Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

Clubes/Rol.
El club de cocina te espera.
POR Jestro / Jevil
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Cierre/Apertura de temas
The Second Night (Priv.) EmptyHoy a las 5:07 pm por Saya Vlad

» Kobayashi Ami / Idol Arisa
The Second Night (Priv.) EmptyHoy a las 12:45 pm por Kobayashi Ami

» Reserva de físicos
The Second Night (Priv.) EmptyHoy a las 12:23 pm por Kobayashi Ami

» LIBRO DE FIRMAS
The Second Night (Priv.) EmptyHoy a las 12:11 pm por Kobayashi Ami

» Kanade & Ui [I.D]
The Second Night (Priv.) EmptyHoy a las 11:57 am por Kanade/Ui

» the scent of dusk. || Priv. Will
The Second Night (Priv.) EmptyHoy a las 3:07 am por William M.

» Siegfried Elmoreden [ID]
The Second Night (Priv.) EmptyAyer a las 7:43 pm por Siegfried Elmoreden

» Privado - Zangai - V. Samael
The Second Night (Priv.) EmptyAyer a las 4:06 pm por V. Samael McGarrett

»  Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18
The Second Night (Priv.) EmptyAyer a las 7:37 am por Amadeo Roma

» Nos conocemos - Privado Judah
The Second Night (Priv.) EmptyAyer a las 6:57 am por Caim



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






The Second Night (Priv.) A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado The Second Night (Priv.)

Mensaje por Bastian Shawn el Sáb Mayo 25, 2019 12:18 am

The Second Night
No te estaba siguiendo...


(Viene de: Reunión profesional para profesores.)


Fuera del bar donde había ocurrido la corta –pero memorable- fiesta, el mundo siguió adelante. Casi como una cápsula del tiempo, el mismo Bastian que había entrado al bar, salió envuelto en su chaqueta. Era una noche fresca, o en eso se había convertido.
A su alrededor, el ambiente animoso de un área semejante: llena de bares y clubes nocturnos, parecía solo llegarle como el remanente del oleaje de una playa. El mar auténtico estaba dentro de los edificios donde la música y las charlas apenas comenzaban. Miró su reloj y descubrió que no era tan tarde como había pensado en un principio. Incluso podría mirar algo en la televisión en lo que le llegaba el sueño. Era la versión perezosa de su pasatiempo más ameno.
Delante, pudo divisar, con dificultad, la figura de una mujer. No la reconoció a pesar del aire de familiaridad que le proyectó. Traía bufanda y parecía sujetar su bolso con cierto temor. No podía culparla.

”Supongo que las chicas siempre tienen que ser más precavidas… diablos.”

Torció la boca, imaginando lo que sería llevar una vida –ya de por sí era tan dura- con el adicional de tener que mirar sobre tu hombro todo el tiempo. Recordó a Jamie Lee Curtis y se imaginó lo que sería vivir eternamente en una película slasher. No sonaba nada justo. Aún si se trataba de una persona por demás capaz.

”Quizás debí haberle preguntado a Anya si la acompañaba a casa.”

No podía hacer nada ya. Ni siquiera tenía su número de móvil como para enviarle un mensaje. No tenía el número de nadie. Sintió el peso de no haber preguntado por números a los colegas en la fiesta pasada, mientras la imagen del peligro fue desapareciendo de su mente. No podía hacer más. Acercarse a ofrecer ayuda o algo similar podría tornarse contraproducente. Ir a casa y ser indiferente, por más bajo que fuera, era todo lo que se le ocurría que podía hacer.

De pronto la mujer pareció acelerar el paso. De prisa, saliendo de la calle. ¿La había asustado algo? Quizás tan solo recordara algo. Bastian miró a un lado y al otro en busca de alguna señal de peligro pero no la encontró. La mujer desapareció hacia un lado del camino. Era la misma ruta que le llevaba a su propia casa. ¿Tendría que ir por allí? Luego el miedo cambió de una experiencia meramente contemplativa a una real –aunque pequeña- y personal: ¿no estaría él por ser asaltado o algo así? Ya nadie estaba exento del peligro.
Metió las manos en los bolsillos de la chaqueta. En el peor de los casos usaría algo de magia para protegerse y escapar. Dobló en la misma esquina por donde ella había pasado y esperó no encontrarse ninguna sorpresa. No tenía idea de lo que le esperaba más adelante…
Noche Fresca # Calles # Anya




The Second Night (Priv.) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17744
Reputación : 6
Mensajes : 99
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Anya Koslov el Lun Mayo 27, 2019 1:15 pm

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo


Apresuró el paso al igual que las actrices de alguna película de terror, la calle estaba sola y no había ninguna señal de vida que le asegurara que aquel maleante que la seguía pudiera ser persuadido para retractarse de sus intenciones, pero ¿qué era lo que buscaba? ¿dinero? tal vez secuestrarla para algún rescate, o podía ser un pervertido que sólo quería divertirse mancillando el honor de una inocente mujer. Ante tal idea, la pelirroja pudo sentir un tremendo asco por aquella criatura vil que la seguía.
Tras doblar en la primer calle Anya guardó en silencio a la espera de escuchar a su enemigo; éste seguía avanzando por la acera, sin embargo hizo algún movimiento que generó ruido en su ropa y que no pasó desapercibida de los oídos de la pelirroja.
( Tiene que ser una broma )
La lógica era que el agresor se preparaba para atacarla con algún arma, tal vez una pistola como buen cobarde que era.

