image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 9:11 am por Kotetsu & Yuuma

» Ficha de Magdalini
Hoy a las 8:26 am por Khaeli Dunkheit

» Una Ausencia que no es una Ausencia(?
Hoy a las 6:20 am por Amber Myogi

» Cierre/Apertura de temas
Hoy a las 6:11 am por Amber Myogi

» Un encuentro no deseado -Takeshi Hajime-
Hoy a las 5:41 am por Takeshi Hajime

» • Ausencia •
Hoy a las 4:15 am por Kanato Sakamaki

» ~Golden Wind~
Hoy a las 3:03 am por Alice Donakis

» ¡Una jungla de concreto!
Hoy a las 2:52 am por Zackary Argyreon

» Un encuentro, ¿algo raro? [Priv. Min]
Hoy a las 12:05 am por Alice Donakis

» Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18
Ayer a las 9:25 pm por Caim





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Miér Mayo 21, 2014 3:58 am

Era de mañana en un dia tranquilo, el sol tenia apenas una hora de haberse asomado por la ciudad y en el centro de esta se encontraba a unos treinta metros de altura; el circo flotante Bloody Smile, un extraño circo que habia aparecido repentinamente en la ciudad hacia una semana, el cual se mantenia suspendido en el aire por grandes globos a su alrededor, lo unico que impedia que se elevara mas eran varias cuerdas sujetas a fuertes trozos de metal clavados en el piso. Dentro de aquel circo se encontraba toda clase de criaturas y seres, la mayoria vistiendo atuendos muy coloridos y practicando sus actos de cerco, en medio de la carpa se encontraba el creador de aquel circo, Joker.

El arlequin estaba sentado en una silla hecha con globos que flotaba un par de centimetros sobre el piso, mirando a sus trabajadores practicar mientras tambien observaba una foto de una chica que acaba de contratar, era una joven de cabellos largos y muy blancos, que decia ser bailarina, algo que de momento le hacia falta al espectaculo del pelirrojo... Joker comenzo a dibujarle algunas cosas a la foto de la chica, la principal razon era simplemente hacer algo mientras ella se aparecia, en ese momento una de las personas del circo le informo que la chica en cuestion se encontraba abajo fuera de la carpa, asi que el arlequin se acerco a la orilla observandola y dio un gran salto fuera del circo, dando multiples piruetas en el aire mientras caia hasta finalmente caer... de espaldas.

— Jajajajaja — comenzo a carcajearse el extraño ser, como si la caida le hubiera provocado un ataque de cosquillas, el cual duro casi un minuto para despues levantarse quedando frente a la joven, mirandola a ella y despues observando la foto, nuevamente a ella y otra vez la foto, como si no estuviera seguro de si era la chica correcta — mmmm... luces un poco distinto, ¡ya se! te rasuraste la barba, el bigote y ya tienes de nuevo dos ojos, por eso no te reonoci — el arlequin le muestra la foto en la que el rostro de la joven tenia dibujada una barba, bigote y un parche en el ojo... dibujos que el arlequin habia hecho hacia tan solo un minuto pero ahora parecia habero olvidado.

— Pero no importa, te contrate para bailar, mujer barbuda ya tenemos... ah si, me llamo Joker Kelevra, dueño y creador del Bloody Smile Circus, te llevare para que me muestres tu rutina — el pelirrojo le toma con firmeza la mano mientras de su gorro saca un ramillete de globos rojos, los cuales sujeta con firmeza y comienza a elevarse rapidamente junto a la joven, los globos los llevan hasta el centro del circo y el arlequin los suelta, observando tranquilamente a la chica — en aquel salon de puerta gris esta toda la indumentaria del circo, tenemos todo tipo de trajes y accesorios asi que ve y busca uno que te guste o si no encuentras uno, dibujalo y lo tendras en menos de una hora — dice entusiasta el chico del parche sin dejar de sonreir.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 23, 2014 3:57 am

La ciudad, realmente era un manojo desagradable de ruído y mal humor que provenían de las cloacas, tubos de escape, contaminación, algunos vagabundos, basura, etc. De día el encanto que tenía aquel lugar se perdía. Había un sinfín de personas deambulado por todos lados, algunos empujando, otros gritando, el que estén ofreciendo sus productos inservibles parecía de lo más molesto, el calor que se apretaba con fuerza en la superficie era extenuante y la licántropo aún no encontraba el circo.

¿Dónde demonios abría un lugar así en las calles concurridas de un lugar urbano tan lleno de caos?

-Disculpe- llamo de manera fría aunque con respeto a una señora que pasaba por ahí hablando con el celular, que al ver a la chica de inmediato se detuvo, la vio extraño, puede ser por su condición de albina, sus ojos rojizos o piel pálida, sin olvidar su cabello blanquecino o tal vez por la enorme maleta que traía consigo, después de unos segundos de incomoda inspección al final siguió atendiendo su llamada para al final, seguir caminando sin importar dejar atrás a la chica.

-Estos humanos… son unos inútiles- pensó para seguir caminando, encontró a un señor caminando con el periódico  pegado en la cara, leyendo las últimas noticias, la chica pensó que se iba a caer en cualquier momento pero este podía esquivar todo sin el menor problema.

-Señor… busco un circo…- El hombre no le dirigió la mirada, sólo señalo un punto en especifico en el cielo, la joven lo siguió con la mirada hasta que este se había perdido por completo. En ese momento subió la cabeza.

Ahí estaba.

El circo.

-Esta flotando… - se quedo un poco sorprendida, realmente nunca antes había conocido un lugar tan extraño. Observo cómo se sostenía con esos brazos de acero y  los globos lo elevaban, era tan colorido como debía ser pero la estructura era poco tétrica. Busco la manera de cómo subir, sin embargo no encontró ni siquiera una manera de llamar la atención. No existia timbre tampoco tenía el teléfono celular.

Pasaron treinta minutos.

Suspiro después de media hora de estar ahí, estaba cansada y era mucho mejor ir a buscar otro lugar de trabajo, no le gustaba perder su tiempo ya iba a dar media vuelta cuando por instinto levanto el rostro, algo estaba cayendo muy peligrosamente, dio un paso hacia atrás. Algo cayó a sus pies. Se escucho un sonido sordo. Era un hombre de espaldas sobre el pavimento, juro que se había cuarteado la superficie por el impacto; después unos minutos después empezó a reír a carcajadas, una ligera gota de sudor cayo por la cien de la chica de ojos rojos aunque su rostro, como siempre, estaba inerte, sin expresión alguna.

El chico se levanto, estaba vestido en colores muy vivos con algunos rombos y líneas que hacían en conjunto algo muy visualmente atractivo, su piel era pálida, su sonrisa muy ancha y un cabello rojo tan rojo como los ojos de Nat. En la cabeza tenía un sombrero que parecían de aquellos que utilizaban los bufones, en colores llamativos pero al parecer no emitían ni un sonido. De repente el hombre extraño se levanto como si nada, sacando una hoja de papel rígida, miro la imagen que tenía en la mano y después a la chica un par de veces más como si no estuviera convencido.

— mmmm... luces un poco distinto, ¡ya se! te rasuraste la barba, el bigote y ya tienes de nuevo dos ojos, por eso no te reonoci —

Nat se quedo en silencio por completo, por dentro podría haberle causado gracia pero sus labios rosados no hacían nada por mostrarlo. El hombre le mostro la fotografía finalmente. A la chica no le dio gracia, no por el hecho que le había mostrado su foto ya rayonada de manera torpe, no era por la aparente broma, si no, que no sabía de dónde diablos había tomado esa fotografía. Recordó entonces que era la de su oficio ¿Por qué la tenía él? ¿Acaso era un empleado?

— Pero no importa, te contrate para bailar, mujer barbuda ya tenemos... ah sí, me llamo Joker Kelevra, dueño y creador del Bloody Smile Circus, te llevare para que me muestres tu rutina —

¿Él era su jefe? No podía ser posible, la había contratado un loco, para ella era una ironía y una perdida te tiempo así que Nat dio media vuelta para seguir con su camino sin decir nada. Sintió un jalón, el hombre la tomo de la mano con cierta fuerza, no tuvo ni tiempo para zafarse, él ya había sacado unos globos que hicieron que se elevaran, estaba empezando a odiar las alturas, cuando estabas ya varios metros del suelo entonces dejo de luchar, no quería morir ahí. Se sintió de nuevo tranquila hasta llegar al centro del circo, en ese momento la dejo caer.

— en aquel salón de puerta gris esta toda la indumentaria del circo, tenemos todo tipo de trajes y accesorios asi que ve y busca uno que te guste o si no encuentras uno, dibújalo y lo tendrás en menos de una hora —

Le señalo el arlequín, estaba realmente contradecida, pero se quedo quieta, ella tenía su propio vestuario, por dentro pudo tener un acumulamiento de rabia que no iba a expresar como siempre.

La chica deja caer su enorme bolso, abrio el cierre y empezo a sacar uno a uno sus vestidos hasta sacar uno en especifico parecido al traje que tenía Joker, al empezar a colocar la ropa en su lugar y dejar la que iba a necesitar fuera cerro la mochila.

-¿Cuándo te de mi demostración vas a decirme mis honorarios?- La joven comenzó a desabrocharse la camisa con lentitud, para sacarse la camisa y dejar una blusa de tirantes que deba ver sus pechos grandes, bien formados, su cintura angosta. Se desabrocho la falda para mostrar un short corto de lo que parecía licra, color negro mostrando sus caderas anchas y piernas torneadas como toda una bailarina.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Sáb Mayo 24, 2014 2:48 am

El joven arlequin se quedo tranquilo observando a la joven desvestirse, prestando atencion en el cuerpo de la chica, pero no como lo haria cualquier otro ser de sexo masculino, es decir con morbo, su mirada era mas bien como la de alguien que esta revisando cuidadosamente un objeto antes de comprarlo, para cersiorarse de que este en buen estado. Joker escucho entonces la pregunta de la joven, acerca de los honorarios, esto hizo pensar al pelirrojo ya que a sus criaturas no les pagaba y el circo era nuevo, apenas lo habia creado cuando salio del infierno, lo cual no tenia mas de dos semanas, la primera funcion aun no se realizaba, por lo tanto no habia entrada de dinero, al menos no por parte del show.

— Cuando termines de bailar te dire como sera tu pago, quiero ver tres tipos de danza, una danza gitana, una danza acrobatica y una danza tipica que tu escojas, pero todas tienen que ser con mucha alegria, quiero ver mucha emocion y sonrisas, grandes sonrisas — dice muy animado el joven arlequin mientras sonrie un poco mas observando a la joven Natalia, la cual despues de Victor seria la segunda miembro del circo que no es una de sus criaturas, por lo que tendria que ir pensando en una forma de pagar, pero alguien con la mente de Joker se las arreglaria muy facilmente para solucionar ese pequeño problema.

Joker fue interrumpido en ese momento por la musica de una flauta; la cual emitia una melodia lugubre pero al mismo tiempo con ritmo, "la muerte alegre" era como se le conocia a esa melodia, quien la interpretaba era un ser completamente vestido de negro, con una mascara parecida a un arlequin pero sombrio, sin embargo tambien con una sonrisa, en su hombro una pequeña criatura parecida a la mezcla de un duende y un elfo, pero con un solo ojo, la flauta de donde salia la melodia era una gran guadaña, una mezcla de arma e intrumento musical. Ambos seres habian entrado al circo sin que Joker se diera cuenta, pero parecia conocerlos ya que no mostro sorpresa alguna al verlos entrar — Kuriban el idolo de la muerte y Piroro el mago de los deseos, no esperaba verlos tan pronto, ¿les fue dificil dar conmigo? —
Kuriban & Piroro:

La musica cesó cuando aquel duo quedo frente al alequin — Slevin, Slevin el nos dio el camino en el infierno, Slevin, Slevin el nos saco del averno jajaja — contesto riendo el pequeño mago — buen chico... confio en que nuestra presencia no sea una molestia, puesto que todo indica interrumpimos algo — repuso el ser de negro conocido como Kuriban, observando a la joven de cabellos blancos e inclinandose de forma respetuosa en saludo, mientras el pequeño mago daba saltos de un hombro a otro del idolo de la muerte.

— Jajajaja que divertido que esten aqui, sabia que olvidaba algo en el infierno cuando sali, pero llegan justo a tiempo, ella es Natalia, la contrate para bailar, Natalia ellos son Kuriban y Piroro — el arlequin hizo las presentaciones sin dejar de sonreir, observando a la joven para despues mirar hacia los dos recien llegados. Kuriban y Piroro, dos poderosas criaturas creadas por Joker y Slevin, combinando ambos sus poderes para crear seres que sobrepasaran sus propios poderes por separado, creados con la unica finalidad de dar muerte al propio Joker y a Slevin, en cuanto la oportunidad se presentara. — Ahora que ya todos nos conocemos que de comienzo el espectaculo jajaja — la pista del circo enseguida se ilumino y un extraño ser del tamaño de un niño pequeño pero totalmente cubierto con una manta negra, se acerco a Natalia dejandole una grabadora, para que pusiera su musica en ella.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 27, 2014 8:16 pm

— Cuando termines de bailar te dire como sera tu pago, quiero ver tres tipos de danza, una danza gitana, una danza acrobatica y una danza tipica que tu escojas, pero todas tienen que ser con mucha alegria, quiero ver mucha emocion y sonrisas, grandes sonrisas —

Escucho la ocurrencia del hombre, era obvio que en el espectáculo de un circo tenía que haber mucha alegría, sonreír no era algo que le gustará a la chica pero había trabajado en varios lugares y si algo había aprendido es la diferencia entre un show y un baile.

El Show es en si, una actuación, ser una persona diferente frente al público para no mostrar el verdadero ser, inclusive, no demostrar la situación en la cual la vulnerabilidad es más fuerte. Un ejemplo sería la tristeza, el enojo, la felicidad excesiva, tomándolo de esa manera no parecía ser tan malo. Por otro lado, un baile muestra emociones, muchas veces la música suave y un poco melancólica era la que más se adaptaba a ella, sin embargo, esta vez tenía que pensar en algún momento feliz de su vida para complementar los movimientos de su demostración de baile.

Se volvió a su maleta para abrirla y sacar un traje de gitana, la cual consistía en un falda morada con vuelo y telas transparentosas, un top corto color azulverdoso con algunas monedas doradas colgando en la parte inferior como si fuera una especie de cortina y para finalizar un tocado con una especie de velo rojo, sin dudas ese le serviría para el primer baile. El segundo el "baile acrobático" usaría el vestido de arlequín y el tercero, aún estaba confusa, era un circo de locos, necesitaba ser una loca tal vez. Lo cierto es que aún tenía tiempo para pensarlo.

Aun metida en sus pensamientos cruzo los brazos, hasta que se escucha un suave sonido, los oídos de la licántropo lo escuchaban a la perfección, era demasiado lúgubre, era el tipo de música que ella bailaría sin duda alguna. Volteo a ver a aquel que había emitido tal melodía, era un ser enorme sin duda alguna, vestía de negro y usaba una especie de máscara tétrica. En su hombro un ser más pequeño el cual tenía un solo ojo. Se sorprendió al notar aquella gran arma, sea realmente el instrumento musical.

— Kuriban el idolo de la muerte y Piroro el mago de los deseos, no esperaba verlos tan pronto, ¿les fue dificil dar conmigo? —


Estaban a un paso de su futuro jefe cuando terminaron de tocar, la licántropo decidió simplemente observarlos, seria e inmutable como siempre, sin mostrar emoción alguna.

— Slevin, Slevin el nos dio el camino en el infierno, Slevin, Slevin el nos saco del averno jajaja —

Era la voz más espantosa que en la vida Nat, había escuchado, por dentro no podía creer que ese enano tuviera una voz tan aguda e inaguantable pero su especie.

— buen chico... confio en que nuestra presencia no sea una molestia, puesto que todo indica interrumpimos algo —

El enorme ser se dirigió a la albina quién se puso un poco tensa pero termino inclinándose frente a ella, la joven no pudo evitar distraerse un poco por el duende insoportable que no dejaba de saltar. No hizo nada, sólo inclino ligeramente la cabeza en forma de saludo.

— Jajajaja que divertido que esten aqui, sabia que olvidaba algo en el infierno cuando sali, pero llegan justo a tiempo, ella es Natalia, la contrate para bailar, Natalia ellos son Kuriban y Piroro —

-¿Infierno? ¿En donde demonios voy a trabajar?- pensó la joven, pero eso no importaba, no era como si ella fuera normal después de todo. Al menos ellos no parecían ocultarle nada, todo lo decían sin medir las consecuencias.

— Ahora que ya todos nos conocemos que de comienzo el espectaculo jajaja —

Ella se encontraba alejada de ellos pero podía escucharlos a la perfección, aun estaba indecisa si hacer la presentación siquiera, era un lugar extraño y hasta ahorita parecía ser peligroso.

La pista se ilumino, dejándola a ella en primer plano. Suspiro la joven.

-No seas cobarde- se recrimino la albina, entonces se quito suavemente la blusa de tirantes para dejar ver su brasier, era necesario si quería vestirse como gitana para el siguiente número. Así lo hizo, se colocó la falda ancha, el top mostrando su ombligo y  el velo. Como toque final, había soltado su cabello platinado. Tenía que hacerlo muy bien eso era cierto, pero no podía hacerlo sin música.

Unos segundos después un ser diminuto había traído consigo la grabadora, no le sorprendió. La chica saco de la mochila un disco para colocarlo en el aparato, siempre preparada, la experiencia le había advertido que pudiera que ellos no tuvieran música.

Play.

Mientras los segundos caminaban cruzando uno a uno, ella tomo un pandero, acto seguido se dirigió a la pista. Se colocó en posición. Hasta que de repente un sonido de celebración, muy parecida a la de Francia en el día del bufón comenzó a sonar y con ello el cuerpo de la bailarina empezó a girar, los movimientos de cadera limpias y sensuales comenzaron a resaltar, era una música muy divertida, incluso la sonrisa y mirada coqueta apareció en el rostro inexpresivo de la licántropo. Disfrutaba el baile y se notaba ante sus brazos expertos, la falda se movía ante los movimientos suaves y energéticos incluso el velo y el cabello. La energía que proyectaba incluso provocaban ganas de ir a bailar con ella, definitivamente podía dominar a la perfección el baile, duraron aproximadamente 10 minutos hasta que el final se presento. Y con ella el primer numero había terminado.

Cerro los ojos. Los abrió sólo para volver a su fase fría. Eso fue divertido y le encantaría repetirlo. Hizo una ligera inclinación agradeciendo a sus espectadores el quedarse a ver el primer numero.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Jue Mayo 29, 2014 1:49 am

Los tres sujetos, Joker, Killvurn y Piroro se quedaron en completo silencio cuando la música de Natalia comenzó a sonar, el trio de seres extraños contemplaron la danza que la joven estaba interpretando, en especial Joker, quien ponía una minuciosa atención a cada uno de los movimientos de la joven, pero especialmente a las expresiones de esta... al terminar la pieza musical, los tres aplaudieron muy a su mado, Killvurn dando lentas palmadas, Piroro aplaudiendo con mucha rapidez y Joker a velocidad normal pero siempre con una sonrisa. El arlequín se acerco a la chica quedando a tan solo unos metros de distancia — ese fue un baile bastante entretenido, has superado exitosamente la primera prueba, quizas hasta seas mejor que nuestra ultima bailarina, ella no soporto y ahora ella es... — Joker se interrumpe a si mismo y gira un poco su rostro para hacerle una seña a uno de los pequeños seres con capucha, quien se acerca y el pelirrojo se inclina para susurrarle algo al oído.

— Me gusta el vestuario que usaste, muy profesional — dice cambiando de tema mientras la extraña criatura encapuchada se marcha luego de las indicaciones de Joker — buen baile, buen baile, muy divertido y emocionante — menciona el pequeño mago Piroro mientras da saltos sobre el hombro derecho de Killvurn — nos quedaremos a observar el resto de la audición... ya que a mi parecer sera interesante, quizás estemos frente a la joven que causara tu muerte, querido Joker — Killvurn sonríe pero de forma natural, aunque apenas se podía notar debajo de aquella mascara de piel — jajajaja es muy pronto para pensar eso Killvurn, se que estas ansioso por matarme, ya que para eso te creamos Slevin y yo, pero recuerda yo... soy Joker — gira su rostro en dirección de Killvurn mostrando una sonrisa mas grande de lo normal, llegando a verse un tanto tétrico.

