Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Paranoia? | Kaori

Mensaje por Natsume el Mar Nov 13, 2018 8:35 pm

Una leve llovizna no era motivo suficiente para retener al responsable enano. Sabía con claridad que si ese era el caso y decidiera quedarse en cama su jefa no se creería tal excusa fútil, no era el suceso que iría a acontecer puesto su enorme gusto por las responsabilidades. Su pronto despertar siempre era agradecido al ser capaz de realizar y hacer todo lo que debía con tiempo, paciencia, y como era correcto. Se dio una ducha fría antes de pasar a alistarse para la hora de marchar hacia el trabajo, comió algo sin muchas complicaciones en su preparación —una rebanada de pan y un café—y salió del apartamento sin la necesidad de portar algún paraguas para cubrirse de la lluvia; razón por la tomó la decisión de no ir con el uniforme y utilizar su típica vestimenta monocromática.

Que el agua cayera sobre su cuerpo no le causaba la más mínima molestia, se había bañado con anterioridad así que no era mucha diferencia sentir ese frío al que ya portaba; el único problema podría ser su cabello que no estaría lo suficientemente seco como para acomodarlo a su gusto, por consecuencia le caía en el rostro causando que su visión se entorpeciera. Llevando la cuenta casi había chocado cuatro veces en el camino, y se habían concretado alrededor de cinco veces, sí, de tal magnitud era el deterioro del sentido de la vista —agregando que debía correrse el pelo cada dos por tres gracias al viento que se asomaba por momentos — Hay que decir que su altura lo beneficio en ésta ocasión puesto que sus colisiones se trataron enteramente contra el cuerpo esponjado —por los abrigos— de desconocidos y no con los paraguas que los cubrían.

La campana del restaurante sonó dando pasó a un pequeño niño irreconocible para la dueña del lugar. —¿Eh? ¿Quién eres pequeño? — indagó flexionando sus rodillas para estar a la altura del aparente desconocido. —¿Eres idiota? —protestó molestó levantándose una porción de su —ahora— liso y húmedo cabello. (Imagen) La mujer de cabellera larga y castaña comenzó a reír de forma exagerada al igual que estrepitosa; lo que hizo enfadar todavía más al camarero. —¡Cállate de una vez! —rugió pasando por su lado en dirección a los vestidores. —JAJAJAJAJA Nat-Natsume JAJAJAJA —tardaba en terminar la frase por lo tan atacada de la risa que se encontraba. —¡Deja de molestar, maldita sea! — alzó la voz llegando a la sala y cerrando con gran fuerza la puerta detrás de si. —Jajaja.... jajaja bien, bien jaja... pero luego déjame arreglarte —dijo entre risas secándose una lagrima.

El restaurante era un lugar que desprendía esa calidez y comodidad como para venir solo o en compañía.  Decoración simple, mesas tanto del lado de la ventana como alejadas de las mismas. Barra, algunos cuadros con pinturas varias, las sillas, las mesas, el piso e incluso las divisiones eran de madera. Era alguna clase de restaurante sencillo (Imagen), sin llegar a ser elegante pero tampoco cayendo en lo extremadamente mundano; tenía sus toques característicos. Uno de ellos era aquel camarero de baja estatura que mayormente se encargaba de brindarle un poco de humor al ambiente.

E-Esto no me gusta... —Su ceja parecía tener alguna especie de tic como reacción al verse al espejo con ese extraño peinado. —Vamos, no llores que estás igual que siempre solo que sin ese mechón en la cara, ¿No te parece mejor así? —(Imagen)La castaña portaba una sonrisa de oreja mientras caminaba fuera del baño —¡No estoy llorando y no, no me parece mejor. Jefa incompetente! — La risita traviesa de la mayor fue al unisonó con el cantar de la campana del local. Ya daba igual, era hora de trabajar, suspiró quitándose todo el malestar posible; sujetó un par de cartas y fue al comedor para cumplir con su deber o casi. Se situó en la puerta que conectaba a la cocina de espaldas a la misma con los brazos cruzados sobre su pecho escuchando el débil repiqueteo de la lluvia contra el techo, esperando a que su presencia fuera requerida.


