Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 25, 2019 10:30 am

Esto de estar agarrado de los huevos con el dinero no era una situación que le causara demasiada risa en momentos como estos. En trabajos como éste mejor dicho. Lo había intentado ya en cuatro ocasiones pero él y los restaurantes de la ciudad no eran muy compatibles. Lo cual es raro teniendo presente que toda su vida estuvo viviendo en un restaurante, motivo por el que se le hace tan aburrido ver estos sitios, no importa cuál sea su lugar de trabajo. Cocina, sala, limpieza, despensa. Ya se hacía una buena idea de cómo era toda esa movida, y es «hacerse una idea» porque nunca, ¡nunca lo dejaron estar en una cocina por más de cinco minutos! Si podía ir y llevar las cajas de alimentos que le pedían, y sólo eso. Más de la puerta no podía pasar. Debe ser por ello que la pasa tan mal entre medio de los fogones, no se aguanta estar sin comer, prefiere usar su propio fuego a las hornillas y ni hablar de seguir una receta. Todavía así, con todo eso, la idea de por qué en ningún momento en su casa le dejaron entrar en la cocina sigue siendo toda una incógnita para él.

Era inevitable no suspirar al estar delante de la puerta, hasta se plantea la idea de darse media vuelta y largarse. Eso sería como escoger el camino simple, no podía permitírselo. Pasa la zurda por su nuca echando un vistazo de soslayo a la lluvia que repiquetea contra el suelo. Claro estaba, todo se había alineado majestuosamente para ser el día más agradable para Ace. Puta mierda, ya se imaginaba la ropa molesta que debería usar, le pasó antes en esta clase de pruebas de trabajo. ¡No huir! Imposible, si sus pies se movían sólo tenían permitido hacerlo hacia delante. Bajó su mano para agarrar el picaporte y entrar de una vez por todas. Pensándolo mejor, era más agradable estar dentro que fuera con ese clima.

¡Bienvenido! Seguro eres el nuevo empleado, faltan treinta minu... ¡No! ¡Alto, alto! —A ver, no necesitaba que le indicaran el camino a la cocina. Se frenó para mirar a la mujer de lado. —Por favor no entres a la cocina así, ¡será un grave problema con todos los aparatos eléctricos! —... ¿Dije lo empapado que terminó por venir corriendo debajo del diluvio? Aunque debido a su elevada temperatura corporal no sentía más que el agua escurriéndole. —Ah, bien. Denme algo para cambiarme —dijo una vez que bajó la mirada a su única prenda de vestir y después siguió a la mujer dejando un elegante rastro liquido detrás suyo.

Su cuerpo se secó en lo que tardó en tronar los dedos, su cabello y ropa eran algo un poco más complejo. No quería quemarlos en el proceso de hacer de estufa andante, por lo que se los tendió a la señora intercambiándolas por otras secas, y una toalla. Al verlas supo que había acertado. Revoleó los ojos al colocarse el pantalón negro, y está bien, agradece que no fuesen más ajustados pero al momento de ponerse esa chaquetilla. Por dios. ¡Era algo inaguantable! Duró con los botones puestos lo que tardó en mirarse al espejo mientras se secaba el cabello. Su condición iba a ser que no se cerraría eso por nada, que le rebajasen el suelto si fuese necesario.

Cuando salió de los vestidores con el pecho al aire la dueña intentó de varias formas hacer que la cerrase; fallando por obvias razones. Así que le indicó su lugar de trabajo mientras trapeaba y le dio el aviso de que la chef ya estaba esperando. Fue hasta allí pasando por un lindo platon de frutas, tomó una manzana sin pensarlo dos veces y le brindó un buen mordisco mientras escudriñaba la zona por curiosidad alimentaria, ¡Estaba en una cocina de un restaurante, al fin!. ¿Qué más iba a probar? Lo descubrió a penas abrió una de las grandes heladeras, lanzó el corazón de la fruta por sobre su hombro y se centró por completo en lo que había allí. Esto le traía recuerdos a cuando entraba por las noches a escondidas a la cocina de su casa, siempre había mucho por comer y sin nadie para regañarle por estar ahí.

¿Dónde estás?: Restaurante cercano a la estación de tren |
¿Qué tal el clima?: Horrible, lluvioso


By De:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Mina Sakurako el Sáb Mayo 25, 2019 3:51 pm

¿Alguien nuevo?
...


