Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» CAMBIO DE NICK
Ayer a las 11:01 pm por Luca Hibiya

» Obliviate {Expendiente}
Ayer a las 10:48 pm por Luca Hibiya

» ¿Qué música estás escuchando?
Ayer a las 10:14 pm por Aries Star

» FOTOS DE USUARIOS
Ayer a las 8:43 pm por Alice Donakis

» Encuentros [Prv. Alice]
Ayer a las 7:37 pm por Alice Donakis

» Touka´s ID
Ayer a las 6:59 pm por Alice Donakis

» CARNET PARA ESTUDIANTES/MAESTROS
Ayer a las 6:26 pm por Nero Angyros

» ¿Compañeros? No estoy interesado. | Himi
Ayer a las 5:36 pm por Himi/Kyoma

» Ayuda con el sistema de combate (búsqueda)
Ayer a las 2:59 pm por Accel Venom

» ¿Vas a volver a jugar con fuego? - Luca Expediente
Ayer a las 1:18 pm por Luka Crosszeria



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por Skye D. el Miér Nov 07, 2018 12:09 pm

Skye no era muy de bares y discotecas, al menos no para beber o escuchar música, pues él odiaba la música alta que no permitía mantener una charla con los amigos. Pero sí había algo por lo que se animaba a ir a aquellos lugares, por la comida. En las discotecas no solía haber comida, pero sí en bares, restaurantes y puestos ambulantes. Tras llegar a las calles donde se encontraba aquel tipo de establecimientos el dragón paseó por el lugar, acercándose a uno u otro lugar atraído por el olor. Había una especie de festival de otoño, con adornos de ramas de árboles con hojas amarillas, marrones, ocres y de otros muchos colores otoñales.

-Al parecer he venido en un buen momento...
-Comentó alegre, agitando la cola emocionado.

Llevaba unas alforjas a los costados donde llevaba todas sus pertenencias y que le permitían volar y moverse con soltura entre los puestos, locales y la gente, muchos de los cuales se lo quedaban mirando con sorpresa y curiosidad, pues no era muy normal ver dragones con su verdadero aspecto. Por suerte Skye no era un dragón muy grande, solo medía un metro setenta de alto y poco más de tres metros de largo y gracias a su cuerpo sinuoso se movía con fluidez. Tras probar unas deliciosas salchichas ahumadas con una salsa de queso que le hizo sacudir la cola de placer, se acercó a un puesto donde hacían pescado frito con diferente rebozados y salsas para acompañarlos. Comió varios tipos distintos hasta que notó que algo se le clavaba en la boca, lanzó un quejido de dolor y trató de quitárselo, pero sus garras no eran tan ágiles como las de un humano y su lengua no conseguía quitarse aquella cosa, solo le producía más dolor y pronto la boca la supo a sangre. Pagó en el puesto y se alejó en busca de algo de beber, vio una fuente no muy lejos y mientras pulsaba el botón del suelo con una de sus patas delanteras echaba tragos de agua, tratando de quitarse aquella espina mientras le seguía sabiendo la boca a sangre y se le escapaban lágrimas de dolor e impotencia por no conseguir quitarse aquel dolor incómodo.

-Maldita sea... no quiero ir al médico... seguro que me ponen una inyección...
-Se dijo a si mismo, tratando una vez de quitarse la espina del cielo de la boca con una de sus garras delanteras.


Última edición por Skye D. el Vie Nov 09, 2018 9:24 am, editado 1 vez


avatar
Salón : 1 B Dromes : 101040
Reputación : 8
Mensajes : 237
Ver perfil de usuario
Skye D.
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por EaWei Zu el Jue Nov 08, 2018 10:18 am

VENCIDO POR UNA ESPINA
Estaba terminando la temporada de festivales japonesas en honor al otoño, sin embargo aún podía encontrarse un par de eventos por las calles en honor a la estación del año. Aquél día el joven de lentes y cabellos negros había salido de su hotel a pasear por la ciudad con un abrigo medio largo que exaltaba su figura de forma elegante. Los planes del varón eran ir a un bar a probar las delicias que tenían por ofrecer la ciudad pero sin saberlo se encontró en medio de una celebración de comida y bebidas, y apesar de que no era lo que Wei había buscado la idea de probar toda aquella mezcla de sabores con un sin fin de bebidas alcoholica no le molestó para nada, inclusive la decoración le recordaba a su tierra natal.