Última edición por Natsume el Mar Nov 13, 2018 11:09 pm, editado 1 vez


Natsu Habla'Natsu Piensa'

【十】

avatar
Salón : 3 A Dromes : 4145
Reputación : 5
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Natsume
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Paranoia? | Kaori

Mensaje por Kaori Miyazono el Mar Nov 13, 2018 10:30 pm

La última clase estaba siendo eterna para la rubia, quien se encontraba en una lucha constante por no bostezar. Era bastante estudiosa y aplicada pero aquel día algo no la dejaba centrarse del todo, o simplemente no le apetecía saber lo que aquel profesor les estaba tratando de explicar. Miraba su libreta abierta, cuyas páginas estaban en blanco y acercó su lápiz para dibujar algo mientras pasaban los pocos minutos de clase que quedaban. La lluvia golpeaba las ventanas del edificio, sonando un continuo repiqueteo que Kaori imitó con su pie golpeando en el suelo hasta que finalmente sonó la campana avisando del final de clases. - ¡HORA DE COMEEEER! – No tardó ni una décima de segundo en guardar todas sus pertenencias en la mochila, cargarla al hombro y salir corriendo de aquel lugar.

Una vez en la entrada principal, dispuesta a buscar algún lugar para comer llevó su mano al hombro contrario de su mochila y no notó el peso de su amado violín, que había dejado antes de entrar a clase guardado en su taquilla, por lo que tuvo que volver a entrar al Instituto para cogerlo. Jamás se despegaba de él, excepto en clase que no le dejaban entrar con él encima, era como su ángel de la guarda.

~Memories~
-¡Quiero un violín, seré la mejor violinista!- dijo una Kaori de unos 6 años de edad a sus padres después de a ver visto un concierto de piano que la dejó impresionada. Ese concierto le hizo tener un sueño en la vida y lucharía por conseguirlo, aunque sus padres le dieron la negativa a su petición porque siempre abandonaba todas las actividades que comenzaba. – Lo tocaré todos los días, lo prometo. Jamás lo abandonaré. – Fue la promesa que le hizo a sus padres y aunque ese día no aprobaron su deseo, a base de su insistencia y su motivación al cabo del tiempo, acabaron haciéndole aquel regalo tan deseado. Desde aquel día no hubo uno solo en el que no lo tocara. Además había hecho una promesa que no podía incumplir.
~ ... ~


Ya con todo en orden recorría las calles de Éadrom con su uniforme escolar en busca de algún restaurante que llamara su atención. La lluvia caía sobre la chica a cada paso que daba, la cual parecía que no se daba cuenta de ello. Saltaba de losa en losa como si de un juego se tratase, sin tocar las líneas que las unían hasta que alzó su mirada y vio un restaurante que le resultó acogedor y aquellos restaurantes eran los que mejor comida ofrecían. Se quedó unos segundos en la puerta mirando la distribución de aquel lugar antes de entrar, parecía tranquilo. Se escurrió el cabello como pudo y se decidió por abrir la puerta.

Outfit:

La rubia se internó en el restaurante, -¡Buen día!- con una sonrisa en su rostro y se dirigió a una de las mesas al lado de las ventanas, pues le gustaba mirar el paisaje y más aún aquel lluvioso día. Tenía el pelo revuelto debido a la lluvia aunque no parecía importarle mucho, pues el sonido de sus tripas era lo que más le preocupaba en ese momento. Dejó su mochila de clase en el suelo pero no se quitó su funda de violín del hombro, como de costumbre. La joven solo se percató de un chico que había de pie, de brazos cruzados, de su misma edad según ella. “Seguro que tiene más hambre que yo, para estar en la entrada de la cocina esperando por su comida”. La chica se le quedó mirando con gesto divertido mientras esperaba a que la atendieran.


