Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
BÚSQUEDA
Se busca gente con ojo para las noticias ♥
POR Mikaela Lovegood
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Trinidad [Fanfiction; cameos]

Mensaje por Shiryuu & Meneth el Lun Nov 26, 2018 10:46 pm

off:
Hey! bievenidos y gracias por entrar a ver este humilde y simple trabajo que estoy realizando por gusto a la escritura nada más xD, sencillamente se me ocurrió una idea para la historia de mis personajes y quería desarrollarla un poco en la historia de la ciudad, por supuesto que esto NO ES CANON EN LA HISTORIA DEL FORO NI NADA PARA EL ESTILO, simplemente es la historia de Shiryuu, Meneth, Magdalene y la muñeca que quiero darles en este mundo.

así que limitando la explicación quería decirles nuevamente que gracias y que si hay algún interesado en contribuir un poco de historia o si quiere hacer que su Personajes hagan un Cameo pueden enviarme un MP y podemos aclarar ideas.

no me enrollo más y, una vez más, gracias por leer, espero que lo disfruten~

Cypher~
Capítulo I
El Bueno

Como todos los Domingos a la noche, la rutina de Shiryuu se repetía una vez más: Sentado en su escritorio rodeado de papeles, archivos, libros y a la luz de su notebook desvencijada, el joven abogado se encontraba estudiando para sus exámenes. Antes de partir hacia Egipto tuvo que abandonar un caso de defensar de una cliente, un caso que se hacía más claro a cada paso que daba, sin embargo, temas familiares fueron más fuertes en su mente lo que generó en él la necesidad de abandonarlo, produciendo en sus maestros y mentores una gran decepción, pero eso no importaba en este momento, después de todo hacía poco tiempo que había regresado de su viaje con una gran recompensa que yacía durmiendo en su sofá plácidamente.


-ZzZzZzZzZzZ- La pequeña Meneth se encontraba abrazada al lagarto conocido como Penumbra. Una pequeña briza entró por la ventana haciendo que tiemble un poco

Una sonrisa se dibujó en el joven abogado, se levantó de su asiento y estiró su espalda dejando salir un pequeño bostezo, miró a su taza que seguía llena pero el té se había enfriado, siempre se concentra tanto en los estudios que se olvida de tomarlo, sujeto la taza mientras se acercaba al sofá para tapar a su hermana con la manta que cubría el espaldar de este, luego de una suave caricia a sus cabellos se dirigió a la cocina para poner un té caliente en su taza.

Minutos después, Shiryuu se encontraba bebiendo su té mientras tomaba aire fresco en el balcón, su mente divagaba de formas dispares: “Stella no volvió a mandarme un mensaje; espero que Lara esté bien, seguramente debe odiarme; la señorita Vlad debe pensar que soy un vago y un estúpido; ese hombre tiene los zapatos de diferentes colores; ¿es un perro pequeño o un gato?; si la piscina es honda ¿el mar es Toyota?; Meneth comienza las clases mañana…” este último pensamiento había generado en él una cierta sensación de ansiedad, un nudo se le formó en el estómago y una sonrisa quebradiza se dibujó en su cara, miró a la pequeña que dormía tranquila como un ángel, irónicamente, de los tres hermanos ella era la única que no podía ser uno. Dejó salir un suspiro y retomó sus estudios cerrando bien la ventana para no incomodar con frío a su hermana.

Y así las horas fueron pasando hasta que todo se volvió negro y tranquilo.

