Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» In the dark of the night (Priv. Luka)
Hoy a las 12:52 am por Adeline Castelli

» Moonlight - Priv. Kogitsunemaru
Hoy a las 12:07 am por Umaroth

» Aeterno Amora || Libre
Ayer a las 10:07 pm por Yuno Gasai

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 9:32 pm por Luca Kurosaki

» Touka´s ID
Ayer a las 9:29 pm por Alice Donakis

» Presentándome y retomando un viejo vicio(?
Ayer a las 9:22 pm por Nero Angyros

» Solicitud de Desbaneo
Ayer a las 9:11 pm por Alice Donakis

» RECUPERA TU COLOR
Ayer a las 8:43 pm por Rhodes Ann

» CAMBIO DE NICK
Ayer a las 8:40 pm por Rhodes Ann

» ¿Paranoia? | Kaori
Ayer a las 8:06 pm por Kaori Miyazono



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Si te cortas un dedo, todavía te quedan nueve [Priv. Uzumaki]

Mensaje por Zero Aisu el Miér Oct 31, 2018 8:05 pm

Cuando alguien esta molesto por algo es sumamente difícil ocultarlo o bien por la expresión en el rostro o por su manera de hablar o porque es alguien incapaz de no exteriorizar cuando algo no le cae bien. Eso mismo le sucedía al pequeño de cabellera morada, caminando por los pasillos del instituto con el ceño fruncido, casi como aparentando tener alguna clase de aura maligna alrededor que provocaba que los demás voltearán a observarlo y algunos otros evitaran cruzarse en su camino para escurrirse de un enfrentamiento con su lengua venenosa; bien habían presenciado aquello en esos días.

Zero no se encontraba de su más reluciente y esplendoroso humor porque desde que se entero de que aquel club tenía una sala comenzó a molestarle e inquietarle el saber que no había miembros. Lo ponía en verdad furiosos, no podía creer que no había nadie que se interesara en la cocina, en saber cocinar, en cocinar como se debe, el expresarse con la creación y el montaje de los platos; lo ponía realmente como la bestia más rabiosa que podrían encontrar en el más tenebroso bosque. Y se ponía así de mal porque el no poseía la capacidad de hacer eso, no tenía destreza en esa área culinaria, lo que le dolía en demasía por sentir esos deseos de poder hacerlo bien sin conseguir resultados positivos.

Con anterioridad se dispuso en visitar aquel salón todos los días después de las clases e incluso no le importaba salirse antes de tiempo para poder practicar e investigar un poco como eran las cosas humanas, entendía que no era obligatorio buscar ramas para hacer fuego, ni tampoco buscar las hojas adecuadas para usarlas como platos o incluso no tenía la obligación de cazar, no obstante, aquellos métodos e instrumentos nuevos eran demasiado para alguien tan bárbaro como el.

Sin embargo la fuerza radica en la constancia, eso es lo que Ao siempre le recuerda. Por lo tanto aquel día antes de asistir a sus clases obligatorias se encaminaría a ese salón abandonado para proseguir con sus fracasos incomibles como lo eran sus preparaciones. Es que su problema no solo radicaba en no saber usar los electrodomésticos, sino que no tenía idea de como leer una receta o lo que significaban ciertas frases en los libros.



¿Cómo debería empezar?...



Era la misma pregunta todos los días al entrar en ese lugar. Qué era lo que debía tomar primero, por cual camino tendría que caminar para conseguir que las cosas mejoran en ese sentido, ¿estaba bien que gastará su dinero en comprar alimentos varios para llenar la heladera?, ¿estaba bien que siguiera yendo allí sin avisarle a nadie?, ¿estaba bien que ese lugar vacío fuera ocupado solo por él?. No lograba encontrar ninguna respuesta concreta a sus preguntas, todas eran divagaciones que oscilaban entre lo afirmativo y negativo consiguiendo confundirlo aún más. Inspiró profundamente tomando un libro polvoriento de un estante bajo para después exhalar con lentitud abriéndolo sin prestar cuidado en que sus manos se ensuciaran releyendo los nombres de las recetas con atención para decidir que prepararía aquella mañana.


