Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

Clubes/Rol.
El club de cocina te espera.
POR Jestro / Jevil
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Under the Moonlight [Privado]
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyHoy a las 3:05 am por Chiasa Yokomiko

» Tiempo fuera.
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 9:21 pm por Bakugo R. Katsuo

» Saluda a la loca! (busqueda)
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 9:04 pm por Yuu Narukami

» REGISTRO DE AUSENCIAS
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 8:23 pm por Bakugo R. Katsuo

» CAMBIO DE NICK
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 8:15 pm por Derek Onodera

» Ok! All ok! (Ace D. ID)
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 8:13 pm por Derek Onodera

» Coffee Time. (Priv. Velkan)
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 7:04 pm por Jestro / Jevil

» Atrapado. (Kaname)
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 6:29 pm por Jestro / Jevil

» Last summer [ Priv. V. Samael McGarrett ]
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 3:46 pm por V. Samael McGarrett

» [ ARCHIVOS ] FAMILIA VLAD
Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} EmptyAyer a las 3:37 pm por Saya Vlad



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov} A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por M. A. Marchessi el Dom Feb 10, 2019 1:16 pm

- No iba tan mal el asunto.

Pese a la lluvia helada, y el viento que le helaba cada parte que se había mojado, no iba tan mal. Tampoco que estaba anocheciendo ¡Claro que no! Y que tenía la cena comprada en el asiento trasero... enfriándose.

Allí entraba el "mal asunto"... estaba en medio de la nada, vestida con ropas no invernales, con una tormenta sobre la cabeza.- ... pero, claro... la amazona quiso venir sola a comprar... ¡SOLA...! - se quejó en voz alta, a esas horas y con ese clima, ni los "maleantes" habrían salido. La idea le hizo mirar sobre el hombro, más no por el motivo que piensa, estimado lector. Así fuese un fantasma o zombie, le habría sido grato ver que a alguien habría podido pedir ayuda.

¡Vamos, que tonta no era! Le gustaba hacer las cosas sola, si... Más aún tras un desafío... claro que sí... Y si le sumamos la apuesta de que podría hacer arrancar el auto viejo de uno de sus compañeros de posada... ¡era indudablemente un...! - ... diablos - debió retorcerse para salir debajo del auto... embarrada y molesta, lo de empapada, ya sobra decir.

Necesitaba mínimo 5 herramientas. Y eran 5, porque sabía que no podría hacer fuerza suficiente para aflojar la placa de que protegía en la zona posterior al motor. Escupió a un costado, tenía tierra en la boca y volvió a mirar a un lado y al otro, acabando por descansar al apoyar ambas manos en techo del carro, bajando la cabeza. Le habían visto la cara, esos sinvergüenza. Apretó la quijada y pateó con fuerza el neumático trasero.

En su cabeza resonaron las exactas palabras de esos sabandijas:

"A puesto a que Maggy se anima..." dijo Pete, sonriendo ya de más feliz. Era su 3era lata de cerveza.
"Si, Maggy puede ir..." Riley, le rodeó con un brazo los hombros, sacudiéndola, efusivo.
"Muérdanme, no saldré con el clima así..." se negó, sí... se había negado, hasta...
"¡Vamos, Chess! Vé y te prestaré el auto..." - Joan, con un ademán de la cabeza, logró hacer ver su punto.
"No... ¿era que no funcionaba?" le dio duda, pues siempre que se trataba del pequeño Fiat 600, era el mismo cuento.
"Que funcione mal, no significa que no funcione..." Riley le habló de cerquita, ganándose un empujón suave.
"¡Vamos, Chess! Si logras ir y venir con las cosas, te... te lo regalaré..." soltó entre risitas y miradas, para Maggy ebrias, en su recuerdo, sospechosas.
"¿No estás jodiéndome...?" era algo que apreciaba, incluso si no era suyo. ¿qué más poseyéndolo? Sacó el celular y lo grabó.
"Yo, Joan Smith, prometo... no, ¡juro, darte el Fiat 600 a cambio de otra cerveza!" y no alcanzó a hacer otra cosa, que tomó las llaves, que acumulaban polvo colgadas en la entrada de la casa, y salió, sin abrigo, sin demasiado dinero y con el celular con poca carga.


Se miró las manos... blancas y torpes por el frío y volvió a mirar alrededor. Nadie. Volvió a entrar, sintiendo molestia por el cuero trizado en las piernas, traía un short de jean cómodo. Escurrió un poco las manos y tomó su teléfono. ¿Qué hacer? ¿Llamarlos? Habría sido lo más sensato, si es que no estuviesen tomados.

Suspiró ¿A quién...? Por inercia, acabó por ir a su lista de contactos. Llamar a la gente del trabajo era absurdo, todos vivían lejos, llamar a alguien del colegio... ¿qué diablos sabrían aquellos mocosos coetáneos? ¿A la dueña del alquiler? Sería delatar a sus compañeros que estaban de "fiesta". Suspiró de nuevo y, quizá sin notarlo, su dedo presionó una llamada en específico. - ¿... qué? - escuchó una vocesita a lo lejos y con brusquedad plantó el teléfono en su oído, al confirmar que estaba en llamada.- Hola Sam... ¡Si! Tanto tiempo... - era una compañera, a la que habían despedido por andar de más amiga con los otros empleados en... horarios de trabajo. - ¿Cómo has estado...? - fue agradable escucharla animada y contenta, con trabajo nuevo, diurno y mucho más saludable. - Te felicito, en verdad me alegro escucharte tan bien... ¿qué por qué te llamo...? - dudó. Horriblemente.

