Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
BÚSQUEDA
Se busca gente con ojo para las noticias ♥
POR Mikaela Lovegood
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Jestro Jokster el Lun Nov 26, 2018 8:40 pm


El fin de semana había terminado y una nueva semana de clases ha llegado, aunque no lo parezca, podían apreciarse cambios a mi alrededor, desde los más pequeños como unas decoraciones, hasta cosas más notorias como la llegada de un nuevo clima frío. Era entretenido caminar por los pasillos y ver como las decoraciones de Halloween eran retirados de puertas, ventanas y paredes, aquellos fantasmas, brujas, calabazas y gatos negros comenzaban a desaparecer cediendo su lugar a nuevos adornos con motivos navideños, sinceramente el cambio de estaciones no es muy de mi agrado, pues no soy muy tolerante al frío, pero qué más puedo hacer, si las cosas son así. A pesar de que estaba cerca un nuevo clima, ocasionalmente aun podían disfrutarse algunos días cálidos, ─ Estos son los días que me gustan, pero pronto se irán y mucha falta me harán, no me agrada el frío, pero aprovechare todo lo que pueda aquellos pocos días soleados que se dejen venir ─, el reloj de la alarma sonaba sin parar, avisándome que ya era hora de ir al salón de clases, me puse de pie, tome la mochila, salí de mi habitación y me puse en marcha junto a mis compañeros y compañeras.

De camino hacía los salones, todos platicábamos, pero un pequeño grito resalto en el grupo, una de las chicas olvido su tarea de psicología en su habitación, nos dijo que nos adelantáramos mientras que ella corría para traer su trabajo, ─ Vaya, espero haber hecho bien esta tarea, no entiendo muy bien esta materia y quede con varias dudas, por no preguntar no supe si hice bien o no el trabajo, bueno, supongo que lo sabré después de entregarlo al profesor y cuando lo revise, seguro me dirá si está bien hecho o me equivoque en algo ─. Ya en el salón, tome mi lugar y no pasaron muchos minutos cuando el profesor Eilen ingreso al aula para dar comienzo a la clase, por más que ponía atención, no me quedaba del todo claro algunos de los conceptos y significados que nos mencionaba, he de reconocer que más de una cosa se me hizo parecida a la otra, en ocasiones me preguntaba a mí mismo porque tenían nombres diferentes y muchas cosas eran iguales, no lo entendía por más que me esforzaba, durante la clase el profesor pregunto si había dudas, estaba a punto de levantar la mano para comentar las mías pero me detuve por completo al ver que nadie más de la clase decía sí tenía alguna duda, lo que me hizo pensar, ─ ¿Acaso soy yo el único que no entiende esta clase? ─, eso me hizo frenarme y tragarme mis dudas.

Poco antes de retirarse del salón, recogió todos los trabajos para finalizar diciendo, ─ Me encontraran en la Playa de Eadrom, tomando el sol ─, dicho eso paso a su siguiente clase, fue donde se me ocurrió la idea de ir a la playa al termino de todas las clases, si iba a donde estaría no habría nadie del salón y podría comentarle las dudas que tenía y no había comentado durante la clase, era posible que me preguntara por qué no lo hice cuando él lo había dicho, a lo que tendría que serle sincero y decirle la verdad, pero bueno, eso ya vendría después, cuando fuera a verlo. Cuando terminaron las clases me fui corriendo a mi habitación lanzando la mochila en la cama y quitándome el uniforme para ponerme algo más cómodo he ir directo a la playa, Monstrox me veía todo acelerado y no pudo contenerse en preguntármelo, ─ ¿Se puede saber que tienes ahora?, parece como si quisieras salir de aquí lo más rápido posible cuando siempre llegas y te quedas acostado un buen rato ─, me detuve y me volví hacía con él,─ Pues, verás, tú sabes que siempre he tenido problemas con una de mis clases y hoy paso lo mismo, de nuevo termine con algunas cosas que no entendí bien y el profesor dijo dónde estaría y se me ocurrió ir para preguntarle lo que no entiendo ─, cuando dije eso Monstrox soltó una risa, pues aunque ya nos llevamos un poco mejor algunas cosas no cambian y el todavía disfruta de reírse de mi cuando tiene la oportunidad, lo deje riendo mientras yo salía de la habitación y cerraba la puerta con llave ya que no quiero que nadie entre y lo vea, varios lo conocen pero aun así, la idea de que alguien entre a mi habitación es algo que no me gustaría que sucediera.

Corriendo por los pasillos, cruzando por la sala donde se reúnen los de segundo, salí de la sección de los cuartos comenzando a correr por el caminito cubierto de rocas que iba en todas las direcciones llevándote a todo lo que hay en el Instituto, aun y cuando iba corriendo, tenía cuidado de no chocar con los demás estudiantes y el resto del personal docente, avanzando entre el camino cubierto por la sombra de los arboles no tenía tiempo para ir en otra dirección que no fuera la que da hacía la entrada, cuando al fin llegue, me detuve un par de minutos para descansar, recargándome en la pared y tomar un respiro antes de salir he ir directo hacía la parada del autobús que me llevaría a la playa. Una vez recuperado salí caminando pues la parada no estaba lejos, solo era cuestión de dar unos cuantos pasos y listo, estabas en ese lugar, al llegar, comenzó mi espera, que fue un poco larga pero después pude ver el autobús acercándose, aborde y tome mi lugar, este recorrido me serviría como un segundo descanso pues tenía bien claro que aunque el profesor dijo que estaría en la playa, lo cierto es que ese es un lugar grande visitado por muchas personas y no sería sencillo encontrarlo, ─ Será como encontrar una aguja en un pajar, pero espero que al no ser fin de semana, me sea más sencillo encontrarlo ─, el camino seguía mientras que observaba por la ventana todo lo que la ciudad tenía por ofrecer, había montones de lugares que aún no he podido conocer y me pregunto cuando podré hacerlo ya que casi nunca salgo del Instituto.

