Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizada Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Jen & Morfeo el Miér Oct 24, 2018 8:00 pm

Datos personales
Nombre: Jen
Apellidos: Harald
Apodos: Jen
Fecha de nacimiento: 08/05/1998
Edad: 20
Sexo: Hombre
Orientación sexual: Heterosexual
Ocupación: Camarero
Raza: Elemental ( Naturaleza )
Residencia: Éadrom

Descripciones
Descripción física: Como puedes ver, no soy el tipo de persona que te encontrarás usualmente ni tampoco el que se ajustaría a una entrevista de trabajo formal. Empecemos por mi pelo, largo, un poco desaliñado y semi rapado por uno de los lados. De un color totalmente negro. Mis ojos tienen un tono rojo … ¿pasión? Aunque dudo que lo que te transmita sea eso, pues la mayoría de gente común trata de evitar mirarlos. Mi piel es blanca como una hoja de papel y mi silueta se podría asimilar a la de un palillo de dientes. Como no tengo mucho de lo que fardar en cuanto a eso, trato de rellenar ese espacio con tatuajes. Desde mi cuello hasta mis tobillos podrás encontrar varios de ellos, aunque los que más resaltan son los de mis brazos. En cuanto a la ropa se resume en una frase: lo primero que se me ocurra. Obviamente no salgo como si fuera un payaso, pero tampoco es que le dé demasiada importancia a mi vestimenta.

Descripción psicológica: ¿Quieres saber cómo pienso? Es tan fácil hacer la pregunta, pero tan difícil responderla… ¿Cómo soy? Supongo que un poco arisco, sobre todo por las mañanas. Me cuesta tragar a la mayoría de gente, aunque supongo que eso es un problema propio más que otra cosa. Quizá tenga algo personal con el resto del mundo, no lo sé. Tampoco es que sea un aislado, tengo mis amigos, aunque sean pocos. Me muevo en mi círculo hermético y soy muy reacio a salir de él, puede que por miedo o por simple pereza, algo que se denota mucho en mí. Suelo soñar despierto en muchas ocasiones y más aún cuando me aburro. Mis compañeros dicen que eso es una faceta interesante de mí, pero yo solo lo veo como la secuela del aburrimiento. No suelo tener una cara alegre, a decir verdad, pero tampoco soy un amargado. Lo más probable es que la palabra acertada sea indiferente. Y no es que quiera parecer uno de esos chulitos que pasan de todo, simplemente me sale así….

Gustos:
- La tranquilidad me pone a ronronear…
- El olor a lluvia me recuerda a mi casa.
- La calidez del sol hace que me entre el sueñecito.
- Comer chocolate… a escondidas….
- La combinación de leche y canela… hmmm….

Disgustos:
- El me da náuseas
- Que me hables después de despertarme… shh….
- No poder dormir me pone histérico.
- Demasiada confianza nada más conocer a alguien.

Aficciones/Hobbies: Me encanta leer y también escribir. Suelo tener un diario que es más un semanal… y ni eso. Acudo a él cuando se me ocurre alguna chorrada que contar y a veces le meto un toquecito… ¿Jen? Cocino para relajarme y me encanta hacerlo. De vez en cuando salgo a respirar aire fresco por las noches, ¿cuenta como hobbie?

Poderes
Habilidades:
- De forma pasiva, la naturaleza de Jen se manifiesta aleatoriamente pues no sabe hacer uso de su elemento debido a su falta de enseñanza. Esto ocurre cuando se encuentra en lugares susceptibles a la flora y los efectos pueden ser adversos en la mayoría de los casos, dependiendo de su estado de ánimo. ( En ningún caso algo que pueda afectar a una segunda persona de manera importante, sino meramente como algo narrativo )

Poderes: Ninguno por el momento.

Debilidades:
- Pese a que Jen no lo sabe, su debilidad elemental es el fuego. Las quemaduras son mucho más dolorosas para él por no hablar de daños por otro elemental de fuego.

