you're home
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos. Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.
Nuestra Moneda Dromes | Billetes - Soilses
Conectarse

Recuperar mi contraseña

SWEET HEART
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem.
THANK YOU
Instituto Takemori Rol esta protegido por licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional. Este skin fue realizado por Roshio & Andréade | Entourage Themes.

Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y de códigos, bajo denuncia ante Foroactivo. Las imágenes pertenecen a sus respectivos artistas, en especial agradecemos a Star Academy, nosotros las hemos editado para que estén acorde al diseño.

Agradecemos a todos los usuarios por pertenecer a nuestra hermosa comunidad. Nos sentimos orgullosos de decir que hemos cumplido 8 años online. ¡Por favor sigan disfrutando de esta comunidad! ❤
directorio élite
we are family - nuestros afiliados. af. normales
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk DypOKI9Academia LegacyCrear foroHARD DAYS | Priv. Min Hyuk 8_Oamxl_CHARD DAYS | Priv. Min Hyuk Hn_V7_Bl_YHARD DAYS | Priv. Min Hyuk 1_Hc_J9n_Yr_oHARD DAYS | Priv. Min Hyuk 30x30HARD DAYS | Priv. Min Hyuk PNevNqJHARD DAYS | Priv. Min Hyuk KHg-CSCqa-oHARD DAYS | Priv. Min Hyuk Ztbx-V6lr-oHARD DAYS | Priv. Min Hyuk Fxhje_FUHARD DAYS | Priv. Min Hyuk 2_FTHEODHARD DAYS | Priv. Min Hyuk 9pasbk_GHARD DAYS | Priv. Min Hyuk OjSWOQTHARD DAYS | Priv. Min Hyuk PruebaHARD DAYS | Priv. Min Hyuk FOaAwqBHARD DAYS | Priv. Min Hyuk 40x4010HARD DAYS | Priv. Min Hyuk OK7cyjsHARD DAYS | Priv. Min Hyuk Af235HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Ug5-Qw-LCa-oHARD DAYS | Priv. Min Hyuk ZmH8PjZ

Ir abajo

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Mensajes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Dromes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
PERMANENT LINKel Sáb Dic 08, 2018 11:02 pm
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
JonBenet Ramsey
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
❝ Hard Days ❞
Los pillos en las calles nunca faltaban en ninguna parte del mundo, ni siquiera en la tranquila y pacifica Éadrom donde sin embargo, el trabajo se encontraba disminuido honestamente. Uno de los lugares donde menos incidentes delictivos había tenido que atender la alemana quien, por extraño que pudiera parecer, se aburría con tanta tranquilidad en los alrededores. Tanto como para trabajar de regreso a la base policíaca por falta de casos que requirieran una investigación a fondo y exhaustiva. Al menos aquel día no había sido del todo aburrido, pues al hacer la ronda de patrullaje, el compañero en turno de la rubia recibió una llamada sobre dos delincuentes que habían causado disturbios en una tienda de autoservicio. Ellos se encontraban más cercanos a la zona así que fueron los primeros en llegar, y justo a tiempo cuando los dos rufianes corrían entre las calles intentando escabullirse entre los transeúntes.

¡Deprisa! ¡Sal del auto! —acostumbrada a dar ordenes, imperó a su compañero inconsientemente al tiempo que ella hacia lo mismo.

Salieron a toda velocidad corriendo sobre las aceras, pues la patrulla era inútil en medio de aquellos callejones estrechos y con civiles ocupándolos. La persecución por tierra comenzó, y aun si Vesta hubiera deseado usar sus habilidades, resultaba difícil abrirse paso entre los transeúntes ajenos a la situación. No tardaron los delincuentes en separar sus caminos para tener mejor oportunidad de escapar. Con una seña de la mano la mujer indicó a su compañero que hicieran lo mismo y ella se encargó de ir tras el chico albino que llevaba un back pack con lo que había hurtado. Este se adentró, para su mala suerte, en un callejón sin salida, y al tratar de saltar la alta barda, Vesta saltó sobre aquel ayudada de levitas para alcanzar más altura llevando al chico rostro a tierra donde lo sometió y con ambas manos tras la espalda, lo esposó.