No le gustaba pedir ayuda. Para nada, pero... de esa no saldría bien parada, ni aunque lo intentase. Chasqueói con la lengua.- Mira... la verdad es que me quedé sobre la carretera, el auto no responde y... no conozco a nadie por la zona - confesó y escuchó un pésame gigante del otro lado de la línea. ¿Cómo diablos no había recordado antes lo buena que era aquella chica? - Eh... ¡Sí... pongo la bocina y lo anoto aquí mismo! - dijo cuando escuchó las milagrosas palabras "¿tienes para anotar?" -

Mira... yo no lo conozco como amigo, solo sé que a una compañera le hizo un arreglo excelente. Quizá te pueda ayudar - le contó con tranquilidad.

Te lo agradezco, te debo una cerveza... una cena...  o lo que sea... - bromeó y la escuchó, incluso, ofrecer su depto si es que no salía del todo bien.

Cortó y sonrió... soltando al aire enviciado de dentro del pequeño 600 una risa seca. Eso era una maldita casualidad. Marcó y solo aguardó, esperaba poder hablarle antes de quedarse sin batería. - ... - más cuando atendieron, guardó silencio, esperando un...¿saludo? ¿alguna presentación? - Buenas noches... ¿Kachan? - indagó, sintiéndose incómoda al usar un diminutivo para un desconocido. - Me llamo Magdalena, obtuve tu número de una amiga de Samantha... ¿Eres mecánico? ¿Trabajas con modelos viejos? - preguntó de inmediato, la recepción en esa zona era mala, sumado a la percusión de las gotas sobre el techo sin cubierta... había un ruido inmenso dentro del autito.- Te seré sincera, me quedé a 10 minutos de salir de la ruta norte... no pude hacer nada, no tiene herramientas encima y es la primera vez que lo conduzco... - suspiró suavemente y miró por el retrovisor. - No está asegurado y te pagaré en efectivo - soltó las dos grandes desventajas de... tener efectivo, y saber que el auto no contaba con seguro desde los '90, o quizá desde antes. Pero no podía arriesgarse a seguir pasando frío; era vital que detuviese el enfriamiento en su cuerpo.-
M. A. Marchessi
Salón : 1 B Edad : 15 Dromes : 43520
Reputación : 4
Mensajes : 45
Ver perfil de usuario
M. A. Marchessi
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por Katsuki N. Volkov el Lun Feb 11, 2019 1:13 pm

Se había quedado dormido por algunas horas durante el día producto de una suerte de infortunios en la noche con uno de sus robots más recientes, explosiones y derrames de combustible ecológico, como siempre todo a su alrededor terminaba siendo un desastre de reacciones en cadena. Sin embargo, cuando se encontró libre después de poder limpiar el taller, decidió recostarse sobre el sofá durante unos minutos que terminaron volviéndose las horas mencionadas. Y hubiera seguido durmiendo todo el día después de la noche perdida de no ser porque su estómago comenzó a hacer ruidos naturalmente asociados con la falta de alimento y para rematar, no tenía ninguna clase de fruta o legumbre en la alacena.

Sus ojos se inyectaron impotentes cuando se desplazaron hacia la ventana de su casa y se enteró que estaba lloviendo. — Pues que jodido — Murmuró mientras iba a buscar algo para cambiarse y salir al centro comercial a comprar. Revisó el reloj en su muñeca y comparó la hora con el de la pared, no era muy tarde de todos modos. Se puso una chamarra y sobre ella un impermeable, tomó la billetera y subió a la bicicleta que tenía aparcada cerca de la jardinera donde estaba su puerta trasera. Esperaba con todo su ser que aquella lluvia no empeorase o se transformase en granizo como lo habían estado informando las noticias porque sino tendría problemas para regresar.

Subió y se desplazó a toda prisa por la calle que iba paralela a la avenida principal. Lo prefería así para evitar los asuntos de tráfico y porque no le agradaba la idea de ser golpeado por un vehículo. Todo iba perfecto cuando escuchó el tono de su celular incrementar de volumen una vez la llamada entrante cogió mejor la señal satelital, ya que en tiempos de lluvia las nubes podían volverse espesas y afectar algunas líneas en particular. Frunció el ceño con algo de molestia cuando se percató de que se trataba de un número desconocido, como sea, no se encontraba muy de buenas para recibir bromas por lo que en caso de tratarse de un extorsionador lo pondría bien en su lugar, que ganas no le faltaban por haber sido interrumpido de su siesta vespertina. — ¿Diga? — Respondió algo seco y tajante, aunque aquél humor se descompuso más cuando escuchó que -la mujer- le hablaba con toda la confianza del mundo. No le molestaba que utilizase su apodo, pero le sorprendía que lo conociera ya que solo los de la escuela solían llamarlo así, ¿de qué se trataba?

La chica, aparentemente de nombre Magdalena, había conseguido su número de alguien más y eso le tranquilizó, por otro lado, al mirar el panorama la situación se ponía más compleja. — Hey, estoy algo alejado, ¿podrías darme unos cuantos minutos? No estoy en mi auto... — Tal vez con ello le daba a entender que demoraría un poco más en alcanzarle, aunque sabía que esa ruta era un camino alternativo rumbo al centro comercial, por lo que ganar algo de dinero por el momento no estaba de más. Podría comprar alguna que otra chuchería extra.

A él no le preocupaba trabajar con aparatejos fabricados antes de que hubiera nacido, lo peor del caso solo recaía en el pesado clima que abatía la ciudad en esos momentos. Aceleró y por fortuna muchas de las calles estaban desiertas, por lo que no le importó librarse de uno que otro semáforo en rojo, ahorrándose de ese modo mucho tiempo.

