquel demonio era una bestia, demasiado grande y protegido, no sabía cómo la rubia podría contra él.

Sintió como una capa caía sobre su cabeza y además vio que la rubia se acercaba a su oído y le pedía que corriera pues ella haría de carnada –no te dejaré aquí para que termines teniendo el mismo destino que yo iba a tener, además no tengo fuerza para moverme- dijo tratando de levantarse con toda la fuerza que le quedaba, -si tenemos que correr el mismo destino, lo haremos- dijo tratando de armarse de valor, aunque por dentro se moría de miedo, -discúlpame por no tener tanta energía vital para brindarte- decía mientras más demonios aparecían y se acercaban de  a pocos, -sabes, me comenzabas a caer bien, lástima que no podamos saber hasta dónde hubiera llegado nuestra amistad- ya se estaba rindiendo y por eso mismo su mente entró en un estado de calma, recordando un poco su niñez, cuando no podía controlar su poder, cuando sus padres le decían que tenía demasiado poder y por eso su padre le regalo la gargantilla, “espera… ¿la gargantilla?”, pensó tocándose el objeto que decoraba su cuello, -acaso será…- “¿será que por eso me siento tan débil y Oda no ha podido utilizar toda su fuerza?”, tome la mano de la rubia rápidamente y con una expresión de esperanza le pregunté –Hey Oda, me dijiste que cuando te llamé, mi energía era muy débil ¿verdad? y que no te sentías completa desde el principio…creo saber por qué, ¿puedes confiar en mí e ir y atacarlos con todo?, yo te daré poder, no tengas miedo, no me pasará nada- mientras la veía avanzar, visualizando su espalda, la joven tomó la gargantilla y se lo quitó después de mucho tiempo, aquel sello dejó liberar un increíble poder.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 22, 2014 12:52 am

Definitivamente esta situación se salió de las manos de nobunaga, por primera vez en su vida se sentía cohibida ante la mujer que estaba con ella, su corazón no disminuía y cuando la aparto noto, mas bien sintió que su compañera seguro estaba muy extrañada por la forma como actuo  pero la rubia sabia que se había jugado una broma a si misma, aquel beso le desoriento por completo, fue extraño no lo podía explicar y eso que no es la primera mujer que besa pero por ahora otros eventos ameritaban su atención con creces, se centraría en sus enemigos hasta hacerles polvo dado que en verdad deseaba proteger a la pelirroja.

Oda estaba acostumbrada al combate y a dar órdenes aunque no demasiado a recibirlas pero estaba algo consciente de lo que el pacto acarreaba aunque sin lugar a dudas se daba cuenta de que su master tenía un extraño carácter, le recordaba un poco a ella cuando vivía
“Pero si no es fuerte, como se supone luchara contra esas cosas” pensó la rubia  mientras acababa a sus enemigos y luego le vio  -No es eso…soy tu Servant y como tal es mi deber pelear tus combates y fungir como tu espada- la rubia solo ladeo extrañada la cabeza cuando le veía acercarse y lo que añadía –lo sé, siento dolor…excitación y muchas cosas mas pero…esto no es una vida…lo sabes verdad- añadió con un misterioso tono, técnicamente no está vivía solo se le dio forma física su muerte fue en medio de un incendio y una violación…por unos momentos su mente le llevo a esa época mas solo movió la cabeza tratando de desvanecer los pesados recuerdos.