Tiene derecho a guardar silencio. Todo lo que diga podrá y será usado en su contra. Si no tiene abogado el Estado le proporcionará uno…

Siguió el protocolo llevando al inculpado directo a la parte trasera de la patrulla donde ya se encontraba su compañero de placa, solo. Por desgracia, el cómplice del ladrón había conseguido escapar hacia los barrios más peligrosos de la ciudad.

Después de entregar al detenido en la comisaria, concluyó el turno de Vesta, y esta tomando su motocicleta se dirigía con rumbo a su departamento cuando de última hora le asaltó una idea tanto atractiva como peligrosa: proseguir su propia búsqueda del ladrón prófugo allá en los barrios bajos. Una idea bastante estúpida a decir verdad, pues ni siquiera había podido verlo en la carrera, no tenía casi ninguna pista para poder identificarlo, salvo lo robado en el autoservicio y eso no era suficiente para encontrar a un delincuente en medio de centenares de personas pero… ¡Vesta era Vesta! Demasiado inquieta como para desanimarse con su casi nula información, y lo suficientemente terca como para aventurarse en una misión condenada al fracasp desde el mismo principio. ¡Así de aburrida debía encontrarse!

Al andar entre las calles peligrosas de los barrios bajos, comprendió la inutilidad de sus pretensiones y abortó su propia misión. Pero no podía levantar sospechas si simplemente daba la vuelta y se marchaba del lugar, la delataría rápidamente como una policía. Por ello prefirió entrar en un bar de mala muerte que temprano en el día ya tenía las puertas abiertas. Dejó su motocicleta aparcada y se adentró en el bar directo hacia la barra, situándose en una de las esquinas para no tener que hablar con nadie. Al instante fue objeto de miradas suspicaces que parecían sospechar de su presencia.

Tequila.

Dijo a un hombre completamente calvo que fungía como el barman y quien era el principal en mirarla con desconfianza. De mala manera pero sin decir nada el hombre sirvió la copa frente a la mujer, pero al parecer, al observar la manera en que la fémina empinaba la copa y bebía de ella como si fuera agua, sus sospechas se disiparon y volvió a sus propios asuntos.

Ya con más tranquilidad sin ser el centro de atención, Vesta repasó con la mirada a los que se encontraban en el lugar de forma escrupulosa, después soltó una risa discreta y volvió a beber de su copa. Todos ahí tenían pinta de maleantes. Se burló entonces de sí misma por pretender atrapar a un delincuente en específico, en medio de tantos. Bastante absurdo de su parte, sinceramente.
I’m the BOSS


Última edición por Vesta el Mar Dic 11, 2018 11:45 pm, editado 3 veces
JonBenet Ramsey
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Mar Dic 11, 2018 7:01 pm
Invitado
❝ Hard Days ❞
Los días tranquilos de Min Hyuk estaban resultando bastante aburridos para el profesor. Alguien como él que en un pasado tuvo algún que otro desliz en cuanto a épocas "turbulentas" y cargadas de acción no podía acostumbrarse del todo a la paz y a la tranquilidad, algo muy en el fondo dentro suyo le decía que no podía vivir una vida tranquila, él y sus habilidades no estaban aptos para una vida así. Era por eso que una vez cada cierto tiempo, a veces con más o a veces con menos frecuencia, Min se aventuraba a noches cargadas de peligro, noches en las que danzaba con la muerte en un baile... Mortal. Esa noche justamente era LA NOCHE donde el profesor dejaría de lado toda responsabilidad que lo ligue con una vida común y corriente para aventurarse a los barrios bajos donde buscaría algo que lo haga sentir vivo y motivado una vez más, porque él necesitaba de su "droga". No necesitaba disimular su vestimenta porque no buscaba ocultar su identidad, esa no era la idea. Tampoco buscaba pasar desapercibido por lo que ir trajeado no le resultó problema aunque las miradas de algunos lugareños podrían poner incómodo a cualquiera, Min no era un simple cualquiera.

