Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina) A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Samuel Turel el Lun Mar 11, 2019 5:20 am

Luces de neón suaves, música estridente como fondo de conversaciones amistosas y otras un tanto más desinteresadas. El hombre que atiende la barra mira a la gente, agradecido de trabajar en un bar calmado donde el principal interés es reunirse a pasar la noche y no para enfiestarse ni embriagarse.

El local tiene múltiples mesas y sillas de madera oscura repartidas por el perímetro. La barra ocupa el centro de la pared frente a la puerta de cristal y en las paredes se pueden utilizar los sillones oscuros que rodean las mesas. Ese es el lugar predilecto, dando la oportunidad de obtener comodidad y un lugar donde no pasa gente por los costados de forma constante. Las luces se reparten de dos en dos, dando luz a diferentes mesas. Los parlantes por donde se oye la música no tienen el volumen lo suficientemente alto para irrumpir en las charlas. Es un bar donde reunirse con amistades y charlar, no un pub donde la fiesta sea el objetivo principal.

En una de las mesas se ve a un grupo de personas. Jóvenes charlando y bebiendo. Hay risas y el alcohol en la mesa les brinda ánimos, pero ninguno de los allí presentes muestra señales de ebriedad. El alcohol sólo está para subir el nivel de jovialidad, pura y exclusivamente.

Los jóvenes charlan sobre el trabajo y la vida, algunos muestran afecto a su pareja, pero es dando un abrazo con el que rodearse y así seguir charlando. Pero en el centro de los asientos, del lado interno, estaba Samuel rodeado por las personas. Iba con el cabello atado a la altura de la nuca, lo que no detenía algunos mechones rebeldes. Llevaba una playera blanca y una chaqueta azul sobre ésta. Debajo de la mesa se veían zapatos negros junto con unos jeans grises que parecían pretender ir a juego con su expresión. Estaba aburrido, quizá desganado. Para él, el alcohol no servía como un animador de habilidades sociales. Simplemente se encontraba ahí, bebiendo. Miraba a su grupo de amigos hablar y divertirse. Se habían reunido con otro grupo de personas a los que habían conocido por medio de un tercero que compartía amistad con ambos grupos.

Se suponía una noche en la que se iba a divertir, pero fue casi arrastrado a ella por la insistencia de sus compañeros, que de vez en cuando se decidían a sacarlo del llamado "agujero de la soledad" que Samuel se formaba él solo. No lo estaba pasando mal, a pesar de que su falta de comunicación pudiera dar a entender lo contrario. Se reía usualmente de alguna anécdota, o sobre el chiste que alguien vio en uno de sus celulares. Pero más allá del ocasional momento que se daba para beber cerveza, se la pasaba mirando a los demás o a su teléfono para buscar algo para entretenerse unos segundos hasta retomar el hilo de la conversación.

Sus amigos lo conocían así, y no lo culpaban. En el fondo, les agradecía esa comprensión. No le molestaba seguir allí en tanto no se presentaran incomodidades, y habría gustado permanecer en el mismo estado toda la noche.


○ [Deadpool] ahora es [Samuel Turel]
Samuel Turel
Dromes : 150425
Reputación : 6
Mensajes : 105
Ver perfil de usuario
Samuel Turel
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Irina Windelband el Sáb Mar 16, 2019 7:58 pm



No bebe con regularidad, pero el trabajo en la biblioteca se volvió insoportable durante las últimas semanas y el alcohol ciertamente le sentó de maravilla ¿quién diría que se estresaría tanto por el inventario y nueva ubicación de los libros? Sí, se conoce todos los libros de arriba abajo, al derecho y al revés, de memoria…pero nadie le informó antes de iniciar con el inventario que debería ordenarlos bajo las nuevas disposiciones de la administración. Tal vez debió escuchar la recomendación de su amiga Jeanne y contratar un ayudante, pero dentro de su tozudez eligió hacerlo sola “A veces te sobre estimas, Irina

Por eso, acompañada de una charla amena con sus amigos y el ritmo de la música del bar donde se reunían, Irina bebía cerveza servida en un jarro bastante grande. Sus amigas le insistieron mucho para ir; en primer lugar porque no hacía más que trabajar y trabajar y trabajar, en segunda porque hacía meses que no salían juntas y temían que se volviera una ermitaña en las cuatro paredes de su habitación o detrás de la recepción de la biblioteca –sino lo hacía en uno de los pasillos en mitad de la sección de poesía, su lugar predilecto en la biblioteca donde trabaja- . Las conversaciones en la mesa iban y venían, todos se divertían aparentemente, aunque Irina solo reía o comentaba algo de vez cuando, casi más concentrada en su bebida hasta que escuchó una voz dirigirse directamente a su persona. —¡Vamos Irina! Iremos a bailar ¿vienes? —preguntó Alicia, una de sus amigas más cercanas.

