Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Have mercy on me [[Libre]]

Mensaje por Min Hyuk el Jue Sep 20, 2018 7:16 pm

Días nublados y mucho aburrimiento, su vida lo aburría demasiado y no parecía haber techo para ese vacío existencial de "¿qué hacer?", un vacío existencial que no se llenaba con nada, no había tal cosa como un pasatiempo, una amistad, un vicio, lo que sea. Incluso su profesión, esa que lo había mantenido ocupado durante varios años, no podía darle razones para esforzarse y levantarse con una sonrisa. Esa aburrida monotonía lo tenía cansado y no parecía encontrarle una solución posible. Sin embargo no todo eran malas noticias para el profesor, recientemente su alumnado había conseguido notas más que aceptables y eso al menos era una buena razón para alegrarse ya que tenía muchos detractores en cuanto a su manera de enseñar, había quienes decían que "ojo parchado" era un tanto extremista a la hora de dictar sus clases, a la hora de comprobar los conocimientos de sus alumnos, y probablemente tenían razón. Sin embargo había razones por las que el hombre del parche era tan exigente, la razón era simple: ¿cómo alguien que dicta una clase tan importante como "control de poderes" puede tomarse la situación a la ligera? ¡Ni hablar! Era normal para él ser exigente en una asignatura como esa ya que así sus alumnos controlarían sus fuerzas para luchar contra sí mismos, contra sus miedos, contra el enemigo que siempre acecha ahí fuera, contra la misma oscuridad.

Lejos de encerrarse en su negatividad y falta de motivos con importancia, el hombre del parche prefirió salir a la ciudad para ir a lo más espiritual que podía encontrar en Éadrom, los templos. Allí tendría un reencuentro consigo mismo, la meditación era una gran herramienta para entrenar alma y mente ya que uno mismo suele ser el mayor enemigo que tienen tanto mortales como inmortales, débiles como poderosos: Min Hyuk no era la excepción a esa regla universal. Allí a lo mejor encontraría respuestas luego de descansar el alma en las cascadas, de rodillas cual monje Shao-Lin el pelinegro hallaría respuestas o incluso más dudas, pero no se iría con las manos vacías. El viaje emprendido duraría pocas horas, no contaba con un vehículo ni nada de eso porque no estaba en su lista de prioridades así que se valió del viejo y confiable transporte público que lo ayudaría a moverse por la ancha ciudad, así llegaría en unas pocas horas a ese sitio escogido. Con él llevaba las "herramientas" de defensa en caso de que a algún idiota se le ocurra atacar, uno siempre debía ser prevenido. Dentro del gran templo caminó durante media hora hasta llegar a una especie de santuario natural, rodeado de árboles y silencio, un silencio que sólo se rompía con los ruiseñores que sobrevolaban la zona. Ese silencio se rompería aún más cuando allí en la lejanía se viera una gran cascada que emanaba agua cristalina, mucha paz. Una paz que él necesitaba.

Una vez recorrido el largo sendero de piedra macisa, se arrodilló tomando la posición de un monje y juntó sus manos cerrando los ojos. Se hizo el silencio y la meditación comenzó.
avatar
Edad : 26 Dromes : 22305
Reputación : 0
Mensajes : 10
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.