Con el saco reposando en el brazo izquierdo, una camisa blanca con los dos botones superiores desabrochados debido al calor y un pantalón de vestir color azul algo oscuro, el profesor caminaba quejándose del ligero dolor que le provocaban sus zapatos de vestir. Las miradas poco le importaban ya que si quisiera, si por algún tipo de razón Min así lo quisiera: Podría darle la golpiza de su vida a todos y a cada uno de los gamberros que buscaban intimidarlo de forma hostil. El profesor sonreía demostrando lo calmado que se encontraba y eso los volvía locos ¿Cómo no enfadarse por algo así? Esa prepotencia solía volver locos a sus rivales, a quienes no disfrutaban de verlo bien, a quienes le deseaban el mal. Muchos colegas de profesión lo detestaban por eso, después de todo Min no sólo era alguien inteligente sino que también era atractivo a las mujeres incluso con ese parche en el ojo que bien lo podría hacer confundir por uno de los gamberros y delincuentes que habitaban las calles que caminaba en ese momento. A altas horas de la noche el hombre del parche ya estaba adentrándose en un callejón que luego de recorrerlo lo dejaría en frente de un garito algo modesto, un bar que conoció hace ya tiempo.

Ahí bebió unos cuantos tragos, habrá estado aproximadamente una hora y poco más hasta que sentía el rostro cálido y notaba como el alcohol hacía de las suyas. La última persona en entrar fue una mujer de apariencia peculiar, nunca antes la había visto por allí y tampoco en la ciudad. Ese rostro bonito no podía traer buenas noticias así que prefirió marcharse del garito antes de que comiencen los botellazos por ver quien corteja a la dama primero, no tenía ganas de perder la paciencia. Se puso de pie pagando la cuenta y dejando el vuelto, apenas cruzó miradas con la mujer y se marchó caminando tan derecho como le era posible: Estaba algo ebrio, sólo un poco.


-Con permiso...-


I'm the Boss
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Mensajes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Dromes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
PERMANENT LINKel Vie Dic 14, 2018 7:30 pm
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
JonBenet Ramsey
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
❝ Hard Days ❞
Los ojos azules trataban de rehuir los ajenos para no levantar sospechas, pero la mujer era en escancia curiosa e inquisitiva. En su mente seguía aquel cosquilleo por atrapar al ladrón de hacia un par de horas antes, y su cabeza razonaba que tras el esfuerzo realizado, el responsable acudiría en primera instancia a refrescar la garganta. Es decir, de ser ella es lo que haría.

¡Hey, muñeca! ¿por qué tan sola? —balbuceó un tipo maloliente que hizo un primer intento con la alemana, queriendo tomar asiento junto a ella, a lo que Vesta únicamente respondió:

Soy lesbiana.

Por supuesto que mentía, sin embargo con esa frase corta pero contundente consiguió desanimar al sujeto que con rostro decepcionado decidió ahorrar salvia y despejar el campo de visión de la rubia, quien simplemente volvió a besar la copa de cristal para terminar de beber su contenido con el más absoluto temple. Gracias a eso, la mujer pudo captar la figura de un hombre alto con un distintivo parche cubriendo su ojo derecho que le daba un aspecto de pirata moderno. Por un instante pareció a la mujer que aquel sujeto había rehuido la mirada azulina de Vesta... ¿Acaso tenía algo que ocultar? Para la germana, la conducta del varón resulto del todo sospechosa, pues se distinguía de los ebrios y mal vestidos que se encontraban en el sitio. Sus sospechas se incrementaron cuando este, el hombre del parche en el ojo emprendió la retirada de una forma cautelosa. ¿Habría reconocido a la policía encubierta, es decir, Vesta?

