Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

Clubes/Rol.
El club de cocina te espera.
POR Jestro / Jevil
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Under the Moonlight [Privado]
Destinados (Privado) EmptyHoy a las 3:05 am por Chiasa Yokomiko

» Tiempo fuera.
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 9:21 pm por Bakugo R. Katsuo

» Saluda a la loca! (busqueda)
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 9:04 pm por Yuu Narukami

» REGISTRO DE AUSENCIAS
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 8:23 pm por Bakugo R. Katsuo

» CAMBIO DE NICK
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 8:15 pm por Derek Onodera

» Ok! All ok! (Ace D. ID)
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 8:13 pm por Derek Onodera

» Coffee Time. (Priv. Velkan)
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 7:04 pm por Jestro / Jevil

» Atrapado. (Kaname)
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 6:29 pm por Jestro / Jevil

» Last summer [ Priv. V. Samael McGarrett ]
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 3:46 pm por V. Samael McGarrett

» [ ARCHIVOS ] FAMILIA VLAD
Destinados (Privado) EmptyAyer a las 3:37 pm por Saya Vlad



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Destinados (Privado) A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Destinados (Privado)

Mensaje por Boudon De Ambrose el Dom Dic 23, 2018 1:05 pm

"Jamas te arrepientas, ni tampoco retrocedas. Lo mejor puede estar por venir y aun no lo sabes. El camino será tan largo como tus pasos lo quieran, y tan estrecho como la fuerza que ejerzas. Jamas te arrepientas."

Un pedazo de papel de unas viejas cartas que escribía en su hogar caído. Boudon estaba enamorado de alguien sin rostro, una doncella escondida en las sombras, por miedo a lo que puede acontecer a su alrededor una vez que abra sus ojos. El caballero aun esta conociendo a esa mujer, así que no puede opinar mucho al respecto, mas dudas se generan a medida que la va conociendo. Tal vez sea ese aire de misterio y pregunta lo que tanto le atrae de sus letras, de su historia. Su interés es tal que tiene los ojos perdidos en ese trozo de papel que pudo rescatar luego del terrible final de su reino.

Descansando en un bar tranquilo que puede ofrecer la ciudad de Éadrom, ya lleva varios minutos mirando ese trozo de papel quemado, recordando con nostalgia y preguntándose si alguna vez volverá a saber de ella. Pero no es momento de pensar en eso ahora, debe seguir en su aventura de recuperar su cuerpo, su armadura y rehacer a su familia. Soilses con un par de dromes como propina y salta de su asiento alto. Ahora es pequeño, todo le queda grande, hasta las miradas de los demás hombres al ver a un niño en un lugar como ese.

Su cara es de pocos amigos, desinteresada en los demás. La totalidad de su rostro es tapada por un cuello largo que cubre lo que sería su boca, una llamativa vestimenta negra con capucha que solo poseían en Pharanás. No conecta los ojos con los de nadie mas, para evitar problemas de algún ebrio que este dispuesto a pasar una mala noche con sus puños. Su paso recto sigue hasta la salida del bar y una vez fuera del lugar se sorprende por las luces que impactan en sus orbes, provocando que levante la mano en respuesta a tanta luz en su rostro. Una fiesta, carnaval que organiza la ciudad de la luz para festejar algo que el caballero aun no sabe, pero lo averiguaría. Boudon quiere saber todo lo que pueda sobre el ambiente que lo rodea, esa fiesta puede ser el indicio para el camino que quiere emprender.

Se ajusta su cuello, baja su capucha para que la luz no le sea un fastidio y se pierde entre la multitud bailante. Todos cantan, todos brillan, solo él esta caminando sin celebrar.
Boudon De Ambrose
Dromes : 17575
Reputación : 0
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Amalek el Dom Dic 23, 2018 2:25 pm

[ En el cielo ]

Entre al fuerte de la orden, adornado por banderas y estatuas de cada Arcángel que dirigió la orden antes de subir de puesto, es imposible de imaginar la suerte de entre todos los ángeles que hay en la orden, subir a Arcángel de una orden.

Cada muerte de un humano que consiguió la gracia de dios, es un guerrero mas en nuestras filas contra la oscuridad, y pensar que quizás yo fui humano también, no recuerdo que hice en mi vida humana, o quizás simplemente fui creado con la voluntad de dios para ser un ángel desde el primer momento. Solo puedo recordar despertarme junto a otros cinco ángeles mas, recuerdo que llevábamos la misma ropa, como si viniéramos del mismo lugar, pero eso iba a investigarlo otro día, u otro siglo.

Me acerque al trono donde estaba sentado el gran Arcángel, líder y divino de la orden de la justicia y el equilibrio. Su ángel de mayor confianza se arrodillaba ante el, pedía ser enviado a la tierra para cumplir el propósito que le fue asignado, no entendía de que hablaba, no sabia su propósito.

Las palabras del Arcangel fueron directas y sin dudarlas. - ¡No Tyriel, las ordenes fueron claras y no quiero que me cuestiones, a mi, tu superior!. - Pronuncio con una voz que se retumbo en todo el fuerte, Tyriel agacho la cabeza y se marcho. Era mi turno, di unos pasos y me arrodille ante el.

- Amalek, ¿vienes a cuestionar mis ordenes tu también?. - Lo mire y abrí mis ojos, los cuales se iluminaron con una luz celestial. A través de este método, los arcángeles podían saber si nosotros hablábamos con la verdad, pero si esta luz se apagaba, estábamos mintiendo.

- Gran Maestre y Arcángel de la orden de la justicia, no vengo a cuestionar sus ordenes, vengo a hacer un pedido. - Dije con cierto nerviosismo.

- Habla entonces. - dijo con una voz autoritaria.

- Es sobre la misión que me otorgo... créame cuando le digo que no quiero estar vigilando a esa demonio, no estoy a la altura y tu mas que nadie sabe que mis habilidades no son las de vigilar. -

El Arcángel me miro y sonrió - ¿Crees que enviaría a un soldado mio, a un hermano, a su propia muerte?. Te equivocas Amalek, tu estas destinado a grandes cosas, esa es la voluntad de dios. -

- No logro entenderlo, ¿a que se refiere?. -

- Hay respuestas que no puedo darte pequeño Amalek, pero un día las tendrás, aquella noche, con la demonio, al tocar aquella puerta sentí tu miedo, cuando sentiste que te envié señales, es por que trataba de que entiendas, que en esta guerra, en esta batalla no estas solo Amalek, siempre tendrás a tus hermanos y a tu maestre. Tienes miedo a estar en el mundo humano, y pecar como los ángeles caídos, pecar como Lucifer lo hizo. -

La razón por la que no pronunciaba su nombre, era por que esta prohibido ante el trono hacerlo. - No quiero volver a la tierra, simplemente no quiero. -

- ¡Basta!, discutiremos esto mas tarde. - Y así fue, me levante y me fui a los jardines del fuerte, lo espere sentado durante ocho horas, hasta que por fin salio.

Esta vez sin rangos.

- Amalek, se que quieres respuestas... - dijo con una voz compasiva.

- ¡No quiero respuestas Zariel, quiero que me comprendas! -

Zariel me miro y se sentó al lado mio, cuando estaba con el, podía sentir que el era mi familia, un hermano mayor para mi, quizás eso era y yo no lo sabia, por eso siempre estuvo conmigo, por eso me llamaba "pequeño".

- Esta bien... no quieres vigilar a la reina, tienes miedo. ¿Cierto?, se sincero. -


Lo mire, si, era la verdad y creo que el podía sentirla. - Si... lo tengo, se lo que le hizo a uno de nuestros hermanos, son monstruos Zariel, no tienen piedad... ¿por que me envías a mi a vigilarla?. -

- Porque no te envíe a vigilarla a ella, se acerca algo Amalek, humanos que quieren hacer nuestro objetivo en la tierra sin que lo hayamos pedido, y por eso, mi ángel mas fiel, tu, seras su ángel guardián. Cuidaras y protegerás con tu vida, de ser necesario a cada miembro. No importa si descubren que eres un ángel, eso ya no importa. -

Zariel se levanto y dicto mi siguiente objetivo, sus ojos se iluminaban. - Tu, Amalek guerrero primordial de la orden de la justicia y el equilibrio. Protegerás, cuidaras, comprenderás y ayudaras a cada miembro del futuro equipo, seras un guía espiritual para ellos. -

- ¿Que equipo?. - Pero no hubo respuesta, solo un portal se abrió adelante mio, era hora de irme y volver. Atravesé el portal y abrí mis alas, otra vez volvía a caer a la tierra.


[ En la tierra ]

Otra vez volvía a caer mientras una luz marcaba mi caída, hacia donde iba, cerca de donde iba a aterrizar, había una fiesta, un carnaval, al parecer no era coincidencia, Zariel me envió aquí con un propósito. Y en el momento que ese "equipo" se presente, yo debía unirme a ellos, o protegerlo desde las sombras si era necesario, por que eso eramos, sirvientes de la luz que trabajaban en las sombras.

Caí cerrando el puño y aterrizando lentamente, o bueno... en realidad debía practicar mi "caída" lenta. Guarde mis alas y empece a caminar, por alguna extraña razón mis ojos seguían iluminados, parpadee una vez y estos volvieron a la normalidad.

era hora de buscar respuestas sobre mi misión y mi próximo movimiento, ¿que tenia que ver la demonio con la misión actual?... debía esperar, solo así lo sabría. Me metí en el festival, empece a caminar por las calles, pero todos me miraban raro, no entendía por que.

- Bonito cosplay brother -me dijo un sujeto mientras se reía, lo mire entre cerrando los ojos - Es una armadura angelical forjada por un Arcángel mismo -

- Como digas, suerte brother -

Humanos... debía concentrarme, debía centrarme en la misión. Mire mi entorno, inspeccionando a las personas. No había nada que hacer por el momento, solamente relajarse y disfrutar de la fiesta al parecer. Seguí caminando por el festival, mirando a cada persona y evento.
Amalek
Dromes : 16550
Reputación : 0
Mensajes : 15
Ver perfil de usuario
Amalek
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Zackary Argyreon el Dom Dic 23, 2018 8:47 pm

Grande, imponente y desgarrado era el contorno de aquella musa de pintores e historiadores de antaño. Se desplazaba entre las nubes mirando con fiera gesticulación hacia la superficie del mar azul que se abría desde abajo hacia adelante para perderse en el horizonte tan normal, tan usual hasta donde la mirada alcanzaba a mirar, bordeado de aquellas franjas de tierra verde y pastizales que se levantaban hasta las cordilleras montañosas. Un hábitat que cernía bajo la silueta de su gran sombra indomable que vista desde el suelo era capaz de cubrir el sol con su paso premonitorio del caos. Sus ojos brillaban cual ocre entintado de una marca dorada, destilando un fulgor hipnotizante, tan cautivador como intimidante pues solo invitaba a la zozobra de estar presenciando a una criatura comparable solamente a una deidad. ¿Quién podría decir que bajo la piel de ese joven dragón se encontraba la apariencia cruda, nefasta de un muchacho con años de experiencia? Aún así, maduraba día a día y comparado al resto de los que quedaban con vida, ese dragón de escamas rojas aún era un juvenil que se encontraba en plena muda de escamas y como era debido (y natural) se encontraba en su forma primitiva para acelerar el proceso ante lo molesto que resultaba ir dejando por ahí pedazos de su piel.

Aquella figura alada desistió de ir más alto y se acercó a la suave marea que rodeaba la costa de la isla, era fascinante como podía ver aquél mundo bajo las cristalinas aguas que acompañaban su travesía bajo sus garras que le cortaban en un trazo de espuma ligera, una semejanza compartida con una aeronave de guerra que se desplazaba a toda prisa surcando con tesón ese escenario culmido en belleza cálida, acogedora. El distintivo dragón jugueteaba en vuelo, una criatura que llamaba la atención de cualquiera que pudiera verlo, pues sus escamas carmín reflejaban intensamente los rayos del sol en un efecto esplendoroso y provocativo. Era rey, era bestia, era libre.