Por ahora lejos de el deber de Servant la rubia sentía un apego y un deseo de salvaguardar la vida de su master, no se trataba de deber algo había nacido en ella pero las sinceras palabras de la pelirroja le conmovieron- master…está dispuesta a caer a mi lado este dia?- añadió mientras con galantería le brindaba la mano regalándole una sonrisa de camarada, con estas acciones  la joven se gano algo del respeto de la rubia, esta le ayudo a levantarse y una vez lo hizo sentía la pesada respiración del demonio en su espalda, pero no claudicaría no se dejaría vencer –bueno, realmente  se que la historia debe hablar de mi  pero no ay como conocer a la real, eres de buenos sentimientos quizá nos hubiésemos llevado bien- añadió mientras le daba su propia katana a la pelirroja sacando ella su arcabuz, se coloco un poco delante de ella sin notar que la pelirroja miraba su gargantilla, oda pensaba que hacer no eran enemigos convencionales pero todo cambio, la pelirroja tomo su mano con un ápice de esperanza en su mirada lo que asombro algo a oda –pero si uso mi poder tu…- no pudo terminar de hablar la pelirroja le regreso su espada y oda la vio, seguro tenía alguna idea notaba que podía confiar en ella en sus ojos –Si terminaron de lloriquear tengo ganas de  sangre Nobunaga- añadió el demonio ya desesperado y la rubia asintió –muy bien master usare mi NP- añadió algo insegura realmente no deseaba dañar a la pelirroja pero es mejor a que estos sujetos la destacen, cuando estaba por actuar sintió un inmenso poder tras ella, no pudo evitar asombrarse y sintió como ella misma adquiría poder , la rubia contemplo sus manos un momento  no entendía del todo que ocurría, es como si el poder fluyera por sus venas, acaso será una especie de transformación? No pudo evitar girarse para verla observando su incremento en fuerza, el demonio  se molesto y levanto su hacha para cortar a oda pero esta solo susurro - Three Thousand Worlds- ni siquiera giro su vista cuando una oleada de energía se desprendió de ella de forma colosal, una era verde le rodeaba y ante los atónitos ojos de los demonios aparecieron cañones sobre ella –No son dignos, con solo 10 acabare esto…-añadió con un tono de voz más sombrío mientras levantaba lentamente su mano en dirección a los demonios los cuales sabían que lo que pasaba no era algo normal, pero oda se veía elegante, brillosa monumental una joven en su máximo esplendor, el tiempo parecía ralentizarse mientras los demonios pensaban mejor que hacer y la mano de oda subía mientras su cabello se movía  conforme al sople del viento, en cuanto su dedo señalo a los demonios se oyo un gran estruendo y los 10 cañones tras ella dispararon con ferocidad acribillando a los seres que había  ante ella, estos se ocultaron  y círculos verdes aparecieron en el aire saliendo mas cañones  que volvieron a disparar repitiendo esta oleada 3 ocasiones…La rubia solo contemplo a los enemigos mientras los cañones se desvanecían…
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 24, 2014 11:31 pm

Estaba un poco asustada eso no lo podía negar, pero la peli roja jamás le daría la espalda a alguien por solo intentar salvarse a sí misma, pensaba que eso era de cobardes y un acto de traición. Por eso estaba dispuesta a caer junto con su nueva compañera –Peleemos con todo lo que podamos, para que no tengamos que arrepentirnos al caer Oda-. Definitivamente se llevarían bien pensó la joven, ya que a pesar de que la rubia parecía una persona burlona y sarcástica, tenía esa aura de fidelidad hacía su master que le brindaba confianza. Recibió la katana de la alma heroica lista para utilizarla si era necesario, pues aún sentía pesado su cuerpo y un poco mareada.

Usó la espada como soporte para poder levantarse del suelo, mientras observaba que la rubia se colocaba delante de ella con su arcabuz para poder protegerla. Al momento de darse cuenta de que aún tenía un poder que no había utilizado, su esperanza revivió y empujó a la joven delante de ella a que utilizara sus poderes. Le devolvió la espada llena de confianza y determinación, lo que ayudo a que confiara en ella. –Usa todo el poder que desees Oda, te prometo que si sobrevivimos te lo compensaré-, su poder se liberó con mucho potencial, había estado guardado y acumulado por bastantes meses, eso ayudó a que se recuperará de lo mal que se encontraba, ahora la energía mágica recorría su cuerpo recuperando así su energía vital; no solo eso pudo observar como su poder era transmitido a Oda, un aura de energía rodeaba a ambas jóvenes.

El demonio estaba realmente enfadado y con su hacha trató de acabar con la vida de Oda, pero ella hizo a parecer unos diez cañones, dejando asombrada tanto a la peli roja como a los mismos demonios, parecía ser que la joven rubia estaba en su máximo esplendor, mostrando sus técnicas más poderosas quizás. –Gzz… tal vez no debería hacerla enojar nunca- pensaba al ver el feroz ataque de todos sus cañones, y no solo habían sido las 10, cada vez aparecían más, “ahora son los demonios los que dan pena ajena, pobre de ellos al haberse tenido que topar con ella”

Esperó a que la rubia acabara de darles una golpiza, -es hora de salir de aquí Oda, si nos quedamos seguirán saliendo demonios y tampoco es que tenga una batería inagotable de energía- con su propio poder formo varias esferas de fuego y los lanzó cómo proyectiles, con un ángulo en diagonal hacía arriba, para así poder crear una abertura y poder escapar hacía el exterior.
Tomó a Oda de la mano y con la otra se impulsó hacía el agujero con sus propias llamas, dejando a las jóvenes libres y a los demonios tal vez más que quemados.