Tras vagar por algunos puesto finalmente Zu decidió quedarse en el clásico carrito de ramen callejero, ahí no habían asientos pues el lugar era demasiado concurrido como para molestar a los visitantes con sillas, además el dueño intentaba recuperar la costumbre con la que se solía comer con el puesto ambulante y a sus clientes parecía gustarles la idea. Tras unos pequeños minutos de espera finalmente Wei obtuvo su orden: un gran plato de ramen de ternera con salsa dulce, tocino y huevo.
Con la anticipación de los sabores el chino separó los palillos chinos de madera y con una gran saludo provecho comenzó a saborear aquella mezcla perfecta de ingredientes, sorbió la sopa, comió los narutos y mordió la carne cada vez que los tallarines bailaban en su boca, sin lugar a dudas Wei disfrutaba de aquél platillo tan famoso en ambas culturas, sin embargo un rugido repentino llamó la atención de todos los comensales del lugar, y como si fueran dirigidos por un director de orquesta todos los presentes se asomaron como acordeón para tratar de mirar lo que ocurría. No muy lejos de ahí una criatura bastante peculiar y alada movía su cabeza como si algo lo estuviera molestando, a veces llevaba su pata a su hocico pero se rendía rápidamente.
Wei miró sorprendido al dragón mientras éste se alejaba a una fuente. Con el alboroto terminado todos regresaron a sus platillos, pero el joven de lentes no pudo quitarle los ojos de encima a la criatura; tal vez por curiosidad o tal vez por preocupación, sin importar cual fuera el motivo de su interés Wei pagó su platillo y con la misma sonrisa que se despidió del chef se acercó con cuidado al dragón que parecía estar en un conflicto interno.

─¿Todo bien pequeño? habló Zu con un tono de voz calmado y un poco bajo para no asustarlo, ya que a pesar de que el chino no era veterinario o tuviese conocimientos de control de fauna, el pelinegro había vivido lo suficiente para saber que no era bueno acercarse bruscamente a un criatura desconocida en alerta. ─Ah~ disculpa no quería interrumpir ¿mh? se excusó al ver la pata delantera del dragón haciendo maniobra dentro de su boca pensando que estaba en alguna especie de ritual o costumbre ajena a sus conocimientos, sin embargo tan pronto como el chino pudo distinguir un hilo de sangre resbalando por las escamas de las garras, el ojiverde supo que no podía dejarlo solo.
─¿Qué pasó? ¿estás herido? preguntó un poco más preocupado pero sin alejar aquella sonrisa que los caracterizaba para calmar a sus pacientes ─Déjame revisar, tal vez pueda ayudarte anunció mientras se acercaba sin esperar el consentimiento del contrario ─No te preocupes no te haré daño, soy médico calificado~ se presentó alegremente esperado que tal conocimiento significa un alivia para la criatura





Hablar  #cc9900 ( Pensar #cc9975  )
avatar
Dromes : 1493
Reputación : 0
Mensajes : 10
Ver perfil de usuario
EaWei Zu
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por Skye D. el Vie Nov 09, 2018 10:13 am

Skye odiaba que le pasaran aquellas cosas, no era la primera vez que echaba de menos estar en Avalar para pedir ayuda a unos de sus congéneres. Si algo caracterizaba a los dragones de Avalar era su sociedad, una raza de dragones que vivían en ciudades y poblaciones y que tenían una idea muy distinta de lo que era socializar. Si hubiera estado en su ciudad no habría tenido problemas en pedirle a algún otro dragón que le ayudara con su problema, pero si le pedías en Eadrom a alguien que te metiera la mano en la boca para quitarte una espina, lo más seguro es que saliera corriendo y gritando algo sobre que un dragón le quería comer la mano. Realmente la herida no era tan grave, era más bien dolorosa e incómoda pues cada vez que trataba de quitársela con la lengua veía las estrellas y notaba el sabor de la sangre. Usar agua no parecía estar funcionando, tenía los ojos llenos de lágrimas por culpa del dolor y la impotencia de tener aquello clavado en un lugar tan sensible. Estaba pensando seriamente en acercarse a urgencias cuando escuchó una voz cercana que lo sobresaltó un poco, haciéndole dar un pequeño respingo abriendo un poco las alas cuyas membranas parecían de tercio pelo púrpura. El dolor casi le hizo abrir el hocico y responder con una impertinencia, pues aunque no era mucha sangre se veían varios hilillos carmesís resbalando por la mandíbula inferior.