El ángel tomó su jarro de cerveza rodeando el frío cristal con ambas manos y negó sonriendo, las mejillas rosadas por el alcohol que ciertamente no le sentaba muy bien o tal vez se le subía muy rápido al no estar acostumbrada —Nooo yo no sé bailar, tengo dos pies izquierdos —y se señaló los botines negros que llevaba puestos a juego con su vestido de color bordó. Enseguida uno de los chicos, otro conocido, pero no uno con quien hablase mucho, se acercó a la mujer y le extendió una mano —Por favor Ina, solo un rato — insistió ganándose la aprobación de las chicas. El encargado del bar subió un poco más alto el sonido de la música, no había mucha gente aparte de su grupo pero de todas formas Irina continuó negándose a bailar con ellos.

No, en serio, prefiero quedarme bebiendo un poco más — finalizó llevándose su tarro a los labios y bebiendo hasta lo último. Lentamente las conversaciones mermaron y todos comenzaron a bailar a unos pasos de la mesa donde se reunían antes, por lo mismo Irina se quedó sola a excepción de alguien que…” No lo he visto antes” evidentemente no conocía. En principio se saludaron al llegar, pero fuera de un cruce de palabras, no hablaron más. Así que circundó un silencio bastante cómodo por un rato.

Hasta que vio la botella de cerveza en mitad de la mesa. La última de la mesa. Y su tarro estaba vacío.

Tuvo que cambiarse de asiento para alcanzar la misma, a uno más cerca de…”¿Cuál es su nombre? Uhm…” del hombre que parecía igual de interesado en bailar como ella lo está. “¡Samuel!”—¿No te molesta si me sirvo? Es la última por ahora — Agradable, incluso con alcohol encima, Irina es una mujer sociable por naturaleza, quizá con ello un poco más. Se abanicó con la mano izquierda, comenzaba a sentir calor — No quiero ir por una hasta la barra —aclaró. Sin esperar respuesta alguna se sirvió, lo suficiente para llenar su tarro y luego tomó algo de hielo también — ¡Perfecto! La mitad es para ti. —sonreía satisfecha. Solo esperaba que realmente su intromisión no molestase al otro. Por lo demás, soltaría un pesaroso suspiro después.

A unos pasos, sus amigos parecían ajenos a ellos dos.

Irina Windelband
Dromes : 25590
Reputación : 0
Mensajes : 9
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Samuel Turel el Mar Mar 19, 2019 9:25 pm

Desde el lugar podía ver a sus amigos acercarse a la pista. Quisieron insistir, pero con el aire que desprendía les daba a entender la falta de deseos. Estaba mejor así, mirando la diversión de la gente. Ya se había intentado por todos los medios llevarlo a la pista y así se divirtiera un poco. Y así mismo, decenas de invitaciones rechazadas en cada una de las salidas ya les habían dado la idea de lo difícil que sería convencerlo de lo contrario.

Junto a él otra chica se quedó en la mesa. De inmediato supo que no era alguien a quien hubiese visto antes. Su rostro blanco despertaba una sensación de incierto y duda, al que no podía siquiera esperar descifrar por el aura de inquietud que le transmitía. Su único cruce había sido un saludo general que se dieron todos para con el grupo opuesto. Era una reunión entre grupos diferentes por medio de unos conocidos en común que buscaban formar buenas migas entre ambos lados. Habría sido esa la razón de sentirse tan apretados en la mesa, donde apenas parecían entrar todos a la vez.

Cuando uno de sus amigos se aproximó a ella con el fin de llevarla a bailar frunció el ceño sin razón aparente y sin tanto énfasis como para que nadie aparte de él lo notara. Y, naturalmente, lo hizo. Ni siquiera él entendió ese repentino gesto malhumorado que escapaba a su razón. En el pecho sintió un alivio cuando la oyó rechazarlo, riéndose por dentro, una vez más, sin una razón que lo justificara del todo.

