Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

Clubes/Rol.
El club de cocina te espera.
POR Jestro / Jevil
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Kanade & Ui [I.D]
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyHoy a las 11:08 am por Kanade/Ui

» Hello Stranger (Priv. Irathorn.)
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyHoy a las 1:32 am por Eileen Wolff

» Bloody Paradise [Afiliación Élite]
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 11:37 pm por Invitado

» Un castigo, una sección desconocida de la biblioteca ¡Cuidado! [Libre]
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 9:22 pm por Rechy Syphiras

» Todo sea por un barril de ron ©
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 8:41 pm por Rechy Syphiras

» TIENDA DE ITR
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 6:47 pm por Nero Angyros

»  Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 6:01 pm por Liu Feilong

» Synchronicity - Privado Judah
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 3:50 pm por Judah Hurley

» Nos conocemos - Privado Judah
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 1:44 pm por Judah Hurley

» Yoru Furukawa ─ ID
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) EmptyAyer a las 8:27 am por Alice/Elizabeth



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cerrado Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Jue Abr 11, 2019 7:28 pm

Spilling the coffee
Priv. Bastian Shawn
Una sonrisa se escapo de mis labios, el día de hoy el cielo se veía muy nublado. En los días así solo provocaba quedarse en la cama y tomar algo caliente, sin duda aquella idea la tentó. Solo que esta vez no se quedaría en la cama, iría a tomarse un café en una pequeña cafetería que quedaba no muy lejos de su casa— Era perfecto Así que con ese pensamiento en mente se coloco una ropa cómoda, después de todo no iría tan lejos.

Fue así como termino pidiendo su café favorito— Debería estar tomando té, pero últimamente el café se ha vuelto mi adicción. Estaba tan concentrada en este pensamiento, que no se dio cuenta de una servilleta que termino en el suelo por culpa de un niño. Fue así como sin querer derramo todo el contenido de su preciada taza de café encima de un desconocido —¡Oh..! yo realmente lo siento tanto, por favor discúlpame ¡pero que torpe! No pude evitar fruncir el ceño enojada por mi descuido.

Inmediatamente fui a buscar varias servilletas para intentar ayudarle —¡Que vergüenza! La tienda no era tan grande y todo el mundo nos estaba mirando. Quería que la tierra la tragara. Mire al chico con curiosidad, esta vez detallandolo un poco mejor, su ojo izquierdo llamaba mucho la atención no pudo evitar sentir curiosidad— No seas maleducada, le acabas de tirar un café encima y todavía vas a detenerte a preguntar por su ojo. Se le quedo mirando. Al menos debía presentarse, después de todo aquel desastre había sido su culpa —Mi nombre es Elizabeth, ya se que lo he dicho antes pero realmente lo siento mucho en ese momento extendí mi mano para entregarle las servilletas . 
Emme



Última edición por Elizabeth Campbell el Mar Mayo 07, 2019 11:15 pm, editado 1 vez


Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Sáb Abr 13, 2019 1:17 am

Spilling the coffee

P

ara aquellas alturas del año, muy cerca ya de mediados, los nublados eran tan inusuales que resultaban sorprendentes. Sin embargo, un cielo gris oscuro estaba impregnado de nostalgia a tal nivel que resultaba incluso agradable. Hacía mucho tiempo que Bastian no sentía añoranza por el hogar como en aquella mañana en que abriera las ventanas de su dormitorio y contemplara semejante escenario. Sonrió, solo un poco, sin poder evitarlo.
Desde luego, la sonrisa se desvaneció ligeramente a los pocos segundos, igual que solía  pasar cuando recordaba que su hogar no era un lugar físico sino, más bien, un escenario. Un escenario que podía montarse fácilmente. Aun así, el cielo ayudaba, sin duda.

”Tan solo hizo falta la neblina. Eso sí habría sido interesante.”

Dejando detrás el dormitorio, se encontró con lo que cada mañana: un escritorio lleno de libros y notas. Asuntos de clases, su propia investigación y el asunto de los eventos de convergencia que, de nuevo, parecía acercarse a un punto murto. Ya ni siquiera le sorprendía. Sin un golpe de suerte, ese trabajo terminaría por estancarse como solía hacer cada cierto tiempo. Frustraba, a veces, el que no pudiera avanzar como quisiera.
Mirando los objetos sobre el escritorio, sintió la necesidad de poder ver su mesa una vez más. Seguro sería por corto tiempo, pero extrañó algo de orden en ese sitio. No tenía los ánimos, sin embargo, de ponerse a ello. Frotándose un poco la nuca, bostezó sin poder evitarlo.

”Necesito algo de café…”

Echó mano de la taza y fue donde la cafetera. Destapó el objeto y se encontró con que ya no tenía más. Ni un solo grano que no estuviera húmedo de su uso anterior. Por un instante creyó que aún dormía. Si bien se había sentido nostálgico por la tierra que dejara antes, nunca perteneció al común denominador de los bebedores del té. En realidad, desconfiaba –inexplicablemente- de quienes lo preferían. Era un amante del café. Un combustible para todos los días. Era una parte demasiado occidental de él.

-Tiene que ser una broma… -suspiró, frustrado.

Regresó la jarra de cristal de la cafetera a su sitio y deseó que fuera un día soleado. Claro, los días soleados prefería correr pero, también, el calor le haría más fácil el resistir la necesidad del café. En una mañana así era casi imposible.
Debía salir de compras. Necesitaba más de su combustible, amén de otras cosas, así que no tenía demasiadas opciones. Al menos apartaría la vista de su desordenada mesa.

Bastian tomó una ducha y se vistió como haría en un día normal como aquél, considerando que no tenía clases. El agua fría le ayudó a despejarse y ahora no tendría la cara de sueño. Una gran ayuda. Se vistió con una camisa blanca de manga larga, jeans oscuros y zapatos cafés igual que su cinturón. Sin clases, no se pondría corbata, pero sí que llevó una chaqueta del mismo color que sus zapatos, en caso de que el cielo inglés fuera todavía más inglés, es decir, que decidiera atacarlo con una lluvia helada. Así salió a la calle.

Anduvo un corto tiempo. Se sabía bien la ruta ya y dedicó poco interés a los detalles de un camino que ya había aprendido. Era más fácil solo disfrutar del ligero frío del día y de una mañana sin sol y sin oscuridad completa.
El sitio regular donde debería estar la cafetería parecía estar en remodelación, o desaparecido, así que guio sus pasos hacia un lugar más pequeño y menos comercial. Esos sitios solían ser joyas escondidas… o trampas mortales. Solo lo sabría si se arriesgaba a entrar a ellos.
El pequeño café se llamaba Metro Café Shop y no parecía un sitio de franquicia como regularmente era el caso, sino un refugio para gente que quería un momento de paz. Era el sitio perfecto para Basitan. Casi pareció sonreír por segunda vez, pero se lo guardó para más tarde.
En el sitio había pocas personas. Además de los baristas –solo dos, un hombre de edad mediana y una joven que atendía las pocas mesas- pudo notar a una pareja con un niño, a una chica de cabello rosa y a un muchacho con look de artista que leía un libro de portada negra. Basitan decidió sentarse en una de las mesas cercanas a la ventana. No tardaron en atenderle.

-Un café americano, grande. Solo -pidió, componiendo una muy leve sonrisa, más de cortesía que de otra cosa.

-Con gusto -contestó la joven que tomó su orden.

”Quizás deba pedir un emparedado.”

No había desayunado. No acostumbraba hacerlo, pero le gustaba probar los sándwiches y emparedados de sitios así, igual que a las personas les gusta probar los postres. Miró la lista de cosas que tenían disponibles, mientras el niño jugueteaba por allí y él no reparaba en el suceso que ocurrió a continuación. Solo supo que algo pasó con el sonido del tintineo de una taza y una cuchara y luego sintió que algo caía sobre él.

-¡Ah! -Se levantó de inmediato al contacto con la taza. No gritó, pero de su boca salió un sonido más de sorpresa que de otra cosa.

El café no estaba demasiado caliente, por suerte, pero sí que sintió un poco el calor de la bebida. Algo de la misma había caído sobre su camisa, concretamente en el costado derecho, más cerca de la cadera, y el resto sobre la pierna de ese mismo lado. Se miró un instante, de pie, y luego se percató de que lo había dejado caer la chica de cabello rosa.

-Diablos… -susurró mientras aquella joven se acercaba, disculpándose.

La chica parecía genuinamente apenada. No había reparado en ella salvo en el detalle del color de su cabello, de momento. ¿Debía enfadarse? No se había quemado, pero sí que había manchado su ropa. De reojo notó como algunos de los presentes miraron la escena. El chico del libro se limitó a volver a lo suyo, y la pareja atrajo a su hijo antes de que fueran a culparlo por algo. Los baristas parecieron no saber qué hacer, pero el hombre le hizo señas a la joven para que fuera a buscar algo con que ayudar a limpiar. Bastian volvió sus ojos a la chica que se disculpaba y le ofrecía servilletas para limpiarse. Al fin notó su acento.

-Vale, está bien. Ha sido un accidente -contestó, relajando su rostro.

”Primero la mañana nostálgica, y ahora alguien con el acento de casa… al menos un poco. ¿Es un evento de convergencia?”

Negó con la cabeza, intentando olvidarse de eso. La chica estaba bastante apenada como para que le saliera con una de sus ideas raras. No quería hacerla sentir peor de lo que seguro se sentía. Intentó y logró componer la sonrisa que no había asomado bien al entrar en el café, mientras limpiaba –en vano- algo de la mancha.

-En serio, ya he dicho que está bien. No te preocupes. -Continuó, cuando ella se presentó. Se arriesgó a saludarla de la misma manera-. Bastian. ¿También eres de Londres? Solo tenías que saludar.

Esperó que su forma amigable de hablar fuera clara: no había problema. Se rindió con lo de limpiar su ropa, aceptando la mancha en su camisa, mientras la chica encargada recogía lo derramado en el suelo y la mesa de la otra.

-¿Tú estás bien? ¿No te has quemado?




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Sáb Abr 13, 2019 9:18 pm

Spilling the coffee

Cuando le di las servilletas me di cuenta de que aquel hombre vestía bastante formal, realmente esperaba que no tuviese alguna reunión importante después de todo para ella parecía un tipo de negocios. Y es por eso mismo que se espero algún insulto— Este tipo de personas solían ser bastante volátiles y groseras— Si tan solo hubiese prestado un poco mas de atención seguramente no habría pasado tanta vergüenza. — Al menos no hay tantas personas.

