you're home
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos. Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.
Nuestra Moneda Dromes | Billetes - Soilses
Conectarse

Recuperar mi contraseña

SWEET HEART
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem.
THANK YOU
Instituto Takemori Rol esta protegido por licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional. Este skin fue realizado por Roshio & Andréade | Entourage Themes.

Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y de códigos, bajo denuncia ante Foroactivo. Las imágenes pertenecen a sus respectivos artistas, en especial agradecemos a Star Academy, nosotros las hemos editado para que estén acorde al diseño.

Agradecemos a todos los usuarios por pertenecer a nuestra hermosa comunidad. Nos sentimos orgullosos de decir que hemos cumplido 8 años online. ¡Por favor sigan disfrutando de esta comunidad! ❤
directorio élite
we are family - nuestros afiliados. af. normales
Capítulo 1. El profesor Bastian DypOKI9Capítulo 1. El profesor Bastian J7W6UdyCapítulo 1. El profesor Bastian 35x352Academia LegacyCrear foroCapítulo 1. El profesor Bastian V40_MNt_TCapítulo 1. El profesor Bastian K70u_LZ6Capítulo 1. El profesor Bastian 8_Oamxl_CCapítulo 1. El profesor Bastian Hn_V7_Bl_YCapítulo 1. El profesor Bastian 1_Hc_J9n_Yr_oCapítulo 1. El profesor Bastian 30x30Capítulo 1. El profesor Bastian PNevNqJCapítulo 1. El profesor Bastian KHg-CSCqa-oCapítulo 1. El profesor Bastian Ztbx-V6lr-oCapítulo 1. El profesor Bastian Fxhje_FUCapítulo 1. El profesor Bastian 2_FTHEODCapítulo 1. El profesor Bastian 9pasbk_GCapítulo 1. El profesor Bastian Afi_35x35Capítulo 1. El profesor Bastian OjSWOQTCapítulo 1. El profesor Bastian BObGd5DCapítulo 1. El profesor Bastian PruebaCapítulo 1. El profesor Bastian FOaAwqBCapítulo 1. El profesor Bastian 40x4010Capítulo 1. El profesor Bastian AdSKI4VCapítulo 1. El profesor Bastian OK7cyjsCapítulo 1. El profesor Bastian Af235Capítulo 1. El profesor Bastian Ug5-Qw-LCa-oCapítulo 1. El profesor Bastian OViTflcCapítulo 1. El profesor Bastian 45x45Capítulo 1. El profesor Bastian ZmH8PjZ

Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Lun Jul 01, 2019 10:53 am
Invitado
Capítulo 1. El profesor Bastian

Durante los festivales de cerezo en marzo, Arisa había estado ofreciendo conciertos en parques y arboledas sin descanso alguno, hasta que el agotamiento ganó la batalla y se desmayó en medio de una firma de autógrafos. Después de aquél incidente fue fácil para ella solicitar un descanso sin verse egoísta, además la exigencia de los fans presionó a la agencia para otorgarle “vacaciones”. El CEO aprovechó también el momento para obligarla a reanudar el instituto y acabar con sus estudios; de esa forma y tras unos meses de rehabilitación, Arisa quedó guardada en el guardarropa de Ami, y la pelinegra al fin pudo salir a las calles como una joven más.

Era mitad curso en el instituto Takemori, pero aún así la agencia logró que la recibieran tras hacer un pequeño examen de conocimientos. Ami no estaba muy atrasada con respecto a sus conocimientos, sin embargo había un par de materias ajenas a su vida que le resultaron completamente extrañas.
Ami debía estar iniciando la universidad, sin embargo y por políticas de la institución, tuvo que ingresar al tercer grado donde le fue asignado un profesor para ayudarla a ponerse al corriente con los temas ahí impartidos.
Después de presentarse en la dirección y asistir a sus primeras clases, Ami debía verse con su tutor en una de las aulas de la academia para iniciar con su regularización, la cita era apenas media hora después de la última clase para permitir a ambos ingerir algo de alimentos.