"¿Celos? ¿Eso tiene algún sentido?"

Entendió que esa intriga fue atracción desde el primer momento. Se habría reído de lo ridículo que se sintió, pero una conversación de la que fue parte le irrumpió de repente.

¿Ah? ¡Ah! No, adelante —respondió reponiendo su mente luego de ser atrapado con la guardia baja.

Ligeros golpes de sus dedos sobre la mesa revelaban al indeciso Samuel, que vacilaba en responder e intentar iniciar una conversación o guardar silencio. Bien podía haber sido un acto de cortesía que nada tenía que ver con genuino interés de comunicarse con él. Y la interminable racha de risotadas que recibiría si ella le humillaba. No tenía miedo en sí, sólo falta de ánimos de tener que soportar luego a sus amigos riéndose de la situación. Y así, dudando de si debía hacerlo o no, se encogió de hombros en sentido figurado y aceptó.

No me hago a la idea de alguien como tú bebiendo cerveza así, con tal ligereza —añadió. "Bravo, idiota, buena manera de iniciar una conversación" se escuchó dentro de su cabeza—. Eres mucho más valiente y resistente de lo que pareces a simple vista.

Desde su asiento, de brazos cruzados, observaba a Irina. El final de esa frase le daba el pie para acabar dirigiéndose a ella de manera directa, pero se detuvo recortando la oración con una entonación incómoda cuando se dio cuenta de que no sabía su nombre. Lejos de ocultarlo, se lo preguntó de forma abierta con un tono educado y en gesto de disculpa por su distracción.


○ [Deadpool] ahora es [Samuel Turel]
Samuel Turel
Dromes : 150425
Reputación : 6
Mensajes : 105
Ver perfil de usuario
Samuel Turel
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Irina Windelband el Vie Abr 05, 2019 10:21 pm


Con el paso de los años en la Tierra, Irina lentamente se vuelve una humana más, con sus debilidades, sentires, vicios... O al menos, eso piensa ella cuando observa el paralelismo entre su yo actual y su yo que sirvió en los cielos. Antes tan centrada, un soldado listo para cumplir órdenes y mandatos, hoy, una chica disfrutando de un trago en un bar entre amigos a mitad de la noche. La cerveza fría entre sus manos es prueba del cambio y el comentario del hombre que la acompaña en la mesa, lejos de molestar a la mujer, solo le arranca una carcajada y logra que sus ojos avellana se claven en él.

Si Samuel supiera lo valiente que alguna vez fue en nombre de Dios…de las cosas que soportó… de…

¿Esto? — preguntó arqueando una ceja, pero pronto, volcando el contenido de su tarro sobre sus labios, bebió toda la cerveza que se sirvió sin siquiera mostrar indicios de que le causase esfuerzo. Si bien, no bebe a menudo ni aguanta demasiado, quiso probar suerte y mostrarle al moreno que no debía subestimar a su persona de ninguna forma ¡Ahh! Seguramente el alcohol que consumió antes ya se le había subido a la cabeza y por eso actuaba así. Por suerte logró su cometido sin atragantarse ni pasar un papelón intentando aquello.

Al terminar, sonrió satisfecha e hipó suave cubriendo su boca con el revés de su mano izquierda dejando su tarro vacío sobre la mesa en medio de los dos.

Las apariencias engañan ¿sabes? Es un dicho popular —aprovechando para moverse de lugar y sentarse en el asiento libre justo alado suyo, Irina respondió todo aquello de un tirón quizá tomándole el pelo tras notar que él parecía algo nervioso por olvidar su nombre. Total, estaban los dos solos ahí en la mesa, sus amigos se mantenían muy ocupados en la pista bailando para preocuparse por ellos, no le venía mal una pequeña charla mientras mataba los minutos antes de volver a casa, a la rutina, a las dudas, a todo — Uhmm ¿te llamas Samuel, no es así? Yo soy Irina —se presentó cordialmente, las mejillas de la mujer ligeramente rosadas por el alcohol se acentuaron al sonreír mientras extendía su mano como saludo más formal —Podría beberme tu parte también — finalizó en un tono muy alegre y con un toque de desafío mientras miraba fugaz el resto de la cerveza en la botella.