De lejos el vehículo daba la impresión de tratarse de algo en efecto, viejo, pero no le temía a esas derruidas carcasas. Aparcó detrás de la nave y sin aparentar mucho bajo esas ropas, se acercó a lo que imaginó era la interesada. — Bien, estoy aquí — Sus ojos se pasearon por la figura ajena y posteriormente por el auto, como si buscase entender la causa del imperfecto aún sin que se le contase. — ¿Puedes decirme que es lo que pasó exactamente? — Preguntó golpeando ligeramente con los dedos la superficie metálica del coche.
Katsuki N. Volkov
Salón : Universitario(a) Dromes : 12381
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por M. A. Marchessi el Lun Feb 11, 2019 8:31 pm

- El escuchar la única respuesta que le dieron tras confesar su patética y actual situación, la hizo sonreír, aún tras sentir que había cortado sin más. Iría... ¡Kachan iría a revisar el 600!

Más, al quedarse en silencio en la cabina, reconoció que había varias cosas que le hicieron pensar: Estaba demasiado dispuesto a ir, ¿sería porque estucho a una mujer pedir ayuda? Chasqueó con la lengua; esperaba de corazón que no fuese por eso. Segundo, él decía se iba a tardar ¿acaso estaba lejos de su casa a esa hora, con tal clima? "Vaya temerario..." pensó en lo que tomaba una de las cajitas de comida china al azar, notándola tibia; sonrió.

Y la tercera, que le hizo ruido de forma mental al escuchar una repentina ráfaga de viento en el costado del autito... ¿no estaba en auto? ¿llegaría caminando acaso? Miró por el retrovisor y al frente, nadie de nadie. Esperaba... que no se moje demasiado. Ella estaba empapada; y admitía detestarlo con ganas. Abrió la cajita y partió un par de palillos descartables. - ... gracias por la comida. - murmuró inclinándose para, prácticamente comer del borde del recipiente. Estaba de-li-cioso. Cerdo... agridulce... picante. Con cebolla y zanahoria y pimientos y tofu y... con la boca llena, comenzó a taratear, contenta de poder cenar algo así, aíun caliente y... caro.

Quedó, por un momento, mirando la pila de paquetitos de comida para llevar. Se había adelantado, lo sabía, al comprar antes comida para celebrar su "apuesta ganada". Suspiró. No les daría nada a nadie, los congelaría o... haría algo de ellas. Aquellos universitarios idiotas no se merecía un cerdo como ese. Tragó y abrió una lata de cerveza, fresca. Suspiró y continuó comiendo en calma... antes de notar que la radio... antiquísima, funcionaba. Sabía que tenía batería, por lo que al hacer contacto, buscó una emisora que le agradaba. "Puro Rock". A esa hora, por las noches ponían alternativo; no era de sus predilectos, pero había varias canciones que.. - ... ¡gracias, alabado sea el cerdo! - bramó cuando escuchó una de sus canciones preferidas comenzar.- When you were here before... Couldn't look you in the eye... - comenzó a cantar, pero prefirió llenarse de nuevo la boca, afirmando al ritmo con la cabeza hacia adelante, cerrando los ojos sintiendo la letra, el ritmo... aquella percusión violenta cuando comenzaba el estribillo.- But I'm a creep, I'm a weirdo.... What the hell am I doing here? I don't belong here... - bramó y... creyó notar que algo se movía a lo lejos. Bajó el volúmen y cerró la cajita a la mitad de su contenido, dejándola con las otras. Y si no era el dichoso "Kachan"... pues quizá le ayudase en alguna otra cosa. Lo vio acercarse, apoyada de espaldas en la puerta del piloto.

"O podría robarle su chamarra... joder, se ve calientito" pensó, notándolo con la respiración agitada al detenerse y dejar su biciclo atrás. Le corrió un escalofrío, que le erizó la piel de brazos y piernas. "Simplemente, perfecto" Pensó al notar que se veía y vestía como sus compañeros de vivienda. Quizo golpearlo solo ante la similitud, pero... confiaba en sus habilidades... no por nada sus compañeros estaban donde estaban siendo los desastres que eran: uno becado, con pasantías pagas otro y el último, irómicamente el primero en su clase. - Bienvenido... - no pudo simular del todo la sonrisa, divertida por la recepción de su parte: en shorts y remera oscura, chanclas livianas en pleno invierno... y empapada; más no puedo evitar el desagrado al notar que la miró; era obvio dada su infortunada situación. - Bien... - se calló un momento  girando el rostro, viendo sobre el hombro la zona del motor ¿contarle la historia entera o solo los detalles coherentes a su labor? - ... lo hice funcionar luego de... creo que 20 años sin uso, con mantenimiento escaso... - confesó soltando un suspiro fuerte, que acabó en un vaho entre ambos. - El motor sonaba bien pese a todo, revisé el combustible, y tiene carga la batería... - le dio su informe médico(?). Se incorporó y lo rodeó para avanzar dónde había dejado la bicicleta, dejándola apoyada al costado del móvil con cuidado. - La cuestión es... que no tengo fuerza para abrir y ver el motor... - por inercia lo intentó de nuevo, pero... desistió cuando sus dedos resbalaron a causa del agua de lluvia constante y la torpeza de sus dedos. Se quejó por el movimiento brusco y se miró la mano, abriendo y cerrando solo una vez los dedos blancos y algo duros por el frío. Chasqueó con la lengua. - Estaba tan contenta de que... me dejen conducirlo... - bajó la mirada un momento, sonriendo de costado... quizá e incluso, afligida. - ... que no me fijé en nada antes de salir. Ni siquiera si tenía caja de herramientas o lo que sea... - debió alzar el mentón para verlo, en lo que se cruzaba de brazos, encogiendo ligeramente los hombros. - Eso pasó... - alzó las cejas, dando una sonrisa ácida... para sí misma.- ¿Podrás hacer algo...Kachan? - no sonaba de ninguna forma exigente en lo que le decía, ni mucho menos desconfiada; estaba resignada, lo que dejaba un halo de cansancio genuino en su tono, y claro, en su mirada amelada... esperanza absoluta en... ¿sus ojos rojos? -
M. A. Marchessi
Salón : 1 B Edad : 15 Dromes : 43520
Reputación : 4
Mensajes : 45
Ver perfil de usuario
M. A. Marchessi
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por Katsuki N. Volkov el Mar Feb 12, 2019 6:34 pm

Se quedó observando con cierta altivez el vehículo mientras la mujer seguía hablando, tenía que escucharla para tener en cuenta lo que debía hacer. Entendía bien lo que los médicos sentían cuando el paciente llegaba con presunciones sobre su actual enfermedad de por medio, así ella y su coche... suspiró, pues luego de los primeros detalles fue más que suficiente, aún así no se sintió capaz de ignorarla.