-¡Shiryuu!~ ¡mira lo que hice para tí!- una niña de apenas 5 años de cabellos rojos y ojos azules como el cielo del mediodía se acercaba a él corriendo para entregarle una flor hermosa hecha en papel
-¡es hermosa! ¿mamá te enseñó a hacerlas?- dijo el niño de cabellos negros y ojos verde esmeralda
-¡Claro que no, aprendí por mi cuenta!- infló sus mejillas y se cruzó los brazos con un berrinche
-mentirosa~ ¡tu no puedes hacer esto sin que te enseñen!~ - seguía mirando hacia una flor hasta que una gota roja cayó sobre esta manchando un poco sus dedos -¡torpe! la manchaste de pintu…!!!...- levantó su mirada a ver a su hermana, pero lo que ve solo le revuelve el estómago y lo petrifica



-Tu nos hiciste esto a todos y nadie te enseñó- Hilos rojos de sangre brotaban desde las comisuras de sus labios, sus ojos, oídos y nariz, detrás de ella un aglomeración de personas con diferentes tipos heridas horrendas lo miraban fijamente con ojos gigantes y muertos, algunos llorando mientras que otros lo miraban con odio con los ojos y bocas bien abierta en forma de “O”.

Aterrado por la situación, el pequeño niño corrió lejos de la multitud a toda velocidad y hacia ninguna parte, eso no importa, solo quería callar las voces que resonaban en sus odios “Muere”; “monstruo”; “Asesino”; “Suicidate”. Corrió y Corrió, sus piernas no sentían cansancio, finalmente luego de largos segundos las voces fueron desapareciendo lentamente hasta que solo el silencio reinó, se dejó caer al suelo boca arriba pues ahora el esfuerzo físico le pasaba factura, pero cuando se recuperó e intentó levantarse su cuerpo lo traicionaba y no se levantaba… Abrió los ojos pero nada se veía, ni siquiera esas siluetas que uno lograba ver en la oscuridad de una habitación, nada, el negro más absoluto, la respiración le fallaba y no podía respirar, sentía como su garganta se cerraba y su cuerpo se ponía rígido, abrió la boca para gritar con todas sus fuerzas, pero nada salía, como si sus gritos estuvieran tan asustados que no quisieran salir de su garganta, empezó a tener calor, tanto calor que sentía como sus gotas de sudor le recorrían la frente y sin embargo, sentía un frío punzante en la espalda que le producía un dolor insoportable… y para empeorar la situación.



Los pasos retumbaban en los tímpanos del joven, por la intensidad de los ruidos seguramente estuviera caminando a la altura de su cabeza, trató de moverse con todas sus fuerzas y desesperación, pero su maldito cuerpo no se movía ni un milímetro y sus gritos seguían en la pena de siempre, iba a morir aquella cosa que se acercaba lo iba a matar, “TOC TOC TOC” percutía en su cabeza, ya estaba cerca, aumentó su fuerza, tanta usaba que sentía como sus músculos empezaban a dolerle e incluso así no sintió que se haya movido nada. Las pisadas finales terminaron exactamente al lado de su oido, no podía ver ni sentir nada y de alguna forma sabía que había alguien al lado de él parado, observándolo fijamente, sin hacer nada más que simplemente espectándolo en su total inmovilidad, se tranquilizó, pues parecía que aquella cosa no hacía nada, pero su atención se vió puesta en ese sonido metálico del fondo, “TIC… TAC”, de golpe todos sus sentidos volvieron cuando las campanadas empezaron a sonar y una figura gigantesca y pálida como la neblina más blanca lo observaba con ojos gigantes y muertos mientras gritaba

¡¡DESPIERTA!!:

Levantó su cabeza del escritorio y miró a su alrededor. Los rayos del sol iluminaban la sala, Meneth seguía durmiendo con Penumbra, su escritorio seguía hecho un desastre y su notebook seguía prendida. Miró el interior de la taza de té vacía.
-No le vuelvo a poner tanta azúcar- hizo su cuerpo para atras para aliviar el dolor de espalda que le generó dormir en tal postura, restregó sus ojos para quitarse el sueño y estiró sus brazos para luego aflojarse y quedarse mirando la pantalla de la notebook por unos segundos sin motivo aparente -.........7:20…..7:20?....¡MENETH!- y así como fue que su día arrancó, y el primer Día de Meneth en el instituto Takemori comenzaría

