Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
BÚSQUEDA
Se busca gente con ojo para las noticias ♥
POR Mikaela Lovegood
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Camino al cielo
Ayer a las 11:27 pm por Bastian Shawn

» [¡VOTACIONES!] USERS AWARDS 2018
Ayer a las 11:17 pm por Nathaniel Wyatt

» Destinados (Privado)
Ayer a las 10:07 pm por Vesta

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 9:54 pm por Ren Mikazuki

» —[Cronología]—
Ayer a las 8:43 pm por Sehnris

» El payaso y el bufón. (priv. William M.)
Ayer a las 8:40 pm por William M.

» The daily routine does not disappear|| Priv.
Ayer a las 7:09 pm por Yamato Tsukino

» Still here - Jaeger's ID
Ayer a las 7:09 pm por Vyktoria S. Jaeger

» In Between days
Ayer a las 5:02 pm por Stella Maris

» Un balrog desesperado (?)
Ayer a las 4:28 pm por VonSchrodinger



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Destinados (Privado)

Mensaje por Boudon De Ambrose el Dom Dic 23, 2018 1:05 pm

"Jamas te arrepientas, ni tampoco retrocedas. Lo mejor puede estar por venir y aun no lo sabes. El camino será tan largo como tus pasos lo quieran, y tan estrecho como la fuerza que ejerzas. Jamas te arrepientas."

Un pedazo de papel de unas viejas cartas que escribía en su hogar caído. Boudon estaba enamorado de alguien sin rostro, una doncella escondida en las sombras, por miedo a lo que puede acontecer a su alrededor una vez que abra sus ojos. El caballero aun esta conociendo a esa mujer, así que no puede opinar mucho al respecto, mas dudas se generan a medida que la va conociendo. Tal vez sea ese aire de misterio y pregunta lo que tanto le atrae de sus letras, de su historia. Su interés es tal que tiene los ojos perdidos en ese trozo de papel que pudo rescatar luego del terrible final de su reino.

Descansando en un bar tranquilo que puede ofrecer la ciudad de Éadrom, ya lleva varios minutos mirando ese trozo de papel quemado, recordando con nostalgia y preguntándose si alguna vez volverá a saber de ella. Pero no es momento de pensar en eso ahora, debe seguir en su aventura de recuperar su cuerpo, su armadura y rehacer a su familia. Soilses con un par de dromes como propina y salta de su asiento alto. Ahora es pequeño, todo le queda grande, hasta las miradas de los demás hombres al ver a un niño en un lugar como ese.

Su cara es de pocos amigos, desinteresada en los demás. La totalidad de su rostro es tapada por un cuello largo que cubre lo que sería su boca, una llamativa vestimenta negra con capucha que solo poseían en Pharanás. No conecta los ojos con los de nadie mas, para evitar problemas de algún ebrio que este dispuesto a pasar una mala noche con sus puños. Su paso recto sigue hasta la salida del bar y una vez fuera del lugar se sorprende por las luces que impactan en sus orbes, provocando que levante la mano en respuesta a tanta luz en su rostro. Una fiesta, carnaval que organiza la ciudad de la luz para festejar algo que el caballero aun no sabe, pero lo averiguaría. Boudon quiere saber todo lo que pueda sobre el ambiente que lo rodea, esa fiesta puede ser el indicio para el camino que quiere emprender.

Se ajusta su cuello, baja su capucha para que la luz no le sea un fastidio y se pierde entre la multitud bailante. Todos cantan, todos brillan, solo él esta caminando sin celebrar.
avatar
Dromes : 5335
Reputación : 0
Mensajes : 13
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Amalek el Dom Dic 23, 2018 2:25 pm

[ En el cielo ]

Entre al fuerte de la orden, adornado por banderas y estatuas de cada Arcángel que dirigió la orden antes de subir de puesto, es imposible de imaginar la suerte de entre todos los ángeles que hay en la orden, subir a Arcángel de una orden.

Cada muerte de un humano que consiguió la gracia de dios, es un guerrero mas en nuestras filas contra la oscuridad, y pensar que quizás yo fui humano también, no recuerdo que hice en mi vida humana, o quizás simplemente fui creado con la voluntad de dios para ser un ángel desde el primer momento. Solo puedo recordar despertarme junto a otros cinco ángeles mas, recuerdo que llevábamos la misma ropa, como si viniéramos del mismo lugar, pero eso iba a investigarlo otro día, u otro siglo.

Me acerque al trono donde estaba sentado el gran Arcángel, líder y divino de la orden de la justicia y el equilibrio. Su ángel de mayor confianza se arrodillaba ante el, pedía ser enviado a la tierra para cumplir el propósito que le fue asignado, no entendía de que hablaba, no sabia su propósito.

Las palabras del Arcangel fueron directas y sin dudarlas. - ¡No Tyriel, las ordenes fueron claras y no quiero que me cuestiones, a mi, tu superior!. - Pronuncio con una voz que se retumbo en todo el fuerte, Tyriel agacho la cabeza y se marcho. Era mi turno, di unos pasos y me arrodille ante el.

- Amalek, ¿vienes a cuestionar mis ordenes tu también?. - Lo mire y abrí mis ojos, los cuales se iluminaron con una luz celestial. A través de este método, los arcángeles podían saber si nosotros hablábamos con la verdad, pero si esta luz se apagaba, estábamos mintiendo.