Ahora mi mente viajo rápidamente hacia mi atuendo, al menos me había puesto algo decente. No parecía colegiala. Llevaba camisa negra junto con un Sweater largo y por supuesto sus jeans de color negro. — Si, aun intento acostumbrarme — Comente con mas tranquilidad, eso la tomo de sorpresa. Sin embargo en su rostro no se podía notar, no solía ser muy expresiva al principio. Enfoco nuevamente su vista en la camisa, y se sintió frustrada de haber arruinado el perfecto color blanco.

Lo mire fijamente, sorprendida por su comportamiento. ¿Le estaba preguntando si se encontraba bien? eso era algo que debería preguntar ella. — No debe preocuparse, me encuentro bien. — Conteste en un tono dulce pero cortante. No era buena conversando, al menos no al principio.— Sin embargo, más me preocupa usted. ¿No ha sufrido ninguna quemadura? ¿debería llamar a los médicos? — No espere su respuesta. Es mas, a pesar de que mi rostro era inexpresivo. Mi tono de voz me delataba, sonaba bastante preocupada.

Es por esto, que en cuestión de segundos estaba sacando mi billetera — No estoy segura de cuanto podría costar una consulta aquí. Sin embargo, esto debería alcanzar para pagar una y ademas para que le quiten esa horrible mancha a tu camisa. — Solía llevar sus vestidos, a la tintorería. Eran cosas delicadas y no me atrevía a lavarlos por mi propia cuenta. Sinceramente me aterraba poder dañar uno, es por eso que conocía los precios de memoria.

Deje el dinero en su mesa.— Por favor, vaya a consulta en cuanto pueda — Le comente mientras me dirigía a pagar nuevamente mi café, se estaba convirtiendo en una adicción y eso me molestaba.  Me sentía como si le estuviera siendo infiel al té, el cual era mucho mas saludable. — Un capricho de vez en cuando no esta tan mal.
Una vez con su café en mano, una deliciosa taza de Mocca Latte que de solo verla se me hacia agua la boca. No tenia muchas opciones en donde sentarme, mi puesto estaba ocupado por el chico llamado Bastian y sinceramente no me apetecía molestarlo aun mas.

Pero no me senté tan lejos, en cualquier momento iba a llover. Y realmente amaba ver las pequeñas gotas de lluvia caer, evidentemente para poder hacerlo necesitaba estar cerca de la ventana. Lo días lluviosos me traían nostalgia, no estaba segura de si era buena o mala. Aun así sea como sea, me hacían sentir viva. Toque mi collar de estrella, aquel que siempre traía conmigo. — Ahora, este lugar era mi hogar. — Apoye mi cabeza en la mano, mi cabello caía suavemente por mis hombros. Mire a Bastian de reojo, aquel hombre era muy particular. ¿Por qué su ojo tenia ese color tan extraño? me preguntaba si era algún ser sobrenatural o algo por el estilo, después de todo en esta ciudad había mucha diversidad.





Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Sáb Abr 13, 2019 11:24 pm

Spilling the coffee

L

a introspección no formaba parte habitual de su personalidad. En realidad, solía ser lo bastante cuidadoso con sus palabras como era de esperarse en alguien que tenía que tratar con personas todo el tiempo. Distancia y cordialidad. Apertura solo cuando era necesario. Estaba bien así. Sin embargo, no pudo evitar volcar a preguntarse si había sobre reaccionado con lo ocurrido, a juzgar por la actitud de la chica, que cambió rápidamente.
Le contestó acerca de que era extranjera y procuró no continuar con la misma línea de conversación, mostrándose algo distante. Su tono, incluso, había cambiado y pasó a hablarle de usted. Lo sorprendió lo suficiente como para notarlo.

”¿Habré dicho algo inapropiado? Quizás solo está apenada.”

Era una situación incómoda, en ese sentido. ¿Qué podía decir que no terminara contraproducente y terminara por apenarla mucho más de lo que ya lo había hecho? Probablemente nada. Cosas que no iban nada con él, seguramente funcionarían mejor. Sin embargo, eso sería la peor clase de ofenda: la falsedad. Se prometió ser más cuidadoso.
Fue entonces que mencionó algo sobre llamar a los médicos. Aquello sí levantó su curiosidad lo bastante como para volver a mirarla, casi divertido. Se esforzó en solo sonreír, apenas nada, y negar.

-Está bien. En serio.

Contempló como ella sacó dinero, en un nuevo intento de reparar cualquier daño que hubiera ocurrido. Bastian levantó la mano, enseñando la palma, a la altura del cinturón, pero no fue capaz de detenerla. No lo intentó más que eso. Vio como dejaba los billetes encima de la mesa junto con sus reiteradas disculpas. Siguió, con la mirada, el camino de su mano hasta su rostro una vez más, cuando, al fin, pareció retirarse. Él no la detuvo.

Por un momento, tan solo permaneció de pie, frente a la mesa, pasando los ojos de ella hasta los billetes sobre la mesa. ¿Cuándo había allí? Una consulta médica no era algo barato, siendo que debía acudir a un servicio…

”¿Tengo seguro médico?... Debí preguntar eso antes de venir aquí.”

Torció los labios, alzando la comisura de los mismos, de lado. Sí, probablemente debió preguntarse eso –y muchas cosas más- antes de apartarse de su, hasta entonces, casa y encaminarse a sitios lejanos y extraños, por más que ahora le concedieran una ventana a un mundo tan occidental. Sí, era cierto que podía pasarlo bien allí, pero casa le había dado todo cuanto podía ofrecerle. De repente se acordó de una canción en su idioma, quizás refrescada por la petición de la chica.

”Había un hombre andando todo el tiempo por allí, repartiendo drogas. Era un doctor…”

-What about us…? –Susurró, y volvió a sentarse. Sin saber cómo, la canción se le quedó grabada en la cabeza.

Su bebida fue reemplazada por la joven que le atendiera antes. No la había perdido pero, con lo inesperado de la situación, su taza y plato se había manchado. Quizás la cortesía era una especie de disculpa por parte del establecimiento. Por su parte, la pareja con el niño prefirió retirarse pronto y el otro joven solo siguió sumergido en sus pensamientos. Bastian pensó que la chica de cabello rosa pediría algo para llevar y se marcharía. De nuevo, no fue así.

Elizabeth, había dicho. Lo recordaba bien, la chica de cabello rosa. El nombre era tan occidental que no dejaba lugar a dudas. Le agradaba, porque era inusual y común al mismo tiempo. Las mejores cosas solían serlo. La miró con curiosidad, sentada no lejos de allí, esforzándose, al parecer, en poner atención a la ventana. Afuera, las nubes cumplieron con reventar y liberar una lluvia, ahora ligera.

No demoró en apurar el café. Con el clima en ese estado, húmedo y más bien frío, no tardó en enfriarse el mismo. Con combustible en el cuerpo se sintió mucho mejor. Dejó la taza sobre el plato y se tocó los labios con una servilleta, la que dejó a un lado después. Al final tomó el dinero que Elizabeth había dejado sobre la mesa y se dirigió a la mesa donde la última se había refugiado.

-Hey. Con todo, aquí hay suficiente como para comprar un traje, donde yo lo conseguiría. -Silencio por unos segundos, luego sonrió, solo estirando los labios y se tomó la camisa blanca y café-. es una camisa de 11 libras.

Colocando el dinero en la mesa, golpeó suavemente los billetes con los dedos, casi como si siguiera el ritmo de la canción que tenía metida en la cabeza.

-Si te sientes mal, piensa en otra cosa. -Deslizó los billetes hacia ella, con suavidad-. Elizabeth, ¿no? Yo me llamo Bastian Shawn. Eso ya lo había dicho… También soy nuevo… si te estoy molestando, me iré.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Dom Abr 14, 2019 3:29 pm

Spilling the coffee

Dio un pequeño sorbo a su café y no pudo evitar arrugar la cara, odiaba cuando este se encontraba muy caliente. Ya que no le permitía degustarlo tanto como cuando se encontraba tibio, es por eso que tuvo que colocar la pequeña taza en la mesa y esperar un poco mas a que se enfriara. Se lamento no haber traído un libro, leer con el clima así era tan gratificante. Y como si la hubiese invocado, la lluvia llego. Era ligera y al parecer tardaría en irse. Noto como el chico subió la mirada y por la mueca de su cara se dio cuenta de que no parecía muy feliz.

A diferencia de ella, que una sonrisa se escapo de sus labios. Dio otro pequeño sorbo a su taza que ya se encontraba tibia, justo como a ella le gustaba. — Justo a tiempo. De pronto se vio un poco tentada a salir para poder sentir las pequeñas gotas de lluvia sobre su cuerpo, pero sabia que no podía hacerlo. Y de hecho seria bastante imprudente hacer algo como eso. — " Las jovencitas con buenos modales, no hacen eso" —  Recordó aquella frase de su abuela, ella realmente odiaba cuando hacia cosas imprudentes. Gracias a su abuela había recibido una buena educación, aunque algo estricta.

Eso de alguna forma la había marcado. Aunque en días como estos, no podía evitar sentir que en algunas ocasiones tendría que ser mas espontanea y menos aferrada a toda esa educación que recibió. — Arriesgarse. No era un termino que utilizara y mucho menos que conociera. Tome otro sorbo de café y justo en ese momento Bastian hizo acto de presencia, enfoque mis ojos verdes en el. Sintiendo curiosidad — Estoy segura que usted debería ir al medico, después de todo las quemaduras son perjudiciales. —  Comente con tranquilidad, escuchando como golpeaba suavemente los billetes con sus dedos. Aquel hombre era extraño, de alguna forma combinaba con la ciudad.

Es un bonito apellido — murmure en un tono de voz suave — Creía que yo lo molestaba. — Dude un poco, ya que no era muy normal en mi hacer estas cosas. Sin embargo, no parecía una mala persona. — Si gusta, podría acompañarme, que se encuentre levantado me incomoda un poco.  — Solo basto un sorbo mas para que terminara de tomar mi café — ¿Cuanto tiempo lleva aquí?  — Me atreví a preguntar intentando no sonar grosera, elegir las palabras adecuadas siempre se me complicaba. Pensaba demasiado para lo poco que decía.

Habia aprendido que las primeras impresiones eran importantes, no había causado una buena primera impresión. Estaba segura que aquel chico pensaba que era torpe, descuidada y quizás hasta grosera. Es por esta misma razón que no había querido seguir conversando con el, estaba avergonzada y no quería molestarlo. Así que al notar que sentía curiosidad por ella, de alguna forma la ánimo. Era extraño y diferente, estaba aprendiendo que de alguna u otra forma. Las cosas no siempre son lo que parecen.