-Jefa, ya estoy aquí - dije dejando el paraguas en la puerta y el piloto. -Sakurako!! - Sentí su abrazo antes de que pudiera decir algo más, sonreí y correspondí. -Vine tan rápido como pude - dije mientras ella se aleja-¿Que pasa?- Que me hubiera mandado un mensaje de emergencia para que viniera a las 9 de la mañana no era nada normal, estaba muy preocupada. Y sus explicaciones me dejaron todavia peor. -Asi que todos estan ocupados y no pueden venir.... es muy raro pero puedo manejarlo- Si me apresuraba en hacer la mise en place podía arreglarme para cumplir con los pedidos. -No te preocupes que estoy segura de poder cargar con todos los pedidos por hoy, ademas esta lloviendo no creo que tengamos muchos clientes- le dije con una sonrisa antes de intentar irme al vestuario. -S-Si pero es que... hoy vendrá un trabajador nuevo. Puede ayudarte - Eso hizo que me frenara y la mirara. ¿Alguien nuevo con estas condiciones? No podia hacerme cargo de todo. -Estaré muy ocupada. Tiene experiencia por lo menos?- pregunte quitándome la campera, mientras mas tiempo me ahorrara mejor. -No estoy segura, no pedí que tuvieran experiencia.... - La mire seria por unos segundos y después sonreí. -Esta bien podre con el, es un chico no? - Estaba tratandolo de "el" asi que supuse eso de inmediato. -Aunque espero que este listo para la chef que le tocara - dije un poco en broma mientras me hacía una cola de caballo y me iba ala vestuarios de una vez por todas.

Hoy no era un día de bromas y una prueba de eso era que no estaba en mi forma de chica rosa. Hoy tenía que ser esa seria y profesional chef. Aunque llevar el cabello largo me incomoda un poco. Volví a suspirar poniéndome la ropa de trabajo y salí para ir a la cocina, una vez ahí me puse el sombrero blanco y comencé a mirar el panorama. Yo no iba todos los días a trabajar, era más como un trabajo de medio tiempo pero yo y la jefa nos habíamos hecho amigas desde hace tiempo. Teníamos varios gustos en común.

Cuando pase mi mano por mi cara para limpiarme el sudor note que ya eran las 10. -Falta poco para abrir - me seque las manos con un trapo y deje el pequeño recipiente con almendras a un lado. -Debería ir a preguntar si quiere que le ponga nueces....- susurre quitándome el corre y entrando a la despensa para buscarlas.

(Me pareció que alguien entró?) desde hace un buen rato que estaba hyper concentrada en todo lo que tenía que hacer que me había olvidado de nuevo empleado. Pensé que la dueña iba a traerlo a mi para presentarlo pero cuando salí de nuevo a la cocina recibe un saludo para nada adecuado. Cerré los ojos cuando esos restos de la fruta me golpearon en la cabeza y carraspee parándome delante de la puerta del refri para llamar su atención. -Qué estas haciendo? - Primero pense que podía ser algún gracioso buscando comida pero cuando vi la ropa que llevaba caí en cuentas de que sí era el empleado. -Eres el nuevo y recibes a tu superior con una manzana en la cabeza? - Pregunte cruzandome de brazos. -Mira hoy estoy muy ocupada y no puedo estar enseñandote modales. Cuantos año--- - sin querer mis ojos bajaron de su cara a su pecho.... ¡¡¡¿Que eran esas formas de ir vestido?!!! Sin pensarlo me lance a su ropa para cerrarle el pecho y tratar de cerrar los botones -En una cocina tienes que usar el uniforme apropiadamente! Nada de ir con el pecho al aire por mis cocinas - levante la voz. Esa era MI cocina, yo era la que mandaba sobre mis asistentes y no iba a permitir que no estuvieran bien vestidos para el trabajo.