El recorrido parecía largo pero no lo fue entre pensamientos y preguntas, al final logre llegar a la playa, al ver ese paisaje caí en cuenta de que jamás había visitado este lugar, había pasado por aquí en aquel viaje que hice a otro lugar, pero nunca había venido, me quede de pie unos momentos admirando toda esa arena y el mar, quede sorprendido pero sabía que no estaba en este sitio para quedar maravillado por el bonito paisaje, estaba aquí en busca del profesor y eso es lo que haría, ─ Muy bien es hora de comenzar a buscarlo, espero no tardar mucho, aunque todavía quedan varias horas del día pero no debo tardar mucho porque si me tardo, no alcanzaré a hacer las demás tareas ─, y así di inicio a mi búsqueda, caminando entre la arena, mis pies se hundían un poco al caminar, uno de los paseantes me dijo que lo mejor sería si me quitaba las botas y caminaba descalzo, agradecí el consejo y con mucha curiosidad decidí seguirlo, la sensación de la arena en mi piel era algo complicado para describirlo, me daba algo de cosquillas pero podía soportarlas, todo por continuar mi búsqueda, había llegado decidido a encontrarlo pero entre tanta gente ahora no sabía cuánto me tardaría, pero no me iba a rendir, seguí caminando para después detenerme en un puesto de sodas y comprar una bebida, me quede sentado en la arena, recargado en aquel puesto mientras bebía, observando a varias direcciones esperando encontrar al profesor que de momento no podía localizar.

Plantilla de Jestrolexander



Jestro habla (0066cc) - Dragonio habla (003399) - Jestro piensa (990000) - Monstrox habla (663300) - Mi Ficha

cosas:

avatar
Salón : 2 A Edad : 21 Dromes : 275750
Reputación : 38
Mensajes : 1089
Ver perfil de usuario
Jestro Jokster
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Eilen Shinsei el Dom Dic 09, 2018 11:30 am


Otro día como cualquiera, pensaría uno. Lleno de monotonía y momentos iguales a los de ayer, pero la verdad era que no necesariamente aquello era una mala señal. Tomar clases a los alumnos de Takemori era realmente emocionante y, a pesar de cualquier duda que pueda permanecer en una persona externa, la monotonía era algo ambiguo. Muchos de los estudiantes eran de los que no se encontraría en cualquier lado, y los profesores eran más de lo mismo. Había pasado un tiempo desde que había arribado en ese continente, en ese país y en esa ciudad, ya poseía conocidos y tenía una mejor idea de cómo era el lugar, de cómo moverme. Hasta el punto de volverse adictivo el ver los rostros de mis alumnos.

La clase de Psicología no era tan difícil, el problema era la complejidad de los temas a tratar, como si los mismos hubiesen sido hechos específicamente para fruncir el seño. Aunque, y a pesar de todo eso, el estudio de la mente humana, y demás seres sobrenaturales, era fascinante. “En el momento que empecé a estudiar la mente humana, me di cuenta de lo realmente extraño que soy”, cite las palabras de uno de los pioneros psicólogos humanos de la historia. Tuve la oportunidad de conocerlo en el pasado cuando aún seguía con vida, realmente eran otros tiempos aquellos. Los intentos de descifrar los comportamientos de la conciencia eran emocionantes y atrapantes, y creía que lo demostraba bastante bien en mis clases…pero no podría estar seguro.

Varios aprobados, varios desaprobados, daba las notas con precisión ante cualquiera que hubiese terminado las tareas pertinentes a los temas. Con sus escrituras era tan fácil darme cuenta de las dudas que podrían llegar a tener, no estaban seguros de si ni de la materia, ni de lo que creían no saber. Pregunte si alguien necesitaba hacer una pregunta y como imagine, nadie respondió al llamado perdiendo dicha oportunidad de que sus cuestiones sean respondidas. ¿Temor, vergüenza, rechazo, ego? Podrían ser muchas las razones, pero estaba seguro que nada lograría al saberlo, tan solo dejaría que viviesen sus vidas como ellos quisieran y si ellos no deseaban explayar sus dudas en frente de la clase no los obligaría.

Como rutina del día a día avise donde estaría por si alguien quería venir a verme y entablar una conversación ya sea de la materia o no. Aproveche que el día lo tendría libre después de esa clase y me fui directito a la playa, me vestí con rapidez y llegue volando en un abrir y cerrar de ojos. Aterrizando un poco lejos de la orilla por obvias razones. Y todo fue genial hasta que me di cuenta de la cantidad de gente en el lugar. No había tantos por no ser un fin de semana pero la cantidad era mayor a la que me había esperado desde un principio. “Que problema”, pensé tirando cansado un suspiro. Sin más espera me adentre a la playa con mis vestimentas normales, más de uno se había creído que venía desde la india.

Todo transcurría normal y tranquilo, estaba a gusto con una bebida fría mientras estaba sentado en la arena al lado de las rocas que había traído las olas. El viendo hacia revolotear mi coleta mientras muchas personas suspiraban aliviadas. Intente cerrar los ojos y pensar en mis cosas cuando oí un grito proveniente del mar, y de forma domino más gente alzaba las voces asustados y preocupados, escapando del agua. Me sobresalte sorprendido y extrañado ante lo que ocurría cuando termine por vislumbrar algo rojo en el mar, junto con los gritos de “un monstruo” hecho por uno de los individuos que corría despavorido. Sin siquiera procesar la información bruscamente dada, salte hacia el mar y me sumergí en dirección a lo que parecía ser sangre.

Tan pronto como llegue lo supe de inmediato, el sabor de aquel líquido era sin dudas sangre, pero de quien era lo importante. Por suerte el agua de mar era realmente limpia y podía ver a  varios metros de distancia sin necesidad de ningún equipo especial. Tan pronto como me sumergí logre ver a una niña cayendo inconsciente al océano profundo. Active mis dos brazaletes, dándome mayor velocidad y mayor resistencia, pudiendo nadar con mayor destreza que la normal. Una vez la niña estuvo en mis manos me propuse a subir de nuevo, viendo sin embargo antes algo moviéndose en las profundidades del agua, mi desconcierto solo duro unos segundos a lo que creí haber visto. Cuando volví a la  superficie arrastre a tierra a la niña, intentando estudiar su estado físico y ver si tenía pulso. Por suerte seguía con vida pero se encontraba inconsciente, y comencé a practicar movimientos cardiovasculares para ayudarla a respirar. Gracias a que estuvo poco tiempo dentro del agua logro expulsar la poco agua que tenía en los pulmones y con mi ayuda se volvió a incorporar.

-¿Sabes dónde está tu mama?- Pregunte con una sonrisa a la pobre niña, que una vez estuve lo suficientemente calmado como para ver sus facciones, vi que su cabello era castaño y sus ojos eran rojos como dos rubíes. -...- Solo había silencio por parte de la muchacha que me veía perpleja. –Ya estas a salvo, esos monstruos no pueden tocarte aquí- Intente calmarla a como dé lugar hasta que logro murmurar las primeras palabras. –S-su… Su brazo…- Tartamudeo con miedo y preocupación. Para cuando voltee la mirada hacia mi brazo izquierdo logre ver la herida típica de una mordida de tiburón, o eso parecía a la simple vista de alguien que no fuese capaz de notar no solo el patrón de los dientes, si no el dolor también. “Debe ser una broma”, pensé mientras veía el mar, esperando que cualquier cosa ocurriese. –No te preocupes querida, no duele, estoy completamente bien- Intente de nuevo calmar a la asustada niña.