Cuando la campana anunció la salida, le pelinegra guardó sus cosas en su mochila gris de estilo minimalista, se dirigió a la cafetería y ordenó un baguette para comerlo en una de las mesas del lugar. Ami no tenía prisa alguna, sentada en el rincón de la cafetería se colocó sus audífonos, ingresó a youtube y buscó las novedades de sus bailarines favoritos.
El mundo se inundó con música, su pie golpeó el suelo al ritmo de la tonada mientras su cabeza le hacía segunda. De vez en cuando mordía a su baguette cuando se recordaba que debía comer algo y no se entretenía siguiendo los pasos que miraba en la pantalla para imitarlos después .
El tiempo continuó corriendo, había pasado una hora después de la cita acordada con el director del instituto, una notificación en su pantalla le había recordado su deber demasiado tarde.

Con pereza y más que nada con calma, Ami se levantó de su lugar, cerró el reproductor de videos para poner su playlist mientras guardaba la silla en la que se había sentado, llevó nuevamente su mochila al hombro, tomó el baguette por el envoltorio y se dirigió a la salida del instituto mientras comía.
No esperaba que el tuto siguiera en el aula esperándola, así tampoco hizo el intento de sentirse culpable y correr a ver. Además no le interesaba lo que tuvieran que enseñarle, confiaba en que lo vería en clase y lo aprendería superficialmente para algún exámen futuro y después lo olvidaría, lo que ella quería era disfrutar su libertad y aprovechar todo el tiempo para sí misma, encontrar un estudio de baile o algún lugar grande y privado donde pudiera bailar a sus anchas, sin preocupaciones, sin nada más que ella y la música.


Al día siguiente Ami acudió a clases como dictaba el horario, se presentó en cada curso y con cada profesor antes de irse al rincón más apartado posible para sentarse a esperar que todo terminara. En un inicio prestaba atención, cogía su bolígrafo y se disponía a hacer los apuntes correspondientes, pero apenas pasaban unos minutos y dejaba de prestar atención, rayaba figuritas en su libreta o pensaba en canciones mientras movía la punta de su pié al ritmo en silencio.
Así transcurrió el resto de las horas hasta que las clases finalmente acabaron. En silencio y sin querer hablar con nadie, tomó sus cosas y se disponía a retirarse nuevamente del instituto sin acudir a las clases de regularización. Se colocó, como de costumbre, los audífonos de chícharo y se encaminó a la salida del aula donde la tensión parecía gobernar. Bastó con una mirada rápida para descubrir a un hombre de traje y cabello oscuro en el marco de la puerta que impedía el desalojo de los alumnos. Las personas más cercanas parecieron murmurar y después señalar en dirección a Ami...

秘密を守ることができますか?



Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Mensajes
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Dromes
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
PERMANENT LINKel Miér Jul 03, 2019 11:26 am
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Bastian Shawn
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Capítulo 1. El profesor Bastian

¿Quién podría recriminarle al director por su sanción? Su trabajo consistía, básicamente, en mantener el control de aquellos que debían de mantener el control sobre los grupos. El nombre de su cargo estaba muy bien empleado. Cuando un alumno dejaba de cumplir, ¿no era trabajo del profesor el hacerle saber de las consecuencias? En su caso, tenía control sobre las consecuencias. Algo más preciso y peligroso. Desde luego el que tenía en mente era un caso muy particular: Bastian Shawn era un profesor que cumplía y mantenía al tanto sus responsabilidades. Todas menos una, que parecía haber olvidado: el trabajo de clases también implicaba asesorías y trabajos extra clases. Era el trabajo de clínica que el doctor especialista y famoso evitaba a toda costa. Bien, no era el caso que deliberadamente quisiera evitarlo, es que el tiempo a veces parecía insuficiente. Lo era, de hecho. Preparar clases, calificar, atender alumnos y su propia investigación consumían bastante tiempo, sin mencionar los momentos en que iba por café con o le había dado una mano a la entrenadora extranjera con sus proyectos. Siempre estaba dispuesto a darle una mano, claro… pero las asesorías, simplemente las había olvidado. No, no faltó a ninguna, tan solo no anotó su nombre y ahora repercutía en su revisión como el único punto faltante. Usualmente se asignaban esas clases extra en relación de la disponibilidad del docente, pero ahora el director solo tuvo que marcar en rojo un horario y alumno establecido. Dicho y hecho: un trabajo que no podía saltarse, debía mandar informes y hacerlo bien.