Spoiler:
Te invito al club de idols :C por fis!! Se el vice, te pago(?  llamastyle

Ace +  Mina


-Hablo- (Pienso)
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_pqkugxAb3H1y9tyezo1_500
Club de Idols , son mi familia en Éadrom ♡:
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_pvmi5ff7Na1y9tyezo1_540
Hora de ponernos serios:
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_p9eop4emsD1vz54q7o2_500
Mina Sakurako
Salón : 2 B Dromes : 12211
Reputación : 1
Mensajes : 28
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 25, 2019 8:43 pm

Siempre de la «travesura» había un día después, y en ese instante era cuando se enfrentaba al coraje de todos por haberse bajado la mitad de las cosas. ¡Hermosos recuerdos! Era gratificante escaparse de esos regaños en la mañana, lo hacía yendo debajo del barco y distrayéndose con pequeños peces o piedras. No siente que su infancia fuera mala, y estar ahora revolviendo esos recipientes plástico lo llevaba directamente a esos recuerdos. Ace no era el mejor cocinero, sólo servía para asar las cosas al instante. Cierto es que corría con la suerte de siempre comer cosas calientes aún si no supieran bien, era mejor algo caliente que frío y viscoso. Como lo que está tocando. Tuerce el gesto en una mueca de asco alejando su dedo de lo que sea que fuese aquello, ni se iba a molestar en cerrar el recipiente, todavía menos al haber divisado algo tan delicioso como un buen par de rollos de sushi sin cortar. Los tomó ambos con una mano, ya casi pudiendo saborearlos, acercó uno a la boca con toda la intención del mundo en sostenerlo para cerrar la puerta debidamente. En todo caso, no se esperó ser sorprendido por una voz a su lado.

De milagro que el refrigerador no cayó a causa del tambaleó que consiguió hacerle al golpear su cabeza contra el interior del mismo. Salió con el roll entre sus labios y pasó su mano libre a su cabeza al momento de mirar al culpable de su accidente. —¿Manjana? —Le dio un mordisco al sushi observando sin demasiada atención a la chica, era uno de esas situaciones en donde tus ojos están ahí pero tu mente no.  «¿La manzana? No me digas que estuvo ahí todo ese tiempo. Vaya, qué chica extraña, y ¡qué rico esta esto!» Otro mordisco ansioso fue por el montón de arroz. «Manzana... atún... arroz... ¡E-Espera!» —¡¿Dijiste 'superior'?! —El grito tal vez expulsó un poco más que simples palabras, un poco de la mezcla que estaba masticando salió por los aires, seguro. La sorpresa fue tan grande que ni siquiera reaccionó a la cercanía que estaba teniendo la contraria, se movió apenas cuando el jalón hacia sus ropas le removió la cabeza causando que trague. —Oy- No, espe- ¿Qué estás- ¡Ya suéltame! —Se aferró a una de muñecas para apartarla de su ropa creyendo que ya tenía varios botones abrochados. —Para de una vez —habló con más calma soltando su mano mientras daba otro mordisco al tentempié y dejaba el completo sobre la mesada. —No vuelvas a hacer eso. —Se encargó de tratar de volver a abrirse la ropa con una mano ocupada ya que a ese rollo no pensaba soltarlo hasta acabárselo, no faltaba mucho, un mordisco más y estaba acabado. —Yo no voy a estar con esto puesto —dio aviso antes de tragar y continuar con su trabajo de abre camisas propias. —Esa es mi condición para trabajar aquí. —La observó con seriedad soltando el último botón con una sonrisa burlona instalada en sus labios.

Su torso volvía a estar a la vista mientras que todo el ambiente tenso caminó directo por el tablón hacia la deriva en el mismo instante en el que, sin apartar la mirada, Ace se metió todo lo que quedaba del roll dentro de la boca para proceder a tomar el que había dejado y pasar por al lado de su superior con toda la intención del mundo de seguir mirando la sala. De cierta forma era bastante distinto a lo que recordaba en el barco-restaurante. Todo se encontraba impecable, los aparatejos se posaban por aquí y por allá, sin ningún sonido molesto en el aire más que los propios de las heladeras. Hm. Demasiado tranquilo para ser una cocina real, eso es lo que pasó por su mente cuando la comida bajó por su garganta antes de volver a mirarla. —¿Esto es así siempre? Es raro, no lo sé. Demasiado tranquilo para ser una cocina... ¿y solo eres tú? —Alzó una ceja de forma un tanto despectiva, sin creérselo, no es su culpa. Se crió en un lugar repleto de hombres así que pensar que ella sola estuviera a cargo de una cocina era como una broma estúpida. —Entiendo porque estaban buscando más empleados. —Llegó a un resultado por si solo, todo en base a su monólogo y juicio machista. Arrancó un trozo de lo que tenía en la mano caminando hasta el fregadero, abrió el grifó y se aferró a un vaso cercano para llenarlo hasta el tope. Esperó a tragar y dio un largo trago a la bebida antes de plantearse la idea de cerrar la llave.