Irina Windelband
Dromes : 25590
Reputación : 0
Mensajes : 9
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Samuel Turel el Dom Abr 07, 2019 8:31 pm

Podría haberse iniciado la conversación de un modo tal vez menos condescendiente, Samuel lo tuvo presente. Se sintió arrepentido de inmediato, pese a que Irina, por el contrario, no se lo tomó como un acto de menosprecio o algo parecido. Mas bien se lo tomó con gracia, como un desafío que debía cumplir para mantener su "honor", si es que había honor en el acto de beber sin caerse ni desfallecer.

Esos vicios estaban presentes en él, pero no se sentía cómodo como para considerarlos una virtud o un logro. Generaban algo de pesar, un placer culposo que debía aceptar como parte de sí mismo, pero que sin importar el tiempo que transcurriese seguía sin poder aceptar. Eso le sorprendía y despertaba su admiración en los humanos, capaces de aceptar algo tan dañino como sustancias que destruyen el cuerpo desde dentro, e incorporarlos en el día a día como algo normal. No era una cualidad loable, e incluso a veces la veía como autodestructiva, inconsciente y hasta despreciable. Pero a nadie parecía importarle, y esa inconsciencia era motivo de admiración. ¿Se podía ser tan ignorante de la vida?

Por eso miraba a Irina con tanta atención, camuflando su obvio interés en ella como persona a través de su interés por descubrir el origen de esos comportamientos injustificables, según él mismo. No resultaba impresionante ver eso en hombres adultos, lo había presenciado un sinfín de veces, pero la mujer claramente no encajaba en esa imagen, y puede que fuese eso lo que mayor curiosidad despertaba.

Sí, yo soy Samuel. Es un gusto, Irina —la saludó buscando responder a la simpatía que ella le ofreció, sin demasiado éxito.

Se ponía un tanto inquieto mirando a Irina de frente. Tomó el tarro que llevaba su parte y se lo apartó, sin saber muy bien porqué. Un temblor en la ceja derecha se presentó cuando ella se le acercó con el rostro ligeramente enrojecido por el alcohol que ahora se le había empezado a subir. No había mucho caso en intentar negarlo, se podía ver a simple vista.

Nop, lo siento. Este es mío y lo tomaré yo, gracias —le contestó con un cierto tono juguetón, sin salir de esa aparentemente inmutable capa de seriedad que se formaba entre sus cejas firmes (pese a no tener cejas per sé).

Y así fue. Samuel tomó su tarro y se lo bebió, dejando a Irina sin la oportunidad de luchar por él. De inmediato él se sintió arrepentido. Se encontraba bien y no necesitaba beber, pero desde el momento en que el fuerte olor del alcohol llegó a su nariz y el líquido llegó al estómago un fuerte golpe como una sacudida le estremeció de los pies a la cabeza. Suerte para él que se encontraba sentado y bien sujeto en el asiento. Se le escapó una risa, sabría uno porqué.

¡¿Ves?! ¡Te lo dije! —exclamó—. No te iba a dejar tomar de MI bebida, Irina —pese a lo que pudiera aparentar, no se encontraba ebrio. El alcohol logró quitar sus inhibiciones, por eso ahora reía.


○ [Deadpool] ahora es [Samuel Turel]
Samuel Turel
Dromes : 150425
Reputación : 6
Mensajes : 105
Ver perfil de usuario
Samuel Turel
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Irina Windelband el Vie Abr 19, 2019 3:03 am



Fue risible el proceder de los acontecimientos. Y la risa de Samuel impulsó la de Irina quien imitó al moreno, además la pequeña mujer se sentía a gusto y alegre, por efectos del alcohol probablemente, con aquella persona a quien acababa de conocer y al verse privada de más cerveza, reír fue lo único que le quedó por hacer; también por la forma en que el hombre le negó la bebida, como si supiera que ella ya bebió lo suficiente por el resto de la noche ¿Se le notaba? Ella no podría saberlo, pero a juzgar por su comportamiento juguetón, sí, estaba borracha.