Una pequeña sonrisa se asomo en sus labios, probablemente Bastian ni siquiera pensó todo aquello que ella dio por hecho. Al parecer había descubierto un defecto en ella, daba por hecho cosas que no habían sido dichas. Al menos se alegraba, de haber tomado la decisión correcta. Toque mis labios con la servilleta, quitando todo el rastro de café que había en mis labios. — ¿Por qué cree que me siento mal?  — Se atrevió a preguntar , según ella era bastante inexpresiva.  — ¿O es que acaso tu eres muy observador Bastian?




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Lun Abr 15, 2019 12:54 am

Spilling the coffee

L

a chica era inusual, de eso estaba convencido. Sin embargo, la encontraba igual que un alumno que parecía saber algo que otros no. Repetía algunas palabras de forma casi evasiva, con el asunto de ir al médico. Le extraño, aunque prefirió no mostrarlo. Retiró su mano de encima de la mesa y los dedos del dinero, cuando insistió. Casi parecía haber una razón oculta para sus palabras pero no lograba descifrarla. Lo interpretó de una manera concreta y estaba a punto de actuar en consecuencia, antes de que ella le invitara a sentarse.

-¿En serio? -Alzó una ceja, consternado.

Sus palabras de antes las había tomado, al fin, como una invitación a retirarse. Sin embargo, luego le pidió que la acompañara. No lo comprendía. Quizás no la estaba entendiendo a ella.
Cuando comentó que estaba parado a su lado, se dio cuenta de que, en efecto, llamaba la atención así. Decidió aceptar su invitación, sentándose en la misma mesa, justo enfrente.

”Ya, quizás sí es más observadora de lo que parece.”

Quizás tan solo era más discreta y toda la situación la había incomodado.
Él ya no tenía ninguna bebida de su lado, pero no tenía ganas de pedir otra. Beber seguido, incluso su infusión preferida, era sumamente contraproducente. No se atrevería a ponerse nervioso, dado que se encontraba en una situación tan inusual.

”Cierto. ¿Cómo terminé sentado aquí?”

Volteó a mirar a los ojos de la chica de cabello rosa. Elizabeth. Tenía que olvidarse del mote y recordar llamarla así. De todas maneras, solo tenía un primer nombre. Él le había dado su apellido que, al parecer, terminó por gustarle.

-No me dijiste el tuyo. -Comentó, aunque procuró no sonar invasivo o que así lo tomara. Entonces cambió el idioma a inglés, recuperando el acento que cargara desde pequeño-. Solo he estado un poco. ¿De dónde eres, concretamente? Yo crecí en Manchester.

Era más fácil iniciar una contestación desde un punto tan en común como el lugar de origen. No estaba seguro de que le agradara, quizás ella querría practicar su japonés, pero se sentía mucho más cercano y real hablar en el idioma natal de vez en cuando. Lo mantendría salvo que ella insistiera en volver a la lengua asiática.

-No recuerdo verte en el instituto, pero supongo que ya no eres estudiante. ¿A qué te dedicas?

Se sorprendió, ligeramente, de que saliera la pregunta de sus labios. La gran mayoría de sus conocidos eran compañeros de trabajo o bien, gente con la que había terminado involucrado por situaciones peligrosas e inesperadas. No esperaba encontrarse charlando con alguien de manera casual solo porque sí, si es que esa situación era “solo porque sí”.
Afuera, el cielo había dejado de soltar una simple llovizna y terminó por ser una lluvia auténtica. La lluvia estaba bien, le agradaba, siempre que  no estuviera fuera… Habría que esperar a que pasara. Era en momentos así que cafeterías como esa solían brillar. En épocas de invierno les iba incluso mejor, sin tener que recurrir a las bebidas frías. Aun así, el local permanecía relativamente vacío y ya solo quedaban ellos dos.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Lun Abr 15, 2019 11:42 am

Spilling the coffee

Asentí con la cabeza, no era algo que enorgulleciera. Incluso recién ahora es que de daba cuenta y ya quería eliminar ese mal habito adquirido en algún momento. Una sonrisa se deslizo de sus labios en cuanto acepto su invitación, sinceramente que la rechazara probablemente hubiera provocado que terminara por irse del local. No era muy buena manejando las cosas espontaneas y sinceramente ya había pasado mucha vergüenza el día de hoy. Es por ello que quizás teniendo una buena conversación, con Bastian lograría olvidar la forma tan.. Absurda en la que se conocieron.

Se acomodo un poco mejor, sentándose erguida. Principalmente porqué había estado siendo un poco maleducada, cuando apoyo su rostro en la palma— Normas básicas — Abrió ligeramente los ojos, era cierto. Habia ignorado por completo su apellido, quizás de manera inconsciente al saber que su apellido era conocido y más en Inglaterra, quiso evitar conversar acerca de  su familia y todo lo que poseían. — Campbell — Comento en un murmuro algo insegura, no sabia si tendría algún tipo de reacción diferente o simplemente la vería de otra forma.

Quería conseguir su propio éxito comenzando desde eso y de era difícil si siempre la asociaban— No pensé que tendría que pasar por esto aquí — Estuvo algunos segundos mirando hacia la mesa, pensativa. Sin embargo el cambio de idioma la hizo sentir mas en casa. — Viví en liverpool, durante la mitad de mi vida. Es mi hogar — Le respondí al igual que el en inglés. Aquel había sido un buen detalle, que incluso logro sacar una pequeña sonrisa de mis labios. Hoy había amanecido extrañando su casa y curiosamente tuvo la suerte por primera vez en su vida. Cometer una torpeza tan grande de tirarle el café a un desconocido, que justamente nació en Inglaterra.

Era una coincidencia bastante irónica, a decir verdad. — Soy estudiante en la universidad, actualmente estoy estudiando Criminologia — Si, seguramente eso probablemente le sorprendería. Era gracioso imaginar a alguien tan delicada como yo, trabajando en algo como eso. Siempre me lo decían, pero realmente me apasionaba mi profesión — ¿Y tu? ¿eres estudiante? o ¿ya estas ejerciendo? — Su aspecto parecía le daba la impresión de que estaría terminando la carrera. Su educación y la manera en que hablaba — Antes de que digas algo, debo admitir. Que te imagino como empresario — Comente repentinamente.

En este idioma se me notaba un poco mas suelta y menos rígida que antes. ¿Entonces me imaginabas de mayor edad? —Comente mirándolo fijamente, en especial aquel ojo que tanto llamaba mi atención. En algún momento terminaría por ceder y preguntarle respecto a este.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Mar Abr 16, 2019 12:00 am

Spilling the coffee

M

uy probablemente había acertado en su suposición original respecto a la actitud de la chica: estaba nerviosa antes. La había visto lejana y evasiva pero, ahora, parecía muy dispuesta a charlar con él de una manera natural. Incluso su trato pasó del “usted” nuevamente al “tú”. Lo prefirió así y un gran peso desapareció del interior del local entonces. El hablar una misma lengua –y bastante similar en sus acentos, seguramente- y ser de sitios con tan poca distancia aligeraba las cosas.
Finalmente ella le otorgó su apellido. Probablemente tenía algún significado especial, dada la actitud que pareció mostrar Elizabeth, pero no logró adivinarlo. ¿Era de una familia famosa o algo por el estilo? Sería complicado para él comprenderlo. Si no era algo evidentemente conocido, o relacionado con el mundo donde se movía, difícilmente llegaría a captarlo.

-¿Campbell? -Preguntó con un tono que no evidenciaba demasiada sorpresa, en realidad-. ¿Cómo la sopa?

No creía que tuviera relación con la empresa americana, pero era lo único que le sonaba en realidad. Además, solo quería asegurarse si se escribía igual.
El segundo dato que le entregó, le sorprendió bastante más. Las posibilidades de que las distancias fueran tan pequeñas era tan baja… encontrándose en un sitio tan lejano, con tal casualidad… De haberle dicho que era del mismo sitio habría pensado que le tomaba el pelo.

-¿En serio? -Una sutil sonrisa se dibujó en sus labios. No era satisfacción sino, más bien, sorpresa-. Son como eventos de convergencia entonces… Demasiada casualidad…

Cerró los ojos un poco, dejando que el sonido de la lluvia en el exterior –amen del aroma del café a su alrededor- le permitiera un instante para disfrutar los eventos que se habían puesto en marcha desde el amanecer para permitirle estar allí, en ese momento. Estaba bien. Sintió que, quizás, le caía bien Elizabeth, al menos solo por la conjunción de cosas que constituían el encuentro. No la conocía realmente pero, si la cosa quedaba allí, no habría sido desagradable.
Buscó en el bolsillo de la chaqueta la única pastilla de menta que quedaba en el pequeño frasco. Era diminuta, pero lo bastante para no tener aliento a café encima. Le gustaba el olor, claro, pero su trabajo le hacía hablar con gente todo el tiempo. Mejor así. También le gustaba el olor del tabaco, pero detestaba los cigarros.

-Criminología… entonces quieres ser detective, supongo. -Comentó, alzando un poco las cejas. Era la segunda persona que conocía en su estancia allí, que estudiaba algo relacionado con el mundo de la ley y el orden-. Eso explica que no te conociera, al menos de vista. Yo, ah…

A punto estuvo de contestar a su pregunta sobre lo que hacía, cuando ella se apresuró a decir aquello de empresario. Por un momento se quedó quieto, por lo que acababa de escuchar. Alzó un poco las cejas y volvió a sonreír, volviendo a tocarse la camisa, un poco. Una de 11 libras era demasiado barata. En realidad la había comprado en el supermercado hacía un tiempo. ¿Quizás la chaqueta hacía el truco?

”Mientras no lo crean los demás y terminen robándome… creo que les dejaría decepcionados.”

Negó un poco, solo con la cabeza, sin dejar de mirarla. Luego señaló hacia su propia pierna, que sobresalía un poco por debajo de un extremo de la mesa, por la posición. Tenía bastante altura como para que le molestara dejarlas dentro –chocarían con las rodillas de Elizabeth-. Traía puestos los jeans, no un traje completo de asalariado siquiera.

-Estoy en el instituto. Doy clases allí. Solo soy profesor. Lamento decepcionarte. -Asomó la sonrisa a penas, continuando con lo divertido de sus palabras.

No se percató de la mirada tan particular hacia su ojo, no podía notar aquello.
Ahora comprendió un poco porqué se asustó y actuó de aquella manera, incluso ofreciéndose a pagar por los daños. No solo era educación, sino que, quizás, temía que cualquier tipo de cierto nivel en una empresa fuera a acabarla con demandas o algo así. Era un miedo razonable cuando no conoces a nadie en un sitio nuevo.
Se encogió de hombros cuando preguntó por la edad que le imaginaba. Para eso era realmente malo. Había preguntado si ella iba en el instituto, después de todo. La adivinó más joven de lo que en realidad era.

