image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ► 「Eres mi guía, quieras o no」

Mensaje por Jesse Sanders el Dom Sep 09, 2018 12:03 pm

Jesse Sanders

Notas de User :
Hello. :D ¿como están?

ó-ò) como ya habrán notado Jesse no es muy decente que digamos y usa palabras que una chica no debería usar y... ¬~¬) que sabe no debe usar aquí pero es demasiado rebelde y se me sale de las manos -suspira- en las reglas dice que si el personaje usa malas palabras debe hablarse su uso entonces con quien harás el rol, pues... es un rol libre así que quien no le molesta la enorme boca de Jesse ¡adelante! :D y en caso de que deba censurar algo por favor me dicen o(╥﹏╥)o y mis disculpas. Si esta todo en orden hay que bailar la macarena!! para celebrar XD

también aprovecharé para decir que mi actividad es de 3/7 ya que estoy estudiando y debo luchar contra terribles monstruos llamados tareas y exámenes pero ten por seguro que estaré contestando rápido porque te amo extraño(?)



Damas y caballeros, bienvenidos al país del sol naciente.

Dentro de unos minutos aterrizaremos en el aeropuerto de la ciudad de la luz, Éadrom, lugar de origen de muchos mitos y leyendas de Japón. Les deseamos una mágica estancia y fortuna para contarlos pronto dentro de nuestros privilegiados pasajeros.

Agradecemos su preferencia en volar con aerolínea spirit.





¡Cerrad la puta boca! ¡Mierda! —Queje airada al escuchar todo ese ruidoso prólogo de la radio « maldito viejo, ¿Por qué tiene que encender la maldita radio para escuchar sus malditas cosas de vejestorio en la mañana » y para completar, el maldito bullicio de mis hermanos menores me obligo a quitarme el antifaz que cubría mis ojos (no soporto la luz, no al menos hasta que esté en mi tercer sueño) enarque una ceja al darme cuenta de que ya no estaba en mi habitación en Boston sino en esta enorme lata de sardinas voladora y con un montón de gente viéndome desconcertada— ¡¿se les perdió algo?! —intimide ahuyentado las miradas de una bola de idiotas, solté un chasquido y deje caer el mentón en la diestra que se apoyaba cerca a la ventanilla encontrando fuera de esta la grandeza de una regía estructura que ocupaba gran parte de la ciudad— oye tú —llame malhumorada a mi compañero de asiento que dio un respingo al ser golpeado levemente en el brazo para llamar su atención— Ese lugar de ahí ¿Qué es ese sitio? —El hombre que seguramente rondaba sus veintitantos trato de asomarse observando la gran institución —E-Es el… Instituto Takemori —respondió titubeante, volviendo tímidamente a su asiento, la chica a su lado le generaba miedo.

aaah —exclamo con simpleza «así que es ese el lugar en el que estudiaré. Pfff, Ese sitio se ve que es para niñitos ricachones y consentidos de mamá y papá» pensé observando la extensión que era visible desde esa altura, quizás podría disfrutar un poco más de la vista pero ser despertada a tan tempranas horas (09:30 a.m.) me encabrona.

Muchos de ustedes se preguntarán ¿qué hago  en la otra cara del mundo?, pues… no es nada en especial, solo gane de repente un viaje por esas tonterías de créditos académicos y por puntos extra como jugadora titular del equipo de básquet de mi escuela o yo que sé, lo importante aquí es que se trata de un viaje hacía el otro lado del globo y es gratis. Sería estúpido de mi parte sino tomo esta ganga.

Para mejorar mi humor fui detenida un par de horas por los de seguridad por problemas en el detector de metal, me paso lo mismo al abordar en Boston así que mi malhumor viene desde el punto de partida. Maravilloso. Finalmente se dieron cuenta que no llevaba conmigo nada peligroso como para llevar a cabo un acto terrorista o no sé… vender drogas y ni crean que voy a permitir la entrada de un sucio dedo en mi trasero para su examen de próstata, innecesario en mi caso en vista que soy mujer.

Salí del aeropuerto con una enorme y roída maleta marrón tensándose desde mi hombro y el estuche de la guitarra eléctrica terciándose tras mi espalda— veamos —mis ojos exploraron el exterior buscando pista de la persona que me recibiría, después de todo soy una estudiante de intercambio y lo lógico es ser recibida por alguien del instituto que me ha traído hasta aquí.

No vi cartel ni mención de mi nombre así que mis instintos tomaron el control de mis pasos. No soy paciente así que al diablo, no me quedaré esperando sentada como una idiota; además soy demasiado inquieta y no me puedo quedar inmóvil, es tortuoso, así que como siempre me deje llevar a cualquier parte que no sea donde estoy ahora.

Lleve mi índice y pulgar a mi boca lanzando un fuerte chiflido que llamo la atención de muchos viajantes por sobre todo japoneses que me veían con una cara de «¿Qué demonios hace?» y tras echar una amenazadora mirada a los alrededores conseguí subir a un taxi, no fue difícil dar las indicaciones necesarias al conductor que es japonés para que me llevará a las calles principales de la ciudad; desde mi vuelo de Boston hasta aquí leí un pequeño libro con las expresiones más usadas y vi una película de acción subtitulado con el idioma y sus raros dibujitos que al parecer son letras, se puede decir que de alguna forma aprendí un nivel básico que consiguió que estuviera en el centro de la ciudad de Éadrom— ¡No pinche mames!, ¡¿es este el papa móvil o qué?! ¡Esto es un robo! —gruñí en inglés al cobrarme una cuantiosa tarifa que me dejo con un bajo saldo en la cartera. Si, pague pero le tiré el dinero en la cara y el medidor de humor había pasado de la medición normal de irritación a una medida negativa. Gracias. NTCSM (Nótese el Sarcasmo)

Estuve caminando por buen rato y mi estómago estaba empezando a hacer un notable acto de presencia, pero su rugido fue más fuerte con la llegada inesperada de un delicioso aroma que me arrastro a un parque donde se ubicaba un puesto de comida en el que preparan algo llamado takoyaki, no sé qué sean pero estas pequeñas bolas han ocasionado estragos dentro de mis tripas. Tome asiento y pedí una orden y con solo morder una el mal humor se esfumo enseguida iluminándose mi rostro « están deliciosos » y esa orden solo fue el principio del fin.

