Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Libre ¿Disculparme? No, eso nunca.. [LIBRE]

Mensaje por Hibari Kyoya el Lun Oct 08, 2018 8:35 pm

En el bosque la noche era completamente oscura, la luz de la ciudad no alcanzaba a llegar hasta el lugar con la vegetación más densa y ni siquiera se podía ver la luna en el cielo ya que las enormes nubes la cubrían por completo, dándole al lugar un aspecto aún más terrorífico que las noches comunes. Al chico de cabello azabache no le daba miedo para nada, en realidad no había llegado a encontrar la primera cosa que le causara temor en el corazón. Pero si podía hablar de preocupación, con las cosas que realmente le importaban claro que llegaba a preocuparse profundamente. Como por ejemplo por el instituto o por sus mascotas.

Como era este caso en especial.

Algunos de sus Hibirds habían puesto un par de huevos y hacía unas cuantas semanas, después de muchos cuidados y algo de cariño [lo cual Hibari nunca admitiría de buenas], habían nacido unos 4 Hibirds más. Los polluelos se quedaron a salvo en el despacho de Hibari, allí tenían una buena zona y siempre se mantenían cálidos. Hibari les llevaba comida adecuada y literalmente los cuidaba cada noche. Dejando salir ese lado sensible que nunca, nunca admitiría que tenía. Los lindos polluelos crecieron adecuadamente y sus plumas se desarrollaron como debían, pronto aprendieron a volar, aunque claro, el pelinegro se aseguraba de que no tuvieran ningún lugar para escaparse, después de todo aún le faltaba entrenarlos para que le hicieran caso, para que le fueran fieles siempre.

Pero por un descuido de su subordinado al entrar un día al lugar para buscar unos papeles, dejó la puerta abierta mientras volvía a salir, después de todo solo se demoraría un par de segundos. Que mala idea. Uno de los pajaritos salió volando a la menor oportunidad. Hibari, ocupado mientras destrozaba el rostro y las costillas de un par de ineptos que pretendían hacer travesuras dentro del instituto[¿], solo pudo enterarse de que uno de sus polluelos había desaparecido cuando ye estaba entrando la noche. De inmediato se puso a buscarlo por todo el instituto pero desgraciadamente no tuvo éxito. —Maldito Kusakabe.. Te morderé hasta la muerte cuando esto termine.. — Espetó con rabia hacia su subordinado.

Era ya bastante entrada la noche, cuando uno de sus subordinados le advirtió que creía haberlo visto en la entrada al bosque, pero había perdido su pista. Por que sí, Hibari había obligado a todos los que pertenecían al comité disciplinario a buscar al pequeño pajarito. Sin esperar ni un segundo, el elemental fue directo al bosque, dejándose guiar por sus instintos se adentró al lugar y comenzó a buscarlo. Llevaba en sus bolsillos un par de paquetes de semillas para ver si con el sonido de la bolsa aparecía. Pero no podía encontrarlo aún.

Pasaron aún más y más minutos, la tensión aumentaba y la preocupación del presidente iba cada vez a mas y más. Como última opción, dejó salir a los erizos de fuego para que le ayudaran a cubrir más territorio. Una mínima señal bastaba para que Hibari estuviera allí en un par de segundos. Y así fue, uno de los animales alumbró un poco más el lugar donde se encontraba para darle la seña a Hibari, luz púrpura abriéndose paso por la oscura noche. La señal llegó de un lugar cerca al lago, un pequeño claro en el bosque  que en ese momento alguien estaba usando como base, tal vez para una prueba de valor o para.. cualquier cosa relacionada con Halloween. Habían velas, telarañas de decoración y muchas calabazas con caras “aterradoras” esculpidas en ellas, brillando desde dentro y dándole al lugar un aspecto “siniestro”. Un montón de objetos  inútiles de la época se esparcían por el lugar.

De un salto Hibari aterrizó en el centro del lugar. No había nadie allí y bueno, no le importaba. Con afán comenzó a buscar entre las baratijas, dejando caer un par de frascos, calderos falsos y calabazas rodaron fuera. Al fin dentro de la última calabaza, la única que no estaba encendida, se encontraba el pequeño Hibird, resguardándose del frío de la oscura noche y claramente perdido. Teniendo cuidado de no lastimarlo, el pelinegro rompió la parte de arriba de la calabaza y lo tomó entre sus manos, soltando un suspiro suave de alivio.

Hibari, Hibari—Cantó el polluelo de emoción al verlo, haciendo que el chico se distrajera enorgulleciéndose y no escuchara los pasos que se acercaban por detrás de él. El lugar, antes decorado perfectamente, ahora se encontraba completamente destruido y desordenado, vidrios de lo que antes fueron vasos y la mayoría de las decoraciones completamente arruinadas. Seguramente.. terminaría debiéndole una a de quien fuera aquello.

off-Rol:
Buenas señoritas y señores~ Bueno, a quién quiera pasarse a responder mi rol.. ¡bienvenido sea! Espero que les guste~ Y la idea en un principio para que haya algún sentido.. es que Hibari le deberá un favor a quien sea que quiera adueñarse del pequeño puesto de Halloween, pueden inventarse lo que quieran[?] Claro que Hibari no cumplirá con nada romántico, cabe aclarar. ¡Ese chico ya está completamente marcado! [?]
Sin más.. espero que les guste... y que alguien responda, por favor ;u; [?]
Saludos. H


