Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 A810

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

+18 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Liu Feilong el Lun Ago 27, 2018 2:01 pm

Recuerdo del primer mensaje :


 
No importaba como, pero me había metido en un enorme aprieto.
 
Bueno, para aquellos que recién nos acompañan, los pondré un poco al corriente.
Hace un poco menos de dos meses, mientras que yo disfrutaba de mi discreta estadía en esas termas tranquilas y rehabilitadoras, me topé con cierta criatura. No niego que era bella y enigmática, pero peligrosa al fin y al cabo, pero eso no era lo más extraño. Lo que me llenaba de un enorme recelo es que yo jamás lo había visto, no reconocía su energía ni su físico, pero él, no más me vio, me juró como su enemigo acérrimo y el culpable de todas sus desgracias.
Por supuesto que mi confusión fue universal, y mi enojo de tamaños considerables, pero lo que más me consternó fue la curiosidad que hizo despertar en mí.  Era colosal. Así que, movido por estas emociones, y porque al devolverme en el pasado me di cuenta que uno de mis hijos podría ser el incitador inicial de todo este embrollo, decidí recurrir a mi detractor predilecto en asuntos de negocio, pero que también sabía era un ser por demás culto, y lo más importante, un demonio como Amadeo Roma. Su nombre lo supe apenas comencé a hablar con Caim, también me enteré de un par de cosas más, que aunque yo creí insignificantes en su momento, creo que son la clave para lograr mis objetivos. Objetivos, aclaro de una vez, que ni yo mismo tengo muy claro.
 
Lo que sí sabía con certeza era que prefería que Amadeo, Marbas, el León de los Infiernos, o como sea que guste de hacerse llamar, creyera que era yo su oponente y no mi cría, del que no sé nada más que la noción de que sigue con vida, desde hace un año.
 
En todo este tiempo meditando sobre lo que debía o no hacer había pasado demasiado tiempo en la cocina, buscando de tranquilizarme, también en mis habitaciones privadas, creando pócimas de todo tipo y para toda ocasión. Dejando de esa forma el negocio a manos de mi hijo menor, quien más gustoso de lo que yo esperaba a asumido el total control de las casas de Té Los nueve dragones. — En serio, papá, me preocupas… ¿Qué te ocurre? — Recuerdo que me dijo en algún momento la semana pasada, pero yo me mantuve en silencio, mientras preparaba una nueva tanda de ponquecitos rellenos  que tal vez nadie iba a comer, con tal de mantenerme sereno. Para los que me conocen íntimamente saben que si estoy horneando es porque algo está mal. Yo solo besé su cabeza y seguí en lo mío teniendo un pequeño deja vú, si quieren llamarlo de esa manera.
 
Supe que era lo que tenía que hacer.
 
Por eso estaba aquí esta noche, en la mismísima boca del lobo, o del león, si alguno entiende lo que digo.
 
Mi plan era simplemente no tener un plan e improvisar, yo prefería que desquitara su odio y resentimientos conmigo y no con Tokyo. Además de que yo podría hacerle recuperar sus memorias, o parte de ellas, con el fruto de los arboles más sagrados de mi tierra natal.
 
Llevaba puesto un hanfu vérmelo con los bordes dorados y detalles de dragones, estaba impecable de pies a cabeza y estaba entrando a la mismísima academia de artes de Amadeo Roma, donde se celebraba esta noche un recital de música clásica. Adquirir la entrada fue sencillo, era solo dinero y yo quería mostrarme, quería que me encontrase. Me senté en el último asiento, estaba nervioso, a la expectativa, pero también sentía que era lo correcto.  Mi hijo le había hecho un enorme mal a este hombre, y aunque yo no sé los motivos que tuvo, nadie debería vivir a la sombra en su propia vida, sin saber quién era.



