image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Viste donde fue el conejo blanco? — Priv. Mephisto

Mensaje por Nathaniel Wyatt el Mar Sep 11, 2018 10:50 pm

Cualquiera que llevara más de dos, tres o hasta cinco meses viviendo en un lugar, habría explorado al menos la mitad de su entorno, cualquiera...menos nathaniel. Desde que había llegado al instituto, los únicos lugares que allí conocía mejor...eran la biblioteca y el invernadero.

Su rutina diaria casi siempre era la misma; Una buena ducha, un desayuno contundente y otra clase saltada. Sus maestros estaban cada vez más acostumbrados a ver al muchacho únicamente los días de examen, sus calificaciones eran impecables y su comportamiento....era intachable; No había razón para quejarse de él.

Algunos de sus compañeros, por no decir que gran parte de su salón, desde el primer día lo consideraron un tanto extraño. Aquella sonrisa cálida, su apariencia tan...radiante y fresca, algo que no se veía demasiado en chicos de su edad.

. . .

Aquel día, así como cualquier otro, el muchacho cargaba entre sus brazos al menos cinco macetas nuevas; Era obvio y bastante claro que iba directo a encerrarse al invernadero. Al estar allí, una enorme sonrisa se dibujó en sus labios — Buenos días, buenos días...~  — Repitió, inclinándose con cuidado para dejar las macetas en el suelo. Entre suaves tarareos y sin borrar aquella expresión de su rostro, comenzó a revisar cada planta que recientemente había cambiado de lugar; Necesitaba asegurarse de que se estaban adaptando sin problema.

Mientras recogía y ordenaba cada cosa que había dejado tirada el día anterior, pudo percatarse de un detalle que no había notado apenas llegar; Yuuto no estaba. Extrañado, comenzó a buscar por entremedio de las plantas más grandes, esperando encontrar al pequeño animal acurrucado en el interior.

— Dónde se habrá metido... —

Murmuró, incorporándose luego de haber revisado el último rincón. No era común que yuuto se saliera sin que antes nathaniel se apareciera por el invernadero, era...demasiado extraño no verlo allí. Con los labios ligeramente torcidos en un gesto de preocupación, salió del invernadero para ir a buscarlo. El primer lugar en el cual se le había ocurrido mirar, era la zona de descanso; Yuuto acostumbrada dormir en las ramas del enorme árbol de cerezo que se hallaba justo en el centro. Seguido de ello, reviso los alrededores de las casas y sin darse cuenta, ya estaba frente a la entrada de la enfermería. — ...A donde fuiste, yuuto... — Suspiró, desviando la vista hacia sus costados, notando apenas en ese momento el edificio antiguo — ..¿Y esto...siempre estuvo aquí..? — Mencionó en tono bajo, dejando a la vista un gesto de sorpresa. Más de una vez se había pasado cerca de ese lugar, pero...jamás había notado el edificio..

El exterior del mismo era simplemente maravilloso, a cada lugar que dirigía la vista, una bella flor abría sus pétalos para recibir los cálidos rayos del sol. Entre los viejos ladrillos, verdosas enredaderas adornaban gran parte de los muros; El albino estaba simplemente extasiado con la belleza de aquel abandonado lugar. — ¿Cómo no...amar todo esto~.? — Murmuró, dando pasos lentos hacia la pequeña escalera en la entrada del edificio; Sus ojos, recorrieron con detalle cada rincón...

Al estar ya frente a la puerta, se dio el tiempo de inclinarse y estirar el brazo derecho, tocando con delicadeza cada hoja y cada flor que crecían en una de las viejas macetas que adornaban la entrada. — Creo que tu pequeña casa ya no da para más..~ — Mencionó al notar las marcadas grietas en un costado de la maceta. Al incorporarse, dio un último vistazo y tomó todo el aire que sus pulmones podían retener, dejando escapar un suave y largo suspiro; Estaba decidido a regresar y cuidar de todas ellas, así como había dedicado gran parte de sus días al invernadero del instituto.