-Pensaría que eres adolecente, de hecho. -Se enderezó en su asiento, recogiendo un poco las piernas y pegando bien la espalda al respaldo de su asiento-. ¿Viniste aquí para estudiar eso? Creo que eso lo enseñan mejor en occidente, supongo. ¿Te trajo algo en particular?

Esperaba no sonar especialmente entrometido, pero sí mostrarse lo bastante curioso con sus palabas. ¿Había ido ahí con su familia?




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Mar Abr 16, 2019 6:49 pm

Spilling the coffee

Una risa dulce se escapo de sus labios, bien. Eso era nuevo— Y aunque esta pudiera ser una manera de verlo, era erróneo. — Aquel chico le resultaba bastante elocuente, era extraño. Sin embargo, no de forma desagradable. Asentí — Si como la sopa, pero no tengo nada que ver con esa empresa. — Comente un poco mas sonriente, al parecer la suerte le había sonreído. El chico realmente no estaba enterado y eso era algo que agradecía. En un futuro, si llegaban a convertirse en cercanos quizás le contaría todo al respecto.

Pudo notar aquella sorpresa en sus ojos, una que por alguna razón no compartía. Era difícil sorprenderla y a pesar de las muchas coincidencias, no fue capaz de sorprenderse. Quizás era debido a que ya había dado por hecho de que estaba destinada derramarle ese café encima. — Este pensamiento sonaba algo idealista, sin embargo, aquellas probabilidades eran tan bajas. — Se quedo mirando hacia la lluvia con una mirada perdida.— Aunque fueran pequeñas, eran existentes.

Este ultimo pensamiento la dejo mas tranquila, tenia la tendencia a debatir internamente hasta finalmente quedar conforme. — Pienso lo mismo. — Concluyo, notando como cerraba los ojos para escuchar mejor la lluvia. Una sonrisa se escapo de sus labios, la mayoría de las personas no se tomaban el tiempo de hacer eso. Disfrutar la naturaleza, aquellas cosas pequeñas que estaban ahí delante de nuestros ojos todos los días. Simplemente las ignorábamos, pero eran significativas. Le agrado y eso para alguien tan complicada como lo era ella no era fácil.

La cantidad de cosas en común — Si, aquella era la explicación a todo. Por un momento dudo en tener el juicio nublado, pero lo cierto era  que si se trataba de un idiota. Ella misma se encargaría de colocarlo en su lugar, sin importar todas aquellas coincidencias. Justo en ese momento un trueno retumbo sacándola de sus pensamientos, la lluvia no parecía mejorar — Ni siquiera se le había ocurrido traer una sombrilla, eso sin duda seria un problema. — Suspiro, al menos el lugar se sentía cálido. Si no probablemente estaría tiritando del frío.

Sonreí ligeramente —En realidad, esa es una de mis metas. Aunque.. — dudo un poco, no quería aburrirlo con sus metas personales. — También me gustaría estudiar psicología. Ya sabes, para entenderlos mejor— Finalice, si quería trabajar con criminales. Y realmente pensar en ello la emocionaba, probablemente se notaba en el tono de su voz. Parecía considerablemente mas emocionada por la conversación.

En ese momento me di cuenta de que traía jeans y no un traje completo — Bueno, ¿quien sabe? podrías haber sido un empresario de estos modernos — Recalco con una ligera sonrisa, bromeando un poco— Realmente creo que eso es genial, yo no podría hacerlo. No tengo demasiada paciencia, es por ello que admiro a las personas las personas que se toman el tiempo de enseñarle a los demás  — Era una voz dulce y tranquila, sin embargo en ella había mucha seguridad.

Toco ligeramente su cabello, con una pequeña sonrisa. Desde su broma se le veía un poco mas suelta, como si hubiera roto el hielo. En realidad, tenia una actitud un poco mas alegre de lo que aparentaba. Aunque claro, todo esto sin perder la elegancia. — Supongo que es cabello..Es natural ¿curioso no? — Comente ya un poco mas tranquila. — De cualquier modo, si me imaginabas de una edad mayor. Pensaría que me veo con aparento madurez. Pero como aparento menos, en un futuro si quiero aparentar menos edad no tendré problemas con ello. ¿Todo radica en como lo veas, no lo crees?

Aquella pregunta me había tomado desprevenida y probablemente se noto. Mi rostro se volvió un poco mas serio, después de todo era algo importante para mi — Quiero descubrir quien soy realmente, probarme a mi misma. Y en Inglaterra no puedo hacerlo — Recordó en ese momento lo que el peso de su apellido significaba y ademas de ello, ademas ahí estaba cerca de sus padres y su abuela. Y a pesar de que los amaba, ellos la hacían dudar ¿era realmente toda esa elegancia y desapego que le habían enseñado? o se trataba de la persona que estaba aquí, innovándose, conociéndose. No lo sabia, y eso le aterraba. — ¿Y tu por qué viniste a este lugar tan lejano?




[/b]


Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Miér Abr 17, 2019 1:21 am

Spilling the coffee

C

ualquier asomo de lo extraño de la situación anterior pareció desvanecerse. Quizás era justo como Bastian había pensado. El asunto era que ahora se mostraba mucho más dispuesta a llevar una charla regular. Mucho que mejor ya que no tenía él la suficiente habilidad social para conducirla por sí solo si se diera el caso. Congeniaron lo bastante bien en un momento, o al menos así le pareció cuando continuaron platicando después de su comentario. Verla reír, aunque fuera un poco, resultó un alivio.

Escucharla reaccionar sobre las coincidencias le llamó la atención. Tal y como había pensado el día que conoció a aquél joven adivino, la gene no solía pensar en esas cosas demasiado, solo sorprenderse. No creía que Elizabeth lo hiciera en exceso, después de todo su trabajo –o el que esperaba conseguir, según ella- se basaba en no dejar nada a la casualidad o coincidencias. Así lo veía y él lo entendía igualmente. Era lo raro e inusual de que pensara en las casualidades, últimamente, lo que lo tenía atado a esos pensamientos. Afortunadamente la lluvia y el aroma a su infusión preferida eran un bálsamo para dejar de pensar en ello, pero ahora le había picado la curiosidad.

-¿Cómo así? ¿Piensas mucho en las coincidencias?

Desde luego, no esperaba una respuesta demasiado profunda. Igual no la deseaba, quizás, para no volver a caer en esos pensamientos. ¿Quién se pone a discutir al respecto?
Cuando le trueno resonó por el lugar, pareció olvidarse realmente del asunto. La lluvia parecía querer tomar más fuerza. Significaba que no se irían pronto. Pero eso igual no le tenía nervioso.

”Cuando la lluvia comienza fuerte, no suele durar mucho.”

Decidió que tendría que pedir algo. Había fresco y, aunque Elizabeth fuera a marcharse, él se quedaría hasta que la lluvia fuera menos intensa. Levantó la mano con discreción, captando, a penas, la mirada de la joven mesera.

-Otro café como el de antes, por favor.

En cuanto se lo sirvieran, dio un pequeño sorbo, esperando se enfriara. No tomaría mucho tiempo y era más agradable acompañar a su nueva conocida así, ya que ella tenía ya algo sobre la mesa.

Sí. Pensaría que lo llevan forzosamente. Psicología, quiero decir. Analizar perfiles y demás… -Giró los ojos al techo un momento. Ese tipo de estudios podía resultar bastante útil en realidad-. Igual, suena a algo útil que siempre conviene comprender.

Volvió su mirada hacia los ojos de Elizabeth cuando le obsequió con esas palabras amables. Dudaba que lo admirara realmente. No era un profesor estupendo, tan solo intentaba hacerlo lo mejor posible. En realidad, creía que cualquiera podría hacerlo si era necesario. La paciencia había tenido que cultivarla poco a poco.

-Yo tampoco la tendría con algunas personas. Los chicos de instituto solo quieren que los traten con respeto… al menos la mayoría. Supongo que un día te tocara dar conferencias, charlas o testimonios. Eso sí que suena a nervios.

Sonrió de nuevo, un poco. En realidad suponía que eso era lo más dificil de todo, salvo que ella decidiera solo ser una teórica, cosa que dudaba.

Algo curioso ocurrió entonces. Cuando la chica sonrió y se tocó el cabello de esa manera, Bastian no entendió al inicio, sino hasta que ella confesó lo de que su cabello era natural. Sin embargo, el gesto había sido bastante lindo y logró hacerlo sonreír con sinceridad. No sonreía por amabilidad si no era necesario, solo dejaba que surgiera, como algo natural y ese gesto lo había conseguido.

¿En serio es natural? Eso sí que es curioso. Me gustaría saber algo de genética. Igual se ve bien. Siempre tendrás tema de conversación.

Asintió, sutilmente, ante su pregunta. Estaba de acuerdo en eso de la perspectiva.
De repente ella pareció tensarse con su pregunta. Eso lo obligó a borrar, de forma suave y ligera, su propia sonrisa de antes. Estaba bien, el tema era serio para ella.

”Parece una persona en busca de conocerse a sí misma.”

Respetaba eso, pero era dificil que esa búsqueda llegara a buen puerto. Se trataba más del viaje, pero eso también lo llevaba bien. Volvió a asentir, ya no de forma ligera, sino lenta. Era un gesto de comprensión y aceptación. Apuró su nueva taza de café, ya a temperatura bebible.

-Es una oportunidad de trabajo. Y puedo continuar investigando las cosas que me interesan. En casa ya he descubierto la mayoría de las que me interesaba descubrir.

Tras admitir en tan pocas palabras se sintió mejor. Lamentó, interiormente, que ella hubiera perdido solo un poco de su recién recuperado ánimo con su pregunta. Buscando remediarlo miró la carta envuelta en plástico que estaba apoyada sobre la mesa: eran solo un par de cosas y postres. La bebida seguía siendo lo principal.

-Hey. ¿Quieres compartir algo dulce? Está bien, yo invito.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Jue Abr 18, 2019 10:07 pm

Spilling the coffee

Abrí levemente los ojos algo sorprendida, después de todo aquello no había sido intencional. A veces las palabras simplemente se resbalaban por su boca, sin que lo quisiera. Es por ello, que se puso un poco nerviosa ante tu pregunta, no era muy buena explicándose — Quizás esto puede sonar algo confuso, pero considero que..— Hizo una pequeña pausa intentando organizar sus propios pensamientos— Existen las coincidencias, las causalidades y el destino. Creo en la existencia de cada una de ellas. Y para mi, este encuentro fue una causalidad.— Explico con lentitud, incluso para ella era difícil de explicar. Es por ello que admiraba a los maestros, envidiaba su capacidad de estructurar bien sus ideas.