La docente continuó caminando sin tener a donde huir, la calle era larga y no había ninguna puerta abierta o callejones por los cuales esconderse, todo lo que podía hacer era seguir derecho a la espera que el acosador la dejara en paz, pero podía escuchar como la seguía, incluso creyó sentir su mirada en la nuca. La paciencia de Anya se estaba acabando, apretó más cerca de su cuerpo su bolsa mientras se encogía de hombros, hacer de víctima débil nunca había sido su estilo y tener que mantener ese perfil bajo la estaba cansando.
( Suficiente! )
Pensó mientras se detenía en plena calle con los pies bien puesto sobre el piso, se giró enojada y miró la silueta del hombre al que no pudo reconocer debido a la oscuridad del lugar. Permaneció en esa pose por un par de largos segundos antes de retomar su andar ¿lo había asustado? esperaba que su advertencia hubiera servido para hacerle saber que no iba a ser un presa fácil, pero siguió escuchando los pasos detrás de ella. Apenas había cruzado la mitad de calle y aún faltaban unos metros más para llegar a la siguiente intersección.
─Deja de seguirme!!!
Gritó al instante de voltearse y arrojarle la bolsa que llevaba consigo. Las cosas que había cargado para la fiesta la hacían un arma improvisada, si bien no era peligrosa, era lo suficiente pesada para desequilibrar a una persona despistadas, especialmente si se la arrojaban en la cabeza como en ese momento


Con: Bastian | Lugar: Calles | Clima: Fresca
@AK2


Anya Koslov
Salón : 3 B Dromes : 18426
Reputación : 8
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
Anya Koslov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Bastian Shawn el Vie Mayo 31, 2019 1:20 am

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo


Los términos de cada cosa jugaban un papel muy importante en cuanto a su investigación sobre los eventos de convergencia. Llamar a algo por su nombre solo se podía hacer si se lograba diferenciar una cosa de otra y, para eso, hacía falta entenderlo. Algo que Bastian no llegaba a nombrar –entender- del todo aún, era el concepto de suerte. Tan confundido se encontraba que llegó a cometer el error de tomar una cosa por su opuesto: la mala suerte por la buena y viceversa.
Al doblar la esquina, que había llenado de temores y peligros inimaginables, se encontró con que la extraña mujer que viera antes no lo estaba siguiendo. Ella andaba por su propio camino. Ninguna emboscada con un par de maleantes aliados ni una navaja en la oscuridad. Sonrió, incluso, satisfecho. Era tarde y quería ir a casa un momento. Había tenido bastante interacción por una noche.

”Tengo que dejar de pensar locuras.”

No era demasiada la distancia que lo separaba de ella, en realidad. Pensó que pronto cambiarían de ruta. Ella doblaría por otra esquina, seguro, o se subiría a un auto o, en el peor de los casos, solo pasaría de largo la calle séptima, donde Bastian Shawn tenía su residencia. Sin embargo, la mujer seguía delante.
Llamó su atención la figura casi elegante pero sin caer en lo ostentoso. Se le hacía familiar, un poco. No podía sacarse de la mente que la había visto antes. Donde y en calidad de qué, era un misterio.
Absorto estaba en esos pensamientos vagos, cuando la chica se detuvo en seco un momento. Bastian hizo lo propio casi al mismo tiempo, sacando las manos de los bolsillos. ¿Iba a decirle algo, el peligro se había hecho real? Apretó los puños y aguardó, mirando a un lado y al otro, pero ella, simplemente, continuó.

-Ahora sí me siento nervioso… -Admitió en un susurro antes de seguir caminando-. Vale, deja un poco de espacio, no sea que te salte encima algo inesper…

Ocurrió en un par de segundos: la mujer se detuvo, volteó, y Bastian consiguió escuchar su voz y ver sus ojos. No era la primera vez que lo hacía. La conocía bien. El estupor vago de la única y solitaria copa que se tomara en la reunión no logró opacar el recuerdo en su cabeza.

-¿An…?

Pero las palabras no se materializaron. El grito de la pelirroja le sacudió casi tanto como el objeto que le arrojo. No lo vio venir bien, debido a la oscuridad, sino hasta que lo tuvo a centímetros de la cara. La etiquete indicaba una marca que no reconoció.

”Ralph Lau…”

El bolso le dio de lleno. Levantó las manos tanto para intentar mantener el equilibrio como para sujetar el objeto. Logró solo lo segundo, atrapando la bolsa –sí, eso era- ya después de que le hubiera golpeado en toda la cara. Lanzó un quejido ahogado, como el que pronunciara alguien a quien le sacan el aire del vientre y sostuvo la maleta que resonaba con todos los juegos que no llegaron a probar. Retrocedió un paso y consiguió caer sentado en el suelo, con la bolsa entre las manos y el regazo. El cabello se le despeinó del todo y el poco estupor que tuviera se desvaneció al instante.

-¡Espera, ¿qué?!

Alzó la mirada, buscando los ojos de la pelirroja que, en ese entonces, no era tan cercana a él como llegaría a serlo. La amistad aún estaba distante y solo eran colegas que habían pasado un par de experiencias raras. Eso no evitó, sin embargo, que la llamara, inevitablemente, por su primer nombre.

-¡Aguarda, no te estoy siguiendo, Anya!

Temió que la otra fuera a correr o que le siguiera golpeando. Anya Koslov era una atleta y él estaba en el suelo. Si se decidía, podía hacérselo pasar muy mal.


