Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

Clubes/Rol.
El club de cocina te espera.
POR Jestro / Jevil
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Kanade & Ui [I.D]
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyHoy a las 11:08 am por Kanade/Ui

» Hello Stranger (Priv. Irathorn.)
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyHoy a las 1:32 am por Eileen Wolff

» Bloody Paradise [Afiliación Élite]
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 11:37 pm por Invitado

» Un castigo, una sección desconocida de la biblioteca ¡Cuidado! [Libre]
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 9:22 pm por Rechy Syphiras

» Todo sea por un barril de ron ©
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 8:41 pm por Rechy Syphiras

» TIENDA DE ITR
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 6:47 pm por Nero Angyros

»  Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 6:01 pm por Liu Feilong

» Synchronicity - Privado Judah
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 3:50 pm por Judah Hurley

» Nos conocemos - Privado Judah
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 1:44 pm por Judah Hurley

» Yoru Furukawa ─ ID
The traces of blood [Priv. Mikaela] EmptyAyer a las 8:27 am por Alice/Elizabeth



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






The traces of blood [Priv. Mikaela] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado The traces of blood [Priv. Mikaela]

Mensaje por Victor Krylov el Dom Feb 03, 2019 7:28 pm

COMISARIA

Day/Night 21:09 p.m



Victor Krylov ─ The traces of blood [Priv. Mikaela] ─ Éadrom: Otros

The subtlety of destiny

A

quella noche había tenido un gran aviso por radio, normalmente no le solían llamar con tanta urgencia pues siempre andaba investigando algún caso, pero si se cometía un asesinato repentino, con posibles testigos y sospechosos la cosa se ponía en marcha con algo más de rapidez.

Para él había sido una sorpresa normalmente no solían existir testigos o si los había no se sabía de ellos, era lo que tenía vivir en una ciudad llena de seres mitológicos, que se salían con la suya fácilmente si no quería que nadie los viera, por lo general los asesinatos más fáciles de descubrir eran los de los humanos, torpes y con motivos más que de sobras para matara al susodicho, no eran tan sutiles como podía  ser un vampiro, un demonio o cualquier otra clase de criatura que pudiera ocultar su rastro o peor asesinar rápidamente en cualquier callejón.

Esta vez parecia que habian tenido algo más de suerte y habían cogido a alguien en mitad de la escena del crimen , no sabía que clase de persona se quedaba en la escena de un asesinato, pero agradece tener algo con lo cual comenzar a investigar, su olfato era fino pero eso no lo aceptaba un  juez como prueba, por desgracia por muy poderosos que fueran algunos seguían necesitando pruebas para culpar al criminal correspondiente aunque sólo existieran pruebas que podían percibir muy pocos.

Al llegar a la comisaría se acercó al resto de sus compañeros los cuales le pusieron al tanto de la situación antes de explicarle que tenían una sospechosa y al parecer a una panda de individuos apalancados en la comisaría esperandola, algún asunto de banda o eso entendió .

-Le hemos dicho que esperara a que usted llegara para el interrogatorio -caminaba al lado de su compañero hasta la sala de interrogatorios entrando en el otro lado para poder ver a quien tendría que interrogar previamente -¿Es una broma?-al ver a la joven dudó de la eficacia de sus compañeros pero al recibir una negativa suspiro profundamente y tomó el informe entre sus manos- Espero que tenga algo que decir, no tiene pinta de que esté implicada pero tras ver a los que la acompañaban, será mejor no fiarnos de las apariencias…-explico mientras los demás le daban la razón - Bien entrare, estad atentos -salió al pasillo para cambiar de receptáculo entrando de una manera tranquila y firme a la habitación observando a la joven con más detenimiento - Buenas noches -comento en un tono neutral, los modales lo primero.

Se aproximo hast la mesa sentándose frente ella, notando al instante el olor que desprendía sintiéndose ¿abrumado? por alguna extraña razón se sentía un tanto incómodo. Relajó sus hombros tratando de no pensar más de la cuenta, simplemente le incomodaba que una chica bonita fuera sospechosa por muy mal que sonara era un tanto superficial y ya daba por hecho que los criminales tenían peores pintas.

-Mi nombre es Víctor  Krylov, soy agente especial a cargo de este caso -explicó mientras abría el informe para echarle una mirada por encima- Ahora te haré unas preguntas para saber exactamente que a ocurrido hoy ¿Entendido? -mientras decía estas últimas palabras bajo su mirada al informe leyendo brevemente lo que había escrito - Bien a sido vista en la escena de un asesinato ¿Puede contarme que hacía allí?  