De cualquier forma creo que tu lo habrías explicado mucho mejor— Concluyo finalmente con una tímida sonrisa, no estaba segura de cuanto tiempo se quedaría en aquel local. Su casa no quedaba lejos y ademas en cuanto llegara no tendría ninguna cosa que hacer — Quizás debería adelantar tarea de sus asignaturas. De cualquier modo no se preocupo demasiado, se sentía bastante cómoda conversando con el joven profesor. Si, de alguna forma ese se convertiría en su apodo — Aunque el seguramente no lo supiera, jamas Se sorprendió en el momento en el que el joven pidió otro café.

A ella realmente no le apetecía, sin embargo, la idea de comprarse un dulce si le resultaba bastante tentadora — Su entrenador la mataría, seguramente — Pero al menos valdría la pena, después de todo un poquito de rebeldía de vez en cuando no estaba mal.— ¿Por qué su ojo es.. De ese color?   — Pregunto repentinamente mientras el joven daba un pequeño sorbo a su café, no quería admitirlo pero la curiosidad la mataba. Se estaba imaginando un montón de historias fantásticas, para ella el resultaba bastante misterioso. Y eso de alguna forma provocaba que quisiera hacerle muchas preguntas.

Enfoco su mirada en el y no pudo evitar fruncir el ceño, al notar que el había evitado su alago. De alguna forma la hizo sentir como si no hubiese tomado en serio su comentario — No quiero sonar grosera  — Comento en un tono de voz suave — Al menos intentare no serlo — Penso  — Pero considero que los profesores están muy infravalorados, incluso por ellos mismos. Algunos de ellos, influyen tanto en tu vida que te transmiten ese amor por lo que enseñan. Hasta el punto llegar a amarlo tanto como ellos — Mi voz sonaba segura, transmitía todo aquello que sentía. Incluso parecía algo perdida en mis propios pensamientos, probablemente mis ojos incluso brillaban.

No quería ser profesora ni mucho menos, pero realmente admiraba su trabajo. En cuanto me di cuenta que había hablado tanto, mis mejillas se colocaron rojas y desvié la mirada de tus ojos — Solo creo que.. Es algo que deberías tener en cuenta Asentí ligeramente con una sonrisa en respuesta a tu comentario sobre mi cabello, si era algo un poco extraño. Pero de alguna forma me hacia sentir única. Aunque quizás este pensamiento fuera un poco tonto, considerando la cantidad de personas en el mundo.  

Preguntarle sobre lo que quería descubrir probablemente la habría hecho sentir incomoda, odiaría sonar demasiado entrometida. Aunque sabia que si no lo volvía a ver, se arrepentiría de no haber preguntado en cuanto tuvo la oportunidad de hacerlo— Justo estaba pensando lo mismo— Comento menos rígida que antes, como si aquel momento de tensión nunca hubiese existido. —  Aunque no seria justo que invitara, si no quisiste aceptar el dinero al menos déjame compensarte con algún dulce.





Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Sáb Abr 20, 2019 1:13 am

Spilling the coffee

S

us palabras tenían sentido, desde luego. Bastian había pensado algo similar al respecto de las coincidencias, pero era un tema con el que había jugado demasiado tiempo. Las ideas en su cabeza, sin embargo, se habían acumulado y, ahora, revuelto demasiado como para poder ponerlo en claro, en especial cuando ella estaba cómoda con su conclusión nada equivocada. Negó con la cabeza como única respuesta.

-No creo que pudiera. Es un tema complicado. Me alegra no enseñar eso.

Ya teniendo el café delante pudo darle un sorbo, despacio. De nuevo, no le iba demasiado caliente, pero era mejor que frío. Se sentía bien poder degustar algo así, sentir como el calor del brebaje bajaba por su garganta, aunque su cuerpo estuviera en un ambiente frío y húmedo. No lo habría pedido si estuviera incómodo, en realidad, habría buscado alguna excusa para irse. Elizabeth era lo bastante agradable para que no pensara en marcharse. Tanto así que su pregunta no le incomodó en lo absoluto. Abrió los ojos al escucharla y bajó la bebida de regreso a la mesa.

-Creo que se llama heterocromía o algo parecido -Respondió, señalando al lado del ojo color rojo-. No es la gran cosa, es como tener el cabello rubio o moreno. Uno no lo nota… pero es un tema de conversación.

Rio por lo bajo, sin separar los labios, ante su propio comentario.
Había mentido, en parte. Fue más una mentira por omisión, pero los detalles de la respuesta eran demasiado complicados para soltarlos sin más. No era un secreto, pero no se atrevía a comentarlo directamente en público.

-Perdona, ha sonado tonto lo de antes. -Admitió, volviendo a retomar su semblante de siempre-. Pero de elegir, creo que te fue mucho mejor a ti con lo de los colores inusuales. Se ve muy bien en ti. –Vagamente señaló hacia el cabello de la chica.

Lo tomó por sorpresa cuando ella pareció fruncir el ceño. ¿Ofendida? Detuvo la taza camino a sus labios cuando lo notó y ella comenzó con ese argumento previniendo que podría sonar grosera.

”Diablos… ¿Dije algo que la ofendiera?”

Intentó repasar en su cabeza todo cuanto hubiera dicho en busca de algo que pudiera sonar descortés. No lo encontró, aunque tampoco pudo pensar mucho pues quería ponerle atención.
Al momento escuchó su explicación de nuevo, comprendiendo lo que había pasado. Dejó de sonreír por temor a mostrarse poco serio y se dedicó a mirarla a los ojos mientras hablaba. Al final la dejó terminar, mientras un par de segundos de silencio siguieron. Bastian sonrió muy poco, asintiendo. De nuevo, su gesto era breve, pero sincero.

-Puede ser. Igual es cierto eso que el trabajo no es tan valorado… tampoco tan bien pagado. -Cerró los ojos y negó con suavidad-. Lo tendré en cuenta. En serio.

Afortunadamente Elizabeth correspondió a su propuesta de comer algo dulce, juntos. Lo meditó por un instante y decidió que volver a rechazar su propuesta de compensarle sería grosero. Asintió, concediendo el que ella fuera quien invitara, finalmente, y empujó con suavidad el dinero que pusiera antes sobre la mesa, hacia ella.

-Pero, entonces, eliges tú. Me va cualquiera cosa siempre que no tenga fruta sólida por dentro.

Justo a un lado del mostrador donde uno podía pedir un café, había una vitrina con refrigeración donde se veían todos los postres y bocadillos disponibles. También incluían emparedados y otras cosas pero, desde luego, lo principal eran los pies y pasteles de distintos sabores que estaban disponibles. Todos ellos de distintos sabores. Era una forma muy interesante de conocer algo personal: qué clase de bocadillo prefería. No develaba el secreto de su personalidad, pero sí algo que tener en cuenta.
Independientemente de lo que eligiera, Bastian Shawn se volvió hacia la pelirosa una vez más. Ella había preguntado un par de veces, así que se sentía en desventaja…

-¿Ya has hecho amigos aquí? Pensaría que tienes un pasatiempo o dos…

El viento soplaba con fuerza, casi intentando intimidarles.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Sáb Abr 20, 2019 6:31 pm

Spilling the coffee

No pudo evitar sonreír, ella había imaginado algo diferente. Quizás algo que tuviese que ver con algún tema sobrenatural o extraño— Eso seguramente hubiese sido mucho mas interesante — Aunque tampoco se podía quejar, la heterocromía no era muy común y claro que era algo que consideraba bastante llamativo. —Debido a su naturaleza curiosa y observadora — Agradeció no haber pedido algún café, seguramente se hubiese atragantado al escuchar lo que dijo— Yo creo que seria divertido, es decir. Debo admitir que no seria tan sincera como tu.

Comenzó a jugar inconscientemente con los mechones de su cabello— Probablemente inventaría algunas historias, para los curiosos. Algunas batallas o algo sobrenatural, pienso que seria divertido ver sus reacciones— comento pensativa, si eso sin duda seria algo que ella haría. Enfoco su mirada en el al escucharlo hablar nuevamente, un ligero sonrojo se escapo de sus mejillas junto con una sonrisa — Bueno, como siempre eso es debatible — Casi se sentía mal por el pobre chico, por casi cada cosa que decía ella comenzaba a debatir.

Sus ojos brillaron, finalmente le había ganado una. El había aceptado sus disculpas y eso la hacia sentir mucho mejor, era como si se hubiera quitado un gran peso de encima. Agarre el dinero de la mesa— Esta bien, nada de fruta solida por dentro — repitió animada, agarro entre sus manos el menú buscando algo que le resultara atractivo. Debía admitir que era un poco maniática en cuanto a los postres, no todo le gustaba y por lo general no era muy fanática a las que tenían frutas. Aunque por supuesto que habían excepciones .

Debo admitir, que no se me hace fácil relacionarme — Comente aun con la mirada en el menú y en cuanto termine por decidir enfoque mi mirada en el— Tengo algunos compañeros, pero creo que ningún amigo. — Por alguna razón recordó al chico de la convención, no era su amigo pero fue bastante agradable — Me gusta correr todas las mañanas por el campus y practico boxeo ¿cuales son los tuyos? — se quedo algo pensativa. Insistiendo en que probablemente su apariencia no concordaba con sus aficiones.

Finalmente se levanto— Iré a pedirlo personalmente, no tengo problema en caminar — Le comente mientras me dirigía hacia la caja, era una buena manera forma de no congelarme. Empezaba a hacer más frió del que estaba acostumbrada a soportar — Lo mismo de siempre y un Chessecake de fresa por favor. — La chica tomo mi pedido y en cuanto estuve apunto de tomarlo, se acerco un poco a mi murmurandome — ¡Muy buen truco! Eli — intente decir algo, pero me empujo ligeramente de nuevo hacia la mesa. — Hablaremos luego, buen apetito a los dos.

Decidi ignorar lo que me había dicho, luego hablaría con ella. Aunque no pude evitar quedar sorprendida ¿acaso era lo que ellos realmente pensaban de mi accidente. que fue planeado?  —Realmente espero que te guste, no tiene frutas por dentro. Me asegure de eso, este es mi postre favorito — Comente un tanto emocionada, amaba aquel dulce. No podía explicar la razón, bueno quizás era debido a la fresa. Amaba aquella fruta, en cada una de sus presentaciones.





Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Dom Abr 21, 2019 12:50 am

Spilling the coffee

S

onrió, inevitablemente, cuando escuchó su respuesta acerca de la explicación del color de su iris. Le tomó por sorpresa, desde luego, pero sonó interesante y divertido. Sobre todo lo primero. Aun así, la idea le llamó la atención lo suficiente, que lo dijera como si cualquier cosa. No intentaba, deliberadamente, mentir u ocultar algo, claro, pero no quería ser directo de esa manera como si nada.

-¿Batallas? ¿Cómo así? -Ladeó la cabeza, apenas un poco, interesándose en su respuesta. Sin embargo, estaba dispuesto a dejarlo pasar si ella no quería indagar-. Igual eso está bien. A lo mejor me invento algo cuando me pregunten en clase.

Pelear no era algo que le llamara la atención, pero se imaginó alguna situación interesante, como al tipo de una serie a quien le cambiaba el cabello por ir al infierno o algo así. Divagar era sencillo.
El gesto que le gustaba que hiciera lo hizo dejar de pensar en cosas como series. Era igual que escuchar una tonada que le gustara. La gente a veces tenía ese efecto. No rebatió con su argumento. Estaba entendiendo –o intentando hacerlo- un poco de cómo le gustaba pensar.

Su sonrisa le alegró un poco. Todo lo tenso del momento pasado parecía haber desaparecido. Desde luego, no le importaba que le invitaran algo. Para fortuna de Elizabeth, no tenían tanto de conocerse, de otra manera habría pedido él mismo algo mucho más caro o mucha mayor cantidad. Sí que era capaz. A mayor confianza tenía con alguien, resultaba que el trato llegaba a hacerse más… inusual.

-¿En serio? -Alzó las cejas al momento que volvía a preguntar, cuando la conversación se movió para el tema de las relaciones-. Quizás es solo que eres recién llegada. Aunque a esta edad uno comienza a cambiar la cantidad por calidad, supongo…

Desde luego no había gran diferencia entre las edades de ambos, por lo que se refería al nivel en que pasaba de ser uno un adolecente a un adulto. Lo había notado él mismo. Si bien no había sido especialmente sociable, sí que se disfrutaba mejor la compañía de unos cuantos a los de muchos. Se podía hablar de forma más cómoda. Fue afortunado que Bastian no enseñara en el nivel de Elizabeth. No era común que se acercara a alguien a quien podía ver en un curso.

-¿Dejaste muchos en casa, al mudarte? -Preguntó de manera casual, esforzándose por no sonar entrometido. Con los pasatiempos fue distinto y asintió una sola vez-. A mí también me gusta correr. Pero no sé boxear. ¿Compites o algo así? Suena a que puedes salir lastimada en un deporte así. Pero bueno, un día podríamos salir a correr si quieres. Necesito una ruta nueva.

Claro que era una forma excelente de estar en forma, pero recibir golpes directos así… no era su estilo. De cualquier manera, había quien practicaba solo el deporte intenso pero no se subía a un rin con la intensión de machacar o que le machaquen. Eso, o quizás Elizabeth era muy, muy buena.
En cambio, lo de la ruta nueva que requería era por el asunto en el cementerio no hace mucho, pero esa historia prefería no recordarla –por eso mismo no le iba pasar por el mismo lugar ya.

La dejó ir a pedir, mientras sacaba el móvil del bolsillo y consultaba el estado del clima. Parecía que la lluvia seguiría un largo rato aunque, afortunadamente, sería ligera después. Agradeció no tener clases. Pasar el día charlando en el café era algo que no hacía hace mucho.
Escuchó a la chica pedir, intercambiando algunas palabras con la mesera y luego volvía a su lugar, momento en que regresó el aparato a su bolsillo.

-¿Cuál pediste al final?

Para su sorpresa, la joven trabajadora les plantó un postre de fresa, además de dos cucharas pequeñas. Bastian volvió a abrir los ojos un poco más, sorprendido, pero ahora con satisfacción. Su sonrisa volvió a dibujarse en su rostro, levemente. Después del sundae ese su favorito, sin duda.

-Vale, sí. Tienes buen gusto -concedió, ofreciéndole una de las cucharas por el mango.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Dom Abr 21, 2019 5:34 pm

Spilling the coffee

Se quedo pensando un poco en ello, pero negó ligeramente con la cabeza— Soy así desde que tengo uso de razón, cuando estas rodeada de sonrisas falsas y halagos llenos de envidia es algo que adquieres — Comente con naturalidad, aunque a decir verdad no era tan malo. Solo agotador mentalmente— Como cascaras, bonitas por fuera pero vacías por dentro. Esta frase quedo retumbando en su mente hasta el momento en que el realizo otra pregunta. Fue como si la despertara de algún trance.

Deje todo lo que conozco atrás— Comento con naturalidad, como si fuera la cosa mas normal. Bueno, al menos en el mundo en el que había vivido lo era. Claro que, en cuanto pudiera pasaría a visitar a su abuela. Quizás para navidades o en algún periodo en el cual tuviese largas vacaciones — ¿Extrañas a las personas que dejaste atrás? — Ella fue mucho más lejos, había aprovechado su pregunta. Y aunque pareciera tonto, pequeñas preguntas como esas hablaban mucho de una persona.— Quizás mas de lo que deberían, en realidad  — Abrió los ojos ligeramente sorprendida.

Imaginarse compitiendo en algo como eso le resultaba gracioso, en realidad boxear era una forma de ejercitarse, eliminar el estrés diario y claro que nunca estaba de más tener una o dos técnicas para defenderse. Claro que, a pesar de qué poseía "habilidades" era una completa inútil en ellas, así que evitaría esa parte de ella hasta que se sintiera mas cómoda. Una ligera sonrisa se escapo de sus labios, Bastian era ese tipo de personas que te apetecían tener cerca— ¡Oh claro no! es solo un pasatiempo, sirve para el estrés — Ladee un poco la cabeza sonriente — Me encantaría salir a correr contigo, pero espero que puedas seguirme el ritmo.

A decir verdad no se podía imaginar a Bastian corriendo, quizás era debido a que su concepto de el aun era muy formal. — Ni siquiera puedo visualizarte en ropa deportiva — murmuro con suavidad antes de reírse, le resultaba muy divertida aquella imagen de Bastian intentando alcanzarle. La cual probablemente perduraría hasta su próximo encuentro.

En cuanto volvió se sintió feliz de haber tomado la opción correcta. Probablemente imagino que elegiría algo relacionado con el chocolate, pero esta era siempre lo mas elegido.— Existen otros dulces que también valen la pena y a menudo son olvidados — De cualquier forma se alegro bastante. Tomo la cuchara, antes de cometer el delito de destrozar aquel pastel tan bonito decidió darle un sorbo a su café y como siempre arrugo el rostro al sentirlo muy caliente. No sabia porqué siempre hacia esto, era como una especie de manía extraña.  

Con permiso — Murmuro, tomando el primer trozo de pastel. Su rostro probablemente iluminaba de felicidad, amaba ese postre. Pero siempre era un desastre comiéndolo, tantos años de practica con su abuela no habían servido de nada— La comisura de sus labios siempre quedaban manchadas de postre, helado u chocolate.— Limpio aquella mancha con una servilleta, al menos esta vez lo había recordado— Soy un pequeño desastre cuando se trata de tortas— murmuro encogiéndose de hombros— De cualquier forma esta delicioso, deberías probarlo.

¿Cual es tu postre favorito, Bastian? — Comento con curiosidad, mientras probaba de nuevo el café que por las bajas temperaturas rápidamente se había enfriado lo suficiente para que pudiese beber. — ¿Y que cual ha sido la experiencia mas rara que has tenido siendo profesor? — Le encantaba preguntarle ese tipo de cosas a las personas, era impresionante como en cada profesión había una experiencia lo suficientemente rara para causar mas de una risa. Y ella amaba reír.





Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Lun Abr 22, 2019 1:14 am

Spilling the coffee

U

na o dos cosas había sido capaz de entender en aquella chica desde que comenzaran a hablar. Dejaba escapar algo de información aquí y allá. No pretendía comprenderla con unas pocas palabras –no creía que eso fuera posible-, pero se hacía una pequeña idea de lo que le dejaba ver. En especial respecto a su familia y amigos, de quienes no tenía mucho que decir. No comentó nada más, solo asintió ante su respuesta sobre sus asuntos. Claramente era algo de lo que prefería no hablar.

-No les dejé atrás realmente, pero nunca ha sido un problema la distancia. -Admitió. Realmente mantenía casi la misma comunicación con sus padres de antes, y los amigos eran casi itinerantes. Sacó el móvil del bolsillo y se lo mostró-. Esto resulta bastante útil.

De pronto, ante su comentario sobre hacer deporte, ella pareció divertida. Entre bromas dejó escapar un reto disfrazado. Lo cierto es que nunca había sido un competidor, no era su objetivo, pero ella parecía tomarse el deporte bastante en serio. Sonrió con sutileza, pero sinceramente mientras la escuchaba.

-Si hacer boxeo supongo que debes tener mejor condición. -Tomó otro sorbo de café, ya casi haciéndolo de forma automática.

Lo cierto es que sus intenciones solían ser diferentes, igual que sus objetivos. Enseñar era la mejor manera de aprender, igual que correr era la mejor forma de estar en condición que pudo hallar… y la más económica, desde luego. Así también, explicar esas cosas solía ser una pérdida de tiempo. No cambiaría nada para ninguna persona involucrada en esa charla. Probablemente fuera más entretenido para los dos solo encontrarse para hacerlo.

-Suena a que ya te has hecho una idea. La verdad es que no me va el equipo costoso para eso.

Pronto, el tema anterior palideció cuando apareció el postre que había elegido Elizabeth, quien no temió tomar la cuchara ofrecida y dar la primera probada. Bastian asintió una vez más, aunque presentía que no era necesario su permiso para que ella probara algo que, incluso, había pagado. Estaba muy bien. Encontraba mejor aquella sinceridad.
La acompañó, desde luego, tomando una cucharada pequeña: primero un fragmento de fresa y luego algo del pastel de queso en sí. El sabor frío quedaba muy bien. Su bocado fue breve, dándose tiempo para degustarlo.
Volvió a mirarla a los ojos cuando le preguntó. Justo entonces tragó un bocado más y tuvo tiempo de pensar en lo primero.

-Supongo que es este. O el Sundae del mismo sabor. Pero hace mucho que no pruebo helado. Es raro tomarse el tiempo para comer algo así hoy día. Conforme pasa el tiempo te hacer más afín a los sabores amargos, supongo.

