Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
BÚSQUEDA
Se busca gente con ojo para las noticias ♥
POR Mikaela Lovegood
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Caso 152463122-A Culpas y venganzas Pt.2 [Prv. Saya]

Mensaje por EaWei Zu el Vie Nov 16, 2018 5:13 pm



Caso 152463122-A culpas
y
venganzas


Pt.2

Había sido una re-asignación como todas las demás, Wei había sido informado de manera directa la nueva localidad a la que debía dirigirse de inmediato, sin embargo el joven peligro ya sabía de antemano sobre el viaje. No se trataba de algún secreto que donde estuviera la paciente principal del doctor Zu, debía estar él, sin embargo su viaje se había demorado unos día debido al trabajo que realizaba en Rusia, así que apenas tuvo su agenda libre tomó el primer vuelo a Éadrom.
Durante el viaje se le informó acerca de un caso en particular. Se trataba de una jovencita acusada de asesinato y descontrol de su naturaleza licántropa; según los informes, se esperaba encontrar una sustancia ilícita catalogada entre los narcóticos más usados entre los adictos, sin embargo la agente de apoyo que colaboraba en el caso aseguró que la droga había sido alterada para afectar directamente a la víctima, por lo que no podía tratarse de una agresión consciente o estimulada por parte de la implicada. Así que sin más motivos ni explicaciones el ojiverdes se dedicó a mirar los datos que hasta aquel momento se habían registrado del caso.

Fuera de la aeronave se encontraba un cielo despejado de una mañana de julio, el clima había comenzado a mejorar en los últimos días, sin embargo pronto entraría un huracán a las tierras niponas por lo que la gente que se dirigía a este país llevaba ropas adecuadas para los próximos días de lluvia y viento desenfrenado. Mientras algunos pasajeros del avión hablaban entre ellos especulando cuánto duraría la temporada de huracanes, otros preferían dormir con los audífonos puestos y así ignorar las posibles turbulencias que pudieran encontrarse en el viaje. Wei tenía toda su atención prestada en el informe digital que le había llegado al i-pad. Por desgracias y debido a la tardanza que tomaba el poder decodificar la muestra de sangre que habían tomado de la víctima, el doctor sólo podía especular las posibles causas de aquella alteración que manipulara a la niña de esa forma. Los oídos del varón que portaba un sombrero negro escuchaban todo lo que sucedía alrededor, sabía que un niño quería llorar porque quería  bajar de su asiento para ponerse a jugar, también escuchaba los estornudos del hombre que tenía gripe y nunca perdió la tención del sonido de los motores que rompían en el viento con sus turbinas potentes y nada discretas, pero a pesar de todo aquel ruido Wei se mantenía sereno y concentrado en su lectura, hasta que el capitán anunció la llegada a territorio japonés.    

El inconveniente de viajar en aerolíneas comerciales era la falta de acceso a internet por lo que Wei tuvo que esperar a desembarcar al aeropuerto para recibir finalmente los resultados de la muestra de sangre de manera electrónica. Mientras caminaba, el pelinegro revisaba los componente hallados y sus porcentajes, lo cual le indicó casi de inmediato las pequeñas anomalías que presentaba el cuerpo de la menor. Sin más que leer y generando soluciones en su cabeza, el varón de lentes se dirigió a la salida A donde los esperaba un auto negro para llevarlo a su destino de manera inmediata.
El equipaje del doctor consistía en una maleta de mano que siempre debía dejar en paquetería debido a su contenido catalogado por las aerolíneas como peligrosas y que muchas veces lo hacía mostrar su matrícula de médico y contestar algunas pequeñas pero ya repetidas preguntas que el varón se sabía de memoria.
El chofer designado por la ACV tenía órdenes de llevar al doctor al hospital en el cual se encontraba internada la sospechosa del asesinato, por lo que el hotel y los alimentos tendrían que esperar para el ojiverdes.
─¿Cómo se encuentra la paciente del cuarto 5-C? preguntó Wei mientras se ponía una bata blanca y pasaba por recepción de internamientos. Ahí una enfermera que apuntaba sobre un hoja de papel se extrañó de ver al varón desconocido por lo que no estuvo muy segura de contestar, sin embargo las reglas del lugar la obligaban a informar al personal capacitado sobre los pacientes.
─Ella está estable, se le ha suministrado suero para contrarrestar la droga de su organismo. ─ leyó el pequeño informe de la recepción ─Disculpe, usted es… ─ se animó a preguntar
─EaWei Zu, médico de la ACV. Me haré cargo de la señorita Lara a partir de ahora ¿correcto? respondió con una sonrisa amable a la enfermera que aceptó sus palabras de manera inmediata.