avatar
Salón : 1 A Edad : 17 Dromes : 19515
Reputación : 0
Mensajes : 26
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Paranoia? | Kaori

Mensaje por Natsume el Miér Nov 14, 2018 7:01 pm

No pensaba dar un pasó sin que su jefa se lo pidiera amablemente, cuestión de honores. No saldría ilesa de causar tal estropicio en su cabello, dándole una apariencia que le resultaba más ridícula que cualquier otra que alguna vez recordó tener. Simplemente se distrajo mirando la lluvia caer por una de las ventanas, no era que el sonido no le fuera suficiente; mas, ya que había grandes vidrios era lo más apropiado aprovecharlos sin importar que hubiera del otro lado.

La campana sonaba de forma discontinua, con los suficientes intervalos para que no se necesitaran sus manos en el servicio; después de todo no era un día demasiado agradable afuera por lo tanto la cantidad de comensales no serían demasiados, ni tampoco el trabajo.

Suspiró por lo bajo tratando de ser lo menos perceptible posible para los clientes presentes. En realidad el aire que presentaba estando parado de esa forma era más de alguna clase de comensal enfadado y no camarero como debía ser; su jefa ya se lo había marcado en varias ocasiones 'Acércate y pregunta si necesitan algo, niño berrinchudo' Repitió recibiendo un ataque directo de sus propios pensamiento. ¡No era un berrinchudo! Sólo lo hizo una vez por un postre... Negó de mala gana aproximándose —con carta en mano— a una mesa recientemente ocupada por una chica de cabellera rubia y claramente empapada—. Bienvenida. Te entrego el menú, cualquier problema puedes hacérmelo saber —lo dijo como si fuera un robot, serio, sin esa necesaria pizca de trato con la clientela pero sin parecer maleducado, simplemente demasiado tosco.

La carta:

MENÚ

Primeros:

-Misoshiro
-Sopa de fideos Udon con caldo de pollo
-Yakisoba con ternera y verduras
-Maki de salmón
- strike]Lo que quieras (?)[/strike]

Segundos:

-Cerdo agridulce
-Cerdo al curry
-Salmón Teriyaki
-Yakitori de pollo
-Lo que quieras (?)

Postres:

-Kasutera
-Helado de té macha
-Tarta de queso
-Rollo de chocolate
-Pastel de fruta
- Lo que quieras (?)

Tal y como le dejó el papel se fue en dirección a una mesa de solo unos cuantos pasos. —¿Qué sucede? —preguntó lo más amable que podría salirle. —Sí, ehh pedimos el postre hace unos cuantos minutos y esta retrasado — Levantó la vista mirando a su superior,a estaba hablando riéndose muy tranquilamente. Apretó sus puños—Entiendo, daré aviso en la cocina —mencionó disimulando su enojó, brindo una pequeña reverencia y fue directamente por la mujer. Planto la palma sobre la barra interrumpiendo la tan amena charla. —Jefa... necesitamos hablar —Mirada asesina dándole fin a la conversación; marchando a la cocina para dar aviso a la espera de la fémina mientras que tomaba una delgada toalla. —¡Natsume, ¿qué fue eso?! —Alzó la voz; y él aún más —¡Cállate! Estas en el trabajo no en una estúpida cena con amigas. ¡Céntrate! —recriminó volviendo a sala escuchando la contestación. —¡Eres un mal camarero tu también! — Cerró los ojos yendo directamente a los nuevos clientes recién llegados, los guió a una mesa, les entregó la carta y volvió a la cocina; está vez regresó con una bandeja y dos hermoso postres sobre ella. —Un cheesecake con salsa de frutos rojos —esperó que le dieran una mueca para colocar el plato delante del comensal correcto—; Y un Tiramisú —posó la vasija dando una elegante reverencia recogiendo las cartas.—¿Podría pedirte un té de frutilla y un café Espresso? —asintió tomando nota para ahora dirigirse a la mesa de la chica rubia—¿Ya tienes la orden? —Al verla recordó la tela que tenía sobre el brazo, la depositó en el respaldo de la silla vacía y sacó de sus ropas un anotador junto a un lápiz; atento a lo que fuera a decirle. —Puedes usarlo si quieres, no importa realmente —dio una seña refiriéndose a la toalla.