Historia
¿Quién soy…? Ni yo mismo sería capaz de responderte a eso. Hijo de… supongo que alguien que tendría de apellido Harald. Lo cierto es que nunca conocí a mis padres. No ha sido un problema para mí, no se echa de menos lo que nunca se ha tenido. Te puedo contar desde donde recuerdo. A la edad de los 8 o 9 años estaba ya en un orfanato. Según mis tutoras, mis padres me habían dejado allí cuando era un bebé, sin más. Nunca me interesó preguntar sobre ello. Aprendí rápido que quien no te quiere no merece tu tiempo. Mi infancia fue lo que cabe esperar de un niño en un orfanato, la verdad. Habían más chicos y chicas de mi edad y se podría decir que en general fue acogedor. Varias veces intentaron adoptarme, pero permanecí bastante cerrado a ello. Cada vez que una pareja de adultos aparecía por allí me pasaba horas debajo de la cama de mi cuarto tratando de esconderme. Era algo bastante inútil pues probablemente nunca acabaran escogiéndome a mí.

Supongo que algo importante a mencionar es cómo descubrí mi poder, si puede llamarse así. Detrás del orfanato había un gran jardín donde nos llevaban a jugar casi todas las tardes, poco después de que las monjas tomaran su siesta. Como era normal, nosotros nos volvíamos locos inventándonos juegos de poca funcionalidad y trasteando con cualquier cosa que viésemos, incluida la tierra. Todo comenzó como un jugueteo inconsciente. Pequeños hierbajos creciendo cuando hundía mis dedos en el suelo fértil. Moho extendiéndose por las ramas de árbol que usábamos como espadas o moras creciendo de las zarzas a las que nadie iba a buscarte cuando jugabas al escondite. Al principio todo parecía algo mágico y normal para mí, pero a medida que pasaban los años me percataba de que lo que pasaba no era común, que solo me ocurría a mí y que cada vez era más necesario esconderlo de las miradas ajenas de los demás compañeros. La obligación de ocultarlo me ayudó a controlar en poca medida aquellos poderes, sobre todo porque evitaba exponerme a esos lugares que eran potencialmente peligrosos.

Tenía 18 años cuando mi plan maestro de sigilo llegó a su fin. Era mi cumpleaños, el día en el que llegaba a la mayoría de edad y era libre de decidir qué hacer con mi destino. Para esas ocasiones siempre se hacía una especie de celebración al aire libre con comida y tarta. Pese a que estar en el exterior me era un arduo problema, no tuve otra elección que dar mi brazo a torcer. Fue una tarde divertida. Tenía muy buenos amigos allí y se esforzaron por hacerme sentir bien y seguro de mí mismo, quizá demasiado. Entre risas y bromas acabamos un grupo de amigos y yo bajo la sombra de un árbol. Recuerdo el color naranja del cielo apagándose lentamente. Entre suspiros recibimos un silencio muy cálido, como si todos fuéramos una sola persona que observaba aquel paisaje. Me relajé más de lo que tenía que hacerlo y me quedé dormido con mi espalda pegada al tronco. Lo siguiente que recuerdo es una visión tapada, una presión inmensa en mi cuerpo y el grito de mis compañeros que tiraban de mis brazos. Mi cuerpo al completo estaba atrapado, encerrado en una prisión de raíces que habían empezado a subir por mis pies y habían terminado por rodear mi cabeza. El árbol trataba de absorberme. ¡¿Qué clase de poder era ese?! Estaba totalmente perdido y me quedaba sin aire. Mientras mis pulmones luchaban con cada bocanada de aire mi audición se volvía cada vez más turbia y solo pude distinguir el sonido de las sirenas a lo lejos.

Cuando desperté estaba en un coche, tumbado sobre una camilla con un señor que no conocía en absoluto.
‘’ 2 semanas…’’
Fue lo único que dijo en todo el trayecto. Supongo que mi cara sería un cuadro pues iba a preguntarle exactamente eso, cuánto había estado inconsciente. Me tumbé hacia atrás, tratando de unir el puzle que se había formado en mi nublada mente.
‘’ Vas a estar perdido, y lo siento mucho, pero no puedo hacer nada más por ti chico…’’
Me ayudó a levantarme, a salir del coche mientras titubeaba como una jirafa recién nacida y dejó un par de maletas a mis lados.
‘’Bienvenido a Éadrom’’


Otros datos: {Aquí puedes colocar cualquier otro dato que no se haya pedido.}

Apariencia humana:
Spoiler:

Apariencia verdadera: Misma apariencia.
Nombre del físico: Uta
Anime/Manga/videojuego: Tokyo Ghoul