Tantos siglos de vida y todavía apreciaba los detalles de su vivir como un adolescente que descubría el misterio del destino, completamente desinhibido e imprudente, lleno de pasado y de presente, curioso al más mínimo entresijo de lo que sucedía a su alrededor. Tantos recuerdos de un ayer que no podría tragarse el tiempo jamás y tantas ilusiones que rezumaban en su aspereza mental como para brindarle ese carisma tan lúcido y descollante... El animal sonreía porque ahora se sentía pleno bajo la protección del domo, de esa ciudad situada en la luz que lo filtraba como uno de los tantos misterios de su propia naturaleza, amenazador, letal, fuego puro. Así y completo, levantaba vuelo sobre las aguas nuevamente para perderse en medio de las altas y más espesas nubes que le protegerían de la inquieta furtividad humana, regresaba a su terreno celestial.

¿Ah? ¿Los humanos están de fiesta? — Sus oídos le avisaron, y su carácter le hizo ladear la mirada un poco en aquella hondura de cúmulos gaseosos que dejaron un hueco en medio de todo el panorama distante: el centro de la ciudad. Lo que el reptil pudo determinar fue que en su cede se encontraba un parque de diversiones lleno de esos aparatos mecánicos, gritos y globos, colores y olores... seguro que todo podría saber muy dulce, y ese pensamiento escurrió hacia sus fauces provocándole una mueca de desagrado mordaz. Cruzó el cielo y su sombra pasó muy rápido sobre el parque de diversiones, ocultando la luz de manera tan fugaz que solo los que hubieran estado observando al cielo hubiesen determinado la causa. Estaba vigilando.


Destinados (Privado) NmdsmBC
Every with you:
Destinados (Privado) P0uCAeM
Zackary Argyreon
Dromes : 71082
Reputación : 16
Mensajes : 189
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por JonBenet Ramsey el Lun Dic 31, 2018 12:13 pm

Destinados
Era su día libre, pero en realidad no existían tales días para la fémina que no tenía más distracción que su trabajo. No había nada que le hiciera sentir viva dentro de ese cuerpo frío que no fuera la acción, estar en medio del fuego y salvar el día. No tenía otro propósito en la vida.


No gustaba de las multitudes realmente, pero por alguna desconocida razón sus pasos la habían llevado hasta ese concurrido lugar lleno de colores y de algarabía que usualmente trataba de evitar. Pero eran especialmente las multitudes las que solían atraer problemas, aunque no precisamente si a Éadrom se refería, un lugar mayormente pacífico que rayaba en lo aburrido. Con alguna esperanza de algo de acción, o al menos distracción, Vesta halló lugar en un banquillo frente a una fuente de sodas, a falta de un bar. Sacó del interior de su chaqueta una cajetilla de cigarrillos, tomó uno y colocándolo entre sus carnosos labios rozados lo encendió inhalando del mismo un par de veces, desprendiendo como consecuencia algunas bocanadas de humo. No era precisamente una fumadora, simplemente su forma de calmar la ansiedad por tener demasiado tiempo libre para sí. Lo único emocionante que había tenido los últimos días había sido un robo y la persecución de un sospechoso que le ocasionó algunos problemas. Fuera de ello, la rubia holgazaneaba más de lo que habría deseado una agente de la policía que se esforzaba por cumplir con su trabajo.


Llevaba puesta en esa ocasión una chaqueta —como ya se mencionó— en tono grisáceo, con capucha con la cual cubría aquella cabeza decorada por fibras de oro. No era un vampiro de sangre pura, de forma que los rayos del sol no le suponían ningún peligro, sin embargo la luz intensa del astro rey le resultaba molesto por lo que prefería evitarlo cubriéndose de sus rayos con prendas durante el día, siendo más activa durante las oscuras y frescas noches. Era la enseñanza que le había dejado su “amo” y una vieja costumbre que se había arraigado en la fémina.


Algún desconocido cercano a donde ella ocupaba un asiento, le llamó la atención por fumar en un lugar público, señalando a un niño como principales afectados de su conducta poco prudente. Con una sonrisa forzada, apagó el cigarrillo y lo arrojó a un cesto de basura. Ciertamente no tenía argumentos para rebatir a su acusador, no acostumbraba lugares recreativos familiares y eso la llevó a olvidar las restricciones de convivencia. No había alcohol y no podía fumar ¿qué más podía hacer?


Cruzarse de brazos y mirar a los paseantes bajo el borde de aquella capucha que ocultaba a medias su rostro adornado por aquellas gemas azuladas. De esa forma comenzó a repasar los rostros de cada persona que pasaba frente a ella, ajena a los pensamientos que asaltaban a la vampiresa sobre posibles psicópatas sueltos en la ciudad. Rostros de mujeres, de hombres, de jóvenes rubios con aspecto de doll de porcelana, o de brillantes cabellos plateados, incluso rojizos como brasas ardientes… ¿Quiénes eran? ¿De dónde venían? ¿Qué intensiones los habían llevado a ese lugar? No podía estar segura si detrás de alguno de esos rostros, alguien “especial” se encontraba, como una bomba a punto de estallar. Y sí eso ocurría —para beneplacito de la rubia—, ella estaba lista para entrar en acción.



Faniahh/Lala/Cyalana





You're mine
I'm your nightmare
- Vesta
JonBenet Ramsey
Dromes : 17580
Reputación : 0
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Lucielle Valnor el Lun Ene 07, 2019 5:47 pm

No hacía mucho tiempo desde que por fin conseguí escapar de la prisión en la que terminé encerrada por esos monjes y ángeles, bueno en realidad, más bien me liberaron, una chica con aptitudes mágicas con la que terminé por realizar un pacto que nos beneficiaba a ambas: ella me ayudaba a recuperar mis poderes que habían sido fragmentados y sellados en unos objetos y a cambio yo le conferiría una porción de mi poder para incrementar así su magia, fue un buen trato pero nunca imaginé que terminaría por realizar pactos con humanos, nunca sentí la necesidad pero tal como estaban las cosas era lo mejor que podía hacer si de verdad quería volver a ser la gran demonio que una vez fui, esa época en la que era llamada "Reina demonio"...si los demás seres del infierno me vieran ahora no sabría decir si se reirían o en su lugar intentarían una rebelión en mi contra, pero sea como fuere, eso es algo que a priori no importa, ya me preocuparé de eso cuando llegue el momento, por ahora tenía un asunto muchísimo más importante que atender, que era el de adaptarme a el mundo humano en la época actual.

Actualmente residía en el hogar de Millicent, a la cual llamaba sólamente de forma cariñosa Milli, yo estaba frente a una caja extraña que se iluminaba y tenía personas dentro, "televisión" le decía ella, veía uno de esos canales de "dibujos animados" mientras disfrutaba de las galletas que Milli había preparado, estuve entretenida hasta que llegó los anuncios, ahí vi como promocionaban algo llamado "Parque de diversiones" se veía todo tan colorido, pude ver también en el fondo puestos de comida y otras cosas que parecían divertidas. La emoción me embargó, me acerqué a la televisión colocando mis manos a los lados de esta. -Parque de diversiones... ¡Yo quiero ir! sin pensármelo dos veces y presa del ansia y emoción alcé la voz antes de salir por la puerta para avisar a Milli que me iría al parque de diversiones, que me iría adelantando y la esperaría allí.

Todo estaba tan cambiado...aún no llegaba a acostumbrarme a este tiempo, yo procedía de una época donde los humanos no estaban tan avanzados, ahora tenían desde bestias de metal que iban por las calles hasta pájaros metálicos que surcaban los cielos, incluso la gastronomía había mejorado notablemente. Pero al ser distinto me costó encontrar el Parque de diversiones, pregunté a la gente que vi pasar por la dirección, y tuve que soportar desde comentarios diciendo que "donde estaba mi madre" sobre mi edad y otros que hacían alusión al hecho de que era una niña pequeña, algo realmente molesto. Por suerte un hombre con un traje azul, gorra y una placa accedió a llevarme hasta mi destino cuando le comenté que vivía cerca de ahí ¿Tan fáciles eran de engañar los humanos de ésta época?

Nuevamente valiéndome de un engaño conseguí pasar al parque de diversiones sin tener que pagar la entrada y así ¡Llegué a donde quería! Había mucha gente por el lugar, vi desde los puestos de comida hasta gente haciendo cola para subirse a...¿Una rueda gigante?  Que extrañas aficiones tenían estos humanos, yo en vez de eso fui directa hasta algo que me llamó la atención, una maquina bastante grande se erigía cerca de unos bancos, en su interior se mostraban unas "latas" que ya había visto en casa, había de todo tipo, yo me decidí por la que tenía el dibujo de una naranja. Me paré enfrente y dije animada -Quiero el de naranja. No hubo respuesta, entonces me puse firme y señalé a la máquina con  seriedad. -¿No me oíste? ¡Dame la lata de naranja! de nuevo silencio...eso hizo que mi humor empeorase y me enojara. En un parpadeo envolví mi mano en uno de mis guanteletes demoníacos y asesté un severo golpe a la máquina, aboyándola con un fuerte sonido de metal doblándose. A causa del golpe, empezaron a salir por la "boca" de la máquina varias latas que ahora se desperdigaban rodando por el suelo, yo me agaché a recoger la que quería del suelo y con una sonrisa triunfante dije con sorna a la máquina. -La próxima vez piénsatelo dos veces antes de negarle algo a la Reina de los Demonios.
Lucielle Valnor
Salón : 1 A Dromes : 17021
Reputación : 1
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Millicent Valnor el Vie Ene 11, 2019 2:45 pm

Estaba de rodillas sobre la alfombra de la sala de estar, cepillo en mano, fregando la enorme mancha de bebida de naranja. Farfullaba maldiciones en lenguas muertas, maldiciendo el día que se le ocurrió liberar a una demonia en la trastienda de su librería. Ahora estaba al cuidado de una chiquilla mimada que no comprendía que la basura iba en el bote, dentro de la bolsa, y no en el piso, desperdigada por la casa.

Hizo una pausa, irguiéndose sobre sus rodillas, resopló y se secó el sudor de la frente con el dorso de su mano, enfundada en un guante amarillo de lavar. Miraba la mancha, que ya no era color naranja neón intenso, sino un amarillo bebé pollito, cuando escuchó la voz de Luci en grito, avisando que se iba al parque de diversiones. Tras eso, un portazo.

Pasaron varios segundos antes de que la bruja pudiera reaccionar, chillando un sonoro -¡LUCIELLE VALNOR!- mientras se levantaba de un salto y corría tras la niña. Salió a la calle, en shorts de pijama desteñidos y con el elástico vencido, gigante camiseta corporativa que usaba de pijama llena de hoyos, descalza, con los guantes puestos, el cabello recogido en un tomate desarmado y aún agarrando el cepillo lleno de espuma de jabón. -¡LUCIELLE!- volvió a gritar, desesperada. Las miradas espantadas de los transeúntes le hicieron recordar que aún si estaba desesperada y le urgía buscar a la demonia, debía por lo menos ponerse zapatos... y un sostén.

Se puso lo primero que encontró: sus convers blancas, jeans desgastados, una camiseta blanca estampada, el sostén por supuesto antes que la camiseta, su chaqueta bomber negra, agarró su cartera, y por supuesto, el anillo de Lucielle. En la calle tomó un taxi y lo apuró hacia el parque de diversiones, sabía que la demonia llegaría allí a como diera lugar.

