Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
»  Schatten { Priv. Amadeo Roma}
Hoy a las 6:57 pm por Liu Feilong

» No me daré por vencido. |Ficha|
Hoy a las 6:00 pm por Kureiku Han

» La estatuilla
Hoy a las 4:48 pm por Amalek

» Ⅲ | Nuevo amanecer ⍫
Hoy a las 4:42 pm por Luka Crosszeria

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 3:15 pm por Kureiku Han

» Se buscan roles
Hoy a las 10:54 am por Millicent Valnor

» Dragon's Heir | Priv
Hoy a las 9:38 am por Zackary Argyreon

» ¡Búsqueda!
Hoy a las 7:43 am por Troya

» ¡Juguemos juntos!
Hoy a las 7:33 am por Troya

» I can't help falling in love with you~ - Priv. Trent
Hoy a las 1:23 am por Trent Strauss



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Basilius el Miér Oct 03, 2018 6:03 pm

Tras los cristales de la cafetería podía verse la luna siendo engullida lentamente por una amenazante nube, parecía que el cielo iba a nublarse muy pronto, esa fue la sensación que tuvo Basilius. Sentado frente a él estaba el señor Spencer, un hombre ataviado con un traje negro, de rostro acicalado a consciencia en un intento de embellecer sus rasgos, pero el efecto que conseguía era artificial y pobre. Sin embargo, aquel aspecto de maniquí barato parecía funcionar con la camarera, que le hizo un guiño cuando les trajo a ambos sus pasteles de limón y dos tazas de café. Spencer le dedicó una sonrisilla intencionada, y cuando la camarera se dio la vuelta para volver a la barra, Spencer se perdió en las curvas de su trasero. Miró a Basilius después, haciendo un gesto con la boca y los ojos para enfatizar sus pensamientos obscenos. Basilius se limitó a sonreír sin esforzarse demasiado.

Bueno... ¿has estado pensando en nuestra oferta? Dijo Spencer antes de degustar el pastel de limón y dar un sorbo al café. Sí. Me ha sorprendido ver esa cantidad de... ceros. Spencer se rió y asintió satisfecho un par de veces. Se limpió con la servilleta los restos de la boca y prosiguió Es una gran oportunidad, esto no ocurre nunca. Considérate un hombre afortunado. Tú, nos dejas a nosotros esa ruina que tienes por hostal, que solo sirve para acumular humedad y polvo, nosotros nos lo quedamos y te pagamos por ello la suma suficiente para que tengas la vida resuelta ¡Es como un sueño! ¿No te parece? Spencer sonreía, estaba convencido de que aquella negociación llegaría a buen puerto, pero Basilius seguía mirando tras los cristales de la ventana, pendiente de las nubes. Bass... ¡Bass! ¿Me estás escuchando? Basilius lo miró con el rostro serio. Te decía que era un chollo. La expresión de Spencer cambió, ya no parecía tan seguro. Estoy abrumado por la oferta, no creas que no la he considerado concienzudamente. Pero, mi respuesta es no. El Viejo Lecho tiene todo lo que necesito para vivir, no me hace falta más dinero. Comenzó a chispear en ese instante, el cielo ya estaba completamente cubierto.

Spencer dejó el tenedor sobre el plato sin comerse el pedazo que ya tenía listo. Miro severamente a Basilius durante un rato. De acuerdo... quieres regatear, entiendo. Está bien, somos hombres de negocio ¿Qué más quieres? ¿Doblar el precio? Te lo triplico. El rostro de Basilius ni siquiera cambio. Para él, todo lo que prometía Spencer no valía nada, el dinero ya no tenía ningún significado para la vida del que una vez fue rey. No voy a venderlo, señor Spencer. Tendrá que buscarse otro lugar. Lo siento. Spencer asintió un par de veces, forzando una sonrisa airada. De pronto, dio un golpe contra la mesa y tiró su plato de pastel al suelo. En ese instante, alguien pasó por al lado, pisó la tarta y resbaló cayéndose de culo sobre la cerámica rota. Basilius se levantó rápidamente para prestar su apoyo a la persona afectada. Spencer se puso en pie con brusquedad y miró encolerizado a Basilius. ¡Ándate con ojo, Bass! ¡Tu hostal es viejo y decrépito, podrías tener un accidente en cualquier momento, eso no lo querría nadie! ¡Yo me replantearía la oferta seriamente! Sin decir nada más, se dirigió a la puerta para salir.