Victor Krylov
Edad : 28 Dromes : 17242
Reputación : 1
Mensajes : 5
Ver perfil de usuario
Victor Krylov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The traces of blood [Priv. Mikaela]

Mensaje por Mikaela Lovegood el Miér Mar 20, 2019 6:31 pm

T
amborileaba los dedos sobre la fría mesa de metal, mirando el infinito reloj que marcaba los segundos con cada ‘tic’ y con cada ‘tac’. Ni siquiera sabía cómo es que se había metido en aquel tremendo problema, de un allanamiento de morada pasase a ser enfocado en un asesinato. Sus manos, las cuales estaban ancladas a la mesa por unas esposas excesivamente prietas que irritaban su piel con su sólido metal. Definitivamente tenía todas las de perder a simple vista, pero lo cierto es que no era tal y como aquellos policías querían creer...


Un par de horas antes, en mitad de la noche, se encontraba simplemente a las puertas de la casa de lo que era un simple niñato con ganas de camorra ─ Literalmente ─ Desde que había conocido a Yamato, se había inmiscuido mucho en los asuntos de su banda. Lo cierto es que conocían más información de lo que sucedía allá dónde el ojo policial no alcanzaba que cualquier otra persona, pero entre otras cosas existía el cliché de los enfrentamientos entre bandas cutres que solo se trataban de tristes estudiantes inadaptados. Observaba al resto mientras esperaban a Yamato con intención de meterse en la casa, simplemente para darle un susto a él.

¿De verdad hace falta hacer esto? ─ Cuestionó mirando a Ryu, un joven rubio, de muy buen ver con su chaqueta de cuero desgastada, sus vaqueros ajustados y su camisa con un símbolo del rock que obviamente no insinuaba nada bueno.

Él hizo un gesto despreocupado. Aquello era más bien idea del cabeza de grupo.

─ No sé, a mi me da igual, Yamato es el que quiere que “Restauremos el honor de la banda por darle la paliza a Chuck” ─ argumentó, rascándose la cabeza, se le veía nervioso. ─ Ya sabes, solo es entrar coger las llaves y salir ─

Ella lo miró con cierta desgana. No había entrado allí para meterse en líos precisamente, pero el peliazul llegaba a resultar verdaderamente convincente en muchos aspectos. ¿Por qué debía hacer aquello ella? Fácilmente »Porque tú eres la más escuálida de nosotros y puedes colarte por el hueco del jardín sin dar la nota « Fue el argumento de Yamato. Y así fue como a la señal, tomó aire y rezó a quien tenía que rezar para colarse por detrás de la casa y entrar sin hacer mucho ruído. Se suponía que estaba solo por lo que no sería muy difícil ir, buscar las llaves de su moto y salir con ellas sin dejar ni rastro de que estuvo allí. Sin embargo, cuando forzó la cerradura y entró, encontró un olor muy fuerte que en un principio no supo distinguir. Al andar, sus pies hacían el sonido de un chapoteo, lo que llegó a relacionarlo simplemente con un problema de cañerías. Le era difícil ver por donde iba, allá por dónde caminaba se tropezaba con algún mueble que entorpecía su camino, por lo que no con muy buena idea, encendió la luz del teléfono móvil para alumbrar el camino. Lo que vio, no era en absoluto un problema de fuga de agua. Había sangre por todos lados, manchando los muebles, las paredes y sobre todo el piso.

Oh Dios… ─ Exclamó, llevándose una mano a la boca, impactada.

Retrocedió, intentando buscar algún lugar que no manchara más sus pies de rojo, topándose con algo blando y carnoso que le hizo caer hacia atrás, golpeándose la cabeza contra el suelo.

No fastidies… ─ masculló, buscando el móvil con su mano, el cual halló detrás suyo.

Cuando alumbró, se encontró con el cadáver del muchacho, al que debía robarle las llaves. En ese momento no gritó, sus cuerdas vocales parecían haberse bloqueado impidiendo que tan siquiera pudiera llamar a su amigo. Nunca había visto la muerte tan de cerca, sin embargo también le resultaba tan familiar que al verlo, sentía tristeza y al mismo tiempo su pecho se llenaba de un vacío insípido.