Datos personales
Nombre: Morfeo
Apellidos: Desconocido
Apodos: Ninguno
Fecha de nacimiento:  ??/??/1998
Edad: 20-21
Sexo: Hombre
Orientación sexual: Heterosexual
Ocupación: Ninguna.
Raza: Mago ( Druida )
Residencia: Éadrom
Descripciones
Descripción física: Mi cabello es lo que quedó de lo que antes eran mechones castaños. En su lugar, el color blanco lo ha tomado por completo. Un blanco puro y sin ningún matiz. Algo que atrae la mayor parte de las miradas ya que es comprensiblemente anormal. Suelo usar gafas sin cristales por gusto, y no recuerdo en qué momento empecé a llevarlas puestas. ¿Qué puedo decir del resto? Mi complexión no es esquelética, tampoco atlética. Se podría decir que mantengo una forma física estándar. Mi piel blanca, la cual acompaña a mi pelo, está plagada de tatuajes. Es posible que muchos de ellos hayan sido inspirados en él, pero también tienen mi toque, mi personalidad, mi historia. El más notable el de mi cuello, el más problemático el de mis dedos, y el que más me gusta aún no está dibujado. Suelo vestir ropas oscuras. Simplemente pienso que me quedan bien. Contrastan con el resto de mí y van con mi ánimo habitual. ¿Qué más quieres?

Descripción psicológica: No tengo demasiadas fuerzas para pensar sobre esto. Creo que no tengo ningún tipo de atractivo en mi personalidad. No tengo fuerzas para esforzarme en ser como el resto, en mantener esas relaciones sociales que todo el mundo aprecia. Me siento en un continuo cansancio mental. Respondo sin interés, actúo sin pasión y me veo muerto. Razones tengo, pero no me muestro ante nadie. Me mantengo firme ante mis decisiones por encima del resto, eso es algo que me agrada entre tantos defectos. Odio el ser que ahora soy, en el que me convertí en aquel momento y ansío cambiarlo cada día. Siempre he sentido esa llama que me grita, que me incita a cambiarlo, pero no puedo y me rindo eventualmente. No me vas a hacer reír fácilmente, no me vas a hacer sonreír por algo trivial, y eso no me gusta, no me gusta porque sé que no soy así. No sé si quiero cambiar, lucho cada día por hacerme reflexionar, pero tiro la toalla al poco de empezar. Siento que el tiempo comienza a pesarme más y más. Nervios, estrés y pesadillas. Tormentos continuos por dejar eso atrás. Me estoy volviendo loco por no echarlo todo a perder y eso se me nota, lo sé.

Gustos:
- Me gusta dormir para olvidar el presente.
- La música me ayuda a evadirme del mundo.
- Salgo a ponerme en contacto con la  naturaleza .
- Los animales que gozan de esa libertad que ansío.
- Ver  alegría en el resto aunque no la comparta.

Disgustos:
- Recordar aquel día.
- Que me pregunten por mi mi apellido me incomoda
- Las miradas vanidosas por mi actitud me sacan de quicio.
- Deja de decirme que sonría, no puedo .

Aficciones/Hobbies: Lo único que disfruto hoy en día es cuando puedo estar con esos animalitos tan dulces, aún sin dueño. Se ven adorables en un mundo tan cruel. Me gustaría poder sonreírles cuando estoy con ellos.

Poderes
Habilidades:

• Puede comprender la naturaleza.
• Puede unir el alma de un ser de la naturaleza a un objeto.
• Se puede transformar en animales de la zona donde habitan.
• La comprensión de lo profano le ayuda a usar la magia para curar enfermedades.
• Su poder está enfocado en espíritus animales, plantas y animales vivos.
• Es excelente en creación de venenos y antídotos.

Poderes:
· Cárcel de raíces: A efectos de rol, ‘’Cárcel de raíces’’ es un poder que forma parte de la trama de Jen & Morfeo. Trata de un conjuro de sellado que toma la energía del hechicero para negar a la víctima. Esto es posible debido a la afinidad elemental entre la naturaleza y los druidas, dado que de otra forma sería imposible crear el vínculo. Este poder sólo será utilizado entre estos dos personajes con fines de trama y no tiene ningún efecto más allá de eso.

Contra:

- Mientras ‘’Cárcel de raíces’’ esté activa Morfeo es terriblemente vulnerable a cualquier tipo de daño y/o poder.

