Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Poco mas de un año
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyHoy a las 12:34 am por Jestro / Jevil

» Confieso que... {Juego}
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 11:19 pm por Audeth Forte

» CARNET PARA ESTUDIANTES/MAESTROS
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 7:31 pm por Audeth Forte

» Un día de descubrimientos [Libre]
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 6:54 pm por Audeth Forte

» Buscando secretario/a - LIBRE
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 6:08 pm por Ayiw Kryomi

» Cambios de botón
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 3:36 pm por Luka Crosszeria

» Audeth Forte - El precio del amor
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 2:21 pm por Luka Crosszeria

» Kyosuke | Diferencia a los demonios.
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 1:45 pm por Kyosuke Takenouchi

» El final del día (Dea)
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 9:20 am por Kyosuke Takenouchi

» Nuevos comienzos [Priv. Nina]
「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 EmptyAyer a las 6:47 am por Nina Drango



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 25, 2019 7:01 pm

Ya era demasiado tarde para estar meditando el plan de ir a pescar alguna clase de ser con posibilidades de asarse. Antes le parecía tonto pensar en morir atragantado, y ahora la idea de hacerlo por hambre le parecía mucho más cercana que ninguna otra. No sería una muerte super espectacular como las que se imagina cada vez que hace una locura, ni tampoco sucedería por salvar a alguno de sus seres queridos. ¡Todo por no comer! Nunca se imaginó algo así, siempre había comido demasiado por placer, porque le gusta la comida y es inevitable no darse una buena cena cada vez que había posibilidad. No obstante, eso no se presentó en un día, luego dos, y al final... aquí estamos. Cuando comenzó a escasear las posibilidades de trabajo se lo tomó muy a la ligera: «Bah, no pasada nada. ¡He comido como para un año! Ya encontraré algo.» Sin darse cuenta esa última frase se volvió algo recurrente día tras días. Poco a poco su lado optimista se aferraba con más fuerza para no dejar ver la gravedad de la situación, cierto que también el orgullo tuvo que ver en todo este problema. ¿Lloraría por no comer? ¿Se arrastraría o gritaría el hambre que tenía? ¡Ni loco! Antes prefería recurrir al auto canibalismo que rebajarse a eso.

A lo mejor un buen pirata se erguiría e iría a saquear sin pensarlo dos veces, pero Ace... era un pirata extraño. Sí podía aprovecharse en algunos restaurantes, también era capaz de tomar prestadas algunas cosas; sin embargo eso de «saquear» se le hacía demasiado excesivo e innecesario porque, vamos, ahora podría estar muriendo de hambre pero ¿cuánto tiempo se las apañó por si solo? No iba a arrepentirse de ninguna de sus decisiones. —Estas exagerando, Derek, anda vamos —Llevó su mirada negra al fantasma y después rodó los ojos suspirando. —Cállate... eres sólo un maldito fantasma... no sabes nada —En efecto, ¿qué podría sentir aquel ser incorpóreo? Apoyó su espalda desnuda en una pared aleatoria dejándose caer en lentitud hacia el suelo, ya no quería estar parado buscando a saber qué cosa; quizá si se sentaba un rato podía recobrar algo más de energía. Un par de raspones minúsculos en su espalda no eran nada comparado con el vació y dolor que experimentaba en su estómago. Para ser sincero, es la primera vez en su vida que le pasa algo semejante, claro que en momentos determinados su panza rugía exclamando la necesidad de alimento pudiendo resultar algo incómodo también, pero nada como esto. Acarició sus tripas con su diestra mientras que con la zurda bajó su sombrero sobre su rostro. El sol se estaba volviendo molesto para sus ojos. —Ace, eres demasiado terco para morir, y demasiado tonto para creer que lo harás por esto. ¡Anda vamos! Mueve tus piernas de una vez. —No tenía ni ganas de responder, ni de caminar, ¡Tenía HAM-BRE y punto! Sintiéndose hambriento como estaba no cruzaba por su mente la idea de ir a buscar chucherías para vender u objetos mágicos de todavía más valor.

Y tampoco es que tuviera a «alguien» a quién recurrir. Su tripulación se dispersó hacia tiempo. Su misión en la ciudad era la de buscar información sobre el infeliz que lo traicionó y hay que tener en cuenta que Ace era amable pero no por ello se apegaba a las personas. Tener un gesto amable significaba solo eso, ayudar cuando lo estaban necesitando, no por ello iba a estar imaginando que era amigo de todos. Pff, desde luego que no. Era un sucio pirata que se aferraba a la idea de que tal vez, en todo el basto mundo, existiera algo que fuera capaz de terminar con su duda existencial. También quería ser libre, ¡lo era! Estaba viajando tanto como quería, disfrutando del mar como sus padres lo hacían en esas historias poco creíbles. Escoger la fantasía a una amarga realidad era su opción preferida en temas familiares.

Su cuerpo se deslizó delicadamente por el muro hasta terminar con el hombro derecho en el suelo, su sombrero cayó por la inclinación dejando a la vista su rostro apacible. Emitía leves sonidos de respiración casi llegando a ser ronquidos. Dormirse ahora lo hacía ver como un niño pequeño después de haber pasado por una rabieta. Esperar que las personas que pasaran por allí no lo tomaran como a un vagabundo era difícil, puede que no toda la esperanza este perdida de ser así. ¿Será como un tipo de táctica desesperada inconsciente?

¿Dónde estás?: Calles | ¿Qué tal el clima?: Soleado

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Yuuki Takai el Sáb Mayo 25, 2019 9:11 pm

Finalmente estaba libre, antes había pensado que todo sería sencillo, aquella carta que leyó al despertar decía que solo debía ir a la dirección que allí estaba escrita y todo estaría listo, ¡que errada estaba al pensar tomarse esas palabras literalmente! Apenas llegó al Instituto estuvo envuelta en papeleos, explicaciones, recorridos, presentaciones y demás cosas que la dejaron exhausta y mareada. No fue fácil luego volver al dormitorio que le tocaba, se perdió unas dos veces ya que había olvidado ver el mapa que antes le habían entregado y el cual perdió en algún momento de algunos de los incesantes recorridos. Daba gracias a sus superiores y hermanos por dejar que la habitación fuera solo para ella, al menos por ahora. Cuando entró finalmente notó que era un cuarto bastante amplio y confortante, sintió una punzada de tristeza al recordar que no tenía pertenencias que acomodar, pero su sorpresa fue inmensa al ver sobre una de las camas una gran maleta con su nombre y algunas cosas que ahora eran suyas. -Gracias padre, has sido muy amable al pensar en todo por mí, gracias también a mis hermanos por cuidarme siempre tan bien, los amo- dijo cerrando sus y uniendo sus manos en su pecho como una especie de plegaria.

Luego de finalmente acomodar todo lo que ahora le pertenecía y ponerlo en el lugar correspondiente decidió que lo mejor sería prepararse algo de comer, tener una vida terrenal traía consigo la necesidad de consumir alimentos, ahora no solo cocinaría por gusto, sino también porque lo necesitaría, al parecer sus hermanos si recordaban su pasión por la comida (cosa que ella tuvo que volver a descubrir por sí misma antes de ir a Takemori) y lograron llenar algunas cajas con los utensilios básicos para poder cocinar y alimentos frescos en su ahora nevera y despensa, menos mal que aquella habitación incluso fue equipada con una pequeña cocina, aunque no estaba del todo segura de si eso era algo que la directiva apreciaría, y por la distribución de la habitación no parecía ser parte del diseño original -espero que esto no me traiga problemas a largo plazo- dijo para sí misma mientras comenzaba con su labor de preparar una comida tardía.

Pasaron alrededor de 50 minutos cuando finalmente Yuuki decidió que todo estaba perfectamente listo, sonrió antes su creación, arroz, tortillas, salchichas en forma de pequeños pulpos, algunos onigiris y fruta fresca, todo ahora estaba perfectamente guardado dentro de dos cajas de comida -creo que preparé demasiada comida- pensó mientras sonreía apenada, pues aún no se acostumbraba a lo que debía hacer, estaba como una niña aprendiendo todo de nuevo, solo dejaron el recuerdo de las cosas básicas que debía hacer, lo demás debía aprenderlo de nuevo. 

