Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






First meeting [ Privado Alec B. Wayland ] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

First meeting [ Privado Alec B. Wayland ] Empty First meeting [ Privado Alec B. Wayland ]

Mensaje por Invitado el Miér Jun 25, 2014 1:36 pm

Las clases se hacían demasiado pesadas, sobre todos la de matemáticas. Ver tantos números, o mejor dicho, letras en la pizarra me mareaba, no era capaz de concentrarme. Intentaba anotar todo lo que mis ojos eran capaces de captar, moviéndolos de un lado para otro. De vez en cuando miraba el reloj de pared, las agujas apenas se movía. - No quiero más... - pensé soltando el bolígrafo y apoyando mi espalda en el respaldo de la silla. Al parecer no era el único aburrido en clase. La mayoría se dedicaban a hablar entre ellos, otros con el teléfono a escondidas o simplemente perdiendo el tiempo en su mundo. Y de pronto, la alarma sonó, la clase había finalizado. Me incorporé del asiento desperezándome, ahora tocaba mi clase favorita, la hora del gimnasio. Por suerte, era bastante grande como para abarcar varias clases practicando distintos deportes, pero yo me dedicaría al volleyball.

Al llegar, el olor a balones, canchas y sudor me envolvió, aunque este último era más bien desagradable. Me quité la chaqueta, quedando con una camiseta de mangas cortas. Siempre destacaba entre los demás por mi estatura, era demasiado alto y podía ser perfectamente un jugador de baloncesto, pero mi pasión no era esa. Me acerqué a un chico por la espalda, posando mi mano en su hombro – Vamos a mejorar esa recepción ¿vale? - sugerí esbozando una sonrisa. El pobre no tenía confianza en si mismo, y eso me jodía ya que en un equipo si no confias en ti lo que haces es empeorar el juego de todos. Me miraba con algo de miedo, se veía que no le gustaba equivocarse en los toques y quedar mal ante las chicas o los del equipo, que algunos se aguantaban la risa al verlo, me daba rabia. Mientras los otros realizaban calentamientos y daban vueltas al campo, nos colocabamos en la pista. Le lance el balón fácil todas las veces para que empezase a practicar, pero fallaba más que acertaba. - Vamos – exclamé algo ya cabreado y antes de lanzar el balón, me vino una chica diciendome que un profesor quería verme. ¿Había hecho algo malo? ¿Quizás me pillaron perdiendo el tiempo en clase? Todas esas dudas rondaban mi durante mi paseo hasta la sala de profesores.

El segundo piso estaba repleto de gente debido a los salones . No pertenecía a ninguno, no me gustaba socializar en general. Pocas veces había pisado ese lugar, así que estaba totalmente perdido. Tuve que preguntar a un grupo para que me indicasen la sala y por fin pude llegar. La habitación era enorme, mesas llenas de papeles y documentos por todos lados.  Ahora que lo pensaba, solo tenía una sala para todos los profesores del recinto, era comprensible. Me senté en una silla hasta que me llamasen, esperando que fuese algo bueno.

Spoiler:
Perdón, no me salió bien y lo he escrito sin mucha inspiración. El siguiente será mejor u u
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

First meeting [ Privado Alec B. Wayland ] Empty Re: First meeting [ Privado Alec B. Wayland ]

Mensaje por Invitado el Miér Jun 25, 2014 8:58 pm

El viento sacudió mi cabello de una manera incómoda e inconscientemente las orejas felinas que tenía en la cabeza se alzaron ante el sonido de los pájaros. No me agradaba demasiado mostrarlas, pero refrescarlas de vez en cuando no estaba mal. Dormir en los árboles siempre me resultaba algo espectacular, y dada mi facilidad para subirme a los mismos, prácticamente me pasaba el día ahí arriba, observando a la gente. Estaba cansado, pero la brisa de verano me recordó que tenía hambre, aunque por alguna razón no quería levantarme, ¡ni hablar! Apoye orgullosamente las manos sobre la rama del árbol en el que descansaba, estirándome igual que un gato lo haría. Mi cola azabache colgaba hacía el piso, mientras la movía al ritmo de las corrientes. Aprovechaba la espesura de los árboles, ahí arriba de todo, para confundirme con un gato común y corriente, a pesar de que mi cuerpo ahora era humano. Y así llevaba siendo desde hacía tiempo. La pereza que sentía parecía mayor al hambre que me hacía sonar el estómago, y eso era jodidamente molesto. Chasquee la lengua con fastidio, manteniendo los ojos cerrados para que el sol que se colaba entre las hojas no me molestase, pues a esas horas de la tarde parecía estar en el punto justo para hacerlo. Un bostezó más bien felino se escapó de mis labios, y de un saltó me baje del árbol, tomándome uno o dos minutos para recuperarme de la caída; aunque, sin ponerme altanero ni nada, no había sido la gran cosa.