Debilidades:

• Debilidad física.
• Magia especialmente débil contra el fuego.
• Su magia se centra más en lo defensivo que ofensivo.
• Si dañan a un animal y la naturaleza recibirá ese daño por afinidad.



Historia
¿Cómo debe sentirse poder ser el que maneja tu propia vida? ¿Cómo será la sensación de estar triste por haber fallado o contento por tomar la decisión correcta? ¿Cómo es ese sentimiento de orgullo, de satisfacción por ser el capitán de tu barco? Tiene que ser asombroso, tiene que ser increíble. Sueño por las noches con ello, pensando en cómo de maravilloso sería volar libremente por el cielo sin ataduras… pero caigo. Caigo y me doy cuenta de que eso está lejos de mi alcance. Esos sueños se desvanecen en un túnel infinito cuya luz del final lo único que hace es alejarse hasta que se transforman en pesadillas. Pesadillas que son meramente una extensión de mi realidad, una visión cruda de lo que vivo. Nunca tuve ese privilegio y probablemente nunca lo tendré. Soy el esclavo de las decisiones de otros y me he visto condenado a seguir esas instrucciones durante toda mi existencia.
Jen. Su nombre. Él no es más que otra víctima de todo esto. A estas alturas estará tirándose de los pelos pensando cuál será la razón por la cual no puede controlar aquel don que fue otorgado. Cabe la posibilidad de que esté hasta muerto. Sin embargo, su nombre no es el problema, sino su apellido. La familia Harald fue una enemiga acérrima de la mía. Innumerables fueron las disputas e incontables las amenazas. Al final de todo, una de las dos fue quien terminó por dar la última baza.

Cuando Jen fue enviado al orfanato aún contaba con el legado de su familia: su poder elemental. Un don cuidado con mimo, perfeccionado a lo largo de las generaciones cada una aportando su granito de arena para extender los conocimientos acerca de él. Era peligroso que un miembro de dicha familia siguiera vivo y mucho más que poseyera dicha virtud. Era algo atroz e inhumano, pero esos adjetivos no cambiarían la premonición de su futuro. Mi familia deseaba la muerte de aquel chiquillo, aparentemente de mi misma edad. No había piedad, no había remordimientos. Cuando dimos con su paradero teníamos una edad avanzada, alrededor de los 17 años, y la tarea me fue encomendada. ¿Qué podía hacer? Negarme no era una opción viable. Pensaba en el castigo que me darían y se me erizaba la piel. Tenía que hacerlo, tenía que acabar con su vida. ¿Era capaz? ¿Tenía el valor? O más bien, ¿sería tan inhumano como para hacerlo?

Podría recordar aquel día mil veces sin perder un detalle. El viento no soplaba. La luz del sol se apagaba detrás de las montañas que adornaban el horizonte. En el patio trasero de aquel orfanato deplorable una fiesta estaba teniendo lugar y yo iba a ser el culpable de arruinarla. La noche anterior no había podido dormir. Me pasé horas pensando en lo que iba a ocurrir, en lo que tenía que hacer y en cómo me sentía por ello. Yo no tenía nada contra él ni contra su familia, me importaba más bien poco o nada, pero eso a mis padres no les interesaba. Para ellos aquel joven era uno más de sus enemigos y debía morir. Sin tutores no habría sido capaz de manejar su don y eso me lo pondría más fácil. Sólo había un único problema: no lograría hacerlo.

La causa de esta condena, de esta cárcel en la que vivo, esta cadena que me tiene atado día tras día a un pasado que aún me mortifica, esa causa es ese día. No pude hacer lo que me habían asignado, mi ser así lo decidió. Aquella fue la única decisión que nunca he tomado, la única oportunidad para demostrar que podía escoger. No lo maté, y eso me está matando a mí.
Se llama ‘’Cárcel de raíces’’, o al menos así me lo enseñaron los druidas más sabios de mi familia. Consiste en encerrar el poder natural de una persona, negarlo para que no salga más allá de la superficie. Pero así como esas raíces bajo el asfalto devoran todo lo que topa en su paso, lo mismo ocurre en este caso. Consta de un portador y un enlace. El portador es quien sufre el conjuro y el enlace quién se asegura de mantenerlo. Para que esto tome forma, el hechizo drena poder del enlace y así mantiene encerrado el ser latente del portador, en este caso Jen.