Resignada y no queriendo quedarse a comer allí mismo, tomó todo lo que había hecho y lo guardó dentro de un pequeño bolso destinado a llevar cajas de almuerzos. A paso lento salió de su habitación y se dirigió a las calles de aquella hermosa ciudad, el día estaba soleado pero perfecto, no hacía un calor sofocante pero tampoco frío. no tenía un rumbo fijo a donde ir, pues aún no conocía todo así que decidió simplemente caminar hasta encontrar un lugar tranquilo para comer.

Al paso de algunos minutos de pronto escuchó un ruido suave, como de un objeto liviano cayendo al suelo. Mirando hacia sus pies notó un sombrero que había rodado hasta ella debido a la suave brisa que corría, se agachó y tomó aquel objeto entre sus pequeñas manos y mirando hacia los dados buscaba a su dueño encontrándolo tirado casi justo frente a ella. Se sorprendió al verlo de esa manera y corrió para auxiliarle, si estaba herido debía hacer algo de inmediato. 

Se acercó al chico y debido a su angustia no notó que en realidad aquel joven dormía, se acuclilló frente a él dejando el bolso con las cajas de comidas a un lado y comenzó a buscar algún signo de herida -¿qué hago?... ¿qué hago?- se preguntaba una y otra vez en voz baja mientras ideaba un plan para poder tomar a ese joven y llevarlo al hospital, pues este era mucho más alto y pesado que ella, tendría que poner todo de sí para poder llevarlo, molestar a otros con algo que ahora era su responsabilidad no era una opción.  


「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 Firma_11


Hablo / Pieso / Actúo
Yuuki Takai
Salón : 2 B Dromes : 11844
Reputación : 4
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario
Yuuki Takai
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 26, 2019 4:24 pm

Su respiración tranquila captó algo que hizo mella en sus propios sueños. Ace se veía a sí mismo rodeado de montones de comida para gusto y placer había de diferentes clases. Su imaginación recorría la infinidad de platos que probó en su vida, desde los más feos hasta los que lograban volarle la cabeza de los buenos que estaban. Un sueño demasiado bello que era mera imaginación infundado por un pequeño aroma cercano. Su estómago volvió a rugir a gran volumen y Ace se despertó alarmado. —¡TODAVÍA NO COMÍ TODO!... ¿Ah? —Ladeó el rostro parpadeando un par de veces para poder centrar la imagen que tenía delante.  —Me quedé dormido... —murmuró restregándose el rostro sin ser capaz de despertar del todo su mente y reaccionar ante la presencia desconocida que le hacía compañía. —No. En realidad moriste. —Estúpido fantasma. Sus músculos se tensaron, sus manos se quedaron estáticas sobre su rostro por unos segundos. —No puede ser, ¡No puede ser! ¡¿Morí?! —Exaltado, finalmente, centró su atención total en silueta de la rubia. Tragó saliva. —Pues si morí supongo que ahora estoy en el cielo. —Estamos de acuerdo en que eso suena a un halago de los más básicos, sin embargo no busca darle un cumplido por más que sonase de esa forma. Nunca leyó nada del cielo, ni tampoco se planteó la idea de indagar sobre la forma de los ángeles pero a sus ojos, si es que existieran, se verían como esa chica delante suyo. Delicados, hermosos y con unos ojos tan bellos como el mismo cielo. —Ja —se escapó de repente de sus labios antes de reír continuamente. —No. Si hubiera muerto tu no estarías frente a mí, porque ese sería el infierno. —Después de esa pequeña palabrería tiró su cabeza hacia atrás con un quejido para desperezarse un poco antes de volver a centrarse en la segunda mientras suena su adolorido cuello. La observó en silencio un par de segundos y progresivamente su mirada descendió hasta acabar en algo interesante. Sonrió de medio lado volviendo rápidamente a su cara. —No me digas que ibas a robarme el sombrero. —Un claro deje burlón se presentó en su voz.

De repente todo su estado se fue a segundo plano por un buena cantidad de minutos. Para su infortunio al cuerpo tener una necesidad de ingerir alimentos se vuelve demasiado impaciente, era similar a un niño caprichoso. Es así que al momento de ponerse de pie y sacudirse el polvo de su hombro, otra vez se oyó esos gruñidos dolorosos. Por instinto se encorvó abrazando su panza. —Maldición, casi olvido que estoy muriendo de hambre... —Regresó su espalda a la pared con un suspiro cansado. —Creo que prefiero seguir distrayéndome a sentir esta sensación. —Bajó sus brazos a los lados antes de enderezarse. —Tu nombre, dime tu nombre —pidió con una sonrisa. Sabía que era una buena oportunidad para pedir ayuda o preguntar sobre trabajos pero en verdad estaba en cierta clase de lucha contra su orgullo. ¿Confirmar que se encuentra mal mediante sus palabras? No. Y es un no rotundo. Podría estar desangrándose ahí mismo y todavía le costaría pedir ayuda a un desconocido. Optaba por mostrarse despreocupado, optimista sobre todo, ya las soluciones le vendrían solas en algún momento. Momento que esperaba fuera pronto por todos los mares.

¡Está vivo! —gritó un niño que pasaba por la acera de enfrente. —Shh, cariño, por favor —amonestó la señora que lo sujetaba de la mano. —¡Pero cuando nos fuimos estaba tirado, yo pensé que murió! —Los niños eran tan inocentes. Ace lo miró acariciando su nuca en un gesto inquieto, puesto que él también había creído eso primero. —Al menos no fui el único en pensar que morí —comentó sintiéndose menos idiota al respecto.

¿Dónde estás?: Calles| ¿Qué tal el clima?: Soleado

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Yuuki Takai el Dom Mayo 26, 2019 5:39 pm

Su mente estaba buscando todo tipo de soluciones para ayudar al chico, finalmente una idea cruzó su cabeza, tendría que desplegar sus alas y ayudarse a mantener el equilibrio con ellas y a su vez proporcionarle equilibrio a él, ¿cómo lo haría posible? Eso solo lo descubriría al hacerlo. Soltó un suave suspiro e iba a dejar el sombrero del chico sobre su bolso cuando de pronto notó que aquel joven despertaba gritando algo que no logró entender de inmediato, el susto por escucharlo de pronto fue tan grande que terminó dando un respingo hacia atrás mientras ahora dicho sombrero se encontraba siendo abrazado contra su pecho casi como si este pudiera servirle de escudo ante el inminente susto.

De nuevo el chico habló, ahora se daba cuenta de que en realidad aquel muchacho estaba bien e incluso el mismo afirmaba haberse dormido, Yuuki abrió su boca para decirle algo pero de pronto escuchó otra voz, sus ojos de inmediato fueron a parar hacia aquel alma perdida, como ángel que era para ella era normal poder ver la presencia de las almas, fuesen buenas o malas, cosa que hace un par de días le causó bastante inquietud hasta que le fue explicado por aquella mujer que estuvo con ella al despertar que era normal para ellos verlos, después de todo era un ser celestial. Yuu notó que las palabras del alma tensaron al joven y de nuevo estuvo a punto de revelarle que aquello no era cierto, cuando su voz sorprendida volvió a callarla. Lo miró parpadeando incrédula -¿De verdad le creyó?- se preguntó a sí misma dentro de sus pensamientos. la mirada que el chico le dio en primera instancia la hizo sentir un poco incómoda, aquella parte de ella que sentía miedo de todo y todos hacía mella en su ser sin embargo se sorprendió al escucharlo decir aquello ¿sería posible que con solo verla aquel chico supiera lo que en realidad era ella?.

Separó sus labios para hablar -bueno...- pero su voz salió casi como un susurro siendo opacada por una nueva conversación del chico, no pudo evitar soltar una suave risa al escucharlo, aunque en el fondo estaba desconfiada aun podía se alguna forma sentir que aquel muchacho frente a ella no era una mala persona, o al menos eso esperaba. Notó de nuevo como la miraba, ahora ella también lo miró de manera directa a sus ojos, sin embargo aquel comentario sobre el sombrero la hizo mirar hacia sus brazos, donde lo tenía abrazado, y de inmediato regresar su vista a él -¿Eh?...- su rostro se sonrojó ligeramente por aquella confusión -¡No! Para nada, yo solo... solo lo recogí y pensaba llevarlo conmigo cuando te llevara al hospital porque pensé que estabas herido luego de comprobar que respirabas, entonces yo...- de pronto cerro su boca notando que estaba hablando demasiado rápido y sin haberse percatado de que en realidad le tomaban el pelo, al notar aquello sin darse cuenta infló un poco sus mejillas molesta consigo misma por ser tan despistada e ingenua.