Cuando ya estaba a punto de salir, Basilius lo interrumpió Espere señor Spencer... Spencer se detuvo a pocos centímetros de la puerta, una sonrisilla apareció de nuevo en su cara y se dio la vuelta con aires de dios. ¿Sí, Bass? Tenga cuidado con la tormenta. La sonrisilla de Spencer se difumino lentamente, decepcionado y cada vez más furioso. Miró resignado  al cristal, solo estaba chispeando. ¿Tormenta? son solo cuatro gotas, Bass. En ese mismo momento, un terrorífico trueno hizo tambalear los cimientos de la cafetería. Hubo conmoción en los presentes, y la luz parpadeó durante unos segundos. Spencer dio un respingo tan embarazoso que se sintió profundamente avergonzado. Salió rápidamente de la cafetería.

Por el cristal, Basilius y los demás clientes observaron a Spencer dirigirse a su coche. Intentó encenderse un cigarrillo, pero no pensó que era una pésima idea hacerlo bajo la lluvia. Como no pudo, se desesperó todavía más y golpeó el techo del vehículo con contundencia. Se metió dentro, arrancó y posteriormente aceleró hasta salir del aparcamiento y perderse en la carretera.

¿Estás bien? Le dijo Basilius a la chica que se había caído mientras la ayudaba a levantarse del suelo. Lo siento mucho. Esto no debería haber pasado. Espero que no te hayas cortado. Basilius realmente rogaba que no hubiera ningún rastro de sangre, o tendría que luchar contra su espíritu para contener las ganas de saborearla.


Ficha de Basilius:

Colores de rol:

Actúo.
Hablo.
"Pienso."
avatar
Dromes : 13156
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
Basilius
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Mitsuki Fujimori el Lun Oct 08, 2018 7:49 am

Hace unas pocas semanas, Mitsuki se había vuelto toda una “chica de ciudad”, por así decirlo, su conexión con la universidad finalmente había terminado. No había más mudanza ni tramites que realizar.

La vida en la ciudad se volvía cada vez más relajada, ya no tenía que estar corriendo contra el tiempo para terminar trabajos, ni sufriendo con interminables exámenes, ahogada entre apuntes y libros de textos. Cualquiera podría decir que Mitsuki estaba viviendo como quería, pero a decir verdad no era así, pues su plan o mejor dicho su sueño de recorrer y conocer la ciudad en busca de aventuras se vieron frustrados cuando su compañero y también angel guardián volvió con los Divinos, quienes al parecer no estaban del todo conforme con su decisión de quedarse en la Tierra... ¿Quién sabe si lo volvería a ver?. Por ese motivo decidió posponer su travesía, no estaba preparada para realizarla sola, no por el momento.
Mientras tanto pasaba sus días recorriendo los alrededores, debes en cuando tomaba algún que otro empleo temporal en las tiendas y cafeterías, no porque necesite el dinero, pues contaba con la herencia que le habían dejado sus padres, simplemente lo hacía para evitar aburrirse cayendo en la monotonía de esos días relajados. Estaba bien para ella disfrutar del no ir a la universidad pero no soportaba estar haciendo nada todo el día ni mucho menos todos los días.

Aquella tarde, había estado trabajando en una tienda de accesorios, era bastante tranquilo por lo que no se sentía cansada, es por eso que cuando salió, a eso de las 20 Hs. Pensó en pasear un rato por el parque, pues la noche se prestaba para ello, estaba cálidamente primaveral, o bueno eso parecía, ya que de pronto las nubes comenzaron a asomar cubriendo completamente el cielo.- ¿Huh? Eso si es raro...-Murmuró la rubia, elevando su mirada un tanto confusa ¿Cómo era posible que ese clima , hasta el momento primaveral amenazaba ahora con lo que parecía una fuerte tormenta.- Supongo que quedarme aquí sería muy mala idea... -Agregó pensando en voz alta buscando un sitio donde poder refugiarse para después poder llegar a su casa. Lamentablemente por allí no había nada y las pocas tiendas que rodeaban el parque comenzaban a cerrar, al parecer no era la única que imaginó lo que se asomaba.

