Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice]

Mensaje por Jonathan / Ryo el Mar Mayo 07, 2019 7:52 pm

El silencio lo despertó.

En un salón de clases es normal encontrarse con un ambiente repleto de ruido. Sea jovial o tenso el ambiente que lo define, el silencio absoluto es una rareza que debe ser estudiada con cuidado. Incluso cosas como el lápiz escribiendo sobre la hoja, o la tiza haciendo lo mismo en la pizarra, hasta el murmullo que se puede escuchar en los últimos asientos, donde alumnos pícaros aprovechan un despiste. Siempre existe el sonido, sin importar su origen o motivo.

Despedido de la cómoda oscuridad de dormir, Ryo abrió los ojos para encontrarse con un ambiente de todo menos ameno. No era sólo la profesora, sino todo el salón que ahora lo miraba dormir. El intento por contener la risa de algunos dañaba ese perfecto silencio que sólo por unos segundos se formó, y contrastaba con la agria expresión de desapruebo en la docente, que miraba con muy mala cara ahora que Ryo bostezaba.

¡Kurokiba! —le gritó, removiendo el sufijo "kun" a su nombre, hecho que dejó pasmado a más de uno y mostraba el enojo sincero de la docente—. ¿Cree usted que el salón de clases es lugar para dormir? —reclamó mientras caminaba hacia el asiento del acusado, ubicado en la mitad del salón.

Ante esto, Ryo levantó la cabeza, revelando una mirada desorientada en esos ojos cansados y ojerosos, cubiertos a medias por mechones de cabello rebeldes que no seguían la "regla" de su peinado. La manga de su camisa estaba húmeda por la saliva que se escapó de su boca al dormir sobre ambos brazos sirviendo como almohada.

No, maestra. Lamento la falta de respeto —respondió mientras se frotaba ambos ojos. Acto seguido se puso de pie sólo para inclinarse respetuosamente ante su maestra, esperando ser perdonado por su actitud irresponsable—. Aceptaré el castigo que crea correcto.

En el salón la reacción esperada era distinta. Bien conocido era Ryo por esa tendencia a caer dormido en medio de clases y ser regañado, hecho que la gente atribuía a una actitud rebelde de un delincuente juvenil que se rebelaría ante la autoridad. Casi cada día esperaban que ese supuesto marginado saliese a la luz, para desesperarse de aburrimiento al ver que Ryo estaba lejos de ser el joven busca-problemas que ellos creían que era.

La clase prosiguió con normalidad hasta el horario del almuerzo, con la represalia de tener que asistir al salón de castigos una vez más a la hora de la salida. Pero faltaba mucho tiempo para eso, y tras obtener tiempo libre entre clase y clase, aprovechó para acomodarse en su incómodo asiento y cerrar los ojos otra vez.


○ [Jonathan & Eijiro] ahora es [Jonathan & Ryo]
Jonathan / Ryo
Salón : 3 B Dromes : 87633
Reputación : 3
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice]

Mensaje por Alice/Elizabeth el Miér Jun 19, 2019 10:12 pm

Cada día que pasaba hacía que la albina sintiera algo de temor, desde que llegó su prima todo había sido confusión en su vida. No tenía ni idea de porque ahora decidieron aquello sus padres, el tratar de vivir con alguien que apenas viste en toda tu vida era algo complicado y que tendría que sobrellevar la albina. La idea no le agradaba para nada, desde que llegó aquella mujer su casi perfecta vida se vino abajo, en primer lugar habían empezado muy mal debido a que la albina se olvidó de irla a recoger a la estación, después de su primer encuentro todo fue de mal en peor porque discutieron por aquel accidente y lo que realmente le molestó a la peliblanca era el hecho de que tendría a su prima 24 horas al día vigilándola, no era una chiquilla para que le esté cuidando todo el tiempo, pero no ella tenía que acatar órdenes, a veces le molestaba el hecho de ser una persona sumamente recta y obediente. Alice estaba tan concentrada pensando en el porqué de las cosas que no había prestado atención a nada de lo que decía la profesora, aterrizó cuando escucho las risas de sus compañeros y el regaño que la profesora le dio a aquel pelinegro que tenía cara de malhumorado, aquel muchacho llamaba mucho la atención de la peliblanca, debido a que le parecía algo familiar, pero quizás solo eran ideas torpes por lo que no lo pensaba mucho.

Después de aquel incidente la profesora continúo dando sus clases como si no hubiera pasado nada, las horas pasaban hasta que llegó la hora del almuerzo. Antes de que la profesora saliera de clases dejó una tarea en parejas y ella mismo fue armando las parejas para el trabajo, arreglaba su maleta para salir a almorzar mientras esperaba a que dijera su nombre. Se quedó fría cuando la profesora la había emparejado con aquel chico malhumorado de nombre Ryo – Dios que te hice – ante aquel comentario de la peliblanca todo el salón empezó a reírse, Alice de la vergüenza se puso sumamente roja y se apuro a recoger sus cosas, antes de irse del salón se dirigió hacia “Ryo” – Hey te espero en la azotea- dijo aquello y salió corriendo del lugar.