- Gran Maestre y Arcángel de la orden de la justicia, no vengo a cuestionar sus ordenes, vengo a hacer un pedido. - Dije con cierto nerviosismo.

- Habla entonces. - dijo con una voz autoritaria.

- Es sobre la misión que me otorgo... créame cuando le digo que no quiero estar vigilando a esa demonio, no estoy a la altura y tu mas que nadie sabe que mis habilidades no son las de vigilar. -

El Arcángel me miro y sonrió - ¿Crees que enviaría a un soldado mio, a un hermano, a su propia muerte?. Te equivocas Amalek, tu estas destinado a grandes cosas, esa es la voluntad de dios. -

- No logro entenderlo, ¿a que se refiere?. -

- Hay respuestas que no puedo darte pequeño Amalek, pero un día las tendrás, aquella noche, con la demonio, al tocar aquella puerta sentí tu miedo, cuando sentiste que te envié señales, es por que trataba de que entiendas, que en esta guerra, en esta batalla no estas solo Amalek, siempre tendrás a tus hermanos y a tu maestre. Tienes miedo a estar en el mundo humano, y pecar como los ángeles caídos, pecar como Lucifer lo hizo. -

La razón por la que no pronunciaba su nombre, era por que esta prohibido ante el trono hacerlo. - No quiero volver a la tierra, simplemente no quiero. -

- ¡Basta!, discutiremos esto mas tarde. - Y así fue, me levante y me fui a los jardines del fuerte, lo espere sentado durante ocho horas, hasta que por fin salio.

Esta vez sin rangos.

- Amalek, se que quieres respuestas... - dijo con una voz compasiva.

- ¡No quiero respuestas Zariel, quiero que me comprendas! -

Zariel me miro y se sentó al lado mio, cuando estaba con el, podía sentir que el era mi familia, un hermano mayor para mi, quizás eso era y yo no lo sabia, por eso siempre estuvo conmigo, por eso me llamaba "pequeño".

- Esta bien... no quieres vigilar a la reina, tienes miedo. ¿Cierto?, se sincero. -


Lo mire, si, era la verdad y creo que el podía sentirla. - Si... lo tengo, se lo que le hizo a uno de nuestros hermanos, son monstruos Zariel, no tienen piedad... ¿por que me envías a mi a vigilarla?. -

- Porque no te envíe a vigilarla a ella, se acerca algo Amalek, humanos que quieren hacer nuestro objetivo en la tierra sin que lo hayamos pedido, y por eso, mi ángel mas fiel, tu, seras su ángel guardián. Cuidaras y protegerás con tu vida, de ser necesario a cada miembro. No importa si descubren que eres un ángel, eso ya no importa. -

Zariel se levanto y dicto mi siguiente objetivo, sus ojos se iluminaban. - Tu, Amalek guerrero primordial de la orden de la justicia y el equilibrio. Protegerás, cuidaras, comprenderás y ayudaras a cada miembro del futuro equipo, seras un guía espiritual para ellos. -

- ¿Que equipo?. - Pero no hubo respuesta, solo un portal se abrió adelante mio, era hora de irme y volver. Atravesé el portal y abrí mis alas, otra vez volvía a caer a la tierra.


[ En la tierra ]

Otra vez volvía a caer mientras una luz marcaba mi caída, hacia donde iba, cerca de donde iba a aterrizar, había una fiesta, un carnaval, al parecer no era coincidencia, Zariel me envió aquí con un propósito. Y en el momento que ese "equipo" se presente, yo debía unirme a ellos, o protegerlo desde las sombras si era necesario, por que eso eramos, sirvientes de la luz que trabajaban en las sombras.

Caí cerrando el puño y aterrizando lentamente, o bueno... en realidad debía practicar mi "caída" lenta. Guarde mis alas y empece a caminar, por alguna extraña razón mis ojos seguían iluminados, parpadee una vez y estos volvieron a la normalidad.

era hora de buscar respuestas sobre mi misión y mi próximo movimiento, ¿que tenia que ver la demonio con la misión actual?... debía esperar, solo así lo sabría. Me metí en el festival, empece a caminar por las calles, pero todos me miraban raro, no entendía por que.

- Bonito cosplay brother -me dijo un sujeto mientras se reía, lo mire entre cerrando los ojos - Es una armadura angelical forjada por un Arcángel mismo -

- Como digas, suerte brother -

Humanos... debía concentrarme, debía centrarme en la misión. Mire mi entorno, inspeccionando a las personas. No había nada que hacer por el momento, solamente relajarse y disfrutar de la fiesta al parecer. Seguí caminando por el festival, mirando a cada persona y evento.
avatar
Dromes : 4325
Reputación : 0
Mensajes : 13
Ver perfil de usuario
Amalek
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Zackary Argyreon el Dom Dic 23, 2018 8:47 pm