Ya afuera la peli roja se sentía un poco cansada y a la vez tranquila por fin, no por la energía utilizada, sino por toda la trágica tarde llena de peleas y desesperación, una torrencial lluvia se desató, apaciguando poco a poco el fuego del edificio antiguo, tomo del hombro a Oda –Hey, deberíamos salir de aquí, ya no quiero pelear más- sus cabello comenzaba a mojarse y sus ropas también, -vayamos a mi habitación en la casa azul, para limpiarnos un poco y allí hablaremos claramente de este contrato- dijo con una expresión seria, tomó de nuevo de la mano a la rubia y juntas corrieron en dirección a las casas.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 02, 2014 11:42 am

Ser un Servant es un acto complicado a decir verdad, estaba ante un grupo de demonios los cuales deseaban extinguirlas, el líder se dio cuenta que la pelirroja era una mujer importante para oda por lo que había planeado asesinarla frente a sus ojos, este sabe que oda es una mujer orgullosa y jamás sedera a sus deseos, eran momentos críticos para ella y muchas cosas de su pasado atravesaban por su cabeza, realmente no deseaba perder a la pelirroja, sin darse cuenta la vida de esta joven se había vuelto muy valiosa para ella y planeaba sacarla de ese sitio aunque se molestara con ella –Si, nunca nos arrepentiremos pero me gustaría saber una cosa antes de morir, cuál es tu nombre?- esto sería importante para oda, desearía recordar el nombre de esta joven hasta la eternidad, cuando debía usar su poder la rubia solo pensaba aun con duda si debía o no hacerlo pero en realidad no tenía demasiada opción.

Cuando sintió la liberación del poder oculto de la pelirroja estuvo sorprendida, sabía que la pelea ahora daría un vuelco a su favor  y aunque podría lucirse como siempre ha gustado de presumir sus dotes prefirió limitarse a exterminar  a sus enemigos sin piedad alguna, no danzo no hizo nada solo exterminio, el viento soplo en la habitación mientras los restos de los demonios se evaporaban lentamente como pequeñas estrellas las cuales se desvanecían con el soplar del viento, su cabello se movía majestuosamente mientras recogía su arcabuz el cual humeaba aun caliente después haber disparado, en combate mostraba un semblante totalmente diferente al anterior , oda estaba contenta sentía el poder fluir por sus venas, se sentía tan bien, tan inmortal pero  escucho elñ comentario de la pelirroja –Mi misión es protegerte…porque te aria daño- añadió mientras se cruzaba de brazos con una expresión algo apenada –en efecto debemos irnos de este sitio- no tuvo demasiado que decir, de nuevo se escuchaban a lo lejos pasos de mas demonios acercándose pero oda les recibiría como se merecen, le mostraría a su master como ella logra danzar en los combates pero…no hubo tiempo, se asombro  viendo como la pelirroja destruir el techo para tomarle de la mano y sacarle volando del sitio, situación que tomo por completa sorpresa a la rubia, parecía un dragón que se elevaba en lo alto dejando las poderosas llamas como impulsores tras ella, esto le recordó a oda a su madre, aquella mujer que le mostro tantas cosas le contaba una historia sobre seres de fuego cuando solo era una niña, no podía evitar quedar cautivada por la majestuosidad de la mujer que estaba con ella.


Tenía sentimientos encontrados en ese momento, cuando tocaron el suelo solo vio al viejo edificio el cual estaba a punto de colapsar, la luna se levantaba testigo de sus acciones, recuerda hace unos momentos como esta joven parecía una chica llorona simple pero la situación había cambiado –Sabes…quizá me e equivocado contigo…no eres tan débil como creí- añadió cruzándose de brazos algo apenada pero haciéndose la fuerte,  retomaba su gallardía y su brillo como mandataria del Japón antiguo, sintió como las suaves gotas de lluvia caían tranquilizando su ser, el cielo lloraba de felicidad por verle de nuevo como una vieja amante, nobunaga adoraba observar los cielos cuando estaba con vida –asi es, creo a sido suficiente por hoy…por cierto- le vio algo seria –Me debes una capa, la dejaste tirada dentro…no fuiste muy inteligente dado que por dejarla ahora te mojas…- dijo en un tono de burla y broma a la vez solo tratando de cambiar los aires de la situación, asintió con la cabeza  aceptando ir a el dormitorio de la pelirroja donde podrían hablar de su situación.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Jue Dic 04, 2014 8:46 pm

Ante la situación en las que se encontraban cercana a la muerte, era natural que la rubia quisiera saber el nombre de la persona a quien le sirvió al menos un par de horas, pero la peli roja no entendía muy bien porque recordar el nombre de alguien que ni si quiera le pudo brindar poder y que parecía lamentable, -no te he sido de mucha ayuda y ¿aun así quieres saber mi nombre?, te lo diré, pero si lo olvidas no tendré ningún problema, mi nombre es Danika, Danika Blaze-, “al menos yo no olvidaré que alguna vez en esta vida un alma heroica trató de ayudarme” pensaba mientras se ponía en pie.