 
Con: Anya  |  Lugar: Calles  |  Clima: Fresca
@AK2



Última edición por Bastian Shawn el Jue Jun 06, 2019 12:45 am, editado 1 vez


The Second Night (Priv.) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17744
Reputación : 6
Mensajes : 99
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Anya Koslov el Sáb Jun 01, 2019 11:42 am

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

Justo en el blanco!
La bolsa había logrado su cometido de derribar al acosador, pues éste terminó en el piso sobre su trasero. Durante ese pequeño momento Anya dió un par de pasos rápidos en dirección al hombre para recuperar su bolsa, antes de caer en la cuenta que en una situación como esa lo más lógico era salir corriendo en dirección contraria para pedir ayuda o escapar del peligro, por lo que antes de llegar con el caído, la pelirroja detuvo su carrera y dio media vuelta para hacer lo que la sociedad dictaba que hiciera.
Fue en ese instante de ir y venir que la docente no sólo escuchó la voz conocida del pasado, también reconoció su nombre en el grito del varón.
─¿Cómo?
Se detuvo en seco mientras giraba con cuidado sobre sus propios pasos para poder mirar al agresor. Tenía el cabello desarreglado y daba la apariencia de ser un hombre que acaba de ser echado de su casa con una maleta improvisada de su ex mujer; pese a toda la conmoción del momento y la poca luz, Anya finalmente pudo reconocer en aquella expresión el rostro de su compañero docente.
─¿Profesor Bastian?
Preguntó mientras se acercaba a pasos cautelosos al caído. Cabe mencionar que con el reconocimiento del contrario ya no hacía falta ser cuidadosos, pero ver en el suelo a su compañero por culpa del ataque que le había arrojado apenas hace unos segundos la habían dejado casi en shock.
─Pero qué… qué está...
Se acuclilló frente a él y estiró sus manos hacia él pero sin tocarlo, como si temiera romperlo y no supiera cómo debía proseguir.

Finalmente la adrenalina pasó a convertirse en un ataque de risa que sacó un par de lágrimas a los ojos verdes de la pelirroja.
─Lo siento yo... hahaha dios me diste un susto de muerte! hahahaha no haga eso por favor hahaha déjeme ayudarle~
Se levantó y le tendió las manos para ayudarlo a incorporarse y sacudir las arrugas que le había generado su bolsa voladora.
─De verdad lo siento, no fue mi intención agredirle ¿no le hice daño, o si? santo cielos qué vergüenza~
Entre ayudas y disculpas la mujer cubrió su rostro con una de sus manos debido al bochorno del momento
─Me disculpo otra vez...
Cuando sus ojos recayeron otra vez en el aspecto desalineado de su cabello, Anya juntó ambas palmas de sus manos frente a sus labios, como si estuviera a punto de rezar, pero el rubor en sus mejillas y sus labios la traicionaban en una risa contenida
─Creo que...está un poco...aquí… y aquí
Le señaló algunas partes de la cabeza para que pudiera arreglarse un poco mejor, dándole una mano si se lo permitía.

Si aquello hubiese sido un programa de televisión oculta, estaba segura que hubieran ganado el primer lugar a la mejor reacción del concurso.
Ya con los ánimos un poco más calmados, y después de haberse disculpado como veinte veces, Anya finalmente hizo un ademán para que el varón le regresara la bolsa que había logrado mantener a salvo todo ese tiempo, algo que obviamente le agradeció.
─Dice que no me estaba siguiendo?
Preguntó un poco dudosa de la veracidad de su grito anterior

Con: Bastian | Lugar: Calles | Clima: Fresca
@AK2

Anya Koslov
Salón : 3 B Dromes : 18426
Reputación : 8
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
Anya Koslov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Bastian Shawn el Jue Jun 06, 2019 1:19 am

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

Noqueado por una bolsa voladora… casi. Esa habría sido una interesante forma de terminar una noche de fiesta. El problema era que se había salido demasiado de su zona de confort, ¿no? Era muy raro que Bastian se involucrara en reuniones así, si no eran obligatorias, pero allí estaba y esos eran los resultados. De haber estado menos ocupado en pensar que la entrenadora de Takemori iba a lanzarle una patada o de plano una llave, seguro habría analizado eso como un resultado de una variante llamada karma: tan extraña como simple. Desgraciadamente, ahora solo podía pensar de forma empírica.

La bolsa le había quedado a la altura del pecho. La bajó hacia su regazo y se encontró con la cara de Anya y sus manos, como si fuera a tocarle. Como si fuera irreal. Parecía apenada, ahora que conocían la identidad el uno del otro. Un error, seguro. Eso era. Al fin se había dado cuenta.

-S, sí. Soy yo. -Admitió ante su pregunta. No iba a ponerse más agresiva. Parecía sentirse mal… parecía-. Estoy bi…

Y las palabras le murieron en la lengua: ella de echó a reír. Bastian pasó un proceso extraño de expresiones, tan rápido, que pareció imposible: sorpresa al verla romper en carcajadas. Confusión y un poco de enojo porque terminara riéndose de haberlo derribado; aceptación de que si había sido un poco curioso… y, finalmente, a sonreír, solo un poco.

”Vale, si ha estado un poco de risa.”

-No ha sido a propósito. Ni siquiera sabía que eras tu.

Aceptó la ayuda, poniéndose de pie y sacudiéndose la parte trasera del pantalón. Estaba todo perfectamente fuera de su lugar: la chaqueta a un lado, la corbata deshecha, el cabello revuelto y uno de los faldones de la camisa salidos.

-Está bien, está bien. En serio. Solo ha sido un susto. -Mintió, sin darse cuenta de que se le había desaparecido la expresión de enojo y estirar las comisuras de los labios-. ¿Dónde aquí?

Intentó acomodarse un poco, al menos meterse la camisa y demás. Aceptó que le dijera donde y que le diera una mano. Igual ahora mismo ya no esperaba verse totalmente presentable, ya camino a casa.

-Gracias. -Asintió-. ¿Qué es lo que llevas allí? Dolió como si fueran maderos.

Le entregó la pesada bolsa, que resonó con los juegos que no llegaron a usar en el bar, durante la reunión. Eso explicaba lo dura que se había sentido. Imaginó todo un set de dominó o juegos de jenka. Se terminó de sacudir las mangas y regresó su atención a Anya Koslov.