Esa escena es interrumpida por el pequeño ser encapuchado al que Joker había dado secretas instrucciones hacia apenas unos minutos, quien se acerca a la joven entregándole una toalla de color rojo con el logotipo de un ojo dorado, idéntico al que Joker tenia sobre su parche y una botella con agua — bebe con confianza, esa agua no tiene veneno... se nos termino en la ultima audición jajajaja... debo conseguir mas — ríe muy tranquilo como si lo que acabara de decir fuera lo mas normal del mundo, claro que alguien como Joker no tiene ni la mas mínima idea de lo que la palabra normal significa.

— En cuanto estés lista, has los dos números que te restan y entonces hablaremos de lo que puedes ganar aquí y mas importante aun, lo que puedes perder — dichas estas palabras el joven pelirrojo se quedo en silencio, alejándose lentamente de la chica caminando hacia atrás, sin retirar su vista de la chica de cabellos blancos, esperando atento a que esta estuviera lista para continuar con la audición, aunque para Joker ya estaba casi prácticamente contratada después de la primera danza que hizo, puesto que había logrado transmitirle la emoción con sus baile y sobretodo la forma de expresarse de la chica era lo que mas le gustó.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 30, 2014 8:52 am

Los aplausos aparecieron en diferentes niveles de intensidad, para Natalia era una especie de recompensa, sin duda alguna, le gustaba que alguien elogiara su trabajo puesto que daba todas sus emociones en ello. En esta canción demostró la emoción que surgió la primera vez que se dio cuenta que era amor, cuando vio a sus padres bailar en la ceremonia de la luna. Gloriosos movimientos hechos por dos seres que se aman, definitivamente eso la había hecho feliz, por lo tanto, el deje coqueto que transmitió le había salido muy natural. Siempre soñó con impregnarse de la persona amada, como lo hacían sus demás compañeros de la manada. Pero ni ellos se impregnaron de ella y ni ella de ellos.

Apenas se estaba irguiendo muy suavemente, se veía realmente bien con su falda ancha a la cadera color morado, su top con monedas doradas que caían suavemente hasta su ombligo de manera coqueta, aquel cabello suelto decorado con el velo rojo, sin duda alguna parecía una gitana, excepto por su piel blanca y sus ojos rojos, además, de claro, su cabello pálido. Sintió un aroma acercarse y dejo que lo hiciese aunque se sentía demasiado alerta como para estar cómoda.

— Ese fue un baile bastante entretenido, has superado exitosamente la primera prueba, quizás hasta seas mejor que nuestra última bailarina, ella no soporto y ahora ella es... —

No termino la oración.

¿Era una amenaza? La albina se sintió más tensa  aún, pareciera que lo hacía a propósito pero al mismo tiempo también muy poca cosa, eso lo noto cuando volteo a ver a uno de esos tantos seres con capucha, el cual él llamo y este acato la orden, Joker se inclino para decirle algo en secreto. La albina se tapo los oídos de inmediato para evitar escuchar, como licántropo tenía un buen sentido auditivo. Pero odiaba enterarse de cosas que, para ella, no le incumbían. Por suerte no escucho nada. Una vez este termino de dar las instrucciones al pequeño, se destapa las orejas.

— Me gusta el vestuario que usaste, muy profesional —

¿Enserio no iba a acabar la frase anterior? Pareciera que no. La joven sólo se quedo ahí parada aceptando el alago, pero no hizo ni una mueca, ni un sonrojo, solo se quedo ahí como si fuera una muñeca, observando como lo que parecía un sirviente, fue por el encargo de su jefe.

— buen baile, buen baile, muy divertido y emocionante —

Otra vez esa voz aguda y demasiado molesta, respiro con resignación aquella joven y se quito con suavidad el velo dejando sólo su cabello plateado, para doblarlo suavemente intentando no prestarle atención a aquel enano.

-Quiero arrancarle la voz de su pequeña garganta- pensó  renegando, lastimaba sus tímpanos.

— nos quedaremos a observar el resto de la audición... ya que a mi parecer sera interesante, quizás estemos frente a la joven que causara tu muerte, querido Joker —

-¿Causar su muerte?- pensó, mientras guardaba el velo, parecía solo ignorarlos, no era  que lo hiciera, pero ellos parecían querer asustarla para irse, tal vez era parte de la prueba o tal vez no se daban cuenta que ella estaba frente a ellos. Es ahí cuando comenzó a quitarse el top para volver a quedarse en brasier, su siguiente espectáculo era acrobático, pensaba en usar el traje de arlequín, puesto que aparte de llamativo era idóneo para ese tipo de baile.

— Jajajaja es muy pronto para pensar eso Killvurn, se que estas ansioso por matarme, ya que para eso te creamos Slevin y yo, pero recuerda yo... soy Joker —

No pudo evitar quedarse quieta un  segundo ¿por qué decían la palabra “Muerte” de manera tan natural estando ella tan cerca? Eso era un misterio. No parecía asustada, pero estaba pintándose de un color tétrico el caso, sin embargo no era algo que no pudiera defenderse.

Estaba a punto de quitarse la falda cuando se dio cuenta de el diminuto ser encapuchado, entregándole una toalla y una botella de agua. La doncella no tenía pensado ni abrir la tapadera, sólo lo tomo y lo coloco en el piso con cuidado. No era porque fuera grosera, sólo que no tomaba agua o alimento antes o durante una actuación.

— bebe con confianza, esa agua no tiene veneno... se nos termino en la última audición jajajaja... debo conseguir más —

Río divertido aquel arlequín, la albina no se preocupaba realmente por el que tenga veneno o no, tenía un muy buen sentido del olfato, podría descubrirlo. Volvió a lo suyo quitándose la falda, ahora también el pequeño short para dejar ver sus pantaletas, no era que fuera una pervertida, es que el siguiente vestuario lo ameritaba

— En cuanto estés lista, has los dos números que te restan y entonces hablaremos de lo que puedes ganar aquí y más importante aún, lo que puedes perder —

No le gusto para nada esa amenaza, definitivamente no sabía si trabajar en ese lugar, por dentro quería huir, pero tenía un orgullo inmenso y hasta que acabara ese show iba a retirarse, además era una buena excusa para bailar de manera libre. Definitivamente quería salir huyendo de ahí. Pero no lo demostró.

Ella sabía que era muy buena en lo que hacía pero no quería que su lado lobuno terminara matando a alguien, no quería enfrentarse a nadie pero admitía que sería más divertido estar trabajando ahí que en un lugar cualquiera.

Se coloco unas medías transparentosas  donde una pierna era completamente blanca y la otra era decorada con rombos rojos, un short blanco puesto que, aunque ellos la allán visto en ropa interior, tenía que verse como se iba a vestir realmente, como si fuese una carta de presentación de ese show en especifico. Además una falda negra de en forma de picos que caían hasta su rodilla, la parte más corta casi llegaba a unos seis centímetros de su cadera con unas cascabeles al final de cada uno, los cuales sonaban a sus movimientos; la siguiente prenda a ponerse se traba de una blusa entallada a su cuerpo curvilíneo, sin mangas y cuello de tortuga, tenía la mitad de un color rojo y del otro lado negro, en el lado negro con un patrón de rombos blancos. Los brazos fueron decorados con guantes que hacían de mangas tan anchas como si fueran campanas una negra completamente y la otra blanca con rombos rojos.  

El cabello lo agarro con dos coletas de una manera tan majestuosa que parecía su cabello más corto, de hecho llegaba hasta los hombros para colocarse un sombrero de arlequín pero este sólo tenía dos cascabeles, por lo tanto parecía que tenía cuernos, pero estos caían y se adaptaban a su cabeza, una mitad negra y otra roja. Se puso sus botas estilo pirata ambas de color rojo. No quería esperar más, amaba el simple hecho de bailar, así que sin más preámbulos se coloco una máscara que solo cubría la mitad del rostro.

El vestuario en un show era parte de la presentación así que por eso supo que detalles usar, como aquellos aretes en forma de rombo uno negro y otro rojo, incluso, los guantes de diferente color.

Volvió a su maleta y saco una pelota la cual usaba normalmente para hacer sus espectáculos acrobáticos, una cuerda para saltar, unos aros pequeños, pelotas para malabares, y por fin, un aro grande desmontable, siempre tenía que ir preparada. Además sabía que era un circo.

Saco de la grabadora el disco y coloco otro, estaba lista, volvió ese momento de silencio que ella aprovecho para poder colocarse en la posición perfecta para empezar su demostración.  Una canción, la cual le gustaba mucho, le parecía perfecta para la ocasión, “Pierrot”.

Play

Si, el baile acrobático tenía aún mucho más energía que un baile de tahitiano, tenía que usar todas sus fuerzas para poder  aguantar esos 4 minutos con 52 segundos y lucir increíble, sin duda alguna era algo que se le facilitaba.

Es así como empezó el espectáculo. Comenzó a girar suavemente al ritmo de la canción, algo muy lento, si se podía decir,  hasta que de repente el tono comenzó a ser más alegre de un golpe, fue ahí cuando ella dio uno, dos, tres, cuatro, cinco saltos mortales hacia atrás, sin parar a cada tono de la canción, cuando cambio las notas a unas más movidas esta salió volando un poco más lejos para dar un giro en el aire y caer en la pelota. La sonrisa que demostraba era de la más esplendida.

Acto seguido hacia giros cual bailarina arriba de ese objeto redondo, en el primer tiempo de intensidad de la música aumento, empezó a girar rápidamente la pelota, como un esquiador de hielo, parecía ir a gran velocidad, hasta donde se encontraba el ser enorme con el duendecillo. Rompiendo las leyes de la gravedad, subió al cuerpo del gigante y sin ningún problema tomo entre sus brazos al enano colocándolo sobre su cabeza, sonriendo divertida o eso parecía. Puesto que sólo era una actuación,  dando un mortal con todo y el pequeño irritante, cayó al piso en la pelota haciéndolos rebotar, dejando al pobre ser de voz aguda en el aire, ella en el piso sin ningún rasguño, rápidamente, sin dejar de sonreír tomo las pelotas para hacer malabares con ellas y cuando cayó aquel ser en sus manos se volvió un objeto más para hacer el truco, el estaba ahí subiendo y bajando junto con los demás utensilios. Tal vez era un castigo por tener la voz más irritante que jamás  había escuchando.

Una vez que término ese pequeño número dentro del acto, habían pasado apenas un minuto con cuarenta y cinco segundos, cuando bajo la música a un tono más suave, dejo que el duendecillo cayera sobre la pelota con tanta fuerza que reboto nuevamente al hombro de su enorme compañero, posiblemente su víctima se había mareado.

La albina seguía sonriendo, como si recordará un chiste, seguía dejando en el aire las pelotas hasta que en tres movimientos hizo que cayeran en la mochila abierta que estaba a tres metros detrás de ella, sin voltear. Aprovechando el suave sonido tomo la cuerda, eso era lo divertido, se acercaba el climax de la música, la brinco divertida, casi parecía una niña chiquita, hasta que de repente la música subió, fue ahí cuando la cuerda se atoro en sus pies y en un movimiento, giro con ella hacia la izquierda como si fuera un astronauta en el espacio, una vez toco el piso hizo varios dobles mortales, después fueron triples, cuádruples hasta que alcanzo los aros pequeños para malabarear.

Comenzó a hacer volar los objetos otra vez, pero metiendo dentro de cada uno las manos al ritmo de la canción, no había destanteo alguno, era como si fueran parte de sus brazos, sonriendo divertida, enseño cinco dedos, luego cuatro, tres, dos, uno hasta que los dejo caer suavemente al piso y hacer que rebotaran, parecía ahora que el malabarismo era desde el piso.  Con el pie jalo el aro más grande e hizo que rebotara, ahora también era parte del show.

De repente, en un movimiento rápido y tomando el tercer climax de la canción, que no era tan fuerte como el segundo, en un rebote coloco el aro mayor en la cintura para después colocar al mismo tiempo los demás aros pequeños en sus muñecas, haciéndolas girar para hacer que esta de deslizaran hasta las puntas de sus dedos dejándolas salir como proyectiles al cielo y hacerlas caer perfectamente alineadas detrás de ellas a unos milímetros de la bolsa, sin siquiera mirar.

Rápidamente tomo el aro y volvió a bailar girando como si fuera una bailarina, poco a poco las acrobacias era tan suaves como si brincara la cuerda, hasta que aventó hacia arriba el aro para dar un mortal y pasar en medio de este, una vez cayo el piso, termino  la música y ella sostenía el aro con la mano izquierda, para después hacer una elegante reverencia, aun conservando su sonrisa. Una vez se levanto volvió su expresión fría.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Dom Jun 01, 2014 4:54 am

Joker comienza a observar como la joven de cabellos blancos se desprende de sus anteriores prendas para dar paso a una nueva vestimenta, la cual le resulta un tanto familiar, por lo cual no puede evitar mirar con mayor atención a la joven mientras esta se viste; cada prenda que la joven sumaba a su atuendo, causaban en el pelirrojo arlequín mas recuerdos. La música comenzó a sonar y eso saco momentaneamente de su trance a Joker, quien comenzó a enfocarse en la actuación de Natalia, observándola dar varias piruetas en al aire para después verla aterrizar perfectamente sobre una pelota, mostrando una gran sonrisa lo cual fascino al arlequín.

Lo que siguió a continuación fue una interacción con Kuriban y Piroro, al primero subiéndose encima de el, quien solo levanto un poco el rostro para observarla, mientras que a Piroro lo tomo para comenzar a usarlo como a un objeto de malabares, el pequeño mago comenzaba a girar en el aire como los demás objeto con los que Natalia interactuaba, todo en un gran acto de malabarismo, el cual termino con el pequeño Piroro cayendo en el hombro de Kuriban, completamente mareado quedando de espaldas, con el ojo dandole vueltas y las manos elevadas, el mareo habia sido mas fuerte de lo que aparentaba — vueltas, vueltas todo da vueltas — dijo bastante mareado Piroro hasta que termino por desmayarse sobre el hombro derecho de Kuriban — buen chico... — fue lo que dijo Kuriban observando a Piroro para después volver su atención hacia Natalia.

La bailarina continuaba con su rutina, implementando mas acrobacias pero sin dejar de mostrar aquella gran sonrisa, entonces cuando comenzó a reir como niña pequeña, fue que nuevamente el arlequin se vio en un trance, quedandose completamente paralizado, pero con su ojo siguiendo cada movimiento que la joven hacia, sin perder un solo detalle del acto, observando como poco a poco implementaba mas cosas a su rutina, como aquel aro que habia sacado de su maleta momentos antes de comenzar con el show.

La rutina seguía siendo interpretada con un gran profesionalismo y una excelente actuación por parte de la joven, quien parecía estar disfrutando mucho de esa interpretación, mientras Joker quien seguía en trance, continuaba mirando fijamente los movimientos de la joven, era como si todo lo que ella estaba haciendo en ese momento lo remontara a una parte de su pasado que creía haber olvidado. Finalmente la música se detuvo dando fin a la actuación de la albina y al trance del arlequín, quien camino tranquilamente hacia la joven con su característica sonrisa pero con la mirada hacia el piso — ese fue uno de los mejores shows que eh visto... me recordaste por un momento a mi difunta Hailey Queenderland...  — al pronunciar ese nombre, un brillo en los ojos de Kuriban aparecio.

El gran hombre de la guadaña la levanto por todo lo alto y con movimientos rápidos corrió hacia el arlequín, listo para rebanarle el cuello... un poderoso y ensordecedor estruendo sacudió la carpa del circo, de la nada un gran gigante de apariencia muy fuerte apareció entre Kuriban y Joker, sosteniendo un pesado martillo de metal el cual choco contra la guadaña del idolo de la muerte, ese estruendo hizo que enseguida Joker levantara la cabeza comenzando a reir nuevamente como un completo demente — jajajaja Slevin eres un tramposo — dice riendo observando el dije en forma de mascara en su cinturón. El extraño sujeto musculoso, de piel morena, cabello largo y sucio, pero sobretodo que destacaba por su gran tamaño el cual rivalizaba con el de Kuriban, había aparecido de la espalda del arlequín o mas exactamente, salio de la parte trasera de su camisa, la cual estaba desgarrada ahora.

— ¡¡¡¡NO... TOCARAS... A... PADREEEEEE!!!! — grito furioso el extraño ser, quien tenia todo el rostro cubierto por su cabello, con la excepción de su boca, en la cual se le veían sus dientes apretados con furia y un hilo de saliva cayendo con rabia por sus labios, estaba completamente furioso y eso se notaba, se veía ademas sus músculos trabajando, ya que seguía forcejeando con Kuriban, quien se mantenía muy tranquilo a pesar de que el otro ser lucia mucho mas poderoso, pero aun así Kuriban no ponía ningún esfuerzo al chocar su arma contra la del otro ser, quien parecía estar esforzándose bastante solo para sostener la fuerza de la guadaña contra su martillo, comenzando a ceder poco a poco, causando que el piso debajo de el se fuera rompiendo. Kuriban solo seguía tranquilo bajando un poco mas la guadaña, presionando el mazo del tipo fuerte hasta hacerlo caer de rodillas pero aun luchando, sin mostrar intenciones de rendirse.
Sledge:

— Kuriban no seas aburrido jajajaja, perdiste ya tu oportunidad, si quieres culpar a alguien no culpes a Sledge, culpa a Slevin ese pequeño tramposo causo esto jajaja, nunca pensé que el haria algo como eso, después de todo el también puede ser divertido — dichas estas palabras; Kuriban sonrió encogiéndose de hombros y alejo la guadaña colocando sobre su hombro izquierdo, ya que en el derecho seguía aun desmayado Piroro, lentamente Sledge se puso de pie sosteniendo firmemente su martillo pero ahora mirando a Joker, mostrándose ya mucho mas calmado y con la cabeza hacia abajo, como alguien que ah sido derrotado. El arlequín se acerco a Sledge acariciándole la mejilla mientras le sonreía para luego besarle la frente — no quiero caras tristes aqui jajajaja Kuriban es muy fuerte, fue creado para traer muerte —

Dice en un tono muy normal mientras uno de sus pequeños ayudantes encapuchados llega corriendo con una nueva camisa para el arlequín, quien se quita la que estaba rota y se coloca la nueva — ahora si no mas interrupciones, que de por terminada esta audición, la ultima prueba Natalia, quiero que nos hagas emocionarnos con tu danza — dice emocionado girando sobre su mismo con sus manos levantadas hacia el cielo, para luego quedarse quieto observandola, con Kuriban a un metro detras de Joker y Piroro ya despertando de su "siesta", mientras Sledge ahora ya tranquilo se encontraba al lado de Joker, todos listos para ver la actuacion de la joven, como si nada hubiera pasado antes.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Dom Jun 01, 2014 10:45 am

Apenas veía a su futuro jefe acercarse cuando noto algo diferente a él, tal vez era demasiado transparente, pero mirar al piso no era lo que hubiera hecho hace unos minutos, de todas maneras era muy pronto como para decir que lo conocía. No dijo  nada, se quito la mascara para continuar guardando sus cosas, una a una, había dado la vuelta para seguir con el siguiente acto, muy por dentro estaba muy alerta y quería salir de ahí a toda costa. Pero jamás dejaría el acto a medias, solo faltaba uno. Podía huir de todos modos después de eso ¿Quién la atraparía?

— ese fue uno de los mejores shows que eh visto... me recordaste por un momento a mi difunta Hailey Queenderland...  —

Escucho atenta la doncella, tal vez no era tan malo estar en ese lugar, después de todo se trataba de un circo, pudiera ser que sólo hablaran de muerte pero jamás se harían daño entre sí. No tenía que actuar como un cachorro, se regaño ella misma guardando sus materiales y comenzando a quitarse los accesorios para envolverlos en la bolsa que decía “arlequin”, tenía que ser muy organizada para tener tantos vestuarios. Se había soltado su larga cabellera plateada, dejando que las hebras decoraran el ambiente.