¡Moh! —exclamó falsamente ofuscada —Ahora tendré que ir a la barra en busca de más cerveza — dijo, pero sin mostrar intenciones reales de levantarse de allí, por el contrario, se llevó una mano a la frente como sujetándose la cara por un mareo repentino ¿Cómo llegó a tal extremo? Todo por querer impresionar a Samuel y mostrar que podía beber sin repercusiones en su sistema. Mala idea siendo tan pequeña y encima, sin experiencia a la hora de consumir alcohol. Probablemente aún no es lo suficientemente mundana para comprender los vicios humanos como este, ni asimilarlos bien, en realidad… ¿por qué contaminan su cuerpo de esa forma? Tal vez porque, como ocurre ahora con ella, las inhibiciones se pierden y los problemas diarios se olvidan por completo ¿No había ella olvidado su propio hermetismo y los años de dudas? Todo con un poco de cerveza. Tan banal…tan sencillo de hacer, si estuviera más consciente se pondría a analizar el porqué de una reacción tan agradable pero no lo está y lo que hizo fue seguir hablando de inmediato —No…en realidad, no creo que alcance la barra. Me quedaré contigo aquí — y no le sonó raro el expresar que estaría allí con alguien que apenas conoce.

Perdidos sus filtros, socializar y hablar resultaba mucho más fácil y de por sí, Irina es una mujer sociable capaz de hablar con cualquiera sin vergüenza, el alcohol solo la empuja más allá de lo normal.

Entonces Samuel ¿tanto te he sorprendido? ¿Con qué clase de mujeres te sueles cruzar o qué?    — preguntó — ¡aunque tú no te has quedado atrás! también te bebiste todo sin esfuerzo —De nuevo mostró una sonrisa llena de picardía alzando la cara directo hacia él. Tampoco media mucho el espacio personal en esos momentos — Diría que es admirable pero como no me dejaste ni un poco, no lo haré. Fue algo egoísta  — soltó una risilla por demás adorable esta vez — Un caballero no habría hecho eso ¿no crees? — una broma al final.  


Irina Windelband
Dromes : 25590
Reputación : 0
Mensajes : 9
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Samuel Turel el Sáb Abr 27, 2019 1:54 am

Curioso cómo ambos terminaron riendo un buen rato, uno impulsado por la risa del otro. Un círculo vicioso que Samuel no rechazó. Le hacía bien reír de alguna tontería de vez en cuando, para olvidar las presiones del trabajo y el desánimo general al que se hallaba sometido. Era por Irina. Su contagiosa risa ayudada por unas copas extra sonaba muy dulce, cualidad envidiable que Samuel no podía replicar con la suya, mucho más tosca y áspera. Se contrastaban como el terciopelo y el papel de lija, una curiosa dinámica que pese a lo diferentes que eran cada una de la otra, se llevaban sorprendentemente bien al reír a la vez.

Con tan sólo dar una mirada podía reconocer en Irina un estado lejos de la estabilidad total. Él también se hallaba animado por el alcohol, pero se daba cuenta con sólo verla que ella estaba mucho peor sin tener que llegar a un punto donde el alcohol realmente fuese un elemento peligroso. Gracioso encontraba que el paradigma se resolviera pronto sólo con Irina cediendo ante su propia vagancia o incapacidad para ponerse en pie, pero sin siquiera atreverse a admitirlo.

Las mujeres que conozco no se atreven a darle fondo blanco a la cerveza sólo porque sí, si te soy sincero. Soy yo el que suele beber mucho más —reveló, con lo que dijo no siendo más que una mentira para no hacer sentir mal a la muchacha. No solía beber, y a raíz de eso tampoco gozaba de mucha maestría para mantener el alcohol a raya. De otra forma, no se habría unido al concierto de risa dual que se formó entre ambos durante esos segundos donde nada parecía importar o tener sentido. En el interior se sentía capaz de reírse de cualquier idiotez que se le cruzara por la mente si ella se reía también, así de absurdos fueron sus pensamientos en los que desvariaba sobre ideas ridículas—. Los caballeros murieron en la Edad Media. Si te molesta, puedes ir a buscar otra cerveza y no convidarme nada —dijo con la voz temblando, hasta romper en otra risotada que inició con el chillido que se asemeja al aire escapando de un globo, con la tos seca que le prosigue la risa dura donde uno lucha por volver a respirar.