-No, no lo estoy… -Respondió con una mueca de dolor, pues al hablar notaba como si la espina se moviera y se le clavara más.

No se molestó en responderle sobre lo de interrumpirlo, pues cada vez que hablaba se le escapaban lágrimas y quejidos de dolor. Una vez intentó sacar la espina con sus garras delanteras y aunque eran efectivas para cosas como para abrir puertas o incluso coger objetos a partir de cierto tamaño, como un libro, no eran tan delicadas y precisas como los dedos de una mano humana.

-Uga egpina. -Respondió con muy mala pronunciación por tener la garra dentro del la boca, sacándola una vez más con un gesto de frustración, algo manchada de sangre.

Cuando el tipo se ofreció a ayudarle lo miró con cierta desconfianza, si había aprendido algo de los bípedos que poblaban Eadrom es que rara vez hacían algo por nada. Estaba por preguntarle que quería a cambio de su ayuda cuando le dijo que era médico. Aquello le hizo gruñir un poco desconfiado, lo miró a arriba abajo mientras movía lentamente la cola tras él con aire meditabundo.

-Egta bieg… -Aceptó, tratando de hablar sin rozarse en la maldita espina de pescado que se le había clavado.

Abrió las fauces dejado a la vista su interior rosado y dientes blancos y afilados. Se veía una dentadura sana y bien cuidada, su lengua era similar a la humana solo que el extremo era ligeramente más puntiagudo o “afilado”, no era bífida como en muchos otros reptiles. El dragón movió la lengua y señaló con la punta el lugar donde se había clavado la espina, que era en el cielo de la boca justo detrás de la hilera de los afilados dientes superiores. El dragón trataba de hablar indicando que “ahí” estaba el origen de sus problemas, la boca estaba bastante llena de sangre, pero ya se sabía que muchas veces la sangre escandalizaba más de lo que en realidad era y mas en un lugar tan delicado como la cavidad bucal. Esperó a que el otro le quitara la espina, cosa que le haría dar un gruñido de dolor acompañado de un pequeño respingo, se le saltarían un poco las lágrimas, pero evidentemente se mostraría muy aliviado una vez le arrancara aquella cosa molesta.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 101040
Reputación : 8
Mensajes : 237
Ver perfil de usuario
Skye D.
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por EaWei Zu el Vie Nov 09, 2018 4:15 pm

   VENCIDO POR UNA ESPINA
 
─Uga egpina? preguntó el joven imitando lo mejor posible la mala pronunciación del contrario para intentar descifrar a lo que se refería la criatura, aunque dadas las circunstancia del lugar y las muecas del dragón era obvio lo que ocurría, sin embargo por protocolos de seguridad el médico estaba obligado a hacer las preguntas que para muchas personas y seres eran innecesarias.
Cuando la criatura se mostró cooperativa y abrió sus fauces, Wei se inclinó ligeramente para intentar mirar dentro del hocico del contrario, a primera vista el médico se maravilló por la composición vocal del desconocido, aquellos dientes parecían fuertes y macizos, además no podía notarse rastros de una mala higiene como en el resto de criaturas salvajes cuya conciencia era menor a la de un humano. La lengua juguetona del otro le indicó donde estaba el problema así que sin dejar de mirar el punto señalado Zu sacó una pequeña linterna que llevaba en su bolsillo como de costumbre y procedió a iluminar detrás de la dentadura del dragón
─Ya veo~ una pequeña espina bastante clavada~ Wei indicó el veredicto con una sonrisa y voz cantarina alegre para hacer más chico el problema y calmar al ser alado aunque sus últimas palabras parecían querer lo contrario.
─No te preocupes, eso se soluciona fácilmente~ le indicó al contrario mientras apagaba su linterna y se colocaba a un lado del dragón para poder mirarlo a los ojos ─Sólo lavo mis manos... el pelinegro se acercó a la fuente donde anteriormente había bebido la criatura, arremangó su camisa por arriba de los codos y talló ambos brazos para asegurarse de que el agua limpiara toda su piel ─secamos el agua... explicó al instante que Zu sacudía sus extremidades para despojarse del exceso de agua ─y retiramos la espina~ exclamó felizmente mientras volvía a encender su linterna dentro de las fauces del contrario, tan despreocupado como si estuviera poniendo mantequilla a alguna galleta.