Caminó apenas unas cuadras más, deseando que el cielo no estallara. Para su suerte encontró una cafetería abierta y sin dudarlo ingresó. Buscó un sitio donde poder sentarse ignorando el poco bullicio que invadía el lugar.
Finalmente halló una mesa libre junto la ventana, mientras se dirigía a la misma, escuchó como unos sujetos sentados en una mesa contigua, estaban teniendo una ligera discusión, bueno era “ligera” hasta que uno de ellos golpeó bruscamente la mesa, tirando al suelo un plato que, como era de esperarse, ocasionó un estallido, esparciendo por todos lados pedazos de cerámica y lo que parecía un postre. Para suerte (o mejor dicho MALA suerte) de Mitsuki, quien pasaba justo por ahí, sin poder esquivar lo que estaba regado por el piso, terminó resbalando como muñeca de trapo quedando sentada en el piso. Como reflejo para amortiguar la caída atinó a apoyar primero sus manos, aunque las mismas dieron de lleno con varios trozos del plato roto.- ¡Ay!...Rayos!-Se quejó, percatándose que aquellos sujetos, o por lo menos unos de ellos, se dirigía a la puerta.- Que caballeros...-Protestó con tono sarcástico al mismo tiempo que intentaba ponerse de pie, algunas personas iban en su ayuda, pero apenas pudieron acercarse ya que un fuerte trueno hizo temblar la cafetería entera, asustando a todos los comensales, dejándolos por unos segundos inmóviles, incluida Mitsu.

Una vez sucedido esto intentó una vez más ponerse de pie. «”¿Estás bien?”»[/i]-Escuchó de pronto mientas la ayudaban.
Digamos que podría estar mejor, gracias. Respondió poniéndose finalmente de pie,  sacudiendo su ropa con cuidado, quitando los restos de pastel y cerámica. Debido a que llevaba jeans, no había sufrido heridas graves, solo algunos cortes en sus manos, que fueron las que dieron el impacto.
En seguida una de las camareras le acercó unos paños húmedos y un pequeño botiquín por si necesitaba, la rubia aceptó agradeciéndole y sin dar más importancia se dirigió a su mesa.

«”Lo siento mucho. Esto no debería haber pasado. Espero que no te hayas cortado. “» Agregó el sujeto que la había ayudado. Mitsuki dirigió la mirada nuevamente hacía él, pues como no lo había visto antes del accidente, si de había dado cuenta.
Hum, ya veo ¿Tú fuiste el culpable? -Indagó casi acusándolo.- Deberías controlar tu ira la próxima vez, por lo menos si te encuentras en un lugar público...-Aconsejó sentándose en su lugar para quitarse algunas astillas que todavía estaban en su mano. Quejándose con dolor cada tanto.- Al parecer solo son rasguños y pocos cortes...Sobreviviré-Agregó esta vez más tranquila.-Y dime ¿Qué fue lo que causó tanto enojo como para tirar un pastel? -Preguntó mostrando curiosidad por la situación.


Lindo Regalito~^^

Mitsuki: HablaㅣActuaㅣPiensa
Lost Angel~ :


|||Random||| Yo lo sé!:



Gracias Chiflado Navideño!



avatar
Dromes : 130057
Reputación : 4
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Basilius el Mar Oct 09, 2018 9:47 am

Pero si yo... Basilius no terminó la frase. Fue el señor Spencer quien tiró el plato en aquel repentino arrebato, y aquella chica había sufrido las consecuencias injustamente. Tal vez, pensó que excusarse ya no valía la pena, por lo que hizo una modesta reverencia en señal de arrepentimiento Me disculpo de nuevo. Un olor dulce llegó a la nariz de Basilius, era cálido, se fijó entonces en la mano de la joven, sangraba un poco. Ella, un poco molesta, se sentó donde antes había estado él y le dijo que no había razón para preocuparse, que solo era unos rasguños. Igualmente, no hacía falta mucho más para desesperar a Basilius, aunque ya estaba acostumbrado y sabía guardar las formas.