-No, no lo estaba. Es el camino a mi casa. -Desde luego, ella no lo sabía. ¿Cómo podría? Solo se habían visto fuera de la escuela en esa noche-. Pensé que eras alguien que me asaltaría o algo así. ¿Estás… estas lejos de casa?

Parpadeó un poco, confundido. ¿Por qué, si no, había estado actuando a la defensiva? Ahora mismo se le ocurrió que si él estuvo nervioso ante la posibilidad de que fueran a asaltarlo, era bastante probable que ella se sintiera igual.

-Lo siento si te puse nerviosa. Yo también lo estaba un poco, creo. -Consultó su reloj y vio lo tarde que era: bastante más de lo normal y mucho menos de lo que esperaba. Con el prematuro fin de la reunión, el tiempo se había tenido que ajustar. Lo pensó un momento solamente-. Hey, ¿te parece si vamos juntos un rato? Hasta llegar a casa de uno de los dos. Así no nos sorprenderán más.

Esperaba no lo tomara como acosador o solo como un ratón asustado. Era mejor darse la mano y ellos dos ya lo habían hecho aquella…

”…aquella noche.”

Recordó bien que era la segunda ocasión en que se encontraban de noche y probablemente nerviosos.
Bastian Shawn veía convergencias en todos lados.

 
Con: Anya  |  Lugar: Calles  |  Clima: Fresco
@AK2



The Second Night (Priv.) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17744
Reputación : 6
Mensajes : 99
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Anya Koslov el Jue Jun 06, 2019 12:32 pm

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

Su compañero docente parecía no haberse enojado por la agresión de la mujer, al menos podía asegurar que intentaba ser amable y educado como se supone que debía serlo en un mal entendido como ese.
─Hahaha que buena detección tiene usted~
rió ligeramente entre dientes al haber usado la palabra maderos para describir lo que tenía en la bolsa, pues efectivamente poseía un par de juegos un tanto duros
─Conoce el juego de Jenga? piezas de madera que se apilan en una torre...creo que le dí con ese~
Comentó un tanto avergonzada mientras se encogía de hombros.

Finalmente se colgó la bolsa al hombro para tratar de ocultar el arma de la agresión.
─De verdad? eh?!! jamás haría algo así!! … supongo que los dos nos asustamos en vano~ En realidad no está lejos, al menos no mucho. Sólo debo llegar a la unidad habitacional que está unos minutos más adelante y en nada estaré en casa. señaló en dirección a la que estaba caminando antes de escuchar la disculpa por parte del contrario.
─Cielos, no tiene que disculparse, he sido ya la que lo ha agredido… aunque es verdad que pensé que sería algún pervertido...
comentó lo final con un tono más bajo, como si no quisiera que la escuchara declarar aquello tan bochornoso.
─Me parece una buena idea, me sentiré un poco más segura de esa forma~
Esta vez Anya sonrió con más calidez para dejar zanjado el tema del bolso volador mientras comenzaban a caminar por aquella calle que les había jugado una mala broma.

Poco más adelantes se encontraba la avenida por la que solían transitar más personas y locales con horarios más tardes, cerraban a las doce o un poco más noche para poder atender a los trabajadores que salían de sus trabajos. El lugar obviamente estaba más iluminado provocando una sensación de mayor seguridad y pasividad por lo que, no supo si había sido ella o Bastian, pero no había notado que andaba a pasa más lento, ya sin la necesidad de huir de los “depredadores”
─Entonces vive en los condominios también? preguntó mientras andaban para pasar el rato y también para conocerse un poco más.

─Yo llegué con poco dinero así que escogí un vivienda más barata que una casa, además los servicios están incluidos así que sólo pago renta y todo listo, no debo preocuparme por ir al corriente con lo demás~ y no necesito de mucho espacio para vivir
Conforme se alejaban de la zona de bares y centros nocturnos, la ciudad comenzó a calmarse cada vez más.
─Por cierto, no tuve la oportunidad de preguntarle antes pero ¿cómo se encuentra? después de la pelea con aquella criatura en la escuela
No había pasado mucho tiempo desde la misión de vigía que les habían encomendado a los dos aquell anoche, pero después de eso no se habían vuelto a encontrar el tiempo suficiente para entablar una conversación amistosa o al menos de cordialidad.

Con: Bastian | Lugar: Calles | Clima: Fresca
@AK2
Anya Koslov
Salón : 3 B Dromes : 18426
Reputación : 8
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
Anya Koslov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Bastian Shawn el Jue Jun 06, 2019 6:00 pm

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

”Que sí era un jenka…”

Pasó la mano por su propia frente, casi esperando sentir la forma de uno de los rectángulos de manera. Desde luego exageraba, el bolso en sí había amortiguado un golpe de semejante nivel. Se lamentó no haber podido jugarlo más temprano en el bar. Era bastante bueno en eso en realidad, pero estaba pensando mucho ahora. Buena señal, su cabeza no había quedado afectada.

-Sí, sé que juego es. He tenido suerte.

Cuando señaló la unidad habitacional se sorprendió un poco. Había pasado un par de veces por ahí corriendo o cuando tenía que atender algún asunto urgente. No era muy lejos realmente de su propia casa, en la calle séptima, donde un día habría una fuerte tormenta pero ahora solo transcurría una fresca noche, más tranquila de lo que cualquiera de los dos esperaría.
Asintió, satisfecho de poder hacerse mutua compañía de camino.

-Creo que sé dónde es. Paso siempre por allí.