Zu se dirigió a la habitación de Lara en el tercer piso del hospital, ahí la jovencita se encontraba durmiendo conectada en intravenosa para recibir la solución a través del suero. El doctor se acercó al pie de la cama y leyó el horario que le habían asignado a la jovencita, casi en seguida entró un enfermero para monitorear la salud de Lara, cuando el empleado miró a Wei se sorprendió levemente pero de inmediato el peli negro se puso a trabajar
─¿enfermero de turno?
─Si, vengo a monitorear el suero.
─Gracias por su trabajo, pero cambiaremos un poco su tratamiento. Podrías traerme un vaso de café con dos cucharadas de azúcar por favor, y no olvides el salero del comedor~ cantó alegremente mientras el contrario no entendía lo que sucedía
─Lo siento creo que se equivocó de persona─ se excusó el enfermero
─Es para la paciente~ aclaró divertido el hombre de lentes ─Aunque a mí también me gustaría desayunar algo~
─ Claro ─ preguntó entre risa contagiado por el aura despreocupada de Zu ─Usted es el experto ─ comentó mientras se dirigía a la salida de la habitación ─ ¿Algo más? ─ bromeó ante su papel de “mesero” aunque la respuesta que consiguió por parte del doctor lo dejó aún más confundido y con cierto escalofrío en la espalda.
─¿Te gusta las flores de lavanda?
─ Eh?...




Hablar  #cc9900 ( Pensar #cc9975  )
avatar
Dromes : 7574
Reputación : 1
Mensajes : 18
Ver perfil de usuario
EaWei Zu
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caso 152463122-A Culpas y venganzas Pt.2 [Prv. Saya]

Mensaje por Saya / Ayami el Vie Nov 23, 2018 5:37 pm


Caso
152463122-A
culpas y venganzas
Pt.2

Sólo faltaba que el ratón fuera tras el queso, una frase que solía usar la fémina para referirse al inicio de una trampa en la cual el culpable era acorralado en fraganti. Según las sospechas de la peli lavanda y las pistas encontradas en el bar al que solía frecuentar la mujer sospechosa había recibido la ayuda del traficante de drogas del bar al que asistía para inculpar a Lara, sin embargo aún debía hacer una par de preguntas a la víctima y el segundo sospechoso para poder dar un veredicto completamente confiable a las autoridades pertinentes y así pudiera cerrarse la investigación y dar paso a los juicios siguientes, aunque para entonces el trabajo de Saya habría terminado y tan sólo testificaría cuando así fuera necesario, un parte que a la fémina le tenía sin mucho cuidado pero que cumplía porque así debía hacerlo.
Una vez que dejó la habitación de la madre, Saya se dirigió de inmediato a la habitación donde se encontraba internada Lara, en sus pasos apresurados y sin ruido la peli lavanda llegó hasta el tercer piso donde había ingresada la menor con suma discreción; se había pedido a los trabajadores que mantuvieran en secreto el internamiento de la jovencita y utilizaran el nombre clave de Marina para referirse a ella cuando fuera necesario, de esa forma su madre pensaría que Lara se encontraba en la cárcel justo como la detective quería que creyera.  

