Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Empty Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa]

Mensaje por Eilen Shinsei el Dom Feb 17, 2019 5:55 am


Podía sentir la brisa de la noche, estaba golpeando mi rostro a una velocidad tal que no podrías evitar preguntarte. ¿Era esto acaso una tormenta? Sin llegar a una respuesta, una tormenta era un concepto muy ambiguo cuando no estabas en contexto. Lo último que recordaba había sido dar las ultimas clases del día, me encontraba en un estado bastante malo, recuerdo que se me dificulto dar algunas explicaciones…como si me fallara la memoria, era algo que no me había pasado jamás. Mis síntomas sin duda empezaban a empeorar. ¿Cuándo empezó a descontrolarse? No lo recordaba bien, podría haber sido cuando luche contra otro Dragón de Color en la playa, o cuando me enfrente a un segundo Dragón cuando descansaba.

Lo único de lo que estaba seguro era que aquella voz se volvía más fuerte, estaba más presente, como si cada palabra desquebrajase mi alma entera…pero no para romperla, sino mas bien para moldearla a una nueva, así era como se sentía. Estuve horas, días, desvelándome pensando en una respuesta a esa incógnita, a esa duda que me comía por dentro. Por más que las evidencias apuntasen a ello, era difícil de creer que en mi sangre tuviese la existencia del padre fundador de mi familia, como también la existencia de la magia que había creado para renacer una vez hubiese muerto. “Yo solo vine a Éadrom a tener una vida tranquila”, quería quejarme, pero mi voz no salía, solo se oía un rugido idéntico al de una bestia.

Cuando el viento golpeaba mi cuerpo a una velocidad tal que empezaba a doler, erosionando mi cuerpo, abrí mis ojos intentando la situación. Lo único que podía ver era un suelo verde oscuro, si no fuera por la luz de la luna entonces sin duda no podría ver nada. Intente recordar en la situación en la que me encontraba, pero solo podía ver ese suelo verde acercándose cada vez más a mí. Sin embargo cuando pude ver un lago a la lejanía, como también captar el olor a humedad y fauna lo entendí. “Es el bosque”, pensé al aumentar mi estado de alerta. “Es verdad, el dolor creció tanto que sin pensarlo me transforme en Dragón y comencé a volar sin rumbo”, recordé momentáneamente lo que había hecho, las situaciones pasadas que me llevaron a este encuentro. Si, estaba cayendo.

A diferencia de lo que podría parecer, podía usar mis alas para volar perfectamente y evitar la colisión contra el suelo. Pero algo dentro de mí no lo deseaba, buscaba en el fondo apaciguar el dolor con un dolor aun mayor. Si me rompía un hueso o dos no pasaría mucho, era capaz de curarme. Pero no sabía que tipo de daño obtendría al caer desde esas alturas, puesto que hace nada estaba volando a una altura mayor que las nubes podrían aspirar a llegar. “Mierda…”, me queje otra vez. Estire mis alas lo mas que pude, si cualquiera pudiese ver el cielo en este momento, sin duda verían un ser tan grande como aterrador bajando a unas alturas vertiginosas. Con las membranas de mis alas comencé a planear, bajando lentamente mi velocidad y con maniobra más que suficiente, cambiar mi rumbo de colisión.

No fue muy difícil hacerlo, el viento estaba en mi favor en esta ocasión. Mi objetivo era el lago del bosque, si bien el daño que provocaría en mi cuerpo seguiría siendo altísimo, no sería tanto como en la tierra o en los arboles puntiagudos de propio bosque. El dolor no me dejaba concentrarme más, no podía pensar en otra cosa más que en el sufrimiento que sentía y en las maniobras milimétricas que hacía. Tanto era así que no me percate de que tan cerca estaba del suelo y de un momento a otro… Ya me encontraba bajo el agua del lago, podía sentir mis patas, mis garras como mis extremidades gritando de dolor. No lo había visto ni oído, pero seguramente el agua salpicada como el sonido de mi cuerpo colisionando habría sido magnifico. Aunque con el dolor que ahora recorría mi cuerpo no podía perder el tiempo pensando en trivialidades.

