Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






「Nuevas distracciones | Priv. Dea」 A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado 「Nuevas distracciones | Priv. Dea」

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 26, 2019 11:32 pm

¿Me estás escuchando? Hey, ¡Ace! —El último gritó consiguió regresarlo a ese aburrido lugar. —Sí, lo que digas. Por cierto, ¿sabías que tienes un fantasma bastante feo a tu lado? —Eso era con lo que había estado tan distraído durante toda la plática extensa, ya se sabía esa rutina tediosa. «Sí, sí. Perdón, perdón.» La primera vez que se enfrentó a una visita con el director Greyback Derven sintió mucha ansiedad y nerviosismo. El estómago le dolía a horrores, sus manos no podían estar quietas en un sitio mientras que su mirada no podía hacer un contacto directo con el superior. Era un hombre agradable, con esa intención de acercarse a sus alumnos con verdaderas intenciones de ayudar, sin embargo... era demasiado aburrido pasar por eso una y otra, otra, otra vez debido a situaciones triviales sin verdaderos significados relevantes; según lo ve Ace. Es un alumno bastante nuevo en Takemori, ¡Aún así, a ido a la sala del director más veces que al receso! Sorprendente. Para este instante verle a la cara o pasar de él es algo muy sencillo. Adiós nervios, bye bye retortijones, ya no sucedía ninguna de esas cosas. —Ace, tu y yo nos hemos visto demasiadas veces en tu escaso tiempo escolar. ¿Lo haces a dred- —/—¡Ni loco! No me agrada pasarme el día aquí y escucharlo hablar y hablar de cosas que ya me repetiste mil veces, tal vez. —Derver suspiró con una pequeña sonrisa en los labios, de verdad amaba a sus alumnos, su enorme paciencia era una clara demostración. —De acuerdo. Entonces probemos algo...

¿Cuál era el gran problema que tenía con el instituto? Estaba de paso. No podía ponerse serio con algo que tenía presente que no sería más que una pequeña parte pasajera en su vida como pirata aventurero. Deseaba estar fuera, mirando, descubriendo nuevas islas... le gustaría. No obstante, Derek no puede apartarse de la mente el peso que lo ha llevado hasta allí, pensándolo bien, no importa donde estuviera, sino en dónde se encontrara aquel que estaba buscando. Luego de matarle ya vería de forma más tranquila todo. Takemori era lindo, por lo menos tenía un sitio donde dormir, supuestos objetos mágicos con lo cual hacer buen dinero, secretos que curiosear, más información, la capacidad para controlar a un nivel superior sus poderes, tal vez personas nuevas que conocer. Seguro, ahora mismo esta por conocer a los alumnos de 1roB. —¡Con permiso! —Abrió la puerta con una mano dentro de su bolsillo y entró sin quitarse el sombrero o reparar en las miradas alertas de los alumnos de los primeros asientos al tener un primer plano de su pecho al descubierto. —Derven me ha mandado, y también dijo que te diera ésto. —Sacó una nota de su bolsillo, tendiéndola de forma despreocupada al profesor. —Es aburrida, ya te digo —precisó al momento de darse la vuelta para buscar un sitio libre.

¿La leíste? —Encontró un sitio.—Claro, tengo que saber qué información llevo, ¿no te parece? —respondió con una media sonrisa típica suya antes de tomar asiento y dejar su mochila verdad en el suelo. —No debiste, es algo entre profesores. —Se recostó en el respaldo mirando directamente a uno de sus lados—. Si hubiese sido importante la hubiera entregado personalmente. No es nada, estaba al tanto de que la leería de todas formas. —Volvió su mirada a la pizarra ya teniendo una idea vaga de como se veían sus nuevos compañeros de salón. —... Está bien, en fin. Continuemos con la clase teniendo un nuevo alumno temporal. ¿Quieres presentarte por favor? —Utilizó su dedo indice para levantar su sombrero naranja por el borde delantero—. Soy Ace, un pirata. Encantado. —Sonrió con orgullo ganando un suspiro mudo del superior. —Interesante, entonces intenta prestar atención a mi clase «señor pirata». —Nadie iba a culpar al profesor por pensar que todo eso de pirata era un absurda broma de un alumno aburrido. ¿Piratería en estos tiempos? Claro que existía pero no de ése tipo en especifico. Derek se quedó mirando al frente incrédulo. —¿Qué significa eso de «señor pirata»? —Alzó una ceja sin cazar la broma.

