Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell  ||| A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell |||

Mensaje por Irarthorn Zúkhvat el Lun Jun 03, 2019 7:49 pm

El tiempo, una entidad etérea e impalpable, cruel e inamovible que no perdona a nadie sin importar el lugar de procedencia, sin importar religiones, mundos ni universos, el tiempo seguía siendo el tiempo y transcurría de la misma manera para todo ser terrenal, sin piedad ni consideración, Irarthorn lo sabía, en su imprudente juventud creyó haber dominado el tiempo, su vida se había basado simplemente en crear su leyenda la cual él creía perduraría por siempre, los bardos y juglares cantarían su nombre, las nanas relatarían a su nietos la historia del Drökháth que conquisto y redujo reinos a cenizas, ¨Holmsthröm Nókh¨ seria el apodo que todos habrían temido escuchar de no ser porque desapareció de la faz de Aoygvázer hace ya varios siglos y aun así seguía siendo motivo de pesadillas, cuentos para niños ¨él vendrá y te devorara¨ decían las madres para asustar a sus revoltosas crias, pero ¿a qué costo consiguió todo? Tanto dolor, tantas perdidas ¿habían valido la pena?, en su impetuosa juventud así lo había creído, los sacrificios habían sido necesarios para demostrar su valía hasta que la crueldad se apodero de su ser hasta que la conoció a ella, a esa niña que le mostro una luz entre tanta penumbra…esa niña que sabía ya no lo esperaba en aquel mundo al cual ya no planeaba regresar.

Ya nada ni nadie lo esperaba en Aoygvázer, solo la leyenda que se forjo por sí mismo pero a esas alturas de su vida, en su ya avanzada madurez comprendió que nada de eso tenía importancia, una leyenda no le daría el calor de una familia real, ahora se encontraba en un mundo diferente, lejano al que lo vio crecer, un mundo que no conocía su leyenda donde pudo comenzar de nuevo y tranquilo, un mundo donde descubrió su oculto anhelo de paz pese a su a veces incansable necesidad de caos, había intentado redimirse, ser una ¨mejor persona¨ y honrar el recuerdo de Kaliël, aquella pequeña niña que lo salvo en 3 ocasiones; primero de sí mismo, la segunda vez del Drakhsen y la tercera de aquellos Zykhari que cumpliendo con su deber habían planeado erradicar su existencia. Sabía que no lo había logrado por completo, al menos no cuando llego a la tierra, esa necesidad por el caos, su anhelo de sangre, su crueldad latente lo había llevado a convertirse en un cazador, un mercenario por placer y necesidad, la apariencia humana adquirida en el cambio dimensional y el dinero ganado por ese trabajo sangriento le habían conferido una vida de vicios y excesos para intentar ahogar el sentimiento de culpa y tristeza que aun a la fecha era incapaz de admitir, sentimientos que afloraron al encontrar hace ya varios años atrás a una niña huérfana, indefensa y herida, Ayleen, una elfo mestiza a la que decidió cuidar y criar en un intento vano por redimirse y honrar el recuerdo de Kaliël.

Había días como este en que Irarthorn recordaba y se cuestionaba respecto a su infructífera vida, en Aoygvázer se había forjado una leyenda oscura que solo le trajo caos y nada de paz, en la tierra solo había sido un mercenario sin nombre actualmente ¨retirado¨ aunque aún a la fecha por simple capricho y aburrimiento ocasionalmente tomaba algún ¨trabajo¨ y luego estaba ese ¨otro lado¨ de su vida, ese lado al que Ayleen pertenecía de forma activa, había creado una compañía de moda y modelaje solo para ella, le dejaba grandes ganancias que la joven mestiza administraba con maestría pero ¿él?, sabía que solo había aportado dinero sangriento para la realización del sueño de su ¨hija adoptiva¨ quien solo gracias a ese dinero manchado de sangre había conseguido levantar un imperio de moda y transformarlo en algo bueno pero él poco se interesaba e involucraba en el negocio pues  ¿Cómo podía juzgar la belleza alguien que no podía verla de forma física?.