Duele…mucho”, y no era para menos. El impacto lo había recibido principalmente la parte derecha de mi cuerpo, siendo la más afectada mi brazo, pierna y costillas derechas. Una de mis alas también había sido rasgada y mi cuello dolía como si un automóvil hubiese colisionado a máxima velocidad. Dolía tanto que el shock de mi alma siendo rasgada se había calmado, o eso creía… ¿Se ha detenido? Me pregunte. Era raro, ya no sentía el dicho dolor de mi existencia siendo modificada. Aunque mis huesos y músculos no estaban del todo contentos con este resultado. Me quede durante unos segundos dentro del profundo lago, hasta que desee un poco de aire para respirar.

Como mi tamaño era lo suficientemente colosal solo tuve que moverme limpiamente hacia arriba, poniendo mis pies en el suelo marino y ponerme de pie. El agua nuevamente se ensancho considerablemente y mi cuerpo negro salió del mismo, con un sonido de cascadas por la abundante agua que caía de nuevo al lago. Me moví lentamente para salir del agua y camine hasta la oriya… Si todo el sonido y lio que había hecho no fuese suficiente, deje caer mi cuerpo en el suelo de la oriya creando un ruido seco y estruendoso, como también provocando que los lugares cercanos se sacudiesen. En una de mis garras tenia atada una bolsa de cuero donde se hallaba mi ropa y varias otras cosas, sin embargo la misma se había mojado por completo. La deje colgando en la rama de un árbol antes de lentamente volver a mi cuerpo humano.

-Parece que no tengo ningún hueso fracturado, es una suerte- Dije mientras veía el lado derecho de mi cuerpo volverse morado por el daño, sin embargo no parecía haber ningún otro daño mayor internamente, mas haya que algunos raspones donde salía un poco de sangre. Sin dudarlo si quiera tome el bolso que había dejado colgando y agarre las ropas que tenia, obviamente mojadas. –Me había olvidado de las cosas que tenia aquí…no sé qué me pasa- Susurre dolido ante las anomalías mentales que tenían lugares en mi cabeza esa noche. Sin dejar que la melancolía y tristeza parasen mis movimientos, tome las ropas y las coloque en algunas rocas para comenzar a escurrir el agua de ellas. –Respira Eilen…respira- Repeti varias veces mientras trataba de calmar mis respiraciones. Si alguien dijese que tenía miedo, no podría negar sus palabras.

Pasado unos minutos tras la catástrofe que había provocado, los pájaros volvieron a cantar levemente, eran aquellos que se movían por la noche o aquellos que había despertado por el ruido. Junto con el ruido de cada goteo de los árboles y rocas que habían sido mojadas, y el viento que era lento pero tranquilizador. Era un ambiente cómodo y para nada hostil, era una vista que no había podido disfrutar desde que el dolor había comenzado a aumentar en todo mi cuerpo. “Supongo que esto está bien mientras dure…al menos hasta que vuelva el dolor”, no había forma de detenerlo, de detener el hechizo que se encontraba en mi cuerpo y que pronto se completaría. Pero aun a si no sabía que pasaría. ¿Desaparecería mi conciencia? No lo sabía. Pero por el momento la voz se había detenido, ya no respondía a mis pensamientos con respuestas ominosas.

Cuando los pantalones estilo árabe negro que tenia se habían secado lo suficiente, me los puse. Aunque fue lo único, nada mas mis piernas estaban cubiertas por tela, todo el resto de mi piel estaba expuesta. Mi piel blanca mojada, mis partes derechas moradas por el daño y un poco de sangre recorriendo las heridas, como también mi cuello desnudo que tenia las marcas de mi collar; sin mencionar el tatuaje que parecía moverse de forma abominable en mi cuello, aunque nada mas parecía temblar. Mi cabello estaba sin atar, estando el mismo totalmente desordenado y tocando al sucio suelo. Di una bocanada de aire lenta, mientras veía el cielo con un rostro de pesar, lleno de odio hacia mi condición lamentable. Deseando que nadie me viese en ese estado…y en el que pronto tendría.