Bastian salió dela oficina del director sintiéndose mal. No se le había señalado de manera directa o corregido tal cual. En realidad, todos habían sido amables y comprensivos, pero él mismo no se sentía bien con algo que consideraba un fallo en su desempeño.
Sacudió un poco el cabello en su cabeza, con un ojo cerrado, mientras miraba el papel con la orden de trabajo, el nombre de la alumna –Kobayashi Ami ¿Quién era ella?- y los horarios y lugares ya escritos para él. Era una clara señal de “no te olvides, es parte del trabajo”. En su fuero interno, se recriminó por su falta.
Se alejó un poco de la oficina, buscando en el bolsillo su viejo y maltratado móvil. Mandó un mensaje a su amiga más querida y cercana y, con el dolor de su alma, tuvo que cancelar la salida por café que tendrían luego. Debía enfocarse en su responsabilidad olvidad.

-Kobayashi Ami… -Mencionó, intentando recordar bien el nombre de la alumna antes de guardar el papel de vuelta al maletín cruzado donde llevaba sus cosas.

La siguiente clase la tenía libre. Se encargó de informarse un poco entre otros maestros sobre su situación: era una chica que faltaba mucho. No, no sabían bien porqué –tenían teorías, ninguna que sonara especialmente bien- y no tenían mucha idea de donde iba en cada materia. Logró anotar uno o dos temas o trabajos faltantes y luego corrió a una banca con un café en vaso desechable –de la máquina, qué remedio- y un emparedado preparado y empacado que tenía de todo menos buena pinta. Apuró ambas cosas, deseando estar en sus planes originales, y anotó todos los temas a abordar. Algunos eran complicados y debería dejarlos para otra sesión mientras los estudiaba. Una mano en el bocadillo, otra en el bolígrafo y el cuaderno sobre las piernas. Vestido con traje negro –ya con un par de arrugas a esa hora- y la corbata azul marino sobre una camisa blanca, amén del cabello algo revuelto, recordaba mucho más a un salaryman oriental joven: el peldaño más bajo de la cadena alimenticia de una empresa.
Terminados sus asuntos sacudió sus manos, arrojó todo a un bote de basura cercano y comprobó la hora en su reloj de muñeca: dos minutos para la clase. Corrió a toda prisa al salón indicado entonces solo para encontrarlo vacío.

-Uff, justo a tiempo…

Dejó todo sobre la mesa y resistió la tentación de intercambiar mensajes. Quería que la alumna lo encontrara preparado. Así pasó los primeros minutos… y los siguientes. Y los siguientes. Para cuando la hora había acabado él se encontraba todavía en la silla. Los brazos caídos a los lados y mirando al techo, completamente solo.

”¿Dónde rayos se ha metido?”

Se incorporó en la silla y tomó el móvil. Pensó en informar a dirección de su falta… no, era su responsabilidad. Le acarrearía peores problemas. Después de apresurarse tanto… Reviso la hoja de asesorías y vio la anotación: “debe alcanzar el mínimo para las materias”. ¿Por qué tenía que hacer tanto? Si ella no ponía de su parte…
Dejó el lugar casi veinte minutos después de la hora límite. Toda una pérdida de tiempo. No conocía el rostro de Ami Kobayashi –en su mente comenzó a llamarla al estilo occidental- pero pensaba en una chica problema: de las que llevaban falda corta, calcetas largas, cabello pintado y la novia de algún motorista. Sacudía la cabeza e intentaba olvidarse de los estereotipos. Lo único concreto es que era un asunto sin resolver.

El día siguiente lo pasó llamando la atención a los alumnos, chicos y chicas por igual, que cuchicheaban acerca de la situación de una idol cuyo nombre no se molestó en recordar. No le preocupó mucho, solo tenían un par de actividades y él tenía un objeto claro: iba a atrapar a su presa…
Salió antes de lo previsto y se apresuró al salón donde la chica en cuestión debía rondar.

”Por favor, que haya asistito…”

Se detuvo en la puerta justo cuando la clase terminaba y el profesor se había marchado. Temió que la perdiera de nuevo. Esa clase de alumnos eran los últimos en llegar y los primeros en marcharse.

-¡Hey, chicos! -Interrumpió, un brazo a cada lado de la puerta, cual carcelero-. ¿Se ha ido Kobayashi Ami? -Casi intimidados, un par de alumnos la señalaron al final.

”¡Bingo”

Sonrió de medio labio y se apartó de la puerta, dirigiéndose a la chica. No se parecía en nada a la idea que tenía de ella. Era una chica tan normal en su imagen que se preguntó si es que había pasado a clases y los profesores la habían solo ignorado. Luego recordó que mucha gente en ese país le parecía similar y seguro pensaban lo mismo de él… Ya cerca notó rasgos que no pasaría por alto: Era linda… no, era muy linda, y en su mirada había una expresión extraña, mezcla indefinible de tristeza e indiferencia que lo hizo sentir extraño. Quizás se equivocaba, pero así lo percibió.
Ya frente a ella, se aclaró la garganta.