¿Dónde estás?: Salón 1°B | ¿Qué tal el clima?: Bah

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Nuevas distracciones | Priv. Dea」

Mensaje por Dea el Lun Mayo 27, 2019 12:26 am

Las clases en Takemori eran especialmente interesantes, no solo porque se entremezclaba la ciencia y la magia, sino porque era un mundo que Dea desconocía totalmente, después de todo, aunque había sido un estudiante aplicado, había muchas cosas que desconocía sobre lo sobre natural. Además, loa idea de que la física y la química se pudieran mezclar con nuevas tendencias desconocidas, como la magia o lo espiritual le eran especialmente estimulantes y fantásticas. De momento no había pasado nada extraño, de hecho, agradecía que la gente en general no pareciera interesada en él, cuando la mayoría se había enterado de que no tenía ninguna habilidad especial o de combate casi nadie había tenido interés en hablarle.

Eso estaba bien para él, después de todo, era todo lo contrario a sus anteriores colegios, en donde era el bicho raro a mirar. Estaba enfrascado en la lección sobre Historia que daba el maestro cuando alguien había irrumpido.

No fue el único que se quedó en una pieza… ¿Quién era ese chico?... bien, el sombrero era extravagante, pero… ¡¿Por qué tenía el pecho al descubierto?!, además, ¿Qué pasaba con esa actitud?, parecía ser el tipo de chico que era un delincuente en una de las secundarias de Japón a las que había asistido. ¿Había ese tipo de personas también en takemori?, tendría que tener cuidado, ciertamente había aprendido a defenderse, pero con tantas personas con diferentes habilidades era más peligroso.

- ¿Pirata? – musito Dea… aun estando aun lado de aquel chico no pudo creer lo que había dicho... ¿este estaba hablando enserio? El maestro era claro lo tomaba como un tonto, quizá debería hacer lo mismo… - mi primer día de clases y tengo a este cerca – se quejó mientras miraba un momento por la ventana… aun así, sonrió encantada… Takemori era interesante. Cuando el maestro pregunto en donde se habían quedado respondió rápidamente – ah... si, nos estaba hablando del paso cultural después de la revolución industrial en Europa – hablo con voz clara la chica…

No era buena en historia, recordar fechas y tantos sucesos le parecía un poco complicado, por eso prefería prestar atención en clase. Sin embargo, tener a ese tipo aun lado... .no es que fuera lo mejor para poder prestar atención, era notorio que el prefería observar insectos en la ventana que prestar atención en clase…



~No me define como me veo, si no lo que siento~

「Nuevas distracciones | Priv. Dea」 Tumblr_ps2ttfNKwP1y9tyezo1_250

!!En el club Idol somos una familia!!:

「Nuevas distracciones | Priv. Dea」 Tumblr_pvmi5ff7Na1y9tyezo1_540


Masculino

Femenino
Dea
Salón : 1 B Dromes : 9145
Reputación : 4
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario
Dea
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Nuevas distracciones | Priv. Dea」

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 27, 2019 11:00 pm

Significa que te está tomando el pelo, señor pirata —Entrecerró los ojos no creyéndolo del todo, el fantasma le jugaba bromas a veces. Además es más que obvio que siempre tenía esta clase de encuentros con reacciones parecidas cada vez que se presentaba, sin embargo estaba muy claro que estaba hablando de verdad; lo dijo con firmeza y seguridad. ¿Por qué le tomarían el pelo? Es algo que en vez de causarle humillación le recuerda la reputación de los piratas. Meros ladrones que nadie quiere cerca, algo así se imagina cada vez que lo tratan como si mintiera, parecido a lo que opina de sus padre por ejemplo. —De hecho me tienes al lado —indicó mirando a la chica con una sonrisa de lado, justo después de que le hubiera dado la respuesta al profesor. Era comprensible que dijera eso, ¿quién en una clase querría tener al lado a un chico deseoso de aventura que se presentaba así mismo como pirata? Nadie. O eso es lo que entiende gracias a los muchos regaños y el ambiente en general. —¿Te han dicho que tienes canas? —De un momento a otro volvió a prestarle atención a la chica al ser la única que sentía que estaba más al alcance, agregando que fue a la única a quién consiguió escuchar algún comentario. —¿Eres alguna clase de anciana que viene a estudiar después de acordarse que existían los institutos? —Ace no prestaba atención a su volumen de voz pero mientras no recibiera un regaño estaba genial. —Te digo que se te pasaron varios años... al menos a tu cabello —. Levantó el indice señalándola descaradamente para posteriormente sonreír—, al menos tu piel parece muy suave y firme. —A parte de raro ahora se le podría pegar un cartel de : «Hablador desvergonzado» en medio de la frente, de esa forma no sería sorpresa esperarse alguna tontería de su parte. Al terminar de señalar eso dejó salir una risa divertida. ¿Una anciana con linda piel? A él solo se le ocurrían esas cosas.