Mientras estaba parado enfrente de ella logró divisar detalles que a primera vista había pasado por alto. Como en lo blanca que era su piel o en el color de sus ojos; la ropa que lleva y... ese pequeño detalle que creo una tormenta de preocupaciones dentro de su mente. 'E-Es...¿Un arma?...' Instintivamente no logró apartar la mirada del objeto desconocido; por suerte volvió a resonar la campana de la puerta trayendolo de vuelta. —Enseguida regreso —se alejo rápidamente sin despegarse de ese semblante serio que lo caracterizaba.


Natsu Habla'Natsu Piensa'

【十】

avatar
Salón : 3 A Dromes : 4145
Reputación : 5
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Natsume
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Paranoia? | Kaori

Mensaje por Kaori Miyazono el Lun Nov 19, 2018 8:06 pm

Lo que para nada esperaba la rubia era que aquel chico con pinta de enfadado que estaba mirando fuese el camarero que la estaba atendiendo en aquel preciso instante. Su tez se tornó algo rosada por la confusión pero no se avergonzó de ello, tan solo pensó en cómo se vería ella trabajando en aquel lugar, seguramente acabaría tirando y rompiendo un montón de platos, era demasiado torpe para algo así. El joven la sacó de su mundo aparte al hacerle entrega de la carta, la cual tomó agradecida – Muchas gracias – respondió con su característica sonrisa mientras el camarero iba a otra mesa.

Comenzó a leer con detenimiento aquella carta pues con la comida no se jugaba. “Creo que voy a tomar Yakisoba… aunque el Maki también me gusta bastante…”. La chica estaba a punto de babear nada más que leyendo aquella carta pero intentó mantener la compostura y acabó por decidirse instantes antes de que llegase el camarero de nuevo. —¿Ya tienes la orden? —  -¡Sí!, me gustaría tomar de primero maki de salmón, de segundo cerdo agridulce y de postre el pastel de fruta. Pero… ¿podría ponerme el postre al principio en vez de ser el último plato? – Era una manía de la rubia, el postre era su parte favorita de la comida con lo cual no podía arriesgarse a tomarlo en último lugar y que por algún motivo no pudiera tomarlo. Se percató de la seña del peliblanco hacia la toalla – Oh - La cual tomó y acercó a su rostro secando las pequeñas gotas que aún quedaban en él – Gracias >///< - Pero antes de darse cuenta él había desaparecido. - E..tto...-

Antes de que volvieran con su pedido la chica se quedó mirando el interior de aquel lugar familiar. Le agradaba bastante y se sentía cómoda allí, había un ambiente tranquilo excepto por los típicos clientes que siempre ponían queja en todo. Los detestaba, la ponían muy nerviosa, ¿tan difícil era disfrutar de la comida y no poner pegas? El hombro comenzaba a pesarle y es que seguía con aquel objeto colgado por lo que decidió descolgárselo y lo colocó sobre la mesa, en una esquina de esta, le gustaba tenerlo cerca y vigilarlo en todo momento, era su tesoro más preciado, su violín, lo único que haría que la gente la recordara. Mientras seguía esperando comenzó a dar toquecitos con sus uñas en el envoltorio del violín, sonando un repiqueteo en él.  – Tú y yo llegaremos muy lejos, todo el mundo nos recordará – dijo pensando en voz alta, soñando despierta como de costumbre. Su único sueño era quedar en la memoria de las personas, que la recordaran por siempre, por su música y que nunca muriese en sus recuerdos.


avatar
Salón : 1 A Edad : 17 Dromes : 19515
Reputación : 0
Mensajes : 26
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Paranoia? | Kaori

