Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Mentira— Priv. A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Mentira— Priv.

Mensaje por Bakugo R. Katsuo el Miér Abr 17, 2019 12:28 pm

En lo personal no es de la clase de personas que se tragan todos los cuentos sobrenaturales con una sonrisa de imbécil. Aunque fuera un ser irreal par algunos, sabe perfectamente que todas esas patrañas de leer el futuro, la adivinación o hasta hablar con los espíritus. Puras tonterías de mierda para robarles el dinero a los pobres estúpidos ingenuos; él no era uno de ellos. Sin embargo, hoy estaba en esa molesta fila que se formaba con la finalidad de ser atendidos por el tan famoso Mikazuki Ren.Ja, no entiendo como mierda no se dan cuenta de que es una puta estafa —exclamó alto y claro al momento de dar un paso más en la fila. Lo que provocó que las miradas de los amados fans se centraran automáticamente sobre él. Un sujeto con chaqueta de cuero, jeans de mezclilla, botas negras y una clara expresión de dime algo, y te rompo la cara, nadie quiso abrir la boca para decir lo que sus ojos gritaban con claridad. Bah, no iría a molestarse por eso, para nada, le valía un demonio si le decían algo o no; solamente quería dar a entender lo que casi nadie de los que estaba ahí veía—¡Es una faaarsa! Una tan grande como la estupidez que llevan por tragárselo, y encima admirarlo, ¿en serio? ¿Qué tienen dentro de sus cabezas? ¡¿Aire?! —insiste en levantar la voz nuevamente, incluso más que antes, mirando con aire de superioridad a quienes había a su alrededor, casi que todo ese ambiente le daba ganas de reír.

Porque si bien el sujeto podría ser un famoso actor, cantante, o lo que le saliera de los huevos; no podía dejar que simplemente se siguiera saliendo con la suya así como así. Si sus gritos no lo escuchaban los de fuera, lo tendrá que escuchar en persona, cara a cara con el chico mágico aclamado.

Sí, como sea, quítate —musitó pasando por al lado de un embobado fan antes de poder entrar al lugar. Si bien puede que hubiera un par de reglas para entrar allí, no le interesaba escucharlas y mucho menos respetarlas. No iba exactamente por una consulta, ni por una fotografía, ni para entregarle obsequios, mucho menos para gastar su dinero en la tienda de porquería; iba directamente a plantarle cara con una pregunta bastante simple, en realidad. Caminó con pasos firmes, con ambas manos dentro de sus bolsillos, esforzándose bastante en aguantarse las ganas de dar gritos a todos aquellos que se cruzaban por su camino embelesados con objetos del susodicho maldito. Y en esto hay que ser sinceros, Bakugo no lo conocía en persona, ni tampoco tuvo la oportunidad de hablar con alguien sobre el chasco que notaba al verlo en la televisión, no fueron más de tres veces, pero fueron absolutamente suficientes para ganarle un asco notorio. Sonará exagerado, no obstante, de verdad odiaba todo aquello que  giraba entorno a las mentiras, las personas iban confiadas de que pudiera darle respuestas sinceras, son estúpidas por buscar tranquilidad en esos medios pero lo hacen, y lo frustra en demasía que todo sea un engaño. ¿Cómo puede ser que haga eso con esa sonrisa de idiota en la cara?

Así que, cara afeminada, dime —musitó abriendo la puerta con una patada, no le importa si había alguien para hacer eso, o si lo fueran a regañar, estaba enfadado y tenía algo que decir—¡Por qué mierda estafas! —o gritar en este caso. Y sin esperar algo en concreto se acerca hasta donde está con el ceño fruncido, todavía sin quitar sus manos de los bolsillos.



Mentira— Priv. Firma-Bakugo
Diálogo— «Pensamiento»
○ [Katsuki Hans] ahora es [Bakugo R. Katsuo]
...:
Mentira— Priv. 687474703a2f2f36382e6d656469612e74756d626c722e636f6d2f3431333061
Mentira— Priv. 12f47ccc440c15c192c9f2c9326a0aa9
Mentira— Priv. FirmsMentira— Priv. Bakugo
Bakugo R. Katsuo
Salón : 1 A Edad : 16 Dromes : 7429
Reputación : 9
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mentira— Priv.