Tan pronto desapareció por la puerta de salida la figura alta y la espalda ancha del hombre, la rubia dejó tres monedas sonantes sobre la barra del bar, tomó su chaqueta que había dejado sobre el respaldo del asiento y salió a paso veloz tras las pisadas del susodicho esperando no perderle la pista. Cruzó la puerta y para sorpresa suya, ya la oscuridad comenzaba a caer sobre la ciudad, no era el mejor momento para andar en los barrios bajos y mucho menos para seguir a un presunto delincuente pero Vesta era especialmente afecta al peligro, quizá la verdadera razón de que se encontrara justo en la situación donde estaba. Giró el rostro hacia la derecha y después hacia la izquierda, allá alguno metros de distancia consiguió ver como el hombre daba la vuelta desapareciendo por una esquina.

No tan rápido, vaquero.

Sonrió de medio labio, afilando la mirada con determinación y emprendió la persecución con las zancadas grandes de sus largas piernas. No deseaba ponerlo en sobre aviso dándole oportunidad de volver a escapar, así que usó la agilidad silenciosa de un felino que era un don de su mestizaje vampiresco. Se aproximó lo suficiente, como a cinco metros de distancia del  hombre del parche alcanzándolo en una calle particularmente oscura, apenas besada por las luces artificiales de la ciudad que no hacían otra cosa que profundizar las penumbras. Daba más la impresión de que ella había sido atraída a propósito hasta ese lugar en vez de ser ella quien había acorralado al hombre en ese sitio ¿la verdadera razón? Pronto se descubriría.

Parece tener mucha prisa en marcharse ¿no es así, caballero? —al fin irrumpió su tono agudo de voz, el silencio que reinaba en aquella prácticamente oscura y fría noche—. ¿Qué le parece si usted y yo tenemos una buena charla? —intentaba sonar ligeramente amigable, aunque como siempre, su carácter dominante llegaba a sobresalir dejando notar sus verdaderas intenciones—. Hagamos esto por las buenas y todo saldrá bien. Lo prometo.

Sonreía curveando el labial mientras pronunciaba aquellas palabras instando al hombre a cooperar. Si no era a quien buscaba, en cinco minutos el hombre estaría con rumbo a casa. Y si resultaba ser su "hombre", le concedería beneficios por cooperar y entregarse a la ley. No había nada de qué preocuparse... Claro, siempre y cuando su sospechoso no hiciera algo extraño.
I’m the BOSS
JonBenet Ramsey
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Jue Dic 20, 2018 5:53 am
Invitado
❝ Hard Days ❞
¿Quién lo diría? El profesor siendo perseguido por una agente de la ley. Obviamente él no lo sabía, obviamente él no tenía en cuenta que quien lo perseguía podía ser una policía así que simplemente sonreía manteniendo la calma pero pensando cómo zafar de esa situación. ¿Esa mujer era una de esas ladronas o viudas negras? Quizás, cabía la posibilidad de que haya visto en Min a una potencial víctima que caería en sus encantos... Pero el profesor sabía cómo resistirse a eso, no había ningún problema. De todos modos había otra posibilidad latente: Que esa mujer al igual que el profesor, pueda usar algún tipo de magia o habilidad que lo haga tener que envolverse en medio de un combate: ¿Pelear con una mujer? Eso obviamente no entraba en los planes del individuo con el ojo parchado así que simplemente se dedicó a caminar, mirando desde su ojo izquierdo cada tanto, incluso con esa desventaja visual no la perdía de vista y obviamente: No lo haría.