Sin más preparativos de los cuales hacerse cargo, la Vlad se dirigió a la habitación de la contraria, sin embargo su mente calmada se vió fácilmente sorprendida por la presencia de un varón al que no espera ver, al menos no de esa forma.
─EaWei   comentó Saya al distinguir de inmediato a su médico personal sentado alegremente sobre en el pequeño mueble cercano a la cama de la paciente, en sus manos sostenía una taza de café caliente y parecía hablar sin problemas con Lara que se encontraba sentada conectada al suero del hospital.
No tardó en hacerte una pequeña fiesta por parte del hombre de anteojos ante la llegada de la peli lavanda a la habitación, pues su personalidad siempre había provocado que el ambiente donde se encontrara fuera más ameno, tal vez esa era la razón por la que la acusada parecía más tranquila y disponible a cooperar.
─Reasignamiento   comentó a su compañero de asociación antes de voltear nuevamente su atención a la pequeña rubia.
─Detective de apoyo Saya Vlad. Ayudo en la investigación de su caso  señorita Lara, me gustaría hacerle un preguntas y que me contestara con la verdad para demostrar su inocencia lo antes posible. la niña apretó levemente sus manos y bajó la mirada, una señal que alertó a la profesional
─Le recuerdo que se trata de un caso de asesinatos y tráfico de drogas, si intenta proteger a la acusada será catalogada como cómplice y recibirá una condena acorde a su participación en el caso.  
Ante aquellas palabras Lara estaba a punto de gritar su inocencia cuando el presente pelinegro hizo participación de su amabilidad para calmar las cosas y guiar la situación a una charla mutua.
─Tengo a los sospechosos pero necesito su declaración para poder levantar una orden de arresto.   confesó a la inculpada que al escuchar dichas palabras dejó caer sus hombros en desánimo y dejó de apretar los puños para mostrarse débil y sumisa
─ ¿Me promete que todo acabará?─ preguntó en voz baja ─¿Jamás tendré que volver a esa casa?
─Es una promesa.
Hecho aquel pacto, Lara parecía dispuesta a contar todo lo que había pasado y que estuviera en su memoria, así como contestar todas las perguntas que la detective le hiciera.
─¿Qué pasó esta mañana después de visitar la oficina de abogados? dígame todos los detalles
─Esa mujer y yo regresamos a casa sin intercambiar palabra. El abogado que contrató la vija me dijo que me quedar en casa para no complicar las cosas así que eso iba a ser aunque odié la idea. Esa pocilga huele a alcohol y cigarro, incluso las ratas viven ahí ¡lo odio! detesto ese lugar, prefiero dormir en la calle antes que pasar un minuto dentro de esas paredes…
Lara comenzó a hablar, sus reacciones y tono de voz estaba siendo analizadas por Saya que la miraba fijamente sin hacer ruido alguno. El varón presente incluso escuchaba con atención aunque su semblante daba a entender que la sospechosa contaba una anécdota de día de campo pues de su rostro jamás desapareció aquella sonrisa de todos los días.
─ … fue extraño, después de sentir el dolor en el cuello… ella metió algo en mi boca…. no estoy segura no logro recordarlo… todo es confuso, me dolía la cabeza y el cuello, sentí mucho calor. Creo que salí de casa…. recuerdo la puerta pero nada más… no lo sé… ─ la acusada encogió sus piernas para ocultar su rostro entre sus rodillas.
Una vez que Saya supo que no lograría recuperar nada más del relato de la rubia, se acercó al lado de la paciente y decidió fotografiar la evidencia
─La marca de la mordida será agregada a la evidencia del caso.   de inmediato envió el archivo antes de volver a dirigirse a Lara ─¿Sabe lo que significa esa marca en su cuello?   preguntó pero no hubo respuesta por parte de la contraria, lo que afirmaba la sospecha de la Vlad.
─Primero necesita recuperarse, descanse y coma lo necesario, aquí estará a salvo. indicó como últimas palabras antes de salir de la habitación.
 


 
─Hablar (#ff6699)  Pensar (#996699) 
○ [Saya Vlad] ahora es [Saya/Ayami]
Extras chulos y bonitos:


avatar
Dromes : 458799
Reputación : 5
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
Saya / Ayami
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caso 152463122-A Culpas y venganzas Pt.2 [Prv. Saya]