Carnet to´ Elegante:
Un regalito <3:
avatar
Edad : 26 Dromes : 181903
Reputación : 16
Mensajes : 309
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Jestro Jokster el Vie Dic 14, 2018 8:43 pm


Continuaba sentado bebiendo el refresco sintiendo la brisa en mi piel, debía admitir que era una sensación bastante agradable, algo que nunca jamás había sentido antes, el viento, el clima, la arena, la bebida, todo eso comenzaba a relajarme al punto en terminé cerrando los ojos, ─ Vaya esto sí que es genial, todo este tiempo viviendo en esta ciudad y nunca había visitado este sitio, creo que volveré más seguido y quien sabe, tal vez la próxima vez traiga a Monstrox a ver si se relaja al igual que yo…─, suspirando de la relajación cuando de la nada me dije, ─ Creo que debo agradecer al profesor por mencionar que estaría aquí, de no ser por él, jamás habría venido…─, fue justo el momento en que abrí mis ojos recordando la razón de mi visita a la playa, la pasaba tan bien que comenzaba a olvidarlo, termine el refresco para continuar mi búsqueda y una vez hecho eso, me puse de pie dejando el envase en el puesto, pagando y agradeciendo la bebida, ─ Bien, ahora a seguir buscando ─, observando todo lo que me rodeaba y justo en ese momento pude ver a varias personas corriendo, al principio pensé que era por diversión pero, al ver con más atención sus expresiones, era evidente que no era por un buen momento, así que decidí preguntar.

Me dirigí hacía una de las jóvenes que corrían, la detuve he intente calmarla, ─ Oye disculpa, pero te veo algo como asustada, ¿Acaso te ha pasado algo? ─, aún agitada por tanto correr, moviendo su cabeza me indicaba que sí, lo que hizo que me preocupara, entonces ya un poco más recuperada me comento que no entrara al mar pues ella y varios más que estaban pasando el rato entre las olas, notaron que había una especie de monstruo que intento atacarlos, alguien lo vio, grito y todos salieron del agua, pregunte si había ocurrido algo más pero ella no supo darme más datos pues dijo que apenas escucho el grito salió corriendo del agua sin saber si era verdadero o falso, la lleve al puesto de refrescos para que descansara un poco y me retire para continuar con mi camino, durante el cual seguía en búsqueda del profesor y de algo más de información sobre lo ocurrido.

Todos me contaban versiones parecidas, alguien vio algo, grito y todos corrieron, tanto lo decían que termine dando por hecho de que en efecto eso había sucedido, lo que aumentaba mi preocupación, ─ Quisiera que alguien me dijera que es una broma de algún visitante, de ser cierto, el profesor podría estar en problemas, sí no lo sabe, podría estar en peligro o tal vez si le han dicho y ya se ha retirado, sea cual sea el caso, tendré que seguir buscando un rato más ─, conforme avanzaba mi búsqueda pude ver a un pequeño grupo de personas reunidas lo que me causo curiosidad y dudas del porqué estaban allí reunidos,  ─ Tal vez sea buena idea ir en esa dirección, quizá sabrán lo que paso ya que todos me dicen lo mismo ─, camine un poco más a prisa hasta llegar al grupo, escuchaba múltiples voces todos al mismo tiempo que hacía difícil distinguir lo que decían, así que no me quedo más opción que tocar la espalda a una joven para preguntarle, al hacerlo y ella sentir aquello, de inmediato se giró mirándome con su rostro algo molesta, obviamente no le pareció que le tocara, una vez me disculpe, le comente lo que había escuchado y le pregunté si sabía algo más, la expresión de su rostro cambio y de inmediato comenzó a platicarme lo ocurrido.

Al escuchar todo lo que paso no pude evitar el preocuparme por aquella niña de la que mencionaba, quería ver pero no me dejaban pasar, después escuchar algunas voces que decían algo sobre un brazo, no lo entendía y a como pude me abrí paso entre la gente, vaya sorpresa la que me termine dando al ver todo con mis propios ojos, tal como me dijo la chica, sí habían salvado a una niña, ahora entendía lo del brazo y no era una herida en la pequeña, más bien, la herida se encontraba en el brazo de quien salvo la vida de la pequeña, su salvador era nada más y nada menos que el profesor Eilen. La sangre saliente no permitía ver la gravedad de la herida, sin dudas era algo que debía ser revisado, pero yo no sabía nada sobre heridas, así que no sabía qué hacer, solo podía ver como el intentaba calmar a la niña y preguntar por su madre, mientras que yo solo observaba y por impulso no pude evitar hablarle y hacerle una pregunta, ─ Profesor, ¿Se encuentra bien?, esa herida necesita que la cure un médico ─, solo eso pude decir mientras todo pasaba, mientras todos estaban mirando aquel rescate de esa pequeña y joven vida.

Plantilla de Jestrolexander





Jestro habla (0066cc) - Dragonio habla (003399) - Jestro piensa (990000) - Monstrox habla (663300) - Mi Ficha

cosas:

avatar
Salón : 2 A Edad : 21 Dromes : 275750
Reputación : 38
Mensajes : 1089
Ver perfil de usuario
Jestro Jokster
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Eilen Shinsei el Sáb Dic 15, 2018 10:33 am

En poco tiempo y con las aguas más calmadas, literalmente, gente empezó a amontonarse a los alrededores para ver que ha ocurrido. Al principio me molesto puesto que las pocas veces que gente se me amontonaba era para lincharme como un dragón, sin embargo rápido pude calmarme y regresar a intentar calmar a la niña. Aunque pudo haber sido peor, esto realmente me pone nervioso. Aquello que vi en el mar, aquella mordida que no logre seguir con mis ojos, no podía ser otra persona. “Esto me molesta realmente, no podías elegir un momento mejor”, parecía que se lo dijese a otra persona, sin embargo esas palabras solo resonaban en mi mente.