Era su asesino, la persona que daría fin a su vida, y sin embargo ahora permanezco así. Cada día me siento más débil, cada noche me cuesta más dormir. Mi pelo ha dejado de tener su color. Mi piel se ha vuelto blanca y sin vida. Quería ser alguien y ahora no soy más que un esclavo. Llevo el yugo de aquel día y no para de pesar más.  ¿Hasta qué punto esto está bien? ¿En qué momento le di mi vida?
Jen, terminó atrapado en aquellas raíces que casi se me escapan de las manos. Después hui. Corrí lejos, lo más lejos que pude, a un sitio donde nadie me encontrara, donde pasara desapercibido con mis poderes, al centro de todo lo sobrenatural, Éadrom. Me escondí allí como quien se esconde en un cementerio para perecer y pudrirse lentamente…

Apariencia humana:
Spoiler:

Apariencia verdadera: Misma apariencia.
Nombre del físico: Desconocido (Autor: Kang Jihoon)
Anime/Manga/videojuego: Inventado



Última edición por Jen & Morfeo el Dom Nov 11, 2018 8:01 pm, editado 2 veces
avatar
Dromes : 3170
Reputación : 0
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario
Jen & Morfeo
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Khaeli Dunkheit el Jue Oct 25, 2018 9:25 am

¡Felicidades!
Bienvenid@ al Instituto Takemori, te deseo una larga y divertida estancia♥️



Si te encuentras banead@  del chat, puedes solicitar que te desbaneen en este tema
Por favor se paciente, pronto se te pondrán tu color y rango.
Si tienes alguna duda puedes enviar un mp a alguno de mis compañeros o a mí y con gusto responderemos.

¡Gracias y divierte!


—Khaeli Habla— ¨Khaeli piensa¨ Khaeli Actua/Narración

Khaeli Dunkheit

Si conocieras mis demonios...¿Tomarías mi mano y me salvarías del abismo?

FichaPerfilMPSavageTheme
 
 



~Pasa el cursor por la imagen~
avatar
Salón : 3 A Edad : 18 Dromes : 299641
Reputación : 17
Mensajes : 582
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Sebastian Michaelis el Sáb Nov 10, 2018 8:12 pm


√ Ficha abierta

INSTITUTO TAKEMORI ROL

Ficha abierta a petición del usuario. Los cambios a realizar son:

♥️ Cambio de cuenta tipo X/Y, agregar segundo pj.

Spoiler:
Datos personales
Nombre: Jen
Apellidos: Harald
Apodos: Jen
Fecha de nacimiento: 08/05/1998
Edad: 20
Sexo: Hombre
Orientación sexual: Heterosexual
Ocupación: Camarero
Raza: Elemental ( Naturaleza )
Residencia: Éadrom

Descripciones
Descripción física: Como puedes ver, no soy el tipo de persona que te encontrarás usualmente ni tampoco el que se ajustaría a una entrevista de trabajo formal. Empecemos por mi pelo, largo, un poco desaliñado y semi rapado por uno de los lados. De un color totalmente negro. Mis ojos tienen un tono rojo … ¿pasión? Aunque dudo que lo que te transmita sea eso, pues la mayoría de gente común trata de evitar mirarlos. Mi piel es blanca como una hoja de papel y mi silueta se podría asimilar a la de un palillo de dientes. Como no tengo mucho de lo que fardar en cuanto a eso, trato de rellenar ese espacio con tatuajes. Desde mi cuello hasta mis tobillos podrás encontrar varios de ellos, aunque los que más resaltan son los de mis brazos. En cuanto a la ropa se resume en una frase: lo primero que se me ocurra. Obviamente no salgo como si fuera un payaso, pero tampoco es que le dé demasiada importancia a mi vestimenta.

Descripción psicológica: ¿Quieres saber cómo pienso? Es tan fácil hacer la pregunta, pero tan difícil responderla… ¿Cómo soy? Supongo que un poco arisco, sobre todo por las mañanas. Me cuesta tragar a la mayoría de gente, aunque supongo que eso es un problema propio más que otra cosa. Quizá tenga algo personal con el resto del mundo, no lo sé. Tampoco es que sea un aislado, tengo mis amigos, aunque sean pocos. Me muevo en mi círculo hermético y soy muy reacio a salir de él, puede que por miedo o por simple pereza, algo que se denota mucho en mí. Suelo soñar despierto en muchas ocasiones y más aún cuando me aburro. Mis compañeros dicen que eso es una faceta interesante de mí, pero yo solo lo veo como la secuela del aburrimiento. No suelo tener una cara alegre, a decir verdad, pero tampoco soy un amargado. Lo más probable es que la palabra acertada sea indiferente. Y no es que quiera parecer uno de esos chulitos que pasan de todo, simplemente me sale así….