En días como este las frustraciones lo invadían de una manera atroz, la culpa, el dolor y la tristeza de la perdida que se negaba a reconocer y aceptar no podían ser silenciadas aunque  se hundiera en vicios carnales, aunque intentara ahogarse en alcohol y mujeres,  ¨Ya recibiste suficiente castigo ¿Por qué sigues atormentándote de esta manera…porque continuas dañándote así?¨ recordaba perfectamente las palabras llenas de tristeza de Ayleen días atrás cuando lo encontró ebrio envuelto en una pelea de bar por…si, alguna mujer que a esas alturas ni siquiera recordaba el nombre ¨Temo que un día consigas lo que buscas, recuerda que me lo prometiste, me dejaras solo cuando esté lista para seguir mi vida sin ti…lo prometiste, papá…lo prometiste¨ Ella solo lo llamaba así cuando intentaba conseguir algo o cuando tenía demasiado miedo y era en esas ocasiones, cuando el miedo en ella hablaba que se sentía la peor escoria por hacerla temer la soledad de esa manera, al final de cuentas ¿un padre no es casi un Dios a los ojos de su hija? ¿Más aun cuando ese ¨padre¨ aun sin conocerte ni compartir lazos sanguíneos decidió acogerte y darte una vida digna?, al menos para Ayleen él era su única familia, Irarthorn por su parte no podía evitar sentir que de alguna manera la engañaba al haberla visto como una forma de redención.

Un rugido potente y lleno de frustración suscito en la montaña y poco después Irarthorn emprendió el vuelo en dirección a los bosques de Éadrom, solo así podía ¨desahogar¨ su enojo, la culpa y frustración  , volar y cazar le proferían esa sensación balsámica, era en lo único que se sabía ¨bueno¨ al final de cuentas, el caos y la oscuridad siempre le habían sentado mejor que una vida de paz, su salvajismo y naturaleza así eran, no podía hacer nada al respecto pese a que intentaba ¨ser mejor¨, se sentía patético de alguna manera, los sentimientos nunca habían sido algo importante para él hasta que tuvo la dicha o desgracia de ser tocado por una Zyáth.

La brisa del crepúsculo le acaricio las escamas, el viento a esas horas ligeramente frio le golpeaba las alas mientras sobrevolaba la ciudad en dirección a los bosques, el aroma del ambiente era su única guia y tras varios minutos de vuelo, el aroma natural de la abundancia de árboles le lleno las fosas nasales, había dejado atrás el olor característico de la ciudad, ese aroma que de alguna manera le daba una sensación artificial fue pronto reemplazado por el aroma natural que él siempre había preferido, bajo con cuidado hasta sentir en el cuero del estómago el roce de las copas de los árboles y bajo todavía más, un tronco cedió a su peso y el sonido del árbol al caer después de romperse no lo alarmo, al contrario el sonido fue el indicativo de la distancia que faltaba para que sus patas tocaran el suelo y así lo hizo, apenas estuvo en el suelo, replegó las alas a los costados, abrió una de sus patas delanteras y dejo caer un carcaj, un arco y una especie de alforja algo vieja y roída la cual guardaba en su interior una muda de ropa humana.

Fue así que sin demorar más tiempo se dispuso a avanzar por el bosque buscando alguna presa, un animal para comer, tal vez algún otro ser o incluso otro dragón con el cual pelear por territorio, no importaba realmente, lo único que quería era sentir esa libertad y calma que solo cazando podía llegar a sentir, recordar al indómito Drökháth y sentir la emoción por la vida que solo situaciones de sangre y muerte podían llegar conferirle. Al final de cuentas, no importaba cuanto intentara ¨cambiar¨…un asesino siempre sería un asesino, esa era su naturaleza y se sentía cómodo con ella, solo ahí con la escasa luz crepuscular que se filtraba entre las copas de los árboles mientras acechaba en busca de una presa se sentía realmente…vivo. Al final de cuentas, los monstruos se sienten más cómodos en la oscuridad y Él a diferencia de otros monstruos,  jamás había experimentado lo que se sentía ver un mundo de luz aunque dentro de si lo anhelaba  eso era lo que internamente lo confundía.
 

Apariencia:
Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell  ||| E6540ed5800001d087b3cf6279f83a34
Irarthorn Zúkhvat
Dromes : 20865
Reputación : 0
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell |||

Mensaje por Elizabeth Campbell el Dom Jun 16, 2019 9:30 am

Entre
Dos tierras
En algún lugar del bosque
Aquellas pequeñas ráfagas de viento me despertaron. Me senté con lentitud desorientada. Y así poco a poco empece a recordar la razón por la cual me encontraba en ese lugar, estrés. Estaba realizando muchas actividades al mismo tiempo, la verdad, todo iba bastante bien. Pero de repente todo empezó a quebrarse lentamente y las cosas fueron en picada.