Al comenzar a caminar fue olvidándose de la posibilidad de ser asaltados. Se sentía uno seguro, quizás, cuando volvía formar equipo con alguien con quien se había enfrentado a un extraño ente oscuro y la habían librado relativamente bien. En retrospectiva, fue Anya, en realidad, quien salió pero en esa situación. A penas reparaba en ello y volvió a sentirse culpable. Acompañarla ahora era lo menos que podía hacer.
Usualmente, Bastian andaba con zancadas largas, como si, inconscientemente, quisiera siempre llegar más rápido. Solía desesperarse muy pronto cuando los demás no se daban prisa. Ahora, por el contrario, aminoró el paso para acoplarse al suyo… o quizás era ella quien le seguía el ritmo con facilidad.

Se alejaron pronto del área de bares, adentrándose en calles distintas y más tranquilas. Al menos daban la apariencia de serlo. La calma y el silencio no siempre eran claras señales de bienestar. Aun así, resultaban mejor que las iluminadas por luces de neón.

-No. Sería raro que no hayamos coincidido. Vivo en la séptima. -Señaló a una intersección no muy lejana donde se podía torcer para llegar pronto a la misma. En realidad su casa terminaba estando más cercana. Al pasar por la misma señaló no demasiado lejos-.- Allí. Puedes visitar cuando quieras.

Su invitación fue sincera, no solamente por protocolo.
Asintió un poco, mirándola mientras le explicaba lo conveniente de su elección de hogar. Lo meditó un poco y pensó que quizás era él quien se había apresurado.

-¿Hace mucho que llegaste? No tuvimos tiempo de hablar de eso. -Admitió, interesándose. A penas caía en el hecho de que ambos eran extranjeros en ese sitio y el uno del otro. Bastian hablaba con un japonés no demasiado pulido y con acento todavía-. Yo tengo una casa. No pago demasiado. En realidad una persona sola no suele acumular muchas deudas. Pero quizás me fuera mejor con un apartamento como el tuyo.

Había visto el área de condominios desde fuera, pero nunca había entrado realmente. Parecía precisamente lo que era: una zona de viviendas para gente que tenía –lo prefiriera o no- un espacio más pequeño. Quizás más cómodo, en realidad. No resultaba mal y le recordaba, en cierta medida, a su propia ciudad natal.

-Estoy bien. Tu resultaste más lastimada… no te pregunté si sanó tu pierna. ¿Estás bien en general? -Lamentó su poco tacto. Debía haberle preguntado hacía tiempo.

Era ya tarde, pero la luz de una tienda de conveniencia cercana se dejó ver con toda su magnificencia azulada. Era una luz artificial pero agradable en una noche fresca como esa. Bastian pensó en comprar algo de cenar de vuelta. No había comido mucho en la reunión, realmente. No era dado a la bebida y un escoces como el que tomó le sentaría algo fuerte… algo solamente. El café todas las mañanas le había blindado el estómago contra todo lo que no fuera una bebida intensa.

”Ramen estaría bien.”

Fideos, y con el encanto del caldo que quitaba cualquier efecto negativo en el cuerpo. Señaló con el pulgar cuando pasaron frente a la tienda.

-¿Quieres comprar algo? No es importante, seguro ya quieres llegar a casa a descansar.


Con: Anya  |  Lugar: Calles  |  Clima: Fresco
@AK2



The Second Night (Priv.) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17744
Reputación : 6
Mensajes : 99
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Anya Koslov el Lun Jun 10, 2019 4:29 pm

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

Comenzaron a platicar sobre sus viviendas, generando una verdader sorpresa a la pelirroja cuando el contrario aseguraba conocer la zona.
─Deverdad?! jamás le he visto~ parece que coincidimos en la noche pero no en el día hahaha
Bromeó ante la cercanía en la que ambos parecían residir pero al mismo tiempo en la lejanía que sus vidas o actividades los mantenían uno del otro.
─Es muy amable. Yo vivo en el tercer edificio de la calle doce, departamento seis, no es muy grande pero puedo invitarle un café cuando guste~
sugirió con amabilidad aunque no esperaba realmente que aceptara la sugerencia de tomar un café en el sentido estricto de la palabra, ya que sólo era una forma de ofrecer su humilde casa a un invitado.

─Es verdad no lo había notado~ Mhh, veamos llegué apenas hace medio año, inicié curso en la segunda etapa del instituto así que me fue fácil ponerme al corriente. Como un curso intensivo de emergencia ¿Qué hay de usted? también dijo que era relativamente nuevo.

La noche transcurría y la distancia se acortaba cada vez más, a pesar de eso Anya no sentía el pesar de la noche sobre sus hombros, era una mujer bastante aguantadora que podía desvelarse noches seguidas y mostrar las misma energía de siempre.
─Hahaha si estoy bien con la mano contraria tomó el hombro que había resultado herido aquella noche ─He tenido peores heridas que esa, ya sabe, gajes del oficio~
Bromeó mientras movía en círculos pequeños parte de su brazo para mostrar su salud.
Aquella noche sólo había “recibido” un pequeño corte de la bestia, todo superficial y nada que fuera a dejar una marca o secuela de por vida, pero era un pequeño detalle que no necesitaba explicar al contrario.
Al pasar por el combini el varón le hizo una pequeña invitación que ella no rechazaría.
─Está, no llevo prisa, vamos~

Ambos entraron a la solitaria tienda que sólo era custodiada por un hombre no tan joven, tal vez rondaba los treinta o los treinta y cinco años de edad, no mucho mayor de lo que aparentaba los visitantes. Al escuchar las puertas eléctricas abrirse, el encargado les dio la bienvenida y continuó en su trabajo detrás del mostrador.
El lugar permanecía tranquilo con una leve música instrumental sonando por las bocinas del lugar, el piso estaba reluciente y fuera de mancha alguna, estaba claro que el hombre tomaba muy en serio su trabajo, justo como la mayoría de japoneses.
─¿Qué va a comprar?
Le preguntó a Bastian mientras ella miraba rápidamente todos los productos por los que pasaban en frente, ella no tenía la necesidad de comprar nada pero estaba a la expectativa de que se le antojara algo. Nada sano al parecer.
Conforme avanzaban por el lugar la deportista finalmente visualizó la estantería de dulces y galletas, por lo que se dirigió a ella sin pensarlo dos veces y tomó un par de empaques coloridos antes de ir hacia el refrigerador y coger un par de yogures bebibles.