Carnet to´ Elegante:
Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] 15644
Sensualidad(?):

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Tumblr10

Un regalito <3:
Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Eile
Eilen Shinsei
Edad : 26 Dromes : 202274
Reputación : 17
Mensajes : 360
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Empty Re: Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa]

Mensaje por Chiasa Yokomiko el Mar Feb 26, 2019 7:24 pm

Caminaba por los alrededores de la ciudad en el momento en que me di cuenta que estaba anocheciendo. Solo llevaba conmigo una pequeña mochila con objetos inútiles o eso era lo que pensaba hasta ese momento; una manta, un termo a medio llenar de té de canela, un par de bolsitas para muestras. En esa “pequeña” caminata era todo lo que necesitaría, hasta que tomé un pequeño desvío pensando que era el parque, pero de eso estaba a demasiados kilómetros de distancia.

Sin darme cuenta me adentre en aquel frondoso bosque, el cual cada vez que visitaba prácticamente me robaba el alma y todo pensamiento consigo. Era algo inevitable, mi alma hacia llamados hasta mi mente para que me mantuviese en ese lugar para obtener más de el. Su flora, fauna, inclusive su composición, todo estaba perfectamente situado en el, brindándome los paisajes más hermosos que nada ni nadie podría darme o eso pensaba hasta aquel momento.

Mi mente divagaba más de lo normal, y es que no llevaba tantos días en la ciudad y las cosas no iban perfectamente como lo había planeado desde un comienzo. Si bien escapar no era una solución a mis pensamientos y emociones, esta caminata me podría servir como una distracción creando así en mi mente una introspección de mi completo ser, para lograr encontrar una solución viable a mis problemas. Era demasiado lo que había leído en aquel expediente que me dejaba expuesta ante el mundo, definitivamente fue un gran golpe el saber que había sucedido en ese entonces, no era una niña pequeña pero tampoco estaba clara de lo que hacía en aquellos momentos de locura y tampoco estaba clara de lo que había sucedido… Solo estaba segura de algo, jamás me perdonaría lo que le había hecho a mis hermanos pero no podía volver el tiempo atrás y eso ya me estaba colmando la paciencia.

De un momento a otro con tanto rondando en mi mente completamente agobiada decidí correr hasta que mi cuerpo no diese más, mirando hacia los lados sin ver realmente hacia donde me dirigía. Estaba completamente perdida en el bosque y es que quizás no buscaba volver a la cuidad, no buscaba volver a aquellos recuerdos que me mataban poco a poco por dentro, sentía que mi alma se iba apagando a cada paso que daba, pero en el fondo sabía que no podía darme por vencida.

En el camino los animales corrían a mi paso, algunos incluso simplemente huían en direcciones contrarias a mí y es que quien iba a pensar de una loca corriendo y llorando por el medio del bosque sin rumbo alguno, solo el rumbo a la perdición. Hasta que en un momento sentí como un manto oscuro cubría el cielo, una bestia enorme que solo pensaría ver en aquel lugar obscuro y tétrico. Pare en seco con aquellas lagrimas descansando en mis mejillas, había perdido la noción del tiempo y desconocía la distancia que había recorrido, pero si podía oler la humedad del bosque, tenía dos opciones en mi mente; un pantano o un lago, aun así eso no quitaba el hecho de lo que mis ojos habían visto. Trate de divisar la dirección en la que iba aquella bestia, hasta que el agua había hablado, nada más ni nada menos para señalarme que algo había caído en ella como si se estrellase un avión… más cercano aun quizá era aquella colosal bestia.