Aunque lo que verdaderamente me abrumaba era el tiempo, lo cual de cierto modo era bastante ridículo. Ya que era una mujer joven, pero también humana.  Habían tantas cosas que quería hacer y aprender pero el tiempo se me hacia tan corto. Y es por esa misma razón que se estaba esforzando en realizar varias actividades al mismo tiempo, como buscando estirarlo un poco mas. Sin embargo, solo había logrado agotarse.

Me levante con lentitud, sintiendo el césped frió en mis pies. La verdad no me apetecía ir a casa, esperaba respuestas y aunque estar en un bosque en la noche quizás no me las proporcionarían, por lo menos seria una buena forma de relajarme. Mire a mi alrededor, ni siquiera había traído una carpa o algo con lo que sobrevivir aquella había sido una elección muy precipitada e impulsiva. Su sentido de sobre vivencia se resumía a cero.

Y cuando la decisión parecía haberse respondido sola, empezó a cuestionarse.—"Pero vine a este lugar para retar mis propios limites. Si me retiro nunca aprenderé"— Así que si, ademas era una buena forma de ver mis problemas desde una perspectiva diferente. En sincronía con mis decisiones mi estomago empezó a rugir, suspire con fastidio colocándome los zapatos y aventurandome a un lugar menos amigable del bosque.

Necesitaba encontrar comida, sin la utilización de mis poderes—"Eso me daría ciertamente mucha mas ventaja"— De pronto un fuerte sonido me alarmo, mi mente empezó a divagar ¿que probabilidades había de encontrar a una persona normal a esta hora? ciertamente mis conclusiones no siempre eran comunes y probablemente quizás estaba un poco tostada. — "¿Asesino serial?, ¿un oso? u ¿algún lince o jaguar?"—ciertamente a esos animales nunca los había visto en este lugar, aunque quizás había corrido con suerte.

Intente no pensar demasiado en eso, pero no duro demasiado. De pronto un animal gigante con aspecto de un dragón apareció de la nada, mi primer instinto fue pegar un grito y luego tapar mi boca después intente no moverme, estaba paralizada.—"¡Hubiera preferido cualquiera de los anteriores!"— mi corazón empezó a latir con fuerza, tenia la sensación de que en cualquier momento se saldría de mi pecho. Seguramente ya habría firmado mi sentencia de muerte con aquel grito, aunque ¿sabes que? no me quedaría a esperar que esa cosa o lo que sea me matara.

Así que en cuanto recupere la movilidad de mi cuerpo empece a correr con todas mis fuerzas, aunque seguramente para esa cosa, era una pequeña hormiga que intentaba escapar de su trágico destino. —"Realmente no quiero morir ¡aun tengo tantas cosas por hacer!"— era lo único que podía pensar en aquella situación.

 
Con Irarthorn Zúkhvat

by emme




Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell  ||| Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell  ||| Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 19452
Reputación : 4
Mensajes : 34
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell |||

Mensaje por Irarthorn Zúkhvat el Vie Jun 28, 2019 4:15 am

Irarthorn sabía lo poco inteligente que resultaba cazar en el bosque en esa forma, estaba plenamente consciente que con su verdadera apariencia tenia ventaja en sitios abiertos y no en lugares tan estrechos como lo era el bosque con la cantidad de árboles que lo rodeaban. Sin embargo lo necesitaba, en ese instante realmente necesitaba estar así aun pese a lo poco práctico que era, necesitaba sentirse de nuevo libre y poderoso como en el pasado.

Fue de esa forma que empezó a recorrer el bosque después de haber tocado el suelo, pese a su intento por ser silencioso, las ramas y hojas secas crujían bajo sus patas a cada paso que daba, el sonido provocado por sus pisadas y el haberse frotado sin pensarlo contra un árbol en su avance había provocado que un Búho alertara su presencia, el ulular seguido del aleteo frenético de las alas basto para que el Drökháth intentara atrapar al pobre animal entre sus fauces, el sonido de sus dientes chocando al cerrarse su mandíbula fue lo único que pudo escuchar, supo que no había conseguido atrapar al ave pues no hubo huesos rotos ni el sabor de la sangre llenando su garganta.

Pero continuo, esperaba encontrar un animal más grande, tal vez un oso o un jaguar y si quería encontrar una buena presa debía ser más cauteloso, bajo su pecho casi al ras del suelo y comenzó a avanzar intentando ser sigiloso, no paso mucho en que aquella postura lo canso y tuvo que erguirse de nuevo sin haberse percatado de la presencia de alguien en las cercanías, de no haber estado tan ensimismado en su naturaleza cazadora, seguro lo hubiese notado, por la presencia o aroma pero no fue así, lo único por lo cual lo supo fue por aquel repentino grito.