Basilius se sentó frente a ella, y en seguida, la joven le pidió explicaciones de la disputa que antes había acontecido. Al verse de algún modo involucrada, era normal que sintiera curiosidad. Cuando los planes no salen como uno tiene en mente, es natural sentirse... frustrado. Y a veces hay quienes se dejan llevar un poco por las emociones. Rió en voz baja. Son negocios.  Basilius observaba con atención como aquella joven se despegaba de la mano algunos trozos de astillas que aun tenía clavada en la piel. Abrió sutilmente la boca y un susurrante y fantasmagórico rugido se pronunció desde su interior, tan remoto que parecía provenir del mundo de los muertos. Seguramente ella no se enteró, porque Basilius se esforzó por disimular sus instintos, y aquel gesto no había sido queriendo, sino una muestra ahogada de su naturaleza salvaje. Perdone. Déjame ayudarle con eso. Basilius pretendió agarrar la mano de la joven, pero ella mostró un indiscreta resistencia a que la tocaran, él se dio cuenta a tiempo, y esbozó una pequeña sonrisa. Claro, tiene razón. Espere. Cogió el botiquín que antes había  dejado la camarera, retiró de ellos unos guantes de látex sin usar y se los puso. Luego, intentó de nuevo agarrar su mano lastimada. Al principio dudo, como si no se sintiera seguro de si debía o no hacerlo, pero finalmente se llevó la mano hacia él, sujetándola con extrema delicadeza para no tocar los rasguños. Duele mucho menos si en su lugar lo hace otra persona Con unas pinzas, empezó a retirar cuidadosamente las pocas astillas y restos de cerámica que le quedaban. Me llamo Basil. Solo soy un simple hostelero. El hombre de antes quería comprar mi hostal por una cuantiosa suma. Se ha enfadado porque le he dicho que no. En resumen, es eso lo que antes ha pasado. Cuando terminó de quitarle las astilla, limpió con algodón la herida. El olor de los productos que estaba usando servía también para contrarrestar el aroma de la sangre, eso fue suficiente para aliviar los deseos de Basilius y no sentirse tan necesitado de probarla. Con esto es suficiente. Te devuelto tu mano Bromeó.

Que asco, yo no me he traído paraguas ni nada Dijo una chica sentada en la mesa de atrás. Ni yo, me voy a poner chorreando. En él móvil ponía que haría buen tiempo. Le contestó una amiga. Es que ya no te puedes fiar de nada ni de nadie, me siento traicionada. No había parado de llover desde entonces, y en las carreteras ya se estaban formando charcos enormes que los coches hacían salpicar cuando pasaban por encima. Las luces de la ciudad se deformaban en coloridos círculos desenfocados tras los empañados cristales de la cafetería. Parecía que ninguno de los allí presente tuviera intención de marcharse, al menos, no hasta que empezara a escampar, sin embargo, mientras Basilius siquiera en aquel punto de la ciudad aquello parecía poco probable. Por suerte, o mejor dicho, por ser previsor, Basilius nunca salía de casa sin su gran paraguas negro, que ahora se encontraba debajo de la mesa.

Una camarera pasó por al lado, se fijo en que la tarta de limón de Basilius aun seguía intacta. Disculpe caballero. Basilius, que en ese momento estaba mirando por el cristal, se giró hacia la camarera. ¿Quiere que se la retire? A lo mejor prefiere otro sabor. Oh no, no será necesario. Es que no tengo hambre, pero... Basilius miró a la chica a la que había curado la mano ¿La quiere? Es de limón. Le prometo que ni siquiera he tocado los cubiertos. La camarera sonrío y se retiró dejando allí la tarta.

¿Estudia? Preguntó Basilius de repente. Es muy joven, seguro que va a la universidad ¿Me equivoco?


Ficha de Basilius:

Colores de rol:

Actúo.
Hablo.
"Pienso."
avatar
Dromes : 13156
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
Basilius
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Mitsuki Fujimori el Mar Oct 09, 2018 9:29 pm