-¿Pero por qué tengo que pagar? Yo no voy a subirme a ninguno de los juegos- reclamaba, enojada, al guardia de la entrada -Yo vengo a buscar a mi hermanita, así de bajita- mostraba con la mano -Ojos azules, pelo blanco... ¡Que se fue sola y no la encuentro!- explicaba, angustiada. Pero el guardia no la dejaba entrar -Tiene que hacer la fila y pagar el precio normal de entrada, no hay otra manera de que la deje pasar- insistía, tomándola por los hombros y guiando a Milli hacia el final de la cola. Ella estaba perpleja ante la falta de empatía del hombre -Si le pasa algo a mi hermanita... ¡Ay! ¡Es que usted no sabe lo peligroso que es el que esté sola!- exclamó.

Le pusieron la pulsera plástica que es imposible de sacar y corrió parque adentro. Al poco andar, encontró una máquina dispensadora de bebidas abollada, las latas se dispersaban al rededor, algunos miembros del staff del parque las recogían y otros intentaban que los usuarios no se las llevaran. Reconoció fácilmente la huella del guantelete de Lucielle. Respiró tranquila, por lo menos estaba allí. Encontrarla sería el problema.

De repente, una enorme pesadez que la hizo tambalear. Una señora la sostuvo para que no se cayera, pues había trastabillado y su rostro se veía desencajado, estando a punto de caer -No puede ser...- susurró -Tengo que encontrarla ahora- dijo para si misma, pero la mujer la escuchaba y la miraba extrañada.

Aquello que Millicent había sentido no era otra cosa más que la presencia de un ser demoníaco con una gran fuerza, la suficiente como para causarle tal malestar. Era seguro que podría vencerlo junto con Lucielle, pero pondría en peligro a los civiles que nada tenían que ver con el asunto. Miró a la mujer -Gracias- dijo -Pero necesito que se ponga a salvo- añadió, mirándola con preocupación. La mujer, desconcertada, no entendía las palabras de la chica, pero en ese momento se escuchó un fuerte y espantoso grito.

Ambas voltearon hacia su origen, y vieron cómo uno de los personajes del parque, un hombre con un traje de oso sonriente, se retorcía en el suelo, chillando a decibeles sobrehumanos. Lentamente, el traje se inflaba, y se transformaba en algo más: el color se oscureció hasta quedar prácticamente negro, los ojos comenzaron a refulgir, la boca se llenaba de afilados colmillos, crecían garras en manos y pies, y comenzó a rugir aterradoramente.

Terminada la transformación, el mosntruo dio un manotazo que lanzó a un hombre varios metros lejos. Saltó y cayó sobre un carrito de hot dogs, destruyéndolo por completo -¡HUYAN! ¡HUMANOS! ¡HA LLEGADO SHANTUK VYER!- gritó y lanzó una carcajada sonora. La gente comenzó a gritar y a correr despavorida.

Millicent se quedó quieta, en shock, y no pudo esquivar un trozo del carrito que lanzó la bestia y le dio de lleno en la barriga, tirándola al suelo y haciéndole quedar sin aire. -Lu-cielle- musitó con el poco aire que le quedaba.


|| Pienso || Narro || Hablo ||
|| Narrador ||
Millicent Valnor
Edad : 26 Dromes : 17203
Reputación : 0
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Boudon De Ambrose el Lun Ene 14, 2019 10:17 pm

Con el pasar del día, el gran caballero se fue dando cuenta un poco sobre el ambiente que rodea su nueva vida, en esta nueva ciudad. Criaturas de muchas formas, seres casi tan espirituales que brillan, cosas que serían consideradas monstruos paseando entre transeúntes muy comunes, como si nada. Esa es la clase de sociedad que no podría apreciarse en la antigua Pharanas, algo nunca visto ante sus ojos. La primera vez que camina por las calles, empezando por esa taberna de la cual ya se ha despedido, y ahora las calles luminosas tienen mas revelaciones para él.

Simple vagabundo, mientras camina entre tanta extravagancia. Aun duda si hallara alguna respuesta en lo que respecta a su armadura, su familia y su amada. Cuando ya todo parecía ser de lo mas aburrido y que tendría que tocar puerta por puerta, un gran sonido parecido a una explosión estruendosa le llama la atención. La gente corre en dirección opuesta a donde Boudon esta mirando, asustados de lo que sea que se esté acercando. La mirada ahora es filosa y sería, preocupado sobre que nuevo inconveniente tiene Éadrum para ofrecer. Hace unas semanas fue un lobo, y si eso fue suficiente para herirlo, no quiere imaginarse que cosa tan grande le espera en todo ese lío. Aun así, su corazón noble y curiosidad ponen en marcha sus pies y corre para averiguar que es lo que esta pasando.

¿Que sucede? ¿¡Que pasa!?

La multitud se encuentra en un estado muy alto de miedo y adrenalina, solo piensan en correr por sus vidas mientras golpeando con sus cinturas y panzas el rostro del pequeño, casi ni notan su presencia. Intenta caminar como puede y cubriendo su rostro hacía la criatura misteriosa y enorme que provoca todo el escándalo.

Antes no pudo verlo bien, pero ahora si, es claro, es un demonio ante sus ojos. No tiene que ser un genio o conocedor de la biblia para saber que lo que esta en frente es algo directo del mundo de las tinieblas. Antiguos escritos en hojas sagradas de la gran biblioteca de Pharanas hablaban sobre estas criaturas, de inmenso poder y que amenazan al mundo, menos a su reino que se encontraba protegido por un corazón celestial. Jamas entendió por completo esa frase, el corazón celestial es algo que nunca pudo ver, pero según las enseñanzas, funciona como un escudo. Era de esperarse que en la ciudad de la luz se topara con un monstruo oscuro y tenebroso como este. Esta asustado, lo admite para su consciencia, pero aun así, desvaina su espada corta y con la determinación que se ve en su rostro, un gran enojo seguido de un grito, da un brinco para apuñalar al monstruo en el abdomen, pero no llega mas que a la rodilla.

El ataque tal vez no sea suficiente, puede que esto signifique mas un suicidio que otra cosa. Por ahora, el valiente rubio se alza con valor ante una bestia que se les imposible de derrotar en estos momentos. No sin ayuda.
Boudon De Ambrose
Dromes : 17575
Reputación : 0
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Zackary Argyreon el Mar Ene 15, 2019 2:47 pm

Cuando las nubes dejaron de serle entretenidas y su curiosidad pudo más que su razón -vamos, era un chico ocupado- decidió echar un vistazo, pues no se encontraba tan lejos del bosque a donde se dirigía y además, podría escabullirse para transformarse en hombre y no llamar la atención. Cuando batió sus grandes alas para tomar velocidad rumbo al norte, cortó el aire cual avioneta motorizada y se entregó a la madre tierra, perdiéndose tras la copa de los árboles y la maleza, que sería su refugio mientras sus huesos y musculatura reptiliana adoptaban la forma más compacta y conocida de su existencia, un chico pelirosa que rondaba sus veinte y que lucía como un citadino más. Ya se le había hecho hábito llevar consigo un saco donde colocaba algo de comida y claro, ropa por si necesitaba transformarse de camino en sus viajes, por lo que cuando terminó tan traumática tesitura corporal el varón procedió a colocarse unos pantalones y una camiseta sencilla así como unas sandalias de paseo. Le interesaba conocer de qué se trataba en realidad todo ese alboroto lleno de risas y juegos, dulces y aromas. En algún momento se lo habría escuchado desde a algunos amigos propios del bosque, pero jamás había dado un paso que considerase riesgoso, pero ahora como la situación había estado calmada en los últimos meses pues desistió de seguir siendo un cabeza dura, les daría una oportunidad. Jasmina también le había ayudado a entender que no todas las personas eran malas, y había llegado a disfrutar de la compañía de uno que otro humano.

Así, con eso en mente, salió desde atrás de unos arbustos y observó el colorido ambiente ahora con piernas y brazos de humano desde detrás de una carpa, todos parecían divertirse mucho y hasta él pareció verse contagiado por la alegría ajena cuando una ligera sonrisa se dibujó sobre su rostro. — Oooh... — Se quedó con las cejas levantadas y los labios separados ante la impresión de ver aquellos vehículos que giraban sobre su propio eje y sobre los cuales la gente parecía montar cual animal, ¿eran esos los famosos juegos mecánicos que solo había visto en los libros? Aunque a él eso pronto le dejó de importar, porque además de que los vehículos en movimiento le provocaban náuseas la comida terminaba -siempre- por llamarlo más que cualquier otra cosa. Era inevitable despegar la mirada de los panecillos y caramelos, del algodón de azúcar que desprendía un aroma tan satisfactorio cuando se era preparado, de los zumos de frutas y los colores que pintaban cada ornato de la feria en medio de un carnaval, no obstante la criatura hecha hombre solo estaba observando, una especie de pequeño reconocimiento... pero claro, al final no pudo fingir su interés y terminó hurtando en uno de los puestos mientras nadie miraba, sustrayendo una especie de palillo con una bola de caramelo en la punta, ¡era muy delicioso!

La vida parecía sonreírle al varón de cabellos color pastel, pero el gusto no le duró mucho cuando escuchó el estruendoso sonido de algo romperse, los gritos y la caída de muchos escombros en la distancia. Alguien había sido arrojado hacia un pequeño puesto de comida rápida y terminó herido. Zackary no tuvo que otra más que acercarse para tratar de auxiliarlo... sabía lo que tenía que hacer, además de que recordó todo lo que su prometida le había indicado hacer en caso de necesitar curar a una persona. ¿Quién había sido el culpable de aquella atrocidad? Si algo le habían enseñado bien era no desperdiciar la comida, y ahora las pequeñas chozas donde la ofrecían al público estaban destruidas. Por si fuera poco detectó un olor a azufre en el otro lado de terreno donde sus ojos no alcanzaban a ver tras las demás instalaciones: no necesitaba verlo, sus sentidos ya lo habían captado como un demonio. ¿Por qué alguno de ellos estaría provocando caos? Tenía amigos demonios y ángeles, incluso que le habían ayudado a defender a su gente en algún momento del pasado, ¿por qué buscaba hacer mal en un lugar donde se respiraba tanta paz?

El rey del bosque estaba adaptado a la contingencia, pero no estaba seguro si los humanos y criaturas de la ciudad podrían hacer caso de sus indicaciones. En el bosque él daba una directriz y todo mundo obedecía, porque lo afamaban como una criatura guardiana y protectora, sin embargo en la ciudad era tan diferente todo. Algo en su interior aún así lo invitó a intentar, por lo que tomó aliento y como si un rugido reventase entre sus fauces, la voz del animal salió de entre sus labios — ¡Todos detrás! ¡Déjenlo respirar! — Comunicó todavía sosteniendo entre sus brazos al ser herido. — ¡Vayan a una zona segura! — Indicó haciendo gala de su diligencia y ese porte extrañamente real, ser un príncipe lo llevaba muy dentro en cada vena y aunque no supiera nada de realeza, su postura le daba mérito, como si su linaje se expresara por si mismo. — ¡Llévenlo a él también! Estará bien, le he dado algo de medicina... — Dijo mientras ocultaba en su saco el tallo de la flor mágica que había utilizado para sanar sus heridas y que, por mera precaución, siempre llevaba a todos sus viajes largos, uno nunca sabía cuando podían ser útiles.

El dragón necesitaba de grandes espacios libres de seres vivos ya que podría ser destructivo... el fuego lo consumía todo. Como sea se preparó y arrojó sus pertenencias por ahí, dispuesto a luchar con un enemigo del cual desconocía sus poderes pero al que no le temía.
Caos:


Destinados (Privado) NmdsmBC
Every with you:
Destinados (Privado) P0uCAeM
Zackary Argyreon
Dromes : 71082
Reputación : 16
Mensajes : 189
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Amalek el Mar Ene 15, 2019 3:10 pm

Lo que estaba siendo tranquilo y pacifico, pronto termino con el gran demonio Shantuk amenazando la vida de inocentes, tan idiota como siempre, pero tan fuerte. Saque mi Katana, pensé en Zariel, el debía haber sentido la misma oscuridad que yo cuando Shantuk empezó a lastimar a los heridos

- ¡¿Lo sentiste Zariel?! - dije corriendo hacia el centro del festival donde se encontraba Shantuk

" Si, estoy observando todo, escúchame bien... antes de pelear, protege a las personas a tu alrededor, a los inocentes, eso es primordial. " dijo Zariel, con una voz seria pero tranquila.