Sonido de metal.

Un estruendo la asusto y volteo a ver el espectáculo, el hombre alto con guadaña estaba en una ballata con un hombre enorme, él cuál, con el martillo evitaba el golpe del primero. Los ojos de Natalia se abrieron impresionados, aunque sus facciones no mostraban esa emoción.

¿No se suponía que sólo hablaban de muerte? Al parecer no, también podían atacarse entre ellos. Ahora eran tres contra uno, puede ser que ella sea muy fuerte y poderosa pero no podía con tres al mismo tiempo, necesitaba una manada. Mal momento para no tener una.

— jajajaja Slevin eres un tramposo —

¿Se estaba riendo? Parece que si, definitivamente ellos estaban locos, era más peligroso que alguien cuerdo, no sabía cómo iban a reaccionar.

— ¡¡¡¡NO... TOCARAS... A... PADREEEEEE!!!! —

El ser que lucía ser más poderoso, daba la impresión que estaba cansándose o cediendo ante el más delgado. La licántropo no podía creer lo que estaba viendo.

— Kuriban no seas aburrido jajajaja, perdiste ya tu oportunidad, si quieres culpar a alguien no culpes a Sledge, culpa a Slevin ese pequeño tramposo causo esto jajaja, nunca pensé que el haria algo como eso, después de todo el también puede ser divertido. No quiero caras tristes aqui jajajaja Kuriban es muy fuerte, fue creado para traer muerte —

No hizo ni un movimiento después de eso, se quedo fría ante el hecho, tenía que huir pero ese no era el momento. Se le había olvidado por completo el tercer baile, que era decisión libre. No estaba realmente cómoda para hacer lo que tenía pensado que era una especie de rumba, lo más alegre que se le había metido en la cabeza. Confundida entre ¿Qué baile hacer? O ¿Podrá sobrevivir? Desvió la mirada a su maleta.

— Ahora si no mas interrupciones, que de por terminada esta audición, la última prueba Natalia, quiero que nos hagas emocionarnos con tu danza —

Que problema, todos la estaban viendo y ella ni idea de lo que iba a ocurrir, empezó a hurgar en su maleta, aparentando que sabía exactamente lo que iba a bailar, cuando encontró un traje rojo, sin más preámbulos lo saco con todo y accesorios, junto con dos especies de antorchas, una tela muy larga que parecía había sido quemada con anterioridad entre otras cosas.

Comenzó a quitarse el disfraz con suavidad hasta quedar en ropa interior, saco el traje, era ni más ni menos que uno de belly dance, una falda que llegaba a su cintura debajo del  ombligo, la tela era suelta, muy volátil, algo transparentosa,  larga hasta los pies. En la parte de la cintura tenía decorados sueltos, moneditas que chocaban entre ellas a cada movimiento, creando ese pequeño sonido fino.

La joven dio media vuelta y se quito el brasier, asegurándose de que nadie la viera de enfrente, se coloco lo que parecía un sostén con decorados de brillos, lentejuelas y bordados dorados, contrastado con el color sangre del atuendo.  Se coloco unos brazaletes, collares, anillos, aretes, tobilleras doradas. Y se dejo descalza. El cabello no era problema, tenía que tenerlo suelto y un poco despeinado, así que se inclino hacia adelante para dejar todo el cabello sobre su frente y despeinarlo un poco. Una vez erguida nadie podía evitar notar lo muy seductora que se veía aún sin maquillaje.

Coloco la tela quemada alrededor de ella en un círculo enorme,  tomo las dos antorchas y saco el disco de la bolsa y lo introdujo en el aparato.

Play

Otra vez esos segundos de silencio, era difícil concentrarse después de semejante acontecimiento, se encamino en medio del círculo que había creado con anterioridad, prendió las antorchas y se coloco en posición.

Comenzó el baile, las antorchas se prendieron como si fuera magia, poco a poco los movimiento de Nat fuera tan suaves y sensuales como lo eran su vientre, sus caderas, sus piernas, sus brazos y pecho, poco a poco, con ese sexy paso se acerco al arlequín, su mirada era de lo más coqueta, casi parecía querer seducirlo, sonrió dulcemente y mordió su labio inferior traviesa, tenía en la mira en especial al pelirrojo sólo porque sería el único a quien alcanzaría si se parase de puntitas.

La música se hacía más intensa y con ella, la cadera se movía al compas, cada vez más fuerte, cada vez más salvaje, el fuego parecía danzar con ella, poco a poco pasaba cerca de su piel. Después llegaba la paz, junto con ella la suavidad de la ola se podía encontrar en el cuerpo de Nat. Entonces en un giro se acerco más a aquel hombre con parche, dejando las antorchas alejadas de su cuerpo, movió suavemente el estomago, las caderas y el pecho para rozar muy peligrosamente los labios del individuo. Acto seguido levanto las manos con las respectivas llamas para girar y llegar de nuevo al centro del círculo. Si, era una seducción traviesa de “Atrápame” debía estar loca de haber hecho eso, cuando vio que podían matarla, era obvio para ella que no lo iba a hacer, después de todo sería su primer beso y sólo se lo daría con quién ella se quedara impregnada.

El fuego parecía acompañarla en sus giros, movimientos y coqueteos. Tal vez muy en el fondo le gustaba pensar que ellos estaban ardiendo, pero sólo es una suposición. Habían pasado varios minutos y de repente, lanzo estos al aire para que cayeran sobre la tela esparcida alrededor haciéndola arder. Ahora Nat se alaba atrapada dentro del circulo, pero bailando. El fuego era su acompañante, los movimientos iguales, la fuerza igual. Ella en ese momento era una llama.

Pasaron unos minutos, ya se acababa la música hasta que ella dio un brinco haciendo que la falda se expandiera, al caer al piso gracias al aire que eso provoco el fuego se apagara y con ello el espectáculo.

Nat volvió a su estado normal y rápidamente comenzó a quitarse los accesorios metálicos, la estaban quemando. Sus muñecas y tobillos estaban marcados, algo que se curaba en media hora o menos. Era una licántropo después de todo. Coloco rápidamente sus cosas en su lugar una vez se aseguro que se habían enfriado, poco a poco comenzó a quitarse la ropa con rapidez. Si, tenía pensado escapar.

-He terminado- Dijo una vez guardo su traje de Belly dance versión fuego, y se comenzó  a colocar sus ropas anteriores. Estaba peinándose el cabello. Definitivamente correría a la salida, si es que había una. No sabía que tan factible era que no supieran que ella era una licántropo, ni siquiera se impresionaron de cargar tan fácilmente a aquel enano, que para un humano normal sería realmente imposible, pero tampoco sabía si le convenía.

-Debo de retirarme- murmuro nerviosa, que aunque su rostro era frió, su corazón latía muy rápidamente, le ponía nerviosa tener a un montón de seres a su alrededor después de semejante pelea.

-Me doy cuenta que no soy apta para trabajar aquí. Gracias por aceptar mi audición... fue muy divertido- lo último lo susurro con cierta paz. Le gustaba mucho bailar -Puedo recomendarle a una bailarina más capacitada- por dentro la chica tenía en la cabeza a alguien.

-Que no me agrada- pensó divertida, aunque su rostro no lo demostraban.

-Me retiro- susurro la doncella para cerrar la maleta y colocársela en el hombro.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Mar Jun 03, 2014 4:49 am

Ya una vez que todo había vuelto a la normalidad... si es que se le puede llamar así, el tercero y final numero daba comienzo, la joven de cabellos blancas ahora se cambiaba de atuendo, dejando el llamativo traje de arlequín, por un atuendo de belly dance, el cual encajaba perfectamente en su bien formado cuerpo, todo el atuendo era bastante seductor, tal como tenia que ser en una bailarina de belly dance, el curioso arlequín de un solo ojo no perdía detalle de cada prenda que Natalia se ponía, hasta que finalmente todos sus accesorios quedaron colocados en su traje, ya se encontraba lista para que diera comienzo la parte final de su presentación.

Natalia comenzó a colocar unas antorchas alrededor, parecía que seria un numero bastante peculiar, en cuanto la música comenzó a sonar, las antorchas se encendieron perfectamente sincronizadas con la música, el baile dio comienzo, ahora Natalia pasaba de ser una divertida arlequina a ser toda una seductora, sus gestos y movimientos así lo acentuaban, todo parecía indicar que su presa en ese juego de seducción era el arlequín de un solo ojo, a quien dedicaba algunas miradas y gestos, todo claro por ser parte del show, llegando incluso al punto de acercarse lo suficiente al pelirrojo como para casi llegar a rozar los labios, pero Joker se mantuvo sonriendo tranquilo, aunque claro sin despegar en ningún momento su vista de la chica de cabellos blancos.

Natalia seguía interactuando con el fuego, llegando al punto en que quedo completamente rodeada de este, pero ella continuaba bailando, a su vez también era como si el fuego fuese su compañero en aquella seductora danza, la cual luego de unos momentos llego a su fin al igual que las llamas, extinguiéndose rápidamente, los aplausos de los presentes no se hicieron esperar, a todos les había encantado el baile que la joven Natalia había realizado, en especial a Joker, sin embargo lo que escucho a continuación no le gusto para nada, así que se coloco frente a ella frenando el paso.

— No puedes retirarte Natalia-chan, has pasado la audicion y fuiste contratada, ahora eres parte del Bloody Smile Circus, asi que te dire lo que ganaras... — sonriente como siempre, el arlequín camino alrededor de la joven, quitando la maleta del hombro para después dejarla en el piso y regresar frente a ella — ganaste ser parte de nosotros, seras una mas y nos ayudaras a traer risas y sonrisas a este mundo, no puedes renunciar, al igual que todos nosotros, ya tu alma le pertenece a este circo jajaja — Joker comienza a reír como un verdadero demente, aunque eso es lo que muchos dicen que es, un psicópata demente incapaz de llegar a ser comprendido.

El pelirrojo hizo entonces algo impredecible y dio una lamida suave en el mentón de la joven, para después caminar un par de pasos hacia atrás, poniendo un metro de distancia entre ambos, mientras saboreaba el sabor de la joven y se quedaba pensativo unos segundos, solo para despues reaccionar riendo — jajajaja sabia que eras especial, eres un licantropo — dice con toda seguridad en sus palabras, después de todo Joker era un ser que en una de sus tantas manías extrañas, gustaba de devorar criaturas místicas, normalmente partes de ellas pero en ocasiones completas, lo había hecho ya tantas veces que era capaz de saber la raza de alguien con tan solo probarlo con su lengua, cada criatura tenia un sabor muy peculiar dependiendo de la raza y eran sabores que Joker había memorizado, por lo que rara vez se equivocaba.

— Esta noche la pasaras aquí para que el circo se acostumbre a la esencia de tu alma, ya después podrás salir cuando quieras, pero siempre tendrás que regresar... regresaras siempre — en sus palabras se podía notar una seguridad casi tenebrosa, como dando a entender que la chica no tendría opción. El arlequin levanto su mano derecha y su dedo indice — ¡UNO! — al gritar todas las puertas del circo se cerraron bruscamente y Joker levanto un segundo dedo — ¡DOS! — todas las luces se apagaron, dejando completamente a oscuras el interior del circo, que a pesar de ser de dia, no lograba entrar ni un solo rayo de luz, finalmente Joker levanto un tercer dedo — ¡TRES! — un fuerte golpe de metal se escucho y las luces volvieron, mostrando ahora a Natalia atrapada en una jaula de metal, con gruesos barrotes, la jaula debía estar colgando ya que seguramente el sonido metálico era de ella cayendo para atrapar a la joven licantropo.

— Se que es incomodo, ya eh estado ahi jajajaja pero solo sera por esta noche, intenta dormir ahora, en la noche alguien traerá tu cena, es quien se encarga de quienes deben quedarse aunque no quieran — otra forma menos brusca de decir prisioneros, ya que eso era lo que Natalia había pasado a ser, una prisionera. Kuriban y Piroro se despidieron de la chica agitando sus manos y caminaron hacia un extremo del circo, perdiéndose dentro de una de las puertas que ya se habían abierto luego de caer la jaula, Sledge observo unos segundos a Natalia y luego bajo la cabeza con timidez marchándose lo mas rápido que pudo, como un niño pequeño arrastrando el pesado martillo, finalmente ya Joker se acerco a la jaula observando a Natalia — no hagas enojar a quien te traerá la cena, ya que no quiero encontrarte muerta en la mañana, es tan difícil encontrar buenas bailarinas hoy en día que aun tengan pies jajaja — dice riendo mientras se marcha también por otras de las puertas, dejando a la joven en mitad de la pista del circo completamente atrapada.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Miér Jun 04, 2014 7:38 am

Ya había tomado sus cosas y asegurado que no había dejado absolutamente nada en el piso, cuando dio el primer paso  y se encontró que ni más, ni menos con el famoso arlequín. A pesar de ser para ella sólo un payaso, él tenía mucha presencia.

— No puedes retirarte Natalia-chan, has pasado la audicion y fuiste contratada, ahora eres parte del Bloody Smile Circus, asi que te dire lo que ganaras… ganaste ser parte de nosotros, seras una mas y nos ayudaras a traer risas y sonrisas a este mundo, no puedes renunciar, al igual que todos nosotros, ya tu alma le pertenece a este circo jajaja —

Le quito la mochila mientras la rodeaba, la albina simplemente cruzo los brazos sin bajar la guardia, estaba muy arisca, hasta que de repente comenzó a reír de manera frenética. Era un loco, de eso no había duda alguna ¿Pertenecer su alma al circo? ¿El circo tenía vida? Claro que no, era una incoherencia, pero si algo sabía Nat es que a los locos se les ignora y eso es exactamente lo que estaba haciendo.

Poco tiempo después el lunático hizo algo que dejo helada y desarmada a la chica, le lamio el mentón como hacía tiempo su mamá lo hacía, su padre, su hermana, el resto de la manada, era un saludo, un cariño que ella había dejado de recibir hacía mucho tiempo. Sus manos cayeron a los lados de su cuerpo, recordando la época de su niñez en donde el cariño que daba era reciproco. Pudo haber caído de rodillas pero no lo hizo, estaba tan desorientada.

— jajajaja sabia que eras especial, eres un licantropo —

La voz de ese sujeto extraño llamo su atención, se encontraba a un metro de distancia, los ojos de la chica estaban un poco vidriosos, peleando con ella misma de no llorar, no quería hacerlo. Esos recuerdos eran tan finos que podían cortar su alma en tres pedazos.

— Esta noche la pasaras aquí para que el circo se acostumbre a la esencia de tu alma, ya después podrás salir cuando quieras, pero siempre tendrás que regresar... regresaras siempre —

¿Regresar? ¿Pasar la noche en el circo? Era una broma sin dudas porque ella no tenía ni la más mínima intención de volver a ese lugar y mucho menos dormir ahí. Si no fuera porque se encontraba todavía ida, hubiera tomado sus cosas, marchándose de ahí como a de lugar. Sin embargo no podía irse, mucho menos con ese recuerdo tan doloroso en su pecho, era tan difícil reponerse de sus emociones. Su corazón brincaba de dolor, recodando como si fuera una bomba de tiempo. Le costaba respirar, su mano se dirigió a su mentón lleno aún de saliva, intentando calmar su dolor.

— ¡UNO! —

¿Será una salvación? Es probable porque entonces, el sonido de las puertas cerrándose hizo que ella volteara  a ver al dueño del circo, se sentía dentro de una película de terror, una donde a Nat si le lastimaba. Giro sobre ella misma al ver cómo es que ya no existía salida alguna, su cabeza comenzó a dar vueltas, por dentro estaba muriéndose. Era un animal enjaulado.

— ¡DOS! —

La luz de los reflectores que hicieron verla majestuosa en sus actos anteriores se hallaban apagados, la oscuridad se dio lujo de reinar en el escenario, una desesperación hizo que la albina comenzara a retroceder muy lentamente hacia atrás, la negrura de ese momento le asustaba y más al sentirse como aquella niña de 7 años, sólo que ahora, desprotegida y sola.

— ¡TRES! —

Suprimió un grito, el sonido del metal golpeando al piso fue de lo más estruendoso, tuvo que caer de rodillas y taparse los oídos para aliviar la molestia. Gateando y sin ver, se acerco lentamente para ver que pudo haber sido eso, se sorprendió al sentir algo frió, sin duda era metal, pero al levantarse seguía sintiéndolo, era una especie de ¿barrote? Comenzó a toquetear el lugar y hubo otro más. Comenzó a aterrarse, necesitaba encontrar una salida.
No existía.

Se prendieron las luces, entonces supo que su peor miedo se había hecho realidad. Su rostro aún estaba inexpresivo pero su interior estaba hecho un revuelo.

-Sáquenme de aquí…- pensó respirando de manera agitada, tenía la mente nublada, ella no era una bestia… puede que sí, se imagino siendo juzgada por todos los de su manada, era así como ellos la veían como si fuera un ser sin sentimientos, un ser que no sirve, una presa en vez de ser una parte de su manada. Volvió esa sensación y eso le asusta.

Entrecerró los ojos al ver al arlequín acercarse, se sentía como una presa, irónicamente atrapada, necesitaba salir de ahí pero de lo que era ya. Nunca había sentido tanto peligro desde que enfrento a su padre.

— Se que es incomodo, ya eh estado ahi jajajaja pero solo sera por esta noche, intenta dormir ahora, en la noche alguien traerá tu cena, es quien se encarga de quienes deben quedarse aunque no quieran —

-No… espera…- susurro en un jadeo, se alejo de la jaula hasta quedar en el centro, coloco ligeramente su mano en sus labios como si mordiera su uña. No sabía qué era lo que le esperaba esa noche, pero al ver marchar a ese par le había tranquilizado un poco, al menos no estaría cerca de esos seres tan agresivos, además, las puertas se habían abierto.

Si no fuera por que se sentía en peligro podría pensar, que el grandulon con el mazo parecía un niño crecido al portarse de manera tímida, tal vez se le haría un poco extraño.

— no hagas enojar a quien te traerá la cena, ya que no quiero encontrarte muerta en la mañana, es tan difícil encontrar buenas bailarinas hoy en día que aun tengan pies jajaja —

-Espera… ¡No me dejes aquí!- Se acerco a los barrotes, pero él no escucho, la dejo sola en esa jaula, estaba a punto de gritar de desesperación pero no lo hizo, se quedo ahí intentando mantenerse cuerda.  Después de unos minutos se quedo ahí sentada.

-Yo no estoy loca, ellos lo están, no tiene nada que ver que me quieran aquí con mi mente cuerda - Se tranquilizaba, ahora se encontraba sentada en una esquina abrazando sus piernas, entrecerrando los ojos, se había desarmado hacía unos minutos, una vez más serena, se levanto, respiro profundamente y se acerco a los barrotes.

-Acero- susurro una vez se dio cuenta que podía simplemente separarlos,  al ser una licántropo se le hizo fácil hacerlo ¿Por qué no lo hizo antes? Simple, primero tenía que resolver su problema existencial. Después lo demás.

Así lo hizo, se libero para volver a tomar su amada mochila. Tomo una hoja de papel y un plumón para escribir un lindo cartel con hermosa caligrafía.

“Estimado señor Joker.

El circo decidió que fuera parte de él por lo tanto me ha absorbido. Ahora estoy por ahí volando por el aíre, siendo humo. Tal vez ya me absorbiste al respirar.

Atte.

Natalia Toscano

Psd. Si creíste esto estas demente.