De pronto, escuchó un ruido, no estaba sola, frente a ella había un hombre, su figura no se veía muy bien, pero estaba allí, quieto en una esquina, observándola con detenimiento. Parecía ser bastante alto y de facciones marcada, no era expresamente oriental, más bien parecía extranjero, desde allí notaba su gélida mirada clavarse en ella como si se tratase de un monstruo de la oscuridad al que tanto temen los niños de pequeños. Su respiración se alteró, podía escucharla junto al latido de su propio corazón y parecía que él lo sabía, que le tenía miedo. Lo dedujo por la pequeña sonrisa que parecía distinguirse a medida que sus ojos se acostumbraban a la oscuridad. Ahí pudo verlo más claramente o al menos su mirada, unos ojos turquesa muy profundos que no dejaban de mirarla. Así que sus miradas se mantuvieron una con la otra, en silencio, por casi un minuto que pareció una eternidad. Era prácticamente hipnótico. Fue entonces cuando alzó su dedo índice y lo posó sobre sus propios labios con gracia, dejando el mensaje claro “Cállate”. Al principio no lo entendió, pero cuando en medio del silencio ensordecedor se escuchó el  golpe que sonó como un trueno, seguido de un montón de pisadas sólidas por toda la casa, comprendió que quería que mantuviese la boca cerrada.

─ Policía, arriba las manos y manténgase quieta ─ Exclamó a voces un hombre que parecía apuntarle con un arma y una linterna a la cara.

Encogió sus hombros y fue cuando en medio de la confusión, negó con su cabeza.

N...No, No se equivocan fue…

Para cuando señaló, el  susodicho no estaba.

─ No diga nada señorita, todo lo que diga será utilizado ante un tribunal ...─ citó mientras sin pudor se abalanzó sobre ella para agarrarle los labios hacia atrás y colocarle las esposas.


Así era como se encontraba en aquel lugar, esperando a ser interrogada, con un chándal gris apagado de la policía cuatro tallas mayor que ella, mientras su ropa estaba siendo analizada en un laboratorio forense. La sudadera se le caía por el hombro y para caminar tenía que agarrarse los pantalones y subirlos hasta el pecho para no tropezarse con ellos.

¿Hasta cuando estaré aquí? ─ protestó, inquieta.

Ahí fue cuando vió entrar al federal que obviamente venía con intenciones de sacar una confesión por lo sucedido. Lo observó detenidamente, por algún extraño motivo, su figura le resultó familiar, pese a que no lo había escuchado en su vida.

¿Buenas? ─ preguntó, frunciendo el ceño ligeramente. ─ No sé para usted, pero yo estoy atada a una mesa con una acusación por asesinato. Lo siento, pero para mi está claro que no es una buena noche ─ exclamó, temblándole las manos ligeramente. Luego, asintió comprendiendo el cómo iría la mecánica de aquel interrogatorio. Cuando por fin pudo hablar, se incorporó sobre la silla y se inclinó sobre la mesa, para que las esposas no tirasen mucho de sus muñecas ─ Bueno, Victor, yo no he matado a nadie ¿vale? Estaba… ─ Le tembló el labio ─ B-bueno estaba, en la casa del chico para, símplemente robarle las llaves de su moto ─ murmuró. Si lo pensaba bien, era mejor ser acusada de hurto y allanamiento de morada que de asesinato ─ A ver… ─ se inclinó, pegando su frente a la mesa, pasando sus manos por su coleta─ La idea era entrar en la casa, robarle las llaves de la moto, salir y hacerle alguna tontería al tipejo, porque el muy estúpido le pegó una paliza a un amigo mío. Bueno, eso que me colé y empecé a oler algo muy fuerte, luego pisé lo que creía que era un problema de cañerías o fuga y para cuando encendí la linterna del móvil me topé con la sangre y posteriormente con el cadáver, me tropecé con él solo eso ─ confesó, relamiéndose los labios, sedienta ─ ¿No hace calor aquí? ─ preguntó a este, con una mueca de incomodidad ─ Llevo horas en esta mesa me muero de sed ─ protestó, dejándose poseer por los nervios.

Luego lo observó. Sus ojos comenzaban a cristalizarse tal vez por sentir demasiadas emociones juntas, pero entre ellas estaba la peor de todas que llevaba, desde el momento en el que la detuvieron, rondándole por la cabeza.