Me arrodille en el medio del centro, Shantuk estaba distraido con un pequeño el cual se tiro contra su rodilla, tan valiente para ser pequeño, admiraba eso. Pero era peligroso, Shantuk era un demonio sin piedad y si tenia que matar a alguien iba a hacerlo, incluso si quiere matar a alguien, lo hace, lo había estudiado.

Clave mi katana en el suelo, mire la cruz que se encontraba como símbolo en el mango de la espada mientras mis ojos se iluminaban de una luz pura, primero levante mi mano izquierda señalando un grupo de gente que estaba herida, rodeándolos con una luz capaz de quemar a cualquier demonio que quisiera dañarlos, hice lo mismo con mi mano derecha señalando a otro grupo y repitiendo el proceso, mi espada se mantenía iluminada y sin caerse.

" ¿Quieres que Tyrael te ayude? " dijo Zariel, el cual observaba todo.

" No... si lo que dijiste es verdad, ellos vendrán " dije ahora mirando al pequeño que se tiro contra el demonio, luego mire al cielo, mire las nubes y su luz. Cuando volví mi mirada al chico una luz de la espada se dirigió en su dirección, protegiéndolo y dándole fuerzas.

Pero cuanta mas luz usaba, mas demostraba mis dotes angelicales, y mas me costaba mantener mis alas escondidas... así que para no demostrar nada, solo podía apretar mis dientes, haciendo fuerza en mi espalda para que no salgan.
Amalek
Dromes : 16550
Reputación : 0
Mensajes : 15
Ver perfil de usuario
Amalek
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por JonBenet Ramsey el Dom Ene 20, 2019 10:07 pm

Destinados
A sus oídos llegó una sinfonía melodiosa que pasó directamente hasta su cerebro el cual segregó una substancia que llenó de placer todos sus sentidos. Era la señal anhelada, era la música bajo cuyo son la vampiresa adoraba bailar. Esbozó una sonrisa ladina bajando ligeramente la cabeza, después empinó la bebida en la que había desquitado su ociosidad sorbiendo hasta la última gota, tras lo cual aplastó el envase vació en la palma de su mano mandándolo al instante a hacerle compañía al anterior cigarrillo dentro del cesto de basura. Se puso en pie de un saltó y en un abrir y cerrar de ojos ya se encontraba en medio de una trifulca, aquella que se alegraba haber vaticinado con gran éxito.


El ambiente apestaba, y no era difícil adivinar el por qué, un demonio rebelde había irrumpido el día familiar de los ahí presentes causando más disturbios de los que Vesta habría deseado. A su llegada ya había varios heridos incluyendo niños, eso significó un bonus extra para que la oficial realizara con mayor "entusiasmo" su trabajo. Sintió un ligero calor recorrerle el cuerpo, adrenalina burbujeando irónicamente por sus venas que la provocó llevándola a saltar ayudada de su levitas  sobre la corpulenta criatura oscura, hundiendo la rodilla de la pierna derecha en su horripilante rostro, consiguiendo hacerlo trastabillar debido al impacto pero sin derrumbarlo. Habría sido demasiado ambicioso de su parte creer que con algo tan simple conseguiría derrotarlo. Iluso inclusive. Tenía experiencia con demonios, por ello estaba consciente de que existían diferentes clases de demonios, todos con niveles de poder diametralmente distintos. Y esperaba que este no representara un gran problema qué resolver por estar en medio de una gran multitud de civiles.


Parece que necesitas una mano —refirió al muchacho rubio quien parecía querer hacer frente al grandulón—. Tranquilo muchacho, ahora yo me haré cargo de este vándalo.


Ignorante de la identidad del rubio, la vampiresa en un abrir y cerrar de ojos sacó de debajo de sus prendas unas esposas policiales, con un rápido movimiento se giró por sobre los hombros del demonio pasando tras de su espalda. Se hizo de los extremos de las esposas con una mano de cada lado usando la cadena como una especie de guillotina con la que junto con el peso del cuerpo de la fémina colgando ya tras del demonio, presionó la laringe de aquel arqueándolo levemente hacia atrás, ante lo cual la criatura negruzca profirió algunos alaridos. ¿Podría haber resultado más sencillo el trabajo? ¡Definitivamente no!


Aquel era un demonio sorprendentemente fuerte, y eso ya lo iba comprobando la fémina quien aunque poseía fuerza sobrehumana, poco a poco comenzaba a ser vencida por la fuerza del demonio que trataba de liberarse. Vesta crujiendo los dientes debido al súper esfuerzo, ajustó la fuerza con la que sometía a la criatura con una simple cadena, esta cedería en cualquier momento y cuando eso sucediera ese demonio no estaría nada contento. Debía idear un plan "b" y pronto. No obstante, era consciente también que como representante de la ley debía transmitirles una sensación de seguridad y protección a los paseantes aterrorizados que aún se encontraban presentes, además de mantenerlos a salvo mientras se rescataba a los heridos, un hecho que afortunadamente algunas personas ya estaban realizando solidariamente. La vampiresa debía ganar tiempo hasta que todos estuvieran a salvo, ya después.... ya después se encargaría de salir con vida de su precaria situación.


¡Estás bajo arresto! —dijo socarronamente más para sí misma que para el demonio cuando ya sentía que se le escapaba de entre las manos.

Faniahh/Lala/Cyalana





You're mine
I'm your nightmare
- Vesta
JonBenet Ramsey
Dromes : 17580
Reputación : 0
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Lucielle Valnor el Mar Ene 22, 2019 4:32 pm

Tenía en mi mano la lata que saqué de esa insolente máquina que osó no entregármela por las buenas, no tardé en abrirla y beberme su contenido de un solo trago. Debo decir que no estaba muy acostumbrada a la comida ni bebida humana, ya que en el mundo de los demonios usábamos ingredientes más "exóticos" sobre todo para bebidas, pero debo decir que este jugo de naranja enlatado estaba muy bueno. Arrojé la lata en dirección a una papelera logrando encestar desde lejos. Para este entonces ya me había alejado de la máquina donde conseguí mi premio, ahora estaba sentada en un banco cerca de una atracción llamada "coches de choque" mientras balanceaba las piernas y veía todo a mi alrededor, meditando sobre qué podría hacer, a dónde podría ir primero, sucedió. Inmediatamente mi instinto se activo y me puse en alerta, había percibido una energía demoníaca cercana ¿Tan pronto un encuentro con uno de esos tantos demonios que habían escapado de ese portal? Por la presencia que sentí no era excesivamente poderoso pero no por ello dejaba de ser un oponente del montón. Tenía que actuar rápido, por lo general nosotros los demonios nos reprimimos a raíz del contrato, pero con tantos sueltos sin un contrato que exigiera limitarse a las órdenes del invocador, podrían actuar a placer y eso era algo muy malo. -Justo cuando iba a explotar este sitio, que inoportuno.

Seguí el rastro del demonio, curiosamente estaba en la misma zona donde destrocé la máquina. Para cuando llegué me encontré una escena inesperada, un hombre de estatura baja y una mujer algo más alta combatían a la criatura, la cual ahora estaba encadenada luchando por liberarse, otros dos chicos observaban la situación, atendían a los heridos y se preocupaban de que la salida de civiles fuera segura, en cuanto a Milli, ella estaba en el suelo; Ver esa imagen hizo que la rabia me invadiese, un aura oscura me rodeó en ese instante, torciendo el viento al punto que el aire a mi alrededor se tornaba también oscuro y me destapó la capucha dejando ver mis coletas, mis pequeños cuernos y la corona que llevaba sobre mi cabeza. El demonio haciendo acopio de su fuerza logró deshacerse de las cadenas que lo aprisionaban, dando un sonoro rugido, estaba por lanzar un ataque contra la mujer. Observé con ira a la criatura culpable de dañar a Milli y de inmediato lo reconocí. -Vaya, vaya Shanty, cuanto tiempo sin vernos.

Caminé hasta el lugar de combate quedando a pocos metros del demonio que al oír mi voz detuvo el ataque y solo se me quedó observando con gesto confuso. -La última vez que te vi te desterré lejos de mis tierras por tratar de atentar contra mi reino y contra mí. cerré el puño con fuerza con una mirada seria, llena de odio y sed de sangre, una mirada que parecía desconocer la piedad y continué. -Creí haberte dicho que como te volviera a ver, acabaría contigo. me rasqué la cabeza bastante molesta y me di la vuelta caminando hasta Milli, alcé el brazo a modo de saludo a los combatientes que había a mi paso y dije. -Entretened a ese idiota un ratito, tengo algo que hacer.

Ya con Milli, me arrodillé para comprobar que estuviera bien, parecía haberse llevado un tremendo golpe, pero tampoco estaba tan mal como imaginé, di un beso en la mejilla y dije -Hey, despierta Milli, no es momento de dormir. en su estado no se veía como para desencadenar un gran poder ofensivo por si misma, visto lo visto solo quedaba hacer uso del anillo que le otorgué como símbolo de nuestro contrato,
busque en su cartera, en sus bolsillos hasta dar con el susodicho anillo y se lo puse en un dedo, acto seguido me separe unos centímetros de ella y suspiré. -No hemos tenido tiempo de practicar ni nada pero, supongo que este momento es tan bueno como cualquier otro. Volví a emanar esa aura oscura, la cual hizo reacción con el anillo, manifestando así su potencial y transmitiendo parte de mis poderes demoníacos hacia Milli para que los pudiera usar como pudiera, envolví mis manos en mis guanteletes demoníacos y volví la vista hacia el demonio -Mientras lleves puesto el anillo, todo irá bien, solo procura no abusar demasiado, el poder de un demonio puede resultar algo abrumador al principio.
Lucielle Valnor
Salón : 1 A Dromes : 17021
Reputación : 1
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Millicent Valnor el Vie Ene 25, 2019 10:22 pm

Había quedado dando bocanadas de aire, que por supuesto no entraban en sus pulmones. La vista se le había nublado, pero alcanzó a ver a un niño que corría hacia el demonio, empuñando una espada para atacarlo. Era un niño muy valiente o muy tonto -N-no...- intentó hablar, pero no salió más que un hilito de voz.

Si no podía respirar, mucho menos levantarse, sin embargo, igual lo intentó. Tenía que ayudar al pequeño. Afortunadamente para él, una mujer saltó sobre la bestia dominándolo. Sabía que no lograría mucho, al fin y al cabo, se necesitaba mucho más que fuerza para mandar a un demonio al infierno: solo ella y Lucielle conocían los conjuros. O bien, un ángel podría condenarlo. Pero no era como si los ángeles estuvieran caminando por la tierra. Así que ella y la demonia eran la única esperanza para las personas aquel momento.

Pero en un instante, primero necesitaba recobrar el aliento.

Se rindió y dejó de intentar moverse. Quedó bocarriba en el suelo y cerró los ojos. Lo siguiente que sintió fue un besito en la mejilla. Abrió de par en par sus lumbres y vio allí, tan tranquila y serena, nada más y nada menos que a Luci. Estaba bien, sana y salva. Aquello relajó a la bruja al punto de que pudo respirar bien nuevamente -¡CASI ME MUERO!- exclamó, claro, apenas audible. -¡Nunca más! ¡Lucielle Valnor!- dijo -¡No se sale sola!- regañaba, con un hilo de voz. Como estaba arrodillada, sobre ella, estiró el brazo y le tiró una de las coletas, suavemente, reprendiéndola.