Lo dejo dentro de la jaula con mucho cuidado de que no se desdoblara, tenía que admitirlo, era divertido jugar con un loco, seguramente se creería esa tontería y así la dejaría en paz para siempre. Sin problema acomodo los barrotes como si nunca hubiera pasado nada, sin más preámbulos se  dirigió a una de las enormes puertas, sin embargo escucho algo, algo se acercaba, con la velocidad y agilidad que tenía, se escondió detrás de las gradas, donde el publico iba a sentarse para admirar el espectáculo y se quedo ahí sin hacer ruido alguno.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Vie Jun 06, 2014 2:05 am

Despues de haber dejado a la joven Natalia encerrada en aquella jaula de metal, el arlequín de cabellos rojos se fue hacia su camerino, donde al entrar se quito su ropa para ponerse su pijama, ya era momento de descansar, así que se coloco su vestimenta nocturna, una gran pijama negra con rombos rojos por todos lados, se puso un gorro típico para dormir de color rojo y se tiro a la cama como un niño travieso, abrazando una de sus almohadas. Pasaron varias horas y cerca de la media noche Joker seguía dormido tan profundamente que se encontraba babeando toda la almohada, hasta que repentinamente despertó de forma brusca.

— Que asco, babas de bufón — dijo en un tono serio y sin sonreír, por lo que ya no era Joker, Slevin había despertado ahora, se levanto casi enseguida y camino hasta el baño privado cuya puerta era de tono gris, al lado de una idéntica pero de tono rojo, al entrar se miro en el espejo y enseguida se lavo la cara para limpiarse las babas que Joker había dejado cuando dormía, luego de eso se arranco con desprecio la pijama que tenia puesta para comenzar a ducharse por varios minutos, tallándose muy bien todo su cuerpo, como si quisiera borrar todo rastro de suciedad que hubiera en su cuerpo o todo rastro de "Joker"... al terminar salio del baño con una toalla amarrada a su cintura y salio hacia la habitación, abriendo su armario privado para ponerse su atuendo, un traje negro de tipo oficial con todo y el gorro, guantes blancos, botas negras, cinturón grueso y un juego de llaves el cual amarró a dicho cinturón.

— Mucho mejor — dijo complacido mirandose al espejo para despues salir del camerino rumbo a la gran bodega del circo, en la cual se encontraba entre otras cosas, la comida para los animales, tarea de la cual el estaba encargado, así que tomo la comida y fue hasta la zona de las jaulas, arrojando con desprecio dentro de ellas la comida para cada uno de los animales — sucias bestias arrastrándose en su propia porquería por un poco de alimento — Slevin no era un fanático de los animales... o de cualquier otro ser vivo, por lo cual resultaba irónico que el fuera el encargado de su cuidado, decisión seguramente tomada apropósito por Joker como una especia de broma pesada para el carcelero.

Después de terminar de alimentar a los animales, el uniformado fue hasta la pista del circo, para dar su acostumbrada ronda nocturno y verificar que todo estuviera en orden, ya que también estaba encargado de la seguridad del lugar por las noches, un trabajo aburrido dado que nadie en su sano juicio se atrevería a entrar a un lugar como ese en la noche, sin embargo esta vez algo estaba fuera de lugar, una jaula a mitad de la pista, pero vacía... así que Slevin camino hacia ella encontrándose con una nota, el uniformado saco sus llaves para abrir la jaula y una linterna ya que todo estaba a oscuras, apunto con ella hacia aquel papel para leerlo y luego de leer la nota, Slevin simplemente la rompió

— Buen intento Natalia, habría funcionado si el bufón fuera quien encontrara la nota, pero para tu mala suerte... yo a diferencia de el, no soy un idiota — dijo serio mientras metía su mano dentro de una de sus mangas, sacando un grueso látigo negro de dos metros de largo — ¡luces! — azoto con fuerza el piso con su látigo y todas las luces del circo se encendieron, entonces Slevin comenzó a mirar a su alrededor, inspeccionando detenidamente desde el centro de la pista, buscando a aquella joven quien debía estar aun dentro, puesto que las puertas seguían cerradas y si alguien las hubiera abierto el lo sabría.

— Vaya... vaya parece que alguien quiere jugar a las escondidas... veras a mi no me gustan los juegos, ¡son estúpidos! — al decir esas palabras golpea con fuerza hacia las gradas con su látigo, haciendo pedazos una hilera verticalmente, sin embargo no había nada, así que comenzó a destrozar aleatoria-mente mas y mas hileras de gradas, a el no le importaba si tenia que destruir todas, después de todo ya alguien mas se encargaría de reconstruirlas, ese no era su trabajo, así que continuo destrozando mas y mas — cada vez quedan menos lugares donde esconderte, — Slevin dio un golpe mas con su latigo a una de las pocas gradas que quedaban y esta vez lo que aparecio no fueron solo escombros, si no una chica de cabellos blancos — fin del juego —

El uniformado camino hacia la joven mientras enroscaba su látigo, observándola con cuidado al quedar frente a ella, reconociéndola de cuando despertó por unos segundos para invocar a Sledge e impedir que Kuriban matara a Joker — tu eres la chica que estaba con el bufón cuando lo salve de ser decapitado... así que terminaste metida en este agujero de locos... si que eres inteligente — su tono en la ultima frase era notablemente sarcástico y burlón, probablemente Slevin era la persona mas cuerda en todo el circo, bastante irónico que la persona mas normal sea un sádico sociopata que odia a todo el mundo... pero tomando en cuenta como eran los demás, en especial Joker, al menos Slevin podría pasar simplemente como alguien que esta amargado y ya.

— No te culpo por intentar escapar, este lugar es... detestable, sin embargo estamos a muchos metros de altura, ¿acaso pensabas simplemente tomar una sombrilla y dejarte caer suavemente hasta el piso? — su tono se mantenía burlon mientras se acercaba mas a la joven hasta quedar frente a ella, mirándola con seriedad a sus ojos para después tomarla con firmeza del cuello, apretándolo con suficiente fuerza para que le costara respirar pero sin llegar a asfixiarla por completo — debería arrojarte con fuerza por una de las puertas para que la rompas y te estrelles en el suelo, me pregunto que sonido harán los huesos de una niña como tu al ser aplastados — sonrió con malicia para luego soltarla bruscamente y darle la espalda — ¿ademas pensabas que aun logrando salir de aquí escaparías del bufón?, el nunca te dejara tranquila ya, donde sea que exista la oscuridad el aparecerá y te traerá consigo a este lugar siempre... cuando ya no le seas útil, simplemente te devorara —

No solo las palabras de Slevin eran lúgubres, también su tono de voz. El uniformado quien seguía de espaldas a la chica, levanto su mano derecha alzando su dedo indice — ¡UNO! — grito y todas las puertas que daban hacia fuera se abrieron al mismo tiempo, dejando ver que el circo se encontraba elevado mucho mas alto que antes, los autos apenas se veían como pequeñas luces transitando en la noche — adelante pequeño insecto, escapa, yo seguiré de espaldas y así cuando diga que no te vi escapar, no estaré mintiendo... es mejor una muerte rápida que una vida lenta... alguien tan débil como tu no duraría una semana en este lugar — una sonrisa burlona apareció en el rostro de Slevin al decir eso, mientras seguía de espaldas cumpliendo su palabra de no voltear.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Vie Jun 06, 2014 8:44 am

Después de unos minutos pudo distinguir una silueta, no sabía con claridad quién, no era que no pudiera ver en la oscuridad, si que podía hacerlo pero realmente no le interesaba mucho saberlo. Era un circo de locos, ella quisiera encontrarse con alguien cuerdo, no le importaba sinceramente si fuera un ser peligroso, siempre y cuando le hiciera pensar que no estaba en un manicomio. Pero sabía que no existía una persona o ser así en ese lugar. ¿Será que ella estaba loca? No claro que no, debía ser por otra cosa. Ella no tenía la culpa de estar atrapada en un en semejante problema

— Buen intento Natalia, habría funcionado si el bufón fuera quien encontrara la nota, pero para tu mala suerte... yo a diferencia de él, no soy un idiota. ¡Luces!  —

Al escuchar eso se esperanzo, al menos parecía alguien que es cuerdo, eso no le asustaba, era mucho más peligroso un loco. Suspiro suavemente, sin embargo se asusto al escuchar una especie de azote parecía ser ¿Un látigo? Después las luces automáticas se prendieron, la mirada de Nat rojiza observo al individuo, se parecía mucho a Joker ¿era el mismo? Seguramente, pero ahora su manera de ser era tan diferente ¿Era un hermano? Tal vez tenía un gemelo, era poco probable pero al menos si eso fuese cierto preferiría que fuera alguien que de verdad sabia lo que hacia.

— Vaya... vaya parece que alguien quiere jugar a las escondidas... veras a mi no me gustan los juegos, ¡son estúpidos! —

¿Jugar escondidas? Si, se estaba escondiendo pero no estaba jugando, creo que tal vez no estaba tan cuerdo como ella pensaba. Se escucho un estruendo, al parecer estaba destruyendo algo, volteo, las gradas estaban haciéndose añicos, con agilidad se movió para evitar ser vista por aquel sujeto.

— Cada vez quedan menos lugares donde esconderte, —

Advirtió el hombre y tenía razón, hasta que de repente destruyo el objeto que la cubría, quedando en escombros, la dejo a plena vista, ya no había motivo para esconderse, sinceramente como odiaba estar en ese circo, pero al menos se sentía más segura frente a ese tipo ¿Por qué? Parecía ser más transparente. Se puso de pie para mirarlo fijamente con esos ojos tan inexpresivos.

— fin del juego —

¿Juego? ¿Pero quién demonios estaba jugando? Nat se irrito un poco al escuchar eso pero solo se quedo quieta con los brazos cruzadas, no hizo ni un ademán de que le temía, pensó por un momento que le iba a golpear con el látigo pero en vez de eso lo empezó a enroscar, cuando quedo a un metro de la albina, esta seguía sin moverse, estaba inerte.

— tú eres la chica que estaba con el bufón cuando lo salve de ser decapitado... así que terminaste metida en este agujero de locos... si que eres inteligente —

La albina no se dejo molestar por su comentario, realmente en la escuela le hacían observaciones más ofensivas. Solo se quedo un poco extrañada ante el hecho de decir que le salvo la vida al loco de su hermano ¿Será cierto? Realmente no lo sabía porque no había visto eso en el momento preciso. Pero no recordaba que estuviera ahí frente al púbico viéndola bailar.

— No te culpo por intentar escapar, este lugar es... detestable, sin embargo estamos a muchos metros de altura, ¿acaso pensabas simplemente tomar una sombrilla y dejarte caer suavemente hasta el piso? —

¿Otro comentario sarcástico? Nat muy al contrario de enojarse le gustaba la forma que tenía el “hermano” de Joker, pudo haberse reído pero no, eso era romper su regla de no demostrar emociones. Se quedo fijamente mirando su único ojo ¿Era un defecto de nacimiento? No lo sabía con seguridad, pero olían igual esos dos ¿Dormían juntos? Pensarlo sólo hizo que bajara la cabeza un poco avergonzada, por alguna razón los imagino como si fuera una escena Yaoi.

Su pensamiento se disperso cuando él la tomo del cuello, la apretaba como cierta fuerza para que se sintiera acorralada, la albina cerró los ojos apretándolos ligeramente, respirando con dificultad, esperaba que le lastimara un poco más. Los licántropos eran así cuando querían demostrar que eran superiores, tal vez por eso no le molesto del todo.

— Debería arrojarte con fuerza por una de las puertas para que la rompas y te estrelles en el suelo, me pregunto qué sonido harán los huesos de una niña como tu al ser aplastados —

A pesar de esa amenaza, creyó por un momento que iba a demostrarle que él era su jefe alfa, intimidarla, pero no lo hizo, no le hizo daño así que simplemente suspiro cuando la dejo caer en el piso, él sólo le dio la espalda, por un momento se sintió como en casa, no era porque fuera masoquista sólo que los lobos eran así en manadas, así demostraban quién era el líder, su padre incluso le dio una buena golpiza por intentar retarlo.

— ¿además pensabas que aun logrando salir de aquí escaparías del bufón?, el nunca te dejara tranquila ya, donde sea que exista la oscuridad el aparecerá y te traerá consigo a este lugar siempre... cuando ya no le seas útil, simplemente te devorara —

Pensar en ese bufón, dueño del circo y captor era escalofriante, ese tipo sí que le tenía miedo, estaba loco por lo que lo hacia imprescindible, el hecho que le dijera eso sólo causo que un sudor frio perlara su cuerpo, tembló con el simple hecho de pensar que eso pasaría, tal vez si la devoraba de una vez sería lo mejor. Y pensar de que su cuerpo tembloroso seguía inexpresivo.

Estaba empezando a agradarle ese chico, se le hacía de lo más alfa posible, así se ganaba el respeto de un depredador con otro, demostrándole lo fuerte y decidido que era. Sin embargo parecía que la dejo a medias, tal vez ella quería ser parte de una manda, donde le demostraran quién era el líder.

— ¡UNO! —

La bailarina observo cómo se abrían las puertas mientras ella se levantaba, estaba muy alto, más que antes, definitivamente le estaba empezando a molestar las alturas, ya no le gustaban nada, es más, sólo se alejo un poco con todo y su mochila.

— Adelante pequeño insecto, escapa, yo seguiré de espaldas y así cuando diga que no te vi escapar, no estaré mintiendo... es mejor una muerte rápida que una vida lenta... alguien tan débil como tú no duraría una semana en este lugar —

A pesar del tono burlón que era el “guardia” no le molestaba en lo absoluto, ni siquiera su risa, le parecía de lo más natural, pero brincar para caer al piso era en definitivamente lo último que iba a hacer.

-¿Es todo? ¿Piensas que voy a saltar a morir? Ó ¿Piensas que me quedaré aquí por orgullo? Eres gracioso… debo de admitir que me da miedo tu hermano, él si es terrorífico. Aunque tu parezcas un  alfa, tu sólo me haces darte un poco de respeto. Bueno, realmente esperaba que me lastimaras, tal vez tienes mucho corazón como para hacerlo - Slevin estaba logrando algo que muchos lo habían intentando y fracasaron en el intento, incluso el arlequín. Ella sonrió sin ningún problema, incluso se rio como si le contaran un buen chiste.

-Gracias por dejarme en libertad pequeño intento de lobo, perdón, pequeño intento de líder, es más quiero que me mires mejor…- Dejo la mochila en el piso para caminar hasta quedar enfrente del gemelo. Le enseño el dedo índice e hizo crecer sus garras hasta crear una especie de daga enorme. Coloco el filo al lado del ojo, en la sien, para empezar a cortar muy lentamente hasta su mentón creando una pequeña fuente de sangre, que cayó suavemente por su cuello y deslizándose hasta en medio de sus pechos manchando su ropa blanca. ¿Por qué hizo eso? Tal vez sólo fue una especie de desafío, si llegaba a lastimarla ella podría reconstruir sus tejidos ¿Cómo demostró eso? A los 15 min ya había cicatrizado y desaparecido aquella herida.

-No te preocupes, no diré que me dejaste ir…- Su sonrisa desapareció para después irse corriendo tomando su enorme bolso, sabía que había unos brazos de acero que sostenía el circo, sin más preámbulos, salto, odiaba las alturas, pero en planeo logro sostener de uno de aquellos enormes sostenes. Comenzó a bajar rápidamente como sólo un licántropo podía hacerlo hasta llegar a la calle principal. Miro hacia arriba, esperaba que sólo quedara como un mal recuerdo.

-Necesito encontrar un trabajo- susurro la pequeña loba.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Dom Jun 08, 2014 2:35 am

Slevin comenzó a escuchar las palabras que Natalia decía y eran palabras que no le gustaban en lo mas mínimo, llamarlo hermano de Joker ya era muy malo, pero decirle intento de lobo... eso ya era imperdonable, aquella presuntuosa niña que hacia unos minutos se escondía como una rata, ahora se atrevía a compararlo con un animal... no, era peor que eso, se atrevía a decirle que ni siquiera un animal podría llegar a ser, eso hizo que Slevin apretara con fuerza los puños, apunto de estallar en furia contra aquella chica altanera.

Sin embargo lo que siguió a continuación lo hizo detenerse por unos momentos, la chica aparece una de sus garras y acto seguido se hace un corte derramando su propia sangre, sin embargo lo que atrajo en realidad la atención de Slevin no fue el acto de auto-lastimarse en si, si no el hecho de que en tan solo unos minutos ella se recupero por completo, sanando sus heridas de una forma muy rápida, incluso para un licantropo, lo que parecía ser esa chica. Slevin se giro para observarla como se iba, mientras lentamente iba desenredando su largo látigo al tiempo que la observaba saltar y se acercaba al borde, para mirar como es que aquella chica iba bajando.

— Te enseñare quien es el animal... pequeña bestia — dice notablemente molesto pero con un dejo de interés en sus palabras, al parecer la joven ya había dejado de serle completamente indiferente. Slevin ya con su látigo desenredado, lo envuelve en uno de los sostenes de metal firmemente y se lanza sin pensarlo dos veces, usando su látigo como una especie de tirolesa que lo hace ir bajando a una gran velocidad, tocando el piso solo unos cuantos segundos después de lanzarse, logrando ver a la joven a tan solo un par de metros frente a el, desenredando su látigo y sin pensarlo dos veces lo toma con fuerza golpeando con la punta de este el centro de la espalda de la chica, rasgando parte de su ropa por el impacto.

— ¿Te parece gracioso insultarme? — dice molesto caminando hacia ella para darle otro fuerte latigazo pero ahora en la parte baja de la espalda — así que no soy ni siquiera un animal — con la misma furia la vuelve a golpear en esta ocasión en la parte alta de su espalda — una débil bestia como tu no se merece estar en libertad, te devolveré a esa jaula que tanto odias, pero esta vez me asegurare de que no puedas salir — Slevin camina hacia ella aun con latigo en mano y se coloca enfrente, envolviéndole el cuello con su latigo, apretándolo con fuerza para que le costara respirar mientras la mira fijamente a los ojos casi pegando su rostro al de ella.

— No importa si todas las heridas que ahora te haga, sanan, por que el dolor no se ira tan fácil... querías jugar a hacerte la ruda, la fuerte... pero no eres mas que una niña débil ¡y yo odio los juegos! — dicho esto ultimo le da un fuerte golpe con su cabeza en la nariz, sin dejar de presionar el cuello con el latigo, incluso presionando un poco mas, como si quisiera cortarle el aire lo suficiente para hacerla perder el conocimiento, o eso hubiera parecido de no ser por que afloja el agarre para dejarla respirar, pero solo unos segundos despues lo vuelve a apretar, Slevin lo unico que buscaba era torturar y lastimar a la joven Natalia, asi lo demotraba al usar su fuerza para sujetar con fuerza el latigo y usarlo como si fuera a azotar el piso, levantando el cuerpo de Natalia en el proceso e impactando el piso con fuerza.

Lentamente como si de una serpiente que a acabado con su presa se tratara, el látigo se deslizo fuera del cuello de Natalia, pero eso estaba lejos de acabar, Slevin enrollando su látigo una vez mas se acerco a la joven, colocando con fuerza su rodilla en su espalda para inclinarse y jalar con fuerza el cabello para que girara su rostro mirando al carcelero — debes aprender cual es tu lugar, cuando estoy yo presente tu pasas a ser una simple basura sin importancia — le suelta con fuerza el cabello azotando ligeramente el rostro de Natalia en el piso para después quitarse de encima para colocarse de pie observándola — ponte de pie sucio animal, es una orden — dice serio con mucha decisión en sus palabras sin dejar de observarla.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Mar Jun 10, 2014 2:03 am

Ella se mantenía de espaldas caminando a dirección a su hogar, no iba a extrañar ese lugar de locos. Más sin embargo necesitaba urgentemente un trabajo para poder subre-existir, era justo y necesario volver a ser independiente, vivir de becas solía ser aburrido. Era todo lo que estaba pensando aquella albina, realmente ese momento traumático de su vida que había vivido hacia unos minutos con el loco de Joker se iba a quedar atrás.

Estaba a camino a su casa cuando sintió un golpe agudo en el centro de su espalda, entonces no pudo evitar caer arrodillada al piso, y no sólo eso, casi caía de boca si no fuera porque sus brazos ayudaron a evitar el accidente. ¿Qué demonios fue eso? No le había abierto la carne por suerte, pero si roto su vestimenta justo en esa zona, sólo era mucho dolor que después de un rato desparecía ¿Qué fue eso?