-Mira…- Estaba a punto de mostrarle a la niña por que no debía preocuparse, sin embargo de pronto alguien salió de la multitud que yo estaba ignorando. La voz y aspecto de esa persona me llego al instante a la cabeza, no me fue necesario muchos pensamientos para saber quién era. -¿Jestro?- Pregunte algo sorprendido por la coincidencia. -¿Qué haces aquí? ¿Ya terminaron las clases?- No estaba atento al horario por lo que no pude evitar pensar en las probabilidades. Cambio mi expresión de sorpresa por una tranquila y serena, diferente a la de alguien que está sangrando de un hombro mordido por un ser no identificado. –No te preocupes Jestro… Mira…- Dije lo mismo que a la niña y con la mano que no estaba llena de sangre acumule oscuridad pura. Con la misma me frote la herida y la oscuridad se adhirió a mi piel cerrando las heridas. –Si la mantengo así durante un rato estará bien, tampoco es tan profundo el daño… Estamos hablando de tu profesor…-Me empecé a reír por mis propias palabras, realmente no estaba tan confiado como hacía parecer. Si aquellos dientes hubieran llegado más profundo estaría en un grave problema, tendría que agradecer a la vasta experiencia que tengo de escapar de la muerte.

Sin esperar respuesta comencé a hablar con la niña que ya se hallaba más tranquila, más bien estaba realmente emocionada por saber cómo funcionaba lo que acababa de hacer. Me fusilaba con un montón de preguntas, y aunque respondía cada una aquello no parecía ser suficiente para la pequeña niña. “-¿Tiene pareja?-”, fue una de sus preguntas, al principio me pareció realmente rara pero respondí con una negativa. “-Mi madre está soltera-”, me dijo produciendo en mi una carcajada, mi risa duro unos cuantos segundos donde no podía parar de reír. Esta niña era lo mejor que me había pasado este día. Después de decir aquello su madre apareció, abrazando a la pequeña y después regañándola por hablar de más. Luego de agradecerme por cuidarla se la lleva con sus mejillas con un tono rojizo, estaba avergonzada y no la culparía por ello.

-Bueno, por fin se están dispersando…- Suspire algo cansado por todo lo ocurrido y la presión de todas esas personas alrededor. -¿Has venido a por una duda de alguna cosa?- Le pregunte a Jestro con una sonrisa serena y gentil, como un padre intentando suprimir las dudas de un hijo. –Perdona pero esto probablemente este movido, aunque espero que solo sea una paranoia mía…- Dije mientras veía el mar fijamente, como si esperase que algo saliese de el. Si teníamos suerte solo sería mi imaginación.




Carnet to´ Elegante:
Un regalito <3:
avatar
Edad : 26 Dromes : 181903
Reputación : 16
Mensajes : 309
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Jestro Jokster el Vie Dic 21, 2018 7:25 pm


Me encontraba realmente preocupado al ver aquella herida, más por la cantidad de sangre que se encontraba recorriendo su brazo, aunque él trataba de calmar a la niña, lo cierto es que a más de uno nos tenía con sorpresa lo ocurrido. Después de realizada mi pregunta no paso mucho tiempo para recibir más de una respuesta, me reconoció de inmediato y con total calma nos mostró a mí y a la pequeña que no teníamos nada de qué preocuparnos, aquello que vi era algo que jamás imaginé que fuera posible, usando sus habilidades se curó así mismo, eso realmente me dejo impresionado, ahora quería saber si eso era algo que yo pudiera aprender también, pues ciertamente me sería de mucha utilidad, si bien no sufro heridas de ese mismo nivel como la del profesor, lo cierto es que las heridas que he llegado a tener son relativamente pequeñas, pero la comezón por la cicatrización es algo que me da muchas molestias, y, si pudiera curar mis heridas, me evitaría por completo esos días de comezón.

Aún dentro de mi asombro, esperaba el momento adecuado para responder a sus preguntas, pero de momento prefería esperar, pues todavía quedaba gente y estaba el asunto de encontrar a la madre de la niña, que de momento no se sabía quién era ni en donde se encontraba, en lo que esperaba y pensaba lo genial que era esa habilidad, la pequeña atacaba al profesor con preguntas una detrás de otra, parecía no tener fin, admito que me causaba gracia ver aquello y por momentos estuve a punto de reír, pero me frenaba a mí mismo por la situación actual, pues aunque se hubiera curado a sí mismo, lo cierto es que ahora estaba el detalle de una niña sola en la playa. Mi seriedad continuaba durante el paso de los minutos, la gente al ver que ya había pasado lo malo, comenzó a retirarse lo que me hizo sentirme aliviado pues no quería que otros escucharan que no soy del todo bueno en algunas clases, ─ Qué bien que ya se están yendo, así no habrá problema, aunque ni idea de donde está la madre de esa niña ─, poco después apareció la madre llevándose a su hija entre unas pequeñas llamadas de atención por ciertas preguntas realizadas, al escuchar eso, reí un poco pues ya no pude retener la risa acumulada por más tiempo.

Una vez pasado todo y ya sin gente, buscaba la manera en como decirle de mis dudas, aunque no tuve tiempo para pensar en algo cuando el mismo me pregunto si tenía alguna duda, eso me tomo por sorpresa y si mi piel no fuera así de blanca, me habría puesto pálido ante aquello, pues prácticamente sentí como si supiera las verdaderas razones de mi visita en ese sitio, ─ Amm, pues…sí, hay algo de cierto en eso ─, respondí desviando la mirada, pensar que era el único que no lo comprendía y los demás sí, me daba vergüenza, me sentía mal por no entender las clases. Sus siguientes palabras me dejaron un poco confundido, él sabía que yo estaba allí por mis dudas, o simplemente lo menciono porque no es la primera vez que le ocurre, no lo sabía en realidad, ─ Pues, si hay algunas cosas que no entiendo, por más que las leo, no logro comprender, lamento no hacer las preguntas durante la clase, es solo que, el ver que nadie dice nada, me hace pensar que soy el único que no lo entiende y eso me hace guardar silencio, no era mi intención venir a interrumpir sus horas libres ─, dando un suspiro, ─ Ahora no solo debo cargar con mis dudas, sino que también, debo cargar con la culpa por haberlo molestado fuera de clases ─, poniendo mi mano en la frente, definitivamente debo mejorar en mi atención en clase y leer mucho más para ya no quedar con dudas ni tener que molestar a nadie más.

Plantilla de Jestrolexander





Jestro habla (0066cc) - Dragonio habla (003399) - Jestro piensa (990000) - Monstrox habla (663300) - Mi Ficha

cosas:

avatar
Salón : 2 A Edad : 21 Dromes : 275750
Reputación : 38
Mensajes : 1089
Ver perfil de usuario
Jestro Jokster
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Eilen Shinsei el Vie Dic 28, 2018 8:30 am


El comportamiento de Jestro era realmente raro, pocas eran las veces que lo veía realmente nervioso eh inseguro de entablar una conversación y decir lo que pensaba. También podría ser que no haya pasado tiempo suficiente con mis alumnos como para darme cuenta de esto, la cual era la posibilidad más acertada desde mi punto de vista. Aunque aquello no quitaba la evidente dificultad que poseía de decir directamente lo que venía a buscar. Y así pase en silencio sintiendo la brisa y el olor a pescado que daba el mar hasta escuchar las palabras del estudiante que tenía delante. Me sorprendió lo que salió de su boca, intuía que una duda corroía su cerebro pero no entendí lo demás que había dicho.