Mensaje por Ren Mikazuki el Sáb Mayo 04, 2019 7:46 pm


Mentira
Allen no lo sabía, pero en ese momento, fuera de la sala donde atendía a sus consultantes, un gran revuelo se estaba armando. La recepcionista lo había intentado llamar, e inclusive envió unos cuántos mensajes de texto para que estuviera al corriente de la situación externa, ya que esto podía ocasionar que perdiese clientes.

Sus "haters" solían llegar al local, pero ninguno había tenido las agallas de armar alboroto frente al sitio, después de todo, estaban siendo grabados por las cámaras de seguridad. Ese día en particular, había una gran lista de clientes y, por ende, una fila larga, debido a que había colocado en la web un cupón de descuento a sus servicios para todos aquellos que asistieron a su última función de teatro y guardaron el boleto de entrada con el cupón QR aplican restricciones (?).

Entre los de tiendas cercanas, el encargado de vigilar y estar al pendiente de las cámaras de seguridad, algunos fans, curiosos, haters y escépticos , se comenzaron a filtrar videos y comentarios de aquel "detractor" en las redes sociales; algunos exponiéndolo por "alterar el orden público", otros abriendo debate sobre lo que el joven se quejaba, otros dando su apoyo y razón a su palabra, y finalmente varios metiendo más cizaña de la que era necesaria. ¡Pero las cosas no podían acabar allí! Y parecía ser que Mikazuki era el único que no se daba cuenta de que, literalmente, una bomba estaba a punto de explotar en su puerta.

El teléfono sonó nuevamente. En ese instante, acaba de terminar de atender a una adolescente bastante tímida— ¿Qué diablos? Le he dicho mil veces que no me llame hasta que vea a la persona bajar por las gradas— pensó molesto el de ojos magenta— Fue un gusto conocerte, espero regreses pronto, Momok...—

— ¡AAAAAHH!— gritó la joven asustada al escuchar como pateaban la puerta. Ren dio un paso hacia atrás y levantó las manos a la altura de sus hombros. ¿Qué diablos estaba diciendo?— ¿Me acaba de llamar cara afeminada?— pensó un tanto molesto— Por favor, retírate antes de que las cosas se pongan feas— le murmuró a la joven que no dudó ni un segundo en salir corriendo por un costado para rodear al chico que había pateado la puerta y luego salir.

— Uah, el material de esa puerta es realmente costoso. Tomará tiempo repararla— pronunció a lo bajo sin darse cuenta que estaba exteriorizando lo que él creía solo fue un pensamiento. Aquel tipo se veía realmente molesto y lo estaba incriminando por algo en lo que... Tenía toda la razón. El contrario se había acercado a él con una actitud amenazante, sus ojos expresaban que estaba dispuesto a estamparle la cara en el piso sin importarle el que pudiera tener problemas legales.

Lentamente, Ren bajó las manos y pasó de tener una postura de receptividad a otra ligeramente defensiva y autoritaria, claro de una forma más sutil que aquel joven— ¿Estafar? ¿A qué te refieres? ¿Tienes pruebas de que lo que estoy haciendo sea una estafa?— pronunció con seriedad, manteniendo un ritmo fluido y natural tanto de su voz como respiración. Como actor, y real estafador, debía saber concordar sus palabras con su lenguaje corporal, parecer convincente— Aunque este difícilmente se lo tragara— pensó sin apartarle la vista.

— Sabes, lo que estás haciendo se llama calumnia. Me estás difamando frente a mis clientes, en mi local y acabas de dañar algo que es de mi propiedad. Podría demandarte por injurias, daños y perjuicios, ¿lo sabías?— mientras Ren hablaba, sin saberlo, alguien grababa desde el pequeño corredor, cerca de las gradas.— Me parece increíble que viviendo en un mundo de magia, específicamente, en esta ciudad tan especial, aún existan personas que se dediquen a demeritar las habilidades de otros. ¿O es que acaso eres un humano nuevo por la ciudad? Si es así, lamento mis duras palabras.— Mikazuki se mantenía tranquilo, pero cualquier cosa podía suceder.

Aún si salía ileso de aquella encrucijada personal, el daño ya estaba hecho porque, con cada minuto que pasaba, aquel pleito y la irrupción del "chico furioso" en el local del "ex-idol" se estaba volviendo más y MÁS viral en la red.
Lugar: Otros — Privado con Bakugo R. Katsuo




Mentira— Priv. Firma-ren
Narro | Pienso | Hablo
Firma más cool:
Mentira— Priv. FIRMA-EXPERIMENTAL

Ren Mikazuki
Dromes : 21987
Reputación : 0
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario
Ren Mikazuki
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.