Se dirigió a la caja para pagar todo lo que había tomado. Dado su selección de dulces, parecía que estaba preparándose para un fiesta de comida chatarra.
─Listo~ una pequeña botana antes de ir a la cama~
canturreo felizmente como si fuera una niña rebelde mientras el intendente iba colocando las cosas en las bolsas de plástico.
─Profesor Bastian, ha comido de estas galletas? son bastante populares entre los niños y jóvenes de entre los productos, Anya cogió una cajita de galletas pocky de té verde.

Con: Bastian | Lugar: Calles | Clima: Fresca
@AK2
Anya Koslov
Salón : 3 B Dromes : 18426
Reputación : 8
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
Anya Koslov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Bastian Shawn el Mar Jun 18, 2019 1:20 am

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

Lo cierto es que le era muy fácil charlar con Anya. Probablemente no era por causa del mismo Bastian, es decir, no era especialmente retraído pero no era de tomar una charla y alargarla sin más. Not the talkative type… Probablemente era la personalidad de la pelirroja. De nuevo, era fácil hablar de cosas comunes sin que se sintiera raro o forzado, como el hecho de que faltara poco para que fuesen vecinos y no se habían dado cuenta.
Fue entonces cuando llegó la invitación del café…

-¿En serio? -Quiso confirmar, sonriendo un poco de medio labio-. Puedes arrepentirte de decir eso, ¿sabes?

No agregó más, aunque aguantó una risa ligera que no logró escapar de sus labios pero que requirió de que levantara su mano como para atraparla si salía. Anya no sabía lo peligroso que era decirle a Bastian Shawn de café gratis…
Mientras andaban, volteaba a mirarla sin mover demasiado la cabeza. Le era fácil hacerlo solo con los ojos. Alzó las cejas, nuevamente sorprendido por lo similares de sus situaciones. Y no se habían dado cuenta… casi parecía mentira.

-Bueno… es curioso. Yo también llegué por el mismo tiempo. En realidad no hace mucho y me incorporé al curso. -Una idea se le pasó por la cabeza, mientras miraba al frente y abría los párpados y separaba los labios como si se diera cuenta de algo increíble que debió caerle en cuenta hace mucho-. Rayos… nos enviaron a vigilar en la noche porque éramos los nuevos.

El gesto de Anya de que se encontraba bien lo sorprendió. Él se llevó la menor parte y aún le dolía un poco. Esa era, seguramente, la diferencia entre una profesora de educación física y uno de magia. Sonrió, mirando con admiración a su acompañante.

”Quizás es ella la que me acompaña para que no me pase nada…”

Rascó su propia mejilla con un dedo, pensando en lo gracioso de la situación. Prefirió solo creer que hacían buen equipo. Creyó recordar más heridas que se había llevado ella, pero no le llegó ninguna a la cabeza. Había cosas que parecían escapársele a veces.

Se alegró de que aceptara su propuesta de detenerse a comprar algo en la tienda. Había dejado casa para ir a la reunión tan de repente que no tenía nada preparado. No era gran cosa, pero si podía comer fideos lo haría.
Entraron juntos y Bastian correspondió la bienvenida con un gesto de la mano. El interior de la tienda era fresco, pero no frío. Era esa sensación de agradable fresco artificial. No se igualaba al frio de la naturaleza pero resultaba mejor que la temperatura nocturna que amenazaba a malestar.

-En realidad pensaba en ramen… ¿y tu?... -Cayó en cuenta entonces de cómo se dirigía a él. No lo había notado antes-. Hey, está bien ahora. No es el trabajo. Puedes decirme de tu… ¿o prefiere que le diga entrenadora siempre? -Su tono era bastante más ligero de lo que pretendía.

Decidió buscar un par de botes de fideos instantáneos. Claro, no eran lo mejor, igual que los sándwiches prefabricados, pero eran eficientes, baratos y podían llenar con facilidad. Un par de esos podían durar décadas… claro, eso solía ser una maña señal, pero un hombre soltero y enfocado en el trabajo tendía a caer en vicios semejantes. También llevó unas galletas de avena, de sus favoritas. Mientras cargaba con todo se sintió repentinamente mal. Estaba dejando claros sus malos hábitos alimenticios frente a una profesora de educación física.

”Espero que no vaya a juzgarme…”

Se engañaba, desde luego, pero, para su suerte, Anya no parecía la clase de persona que lo sermonearía. Eso era suficiente para él.
Dejó las cosas sobre el mostrador de la caja y justo cuando la pelirroja hacía lo mismo. No pudo evitar todo lo que eligió… se veía muy rico como para ser lo elegido por una joven de apariencia tan deportista. Pareció que iba a decir algo, pero ella fue más rápida. La siguió con la mirada, escuchándola canturrear y luego mostrarle los pockys.

”Entonces así se llaman…”

Sonrió, un poco, sin evitar sonrojarse un poco. Ni siquiera se dio cuenta de que lo hacía. Era bastante divertida cuando se lo proponía… claro, no habían tenido tiempo de conocerse tanto como quisieran. Lo poco que sabía de Anya le dejaba ver que le caía bastante bien.

