Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
BÚSQUEDA
Se busca gente con ojo para las noticias ♥
POR Mikaela Lovegood
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Nero Angyros el Lun Oct 08, 2018 10:23 pm

El dorado del atardecer se filtraba por las ventanas, declarando la llegada del final de otro día. Poco a poco, el campus de Takemori se volvía mas silencioso, mas calmo, mientras los estudiantes emprendían camino a su vida fuera de la academia. En la biblioteca, que permanecía aun abierta, quedaban solo los mas responsables del alumnado, intelectuales jóvenes de los que Nero secretamente se enorgullecía.

Era en aquel momento de tranquilidad, que el ángel había decidido retomar un cierto proyecto que había llegado a sus manos, de forma involuntaria. Sentado en su puesto, tras el mostrador, observaba con cuidado las paginas del libro que sostenía con una mano; el papel y la tapa no estaban en malas condiciones físicas, pero la cantidad de garabatos en él lo habían vuelto inutilizable. Firmas, figuras geométricas y unos cuantos corazones se destacaban de entre la maraña de desprolijas lineas de tinta; la fortuna en aquella desgracia, era que el daño estaba contenido unicamente a algunas de las paginas. De haber sido otro el caso, probablemente no habría tenido mas opción que descartar aquel volumen.

''Ha sido un buen tiempo...'' Pensó, mientras apoyaba el libro sobre la madera, y comenzaba a acomodar uno por uno los instrumentos. Quería realizar aquella restauración, pese a que era consciente de lo poco practico que resultaba aquel esfuerzo; por unos pocos billetes, el instituto había encargado ya un reemplazo de aquel escrito. Era, después de todo, un libro de texto común y corriente, impreso en masa, y fácil de reemplazar. Sin embargo, él necesitaba de aquella instancia.

Enigmáticas visiones, mundos hostiles, encuentros peligrosos y un horripilante presagio; Eardrom había recibido a Nero con una intensidad como pocas veces las había vivido en su larga vida. Con tantas emociones a flor de piel, el pacifico ángel se había sentido algo saturado. Solo en aquel lugar, en aquella biblioteca, podía sentir que no era mas un inmortal, un superviviente, un miembro de la futura resistencia. Allí, tan solo era Nero, el bibliotecario.

Tomó seis rectángulos de papel, y dibujó en ellos ciertos garabatos. Luego, los repartió alrededor del maltratado libro, y permitió que una ligera porción de su sagrada energía fluyera hacía aquellos talismanes. Las runas brillaron con tenue intensidad. ''Con esta bendición, ruego que vuelvas a tu forma original. Con este toque, imploró por el bienestar de tu legado.'' Pronunció en su mente, imaginando una versión limpia de aquel ejemplar.

Concentrado en aquel ritual, perdió él noción de todo lo demás que le rodeaba, de los estudiantes y del tiempo, de sus recónditos pensamientos y del ruido del ambiente. Creía que se lo podía permitir, en aquel lugar que resultaba ser su ultimo bastión de paz.



Nero Angyros
Dromes : 101118
Reputación : 13
Mensajes : 150
Ver perfil de usuario
Nero Angyros
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Chise Hatori el Dom Oct 21, 2018 6:55 am

Chise despegó la vista del libro que sus manos sujetaban desde el principio de la tarde y se frotó los ojos levemente, volviendo a la realidad. Había estado tan inmersa en la lectura que no había notado el paso de las horas. Ahora la biblioteca estaba suavemente iluminada por la luz del ocaso y la leve iluminación del recinto; un tono cálido y anaranjado que daba al lugar un toque romántico y nostálgico.

La joven maga había descubierto aquel maravilloso lugar el primer día de clase y desde entonces  había ido cada día de la semana, recorriendo sus largos pasillos repletos de libros. En aquel momento había encontrado un libro de antídotos y venenos realmente interesante, el cual había tenido enganchada a Chise desde hacía más de tres horas.

Realmente podría quedarme aquí para siempre...” pensó mirando a su alrededor. A esa hora ya apenas quedaban algunos estudiantes; jóvenes que, como aquella pequeña maga, aún sabían apreciar la magia del saber escrito y los santuarios que los salvaguardaban.