Vio como se ponía en pie y luego escuchó aquel sonido típico de aquellos, que como ella, pueden sentir hambre, sin poder evitarlo colocó una de sus manos sobre su boca intentando así esconder la suave risa que le provocó aquello, sin duda alguna este chico estaba pasando por momentos algo extraños pero aun así era entretenido de ver. Lo escuchó decir que tenía hambre y una idea cruzó su cabeza mientras sus ojos se dirigían al bolso con comida que aún estaba en el suelo, sin embargo tuvo que volver a centrar su mirada en él cuando este finalmente le hablo directamente a ella preguntando su nombre. lo miró curiosa ladeando un poco su cabeza y respondiendo a su sonrisa con una un poco más suave y tímida le respondió -Yuuki... mi nombre es Yuuki- dijo mientras ahora ella tomando su bolso y aun sosteniendo el sombrero se ponía de pie.

De repente un niño sorprendido señaló el estado del él, asegurando que pensaba estaba muerto cuando lo vio en el suelo, no podía culpar al pequeño, ella pensó lo mismo por un segundo al verlo allí tirado, sonrió hacia el pequeño y luego sin perder esa sonrisa le hizo una pequeña reverencia a su madre dándole a entender que no debía sentirse culpable o avergonzada por el comentario del niño. Sin poder evitarlo volvió a reír cuando el joven "no herido y no muerto" dijo aquellas últimas palabras, se giró a observarlo a él ahora -entonces somos tres lo que pensamos eso- comentó mientras mantenía aquello sonrisa en su rostro, definitivamente este iba a ser un día diferente a los que siguieron luego de su despertar -por cierto...- ahora le prestó toda su atención a él y alzando con su diestra el bolso que contenía dentro sus cajas de almuerzo le preguntó -¿quieres comer algo?.


「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 Firma_11


Hablo / Pieso / Actúo
Yuuki Takai
Salón : 2 B Dromes : 11844
Reputación : 4
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario
Yuuki Takai
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 27, 2019 6:55 pm

Una pequeña risa salió de su boca ante la reacción de ella a su insinuación. —¿Hospital? —Repitió como si fuera algo muy importante que necesitase de un extenso análisis, la realidad era que trataba de encontrarle sentido a la explicación. —Eres muy precavida o demasiado exagerada... —Fue una frase dicha con inseguridad, sí se refería a ella de esa forma ¿qué terminaba siendo él?—Bueno, lo que importa es que estoy en perfecto estado y que no necesitas llevarme a ningún lado. —Sin quererlo se imagino a la chica tan delicada como se la veía intentando llevarlo a una enfermería, convengamos que con la mente de pirata un poco ambientada en siglo XVII no podía imaginarse muchas formas de ser transportado a no ser que fuera a rastras. —Por otro lado me hubiera encantado ver de qué forma lo harías, no diría que peso demasiado pero creo que soy demasiado para ti —bromeó demostrando lo tan arraigado que tenía su optimismo, por otro lado, ¿no podría malinterpretarse su tonta bromita?

—Yuuki... — Ignoró que se había burlado de su hambre monumental porque así lo tomó—. Soy Ace, un pirata. Encantado. —Observó como la chica se ponía de pie e inmediatamente algo vino directo a su mente «pequeña». Una obviedad, era de regla que las femeninas fueran más pequeñas comparadas a los chicos, en su mayoría y hasta ahora, no consiguió cruzarse con aquella con la que no tuviera que bajar su rostro para hablarle como era debido. Añadiendo de nuevo la imagen de estar llevándole al hospital, cielos, no podía esconder su sonrisa divertida.

—¿Tres? Maldición, ¿de verdad no estoy muerto? —Su mano pasó a su mejilla para darse un par de golpesitos continuos. —¿Uhm? —Se detuvo al prestarle atención nuevamente a Yuuki. Y si había pensado que la rubia era un ángel solo por su apariencia ahora mismo podía asegurarse que podía convertirse en «su ángel», en secreto. —¿E-Es por el ruido de antes? —Desvió la vista tocando su estómago, deseando que no volviera a sonar—, no hace falta. Suele hacer esos ruidos para molestar. —Bajó la vista al suelo dudoso, era una buena señal para terminar con esa sensación horrible que se le había olvidado hasta ahora, cuando de nuevo la palabra «comer» trae a su mente variedad de platillos exquisitos. Carne asada, huevos revueltos, cerdo, y más carne. ¡Sobre todo la carne era su favorita! —Eres un asco, Ace, reacciona. Estás babeando. — Bendito fantasmita que lo quitó de su ensoñación, de la que no se había percatado haber entrado, y mientas su estómago repetía de nuevo su muy ruidosa demanda, Derek pasó el dorso de su mano por el costado de su boca alcanzando a limpiar a tiempo la saliva antes de que cayera al suelo, o sobre sus botas. —Su-supongo que —su voz flaqueó, no quería aceptar la ayuda por la forma tan vergonzosa en la que se enteraron de su falta—, que podría probar solo un poco. ¿O es una forma de que me olvide de que tienes mi sombrero y saldrás huyendo en cuanto me siente a comer? —Lo señaló—. Te aseguró que se ve mucho mejor en la cabeza, ¿me lo devuelves? —bromeó tendiendo su mano hacia ella teniendo otra vez esa sonrisa ladina suya. Esa es una estrategia mucho mejor, supone, personalmente se siente mejor al haberle restado peso a sus palabras con esa broma.

¡Le aseguró que mi nuera me dijo que se cayó de repente! —Movió levemente el rostro quitando su atención de Yuuki para mirar a la señora que alzaba la voz detrás de ella. —Sí, Sí. Estoy segura, no voy a mirar. Espere, ensegui- ¡Ah! —Se encontraba tan sumergida en su teléfono, y en observar las flores que sobresalían en su jardín que se sorprendió al ver al «muerto» al tratar de meterse otra vez a la casa, bien vivo. El rostro pálido le causó una sonrisa a Ace, este sólo levantó la mano en su dirección como saludo—. Sí, estoy vivo. Lo siento por ponerme a dormir en una zona residencial tan tranquila en la que nunca sucede nada—comentó un poco burlón—. Es que sus pisos son tan cómodos, no pude controlarme. —Utilizó la ironía al bajar la mano, ya estaba bien que lo tomaran por muerto. De un fantasma bueno, de él mismo era un poco aceptable, de la chica que se acercó... al menos se atrevió a comprobar si respiraba antes de sacar conjeturas, el niño era un chiquillo inocente; sin embargo ¿esa señora, después de varios minutos de haber despertado? Él no era el único despistado al parecer. —Comienzo a creer que en vez de estar preocupados querían que mi cadáver saliera de sus preciadas calles pulcras. —Volvió a ver a Yuuki. —Con lo profundo que duermes... no los culpes por pensar que te moriste. —Una vena de enfado apareció en su cabeza, ya su paciencia había rebalsado—¡Qué ya está bien de ese tema! —exclamó poniendo sus manos en jarra antes de percatarse de que quizás Yuuki no entendiera nada de lo que había pasado—. E-Eh... eso, yo... e-es que Beatrice es un poco... —Atinó a tomar su collar con una mano y señalarlo con su índice—. Fue por esto, ignóralo —Lo soltó haciendo un gesto despreocupado con los hombros retomando su postura cerrada. Si lo trataba de loco ya estaba acostumbrado, pasaba cada vez que decía que podía hablar con fantasmas para intentar conseguir algo de dinero, no mentía pero... los fantasmas eran complicados y acaban por echarle la bronca culpa de ellos.