Última edición por Godzilla el Vie Nov 02, 2018 7:28 am, editado 1 vez



Hablo«pienso» Registro - Ao Habla

Carnet:
avatar
Salón : 2 A Dromes : 2443
Reputación : 4
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Zero Aisu
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Si te cortas un dedo, todavía te quedan nueve [Priv. Uzumaki]

Mensaje por Sakura Uzumaki el Jue Nov 01, 2018 8:18 am

Si! ya te dije que eso quiero hacer, va a ser un club muy divertido y yo me encargare de que esta vez no desaparezca como los anteriores ¡me tengo confianza! ahora solo tengo que averiguar quien estuvo llevando todas esas cosas y ensuciando y rompiendo algunas cosas dije preocupada pero no queria sonar molesta porque no lo estaba Ah! pero todo en el buen sentido! se nota que estaba practicando asi que... si en takemori hay alguien que se esfuerza asi por aprender a cocinar significa que vale la pena tenerla en el club, ¡Yo quiero tenerla! grite riendo y mi amiga tambien se rio y si la quieres conocer porque no lo haces? me pregunto lo normal y yo es que la iria a conocer ahora mismo si supiera quien es hahaha...si es lo que mas quiero pero no se quien es! nunca pude encontrarme con esa persona cuando fui al salon del club... entonces no se que hacer respondi desanimada porque intente encontrarla y pregunte mucho pero siempre todos o no me respondian o cambiaban de tema sin darme ningun dato mas que es alguien pequeño y malo asi que no te acerques alguien que se esforzaba asi no podia ser tan malo y ahora que lo pienso y recuerdo eso! dijeron PEQUEÑO entonces ES UN CHICO!! grite asustando a mi amiga que iba a responderme Ahora recuerdo que me dijeron que es un chico pequeño la mire emocionada Mi-Mira Saku estaba pensando que nunca lo encuentras cuando vas despues de clases y eso tal vez significa que el no va a ese horario. Porque no lo intentas en horas distintas? la mire pensativa, tenia razon! si iba a otras horas mas extrañas puede que lo encuentre pero tendria que faltar a las clases y bueno!! no importa es por una buena razon Tienes razon!!! Ahora mismo voy!! Sali corriendo Sakura espera!! Hay que entrar a clases!! La primera hora!! La escuche pero tenia que probar a todas horas Despues me pasas los apuntes por favor!!! y corri hasta el salon del club de cocina.

Mi respiracion estaba agitada y mi garganta seca pero trataba de no hacer mucho ruido para no espantarlo si estaba ahi asi que antes de llegar baje un poco la velocidad para ser mas sigilosa. Me quede en la puerta y la verdad no escuchaba nada asi que mis esperanzas se fueron al piso pero no podia irme solamente por no escuchar nada! Puse mi mano en la puerta y la abri de golpe.

OMG!!

TT-T-T-T-T-T-T-T-T-T-TU!!! grite abriendo del todo la puerta y entrando mientras lo señalaba ERAS TU!! volvi a gritar con una sonrisa y me tire a abrazarlo! Al fin te conozco! tenia muchas ganas de conocerte y hablar contigo! Porque sabes cada vez que venia aqui habian cosas nuevas o otras manchada sy un poco rotas pero pero me alegro mucho de conocerte Deje de hablar y rapido me fui a mirar por todos lados para ver que estaba haciendo Ques haces? que haces? cuentame todo! A mi tambien me gusta la cocina y estaba pensando mucho en este club! no es genial y lindo? que te gusta mas lo dulce o salado? cual es tu plato favorito? dime dime hablaba y hablaba mientras lo miraba fijamente a la cara y en ese momento me di cuenta que de verdad era petiso, me rei sin querer Si que eres muy bajito dije graciosa y me tape la boca con la mano para intentar para de reir.