Se incorporó, apoyándose en la demonia, quien le había puesto el anillo. A Millicent le causaba un poco de temor usarlo, el poder que sentía al usarlo era embriagador, vitalizante y muy, muy adictivo. Por eso lo llevaba con ella, pero no en su dedo.

Una ola de energía le recorrió el cuerpo, erizándole la piel. Sus ojos brillaron de color dorado y ya no sintió ningún dolor o malestar. Sus sentidos se afinaron y se sentía invencible. Sonrió con malicia y miró a Luci -Mandemos a ese idiota al infierno, ¿quieres?- invitó a la pequeña demonia de ojos brillantes.

Avanzó varios pasos, necesitaba estar más cerca. Inhaló hondo, cargando la energía mágica en su cuerpo y dirigiéndola hacia sus manos. Una sensación de hormigueo le hacía cosquillas en la punta de los dedos, al rededor de los cuales centelleaban chispas oscuras que crecían en fuerza e intensidad. -¡APÁRTENSE¡- gritó al niño y a la mujer. Adoptó una posición de ataque, con las piernas abiertas, una más atrás de la otra. Estiró los brazos frente a su rostro, la mano izquierda sobre la derecha.

-¡SHADOW TEASER!- exclamó, cuando sintió que ya había concentrado suficiente magia. Desde su palma estalló un fuerte rayo de energía oscura que dio de lleno en el pecho del demonio. La electricidad lo rodeó; gritaba y se sacudía de dolor, para el gozo y placer de la bruja. -Maldito engendro- masculló, al ver agotarse la carga sin haberlo doblegado.

Quedó jadeante, cansada, pero no consiguió debilitar lo suficiente al demonio. Aún tenía suficiente fuerza como para resistir una conjuración, pero ella estaba agotada, necesitaba de tiempo para volver a cargar la energía mágica en su cuerpo.


|| Pienso || Narro || Hablo ||
|| Narrador ||
Millicent Valnor
Edad : 26 Dromes : 17203
Reputación : 0
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Boudon De Ambrose el Dom Ene 27, 2019 5:03 pm

La noche ya esta sobre ellos, el pánico se adueña del carnaval, donde ya las personas han despejado las calles y solo quedan ellos, los valientes que por una cuestión u otra, se ven envueltos frente a este demonio, Shantuk.

El primero en infligir un daño es Boudon, si es que así puede llamarse a su intento de eliminar al ser oscuro. Como si de un simple cuchillo tratando de cortar la carne mas gruesa se tratase, nunca pudo penetrarlo, ni cortarlo, solo abollar un poco la piel rocosa que posee el ser de la boca en el pecho, algo muy deforme. Al no ver señales de que va a poder atravesarlo, es cuando decide cambiar su estocada por cortes, y aun así, no logra mas que rasguños. El demonio expresa una mueca de sonrisa y golpea con un solo brazo todo el cuerpo del caballero, quien bloquea el golpe con éxito, pero aun así, su cuerpo fue enviado por los aires, chocando con el propio piso reiteradas veces hasta que la potencia fue disminuyendo.

Recobrando fuerzas y sintiendo el dolor en diferentes partes, justo en ese momento la voz de una chica se oye, no le puede prestar mucha atención por estar aturdido. Cuando miró otra vez al demonio, ahora estaba siendo tratado por una mujer adulta de pelo naranja.

No fui... ni siquiera capaz de cortarlo

Mas que preguntarse quien es esa mujer, se pregunta si es tan débil, o el monstruo es muy fuerte. En ese momento sintió un verdadero sentimiento de inferioridad, pero su corazón valiente le hicieron levantarse una vez mas, empuñar su arma y pensar en el próximo ataque. Se siente mas fuerte que antes, mas resistente, una fuerza misteriosa le esta apoyando e hizo que recobre esa energía que ha malgastado antes.

¿Que será este poder?

Fluye por sus venas algo inexplicable, y con eso le es suficiente para atacar nuevamente.

El acto se detiene cuando una simple niña se une a la pelea, una niña tan inocente que por un momento le dio el impulso de agarrarla del brazo y llevarla lejos de allí. Junto a otra chica que estaba siendo atendida por la misteriosa jovencita, todo cada vez se vuelve mas extraño. Será por toda la atención que les ha prestado, pero su piel se eriza al sentir una enorme cantidad de poder emerger del cuerpo de esas dos chicas, algo macabro y tenebroso, casi tanto como la presencia del demonio. Balbucean cosas entre ellas, para luego ver como la pelinegra se abre paso a la batalla con un rayo de energía negra, a lo que Boudon exclamo con sorpresa tal demostración de poder.

¡Wow!

El efecto fue positivo, las cosas comienzas a cerrarse. Esa chica tiene alguna relación con ese demonio, y ese ataque que ha hechizado fue bastante efectivo, tanto que el monstruo se retuerce en su dolor. Todo esto gracias al tiempo y agilidad de la misteriosa mujer que se dispuso a pelear cuerpo a cuerpo. Decide que es en estos momentos donde debe coordinarse con los demás, para acabar con esto lo antes posible.

¡Oye tu, chica de pelo negro!

A lo lejos, aun sin tener mucha confianza sobre quienes sean esas dos.

Si logramos retenerlo por mas tiempo, ¿puedes hacer uso de otro de esos hechizos para acabar con él? ¡No tenemos mucho tiempo!

Justo en este ultimo grito, el demonio arroja bolas de fuego consecutivas sobre su propio eje, a lo que el caballero, mas agil y veloz que antes, responde esquivando, saltando a los costados, derecha e izquierda, delante y atrás. Se da cuenta del gran peligro que ha evitado, esas bolas de fuego explotan al finalizar su recorrido.

¡Por favor, o va a destruirlo todo!

Sigue dando saltos, intentando comunicarse como le es posible con esa chica, quien parece ser la clave para poder acabar con ese demonio. La fuerza bruta no es la solución, pero si es parte del método.
Boudon De Ambrose
Dromes : 17575
Reputación : 0
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Amalek el Dom Ene 27, 2019 5:39 pm

Pronto varios guerreros se empezaron a unir a la pelea contra el demonio Shantuk, desde caballeros hasta demonios, todos usando sus técnicas pero sin embargo ninguno parecía afectarle, exceptuando la de la pequeña demonio que ya había visto antes en aquella casa donde se liberaron todos aquellos demonios.





Los oscuros poderes hicieron que mi luz se debilitara, pronto el escudo que mantenia a los civiles habia desaparecido, seguido por el del caballero, mire mis manos intentando sacar algo de luz pero nada pasaba. Ahora debía valerme por mis habilidades con la Katana intentando mantenerme ante la perdida de fuerza que provocaba el poder oscuro de la demonio.

Empece a correr en dirección al demonio sacando mi katana y deslizándome por entre medio de sus piernas, terminando en su espalda y clavando la Katana, pero aquella perdida de fuerza hizo que no pueda penetrar su piel demoníaca, intente sacarla pero era imposible, me tomo tanto tiempo que cuando logre sacarla el demonio con un manotazo me envió hacia un edificio cercano, chocando contra la pared.

tosí tras el golpe y el polvo, cerre mis ojos intentando hablar con Zariel " Hay demasiado poder oscuro en la zona, no puedo usar mi luz. " Dije en mi mente, hablando con Zariel.

" Déjame pensar. " dijo Zariel, asentí solo y espere unos minutos... pero no había respuesta, podía saber que Zariel quería que pensara solo, que yo mismo busque la solución ante aquel problema.

Suspire negando y levantándome del suelo, limpiando el polvo que quedaba en mi armadura, solo se me ocurría una manera de ayudarlos. " Creo que tengo una idea Zariel. " dije sonriendo de lado y entrando en el edificio actual, dirigiéndome al techo del edificio el cual tenia como una terraza, subí por las escaleras rápidamente gracias a mi velocidad y me acerque a la cornisa, mirando el demonio y a los guerreros que se encontraban peleando.

Mis ojos se iluminaron con una luz mientras yo miraba el cielo, las nubes empezaban a abrirse dando lugar a una luz que empezaba a caer sobre el demonio, luego entre cerré mis ojos mirando a los seres oscuros pero aliados. - La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad, solo la luz puede hacerlo. Al igual que el odio no puede expulsar al odio, solo el amor puede hacerlo. - dije sonriendo y abriendo mis alas de par en par, expandiéndolas mirando a los guerreros y revitalizandolos, dándoles fuerzas para mantenerse en pie.

Hacerlo costaba demasiada energía, mucha fuerza y luz, no podía entender como lo estaba haciendo pero un dolor se producía en mi cabeza y mis alas, apreté mis dientes soltando un grito. Desconocía si desde abajo podían verme, solo sabia que las alas que tenia eran visibles desde cualquier lado que las miraran

Empezaba a marearme, la oscuridad y la fuerza que estaba usando en ese momento para ayudarlos estaba debilitandome, mi vista se volvía borrosa pero la luz del cielo no desaparecía. Pronto iba a tener que abrir un portal entre el infierno y la tierra de la misma manera que hice con el anterior demonio, solo debía esperar.
Amalek
Dromes : 16550
Reputación : 0
Mensajes : 15
Ver perfil de usuario
Amalek
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Zackary Argyreon el Dom Ene 27, 2019 9:27 pm

Ni las balas, ni las espadas ni las flechas podrían atravesar la densidad de su piel, no había arma de hombre o de demonio de usanza ordinaria que pudiera dañarlo, aunque ¿siquiera existía alguien capaz de acercarse a él? Argyreon de la familia del volcán era fuego, su arma primordial, su solo aliento detonaba a distancia en el ardor de la lucha, en el clímax de la situación que ameritase forzar su osadía. Su padre fue un lord bajo un cráter e inclusive habría enseñado algo de magia a los hombres que buscaron superar la grandiosidad de los dragones, entre otras criaturas milenarias de las que por mementos del tiempo ya no tenía recuerdos. El ahora ahí colocado por la mano del destino era dueño de un poder recluso en si mismo heredado de su progenitor, el último dragón de una mítica era.

El sudor escurrió por su frente y su mandíbula rechinó cuando sintió ese escozor brutalmente familiar... ¿se atrevía a atacar el fuego con fuego? Un gruñido que se transformó en un rugido instintivo brotó imprudente y sus manos se paralizaron transformadas en un tenso puño, fue cuando explotó su ímpetu rival y su hambre infinita de probar su fuerza con otro oponente que pudiera considerar digno. Sus pupilas se verticalizaron inmediatamente siguiendo aquella orden de su cerebro más primitivo y extendió las fauces, pues la garganta del varón se fundió con las cuerdas de la criatura que escondía dentro.

La bestia berreó tan gutural y fuerte que poco le importó ser ahora el centro de atención. Le declaraba la guerra al pobre infeliz que pretendía intimidar a los presentes, un enemigo que despertaba a otro y que no extendía su mano a cualquiera.

Resopló fuerte a través de una sonrisa nada amistosa que reflejó su inconformidad, pues de entre su dentadura afilada aparecían pequeños chispazos y flamas serpenteantes que iluminaron con asiduidad su bajo rostro y mentón. Se trataba de una invitación al ruedo, tal vez si hubiera recibido alguno de los impactos de aquella lumbre el sitio se hubiese convertido en un mar de fuego y cenizas ante semejante provocación. Como sea debía recordar que no se encontraba solo, que debía limitarse... y recordar el rostro de la persona amada lo conducía siempre por el buen camino. Suspiró consciente, era un dragón inteligente, no decepcionaba en nada a las viejas escrituras.