Tras visualizar de inmediato la dichos espina, Wei tomó el objeto entre sus dedos e intentó tirar ligeramente de ella para saber si no había alguna esquela que pudiera interponerse en la dirección del jalón, sin embargo el dragón sintió el dolor de aquella maniobra y por reflejo hizo un respingo que zafó la espina de la manos del pelinegro ─Resiste gran dragón~   lo animó con su clásico aire amable mientras volvía a tomar el objeto, pero esta vez con mayor velocidad y fuerza para halar de la espina y sacarlo de la boca del desconocido ─¡listo!~ cantó triunfante y mientras el dragón se recuperaba y tentaba la salud de su boca, Wei mostraba la espina y la movía al aire como si fuera varita de mago barato ─A que ni lo has sentido~   bromeó el médico con respecto a la reacción del desconocido que tenía lágrimas en sus ojos pero podía notarse de igual manera su alivio.

─Has tenido suerte que la espina se atorara en la boca y no en la garganta. O habría sido más problemático sin más, el ojiverde tiró la espina hacia una planta que con el paso del tiempo aprovecharía sus nutrientes ─Debes tener más cuidado al momento de comer u otra espina podría perforarte el estómago le advirtió el médico a la criatura mientras volvía a lavarse las manos hasta los brazos, pues al igual que a ningún paciente le gustaba sentir una mano sucia dentro de su boca, a los médicos no les gustaba quedarse con los fluidos de los pacientes. ─La próxima vez pide ayuda en vez de usar agua para intentar quitarla~ finalmente encaró de nuevo al dragón mientras volvía a bajar las mangas de su camisa y alisaba su saco para quitarle las arrugas que aquella remangada le había provocado.
Una vez que que el pelinegro podía dedicarse a mirar la alegría del contrario, sus ojos ojos y el aura a su alrededor brillaba con pequeños destellos y florecitas bailarinas ante la escena frente a él, pues no había más goza para un médico que la satisfacción de un paciente y la experiencia de poder tratar a una criatura fuera de lo común, al menos para el médico que se dedicaba a inspeccionar a los miembros de la ACV y cliente más cercana, ver a un dragón de su constitución significaba una gran curiosidad para el jóven ya que los demás de su especie no solían tener la necesidad de llegar hasta su consultorio.
─Me llamo EaWei Zu se presentó el chino para evitar perder tan preciada oportunidad ─Puedo ver que eres un dragón muy energético con músculos firmes~ lo halagó con su sonrisa amable ─¿Por qué no me hablas de ti? oh! podemos ir a comer o beber algo mientras nos conocemos mejor~ invitó Zu al desconocido mientras señalaba de vuelta a los puestos de comida que se extendían a lo largo de la calle
 



Hablar  #cc9900 ( Pensar #cc9975  )
avatar
Dromes : 1493
Reputación : 0
Mensajes : 10
Ver perfil de usuario
EaWei Zu
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por Skye D. el Dom Nov 11, 2018 11:02 am

Skye sacudió la cola irritado y le lanzó una mala mirada, con ojos llorosos, a aquel chico de cabellos oscuros que se había ofrecido tan amablemente a ayudarlo. Pensaba que se estaba burlando de él por su forma de hablar, pero al menos no continuó con la broma y supuso que solo lo repitió para entender que le estaba diciendo. Skye se mantenía con el hocico abierto y mirando arriba, sin poder ver que hacía el otro pero pero pensó que se tomaba su tiempo para encontrar la espina, lo que no se imaginó que el chico estaba “disfrutando” del interior de su boca y estaba haciéndose todo tipo de preguntas científicas. El cielo de la boca del dragón tenía un extraña forma, echa como con láminas triangulares apuntando uno de los vértices hacia la punta del hocico y recordaban a las agallas de los peces. Parecían estar echa por cerdas individuales, seguramente fueran sensibles y sirvieran para dirigir la fuerza y dirección de su aliento de fuego o cualquier otro elemento que pudiera exhalar. Si llegara a rozar o tocar la lengua, además de notar el calor y la humedad de la saliva, podría sentir que era rasposa, no hasta el punto de provocar incomodidad o dolor, era más bien como la de un felino.

-Gi, egso esg. -La traducción sería algo así como: “Sí, eso es.” Se veía obligado a hablar así al tener el hocico abierto, notándose la impaciencia del dragón en el movimiento brusco de su larga cola musculosa.

