Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Tiger on the W o o d s ─ Tema Libre A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tiger on the W o o d s ─ Tema Libre Empty Tiger on the W o o d s ─ Tema Libre

Mensaje por Nobunaga Nishio el Lun Abr 08, 2019 3:16 pm


La sombra de mayor tamaño huye veloz e imparable, tras ese sombrío ente se aproxima una sombra de menor tamaño: Aparentemente humana, aparentemente. La expresión del de mayor tamaño es de total desesperación, no está a gusto siendo perseguido de esa manera: En su rostro puede verse caer un pequeño rastro de saliva, casi animal por momentos acompañado de jadeos que más bien son producto del cansancio por aquel escape forzoso. La otra sombra sigue igual de calmada, pero en sus ojos se ve la determinación del cazador implacable, el que no se rendirá hasta atrapar a la presa y darle un desenlace al acontecimiento, a la cacería.

Un rugido puede dejarse oír por parte de lo que parece ser la criatura de mayor tamaño, el de menos estatura sonríe mostrando unos colmillos afilados que descienden dejándose ver bajo el labio superior; Entonces es cuando también pueden verse sus ojos entre sombras: Vivos de un rojo destellante, resplandeciente entre tanta penumbra... Los ojos que provocaron el terror del perseguido, aquel que ahora debía de escapar a una mayor velocidad si no quería ver esos orbes de cerca y conocer así su final inevitable ya que esos ojos no traen otra cosa más que mala fortuna y muerte en cuestión de segundos. Huye, escapa tan veloz como puede.

Es sabido que todo comienzo ─casi todo comienzo─ tiene un final, el ciclo debe cumplirse. En ese atardecer donde el sol ya comenzaba a esconderse y donde dentro del bosque las gigantescas ramas y el follaje de los árboles impedían ver la luz con claridad, el ciclo de aquel ente llegaría a su final por manos y garras del cazador. En el momento que detuvo su escape, él no mostró piedad alguna y lo rebasó; Pasando a su lado no dudó en rasgar dos veces con cada mano, dos zarpazos letales: Uno en la yugular del pesado monstruo y otro en sus ojos de forma horizontal ya que la visión de aquel individuo podía ser la clave para su supervivencia.

Pesadamente cayó de la gran rama al suelo de forma estrepitosa y se ahogó con su propia sangre, fue más rápido de lo que se merecía. Antes de marcharse, el tigre clavó sus garras nuevamente en el cuello de su presa, haciendo que pierda una mayor cantidad de sangre. Fue entonces cuando rugió casi guturalmente y perdió su transformación mostrando ahora ropas rasgadas. Tenía la misma forma humanoide solo que ahora era un poco más delgado y no había tanta musculatura, no había una cola, orejas más grandes ni tampoco colmillos o garras: Ahora era un humano andrajoso, con cara de muy pocos amigos eso sí.

─Merecías algo peor, monstruo.

Masculló entre dientes antes de marcharse, caminando a paso lento para encontrar una especie de corriente repleta de agua al paso de unos minutos, lavó sus manos, su rostro y pescó. Al volver donde estaba todavía aquel cadáver, chasqueó la lengua y lo pateó con violencia: El cadáver no era tan cadáver, estaba con vida. ─Eres un pésimo actor, me das vergüenza ajena ─El iracundo ser de figura corpulenta y obesa escupió más sangre, su rostro estaba pálido y sus labios completamente violetas: Un vampiro. Fue entonces cuando el tigre miró con altanería y negó con la cabeza al escuchar un sonido: Carroajes se aproximaron.

El obeso vampiro mostró desesperación y abrió un poco más los ojos de forma inútil, no podía ver absolutamente nada: Sus ojos seguían blancos y rasgados, probablemente tardaría un poco en regenerarlos. Se aproximaron a él y al tigre figuras con batas blancas, cruces en sus cuellos y espaldas, rosarios religiosos en sus manos: Sacerdotes. Dejaron la paga y el resto fue tema suyo, él ya no tenía nada que ver en como se las arreglen con ese vampiro que masacró una aldea entera. Eso sí, antes se aseguraría de que no fueran también vampiros buscando hacer alguna treta desagradable y traicionera.

Al marcharse, hizo una parada en el bosque para encender fuego y comer esos dos pescados.

Noche larga le esperaba.

Nobunaga Nishio
Dromes : 13753
Reputación : 3
Mensajes : 5
Ver perfil de usuario
Nobunaga Nishio
SEMI ANIMALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tiger on the W o o d s ─ Tema Libre Empty Re: Tiger on the W o o d s ─ Tema Libre

Mensaje por Una el Jue Mayo 02, 2019 10:41 pm

Un ave pequeña de color negro, observaba aquella situación, hablamos de aquella casería que se estaba dando, rechoncho de tantos cadáveres de los cuales alimentarse, se acicalaba las plumas en aquel extraño paraje. Entre los árboles, pasaba desapercibido como fauna de aquel extraño lugar. Las sombras del atardecer amainaban dando suave paso a la noche. El ave emprendió un vuelo hacia las cercanías del lugar y se posó sobre el hombre de una bella doncella, con cabellos color oro, quien poseía un pequeño muñeco. Rasgos finos y vestimenta gótica de antaño eran lo que se podía deducir en primer lugar de aquella incauta joven. Sus ojos de color ámbar, que daban una clara señal de su estirpe milenaria, se abrieron en sorpresa al escuchar aquellas palabras del ave el cual se había designado como su protector.