¿Dónde estás?: Restaurante | ¿Qué tal el clima?: Horrible, lluvioso

By Del:fire:

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Mina Sakurako el Vie Mayo 31, 2019 8:18 pm

¿Alguien nuevo?
...
-Eso dije... - cerré los ojos para que lo que escupió no fuera a entrar en mis ojos. Y este en un día bastante ajetreado como para tener a un ayudante nuevo y de este tipo. No tenía que explotar más, trate de abrocharle todo el uniforme aunque termine haciendo lo más que pude porque agarré una de mis muñecas. Di un saltito ante eso, no me lo esperaba. -Qu-que haces? - lo escuché sorprendida y acaricie mi muñeca cuando me soltó, no porque me hubiera lastimado pero todavía sentía la sensación de su agarre. -Como que no haga eso de nuevo? -lo mire atenta mientras se trataba de abrirla la ropa de nuevo. -Me escuchaste? Es obligatorio llevar la ropa de trabajo...- hable con firmeza, seria pero sin mostrarme enojada. No iba a dejar que me gane de nuevo. -Eso dije... - me aguante un suspiro ante su actitud. Tenía que pedirle paciencia a dios porque me estaba comiendo las cosas que ya había preparado y ahora me esta peleando por llevar el uniforme como se debe o no. -Y la condición para trabajar aquí es que lo lleves como se debe- le respondí cruzándome de brazos sin quitarle la vista de encima con un tic por su estúpida sonrisa! Que es eso?! Apreté los puños sin notarlo. Ya lo odio y ni se su nombre.

-Puedes decirme tu nombre - pedí sin mirarlo, cerrando los ojos tratando de encontrar mi mundo interior y no mandarlo a limpiar.

—¿Esto es así siempre? Es raro, no lo sé. Demasiado tranquilo para ser una cocina... ¿y solo eres tú? —

Cuando lo escuché mi gire para mirarlo. -¿Qué es esa cara? - gire mi cuerpo sin mover mi postura. -Me estas diciendo que no es una cocina?- ahora yo alce una ceja amenazante. Iba a matarlo.

—Entiendo porque estaban buscando más empleados. —

Si yo fuera un volcan ya estaría escupiendo lava. ¿Se atreve a decirle eso a su jefa? ¡¿EN SU COCINA?! ¡¡¿DESPUES DE COMER Y TOMAR A GUSTO?!! maldito insolente sin educación. Camine enojada hasta su posición y le di una bofetada. -Retractate ahora o te largas- le dije cerrando la llave. -Tienes que pagar por lo que comiste - me seque las manos con un trapo antes de volver a ponerme delante suyo. -Respetame. Soy tu jefa, no me hables con tanta confianza ni hables mal de mi cocina. Yo puedo controlar una cocina y esta es MI cocina. Entendiste?- le hable a medida que abotonaba su ropa a toda velocidad. -Te quedas así o te vas, no lo repito! Esto es una cocina, no un club de strippes- lo señale yo ahora de forma despectiva y me di la vuelta para comenzar con lo que tenía que hacer.

Agarre un recipiente. Saque de la heladera manteca, leche, huevo y fui por dos cajas de harina, los deje en la mesada y volvi a mirarlo. -Ven, tu haras un bizcocho mientras yo preparo el rellena y la crema de mantequilla. Seguro lo que mas saldrán serán cafés y postres. Apresurate. -

Ace +  Mina


-Hablo- (Pienso)
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_pqkugxAb3H1y9tyezo1_500
Club de Idols , son mi familia en Éadrom ♡:
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_pvmi5ff7Na1y9tyezo1_540
Hora de ponernos serios:
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_p9eop4emsD1vz54q7o2_500
Mina Sakurako
Salón : 2 B Dromes : 12211
Reputación : 1
Mensajes : 28
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Invitado el Lun Jun 03, 2019 12:20 am