Grande, imponente y desgarrado era el contorno de aquella musa de pintores e historiadores de antaño. Se desplazaba entre las nubes mirando con fiera gesticulación hacia la superficie del mar azul que se abría desde abajo hacia adelante para perderse en el horizonte tan normal, tan usual hasta donde la mirada alcanzaba a mirar, bordeado de aquellas franjas de tierra verde y pastizales que se levantaban hasta las cordilleras montañosas. Un hábitat que cernía bajo la silueta de su gran sombra indomable que vista desde el suelo era capaz de cubrir el sol con su paso premonitorio del caos. Sus ojos brillaban cual ocre entintado de una marca dorada, destilando un fulgor hipnotizante, tan cautivador como intimidante pues solo invitaba a la zozobra de estar presenciando a una criatura comparable solamente a una deidad. ¿Quién podría decir que bajo la piel de ese joven dragón se encontraba la apariencia cruda, nefasta de un muchacho con años de experiencia? Aún así, maduraba día a día y comparado al resto de los que quedaban con vida, ese dragón de escamas rojas aún era un juvenil que se encontraba en plena muda de escamas y como era debido (y natural) se encontraba en su forma primitiva para acelerar el proceso ante lo molesto que resultaba ir dejando por ahí pedazos de su piel.

Aquella figura alada desistió de ir más alto y se acercó a la suave marea que rodeaba la costa de la isla, era fascinante como podía ver aquél mundo bajo las cristalinas aguas que acompañaban su travesía bajo sus garras que le cortaban en un trazo de espuma ligera, una semejanza compartida con una aeronave de guerra que se desplazaba a toda prisa surcando con tesón ese escenario culmido en belleza cálida, acogedora. El distintivo dragón jugueteaba en vuelo, una criatura que llamaba la atención de cualquiera que pudiera verlo, pues sus escamas carmín reflejaban intensamente los rayos del sol en un efecto esplendoroso y provocativo. Era rey, era bestia, era libre.

Tantos siglos de vida y todavía apreciaba los detalles de su vivir como un adolescente que descubría el misterio del destino, completamente desinhibido e imprudente, lleno de pasado y de presente, curioso al más mínimo entresijo de lo que sucedía a su alrededor. Tantos recuerdos de un ayer que no podría tragarse el tiempo jamás y tantas ilusiones que rezumaban en su aspereza mental como para brindarle ese carisma tan lúcido y descollante... El animal sonreía porque ahora se sentía pleno bajo la protección del domo, de esa ciudad situada en la luz que lo filtraba como uno de los tantos misterios de su propia naturaleza, amenazador, letal, fuego puro. Así y completo, levantaba vuelo sobre las aguas nuevamente para perderse en medio de las altas y más espesas nubes que le protegerían de la inquieta furtividad humana, regresaba a su terreno celestial.

¿Ah? ¿Los humanos están de fiesta? — Sus oídos le avisaron, y su carácter le hizo ladear la mirada un poco en aquella hondura de cúmulos gaseosos que dejaron un hueco en medio de todo el panorama distante: el centro de la ciudad. Lo que el reptil pudo determinar fue que en su cede se encontraba un parque de diversiones lleno de esos aparatos mecánicos, gritos y globos, colores y olores... seguro que todo podría saber muy dulce, y ese pensamiento escurrió hacia sus fauces provocándole una mueca de desagrado mordaz. Cruzó el cielo y su sombra pasó muy rápido sobre el parque de diversiones, ocultando la luz de manera tan fugaz que solo los que hubieran estado observando al cielo hubiesen determinado la causa. Estaba vigilando.



Firma nominada a los awards:
Mi princesa:

avatar
Dromes : 58395
Reputación : 14
Mensajes : 138
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Vesta el Lun Dic 31, 2018 12:13 pm

Destinados
Era su día libre, pero en realidad no existían tales días para la fémina que no tenía más distracción que su trabajo. No había nada que le hiciera sentir viva dentro de ese cuerpo frío que no fuera la acción, estar en medio del fuego y salvar el día. No tenía otro propósito en la vida.


No gustaba de las multitudes realmente, pero por alguna desconocida razón sus pasos la habían llevado hasta ese concurrido lugar lleno de colores y de algarabía que usualmente trataba de evitar. Pero eran especialmente las multitudes las que solían atraer problemas, aunque no precisamente si a Éadrom se refería, un lugar mayormente pacífico que rayaba en lo aburrido. Con alguna esperanza de algo de acción, o al menos distracción, Vesta halló lugar en un banquillo frente a una fuente de sodas, a falta de un bar. Sacó del interior de su chaqueta una cajetilla de cigarrillos, tomó uno y colocándolo entre sus carnosos labios rozados lo encendió inhalando del mismo un par de veces, desprendiendo como consecuencia algunas bocanadas de humo. No era precisamente una fumadora, simplemente su forma de calmar la ansiedad por tener demasiado tiempo libre para sí. Lo único emocionante que había tenido los últimos días había sido un robo y la persecución de un sospechoso que le ocasionó algunos problemas. Fuera de ello, la rubia holgazaneaba más de lo que habría deseado una agente de la policía que se esforzaba por cumplir con su trabajo.


Llevaba puesta en esa ocasión una chaqueta —como ya se mencionó— en tono grisáceo, con capucha con la cual cubría aquella cabeza decorada por fibras de oro. No era un vampiro de sangre pura, de forma que los rayos del sol no le suponían ningún peligro, sin embargo la luz intensa del astro rey le resultaba molesto por lo que prefería evitarlo cubriéndose de sus rayos con prendas durante el día, siendo más activa durante las oscuras y frescas noches. Era la enseñanza que le había dejado su “amo” y una vieja costumbre que se había arraigado en la fémina.