-¿Qué dices?- Pregunte confuso, realmente no comprendía su miedo ante aquella situación, pero seguí hablando sin dejar responder la interrogante anterior. -¿Crees que eres el único que tiene dudas sobre los temas?...- Comencé a reírme entre dientes sin poder aguantarlo, aquella situación que pasaba por su cabeza era realmente cómica. -…Ay Jestro… Si supieras la cantidad de alumnos que se abalanzan a preguntarme cosas antes de los exámenes, sin quitar a los que no preguntan directamente a pesar de no entender…- Le dije con un tono de voz calmada, imaginando todas las veces que mis palabras tenían razón. Por mas duda que tengan no la dirán en el salón, delante de otros alumnos que podrían ser más inteligentes, o con la idea errónea de ser los únicos con ese retraso en los deberes y los temas, así eran los jóvenes después de todo. –Mira, yo lo veo de la siguiente forma… Si la duda, si el no poder entender algo te come tanto por dentro que no eres capaz de aguantarlo y eres capaz de buscarme para preguntar y resolver esas dudas, entonces eres lo suficientemente inteligente para destacar entre los demás… La pregunta seria, ¿Podrás con la responsabilidad de ir hacia adelante?- Dije sin despegar de mi rostro una sonrisa alegre y maravillosa, como si me divirtiese aquella situación. –Eso es algo que tendrás que ver por tu propia cuenta, de eso se trata vivir después de todo…- Suspire al final, para luego intentar adivinar lo que tenía en mente. -¿Y bien? Tu duda es… Se te complica la nomenclatura, las definiciones o tal vez el pensamiento abstracto de los autores psicólogos…- Le di opciones de lo que creía que tenía problemas, pues era lo más común entre alumnos.

No despegaba mis ojos de los suyos, tal vez por eso era más fácil darse cuenta la repentina mirada que pegue al mar. Gire mi cuello con rapidez, como si intentara no perderme de algo importante, de algo que no podía no ver. La diferencia, quizás, mas grande estaba en mis labios. Cuando analizaba el agua esperando a que algo sucediese, mi permanente sonrisa que llevaba tanto fuera como dentro del instituto desaparecía. Pocos eran los que tenían la certeza de haber visto mi rostro realmente serio, preocupado de algo. Al fin y al cabo intentaba ocultar aquellos rostros de los demás, no deseaba trasmitir malos sentimientos a los demás, mi molesta sonrisa lo demostraba. Pero en aquel momento, con la brisa tranquila y el sonido de las olas, el ambiente era hostil… Totalmente sin sentido, sed de sangre era lo que podía sentir.

-Sígueme, mientras caminamos podemos hablar- Le dije a Jestro volviendo a sonreír como diciendo que no hay problema. Le hice un gesto con el dedo para que me siguiese y camine hacia el mar, hasta llegar a la orilla donde el agua mojaba mis pies. Al estar me agache para tomar con mi mano agua y luego mojar mi hombro como mi brazo ensangrentado, no deseaba que el olor a sangre se quedase todo el día. Menos con ese calor infernal. Aun a pesar de que mis instintos gritaban con euforia esperaba que solo fuese mi imaginación, no deseaba que nada ocurriese ahora, mucho menos con un alumno del instituto al lado de mi.








Carnet to´ Elegante:
Un regalito <3:
avatar
Edad : 26 Dromes : 181903
Reputación : 16
Mensajes : 309
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Jestro Jokster el Miér Ene 02, 2019 7:03 pm


Por sus palabras, al parecer no era yo el único con dudas sobre sus clases, más bien, al parecer éramos varios, pero, al igual que yo, preferían callar, en mi caso, al menos, había decidido acudir a él directamente para preguntar sobre lo que me era complicado comprender de su materia, mientras que otros simplemente lo guardaban y unos más lo perseguían momentos antes de un examen, admito que eso me dio algo de tranquilidad, saber que no soy el único de mi grupo que sufre por esto, para mí era importante saberlo pues pensaba que contaba con menos capacidad que el resto de mis compañeros para comprender los temas vistos durante las horas de clase, ─ Es bueno saberlo, me sentía algo mal conmigo mismo por no comprender del todo bien las materias escolares mientras que en mis entrenamientos se me daba demasiado bien el comprender las instrucciones que Monstrox me daba, ahora esto me ayudara a no sentirme tan mal la próxima vez que me suceda ─, dando un ligero suspiro, para después escuchar atento sus palabras, era evidente que él ya sabía que eran aquellas cosas que más se le complicaba a los estudiantes, se notaba con tan solo escuchar las opciones que me daba como si esperara que escogiera cual era la duda que tenía yo.

─ Algunas cosas son similares y por eso las confundo, pero creo que podré salir de esta, aunque eso sí, eso del pensamiento abstracto es algo que no he logrado entender del todo bien, en ocasiones leo varias veces, pero ni así consigo comprenderlo, creo que es en donde está mi falla ─, tal vez no me sería tan complicado el entenderlo si pusiera algo más de atención en clases, admito mi culpa de en ocasiones pensar en que haré después, eso es una mala costumbre que necesito sacar de mí, al menos durante las horas de clase, ─ Imagino es mi culpa, soy tal vez, un poco distraído, necesito corregir eso je ─, no podía dejarle todo a él, debía reconocer soy culpable, y más con aquella frase de si podría con la responsabilidad de ir hacia delante, esas palabras se quedaran conmigo un largo tiempo, es posible que me aplique esa pregunta en cada momento que surja alguna duda o problema, ─ Tengo que poder, si no lo hago yo, nadie lo hará por mí, tengo que hacer algunas cosas por mi cuenta, después de todo, siempre he estado… ─, hice una pausa en ese momento, no era como que quisiera que todo el mundo supiera que pase solo la mayor parte de mi vida y que mi única compañía actual, era un pariente que no me aceptaba del todo.