Hablo mucho Pienso poco Y hago demasiado
avatar
Salón : 2 B Dromes : 2575
Reputación : 0
Mensajes : 14
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Si te cortas un dedo, todavía te quedan nueve [Priv. Uzumaki]

Mensaje por Zero Aisu el Vie Nov 02, 2018 5:15 pm

Hojeó una y otra vez el recetario a la espera de que algún platillo le llamará la atención con la imagen, ni siquiera el nombre del plato porque algunos eran demasiado como para esforzarse en leerlos. Ir directo a las imágenes era como ver lo que vas a comer, como dicen primero se come por la vista y hoy su estómago le decía que quería verde, alguna de aquellas ensaladas coloridas pero tampoco a exagerar en extravagancia. Era extraño que un dragón, mayormente carnívoro, tuviera deseos de comer alguna planta no obstante ahí estaba apoyando su dedo indice sobre el magnifico platillo sin carne. «Ensalada Caprese», se repitió en su mente como para cerciorarse de que eso era lo que se le antojaba. Llevó su vista morada del libro a la mesada, imaginando lo que podría necesitar. Asintió dejando el libro abierto sobre el metal del quemador para acercarse al refrigerador e ir revisando si tenía todo lo necesario.
Tomates...sal...¿pimienta?...¿albahaca?...¿Mozzarella? —pasó de nombrar los ingredientes a preguntarse qué carajos eran y si podía haber de ellos en la sala. Notó que quizás eso no había sido el mejor plan, sin embargo, quería hacer eso y eso iba a intentar. Dejó en la mesada lo único que conocía que eran los tomates y volvió a releer los demás ingredientes para revisar uno por uno todos los cajones, detrás de los libros y debajo de la mesa para tratar de encontrarlas simplemente por su nombre.
Las hebras de su cabello morado revoloteaban por la brisa que provocaba su leve trote. Frunció los labios al no encontrar nada más que un poco de polvo, daba igual, agarró un tomate, sujetó un cuchillo y comenzó a cortarlos en rodajas con cuidado y paciencia. Todo iba bien hasta que un ruido inesperado le provoca dar un movimiento en falso con el cuchillo y rebanarse un dedo, no obstante, en vez de interesarse en eso se preocupo en soltar el utensilio y mirar con un gesto de entre sorpresa mezclada con pavor a su inesperada visitante.

¿Q-Qué? —fue lo único que débilmente salió de sus labios al ser señalado, además mientras la desconocida daba un pasó al frente, Zero daba uno hacia atrás con desconfianza; al menos era su manera de poder estar a una distancia segura para poder analizar, procesar y entender lo que estaba aconteciendo en ese instante... hasta que su espalda chocó contra la pared y ya no tuvo escapatoria. —¡Qué demo...! —tragó saliva estupefacto ante tal acto inesperado, aún más que su propia presencia, no comprendía nada, su mente era una confusión al igual de lo que estaba aconteciendo. No podía procesar nada y tampoco quería hacerlo, solamente necesitaba su espacio. Y cuando finalmente lo consiguió recuperar bajó la cabeza para tomar aire y calmarse pero con alguien que hablaba tanto como esa chica... la observó al mismo tiempo que ello lo estaba haciendo mientras su voz no paraba de resonar en sus oídos...—¡Ya cállate! ¿Cuál es tu maldito problema? —se descargó moviendo las manos al son de su descontento—, no sé por... que... —habló pausadamente al notar su risa y al final sus palabras fueron la gota que rebalso el vaso de su paciencia. —¡Cierra la boca, no soy bajito! —gruñó el dragón pasando de la chica dirigiéndose directamente a la puerta—No te atrevas a volver a decirme eso o acabarás mal, ¿escuchaste, idiota? —preguntó levantando su mano para señalarla pero dado que la mano estaba delante de sus ojos pude ver el hilo de sangre que escurría de su dedo indice, rápidamente bajó la mano y se giró. —¡No quiero volver a verte! —salió del salón cerrando la puerta de forma estruendosa.  «Quién se piensa que es esa mujer... aghh maldita sea». Estaba enojado porque ahora notaba que ese lugar que era tan cómodo y tranquilo había sido devastado, pensaba que eso tardaría un poco más.

Se alejó lo más rápido que pudo del salón y del instituto. Necesitaba pensar sobre lo que sucedió porque realmente no quería volver a ese lugar por un tiempo.

Ho ho~ pero, ¿no era eso lo que querías Zero? —Ao apareció revoloteando sobre su cabeza—, el club esta cobrando vida ¿por qué la rechazaste?