El nuevo intento de conseguir trabajo no marchaba nada bien para el pecoso. Contando ésta, ya había pisado otras dos cocinas en algún restaurante de Éadrom y en otros dos había hecho de camarero, el resultado fue algo similar. Gritos, jalones, enojos y Ace era el receptor de todo eso. Si no estuviera acostumbrado a ese ambiente tenía por seguro que su respuesta ante ello sería de igual o incluso peor intensidad, y con sus jefes... la verdad era que no podía verlos con ese rango. Así que se quedo petrificado al escuchar la respuesta afirmativa. Le cayó por sorpresa que se tratara de una jefa, en especial porque de donde venía no se estilaba para nada tener a mujeres al mando; de hecho, en ningún sitio. Puede que se malentienda su cara de extrañeza ante este hecho en conjunto con su actitud pero no era así. No estaba comportándose tan de esa manera tan necia por tener a una femenina por encima, sino que esa era su forma de ser ante todos los superiores y, para añadir, lamentablemente iba contra sus valores usar algo que no le gustara; desde que salió de ese barco se mentalizó en una sola cosa: Ser libre. El agarre fue suave aunque sorpresivo, lo notó en su expresión. —Solo te pongo un alto —respondió con tranquilidad soltándola. Estaba luchando entre la tentación de seguir comiendo y soltarse esos malditos botones que le logró cerrar, se sentía horriblemente apresado cuando algo se ajustaba de esa manera a su cuerpo, para Ace llevar ropa forma significaba tener que pasar por una horrible sensación. Si bien entendía que a veces las ropas podían ser holgadas, como las camisas sueltas que lleva al momento de asistir a clases, por norma los de trabajo siempre eran demasiado... ceñidas.

Trataba de saborear con deleite el bocadillo que se sirvió por si solo, a la vez de escuchar a la chica y abrirse la chaquetilla. —Ya veo. —dijo aún mascando. Causar una discusión por ese tema le era ridículo, lo haría a su modo. Como quisiera. Cuando logró quitarse de encima todos los botones, tragó, y la vio de forma burlona. ¡Como evitarlo! Le parecía una tontería enorme tener que depender de una ropa para cumplir con el trabajo, Ace pasó toda su infancia rodeado de hombres que trabajan en este ambiente, y nunca necesitaron algo como eso para cumplir esplendidos con su trabajo.

Observó las mesadas, las alacenas, los cuchillos finamente ordenados. Tanta pulcritud le daban ganas de pasar el dedo por alguna superficie para comprobar el polvo, apostaba que no saldría ni una mota. La zona de su infancia no era tan luminosa ni tan limpia, siempre había trastos sucios apilados, algún borracho durmiendo en el suelo y en ocasiones especiales recuerda que un apestoso olor a quemado causaba que todos saltaran de la cama alterados. Hizo un amague en tocar las perillas de la cocina pero la voz de la rubia preguntándole por su nombre le detuvo, lo sintió como un aviso. —Ace, encantado. —respondió en un tono amable volviendo su atención a ella elevando apenas un extremo de la comisura de los labios en una mueca agradable.

Ante la voz ¿enojada? de la chica alzó una ceja extrañado. No sentía que estuviera diciendo algo malo. —No. No digo eso, esta a la vista que es una cocina —elevó su antebrazo derecho para hacer un gesto hacia el lugar alzando a la vez su hombro dando a entender que no se refería al lugar en sí porque eso era una obviedad. —Es solo que no hay ese típico movimiento de cocina. Fuegos encendidos, trabajadores que corren de aquí para allá, ese tipo de cosas —comentó girándose para visualizar una vez más ese espacio y con ello volver a traer viejos recuerdos. —Allí por ejemplo, recuerdo que siempre estaban gritando alto y claro que quitaran los platos de una maldita vez. —Sonreía señalando el electrodoméstico que recordaba para calentar los platos antes de servir. —Siempre se escuchaba uno que otro plato romperse culpa a eso, y miles de insultos —. Los recordaba a la perfección pese a no poder estar allí metido por muchos minutos, era un estorbo en la cocina por su edad. Ahora eso no cambió mucho pese a ya tener diecisiete años, por más que intentara esforzarse en ese entorno... no era una de sus pasiones. —Seguro prefieres que me reserve los detalles que tengo sobre el fregadero, o lo que metían en los congeladores. Pienso que tal vez sería mucho para ti soportar todas esas cosas- —Ladeó la cabeza bajando el rostro con una pequeña sonrisa, entre tantas cosas también debían existir las memorias divertidas, se percató de eso.