Algún desconocido cercano a donde ella ocupaba un asiento, le llamó la atención por fumar en un lugar público, señalando a un niño como principales afectados de su conducta poco prudente. Con una sonrisa forzada, apagó el cigarrillo y lo arrojó a un cesto de basura. Ciertamente no tenía argumentos para rebatir a su acusador, no acostumbraba lugares recreativos familiares y eso la llevó a olvidar las restricciones de convivencia. No había alcohol y no podía fumar ¿qué más podía hacer?


Cruzarse de brazos y mirar a los paseantes bajo el borde de aquella capucha que ocultaba a medias su rostro adornado por aquellas gemas azuladas. De esa forma comenzó a repasar los rostros de cada persona que pasaba frente a ella, ajena a los pensamientos que asaltaban a la vampiresa sobre posibles psicópatas sueltos en la ciudad. Rostros de mujeres, de hombres, de jóvenes rubios con aspecto de doll de porcelana, o de brillantes cabellos plateados, incluso rojizos como brasas ardientes… ¿Quiénes eran? ¿De dónde venían? ¿Qué intensiones los habían llevado a ese lugar? No podía estar segura si detrás de alguno de esos rostros, alguien “especial” se encontraba, como una bomba a punto de estallar. Y sí eso ocurría —para beneplacito de la rubia—, ella estaba lista para entrar en acción.



Faniahh/Lala/Cyalana





You're mine
I'm your nightmare
(Vesta)
avatar
Dromes : 5335
Reputación : 0
Mensajes : 13
Ver perfil de usuario
Vesta
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Lucielle Valnor el Lun Ene 07, 2019 5:47 pm

No hacía mucho tiempo desde que por fin conseguí escapar de la prisión en la que terminé encerrada por esos monjes y ángeles, bueno en realidad, más bien me liberaron, una chica con aptitudes mágicas con la que terminé por realizar un pacto que nos beneficiaba a ambas: ella me ayudaba a recuperar mis poderes que habían sido fragmentados y sellados en unos objetos y a cambio yo le conferiría una porción de mi poder para incrementar así su magia, fue un buen trato pero nunca imaginé que terminaría por realizar pactos con humanos, nunca sentí la necesidad pero tal como estaban las cosas era lo mejor que podía hacer si de verdad quería volver a ser la gran demonio que una vez fui, esa época en la que era llamada "Reina demonio"...si los demás seres del infierno me vieran ahora no sabría decir si se reirían o en su lugar intentarían una rebelión en mi contra, pero sea como fuere, eso es algo que a priori no importa, ya me preocuparé de eso cuando llegue el momento, por ahora tenía un asunto muchísimo más importante que atender, que era el de adaptarme a el mundo humano en la época actual.

Actualmente residía en el hogar de Millicent, a la cual llamaba sólamente de forma cariñosa Milli, yo estaba frente a una caja extraña que se iluminaba y tenía personas dentro, "televisión" le decía ella, veía uno de esos canales de "dibujos animados" mientras disfrutaba de las galletas que Milli había preparado, estuve entretenida hasta que llegó los anuncios, ahí vi como promocionaban algo llamado "Parque de diversiones" se veía todo tan colorido, pude ver también en el fondo puestos de comida y otras cosas que parecían divertidas. La emoción me embargó, me acerqué a la televisión colocando mis manos a los lados de esta. -Parque de diversiones... ¡Yo quiero ir! sin pensármelo dos veces y presa del ansia y emoción alcé la voz antes de salir por la puerta para avisar a Milli que me iría al parque de diversiones, que me iría adelantando y la esperaría allí.

Todo estaba tan cambiado...aún no llegaba a acostumbrarme a este tiempo, yo procedía de una época donde los humanos no estaban tan avanzados, ahora tenían desde bestias de metal que iban por las calles hasta pájaros metálicos que surcaban los cielos, incluso la gastronomía había mejorado notablemente. Pero al ser distinto me costó encontrar el Parque de diversiones, pregunté a la gente que vi pasar por la dirección, y tuve que soportar desde comentarios diciendo que "donde estaba mi madre" sobre mi edad y otros que hacían alusión al hecho de que era una niña pequeña, algo realmente molesto. Por suerte un hombre con un traje azul, gorra y una placa accedió a llevarme hasta mi destino cuando le comenté que vivía cerca de ahí ¿Tan fáciles eran de engañar los humanos de ésta época?