Traje de Fei:
 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 T1pUrvFbVhXXXXXXXX_!!0-item_pic


Última edición por Liu Feilong el Sáb Mar 02, 2019 12:23 pm, editado 1 vez


 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 U2uu1p11
Liu Feilong
Dromes : 53260
Reputación : 30
Mensajes : 89
Ver perfil de usuario
Liu Feilong
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo


+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Liu Feilong el Vie Jun 14, 2019 7:02 pm

Llegar un nuevo orgasmo sí que fue demasiado para mí. Las sensaciones fueron tan intensas que perdí la conciencia. Cuando abrí los ojos estaba sobre la cama, solo y con una sensación de bienestar que me era absolutamente desconocida. Estaba también más ligero que la espuma del mar, sentía como si mi cuerpo se bamboleaba en los albores del tiempo mismo. Sentí calor en las mejillas, debía estar rojas, y mi cuerpo algo pegostoso debido al sudor. Me sentía estupendo, me senté en la cama, con un hambre atroz, y esta vez mi estómago me secundó, sin embargo no dejaba de pensar en lo que había ocurrido.
 
Así fue como tuve un ligero ataque de pánico, allí, en la cama de Amadeo, mientras él hacía quien sabe qué cosa en alguna otra parte de su casa. ¿Qué rayos había hecho? ¿Qué debía hacer ahora? ¿Quedarme y jugar a la casita feliz? ¿Irme y resultar misterioso? Mi cabeza estaba hecho un lío. Me encontraba sentado en la orilla de la cama, con los pies sobre la alfombra y mi cabeza sobre las rodillas, cayendo en el precipicio de mis propios pensamientos fatalistas, llegando a la conclusión de que me había encantado yacer con ese demonio tan caliente como el infierno de donde viene.
 
Decidí dejar que siguiera la corriente. Me levanté, y me miré al espejo. Mi cabello estaba enmarañado, mis labios estaban hinchados y tenía moretones en algunas partes, deliciosos moretones, sobretodo en el cuello, donde una dentadura marcada se veía claramente. Mis piernas temblaron de deseo. Diablos.
 
Decidí peinarme, adecentarme, ir al baño, limpiarme e ir a buscar a mi nuevo tormento.
 

Media hora después desfilaba el camino a… ni idea. Iría con la corriente. Cerré los ojos y concentré mi olfato, con una sonrisa tonta en los labios.  


 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 U2uu1p11
Liu Feilong
Dromes : 53260
Reputación : 30
Mensajes : 89
Ver perfil de usuario
Liu Feilong
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Amadeo Roma el Vie Jun 21, 2019 3:15 pm

Me había incorporado. Necesitaba café. Las energías estaban cubiertas, pero el deseo seguía instalado en mis quehaceres habituales. Emplear el molinillo de café, sentir el aroma de la cafetera Bezzera que yo mismo había hecho traer de Italia y costaba mucho más que gran parte del mobiliario de cocina, escuchar como la mantequilla se derretía para las tostadas francesas y el cuchicheo de la hoja del cuchillo sobre la tabla de cortar… Incluso la extraña sensación de no necesitar todo eso, pues había tomado otros alimentos mucho más sustanciosos en mi alcoba, era, sin lugar a dudas, esencial.
 
No había preguntado si quería o no desayunar. Estaba allí, por lo tanto debía ser consciente que tenía que ofrecerle algo por cortesía. Aunque fuese por cortesía, por supuesto. ¿Pero era sólo por cortesía? Eso lo desconocía.
 
La sartén hacía que las tostadas salieran perfectas, pues era únicamente para ese tipo de alimentos y las tortitas. Coloqué estas sobre el plato, puse las fresas recién cortadas con las rebanadas de manzana, así como los pedazos de plátano. Después puse sobre estas unas cuantas moras y arándanos. Por último serví dos tazas de café y una jarra de leche recién calentada, así como conecté el hervidor por si quería té mejor.
 
Buenos días—dije colocando los platos sobre dos cubremanteles que podían haber sido del gusto de Dalí, aunque eran obras mías plastificadas y hechas a carboncillo.
 
Tomé asiento en uno de los bancos a pesar que estaba desnudo, ¿importaba? No.  A mí no. Solía moverme desnudo con asiduidad.
Amadeo Roma
Dromes : 60325
Reputación : 23
Mensajes : 203
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Liu Feilong el Dom Jun 23, 2019 6:01 pm


 
Sonreí como un tonto cuando escuché su voz, sin evitar recordar todo lo que habíamos hecho el día anterior. Al parecer había dormido toda la noche y un nuevo día había comenzado. Era feliz porque nadie me esperaba en casa, lo que era extraño, la carga de la soledad se había convertido por fin en una ventaja.  ― Buenos días… ―Le dije en un susurro mientras tomaba asiento frente a él ― Gracias por el desayuno― Le dije, mientras juntaba mis manos y recitaba una antigua oración de agradecimiento. Apenas podía concentrarme con él desnudo en la habitación.
 