Caminó sin detener su rápido andar y guardó las manos en los bolsillos para disimular un poco su estado de constante alerta, quizás así su perseguidora pensaría que Min estaba indefenso, distraído y siendo un blanco fácil, pero nada más lejos de la realidad. A pocos metros se encontraba una de las calles más peligrosas de la ciudad, en aquel barrio bajo no recomendaban que quienes no conocían el lugar se adentren por esos lados así que Min aprovecharía eso para mezclarse entre posibles individuos allí presentes y marcharse. Sin embargo su plan se vería bastante frustrado por el hecho de que en esa noche justamente no había nadie allí presente, ni siquiera las luces de los focos en las calles hacían presencia debido a que quizás los lugareños las habían roto ¿La razón? Era simple: Así podrían robar a oscuras a los incautos. Lo único que iluminaba el lugar eran algunas luces provocadas por fuego encendido en algunos tanques de gasolina obviamente en desuso. Otros focos de luz provenían de edificios cercanos que a esas horas de la noche mantenían la luz encendida por razones más que obvias. Pero incluso con algunas pocas luces... La penumbra abundaba, la oscuridad era reina en ese lugar.

Algo le decía que no podía escaparse mucho más, la mujer era tenaz y lo perseguía incluso en una calle como esa. Así que se resignó: Caminó un poco más lento para comprobar qué demonios quería esa desconocida, obviamente en caso de ser atacado no dudaría ni un sólo segundo en defenderse como él sabía hacerlo. La mujer habló y por momentos sonó como lo que era, una potencial policía o agente de la ley, o cuanto menos una muy buena actriz.


-No tengo nada que charlar con una desconocida, mucho menos en un sitio como este ¿No cree? Además si me rehuso ¿Qué puede decirme? Vivimos en un país libre para los inocentes, y me declaro como tal así que ... Me marcho.-


I'm the Boss
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Mensajes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Dromes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
PERMANENT LINKel Lun Dic 31, 2018 11:58 am
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
JonBenet Ramsey
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
❝ Hard Days ❞


No existía nada más desagradable en el mundo que un tío pedante y presuntuoso, no al menos según Vesta, y a su parecer se encontraba justo con uno delante de ella. La caballerosidad era un mito en esos días. Pero ¡vamos!, que hasta el momento el sujeto seguía siendo un presunto sospechoso de asalto a mano armada, por lo que no podía esperar que fuera un ejemplo de educación y mucho menos cooperación. De modo que su respuesta no hizo más que acrecentar sus sospechas con respecto a él, quien contundentemente afirmaba ser inocente pero, "el que nada debe nada teme", y su prisa por marcharse y actitud inquieta revelaban mucho de él, aunque lo negara.

La rubia sonrió bajando levemente la cabeza al tiempo que hacia un movimiento de negación. Ser un detective y oficial de policía nunca era sencillo, sería por eso que amaba su profesión. Se necesitaban nervios de acero, temple, sangre fría para hacer frente a tipos de mala reputación... y Vesta tenía todo ello junto.

Por un instante los ojos azules se cruzaron con el resplandor dorado como lo era el tono del único ojo del hombre quien la miró fijamente, desafiante, al pronunciar aquellas palabras sin ningún titubeo. Un deje inquisitivo se despertó al instante en la vampiresa que activo su instinto de detective en el acto, yendo incluso más allá del motivo por el cual se encontraba frente a frente a él. Pero dejaría aquella curiosidad de lado por el momento para centrarse en su objetivo original y principal. Y era mejor darse prisa porque el hombre ya emprendía la retirada dando descaradamente la espalda a la oficial.

No es como si le hubiera invitado una copa para intimar, caballero —soltó ácidamente retomando el pasó tras el sujeto que pretendía escapar—. Ahora que con respecto a su inocencia...

El hombre del parche le aventajaba unos cuatro metros por delante, sin intensiones de detenerse en una muestra total de indiferencia hacia la representante de la ley. Bueno, si las cosas debían ser así, Vesta estaba dispuesta a cumplir con su trabajo fuera como fuere. Utilizando su habilidad de levitas, la vampiresa saltó por los aires dando un giro por sobre la figura del hombre para quedar levitando con la cabeza hacia abajo frente a él cortándole el paso, obligándole a detenerse.

Eso lo decido yo —clavó sus orbes azul claro en el único ojo visible del pelioscuro, entrecerrando levemente las espesas pestañas que decoraban sus grandes gemas—. ¿Esta claro? —dijo fríamente e hizo una breve pausa para reforzar sus palabras. Después mostró en un abrir y cerrar de ojos la placa policiaca que la identificaba—. Ahora, si es tan amable... ¿Dónde estuvo hoy entre las 11 am y las 15 horas?. Y sea lo más preciso posible, por favor.