-¿Pocky? -repitió el nombre que vio en la caja que le mostraba, mientras cobraban todo en la caja-. No… son de chocolate, ¿no? ¿Son como bísquets...? -el tono le sonó como buisques, inevitablemente-. Quiero decir, galletas. Siempre es bueno buscar algo que acompañar con el café. Pensé que te gustarían las barras energéticas y eso.

Pusieron todo en dos bolsas separadas que Bastian se ofreció a llevar por ambos. Si no olvidaban nada más, retomarían su camino hacia el edificio de apartamentos donde vivía Anya. Hacía bastante fresco, por suerte habían ido bien abrigados a la reunión original.

-Me quedé con la curiosidad. -Preguntó mientras caminaban-. ¿Qué otras cosas traías contigo? No pudimos ver los juegos.

Metió la mano en la bolsa y buscó una galleta de avena para probar de camino, invitándole una a su acompañante. Eran simples, pero resultaban llenadoras y ligeras en el estómago.


Con: Anya  |  Lugar: Calles  |  Clima: Fresco
@AK2



The Second Night (Priv.) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17744
Reputación : 6
Mensajes : 99
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Anya Koslov el Mar Jun 18, 2019 5:57 pm

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

Anya sonrió con cierta curiosidad ante su advertencia pero no dijo nada, parecía que el “cafesito” era más una aventura de misterio con una simple cortesía, tal vez convivir con Bastian era lo mismo que agarrar un imán de problemas, pero nada que no creyera que no pudiera controlar.
Continuaron la conversación, haciendo expresiones de sorpresa ante los datos similares, sin embargo, cuando el contrario reveló aquel pequeño aspecto de la tarde que trabajaron juntos, la pelirroja no pudo evitar soltar un fuerte “Eh!!??” mientras se inclinaba hacia un lado como si esquivara una pelota imaginaria que pasaba cerca de su cabeza
─Pero si se hizo a través de un sorteo, yo vi.... y calló por unos instantes, hacer trampa en ese tipo de rifas era fácil siempre y cuando los organizadores lo hubieran echo ─…Fuimos muy inocentes
declaró con cierta depresión por no haberse dado cuenta del truco y por haber aceptado el trabajo sin rechistar. Pero era algo que ya estaba en el pasado, seguro que se vengaría después, mucho después.

Dentro de la tienda Anya caminaba como una niña curiosa que veía todos los empaques coloridos antes de recibir el permiso de tuteo de su compañero.
─¿Cómo? preguntó por puro reflejo ─Hahahaha lo siento, es la costumbre, le hablo así a toda las personas sin importar su edad. Y como a usted le conozco del trabajo, es más difícil quitarle esa etiqueta~ explicó con cierta diversión ─Así que usted puede llamarme como guste~ afirmó mientras asomaba ligeramente la cabeza por uno de los estante del lugar antes.

En la caja, la fémina iba contando el dinero de su cuenta para pagar, prefería el efectivo ya que de esa manera le permitía llevar un mejor control de sus gastos.
─Boi, bouis-qué? intentó repetir la palabra que había dicho Bastian sin mucho éxito y con cierta gracia que escapó de sus labios en una sonrisa contenida.
─Si~ son pequeñas galletas en formas de palitos, las clásicas son de chocolate, pero ya sabes que los japoneses usan todos los sabores para todo, incluso para las cosas no comestibles~ se rió mientras se disponía a tomar su bolsa antes de mirar el ofrecimiento de su compañero en ayudarla, a lo cual aceptó con gusto.
─Bueno… en realidad prefiero las cosas con más sabor, las barras energéticas me parecen que sólo son pura mercadotecnia, la energía que necesitas las consigues de tu dieta balanceada…. pero no hay nada como saber disfrutar de una buena caja de galletas Pocky~
Le guiñó el ojo mientras abría la caja que había rescatado del empaquetado antes de salir de la tienda.

Conforme avanzaban continuaron charlando de cosas sin importancia, una plática común y corriente que hacía amena la noche y permitía conocerse mutuamente un poco más.
─Hahah ha sido una lastima que la reunión acabara temprano, había traído las cartas del juego Uno, tarjetas para escribir y adivinar la palabra en parejas, el jenga que creo que ya sentiste~ se rió un poco al recordar el bolsaso que le había dado en la cabeza ─un par de plumones y accesorios para hacer los castigos… en mi defensa diré que todo esto lo ví en internet bromeo esperando hacer creer a su compañero docente que no hacía ese tipo de actividades regularmente.
A la par que Bastian le ofrecía una galleta de avena, Anya le ofrecía las galletas de té verde, poseían un ligero sabor dulce acompañado después de un ligero sabor amargo que completaba a la perfección aquella galleta sin empalagar.
─Ya que se trataba de una reunión de adultos supuse que habría alcohol de por medio, así que todos los juegos están basados en hacer beber a los demás, al parecer el objetivo de ello es aguantar hasta el final. Incluso vi algunas actividades para reirse de los borrachos~ le platicó mientras se reía recordando e imaginando lo que pudo haber pasado con todos en la reunión.
De pronto, se le ocurrió una pequeña idea cuando miró el pequeño parque por el que pasaban en frente
─Quieres jugar un poco? sin castigos claro~ le preguntó mientras señalaba la mesa de madera en la orilla del parque

Con: Bastian | Lugar: Calles | Clima: Fresco
@AK2
Anya Koslov
Salón : 3 B Dromes : 18426
Reputación : 8
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
Anya Koslov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Bastian Shawn el Lun Jun 24, 2019 11:59 pm

THE SECOND NIGHT
No te estaba siguiendo

No detuvo sus pasos cuando la pelirroja pareció sorprendida ante el hecho que ninguno de los dos había pensado antes: que fueron timados. A penas la miró de reojo y asintió para mostrar que estaba muy de acuerdo. Habían sido inocentes. Probablemente les habrían dejado más tareas de no ser por el desenlace tan inusual que tuvo aquella experiencia. Era normal que el nuevo cargara con las cosas, pero aun así se sentía de lo más raro. Curiosamente, Bastian no parecía molesto. Volteó la cabeza a mirarla, al verla pensativa.