Olfateó un par de veces el aire y detectó ¿comida? Restó importancia y se agachó por mero instinto para revisar los neumáticos aunque no lo hubiera mencionado. No le importaba tener que mojarse, no era esa clase de hombres, estaba acostumbrado a llenarse de grasa y fango cada tanto, por lo que mantener su cara cerca del oloroso pavimento húmedo no le representaba ninguna clase de novedad.

Claro, entiendo — Asintió un par de veces con la cabeza, suavemente. Suerte que para ella era sustancial que el rubio llevase siempre consigo una pequeña llave inglesa multiusos en el bolsillo trasero de su pantalón, era como una herramienta que siempre le dotaba de capacidades casi "mágicas". — Puedo, pero debo comprar unas cosas en el centro comercial... en el área de mecánica — Dijo tajante, no por ella, sino que su carácter lo hacía sonar a veces muy tosco. — Por ahora veré que el auto pueda avanzar al menos hasta allá — Dijo con una expresión más neutral que antes.

Se acercó al motor y con suavidad introdujo el gancho de su llave inglesa y empujó, botando la placa de metal con facilidad. Su hombro se forzó y abrió amplio el cofre delantero. Humo gris salió en forma desmedida de la parte afectada, aunque con la mano se encargó de esparcirlo hasta que pudo ver mejor su zona de trabajo. — No es algo tan complicado lo del motor, me temo que es algo más eléctrico — Murmuró desde adelante — El motor solo está polvoso y oxidado — Agregó.

Todavía sentía algo de estrés que ella le hablase con tanta naturalidad usando su pronombre, aunque evitó que esa nimiedad le perturbara. Tomó algo de agua en un bote desechable y rellenó el tanque destinado para lo mismo en el auto, una forma de enfríar el artefacto de manera rápida y efectiva. — ¿Quieres intentar encender el auto? De esa manera podrás llevarlo más cerca del centro comercial y allí continuaré reparándolo, que bajo la lluvia dudo sea posible — Dijo, fue más como una demanda que una sugerencia obviando que el coche encendería sin demora, al menos de forma temporal.
Katsuki N. Volkov
Salón : Universitario(a) Dromes : 12381
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por M. A. Marchessi el Mar Feb 12, 2019 7:53 pm

- De alguna u otra forma... sintió que le ¿molestaba?

Apretó los labios y agradeció que tuviese a alguien en aquella noche a quien solicitar ayuda. No importaba demasiado que... mirase su pequeño y adorado Fiat 600 como chatarra. Cambió el peso de pierna, cruzándose y descruzándose de brazos. Estaba, la verdad, cansada.

Notó que revisaba las ruedas. Estaban todas bien infladas... ella misma había hecho el cambio, hacía ¿dos semanas? el desgraciado de Joan le había pagado por hacerlo, cambiando las desinfladas y hundidas en el suelo. - Perfecto, si haces que se mueva... te llevaré donde sea... - afirmó con la cabeza también, sintiendo molestia en el cuello por las escasas hebras largas que tenía, mojadas, pegadas a a la piel.

Retrocedió un paso... la verdad, impotente de no haber podido hacer más por el pequeño. Inhaló y suspiró de nuevo, inclinándose un poquito para ver, atenta, curiosa, lo que haría. "Claro... él lo hace con facilidad..." pensó con molestia, su amor propio se vio fuertemente golpeado cuando él abrió la cavidad del motor con tal velocidad. Pero... se asustó al notar que salía tal cantidad de humo. El corazón se le encogió con fuerza... como una madre esperando el peor diagnóstico del mundo para su hijo. - ... ¿En serio...? - alzó las cejas y dibujó una sonrisa inmensa en el rostro. - ¡Es una noticia excelente! - llegó a dar dos saltitos en el lugar, soltando una risa aliviada.

Observó cómo llenaba de agua la bomba y... era tan simple lo que hacía. De forma fluida, como si supiese exactamente que hacía. "Basta, Chess... el claramente sabe lo que hace... y deja de mirarlo...". - ¿Cómo...? ¿Encenderlo...? - afirmó con la cabeza, pero... hizo un mohín. - Lo intenté varias veces... no había querido arrancar... - dijo... la verdad sin querer decirlo, sin mirarlo de frente; no quería fastidiarlo más de lo que ya, de seguro con sus comentarios de más había hecho. Se introdujo en el coche y giró las llaves, para escucharlo esforzarse en... nada. Chasqueó con la lengua, bombeó con el acelerador, antes de intentar de nuevo... escuchándolo rugir con ganas.- ¡Escucha eso, baby! - canturreó con ganas, acelerando con ganas... debía calentarlo unos minutos. - Oye... puedes atar la bici a las barras, no hay herramientas pero si sogas... - le comentó cuando lo vio asomarse por una ventana, de un humor excelente. Aminoró la presión del acelerado, pero sin soltarlo, para tomar la cajita de cena a medio terminar, para abrirla y comer, en lo que esperaba que él... hiciese algo, además de estar con esa cara de toro.- ... Mh... - masticó con ganas y se ayudó a tragar con un sorbo más de... cerveza. -