-¿Ami Kobayashi? -Preguntó, solo por seguridad. Su tono era tan diferente del que conocieran quienes fueran cercanos a él, que resultaba extraño. Parecía más propio de alguien buscando establecer una disciplina estricta. No era grosero o déspota, pero parecía algo más distante de lo que usualmente mostraba-. Soy el profesor Shawn… ¿recuerdas? Ayer teníamos una cita para una clase…

Aguardó por su respuesta. Debía ser algo bueno. Parte de él quería que así fuera, la mirada de la chica lo invitaba a dudar. La indiferencia y la depresión tenían ese efecto.

DO YOU WANT TO MOVE ON?  
 




Capítulo 1. El profesor Bastian Bastian-Shawn
Bastian Shawn
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Miér Jul 03, 2019 2:43 pm
Invitado
Capítulo 1. El profesor Bastian

Cuando el hombre de traje le dirigió la mirada, Ami supo de inmediato que el asunto era con ella. No recordaba haber hecho nada malo así que se acomodó la mochila en el hombro mientras sujetaba la cinta con una mano y se quitaba un audífono de una de sus orejas
─ ¿Si?
contestó sin ánimos o posiblemente a la fuerza, ya que si se hubieran encontrado en la calle, ella ni siquiera habría detenido su andar y tan sólo lo hubiese visto de reojo mientras fruncía el ceño, no le gustaba que los desconocidos se le acercaran.
Pero la situación era otra, al escuchar la presentación del hombre entendió quién y qué era aquél encuentro.
─ Ah si... respondió sin un atisbo de remordimiento o sorpresa, no cabía duda que no se había olvidado de la clase o de plano confundirlo con otro día. Después se quedó en silencio, como si esperara que el adulto dijera algo más sin saber si iba a tener respuesta alguna, después simplemente “se presentó”
─ Soy Ami
Ni una disculpa, ni un saludo cordial como era acostumbrado en aquél país, la joven sólo permaneció de pie en silencio mientras la música escapaba por su audífono libre, era una canción con un ritmo muy marcado.
─¿Necesita algo?




Sin duda había empezado con el pie izquierdo aquél encuentro entre profesor y alumno.
Ami se había resignado a acudir a las clases extras bajo la tutela de Shawn, no podía escapar una vez que la hubo recogido en el salón y la excusa de decir que faltó a ella por culpa de la mucha tarea no la libraría esta vez.
La joven se limitó a tener la boca cerrada y no hablar a menos que le hiciera una pregunta de manera directa. Su atención por otro lado parecía estar en cualquier sitio menos en la presencia del profesor y la mayoría de sus palabras. No le interesaba aquello.

La pelinegro se había salvado de perder su música gracias a su cooperación para estudiar, sin embargo, conforme pasaba el tiempo, se podía podía notar como Ami comenzaba a mover más y más la cabeza al ritmo de la música que mantenía en uno de sus audífonos oculto por el cabello a nivel bajo. En el bolsillo de su falda, Ami siempre cargaba un pequeño reproductor de música para situaciones similares o en las que no podía sacar su teléfono movil...
秘密を守ることができますか?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Mensajes
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Dromes
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
PERMANENT LINKel Sáb Jul 06, 2019 2:42 pm
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Bastian Shawn
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Capítulo 1. El profesor Bastian

¿Dónde más podría estar ahora? Prefería estar en cualquier otro sitio: leyendo lo de su investigación, tomando café, invitando a comer algo a Anya, revisando algún trabajo que le pidiera a Saya… incluso solo corriendo. Cualquier cosa estaba muy bien. Incluso una clase regular sonaba bien, pero aquel fue un encuentro realmente dificil: un alumno que claramente no quería estar allí. Honestamente, ninguno de los dos quería, pero fuerzas superiores habían dicho que tenían que cooperar, y él era el mayor y responsable que debía hacer que las cosas funcionaran.