Gustos:
- La tranquilidad me pone a ronronear…
- El olor a lluvia me recuerda a mi casa.
- La calidez del sol hace que me entre el sueñecito.
- Comer chocolate… a escondidas….
- La combinación de leche y canela… hmmm….

Disgustos:
- El me da náuseas
- Que me hables después de despertarme… shh….
- No poder dormir me pone histérico.
- Demasiada confianza nada más conocer a alguien.

Aficciones/Hobbies: Me encanta leer y también escribir. Suelo tener un diario que es más un semanal… y ni eso. Acudo a él cuando se me ocurre alguna chorrada que contar y a veces le meto un toquecito… ¿Jen? Cocino para relajarme y me encanta hacerlo. De vez en cuando salgo a respirar aire fresco por las noches, ¿cuenta como hobbie?

Poderes
Habilidades:
- De forma pasiva, la naturaleza de Jen se manifiesta aleatoriamente pues no sabe hacer uso de su elemento debido a su falta de enseñanza. Esto ocurre cuando se encuentra en lugares susceptibles a la flora y los efectos pueden ser adversos en la mayoría de los casos, dependiendo de su estado de ánimo. ( En ningún caso algo que pueda afectar a una segunda persona de manera importante, sino meramente como algo narrativo )

Poderes: Ninguno por el momento.

Debilidades:
- Pese a que Jen no lo sabe, su debilidad elemental es el fuego. Las quemaduras son mucho más dolorosas para él por no hablar de daños por otro elemental de fuego.

Historia
¿Quién soy…? Ni yo mismo sería capaz de responderte a eso. Hijo de… supongo que alguien que tendría de apellido Harald. Lo cierto es que nunca conocí a mis padres. No ha sido un problema para mí, no se echa de menos lo que nunca se ha tenido. Te puedo contar desde donde recuerdo. A la edad de los 8 o 9 años estaba ya en un orfanato. Según mis tutoras, mis padres me habían dejado allí cuando era un bebé, sin más. Nunca me interesó preguntar sobre ello. Aprendí rápido que quien no te quiere no merece tu tiempo. Mi infancia fue lo que cabe esperar de un niño en un orfanato, la verdad. Habían más chicos y chicas de mi edad y se podría decir que en general fue acogedor. Varias veces intentaron adoptarme, pero permanecí bastante cerrado a ello. Cada vez que una pareja de adultos aparecía por allí me pasaba horas debajo de la cama de mi cuarto tratando de esconderme. Era algo bastante inútil pues probablemente nunca acabaran escogiéndome a mí.

Supongo que algo importante a mencionar es cómo descubrí mi poder, si puede llamarse así. Detrás del orfanato había un gran jardín donde nos llevaban a jugar casi todas las tardes, poco después de que las monjas tomaran su siesta. Como era normal, nosotros nos volvíamos locos inventándonos juegos de poca funcionalidad y trasteando con cualquier cosa que viésemos, incluida la tierra. Todo comenzó como un jugueteo inconsciente. Pequeños hierbajos creciendo cuando hundía mis dedos en el suelo fértil. Moho extendiéndose por las ramas de árbol que usábamos como espadas o moras creciendo de las zarzas a las que nadie iba a buscarte cuando jugabas al escondite. Al principio todo parecía algo mágico y normal para mí, pero a medida que pasaban los años me percataba de que lo que pasaba no era común, que solo me ocurría a mí y que cada vez era más necesario esconderlo de las miradas ajenas de los demás compañeros. La obligación de ocultarlo me ayudó a controlar en poca medida aquellos poderes, sobre todo porque evitaba exponerme a esos lugares que eran potencialmente peligrosos.