Arrase con una cantidad que seguramente debí consultar primeramente con mi cartera para cerciorarnos de que abarcaría el costo total de ochenta y cinco bandejas de takoyakis que termino por ajustar la pretina de mi pantalón. Son como el maná del cielo y hablando del cielo San Pedro viene a rendir cuentas. El cuarentón dio su precio y yo lleve el poco dinero que ni siquiera cubría la mitad de la deuda sobre la mesa consiguiendo hacer saltar una vena en la cien del hombre quien lanzo una cabreada mirada y antes de que siquiera mencionara la palabra ladrona (según yo) uno de los pequeños palillo que sostenía entre mi índice y pulgar fue catapultado por mi índice lanzándose como un dardo al costado del rostro de su molesta persona dejándolo estupefacto— Yo siempre pago mis deudas —aseveré haciendo que este tragará grueso y lento. El estuche de la guitarra se colocó firme sobre la mesa y lance al hombre mi maleta haciéndole caer sentado (ups, debí decir que pesa)— dejaré esto empeñado en lo que consigo tú dinero, pierde alguna de mis cosas —una sonrisa escalofriante se trazó en mi rostro— y te mataré —puntualice, el hombre acentuó rígidamente con la cabeza ya que había perdido el habla al ser aplastado con el aura sofocante que irradiaba.

Me encamine hacía la enorme fuente de la que brotaba en su centro un enorme chorro que contrastaba los rayos del sol e hice de ese lugar mi escenario. Desenfunde la guitarra que había permanecido descansando todo este tiempo desde nuestra salida, deje el escuche abierto un metro más delante de la presentación para empezar con la recolección de fondos.

Subí sobre el borde de la fuente y sostuve el mástil dejando caer enérgicamente mi derecha en las cuerdas que llamo la atención de curiosos alrededor— Rock and Roll —una confiada y enorme sonrisa apareció en mis labios empezando a tocar con energía apasionada, es de esperarse «Amo la música»


Guitarra (diseño):
Canción:
Atuendo:

Faniahh/Lala/Cyalana


avatar
Edad : 16 Dromes : 2229
Reputación : 4
Mensajes : 11
Ver perfil de usuario
Jesse Sanders
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ► 「Eres mi guía, quieras o no」

Mensaje por Nero Angyros el Dom Sep 16, 2018 11:31 pm

El cielo sin nubes y la temperatura agradable habían resultado una tentadora invitación. Nero había decidido tomarse aquel día con calma; incluso para él era necesario despegarse de sus libros. Sabía que el tiempo no sobraba, y que lejos estaba de haber completado sus preparaciones, pero no podía permitir que la presión ahogara lo mejor de sí. Y con eso en mente, fue que decidió salir a recorrer la pintoresca ciudad.

Así había acabado en el Parque Central; le había parecido un buen sitio para pasar el rato, y despejar su cabeza. Sentado en una banca, frente a la escultural fuente del sitio, veía a la gente pasar mientras permitía que el aire fresco y el verde entorno permearse en él; hallaba cierta diversión en hacer suposiciones sobre quienes iban y venían, de las historias que se escondian en sus pasos, de las cargas que se ocultaban tras las neutras expresiones. Y aunque no era tan bueno como aquella inmortal detective, creyó que no podía estar muy lejos de al menos algunas de las realidades.

La variedad de seres que había en Eardrom lo hacía mas pintoresco. Resultaba imposible adivinar la edad real de quienes no eran humanos, y estaba seguro que los mas experientes habían aprendido a mezclarse entre la gente; sin embargo, las reglas dictaban que solían seguir algunos patrones. Mientras los mas jóvenes habían aprendido de la integración que proponía aquella ciudad, los seres que tenían una edad cercana a la suya propia solían evitar mezclarse con otros. Sin embargo, la señal definitiva eran sus miradas; Nero podía ver en algunas personas, aquel mismo vacío que encontraba en él mismo, o en la joven Vlad. Era una extrema falta de inocencia, de jovial energía. Era la precaución de alguien que había vivido demasiado.

El sonido de una guitarra llegó a sus oídos, interrumpiendo el remolino que se estaba formando en su mente. Era una melodía agradable, que inesperadamente calzaba con aquel lugar en el que se encontraban. Curioso, alzó la vista, y no tardó en encontrar al origen de tal música.

Portando una guitarra blanca, estaba allí una chica de cortos cabellos rubios. Frente a ella, un estuche abierto. No resultaba difícil imaginarse cual era su propósito. Nero le observó desde la banca, disfrutando del espectáculo, hasta que el acorde final acabó. Solo entonces, se levantó del lugar y se acercó.

— Interesante canción. — Le comentó cuando estuvo cerca, con una tenue sonrisa en su rostro. Tras eso, dejó dentro del estuche un puñado de monedas, lo poco que tenía en efectivo sobre él.



avatar
Dromes : 10536
Reputación : 6
Mensajes : 71
Ver perfil de usuario
Nero Angyros
ÁNGELES

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.