Para Chise las bibliotecas eran un lugar especial; no importaba si estaba ansiosa o abrumada, en aquellas silenciosas estancias llenas de libros  era capaz de calmarse y sentirse en casa. Cuando llego a aquella enorme biblioteca por primera vez se sintió fascinada, no solo por la infinidad de estantes repletos de libros sino por el aire casi celestial que se respiraba allí. Eso había convertido aquel rincón de Takemori en su lugar favorito, lo había bautizado como su bastión de paz.

La joven pelirroja se estiró levemente en su asiento y se levantó con cuidado de no hacer ruido. Cogió el libro que había estado leyendo hasta el momento y se dirigió al mostrador con intención de rentarlo. En los últimos meses Chise se había interesado mucho por el mundo de las pócimas y antídotos mágicos; no es que no le gustara usar otros tipos de magia pero nunca lograba controlar sus conjuros del todo. Su energía mágica superaba sus capacidades físicas y mentales lo que ocasionaba a veces un desgaste mental y la posibilidad de que su magia se descontrolara. Por fortuna, no tenía problemas a la hora de hacer pócimas o transformarse.

Con pasos silenciosos y calmados se acercó al mostrador donde se encontraba el que debía ser el bibliotecario. Era un hombre joven, increíblemente alto en comparación a la joven maga, con un hermoso cabello rubio; el tipo de persona que vaya a donde vaya, siempre atrapa las miradas del resto. No obstante lo que llamó la atención de Chise en el momento en el que llegó al mostrador fue que el joven bibliotecario estaba practicando una magia que ella no recordaba haber visto anteriormente. Él parecía no percatarse de la presencia de la chica y ella no pudo evitar observar con detenimiento lo que hacía; observó en mostrador donde se encontraba un maltrecho libro y seis trozos de papel con runas.

Chise pudo reconocer una entre todas las demás pero no recordaba ni su uso ni dónde la había visto anteriormente. Sus ojos recorrieron el libro mientras él usaba su magia, poco a poco aquellas paginas dañadas y garabateadas recobraron su estado primario.

- Genial... -Susurró Chise sin darse cuenta, e inmediatamente miró a aquel desconocido, lamentando haber abierto la boca. Esperaba no haberlo interrumpido antes de acabar el encantamiento- Disculpe... No quería interrumpir su trabajo.

Chise hizo una pequeña reverencia como disculpa y volvió a mirar al joven bibliotecario, cruzando su mirada con la suya.

- Um... Quería rentar este libro, por favor... -Dijo mostrando el libro y colocándolo a un lado del mostrador junto con su carnet de estudiante.


Hablo / "Pienso" / Narro y actúo

Mi ficha
Chise Hatori
Salón : 3 A Dromes : 14346
Reputación : 3
Mensajes : 19
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Nero Angyros el Jue Nov 15, 2018 8:33 pm

Podía sentir el delgado hilo de magia como si fuese una extensión de su cuerpo, recorriendo aquel simbólico sendero que él mismo había predispuesto; en cada una de las runas, su celestial energía recibía una nueva transformación, necesaria pero impura, que permitía el obrar de aquella restauración. Y efectivamente, a medida que los minutos transcurrían, también se transformaba aquel libro.

Se sintió satisfecho al saber que estaba funcionando; sus ojos persiguieron el fugaz rastro de la tinta invasora, que se despegaba del papel y se volvía humo en el aire, antes de desvanecerse un segundo después. Sabiendo que aquello no podía tardar mucho mas, continuó suministrando poder a los seis trozos de papel, limpiando las garabateadas hojas poco a poco. Y hubiera continuado de esa forma, pero se vio interrumpido por una voz, femenina y sumamente cercana. Elevó su mirada, para ver a quien tenía delante, al tiempo que retraía su mano. El tenue brillo de las seis inscripciones se apagó, y el leve humo negro que salía del escrito desapareció por completo.

Se trataba de una pequeña chica de cortos cabellos rojos, con un libro en la mano. Lejos de sorprenderle, la halló familiar; en los últimos días, la había visto en aquel sitio con bastante frecuencia, algo que no podía decir de mucha gente.

— Tranquila, no es nada importante. — Dijo con una leve sonrisa, mientras apartaba los materiales hacía un costado. Por un instante, sus miradas se entrecruzaron.