El dragón asintió con un gruñido cuando le dijo que tenía fácil solución y que tenía que lavarse las manos. Skye cerró el hocico con una pequeña mueca de dolor, sólo quería que le sacara aquella cosa de una maldita vez, aunque fuera pequeña dolía. Cuando el chico sacudió las manos para secarse las manos y se acercó de nuevo a él, volvió a abrir el hocico y agitar la cola con impaciencia, arañando un poco el suelo con las garras delanteras. Lanzó un quejido ante el primer intento del chico de sacarle la espina, pero por suerte poco después notó con gran alivio como le sacó aquella cosa horrible. Skye retrocedió y se sentó sobre el trasero, apoyando la cola a un lado, se llevó una parra delantera al morro emitiendo sonidos de dolor, pero sobre todo de alivio.

-Un poco sí que lo sentí… -Respondió un poco quejoso, con los ojos llorosos. -Gracias… -Musitó, tocándose luego un poco con la lengua por dentro de la boca, notando el sabor de la sangre, aunque por suerte su propia saliva ayudaría a la cicatrización y a que dejara de sangrar. -Lo se… lo se… gracias. -Agradeció un poco avergonzado porque el otro le explicara como si fuera un niño sobre el peligro de tragarse una espina. -Lo tendré. -Asintió, mirándolo con seguridad.

El dragón tenía unos espectaculares ojos azules, los cuales parecían desprender un tenue resplandor en aquel momento, como una luz interior.

-Nunca he tenido problemas con mi estómago… he tragado peces enteros. -Aseguró extrañado, aprovechando que estaba sentado sobre el trasero para llevarse una garra delantera a su estómago escamoso, frotándose un poco.

Las escamas del pecho y estómago se veían distintas a las del lomo o los costados, donde eran más grandes y duras, allí se veían más pequeñas y flexibles.

-Aquí es complicado pedir ayuda, los bípedos suelen ser bastante asustadizos y mal pensados. -Respondió con un gruñido molesto, incorporándose sobre sus cuatro patas.

Observó como el otro se lavaba las manos, si la saliva hubiera entrado en contacto con la del hombre además de lo típico de notarse húmeda y caliente, también se notaría un ligero cosquilleo durante unos segundos.

-Yo soy Skye. -Respondió el dragón, que miró un poco extrañado por la forma en que lo miraba aquel tipo.

Estaba acostumbrado que se lo quedaran mirando con curiosidad, pero lo de aquel chico de pelo negro y ojos verdes parecía ser algo más “intenso.” La observación del otro sobre sus músculos lo hizo quedar parpadeando, desconcertado y desorientado.

-Ah… sí… gracias. -Dijo mirándose extrañado, con el puente del hocico un poco ruborizado. -Bueno… -Comenzó a responder algo inseguro cuando le preguntó si podía hablarle de él. -No se que cosas podría contarle… -Dijo encogiendo las alas y frotándose una pata con la garra de la otra. -No soy ni mucho menos un dragón sabio ni un gran estudioso, solo soy un adolescente. -Explicó. -Está bien, podemos tomar algo caliente, una sopa o algo así. -Propuso el dragón ante la invitación, pues aunque sus escamas le ayudaban a mantener la temperatura hasta cierto punto, no venía mal echarle una ayuda, como tomando bebidas calientes.

El dragón seguiría al chico a algún tipo de puesto que pudiera ofrecerle algún tipo de comida caliente, donde se sentaría en el suelo ante la mesa, pues rara vez había cojines o estuvieran preparados para que alguien como él se sentara, pues a no ser que se tratara de un sillón o una butaca resistente, Skye prefería no arriesgarse con los asientos pensados para humanos o bípedos similares.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 101040
Reputación : 8
Mensajes : 237
Ver perfil de usuario
Skye D.
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por EaWei Zu el Mar Nov 13, 2018 11:51 am