Comimos en silencio, mis ojos estaban inquietos observando cuanto tenían a su alrededor. La cocina, al igual que todo en esa casa y al parecer en su vida, era como una obra de arte. Hasta los tapices de la mesa, el techo, suelo y modo de ser del espacio, podía respirarse belleza. Me había terminado el desayuno, pero mi apetito estaba descontrolado por las pérdidas de energía ― Podría preparar algo… aunque podría marcharme y hacerlo en casa si eso te molesta ― No sé cómo estarían sus ánimos hoy, lo que sí es que él lucía impresionante. Yo estaba anonadado con su belleza. Y yo me estaba comportando como un idiota. ― ¿Estas satisfecho? ― Me preocupé por su estado de salud… ― ¿Has tenido mareos, jaquecas…? ― Le miré más de cerca, sintiendo su calor envolverme. ― El té que bebiste suele ser muy fuerte y tiene efectos secundarios en algunas ocasiones.
 
Me sentía cohibido como un adolescente, y nervioso como una virgen, aunque trataba de aparentar calma. Quería decirle que había sido el mejor sexo de mi existencia, que deseaba besar sus labios y que quería sentir el tacto de su piel, pero a la vez me sentí superado mis propias emociones, me levanté y le di la espalda ¿Porque todo tenía que ser tan dificil?  ― Esto… esto fue un error… 




 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 U2uu1p11
Liu Feilong
Dromes : 53260
Reputación : 30
Mensajes : 89
Ver perfil de usuario
Liu Feilong
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Amadeo Roma el Mar Jun 25, 2019 7:37 am

Comíamos ambos, él con mayor ansiedad que yo. Sentía que necesitaba llenar la boca, no sólo el estómago, porque se sentía incómodo. Bebía un poco más de café cuando él pronunció aquellas palabras que cayeron como una sentencia a muerte.
 
La vida es un cúmulo de errores—comenté—. De los errores aprendemos más que de los aciertos—añadí antes de incorporarme para aproximarle el cesto de frutas, algunas recogidas de mis árboles frutales y otras adquiridas días antes, para que pudiese tomar algunas y calmar su apetito—. Tengo champiñones, huevos y aceite de oliva virgen extra si deseas un revuelto de huevos. Puedes añadirle jamón, atún de lata o cualquier cosa que encuentres…
 
Estaba invitándole a que invadiese mi espacio. No iba a ser descortés. No era por pena, ni por ser misericordioso y tampoco por mera cortesía. Había algo más y era que me agradaba su aroma, sobre todo cuando su nerviosismo afloraba.
 
No he sentido ningún problema en cuanto al té. Sólo mayor apetito sexual de lo común, pero eso suele ocurrir cuando llevo algunos días sin practicarlo—decía tomando una manzana para morderla y salir de detrás de la mesa.
 
Seguía desnudo, lo cual podía ser un problema para que él se calmara, pero era mi casa y mis costumbres. Al ponerme tras él aspiré su aroma y coloqué mi boca cerca de su oreja derecha, por supuesto coloqué primero su cabello tras esta, para luego colocar esa mano, libre de la manzana, sobre su vientre.
 
Retomando lo de los errores… se deben cometer cuantos más mucho mejor—dije en un susurro para después dar un mordisco a la manzana y deslizar más mi mano hasta su entrepierna—. A no ser que sientas que los errores no merecen ser disfrutados, entonces eres libre de marcharte.
Amadeo Roma
Dromes : 60325
Reputación : 23
Mensajes : 203
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Liu Feilong el Mar Jul 16, 2019 3:26 pm


 
Sus palabras y acciones eran tan acertadas que me sentí ridículo, ridículo porque yo no era un niño, eran un hombre adulto, con hijos mayores que tenía demasiado tiempo libre, como para que otros me dieran una lección de vida y riesgos. Aunque de él podría aceptarlo porque era tan antiguo que no tenía tiempo. Sus toques, sus susurros, sus palabras, su olor, su existencia misma me exaltaban y eso era bueno, bueno porque estaba cansado de lo gris y él parecía tan dorado como el mismo sol, y me calentaba como tal.
 