-¡¿Cómo mie#$% hacen las niñas de aquí para andar con esto?! ¡se me debe ver el trasero!- la muchacha caminaba a la par de su hermano mientras trataba de bajar su falda y con su otra mano sostenía su portafolios. Utilizaba el uniforme con chaleco perteneciente a la casa roja
Uniformes:
-Oye, compórtate ¿quieres? no puedes estar diciendo groserías todo el tiempo, en casa no me importa pero en público te comportas ¿okay? además compré tu falda así de corta para que no puedas moverte libremente y robarle las cosas a tus compañeros-
-¡¿Solo por eso?! ¡podías haberme dicho que no robara!-
- ¿Me crees tonto? no hubieras obedecido, Meneth- La niña guardó silencio con una mueca de furia en su caso, era verdad, nunca hubiese obedecido esa orden, frente a ellos yacía aquel gigantesco edificio de 6 pisos - Muy bien pequeña, aquí nos separamos- se dió vuelta para mirarla y acomodarle el cabello, extendió un poco de dinero a la niña pero cuando esta iba a tomarlo lo corrió de su alcance -Promete que te comportarás bien con tus compañeros y no te vas a meter en problemas, por favor- luego de un intercambio de palabras y un suspiro pesado por parte de la niña aceptó
-Te lo prometo, Shiryuu- el joven le entregó el dinero y antes de dejarla pasar le dió un abrazo fuerte el cual ella no correspondió pero la hizo sonrojar suavemente
-Te quiero mucho estrellita- el rubor de la cara de la muchacha aumentó haciendo que se separará de su hermano y se apresurara a entrar al terreno del instituto, Shiryuu la saludaba moviendo la mano con una amplia sonrisa mientras una lagartija pequeña se posaba sobre su hombro
-¡Adios mi pequeña Meneth!¡ay mi dios, nuestra niña creció tan rápido, me parte el corazón!- dijo la lagartija entre llantos y sollozos mientras se limpiaba la “nariz” en la ropa de su compañero
-¡¿Qué haces?! ya dije de gimotear como un bebé, Penumbra, es mejor que esté allí que perdida en la calle- empezó a caminar por la calle con dirección a su departamento, aún quedaba un poco de tiempo antes de que empezara su jornada laboral, así que le daría buen uso para limpiar un poco todo y prepararse para su trabajo.
-¡¿Cómo puedes tratarme así en este día tan especial?! ¡Quiero el divorcio!- posó el reverso de su pata en su frente imitando una postura de desmayo
-¿En dónde firmo? ya era hora que nos separáramos- dijo el joven con una sonrisa pícara
-era broma,“Guacho, si yo a vos te amo, loquito lindo”- la lagartija tomó la cara de su compañero dándole un muy fuerte beso en la mejilla para luego convertirse en una clase de neblina oscura e ingresar en el cuerpo de Shiryuu
- ¿y yo soy el loco?- la frase le causaba gracia, hacía mucho que no escuchaba en su frase, más exactamente desde que había partido de su patria hacia japón, ese pensamiento fue reemplazado rápidamente por la reunión que tuvo con la sub-directora Mindbreaker, aunque parecía una mujer amable y de firmes principios, Shiryuu sintió plena confianza en ella cuando ella lo recibió en su despacho y pudo discutir el caso de Meneth, Sin embargo, también le preocupaba el caso de que ella y muchos más supieran aquel “secretito”, era increíble, pero de alguna forma las autoridades más importantes de la ciudad y del instituto sabían sobre él y sobre… “él”

-...Aaah…- una mirada fría como el hielo se clavó en Shiryuu, exactamente en su costado cuando pasaba por un callejón de la ciudad. Sintió un calor insoportable y un frío hiriente en su espalda, otra vez, como en aquel sueño, pero esta vez pudo girar la cabeza para ver parada en el fondo del callejón a aquella mujer, mirándolo fijamente, con los ojos muertos y la misma piel pálida de su sueño, incluso las ropas eran las mismas, pensó que estaba alucinando sino fuera por la reacción de su compañero
- ¡Shiryuu, esa mujer es peligrosa, prepárate!- la neblina salió de su cuerpo tomando la forma del dragón Penumbra quien gruñía y mostraba sus afilados dientes amenazando a aquella mujer quien simplemente se limitó a inclinar su cabeza ligeramente hacia un costado sin quitarle los ojos de encima, Shiryuu recordó a aquella niña sangrando, a esa niña que nunca había visto en su vida pero que de alguna forma sabía que era su hermana gemela Shizuka, y luego a esa tétrica mujer observándolo fijamente como en su sueño, no tenía dudas, ella buscaba venganza por “aquel accidente”.