VENCIDO POR UNA ESPINA
Un ejemplar jóven, las palabras del dragón que lo describe a sí mismo como adolescente hacían que la emoción de Wei sólo fuera en aumento, pues significaba que podía tener la oportunidad de estudiar la transición de una especie poco tratada a su edad de madurez, al menos por su propia cuenta.
Ambos varones se encaminaron nuevamente dentro de la callejuela de puestos de comida mientras miraban lo que podían pedir para sus estómagos, aunque Wei acababa de comer un gran tazón de ramen aún tenía las energías para acompañar al reptil a completar su almuerzo.
─¿Aún eres un dragón joven? Wei volvió a retomar la conversación sobre la especie de Skye pues su interés como médico no humano era bastante latente ─Eso quiere decir que aún le falta madurar y crecer comentó el médico para sí mismo en vez de ser una respuesta al contrario ─¿Qué tan grande crecen los adultos de tu grupo? esta vez Wei le preguntó al dragón mientras le miraba de reojo ─ ¿A qué edad alcanzan la etapa adulta? Oh! lo siento~ te estoy haciendo muchas preguntas con confianza, a veces no controlo mi curiosidad como médico que soy. Me gusta conocer todas las razas, hasta sus más pequeño detalles para poder tratarlas adecuadamente cuando necesiten mi ayuda se disculpó el peli negro mientras se rascaba ligeramente la mejilla con uno de sus dedos avergonzado por ser algo entrometido.

Al final Zu visualizó un local que servía Ochazuke, un plato perfecto para su acompañante pues por lo que le había comentado anteriormente, el dragoncillo parecía tener un gusto grande por los pescados así que el ochazuke con caldo de pescado y sus complementos le vendría perfecto, o al menos eso pensó el peli negro. ─ Ven, creo que este te va a gustar llamó animadamente al contrario mientras se acercaba al local que tenía un pequeño descanso en la entrada ─Viejo! dos ochazuke, uno de pescado y otro de té verde por favor
─¡A la orden!
─¿podemos mover la mesa a este lado? mi amigo necesita un poco más de espacio
─Cla!.. ah eh si claro no hay problema─ el cocinero al ver al dragón se sorprendió ligeramente pero regresó a su labor de inmediato mientras Zu llevó sin problemas la mesa baja y dos cojines en los cuales se sentaban las personas en el piso.
─Bien, aquí podremos comer con mayor libertad~ comentó el ojiverdes a Skye mientras tomaba lugar del lado de la entrada y esperaba la orden del cocinero. ─Skye~ ¿podrías contarme de dónde vienes? ¿cómo se organizan como sociedad? ¿tienen algunas celebraciones? sin esperar Wei comenzó a bombardear al contrario con preguntas sobre los dragones de su procedencia, aunque el varón de lentes sabía que aquello posiblemente no explicaba la vida de todos los reptiles alados, al menos era un comienzo para su propia investigación.
Cuando el único mesero entregó ambos platillos a su mesa, Zu aprovechó para solicitar una botella de sake caliente para acompañar su comida mientras hacía una que otra pregunta cada vez que las dudas o la curiosidad surgía en su ser.




Hablar  #cc9900 ( Pensar #cc9975  )
avatar
Dromes : 1493
Reputación : 0
Mensajes : 10
Ver perfil de usuario
EaWei Zu
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por Skye D. el Sáb Nov 17, 2018 6:11 am

Skye no dejaba de quejarse para sus adentros por el dolor que aún persistía en el cielo de la boca, evidentemente era un alivio después de lo que había sufrido, solo esperaba que se le pasara del todo con ayuda de su saliva y si tomaba algo caliente. Ignorando caminó junto a Zu, haciendo repicar sus garras contra el suelo asfaltado o adoquinado y balanceando la cola al compás de sus pasos, algo que hacía de forma inconsciente al caminar, al igual que los bípedos balanceaban los brazos.

-Sí, unos diecisiete años. -Respondió el dragón, que gracias al olor de los puestos de comida empezaba a olvidar el mal rato que había pasado con la maldita espina. -Sí, así es...- Confirmó mirándolo un poco extrañado por el interés que mostraba en él y sobre la manera que tenía de confirmar cosas que al dragón le resultaban obvias, como que aún le faltaba madurar y crecer. -Los machos adultos suelen rondar entre los dos metros y medio y los tres de altura… -hizo una mueca avergonzado y molesto- yo no soy tan alto como los dragones de mi edad, con suerte llegaré a los dos metros treinta. -Gruñó, sacudiendo la cola. -Las hembras suelen ser un poco más altas, superando los tres metros pero rara vez más de tres y medio. -Skye estaba acostumbrado a que le preguntaran, pero aquel tipo parecía realmente interesado en su especie más que satisfacer ciertas curiosidades morbosas que tenían algunos. -Nuestro crecimiento se va ralentizando más o menos en la etapa en la que yo he entrado ahora, no llegaré a la edad adulta hasta los trescientos años. No pasa nada, de momento las preguntas que me haces no son demasiado personales y no me importa responderlas. -Respondió tranquilo. -Entiendo… -Asintió algo ruborizado cuando le dijo que le gustaba aprender hasta el más pequeño detalle de todas las razas.