-Igual no ha estado tan mal, ¿no? Pudimos arreglarlo bien. Si hubiera sido otro profesor quizás habría ido mal… Hacemos buen equipo. -Concedió, sin esperar confirmación del todo. Era su opinión. Fue la primera vez que se enfrentó a algo tan terrible y no salió corriendo. Y pensaba justo en el simio, desde luego…

En la tienda le costó un poco seguirle el ritmo a Anya entre los pasillos. Desde luego, él le sacaba solo diez centímetros, pero el problema no venía en poder verla corretear un poco, sino que era muy rápida y él algo más lento. Se detenía a mirar alguna cosa interesante o a entender alguna etiqueta de comida. No conocía bien todos los kanjis y se maldijo por no haber pensado llevar a mano un diccionario de bolsillo que le ayudara. Claro, no era como si los dibujos de los estantes no hicieran la mayoría del trabajo, pero estaba, aún, adaptándose a un idioma y cultura radicalmente distintos al propio. Quizás por eso congeniaba con la pelirroja, ya que ella era, igualmente, extranjera. De cualquier manera, Anya sí que parecía adaptarse más pronto. Cuando Bastian se detuvo a mirar una bolsa de frituras es que la vio asomarse a un lado, y luego al otro.

-Anya está muy bien. -Dijo, tras notarla asomarse y él solo volvió a su tarea de decidir si quería los fideos con camarón o con carne. Suponía que ella le escuchaba-. Es como decir Anna, es uno de mis nombres favoritos.

Tomó uno y uno, claro, además de lo antes mencionado, mientras se dirigía a la caja para encontrarse con su compañera docente que intentaba repetir la palabra, sin éxito. No la corrigió, pero le acompañó la sonrisa, igualmente divertido. Era muy curioso como ella se reía tan fácilmente, y él se sentía menos estresado cuando la veía reir.

”Esa es una cualidad estupenda. Especialmente para un maestro.”

-Ah, así que son esas… -Dijo al ver bien los pockys y escuchar la descripción-. Sí, claro que las he visto por allí. Sobre todo las chicas las llevan siempre. Pensé que solo era una golosina de moda. Hay tanto que conocer de este país…

Cierta nostalgia lo invadió cuando salieron de la tienda, él cargado con las bolsas de la compra, camino a los apartamentos donde vivía Anya. Nunca antes se había sentido verdaderamente en una tierra extraña. No, no era que echara de menos una casa o a la familia, se había emancipado muy pronto y viajar formó parte de su vida. Se sentía distinto en verdad. Visitando otros países de Europa podía decir que tenía algo en común con la gente allí. En Japón todo era distinto. Era un sitio que propagaba soledad con mucha facilidad. De haber sido hispano o francés habría tenido mucha menor resistencia a esa situación. De todas maneras podía sentirlo, lo ajeno.
Fue mientras pensaba en esto que volvió a retomar la charla con Anya. Cosas con poco valor, mundanas, y que entonces parecieron interesantes. La cotidianidad hacía fácil que se olvidaran los pesares. Charlar con la alegre entrenadora también tenía su efecto.
Se sorprendió por la cantidad de juegos que tenía preparados. ¿Tenía tantos? Él ni siquiera podía recordar si tenía una baraja.

-Ya, sí… el jenga. -Sonrió un poco, aceptando la galleta que le ofrecía la otra. Se sorprendió del sabor tan interesante. Le hizo recordar un poco cosas agradables-. Vale, tienes buen gusto para las golosinas.

Al encaminarse al parque, escuchado los planes frustrados de la pobre Anya para la velada, se preguntó si era seguro andar por allí a esa hora. No se habían planteado la posibilidad de ser atacados nuevamente, porque iban en compañía, pero un parque, de noche, solía significar peligro. Para su fortuna parecía tan solitario como la sensación de Bastian respecto a su situación actual, o como la había experimentado antes. De pronto, la pelirroja saltó con una propuesta que lo detuvo en el momento.

-¿Eh? ¿Aquí, ahora?

Pasó los ojos por el parque un momento: parecía, en efecto, solo. Nada de pandillas ni peligros. La noche era fresca y tenía tiempo de sobra –después de todo, la reunión había terminado muy temprano. Volvió a ver a Anya y no pudo evitar encogerse de hombros, estirando las comisuras de los labios. Ya lo había hablado de .

-Un juego o dos no estaría mal. -Concedió, dirigiéndose a la mesa señalada. Aunque era tarde, tenía una suave luz blanca que daba una iluminación suficiente y no parecía traer calor-. Sin castigos… ¿Cuál te apetece? Lo de las tarjetas es un poco aparatoso. El uno está bien, y el rompe cabezas. -Señaló su propia frente, refiriéndose a que hablaba del jenga-. Aunque lo siento si terminaste con el más aburrido del grupo, pero prometo no dejar la partida hasta que tu quieras.

Tomó la iniciativa y, en cuanto Anya mostrara los juegos, prefirió ir primero por el uno. ¿La razón? Era el único que sabía jugar de forma más o menos decente.
Comenzó a barajear las tarjetas un poco y a repartir mientras se le ocurría algo.

-Los castigos de los tragos son mucho… pero el que pierda puede tomar un bocado del otro, ¿vale? -Era una apuesta simple, pero tenía confianza en sí mismo.




Con: Anya  |  Lugar: Calles  |  Clima: Fresco
@AK2



The Second Night (Priv.) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17744
Reputación : 6
Mensajes : 99
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The Second Night (Priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.