Tenía 18 años cuando mi plan maestro de sigilo llegó a su fin. Era mi cumpleaños, el día en el que llegaba a la mayoría de edad y era libre de decidir qué hacer con mi destino. Para esas ocasiones siempre se hacía una especie de celebración al aire libre con comida y tarta. Pese a que estar en el exterior me era un arduo problema, no tuve otra elección que dar mi brazo a torcer. Fue una tarde divertida. Tenía muy buenos amigos allí y se esforzaron por hacerme sentir bien y seguro de mí mismo, quizá demasiado. Entre risas y bromas acabamos un grupo de amigos y yo bajo la sombra de un árbol. Recuerdo el color naranja del cielo apagándose lentamente. Entre suspiros recibimos un silencio muy cálido, como si todos fuéramos una sola persona que observaba aquel paisaje. Me relajé más de lo que tenía que hacerlo y me quedé dormido con mi espalda pegada al tronco. Lo siguiente que recuerdo es una visión tapada, una presión inmensa en mi cuerpo y el grito de mis compañeros que tiraban de mis brazos. Mi cuerpo al completo estaba atrapado, encerrado en una prisión de raíces que habían empezado a subir por mis pies y habían terminado por rodear mi cabeza. El árbol trataba de absorberme. ¡¿Qué clase de poder era ese?! Estaba totalmente perdido y me quedaba sin aire. Mientras mis pulmones luchaban con cada bocanada de aire mi audición se volvía cada vez más turbia y solo pude distinguir el sonido de las sirenas a lo lejos.

Cuando desperté estaba en un coche, tumbado sobre una camilla con un señor que no conocía en absoluto.
‘’ 2 semanas…’’
Fue lo único que dijo en todo el trayecto. Supongo que mi cara sería un cuadro pues iba a preguntarle exactamente eso, cuánto había estado inconsciente. Me tumbé hacia atrás, tratando de unir el puzle que se había formado en mi nublada mente.
‘’ Vas a estar perdido, y lo siento mucho, pero no puedo hacer nada más por ti chico…’’
Me ayudó a levantarme, a salir del coche mientras titubeaba como una jirafa recién nacida y dejó un par de maletas a mis lados.
‘’Bienvenido a Éadrom’’


Otros datos: {Aquí puedes colocar cualquier otro dato que no se haya pedido.}

Apariencia humana:
Spoiler:

Apariencia verdadera: Misma apariencia.
Nombre del físico: Uta
Anime/Manga/videojuego: Tokyo Ghoul




Sebas:


Hablo - " Pienso" - Narro/ Actuo
avatar
Dromes : 1368426
Reputación : 102
Mensajes : 2434
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Jen & Morfeo el Sáb Nov 10, 2018 11:09 pm

Finalizado. Cabe aclarar que ya está pedido el cambio de nombre ( en caso de que aún no se me haya cambiado ).
avatar
Dromes : 3170
Reputación : 0
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario
Jen & Morfeo
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Alice Donakis el Dom Nov 11, 2018 7:30 pm

¡FALTA POCO!
¡ÁNIMO!

¡Buenas!
Bienvenid@ a ITR espero que tu estancia en ITR sea longeva y te diviertas.

Procederé a realizar las respectivas correcciones:
1. Respecto al apartado de habilidades y debilidades.

Es necesario copiar las debilidades y habilidades, no solo poner el Link, solo debes copiar y pegar.

2. Respecto al apartado de poderes de la segunda ficha.

Agrega el contra debajo de la descripción del poder.

3. No te olvides de mencionar la ciudad de Eadrom en las dos historias.

Eso es todo cuando termines de editar postea a continuación para que podamos revisar tu ficha nuevamente.

Gracias y ánimo.



Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
Mi ship favorito <3:


avatar
Salón : 2 B Edad : 19 Dromes : 938104
Reputación : 47
Mensajes : 2829
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Jen & Morfeo el Dom Nov 11, 2018 8:01 pm

Editado ^^
avatar
Dromes : 3170
Reputación : 0
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario
Jen & Morfeo
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Alice Donakis el Dom Nov 11, 2018 8:41 pm


¡FICHA ACEPTADA!

Bienvenid@, espero que disfrutes mucho tu estancia aquí y te diviertas.
Recuerda que, si tienes ban en la CB, puedes solicitar que te lo retiren en este tema.
Por favor se paciente con el color y rango.
Gracias.

Instituto Takemori Rol




Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
Mi ship favorito <3:


avatar
Salón : 2 B Edad : 19 Dromes : 938104
Reputación : 47
Mensajes : 2829
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Echando raíces... ( Jen & Morfeo ID )

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.