○ [Shiryuu Sawada] ahora es [Shiryuu & Meneth]
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 24 Dromes : 109291
Reputación : 6
Mensajes : 112
Ver perfil de usuario
Shiryuu & Meneth
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Trinidad [Fanfiction; cameos]

Mensaje por Magdalene y La muñeca el Dom Dic 09, 2018 2:18 pm

Capítulo II
La Mala

“noticias de última hora: dos hombres fueron encontrados brutalmente asesinados en el callejón de la calle…”

*CLICK*

“la familia de la chica desaparecida piden su regreso con vida”

*CLICK*

“la pareja fue maniatada y obligados a practicar actos…”

*CLICK*

“Muerte”...”Asesinato”...”Sectas”...”secuestros y acoso”

*CLICK*

la televisión se apagó dejando en silencio aquel departamento, una muñeca de madera tamaño real se encontraba sentada en una cómoda silla de mimbre que se ubicaba en la esquina, mientras que la otra mujer destruía el silencio dejando salir un suspiro pesado para luego prender una pipa china elegantemente decorada con plata y finas joyas. Tabaco, esencias y fuego, dejó salir una bocanada de humo lo que abrió los ojos de aquella muñeca quien se levantó de su asiento
-La ciudad está peor de lo que pensaba, autoridades incompetentes- tomó una chaqueta que colgaba en el armario y su cartera que se encontraba en una mesita al lado de la espada y el escudo -me estoy quedando sin tabaco ¿vamos?- la muñeca movió suavemente su cabeza para afirmar a la pregunta de su maestra y madre.

La noche era joven y la gente aún paseaba por la calle, algunos con sus mascotas otros con sus parejas y algunos incluso solos, de entre todos, Magdalene Malak resaltaba, ojos verdes como la esmeralda más fina y cabello negro como el ébano largo y liso, su acompañante, la muñeca, poseía un cabello blanco hermoso, pero unos ojos muertos y fríos que podían ser vistos por cualquiera gracias a sus más de dos metros de altura

-quédate aquí y no hagas nada, ya regreso- entró a la tienda mientras la muñeca esperaba afuera mirando hacia la calle. Autos pasaban junto a la gente y las luces, la muñeca sentía un “noseque” al ver todo este agitado mundo, era raro, pero le agradaba, aunque algunas personas emanaban un hedor asqueroso, aquel olor que su madre le hizo conocer como oscuridad y maldad, normalmente hubiera saltado a los cuellos de esas personas para rebanarlos con Rakuyo, su leal espada, pero dado que su madre le había dicho que no hiciera nada simplemente se limitaba a observarlos, de repente una persona salió disparada por la ventana de la tienda en la que había ingresado Magdalene
- Abominación es al SEÑOR todo altivo de corazón; el pacto que él haga, no será sin castigo - dos alas blancas gigantes adornan la espalda de la mujer que se acercaba al maleante herido el cual se arrastraba pidiendo ayuda a la muñeca
-¡ayudame por favor!¡está loca quiere matarme!- el sujeto sintió terror al ver que aquella gigante de madera simplemente lo miraba desinteresada, y más aún cuando vió que debajo de aquel vestido se asomaba el filo de lo que parecía una espada algo extraña
-Muñeca… ¿podrías enseñarle a este hombre por que no se deben faltar a los mandamientos?- la muñeca sujetó los cabellos del sujeto arrastrándolo por el suelo llevándolo entre gritos hacia el callejón, la gente miraba con horror la escena, pero nadie parecía tener el valor de interferir
- ¡Aquellos que profesen el mal en las tierras del señor sentirán el filo de nuestras espadas pasando por su indigna carne!- los gritos del malviviente se apagaron al entrar en lo profundo del callejón, a pesar de que ambas mujeres se retiraron minutos después nadie se atrevió a acercarse a tal lugar, algo les decía que no era buena idea.