Nuevamente comencé a correr en la dirección que suponía que había caído, saltando algunas ramas, tratando de no caerme entre las piedras, torpemente tropezándome con algunas quedando con un par de rasguños en los brazos, buscando con desesperación ese algo que al parecer había desaparecido. —Donde demonios esta… — Murmuré buscando con la mirada entre los arboles empapados, parecía una especie de película de terror, de noche y todo lleno de lodo, los arboles estilaban agua como su un diluvio se tratase. No veía nada peligroso por el momento, no había nada alrededor. Solo era la luna y yo tratando de entender el contexto y la situación ¿Dónde estaba aquella criatura? Era lo que ahora llenaba mi mente. ¡Bingo! Primero objetivo logrado, llevar mi atención a otro lado y mi cuerpo junto con ella, por su puesto.

Camine examinando el lugar, viendo si habría algo que me fuese de utilidad. A lo lejos unos 15 metros más menos, mi vista capto movimientos, una silueta que parecía de un chico ¿Seria él?
Jamás podría saberlo si no me acercaba a preguntar, no negaré que la curiosidad me mataba, pero si ese fuese el caso y fuese la respuesta positiva a mi pregunta no sabría a que me enfrentaría, suponiendo que él fue el que se estrelló de tal manera… como lo había hecho… que debería hacer…
Solo me limite a caminar lentamente entre los árboles, cautelosamente sin emitir ruido alguno, respirando más lento y aclarando un poco la garganta sin perderlo de vista…



Jamás podrías imaginar lo feliz que me haces cuando mis ojos te buscan y te encuentro mirándome Natsuki.
Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Tumblr_ouce8wFFyB1w8qokno1_500
Yo hablo - Yo pienso
Chiasa Yokomiko
Salón : Universitario(a) Edad : 23 Dromes : 69005
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario
Chiasa Yokomiko
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Empty Re: Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa]

Mensaje por Eilen Shinsei el Dom Mar 03, 2019 6:36 am


“Sufrimiento”, “odio”, “pesar”, “tristeza”, ¿”éxtasis”? No podía decidirme que sentimiento era el que me atormentaba en esa temerosa noche. No podía calmar mi corazón ante lo que podría sucederme o suceder en general, puesto que no lo sabía, no sabía que ocurriría, y ello me mataba por dentro. Necesitaba pensar más claramente lo que estaba pasando, y si lo que temía terminaría pasando.

-Ahhh… Quiero llorar- Dije en un estado más que lamentable. ¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que había llorado? No lo recordaba, había pasado demasiado tiempo, tal vez mas del que debería. Aunque era bastante probable que nunca me hubiera dado cuenta por mi propia cuenta. –No se puede evitar… ¿no?- Murmure casi como si estuviera pidiendo desesperadamente un deseo, o uno de esos “milagros” de los que los humanos se jactan. No me importaba lo que fuera, solo quería terminar el dolor. Sin duda alguna aquel pensar haría que todas las personas que alguna vez considere amigos me dieran una paliza, no era normal en mí pensar así de todas formas, y lo entendía. –No es mi culpa… ¿no?- Le susurre a la oscuridad que emanaba mi cuerpo, probablemente intentaba sanarme de forma inconsciente.

Suspire una y otra vez, mis pulmones se llenaban y vaciaban rápidamente, no era algo que pudiese detener. Cerré mis ojos durante minutos que parecían eternos, sin nada que hacer ni pensar las heridas de mis extremidades derechas dolían aun mas, podía sentir cada esquina de mi adolorida piel y huesos. Tanto era así que intentaba no moverme en lo posible, aunque eso estaba fácil en aquella situación. Simplemente veía atento y sin preocuparme el cielo nocturno, mientras oía el viento recorrer mi cabello, sin olvidarme de las pequeñas olas que se provocaban en el lago gracias a mi intervención hace nada. Quisiera poder decir que esa noche era de las tantas que tenía cuando me sentía inquieto o preocupado y venia al bosque para calmarme, o que estaba en plena investigación de plantas medicinales y venenosas; hasta incluso haberme perdido, pero no era ninguna de esas opciones. Era remota, pero existía, el pensamiento ominoso de que, sin duda alguna, aquella seria mi última noche en el bosque de Éadrom…