Recobré el dominio de mí mismo, fue como si me pasaran un suiche. Todas mis preguntas se respondieron en mi mente. Él me gustaba, y punto, no debía existir un porque, ni una razón ni nada, solo era así, un hecho que no podía evadir y que no quería evadir. ― ¿Esta bien querer disfrutarte ahora mismo, error-san? ― Dije mientras me estiraba a besar su cuello, como si hubiese tenido suficiente de él anoche, parecía que no, y no me importaba, no mientras él siguiera tocándome de forma tan picante y descarada. Lamí sus labios, sintiendo el sabor de la manzana recién mordida, mordí su mandíbula perfecta. Deseaba a esta criatura.
 
Según escuché a él tampoco le desagradaba mi presencia, lo que me resultaba muy extraño y más por la forma en la que nos conocimos. No dije nada, me sumergí en sus labios de forma calma, teníamos todo el tiempo del mundo, quería disfrutarlo. Sonreí, soltando una pequeña risa al recordar algo ― Querías golpearme aquella vez que nos vimos en las aguas termales… y ahora estas aquí, siendo un amante considerado… aun no lo creo ― Lamí su clavícula, respirando sobre su piel para que sintiera el cambio de temperatura.  Mis manos se pasearon por sus caderas, agarrándose a sus glúteos, amasándolos sin consideración.  Era tan alto, tan majestuoso. ― Debo parar o no podré detenerme luego… y tengo demasiada hambre… ― Sonreí, volteándome para empezar a registrar sus cajones con confianza y sacar ingredientes ― Una homelet suena bien, pero creo que pediré comida, prefiero pasar el tiempo contigo y no cocinar, ya no me siento ansioso como necesitar hornear…
 
Agarré el teléfono suyo de casa y llamé para pedir cordero como para cuatro personas. Me di cuenta de algo particular, por lo que pedí ensalada veraniega y bollitos rellenos de arequipe, de postre.  




 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 U2uu1p11
Liu Feilong
Dromes : 53260
Reputación : 30
Mensajes : 89
Ver perfil de usuario
Liu Feilong
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Amadeo Roma el Miér Jul 17, 2019 4:11 pm

Reí cuando se puso a pedir ese banquete. Realmente nunca esperé que comiese tanto, aunque yo a veces podía pecar del mismo modo. Sobre todo pecaba de la comida italiana, española y la mexicana. Me gustaban los sabores fuertes, aunque no siempre los picantes. La mexicana puede ser muy picante, pero también variada. Disfrutaba de la pasta, las legumbres, las ensaladas con un chorrito de aceite virgen extra o las aceitunas rellenas de pimientos del piquillo o anchoas. La comida me fascinaba, pero no tanto como él.
 
Estaba cortejándolo sin importarme nada. Ahora no existía su hijo ni el vínculo que había tenido con él. Recordaba todo y comprendía que ese muchacho era su mayor quebradero de cabeza. Hicimos un contrato. Ni siquiera pedí su alma, sólo exigí que si se acercaban a él podría alimentarme de estas. Él decidió que mi ayuda no era necesaria, aunque logró grandes privilegios y aún saboreaba de algunos. No iba a decírselo a él, pero sí buscaría al mocoso y le expondría que el trato se rompía por completo por lo tanto mi ayuda de mecenas se había agotado por completo. Aquel muchacho sólo quiso impedir que retirara todos esos privilegios. ¿Su padre debía saberlo? No. No quería que le amenazara o le retirara la palabra, pues con mi castigo sería más que suficiente para su ego.
 