Todavía la ronca voz de aquél estridente rugido no terminaba de dar su último eco en la lejanía cuando se lanzó directo a su encuentro. — ¡Largo! — Exigió vigoroso pero sin ánimos reales de conversar o escuchar una respuesta al menos — Apestas mucho a azufre y no me agradas, y tu fuego es mal oliente también — Aseveró con cierta arrogancia, el carácter que le daba mérito como un dragón rojo y de mala reputación en el bosque donde se encontraba recluido. Por supuesto que por algún momento se le cruzó por la mente su lugar en medio de los presentes, completos extraños a los cuales después podría incinerar si descubría alguna clase de vínculo con el demonio que se encontraba arruinando toda la diversión. Tal vez una idea burda, pues al menos parecía haber uno que otro de aquellos que buscaban provocarle daño al perverso... ¿podía considerarles aliados? No estaría seguro por el momento, aún, su cabeza lo llevó a enfocarse en el adversario de extraño aroma ahora, dispuesto a hacerlo retroceder arrojó una bocanada de fuego en medio del aire. La orbe luminosa llenó de un fulgor fugaz el panorama rumbo al contrincante envuelta en un remolino de fuego que, cuando hizo contacto con el suelo bajo los pies del demonio, explotó rompiendo incluso el concreto, arrojando unos feroces chorros de energía sofocante hacia los lados y el frente.

Dragon's gate:


No era necesario estar muy cerca para sentir la brusca subida de temperatura y la onda de choque que el anterior ataque ocasionó, aunque ligera, evidenciaba que no se trataba de un ser ordinario una vez molestado.

No sé quién seas, pero Éadrom es mi hogar ahora... y juro por la diosa que he de defenderlo — Masculló serio, casi inexpresivo pero tensando fieramente la mandíbula. Sus ojos brillaban como candiles anaranjados frente a las terribles flamas que había ocasionado. Jamás había estado delante de una cosa que desprendiera tanta presión como la silueta amorfa que yacía incinerándose en medio de ese fuego. ¿Cómo era posible que nadie lo hubiera detectado antes? Por experiencia propia le definió como un demonio inteligente que se habría infiltrado de alguna manera sin que nadie pudiera reaccionar a tiempo siquiera. Se sintió tonto en un principio, pero no iba a ponerse a pensar en lo que pudo o no haber hecho para prevenir el actual incidente, se quedó quieto con las manos extendidas y con las palmas apuntando hacia el cielo llenas de fuego, fuego que formaba parte de su esencia. Esperaba que aquél cruento ataque de su aliento fuera suficiente, pero aún así mantendría la guardia alta, había aprendido a no confiarse jamás.

Carraspeó.

Aquellos que habían lanzado sus ataques contra él, ¿podrían ser...? No, no estaba seguro todavía, en ese momento la pelea se había detenido, un pequeño stand by en el que el dragón había logrado amedrentarlo para que el resto de la gente consiguiese huir. Todo lo que se situaba ahora ahí en lugar de risas y gritos de alegría era un campo de guerra engullido por el fuego, y en su punto más axial se disponía el pelirrosa dispuesto a proseguir. No obstante por su mente todavía se cruzaba más de una vez la reflexión propia de un ser solitario, ¿estaba bien quedarse ahí? Podía simplemente dejar que los otros se encargasen... pero de nuevo su orgullo no se lo permitía.


Destinados (Privado) NmdsmBC
Every with you:
Destinados (Privado) P0uCAeM
Zackary Argyreon
Dromes : 71082
Reputación : 16
Mensajes : 189
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por JonBenet Ramsey el Miér Ene 30, 2019 4:31 pm

Destinados
La monstruosa criatura soltó un fuerte alarido exacerbado y la cadena que se hundía en su cuello se disemino completamente hasta desaparecer, mandando directo al suelo la curvilínea figura de la vampiresa. Por supuesto que sabía que no lo vencería a la primera pero, de alguna manera debía tratar de conseguir tiempo en lo que se le ocurría algo más práctico para someter al demonio. De ser un vampiro de estirpe pura como Isaac, podría haber luchado de igual a igual, pero para su desgracia no lo era, de forma que debía obligadamente tener más cerebro que fuerza bruta para solucionar algunos problemas por más difíciles que estos fueran.

Si así lo quieres... —mascullo por lo bajo dispuesta a levantarse y plantársele cara a cara hasta las últimas consecuencias a falta de un fallido plan "b". Sin embargo, al primer movimiento ya el demonio tenía a una jovencita sobre él y por increíble que pudiera parecer, ella consiguió  anular a la criatura, aunque no por mucho tiempo.

¡¿Pero qué demonios es esto?! —sus intenciones se vieron momentáneamente truncadas por la repentina aparición de no una sino dos jóvenes que a leguas se trataban de aliadas. La confusión se apoderó del semblante de Vesta que por un instante dudó sobre lo real de la situación cuando un tercer joven atacó con llamas de fuego a la bestia ahora envuelta en ellas. ¿Se trataba esto de una situación premeditada o era en verdad un incidente fortuito? Lo último que deseaba la oficial era ser victima de una broma de mal gusto. ¡No!... Las personas no parecían estar bromeando, la magia era real, las llamas eran reales, pero esto se estaba saliendo de control y aun si esos chicos planeaban hacerlo de héroes lo cierto era que si les permitía "jugar" un poco más, terminarían por destruir buena parte de ese lugar. La ley es la ley y todo mundo debe someterse a ella.

Pero.... un demonio y envuelto en llamas. Estaba claro que la fémina necesitaba esas cuantas manos extra. Por mas que Vesta deseará afirmar lo contrario.

Esto va a ser bastante incómodo, pero si es la única manera de hacerlo —dijo en voz alta una vez se hubo incorporado.

No estaba enterada de los pormenores de los demonios porque todos eran diferentes y tenían sus propias habilidades y desventajas, tratar de comprender a cabalidad a cada uno era una misión imposible, pero el muchacho pelirrosa había inmovilizado con sus llamas al demonio, y si la joven pelinegra conseguía confinarlo en un conjuro —como el chico rubio había sugerido— entonces estaría listo para ser enviado directo a la prisión de personas sobrehumanas para recibir su merecida sentencia.

No obstante el demonio de amorfa figura dio algunos pasos como si se tratara de un hombre en llamas, su objetivo era seguir destrozando el lugar y más que eso, sus pasos lentos pero firmes se dirigían en busca de la joven de coletas con quien parecía tener cuentas pendientes. Pero estarse quieta y observar lo que sucedía no era el estilo de Vesta. No aun si las llamas que envolvían al demonio daban la impresión de que paulatinamente se fusionaban al cuerpo de la criatura como parte de su propio elemento, adueñándose del mismo fuego, ahora convertido en una fuente de alimento con el cual era capaz de propagar más daño lanzando bolas llamemenates a diestra y siniestra de regreso al pelirrosa.

La germana sabía que esto iba a doler, pero alguien tenía que hacerlo en tanto la pelinegra ganaba tiempo para recobrar las energías, si es que acaso eso era posible debido al esfuerzo anteriormente imprimido durante su primer ataque.

Vesta saltó nuevamente sobre el demonio llameante sujetándolo otra vez por la posición mas viable, por la espalda, a fin de impedir que siguiera causando destrozos. Pero el calor del fuego era demasiado, intolerante. Vesta no pudo soportar más de unos pocos segundos antes de soltarlo para alejarse antes que terminara freída ella misma.

¡Diablos! ¿Qué puedo hacer? —crujió los dientes sintiéndose impotente ante la situación, por tener que verse obligada a dejar todo en manos de unos adolescentes, y lo peor es que el demonio... ¿Shantuk? continuaba moviéndose. Fue así que en medio de la oscuridad que ya venía cerniéndose sobre la ciudad, un destello de luz brilló justo por encima de sus cabezas. Aquella luz era muy blanca y brillante, completamente fuera de cualquier otra cosa conocida. La vampiresa elevó la mirada cubriendo sus ojos un poco con el antebrazo de la mano diestra, a esas alturas creyó que alguien la estaba atacando, pues aun a pesar de ser una híbrida, la luz natural del sol le causaba daño. Y aunque la presente no era exactamente como los rayos solares, era tan fulgurante que molestaba en demasía si se le miraba directo.

¡GRRRRRAAAAH!

El alarido del demonio atrajo nuevamente la atención de Vesta, la brillante luz bañaba directamente a la criatura y lo estaba quemando, estaba verdaderamente evaporando su piel como si fuese ácido sulfúrico ante lo que el demonio se retorció de dolor deteniendo su paso como si aquella luz lo encapsulara. Toda la escena era una locura absoluta, pero la vampiresa comenzaba a atar hilos, quizá entrando un poco en sintonía con toda aquella bizarra situación.

¡Hey! ¡¿Crees que puedes volver a atacar a esa cosa?! —inquirió directamente a la pelinegra con la firme convicción de que atraparlo era mejor que aniquilarlo, si es que eso era posible.

Esperó unos segundos la respuesta, pero sus ojos azules se movían entre la chica y el demonio que comenzaba a recobrar fuerzas... ¡no! Era mas bien la brillante luz la que iba perdiendo intensidad sobre él pero, ¿de quién? ¿quién producía aquella luz del cielo?. Por mas que sus ojos discurrieron los alrededores fue incapaz de visualizarlo, tal vez porque le apremiaba detener a Shantuk antes que todo. Rogaba porque fuese quién fuese consiguiera retener al demonio unos segundos más, pero aquel volvía una y otra vez a sobreponerse a pesar de los múltiples ataques.

¿Acaso es indestructible? —balbuceó ya malhumorada por la situación que la sobrepasaba un "poco".

Los pasos del demonio volvían a moverse, pero la pelinegra no parecía haber reunido todavía las fuerzas necesarias.

«¿Qué hago? ¿qué hago? ¿qué hago?». Pensaba para ella misma sintiéndose de manos atadas. ¿Qué podía hacer para detenerlo sin terminar chamuscada por el fuego o esa luz brillante? Una última carta salió literalmente de su mano. Unos segundos, era todo lo que hacia falta.

En un rápido movimiento llevó su mano diestra a sus labios e hincó el colmillo en la articulación de la muñeca izquierda, un chorro de sangre brotó al instante solidificándose un segundo después en forma de estacas, estacas que Vesta empleó para clavar los pies del demonio en tierra con un acertado lanzamiento,  y asÍ detener al demonio hasta que la luz brillante lo terminara por desvanecer, o la pelinegra pudiera realizar un conjuro.

¡Eso no lo detendrá más de treinta segundos! Sí la chica no consigue ponerse en pie, sugiero que todos aquí corran por sus vidas.

Confiaba que si de alguna forma los chicos podían hacer equipo, ese demonio sería devuelto al lugar de donde había salido, pero si no… ya le tocaría comprobar si existia la vida después de la muerte, por tercera ocasión.


Faniahh/Lala/Cyalana





You're mine
I'm your nightmare
- Vesta
JonBenet Ramsey
Dromes : 17580
Reputación : 0
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Lucielle Valnor el Jue Ene 31, 2019 1:16 pm

No había muchas cosas en esta vida que pudieran representar algo aterrador para mí, me consideraba una demonio sin conocimiento sobre lo que era el miedo pero por alguna razón mi encuentro con Milli hizo que naciera cierto temor que no pensé que podría llegar a tener; ese era uno bastante simple: que ella se enfadara o más bien que me regañara, no sé si era por el especial cariño que acabé tomándole en poco tiempo o porque nunca en mi vida nadie me había levantado la voz ni dicho nada que contradijera mi forma de hacer las cosas pero desde el mismo momento en que la oí exclamar mi nombre completo se me erizó la piel y me puse firme cual soldado mientras la escucha, todo esto mientras el resto de combatientes luchaban contra el demonio que amenazaba con destruir todo a su paso. Milli ahora con las energías repuestas aprovechó para lanzar un poderoso ataque contra la criatura, pareció afectarle bastante, ese sonoro rugido que dio denotaba que no le había gustado ni un pelo lo que había hecho y ahora contraatacaba disparando bolas de fuego a diestro y siniestro las cuales impactaban en todos lados, era una suerte de que los civiles hubieran evacuado a tiempo o de lo contrario esas esferas llameantes los hubieran convertido en humano frito.