Desde luego, era una verdad a medias. Todavía le gustaba mucho probar otras cosas pero el recuerdo de estas se hacía, poco a poco, lejano.
La otra pregunta cambió un poco el ambiente. Ya no apuntaba a cosas relativas, sino a situaciones concretas. En realidad significaba que quería dirigir la charla a un nivel distinto. No estaba mal, después de todo le daba bastante espacio para responder.
En su mente corrieron un par de escenas. Incluso se acordó de la aventura nocturna en que la profesora de gimnasia y él tuvieron que vigilar la escuela en la noche y terminaron encontrándose con un auténtico monstruo…

”¿Eso cuenta como experiencia de profesor? Supongo que estaba ejerciendo mi trabajo…”

Probablemente no era lo que ella estaba esperando. Lo cierto es que no tenía demasiadas cuando se trataba de cosas en clase. Usualmente era muy poco personal y las cosas en clase se realizaban más por método que otra cosa. Es decir, si era capaz, usualmente evitaba que ocurrieran cosas así. Era mejor, cuando se hablaba de cosas relacionadas con la magia. Al final, decidió torcer la pregunta.

-La verdad, no recuerdo ninguna. No como lo que esperas, pero si quieres algo interesante creo que fue poco después de mudarme. Visité el cementerio y no me percaté de la hora. Quedé encerrado allí un rato.

Sonreía, son los labios y los ojos, aunque la verdad había sentido más miedo que otra cosa.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Mar Abr 23, 2019 12:26 pm

Spilling the coffee

Hizo un puchero silencioso, debía admitirlo. Le gustaban los retos, podrían considerarse del tipo de persona competitiva. Y realmente esperaba una reacción un poco mas competitiva de su parte — Si quizás eso no es muy maduro de mi parte. — Bastian parecía el tipo de personas demasiado serias — Metódico  — Si, esa sin duda era  una palabra que se le venia a la mente al verlo. Se preguntaba si en algún momento tendría la oportunidad de verlo de forma mas relajada.  — Verlo correr sera divertido.

En realidad a mi tampoco, digamos que.. Me parece una buena forma de mantenerme activa  — Comento sonriente, se había vuelto una costumbre. Al menos una vez al día necesitaba correr, incluso si no practicaba boxeo. Era extraño que no lo hubiese visto en alguna otra ocasión, no le gustaba limitarse al campus así que era muy común que rondara por varias zonas— Quizás, habían más personas de las que creía. — Abrio ligeramente los ojos algo sorprendida. No esperaba que le gustara el Sundae de hecho lo imaginaba prefiriendo cosas mas, amargas quizás.

Es extraño, me daba la impresión de que te gustaban mas las cosas amargas
 — Comente tomando otro sorbo de café, por su cabeza no dejaba de rondar la imagen de Bastian en otras circunstancias ¿como seria en un parque de atracciones? era de las personas que le gustaban la adrenalina o prefería las cosas mas calmadas. Quizás eran preguntas tontas, pero al ver a una persona tan seria no podía evitar preguntárselas.

¿Y tuviste miedo?  — Pregunte divertida mientras tomaba otro trozo de torta, de alguna forma lo imaginaba controlando la situación perfectamente. Ella seguramente hubiese estado merodeando por la zona y mientras no hubiese algún movimiento sospechoso, estaría tranquila.— Después de todo ¿están muertos, no? — Sin querer sus pensamientos terminaron divagando hacia el famoso Ren, aquel sujeto tan superficial e insoportable ¿como seria ser medium y quedarse en un cementerio? ¿las almas lo molestarían?

Deshecho estas ideas, probablemente ni siquiera era uno — Existen muchos estafadores  — De pronto su atención de centro nuevamente en Bastian, aun tenia varias cosas en mente que preguntarle. Pero no estaba segura si estaba sonando ya demasiado entrometida, por lo que decidió finalmente terminar con su taza mientras observaba y escuchaba la lluvia  — Ese sonido me relaja, podría escucharlo durante horas  — Mi voz era dulce, parecía feliz de que estuviese lloviendo.

De alguna forma era extraño, todo esto parecía un sueño. Le resultaba bastante irreal toda la situación, haber conocido a alguien derramandole un café encima. Si, esa sin duda seria una historia interesante de contar — Al menos cuando salgamos a correr, puedes estar seguro de que no derramare ningún café sobre ti.  — Comente repentinamente, lo peor que podría pasar seria derramar sobre el agua y eso no presentaría tanto inconveniente.  — Quizás hasta lo refresque.






Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Miér Abr 24, 2019 12:59 pm

Spilling the coffee

T

omó el café entre sus manos. El calor de la bebida se sentía bien entre sus dedos. Era la temperatura perfecta tomando en cuenta el frío de la lluvia afuera y el contraste con el postre que Elizabeth había invitado. Se sentía simplemente bien. No lo decía, desde luego, pero no se trataba de un secreto. Era más cómodo que el solo soplar el aliento en sus manos. Era muy cuidadoso con las temperaturas. Su padre sufría de las articulaciones, después de todo.
Volvió su mirada a la pelirosa, cuando comentó lo de estar en forma. Asintió. Quizás no estuviera mal, después de todo, pero sonaba violento.

-Estando aquí pensaría que hay más oportunidades de aprender artes marciales… cayendo en estereotipos, no sé. -Sonrió, encogiéndose de hombros-. El judo suena interesante. Se supone que es más defensivo, creo.

Dio un sorbo más a la bebida, antes de buscar otra cucharada del postre. Estaba muy bien. Su sabor le encantaba, acompañando lo dulce con un poco de toque acido. Era lo que hacía a las fresas su fruta favorita, pese a que no las comía realmente seguido. Alzó la vista cuando le comentó lo que pensaba de él al respecto.

-¿En serio? En realidad sí que me gustan ambas cosas. -Admitió, sonriendo un poco-. Pero no puedo probarlas tan seguido. El café está bien solo, pero me agrada también algo así. El pan relleno y los helados están bien pero… me desespera cuando se manchan las cosas. Es una manía, lo sé. ¿Cuál prefieres tú?

Fue cuidadoso, señalándola a penas con la mano para darle paso a hablar. Había buscado en un libro que los orientales solían considerar el ser señalado con los cubiertos como una forma de desprecio. Claro que ninguno de los dos era oriental en esa mesa, pero no quería correr riesgos.

La plática le hizo rememorar esa experiencia en el cementerio. Por un instante lo pensó, retomando la imagen de la noche fría, el correr entre las tumbas y, lo peor, el que alguien le estuviera persiguiendo. Ocultarse en un mausoleo y el escuchar como gente preparada iba desapareciendo, antes de toparse con una tumba con un secreto. ¿Emocionante?

”Sí, lo fue. Un poco… pero entre medios.”

Lentamente asintió, abriendo los ojos algo más, como si, en realidad, recordara algo que tenía que atender. No logró, por suerte, revivir las sensaciones, peor las tenía presentes. Quizás era muy diferente a lo que ella esperaba o su imagen proyectaba, pero era un hombre normal… que le gustaba la mágia.

-Vaya que sí… Sí. Creo que no había tenido tanto desde que llegara a este país.

Decidió no dar más detalles. Se suponía que la policía se había visto implicada –o, más bien, él se implicó en asuntos de la policía- y no tenía idea de si debía decir algo al respecto. Mejor callarse y esperar. Meterse en problemas no era buena idea.

Casi se había terminado del todo el postre. Afuera, la lluvia pareció menguar, al menos un poco. El sonido seguía siendo agradable por lo constante, sin truenos estridentes o un viento aullante que alteraran el ritmo. Comprendía que le gustara, a él también le iba mucho la situación. Quizás por eso mismo prefería intentar recordar fragmentos pequeños.
Cuando comentó lo de derramarle encima el café, rio algo más fuerte. Casi había olvidado la situación. Era una buena señal. Asintió un par de veces, y luego buscó en el bolsillo de su chaqueta.

-Sí, eso está bien. -Consiguió la libreta de bolsillo y si fiel bolígrafo, donde anotó su número y el email que le diera la escuela y el único que tenía. Lo deslizó al lado de Elizabeth-. Igual, si quieres quedar otro día para charlar… es divertido hablar en otra cosa que japonés.

Desde luego, era aún poco experto y hablaba con acento.
No se levantó ahora, aunque pronto habría que hacerlo. Prefirió dejar él mismo sus datos y no ser entrometido para pedir los ajenos. Tomó su bebida una vez más y apuró lo que quedaba en ella.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Lun Abr 29, 2019 11:39 am

Spilling the coffee

Ladee ligeramente la cabeza mientras lo miraba, sinceramente no lo había pensado. — Estoy mas familiarizada con el boxeo, aunque podría ser divertido intentar algo diferente. — Comente pensativa, desde mi llegada a la ciudad Eadrom habia estado intentando probar nuevas cosas. Claro, que siempre había tenido esa profunda curiosidad por los cambios. Sin embargo, nunca se aventuraba a hacer cosas distintas. — Intentaba evadir la monotonía.— Al menos ahora que se sentía con mucha mas libertad y no tenia una agenda tan apretada como acostumbraba.

No soy fanática a lo amargo— Incline la cabeza hacia la taza de café, ya vacía. — Me inclino mucho mas por lo dulce y lo salado, como snacks y esas cosas. De hecho es lo que más tiendo a consumir — Comente sonriendo ante aquella forma tan cuidadosa de señalarme. Era algo delicado, ya que dependiendo del lugar podría tratarse de una ofensa. — Soy un poco desastrosa algunas veces, al menos cuando se trata de comer cosas así. Mis mejillas siempre terminan manchadas, es una suerte que mis prendas no corran el mismo riesgo — Concordaba con el, odiaba las manchas. Necesitaba que mi ropa estuviera en perfecto estado.

No lograba imaginarlo atrapado en el cementerio, parecía una persona con una mente fría. Del tipo de personas que no creen en la magia ni en seres sobrenaturales— Nada alejado de la ciencia — Al menos era su impresión, por supuesto que ella creía en estas cosas. De hecho le emocionaba pensar en poder toparse con una criatura mística, o algo fuera de lo normal —Bien, había empezado a adquirir cierto interés por temas como ese. Conseguir personas distintas, como lo era ella.

No se si solo sean rumores, así que por favor no me vayas a mirar como si fuese una adolescente chismosa de preparatoria— Comente pensando cuidadosamente en mis palabras, realmente no deseaba sonar fantasiosa.  — Tenias las probabilidades de encontrarte con algo distinto. Esa adrenalina me habría gustado — Seleccione muy bien mis palabras, cuidando de no decir palabras como vampiros, demonios o sobrenatural. Cosas que sonaran como si estuviera loca. — Pero no lo estaba.