Se había dado cuenta que ella se acercaba, cuando estaba en frente bajó el vaso vació y todo sucedió tan rápido que en lo único que reparó fue en la expresión furiosa que tenía en su cara. «¿Dije algo malo?» se dijo sin quitarle los ojos de encima, siguiendo sus movimientos por culpa de la incertidumbre. No le fue inesperado que tuviera que pagar, en todos sitios era así, lo que le provocó más perplejidad fue la tremenda reprimenda que le dio cuando regresó delante suyo. Escuchó en silencio cerrando la boca y sujetando aún el vaso. Su estado de confusión era tal que no se dio cuenta de que le había abotonado la vestimenta hasta el momento en el que ella misma lo señaló, dándole la espalda. Bajó el rostro para comprobar que sí, esa incomodidad que surgía era efectivamente por eso. Otra vez... apartó la vista de la espalda al girarse para dejar la vasija sobre la mesada, pensativo. —Bien... —comenzó, llevando su diestra al lateral de su cabeza—, me queda claro que es tu cocina... —se despeinó levemente al bajar la mano con un suspiro. —Pero creo que —antes de continuar necesitaba encontrar su mirada—estás mal. Ya te dije que no voy a usar esto así, y no me importa si eres mi jefa o no, no voy hacer eso. No quiero, y si a ti te vale más esta tontería del uniforme... no deberías llamar a esta tu cocina, ¿te piensas que unos botones abrochados o no, harán alguna diferencia a la hora de cocinar? No. Sí opinas que la necesitas para poder hacerlo... —Otro suspiro brotó de sus labios. Ya estaba bien de todo eso, no llevaba ni una hora en el lugar y ya tenía una buena imagen de como ver a la persona que tenía delante. Superficial. A Ace no le importaba su raza, su bello cuerpo, hermosos ojos o largo cabello dorado, la única forma de poder encontrarle una definición era conociéndola. Mala impresión, mala de ambas partes. Elevó la mirada frunciendo el entrecejo. —Y, no entiendo eso de club de 'estipes' —dijo al dejar cerca del vaso lo que no había terminado de comer, ya no tenía apetito.

Dio un paso más atrás para apoyarse contra el borde la mesa. Estaba analizando todo lo que dijo al abrir la boca, no podía encontrar el punto exacto donde dijo algo tan significativo como para causar que todo se torciera de esa manera, a decir verdad, recordando el primer momento, ya había pisado el restaurante con el pie izquierdo y chorreando. Cerró lo ojos al escucharla hablar, ¿qué sentido tenía quedarse allí si no estaba cómodo? La libertad significaba no dejarse atar por nadie, ni nada, sin reglas; vivir sin arrepentirse de nada. —No. —Se incorporó para ir a la puerta—. No voy hacerlo, adiós —se despidió al sin volver a mirarla. El quinto intentó... le pareció el peor de todos.

¡Oh, Ace! —Al llegar a la mitad del salón de soslayó se percató de que la chica que lo recibió iba corriendo a su encuentro con una sonrisa entusiasmada. Ace inclinó la cabeza en modo de saludo, para ese entonces ya tenía la parte superior del uniforme fuera de su cuerpo y sujeta en su mano. —¿Sucede algo? ¿Sakurako te pidió que me buscaras? —Inmediatamente dedujo que aquella nombrada era la chica rubia. A final de cuentas parecía que solo estaban ellos tres en el local. —No, no es eso. Yo debo irme —. Le tendió la ropa y ella la miró con desconcierto. —No entiendo... ¿no te gusta? —En silencio miró hacia la puerta, el vidrio se notaba empañado y el sonido de la lluvia podía oírse claramente al estar más cerca de la salida. Se obligó a no hacer alguna mueca de fastidio—. Iré a buscar mi ropa —avisó evitando la pregunta y dejando a la chica más confusa. Necesitaba ir a ver a Sakurako para comprobar que todo estuviera en orden, quedaba muy poco para que abrieran el local y esa marca roja en la mejilla del nuevo empleado no podía ser nada bueno. Por su parte Ace no iba a decir más nada sobre el asunto, era un perdida de tiempo. Tanto el como ella tenían muy claras sus ideas y sus requisitos para el trabajo.