¿Dónde estás?: Calles | ¿Qué tal el clima?: Soleado

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Yuuki Takai el Lun Mayo 27, 2019 9:01 pm

Yuuki solo pudo asentir cuando el hizo la pregunta del hospital, sin embargo luego luego escuchó aquello sobre ser precavido o exagerada y le miró ladeando su cabeza y mirándole a los ojos -¿Tú crees?- le preguntó bastante curiosa por saber su respuesta -es difícil no recordar siquiera la forma correcta de tratar este tipo de situaciones- dijo aquello en voz suave pero audible, aunque su intención era que esto fuese un pensamiento. Por su lado el joven le aseguró estar bien y no necesitar ningún tipo de atención médica, cosa que la hizo sentir mucho mejor, pues aunque él estuviese de pie y sin heridas visibles le preocupada que de igual manera visitar el hospital fuese una necesidad -es bueno saberlo, me alegro de que estés bien- de nuevo dejó salir su típica sonrisa suave, sin embargo al escuchar aquel comentario sobre cómo ella lo llevaría estando él inconsciente la hizo poner una expresión pensativa -tenía un plan, sin embargo sé que no iba a ser una tarea fácil... no soy una debilucha hubiese podido cargar contigo, con dificultad pero podría- lo miró frunciendo levemente el ceño, pero más que verse molesta se veía graciosa.

Ante su presentación Yuuki hizo una muy pequeña reverencia -Es un gusto Ace, puedes llamarme Yuu, mis hermanos así me llaman- dijo y luego decidió preguntar por algo que llamó su atención -¿Pirata?... ¿Qué es un pirata?- si ella fuese consciente de que en realidad aquella pregunta podría desencadenar una burla por no saber algo tan conocido, sin embargo no era su culpa el que mucho de lo que se supone debía saber, ya sea por lógica o por haberlo aprendido, ahora no lo recordara. Se sintió un poco incómoda ante la mirada de Ace, parecía estar realizándole un escrutinio, pero fue aquella sonrisa lo que ha hizo sentir entre incómoda y avergonzada, y eso se pudo apreciar a simple vista por su sonrojo. Sí, aquella inestabilidad en sus emociones podía hacerla pasar por una chica bastante confusa y extraña.

Negó suavemente haciendo que algunos mechones de su cabello cayera sobre su rostro -sí, es cierto, aún tienes una vida que vivir, no haz muerto- respondió algo divertida por su reacción. Por un momento se quedó observando a Ace, este parecía estar incómodo luego de que ella le preguntara si tenía hambre, se sintió culpable, al parecer lo ofendió con aquella pregunta, y si bien, aún no confiaba en aquel chico que aunque no parecía ser mala persona sin duda alguna era singular, tampoco deseaba hacerle sentir mal ni mucho menos ofenderle, así que decidió contar su secreto, ¿no le haría daño decir aquello no? no es como si él fuese a ir gritando a voces por toda la ciudad que ella podía hacer aquello... -en realidad... bueno... me gusta cocinar... hmm... no soy especialmente buena en ello y por falta de costumbre sin querer hice demasiada comida... yo.. bueno... no creo poder comerla toda y no me molestaría compartirla contigo si gustas- le dijo dubitativa mientras pasaba su mirada de el bolso al chico y viceversa. Había escuchado las palabras que aquella alma que permanecía en el sitio, sin embargo decidió ignorarla ya que esta parecía solo querer burlarse. Aunque... siendo del todo sincera con ella misma... Sí, Ace babeaba mientras estaba en otro mundo, esto la izo nuevamente sonreír, parece ser que ahora comenzaba a dársele de nuevo eso de siempre estar sonriendo... algo característico de ella antiguamente, aunque ella no tuviese idea de ello. 
Observó al chico volver en sí y limpiar su boca, esta vez si logró contener la risa que deseaba escapársele, definitivamente Ace era una persona singular, lo escuchó hablar, parecía un poco inseguro, ¿o sería apenado por aceptar su oferta? En un principio se sorprendió por lo que le decía respecto a su sombrero sin embargo notó que era en broma y sonrió divertida, cuando vio que él tendió su mano en espera de que el objeto le fuese devuelto ella dio un paso atrás, y negando alzó la mano con la cual lo sostenía y terminó por colocar el sombrero sobre su cabeza -creo que me queda mejor a mí- respondió divertida mientras lo miraba y sonreía a la vez, ella también podía hacer bromas si se lo proponía, o si entendía cuando era propicio hacerlas. 

De nueva cuenta ambos fueron sorprendidos por una persona que al parecer pensó que Ace estaba muerto cuando en realidad dormía en el suelo, esta vez Yuu decidió no intervenir, aquella señora por alguna razón le pareció un poco grosera, pues si ella lo había visto antes ¿por qué no se acercó a auxiliarlo o al menos comprobar si lo que pensaba era correcto? Soltó un suave suspiro pero este quedó atorado en sus pulmones cuando vio y escuchó al chico que creyeron muerto responderle a la señora. Las palabras de él estaban teñidas de burla e ironía, pero era entendible, ella también se sentiría incómoda estando en su lugar, y de hecho, en ese momento ya se sentía de esa manera. Yuuki iba a responderle que estaba de acuerdo con aquella conjetura sobre que parecía mas preocupada por la calle que por su integridad física cuando de nuevo aquella alma perdida habló, esta vez no pudo ignorarla y le miró directamente, en definitiva, esta parecía tener una especie de conexión con Ace, y estaba más que claro ahora, por lo que él le decía, que era consciente de aquella presencia, incluso podía asegurar que ya estaba acostumbrado, aún así y sabiendo esto ella quiso preguntarle -¿Puedes verla y escucharla?... es inusual- sin pensarlo dos veces ahora se dirigió al alma y se colocó frente a Ace como un escudo protector, sabía que esto prevendría que el alma robara de su energía de vida si era eso lo que hacía, de ser así solo quitaría parte de la suya y no la de él, y así estaría a salvo -no deberías estar aquí ni mucho menos cerca de él, podrías afectar su energía, quizás por eso dormía casi como desmayado- sus palabras aunque suaves eran seguras, esta era una de las cosas que sí dejaron como recuerdo, el saber como actuar como un ángel cuando estaba en estas situaciones, debía convencerla de ir al más allá y recibir su juicio, pese a todo y aunque no le conocía, no deseaba ver a aquel chico afectado por estar tan cerca de un alma perdida.   


「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 Firma_11


Hablo / Pieso / Actúo
Yuuki Takai
Salón : 2 B Dromes : 11844
Reputación : 4
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario
Yuuki Takai
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 31, 2019 6:55 pm

—Lo creo —contestó totalmente seguro haciendo contacto con lo que creía que eran el mismo reflejo del cielo despejado. Eh... si llegaba a decir eso, sin ninguna dudas él sería el exagerado. Alzó una ceja al escucharla, ese comentario le pareció no formar parte de la conversación, aún así se atrevería a indagar. —¿No recuerdas como tratar este tipo de situaciones? Pues para mí lo hiciste bastante bien. —Volvió a sonreír de forma divertida ante la respuesta que recibió de su comentario. No creía que ella pudiera con él, todavía así aprovecho para remarcar el elogió anterior. —¿Segura que podrías? No sé quién esta subestimando a quién pero mira, hasta tenías pensado un plan —habló con un tono bastante animado, rozando la ironía—, uno que no sé si hubiera funcionado. Pero lo pensaste —reafirmó cerrando sus párpados al sonreír y acercando su dedo en le ceño fruncido de la chica para darle un leve pique. Esa forma entre toca narices y amable que tenía costaba entrever si estaba buscando molestar o en realidad si estaba siendo amable.

—¿Tienes hermanos? —Le sorprendió un poco esa información, así mucho que nadie le comentaba nada sobre hermanos o familia, fue un detalle mínimo para dar a entender su apodo; sin embargo... era un poco triste para él todo lo del ámbito familiar. —Yo te llamaré Yuuki, me gusta más —Y ahí fue que al escuchar su pregunta sus ojos se abrieron de forma demasiada exagerada. —¡¿No sabes?! —Cruzó sus brazos sobre su pecho moviendo la cabeza de forma negativa—. No puedo creerlo, Yuuki. Aún así tienes suerte, estás delante de alguien que quiere ser el mejor de todos. —Levantó su mano para señalarse con el pulgar con una sonrisa orgullosa antes de regresar ambos brazos a los lados de su cuerpo.—Uhm ser un pirata es amar el mar y la aventura. Es no querer quedarte en un sitio, no tienes nada que te ate y puedes ser totalmente libre a tus anchas. —Omitir la parte mala que todos suelen decir, y que también significa ser pirata, le pareció optimo para la ocasión. No iba a ser que después de acercarse a ayudarlo se fuera corriendo al enterrarse de que eran unos ladrones prófugos de la seguridad marítima, cazadores de tesoros y totalmente en desacuerdo con cumplir cualquier clase de ley. No obstante, eso no significa que todos eran malas personas.