¿Qué van a hacer conmigo? ─ se pasó una mano por su frente, empezando a hiperventilar un poco ─ Yo no puedo ir a la cárcel, ¿Vale? Y-yo no sirvo para ir a la cárcel, s-soy una tirillas ¡Míreme! Soy diminuta, me van a comer allí, voy a ser la cobaya de todas, no quiero pasarme el resto de mi vida fabricando matrículas o repartiendo libros viejos de segunda mano, mientras intento sacarme la condicional, si es que me la conceden, o hacer un ciclo formativo de grado medio para acabar igualmente desempleada o de basurera y lo peor. No quiero mear en público, por favor, no quiero estar en mitad de una celda meando cerca de una posible criminal de verdad, creo que lo peor de la cárcel va a ser el terrible olor a pis a la hora de dormir ¿Quien limpia eso? ¿Y cada cuánto las limpian? ¿Por qué tenemos que dormir al lado de dónde hacemos pis? ─ se pasó la mano por la cara, intentando calmarse ─ Dios siento que allí cogería como doscientas infecciones

Su voz comenzaba a resquebrajarse conforme hablaba y sus manos ahora temblaban más que antes, estaba a nada de romper en el llanto, pero por otro lado no quería hacerlo, por algún motivo quería guardar parte de su orgullo delante de aquel policía.


The traces of blood
/
Mika y Victor
Otros
Me la hizo Hushy ♥️




The traces of blood [Priv. Mikaela] Mikaa
Mikaela Lovegood
Salón : Universitario(a) Edad : 25 Dromes : 440594
Reputación : 7
Mensajes : 58
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The traces of blood [Priv. Mikaela]

Mensaje por Victor Krylov el Jue Mar 21, 2019 3:48 pm

COMISARIA

Day/Night 21:09 p.m



Victor Krylov ─ The traces of blood [Priv. Mikaela] ─ Éadrom: Otros

The subtlety of destiny

A

lzó suavemente una ceja por aquella respuesta tan tosca, sabía que no estaba en un hotel pero él no tenía la culpa y las normas sociales le obligaban a ser cordial con todos, incluso con sospechosos de asesinato, más que nada por si no resultaban culpables podrías acabar mal parado- Lamento si se encuentra incómoda, me temo que mis compañeros en esta ocasión han exagerado un poco  con las medidas preventivas-comunicó realmente pensando que la chica tenía un porte lo suficientemente delgado para reducirla si se oponía a hacer caso a la primera, no eran necesarias las esposas o eso creía él.

Una vez la tuvo enfrente dejo que esta hablara, normalmente la gente soltaba cosas para intentar librarse  o por los nervios comenzaban a decir cosas sin sentido, pero por lo menos solía ser útil que se despejaran fueran inocentes o culpables - Bien, tranquilícese, cuénteme todo lo ocurrido hasta el momento de la detención -comunicó con un tono lo más relajado posible mientras sacaba un bolígrafo para apuntar cualquier cosa importante que contara.

Apuntó en una libreta solo lo de que había entrado para robar una llaves  y que se había encontrado el cadáver tras encender la  linterna de su móvil, en aquel caso veia coherente su versión pero no iba a dar nada por hecho hasta que tuviera todos los datos y pruebas -Llevaba mucho rato esperando, supongo que es normal que tenga sed-miró a uno de sus compañeros indicando que fuera por agua con una mano- ya le traen algo de beber -comento para que no se impacientara.

Parpadeó viendo como en un momento a otro comenzaba a agobiarse con sus propias cavilaciones-Tran…-intentó decir algo pero al ver como sacaba todo de contexto mientras planteaba un escenario que si bien tendría que ser trágico parecía salido de una comedia por la forma en que lo narraba , sintiendo una rara sensación en el pecho, mientras sonrió levemente sin darse cuenta de que realmente sus planteamientos le habían hecho gracia, sin percatarse en el momento de que estaba sonriendo -No se altere por favor -alzó suavemente sus cejas y suspiro- solo es un interrogatorio, no va a ir a la cárcel solo por respondernos que hacía allí -acerco su mano a una de las contraria para quitarle las esposas sintiendo un leve calor en el pecho quedándose estático por un instante-....-noto su respiración cortarse mientras aquella sensación permanencia , instantes antes de que notara que llevaba mucho rato con la mano sobre la ajena- cof disculpe me he quedado en una nube -comentó antes de soltarle las muñecas- por lo que me ha contado lo máximo que le puede caer es una multa por allanamiento aunque como no hay denunciante puesto que está muerto , seguramente salga de aquí sin cargos -aclaro antes de observarla- antes tendremos que esperar los análisis del laboratorio y confirmar con sus acompañantes la versión de los hechos, pero en general sino me ha mentido no tiene porque ponerse así -sin saber porque queriendo calmarla tras aquella  muestra de ansiedad.




Victor Krylov
Edad : 28 Dromes : 17242
Reputación : 1
Mensajes : 5
Ver perfil de usuario
Victor Krylov
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: The traces of blood [Priv. Mikaela]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.