— ¿Te parece gracioso insultarme? —

Esa voz era de lo más conocida, la había escuchado unos minutos antes de saltar de aquel peligroso lugar ¿No era el intento de alfa que la dejo ir? ¿Fue una trampa? Bueno eso era divertido, pero nunca creyó que ella caería tan fácilmente. Debió haberlo sospechado con el simple hecho de conocer a Joker. No tuvo tiempo ni de voltear, mucho menos de predecir el siguiente movimiento del contrincante que ahora le estaba atacando.

Otro golpe, ahora en su espalda baja, un lugar de lo más sensible, no pudo evitar gemir con suavidad, pero a pesar de que ese sonido pudiera llegar a interpretarse de otra manera, no era de placer, muy al contrario, ella no iba a permitir darle gusto a aquel guardia. No iba a gritar de dolor. Aún cuando su cuerpo se retorcía suavemente ante la acción.

— Así que no soy ni siquiera un animal —

Bueno, tal vez Nat se había pasado un poco en humillarlo de esa manera pero nunca pensó de un hombre que no la había golpeado hacia uno tiempo atrás, lo haría unos minutos después. Muy lejos de lo que normalmente cualquier creatura pensaría, a ella se le hacía de lo más emocionante encontrar un rival. Necesitaba ese tipo de confrontaciones en su vida al ser una licántropo.

Nuevo azote.

Esta vez en la parte alta del vestido, destrozándolo de la parte de atrás, ahora su piel se encontraba descubierta, roja, incluso sangraba, manchando la tela pálida de la joven. La licántropo estaba temblando ante la violencia que se había ejercido ante ella. No podía compararse en nada a lo que su padre le hacía al confrontarlo, sin embargo, no era que en ese lugar le lastimaran de esa manera todos los días, tal vez ya se había dejado de acostumbrar. La parte buena es que como antes le habían hecho algo peor ella no se iba a derrumbar de manera psicológica o emocional o ¿Será que la albina ya estaba lo suficientemente derrotada de esa manera que ya no había nada que la levantara? Eso era una buena pregunta.

—Una débil bestia como tu no se merece estar en libertad, te devolveré a esa jaula que tanto odias, pero esta vez me asegurare de que no puedas salir —

Al escuchar esas palabras una rabia comenzó a crecer ¿Volver a ser encerrada? ¿Qué demonios creía él que ella era? ¿Un simple animal de circo? Pudo haberle contestado si no fuera porque aquel guardia comienza a estrangularla con el látigo, ella con todas sus fuerzas intento aflojar aunque fuera un poco el agarre para dar paso al aire, pero era difícil.

— No importa si todas las heridas que ahora te haga, sanan, por que el dolor no se irá tan fácil... querías jugar a hacerte la ruda, la fuerte... pero no eres más que una niña débil ¡y yo odio los juegos!—

Después de ese grito la golpeo en el rostro con la cabeza, entonces ese dolor tan fresco que le ofreció semejante contacto desapareció tal y como llego. Pero algo empezó a escurrir, un líquido rojizo por sus labios cayendo por su barbilla pálida, tal parecía se le había roto la nariz. Pero no importaba eso ahora, lo más importante era respirar, había niveles de importancia, tal vez era normal para muchos que eso fuera primordial. Estaba a punto de desmayarse. Respiro. Se dio cuenta que la había soltado. No, simplemente había suavizado el agarre, entonces noto lo que realmente estaba haciendo, era como cuando un depredador jugaba con su presa, para la licántropo eso fue un truco de lo más sucio. Entonces él volvió a apretarle la garganta con su arma.

El estaba probando su poder con Nat, no sólo eso, le estaba dando a entender que realmente no había escapatoria para ella, lo hizo notar cuando con el látigo la hizo volar por el aire, unos milisegundos eternos hasta que de repente su cuerpo se estrello contra el piso boca abajo, la joven comenzó a temblar ligeramente, estaba muy lastimada.

¿Era suficiente? Por supuesto que no, si lo fuera, no sería como en su manada, se tiene que destrozar al enemigo.

Mal trecha como se encontraba intento abrir los ojos, su expresión seguía siendo la misma pero su cuerpo temblaba por el dolor, si, era uno de los sufrimientos más fuertes de su vida, pero realmente no era el peor. Aumento de nivel la acción del chico. Nat no pudo evitar sentir como él coloco su pie sobre su espalda desnuda, justo en donde ella tenía las heridas hechas por esa arma.

-Mmm….- Volvió a gemir, pero no hizo ni un ademan de gritar, muy al contrario se aguanto, ni siquiera derramo una sola lagrima, hasta que sintió como él la tomo del cabello sin permiso alguno, entonces la obligo a verlo

— Debes aprender cual es tu lugar, cuando estoy yo presente tu pasas a ser una simple basura sin importancia —

La soltó.

Pero esto provoco que su cabeza azotara contra el pavimento, no de manera brusca pero si lo suficiente como para dejarla ahí, recostada boca abajo, llena de sangre, y con el vestido rasgado.

— Ponte de pie sucio animal, es una orden —

¿Ponte de pie? ¿Se atrevía todavía a insultarle de esa manera? ella comenzó a levantarse lentamente, mientras su cuerpo se regeneraba, poco a poco, hasta que su espalda se encontraba intacta, su nariz dejo de derramar sangre y sus moretones desaparecieron. Entonces la joven volteo a ver a su enemigo, dejo a un lado la gran maleta. Esto era guerra.

El rostro de la licántropo aun tenía esa mancha rojiza que intento quitar con el dorso de la mano, era peligroso estar con ella en ese momento, entonces sonrió divertida.

-Interesante señor, veo que no es tan aburrido como pensé- Su mirada se volvió de lo más retadora a aquel ser que la había lastimado hacia unos minutos, le dio una buena paliza, nadie le iba a quitar esa verdad. En un instante apareció detrás el hombre, gracias a su gran velocidad y sin más preámbulos lo golpeo fuertemente en la nuca dejando que cayera en el piso de cara.

-Ya me levante señor, no es necesario que bese el suelo por mi- Jugueteo con las palabras ahora con expresión fría. Como si se tratara de un muñeco de trapo lo tomo del cuello en la parte de atrás para lanzarlo con fuerza contra uno de los edificios, no hace falta decir que tenía súper fuerza. Segundos después apareció frente a él para sacar sus garras filosas.

-Mira nada más, el pequeño guardia quiso encerrar a la “bestia” en su jaula, pero aquí el único que merece estar detrás de esos barrotes ¡Eres tú! Y tu hermano…- Enterró las zarpas en su estomago haciéndolas girar aún sin sacarlas, cuidando de no matarlo, era obvio que quería seguir divirtiéndose con él.

-Debes de agradecer que te considero un rival o de verdad, te mataría guardia de cuarta, pero sabes qué, ando de buen humor, por lo tanto tú serás mi mascota… ¿Qué te parece?- sonríe divertida la joven albina, saca las garras de su estomago para entonces abrir su camisa y ver su pecho, es ahí donde pone sus iniciales de una manera profunda con a punta afilada de sus “uñas”.

-Ahí te dejo mi marca, ahora de ahora delante tú serás mi gato, serás mi sombra. Espero te guste ser la mascota de una bestia- Sin decir más lo golpea con fuerza en el brazo izquierdo para romperlo y dejarlo inutilizable. Pero no, aún tenía que haber más. Tomo el otro y lo rompió simplemente porque si.

-Por cierto… lindo juguete, mascota… no sé cómo llamarte… ¿Rinrin?- Coloco su mano sobre su mejilla y después beso con suavidad su mejilla como dejando en claro que ya era suyo

-Lo pensare, mascota- Después de eso tomo su maleta y se decidió irse de ahí, más que nada porque ya estaba muy cansada y no tenía tiempo de jugar.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Mar Jun 10, 2014 10:31 am

Slevin observo como nuevamente la chica de cabellos blancos comenzaba a regenerarse rápidamente, ya era la segunda ocasión que esto sucedía frente a sus ojos, por lo que no le sorprendió, no obstante si fue sorprendido por la súbita gran velocidad de la joven, quien golpeo con fuerza a Slevin en la nuca haciendo que su rostro se estampara en el pavimento, haciéndole un leve corte en la frente, desde el cual un delgado hilo de sangre caía por su rostro, el carcelero giro el rostro para observar con molestia a Natalia, quien solo se burlo de el con un comentario el cual no le pareció gracioso.

— Justo lo que hacia falta... otro maldito payaso — lo ultimo lo dijo de forma despectiva, sin embargo rápidamente fue sujetado de la nuca por Natalia para incrustarlo contra uno de los edificios que había en las cercanías, impactándose de nuevo de frente — como te atreves, te haré tragar tus propios colmillos sucia loba — dijo molesto mientras se giraba, la herida de su frente se había hecho mas grande derramando mas sangre en su rostro, cayendo por sobre su ojo, lo cual le complico ver como Natalia había aparecido frente a el para clavare las garras en el estomago.

Slevin abrió su ojo lo mas que pudo, no era una expresión de dolor, puesto que Slevin compartía el mismo castigo divino de Joker de haber perdido la capacidad de sentir dolor, era una expresión de sorpresa, nunca nadie en el pasado se había atrevido a hacerle algo como eso, se sentía completamente asqueado de que las manos sucias de esa chica se encontraran dentro de el, hurgando en sus entrañas, simplemente era algo que Slevin no podía concebir.

Pero la humillación apenas estaba comenzando, como si haber profanado el cuerpo de Slevin de esa forma no hubiera sido suficiente, la licantropo decidió marcarlo en el pecho, dejando muy bien marcadas sus iniciales en la piel del joven pelirrojo, quien solo veía con impotencia como era mancillado de esa forma — esto... esto no se quedara así... — sentencio con furia a la chica, pero fue interrumpido en su amenaza cuando esta opto por romperle un brazo seguido del otro, dejándolos completamente inservibles.

Slevin cayo sentado en el piso con su espalda recargada en la pared, escuchando los insultos que Natalia le decía, así como aquel despreciable beso del cual fue victima, ya había sido suficientemente malo despertar con las babas de Joker por toda su mejilla, pero ahora también tenia las de la loba...

La licantropo tomo su maleta para comenzar a alejarse nuevamente — Alto... ¿crees que eso basta para acabar conmigo?, eres solo un sucio animal, como te atreviste a hacerme esto... — Slevin comienza a ponerse de pie con sus brazos rotos colgando a los lados de su cuerpo, su rostro cubierto de sangre dejaba ver una mirada de furia incontenible — pagaras por llenarme de tu suciedad... no necesito mis brazos para darle su merecido a una maldita mocosa — furioso camina hasta donde estaba tirado su látigo, inclinándose lo suficiente para tomarlo con sus dientes.

Entonces un par de grandes alas emergieron de la espalda de Slevin, era un ángel caído después de todo, sus alas median casi dos metros cada una, muy grandes pero lo mas llamativo de ellas no era su tamaño, si no su color, eran de un rojo tan intenso que bajo la luz del sol podrían cegar a quien las viera, un rojo puro. Slevin sosteniendo con fuerza su látigo movió la cabeza con rapidez para que este se desenvolviera enredando a Natalia en el cuello por detrás, apretándola firmemente, al final de cuentas no era un látigo común y corriente, Joker tenia sus armas especiales y Slevin también las suyas.

Ya bien sujeta del cuello, el carcelero levanto el vuelo , comenzando a moverse por el aire a toda velocidad pero arrastrando a Natalia, tal como en el viejo oeste torturaban a las personas siendo arrastradas por el piso con caballos, así lo hacia Slevin solo que no era un caballo, era un ángel maldecido quien tiraba de la joven a una gran velocidad, destrozándole la espalda, dejando un camino de tela y pronto no tardo en aparecer la sangre, la fricción contra el piso causaba quemaduras, raspones y desprendimiento de piel en la joven, claro podría regenerarse en cuestión de minutos, pero la sensación de dolor no iba a desaparecer así de rápido.

El trayecto seguía con la chica siendo arrastrada por la calle, hasta que Slevin observo un vehículo que venia hacia ellos, era un simple auto viejo y pequeño, pero suficiente para cumplir con su propósito, Slevin voló sobre el auto y se elevo para que el cuerpo de Natalia también se levantara del piso, solo para terminar siendo incrustada en el parabrisas de aquel auto, traspasándolo por completo y quedando dentro del vehículo ya que el impacto causo que el látigo se soltara del cuello de la chica.

Lentamente Slevin desciende y con un fuerte aletazo de una de sus alas hizo que el auto se volcara boca abajo con Natalia y la persona que conducía dentro de el — aun no es suficiente — dice perfectamente a pesar de tener entre sus dientes el latigo, el cual comienza a moverse como serpiente para adentrarse dentro del auto, enredándose en un brazo de Natalia sacándola del interior para sostenerla frente al sangriento pelirrojo — toda mi vida eh vivido atado a Joker en este cuerpo, no existe nada que pueda intimidarme — se notaba el enojo en sus palabras pero pese a eso suelta el látigo abriendo mas la boca, causando que la joven caiga al piso.

Slevin se acerca ahora colocándose encima de ella, con sus rodillas sobre las muñecas de la joven presionando con fuerza — solamente los animales deben de ser marcados — el pelirrojo saca su lengua dejando que varias gotas de la sangre que cae por su rostro la impregnen, tiñéndola de rojo para después pasarla por entre los pechos de la joven, subiendo lentamente por su mentón, sus labios, su nariz y finalmente la frente, dibujando una perfecta linea vertical en la mitad de su cuerpo, desde su pecho hasta la frente, pero eso no era todo, varias gotas de sangre comenzaban a caer casi como una lluvia en el resto del cuerpo de la licantropa, provenientes de las mismas heridas que ella había causado.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Vie Jun 13, 2014 3:59 am

Satisfecha con lo que había hecho, se encontraba caminando campante la albina, si, tenía una nueva mascota llamada “Rinrin” ¿Alguien pensaría lo sádica que podría llegar a ser una niña de 17 años que actualmente va en segundo año? Nadie, eso eras seguro, por supuesto, pero sus costumbres y venas licántropas eran la prueba de que podía llegar a serlo. Y lo que había hecho al contrincante al cual le había roto los brazos

Pensar que lo había hecho la joven era un simple juego de niños. Aún no había desenvuelto su poder con nadie, sólo era un penoso ejercicio para entrenar o un juego divertido para aprender.

— Alto... ¿crees que eso basta para acabar conmigo?, eres solo un sucio animal, como te atreviste a hacerme esto... pagaras por llenarme de tu suciedad... no necesito mis brazos para darle su merecido a una maldita mocosa —

¿Le había dicho algo? Si, lo hizo pero ella ni siquiera le prestó atención, estaba totalmente ida en sus ideas de que tenía que ir a descansar, feliz de haber encontrado un juguete para su diversión, no lo consideraba débil, de ninguna manera. Era poderoso. Exactamente por eso lo hacía enojar, era como cuando los lobos salvajes juegan con sus hermanos, probando su fuerza, demostrando habilidad y al mismo tiempo dando a entender quien era el mejor. Por lo tanto la albina se sentía a gusto con el inminente resultado.

Hasta que escucho un aleteo, era como el de ¿Un ave? Pero una gigantesca, dejo caer la maleta quedándose quieta en su lugar ¿Se habrá transformado? No podía ser, volteo lentamente hacia atrás hasta que algo se aferro de su cuello, de inmediato la hizo sentir asfixiarse y sus manos llegaron a esa atadura evitando que se cerrara más, de repente la jalaron, y empezó a ser arrastrada por el piso, la fricción era una tortura lenta que hacía que empezara a sangrar y varios pedazos de piel se quedaran como sólo un camino.

No pudo evitar sentir tanto dolor que se desconcentro, reacciono apenas al ver las luces del vehículo, fue ahí cuando el vidrio y el metal comenzaban a entrarse en la pálida piel, pero eso no era lo importante, si no el hombre que estaba de conductor. Gracias al impacto, el látigo la soltó y pudo abrir el carro en dos para tomar anciano que estaba ya muy asustado así protegerlo del accidente, una vez el impacto con su cuerpo lastimado estaba hecho, soltó a la victima que de inmediato se desmayo. Sintió su pecho, por suerte estaba aún vivo y no le habia dado un ataque cardíaco.

— Aun no es suficiente —

Algo se enredo en su brazo y la arrastro, una vez hecho, comenzó a elevarse hasta estar frente a frente con el hombre que le había roto los brazos ¿Tenía alas? ¿Cómo demonios ella no sabía que tendría alas? No ¿Cómo demonios ese ser tenía alas? Eran de un color tan rojo que competía con los ojos de la chica, quién de inmediato, fría e inerte empezó a buscar una solución, desgraciadamente no encontraba ninguna estando en un estado tan lastimero, cerrando gotas al piso, parecía que era una especie de regadera donde su sangre carmesí decidió decorar las calles.

— Toda mi vida eh vivido atado a Joker en este cuerpo, no existe nada que pueda intimidarme —

Soltó el arma y con ello el cuerpo de la licántropo cae el piso mal herido, debía de admitir que era una jugada muy astuta, ni siquiera le entendió lo que había dicho, por dentro estaba sorprendida, a pesar de eso, no podía permitirse el hecho de que ese tipo la venciera, no, era cuestión de orgullo y dar a tender quién era la alfa de entre ellos dos. Se recostó boca arriba para respirar con más tranquilidad mientras su cuerpo empezaba a reconstruir sus tejidos, el dolor era insoportable pero no le daba gusto al guardia de verla sufrir. No podía hacerlo simplemente.

Él se coloco encima de ella con las rodillas aplastando las muñecas de Nat quién gimió de dolor, apretó los labios con fuerza y cerró los ojos, tal vez eso ya no era divertido, habia hecho cosas que realmente no le gustaban, estaba a punto de enojarse, pero se estaba tranquilizando, era su primera mascota y tenía que cuidarlo mejor.

— Solamente los animales deben de ser marcados —

Sintió algo inusual, algo húmedo pasar entre sus pechos, subiendo lentamente el mentón y pasando casi por la boca, por suerte, no lo hizo porque Nat estaba apretaba los labios. Si hubiera sido así, seguramente ya se abrían casado, según las reglas de la manada de la albina. La lengua siguió hasta su frente. Al abrir los ojos se encontraba llena de sangre, normalmente los lobos se llenaban de sangre al comer sus sagrados alimentos, pero ese ser le ofrecía aquel líquido carmesí.

El hecho de que la allá tocado e esa manera tan descarada la hizo temblar, incluso se reflejo un temor en sus ojos, su cuerpo se comenzó a regenerarse mientras ella se tapaba los pechos. Esas acciones tan intimas era el peor terror de ella, no estaba preparada para eso despues de todo y no esperaba que volviera a pasar. Comenzó a respirar con dificultad, se sentía en peligro, detestaba esa sensación de sentirse vulnerable frente al pelirrojo pero no pudo evitarlo. De un golpe lo hizo volar hasta chocar con un edificio que se encontraba del otro lado de la calle ¿Había sobrepasado su fuerza? Sí, pero no podía controlarla así como así, cuando se trataba de algo que realmente la hacía sentir demasiado frágil.

Después de unos minutos tomo el control de sus acciones y con ello su expresión fría regreso, además de que su cuerpo se había curado ya completamente. Se levanto, estaba molesta, si, tenía ese pequeño brillo de que había llegado al tope de su paciencia, sin decir más se acerco al chico que se había quedado estrellado en la pared haciendo un hueco en forma de su figura. En un segundo Natalia se encontraba en frente de su contrincante. Lo tomo del cabello para hacer que su cabeza hacia atrás y obligarlo a ver sus ojos, lo miro a los ojos, de manera desafiante.

-Creo que tengo que educarte ¿No es así?- su voz era de lo más fría posible, incluso el ambiente se había hecho más liviano, sin más unos colmillos aparecieron de la nada en su boca, no parecían nada parecido a un vampiro, todos los diente estaban afilados, largos y listos para atacar. Sin importar nada más le modio el hombro con fuerza hasta hacerlo sangrar, una vez hecho eso le mostró sus labios llenos de sangre, ahora su dentadura regreso a la normalidad. La otra mano lo tomo de del cuello para levantarlo lo más que podía que no era mucho porque ella no era de gran estatura.