De esa forma, iba adecuándose con ella tan cerca, porque tampoco pensaba en el espacio personal de cada uno. Se sentía animoso, con ganas de seguir riendo así, y aunque no quiso hacerlo, se levantó a buscar otra cerveza a la barra. Pero terminó trayendo dos botellas, sirviendo tanto a sí mismo como a ella, haciendo una broma inicial sirviendo tan sólo lo suficiente para llenar el fondo y luego llenar la copa como Dios mandaba.


○ [Deadpool] ahora es [Samuel Turel]
Samuel Turel
Dromes : 150425
Reputación : 6
Mensajes : 105
Ver perfil de usuario
Samuel Turel
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Irina Windelband el Sáb Mayo 25, 2019 5:53 pm


¡Pues son mujeres aburridas! —exclamó sin más.

Por supuesto bromeaba de nuevo, ni siquiera ella misma se comportaba regularmente de esa forma. — Uhmmm…así que es así —mencionó haciendo una mueca pensativa. Si él no iría a buscar más botellas y ella tampoco… —…Entonces nos quedaremos sin cerveza, realmente no puedo ir —y no explicó que se sentía mareada aún por su gran hazaña bebiendo todo el tarro de golpe porque intuía que él comprendía perfectamente la razón. La estaba mirando mucho, debía saberlo ¿no? — Qué lástima — añadió junto a un suspiro de decepción a medida que bajaba la vista, sin embargo, de forma inmediata procedió a mostrarle una sonrisa complacida al ver como se ponía de pie yendo hasta la susodicha barra en busca de más bebida.

¡Estaba de suerte! Porque en verdad deseaba algo más de beber.

En ese momento, mientras él avanzaba entre la gente, Irina se dedicó a mirarlo. Hacía mucho tiempo que ningún hombre despertaba su interés por no decir…nunca existió alguien que lo hiciera. Como un ángel siempre se vio a sí misma como una existencia destinada a un único fin: servir los propósitos del Creador. Nada más. Los placeres estaban prohibidos para ellos, simples soldados de su voluntad ¿por qué se interesaría físicamente en alguien? Sin embargo, ahí estaba también…bebiendo y disfrutando de amistades en medio de un ruidoso bar ¿podría permitirse algo más? Podría ser el alcohol hablando por ella, pero en ese momento, Samuel se le hizo muy atractivo.

Cuando el regresó a la mesa que compartían y sirvió la cerveza, Irina realizó algo similar a un puchero al ver que se burlaba de ella sirviendo poca cantidad en su tarro en primer lugar, pero rápidamente rio junto a él sabiendo que se trataba de otra broma. —Eso fue malvado —regañó cogiendo el tarro con ambas manos, tenía la intención de seguir bebiendo más calmadamente esta vez hasta que se le ocurrió decir —¿Sabes qué? ¡Brindemos! — acercó su tarro al suyo —Porque los caballeros siguen existiendo —se refería a él obviamente y su buena acción de traer más cerveza a la mesa para compartir —Y por las mujeres como yo, que pueden beber sin problemas —una tontería claramente pero cuando chocaron sus tarros, Irina dio un par de sorbos cortos a su cerveza, no consumiendo demasiado en esta ocasión para no incrementar su mareo. Soltó de nuevo una risa tras eso, mirándole cómplice mientras bebían los dos, innegablemente atraída por él quién sabe por qué.

Oye…¿planeas quedarte más? Realmente no creo que ellos vuelvan aquí —mencionó después mirando fugazmente a sus amigos bailando animadamente a unos metros.

Irina Windelband
Dromes : 25590
Reputación : 0
Mensajes : 9
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Samuel Turel el Dom Jun 09, 2019 8:54 pm

Supongo que lo son —le respondió sin mucho más que añadir. El reclamo y acusación le hicieron sonreír, encantado con ese comentario que había encontrado muy tierno viniendo de Irina.

El ambiente parecía propiciarse de forma adrede a que reforzaran la interacción, entre risas y cerveza, hablando de tonterías improvisadas que parecían llevar por buen camino la interacción. La música los abrigaba, pues el volumen los hacía permanecer cerca para escucharse el uno al otro. Una excusa boba que Samuel no había pensado. Las cosas sólo se habían desarrollado de manera que ahora ambos compartieran un poco del espacio personal del otro. Aturdido por el alcohol, casi obnubilado, se presentaba cerca de Irina sin responder con la reticencia habitual de su ser. El aroma de su cuerpo mezclado con el fuerte olor de la cerveza llegaba a percibirlo, un fuerte olor a flores que le costaba distinguir el tipo, o tan siquiera si aquello era el aroma proveniente de una colonia o el olor natural de la delicada muchacha.