Su tono de voz podía sonar suave y relajado, pero la fuerza y contundencia de sus palabras no podían sonar más imperantes si hubiera alzado más la voz. Sosteniendo aquella posición, esperó la respuesta del hombre. Era un barrio peligroso, sí, por ello entre más rápido respondiera menos peligro correría... él, ella, ambos ¿quién sabe?


I’m the BOSS



You're mine
I'm your nightmare
- Vesta
JonBenet Ramsey
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINKel Vie Ene 18, 2019 3:08 am
Invitado
❝ Hard Days ❞




─Pero señorita, no hice mención a ninguna copa con tales intenciones... A menos que sea usted la que tengas esas ideas en mente.─Y ahí estaba una vez más ese sentido del humor tan pícaro que podía mostrar alguien como el profesor, incluso en una situación así donde podía ser robado, donde podían intentar asesinarlo atentando contra su vida e incluso donde podían ocurrir un montón de cosas malas ahí estaba él, de bromista como si la situación diera para ello. Sin embargo la sonrisa amable se borró de su cara ya que tenía cierto problema contra la ley en algunas ocasiones, llámese ley a la policía y las fuerzas de seguridad. ─Disculpe pero no la escuché bien... ¿Está diciendo que una desconocida tiene poder de decidir si mi inocencia es válida o no sin siquiera conocerme? Pues vaya poderes más extraños los suyos, señorita.─ Lo que comenzaron siendo pequeñas bromas poco a poco acabó tornándose en un momento algo tenso.

Sin embargo aquel profesor pelinegro de ojo parchado suspiró y apoyó una mano sobre su sien, ejerciendo pequeños movimientos circulares como si buscase mantener la calma ya que quizás la situación no era nada de otro mundo. Quizás esa persona de verdad estaba haciendo su trabajo y la pobre se había desviado del camino, estaba interrogando al hombre equivocado. Min Hyuk escuchó la pregunta de la mujer y respondió con calma y sinceridad ─¿Qué estaba haciendo a esas horas? Le enseñaba a un montón de mocosos con las hormonas alteradas como realizar hechizos de defensa contra las artes oscuras, literalmente. Eso fue por la mañana, antes del mediodía ya que a esa hora paré para almorzar y descanse casi hasta la una y media. Luego fui a corregir algunos exámenes en mi despacho y acabé por salir temprano una vez que terminó mi turno. Fui a casa a dormir una leve siesta, me desperté pasadas las seis de la tarde, hice un poco de ejercicio... Eh, me di una ducha, cené y luego salí a beber tranquilamente para descansar un poco y acabar siendo detenido por una belleza andante, una belleza molesta.─

Y no, Min no perdería la oportunidad de soltarle algún que otro cumplido a la mujer, obviamente todo tipo de cumplido sería realizado con el respeto que toda dama merece, sin embargo esta vez no se enojaría consigo mismo si la mujer se ponía roja como un tomate debido a sus palabras: De algún modo tenía que "vengarse" por el tiempo que la fémina le hizo perder en ese entonces. Se quedó mirándola, aprovechando para observar detenidamente sus facciones generales y sí, definitivamente era una mujer bellísima. No había lugar a dudas, esa mujer era policía o una muy buena actora de la mafia, quizás alguna bruja o algo por el estilo así que el pelinegro debía ser más cuidadoso a partir de ahora. No tenía ganas de perder la vida tan pronto, no sin antes resolver un buen número de asuntos en su vida personal.