Mis manos se apoyaron en sus caderas y subieron hasta sus costados. Mi boca se pegó a su cuello del mismo modo que él había pegado la suya. Mis labios se perdieron tras su oreja y después en el lóbulo de esta para susurrar una frase que demostraría cuanto lo deseaba:
¿Quieres que después del banquete te muestre un lado más oscuro del sexo? Uno con esposas, fustas, bondage…
 
No esperaba que lo desease, ni siquiera que aceptase porque se viese en la necesidad de conocerme mejor, pero tenía que hacerlo. Debía saber hasta qué punto deseaba mi compañía y hasta qué punto podía tenerlo.
Amadeo Roma
Dromes : 60325
Reputación : 23
Mensajes : 203
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Liu Feilong el Dom Jul 28, 2019 11:54 am


 
Escuchar su risa fue maravilloso, no podía dejar de mirarlo, de tocarlo, era increíble aquella sensación de una extraña conexión que había surgido entre ambos apenas nos vimos, porque sí, aun cuando las primeras veces fueron un desastre, siempre existió un detonante, algo. Pensé en mi hijo y en las dudas sobre que clase de relación tuvieron. Amadeo no era la clase de amante que Tokyo tendría, pero su poder y su dinero si eran un atractivo que, a este, que buscaba su libertad financiera, podría agradarle como para hacer tonterías. No iba a tocar el tema, no dañaría el momento de esa forma. El pasado, atrás estaba.
 
Yo era un hombre alto cuando estaba en mi forma humanoide, pero me daba cuenta que no era nada comparado con él. Amadeo era hermoso, como si se hubiese esculpido perfectamente a sí mismo, con sus cabellos dorados y su rictus serio. Cuando se acercó a mi yo temblé, temblé porque me trastocaba todo, incluida la respiración, esa que se saltó dos exhalaciones al escuchar semejante propuesta. Yo no pude decir nada, y creo que tampoco venía al caso, solo asentí y busqué sus labios, amarrando mis manos a su nuca y perdiéndome en su olor.
 
Ahí me envalentoné y le empujé suavemente hasta hacerlo sentar en uno de los taburete ― Deseo lamerte ahora… ¿Prefieres que te llame Amadeo o Marbas? ― Le pregunté mirándole a los ojos, mientras me arrodillaba entre sus piernas. Pasé la lengua por el interior del muslo derecho, afincando apenas mis dientes en sus ingles, mis manos acariciaban sutilmente sus testículos y mi lengua juguetona lamió la cabeza de su hermoso miembro con gula, esperando su respuesta.


 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 U2uu1p11
Liu Feilong
Dromes : 53260
Reputación : 30
Mensajes : 89
Ver perfil de usuario
Liu Feilong
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Amadeo Roma el Dom Jul 28, 2019 1:56 pm

Era importante para mí tener química con mis amantes. Soy lo que se conoce como Casanova porque soy adicto a las relaciones cargadas de pasión, las cuales terminan siempre en monotonía. Hasta ese instante en mi vida no había mantenido una relación estable que no tuviese vínculos laborales de algún tipo. Aquello pudo generarme vértigo, pero lo único que logró fue que me quedara observándolo mientras lamía el interior de mi muslo.
 
El que ama a Dios…—susurré estirando mi mano derecha para tomar uno de sus mechones—. Amadeo, es único. El otro puede variar según me invoquen Marbas, Barbas o Corbas. Prefiero que sea único y tan irónico como llamarme de ese modo—dije inclinándome buscando sus labios para besarlo lentamente.
 
Mi lengua se había hundido en su boca y acaricié su lengua lentamente. Comencé a jugar entre sus labios rozando sus dientes, sus mejillas por dentro y finalmente atrapándolo de tal forma que el beso se intensificó y dejó de ser un juego para ser una forma de dominación. Al apartarme lo miré con los ojos de un león y sonreí colocando mis manos en su rostro. Aunque no eran manos, eran garras de uñas negras retráctiles que evitaban clavarse en sus pómulos.
 
—Déjate guiar a la esclavitud de un sexo distinto. Permítete ser dominado por completo, arrojándote a una realidad nueva, que logre ofrecerte un conocimiento más profundo de ti mismo. Si la experiencia no te resulta grata siempre podemos detenernos, pero dudo que quieras hacerlo cuando el placer corrompa cada célula de tu alma. No la robaré, tranquilo, sólo la modificaré de tal modo que seas más libre y a la vez más esclavo.
 
Mis palabras se enlazaban con unas caricias que podían asemejarse al juego de una serpiente ante su presa. Sobre todo cuando lo levanté, me incorporé y lo tomé en brazos para subir arriba con una rapidez propia en mi raza.
 