Suspiró aliviado ante la respuesta de Yuu. —Si me lo dices tu ya me quedo más tranquilo, es que de verdad... —«No quiero morir todavía». Demasiado para decirlo en una charla casual con alguien que apenas conoce. —Todavía tengo cosas que hacer —terminó de hablar desviando la mirada. Entre luchar con que su estómago no hiciera ruido y de verdad parecer un necesitado delante de alguien... bueno, ¿irse corriendo con una buena excusa sería muy raro? Sopesó esa idea con verdadera seriedad, iba a hacerlo si Yuuki no volvía a hablar. Sus ojos oscuros se clavaron en su rostro, aún dudoso sobre su propio accionar. —¿Lo... —Se aclaró la garganta para tragarse la felicidad que quería salir de forma efusiva con sus palabras, justo después de haberse metido en su sueño propio era lo segundo mejor que podría pasarle hoy, quizás sería lo primero si la comida estaba buena. —¿Lo dices en serio? ya, supongo que si dices que hiciste mucho podría ayudarte con eso. —Era increíble lo fácil que se podía disipar un momento incomodo con las acciones adecuadas, estaba internamente agradecido con ella.

Al verla con su sombrero no pudo evitar alzar ambas cejas. —¿Eso crees? —preguntó con duda fingida colocando una de sus manos sobre su mentón para imitar un gesto serio. —A ver... —Acercó un poco más su rostro al de ella manteniendo la mirada fija en su rostro y en el sombrero por unos aproximados cinco segundos antes de cambiar su expresión a una sonrisa, dándole un pequeño golpesito al ala del objeto para bajarlo en un intento de  que le cubriera los ojos como parte de la broma antes de volver a retomar una distancia normal. —Ya lo creo, te apuesto a que creerían que es tuyo —comentó asiendo alusión al tamaño del mismo.

Aunque había nombrado a Beatrice no esperó era pregunta en particular. —Qué... ¿Qué dijiste? —No podía creerse lo que le había preguntado. —Tú puedes... ¿eh? —Sus demás palabras se quedaron dentro de su garganta al ver su inusual accionar. Parpadeó sin saber que decirle exactamente, soló atinó a mirarla desde arriba mientras su mente trataba de buscarle sentido a todo lo que pasó, a que pareciera que lo estuviera protegiendo de Bea. —¿Puedes verme? Wow... —se colocó delante suyo. —Es un gusto, me llamo Beatrice, y no —se llevó ambas manos a la boca para aguantar la risa—, no yo.. psst... espe... jajajajajaja lo sien... jajajaja... lo siento pero tu crees que yo a él —se señaló y luego a Ace sin poder aguantar la risa. —Jajajaja, lo siento, lo siento. Ya me pongo seria es que ¿Piensas que es por mi culpa que duerma así? —Ace arrugó el entrecejo imaginando por donde iba Bea. —Eso es algo suyo. Yo sólo lo cuido, ¿a qué sí, Ace? —Intentó colocarse al lado del mencionado, éste suspiró desviando la vista hacia la rubia. —Yuuki, no te preocupes. Está bien... se supone que tiene que ver con algo familiar. —Volvió a cruzar los brazos sobre su pecho un tanto incomodo con el tema. —Te aseguro que ella no hace nada —dijo lo último en un tono más alto para remarcarlo—. Se la pasa hablando todo el día, simplemente ignórala —. Movió la mano despreocupado antes de sentarse en el suelo de repente. —Claro~, no hago nada. Lo podría hacer si me escucharas ¡pero nunca me escuchas! No pensaras comer en el suelo, ¿no? —Ace cruzó sus piernas para sentarse como indio y la ignoró por completo fijando sus ojos en lo que le interesaba más que esa charla, «la comida» en ese bolso. —¡Ace! Aghhh, como quieras. Yuuki, no soy un espíritu malo —volvió a centrarse en la rubia sonriendo de forma amable después de ser ignorada por el rebelde de pecas—, en realidad soy el fantasma encargado de protegerlo. Sus padres me lo encomendaron —explicó colocando una de sus manos sobre su pecho en un atisbo de mirar a Ace de forma maternal pero él ya estaba viéndola con una mirada seria provocando que su vista se volviera al suelo, sabía como era con el tema de sus padres. Al menos si no los nombraba como «unos de los mejores piratas» —Bea... ¿nos dejas comer, por favor? —La nombrada apartó la vista dirigiéndose a Yuuki con una sonrisa—. De acuerdo, si eso hace que se te quite esa cara... —/—¡No tengo ninguna cara! —se quejó arrancándole más risas al fantasma. Eran un caso especial.

¿Dónde estás?: Calles | ¿Qué tal el clima?: Soleado

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Yuuki Takai el Sáb Jun 01, 2019 3:47 am

Se sorprendió ante la respuesta afirmativa de él, sin embargo no dijo nada simplemente se le quedó mirando de manera fija por la sorpresa, la cual aumentó más al escucharlo preguntar sobre lo que se supone debió ser un pensamiento  -¿acaso es psiquicó?- se preguntó en su mente, sin embargo luego de pensarlo unos segundos recuerda vagamente escuchar su propia voz al decirlo, sin poder evitarlo se sonroja bastante al darse cuenta de lo torpe que era -ohh bueno... ¿cómo explicarlo?... yo... no tengo recuerdos de hace más de una semana... y bueno... no sé si es normal o no actuar como lo hice... o si de verdad he exagerado demasiado hasta el punto de incomodarte, si te he incomodado lo siento, no quería, yo... yo solo pensé que si estaba herido lo mejor sería que un médico te tratara para que no fueras a morir o peor ¿qué tal si tus herid....- se quedó callada de pronto asimilando su reacción ocasionada por la vergüenza y su deseo de explicar algo que jamás había explicado a nadie -creo que debería callarme, lo siento hablo demasiado cuando estoy nerviosa o avergonzada y.... cielos... lo estoy haciendo de nuevo...- se quedó callada de manera repentina y desvió la mirada hacia el suelo, ella misma se estaba avergonzando, se comportaba como una loca que no sabía parar de hablar.

Cuando lo escuchó hablar y divertirse con su respuesta de poder con él y sobre su plan, ya Yuuki se encontraba más tranquila de su bochorno anterior, lo miró entrecerrando sus ojos, no estaba molesta, para nada, pues sabía que él solo bromeaba. Ante el toque en su frente, Yuuki hizo la simulación de querer morder el dedo del contrario, ¿infantil? quizás, pero era parte de su personalidad -¿sabías que dicen que los mejores y más letales venenos vienen en frascos pequeño?- lo mira ahora sonriendo de manera retadora pero juguetona -¿como sabes que no tengo una fuerza sobrenatural escondida? mi plan era muy bueno, iba a tener la ayuda de mis dos grandes amigas... aunque una aún me duela por la herida... aquello último lo dijo en un muy suave susurro, pues hasta ahora recordaba ese pequeño detalle que haría de su plan algo un poco más complejo de lo que pensaba... aunque eso no lo admitiría.

Ante la pregunta sobre sus hermanos Yuuki asintió orgullosa sí, tengo cientos de hermanos... ¿o eran miles?... no recuerdo bien...- responde como si aquello fuera algo normal de asimilar, ella olvidaba por completo que las personas no sabían de primera mano sobre su raza y procedencia, así que seguramente esa información debería haber sido explicada pero, naturalmente hablamos de la despistada,así que solo lanzó la información y listo. Escuchó como él informaba que la llamaría Yuuki y ella solo sonrió y asintió de acuerdo con él, pero terminó siendo sobresaltada por su repentina pregunta y sorpresa, atenta escuchó la explicación sobre lo que era un pirata, asimiló toa la información y daba gracias a su padre por privilegiara con una memora fotográfica, ahora no olvidaría que era un pirata... bueno no a menos que fuese su mismo padre quien borrara sus recuerdos... de nuevo... ¡oh vaya! suena genial ser un pirata, es como mi verdadero hogar, allí puede ir donde quieras y volar libre, sin ataduras, sin miedos...- dijo emocionada ante aquel descubrimiento y por lo similar que era a vivir en el cielo.