Off rol:
Creí que sería un rol tranquilo(? pero mientras más drama mejor xD me diste una idea



Hablo«pienso» Registro - Ao Habla

Carnet:
avatar
Salón : 2 A Dromes : 2443
Reputación : 4
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Zero Aisu
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Si te cortas un dedo, todavía te quedan nueve [Priv. Uzumaki]

Mensaje por Sakura Uzumaki el Sáb Nov 03, 2018 3:08 pm

Uhhh creo que lo hice enojar sonrei M-mi problema es que no tenia ningun problema mas que el se haya enojado. yo lo siento... lo mire caminar y cuando note que iba a irse estire mi mano Espera, no te vayas lo mire poniendo mis manos juntas a la altura de mi pecho, avergonzada Perdon no pense en lo que dije pero yo quiero que ¿estas...? ¡No! ¡No te vayas! iba a avanzar para frenarlo pero su forma de cerrar la puerta y el ruidaso hicieron que me paralizara. Yo lo arruine? pero el era el que le gustaba y... se esforzaba mire la mesada donde quedaron los tomates y el cuchillo ¡el cuchillo! habia visto que se habia lastimado fui corriendo a abrir la puerta Estas bien?!!!... se fue mire por todos lados y me puse triste porque habia dicho que no queria volver a verme  y si no era con el con quien intentara reabrir el club ¿con quien seria?.

Volvi a entrar al club con los animos un poco bajos y me puse a ordenar las cosas y ahi note la clase de receta que queria hacer me rei porque solamente habian tomates y nunca podria hacerla. Suspire negando con una sonrisa tierna y cerre el libro. mmm que volvo tienen los libros mejor le doy una limpieza para cuando vuelva todo este limpio! porque si estaba confiada de que iba a regresar! si le gustaba la cocina tanto como parecia realmente iba a volver. Y tambien ya sabia como se veia y puedo pasar a revisar el club para disculparme y arreglar las cosas o buscarlo por el insti! eso seria mejor!

Una vez que ordene y limpie bien los libros de recetas y las cosas que estaba usando el niño desconocido sali del salon y me fui directo a mi siguiente clase esperando que el día siguiente pudiera volver a verlo.

Si! Te digo que pude conocer y verlo asi que tienes que ayudarme a buscarlo estaba pidiendole un favorsito a mis amigas si es que lo veian Pero como es? que buena pregunta! Es pequeño como de 1'40 o 1'50 y de pelo violeta! como sus ojos y creo que tiene un rostro bastante serio! De veras lo miras y parece que vaya a golpearte si le llegas a hablar pero no se preocupen que yo le hable y no me hizo nada y pense mientras decia eso Nada mas me grito y dijo que era una idiota y que no queria verme mas yo sabia nuestro gusto por la cocina iba a hacer que nos vieramos mucho. Muchas gracias por ayudarme! les agradeci y comence a buscar por los salones del primer piso.  Y no encontre a nadie que se pareciera a el, era facil de verlo por su tamaño asi que segui con mi dia.

Una y otra vez lo trate de buscar en cada dia que pasaron y al cuarto ya estaba un poco con mis esperanzas bajas... Lo arruine... apoye mi frente sobre la mesa del club y cerre los ojos, ahora tenia que volver a buscar a quienes quieran ayudarme con esto.

Spoiler:
AL DRAMAAA!!!! ASDASDHFASDGASDS


Hablo mucho Pienso poco Y hago demasiado
avatar
Salón : 2 B Dromes : 2575
Reputación : 0
Mensajes : 14
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Si te cortas un dedo, todavía te quedan nueve [Priv. Uzumaki]

Mensaje por Zero Aisu el Dom Nov 04, 2018 5:10 pm

Cállate, no te pedí opinión —replicó sin vacilar deteniendo sus pasos por unos instantes antes de volver a retomarlo con la mente en alto y sin el mínimo ápice de arrepentimiento. Era cierto que había esperado que el club cobrara vida pero no de esa forma, no con él siendo atrapado por sorpresa en la sala, y mucho menos encontrarse con una persona tan avasallante como lo había sido la chica. Negó instintivamente al recordar aquello, al mismo tiempo que su dedo cortado —. Realmente no me cayó bien... —comentó en voz baja metiéndose el dedo en la boca. Zero era un ser que necesitaba cierto espacio para sentirse cómodo, no quería ese acercamiento tan intimo que nunca en su maldita vida pudo apreciar en el entorno familiar, por lo que una desconocida lo hiciera como si nada, era algo que no le parecía adecuado. Lo aborrecía en verdad. No lo conocía y que tan mal caiga su altura es otro punto a destacar que dio pie a su acción a tomar. El mejor que nadie podía verse al espejo y darse cuenta lo tan bajo que era, ¿acaso se pensaba que era ciego o estúpido? No tenían ni idea de lo mucho que lucho por buscar maneras de estirarse un par de centímetros más. Inaceptable que se burlen de ello.