Probablemente uno de los errores más comunes de Bastian Shawn era su tendencia a emitir un juicio muy pronto. La mayoría de las veces terminaba arrepintiéndose o cambiando su perspectiva al toparse con una diferencia muy grande. Era dificil en ese momento colocar a Ami Kobayashi en cualquier sitio, porque ella aportaba poco más que monosílabos. ¿Estaba intimidada? Bastian no era la clase de profesor que inspiraba miedo, aunque tampoco una especial confianza y ahora estaba frente a alguien que parecía proyectar una idea no muy distinta. La mano le tembló un poco, pero no supo si por desesperación o por algo muy más profundo.

-¿Necesito algo? -Alzó una ceja-. ¿Qué tal “lamento haber faltado”?

Buscó entre sus papeles el horario de las asesorías para mostrárselo. Comenzó a decir algo respecto a lo mismo: “faltar no te ayudará, los temas son importantes…” y demás, mientras, poco a poco, el aula iba quedando vacía por completo, salvo por ellos dos. Sin embargo, la voz de Bastian iba diluyéndose entre la música. No lo notó al inicio, aún si el tono de las canciones le llegaba ligeramente, dado el volumen en que ella lo escuchaba. Sin embargo, algo cierto ocurría allí: si bien Ami no estaba poniéndole atención, Bastian había comenzado a hablar sin percatarse siquiera si ella le hacía caras. Ninguno de los dos estaba enteramente allí. Tan solo supuso –como antes- que el sonido de la música provenía de los audífonos que ella ya se habría quitado.

- …Pero bueno, ¿tuviste alguna emergencia que te impidiera..?

Lentamente su voz fue apagándose cuando la miró –finalmente-, moviendo su cuerpo un poco, al ritmo de la música. Sus ojos se quedaron clavados a los de la chica, pero no era una mirada embelesada o de admiración. Ni siquiera era una que buscara intimidarla. Era una mirada de incredulidad. Un alumno no debía hacer eso. Incluso los problemáticos mostraban descontento, se ponían agresivos, pero escuchaban. Lo que esa chica estaba haciendo es rebajarlo al punto en que no le importaba en absoluto. Era violenta a otro nivel. Bastian se había visto con cosas terribles, pero aquello era nuevo y no sabía casi como actuar.

- . . .

El silencio solo fue interrumpido por el sonido de la música de los audífonos. Bastian no sabía si debía gritarle o marcharse… o sonreír y mostraste como el profesor amigable… no tenía ganas de ser ninguno de ellos. Podía ser muchas cosas pero no podía ser falso. Al final, solo dejó que su propio instinto actuara.
Alargó la mano y le quitó el auricular de la oreja, salvo que ella lo detuviera, y se lo colocó en su propio oído. Por un momento no hizo nada, solo escuchó, atento a lo que provenía de ese diminuto aparato. Era una canción que no conocía, claro. Al final, sin quitárselo ni retirar la mano, volvió a mirar a la chica.

-¿En serio?... -Sonrió de medio labio, aunque no parecía hacerlo con suficiencia o grosería, sino como si intentara componer una sonrisa real-. ¿Quién se supone que es? -Le ofreció el auricular de vuelta, pero luego extendió la mano, pidiendo todo el reproductor-. Dámelo, ¿quieres?

DO YOU WANT TO MOVE ON?  
 




Capítulo 1. El profesor Bastian Bastian-Shawn
Bastian Shawn
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Dom Jul 07, 2019 8:24 pm
Invitado
Capítulo 1
El profesor Bastian

Ami escuchó el pequeño reclamo de la falta de ayer y la petición de “disculpa” por parte del profesor, sin embargo ella pareció analizar la frase como si intentara memorizarla, pero en vez de hablar, soltó un único “mh” acompañado de un ligero asentimiento de su cabeza; para ella, estaba dicha la disculpa que pedía el profesor.
Ante la osadía del hombre de quitarle su audífono del oído, Ami estuvo a punto de soltar una fuerte exclamación de reproche pero logró contenerse dado que debía respetar no sólo a sus mayores, sino a los profesores en cuestión. Mientras Shawn escuchara por el auricular, la alumna se limitó a morderse los labios y miran con cierta ansiedad a los lados a la espera de que le regresara su preciado accesorio. Una pregunta interesante llamó su atención ¿quién era la persona que cantaba? la joven se limitó a recibir su audífono y encogerse de hombros mientras discretamente limpiaba su accesorio de cualquier residuo que pudiera haberle dejado el profesor.
─No sé...
respondió sin mucho ánimos a punto de agradecer que le devolviera su accesorio pero la mano extendida frente a ella que le pedía el reproductor completo para confinarlo le hizo hacer una mueca más notoria de fastidio al instante que resoplaba en silencio y sacaba el aparato de su bolsa para entregarlo como una niña regañada.
─Obviamente no...
susurró ante la pregunta de “querer” entregarle su reproductor, sin mucha preocupación de que el docente pudiera escucharla o regañarla.