Yuu le regaló una gran sonrisa para demostrarle que todo estaría bien y que no tenía que preocuparse en morir prontamente -Demian, la parca, no está cerca así que no tienes de qué preocuparte- dijo en broma y guiñándole su ojo izquierdo, aunque obviamente esa podría no ser una broma divertida para el chico. Se podía notar claramente la felicidad en los ojos del chico ante el ofrecimiento de la comida, además, Yuuki al poder sentir algo de las emociones de otros era más consciente de ello, rió por lo bajo al oír su respuesta y lo miró de una manera que denotaba amabilidad y ternura -eres un poco tsundere... No te preocupes, me gusta compartir- aunque no era del todo una mentira aquello, la verdad es que esta sería la primera vez que alguien más comía de algo que ella cocinaba, pues nunca antes había compartido sus preparaciones por miedo a que no le agradara a los demás.

Ante su broma con el sombrero de Ace notó como él le seguía la corriente y también bromeaba con ella, sin embargo, en aquel momento cuando se acercó a sus rostro Yuuki no pudo evitar sonrojarse y retroceder un poco inclinándose levemente hacia atrás, pues no estaba acostumbrada a que se le acercaran tanto, y menos aún un chico. Sin embargo y pese a su anterior vergüenza ella comenzó a reír divertida al sentir como el sombrero cubría sus ojos, definitivamente ella era bastante más pequeña y por ello le quedaba grande -por supuesto, todos podrán ver que los ángeles piratas si existen y son muy lindos- dijo entre risas, acababa de decir lo que era ella, pero esto era algo del que ella ni cuenta se dio, simplemente estaba más concentraba en bromear con Ace, aunque el que dijera su raza podía pasar también a ser como un auto cumplido de broma para ella misma si quien la escuchaba no captaba en realidad lo que era. En definitiva hoy las emociones de Yuu estaban muy calmadas.

Se mantenía frente a Ace protegiéndolo, no dejaría que su energía fuera robada, ese era su trabajo, proteger, y el chico merecía ser cuidado, había sido la primera persona que ella conoció y que le agradaba en vez de aterrarla -por supuesto que puedo verte, todos los ángeles podemos ver a las almas, de no ser así ¿cómo viviríamos en el cielo o podríamos trabajar?- responde como si fuera lo más obvio del mundo, sin recordar que ella no tiene un letrero en su frente que diga "hola, soy un ángel", de hecho Yuuki parecía ser una humana... Ella notó como aquella alma perdida comenzaba a reír, no entendía que era lo que le parecía tan gracioso, escuchó atenta lo que el alma que le decía llamarse Beatrice le decía, iba a responderle que no estaba tan segura de aquello cuando su intento se vio interrumpido por la participación de Ace en la conversación, ahora él aseguraba que ella esta un espíritu inofensivo -hmmm... deberías acudir a un médico entonces si cada vez que duermes te desmayas- dijo de manera casual Entonces... ¿de verdad no te afecta ni nada? ¿un alma perdida que protege?- aquella última pregunta era más para ella misma que para los presentes, no recordaba haber visto antes algo así, sabía que existían pero nunca los vio. Se quedó observando como ambos discutían entre sí, de pronto ella comenzó a reír cuando Beatrice le dijo no ser un alma mala -ustedes... ustedes se ven graciosos discutiendo... parecen hermanos peleoneros- seguía riendo divertida, sin embargo su risa se cortó cuando notó que Ace se ponía serio tras la explicación del alma sobre que su cuidado sobre él era a pedido de los padres del chico. Al notar esa seriedad sus azules ojos se posaron en Beatrice preguntando con la mirada si él estaba bien. Sin embargo su preocupación disminuyó al ver que de nuevo ellos volvían a sus andadas de molestarse entre sí -chicos, qué les parece si vamos a ese lugar a comer, es un mejor lugar que acá- dijo señalando hacia un árbol cercano que se encontraba dando sombra a unos bancos de la calle,quizás era un lugar para sentarse y descansar al estar caminando por las calles -tengo algo que podría gustarte Beatrice, digamos que es como comida para almas buenas- dijo sonriéndole y asegurándole que no era realmente necesario que se fuera, que a ella no le incomodaba su presencia aunque todo comenzara como un mal entendido, de nuevo.


「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 Firma_11


Hablo / Pieso / Actúo
Yuuki Takai
Salón : 2 B Dromes : 11844
Reputación : 4
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario
Yuuki Takai
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Invitado el Lun Jun 03, 2019 9:02 pm

Mantuvo la mirada fija en todo momento ante la explicación sin embargo cuando Yuuki se calló, Ace tuvo que desviar y cubrirse la boca con la diestra para evitar reírse como idiota. Por un momento reino el silencio hasta que la rubio volvió a hablar. —No pasa nada —comentó bajando la mano. —Pero es muy raro eso de los recuerdos, ¿te diste un buen golpe? —alzó la vista analizándolo, el siempre salía darse unos buenos golpes con su ataques de narcolepsia, ninguno de ellos pudo con su dura cabeza pero con alguien un poco más delicado... a lo mejor y sí habían consecuencias. —Bueno, al menos parece que te lo tomas bastante bien —expresó alzando suavemente ambos lados de sus labios, y eso quizá no era un comentario acertado. No debería juzgar tan rápido, más aun sabiendo lo que eso podría traer, no obstante así era Ace, hablaba más rápido de lo que meditaba.

Alzó ambas cejas divertido ante el intento de mordida. —Oye, oye —retiró la mano justo a tiempo entre pequeñas risas.—No lo sabía —admitió con un aparente tono de sorpresa—. Entonces debería tener cuidado contigo si no quiero terminar muerto, pequeña —dijo abriendo la palma de su mano sobre la cabeza de Yuuki para demostrar lo que estaba claro, era una chica bajita. La pregunta le hizo alzar una ceja. —¿Tener dos grandes amigas es alguna clase de fuerza natural? ¿Desde cuando? —preguntó gracioso al dejar que su palma se posará suavemente sobre la coronilla de Yuu, sin percatarse del último susurro importante, fue algo que se oculto muy bien entre su actitud distraída y la suave voz de la emisora.

¿Cientos de hermanos? ¡Miles! Su cara debía ser todo un poema. Su boca se abrió por el asombró, su postura se inclinó hacia delante y sus ojos se expandieron incrédulos. —¡¿MILES?! —alzó la voz sin notarlo. —No puede ser... ¿tantos? ¿Eso es posible? —Cerró la boca volviendo a erguirse. Esa era otra cosa que necesitaba un poco de meditación, una extensa. Pero no tenía tiempo para ello. Movió la cabeza volviendo a la realidad para sonreír su expresión, infló el pecho cerrando los ojos sintiéndose orgulloso hasta coloco ambas manos en sus caderas, y le duro poco la emoción. Bajó sus hombros parpadeando. — Entonces... ¡¿tu hogar también es el mar?! —alzó la voz esta vez ya por completa exaltación. Entendió lo de volar como una hermosa referencia a navegar libremente por la vida, sus propias emociones le llevaron a malentender todo en definitiva tampoco tenía un buen contexto del asunto para no verlo así. —Eso si es genial, ¿verdad? Y pensar que siempre decían que eso de los piratas ya no era de esta época —utilizó una voz boba para imitar las palabras de terceros. —Ellos no saben nada, siguen existiendo solo que ellos no salen de la isla para comprobarlo. También los periódicos se enfocan en cosas sin sentido, yo seré el pirata que haga algo asombroso que salga en todos lados, así dejaran de decir tonterías. —Dije que habla sin pensar, a la vez escucha lo que quiere de cierta forma. Entusiasmado se da la vuelta para enseñarle su propio jolly roger, una calavera de tonos violetas sobre dos tibias cruzadas y decorada con un gran bigote blanco le cubría gran parte de la espalda. —¡Este es mi símbolo pirata, mi bandera! —se llevó la mano a la nuca con una risa nerviosa regresando a la posición inicial. —O lo será cuando consiga un barco.