Mensaje por EaWei Zu el Vie Nov 30, 2018 5:03 pm


Caso
152463122-A
culpas y venganzas
Pt.2

Los minutos pasaban y las manecillas del reloj de pared de la habitación avanzaban en su camino infinito mientras el enfermero que había asistido a la habitación de Lara previamente se presentaba en la entrada del hospital para recibir tres grandes ramos de flores de lavanda de un mensajero. Los demás miembros del personal que veían la escena no pudieron soltar exclamaciones de coqueteo, burla y chiflidos al avergonzado hombre de cabello castaño que había sido víctima del pequeño juego de Wei; a pesar de que el enfermo explicó la situación, aquello sólo hizo reír más a sus compañeros. Finalmente el varón llevó los ramos de flores a la habitación 5-C.
─¿No pudo omitir la tarjeta de corazones?
─¿No te gustó?
─¡Claro que no! ─gritó avergonzado con la cara roja mientras entregaba los ramos al doctor.
Wei depositó las flores en pequeños grupos dentro de floreros alrededor de la habitación de la paciente, la mayoría se concentraron en las ventanas y la puerta permitiendo que el aroma a lavanda comenzara a extenderse por el exterior de la habitación y los cuartos contiguos; incluso el aroma se podía percibir hasta el patio del hospital.
─¿Para qué hace esto? a caso… son las flores favoritas de la paciente?
─¿Cómo? para nada! hahaha dijo entre risas y sin preocupación alguna al curioso enfermero ─¿Pero no crees que son bonitas? su aroma relaja a los caninos...
─¿Relaja a los perros?─ pregunta sin entender
─Y son un buen aromatizante~ terminó de “explicar” el doctor con una respuesta cantarina y feliz a un tema que parecía absurdo a la situación, sin embargo el propósito del peli negro era mantener bajo control a la paciente al mismo tiempo que ocultaba su presencia de “cualquier persona” que tuviera las habilidades para rastrearla.

Terminadas de ser instaladas las flores de “decoración” el enfermero se retiró tras recibir órdenes del varón de lentes y Lara comenzó a recobrar el conocimiento a los pocos minutos. La pequeña no tuvo que pensar mucho para entender en dónde se encontraba aunque la razón de su internamiento le era desconocido. Con un poco de problemas la fémina logró sentarse sobre su cama para darse cuenta que un hombre en bata blanca la miraba sonriente con una taza de café en su mano.
─¿Garganta seca~? preguntó a Lara quien lo miró extrañada al no parecerse a los médicos con los que había estado antes en su vida. ─Por favor, te hará bien~ comentó el sonriente doctor mientras extendía el café que había solicitado al enfermero de turno. Lara por supuesto que no tenía ganas de consumir nada en ese instante pues su estómago estaba sensible y el simple aroma le causaba revoltijo en el estómago ─Por mi ¿si?~ las palabras y la forma del peli negro para dirigirse a Lara lo hacían parecer un viejo tratando de convencer a un niño de comer su sopa de verduras lo cual molestó a la paciente
─No me gusta el café ¿de acuerdo?
─Un pequeño vaso de café o un lavado de estómago~ ¿cuál prefieres?~ sin más persuasión Lara tomó el vaso de café y comenzó a beber haciendo caras de asco y finalmente regresando lo que no había comido ese día. ─El preparado neutraliza la droga en tu cuerpo para que no queden rastro de ella en tu cuerpo
─De qué habla… yo no me drogo.
─Eso puedo verlo, pero alguien te drogó... contestó el doctor si dejar de sonreír a la menor que sólo lo miraba sin darse cuenta del efecto de la lavanda en su actitud.
─Mis amigos jamás harían eso…
─No estoy culpando a nadie, sólo quiero que entiendas lo que pasó~

Pasaron pocos minutos después de que la joven rubia termina su bebida y se quitara el mal sabor de su boca con una pequeña conversación sin importancia con el médico, de pronto la serenidad de la habitación se vió interrumpida por la llegada de la detective del caso.
─¡Saya~! tiempo sin verte ¿cómo estás pequeña? ~ canturreo el peli negro con corazones y florecitas alrededor de su cuerpo como el aura de alguien santo y lindo, aunque la respuesta de la peli lavanda era seca y concreta, Wei sabía que Saya estaba felíz de verlo aunque sus expresiones no demostraran nada, después de todo había convivido con ella por algunos siglos y aprendió a entenderla. ─Sup~
Saya continuó con su investigación y procedió a interrogar a Lara que se mostró cooperativa en todo momento. Wei decidió quedarse en el lugar para escuchar y darle apoyo moral a la menor. Finalmente la peli lavanda tomó la evidencia que necesitaba y se retiró de la habitación.
─¿Estarás bien sola? preguntó a la internada
─Sé cuidarme sola... contestó ella con la voz apagada
─Bien~ mandaré a alguien con comida. ¿Me prometes que no saldrás del cuarto? Lara se dedicó a mirar el lado contrario sin decir palabra alguna mientras permanecía abrazada a sus rodillas.
Wei no tardó en seguirle los pasos a su compañera de la ACV para compartir información de manera mutua. ─La droga que le dieron estaba alterada con extractos de Narcissus, quien la drogó sabía que Lara no lo toleraría
─Lara no era un Licántropo sino hasta esta mañana
─Cuando la transformación es inestable y no hace falta de luna llena para su descontrol
─Si la estimulas con drogas seguro tendrás a un lycan corriendo por la ciudad en plena mañana.
─Con narciso para ser específico, la droga es sólo una distracción~ Saya asintió a las palabras de Zu y ambos salieron del hospital después de poner a dos guardias en el tercer piso con ropas de enfermería para custodiar de manera discreta a la inculpada.