-Yo soy tu ama, señora, dueña y diosa. Y tu tendrás que entender así sea a las malas… créeme… eso no es ninguna molestia- Dicho eso lo, su mano libre la condujo hasta en medio de su pecho para enterrarle las garras que crecían hasta atravesarlo, por suerte no lastimo su corazón.

- Ves, incluso puedo manipular los latidos de tu corazón-Apretó su corazón ligeramente como si estuviera haciendo que latiera de manera manual. Rió de manera escalofriante.

-¿No te das cuenta que soy más fuerte que tú? Mira lo que hago y ni siquiera me estoy esforzando, mejor date por vencido… Rinrin- lo último lo dijo con un tono más alto para que sintiera su humillación.

-Espero que sobrevivas para mañana, porque necesitare a un sirviente, no me importa si crees que soy pésima jefe, ni me interesa que opines que solo soy una niña, no me conoces y no soy una presa fácil ¿Qué se siente ser vencido por una niña? ¿Humillante? Muy pronto me convertiré en toda una loba honorable y seré el tripe de poderosa, pero tú solo serás un poco tipo… con poca hombría, con poca fuerza y mucha lengua. Espero que la próxima vez que te vea, realmente seas un buen gato- Anuncio decidida con voz elevada y fría No quería matarlo, pero tenía que hacerlo entrar a entender que ella ahora era su ama.

-Ahora Rinrin, a dormir- Saco las manos de su interior con suavidad para después tirarlo a unos botes de basuras, con suerte entendería con eso.

Camino hasta el hombre que se encontraba desmayado y lo tomo para cargarlo como costal, sin problema tomo su mochila gigante y se volvió hacia la oscuridad de la cuidad. Iba a dejar al señor a su hogar, nada que un buen olfato no le diría. Así que una vez hecho su trabajo regreso a su casa donde se baño y guardo su maleta, de inmediato se fue a dormir esperando que lo que paso en ese día no se volviera a repetir.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Lun Jun 16, 2014 2:56 am

Slevin fue victima de una brutal golpiza por parte de aquella licantropo, tenia ya dos perforaciones muy profundas en su cuerpo, una en el estomago y la otra en su corazón, casi que se podía ver el órgano vital palpitando, pero como si todo eso no fuera suficiente, la joven de cabellos plateados termino por arrojarlo hacia los botes de basura, no sin antes humillarlo con palabras... Slevin termino tirado intentando levantarse, pero por mas que no sintiera dolor, el no era un dios, su cuerpo no era inmortal y la perdida de tanta sangre ya estaba causando problemas — ¡no huyas maldita loba, esto aun no se acaba! —

Grito furioso sin poder mover mas que la cabeza, pero la chica ya se había marchado, Slevin sentía tanta furia por haber sido humillado de esa forma por un animal, pero no podía hacer nada, su cuerpo estaba casi vacío y su corazón a duras penas seguía funcionando, no podría seguir por mas tiempo vivo y el carcelero lo sabia — me niego a morir a manos de una sucia bestia... yo no soy quien debe morir primero... — comenzó a forzar su cuero intentando moverse, pero sus piernas apenas y se movieron unos centímetros, casi poniéndose de pie pero cayo pesadamente de nuevo sobre los botes de basura.

Slevin seguía luchando por que su cuerpo no muriera, cuando una luz resplandeciente apareció frente a el cegándolo, no podía ver nada mas que la luz — mira lo que te han hecho... no luches mas, solo descansa — dijo una voz cálida y amorosa, pero el carcelero no podía ver nada, solo escuchar la voz, después sintió como unos labios se posaron en su frente y fue entonces que un tremendo dolor recorrió todo su cuerpo, fue como si por un segundo le regresaran la habilidad de sentir dolor, así que de golpe sintió todo el daño que la chica le hizo, su cerebro no pudo soportarlo y termino perdiendo el conocimiento.

Dos dias despues...

— Aaawwww que sueño mas largo... — despertó el arlequín en su cama, levantando los brazos y bostezando... o al menos el pensó que los estaba levantando, ya que sus brazos no se movieron, se encontraban cubiertos de vendas y colgando a los costados de su cuerpo, pero no solo eso tenia de nuevo, también todo su torso se encontraba cubierto por vendas, el arlequín se miro bastante confuso sin entender que pasaba, hasta que dio con la respuesta — dormí tanto que pensaron estaba muerto y me embalsamaron, ahora soy una momia jajajaja — comenzó a reír para después dar un salto fuera de la cama y mirar un calendario pegado a la pared de la habitación.

— Hoy ensaño general... debo conseguirme unas manos, las que tenia ya expiraron al parecer jajaja... ¡también debo ir por Nat-chan! — dijo para el mismo sonriendo muy feliz, pero no podía ir semi-desnudo, aunque siendo Joker si podía, pero adoraba sus trajes de arlequín y no pensaba salir sin ellos, aunque sin manos le iba a costar vestirse... o quizás no. Joker camino hasta su armario y dos grandes tentáculos de sombras salieron de su espalda, abriendo el armario y sacando el atuendo del arlequín, colocándoselo encima, para después hacer lo mismo con su gorro, ya estando vestido se metió dentro del mismo armario y se encerró, para ya asi estar completamente a oscuras y usar su poder.

Joker apareció entonces dentro de otro armario que estaba lleno de disfraces diversos, ese era el lugar donde se encontraba Natalia, al abrirlo para salir se encontró con una persona de estatura baja frente a un espejo poniéndose una barba mientras repasaba los diálogos escritos en una hoja de papel pegada junto al espejo, Joker se acerco colocándose detrás para mirar la hoja, la cual contenía una canción — hi-ho hi-ho a casa a descansar hi-ho hi-ho — leyó en voz alta el arlequín haciendo que el hombre pequeño volteara asustado al verlo, Joker solo lo observo sonriendo y nuevamente hizo uso de los dos tentáculos de su espalda para atrapar al pobre hombre y lanzarlo con fuerza dentro del armario, dejándolo encerrado.

— rápido termina de arreglarte, falta menos de un minuto para la escena — dice alguien del otro lado de la puerta, Joker no entiende bien que pasa pero se coloca la barba postiza que se le cayo al hombre; usando sus tentáculos se la acomoda en el rostro y sale del camerino. Camina por un pasillo y ve a una fila con seis hombres pequeños formados, asi que el decide hacer lo mismo colocandose al final, entonces los enanos comienzan a marchar hacia el escenario cantando la cancion que estaba en la hoja y Joker decide seguirlos haciendo lo mismo — hi-ho, hi-ho, a casa a descansar hi-ho, hi-ho, hi-ho, hi-ho es hora de cerrar, hi-ho, hi-ho —

Cantando todos incluyendo a Joker, quien desencajaba bastante por cierto, entran a la escenografía de una cabaña donde una chica de piel blanca y labios rojos se encontraba tirada en el piso — Ohh no Blanca-nieves, algo le paso no reacciona ni siento su pulso — decia uno de los enanos asustado mientras le tocaba el pulso — esa manzana a su lado... esta envenenada alguien la enveneno — menciona preocupado otro de los enanos tomando la manzana, Joker se acerca entonces y se inclina bastante dándole una mordida a la manzana que tenia en la mano el enano, pero casi enseguida la escupe al piso — puagh esto no tiene veneno, es una manzana común y corriente, ademas de aburrida —

El publico pero especialmente los actores se le quedan viendo sorprendidos, parece que apenas se daban cuenta estos últimos de la presencia del arlequín, debían estar muy concentrados en su trabajo ya que era difícil no notar a un pelirrojo con los brazos vendados, barba postiza y un solo ojo. El arlequín ahora se acerco a la joven tirada en el piso y colocándose de cuclillas le dio una gran lamida en la mejilla, esto hizo que la chica abriera los ojos sorprendida — quien eres tu... esto no es parte de la obra — dijo bastante confundida la chica mientras Joker le sonreía — no esta muerta, esta aburridamente viva... pero no se preocupen, Joker arreglara ese pequeño error jajajaja —

El pelirrojo comienza a reír como loco y la joven se asusta, esta apunto de levantarse cuando la fuerte mandíbula del arlequín se cierra como trampa en el cuello de la chica, arrancándole mas de la mitad del cuello, causando que esta muera a los pocos segundos, quedando apenas su cabeza sostenida por una pequeña tira de carne de su cuello. Todas las personas gritaron aterradas mientras el pelirrojo masticaba y comía el pedazo de carne que le arranco a la chica, con su rostro bañado en sangre que le había salpicado — se me había olvidado desayunar y el desayuno es la parte mas importante del día jajaja — continua riendo cuando se da cuenta que todos intentan escapar, aunque el arlequín no entiende la razón pero no puede dejar que huyan.

— ¡UNO! — grita Joker y todas las puertas del teatro se cierran al mismo tiempo como si unas poderosas garras hicieran de candados — ¡DOS! — las luces enfocan al arlequín en el escenario, lo cual era raro ya que los encargados de las luces se encontraban en un rincón tratando de escapar, asi que alguien o algo mas las estaba usando — se que esta obra esta muy mal, una manzana envenenada sin veneno y un muerto que no esta muerto... o que no lo estaba al menos en ese momento, yo tambien huiria de esa forma, pero necesito su ayuda para encontrar a una chica, tiene dos ojos de algun color, una cabeza llena de cabellos blancos, dos senos suaves al tacto, piernas largas y muy fuertes, respira, puede hablar y no es un monstruo gigante de cinco mil metros de altura que devora planetas... ¿alguien la ah visto? —

Pregunta esperando que de verdad alguien le responda, pero la mayoria de las personas estan demasiado aterradas por el asesinato que acaban de presenciar como para decir algo ademas de gritas, aparte de que la descripción de Joker no era muy buena — mi lengua me dice que ella esta aquí en algún lugar, se llama Natalia Toscano... ¿Naaaaat... donde estas Naaaat?, quiero jugar contigo, sal pequeña traviesa ¿o deberé ir a buscarte? — habla en voz alta casi gritando, esperando que la chica lo escuche y aparezca.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Dom Jun 22, 2014 9:19 am

Nat se encontraba mirado su espejo el cual era enorme, con un marco de madera color caoba,  apenas había salido de su turno en la obra de teatro, ser la reina malvada de blanca nieves era un papel de lo más corto pero extenuante, normalmente la protagonista era blanca nieves, sin embargo, interactuaban más los enanos con el público, realmente ella tenía sus momentos, eso era cierto pero los héroes de la historia siempre serian los 7 pequeños individuos y eso nunca se le quitaría de la cabeza. Su camerino no era muy amplio, pero tenía lo suficiente, empezó a prepararse, era necesario, estaba vestida para la ocasión, esta vez  de viejecita, tenía una máscara para evitar el caro maquillaje, eso era bueno para ella, actuar solía ser divertido pero muy cansado y más para ella.

-No me atraparan…- susurro la actriz, para después limpiarse la voz. Entonces sonrió maléficamente.

-¡No me atraparan! Jajajaja- Volvió a su actitud fría e inerte, suspiro profundamente, no le había gustado en nada el  cómo sonó ese dialogo –Pareciera más bien una ladrona de las caricatura de los 50, nada creíble- aspiro aire para volver a hacer una mueca de lo más tenebrosa.

-¡No me atraparan! Muajajaja- su rostro regreso a la normalidad y volvió a ver el papel –Ese me gusto más- pensó para volver a leer el siguiente dialogo.

-¡Yo sé que ustedes piensan vencerme pero nunca lo harán, ella está muerta y yo seré la mujer más hermosa del reino! Muajajaja- su voz retumbaba por la habitación, se reía divertida con su actuación ¿Por qué no? Nadie la iba a ver. Aún así volvió otra vez su mirada fría, le iba muy bien en su carrera dentro del espectáculo. Quería asegurarse de hacerlo muy bien para volver a ser contratada, después de todo, de eso vivía. No había intensiones de nada. Sólo sobrevivencia. En el mundo humano tenía que vivir trabajando para otros ¿Para ganar qué? Dinero, papeles de olor asqueroso y monedas estorbosas. Eso era para ella una vida de humanos, una vida inútil.

En su vida anterior tenía que cazar grandes presas y eso le traería comida a su familia, eso sí que se le hacía de lo más prometedor y era divertido, ahora sólo vivía de un talento. Y eso era carente de sentido.

Había pasado un tiempo en calma, ella leyendo el guión para no equivocarse. Realmente no era mucho, pero nunca estaba de más cerciorarse. Pasaron fácilmente unos quince minutos y era extraño porque normalmente no duraba tanto esa escena. Siempre venia aquel muchacho a tocar la puerta para decirle que faltaba cinco minutos para entrar al escenario. Pero esta vez no se encontraba el muchacho, ni se escuchaban los pasos. Curiosa ante la tardanza no tardo en ponerse de pie.

Abrió la puerta.

Todo estaba desierto, incómodamente desierto, pero aquellos pequeños gritos le llamaron la atención, pasó por los pasillos escuchando alaridos de todo el público, lentamente percibió un aroma de entre cientos, uno familiar y otro a sangre ¿Cómo no reconocer ese olor metálico?

-Imposible… - Empezó a cuestionar lo que había pasado ¿Alguien se murió? Si fuese así ¿por qué demonios no le avisaron? El edificio contaba con cuatro puertas de salida de emergencia, la acumulación de gente ya hubiera salido de manera exitosa del lugar, pero no, aún seguían escuchándose los llantos, lamentos y sonidos sórdidos.

Trago saliva cuando se encontraba ahora a un lado del escenario, era obvio que todos estaban aterrorizados, vio a los encargados técnicos de la obra a los actores y a personas desconocidas, haciéndose bolita, como si entre ellos se protegieran. Nat miraba a través de la máscara de anciana, por dentro se quedo un poco impactada ¿Qué era lo que estaban viendo que les parecía tan tenebroso?

— se que esta obra esta muy mal, una manzana envenenada sin veneno y un muerto que no esta muerto... o que no lo estaba al menos en ese momento, yo también huiría de esa forma, pero necesito su ayuda para encontrar a una chica, tiene dos ojos de algún color, una cabeza llena de cabellos blancos, dos senos suaves al tacto, piernas largas y muy fuertes, respira, puede hablar y no es un monstruo gigante de cinco mil metros de altura que devora planetas... ¿alguien la ah visto? —

Esa voz la reconocía a la perfección y también el aroma ¡Era aquel bufón que la había encerrado en aquel circo…! ¿Vino por ella?  Esperaba que no, esperaba que fuera simple casualidad. Su corazón comenzaba a retumbar con fuerza en su pecho, pero de un terror que ni ella comprendía, lentamente ladeo la cabeza a la derecha y ahí estaba el pelirrojo, con vendas en los brazos y una barba falsa. Tenía tanto miedo que ni se iba a preguntar el por qué estaba lastimado. En el piso la actriz principal bañada en sangre, definitivamente eso es lo que debió de haber asustado a la gente.

— Mi lengua me dice que ella está aquí en algún lugar, se llama Natalia Toscano... ¿Naaaaat... donde estas Naaaat?, quiero jugar contigo, sal pequeña traviesa ¿o deberé ir a buscarte? —

Si, vino por ella, la chica retrocedió lentamente hacia atrás, respirando con dificultad, no podía ser ¿Acaso nunca podría huir de él? Llena de temor, aunque rostro no lo expresase y la verdad no importaba por que la máscara la tenía puesta, por lo tanto su expresión no se podía apreciar, sin decir más se acerco lentamente haciendo a un lado el telón para dejarse ver como una actriz vestida de viejecita con traje grisáceo con capucha. Su cabello blanquecino, suelto, caía por sus hombros con suavidad. Estaba temblando.

-A… arlequín- susurro la chica pero su cuerpo comenzó a flaquear, él había volteado a verla y al dirigirle una palabra su cuerpo no pudo más, nunca antes había sentido tanto temor y cayó al piso desmayada.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Jue Jun 26, 2014 3:26 am

Joker no tuvo que esperar mucho tiempo a que la joven apareciera en el escenario, aunque ahora lo de joven no le quedaba muy bien que digamos, ya que tenia el rostro arrugado por el paso del tiempo, Joker se acerco lentamente a ella quien yacía en el piso — ¡pero cuanto tiempo estuve dormido, Nat-chan se a arrugado y acaba de morir de causas naturales por la edad! — grita sorprendido intentando llevarse sus manos a su rostro, pero claro las tenia rotas que el gesto del arlequín no podía ser completado en su totalidad.

El arlequín, entonces noto algo raro en la cara de la anciana Natalia así que se inclino un poco, luego un poco mas y con sus dientes atrapo una parte de la piel que cubría el rostro de la licantropo para después arrancarlo comenzando a masticarlo, solo para un segundo después escupir y comenzando a toser, sacando la lengua a forma de desagrado — puagh, la piel vieja sabe a una especie de látex fabricado en Taiwan hecho especialmente para disfraces de obras de teatro donde las manzanas no tienen veneno y los muertos no están muertos... pero solo es una suposición mía jajaja —

Las risas del arlequín llenaron todo el teatro, casi opacando los gritos de desesperación del publico quienes seguían sin éxito intentando abrir las puertas, Joker entonces observo a Natalia ya con su rostro joven — vaya... tengo el poder de rejuvenecer a las personas arrancándoles la cara con mis dientes, esto podría ser divertido — el arlequín salta hacia donde se encontraba el publico y con un movimiento rápido atrapa entre sus dientes la mejilla de una persona mayor arrancándole un trozo de piel, para después rápidamente hacer lo mismo con el resto de su rostro, parecía una piraña hambrienta a la que habían arrojado un pedazo de carne listo para ser devorado.

Sin embargo las cosas no salieron como el arlequín pensó, la señora aun viva gritaba de dolor con la carne de su rostro completamente expuesta, ya sin rostro, quedando de una apariencia tétrica, Joker solo ladeo la cabeza como no comprendiendo que paso — tal vez aquello si era látex después de todo... jajajajaja — ríe como un demente y besa la mejilla en carne viva de la señora quien de dolor termino por desmayarse. El peculiar pelirrojo salta entonces hacia el escenario para acercarse a Natalia, inclinándose para intentar tomarla en sus brazos, pero sus brazos no se mueven, sigue intentando balanceándose pero sus brazos no hacen mas que mecerse como péndulos colgantes.

— Esto no esta funcionando... mis huesos están rotos, debería comenzar a tomar mas leche jajajaja, pero ahora los necesito, así que ¿cual es la forma mas rápida de tener huesos fuertes y sanos?... tomándolos — el arlequín de la terna sonrisa busca detenidamente algo entre el publico, inspeccionando a las personas, hasta que observa a un hombre de apariencia atlética entre la multitud, quien irónicamente parece ser el mas aterrado, el pelirrojo entonces hace aparecer de su espalda un largo tentáculo de sombra que va rápidamente hacia aquel hombre, tomándolo de la cintura rodeándolo y lo trae hasta el arlequín colocandolo a su lado sin soltarlo — damas y caballeros, tenemos un voluntario para este gran acto de desaparición, todos ustedes pueden ver la piel de este caballero, esta bien cuidada, miren bien... —

Joker da una lamida a la mejilla del sujeto quien solo grita y tiembla, esto le causa risa al arlequin quien de la nada grita — ¡UNO! — rápidamente de los extremos del escenario salen cientos de ganchos que se clavan en la piel del hombre, atravesando con toda facilidad la ropa, parecían anzuelos de los que usan los pescadores pero que en lugar de tener un hilo de pesca a los extremos, tenia gruesas cadenas de acero, rápidamente largos hilos de sangre comenzaron a aparecer en el cuerpo del hombre, donde los ganchos estaban incrustados, ya completamente enganchado; Joker desapareció el tentáculo que atrapaba al hombre — ¡DOS! — los anzuelos a un ritmo vertiginoso se retrajeron arrancándole por completo toda la piel al pobre hombre, quien cayo al piso dejando una gran mancha de sangre mientras se retorcía de dolor.