—Ja ja... —soltó dos carcajadas bien falsas al escuchar que Demian la parca, no estaba cerca suyo, esa chica era una bromista sin dudas. —Si la chica que puede ver a la parca me dice que no está aquí entonces no me preocupare más peor avísame si la ves —respondió también guiñándole el ojo con picardía antes de reír sinceramente; solo a ellos se les ocurría bromear con algo como la muerte.

—¿Tsun... dere? —volvió a decir lentamente. —No sé lo que significa, y no importa. Te gusta compartir, y a mi me gusta comer, hacemos un buen equipo —zanjó el tema antes de que se le escapara algo como una vergonzosa frase realista sobre su situación. Ya estaba bien con que su propio estómago lo delatara, no iría a mostrarse débil.

Verla con los ojos cubiertos por el tamaño de su sombrero fue una gran satisfacción, y no tardo mucho en seguir la risa de ella. —¡Lo son y lo verán, los mares te conocerán Yuuki! —siguió riendo un poco más, es que lo de «ángel» lo tomó como un mero adjetivo por su apariencia tan delicada y hermosa. Él mismo pensó en ella como uno de esos seres celestiales por esos mismo motivos.

Elevó ambas manos amagando un intento de tomar a Yuu por los hombros para hacerla a un lado con suavidad, no obstante sus palabras lo dejaron quieto. La miró desde su posición, sí, era una joven dulce y en definitiva si alguien se desmayaba y lo primero que veía al despertar fuera su rostro la tomaría como ángel pero... ¿de verdad era uno? ¡¿En serio?! —Wow eso no lo esperaba. Pensé que solo eras una humana que podía ver fantasmas —respondió Bea observándola y después pasó a mirar a Ace. —Pues lo dejaste bien en Shock —señaló al pecoso detrás del ángel aguantando la risa, estaba mirando a la rubia con los labios un poco entreabiertos y con las manos alzadas en dirección a los lados de sus hombros. Esto lo hizo reaccionar y de inmediato bajo ambas manos pegándolas al costado de su cuerpo y mirando a otro lado. —So-Solo es algo muy sorprendente —murmuró regresando a la situación. ¡Eso eso lo que hacían los piratas! Descubrían el mundo y a los muchos seres que la habitan por diversas razones propias. Posteriormente a dar su explicación respecto a Bea, le sonsacó una pequeña risa lo que le aconsejó Yuuki. —Eso suelen decírmelo mucho pero —/—Pero es algo que tiene desde niño, no se le quita ni aunque vaya al mejor doctor. Tiene narcolepsia, ahora puede estar mirándome con esa cara de disgusto y a los dos segundos estar de cara al suelo roncando. —Sí, Ace la estaba mirando con ganas de poder darle un buen golpe por siempre estar de boca larga con todo, e inmediatamente negó con la cabeza ante la pregunta de Yuuki antes de agregar:—«Protegerme» —comenzó con un tono irónico para cobrarse que siempre hable de más—, yo diría que eso es desear mucho. Sólo esta hablando y hablando sin callarse —terminó afilando su mirada hacia ella.

La risa del ángel era agradable pero su comentario no hizo más que sacarle un rotundo:—¡No! Yo no tengo hermanos —. Esto a su vez causó que el espíritu desviara  su mirada un poco nerviosa. Molesto. Estaba un poco molesto con la situación así que fijo su vista en el bolso como niño caprichoso, y no pensaba levantarla, no lo hubiera hecho si Beatrice se hubiera quedado callada como debería. —Vamos Ace, ya no te enfades. —dijo divertida Bea al acercarse a su lado, a lo que Ace atinó a girar el rostro a otro lado. —Me parece bien —aceptó la idea de Yuuki y se levantó de inmediato tomando el bolso en un reflejo del momento y dirigiéndose a los bancos primero. Mientras tanto Bea lo miró suspirando, antes de volverse a la chica, le agradaba. —Jajaja eso estaría bien, muchas gracias —aceptó la idea dando una leve reverencia. —Y perdona que se haya llevado tu bolso así es... es algo... impulsivo, aunque yo lo causé. No quise molestarlo pero me olvido como se pone con algunos temas. Y nuestra relación creo que es más parecida a una tutora que trata de corregir su actitud, aconsejarle y esas cosas. Además agradezco que te molestaras en ayudarlo, es verdad lo que dice, yo no puedo hacer más que acompañarlo pero creo que un buen consejo también puede protegerlo —explicó estando a su lado, avanzando con ella hasta llegar al sitio dicho con una sonrisa tranquila. Beatrice intentaba tomar un lugar responsable, así que era ineludible agradecer el gesto que tuvo hacia el estado de Ace.

Debajo de ese gran árbol, Ace ya se había sentado con el codo sobre el muslo y la cara sobre la palma con un gesto pensativo, masticando algo. No era capaz de soportar que Bea salga a decir esas cosas así como así, estuvo con él desde bebé, según le dijo, pero eso no le adhiere algún tipo de derecho sobre su historia y la divulgación de la misma. Tragó preocupado por lo que pudiera contar, esas historias que sabe de memoria, donde sus padres no eran los malos y solo buscaban cuidarlo; claro, lo hicieron de maravilla. Suspiró captando de soslayo la silueta de la rubia. —Ah, yo... —alzó su cabeza llevando su vista al bolso a su lado levemente abierto. —Puede que haya tomado algo, es que olía delicioso —sonrió rascando su mejilla con su indice, se mostró optimista hasta que vio a Bea salir de detrás de Yuuki. —Ah, sigues aquí —/—¡¿Abriste el bolso de Yuu?! ¡Que te criaras con salvajes no significa que tienes que ser uno! — El pecoso la miró fijamente por escasos segundos antes de mirar a otro lado con un «hmp». No pudo contener su ansiedad y su olfato tampoco lo ayudó a mantenerse quieto. Cuando se enfadaba con Bea la ignoraba, así que iba siendo hora de hacer eso.

¿Dónde estás?: Calles | ¿Qué tal el clima?: Soleado

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Yuuki Takai el Jue Jun 06, 2019 12:11 am

A Yuuki no le pasó desapercibido el hecho de que el contrario estaba aguantando las ganas de reír debido a su anterior comportamiento, sin embargo prefirió hacer como si no lo notara para evitarse más vergüenzas, al parecer frente al chico solo sabía quedar de alguna manera como una chica bastante patosa. Lo miró y ante su pregunta ahora fue ella la que rió de manera delicada no, no me golpee, mis recuerdos fueron borrados, solo sé pocas cosas de mí y mi pasado- responde desviando la mirada no queriendo ver la reacción en los ojos de él, le daba miedo ser vista con lástima o pena, esta era la primera vez que contaba aquello a alguien que no eran sus profesores o directivos del instituto. Se sorprendió ante su afirmación de estar llevándolo bien y volvió a mirarle, esta vez a sus ojos, quizás si él era perspicaz notaría la tristeza en esos ojos de cielo pese a que ella ahora le sonreía -hago lo que puedo, no tengo más opción que seguir hacia adelante- responde con aparente tranquilidad. Si él supiera lo horrible que eran las noches, mientras dormía y las pesadillas la perseguían; las mañanas al despertar y sentir todo ese miedo, desolación y tristeza que siempre invadía su ser mientras se encontraba sola y llorando por algo que no entendía ni recordaba, seguramente él no pensaría que ella lo estaba llevando bien.

Estaba riendo, después de mucho tiempo la rubia reía espontáneamente y de manera natural, por diversión, no solo por no querer preocupar a otros. Ella se divertía por las reacciones de él ante su actuar infantil, cuando él comentó lo de tener cuidado para no morir ella rió con más ganas mientras asentía sí, puedo ser un peligro andante si así lo quiero- al sentir la mano de él sobre su cabeza como muestra de que estaba de acuerdo en que ella era mucho más baja lo miró entrecerrando sus ojos y alzándose en puntas lo desafió -deja de meterte con mi estatura, poste de luz- aquella comparación hacía referencia a que el chico era tan alto como lo son los postes de luz. Luego de eso respondió a su siguiente pregunta -claro que sí, ellas me han ayudado muchas veces, incluso he podido conocer nuevos lugares de esta ciudad solo por contar con ellas- dijo orgullosa de sus alas, aunque seguramente él no entendería que se refería a ellas.