Al entregar su aparato, Ami se quedó en silencio moviendo de arriba a abajo su talón repetidamente como quien se encuentra desesperado en una situación
Resignada suspiró y finalmente prestó atención a su interlocutor
─¿Entonces?
Preguntó y esperó, no parecía que Ami fuera de muchas palabras ni explicara lo que quería decir, deducía los demás entendían sus palabras debido al contexto en el que se encontraban y un profesor debía tener mayor agilidad de entendimiento ¿o no?
─Me mandaron tutorías, pero no las necesito
replicó aunque no podía optarse emoción en oración, ni enojo o capricho ─Podemos evitarlo? podemos decir que usted lo intentó todo pero que soy un caso perdido
sugirió como una alternativa eficiente para los dos, estaba segura que ningún profesor querría hacer aquel tipo de trabajos y realmente esperaba que su “oferta” lo tomará el contrario y los dos pudieran retirarse felices a hacer sus propias cosas de mayor importancia.

Sería su mala suerte la que la obligara a acatar las condiciones del profesor y seguirlo en las clases extra que debía tomar con él… o al menos planeaba hacerlo ese día para recuperar su reproductor, Ami no se dejaba “domar” con facilidad por el resto del mundo, ya tenía suficientes órdenes con la agencia y ahora se había vuelto recia a dejar de hacer lo que en verdad quería...
秘密を守ることができますか?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Mensajes
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Dromes
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
PERMANENT LINKel Mar Jul 09, 2019 9:53 am
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Bastian Shawn
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Éadrom
110
32259
6
¡Coloca una frase personalizada aquí!
Brujos
3 A
Capítulo 1. El profesor Bastian Takemori-MEDALLAS
Capítulo 1. El profesor Bastian 10Capítulo 1. El profesor Bastian ZKcsj0v
Capítulo 1. El profesor Bastian

No replicó cuando Ami admitió que no quería darle el pequeño reproductor. Desde luego, nadie querría. Los ojos de Bastian, ambos de colores distintos, se posaron sobre los orbes de la chica mientras él sostenía el aparato y los audífonos en su mano. Su mirada no era de enojo o de intimidación. Más bien parecía… extrañado. Respetaba la sinceridad, sin embargo no cuando rayaba en la insolencia. Ami era un caso extraño porque parecía atrapada en medio de ambos puntos. ¿Había enojo en sus palabras?

”Más bien parece indiferencia.”

Probablemente la indiferencia era peor: no admitía ningún valor, ni siquiera el suficiente como para guardar rencor. En su experiencia, los alumnos la fingían, pero no siempre la sentían. Cuando la expresaban, la falsa indiferencia iba cargada de desafío, y era mucho más fácil romperla de ese modo. En cuanto a Ami… los intentos de neutralidad y alejarlo solo lo hacían querer saber más. El gran problema de ambos –y es que ninguno de los dos, como ella parecía entender- era que ninguno de los dos deseaba estar allí, pero sus personalidades parecían, desafortunadamente, hechas para que representaran un hecho curioso: Ami Kobayashi era como un enigma, y a Bastian Shawn los enigmas le atraían demasiado. Quería conocer que había debajo, hasta cierto punto, claro, aun si significaba pasarlo mal… y algo le decía que iba a ser dificil. Pero tan solo quería comprender.

Negó con la cabeza, de forma muy sutil, cuando ella propuso un trato, guardando el reproductor, cuidadosamente, en el bolsillo de su chaqueta. Quería decir que sí, cargarle toda la responsabilidad sería muy fácil, pero eso era demasiado bajo como para que fuera algo que se atreviera a hacer.

-Si de verdad no las necesitas, no será problema y terminaremos rápido. -Comentó ya dirigiendo sus pasos hacia la puerta del aula, pero pasando para esperarla, haciéndole alguna seña sutil de que le siguiera-. Todos tenemos cosas que no queremos hacer. Intentamos evitarlo pero… a veces es más sencillo terminar con ellas pronto y quitárnoslas de encima. Sacar de todo alguna cosa útil es la clave, luego no parece tan malo.