El pelirrojo se inclina lo suficiente para que su gorro caiga al piso boca abajo, acto mete su rostro dentro del gorro para un segundo despues sacarlo, pero teniendo un frasco de cristal con un liquido gris dentro de este, el arlequin con su boca lanzo el frasco hacia arriba de el — ¡TRES! — grita el arlequín y atrapa en su boca el frasco, pero esta vez rompiéndolo con sus dientes, causando que sus encías se corten y el liquido gris se mezcle con su sangre dentro de su boca, ya con esta combinación el joven pelirrojo de un solo ojo se inclina sobre el hombre sin piel y escupe una gran llamarada de fuego, la cual en solo segundos consume toda la carne, músculos, grasa y órganos del sujeto, todo para después tan rápido como apareció, desvanecerse, dejando solo un esqueleto tan perfectamente limpiado que parecía ser de utileria.

— Así termina el espectáculo, es momento de un receso para comer... jajajaja — comienza a reír mientras se sienta al lado del esqueleto, inclinando su rostro para con sus fuertes faces comenzar a devorarlo, escuchándose un estruendoso ruido con cada mordida y masticada que daba, era un espectáculo grotesco, pero imposible de evitar, puesto que aunque cerraran los ojos o se voltearan, el sonido de los huesos crujiendo era imposible de apaciguar... por suerte para las personas, aquello no duro mucho, el arlequín devoro con rapidez el esqueleto, y entonces rápidamente algo comenzó a pasar en su cuerpo, sus brazos comenzaron a sacudirse de forma violenta, como si se convulsionaran, reventando las vendas que estaban alrededor de estos, para así mostrarse ya perfectamente bien, como si nada les hubiera pasado.

Joker ya con sus brazos completamente sanos, toma su gorro y hace una reverencia frente al publico, que al momento de agacharse deja salir una enorme cantidad de globos de su gorro, eran miles de globos que se elevaban hasta el techo del teatro cubriéndolo completamente, el aterrado publico no sabia que esperar. Mientras Joker caminaba hacia Natalia ahora si tomándola en sus brazos con mucha delicadeza, casi con ternura — han sido un publico muy divertido, por eso les regalo este ultimo truco, esos globos reventaran en cuanto desaparezca y cada uno contiene una gran cantidad de gas muy toxico y corrosivo, tendrán una muerte muy rápida y sin dolor... — Joker hace una pequeña pausa y luego rie — jajajaja se lo creyeron, solo estoy bromeando, la muerte sera en realidad lenta y muy dolorosa, nos vemos —

El pelirrojo desaparece con la joven en sus brazos y todos los globos revientan, dejando que lentamente un gas verdoso vaya descenciendo, hasta acabar muy lentamente con la vida de todos los que estaban dentro del teatro.

Una hora después...

Joker se encuentra en lo que a simple vista parece ser un laboratorio secreto, con varios frascos llenos de líquidos extraños, los cuales el arlequín comienza a mezclar cual profesor de química experto, a sus espaldas se encuentra Natalia aun dormida, recostada boca arriba en una mesa de operaciones, completamente desnuda pero atada con gruesas correas de cuero que convenientemente cubren sus partes intimas para no dejar ver mas de lo debido — ya esta casi listo — dice sonriendo el arlequín mientras al frasco que acaba de mezclar le pone una etiqueta y sobre esta escribe "Natalia-chan"


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Lun Jun 30, 2014 8:03 am

Debió ser un mal sueño, si eso debió ser, no, eso no se podía llamar sueño, era una pesadilla. Un acontecimiento imaginario, creado por su mente, hecho seguramente porque no había descansado bien, mucha azúcar, no sabía. Su cerebro la había traicionado o era una broma. Si. Seguramente era eso pero aún así no quería abrir los ojos, había recuperando la conciencia y sentía el brillo de una luz, tal vez era el sol.

¿Qué le pasaba? ¿Acaso no era una licántropo? ¿Le tenía miedo a ese arlequín, tanto como para quitarle el sueño? Se había enfrentado a tantos monstruos, creaturas, millones de humanos arrebatándoles la vida inclusive pero tenía miedo a un ser que carecía de sus facultades mentales. Esa racionalidad de humana y loba no la salvaba de esa sensación de terror de tan solo recordarlo. No era que lo considerara fuerte, sólo que era algo trágico saber que existía alguien a quien no podía adivinar sus futuros movimientos. La dejaba indefensa, como si le pusieron una venda en los ojos incapaz de ver los movimientos de su oponente. Si lo vemos de esa manera era demasiado injusto pero una cualidad muy buena en contra de ella.

Abrió los ojos.

La visión era borrosa, la luz le lastimaba sus pupilas que empezaban a acostumbrarse a la luz, poco a poco todo se volvía nítido, intento resguardar sus ojos con el antebrazo. No podía. Una impresión creció tan rápidamente como cuando volteo, enterándose que se encontraba en una mesa de lo que parecía un laboratorio, con la “cama” hecha de metal, estaba helado, era incomodo y tenía un poco entumido el cuerpo. No esperaba ningún tipo “buen trato” pero ¿Estar en un laboratorio? Era demasiado, incluso era horroroso. No sólo eso, verse amarrada con esas cintas cafés que tapaban su cuerpo. Para colmo se encontraba desnuda, Nat sintió un terrible dolor de estomago.

Una visión que para una segunda persona era de lo más seductora, su cuerpo de piel pálida curvilínea, atrapado con unos cinturones marrones, uno en sus rodillas para evitar que doblara las piernas, uno en la pelvis tapando su virginal entrepierna, cubierta por pelitos blanquecinos, subimos observando su lindo ombligo en forma de ovalo para seguir hasta el grueso listón de cuero que pasa por debajo de sus pechos, levantándolos un poco y el que pasaba por encima de estos apretándolos, pasando por sus pezones, los cuales eran resguardados de las miradas indiscretas, el siguiente era en sus hombros dejando un extra entre su aparecida frágil y desprotegida. Su cabello plateado acomodado en la mesa metálica, el cual casi se fundía en ella, su piel blanca era un excelente contraste ante la situación y sus ojos rojos, tan llenos de fuego y hielo a la vez se encontraban aturdidos.

Comenzó a llenarse odio, de impotencia, iba a destruir a todos los que encontraran pero no por mucho tiempo.

— Ya está casi listo —

Escucho esa voz tan conocida, entonces todo empezó a dar vueltas y vueltas por su cabeza, comenzó a sentir desesperación, intentando salir, se encontraba más aterrada que cuerda.
Volteo a ver al sujeto que había dicho aquella oración, reconoció su cabello rojizo, su traje de arlequín. ¿Qué demonios hacia? ¿Qué había pasado? Ella desnuda en una mesa, no pudo pensar en otra cosa, seguramente la había violado, no sentía ningún dolor pero estar en el mismo cuarto que él no la iba a ayudar en nada a pensar de otra manera.

Su máscara de hielo comenzó a agrietarse, poco a poco sus cejas se levantaron, su boca temblaba y sus lágrimas caían una a una. No sólo estaba en un laboratorio, donde seguramente hizo algún experimento, sino que también la habían violado, se había casado con él según sus costumbres y no podía vivir con eso. Estar junto con el hombre que más temía toda la vida, respetarlo y amarlo. Siendo su única pareja. Claro, si es que era hombre.

Ya no valía la pena ser una mujer fuerte o de hielo, ya no valía la pena pelear por su familia para ser aceptada, los había encadenado a un loco. Quería sus ropas y vestirse pero no encontró sentido a eso tampoco.

-¿Por qué?- susurro a lo bajo, estaba intentando guardar su voz cortada. Hubiera preferido otro castigo, cualquier otro pero no, estaba ahí. Sin saber exactamente qué hacer.

-No tenías por que hacer esto… hubiera preferido cualquier otra cosa… pero no… me diste en donde más me duele… que astuto- susurro, reventando algunas correas para sentarse y tapar sus pezones color durazno, puesto que con el tamaño de sus pechos era imposible escóndelos con solo sus antebrazos. Derramaba lágrimas sin poder evitar expresar su pesar. Negaba con la cabeza llena de desilusión.

No podía cargar con la culpa de lo que iban a decirle por haberse comportado de esa manera tan poco honoraria. Desmayarse. Por haber hecho eso le paso lo que le paso, debió enfrentar su miedo pero no, su cuerpo decidió que era demasiado para ella como para salir corriendo o pelear.

No sólo le había dado poder de controlar miles de lobos y cientos de licántropos y hombres lobos, sino que también le había dado muestras de su especie, era una traidora, no sólo una traidora una cobarde y no podía vivir con eso.

-Por favor…- susurro con pesar, dejando que aquellas hebras de su cabello cayeran suavemente por sus hombros, lo suficiente como para caer sobre sus manos que tapaban la indiscreción.

-Mátame- Trago saliva. Necesitaba que el reaccionara, era un loco, seguramente si se lo hacía atractivo lo haría.

-¡Mátame! ¡Arráncame la piel, hazme sufrir si quieres, golpéame, entiérrame algo, cualquier cosa, pero mátame ya… por favor! ¡¡Que sea lenta y dolorosamente!! por favor… estoy suplicando que me mates. Sé que te divierte matar, te lo pido…- Apretó más sus brazos sobre sus pechos. Era lo que merecía por ser tan débil.

-Por favor…- Lo volteo a ver con los ojos llenos de ruegos. Era un loco y probablemente haría lo contrario de lo que ella le pedía. Tal vez él no conocía lo que eran los sentimientos, mucho menos el honor, eso no importaba. Ella sí y quería morir a toda costa. Sabía que si ella lo intentaba seguramente fracasaría por aquellas ilusiones que tenía de que algún sería aceptada por alguien.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Jue Jul 03, 2014 3:07 am

El arlequín toma el frasco al cual hacia unos segundos había etiquetado como Natalia-chan, para guardarlo dentro de una pequeña caja de madera cubierta de terciopelo rojo y con un moño negro atado en la parte superior. En ese momento Joker comienza a escuchar la voz de Natalia, sin embargo el arlequín no hace ningún intento por girarse a observarla, el simplemente sigue mezclando unos líquidos mas en aquel extraño laboratorio —¿alguna vez has tenido un sueño donde tu cuerpo no reacciona como tu quieres? estas inmóvil, no puedes hacer nada pero tu cuerpo se mueve... como una marioneta —

Pregunta en un tono divertido mientras sigue con sus mezclas raras, creando poco a poco un liquido viscoso de color purpura, el cual coloca en un frasco de cristal sobre una llama, calentándose en solo un par de segundos — los hilos aveces puedes verlo, pero aun así se niegan a reconocer a su titiritero... ¿te gusta el helado Nat-chan? — se gira frente a la chica sonriendo, la joven había estado hablando todo ese tiempo pero Joker parecía no haber escuchado una sola palabra de ella o posiblemente no quiso escucharla.

El pelirrojo sonriendo con calma se acerco a Natalia acariciándole la cabeza — eres una lobita muy traviesa y juguetona — el pelirrojo seguir sonriendo mientras desataba las gruesas tiras de cuero que ataban la parte inferior del cuerpo de la joven, para después tomarla de la cintura colocando a la joven de pie al lado de la cama donde había estado atada; el arlequín se quita el gorro metiendo la mano dentro de este y saca una gran manta roja con el símbolo del ojo que tenia Joker en su parche, le coloca la manta encima a Natalia cubriéndola de pies a cabeza y un segundo después se la retira por completo...

Natalia ahora ya no estaba desnuda, su cuerpo estaba cubierto por un largo vestido color vino, con una abertura en la pierna derecha, el largo del vestido llegaba hasta los tobillos, de la parte superior se sostenía por dos delgados tirantes que dejaban mostrar un coqueto escote, que dejaba ver solo lo justo, no lucia atrevido ni mucho menos vulgar, sus pies estaban también cubiertos, por un par de zapatos rojos que hacían juego con el vestido, un tacón de un par de centímetros y con tiras que se amarraban cerca de la rodilla, finalmente el atuendo lo adornaba un broche con la forma de un ojo que ataba en una larga coleta el cabello de la licantropo.

— Las lagrimas no son divertidas — le da una lamida en su mentón y le limpia las lagrimas de su rostro — tampoco es divertido violar a alguien que esta inconsciente y yo nunca hago cosas que no sean divertidas — Joker le sonríe a la joven, dándole a entender que todo lo que ella había pensado que le sucedió, en realidad nunca paso, el arlequin si la había desnudado y puesto en esa cama, pero no la había tocado en sus partes intimas, mucho menos abusado de ella y no por que la joven no fuera atractiva, definitivamente lo era, pero el pelirrojo no encontraba diversión en hacer eso, por lo que le prefirió hacer otras cosas...

— Seguramente debes estarte preguntando que fue lo que te hice, eso es lo divertido de todo esto, que no tienes idea, ¿te hice algo? si, ¿tome tu virginidad? no, ¿tome otra cosa tuya? si, ¿como se que eres virgen? sabes a licantropo virgen, ¿por que te desnude? solo por que si, ¿por que el agua se ve azul en el mar? por que refleja al cielo, ¿que fue primero el huevo o la gallina? el perico jajajaja — Joker ríe como el loco que es y después se gira para tomar la caja de madera con el moño rojo mostrándosela a Natalia — dentro de esta caja... estas tu, no te preocupes, yo... te... cui-da-re... —

Dice susurrante pero sin borrar esa sonrisa y entonces guarda la caja dentro de su gorro haciéndola desaparecer para después colocarse nuevamente el gorro. Sin decir mas, el arlequin la toma de la mano sin dejar de sonreir — uno — dice en voz baja y las luces del laboratorio se apagan, quedando todo en completa oscuridad — dos — dice un par de segundos despues y entonces cuando las luces se encienden, se encuentran dentro de un salon con una gran mesa en el centro, varias lamparas de teleraña en el techo con luces en forma de lagrimas, grandes cortinas rojas a los lados, el piso eran mosaicos de rombos blanco con rojos y en un extremo del salon colgaba un letrero blanco con letras rojas escritas en el diciendo "Welcome to the Bloody Smile Circus" .

Joker guía a la joven hasta la mesa donde la ayuda a tomar asiento y luego el hace lo mismo en la silla frente a la joven — ya eres parte de Joker pequeña Nat-chan, nunca mas estarás sola aunque lo desees — dice en un tono tan natural que podría resultar incluso macabro, hasta el hecho de referirse a el mismo en tercera persona era desconcertante — tengo tanta hambre que podría comerme un pueblo entero... de nuevo jajajaja — Joker ríe como el loco que es dándole un par de golpes a la mesa debido a su risa descontrolada, una risa que llenaba por completo aquel salón, el cual carecía de puertas y ventanas.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Dom Jul 06, 2014 4:51 am

— ¿alguna vez has tenido un sueño donde tu cuerpo no reacciona como tú quieres? estas inmóvil, no puedes hacer nada pero tu cuerpo se mueve... como una marioneta,  los hilos a veces puedes verlo, pero aun así se niegan a reconocer a su titiritero... ¿te gusta el helado Nat-chan? –

Sabía perfectamente que ese arlequín no le estaba poniendo ni la más mínima atención, al contrario, obviamente estaba pensando en sandeces ¿Por qué? lo que había pronunciado el tal Joker no tenía ni el más mínimo sentido, al menos para la albina. Pero eso era lo que menos le preocupaba, él se estaba acercando a ella, y no podía dejar de temblar ante su presencia, no era la presencia más temible, cierto,  aunque si psicópata. Sentirse tan desprotegida frente aquel individuo era incluso temible, lo peor que le pudo haber ocurrido en la vida.

¿Quién creería que vería a la fuerte licántropo de esa manera? Parecía ser tan frágil y tierna, derramando lagrimas que había congelado en su interior durante años, ahora fluían, mostrando tanto miedo y dolor en su rostro. Seguramente se estaba acercando para lastimarla o hacerle daño. No importaba. No había peor daño que él le había hecho. Violarla ¿Quién hubiese pensado que un loco le habría dado en su punto más sensible? No quería ver y cerró los ojos con fuerza.

Encogió los hombros con temor al sentir el contacto de su mano sobre su cabeza ¿Era una caricia? Si, lo era. Tuvo el valor para abrir un parpado y observar a su “agresor” y era un decir por qué no le había hecho nada, aún. Bueno… quién sabe. Su piel pálida, sus mejillas húmedas y ojos empapados se habían sorprendido, sobresaltándose, su cabello suelto en ligeras y hermosas ondas plateadas volaba a sus movimientos como si danzara solo. Sus iris color o fuego inundados por pesadas gotas saladas podían reflejar a Joker que le sonreía despreocupadamente. Era incluso temible para ella verse tan pequeña con sus manos tapando sus pechos desnudos, temblosa.

— Eres una lobita muy traviesa y juguetona —

Fue lo que le dijo cuando comenzó a desatar su parte inferior, liberando sus torneadas piernas. Cuál muñeca de trapo la tomo de la cintura para dejarla delicadamente al piso, Natalia bajo la cabeza, sentía cólera y una infinita resignación ¿Podría matar a su ahora esposo? Se supone que sí, pero en ese momento se sentía destruida en mil pedazos. Se le veía como una chica normal, sin su máscara de hierro, con sus pechos desnudos tapados con sus antebrazos y una ligera capa de bello blanquecino que contra apenas podía cubrir su parte más íntima. }

Ella se sentía intimidada, completamente paralizada y no de manera grata, es como si un depredador jugara con su presa. Normalmente era al revés, ella es la que los hacía sufrir. Por lo tanto bajo la cabeza, sin poner atención en él. Hasta que sintió que algo la cubría, era una tela rojiza y dejo que cayera sobre ella, no hizo ningún movimiento. ¿Cuál fue su sorpresa al notar que estaba vestida una vez que este retiro la manta? Se miro con ese vestido del color de sus ojos, contrastando con su piel y cabello de manera elegante. Su cabello agarrado en una coleta. Sería hermoso si no fuera porque por dentro se encontraba muy herida.

— Las lágrimas no son divertidas —

Le lamio el mentón haciéndola temblar y limpio sus lagrimas en un gesto que hasta parecía dulce, pero Nat no iba a caer en eso, sabía perfectamente que él no era dulce, era un loco, debió haber hecho eso sin razón aparente.

— Tampoco es divertido violar a alguien que esta inconsciente y yo nunca hago cosas que no sean divertidas —

El corazón de la albina suspiro de alivio, estaba mejor con que le allá dicho eso, pudiera ser que sea mentira, pero necesitaba creerlo, más en ese momento, pudo haberlo abrazado pero se contuvo, entonces simplemente, su rostro se volvió sería, no frio porque aun estaba afectada, pero si lo sufijamente sereno como para dejar de llorar.

— Seguramente debes estarte preguntando que fue lo que te hice, eso es lo divertido de todo esto, que no tienes idea, ¿te hice algo? si, ¿tome tu virginidad? no, ¿tome otra cosa tuya? si, ¿como se que eres virgen? sabes a licantropo virgen, ¿por que te desnude? solo por que si, ¿por que el agua se ve azul en el mar? por que refleja al cielo, ¿que fue primero el huevo o la gallina? el perico jajajaja. dentro de esta caja... estas tu, no te preocupes, yo... te... cui-da-re...  —

Al decir lo último le mostró una caja el cuál parecía un presente, pero sabía que no lo era, seguramente era un experimento, no tenía que adivinarlo, estaban dentro de un laboratorio. Comenzó a hacer muchas preguntas su cabeza, estaba respirando con dificultad pero cuando estaba a punto de tomar dicho objeto donde se suponía que “estaba ella”… aunque era raro decirlo; Él hizo que se volviera a convertir en un gorro.

-Uno-


Otra vez ¿Nunca se cansaba del mismo truco? La oscuridad, Natalia tenía muy buena visión nocturna pero eso de apagar las luces tan de repente hacia que con trabajo sus ojos se acostumbraran al cambio brusco, cerró los ojos.

-Dos-

Se prenden de nuevo las luces, Nat al abrir los parpados se percato que ya no estaban en el laboratorio, ahora estaban en una especie de comedor, donde los candelabros de araña colgaban majestuosamente sobre ellos. Era como estar en una película de terror donde el loco se lleva a su presa a un lugar ideal para disfrutar de su asesinato. La albina trago en seco.