Poderosa era la presencia de Oda en la batalla, los poderes que la peli roja le había brindado, ayudaron a que la valiente rubia lograra exterminar a los demonios, de la manera más violenta y rápida que jamás haya visto, incluso los desintegró, volviéndolos polvo del infierno. La peli roja había tenido la idea de darle una mano en plena batalla, pero le sorprendió que al final no tuviera que mover ni un solo dedo, pues la rubia había hecho todo por sí misma con sus poderosos cañones y arcabuz. Ante el comentario de Oda respondí –Ya sé que tu misión es protegerme, pero y ¿lo qué tu realmente quieres qué es?- dicho aquello y escuchando la confirmación sobre su comentario de salir del lugar, dispusieron a huir del lugar.

Cuando salieron del edificio, la peli roja se quedó con un sentimiento extraño en el pecho, lograr usar sus poderes de elemental de fuego, no era algo hubiese imaginado hacer esa noche, trataba de evitar usarlos porque toda su niñez solo le habían causado problemas y molestias, pero esa misma noche gracias a sus poderes pudieron escapar sanas y salvas, era la primera vez que los usaba para algo bueno y se sentía agradecida de tenerlos; los había evadido por tanto tiempo que incluso durante la batalla por un momento había olvidado que los tenía. –Yo tampoco creí que fuese tan fuerte, hay cosas… que no sabes Oda- dijo mientras observaba los cielos con aire de misterio, -Supongo que no podré usar este collar que bloquea mi poder mientras estés aquí- añadió observando el collar y guardándolo en su bolsillo, escuchó el comentario de la rubia sobre su capa, lo había olvidado en el calor de la batalla y pensando en una estrategia de cómo salir de allí, la joven puso una expresión de ¿Y ahora qué hago?, -Lo siento mucho Oda, juro que te recompensaré esa capa, es más si no encuentro una parecida, regresaré aquí- dijo juntando las manos y agachando la cabeza una y otra vez. Y luego de aquello se dirigieron a la casa azul, donde se encontraba la habitación de la peli roja.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 17, 2014 8:05 pm

Oda ya no pensaba que la joven fuese una carga, y el saber su nombre era una voluntad suya la cual no le permitiría olvidarlo jamás –no se trata de eso Pelirroja, claro que deseo saberlo – Sonrió de una forma muy amena la rubia –Danika…- Añadió y se quedo pensativa, ese nombre era lindo  -Es un lindo nombre, jamás lo olvidare- añadió la rubia de verdad se sentía feliz de saber el nombre de su máster en aquel fatídico momento.

En su vida  se había echo la pregunta que la pelirroja había echo, solo bajo la cabeza realmente no sabía que responderle, nunca nadie le había preguntado qué era lo que ella deseaba para sí misma, desde niña solo siguió los fantasmas de su padre y después de levantar su mirada observando a su master solo añadió desviando su mirar a otro sitio -Yo No lo sé…- suspiro con pesadez –Nadie me había preguntado jamás eso- suspiro pero debía cambiar la acción no verse débil.

Lograron escapar  y oda aun pensaba algo en la pregunta de la pelirroja, entonces desviando un poco su mirar hacia su master escucho sus palabras –Bueno sin duda eres muy fuerte, eso es muy bueno  ahora refiriéndose a lo que no se ya habrá tiempo para que me lo digas todo- observaba como la mirada de danika se perdía en el cielo como si buscase algún objeto pero  oda solo completo su expresión con tranquilidad –es lo más conveniente, no entiendo del todo el porqué limitar tan hermosas llamas- al terminar de decir esto enfundo su espada de forma elegante, trataba de retomar su postura alegre y confiada, cuando observo como la pelirroja se exalto por su capa se dio cuenta de que esa situación le ayudaría en gran manera en el futuro, ahora poseía un arma para con su master –Ammm no lo se, quizá otro beso me ayude a olvidar jajaja- añadió de forma burlona mientras reía aparatosamente y acariciaba su estomago, esto era por el nerviosismo que le invadió por expresar tales apalabras -veremos que hacer, no deseo regreses a este sitio- dijo un tanto preocupada.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La vida de Danika corre peligro, ¿alguien...? (Priv. Nobunaga Oda)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.