Otros profesores seguro intentarían demostrarle que iba a ser fácil, divertido, que terminaría siendo una experiencia que luego extrañaría, pero nunca había sido así. Si ella prefería la sinceridad, iba a tratarla igual, hasta donde su posición se lo permitiera.
Si en verdad lo seguía al aula asignada, Bastian la acompañaría unos pasos delante. El aula asignada no estaba lejos. Pensó en preguntarle por qué no asistió antes, pero ahora le parecía que estaba de más. Romper el hielo iba a ser muy dificil, casi imposible y no estaba seguro si sería la mejor de las ideas intentarlo. Llegados al aula la invitó a sentarse, con un gesto, en un asiento al frente, mientras él dejaba sus cosas sobre el escritorio justo delante y sacaba el papel con la lista de temas que se había perdido.

-Perdiste varias clases en periodos concretos. -Comentó revisando el documento-. ¿Revisaste algún tema o hiciste deberes, estás en algún club, taller o similar?

Se interesó un poco, preocupándose al notar que debería hablar con los profesores de otras asignaturas.
Salvo que ella se negara, comenzaría a revisar los temas principales, primero solo verificando como le iba en las materias y si de verdad le hacía falta repasar alguno. Aquellos que ella ya parecía saber simplemente los saltaba y se enfocaba en sus puntos más débiles. Por lo menos era claro que él tampoco quería que se estancaran allí demasiado. Sin embargo, en los que se encontraba más necesitada de revisión, intentaba que la explicación fuera sencilla. Al no conocerla bien –y ella parecía no querer dejarse conocer- era complicado acercarse.

En un punto, mientras Ami hacía algún ejercicio, el ruido de la música resonó, muy sutil. Era como si alguien llevara audífonos a volumen muy alto en el autobús, en el asiento de al lado. Si se fijaba, se encontraría a Bastian con el reproductor en una mano y el móvil en la otra. No, no se había puesto los audífonos, sino que solo había dado play a la música, subido el volumen y acercado su propio teléfono usando una aplicación para buscar el título de las canciones. No miraba a Ami, sino a la pantalla quebrada de su viejo iPhone, hasta que saltó el título de la canción, la carátula del disco y el nombre de la artista. No la reconoció, desde luego.

-¿Quién es esta? -Preguntó de manera suave, pero parecía hacerlo al teléfono más que a Ami, aunque el aparato no podía responder, claro está.


DO YOU WANT TO MOVE ON?  
 




Capítulo 1. El profesor Bastian Bastian-Shawn
Bastian Shawn
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Miér Jul 10, 2019 12:08 pm
Invitado
Capítulo 1
El profesor Bastian

La estudiante fue atacada con sus propias palabras cuando el profesor le hizo ver que la duración de la tutoría dependería de ella, por lo que era mejor que se concentrara y se esforzara en ello. Ami siguió a su tutor en silencio, sus pasos no resonaban en el piso pero aquello no se debía a una habilidad especial, simplemente era que no pesaba demasiado y no le gustaba anunciar su presencia con el sonido del tacón, razón por la que solía usar calzado carente de ello.
Escuchó las palabras que le dirigió el hombre pero ella no contestó, tampoco hizo gesto alguno, simplemente miraba al lado mientras andaba por el pasillo, mirando a través de las ventanas hacia el cielo, se veía despejado y limpio, se preguntó incluso qué tan fresco estaría el viento. No se percató si el maestro la había visto divagar mentalmente por ahí, tampoco escuchó todo el pequeño sermón de mejor hacer las cosas que no se quieren hacer, su habilidad para prestar oídos sordos al mundo era impresionante, pero su atención a los sonidos alrededor de ella era aún más admirable.

Finalmente llegaron al aula designada, si hubiera por su decisión, habría tomado asiento en el lugar más lejano posible, pero el maestro le había indicado su lugar. Sin ánimos, ella tomó asiento y dejó su preciada mochila gris al lado, en el suelo. Contrario a su expresión o desganas, se sentó con la espalda recta y las manos descansando sobre su regazo, cubriendo con su mano izquierda la mano contraria, igual que lo hacían las señoras en la sala des espera de algún consultorio. Shaw prosiguió con su deber y volvió a formularle una pregunta que, claramente Ami no estaba dispuesta a contestar, con un notorio desinterés pronunció su palabra favorita del japonés
─Betsuni
Su voz había sido suave y baja, muy cercana al susurro, casi como si tuviera pereza de hablar. “Betsuni” una forma de decir no, no quiero hablar, no lo sé, no tiene importancia, y demás interpretaciones para cortar una conversación e impedir que el interlocutor siguiera indagando con el tema.