Había algo, un olor nuevo, que invadió mi nariz de repente y me hizo sentir… ¿molesto? ¿Por qué? A menudo el viento me traía nuevos olores que nunca llamaban mi atención, pero ese en particular me hizo arrastrar los pies hasta las cercanías del instituto al que, si bien asistía, no solía pisar muy seguido. Los años me habían enseñado más cosas, de alguna forma, y sentía que desperdiciaba el tiempo ahí dentro. Sin embargo, había excepciones, y esta era una de ellas. Bufe igual que un felino molesto haría, porque así me sentía en este momento, teniendo que entrar en el terreno del instituto solo porque mi curiosidad era mayor que mi desagrado por aquel sitio. Tampoco me agradaba el ver tanta gente ahí, y no podía parar de preguntarme porque se arremolinan todos a esas horas. Creo que ellos lo sabían, sabían cuanto me molestaban, porque parecían no querer acercarse a mí. Bueno, quizás fuera por el hecho de que no paraba de sisearles cuando me rozaban, pero daba igual; no iba a comerme la cabeza preocupándome por a quienes les molestaba o no.

Al llegar al segundo piso del instituto, la cantidad de gente se hizo mayor, y yo sabía que se debía a los clubes. Aunque no entendía la necesidad de los humanos por armar esas cosas, quiero decir, ¿por qué armar clubes cuando podían hacer las cosas solos? Era algo que, aún después de vivir cien años en la Tierra, no acababa de comprender. Todo el hecho de cooperar y juntarse para hacer cosas innecesarias. Resoplé una vez más, causando que un muchachito de primer año –supongo, lucía pequeño- me mirase raro. No le preste atención por dos razones: la primera era que no me interesaba lo que un niño de primero tuviera para decirme, aunque seguro era alguna queja, y la segunda era porque había encontrado al causante del olor que me había hecho ingresar ahí en un principio. Olía como… ¿Cómo qué? Realmente me hastiaba no saber que raza o cosa extraña era. Aún así, y aunque me costase admitirlo, no me agradaba. Asocie entonces su olor, por alguna razón, con el de un perro que me había perseguido una vez, y enseguida arrugué la nariz. Así que era eso. Clavé mis ojos en él, con la cabeza en alto para que supiera que no me intimidaba. Vale, quizás era no era su idea pero ¿y eso qué? Su olor a perro –o algo parecido- me agobiaba, y estaba seguro de que si mi cuerpo fuera el de un gato propiamente dicho, le estaría gruñendo con el pelo erizado. Si no lo estaba haciendo ya.

Spoiler:
Perdona si se lee raro uvu como te dije, no se me da muy bien el rol en primera persona.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

First meeting [ Privado Alec B. Wayland ] Empty Re: First meeting [ Privado Alec B. Wayland ]

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 12, 2014 5:29 am

Las agujas del reloj se movían lentamente, cada segundo era una eternidad en la sala de profesores ¿Por qué tardaban tanto en darme una simple noticia? Ya me estaba cansando de esperar aunque llevase menos de cinco minutos, para mi ya había sido suficiente espera, el entrenamiento de volley tenía que seguir. Me incorporé del asiento rascandome la nuca resoplando. Antes de dar el primer paso una chica, de unos veinticinco años aproximadamente, me paró entregandome una serie de papeles – Perdón por la demora, la impresora no estaba muy bien – comentó apurada. No podía enfadarme por tal tontería, al menos tenía una excusa creible. Tomé el montón de papeles, ojeandolos por encima sin saber de que era – Ah, son el listado de exámenes para tu clase, como eres el responsable pensé en darte a ti y que tu podrías repartirlas – y después de eso, dio media vuelta y se sentó en su sitio. ¿Para esta mierda me habían llamado? Resoplé de nuevo, tenía que dejar de quejarme por una vez. Cuando iba a salir de la sala vi a un chico, más bajito que yo, delante mía. Su mirada estaba clavada en mi y su cabeza levemente elevada, como queriendo darme la impresión de que no me temía. Era curioso, ya que parecía un pequeño gato delante de un lobo como yo queriendo imponerse – ¿A que viene esa mirada? - pregunté cruzando las miradas y manteniendola unos segundos, entrando en su juego- Si me lo permites, voy a seguir con mi camino -y golpeé sin apenas fuerza su cabeza con los folios que tenía. Después de eso, puse rumbo a mi clase en la universidad.