Tal y como podría haber predicho, lo que ella quería era retirar un libro, aquel que llevaba con ella. Cuando la pelirroja hubo puesto el libro y su carnet sobre el mostrador, Nero estiró sus manos y tomó ambas cosas.

— Veamos... — Revisó su identificación; Chise Hatori, una estudiante del tercer año. Tomando lapicera y papel, anotó su nombre y numero de identificación en uno de los papeles en blanco que tenía cerca. Luego, tras devolverle aquel singular rectángulo plastificado, anotó el titulo del volumen que quería retirar. — Señorita Chise Hatori, ¿Verdad? — Le miró a los ojos, cruzando una vez mas sus claras miradas. — Antídotos y venenos. Una lectura interesante, aunque algo peligrosa. —

El milenario ángel tenía muy en claro que Takemori era una academia muy particular, con un sinfín de singularidades que hacían de lo increíble algo probable. Sin embargo, tenía sentimientos encontrados ante la idea de que tal libro fuese estudiado por personas tan jóvenes como aquella chica. En otros tiempos hubiera sido algo esperable, casi que necesario para vivir una larga vida. Pero se encontraban en una era de paz, en la que las nuevas generaciones eran cada vez mas libres.

— Permiteme preguntar... ¿Que buscas en este libro? — Decidió ser directo. Si resultaba tener alguna intención poco noble, confiaba en que podría darse cuenta.



Nero Angyros
Dromes : 101118
Reputación : 13
Mensajes : 150
Ver perfil de usuario
Nero Angyros
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Chise Hatori el Mar Nov 27, 2018 7:07 am

En el momento en que la joven maga abrió la boca demostrando su impresión ante aquel trabajo tan impecable las runas dejaron de funcionar, perdiendo su brillo y con él todo su poder mágico; ahora no eran más que meros trozos de papel garabateados. Chise maldijo en silencio y levantó la mirada del libro para encontrarse con un par de ojos de un profundo azul. La expresión del joven bibliotecario no mostraba enfado pero aun así la chica se sentía un poco intimidada por la intensidad de su mirada y su imponente aura.

Por supuesto, no era la primera vez que Chise veía al bibliotecario. La joven había visitado el recinto durante toda la semana y lo había visto merodear por las filas de libros mientras cumplía con sus obligaciones rutinarias, no obstante nunca había estado tan cerca de aquel gigante de ojos azules y cabellos claros.

Chise hizo una reverencia y se disculpó por interrumpir su trabajo de restauración. No obstante el joven aseguro que no era nada importante y Chise volvió a levantar la mirada para encontrarse con una leve sonrisa que terminó por imitar. El joven apartó los materiales con los que había estado trabajando a un lado y agarró el libro y su carnet de estudiante para apuntar la información.

- Eso espero... -dijo mientras el bibliotecario escribía los datos en el registro. Chise no pudo evitar darle otro vistazo a las runas que había aún sobre el escritorio. Si bien podían tener cierto parecido con el lenguaje rúnico de los celtas, ciertos matices en los garabatos lo hacían diferente. La joven había estudiado muy brevemente la magia rúnica y sabía que según las regiones los dibujos podían cambiar pero jamás había visto una formas como esas. “Que extraño...” pensó justo antes de que sus pensamientos fueran interrumpidos por la voz del hombre que pronunciaba su nombre.

- Si, soy yo. -Chise apartó la mirada de las runas y miro al joven que tenía su clara mirada fija en sus ojos. Sonrío para sí misma cuando escuchó su comentario sobre el libro que pretendía rentar. Podía entender lo extraño y casi sospechoso de su elección, después de todo en los días que corrían aquellos conocimientos ya eran del todo prescindibles. No obstante a la joven maga encontraba algo de romanticismo en aquellas prácticas “anticuadas” y, de hecho, se había pasado los últimos años cuidando el jardín botánico de su tía y le había cogido el gusto a hacer ella misma todo tipo de medicinas naturales. Chise pensó un segundo antes de responder- Bueno, el conocimiento puede ser bueno o peligroso dependiendo de las intenciones de cada uno, ¿no le parece, señor...?