¿Qué dices...? ¿Te subes o vas por las tuyas...? La lluvia está cada vez peor... - comentó notando que estaría en dificultad dado que no funcionaban los limpiadores la velocidad 2. - ¡Vamos...! métela atrás, que sí entra... - rió con ganas, mirando sobre el hombro... dado que faltaban los asientos traseros, había considerable espacio, incluso para ser un auto tan pequeño. Se había puesto... de muy buen humor escuchar el motor funcionar. Vació la cajita y la metió en una bolsa negra que había bajo su asiento mientras aún masticaba; era una de las cosas que había descubierto, explorando en lo que había sido su tiempo de espera en el cochecito.- ¿Qué me dices?
M. A. Marchessi
Salón : 1 B Edad : 15 Dromes : 43520
Reputación : 4
Mensajes : 45
Ver perfil de usuario
M. A. Marchessi
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por Katsuki N. Volkov el Lun Feb 18, 2019 5:11 pm

Como una especie de médico, sabía muy bien lo que sucedía y como procedería de acuerdo a su plan. Cuando se fijó ya la lluvia había arreciado un poco, pero a pesar de tratarse de un elemental con control sobre el elemento contrario no se inmutó, lo único que sucedería era que cogería un resfriado. Aseguró su impermeable de la cabeza y se cercioró de que ninguna fibra de fría agua se colase en su cuerpo más que el viento.

Sin problema puedo ir yo por mi cuenta — Ladeó la cabeza sin mostrar flacura. Además, sería mucho más incómodo terminar mojando todo en el interior del coche, por lo que después de unas reparaciones menores y algo de limpieza aquí y allá indicó con un gesto manual que se dirigiese al centro comercial más cercano, donde aprovecharía para comprar sus propios insumos. Inevitablemente se mostró desconfiado a la primera, no porque tuviese algo en contra de la chica, pero en su naturaleza estaba el no compartir mucho con los demás, aún así se mantuvo pedaleando muy cerca del vehículo y de inmediato aparcó en el estacionamiento del centro. Suspiró quitándose de encima el rompe vientos amarillo, mostrando por fin la cabellera en púas más alborotada que nunca — Bien, pasillo de coches y motores, ¿vienes? — No se detuvo al avanzar, solo señaló la dirección y entró.

Comprar el material se volvió prioridad, debía también conseguir el aceite para el motor, también había memorizado el número de serie por si acaso. No es que fuese muy difícil encontrar lubricantes y químicos que ayudasen en el buen funcionamiento y para la limpieza de aquél viejo artefacto pero encontrar piezas de repuesto si que sería difícil. — El modelo es viejo, tal vez obsoleto para encontrar, supongo que con una bujía nueva bastará al menos — Sentenció sin mucho jugo en sus palabras. Él era así de seco y por su manera de expresarse estaba claro que encontraba refugio todo el tiempo entre piezas y artefactos sin vida. Se había tomado la libertad de adelantarse, usualmente era muy impaciente para esperar el paso de quienes le seguían, era lo suficientemente enérgico como para adaptarse al ritmo ajeno.

Cogió ésto, aquí y allá, tres botes de líquidos que solo él sabría su utilidad. Monogrado, poligrado, viscoso y del más ¿simple? parecía que sus ojos rojizos recorrían cada rincón de la estantería en búsqueda de algo más cada vez que encontraba algo. No le importó tener que dejar muchas de las cosas a un costado, por suerte encontró un pequeño carrito de compras por ahí abandonado y prosiguió, ¿en qué estaba? claro, algunas herramientas. Golpeó la llave inglesa que llevaba consigo sobre su mejilla mientras seguía explorando. Se fijó también en el tipo de marca y material, que no quería que el pobre auto terminase estallando dada la volatilidad de algunas sustancias. — Todo bien... ahora solo me falta... — Murmuraba para si mismo, como si estuviera haciendo alguna clase de nota mental. Todo un genio.

Creí que a ustedes las mujeres les gustaban autos con más personalidad — Dijo tosco, sin ninguna clase de remordimiento, pero de nuevo ignorante de lo que las personas podrían pensar de él o de su labia, pecó de franco y siguió en lo suyo. — Ahora solo me falta conseguir la pieza — Se aclaró la garganta y dio unos pasos hacia el final del pasillo.
Katsuki N. Volkov
Salón : Universitario(a) Dromes : 12381
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por M. A. Marchessi el Mar Feb 19, 2019 9:20 pm

- Miró la temperatura sobre el tablero, ya estaba listo. - Como quieras... - metió cambio y comenzó a avanzar sin cerrar la ventanilla... no porque no quisiera, no funcionó el manubrio sobre la puerta cuando quiso rotarlo. Cada diez metros, miraba por los espejos o, y más seguido, volteaba el rostro para verlo, para que no se le pierda de vista. Sonrió en lo que entraban al estacionamiento. Era desconfiado... más que mirón. Pues había pasado por situaciones similares, y la mayoría de los varones, solo por mirarla habrían metido un elefante en los no-asientos(?) de atrás. Estacionó y salió rápido del autito, frotándose los muslos, le lastimaba el cuero resquebrajado. - ... - Si bien primero fue de reojo, volteó completamente a ver su cabello. "¿Se peinará así o....?" pensó apretando ligeramente los labios, en lo que tomaba la cartera de la guantera. -

Oye, espérame, rizos de oro... - avanzó al trotecito, sonriente. Le siguió de cerca, sonriendo con ganas al meterse en el pasillo... ¡Todo era tan bonito! Pero... solo alcanzó a dar una ojeada a las tapicerías que habían llegado esa semana. Quería las de color... rojo. Y los daditos peludos tan monos que tenían sobre el mostrador. Miraba todo con cara de... niño en dulcería, acabando por quedarse atrás cada pocos segundos de la marcha del rubio, debiendo alcanzarlo con pasitos presurosos. - ¿Cómo que obsoleto...? Me leí en internet que... aún hay algunas piezas adaptables en el mercado para conseguirle... - acabó hablando más para si misma, notándose la poca gracia que le hacía aquello. Le gustaba mucho ese auto, aquel particular modelo. ¿Amor a primera vista? Lo había sido... ¿amor tras una larga historia? También había sido... Magda quería ese 600. Lo quería con ganas.