Una nueva disculpa se hizo presente, haciendo que Mitsuki simplemente sonriera de lado soltando un resoplo. Para alivianar la situación, por un instante pensó en decirle “Hey, tranquilo... son cosas que pasan...”  Pero no tuvo lugar, ya que el sujeto agregó una frase que dio a entender un poco más lo que había sucedido.- Eso tiene sentido, los negocios deben ser algo complicado a veces... y más cuando es algo compartido...-Opinó haciendo referencia al compañero que ya se había ido. Ella no sabía mucho del tema por experiencia propia, pero sí escuchó acerca de ello en los lugares en los que últimamente había trabajado. Generalmente las personas suelen tener discusiones o enfrentamientos en relación a lo que sea se trate el negocio. “Que complicado suena eso...Es el problema de trabajar con alguien...supongo...” fue lo que imaginó la rubia, quien se perdió por un instante en sus pensamientos. Mientras tanto el hombre, que ahora estaba sentado frente a ella, amagaba con tomar su mano herida, seguramente para ayudarla, pero por reacción involuntaria la joven la apartaba, como era de esperarse, pues no se sentía cómoda con esa situación.
El contacto con un extraño, por más mínimo e insignificante que fuese, le resultaba incómodo...¿Quién sabe por qué? Simplemente eran situaciones que prefería evitar.

Aun así, no pasó mucho tiempo hasta que el contrario tomó algunos accesorios del botiquín que estaba sobre la mesa que ahora compartían e insistió una vez más sujetando con suavidad la mano de la chica, esto hizo que ella se diera cuenta que realmente quería ayudarla, seguramente para calmar el sentimiento de culpa o vaya uno a saber, el tema era que ahora solo se limitaba a observar mientras le curaban esas heridas leves pero ligeramente dolorosas.- Hum, sí... Eso parece... -Murmuró en respuesta al comentario que hizo el sujeto en relación a que duele menos si lo hace otra persona, que si bien era cierto, no podía evitar soltar algún quejido cuando sentía dolor.
Mientras el hombre proseguía curando la mano, este pasó a presentarse y contar un poco acerca de la situación por la que había pasado minutos atrás. De pronto todo se volvió “casual” por así decirlo, cobrando un nuevo sentido ante los ojos de la joven.- Ya veo... -Comentó luego de escucharlo.- Eso me da a entender que el que sufre ataques de ira es el otro sujeto...No tú...-Agregó un tanto pensativa mientras observaba su mano ya curada- Gracias, Basil...-Sonrío apenas por la broma previa. Pensó en responderla pero la conversación de la mesa de atrás le llamó momentáneamente la atención y dirigió la mirada hacia la ventana.- Es cierto...-Murmuró.- Hasta hace nada el clima estaba cálido...Primaveral... No pintaba que iba a llover así, hum... que curioso...-Comentó casi sorprendida. De pronto la voz de la camarera hizo que ambos la voltearan a ver. - No gracias...Creo que ya tuve suficiente pastel por hoy-Bromeó ante la oferta de Bass- Pero si tomaré un chocolate caliente, por favor...-Le dijo a la chica quien luego se marchó.-Oh! Por cierto... Soy Mitsuki...-Se presentó finalmente, dirigiendo la mirada al sujeto.- Si, aunque... ya no estudio... - Respondió con tranquilidad.- Hace unos meses decidí tomar sabático lo que queda del año...Supongo que es algo normal en esta etapa...Ya sabes, buscar empleo... ver a donde quiero llegar... y esas cosas-Agregó encogiendo los hombros.- ¿Qué hay de ti? ¿Por qué quieren comprar tu hostal? ¿Esta en un buen lugar o deja buena ganancia? Digo... como comentaste que te hicieron una importante oferta...¿Por qué la rechazaste? ¿Es familiar o algo así?...-Indagó como era de esperarse viniendo de ella.
Cuando se dio cuenta de que lo estaba “bombardeando” a preguntas (como solía decirle aquel ángel) no pudo evitar sonreír.- Disculpa... No es mi intención incomodarte con tantas preguntas... No soy del FBI ni mucho menos... solo soy una persona curiosa...-Se excusó torpemente.- Si me lo preguntan... También te ves un tanto joven para ser dueño de un hostal... Generalmente son sujetos más... ya sabes...”mayores” ...amh...¿Ancianos?...-Finalizó haciendo una mueca de duda. Justo en ese momento se acercó la camarera nuevamente, esta vez con el pedido de Mitsu.
-Aquí esta su chocolate caliente, señorita. Espero que su mano esté mejor... Por cierto, ya retiro esto...-Dijo tomando el botiquín de la mesa luego de colocar la taza frente la rubia quien agradeció asintiendo con la cabeza.- Bien, si necesitan algo más me llaman...-Culminó alejandose  para atender otras mesas. Con tranquilidad, Mitsu acercó la taza para sentir el aroma al chocolate mientras le daba lugar a Basil para responder...Claro, si es que lo hacía.