La pregunta quedó algo cortada al darse cuenta que desconocía el nombre del bibliotecario. Aún así, el tono de la joven era reflexivo y tranquilo, después de todo, no tenía nada que ocultar. Aquel libro no era más que un capricho inocente, surgido de su curiosidad por el mundo que la rodeaba. El joven hombre, aun no del todo convencido, decidió ser más claro está vez, preguntando directamente por las intenciones particulares de la joven pelirroja.

Lo cierto es que Chise entendía la preocupación del chico respecto a su elección. Gran parte de la información plasmada en ese libro era inofensiva; en su mayoría explicaba los tipos de antídotos y medicinas que podías crear usando según qué plantas, no obstante, tal y cómo estaba narrado el contenido, también era fácil intuir la forma de elaborar los venenos para dichos antídotos.

-No se preocupe, solo lo quiero por mera curiosidad. Encuentro la materia muy interesante -Le miró con una sonrisa tranquila y sincera, esperando así disipar las inseguridades del encargado de la biblioteca-. Debido a que la materia hace tiempo que pasó a ser casi olvidada es difícil conseguir libros tan completos cómo este. Pensé que sería interesante tomar algunos apuntes aprovechando el descubrimiento.

Una vez aclaró sus intenciones con el libro que pretendía alquilar sus ojos volvieron a posarse de nuevo en los trozos de papel sobre el manuscrito que el joven había apartado  a un lado al principio de la conversación. “Quizás si le pregunto directamente me diga el origen de esos garabatos...” pensó Chise volviendo a mirar al joven, cruzando nuevamente su mirada con la suya.

-Disculpe, si no le molesta la pregunta...  -La estudiante señaló los trozos de papel  ligeramente con el indice, algo insegura, sin saber si su pregunta sería bien recibida- ¿qué clase de runas son esas?.


Hablo / "Pienso" / Narro y actúo

Mi ficha
Chise Hatori
Salón : 3 A Dromes : 14346
Reputación : 3
Mensajes : 19
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Nero Angyros el Mar Dic 25, 2018 9:47 pm

Mera curiosidad, esa era la respuesta que había recibido; era una razón simple, que no atendía a mayores propósitos, y que se prestaba como una excusa lo suficientemente vaga. Nero no hizo mas que observarle por unos cuantos segundos, en completo silencio, buscando alguna señal de falsedad, de malas intenciones. Sin embargo, resultó en vano; ante sus angelicales ojos, aquella estudiante, Chise Hatori, hablaba con la verdad.

''Debe ser una mortal.'' Asoció él inmediatamente para sus adentros. De entre todas las razas dotadas con raciocinio, solo los mortales humanos podían demostrar tal interés; sospechaba que era debido a su propia naturaleza, a la debilidad de su ser individual. Debilidad que se manifestaba suprema allí, en Takemori. ''Solo el conocimiento puede cerrar esa brecha.''

Fue en ese momento que ella señaló los seis trozos de papel; por el ligero temblor de su mano y la vacilación presente en sus ojos, parecía que tenía algo de temor a preguntar. Y solo entonces se percató de su descuido; había olvidado que el simbolismo de aquellos talismanes no seguía los caminos estándares de la magia mortal o de los rituales angelicales, sino que respondían a una necesidad que había quedado ya en el pasado.

''No debería haber problema alguno.'' Pensó él, sopesando si debía o no hablar de ello. ''Ni siquiera entre ángeles hubiera tenido mucho furor.'' Nero creía que solo él tenía necesidad de hacer algo así; un verdadero ángel hubiera utilizado métodos propios, y un mago no tenía motivo alguno para inmiscuirse en aquellas complejidades.

— Toma. — Sin olvidarse del asunto principal, deslizó el libro por el mostrador, para dejarlo justo frente a ella. — No pareces ser del tipo que necesite el recordatorio, pero cuida de él. Y no olvides devolverlo. — Tomó el papel con los datos de la estudiante y lo guardó debajo del mostrador, en el separador correspondiente; finalmente, arrastró con una mano los seis talismanes, para luego recogerlos y formar un modesto mazo. — ¿Tienes también interés en runas? — Que preguntara por su clase, dejaba entrever que poseía un cierto conocimiento del tema, y ante él se abrían dos posibilidades.

''O ha preguntado por su particularidad, o es tan solo una afición.''