Ladeo su cabeza sin entender la sorpresa del chico ante la mención de la cantidad de hermanos que ella tenía, ¿cómo hacerle entender a la chica de que era normal esa reacción si antes no explicaba lo que se refería con ello?, al parecer ella es despistada hasta la médula. Tras las preguntas del él, Yuuki asintió suavemente y tomó postura como si de una profesora se tratara para así "explicar", muy a su manera, a lo que se refería -claro, es más que posible, padre es el creador de todos nosotros, gracias a él mis hermanos y yo existimos, el solo debe extender su gracia por el mundo y nosotros nacemos- su respuesta podía llevar a malas interpretaciones, sí, al parecer solo enredaría más el asunto. Escuchó su pregunta sobre si el mar era también su hogar y negó suavemente -no, mi hogar es el cielo- dijo mientras su dedo índice señalaba hacia el basto firmamento que en ese momento estaba tan azul como sus mismos ojos. Escuchó atenta a las palabras de él, parecía ser que las personas no creían que los piratas fueran alguien real ya, no entendía por qué, si todos eran iguales a él era más que obvio que destacarían, sin embargo prefirió no decir nada, estaba segura de que aunque hablara eso no cambiaría lo que otros opinaran sobre él y ser pirata. Lo que sí sorprendió a Yuuki fue ver aquel dibujo en su espalda, era impresionante a sus ojos -¡wow! es genial, ¿lo hiciste tú?- preguntó pero sin dejar tiempo a respuesta volvió a hablar -¿quieres un barco? eso es realmente asombroso, me encantaría viajar en uno, conocer el mar, ver sus criaturas... ¿podrías llevarme algún día si consigues un barco? prometo no ser una molestia e incluso puedo cocinar, hacer comida para ambos... ¡y postres! muchos, muchos postres para aumentar las energías gastadas- de nuevo su lado hablador salía a flote sin ella notarlo esta vez, pues estaba emocionada ante aquella idea de poder conocer algo nuevo.

Sonrió ampliamente al ver que él captó su broma respecto a Demian, sin embargo quiso molestarlo solo un poquito más -oh, pero no cantes victoria, eso no quiere decir que él no pueda venir por ti cuando yo no esté, o algún otro ángel de la muerte, ellos normalmente no aparecen cuando mis hermanos o yo estamos cerca, aunque Demian es mi amigo, es una parca muy genial y divertida, él no es como los demás, es más moderno y rebelde, hasta ha hecho enojar a padre por rehusarse a llevar almas que dejan el mundo mortal por error- aunque aquello era una broma para ella, de seguro que si alguien más la escuchara pensaría que estaba loca por referirse a ella misma como amiga de la muerte o creerían que solo habla de un chico rebelde que pertenece a una banda llamada de esa manera... pero ella y el chico frente a ella no eran precisamente "personas normales", ambos despistados y con sentido del humor únicos.

Con una sonrisa asiente animada -Tsundere, es un término japonés utilizado para describir a una persona cuyo comportamiento inicial es grosero, reservado e incluso hostil, pero que gradualmente se transforma en alguien cálido, sensible y amigable- repitió tal cual enciclopedia lo que antes había leído en la biblioteca, buscó aquel significado porque esa palabra era muy usada por sus compañeros de clases y al principio ella no la entendía. -Sí, un buen equipo, somos un buen equipo- le dio la razón de inmediato y sonrió alegre por tener a alguien con quien sentir una afinidad de ese estilo como para incluso formar un equipo.

Yuu siguió riendo cuando escuchó la risa del contrario, luego alzó su cabeza para intentar ver al chico por debajo de aquel gran sombrero -tal vez incluso me haga una pirata famosa y recorra el mundo- animada era una palabra pequeña para como hoy estaba actuando la rubia, aunque era bueno, últimamente estaba más triste que animada, esto era lo más cercano a su verdadera personalidad.

La primera en reaccionar ante su inminente confesión fue aquel alma perdida, sin embargo el verdaderamente sorprendido era Ace, el cual miraba a Yuuki boquiabierto y con clara sorpresa. Para dar mayor credibilidad a su revelación Yuu dejó salir sus alas extendiéndolas en todo su esplendor frente a sus dos espectadores, sin embargo no recordó que su alas izquierda estaba severamente herida, en ella se podía ver una profunda herida justo en el centro de la misma y que al ser estirada comenzó a sangrar un poco, pero Yuuki al estar emocionada por mostrarse tal cual era, esta vez no sintió dolor. -lamento haberte sorprendido- dijo con una sonrisa de disculpa.

Tras su recomendación de ir al médico escuchó la respuesta de ambos y comenzó a reír mientras Beatrice explicaba aquello, buscaría en la biblioteca sobre la narcolepsia y aprendería sobre ella, quizás encontrara algo para ayudarle a él. Ante lo último dicho por él ella sonrió alegre y miró directo a los ojos del chico -por lo menos no estas solo y te diviertes con sus locuras, al igual que ella... ser un alma perdida no es fácil- dijo para hacerle saber a él que aunque no lo pareciera estar en un plano mortal, siendo un alma no era una tarea sencilla, requería mucha fuerza y energía, además de la constante soledad.

La riza de Yuuki murió en un segundo cuando escuchó la voz alterada de Ace y notó su reacción, sin poder evitarlo dio un paso atrás agachando su mirada por haber molestado al joven, no le gustaba ser una molestia para otros y al parecer acababa de arruinar las cosas y una posible amistad, todo por hablar de más. Se quedó callada y con la vista baja mientras ellos decidían que hacer, notó como el chico tomó su bolso e iba a donde ella había dicho, así que suponía que al menos la dejaría compartir su comida con él, eso le dio una esperanza, podía disculparse con él. Escuchó a Beatrice hablarle y alzó su mirada para verla de reojo mientras caminaban hacia el árbol, sin embargo no pudo ocultar la tristeza y las lágrimas acumuladas en sus ojos -yo lo lamento, no quise molestarlo con mi comentario... solo tuve esa idea al verlos juntos, ¿sabes? siempre, bueno, desde que desperté y creo que desde antes de eso, he querido saber lo que es una familia, hermanos, padres, tíos... por eso al verlos así la idea de que ustedes eran como familia me vino a la mente... no creo que de verdad crea que eres alguien que le moleste, solo... al parecer no sabe lidiar con sus propias emociones- mira a la chica -¿o me equivoco?... no tienes que agradecerme el que me preocupara, es normal hacerlo, lo que no es normal son los comportamientos de aquellos quienes lo vieron allí y no se acercaron para ver si estaba bien, la humanidad se esta volviendo cada vez menos "humana"- soltó un suspiro triste, sin embargo al estar ya cerca del chico, volvió a sonreír y esconder su tristeza, no lo haría sentir incómodo ni culpable por su actuar, la que erró fue ella, según sus propios pensamientos.

Cuando ambas llegaron hasta el árbol Yuuki notó la reacción de él y luego sus palabras, esto la hizo sonreí y que el nudo en su garganta disminuyera un poco al saber que él no estaba enojado con ella -no te preocupes, come tanto como quieras, yo... lamento haberte molestado antes con mi comentario- le dijo con una sonrisa tierna y amable. Escuchó como él le habló a su alma guardiana y eso la hizo preocuparse por los sentimientos de la chica, que aunque estuviera muerta, tenía sentimientos como los mortales, intentando hacer más ameno el ambiente y no opinando ante el último comentario de Beatrice, Yuu se sentó a la sombra del árbol y miró fijo al alma mientras le indicaba que se sentara a su lado -Beatrice, ¿te gustaría comer? Sé de un truco que podrá darte por un periodo corto una apariencia tangible para que puedas probar alimentos humanos, inclusive ser vista como una humana más ¿quisieras?- ella podía hacerlo, ya lo intentó antes cuando descubrió sobre ello en un libro de ángeles, un alma perdida que rondaba la biblioteca fue su sujeto de prueba y funcionó, sin embargo fue difícil luego quitarle el "hechizo", ella quería ser mortal de nuevo... esa es una larga historia que quizás se cuente en otro momento.


「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」 Firma_11


Hablo / Pieso / Actúo
Yuuki Takai
Salón : 2 B Dromes : 11844
Reputación : 4
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario
Yuuki Takai
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「¿Morí y llegué al cielo? | Priv. Yuuki」

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.