Mensaje por Natsume el Vie Dic 07, 2018 5:50 am

Apuntó todo lo pedido por la chica y alzó la ceja al escuchar su petición. Nunca le habían pedido algo así pero como buen mesero iba a darle una respuesta cordial y preguntar al respecto—Preguntaré al respecto. —Era difícil tratar de mantener la calma al darse cuenta de lo que se había percatado. No escuchó las gracias por la toalla y tampoco se espera alguno ahora lo único que tenía su entera atención era esa chica y el arma que portaba a su lado. 'No puede ser. Dudo que los enemigos sean tan idiotas como para planear atacarme en pleno día, ¡o peor! En mi lugar de trabajo con personas inocentes. No, no puedo ser. Seguramente debo estar confundido... confundido y eso en realidad no es ninguna clase de arma o... quizás'¿Cuál es el pedido? —la voz del cocinero se escuchaba como un eco de fondo sin sentido para el atontado del empleado. —Natsume, el pedido. —repitió alejándose de la hornilla con sarten en mano. '¡Ya sé! debe de ser alguna clase de advertencia. Como diciendo: "Mira mi arma, si haces algo estás muerto" No, no, no puedo poner en peligro a estas personas. Algo debo hacer puedo que si yo atacó pri-'¡Camarero el pedido! —gritó cerca de la oreja del albino causándole dolor en su tímpano y un respingo por la sorpresa. —¡Cállate, estoy pensando en algo importante! —se excusó molesto. —No es hora de pensar, dame la orden de una vez. —El salteado bailó en el aceite con mantequilla mientras que Natsume se disponía a cantarle la orden. —Ah, y quiere el postre antes que lo demás —recordó al mismo tiempo que volvió a estar a la defensiva. —¡Debo vigilarla! —alzó la voz un poco sin propasarse y conseguir que toda la sala lo escuchará. Salió dejando con signos de interrogación al chef en dirección directa a la rubia.

Mientras se acercaba notó como la muchacha había puesto el supuesto arma sobre la mesa. Frenó. 'Imposible. Eso definitivamente es una advertencia. Maldición.' Dio un rápido rastrillaje con sus ojos por el interior del lugar contando las personas, encontrando a su jefa tan relajada como siempre e incluso divisó a nuevos comensales pero no tenía tiempo para eso ahora. Retomó sus pasos con una idea clara. —¿Necesitas algo más? —cuestionó sin apartar su pista del objeto en cuestión, casi parecía que la pregunta iba totalmente dirigida a ese objeto inanimado. 'Es muy grande para ser una espada, al igual que un arma de fuego... no, puede ser una escopeta, creo que cabría bastante bien. E incluso puede ser algún arma de la que no tengamos conocimiento.' Ambas palmas golpearon la mesa causando un sonido que simplemente los cercanos pudieron oír, agradecía no haber traído ningún cubierto o plato de momento. —Terminemos con esto. ¿Qué es lo que quieres? ¿a donde buscas llegar? —ojos clavados sobre la madera. —Te advierto que es mejor que no hagas ninguna locura o... —El timbre que señalaba que un pedido estaba listo sonó. El mesero guardo silencio y lentamente volvió a su postura erguida. —Todavía no he terminado —se alejó para ir a buscar el postre teniendo en mente que su idea de vigilarla se había ido directamente al asfalto por sus comentarios.

'Soy un idiota, idiota.' Se regañó cargando la bandeja con tranquilidad. —Pastel de fruta —mencionó dejándolo delante de la clienta en conjunto a una cuchara y tenedor para que escogiera a placer. Su plan de acción sería llevado cuando viera que la supuesta clienta pusiera una mano en ese objeto, no se arriesgaría a dejarla dar el primer ataque.


Natsu Habla'Natsu Piensa'

【十】

avatar
Salón : 3 A Dromes : 4145
Reputación : 5
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Natsume
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Paranoia? | Kaori

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.