— Estas runas poseen algo del sistema nórdico, y algo del sistema britanico. — Explicó, intentando no entrar en demasiados detalles. No era su preocupación el revelar el truco, sino el que se transformará en algo difícil de entender. — Me permiten realizar cosas que normalmente no podría, debido a asuntos de... — Pausó por un breve instante, buscando la palabra correcta. — Compatibilidad. —

Apoyó el mazo de talismanes sobre el mostrador una vez mas, y las extendió frente a ella. Mas allá de sus explicaciones, nada se equiparaba con el ejercicio empírico.

— Adelante. — Hizo un gesto de invitación con su mano, desdibujando una ligera sonrisa.



Nero Angyros
Dromes : 101118
Reputación : 13
Mensajes : 150
Ver perfil de usuario
Nero Angyros
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Chise Hatori el Miér Ene 09, 2019 12:31 pm

Al fin el joven bibliotecario pareció aceptar sus intenciones y le cedió el libro, no sin antes recordarle las normas básicas. El tenía razón, no era necesario advertirle sobre aquello; para Chise Hatori, los libros eran documentos sagrados que debían ser cuidados y protegidos para seguir proporcionando conocimientos y emociones por igual. Sin perder tiempo la joven guardo el libro en su mochila y la cerró -Si, señor. No se preocupe.

La maga escuchó atentamente la breve explicación del rubio sobre las runas; habían resultado ser una mezcla de dos estilos bastante diferentes. Aunque no entendió exactamente el comentario, sobre la compatibilidad decidió no preguntar nada, después de todo no era su intención el conocer sus secretos. “interesante mezcla, desde luego... pensó la joven mirando los dibujos.

- Se podría decir que tengo interés, si, pero jamás las he usado para hacer magia -reflexionó ante su pregunta anterior mientras el recogía el mazo de runas y las colocaba frente a ella una vez más. El bibliotecario la miró e hizo un gesto de invitación hacia la muchacha. Chise lo miró vacilante por un segundo y se acercó al mostrador, colocando amabas manos sobre los talismanes. La joven maga deliberó unos momentos, intentando descubrir como se usaban exactamente.

“Con mi poder invoco ésta magia rúnica, cedeme tu poder y brindame tu ayuda” La joven recitó en su cabeza con la mirada fija en las runas, sus ojos del color de la esmeralda brillaron al igual que hicieron los trazos hechos a lápiz en los trozos de papel. Había decidido probar con una invocación sencilla, sólo para comprobar si era capaz de activarlas. Tras afirmar que ese era el caso apartó las manos y miró de vuelta al joven. -Parecen fáciles de manejar, al menos... Incluso para alguien tan patosa como yo.

Rió y le observó brevemente. El aura de aquel joven era poderosa, diferente a la de los humanos, lo que le hizo preguntarse por un segundo por qué usaba runas para usar magia. Aunque por otro lado era una fuente de canalización mágica bastante efectiva para según qué cosas.- Es un tipo de magia curiosa-le dijo amablemente y miró el libro que había estado reparando. -¿Suele hacer restauraciones de libros con este sistema?- La joven maga estaba bastante contenta con lo que había aprendido en el instituto Takemori durante su primera semana. Al principio dudaba que fuera a encajar y le daba miedo no encontrar una forma eficaz de controlar su magia, no obstante, había encontrado alguna que otra idea interesante. Las runas que tenía frente a ella eran una de esas.

- Oh, por cierto, ¿Cuál es su nombre? -Decidió preguntar al fin, percatándose nuevamente de que desconocía el nombre del joven bibliotecario-. ¿Lleva mucho tiempo en Éadrom?


Hablo / "Pienso" / Narro y actúo

Mi ficha
Chise Hatori
Salón : 3 A Dromes : 14346
Reputación : 3
Mensajes : 19
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Nero Angyros el Jue Ene 10, 2019 7:00 pm

Habiendo ella terminado con los talismanes, los recogió Nero en silencio, para luego dejarlos apilados de forma ordenada junto al reparado libro. Durante ese instante, no dejó por de prestar atención, ni por un segundo, a las palabras de su acompañante.