¡Onodera! —Elevó los hombros quedándose estático por unos segundos, su risa se esfumó y muy lentamente miró al profesor. —¿Sí? —/ —Deja de molestar a los demás y presta atención a la clase —el regañó fue acompañado por un firme señalamiento a la pizarra. —No estoy molestando a nadie, y prefiero que me llame 'Ace', por favor. —Era un loco un poco machista pero si tenía educación cuando quería, y ese pedido no fue para nada malicioso, fue sincero. —Entonces, Ace. Haz el favor de mirar al frente en silencio. —Seguro creyó que estaba haciéndose el gracioso otra vez. Suspiró suave al apoyar su codo sobre la mesa para así colocar su rostro encima de su la palma y observó en dirección a la ventana en un minúsculo lapso de algunos minutos en los que no dijo ni una palabra. Hasta que volvió la mirada hacia la albina. —Así que ¿te estoy molestando? —Pudo sonar como una pregunta tonta saliendo de un chico con aparente aspecto de delincuente, no obstante, lo preguntó de verdad, inocente ante sus desconciertos obvios para los estándares normales que se habituaban en los institutos o en cualquier lugar social. Él iba más por su camino, desde niño era algo así como «Tu a lo tuyo, y yo a lo mío». Cierto que lo acogieron, aguantaron, educaron -de cierta manera-, y alimentaron -más o menos también-; está agradecido con ellos en parte, y en otra los detesta un poco por entrometerse en su verdadero destino: estar en la deriva dentro del inmenso mar. No hubiera durado mucho.

—Es que estoy aburrido. Creí que sería bueno comenzar a estudiar aquí pero... es más una pérdida de tiempo. Sí tuve que vivir debo gastar mi tiempo en aventuras, en el mar. No entre estas paredes... — No le molestaba que, tal vez, su compañera temporaria guardara silencio ante sus palabras. Siendo sincero tampoco sabría exactamente qué responder a eso; por lo menos no sería bueno,  se rió en un tono bajo mirando al frente y agachando el rostro. —Sí, supongo que soy un poco molesto — Estiró uno de sus brazos a un lado para tomar la correa de su mochila verde y alzarla al pupitre. La abrió rebuscando algo entre sus cosas hasta finalmente sonreír victorioso al encontrar el cuaderno que estaba buscando. Hizo la mochila a un lado centrándose en su libro arrugado y maltratado. Además de viejo se le había caído en varias ocasiones al agua, en vez de estar de charlatán podía distraerse dibujando. Al encontrar una hoja vacía -amarillenta y arrugada- hizo el amague de agarrar algo en el aire, mirando fijamente el papel, al no poder sostenerlo levantó la mirada a un lado del libro, justo donde estaba su mano. —Cierto... —Cerró el libro acomodándose en el asiento debidamente. —Necesito algo para escribir —murmuró aparentando que era para sí mismo, obvio que era predecible a quién le pediría ayuda—, y no hay nadie más que... —Estiró su brazo en dirección al banco de la albina sin mirarla.—¿Me prestas algo? —Si no había escuchado lo que dijo con anterioridad es posible que no entendiera a qué se refería con exactitud.

¿Dónde estás?: Salón 1roB | ¿Qué tal el clima?: Bah

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Nuevas distracciones | Priv. Dea」

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.