I'm the Boss
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Mensajes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Dromes
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
PERMANENT LINKel Vie Ene 25, 2019 2:21 pm
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
JonBenet Ramsey
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
Éadrom
22
38100
0
"Going down in flames".
HARD DAYS | Priv. Min Hyuk Takemori-MEDALLAS
❝ Hard Days ❞


La comunicación abarca diversos campos, no solamente el lenguaje de voz. La gesticulación facial, la expresión corporal, el movimiento de los ojos e inclusive la propia piel pueden revelar mucha información acerca de una persona. Y esto no lo había aprendido la oficial en la academia de policía, sino a fuerza de experiencia.

Guardó completo silencio mientras el hombre hacia su declaración, por decirlo de alguna manera, pues aquello ni era una estación de policía y mucho menos el interrogado estaba bajo arresto, pero Vesta tenía una forma muy peculiar de realizar su trabajo. Tan peculiar que incluso podía salirse de los protocolos rayando los márgenes de la propia ley. Por suerte, esta información solía ser desconocida por la mayoría de los civiles, quienes solían cooperar “amablemente” ante una placa policiaca.

Los ojos azules de la vampiresa se clavaban en el movimiento de los labios del sujeto, así mismo en su ojo, si este se movía a la derecha o a la izquierda, sí miraba hacia arriba o hacia abajo. Cada detalle era importante y le daría buenas pistas sobre lo que él mismo afirmaba haber hecho durante el tiempo transcurrido de los sucesos acontecidos. Es muy fácil ser engañado en estos días, sobretodo tratando con un mago -o en su peor defecto, un brujo- como afirma ser el hombre. Una información que por un instante consiguió hacer sudar en frío a la vampiresa a razón de que.... No, no era momento para titubeos.

¡Voila! —exclamó la rubia con una apenas perceptible sonrisa de medio labio—. Según parece hoy es su día de suerte, caballero —complemento girándose 180 grados hasta que sus pies hubieron tocado suelo. Manteniendo esa postura como un muro con ambos brazos cruzados a la altura del pecho, dirigió un último vistazo al brujo en un intercambio de miradas antes de ser ella misma quien cortara la comunicación visual. Tras lo cual cerró los párpados con un gesto de desgano, dejando escapar un suspiro que sonó mas bien a un bufido.

Su coartada parece creíble —y eso le causaba cierto grado de disgusto por el simple hecho de que odiaba equivocarse. Luego entonces, había estado perdiendo el tiempo persiguiendo una pista falsa y de paso había acosado a un inocente, al menos del cargo del que había sospechado. Suerte que no habría demandas ni represalias por parte del chico ¿verdad?

Muy bien,  diremos que esta limpio esta vez. Así que dejaré que prosiga su camino libremente —comentó alivianando completamente sus facciones, con soltura en su cuerpo, especialmente los brazos que destensó así como su tono de voz. Mostrándose completamente relajada y dejando de lado su actitud autoritaria de hacia unos momentos atrás.

Espero que mi "molesta" presencia no haya causado más allá que un retraso en su regreso a casa —quizá era un modo algo burdo de ofrecer una disculpa, más que sincera, para evitar que llegaran quejas por abuso de autoridad a la estación de policía. Dio algunos pasos rodeando al joven, sin embargo fijando la atención el las fachadas grafiteadas de algunas paredes de los inmuebles que ofrecían una vista decadente del lugar.

Es un barrio peligroso aun para un, ¿brujo? —tenía más aspecto de eso que de mago, pero de igual forma trató de sonar cuidadosa con el termino— … como usted. Así que le recomiendo tener mucho cuidado —dijo aquello volviendo el rostro hacia el varón, pues no deseaba tener que verlo de nuevo bajo circunstancias más precaria que ser víctima de un asalto.

Ahora con un ambiente más "amistoso", la mujer dirigió un vistazo quizá indiscreto al hombre de pies a cabeza. Era un tipo alto que aun con esas prendas formales se podía notar que poseía buena musculatura, y si además de eso le añadían poderes mágicos....

¡Nah! —sacudió la cabeza agitando con ello suavemente sus claros cabellos— Es más probable que yo corra más peligro aquí que usted —añadió esta vez, sinceramente—. Detective Vesta, lamento las molestias ocasionadas y le agradezco su amable cooperación, caballero. La próxima vez que nos volvamos a encontrar, yo le invitaré esa copa —para qué negarlo, era un hombre muy atractivo y eso saltaba a la vista.