Lindo Regalito~^^

Mitsuki: HablaㅣActuaㅣPiensa
Lost Angel~ :


|||Random||| Yo lo sé!:



Gracias Chiflado Navideño!



avatar
Dromes : 130057
Reputación : 4
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Basilius el Dom Oct 21, 2018 4:00 pm

¿Ancianos? Basilius esbozó media sonrisa. No veo razón para que alguien joven no pueda dedicarse a la... Su voz se ahogó lentamente, parecía haber perdido la concentración al distraerse en el gesto de Mitsuki; se había llevado la humeante taza de chocolate a su nariz para probar el dulce aroma que emanaba de dentro. Tal vez, lo que sintió Basilius fue una pizca de envidia, porque ella iba a satisfacer pronto su apetito y él no. Cuando sus miradas volvieron a encontrase, Basilius escapó del trance y terminó la frase hostelería. Su media sonrisa se hizo completa, y permaneció así durante un rato hasta que recuperó el gesto natural que le caracterizaba. No gano mucho, apenas pasan clientes. Pero, allí tengo todo lo que necesito ¿Por qué iba a vendelo? Echó su cuerpo hacia atrás y se acomodó en el respaldar acolchado.No sé porque están tan interesados. Y no creo que quieran revelar sus... intenciones. De nuevo, volvió a sonreír Puede estar tranquila; sus preguntas no me agobian, señorita Mitsuki. No se corte, se lo ruego.

Basilius y Mitsuki siguieron conversando durante un largo rato. Le comentó a la chica que le parecía un plan estupendo aquello de tomarse el resto del año sabático, despejar la mente para que entraran nuevas ideas y así pensar en nuevos propósitos. Por su parte, él le reconoció que no tenía estudios, y que desde pequeño se había dedicado al negocio familiar, aunque en ningún momento reveló cual había sido la verdadera naturaleza de su empresa, dejando intuir que se refería únicamente a la hostelería. Estaba diciendo medias verdades pero ninguna mentira. Más tarde cambiaron de tema. Basilius habló sobre el tiempo y de cómo los seres humanos estaban sujetos al influjo de su fuerza, argumentando que al final, todos éramos esclavos de las horas. De hecho, él decía compadecerse de las criaturas inmortales; algunos seres creen sentirse imparables solo porque ya no están sujetos al yugo de la vejez. Sin embargo, para Basilius, la eternidad ya es un castigo mucho más cruel que la muerte. Este asunto había surgido porque ambos recordaron el incidente del señor Spencer, ya que Mitsuki, anteriormente, había descubierto que el problema de ira parecía ser de él, y Basilius le respondió que realmente lo que le pasaba a Spencer era que se creía dueño y señor del tiempo, y que todo podía conseguirlo cuando él quisiera. Evidentemente, la frustración resulta inevitable al descubrir que eso puede no ser así. A lo que yo me refiero, señorita Mitsuki, es que alabo su decisión de disfrutar este tiempo sabático. Simplemente se deja llevar por las circunstancias y parece no importarle el pasado o el futuro. Vive en el presente, y se deja sorprender por los acontecimientos que se le ponen por delante, como el de hoy, que ha permitido nuestro encuentro. Basilius desvió la mirada al paisaje tras la ventana, y la elevó hacia los nubarrones negros y violentos. Al menos... yo solo logro ser feliz cuando me dedico al presente. Aquel comentario pareció un pensamiento que se le escapó del alma, y Mitsuki tuvo que escucharlo.

Disculpad Interrumpió una camarera. Vamos a cerrar ya. Lo sentimos. Cuando Basilius miró a su alrededor, comprobó que ya no quedaba nadie salvo él y Mitsuki. Río en voz baja, con un tono irónico. Aquella risita podía deberse a la ironía del tiempo, capaz de convertir horas en solo un instante; no se había dado cuenta de lo tarde que era. Por supuesto. Nos iremos ahora mismo, gracias. La camarera sonrío e hizo una modesta reverencia, luego se retiro. Basilius se agachó y cogió el paraguas que tenía bajo la mesa. ¿Me dejaría acompañarla a casa, o a dónde sea que se dirija? Es lo mínimo que podría hacer. Además, no quisiera que cogiera un resfriado.