Hablo [#330099] - Narro - Pienso [#9900ff] - Habla alguien más [#330000]



Carnet:
avatar
Salón : 3 A Dromes : 57223
Reputación : 3
Mensajes : 50
Ver perfil de usuario
Hibari Kyoya
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: ¿Disculparme? No, eso nunca.. [LIBRE]

Mensaje por Jestro Jokster el Mar Oct 09, 2018 12:35 am

Había sido un día por demás aburrido, el clásico inicio de semana que mas de uno detesta por ser el regreso a sus clases o trabajos, y yo no era la excepción, después de un buen fin de semana ahora me encontraba por demás aburrido, había terminado todas las tareas y ahora me encontraba sin algo que hacer, por momentos pensé en ir a la biblioteca pero mi gusto por la lectura esta vez no dio buen fruto y simplemente me negué a ir, Monstrox me preguntaba que haría y que estar acostado observando el techo definitivamente no contaba como hacer algo, me puse de pie y le dije, — No se me ocurre nada, acaso tu tienes alguna buena idea? o es que acaso lo dices solo para molestarme? —, el libro me miro quedándose en silencio para pasados unos minutos emitir su respuesta, — Vaya esto es nuevo, que tú no tengas nada en esa mente tuya no es para nada común —, no quise responder de mala gana así que le dije que saldría a caminar pero que no sabía a que hora volvería.

Salí de mi habitación cerrando con llave ya que no quiero que alguien entre y lo moleste o peor aún, que intente llevárselo, avanzando por los pasillos de las habitaciones pude ver como algunos de mis demás compañeros y compañeras comenzaban a poner algunas decoraciones de halloween, eso me parecía divertido, — Tal vez yo deba decorar mi habitación o al menos la puerta —, pase por la habitación donde se encontraban dos chicas que de forma amable me pidieron mi ayuda para colgar unos murciélagos en su techo, acepte he hice lo que pedían, a forma de agradecimiento me dieron una invitación para una fiesta que darían con motivo de esta festividad, les agradecí y continué con mi camino, saliendo de la zona de habitaciones y llegando a la zona de descanso, me senté en uno de los sillones para leer la invitación, fue en ese momento que una idea en mi mente me apareció, — Y si yo también organizo una fiesta —.    

Pero yo quería algo más grande, algo más que una reunión en una habitación, así que me puse de pie para ir en busca de lugar perfecto, recorriendo todo el Instituto ningún lugar logró convencerme, así que si quería encontrar el sitio adecuado tendría que continuar mi búsqueda fuera del Instituto y eso hice, salí en busca de otros lugares, mi primera opción fue el cementerio perooooo se encontraba cerrado y no había forma de entrar, así que me pregunté que otro lugar sería bueno, quería un sitio que de noche diera un aspecto tétrico y recordé el bosque, ese lugar que había visitado en tiempos pasados, en el que había conocido personas de las que ahora desconozco su paradero, sin dudas el bosques es un hermoso lugar durante el día pero todo esto cambia durante el anochecer.  Fui a una tienda a comprar todo lo necesario, las típicas decoraciones y obviamente las invitaciones, llegando al bosque busque una zona que no tuviera tantos arboles para que ese fuera el punto de reunión y al encontrarlo comencé a decorar, colgando fantasmas y murciélagos en las ramas, buscando calabazas para dibujarles caras y usarlas como lamparas de ambientación, arreglar el lugar me llevo toda la tarde, llego el atardecer y todavía no entregaba las invitaciones así que regrese para entregarlas.

Aun quedaban algunas cuantas horas y me faltaban cosas que llevar y arreglar, pero pude repartir las invitaciones a tiempo, entre a mi cuarto, tome a Monstrox y salimos nuevamente, en el camino le conté lo sucedido y la idea que había tenido, a él le pareció entretenido pasar unas buenas horas en fiesta, como aun quedaba algo de tiempo pasamos por más bocadillos y algunos dulces, durante el tiempo que hicimos en las compras nos alcanzo la noche y solo quedaban pocas horas para que los invitados llegaran, así que a toda velocidad nos fuimos al bosque, estaba emocionado pero vaya sorpresa la que ambos nos llevamos cuando al llegar vi que toda mi decoración había sido destruida y no lograba entender que había sucedido, estaba en shock y Monstrox de inmediato me dijo que buscara alguna pista y que tal vez encontraría al culpable y así fue, ahí estaba, un joven a un lado de una de mis calabazas que yacía destruida, — Lo más seguro es que ha sido él, no hay nadie más aquí —, dejando las compras en el césped me dirigí hacía donde estaba el joven, con Monstrox a mi lado le miré y le pregunté, — Porqué has hecho esto? —, realmente quería saber su motivo, su razón, aquello que le impulso a destruir todo lo que había colocado para mis amigos y amigas.

Vestuario de Jestro y Monstrox:

Dibujo y diseño de vestuario realizados por Jestrolexander, usuario de Jestro, imagen de Monstrox, cortesía de Grupo Lego .



Jestro habla (0066cc) - Dragonio habla (003399) - Jestro piensa (990000) - Monstrox habla (663300) - Mi Ficha
cosas de Jestro:


Cumpleaños

avatar
Salón : 2 A Edad : 21 Dromes : 146573
Reputación : 32
Mensajes : 991
Ver perfil de usuario
Jestro Jokster
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.