-oh avecita, avecita, no es nuestro deber meternos en asuntos de las demás razas-

Comento mientras mordía con suavidad una manzana. Para ella el mantenerse alejada de las poblaciones aglomeradas era un acto tanto de compasión, como de protección. Pues aun no lograba dominar aquella habilidad tan útil como peligrosa. Una habilidad de la que probablemente escribiré más adelante, pues no se puede sacar la sorpresa. Pero las noticias continuaron saliendo del pico de su emplumado amigo, un relato completo y de lo más precisó, para un ave, de lo ocurrido y los dichos en aquel bosque. Como también de la magnificencia de aquel guerrero y su don para el combate.

Movida por la curiosidad se levantó de aquel lugar donde estaba acampando y camino en la dirección indicada. Observo detrás de los arboles como era cargado aquel obeso ser y como era entregado a unos monjes a cambio de unas cuantas monedas. Pues ella acostumbraba el método antiguo. “Morirá sin honor” comento en su mente un poco entristecida por aquel sujeto, que ni siquiera conocía.

Se alejó un poco del camino, meditando en aquel suceso, pues la muerte era parte de si, aunque no era de extrañar que sea ella misma quien la propiciara y siempre que se pudiera colocaba en la boca de sus enemigos alguna moneda, para que pudieran encontrarse con Caronte y viajar por las aguas del Aqueronte.

Dejo al pequeño conejo de felpa que la acompañaba a un costado, tratando de sacar de su mente aquel extraño deseo que le provenía de lo más íntimo de su ser. Se arrodillo y en completo silencio, para no ser descubierta se tomaba de la cabeza, entrelazando sus cabellos largos entre sus dedos. Sentía pena por aquella desdichada criatura, que nunca llegaría al inframundo. Después de todo era su deber tomar posición de aquel lugar, una vez hubiera cumplido aquel propósito que se le designo en la tierra.

Sus orbes oculares que, al principio de esta narración, estaban dotados de vida, ahora solo se encontraban vacíos, pues los sentimientos se habían apartado de su corazón. Solo un simple deseo abarcaba desde el interior de su mente. Se movió con una buena velocidad mientras en su mano, como de la nada un hacha aparecía. Sus movimientos gráciles la ayudaron a cumplir con su cometido con eficiencia. Por lo cual gano unos cientos de metros, hasta llegar a un punto en el camino. Lugar en el que espero serena, alejándose del cazador. Una vez que diviso aquel grupo de monjes, camino hacia ellos en paso firme, a pesar de las advertencias de aquellos sujetos, apretó con fuerza el mango de su arma de filo y comenzó como a bailar entre ellos propinando golpes en sus cuellos y partes vitales, hasta que las almas de estos abandonaron sus cuerpos. El último en pie era el vampiro de enormes proporciones que habían apresado, asustado por su falta de visión, no dejaba de preguntar qué era lo que estaba sucediendo. Pero en ese momento un corte horizontal le rebano la cabeza y con ello su vida.

Algunas monedas y algo de dinero quedo tirado en el suelo, tomando de este comenzó a colocarlo en las bocas de sus enemigos, fue cuando despertó. De sus ojos, las lágrimas comenzaron a caer, al punto de que apenas podía mantener su dulce mirada, la cual poco a poco se llenaba de lágrimas de desdicha y dolor, había segado varias vidas y sus facultades mentales apenas eran conscientes de ello. El hacha desapareció mientras caía de su mano, manchada con la sangre de inocentes.

Corrió rápido hasta llegar a un arroyo cercano, bañada en lágrimas, sintiéndose la criatura más desdichada de este planeta, se lavó fregando con fuerza aquellas manchas de su rostro manos y ropas hasta que no quedo una sola gota de sangre, en ese momento su mente comenzaba a maquinar, Fufu, el animal de felpa estaba a su lado, pues ella lo trasportaba inconscientemente hasta donde se encontraba, entonces se entablo una breve conversación entre ambos. A pesar de que todos sabemos que los aquellos seres inanimados no pueden hablar.

-Tienes razón Fufu, Una no es culpable de aquellos actos, si el Hunter, hubiera hecho las cosas como se debían, Una no tendría que encontrase en este estado tan desdichado. Una debe arreglar cuentas con él-

Comento dándose a una nueva misión, buscar y cazar a quien ella denominaba el cazador. En Ingles claro está. Buscarlo, no era tarea fácil, pero gracias a la ayuda de aquel cuervo, quien era su guardián facilitaba un poco las cosas para nuestra joven asesina. Camino entremedio de aquella vegetación hasta llegar a unos cien metros de distancia del cazador. El encontrarlo fue un arduo trabajo, el sol de la tarde apago su brillo y la inmensidad oscura de la noche tomo su lugar. A unos cien metros de donde se encontraba dicho hombre, su figura cambio disminuyendo su contextura física y edad aparente, convirtiéndose en una pequeña que apenas aparentaba unos siete u ocho años de edad. Con un suave sollozo emprendió su camino para encontrarse con aquel sujeto.


○ [Stein] ahora es [Una]
Una
Salón : 1 A Dromes : 62297
Reputación : 9
Mensajes : 210
Ver perfil de usuario
Una
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.