Me parece bien, brindemos por ello. ¡Salud! —respondió, alejado de los límites e inhibiciones luego de la ración concreta de alcohol, pues no lo resistía muy bien. Los tarros chocaron, y a diferencia de Irina, quien decidió racionar un poco la medida que se llevó al cuerpo, Samuel fue un poco menos precavido y el tarro llegó hasta la mitad.

Abatido, dejó caer los brazos sobre la mesa y recostó la cabeza sobre estos, girando la mirada para ver a Irina desde allí, alumbrada por las luces móviles que ahora brindaban iluminación en el local. Los breves momentos donde la luz interfería con la penumbra que dominaba la mayor parte del tiempo le daba la imagen parcial del rostro de Irina, al que Samuel respondía mirando con expresión atontada y un silencio pleno. Le sorprendía encontrarse interesado en alguien a quien tan siquiera conocía.

¿Te parece que nos vayamos? —sugirió tras unas cuantas copas que terminaron por vaciar su botella—. No creo que quieran que los esperemos —añadió, poniéndose de pie con dificultad, balanceando el cuerpo de lado a lado y sosteniéndose del asiento. Tomó aire y sacudió la cabeza, recuperando un poco el equilibrio, pero la necesidad se volvió urgencia y no tuvo más remedio que responderle—. Voy al baño y nos largamos. Enseguida vuelvo —enunció con tono impaciente, retirándose de la escena.


○ [Deadpool] ahora es [Samuel Turel]
Samuel Turel
Dromes : 150425
Reputación : 6
Mensajes : 105
Ver perfil de usuario
Samuel Turel
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Irina Windelband el Jue Jun 27, 2019 1:13 am



Tras brindar tontamente y compartir otro par de tarros más vaciando las botellas en la mesa, Irina aceptó la idea de irse asintiendo brevemente, no sin antes acotar un —Te espero en la puerta — que él tuvo que oír antes de alejarse de la mesa rumbo al baño. Ella le observó irse hasta que lo perdió de vista, de nuevo analizando al hombre con marcado interés. Sus amigos, ni enterados de que ambos dejarían el bar sin su compañía, bailaban a unos metros y cuando perdió a Samuel de vista, los examinó a ellos con cautela antes de tomar su cartera del asiento y levantarse.

Mañana probablemente las chicas le llenarían el celular de mensajes sobre “Qué ocurrió” con ella y Samuel, podía olerse el chisme desde antes de formarse y por raro que sonase, en ese momento, no le interesaba lo más mínimo el qué dirán “Pueden pensar lo que quieran

Entonces cerró los ojos brevemente, inhaló y dio pasos entre la gente esquivando ágilmente a cada quien, alcanzando la puerta de entrada y salida donde esperaría a Samuel sin mayores problemas. El aire fresco le sentó de maravilla, se sintió brevemente revitalizada luego del olor a cerveza, gentío y cigarrillo dentro del bar. Aunque, a decir verdad, ahí, ella solo estuvo pendiente del aroma masculino de Samuel mezclarse con el del alcohol que compartían los dos. —Ah…pero qué estoy pensando —se regañó ruborizada ya no solo por el alcohol sino también por el camino que tomaron sus pensamientos en ese instante, incordiada por la repentina claridad que adornó su mente ¿Iba a irse con él? ¿A dónde? ¿Su casa? ¿Y qué iban a hacer?

Santo cielo…

Sin embargo, mientras procesaba lo que estaba haciendo, dos hombres salieron también del bar, acercándose a la solitaria chica interrumpiéndole —Hey preciosa ¿estás esperando a alguien? —mencionó uno de ellos, claramente borracho y pese al mareo Irina frunció el ceño captando las intenciones que tenían — ¿Por qué no mejor te vas con nosotros? Te vas a divertir mucho más —acotó el otro. Irina les ignoró dándoles la espalda tras alejarse unos pasos hasta donde se sintió segura y negando enfadada, el alcohol solo intensificaba sus emociones o más bien, les daba rienda suelta, por tanto, la reacción educada que usualmente tendría, incluso en momentos así pues es hasta ese grado de amable, se perdió por completo al ignorarlos de aquella forma

Por supuesto, ellos no se rindieron tan fácil acercándose de nuevo hasta ella.