Sin muchos ánimos de abandonar la entrada, vio de reojo a sus espaldas antes de girar por completo su cuerpo, empujando con delicadeza la puerta que ya se hallaba entreabierta. — Qué...extraño, no recuerdo que la puerta estuviera así cuando subí la escalera.. — Susurró, bajando la vista al suelo al momento de dar un par de pasos al interior; No quería tropezar con algo apenas entrar.

Ya con algo más de confianza, pero sin dejar de estar atento a su alrededor, comenzó a caminar con paso firme, levantando de tanto en tanto el mentón para ver el techo y las murallas.

...Con cada paso que daba, crecía la duda de que su amigo realmente estuviera allí...


Spoiler:


Así se ve nathaniel~. (Aunque claro, sin la mochila y...mucho menos con el hula hula ni el letrerito del pecho -??-)

Oh, por cieeeerto~..., es mejor que tu pj no se encuentre con Yuuto, la pequeña mascota de nathaniel. Tal vez lo haga aparecer más adelante, pero por ahora....que solo se encuentre con el albino -??-




Hablo - Narro - "Pienso" - NPC - Rose grita(?) habla - Yuuto habla
#bf6396 - (Default/Italic) - (Default/Italic) - #94aed2 (bold) - #de6f82 - #6770be
avatar
Salón : 3 A Dromes : 1966
Reputación : 6
Mensajes : 22
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Viste donde fue el conejo blanco? — Priv. Mephisto

Mensaje por Mephisto el Lun Sep 17, 2018 1:45 pm

Mephisto se había vuelto a saltar una clase. No era raro no verle mucho por clase y cuando iba, se acoplaba a la parte de atrás del aula y o bien dormía o bien se dedicaba a mirar por la ventana. Sin embargo, se las apañaba para sacar unas notas admirables. ¿Por qué? Porque el muchacho se pasaba en su habitación los ratos libres leyendose la lección el día de antes. Tenía la ventaja de su buena memoria fotográfica y además con su trabajo el estrés no lo acosaba.

Hoy como tantas otras veces se había escaqueado a su lugar favorito: una antigua casa abandonada. Llevaba ya unas semanas visitandola y al estar a las afueras, no solía tener problemas con cruzarse con alguien. Era bonita, antigua y suavemente tenebrosa. Le encantaba. Aunque por la noche era más agradable.

Estaba colgado de uno de los pilares del techo. Le gustaba el riesgo, pero en realidad era una persona extremadamente extraña y difícil de comprender. Con los ojos cerrados escuchaba la brisa que se colaba entre el polvo de las ventanas, hasta que un muchacho irrumpió en su calma. No le vio venir. Mephisto se puso a alerta en cuanto le vio capaz de entrar a su lugar de confort. Se incorporó suavemente y se dejó caer tan pronto ese tipo cruzó más allá de la puerta. Sería curioso averiguar cuan lejos llegaba, pero primero... ¿Quién era? La curiosidad podía con él.

Cayó ante el albino. Le miró con cierto descaro, de arriba a abajo, sin quitar su sonrisa enfermiza de su rostro.
-¿Qué te trae por aquí? ¿No sabes que es de mala educación invadir la intimidad de la gente? Además, ¿Cómo es eso de entrar sin llamar? -dijo entre suaves tarareos, acercando su rostro lo suficiente como para poder olerle. Con sus manos en la espalda deslizaba su cuchillo entre sus dedos, esperando a que dijese algo en falso para matarle o simplemente dejarle ir.

-Soy Mephisto, un placer. Suelo andar por aquí muy a menudo. -Se explicó ladrando la cabeza sin dejar su curiosidad.
-¿Eres de por aquí? No te he visto nunca...-Siguió preguntando sin poder evitarlo pues era tan extremadamente curioso que no podía callarse.


avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 3615
Reputación : 0
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario
Mephisto
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.