Yo ya iba a tomar posiciones para atacar, no iba a dejar que esos desconocidos acapararan toda la diversión para ellos solos, pero paso algo que me hizo retenerme, fue el chico que sin temor alguno arremetió con katana en mano para tratar de abatir a Shantuk, era hábil, pese a que los ataques del filo de su arma no lograban penetrar la dura piel del demonio, se las arreglaba para que cada ataque fuera preciso y poder esquivar sin demasiada dificultad. Hubiera elogiado tal tamaña maestría con la que se movía pero el aura de luz que empezaba a emanar y esas alas blancas que sacó a relucir hicieron que una enorme sensación de molestia recorriera mi cuerpo e hiciera mostrar una expresión de enfado y desaprobación mientras me llevaba las manos a la cabeza. -¿Me estás tomando el pelo? Es un maldito ángel ¿Es que esos cabeza pluma no pueden dejarme tranquila ni un momento?

Ya solo faltaba que el resto de participantes en la batalla fueran también ángeles. En el intercambio de golpes de el ángel y el chico más pequeño, entró a escena un combatiente más para participar en la batalla contra el demonio. Un chico de rosados cabellos que expulsó una gran bocanada de fuego con una potencia destructiva que el suelo a los pies de Shantuk quedó destruido, pero lejos de impresionarme por tamaña muestra de fuerza mágica lo que pasó fue que me pusiera cada vez más molesta con la situación actual, agité los brazos tratando de llamar la atención del pelirosado y le dije. -¡Hey! Ese tipo de fuego solo lo hace más fuerte, piensa en otra cosa o estaremos aquí eternamente. Como no, pasó lo que tenía que pasar, y es que el mismísimo Shantuk usaba las llamas ajenas como sustento, para el los ataques ígneos no eran más que meras fuentes de energía listas para ser ingeridas; avanzó absorbiendo las llamas que desaparecían en su cuerpo y regresó el ataque en forma de bolas de fuego contra su agresor.

Ni si quiera la chica anterior que intentó encadenarlo pudo retenerlo pese a ponerse en una mejor posición pues el enorme calor que emanaba de la criatura era sofocante y peligroso, solo pudo soltar el agarre y alejarse por prudencia de él. Y finalmente la acción puesta en marcha por el ángel empezó a surtir efecto, una luz rodeaba el ambiente y los presentes sentían sus efectos, si bien parecía que a ellos les era como un don benigno, para Shantuk era perjudicial, la piel le ardía y parecía derretirse, exhibiendo el dolor que sentía en forma de gran rugido. Por desgracia para mí no era nada agradable, me llevé la mano a la boca tapándola y la otra a mi estómago, se notaba una expresión de desagrado y malestar en mi rostro, como si fuera a vomitar. -¿Y ahora luz sagrada? Es buena idea contra el pero...¿Era necesario que fuera en área?

Algo desagradable pero necesario, no parecía que la luz fuera a durar eternamente pero consiguió un valioso tiempo que la misma usuaria que trató de apresarlo con las cadenas empleó para clavarlo en el suelo con unas estacas carmesí. Con los efectos de la luz santa desapareciendo me estaba encontrando mejor. No desperdiciaría este momento, me acerqué hasta él con los brazos alzados en arco los cuales fueron envestidos con mis guanteletes demoníacos y le hablé. -Por tu culpa mi día de diversión se ha arruinado ¿Es que no te han enseñado a no contrariar a una reina? el demonio se paró un momento en su intento de liberarse de las estacas y rió burlándose de mí con comentarios como mocosa y enana, acto seguido lanzó un golpe con su puño derecho contra mí. Mi guantelete triplicó el tamaño hasta ser comparable a la inmensa mano de Shantuk y detuve el golpe, luego alcé la mi mano izquierda y con una expresión seca, inexpresiva y llena de sed de sangre, ataqué. -¡Flare Blast! disparé un haz oscuro desde la palma que le atravesó el abdomen y dejó un rastro de llamas color azul brillante en el agujero que quedó. El dolor hizo que perdiera el equilibrio y terminara en el suelo arrodillado.  -Está débil por la luz del cabeza pluma, aprovechad ahora para darle el golpe de gracia.
Lucielle Valnor
Salón : 1 A Dromes : 17021
Reputación : 1
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Millicent Valnor el Mar Feb 12, 2019 7:47 pm

A pesar de que el ataque de Millicent no fue suficientemente fuerte para derrotarlo, sí logró debilitar al demonio y hacerlo bajar la guardia, lo que permitió que otros atacaran. La bruja decidió que aquel sería el momento perfecto para recargar sus energías mágicas mientras la atención de Shantuk pasaba a tenerla el mismo chiquillo que lo había atacado primero. No pudo evitar sentirse frustrada de tener que estar ahí quieta, débil, mientras otros arreglaban el desastre que en el fondo, era culpa suya.

Inmediatamente, apareció de la nada una poderosa llamarada. ¿Acaso estaba en presencia de un dragón? Porque no se le ocurría ningún otro ser capaz de tal poder. ¡Pero no era más que un muchacho! Quedó desconcertada, ¿cómo había sido posible? Aquella divagación la distrajo lo suficiente como para que un nuevo poder en el combate la tomara por sorpresa. Una luz inundó el ambiente y al mismo tiempo se sintió pesada.

Alzó la mirada y para su sorpresa u horror, un ser de enormes alas descendía rápido. Tenía cuatro enormes alas, generaba una cegadora luz que la hacía sentir mal -¡UN ÁNGEL!- gritó. Pero no lo hizo para avisar a Lucielle, gritó por física y pura sorpresa. Rápidamente, volteó a ver a Luci, también lucía afectada, pero más que nada, enojada.

Millicent estaba muy sorprendida, también muy asustada y angustiada. Lucielle logró dominar al demonio y de un golpe lo perforó. Era ciertamente muy poderosa, intimidantemente poderosa. Un poco de pánico comenzó a invadirla también, pues aquella poderosísima pequeñita era su responsabilidad. Y es que toda la situación era su culpa, ella liberó a Lucielle y a los demonios.

Recordó el hechizo de invocación para abrir un portal que mandara a ese demonio de vuelta al infierno, abrió la boca para recitarlo, se sentía lo suficientemente fuerte como para resistirlo. Pero se detuvo; un portal que mandara a Shantuk de vuelta, podía fácilmente permitir la salida de más como él. -Necronom Hezberek Mortix- pronunció y toda la basura y escombros a su alrededor se suspendió en el aire -Golem Frensi- invocó.

De la basura, los cuerpo de 5 golems se formaron, uno más grande que los demás. Extendió el brazo y señaló al demonio malherido -Hold- ordenó a sus criaturas, las cuales corrieron hacia el emonio, los más pequeños sujetaron las extremidades de este, el más grande, agarró el mechón de cabello del demonio. Lograron inmovilizar al demonio, pero no duraría mucho.

-¡AHORA! ¡TERMINARLO!- gritó, mirando al pequeño y luego al ángel, cuyo rostro se le hacía extrañamente familiar.


|| Pienso || Narro || Hablo ||
|| Narrador ||
Millicent Valnor
Edad : 26 Dromes : 17203
Reputación : 0
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Boudon De Ambrose el Sáb Feb 16, 2019 2:33 pm

La pierna de este ahora joven caballero está en condiciones deplorables, por la caída que ha sufrido hace unos momentos. Rengueando, intenta avanzar como puede, sujetando su pantalón del dolor y observando con rabia a ese abominable ser. No tiene la fuerza suficiente para hacerle un rasguño, su espada por poco se rompe al impactar contra su cuerpo y la diferencia física es abismal. Posee la estrategia, pero no la capacidad como para frenar a este vil ser de oscuridad que emerge en el festival.

Volteo a la derecha, sorprendido por tal velocidad de un ser de luz con una katana. Habilidosamente se acerca al monstruo de una forma que él no puede. Ahora voltea a la derecha, la chica pelirroja parece estar en desventaja al igual que Boudon, pero eso no parece frenar su avance e impide la movilidad del gigante de un ojo, dañando sus pies con dos estacas. Ahora, la niña y la chica de los anteojos expulsan una cantidad gigantesca de magia, algo que el pequeño solo ha visto en los mejores hechiceros de todo su reino. Jamas pensaría que volvería a ver figuras de estas cualidad de nuevo, él creyó que solo existían en su reino, y que esta ciudad no era mas que rara, pero ahora también atestigua que es maravillosa.

Estos tipos... ¿quienes son?

Una sonrisa se plasma en el rostro, motiva, ahora con muchas mas ganas de luchar y por alguna rozan, defender a los inocentes de aquel lugar. Ha dado vagas indicaciones, que por un momento creyó que no serían escuchadas, pero todos estaban colaborando y luchando con tal coraje, que eso enciende la llama interior del valor en el rubio. Empuña su espada con mas fuerza que antes, ignora el dolor en su extremidad y limpia el sudor en su frente. El trabajo en equipo, es la única razón por la cual todos ellos pueden hacer frente a algo de tal poder.


¡ES HORA!

Es cuando el aire alrededor comienza a girar entorno a Boudon, frenéticamente y con una fuerza que es similar a una furiosa tempestad. Ese aire afecta a todos los cercanos, así que en lo mas profundo de su corazón, espera que ninguno de los compañeros cercanos sufra efectos secundarios por el hechizo. Con tan solo poseer una fuerza mas allá de la humana, no seria mas que un molesto viento de primavera. Todo va directo a su espada, la cual es embuida en magia de color blanco, con todo ese aire cada vez mas denso girando a un veloz ritmo, tanto es isa que el aire puede verse como un espiral transparente, el ataque mas poderoso que puede ofrecer en estos momentos. Aprovecha que todos siguen lastimando al monstruo para concentrar su mente y poder en el hechizo, de otra forma, estaría desprotegido. Necesita estar lo suficientemente debilitado como para que sea fácil enviarlo una vez mas al infierno, o eso es lo que ha entendido después de ver el accionar de los demás.

¡Storm Paradise!

Después de varios minutos, dice las palabras. Trozos de carteles rotos, basura, hojas y ramas de los arboles son atraídos y flotan alrededor del campo de batalla, todo por repercusión de la concentración de Storm Paradise. Un ataque mágico de viento, que requiere mucho tiempo para canalizarlo. Este era el momento ideal, no ha perdido tiempo alguno y en cuanto vio que los medas lo están ayudando, y que su fuerza mágica y física se esta recobrando gracias a esa extraña aura en su interior que lo protege, lo efectuar de inmediato. Un torbellino directamente enviado al cuerpo de Shantuk, el cual cortaría cada sección de su cuerpo, el que golpearía de lleno su integridad corporal y también el hechizo que lograría dejarlo completamente inmóvil por bastante tiempo, por toda la cantidad de aire que golpea constantemente al demonio.

¡Ahora!

Con esfuerzo y gruñendo, el caballero espera que todo esto funcione para que esa joven pueda sellar y enviar al engendro al lugar donde pertenece.
Boudon De Ambrose
Dromes : 17575
Reputación : 0
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Amalek el Vie Feb 22, 2019 3:22 pm

Luche... luche desde las sombras para servir a la luz, por que eso era lo que hacíamos. No buscábamos el crédito ni la gloria, el reconocimiento o volvernos unos héroes, hacíamos lo que debíamos hacer cueste lo que cueste.

Empece poco a poco a cerrar mi mano, y junto a mi mano, poco a poco la luz del cielo y de mis ojos, de mi cuerpo entero iba desapareciendo... quedando nada mas que la magia oscura y la luz del sol. Mire mis manos con una sonrisa mientras mis alas se extendían de la emoción. Esboce una sonrisa de punta a punta, en segundos esa sonrisa desapareció para concentrarme en el demonio nuevamente, pero ya los demás parecían tenerlo controlado, puse mi antebrazo en mis ojos, tratando de ver que era lo que pasaba, no quería entrometerme mas de lo que debía, era su turno.