Tras la valoración del profesor de sus movimientos, tal vez, las tutorías empezaron, aunque se trató más de una revisión rápida de sus conocimientos para saber en dónde necesitaba ayuda realmente. Ami intentó contestar a la primera y de manera correcta para que todo aquello se acabara pronto, pero cuando el profesor se callaba para leer lo que fuera que leyera, la alumna perdía cada vez más su atención hasta el grado de tener el rostro completamente girado en dirección a la ventana, a veces ni siquiera contestaba al menos que el mayor la llamara por su nombre y ella pedía que le repitiera la pregunta. En otras ocasiones parecía pensar la respuesta pero terminaba por decir “no sé”.
Así, el tiempo transcurría con lentitud.
Finalmente tuvo que sacar una libreta y un lápiz para hacer un par de ejercicios que le había designado el tutor, pero tan pronto como terminó de responder el tercero, Ami comenzó a divagar sobre el papel haciendo pequeño trazos de entretenimiento, no era buena dibujando así que sólo hacía lo que se le venía a la mente, sin embargo, no pasó mucho tiempo para que su atención fuera capturada por una canción que conocía, y cómo no, si aquella melodía procedía de su propio reproductor confinado.

No levantó la cabeza, sólo se limitó a contemplar a su tutor entretenido con su reproductor de música, quería decir que no no tenía permiso de usarlo y que iba a ensuciarlo con sus manos, pero tan sólo regresó su vista a sus ejercicios y comenzó a escribir, como si de pronto se le hubiera acabado el tiempo y debiera entregar algún exámen antes de la alarma. Aunque en su cabeza se repetía una y otras vez cómo era posible que no reconociera a aquella artista, siendo tan famosa incluso en japón, aunque también se decía a sí misma que era algo comprensible para una persona de su edad…. tal vez.
La mujer a la que pertenecía aquella voz era BoA, interpretaba una canción que no solía ser bien valorada por aquellos que no tuvieran gusto por la danza, porque eso era: una canción para bailar. La surcoreana era su artista favorita, todas sus canciones, sin importar el ritmo o la velocidad de las melodías, todas tenían una coreografía y Ami se las sabía de memoria.
Las siguientes canciones que seguía en su lista de reproducción eran de otros artistas, tanto masculinos como femeninos, de diferente idioma, sin embargo todos compartían una característica similar: los ritmos marcados para la danza.


Pronto la fémina se levantó y alcanzó el escritorio para entregar los ejercicios que le había puesto el profesor, había pasado gran parte del tiempo de la tutoría, en los audífonos hubo un pequeño silencio debido al cambio de canción.
─ Ya puedo retirarme? tengo cita con el dentista...
Se apresuró a decir mientras una nueva melodía se empezó a escuchar, a diferencia de las demás, no parecía compartir ritmo o estilo a las demás, era más bien algo más característico de la moda japonesa, con tonalidades lindas y empalagosas, recordaba a las canciones que se escuchaban en los videojuegos de baile o caricaturas.
Por otro lado, los ejercicios estaban correctos, al menos los primeros, si bien su explicación no era la mejor daba a entender la idea correcta, esperaba que con ellos el tutor la dejara retirarse antes de que preguntara por aquella música incongruente en su reproductor.
Pero el resto de los ejercicios comenzaron a fallar, lo irónico es que parecía responder cosas cortadas, como si su gramática fuera de alguien extranjero, aunque aquello no era un error, Ami lo había hecho a propósito para dejar un mensaje escrito a lo largo ¿se daría cuenta el profesor Shawn?

Bastian Shawn era un extranjero que no tenía mucho de haber llegado al país del sol naciente, cualquiera podía notarlo con su acento y pequeños errores en la lengua japonesa, Ami lo notó y por eso apostó por lanzar aquella pequeña mentira de ir al dentista. Los nipones rara vez iban al médico bucal.
Si su plan funcionaba, ella iba a tomar su reproductor con prisa para desconectar los audífonos, lo iba a guardar en su mochila y saldría del aula casi corriendo...

秘密を守ることができますか?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.