Al verlo adelantarse, algo más allá le llamó la atención... y avanzó, en línea recta y debió de estirarse mucho para alcanzarla. Miró fijamente lo que tenía en manos, meditabunda. -

¿Te puedo ayudar en algo...? - y una sonrisa idiota, con un idiota portándola, le saludaron de parte de uno de los encargados del pasillo; de esos que dicen saber mucho sobre su "área".-

No, gracias... encontré lo que quería - más que una sonrisa por cortesía, acabó haciéndole una mueca y dejándolo solo, girando 180° para buscar al chico de "los rizos". - ... aquí estás... - murmuró con rostro serio, dejando sobre el carrito el pequeño "pack" de cinta aislante, pintas finas y destornillador buscapolo. - ... - notó que había cosas cuyo nombre ni por asomo había escuchado que llevaría, pero le restó importancia. "Él sabe lo que hará..." con toda la confianza del mundo, avanzó a la par suya.-

Creí que a ustedes, los hombres, les gustaban las mujeres sin personalidad... - soltó el respuesta y... chasqueó con la lengua.- Espera, borra eso. - hizo una mueca y se distrajo con las ceras y espumas en venta.- ¿Me dirás que un modelo tan viejo y compacto no tiene personalidad...? ¿Qué será la personalidad para tí...? - alzó una ceja, bufando una risa.- Oye... ¡Oye espera...! -lo tomó con gentileza del brazo, pero fuerza para detenerlo. Buscó sus ojos negó con la cabeza.- ... es tarde, tengo los boxer mojados y necesito volver esta noche a mi casa para ganarme el auto... - explicó de forma escueta.- ... con que se mueva hasta casa está bien... nada de repuestos por ahora... - y le buscó la mirada cuando sospechó que la correría.- Hablo en serio... Si lograste que llegue hasta aquí, lograrás que vuelva a la pensión... - insistió y sorbió por la nariz con suavidad, mirándolo atenta... sin malas vibras.

Llegó a sonreírle y a sacudirle con torpeza el brazo.- ¡Vamos, Kachan...! Conmigo tendrás trabajo hasta que quede como nuevo... - la idea le gustaba... ¡qué digo! le encantaba y se notaba en sus ojos entusiastas.-
M. A. Marchessi
Salón : 1 B Edad : 15 Dromes : 43520
Reputación : 4
Mensajes : 45
Ver perfil de usuario
M. A. Marchessi
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por Katsuki N. Volkov el Vie Feb 22, 2019 7:43 pm

Se detuvo un momento, suspiró y miró hacia la muchacha de cabellos castaños. Su mueca no expresó demasiado salvo algún movimiento del labio inferior, algo en él buscaba inquirir en las palabras de ella. ¿A qué se refería? Era demasiado malo para entender a las féminas, y muy impaciente a veces para comprender al público en general. De nueva cuenta se resistió a ceder y volvió a lo suyo. Una persona así de osada para dejar hablando por su cuenta a la gente no era agradable, pero podría pretextar eso a su trabajo, o a su mente que maquinaba estrategias que superaban a cualquier hombre de su edad.

¿Qué tienen que ver las mujeres en todo ésto de todos modos? — Preguntó mientras reunía el material delante suyo y lo ponía de un solo movimiento sobre aquél vehículo metálico. Hizo caso a su última sugerencia y dejó que su pensamiento viajara de nueva cuenta a su oficio, uno que le encantaba mucho. — Debo conseguir cosas incluso para mí, alimento, si eso — Pronunció un poco árido antes de ser interrumpido por el agarre de la muchacha a la que apenas conocía... ¿cómo era que se llamaba? Ah, Magdalena. Bien pensó también en alguna clase de pronombre para minimizar el desgaste de articular su nombre, algunos no tan lindos y otros más graciosos. Sonrió apenas cuando pensó en el que se le vino a la cabeza cuando escuchó lo último. — Entonces... ¿solo quieres que se mueva de vuelta a casa? — Su expresión se clavó firmemente, arisca y austera sobre la ajena. Vaya manera de agobiarlo. — Por ahí hubiera sido mejor comenzar — Bufó volviendo las herramientas de nueva cuenta al estante donde recordaba bien la pertenencia de las mismas.

Mujeres, precisamente mujeres. — Si no voy a repararlo por completo, dudo que vaya a llevarme mucho tiempo. Es más simple y con solo ajustar unos cables estará perfecto al menos para que regreses por hoy a tu hogar — Prosiguió sacando los otros aceites y repuestos de la caja de acero para dejarlos en su lugar. Su orgullo se había ido, en parte, al traste, como sea no iba a castigarle por hacer su faena allí más amigable, de hecho esperaba terminar pronto con el asunto para no perderse su serie nocturna.