El individuo la llevo hasta el asiento, donde, angustiada, tal vez demasiado temerosa se sentó, claro que intentaba mantener el decoro, su máscara de hielo estaba puesta pero apenas se estaba recuperando, así que sus reacciones ariscas la delataban. Necesitaba saber que había dentro de esa caja después de todo. El hombre se sentó frente de ella, tenía que preguntarle, necesitaba hacerlo porque si era lo que pensaba, no sería nada bueno.

-ya eres parte de Joker pequeña Nat-chan, nunca mas estarás sola aunque lo desees tengo tanta hambre que podría comerme un pueblo entero... de nuevo jajajaja —

Comenzó a reír como loco de la nada, como si lo que dijese fuera divertido, tal vez si lo era para el humor de la licántropo, pero estaba con un lunático que la tenía secuestrada, tenía un “no sé qué” que era de ella, seguramente para hacer algo que no le convenía… Además ¿Quién podía pensar en comida en un momento así?

-Yo no pertenezco a ningún lado… a mí me gusta estar sola- mintió en la última frase, no le gustaba estar sola pero se encontraba a la defensiva, después de todo habían invadido su intimidad, su espacio personal y su persona. No quería estar con ese tipo.

Se levanto de manera efusiva golpeando con las palmas de la mano en la superficie de madera, respiraba profundamente puesto que el miedo que tenía era demasiado para soportarlo, siquiera, pero ahí estaba ella, soportándolo todo para tomar el control de sus palabras.

-¿Qué hiciste Joker?- Reclamó temiendo lo peor.

-¡Estábamos en un laboratorio! ¿¡Qué demonios hiciste!? ¿Un clon? ¿Un niño o niña con mis genes? ¿Hiciste un medicamento que convierta en lobo o que de regeneración? ¿Una pócima para que tengan mi fuerza y agilidad? ¿Qué demonios hiciste?- Termino jadeante, temblorosa, si fuera RinRin, no hubiera sido tan difícil pero hablaba del ser que más miedo le daba. Se levanto para busca una salida, corriendo de un lado a otro, como era un poco de largo de su vestido, le agarro un poco con la manos para seguir con su búsqueda, sin embargo, no encontraba ninguna.

-¿¡Qué demonios… sucede aquí!?- Intento buscar otra alternativa pero no encontraba aún un acceso para entrar a otra habitación. Dio vueltas sobre su propio eje, parecía ser una presa encerrada en una jaula.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Mar Jul 08, 2014 9:50 am

Joker solamente siguió sonriendo ante la actitud de Natalia, incluso el fuerte golpe que dio en la mesa no lo inmuto en lo mas mínimo, pero al escucharla hacer tantas preguntas; se levanto de su asiento y comenzó a caminar hacia Natalia, con las manos en la espalda y dando largos pasos, colocándose frente a ella para mirarla a los ojos sin borrar aquella singular y extraña sonrisa muy marcada en su rostro — me gusta que tengas tanta curiosidad, esa es una de las mejores cualidades que alguien puede tener, la curiosidad y tu por fin comienzas a tenerla, todo gracias a mi... de nada —

El pelirrojo asume que le a hecho un gran favor a la joven licantropo y ahora el comienza a caminar rápidamente alrededor de la joven, pero siempre con la vista puesta en ella — es momento de las respuestas... ¿que demonios hice? ninguno, esta vez no hice un demonio, ¿un clon? no, eso es aburrido, lo divertido de ti es que eres única, si existiera alguien mas como tu ya no serias divertida y te tendría que borrar, ¿medicamentos para hacer hombres lobos o regeneración? no y no, ya te tengo a ti, no quiero otro lobo y tu regeneración es perfecta... lo que la hace muy aburrida, demasiado rápida y eficaz, no deja apreciar bien las heridas, casi ni la sangre —

Joker cada vez comienza a caminar mas rápido alrededor de la chica, casi que parecía estar corriendo, sin embargo en realidad estaba flotando, solo con las puntas de sus botas un par de milímetros sobre el piso — ¿una pócima? tampoco, no tengo razón para querer tu fuerza y tu agilidad, ¿un niño o niña con tus genes? no, tampoco eh hecho eso, ¿que demonios hice? de nuevo digo que ninguno... te diré lo que si hice — se detiene en seco justo frente a Natalia casi pegando su rostro al de la joven — tome tu sangre, un poco de tu corazón, una doceava parte de tu alma y todo lo mezcle con mi sangre maldita... muerdo de curiosidad por ver lo que saldrá de eso jajajaja —

El arlequín comenzó a reír como el demente que era, llenando todo aquel salón con el sonido de su risa, era difícil saber si el estaba bromeando con todo lo que dijo o hablaba enserio... aunque esa palabra ciertamente era desconocida para el arlequín. La risa del pelirrojo se vio interrumpida por una fuerte campanada, seguida de otras once, parecía el sonido de un gran reloj que anunciaba la media noche — parece que la cena tendrá que ser mas tarde, es momento del baile... pero antes — Joker saco una gran túnica roja de su gorro con la cual se cubrió de pies a cabeza, solo para luego dejarla caer a sus pies, revelando ahora un elegante traje negro con un par de grandes rombos a los lados del pantalón y dos pequeños a los lados del saco, ademas de la mascara sonriente de un arlequín en su espalda, un bastón rojo con la empuñadura negra y un monóculo donde... donde tiene su parche, lo cual carece de sentido, pero es Joker.

Sin embargo eso no fue lo mas raro que sucedía, ya que de entre las paredes comenzaron a hacer su aparición seis parejas de lo que parecían ser fantasmas, las mujeres vestían largos vestidos ampones y un peinado muy grande, ademas de antifaces violetas, los hombres vestían elegantemente en tonos negros ademas de tener un antifaz negros, todos vestían con atuendos victorianos. El grupo de parejas comenzó a danzar alrededor del salón ante una música propia de la época victoriana que salia de la nada, los espectros atravesaban las paredes y la mesa entre su danza.

Joker tomo las manos a Natalia comenzando a bailar con ella, con una mano le tomaba la propia mano de la joven entrelazando sus dedos haciendo que ambos sostuvieran aquel bastón rojo, y con la otra la sostenía de la cintura, haciéndola bailar por todo el salón, cuidando de no chocar contra las otras parejas — sonrie nat-chan, esto es un baile de bienvenida para ti, mas tarde abra comida, pastel, bebidas, regalos, karaoke y hasta conseguir que alguien se pusiera una botarga para animar la fiesta, pero todo eso sera luego de este vals — dice sonriendo mientras sigue moviendo a la joven por todo el lugar, saltando junto con ella sobre la mesa y bailando.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Invitado el Mar Jul 08, 2014 9:45 pm

Esos pasos resonaron por todo el salón, eran amenazantes, demasiado contrastante entre una amenaza y el arlequín que dejo petrificada a la albina, esta al verlo avanzar hacia ella no podía hacer gran cosa más que retroceder, no por que no podía, claro que podría atacarlo, pero si lo hacia ¿No quedaría atrapada ahí dentro?

Su semblante era serio, aún no era frío, necesitaba recobrar la compostura pero esa sensación que le trajo esa situación de donde hace poco estaba desnuda a merced de ese individuo era sumamente extraordinaria, no por eso era algo bueno. Pensémoslo detenidamente ¿Cuántos han tenido la oportunidad de hacer algo así? Ninguno, los que más se acercaron murieron al instante. Aún así, ese pelirrojo seguía con vida.

— Me gusta que tengas tanta curiosidad, esa es una de las mejores cualidades que alguien puede tener, la curiosidad y tu por fin comienzas a tenerla, todo gracias a mi... de nada —

¿De nada? Nat coloco su mano izquierda sobre su pecho, se veía tan frágil y sensual vestida de esa forma. Hizo un puño para colocarla en la ubicación donde se encontraba su corazón provocando que levemente sus pechos se juntaran, algo que se podía apreciar perfectamente por el coqueto escote. Retrocedió un paso y al hacer esto dejo su pierna descubierta con la gran abertura. Nadie había visto de esa manera a la chiquilla, nadie había hecho que ella se pusiera de esa forma. A pesar de uno como lector podría verlo de una manera sexi. Ella no lo veía de esa manera.

Él era un depredador y ella, después de muchísimo tiempo; una presa, claro, estamos hablando un depredador que podía matarla o capturarla como si fuera una mascota, está de más decir, que a ella no le gustaba ninguna de las dos alternativas que él como su cazador podría hacerle.

El extraño ser empezó a caminar alrededor de ella, haciéndola sentir acorralada, observada, intimidada tal vez. No pudo evitar sentir un escalofrió recorría su piel, nada agradable. Como instinto saco sus garras filosas para tenerlas listas en caso de que él decidiera atacarla.

— es momento de las respuestas... ¿que demonios hice? ninguno, esta vez no hice un demonio, ¿un clon? no, eso es aburrido, lo divertido de ti es que eres única, si existiera alguien mas como tu ya no serias divertida y te tendría que borrar, ¿medicamentos para hacer hombres lobos o regeneración? no y no, ya te tengo a ti, no quiero otro lobo y tu regeneración es perfecta... lo que la hace muy aburrida, demasiado rápida y eficaz, no deja apreciar bien las heridas, casi ni la sangre —

Comenzó a dar vueltas cada vez más rápidas a su alrededor, ella no podía ni siquiera soportar esa escena, era como una película de terror donde la información que le estaba dando era de lo más mortal ¿Qué hizo con ella? ¿Qué pensaba hacer con eso? Cerró los ojos al entender que se mareaba, se tapo los oídos retrayendo sus garras.

Lo único que sabia era una traidora, se había llevado algo de ella y eso ponía en riesgo a su manada.

— ¿una pócima? tampoco, no tengo razón para querer tu fuerza y tu agilidad, ¿un niño o niña con tus genes? no, tampoco eh hecho eso, ¿qué demonios hice? de nuevo digo que ninguno... te diré lo que si hice —

Cuando escucho la última parte abrió los ojos, sintió que su corazón choco con sus costillas al verlo tan cerca, podía sentir su respiración, su aroma, su aliento. Claro, ella sabía y podía oler su esencia desde lejos, su olfato era de lo más fino, pero ahora estando tan cerca era incluso más fuerte, retrocedió un paso, sentía que podía morderla, rasguñarla, incluso volver a lamer su mentón. La verdad cualquier cosa que hiciera él con ella en ese momento sería escalofriante.

— tome tu sangre, un poco de tu corazón, una doceava parte de tu alma y todo lo mezcle con mi sangre maldita... muerdo de curiosidad por ver lo que saldrá de eso jajajaja —

Fue cuando rió como lo que era, un loco, Natalia giro la cabeza viendo hacia otro punto ¿cuál? cualquiera ¿Qué tomo qué? ¿Qué saldrá qué? Tal vez era una especie de ser vivo, no sabía, estaba respirando con dificultad.

Dong

Una campanada interrumpió al pelirrojo e hizo que la albina se sobresaltara a pesar de que intentaba mantener su aspecto tranquilo, no lo estaba ¿Quién lo estaría si ese ser había experimentado con pedazos de su existencia?

— parece que la cena tendrá que ser mas tarde, es momento del baile... pero antes —

Ante los ojos de Victoria el arlequín se cubrió con una tela, al retirársela su atuendo había cambiado, eso ya lo había visto con ella, cuando le hizo lo mismo y la vistió de esa manera. Retrocedió un paso mirando hacia varios lados al escuchar la música y ver a las parejas salir de la pared con tonos transparentosos. Parecían ser de la época victoriana todos con mascaras, tal vez los que no pertenecían a ese hermoso baile eran ellos dos que vestían de manera más moderna.

Todos a excepción de ella y del dueño del circo bailaban por todos lados, atravesándolo todo. Tal vera sería momento para huir.

Tarde.

Joker la había tomado de las manos, una la entrelazo con la de ella mientras tomaban su bastón y la otra la coloco en su cintura, tal vez era un loco pero sí que sabia dirigir a una chica en la pista, era obvio por qué Natalia a pesar de tener un gran conocimiento y agilidad en la danza, no había bailado con nadie más que una vez. Eso no es una gran proeza. Sin embargo, un hombre que sabe dirigir sabría exactamente como hacerle para que ella obedeciera aunque no supiera o incluso, no quisiera.

Nat temblaba al sentir su mano sobre su espalda baja.

Por otro lado él parecía que la cuidaba como pareja de baile, algo que no tenía sentido si podrían traspasar a las personas de ahí, después de todo pero no era algo que a albina iba a tomar como algo bueno, aunque lo fuera, estaba secuestrada… por segunda vez. Por un completo loco. Lo peor es que estaban demasiado cerca.

Ella vestida de esa forma era de lo más apetecible, tal vez no lo sabía pero nada quitaba al hecho y menos con su rostro serio intentando aparentar no sentir ese temor. Aún así era casí en vano, su rostro reflejaba que seguía sintiendo ese miedo infernal, más, cuando él se detenía unos segundos pensando que tal vez iba a usar sus poderes para realizar algo que no le iba a gustar.

— sonrie nat-chan, esto es un baile de bienvenida para ti, mas tarde abra comida, pastel, bebidas, regalos, karaoke y hasta conseguir que alguien se pusiera una botarga para animar la fiesta, pero todo eso sera luego de este vals —

¿Quién podía sonreír en un momento así? aún así él le sonreía al decir eso ¿No notaba el miedo que ella emanaba al estar tan cerca de él? Tal vez no comprendía que era el único que podía infundirle tanto temor, la joven se aferro un poco al arlequín una vez que este salto para que ahora ambos estuvieran arriba de la mesa y seguir con el vals.

-¿Qué quieres de mí?- Su voz estaba entre el obvio intento de serenidad y la desesperación, mordió ligeramente su labio inferior para intentar soltarse de los brazos del arlequín, esta vez lográndolo su cometido. Coloco sus manos sobre su pecho como para frenar esa sensación de terror, así llenarse de valor.

-No me has dado una respuesta a lo que me has hecho… ¡no puedes simplemente secuestrarme, robar partes de mi cuerpo y decir que ya pertenezco tu circo!- Reclamo respirando con dificultad, era la primera situación de la cual parecía no podía salir por cuenta propia, pero no iba a pedir ayuda a nadie. Trago saliva.

-¿¡Pretendes que viva con la idea de que tienes en tu garras un arma letal que puede matar a mi manada!?- La joven comenzó a pensar en toda su familia, es cierto, todos ellos le dieron la espalda pero eran lo que más amaba en el mundo. Si ellos la consideraban un estorbo ahora, tener un titulo de “traidora” no sería mejor. Dejar que alguien tomara muestras de ADN, de su cuerpo era algo imperdonable.

-Mátame- susurro la chica bajando los tirantes de su vestido para descubrir sus hombros y ligeramente sus pechos, una imagen tentadora, pero para ella era una súplica, ladeo el rostro dejando ver su cuello, cerró los ojos, podría ser que tal vez, enseñándole un poco de su sangre se animara a hacer su pedido.

-¡Mi regeneración no es majestuosa, si me lastimo no me curo!- Saco una  garra para cortar una parte de su pecho, justo debajo de su garganta, una linda línea roja empezó a mentarse sensualmente entre sus pechos blanquecinos y bien formados de la joven, aunque su herida no cerro, era una pequeña trampa, se quedo abierta puesto que ella misma se había hecho la herida.

-¡Tú sabes cómo lastimarme y te aseguro que amas hacerlo, sé que así es, entonces por favor… hazme sufrir… y termina con esto!- susurro con su escote descubierto, sin querer se pudo ver un poco más allá, sólo un poco donde la línea seguía bajando hasta su ombligo.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por The Joker el Vie Jul 11, 2014 3:20 am

Joker continuaba con la danza sobre la mesa, hasta que la pequeña Natalia se separo, el arlequín la observo ladeando su cabeza como no comprendiendo por que ella había interrumpido aquel divertido baile, en especial siendo ella una bailarina. La joven comenzó entonces a exigirle algunas explicaciones al arlequín — mas preguntas, quieres mas respuestas, pero no preguntas la pregunta que te dará la respuesta que buscas, es confuso lo se, pero divertido es — dijo cantando al ritmo de la musica que aun sonaba.

— Lo que quería de ti ya lo tengo, tu pequeña distraída — dice en tono tierno las ultimas palabras mientras le toca la nariz con su dedo indice, solo para después comenzar a danzar el solo en la mesa, usando el bastón como accesorio, haciéndolo girar y lanzandolo de una mano a la otra, mientras sus pies se movían rápido, bailando un majestuoso charlestone al mas puro estilo de la vieja escuela, para terminar lanzando su bastón por los aires para atraparlo con sus dientes presionando tan fuerte que lo destrozo con sus mandibulas, finalizando así la música y volviendo a escuchar a Natalia.

— Nat-chan debes entender que no hay algo que yo no pueda hacer, excepto volver al cielo pero hasta eso puede cambiar jajaja — comienza a reir nuevamente mientras escucha aquellas palabras hablando de un arma letal y su manada, esto hace que Joker mueva un poco su cabeza hacia la izquierda ya que no sabia de lo que ella hablaba, nunca le habia interesado la manada de Natalia y aun seguia sin interesarle, pero la joven parecia creer lo contrario.

Joker estira su mano y le palmea la cabeza un par de veces a Natalia — tu manada no me interesa, eh comido bastantes licantropos de todo tipo y colores, asi que podria localizarlos usando mi lengua si quisiera, podria hasta extinguir toda una raza sin necesidad de armas pero... ya no habria mas para poder jugar y eso me pondria muy triste... jajajajaja — intenta hacer una mueca de tristeza pero no lo consigue y termina riendose a carcajadas, dejandose caer en la mesa de espaldas moviendo sus brazos y piernas a los lados, tirando los platos y velas que habia sobre esta adornando.

El pelirrojo paro su incesante risa cuando Natalia suplico ser asesinada, entonces levanto el rostro observando como la licantropo se hacia un corte en su pecho, parte del cual ya habia descubierto previamente, entonces el joven del parche se reincorporo sonriendole a Natalia, llevando su dedo indice hasta donde se encontraba el corte para despues bajarlo siguiendo la linea de sangre que bajaba por su escote, deslizandolo debajo de este y llegando a rozar con la punta de su dedo el borde de la aureola de la joven.

Lentamente el arlequin alejo el dedo manchado de sangre y abriendo grande la boca saco su larga lengua lamiendo la sangre de su dedo, degustandola como si fuera un pequeño postre... — Nat-chan... despues de lo que te hice en el sotano todo tu cuerpo volvio a su estado normal... debes de aprender a mentir mejor... creo que deberia de casigarte por mentirme ¿no lo crees asi? — pregunta sonriendo mientras la toma con tremenda fuerza del cuello y la jala hacia abajo obligandola a arrodillarse, el arlequin se inclina sin soltarla y le da una fuerte mordida en la nuca, haciendo que sus dientes trasparan la piel de la joven pero sin cerrar completamente la mandibula para no arrancarle un trozo de piel.

Luego de la mordida el arlequin la suelta y se reincorpora para dar un salto bajandose de la mesa — intentar engañarme no es divertido Nat-chan... tengo solo un ojo en mi cara, pero mi otro ojo esta en todas partes, el lo ve todo... ahora a comer — dice alegremente como si nada hubiera pasado y de la nada aparece un chef fantasmal de origen frances pero con siete brazos, en cada uno sostenia un platillo cubierto, lentamente dejo los siete a lo largo de la mesa y luego simplemente desaparecio.

Joker se sento en la mesa y descubrio el primer platillo, era un plato de jugosa carne ribeye, cocinada a la perfeccion a termino medio, el segundo al ser descubierto contenia una gran cantidad de verduras cocidas las cuales casi salian del plato, el tercero contenia dos largas y frias limonadas, adornadas con una rodaja de limon, el numero cuatro al ser descubierto tenia un gran tazon de sopa de arroz con algunas legumbres, el quinto tenia dos galletas de la suerte muy pequeñas, casi del tamaño de un pulgar, el sexto era un gran trozo de pastel de chocolate adornado con frutos rojos y el septimo... ese Joker simplemente no lo descubrio — come lo que quieras de los seis platos, pero este ultimo nunca lo abras — advirtio con una sonrisa a la joven.


avatar
Dromes : 160081
Reputación : 10
Mensajes : 121
Ver perfil de usuario
The Joker
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Welcome to the Bloody Smile Circus

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.