Aquella era la verdadera razón de su viaje, desde entonces Inglaterra no parecía el mejor lugar para vivir. Habia escuchado rumores de Eadrom y necesitaba saber si el lugar era tan extraño como lo describían, hasta ahora todo había sido muy normal. Pero no se lo creía, sus habitantes tenían que ser como ella — Diferentes
Al menos tenia la esperanza, quizás solo así lograría encontrar aquella cosa que no sabia que buscaba. Lograría aplacar ese sentimiento.  

Miro su celular asombrándose por la hora, si probablemente hubiese tardado mucho más de lo que se imagino. Ya debería volver, tenia muchas cosas pendientes por hacer — Habia sido agradable compartir tiempo con alguien — Sonrió ante ese pensamiento, verlo reír así era extraño. A pesar de todo lo que habían conversado, no podía quitarse de la cabeza aquella apariencia de señor de negocios. Tomo con lentitud aquel papel, probablemente se quedo minutos observando la caligrafía y los datos.

Agarro su cartera y coloco sus mismos datos para entregárselos también, de modo que fuese mutuo. En caso de que alguno de los dos lo perdiera — Aunque dudaba que el lo hiciera — Mi caligrafia era elegante, daba un cierto aire a las épocas medievales. Esperaría a que Bastian acabara su café para levantarse, no quería parecer desesperada en irse.— Me encantaría, es tan natural conversar en ingles. Se siente casi como si estuviera en casa.  





Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Mar Abr 30, 2019 12:18 am

Spilling the coffee

A

lcanzó a sonreir cuando hizo el comentario de preferir lo dulce en especial. Lo había imaginado, desde luego. En realidad, sospechaba que era un gusto de lo más natural. Él mismo lo disfrutaba. Aun así, su sonrisa fue sincera al imaginarla con las mejillas manchadas de algo azucarado como helado o algodón de azúcar.

-Ya. Lo tendré en cuenta entonces. La próxima vez. -Aguantó la risa, un poco.

No logró percibir sus suposiciones sobre cómo habría de actuar en una situación como la del cementerio. Probablemente estaría imaginando algo alejado a la verdadera experiencia que vivió allí. No estaba seguro de como podría describirla si se lo preguntara. Llegó a entender lo que pasaba por su cabeza cuando comentó lo de la adrenalina. Si bien su expresión no cambió demasiado, sí que alzó más las cejas, asintiendo un poco.

-Bueno, es cierto en que fue mucha adrenalinda. -Admitió-. Pero creo que no es lo que esperabas, de solo estar atrapado o ver cosas interesantes… solo fue raro y peligroso.

Desde luego, la experiencia había sido un parteaguas. No se arrepentía, pocas cosas en el pasado podían jactarse de ser algo que hubiera preferido no ocurriera. Después de todo, era la suma de las experiencias lo que lo hacía la persona que era y eso no pretendía cambiarlo.

”Vale, que quizás cambiaría en haberme llevado una pistola o ropa de deportes…”

Se le iluminó la mirada ante la revelación. Era justo que pensara así. Quizás se vestía demasiado formal. No lo entendía. Los jeans no eran formales, pero quizás la gente allí prefería ver un logo escolar para diferenciar, o solo era la cantidad de asalariados que se paseaban por el lugar.

La lluvia había hecho una pausa, finalmente, y parecía conceder el tiempo necesario para que uno se escapara de su manto helado y corriera a refugiarse. Si no aprovechaba aquella ventana, terminaría por marcharse cuando estuviera empapado y, peor, comprometería a Elizabeth a correr con la misma suerte.
Para su fortuna, la joven le recibió el papel y le entregó uno propio. Tomo el mismo y miró un momento su interesante letra. Podía leerla bien. Era la primera vez –sin contar a los compañeros de trabajo- que alguien le daba datos de contacto. Guardó el papel en su bolsillo, con cuidado y, finalmente, se puso de pie.

-¿Vas a casa ahora? ¿Te acompaño?




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Elizabeth Campbell el Dom Mayo 05, 2019 3:18 pm

Spilling the coffee

Era interesante la forma en la que pasaba el tiempo, tenían mucho rato hablando y parecía como si hubiesen pasado apenas  minutos. Nunca se imagino tendría la oportunidad de conocer a una persona de una forma tan inusual e incluso hasta ahora le costaba un poco asimilar lo amable que había sido Bastian. Así que si, estaba mas que dispuesta a conocerlo mejor en otras situaciones  en las que no estuviera involucrado un café derramado de por medio. Aquella risa contenida me hizo sacar una sonrisa Si, eso seria algo que preferiría evitar. O al menos por el momento, seria vergonzoso protagonizar una escena así.

Coloque una ligera cara pensativa, si probablemente se estaba imaginando algo mucho mas extraordinario de lo que en realidad había acontecido — Seria divertido experimentar algo así en alguna ocasión — Aunque claro, de forma distinta. Aunque en realidad eso no es algo que puedas controlar, es como la suerte algunos acontecimientos son afortunados para algunos mientras que para otros son desafortunados.— De cualquier modo, es una buena forma de probar tu valor ante situaciones de miedoAun si no hubiera pasado nada, eso habría valido la pena.

Ese pensamiento la hizo divagar nuevamente, la ciudad estaba llena de misterios y si ella no contaba con ninguna suerte de encontrarse con algo. Debería buscarlo por sus propios medios — Debo admitir que últimamente me declaro fanática de la adrenalina — Comente con un ligero entusiasmo, debería mantenerme alejada. Pero las cosas alejadas de mi comprensión solo lograban mantenerme mas interesada. — Si, eso definitivamente podría traerme muchos problemas mas adelante.

Escuchar al fondo como la lluvia se detenía la hizo despertar y darse cuenta de que ya era el momento de retirarse, aquel encuentro la hizo entrar en razón. Al menos de cierta forma, no había estado buscando bien aquellas respuestas y aunque no conocía todas las preguntas, al menos debía empezar con aquellas que no paraban de taladrar su cabeza. — Y por supuesto, que aquello era el mejor de los inicios. — En cuanto el se puso de pie, ella hizo lo mismo. — En realidad, no vivo tan lejos de aquí — Le comente con una ligera sonrisa.

Es por ello, que no debes de preocuparte. — Lo mire fijamente ligeramente impresionada, bien. Si que lo había imaginado siendo un poco mas alto que yo, aunque no tanto.— ¡Ni siquiera soy tan pequeña! mido 1.70 con orgullo. — suspiro con cierto fastidio, aun así no dejaría que le ganase corriendo. El había hecho una guerra no hablada — Aunque sabia que el no era fanático de las competencias. Al menos no tanto como ella— En fin, abrió la puerta del establecimiento y le dedico una ligera sonrisa— Realmente estoy emocionada por salir a correr contigo, así que estaremos en contacto. Es mejor que se apresure si no quiere que le agarre la lluvia.

Y una vez dicho esto, le dedico otra sonrisa antes de comenzar a encaminarse hasta su hogar. Después de todo era cierto, no quería arriesgarse a que Bastian luego se quedara atrapado por su culpa. De cualquier modo, había sido un día distinto y también bastante divertido— Una forma perfecta, de conocer a nuevas personas — lo pensó un poco mejor — Bueno.. Casi.





Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Firma-15
○[Bluecherry] ahora es [Elizabeth Campbell]
Pienso  | Actuó  | Hablo
Carnet:
Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Elisabeth
Elizabeth Campbell
Salón : Universitario(a) Dromes : 13725
Reputación : 2
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Bastian Shawn el Mar Mayo 07, 2019 4:38 pm

Spilling the coffee

P

robablemente se había formado una idea incorrecta de Elizabeth cuando la conoció. En ese momento había estado algo retraida por la situación. No podía culparla, desde luego, dado que no se conocían y habían tenido un encuentro bastante accidentado. Poco a poco la persona delante de él se había mostrado con mayor claridad. Lo sorprendente fue casi al llegar al final de la conversación, encontrándose con una persona que parecía comenzar a bullir excitación por la emoción de una aventura. Todo lo que se lo permitía el escenario de una cafetería en un día de lluvia.
Lo hizo sonreír la manera en que parecía querer salir a encontrarse con el destino. No se reía de ella, desde luego. Ni siquiera le parecía ingenua, pero era refrescante ver aquél ánimo. En él no había desaparecido pero sí alcanzado un estado ecuánime con el resto de sus emociones. Descubrir era distinto para Bastian.

-Vale. Un día te mostraré donde es. Pero no será de noche. Tenlo en cuenta. – Advirtió, más en un tono de broma que en cualquier otro. Aun así, pensaba cumplirlo, si es que aquello tenía lugar en algún momento.

Al ponerse de pie volvió a caer en cuenta en la mancha color café sobre la parte baja de su camisa. La primera parecía haberse diluido, más que nada expandido y el material no se veía fatal como al inicio. Eso estaba bien, pero dudaba que fuera algo de lo que pudiera lamentarse. Lavaba la ropa en casa y seguro solo tendría que meterla un par de veces. Le restó importancia, sin notar la guerra interna que tenía la chica de cabello rosa al considerar la altura como un factor al correr. Tenía sentido pues la zancada era distinta.

Asintió cuando ella declinó su propuesta de acompañarla. No eran tan cercanos aún, pero había estado muy bien. En realidad, ni siquiera se acordaba ahora de los problemas en su teoría y trabajo. La salida había resultado bien en cuanto a pensar en cualquier cosa excepto el trabajo. Sentía que podía volver a ello sin demasiadas complicaciones.

-Aun así ten cuidado. ¿Sí? Parece que lloverá toda la noche y tal vez mañana.

Miró al cielo gris. No tenía idea de lo que la lluvia le traería al día siguiente. Por fortuna eso aún estaba lejos.
Se despidió de Elizabeth dándole la mano, aunque no con un apretón de negocios, sino con uno más bien cálido. Sonrió, además. Lo había pasado bien y lo agradecía. Despedirse también fue un momento agradable.

Al ver marchar a la chica, no pudo sino hacer lo mismo. Extendió la mano para decir adiós a los trabajadores del café. Seguramente volvería en no mucho tiempo. La chica y su superior le dijeron unas palabras de despedida, mismas que no alcanzó a escuchar del todo.




Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn) Bastian-Shawn
Bastian Shawn
Salón : 3 A Dromes : 17534
Reputación : 6
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Cerrado Re: Spilling the coffee (Priv. Bastian Shawn)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.