¿Puedes esperar acá? Ahora debo ir por mis menesteres propios — Señaló hacia el área de refrigerios, carnes y vegetales — No duraré mucho — Aclaró por si acaso. En cuanto a comestibles no se consideraba alguien de gustos extravagantes, pero quedarse tanto tiempo en desvelo siempre le propiciaba un gran apetito.
Katsuki N. Volkov
Salón : Universitario(a) Dromes : 12381
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por M. A. Marchessi el Miér Feb 27, 2019 8:00 pm

- Alzó una ceja al escucharlo preguntar sobre las mujeres.- ... - pensó que entendería la referencia. Lo dejaría por el momento... o para siempre, solía olvidar esos detalles si no los aclaraba en el momento. Mantuvo la mirada en él, en búsqueda de... lenguaje corporal y expresiones que le ayudasen a poder congeniar mejor con el sujeto; era difícil... como alguien con... "Magdalena Amira Marchessi... por pensar así de la gente es que no tienes amigos de verdad" se incomodó a tal punto de su propio pensamiento que lo soltó, pero mantuvo la vista sobre él.

¿Fue impresión suya o él... sonrió un poco? Más allá de la duda sobre lo que vió, la asaltó el porqué habría sonreído. - Oye... - se interrumpió ante la pregunta de él; ya lo había dicho pero... - ... hoy quiero volver a casa; si vuelvo a casa con una cerveza para el dueño, el auto será mío - contó de nuevo cosa que había dicho, más no creyó prudente no decirlas de nuevo. - Ey... no tienes que... - y el rubio devolvió en escaso tiempo el carro prácticamente lleno de cosas. Apretó los labios, habiéndose tragado una mirada de lo más... "amigable" por parte del mecánico; inhaló y suspiró con calma. Podía reaccionar tranquila, a pesar de estar empapada, tener frío, aún no saciar hambre ni sed, y tener a uno de los trabajadores vigilándola de cerca. -

... ¿poco tiempo? ... eso suena genial... - comentó escondiendo los brazos tras el cuerpo, con espalda recta, pareciendo que "sacaba pecho", pero solo era un posición de espalda firme. - Lamento no haberlo dicho antes... - notó que no le había hecho gracia aquello, a lo que... pensó alguna forma de compensarlo. Después de todo... estaba allí para ayudarla.  - ¿Qué... comprarás...? - y él volvía hablar, pidiéndole que se quede allí.- ... Esperar... ¿aquí? - si se quedaba quieta, se congelaría; además de sentir que si se quedaba quieta, era entregarse en bandeja para que aquel trabajador regresase a la carga. - ¿No puedo ir contigo? - no se impondría con confianza, dado que ya le había fastidiado lo suficiente en una noche... para ser un desconocido. Optó por preguntar con calma, intentando... hacerle una seña  muy simulada, para indicarle... que en definitiva, NO quería quedar en compañía de quien parecía acecharla solo un poco más allá.- ... déjame acompañarte... por favor... Y... y... te puedo... - ¿Qué podía ofrecerle a alguien como él...? Ya le había ofrecido algo por lo que, obviamente, caería: trabajo=dinero. ¿Qué tenía que...? Lo recordó de súbito.- ... tengo varias porciones aún calientes de comida en el auto. Hay china... - pensó un poco.- ... de la india y no recuerdo cuál más... y tengo Budweiser heladas... - agregó bajando el rostro... ya derrotada. -

No me dejes sola ¿si...? - acabó por pedir torciendo los labios. - Ya me miran de forma recurrente, mojada y con esta ropa... - murmuró separando de su vientre la prenda mojada, pegada.... helada. -
M. A. Marchessi
Salón : 1 B Edad : 15 Dromes : 43520
Reputación : 4
Mensajes : 45
Ver perfil de usuario
M. A. Marchessi
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por Katsuki N. Volkov el Sáb Mar 16, 2019 10:54 pm

Era difícil para él manejar la situación que se había vuelto menos profesional ésta vez, ¿qué clase de persona era ella? Notaba que se estaba sacando varias libertades de la manga y eso de cierta manera le irritaba al sentirse asediado. Suspiró cansado y le observó por unos cuantos segundos que seguramente para la otra podrían figurar eternos y se dio la media vuelta para continuar con el trasteo de sus propios menesteres. — Vale, puedes ir a comprar algo de alcohol si gustas, supongo que el auto es muy importante para ti — Agitó la mano derecha como una despedida temporal mientras que la otra la introdujo suavemente pero eficaz en uno de sus bolsillos que por increíble que pareciera estaba seco a pesar del chubasco: benditos impermeables. Katsuki era una persona férrea, su temple tenía muchos lados afilados y no se rompía tan fácil algunas veces, tal vez en ese momento solo se trataba del clima y sus prisas, su pensamiento enfocado en lo que tenía que hacer no le permitió conservar su personalidad más renuente y descarada. "Lo haré por el dinero, ya está" pensó sin darle mucha vuelta al asunto.

Sé cuidarme solo, apuesto a que tu también, con la edad que pareces tener puedes hacerlo, ¿me equivoco? — Recalcó con un tenor indiferente pero a la vez acusador — No me sienta bien comer delante de otros, y tampoco me va quitarle las porciones de comida a las personas... espero entiendas eso — No le miró porque sus orbes se quedaron bien atentas a los anuncios que señalaban los bajos precios en los filetes de ternera, fue entonces que se animó a mantener todavía la plática de forma menos incisiva — Aunque ésto si que me atrae, y tengo el suficiente dinero como para comprar algunos kilos de carne fresca, tal vez ¿kiwi? ¡ah! debo consumir frutas ahora que recuerdo... cosas verdes y... — Siguió cuchicheando para si mismo en una especie de lista mental que hasta ahora recordaba, rechinando los dientes, maldiciendo por lo bajo, recordando lo que el médico de la escuela le había dicho respecto a los desvelos y el problema que podría desarrollar si no consumía las suficientes grasas y calorías, diablos, era un científico... o algo así, y no se iba a quedar limitado por las propias exigencias de su inútil cuerpo.