El dragón lo acompañó al interior del local cosa que agradecía pues en el exterior empezaba a hacer frío. El ahora a comida le hizo gruñir con aprobación y agitó un poco la cola mientras miraba alrededor, comprobando que no había nada que pudiera suponer un peligro, tanto que lo “atacara” como derribar algo sin querer con la cola al pasar. Skye miró al dueño de la tienda cuando Zu le hizo ver que iba con un “amigo”, estaba acostumbrado a tanto a que le rechazaran como le admitieran entrar en un local, en aquel caso pareció que el dueño se lo permitía.

-Gracias, te estás tomando muchas molestias. -Agradeció al médico después de que colocara la mesa y los cojines de modo que pudiera sentarse.

Skye posó el trasero sobre uno de los cojines, manteniendo las patas pegadas al cuerpo y la cola sobre el suelo, haciendo una curva en torno a él y bajo la mesa, aunque no demasiado apretada. Las alas también caían relajadas un poco tras él, pero sin dejarlas extendidas. Asintió sobre que podían comer con libertad, supuso que más que comer lo que le interesaba al otro era hablar, pero se limitó a encoger las alas para sí mismo al tiempo que con las patas delanteras y el hocico se desabrochaba las alforjas que llevaba sujetas por cintas al pecho y bajo el cuerpo detrás de las axilas, algo separada para que no le molestase al andar, casi como la cincha de la silla de montar de un caballo.

-Vengo de Avalar, un reino de dragones, nuestra ciudad Capital al igual que todas las demás es un lugar construido por y para dragones. Edificios, jardines colgantes, parques, biblioteca, universidad, anfiteatro y otras muchas edificaciones se encuntran en la Capital. -Comenzó a explicar, después de dejar las alforjas con sus pertenencias a un lado. -Son edificios majestuosos, con tamaño suficiente para que los dragones podamos movernos con soltura en su interior, está construida en un volcán extinto, tanto en su interior como en su exterior, en el interior hay varias fuentes de agua que caen en cascada por toda la ciudad, pasando por parques, molinos y fábricas encargados del alimento y de nuestra principal industria, las gemas mágicas. -Cuando trajeron la comida Skye pidió un refresco para él, pues no pensaba beber alcohol. -Siempre a sido un matriarcado, pero en la actualidad no tienen tanto poder como antes, ahora los machos también tenemos voz y voto, pero algunas tradiciones se siguen manteniendo, como que las hembras jóvenes que no están emparejadas, pueden tener un harem de machos para satisfacer sus caprichos, sobre todo en época de celo. En dicha época a los machos se nos clasifican como Seme, suke y uke, las hembras disfrutan tanto del sexo con un macho como mirando como lo hacen los machos entre ellos, algo que en mi opinión es humillante… -Gruñó dando un golpe en el suelo con la punta de su cola, que hizo temblar un poco la mesa. -Hay artesanos, médicos, profesores, científicos, comerciantes, granjeros… cualquier profesión que tienen otras sociedades como los humanos la tenemos en Avalar. -Concluyó con el punto d ella sociedad, suponiendo que si el otro quería saber detalles específicos preguntaría. -Claro, tenemos varias festividades y celebraciones, celebramos los solsticios por ejemplo, fin de año, el nacimiento del primer dragón púrpura y cosas así. -Explicó encogiendo las alas, como si no estuviera muy puesto en todo lo referente a celebraciones y festividades.

Cómo no podía coger una cuchara, el dragón empezó a beber la sopa con cuidado directamente del plato, aunque antes la enfrió un poco dejando escapar una leve bocanada de aliento helado, haciendo que la sopa pasara de hirviendo a caliente. Skye esperó a que le hiciera más preguntas, mientras se tomaba la sopa con un gruñido de satisfacción y placer.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 101040
Reputación : 8
Mensajes : 237
Ver perfil de usuario
Skye D.
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Vencido por una espina. -Priv. Zu-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.