¿Dónde estás?: Restaurante| ¿Qué tal el clima?: Horrible, lluvioso

[size=44]By Del🔥[/size]

Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Mina Sakurako el Vie Jul 12, 2019 12:11 pm

¿Alguien nuevo?
...
-Eso dije... -
¿Ace? ¡¿Ace, encantado?! Pues vamos a ver que tanto le dura el encanto cuando le diga unas buenas verdades... pero ¿el chico sabía de la cocina? Bueno, podía ser un punto a su favor si no fuera por esa actitud tan soberbia que me crispaba los nervios. ¡No lo puedo creer, era un desgraciado!... Un desgraciado que me había dejado un poco sin palabras, cierto que me deje llevar por los nervios y por lo menos recibí en recompensa un buen silencio pero lo que me dijo no podía salir de mi mente, ahora estaba entre las reglas del establecimientos y el razonamiento de una amante de la cocina. Cocinar, cierto era, que no necesitaba de ropas elegantes ni de cosas excesivamente costosas. Lo que importaban eran tus manos y tu habilidad pero otro lado... eran las reglas, y no quería que mis empleados se quemaran por no llevar la ropa adecuado o peor ¡Ir con el pecho al aire por ahí!

Otro consuelo era que no conocía los clubes de desnudistas, por lo menos era un poco decente.

No voy hacerlo, adiós.

...
Obvio que no pude ocultar mi sorpresa al ver su espalda alejarse. ¿Estaba rechazando el trabajo simplemente por la ropa? Que idiota irracional. Fruncí el ceño mezclando los ingrediente con violencia ¡ellos no tenían la culpa para estaba furiosa! Venir, comerse las cosas, hablarme de esa forma y después irse como si nada. Agh!! Y yo que empezaba a entender su punto de que no importaba la vestimenta. Tonta tonta.

Pero después de varios minutos en lo que intentaba concentrarme en lo mio no lograba hacer nada bien, seguía recordando una y otra vez su mirada y las palabras que me dijo porque... tenía razón en parte, la tenía... Suspiré poniendo mis palmas sobre la mesada y cerré los ojos. Seguramente para este entonces Ace ya se había ido...

-Sakurako... ¿sucedió algo?- Levanté mi rostro cuando vi a la jefa y sonreí lo mejor que me salió. -Algo así - me acerqué recordando una vez lo sucedido en el poco tiempo que lo había conocido. -Sea lo que haya sido no fue tu culpa, Sakurako. Eres la mejor chef que existe y Ace... es un buen chico... no sé lo que sucedió pero su cara... noté que no estaba bien y se puede ver que tu tampoco, ¿pelearon?- Puso su mano sobre mi hombro con ternura, yo permanecí en silencio mirando su cara. Si discutimos, bastante pero ese chico parecía al menos tener una idea de en donde estaba parado. -Lo supuse, cuando lo vi entrar empapado y no quiso abrocharse el uniforme ya me dije "A Sakurako no le gustará nada esto" jajaja, ¿así se empieza una buena amistad, no?- me acaricio el hombre con una sonrisa. -Todavía no se fue, esta en los vestuarios por si quieres decirle algo... personalmente creo que las clientas estarían encantadas con un cocinero con sus apariencias- Me reí negando con la cabeza, mi jefa era genial. -Vigila los pasteles que están en el horno por favor-

Cuando entre al vestuario lo hice tapando mis ojos con una mano y con la otro acariciando el aire para no chocar contra nada. Si era el vestuario a lo mejor Ace se estaba cambiando y... no quería ver nada indebido en horas de trabajo. -...Ace, ¿sigues aquí? Oye- Dio otro paso con cuidado y suspire, había la posibilidad de que no quisiera hablarme. -Estuve pensándolo y la jefa también me insistió mucho... y podemos llegar a un acuerdo- Otro paso más. -¿Que te parece una apuesta? Si tu cumples bien con tu trabajo de la forma en la que sea que te quieras vestir Y SIN QUEMARTE! Puedes estar como quieras en la cocina pero- Otro paso, tenía miedo de darme la cara contra la pared. -pero si te llegas a quemar o hay algún inconveniente tendrás que trabajar con el uniforme como se debe, ¿aceptas? -

Ace +  Mina


-Hablo- (Pienso)
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_pqkugxAb3H1y9tyezo1_500
Club de Idols , son mi familia en Éadrom ♡:
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_pvmi5ff7Na1y9tyezo1_540
Hora de ponernos serios:
「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」 Tumblr_p9eop4emsD1vz54q7o2_500
Mina Sakurako
Salón : 2 B Dromes : 12211
Reputación : 1
Mensajes : 28
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: 「Probando suerte por quinta vez | Priv. Mina」

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.