. . . — ganándose la mirada de desprecio de Irina fue solo cuando uno se atrevió a tomarle del brazo que reaccionó. ¡Mala suerte la de los dos! Podría ser pequeña, delicada y de apariencia frágil, pero sabía perfectamente cómo defenderse pues apenas sintió las manos del extraño sobre sí, ella le tumbó al suelo con agilidad.

Ah…aquello le provocó otro mareo y le sacó una estúpida risa.


Irina Windelband
Dromes : 25590
Reputación : 0
Mensajes : 9
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Samuel Turel el Jue Jul 04, 2019 10:52 pm

Para ir al baño se acercó esquivando a la gente, pero cada vez que sentía perder el equilibrio se apoyaba en uno de estos para no caer. No estaba tan ebrio después de todo.

Dentro del sanitario no había nadie, y el sonido de la música retumbaba con menos fuerza allí dentro. Pero los oídos de Samuel lo revertían, y los bajos de los parlantes retumbaban junto con su corazón, haciendo un poco difícil no seguir el ritmo de forma instintiva.

Se metió al cubículo y terminó su asunto en un minuto. Salió del cubículo y se lavó las manos y la cara, pensando en cómo volvería a casa en tal estado, o lo que pasaría al salir con Irina de allí.

Su rostro se deformaba en el espejo.

"Mierda, bebí demasiado..." pensó cuando notó lo sencillo que se volvió mantener el equilibrio con ambas manos apoyadas sobre el lavabo. Poco podía pensar con claridad, pero su conciencia no se había visto alterada del todo. El hormigueo en sus dedos lo hacía entrar en razón, agradeciendo de estar consciente para sentirlo.

La puerta del baño se abrió, dejando pasar a otros dos hombres que justo entraban cuando Samuel se dirigió a la salida. Salió tambaleando el cuerpo de lado a lado, frotando el rostro con la muñeca, y mirando hacia el otro lado del bar. Entre la gente bailando y bebiendo no pudo distinguir a Irina, pero por su pequeño tamaño concluyó que no la iba a ver entre tanta gente.

Salió pensando en mil y un cosas, buscando a Irina con la mirada. Sus ojos no dieron crédito al momento de salir, porque poco necesitó aquella chica, con un cuerpo esbelto y pequeño, para derribar a un hombre casi tan grande como él mismo. No supo si el estupor fue causado por admiración, o por el súbito miedo que se coló al ver tan impresionante hazaña viniendo de un "envase compacto".

Samuel no cupo en su asombro, ni tampoco el compañero. Una persona con copas encima habría intentado suerte por su cuenta, incluso luego de ver cómo se despachaba a su compañero sin mayores inconvenientes. No obstante, este muchacho todavía conservaba su juicio sobrio, y se alejó tan rápido como pudo, intimidado ante una Irina jovial que reía de su logro como si de un mal augurio se tratase. Algo estaba claro: si lo intentaba, el próximo en el suelo no sería otro que él, y Samuel también lo sabía.

Se quedaron solos nuevamente. El momento incómodo se alzó luego de que se viese incapaz de abrir conversación. Quería felicitarla, expresar su asombro y arrojar un cumplido ante tal fuerza, pero se acalló sin oponer resistencia. El aire frío le quitó parte de ese mareo por el alcohol, y así recobró su lado consciente.

Bueno, ¿qué quieres hacer? —preguntó, luego de debatir consigo sobre lo siguiente, concluyendo que lo mejor sería dejar a ella decidir—. Tengo mi auto a unas calles, así que, si no te molesta, puedo dejarte en tu casa.

No esperó a la respuesta. Giró su cuerpo un tanto y empezó a caminar con calma, despacio, esperando a una respuesta que no se atrevía a recibir de frente mirando a Irina a los ojos. Si ella le seguía, bien. Pero en caso de no hacerlo, luego se arrepentiría por su elección de palabras, o por ni siquiera despedirse de manera apropiada.


○ [Deadpool] ahora es [Samuel Turel]
Samuel Turel
Dromes : 150425
Reputación : 6
Mensajes : 105
Ver perfil de usuario
Samuel Turel
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mal augurio, buen pronóstico (Priv. Irina)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.