Pero dejaría de retrasar imprudentemente el horario del maestro, según concluyó por las palabras del propio joven, y abortaría la misión al menos momentáneamente hasta una ocasión más oportuna. Se despidió del hombre del ojo dorado para regresar sobre sus pasos en busca de su Harley que aun permanecía aparcada a la afueras de aquel bar. Quizá estaba un poco decepcionada, sin embargo no existía duda alguna de que aquel había sido su mejor día en mucho tiempo, aun si al final no había conseguido prender al delincuente que buscaba.

No había recorrido ni cinco metros cuando de entre las sobras se escuchó una voz resonar como eco entre las calles casi desérticas del lugar.

Un par de azules visitándonos ¡vaya, vaya! ¡¿qué sorpresa?! —exclamó una voz de hombre ajena a la del mago, causando que al instante la rubia detuviera el paso buscando con sus sentidos la procedencia de dicha voz—. ¿No pensaran irse tan rápido?... No antes de que nos hayamos divertido con ustedes.

Vesta giró la cabeza hacia la derecha y después hacia la izquierda, percatándose que en cada lado había ya un par de sujetos esperando por ella, mientras hacia el frente de entre la oscura calle un tercer tipo aparecía.

Tenías razón p****, este sitio es muy peligroso, especialmente para un par de solitarios y jodidos azules como ustedes que están apunto de desaparecer.

La fémina con el ceño fruncido continuaba preguntándose por qué el tipo seguía hablando en plural cuando era la única policía en el lugar. Con gesto desconcertado, volvió la cabeza hacia atrás esperando ver lo que ya intuía, un cuarto sujeto cerrándole el paso a algunos metros de distancia, a ella... y al chico del parche en el ojo.

¡Diablos! —masculló la mujer al comprender que los maleantes confundían al profesor con otro policía por haberlo visto dialogar con ella, quien claramente se había identificado como detective. Obviamente una palabra prohibida en ese lugar. Otro error a su lista del día.

Tras comprender un poco la posición en la que se encontraba, pasando en cuestión de segundos de acosadora a acosada, retomó la compostura como restándole importancia. Bajó levemente la cabeza esbozando una sonrisa suave y burlesca, quizá para sí misma, tal vez hacia ellos. Después deslizó los dedos de la mano diestra entre los cabellos de su frente arrojando unos mechones rubios hacia atrás, para enseguida tomar la palabra:

Cuatro a una, me parece muy justo. Jugaré con ustedes bajo su riesgo, a condición de que dejen tranquilo al hombre —volviendo la vista hacia el frente señaló tras su espalda con el pulgar al profesor—. No tiene nada qué ver en esto.

Deseaba dejar fuera al civil, después de todo era responsabilidad suya proteger a los ciudadanos y él entraba en esa categoría. Al principio no parecía estar muy preocupada por el asunto, pues se había visto en peores situaciones de las que había salido sólo con algunos rasguños. Cuatro maleantes le parecía un buen numero para entretenerse un rato pero... no se trataba de simples renegados de la ley. Al menos uno de ellos debía tratarse de un demonio, un demonio puro que emanaba ese característico olor a azufre, y ese en sí ya sería un dolor de cabeza por desconocer el nivel de poder que podía llegar a tener. Discurrió con sus ojos a los otros dos que tenía a ambos lados, intuyendo que también podrían guardar trucos bajo la manga. Asustada no, inquieta... un poco, aguardó a que liberaran al profesor antes de entrar en acción. Tal vez y después de todo, aquel día no regresaría a la estación con las manos vacías, y en lugar de una, volvería con la caza de cuatro ratas putrefactas.

I’m the BOSS



You're mine
I'm your nightmare
- Vesta
JonBenet Ramsey
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

 Mensajes
 Dromes
 Reputación

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.