Por un breve momento, me pareció ver una expresión de seriedad en su rostro, lo que me parecía algo poco probable pues jamás le había visto de esa manera, siempre le veía con una sonrisa dibujara en su rostro, no parecía haber un motivo para que su expresión cambiara a lo contrario, ─ Seguro que me lo imagine, el sol es fuerte y es difícil ver así, además que su cabello se mueve tanto que bien pudo ser uno de sus mechones haciendo el efecto de una sonrisa invertida ─, sospecha que al parecer resulto ser cierta cuando nuevamente le vi sonreír, eso me decía que si había sido mi imaginación, lo que me dio un poco de calma pero no demasiada al ver como lavaba su herida con el agua de mar, para después indicarme que le siguiera el paso mientras continuaba la conversación, mi preocupación por aquella herida no se iba, enserio, aunque el dijera que no era algo grave, el hecho de que se lavara la sangre que aún brotaba, me había pensar cada vez más que necesitaba atención médica, ─ ¿Enserio no le duele eso?, es que, creo que debería ir a curarse, ese tipo de heridas pueden causar problemas después si no se tratan como debe de ser ─, yo nunca había pasado por algo así, anteriormente he tenido raspones a causa de mis juegos y entrenamientos pero nada como lo que le sucedió al profesor, y sabía bien lo que una herida no tratada podía causar, no se me olvidaba aquel pequeño raspón que por no quererme curar me termino causando una infección que me dio muchos problemas durante un tiempo y no quería que el pasara por lo mismo.

Plantilla de Jestrolexander





Jestro habla (0066cc) - Dragonio habla (003399) - Jestro piensa (990000) - Monstrox habla (663300) - Mi Ficha

cosas:

avatar
Salón : 2 A Edad : 21 Dromes : 275750
Reputación : 38
Mensajes : 1089
Ver perfil de usuario
Jestro Jokster
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Eilen Shinsei el Jue Ene 03, 2019 6:59 am


Realmente los jóvenes eran un problema, llenos hasta el cuello de problemas de los que no deberían ni preocuparse, la vida era corta para aquellos que tenían una longevidad mortalmente corta, al menos comparada conmigo. Aquello se notaba más en Takemori, los niños eran realmente casos especiales de problemas, parecían peces pequeños intentando nadar en un mar infinitamente más grande que ellos. “¿Cuándo paso?”, intente recordar. No lo entendía del todo, aunque me dijese a mi mismo que sí. Pero no lograba recapitular en el tiempo y encontrar cuando fue que me encariñe con los jóvenes llamados estudiantes. Tal vez tener a cargo a tantos seres sobrenaturales diferentes a mí, con falta de experiencia en la vida despierta uno de los instintos de los dragones. Al fin y al cabo mi raza era demasiado territorial, muy protectora… Y poco meticulosa.

-Similares eh…- Pensé mientras veía el cielo despejado, con pocas nubes blancas decorándolo. –Te recomendaría que anotases todo lo que te parece similar y los compares, intenta averiguar realmente en que se diferencian. Claro está que deberás consultar el punto de vista de otras personas para construir la tuya, debería bastar con eso…Mmm hay un libro de un autor que toca precisamente este tema, te lo pasare en la siguiente clase- Termine con una pequeña sonrisa algo cansada, ese sentimiento de ser observado ya me estaba molestando demasiado. –Un pensamiento abstracto es complicado de entender por definición… Sería difícil comprenderlo sin antes tener una idea del tipo de pensamientos que el autor tendría, sus experiencias y circunstancias… Míralo desde otro punto de vista, a veces estos personajes intentan decir cosas de la peor manera posible…- Comencé a reír mientras lo decía, recordando los viejos tiempos. Esos ancianos con mentes brillantes pero complicadas eran realmente un dolor en el trasero cuando se les hablaba, aunque aun así fueron buenos tiempos. –Todos intentan entenderlo como los escritores lo comprendieron en primer lugar, no diría que sería imposible pero si un esfuerzo inútil para un estudiante… Trata de entenderlo a tu manera, después de eso veraz que tan bien encaminado vas en las clases, después de todo para eso estoy…- Solté un suspiro como si me quitara un medio peso de los hombros.

Sentía el agua tiritando, como si temblara por la presencia de un depredador. Mis sentidos ya no me permitían estar tranquilo, aquello ya no era una simple angustia por mi herida, realmente podría estar al asecho. Aunque no sabía si el hecho de que Jestro parecía no darse de cuenta era buena o mala suerte. Su preocupación me pareció noble, aunque innecesaria puesto que ya estaba casi curado al completo.

-Gracias por preocuparte… Sin embargo no es necesario- Después de decir esas palabras alcé la mano con la palma en alto generando oscuridad pura de la misma, la textura parecía como si estuviera sosteniendo gelatina en mi mano. –Soy capaz de condensar el elemento oscuro y programarlo para que tenga el trabajo de aumentar la rapidez de curación del cuerpo, además de cicatrización y parado de sangrado. También puedo combinar la sustancia con plantas medicinales y aumentar su eficacia- Explique, sentenciando lo innecesario de un doctor en esa situación, cierto era que el punto de vista de uno era importante. Sin embargo hubiera muerto más de una vez si necesitaba de uno cada vez que era lastimado. -…Una vez lanzaron contra mi morteros a toda potencia, suerte que mis escamas pueden resistir hasta balas de cañón que superan la velocidad del sonido…- Confesé con una sonrisa irónica y forzada, podría decir sin mentir que eh vivido muchísimo, sintiendo cualquier tipo de dolor posible… Probablemente así un era como un dragón se volvía tan fuerte.

Intente seguir la conversación recordando mas de mi pasado, pero casi como si esperase el momento algo salió a una velocidad espeluznante del fondo del mar hacia nuestra dirección. Me di cuenta en el último segundo activando mis dos brazaletes por puro instinto, empujando a Jestro a un lado recibiendo con mis manos aquello que parecía ser… ¿Un proyectil de agua? Ciertamente parecía algo como eso, magia de agua. La fuerza del ataque sorpresa me mando unos cuantos metros hacia atrás, no logro tumbar mi cuerpo pero si me dejo arrodillado por la sorpresa. Mirando mis reliquias en las muñecas, aquellos objetos dorados, suspire. Tuve suerte de poder activar sus pasivas al mismo tiempo, aumentando mi velocidad y resistencia. Con calma mire si Jestro estaba bien, una vez que verifique su bienestar quitando el susto inicial, devolví mi mirada hacia el mar. Mi mirada ya no estaba tranquila, rebosaba de malestar…

-¡Eso es! Esa mirada me gusta…- De pronto se escucharon palabras con un tono burlón, acompañados de una risa enferma provenientes del agua. Del mismo salió un hombre delgado y alto, con el cabello completamente blanco y largo, llegando hasta su cintura. Sus vestimentas no eran más que un arrapo mojado. Con sus ojos azules no paraba de mirarme con una postura altanera. –Jestro, hagas lo que hagas no te metas, te matara al instante si lo haces- Advertí el estudiante mientras no aflojaba mi mirada, no solo no tenía una sonrisa, estaba irritado y en mi voz se notaba. -¿Qué es esto? ¿El Dragón Negro de la Calamidad preocupándose por un niño?- No había que ser inteligente para saber el objetivo de sus palabras, provocarme era algo que no lograría así de fácil y ese hombre lo sabía bien, tan solo parecía divertirse. –No creo que estés aquí para una charla ociosa… Gelmud, Dragón Azul del Mar- Respondí, queriendo terminar lo más antes posible aquella conversación. –Estas molesto, lo entiendo… ¿Pero de quién crees que es la culpa? Es lo que pasa normalmente cuando masacras a toda una familia de dragones, cosechas lo que siembras dicen… ¡¿no?!- Luego de terminar de hablar se precipito hacia mí con rapidez, una habilidad típica entre los dragones de agua.