Nuevamente valiéndome de un engaño conseguí pasar al parque de diversiones sin tener que pagar la entrada y así ¡Llegué a donde quería! Había mucha gente por el lugar, vi desde los puestos de comida hasta gente haciendo cola para subirse a...¿Una rueda gigante?  Que extrañas aficiones tenían estos humanos, yo en vez de eso fui directa hasta algo que me llamó la atención, una maquina bastante grande se erigía cerca de unos bancos, en su interior se mostraban unas "latas" que ya había visto en casa, había de todo tipo, yo me decidí por la que tenía el dibujo de una naranja. Me paré enfrente y dije animada -Quiero el de naranja. No hubo respuesta, entonces me puse firme y señalé a la máquina con  seriedad. -¿No me oíste? ¡Dame la lata de naranja! de nuevo silencio...eso hizo que mi humor empeorase y me enojara. En un parpadeo envolví mi mano en uno de mis guanteletes demoníacos y asesté un severo golpe a la máquina, aboyándola con un fuerte sonido de metal doblándose. A causa del golpe, empezaron a salir por la "boca" de la máquina varias latas que ahora se desperdigaban rodando por el suelo, yo me agaché a recoger la que quería del suelo y con una sonrisa triunfante dije con sorna a la máquina. -La próxima vez piénsatelo dos veces antes de negarle algo a la Reina de los Demonios.
avatar
Salón : 1 A Dromes : 4705
Reputación : 0
Mensajes : 10
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Millicent Valnor el Vie Ene 11, 2019 2:45 pm

Estaba de rodillas sobre la alfombra de la sala de estar, cepillo en mano, fregando la enorme mancha de bebida de naranja. Farfullaba maldiciones en lenguas muertas, maldiciendo el día que se le ocurrió liberar a una demonia en la trastienda de su librería. Ahora estaba al cuidado de una chiquilla mimada que no comprendía que la basura iba en el bote, dentro de la bolsa, y no en el piso, desperdigada por la casa.

Hizo una pausa, irguiéndose sobre sus rodillas, resopló y se secó el sudor de la frente con el dorso de su mano, enfundada en un guante amarillo de lavar. Miraba la mancha, que ya no era color naranja neón intenso, sino un amarillo bebé pollito, cuando escuchó la voz de Luci en grito, avisando que se iba al parque de diversiones. Tras eso, un portazo.

Pasaron varios segundos antes de que la bruja pudiera reaccionar, chillando un sonoro -¡LUCIELLE VALNOR!- mientras se levantaba de un salto y corría tras la niña. Salió a la calle, en shorts de pijama desteñidos y con el elástico vencido, gigante camiseta corporativa que usaba de pijama llena de hoyos, descalza, con los guantes puestos, el cabello recogido en un tomate desarmado y aún agarrando el cepillo lleno de espuma de jabón. -¡LUCIELLE!- volvió a gritar, desesperada. Las miradas espantadas de los transeúntes le hicieron recordar que aún si estaba desesperada y le urgía buscar a la demonia, debía por lo menos ponerse zapatos... y un sostén.

Se puso lo primero que encontró: sus convers blancas, jeans desgastados, una camiseta blanca estampada, el sostén por supuesto antes que la camiseta, su chaqueta bomber negra, agarró su cartera, y por supuesto, el anillo de Lucielle. En la calle tomó un taxi y lo apuró hacia el parque de diversiones, sabía que la demonia llegaría allí a como diera lugar.

-¿Pero por qué tengo que pagar? Yo no voy a subirme a ninguno de los juegos- reclamaba, enojada, al guardia de la entrada -Yo vengo a buscar a mi hermanita, así de bajita- mostraba con la mano -Ojos azules, pelo blanco... ¡Que se fue sola y no la encuentro!- explicaba, angustiada. Pero el guardia no la dejaba entrar -Tiene que hacer la fila y pagar el precio normal de entrada, no hay otra manera de que la deje pasar- insistía, tomándola por los hombros y guiando a Milli hacia el final de la cola. Ella estaba perpleja ante la falta de empatía del hombre -Si le pasa algo a mi hermanita... ¡Ay! ¡Es que usted no sabe lo peligroso que es el que esté sola!- exclamó.

Le pusieron la pulsera plástica que es imposible de sacar y corrió parque adentro. Al poco andar, encontró una máquina dispensadora de bebidas abollada, las latas se dispersaban al rededor, algunos miembros del staff del parque las recogían y otros intentaban que los usuarios no se las llevaran. Reconoció fácilmente la huella del guantelete de Lucielle. Respiró tranquila, por lo menos estaba allí. Encontrarla sería el problema.

De repente, una enorme pesadez que la hizo tambalear. Una señora la sostuvo para que no se cayera, pues había trastabillado y su rostro se veía desencajado, estando a punto de caer -No puede ser...- susurró -Tengo que encontrarla ahora- dijo para si misma, pero la mujer la escuchaba y la miraba extrañada.

Aquello que Millicent había sentido no era otra cosa más que la presencia de un ser demoníaco con una gran fuerza, la suficiente como para causarle tal malestar. Era seguro que podría vencerlo junto con Lucielle, pero pondría en peligro a los civiles que nada tenían que ver con el asunto. Miró a la mujer -Gracias- dijo -Pero necesito que se ponga a salvo- añadió, mirándola con preocupación. La mujer, desconcertada, no entendía las palabras de la chica, pero en ese momento se escuchó un fuerte y espantoso grito.

Ambas voltearon hacia su origen, y vieron cómo uno de los personajes del parque, un hombre con un traje de oso sonriente, se retorcía en el suelo, chillando a decibeles sobrehumanos. Lentamente, el traje se inflaba, y se transformaba en algo más: el color se oscureció hasta quedar prácticamente negro, los ojos comenzaron a refulgir, la boca se llenaba de afilados colmillos, crecían garras en manos y pies, y comenzó a rugir aterradoramente.