Me quede en aquel edificio, en la punta... protegiéndolos desde las distancias, cuidándolos, era mi deber mantenerlos vivos. "¡Zariel!... ¡Zariel!"

"Lo vi, lo vi con mis propios ojos... bien hecho." respondió mi hermano, con un tono entusiasmado.

Una vez dejado el poder de luz de lado, mire a los seres oscuros, esperaba que la luz no las haya dañado demasiado... pero ahora tenia otro asunto conmigo, estaba seguro que algunos de ellos me habían visto, podía decirles que no era lo que creían, que no tenia alas y solo fue la luz que pareció hacerlo... pero dudo que me creyeran eso. Mantener la identidad era algo que ya no podía hacer, ademas si vamos a trabajar en equipo, era su derecho saber con quien estaban.

Mire a la bruja, era mejor si ella cerraba aquel portal, y al parecer los demás miembros esperaban lo mismo, la situación había sido controlada... abrí mis alas de par en par y me impulse con el suelo, dando un salto y volando con mis alas hacia el cielo, a una velocidad super rapida, entre a la fortaleza de la orden donde Zariel me esperaba.

[ En el Cielo ]

Mire a Zariel a los ojos acercándome a el -- Me descubrieron. -- l

-- Lo se... es lo mejor. -- dijo enarcando una ceja, acercándose a mi sin pena alguna, como si hubiera sido lo correcto. -- Sin embargo, nuestra orden siempre trabaja con un compañero. --

No recordaba que la orden trabajara asi, era extraño. -- Zariel, nunca trabajamos con compañeros. -- respondí intrigado.

-- Lo se, pero con los sucesos de recién, los demonios y demás... debemos trabajar en equipo, unidos. --

-- Un ángel es suficiente prueba de divinidad para los humanos, no podemos ir dos ángeles con el futuro equipo. --

-- Nunca dije que Tyrael se uniera al equipo... el te ayudara cuando lo necesites, estas con una demonio que asesino a un ángel y dos monjes. No podemos permitir que te arriesgues. --

Asentí, sorprendido por aquella situación, mas por que mi compañero seria "Tyrael" el mejor soldado de la orden. Antes de que pueda decir algo Tyrael bajo planeando hacia nosotros desde el cielo -- Amalek, soy Tyrael, pero ya me conoces... tu nuevo mejor amigo y compañero de aventuras. -- se presento con un tono divertido y alegre.

Sonreí ante el -- Bien Tyrael prepárate, debemos ir a la tierra. -- dije mirándolo... pero Zariel interrumpió a ambos.

-- No todavía... deben esperar. -- dijo Zariel, dándose media vuelta para entrar al templo, mire a Tyrael, confundido.

-- ¿Entonces... seremos como una especie de dúo? -- pregunto Tyrael.

-- Algo así... como Arturo y Merlín -- reí levemente, encogiéndome de hombros. Ambos nos sentamos a esperar nuestro permiso para volver a la tierra. -- Por cierto... lo mejor es que no sepan que eres un ángel, al menos hasta que procesen lo mio... ya sabes, por los seres oscuros y eso. --

-- Sin problema capitán -- dijo sonriendo y levantándose -- Lo mejor sera que vuelvas solo a la tierra, al menos por unos días... cuando me llames, yo acudiré. -- Asentí, aunque era un poco bromista y sarcástico a veces, tenia inteligencia, después de todo era el mejor soldado de la orden.
Amalek
Dromes : 16550
Reputación : 0
Mensajes : 15
Ver perfil de usuario
Amalek
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Zackary Argyreon el Mar Mar 12, 2019 10:47 am

Bad premonition:


¿Había sido suficiente para detenerlo? Usualmente aquello no representaba ninguna inquietud para él, no estando a solas con sus enemigos porque sabía que podría acabarlos fácilmente. Sin embargo en esa única ocasión estaba acompañado y no podría dar rienda suelta a su poder, pues muchos ya estaban heridos o incapacitados. Miró muy bien a su alrededor y supuso que su tiempo ahí ya había sido agotado. Debía irse.

El viento había comenzado a soplar ominoso, y no era porque el otro desconocido estuviera haciendo uso de él ni porque se hubiera arremolinado como lo había hecho antes... era otra cosa. El cantar de las aves se detuvo de pronto y las copas de los árboles se sacudían lentamente, algo estaba en el ambiente. Tal vez ese demonio no lo estaba provocando, tal vez era al revés, ¿una advertencia?.

Con todas sus capacidades el dragón no pudo escuchar más a los animales, se habían marchado a esconder de una fuerza invisible que parecía emanar de la profundidad del bosque aledaño y que por defecto unía la extensión más grande de vegetación al horizonte. La mirada del chico se perdió entonces en aquella lejanía, restando importancia a los otros. Sus piernas le obligaron a retirarse repentinamente. ¡El bosque estaba inquieto y eso representaba problemas para cualquier ser que viviera ahí! Era natural que al ser un dragón percibiera "éstas" cosas.

Algo le hacía suponer que eso solo había sido el inicio de lo que estaba por suceder, pero lo demás era tan difuso, solo sentía sus sentidos muy inquietos y por otro lado también sentía aquellas ganas de huir como el resto, tanto que hasta ganas de vomitar le dieron y un molesto escalofrío invadió su tosca piel.

No puedo verte, pero te siento.

El sol se estaba ocultando y aquello le daba una apariencia más extraña a la situación, quizá hasta tétrica. — ¡Tsk! — Un sudor frío empapó su fas y desistió de hacer preguntas o responder, no había nada más importante que regresar por donde había venido.

Será mejor que regresen a casa — Sugirió con pesadumbre a los habitantes que pudo observar, algunos humanos y uno que otro dotado de inhumanidad pero que tampoco que habría dado cuenta de lo que pasaba con el extraño ambiente.

Las copas de los árboles seguían sacudiéndose lento, despacio, como si sus hojas fuesen en contra del actual viento.

La criatura tomó sus cosas, aferrado a ellas como si temiese que alguien pudiera arrebatarlas de golpe, también sentía una extraña opresión en el pecho como si algo o alguien estuviera acechando cada cosa, cada ser viviente en las inmediaciones. Una mirada silenciosa y asesina proveniente del bosque era lo que percibía pero no lograba descifrar aquél enigma al que fue invitado. Pronto se perdió entre las sombras una vez se internó a toda prisa en aquella arboleda tan extraña con la intención de volver a su territorio.


Destinados (Privado) NmdsmBC
Every with you:
Destinados (Privado) P0uCAeM
Zackary Argyreon
Dromes : 71082
Reputación : 16
Mensajes : 189
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por JonBenet Ramsey el Miér Mar 20, 2019 11:04 am

Destinados
Vesta se quedó impactada con lo que ocurría frente a sus ojos, parecía que entre más observaba a esos jóvenes actuar, más sorprendida se encontraba ante el despliegue increíble de habilidades. Eran adolescentes, eso estaba claro pero… ¡En definitiva no eran ordinarios!

«¿Frente a quiénes estoy de pie?»
se preguntaba la mujer cuyos ojos azules estaban abiertos de par en par observando atenta la escena.

Tuvo que retroceder primero por el fuego del chico pelirrosa qué fue contrarrestado por el demonio. Después estuvieron aquellos entes invocados por la joven bruja, y ahora estaba esa ola de viento peligrosamente cortante que golpeaba de forma precisa al demonio quien soltaba un fuerte alarido estruendoso, ensordecedor qué provocó que la vampiresa cubriera sus oídos con sus manos. Shantuk estaba sufriendo, y mucho. Tanto que el suelo se cimbro cual si se tratara de un pequeño temblor que causó que Vesta cayera sobre su rodilla. Había que admitir muy a su pesar, que la situación estaba fuera de sus manos. ¡A rabiar!, pero por el momento no podía hacer otra cosa sino simplemente observar.

Y fue precisamente al observar que notó que el chico de fuego no se encontraba como el resto, concentrado en ese monstruo llamado Shantuk. Vesta inquieta como siempre, comenzó inconscientemente a formular conjeturas en su mente. El pelirrosa fijaba su mente hacia las afueras de la ciudad, como desconectado de la impresionante gama de poderes que estaba teniendo lugar justo frente a ellos. Inevitable que la vampiresa siguiera la dirección en que miraban los ojos de fuego del muchacho. Fue hasta entonces que sintió una extraña aura proveniente de dicho lugar. Era una sensación muy pesada, tanto que dificultaba la respiración. Las copas de los árboles se movían hacia el lado contrario de la dirección del viento producido por el muchacho rubio. Algo totalmente contra natural. ¿Tendría algo que ver con el chico de fuego? Anteriormente este había lanzado fuego a Shantuk, pero en lugar de hacerle daño resultó en un gran alimento para el demonio ¿habría sido realmente un ataque? ¿ o una simulación para brindarle más poder? De ser esto último implicaría innegablemente que el chico de fuego estuviera aliado al demonio Shantuk de alguna manera. No sería de extrañar que esa misteriosa aura que se percibía procedente de la  flora aledaña, también estuviera relacionada con el incidente del parque de diversiones.

¡Hey! ¡¿a dónde vas?!

Exclamó la mujer al ver cómo el pelirrosa se alejaba a gran velocidad de la escena donde el demonio estaba apunto de ser derrotado. ¿ Sería acaso que el chico estaba escapando?

Predispuesta a que ya no podía ayudar con Shantuk dejando todo en manos de los muchachos, Vesta no se lo pensó dos veces y salió corriendo tras el chico pelirrosa con el claro presentimiento de que aquel sabía algo que los demás no. Y si esto era cierto, la agente lo descubriría.

Del parque de diversiones, la fémina trató de seguir el rastro al chico de fuego. Él era muy veloz, pero eso no era problema para una vampiresa dotada de gran agilidad, velocidad, visión y olfato como para no perderle la pista. La figura del pelirrosa apenas podía apreciarse corriendo entre los árboles de la zona boscosa, internándose hacia el corazón profundo del bosque, donde las copas de los árboles, las ramas y la maleza en general, espesaban tanto que llegaba el punto de que impedían la entrada de luz natural, sumiendo el bosque casi en tinieblas. El aire se enrarecía cada vez más, los temblores en la tierra se hacían más frecuentes y era también más difícil moverse a velocidad. Si esto era una trampa, Vesta había caído cómo abeja en la miel.

Te fuiste antes de que la fiesta terminará —dijo la vampiresa una vez dio alcance al chico de fuego—. Me pregunto ¿por qué? —añadió cortándole el paso al muchacho para evitar su avance—. Y sólo puedo pensar, qué tienes algo más “importante” que hacer.

Dijo aquello dibujando una media sonrisa en los labios pero con un tono de voz relajado, aunque con un deje suspicaz en sus palabras. Eran totalmente desconocidos y sólo habían coincidido en el incidente, todo había sucedido tan repentinamente qué Vesta cómo detective, prestaba atención a cada detalle que observara o escuchara a fin de llegar a la verdad.

Esperaba en silencio una respuesta por parte del muchacho, sin ejercer demasiada presión —todo mundo es inocente hasta que se le demuestre lo contrario—, cuando un nuevo temblor sacudió con fuerza la Tierra, tanto que la poca vida que aún quedaba en las entrañas del bosque salió huyendo despavorida.

¡¿Pero qué diablos sucede aquí?! —masculló la vampiresa desconcertada, volviendo la vista por sobre su hombro en dirección de la procedencia de las ondas, sin comprender las cosas raras que estaban ocurriendo ese día.


Faniahh/Lala/Cyalana





You're mine
I'm your nightmare
- Vesta
JonBenet Ramsey
Dromes : 17580
Reputación : 0
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Destinados (Privado) Empty Re: Destinados (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.