¿Hm?”, sentí algo extraño. Mis pulsaciones de detuvieron de repente, provocando en mi incluso más tensión de la necesaria. ¿Había oído algo raro? No, no se oía nada más que el bosque dormir. ¿Acaso pude ver algo? Menos, los arboles tapaban la visión en casi todas las direcciones menos el lago mismo. ¿Qué había ocurrido? Podía sentirlo, algo se aproximaba a mi posición lentamente, como si fuera un depredador cazando a una presa, o una presa siendo cautelosa contra un depredador. “¿Cuál de los dos eres?”, quise preguntar pero ninguna palabra salió de mi boca. Simplemente me quede en silencio y sin moverme, como lo había hecho desde que salí del agua. Pero algo no andaba bien, al fin y al cabo no recordaba haber activado su habilidad de centinela, no podía descifrar en mi memoria el momento en el cual esparcí mi elemento por los lugares para saber si algún ser vivo se acercaba a mi posición, pero aun así podía sentirlo.

Tal vez era algo bueno, o lo más probable era que no. “Si me dejo atrapar… ¿Terminara el dolor si me quitan la vida?”, no era para nada algo bueno. “No, no, no. ¿Qué estas pensando Eilen? Recuerda tu promesa, recuerda para qué es que vives… Vivir… ¿Para qué vivo?”, cada vez que intentaba pensar divagaba enormemente y terminaba colapsando irremediablemente. Mi mente era un caos en ese momento, no podía pensar con claridad y el sentimiento que no podía eliminar de mi no ayudaba, no podía dudarlo ni negarlo en lo absoluto…alguien se aproximaba, lo sabía. Cuando finalmente oí pasos silenciosos mi respiración se detuvo por completo, era como si la presencia de otro ser detuviese mi propia existencia. Era tormentoso, horripilante, pero al mismo tiempo deseaba con todo mí ser la compañía de alguien, poder hablar.

¿No podía terminar en ese bosque…verdad? Así no, no lo había prometido por nada, que viviría sin arrepentirme y transmitiría mi felicidad incondicional hacia los que me rodean…para que nadie haga esa cara de nuevo, para que no vuelva a ver esa expresión en el rostro de alguien más. Pero en si mismo ese pensamiento altruista era vacio, no podía sustentarlo, solo era un cobarde y lo sabía, lo sabia pero no podía hacer nada al respecto. [-¿Sera acaso cierto?-] …Silencio, no quería oír esa voz otra vez, rompía mi alma con cada palabra. Pero al mismo tiempo no podía rechazarla…la sentía como si fuera mi propia voz, como si el llevarle la contra seria llevarme la contra a mí mismo. “Irónico”, pensé sin formular ninguna mísera sonrisa en mi rostro, simplemente estaba muerto.

-¡¡No te acerques!!- Grite de la nada, pero no era seguro a quien iba dirigidas esas palabras. Cuando voltee la mirada la vi. Por más moribundo que estuviese mi cuerpo o mi alma, mis sentidos aumentados no podían engañarme con facilidad, había visto a una mujer joven. Ya no podía esconderse, sabia donde se encontraba y simplemente pensé. ¿Qué le sucederá a los que me rodeen? Morirían… tal vez no, pero no estaba seguro, no estaba seguro de nada en ese momento ya… y tal y como mi especie lo requiere, no era algo bonito de sentir.

Mi brazo y pierna derecha, como también parte de mis costillas estaban moradas en este punto, la luz de la luna y mi piel blanquecina eran más que suficientes para que cualquiera se diera cuenta de este hecho.