Terminada la transformación, el mosntruo dio un manotazo que lanzó a un hombre varios metros lejos. Saltó y cayó sobre un carrito de hot dogs, destruyéndolo por completo -¡HUYAN! ¡HUMANOS! ¡HA LLEGADO SHANTUK VYER!- gritó y lanzó una carcajada sonora. La gente comenzó a gritar y a correr despavorida.

Millicent se quedó quieta, en shock, y no pudo esquivar un trozo del carrito que lanzó la bestia y le dio de lleno en la barriga, tirándola al suelo y haciéndole quedar sin aire. -Lu-cielle- musitó con el poco aire que le quedaba.


|| Pienso || Narro || Hablo ||
|| Narrador ||
avatar
Edad : 26 Dromes : 4873
Reputación : 0
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Boudon De Ambrose el Lun Ene 14, 2019 10:17 pm

Con el pasar del día, el gran caballero se fue dando cuenta un poco sobre el ambiente que rodea su nueva vida, en esta nueva ciudad. Criaturas de muchas formas, seres casi tan espirituales que brillan, cosas que serían consideradas monstruos paseando entre transeúntes muy comunes, como si nada. Esa es la clase de sociedad que no podría apreciarse en la antigua Pharanas, algo nunca visto ante sus ojos. La primera vez que camina por las calles, empezando por esa taberna de la cual ya se ha despedido, y ahora las calles luminosas tienen mas revelaciones para él.

Simple vagabundo, mientras camina entre tanta extravagancia. Aun duda si hallara alguna respuesta en lo que respecta a su armadura, su familia y su amada. Cuando ya todo parecía ser de lo mas aburrido y que tendría que tocar puerta por puerta, un gran sonido parecido a una explosión estruendosa le llama la atención. La gente corre en dirección opuesta a donde Boudon esta mirando, asustados de lo que sea que se esté acercando. La mirada ahora es filosa y sería, preocupado sobre que nuevo inconveniente tiene Éadrum para ofrecer. Hace unas semanas fue un lobo, y si eso fue suficiente para herirlo, no quiere imaginarse que cosa tan grande le espera en todo ese lío. Aun así, su corazón noble y curiosidad ponen en marcha sus pies y corre para averiguar que es lo que esta pasando.

¿Que sucede? ¿¡Que pasa!?

La multitud se encuentra en un estado muy alto de miedo y adrenalina, solo piensan en correr por sus vidas mientras golpeando con sus cinturas y panzas el rostro del pequeño, casi ni notan su presencia. Intenta caminar como puede y cubriendo su rostro hacía la criatura misteriosa y enorme que provoca todo el escándalo.

Antes no pudo verlo bien, pero ahora si, es claro, es un demonio ante sus ojos. No tiene que ser un genio o conocedor de la biblia para saber que lo que esta en frente es algo directo del mundo de las tinieblas. Antiguos escritos en hojas sagradas de la gran biblioteca de Pharanas hablaban sobre estas criaturas, de inmenso poder y que amenazan al mundo, menos a su reino que se encontraba protegido por un corazón celestial. Jamas entendió por completo esa frase, el corazón celestial es algo que nunca pudo ver, pero según las enseñanzas, funciona como un escudo. Era de esperarse que en la ciudad de la luz se topara con un monstruo oscuro y tenebroso como este. Esta asustado, lo admite para su consciencia, pero aun así, desvaina su espada corta y con la determinación que se ve en su rostro, un gran enojo seguido de un grito, da un brinco para apuñalar al monstruo en el abdomen, pero no llega mas que a la rodilla.

El ataque tal vez no sea suficiente, puede que esto signifique mas un suicidio que otra cosa. Por ahora, el valiente rubio se alza con valor ante una bestia que se les imposible de derrotar en estos momentos. No sin ayuda.
avatar
Dromes : 5335
Reputación : 0
Mensajes : 13
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Zackary Argyreon el Mar Ene 15, 2019 2:47 pm

Cuando las nubes dejaron de serle entretenidas y su curiosidad pudo más que su razón -vamos, era un chico ocupado- decidió echar un vistazo, pues no se encontraba tan lejos del bosque a donde se dirigía y además, podría escabullirse para transformarse en hombre y no llamar la atención. Cuando batió sus grandes alas para tomar velocidad rumbo al norte, cortó el aire cual avioneta motorizada y se entregó a la madre tierra, perdiéndose tras la copa de los árboles y la maleza, que sería su refugio mientras sus huesos y musculatura reptiliana adoptaban la forma más compacta y conocida de su existencia, un chico pelirosa que rondaba sus veinte y que lucía como un citadino más. Ya se le había hecho hábito llevar consigo un saco donde colocaba algo de comida y claro, ropa por si necesitaba transformarse de camino en sus viajes, por lo que cuando terminó tan traumática tesitura corporal el varón procedió a colocarse unos pantalones y una camiseta sencilla así como unas sandalias de paseo. Le interesaba conocer de qué se trataba en realidad todo ese alboroto lleno de risas y juegos, dulces y aromas. En algún momento se lo habría escuchado desde a algunos amigos propios del bosque, pero jamás había dado un paso que considerase riesgoso, pero ahora como la situación había estado calmada en los últimos meses pues desistió de seguir siendo un cabeza dura, les daría una oportunidad. Jasmina también le había ayudado a entender que no todas las personas eran malas, y había llegado a disfrutar de la compañía de uno que otro humano.