La verdad no era su intención decir aquel comentario, simplemente salió seguramente la molestarían un buen tiempo por aquel comentario.


Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice] Sin-t-tulo-1
Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
○ [Alice Donakis] ahora es [Alice/Elizabeth]
Alice/Elizabeth
Salón : 2 B Edad : 20 Dromes : 959320
Reputación : 55
Mensajes : 3308
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice]

Mensaje por Jonathan / Ryo el Jue Jun 20, 2019 2:44 pm

El confort de ese banco estaba lejos de ser de su agrado. La madera se entibiaba con su propio calor corporal, haciendo de ese un lugar agradable sólo tras superar el desencanto de los primeros minutos. Pero incluso ese desagradable lugar cumplía su propósito. La silla era incómoda para su trasero, y sólo podía sentar cabeza entre sus brazos cruzados, por no mencionar que dormir sentado implicaba encorvarse de una forma poco recomendable para la espalda.

Sus compañeros miraban atónitos la facilidad con la que Ryo era capaz de caer dormido en el lugar, como si aquello fuese tan sencillo como apretar un botón y cerrar los ojos por otras horas. Eso lo dejaba vulnerable, pero para su suerte, su imagen dejaba una impresión tan desagradable e inquietante que nadie se atrevía a acercarse a hablarle por temor a ser respondido con desdén, mucho menos entonces intentar hacerle alguna travesura maliciosa.

Los alumnos pronto comenzaron a formarse en parejas luego del mandato docente al que Ryo desatendió por estar luchando contra sus propios párpados a punto de caer. Por eso se sorprendió bastante cuando Alice, una chica con la que nunca había hablado y apenas registraba se acercó a hablarle y le lanzó palabras tan sencillas de malinterpretar que no fue el único sorprendido de los allí presentes.

Tardó un poco en responder, levantando su pesado cuerpo de la silla entre bostezos, estirando los brazos y el torso. Su curiosidad le había despertado, pero las dudas sobre si debía ir o no estaban carcomiéndole de a poco.

Fue a la azotea como ella le dijo, curioso de sus intenciones.

Bueno, aquí estoy. ¿Qué es lo que quieres? —preguntó sin muchos filtros. No tenía motivos para comportarse de una manera más amable, pues ni siquiera sabía qué hacía allí.


○ [Jonathan & Eijiro] ahora es [Jonathan & Ryo]
Jonathan / Ryo
Salón : 3 B Dromes : 87633
Reputación : 3
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice]

Mensaje por Alice/Elizabeth el Lun Ago 12, 2019 6:35 pm

Sentía mucha vergüenza por lo ocurrido, su cara estaba completamente roja, en aquel momento odia ser albina “Enserio Dios que te hice”, seguía con aquel pensamiento, antes de salir de su aula sus compañeros se estaban riendo a carcajadas de lo que la albina soltó en plena clase, pero se empezaron a reír más cuando ella insinuó al pelinegro lo de encontrarse en la azotea, allí sus compañeros empezaron a decir bromas de muy mal gusto por esa causa la albina salió de su aula como alma que se la llevaba el diablo.

Una vez en la azotea Alice recuperó el aire descansando, ahora solo era cuestión de esperar a ese antipático pelinegro con el que apenas había cruzado palabras, en realidad nunca había hablado con aquella persona, además Ryo su compañero de clase era una persona muy perezosa venía cada día a las clases, pero a dormir, ese tipo tenía una facilidad para dormir que era increíble a pesar que le llamaran la atención, él minutos después seguía durmiendo tan tranquilamente como si nunca paso nada. A lo largo del año escolar la albina se había dado cuenta de aquello, una parte de ella no sabía porque le interesaba mirar a ese tipo mientras que otra parte de ella simplemente le daba igual.

Mientras pensaba en aquel tipo Alice se acercó a las barandas de la azotea para admirar el paisaje que se le presentaba al estar allí, se podía apreciar estudiantes haciendo deporte, algunos disfrutando sus almuerzos tranquilamente, otros coqueteando y también algunas parejas que se habían formado en el instituto. Sentía la suave brisa mover sus cabellos y cerró sus ojos en modo de relajación, aquel momento se vio interrumpido por la presencia de cierto pelinegro que acudió al llamado de la albina, ella respiró pesadamente y se dio la vuelta para encararlo – pensé que no ibas a venir – dijo un tanto nerviosa - ¿escuchaste algo en la clase? - esperaba que no, lo que dijo fue un poco pesado y de mal gusto, quizás si logró escuchar él estaría molesto en aquellos momentos.

Mientras esperaba la respuesta empezaba a jugar con sus manos, aquello era una muestra de estar muy nerviosa.



Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice] Sin-t-tulo-1
Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
○ [Alice Donakis] ahora es [Alice/Elizabeth]
Alice/Elizabeth
Salón : 2 B Edad : 20 Dromes : 959320
Reputación : 55
Mensajes : 3308
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Con clase, sin elegancia [Priv.: Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.