Ficha de Basilius:

Colores de rol:

Actúo.
Hablo.
"Pienso."
avatar
Dromes : 13156
Reputación : 1
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
Basilius
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Mitsuki Fujimori el Miér Oct 24, 2018 9:35 am

Bueno, en ocasiones es necesario solo mirar el presente... El pasado genera nostalgia o tristeza y el futuro ansiedad. Y para mi ninguna de estas dos últimas es buena...-Comentó algo pensativa, luego soltó una leve sonrisa al escuchar acerca del acontecimiento sorpresivo  que sucedió momentos atrás.- Es cierto, aunque hubiera preferido caer sobre... no lo sé algún almohadón en lugar de un plato roto...-Bromeó a modo de queja falsa.-Pero a todo esto... coincido en que hay que disfrutar el presente... Debe ser la clave de la vida...Por eso debe ser que a veces es difícil solo concentrarse en ello... -Agregó justo antes de que la camarera se acercara para informarles que estaban por cerrar. Increíblemente las conversaciones es con el extraño habían resultado sumamente entretenidas para Mitsuki y a decir verdad eso era algo nuevo para ella, quizás esta “nueva vida” la había vuelto más relajada y comunicativa. Tal era su atención a la charla que en ningún momento se percató de que el lugar se fue vaciando de a poco lo cual no era para menos, ya que era alrededor de las diez de la noche y debido a la lluvia, que nunca se detuvo, las calles estaban vacías.
Ja...Al parecer nuestro presente era alterno a esta realidad...-Comentó divertida mientras se ponía de pie luego de pagarle a la chica quien luego se retiró.-¿Huh? Un momento...-Dijo repentinamente.- ¿Cómo es posible que seas la única persona con un paraguas? -Indagó casi sorprendida.- En serio, todo el mundo se sorprendió por este clima tan extraño de pronto y tú ya estabas preparado para ello...¡Es raro!¿Acaso ves el futuro o algo así?...-Agrega mientras se dirigía a la puerta.- ¿Quizás controlas el clima? -Continuó mirando el cielo ya nocturno.-Oh, antes de ir a casa debería pasar por una farmacia para comprar banditas y algo para desinfectar las heridas...-Pensó en voz alta al recordar que su botiquín estaba vacío.- Eso pasa por posponer las cosas...-Resopló negando varias veces con la cabeza.
Creo que hay una por allí, a dos cuadras mas o menos...-Señaló en dirección por donde ella había venido más temprano. Esto era un problema porque su departamento estaba a unas cinco cuadras pero en la dirección opuesta, por lo que tenía un camino largo que recorrer.- Sí, por allá había una... Pero no quiero que pierda su tiempo acompañándome...Quizás prefiera ir a su hostal para ver que todo esté en orden...-Comentó a modo de consejo. Pues tampoco quería acaparar el tiempo ajeno, y menos el de alguien que tiene a cargo tal responsabilidad como una hostelería codiciada por seres malhumorados.- Un poco de agua no va a dañarme...-Dijo posando ambas manos sobre su propia cintura como haciendo frente a la lluvia, la cual comenzó a caer con más furia como si le estuviese respondiendo.- Bueno, eso no lo esperaba...-Murmuró para luego voltear la mirada hacia Basil.-Mas que paraguas necesitaremos un bote...¿No crees? -Bromeó inocentemente ante la situación.

La cafetería ya había cerrado sus puertas, ambos estaban de pie bajo el toldo de entrada. La lluvia ya era tormenta y tenían una decisión que tomar. Por un lado, Mitsuki debía comprar cosas para curar las heridas de sus manos antes de ir a su casa, mientras que por otro lado, Basil debía ir a su hostelería para ver que todo este en orden.
La idea de quedarse en el hostal había pasado vagamente por la mente de la rubia, pero no sabía si ese lugar quedaba más lejos que su propio departamento a demás ¿era buena idea ir a ciegas con un desconocido?.


Lindo Regalito~^^

Mitsuki: HablaㅣActuaㅣPiensa
Lost Angel~ :


|||Random||| Yo lo sé!:



Gracias Chiflado Navideño!



avatar
Dromes : 130057
Reputación : 4
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Malos tratos. [Mitsuki Fujimori]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.