Así, con eso en mente, salió desde atrás de unos arbustos y observó el colorido ambiente ahora con piernas y brazos de humano desde detrás de una carpa, todos parecían divertirse mucho y hasta él pareció verse contagiado por la alegría ajena cuando una ligera sonrisa se dibujó sobre su rostro. — Oooh... — Se quedó con las cejas levantadas y los labios separados ante la impresión de ver aquellos vehículos que giraban sobre su propio eje y sobre los cuales la gente parecía montar cual animal, ¿eran esos los famosos juegos mecánicos que solo había visto en los libros? Aunque a él eso pronto le dejó de importar, porque además de que los vehículos en movimiento le provocaban náuseas la comida terminaba -siempre- por llamarlo más que cualquier otra cosa. Era inevitable despegar la mirada de los panecillos y caramelos, del algodón de azúcar que desprendía un aroma tan satisfactorio cuando se era preparado, de los zumos de frutas y los colores que pintaban cada ornato de la feria en medio de un carnaval, no obstante la criatura hecha hombre solo estaba observando, una especie de pequeño reconocimiento... pero claro, al final no pudo fingir su interés y terminó hurtando en uno de los puestos mientras nadie miraba, sustrayendo una especie de palillo con una bola de caramelo en la punta, ¡era muy delicioso!

La vida parecía sonreírle al varón de cabellos color pastel, pero el gusto no le duró mucho cuando escuchó el estruendoso sonido de algo romperse, los gritos y la caída de muchos escombros en la distancia. Alguien había sido arrojado hacia un pequeño puesto de comida rápida y terminó herido. Zackary no tuvo que otra más que acercarse para tratar de auxiliarlo... sabía lo que tenía que hacer, además de que recordó todo lo que su prometida le había indicado hacer en caso de necesitar curar a una persona. ¿Quién había sido el culpable de aquella atrocidad? Si algo le habían enseñado bien era no desperdiciar la comida, y ahora las pequeñas chozas donde la ofrecían al público estaban destruidas. Por si fuera poco detectó un olor a azufre en el otro lado de terreno donde sus ojos no alcanzaban a ver tras las demás instalaciones: no necesitaba verlo, sus sentidos ya lo habían captado como un demonio. ¿Por qué alguno de ellos estaría provocando caos? Tenía amigos demonios y ángeles, incluso que le habían ayudado a defender a su gente en algún momento del pasado, ¿por qué buscaba hacer mal en un lugar donde se respiraba tanta paz?

El rey del bosque estaba adaptado a la contingencia, pero no estaba seguro si los humanos y criaturas de la ciudad podrían hacer caso de sus indicaciones. En el bosque él daba una directriz y todo mundo obedecía, porque lo afamaban como una criatura guardiana y protectora, sin embargo en la ciudad era tan diferente todo. Algo en su interior aún así lo invitó a intentar, por lo que tomó aliento y como si un rugido reventase entre sus fauces, la voz del animal salió de entre sus labios — ¡Todos detrás! ¡Déjenlo respirar! — Comunicó todavía sosteniendo entre sus brazos al ser herido. — ¡Vayan a una zona segura! — Indicó haciendo gala de su diligencia y ese porte extrañamente real, ser un príncipe lo llevaba muy dentro en cada vena y aunque no supiera nada de realeza, su postura le daba mérito, como si su linaje se expresara por si mismo. — ¡Llévenlo a él también! Estará bien, le he dado algo de medicina... — Dijo mientras ocultaba en su saco el tallo de la flor mágica que había utilizado para sanar sus heridas y que, por mera precaución, siempre llevaba a todos sus viajes largos, uno nunca sabía cuando podían ser útiles.

El dragón necesitaba de grandes espacios libres de seres vivos ya que podría ser destructivo... el fuego lo consumía todo. Como sea se preparó y arrojó sus pertenencias por ahí, dispuesto a luchar con un enemigo del cual desconocía sus poderes pero al que no le temía.
Caos:



Firma nominada a los awards:
Mi princesa:

avatar
Dromes : 58395
Reputación : 14
Mensajes : 138
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Amalek el Mar Ene 15, 2019 3:10 pm

Lo que estaba siendo tranquilo y pacifico, pronto termino con el gran demonio Shantuk amenazando la vida de inocentes, tan idiota como siempre, pero tan fuerte. Saque mi Katana, pensé en Zariel, el debía haber sentido la misma oscuridad que yo cuando Shantuk empezó a lastimar a los heridos

- ¡¿Lo sentiste Zariel?! - dije corriendo hacia el centro del festival donde se encontraba Shantuk

" Si, estoy observando todo, escúchame bien... antes de pelear, protege a las personas a tu alrededor, a los inocentes, eso es primordial. " dijo Zariel, con una voz seria pero tranquila.

Me arrodille en el medio del centro, Shantuk estaba distraido con un pequeño el cual se tiro contra su rodilla, tan valiente para ser pequeño, admiraba eso. Pero era peligroso, Shantuk era un demonio sin piedad y si tenia que matar a alguien iba a hacerlo, incluso si quiere matar a alguien, lo hace, lo había estudiado.