Espere hasta el último momento, sintiendo la presencia de su pie muy cerca de mi piel al intentar patear mi rostro con su pie derecho. Activando nueva mente mis brazaletes me agache rápidamente evitando el daño de su patada, al mismo tiempo que sacaba mi varita apuñalando la misma pierna con la que intento golpearme. “Primis Tenebris-Cover”, dije en mi mente conjurando la habilidad, cubriendo la varita de poder oscuro, dándole un efecto al lugar dañado. Cuando ambos nos separamos rápidamente del encuentro Gelmud, el extraño hombre delgado, parecía tener problemas para mover su pierna derecha mientras rugía.

-¿Algún problema?- Le pregunte, pero este respondió con un rugido aun más molesto. El poder de aquel ataque comenzó a surtir efecto, paralizando la pierna de mi oponente. Como la varita tuvo contacto directo con su piel el entumecimiento era más fuerte. –No planeo jugar contigo- Le dije con una mirada seria, llena de molestia. –…Es verdad… ¿Por qué había que pelear con estas formas incompletas y absurdas?...- Su voz era lenta y llena de odio, lentamente comenzó ah aumentar su tamaño, apareciendo escamas en su piel, como también crecían colmillos en su boca y ojos similares a un reptil remplazaron sus anteriores ojos humanos. Mi rostro entonces mostro preocupación repentina, girando mi cabeza para ver a Jestro. -¡Protege a los inocentes Jestro!- Le grite puesto que sabía que era lo que estaba a punto de pasar.

Con un estallido y el rugido de una bestia infernal apareció un Dragón Azulado, este era muy diferente a mi forma original puesto que Gelmud era largo y no muy grueso a pesar de ser de la misma raza que la mía…lo que quería decir que era algo más rápido. Inmediatamente después de su transformación alrededor suyo y de la playa aparecieron seres más pequeño hecho de agua. “Caos de las Lagrimas”, cite en mi cabeza el nombre de su habilidad, poder controlar el agua hasta ese punto demostraba lo poderoso que era un dragón. Casi como respondiendo a su amenaza comienzo a aumentar mi tamaño, al igual que el contrario escamas crecen en mi piel dándome un tamaño y apariencia espeluznante al final. Era más grande, pero significaba más lentitud.

Ambos nos miramos fijamente y al unisonó rugimos con nuestras gargantas a toda potencia. El sonido estruendoso hacia que todo temblase a los alrededores cercanos, el solo estar cerca era más que suficiente para hacerte sentir el peso de dos seres mitológicos enfrentándose. Aquello se sentía como una calamidad, como una catástrofe, una fuerza tan grande como la naturaleza misma…era una batalla entre dos Dragones. Mis alas extendidas y parándome sobre mis patas traseras hacían que me pareciera tan grande como un edificio, tan temeroso como una montaña y tan peligroso como un volcán. Mientras todo pasaba aquellos pequeños bichos de agua se acercaba a algunas personas que no podían escapar, mortificadas del miedo.

-Confió en ti Jestro- Fue lo último que le dije a mi ahora pequeño estudiante con mi habilidad de telepatía. Aunque sería difícil de reconocer, puesto que la “voz” de mi forma original era demasiado grave, ronca y poderosa. Como si un verdadero monstruo hablase.







Carnet to´ Elegante:
Un regalito <3:
avatar
Edad : 26 Dromes : 181903
Reputación : 16
Mensajes : 309
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Jestro Jokster el Lun Ene 14, 2019 8:11 pm


Escuchaba atento sus consejos y tomaba notas mentales de todo lo que me decía, ─ Debí traer una libreta y lápiz para escribir todo esto, pero confió en que no lo olvidaré ─, todas sus palabras me hacían ver varios de mis errores, y era cierto lo que me decía, yo intentaba comprenderlo tal y como estaba en los libros de texto, intentaba entender las palabras tal como las habrían dicho y escrito aquellos sujetos en sus tiempos, pero ahora tenía otra opción, una nueva alternativa, ver las palabras desde mi perspectiva, comprenderlo a mi manera, eso me sería de mucha utilidad, ─ Si hago esto, es posible que ya no me queden dudas, tal vez me quedarán algunas pero si eso sucede, ya no me quedaré callado, ahora si preguntaré, solo si tengo una duda ─, me sentía aliviado al escuchar sus consejos, ciertamente, mi confianza de entender las clases y los textos estaba en aumento, sin dudarlo, había sido una buena idea el venir a buscarlo. La plática continuaba, de dudas y respuestas escolares, pasamos a cosas sobre habilidades, el profesor me dio una muestra de cómo era totalmente capaz de curar sus heridas por el mismo utilizando su control sobre la oscuridad, ─ Eso es algo realmente bueno, si yo pudiera hacer eso, ufff no visitaría tantas veces la enfermería, pero bueno, todos tenemos cosas diferentes que usamos a nuestra ventaja ─, recordando ciertas cosas que había hecho en mi pasado, me sentía bastante bien platicando con él, pero por momentos, breves momentos, me daba la impresión de que algo le molestaba, pero no estaba seguro de si era así o no, y de ser cierto, que era lo que le causaba esa sensación, pero pronto me daría cuenta de que era lo que hacía que el profesor tomara esos pequeños cambios de expresiones.