Mi clase estaba desierta, como era de esperar. El camino hacia allí me había tomado más de lo esperado, como unos 15 minutos por culpa de gente que me paraba o profesores para hablar de temas que me importaban poco. Una vez dentro, fui colocando un folio por cada mesa, si mi trabajo era entregar el documento al menos lo haría bien. - Bien -pensé casi en voz alta, comprobando que todo estaba en su sitio y saliendo del aula.

¿Que podía hacer ahora? Había perdido bastante tiempo y el polideportivo estaba lejos, no me iba a dar tiempo hacer más deporte, y las clases ya habían acabado por hoy. Estaba totalemente indeciso, pero aún así, decidí dar un paseo por los alrededores, desde que llegué no me había fijado en el recinto, así que ya era momento de curiosear un poco por los clubes y zonas.

Spoiler:
Perdón, está fatal ; - ; Estoy escasisisisimo de inspiración, espero que puedas perdonarme u u
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

First meeting [ Privado Alec B. Wayland ] Empty Re: First meeting [ Privado Alec B. Wayland ]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 11, 2014 4:18 pm

Fue ciertamente incómodo sentir todo mi cuerpo estremecerse y erizarse ante nada más y nada menos que la mirada del perro. También fue desagradable sentirme encoger ante él, ¿cómo un gato como yo podría tener semejante actitud frente a un chucho? Si, sin dudas desagradable. Entrecerré los ojos, pues claramente no quería amenazas, y sus ojos clavados en los míos se sentían como eso. Y debo convenir con que di un pequeño salto cuando los folios golpearon mi cabeza, pero había sido su culpa, él me había tocado con eso de cualquier forma. No había dolido, ¡vamos! Era más fuerte que eso, pero había resultado algo repentino. Algo por lo que, claramente, debía sorprenderme. En fin, a lo que iba… Aquel perro se había atrevido a mantenerme la mirada, por lo que estaba bastante sorprendido, y me sentía intimidado. Cuando se fue, solté un suspiro de alivio, dejando que mis orejas se relajasen, y probablemente toda el aura que me rodeaba también se alivio. Ahora… mi curiosidad no se sentía saciada, y bien sabía yo que eso no era algo realmente bueno. Primero que todo porque sabía cuan peligroso era cuando me sentía de esa forma; igual que un gato, mi curiosidad me llevaba a hacer cosas que no haría en otras ocasiones, y por esa razón fue que ahora estaba buscando la forma de caminar entre los bordes de las ventanas  para seguirle, solo por fisgonear. Era peligroso, ¡por supuesto lo era! Pero eso me emocionaba. Bueno, no es como si fuera a pasarme algo si caía. A los sumos me lastimaría una pata, pero nada más.

Fue un poco complicado bajarse de los balcones, por supuesto, y dar con aquel perro también fue difícil pero gracias a mi buen olfato pude hacerlo. Me agazape un poco cuando lo encontré, porque pese a todo mi instinto seguía diciéndome que no me dejará encontrar. Busque algún sitio en el que pudiera treparme para hablar con él, porque así como lo veía, probablemente no tuviera muchas capacidades para escalar.
Oye. —comencé a hablar, soltando una especie de maullido. No me gustaba tener que comunicarme como lo hacían los humanos, pero había aprendido que a veces era la única forma. Sacudí ambas puntas de mi cola, manifestando así mi propia molestia. Bufé para que no se acercase— Perro, ¿tienes comida? —le pregunté, alzando las orejas para estar pendiente de si me hacía caso o no. Esperaba que mi directa forma de pedir las cosas funcionase, aunque a menudo las personas preferían ignorarme. O arrojarme cosas. Sobre todo cuando me ponía a chillar enfrente de sus puertas por alimento. Eso no pasaría si me dieran de comer como correspondía. En fin, la cuestión fue que estaba hambriento –como casi siempre- y si aquel perro podía darme aunque sea una lata de comida para gato –aunque me parecía denigrante, era deliciosa- yo me conformaba. Alcé la cabeza para demostrar mi obvia superioridad, mientras esperaba respuestas.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

First meeting [ Privado Alec B. Wayland ] Empty Re: First meeting [ Privado Alec B. Wayland ]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.