Por su tono de voz, parecía genuinamente interesada en aquellas runas, que el ángel había podido sentir como había logrado activar, de forma tan correcta como podía alguien que no tenía la esencia sagrada en su sangre. Y por su tono de voz, aquel no era solo el interés pasajero engendrado por una visión inusual; detrás de aquella pregunta sobre su uso, parecía existir una intención.

— Son esas muchas preguntas, señorita Hatori — Dijo, dejando escapar una tenue risa. Le ponía de buen humor saber que había quien veía algo mas que futilidad detrás de aquellas runas — Veamos... Puedes llamarme Nero... Y llevo relativamente poco por aquí — Pausó un segundo antes de atacar la ultima de las interrogantes, buscando las palabras adecuadas. Hizo su tiempo llevando su mirada hacía la fina pila de papeles, antes de volver a mirar a la pequeña pelirroja. — Y sobre este sistema... Es muy probable que nadie mas lo utilice... —

El pesado sonido de la puerta principal interrumpió su hablar. Uno de los pocos estudiantes que aún quedaban allí se había retirado. Nero llevó sus ojos por un segundo hacía la salida, por reflejo y no por algún motivo particular. En un sitio tan estático como aquel, era sencillo acostumbrarse a responder a cada uno de los estímulos.

— Lo siento. — Se disculpó por la breve intromisión; tenía bien inculcado que su percepción del tiempo y la de los jóvenes difería enormemente. Lo que para él había sido una brevedad en silencio, para ellos solía ser tiempo desperdiciado. — Como decía, dudo que haya alguien mas que lo use. Un humano lo haría con herramientas manuales. Un mago probablemente lo transcribiría, y solo si lo valiera. — Se detuvo un segundo antes de continuar. — Y los de mi especie poseen libros que no suelen necesitar restauración. — Se detuvo donde debía. Era una verdad universal, relatada desde hacía incontables siglos: Nada bueno venía nunca de los libros de los ángeles.



Nero Angyros
Dromes : 101118
Reputación : 13
Mensajes : 150
Ver perfil de usuario
Nero Angyros
ÁNGELES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Chise Hatori el Miér Feb 06, 2019 11:07 am

El joven bibliotecario se quedó en silencio cuando el último alumno excepto ella abandonó la inmensa biblioteca, dejándolos a ambos en soledad. Pero él joven tardó varios segundos más en volver en sí. Chise lo observó mientras él estaba inmerso en sus pensamientos, quizás a los demás podía resultarles algo molesto ese comportamiento pero no a la joven maga.

- No se preocupe, señor Nero -la joven le sonrió con amabilidad y escuchó el resto de su explicación. Lo cierto es que estaba totalmente de acuerdo, un mago normalmente lo transcribiría pero por otro lado ella pensaba que no era mala idea tener más de un método para hacer las cosas. -Eso es cierto, no obstante... .

Su respuesta se cortó al sentir algo extraño, su pulso se aceleró un poco y sus ojos miraron a los alrededores con preocupación. No sabía lo que era, pero algo no marchaba bien. De repente, las luces de la habitación titilaron con violencia y quedaron casi a oscuras; la noche había llegado a Eádrom y ni siquiera se había percatado. “Esto no está bien...” ese pensamiento apareció fugazmente en su cabeza sin ella saber por qué.

- Señor Nero... ¿No ha notado algo... raro? -La joven pelirroja buscó la mirada de su acompañante algo insegura, seguía teniendo la sensación de que algo malo estaba pasando. Buscaba en los claros ojos del joven rubio algo que indicara que se equivocaba, que no eran sino meras ilusiones.

Justo después de eso un crujido sonó en la sala y Chise se giró hacía el portón que se abrió de par en par mostrando una silueta. Era un hombre que no podrías saber si tenía veinte años o cuarentra, con cabello muy rizado y facciones duras y cortantes, Chise lo miró fijamente sin saber muy bien que decir.

- ¡Buenas noches! -exclamó el hombre con los brazos extendidos mirando en dirección a la maga y el ángel. Su sonrisa no transmitía nada bueno.


Hablo / "Pienso" / Narro y actúo

Mi ficha
Chise Hatori
Salón : 3 A Dromes : 14346
Reputación : 3
Mensajes : 19
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: El bastión de la maga y el angel [Privado - Chise Hatori]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.