El movimiento de sus fosas nasales resultaba ser bastante visible, estaba olfateando, sabía que no era un animal, claro, los animales no gritaban pero ya resultaba una costumbre suya el tratar de distinguir los diferentes aromas, un sonido gutural se presentó desde el fondo de la garganta, no fue un rugido pero si una especie de gruñido, no trataba de parecer amenazante en realidad, no al distinguir por aroma y el tono de ese grito que se trataba de una fémina, de haber sido un varón, sin duda lo habría intentado aplastar con una de las patas antes de darle oportunidad de correr.

Pero ni siquiera pudo acercarse para entablar un lazo que le permitiera comunicarse con ella pues escucho las pisadas frenéticas características de quien comienza a correr y no pudo evitar bufar ante aquello, lo primero que pensó es que posiblemente estaba perdida pues a esas horas solo las razas cazadoras se encontraban en el bosque y a juzgar por su grito asustado no parecía estar ahí para cazar, lo lógico para él era pensar que estaba perdida ¨Tal vez pueda divertirme un momento antes de ayudarla¨ pensó sin poder evitar que le ganara ese lado suyo que podía considerarse ¨despreciable¨, claro, no hubiera hecho eso si no le hubiese causado gracia que huyera dándole la oportunidad de fingir que la estaba cazando pues eso empezó a hacer al ir tras ella después de esperar unos segundos, no quería ¨abusar¨ de la ventaja que le daba su tamaño y debía admitir, el olor del miedo era algo que disfrutaba pero ¿Qué tanto podría ella correr antes de cansarse o él de aburrirse de ¨jugar¨? Él al menos esperaba que fuera pronto, así podría entablar una plática con ella, estando en esa forma solo podía hacer llegar su voz por medio mental pero debía tener un contacto visual primero, sin embargo no considero la otra opción ¿Cuánto tardaría otro ser o animal en mirarla antes de que alguna de esas cosas sucedieran?

Irarthorn Zúkhvat
Dromes : 20865
Reputación : 0
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell |||

Mensaje por Elizabeth Campbell el Dom Jun 30, 2019 2:59 pm

Entre
Dos tierras
En algún lugar del bosque
Estaba sumamente aterrada. Ni siquiera sabia hacia donde me estaba dirigiendo, solo eran arboles y ramas por todos lados. Tenia que admitir que al principio pensé que me había salvado, ya que no había escuchado sus pisadas siguiéndome, pero luego toda esperanza se derrumbo. Podía soportarlo, al menos el tiempo suficiente mientras pensaba como perderlo.

Y claro que, luego de cierto tiempo empece a fatigarme. Aquellos intentos por perderlo habían sido absurdos. No había forma de utilizar el tamaño del animal en desventaja, al menos no era capaz de pensar en una. Correr a ciegas no era la mejor forma de sobrevivir. Así que, termine por esconderme en una roca mucho mas grande que yo,  me apoye en esta mientras intentaba recuperar la respiración.

Quizás lo había perdido, no estaba segura; ya tenia bastante rato sin voltear. Ademas que la iluminación no era la mejor, no estaba segura de como había logrado esquivar tantos arboles y ramas. Un leve suspiro se escapo de mis labios, empece a examinar un poco mas el lugar donde estaba ubicada. Todo parecía estar bien, al menos por el momento.

Fue entonces, cuando me di cuenta de que había un animal cerca. Estaba algo lejos, parecía estar comiendo algo; escuchar el sonido de huesos crujiendo me alerto.— "¿¡Por qué me esta sucediendo todo esto a mi!?" casi podía sentir las pequeñas lagrimas de frustración bajando por mis mejillas. Sin embargo, nada de eso ocurrió - al parecer el animal estaba muy concentrado comiendo- y no parecía haberse percatado de mi presencia. La vida le estaba dando una oportunidad, de nuevo.

Empezó a dar pequeños pasos de retroceso, buscando no hacer ningún tipo de ruido que alertara al animal. Su tarea había sido completada con éxito. Pero justo en cuanto se volteo, pensando que había logrado sobrevivir. Vio de nuevo a la muerte cara a cara y esta vez no habría nada que pudiese hacer para evitarla.

 
Con Irarthorn Zúkhvat

by emme




Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell  ||| Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell  ||| Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 19452
Reputación : 4
Mensajes : 34
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dos tierras... || Priv Elizabeth Campbell |||

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.