Así fue como tomo la exagerada decisión de no asistir al club, así como tampoco ir al instituto. Hacer alguna de esas cosas significa que podía cruzarse con esa chica, no era lo que quería y por eso mismo también se rehusó a utilizar la habitación que tenía en la casa azul; prefería hacerlo a la antigua, dormir en la intemperie. Pero ahora el dormir allí, es estar viendo las estrellas, el sentir el viento en su rostro... todo le causaba una sensación de intranquilidad que no le era sencillo comprender. ¿Todo se trataba de sentir alguna especie de culpa por salir corriendo? No. Definitivamente no pensaba que eso fuera posible, el no hizo nada malo como para sentir aquella cosa, siquiera aceptaba que lo fuera de modo inconsciente. Por lo tanto debía buscar alguna otra razón. Un día intento comprenderlo mirando las hojas danzarinas de los árboles, lo único que asimiló es que el color verde le recordaban a esas ensaladas que quería probar. El día siguiente cuando el brillante sol lo obligó a desprenderse de su profundo sueño, se le apareció en su mente la imagen de uno de esos huevos que comió la primera vez que entró a uno de esos lugares de comida donde posteriormente comenzaría a trabajar atendiendo a los comensales. Ni hablar del siguiente día que con simplemente acercarse al río se le antojó tomar un libro de recetas y practicar con esos seres acuáticos; lo mismo le aconteció el siguiente cuanto encontró algunas bayas, en su mente estaba seguro que podía encontrar un plato riquísimo con aquellos frutos. Absolutamente todo le recordaba a una buena receta y ello lo guiaba hasta lo que sucedió en la sala del club.

Se llevó a la boca uno de esas pequeñas bolitas moradas, observando el cielo mientras se recostaba tranquilamente sobre el tronco del árbol y su trasero se posaba en una de las ramas, dejando que una de sus piernas colgará en la altura sin preocuparse demasiado en realidad. —¿Sabes que te pasas los días pensando en cocinar? Si tanto extrañas ese lugar deberías volver —La mariposa rosa con bordes negros alrededor de sus alas podía ser muy habladora—, no creo que a la chica le fuese a molestar, además parecía una buena persona. —Y daba buenos consejos en ocasiones. —No pienso disculparme —replicó de forma indiferente volviendo a meterse una de esas frutas en la boca.

El orgullo era un enemigo difícil de vencer.

Esperó a terminar los arándanos para pisar Takemori. Su ropa estaba arrugada, llena de tierra y algunas hojas descansaban sobre sus cabellos despeinados. Toda una imagen de chico que había pasado por una travesía al aire libre. Inspiró por la nariz y fue dejando salir el aire por el mismo orificio de forma suave mientras se ponía en marcha. Ignoró todas las miradas o comentarios que podían surgir de los pocos alumnos que se encontraban fuera de sus aulas y así fue como llegó hasta la puerta del tan pensado club de cocina. «Simplemente entra, entra. ¡Entra!» Darse ánimo de esa forma era una manera muy practica para no pensar en los posibles problemas que pudieran ocurrir si la chica estaba ahí dentro. ¿Qué le diría? ¿De verdad haría como si nada hubiera pasado? «No pienses, no pienses». Apretó sus párpados y abrió la puerta adentrándose con falsa indiferencia.

«Si esta aquí». Carraspeó. —Yo... Solamente vine a usar la cocina —comentó desviando la vista.



Hablo«pienso» Registro - Ao Habla

Carnet:
avatar
Salón : 2 A Dromes : 2443
Reputación : 4
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Zero Aisu
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Si te cortas un dedo, todavía te quedan nueve [Priv. Uzumaki]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.