Magdalene y la muñeca caminaban por las calles desoladas a la madrugada, en ese momento solo la más baja escoria habitaba: Ladrones, narcotraficantes, aquellas personas que venden su cuerpo por dinero e incluso sujetos que no aceptan un “no” como respuesta, pero eso era perfecto, ellas buscaban eso, era hora de purgar un poco la maldad que habitaba en las calles, no había perdón, si estabas en pecado debías pagar para que estos fueran perdonados y el perdón costaba la vida. así fue como la primera noche de purga terminó con un total de 63 personas asesinadas con cortes certeros en el cuello, pero sin una gota de sangre derramada, solo cuerpos secos adornaban las calles, mucho aseguran haber visto a una extraña mujer de cabellos dorados vestida con un traje y sombrero negros, otros dicen que vieron algo gigante moverse con brutalidad ante los atacados, sin embargo la policía no pudo hallar ni una sola imagen de la cámara de seguridad, las imágenes se distorcionaban segundos antes de la muerte de las víctimas y no encontraron una sola marca, huella dactilar o pelo en la escena y los testigos solo eran borrachos o drogadictos que se escondían ante el terror, sus relatos eran inconsistentes para tomarlos como válidos. Ahora la ciudad temía lo peor… un genocidio indiscriminado comenzaría en la ciudad…

- sesenta y tres infieles… a este paso no acabaremos nunca- musitó el ángel mirando un pergamino que tenía en la mano
-vamos abuela, no seas taaaaaan… amargada… 63 personas para nuestro primer día no está tan mal- una bella mujer se quitaba el sombrero para abanicarse con él mientras permitía que los primeros rayos de luz de la mañana dieran en ella
-Shizuka, debemos apostar en alto, no podemos simplemente conformarnos con menos del 1% por noche…por cierto ¿cuánto tiempo más piensas permanecer en ese estado? desperdicias suministros- se cruzó de brazos mirando a la muchacha quien simplemente se limitó a soltar un suspiro, ponerse de pie y volver a colocarse el sombrero
-está bien… no sabes lo incómodo que es permanecer como esa muñeca... - cerró los ojos relajando sus músculos, sus ropas comenzaron a cambiar al igual que su cuerpo mientras emitían un ruido desagradable para el oído común, pues su carne se volvía madera retomando la forma de aquella hermosa muñeca sin alma quien simplemente se quedó observando a su madre una vez que la transformación finalizó
-Perfecto, ahora quédate aquí y no hagas nada, yo iré a comprar algunas cosas y luego iremos a casa, no te muevas de aquí ¿entendido?- sus alas desaparecieron, su cabello se tornó gris y sus ojos se mantuvieron del color esmeralda característico de ella, se retiró dejando sola a la muñeca quien, como ella ordenó, se mantuvo estática mirando a la gente pasar.

Los minutos corrieron con lentitud, algunas personas corrían despavoridas al ver a la muñeca pero se reían pensando que simplemente era un maniquí tirado, ella estaba interesada en la vestimenta de las niñas que caminaban con esos uniformes tan bonitos, algo raro pasaba en ella cuando las veía, una sensación extraña, deseaba tener un cuerpo como el de ellas y usar esos vestidos, finalmente su mirada se fijó en algo que le hizo sentir, por primera vez en su vida, un escalofrío en su cuerpo de madera, un muchacho de cabellos negros y ojos verdes se quedó estático mirandola, podía sentir el terror que atravesaba el cuerpo del joven, de pronto un aura oscura cubrió el cuerpo de este… no pudio evitar hacer un pequeño ruido -...Aaah…-ya no quedaba duda, lo había encontrado… ”Aquel que Derroca a los Reyes”
avatar
Dromes : 17820
Reputación : 0
Mensajes : 12
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.