CASA DE LA FAMILIA TANAKA - 7.20 pm

Ambos cazadores de la ACV se habían coordinado para seguir con el caso y poder atrapar a la culpable de aquella matanza, mientras Saya se dirigía a la cárcel Wei llegó a la casa de la familia implicada en los hechos tras recibir una orden de cateo que le permitía ingresar al domicilio de manera legal. Estando fuera de la casa el médico revisó el alrededor en busca de alguna pista o lo que fuera que pudiera servir para declarar contra la verdadera criminal, tomó fotografías a lo que parecían ser zarpazos, también capturó la escena del lugar que demostraba una falta de cuidado e higiene del lugar por lo que podían sacar la custodia de la niña en juego si era necesario. Dentro de la casa podía olerse un fétido aroma a moho, alcohol, cigarros y excremento de animales, seguramente ratas y gusanos felices por la comida en putrefacción por toda la casa.
─Es imposible que una niña pueda vivir dignamente en un lugar como este~ comentó sin mucho desprecio ─Seguramente las dos no solían pasar mucho tiempo en casa
En la cocina podía notarse una ausencia evidente de su uso, los trastes albergaban hongos que invitaba a tirarlos a la basura en vez de lavarlos, sin embargo había una pequeña sección de la mesa que había sido usado recientemente, pues el polvo en su superficie estaba corrido y las huellas que se dejó en ellas eran frescas. Una tabla de picar, cuchillo, una pequeña cazuela en la estufa y un colador sin lavar; la evidencia era más que clara para Wei pero debía seguir los protocolos para proceder según las leyes del lugar. El doctor se disponía a fotografiar los restos de la planta que había sido mezclado en la droga, sin embargo su mirada quedó clavada en lo que parecía ser el envoltorio de un paquete de píldoras para el dolor de cabeza.
─Esa marca... pensó Wei mientras intentaba recordar dónde había visto el producto con anterioridad, pero le fue imposible relacionarlo con alguna patente; además su estado estaba mucho más cuidado que el resto de las cosas por lo que que su desecho debió ser reciente. El pelinegro tomó con unas pinzas el envoltorio y los guardó en una bolsa hermética para impedir su contaminación y pérdida de residuos.

Zu continuó con sus fotografías por toda la casa llegando finalmente al cuarto de la madre, sus cosas estaban desparramadas por el tocador, eran en su mayoría accesorios de maquillaje, perfumes baratos, botellas de licor y ropa sucia, en el baño incluso se encontraban dispersas estos productos en el lavabo y la taza. En el mueble pegado a la pared yacían los medicamentos de la casa, ninguno bien cuidado, fue entonces que un escalofrío recorrió su espalda al notar que todo el medicamente era consumido y tirado en el baño.
─Dos personas... susurró antes de correr a la habitación restante de la casa la cual debía pertenecer a Lara. Dicha instancia estaba más arreglada y cuidada que el resto de la casa, seguramente la menor intentaba hacer una habitación digna para ella misma, sin embargo la privacidad era algo de la cual carecía aquel cuarto, pues la puerta no tenía cerrojo con seguro y si Lara pasaba el mayor tiempo posible fuera cualquiera podía entrar a ese lugar… cualquiera.
─Saya... se comunicó con su compañera por teléfono ─creo que tenemos a un director de orquesta
Con las pruebas necesarias en la cámara fotográfica, Wei voló en dirección al laboratorio de la ACV para pedir que analizaran el componente de la envoltura encontrada.



Hablar  #cc9900 ( Pensar #cc9975  )
avatar
Dromes : 7574
Reputación : 1
Mensajes : 18
Ver perfil de usuario
EaWei Zu
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caso 152463122-A Culpas y venganzas Pt.2 [Prv. Saya]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.