Clave mi katana en el suelo, mire la cruz que se encontraba como símbolo en el mango de la espada mientras mis ojos se iluminaban de una luz pura, primero levante mi mano izquierda señalando un grupo de gente que estaba herida, rodeándolos con una luz capaz de quemar a cualquier demonio que quisiera dañarlos, hice lo mismo con mi mano derecha señalando a otro grupo y repitiendo el proceso, mi espada se mantenía iluminada y sin caerse.

" ¿Quieres que Tyrael te ayude? " dijo Zariel, el cual observaba todo.

" No... si lo que dijiste es verdad, ellos vendrán " dije ahora mirando al pequeño que se tiro contra el demonio, luego mire al cielo, mire las nubes y su luz. Cuando volví mi mirada al chico una luz de la espada se dirigió en su dirección, protegiéndolo y dándole fuerzas.

Pero cuanta mas luz usaba, mas demostraba mis dotes angelicales, y mas me costaba mantener mis alas escondidas... así que para no demostrar nada, solo podía apretar mis dientes, haciendo fuerza en mi espalda para que no salgan.
avatar
Dromes : 4325
Reputación : 0
Mensajes : 13
Ver perfil de usuario
Amalek
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Vesta Ayer a las 10:07 pm

Destinados
A sus oídos llegó una sinfonía melodiosa que pasó directamente hasta su cerebro el cual segregó una substancia que llenó de placer todos sus sentidos. Era la señal anhelada, era la música bajo cuyo son la vampiresa adoraba bailar. Esbozó una sonrisa ladina bajando ligeramente la cabeza, después empinó la bebida en la que había desquitado su ociosidad sorbiendo hasta la última gota, tras lo cual aplastó el envase vació en la palma de su mano mandándolo al instante a hacerle compañía al anterior cigarrillo dentro del cesto de basura. Se puso en pie de un saltó y en un abrir y cerrar de ojos ya se encontraba en medio de una trifulca, aquella que se alegraba haber vaticinado con gran éxito.


El ambiente apestaba, y no era difícil adivinar el por qué, un demonio rebelde había irrumpido el día familiar de los ahí presentes causando más disturbios de los que Vesta habría deseado. A su llegada ya había varios heridos incluyendo niños, eso significó un bonus extra para que la oficial realizara con mayor "entusiasmo" su trabajo. Sintió un ligero calor recorrerle el cuerpo, adrenalina burbujeando irónicamente por sus venas que la provocó llevándola a saltar ayudada de su levitas  sobre la corpulenta criatura oscura, hundiendo la rodilla de la pierna derecha en su horripilante rostro, consiguiendo hacerlo trastabillar debido al impacto pero sin derrumbarlo. Habría sido demasiado ambicioso de su parte creer que con algo tan simple conseguiría derrotarlo. Iluso inclusive. Tenía experiencia con demonios, por ello estaba consciente de que existían diferentes clases de demonios, todos con niveles de poder diametralmente distintos. Y esperaba que este no representara un gran problema qué resolver por estar en medio de una gran multitud de civiles.


Parece que necesitas una mano —refirió al muchacho rubio quien parecía querer hacer frente al grandulón—. Tranquilo muchacho, ahora yo me haré cargo de este vándalo.


Ignorante de la identidad del rubio, la vampiresa en un abrir y cerrar de ojos sacó de debajo de sus prendas unas esposas policiales, con un rápido movimiento se giró por sobre los hombros del demonio pasando tras de su espalda. Se hizo de los extremos de las esposas con una mano de cada lado usando la cadena como una especie de guillotina con la que junto con el peso del cuerpo de la fémina colgando ya tras del demonio, presionó la laringe de aquel arqueándolo levemente hacia atrás, ante lo cual la criatura negruzca profirió algunos alaridos. ¿Podría haber resultado más sencillo el trabajo? ¡Definitivamente no!


Aquel era un demonio sorprendentemente fuerte, y eso ya lo iba comprobando la fémina quien aunque poseía fuerza sobrehumana, poco a poco comenzaba a ser vencida por la fuerza del demonio que trataba de liberarse. Vesta crujiendo los dientes debido al súper esfuerzo, ajustó la fuerza con la que sometía a la criatura con una simple cadena, esta cedería en cualquier momento y cuando eso sucediera ese demonio no estaría nada contento. Debía idear un plan "b" y pronto. No obstante, era consciente también que como representante de la ley debía transmitirles una sensación de seguridad y protección a los paseantes aterrorizados que aún se encontraban presentes, además de mantenerlos a salvo mientras se rescataba a los heridos, un hecho que afortunadamente algunas personas ya estaban realizando solidariamente. La vampiresa debía ganar tiempo hasta que todos estuvieran a salvo, ya después.... ya después se encargaría de salir con vida de su precaria situación.


¡Estás bajo arresto! —dijo socarronamente más para sí misma que para el demonio cuando ya sentía que se le escapaba de entre las manos.

Faniahh/Lala/Cyalana





You're mine
I'm your nightmare
(Vesta)
avatar
Dromes : 5335
Reputación : 0
Mensajes : 13
Ver perfil de usuario
Vesta
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.