Carnet to´ Elegante:
Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] 15644
Sensualidad(?):

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Tumblr10

Un regalito <3:
Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Eile
Eilen Shinsei
Edad : 26 Dromes : 202274
Reputación : 17
Mensajes : 360
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Empty Re: Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa]

Mensaje por Chiasa Yokomiko el Mar Mar 26, 2019 10:17 pm

Y así fue como perdí el sigilo en el que había trabajado para que no descubrieran su ubicación. Tan difícil iba a ser esta vez estudiar a alguien sin que se diera cuenta. En ese mismo instante, note que tendría que hacer presencia allí o simplemente, podría idear un plan donde pudiese rodearlo y sin que lo notara, me acercaría lentamente a él, pero no podía… simplemente sabía que sus sentidos no se lo permitirían, tan rápido fue que sucedió… de todas formas idear aquel plan sería una pérdida de tiempo.

En el entregando, ya desconocía cuanto tiempo llevaba inmersa en aquel bosque lleno de deslumbrante belleza. En medio de este, aquel chico. Simplemente no tenía otra opción que acercarme a él frontalmente, después de todo que más podría salir mal. Sus cabellos estilaban agua junto a su ropa, las heridas si bien eran más que manchas en su cuerpo, se podían notar a la distancia. Poco a poco me fui acercando a él, de frente y sin miedo, aceptar que había sido descubierta era una de las cosas que no podía evitar en ese momento – ¿Fuiste tú? –Solo fueron un par de metros los que avance para poder verle con más claridad, simplemente sentía la necesidad de saber que era lo que había pasado exactamente con él.

Dentro de mis recuerdos, me veía a mí misma en aquella postura, aquella tarde en la facción. Si bien no recordaba del todo lo que había pasado, los rasguños en mis brazos los podía recordar al igual que la sangre que los bañaba en ese entonces. Sin pensar más allá que todo había sido culpa mía, veía en el la frustración que sentí en aquel entonces, aquella frustración que no nos dejaba avanzar del todo, aquella que solo nos devoraba por dentro, pretendiendo que el mismo fuera el final de nuestros cuerpos.

Los grillos se volvían los protagonistas de la noche, la brisa no podía faltar en nuestras mejillas, indicándonos que era lo suficientemente tarde como para que la temperatura descendiera notablemente, aquel seguía allí, mirándome fijo como si quisiera atacarme pero su cuerpo no respondía. Atrevido fue el movimiento que hice al hacer caso omiso a su grito y avanzar hasta donde él se encontraba lentamente, a paso calmado como si la vida fuese eterna. Aun que eso era lo que contaban un par de leyendas. A través del tiempo podíamos encontrarnos en la eternidad sin darnos cuenta de lo que realmente pasaba a nuestro alrededor. Esa era una pregunta clave.

¿Qué era lo que realmente había ocurrido para llegar a aquella situación? Por alguna extraña razón, o al menos eso era lo que yo creía. Había olvidado completamente cual era la verdad, de por qué había iniciado aquel viaje al bosque, porque siempre que iba terminaba en el lago, entrometida en alguna situación extraña. Cuanto pasaría realmente para que solucionara mis motivos antes de que los demás.

Me seguí acercando, que tan terca podía ser. Observe su alrededor al menos a 2 metros de distancia, seguía viendo más de lo mismo, agua, lodo, algunas pertenencias y un par de marcas de arrastre en el suelo. Deje mi mochila a un costado, no importaba si esta se ensuciaba, las ansias de conocimiento eran mayores, por lo que me incline frente a él sin despegar la mirada de su cuerpo, curiosa como de costumbre. Mi corazón se aceleraba ligeramente, pero aun no sabía que estaba más distante de lo que imaginaba.



Jamás podrías imaginar lo feliz que me haces cuando mis ojos te buscan y te encuentro mirándome Natsuki.
Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Tumblr_ouce8wFFyB1w8qokno1_500
Yo hablo - Yo pienso
Chiasa Yokomiko
Salón : Universitario(a) Edad : 23 Dromes : 69005
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario
Chiasa Yokomiko
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa] Empty Re: Renaciendo Bajo la Luz de la Luna [Priv - Eilen & Chiasa]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.