De la nada, él me empujo, debido a eso, quedé sentado a unos pasos de donde me encontraba originalmente, en la arena, me encontraba sorprendido, no sabía porque me había hecho eso, pero, así como fue rápido el empujón, así de rápido vi cómo se defendía de un misterioso ataque de agua que si bien no logro causarle ningún daño si tuvo el suficiente poder como para dejarlo de rodillas en la arena de la playa, después de eso, se escuchaba una voz que no sabía de donde venía, pues, no se veía alguien cerca pero pocos minutos pasaron para saber de dónde provenía aquella voz. Del océano, caminando lentamente apareció un delgado hombre de largos cabellos blancos, dirigiéndose al profesor, tanto en palabra como al dar cada paso, me hacía pensar que lo buscaba, ¿Pero, por qué?, quién podría buscarlo para atacarlo, eso era algo difícil de creer y de no haberlo visto, no lo hubiera creído, mientras miraba asombrado lo que ocurría, el profesor me miro pidiéndome no meterme en aquello, no fui capaz de emitir alguna respuesta, pues seguido de aquellas palabras dirigidas hacia mí, el otro sujeto continuaba hablando, lo que él decía, era imposible, ─ Masacrar a una familia de dragones, no, él no lo haría, es demasiado amable, seguro ha sido alguien más y lo confunde, estoy seguro de que es eso, es un error ─, pensaba mientras ambos continuaban una aparente discusión de palabras.

Él de cabellos blancos continuaba su ataque, pero el profesor lograba evadir y contra atacar de forma rápida y precisa, aquel golpe en una de las piernas del otro, había sido un buen golpe, pero parecía que solo había causado la cólera del contrario quien sin perder el tiempo lo reto a seguir la batalla, pero no con sus aspectos actuales, ─ ¿Qué es lo que quiere del profesor? ─, no lograba comprenderlo por más que lo intentaba, mi asombro solo aumentaba, pronto me di cuenta a que se refería con lo de las formas, el que había salido del mar, empezó a cambiar, su altura aumentaba, sus expresiones cambiaban, de su cuerpo brotaban cosas ya no de un humano, si no de otro ser, una criatura diferente…, el profesor me miro, y me grito, que protegiera a los inocentes, eso me hizo reaccionar, me puse de pie y asentí a sus palabras, ─ Cuente conmigo, haré lo que me ha pedido ─, de inmediato me aleje corriendo para alertar a los paseantes, decirles que no que se alejaran, que se fueran de la playa pues un gran peligro había surgido y nadie debía quedarse, algunos no dudaron y se fueron en cuanto me escucharon, pero otros más de mi dudaron y decidieron quedarse ignorando mis palabras, sabía que esos me darían problemas porque podrían resultar heridos, ─ Es que acaso voy a tener que darles un buen susto para que se vayan de este lugar ─, molesto con aquellos que me ignoraban, continuaba alejando a todos los que podía, eran demasiadas personas, pero no significa que fuera algo imposible de lograr.

Continuaba con mi trabajo cuando unos ruidos me alteraron, ─ ¿Qué ha sido eso? ─, aquellos sonidos venían de la dirección en la que estaba con el profesor, ─ Tengo que volver, quizá algo ha pasado ─, rápidamente me fui corriendo en aquella ruta solo para que mi sorpresa aumentara todavía más de lo que ya estaba por lo visto anteriormente, a mi llegada, el panorama era totalmente distinto, me aleje dejando dos individuos en un enfrentamiento de palabras y golpes, para llegar al lugar en donde ahora había algo muy diferente, ─ ¡Esos son dragones! ─, dije al ver aquellas enormes criaturas en el lugar del que hace poco me había retirado, pero eso no era todo lo que había en el lugar, ellos no estaban solos, veía algo, cosas pequeñas, pero no lograba distinguirlas con claridad, ─ Creo que tendré que ir y ver que es, pero teniendo mucho cuidado ─, era peligroso y mucho, pero siempre que quería hacer algo, lo hacía, sin importarme lo que otros me dirían y si yo quería ir a ese lugar de nuevo, nada ni nadie me iba a detener. Esperaba encontrar al profesor, pero no fue así, solo estaban aquellos gigantescos dragones y unas pequeñas criaturas de agua que se encontraban cerca de uno de ellos, ─ Así que estas eran esas cosas que no pude distinguir, que interesante ─, pero, así como algunos estaban con el delgado dragón, otras de esas criaturas perseguían a las personas, curiosamente las mismas que se habían negado a escapar cuando se los advertí, ─ Sabía que ustedes me iban a dar problema, pero qué más da, los tengo que ayudar ─, llegue a donde las personas diciéndoles que debieron haberme hecho caso, pero no conseguí respuestas, solo buscaban por donde escapar de aquellos pequeños seres, justo en ese preciso momento, escuche una voz, que me decía, confió en ti, pero, esa voz, sonaba distinta, pero, si me había dicho esto, era porque me conocía y yo conocía a esa persona dueña de aquella voz, me quede quieto por unos minutos y me gire para ver a los dragones, ─ ¿Acaso esa voz…es del profesor?, es por eso que no lo veo, se ha cambiado de forma ─, recordaba lo que vi antes de alejarme, el otro sujeto cambiaba cuando me fui, entonces el profesor había hecho lo mismo.

─ Me ha dicho que hacer, me ha dicho que confía en mí, y no lo pienso decepcionar, cumpliré con lo que me ha pedido ─, retomando mi trabajo, observando a esas criaturas de agua, sabía lo que debía hacer, pero también sabía que mi poder no sería tan efectivo en seres de agua, pero era mi habilidad y tenía que alejarlos para que las personas huyeran, ─ Muy bien, hay que hacerlo de una vez ─, apareciendo y lanzando mis esferas de fuego directo a esos seres, mi intención era la de hacerlos venir a mí para que las personas escaparan y me funciono, apenas eran golpeados por el fuego, se giraban y venían en dirección hacia mí, en ese momento aproveché para gritarles a los demás que se fueran, por suerte esta vez me hicieron caso y se fueron, quedando en la playa, esas criaturas, yo y ambos dragones que peleaban ferozmente. Entre golpes y rugidos, los dos realizaban sus ataques y así como ellos luchaban así lo hacía yo con mis pequeños rivales, mis proyectiles de fuego no lograban mucho, pero el lanzar tantos tenía su ventaja pues algunos se alejaban, no sabía cómo vencerlos o hacerlos desaparecer, ─ Tiene que existir una manera para destruirlos, pero ¿cuál es esa manera? ─, era más que evidente que en esta ocasión no podía pedir ayuda al profesor, esta vez, tendría que pensar en algo por mi propia cuenta y en lo que eso sucedía, continuaba lanzando mis ataques de fuego contra esos pequeños seres de agua.

Plantilla de Jestrolexander





Jestro habla (0066cc) - Dragonio habla (003399) - Jestro piensa (990000) - Monstrox habla (663300) - Mi Ficha

cosas:

avatar
Salón : 2 A Edad : 21 Dromes : 275750
Reputación : 38
Mensajes : 1089
Ver perfil de usuario
Jestro Jokster
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Entre dudas y vuelos. (Eilen)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.