¿Había escuchado bien? Supuso que si, de inmediato respondió: — Entonces tendremos que apresurarnos, que si te quedas con esa ropa húmeda terminarás por resfriarte — Enunció enmascarando el sarcasmo y una risa desgraciada le hizo bufar. Por su parte él contaba con ciertos mecanismos corporales que le ayudaban a vaporizar las gotas de agua de su existencia de una forma minúscula, imperceptible para los demás, única y que por cierto, le inflaba el ego cuando entraba en alguna clase de contienda.

En un azar del destino comenzó a sentirse un poco déspota y carraspeó la garganta, liberando de forma más gentil las palabras que ocuparon sin afán de denuedo sus fauces — Espero y en los siguientes días el clima mejore, no quisiera regresar a la universidad con todo éste fango que se crea en las calles ni tener que soportar éstas molestias — Le miró, refiriéndose a los inconvenientes que le mostraban los cambios climáticos, aunque su mirada acusadora se clavó sustancialmente en la silueta femenina a quién ya no miraba con los mismos ojos de antes y algo en su pensamiento le hizo desconfiar. — Y por cierto, tendrás que decirme quién exactamente te ha dado mi número, no todo el mundo parece estar interesado en promocionarme — Aunque no estuviera consciente de ello, cada una de sus palabras salía como balas de alto calibre dirigidas a nadie en si, pero su método de hablar inculcaba en el más ajeno a la escena una especie de ansiedad. El chico no se andaba con ninguna clase de rodeos.
Katsuki N. Volkov
Salón : Universitario(a) Dromes : 12381
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por M. A. Marchessi el Jue Mar 28, 2019 10:11 pm

- Él la despedía, pero al menos pareció comprender cuánto quería aquel auto. Que por azares de la vida, ahora podía conseguir tan solo entregando una maldita cerveza al dueño. Procuraba no pensarlo mucho, no en aquel momento, ya que debía mantenerse tranquila ante aquel rubio. Si ella no estaba calmada y respondía con paciencia, dudaba que él hiciese ameno el fortuito encuentro.

Pero al escucharlo... frunció el ceño. Profundamente, sin la intención de apartar la mirada de él. Era un idiota. Y claro... lo miró un poco, de forma descarada; ¿qué diablos sabe el chancho de aviones...? ¿qué rediablos podría saber él lo que era tener que rebajarse a pedir compañía en justamente aquel momento de necesidad? Más allá del auto, claro, en eso sabía que se merecería cada centavo que saliese de su bolsillo... pero allí, en aquel pasillo, era otro tonto más. Que la vé más grande de lo que era, al parecer; y que no estaba dispuesto a hacerle fácil el tránsito por aquella jodida humillación de tener que solicitar de escolta a un desconocido, a primera vista decente, por culpa de un desconocido abiertamente indecente. -

Entiendo. - solo soltó aquello, con voz apagada. Podía volver al auto. Perfectamente y dejarlo con su monólogo hasta que hiciese lo que tenía que hacer a su bicho... es decir, a su futuro bicho. inhaló con fuerza y al voltear a checar si podía irse por dónde volvió, notó al empleado... técnicamente bloqueando la salida, acomodando mercadería al final del largo pasillo que sería el axioma para regresar al auto. Para dejar en paz al sujeto. - No necesitas... - cerró los ojos, intentando encontrar de forma mental las reservas de paciencia. Y ahora se burlaba de ella...

¿Qué sería mejor...? ¿Quedarse con aquel manojo de... lo que sea que conformase a aquella rubia sarcástica y bruta o darle la cara a un baboso? Volvió a mirar sobre el hombro, notando que el dichoso empleado... ahora estaba prácticamente a pocos metros de ambos, acomodando mercancía acomodada. - ... - no diría nada.

La rubia gruñona ganaba por, quizá 0.1 punto. Pero ganaba. Arrugó la nariz, sin poder esconder su desagrado con eso. Había intentado de todas las formas verle el lado bueno al asunto, pensar positivo, buscarle una sexta pata al pobre gato de por sí mutante; pero no logró mantenerse animada. Soltó un suspiro, profundo y aireado, quejoso, solo dedicándose a seguir a la mole que parecía mantener lejos al baboso. -

... - no había sido a propósito, de verdad. Pero no pudo evitar el voltear a verlo con rostro serio, y peor que serio. - ... mh. - soltó, para que note que lo escuchaba. ¿Hablaba él de molestias? Se lo veía bastante cómodo, calientito y sequito para hablar de molestias. Ladeó el rostro sin ánimo, cuando notó... que se venía algún otro reclamo de su parte, incluso antes de que separase los labios. -

... - y volvía a recibir una paliza verbal, sin siquiera una grosería, de su parte. De la nada. Como si fuese el campeón de peso pesados de hacer sentir aún peor a las personas en sus desdichas. Parpadeó solo una vez, con incredulidad.- Si te lo digo, dejarás de ser tan bruto para hablarme. - sin opción, sin chance ni elección. - Lo último que necesito en este momento, es tu desconfianza - alzó un dedito y le picó el... jodidamente bien formado pecho, en un énfasis por aquel "tu" - porque ya me estoy fumando tu carácter. Y me dopó de sobra - agregó tomando un inmenso chocolate de un estante y avanzando hacia las cajas.

Notó que si compraba algo, saldría sin necesidad de toparse con el baboso.- Te espero en el auto... Kacchan... - ronroneó, haciendo un "adiosito" con los dedos, avanzando entre su caminar siempre contoneante; como si el pasillo fuese una pasarela.

Era simple... tenía paciencia... hasta que ya no la tenía más. Más siempre se arrepentía tras no tenerla.-
M. A. Marchessi
Salón : 1 B Edad : 15 Dromes : 43520
Reputación : 4
Mensajes : 45
Ver perfil de usuario
M. A. Marchessi
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sin seguro... pero con Budweiser {Priv. Volkov}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.