Una vez en la habitación lo dejé en el suelo de pie, a mi lado, y me giré para pulsar algunos interruptores con unas claves que sólo conocía bien yo. De inmediato aparecieron vitrinas y objetos que únicamente un dominante poseería. El objeto más llamativo era un látigo que irradiaba un poder que lograba hechizar a cualquiera que lo observase.
 
Ese látigo, dependiendo de mí, podía provocar placer o dolor. Él sentiría en cada vibración algo similar a un orgasmo en una menor escala. Sin embargo, si aceptaba no sería lo único que probaría.
 
—Si me sirves como te estoy pidiendo yo te serviré ofreciéndote un placer que ningún otro podrá darte. Será una experiencia clarificadora y, tal vez, adictiva. Si te advierto es porque no quiero que abraces un lado tan oscuro y profundo que pueda provocar en ti un resultado similar al de los humanos cuando se vuelven adictos a la heroína.
 
El gran problema de la dominación era que si se alcanzaba un placer elevado como yo ofrecía en los rituales sexuales, los cuales no eran muy asiduos ya para mí en estos tiempos modernos, lograba que la criatura cayera en un círculo de necesidad fatal. Por mi parte sólo había un único “pero” y era que en esos rituales mi fertilidad, como macho demoníaco, era muy elevada. No obstante no esperaba que con especies como dragones pudiese resultar, ya que sólo era factible entre demonios, humanos con poderes místicos y metamorfos.
 
Sí, te estoy pidiendo fe ciega. La fe ciega de un esclavo destruido por el pecado—dije colocándome tras él para dejar mis manos sobre sus hombros y deslizarlas por sus brazos hasta los codos—. Y, para que quede constancia, es un acuerdo que nunca hubiese alcanzado con tu retoño. Él nunca me ha interesado en esos términos. Para que yo alcance estos acuerdos debe haber un deseo intenso de copulación, es decir, de sexo… por mi parte—mi aliento había rodado por su cuello, el cual previamente había descubierto dejando a un lado su cabello—. Invócame en el círculo y te serviré rompiendo tus cadenas mentales. Será mi regalo a cambio de todo lo que has hecho por mí. Repite mi nombre de demonio.
 
Me había movido por la habitación y sacado de un cofre un colgante con el círculo que debía trazarse para el ritual. Ya fuese este o cualquier otro debía hacerse con el círculo trazado o con un amuleto como ese. Por eso cuando lo puse en su cuello, rozó la cruz de su pecho y brilló bajo la tenue luz que se había generado en la habitación, supe que si aceptaba tal vez quedábamos más vinculado que lo que ambos habíamos podido llegar a sospechar jamás.
 
¿Importaba? No. En esos momentos sabía que si lo hacía mi amante en ese sentido tendría un sexo revelador, que me nutriría lo suficiente como para mejorar en mis capacidades artísticas, y él poseería al fin la estabilidad que no había logrado debido a estar demasiado enfocado en honrar a su familia y alzar sus negocios.
Amadeo Roma
Dromes : 60325
Reputación : 23
Mensajes : 203
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Liu Feilong el Sáb Ago 24, 2019 9:22 pm


 
Estar a su lado era sentir vértigo a cada segundo. Esto es más grande de lo que yo mismo podría describir, y ahora, que él me había besado y propuesto semejante cosa, es que me doy cuenta. Escuché sus palabras, sus latidos, olí su dulce transpiración. Yo le alteraba, yo le atraía, yo le gustaba. Pero estaba tan poco acostumbrado a ser el centro de atención que esto me abrumó un poco.  Había dejado por mucho tiempo al hombre que hay en mí de lado, sus caprichos, sus deseos, su pasión, y no es que me arrepienta, tenía que criar a mis hijos, matar al padre de este, protegerles y educarles, además de hacer surgir mi negocio. El hombre empezaba a surgir ahora, empezaba a desear ser egoísta y entregarse en cuerpo y alma, a revelarse. Nada tenía yo que perder y sí mucho que ganar.
 
Deseaba a Amadeo. Lo deseaba como solo he deseado una vez, cuando aun era demasiado joven y los humanos me parecían casi unos hijos descarriados y los beneficiaba con mi sabiduría. Amé a un humano. Y en más de dos mil quinientos años, no me sentía igual, ahora comprendo que me encontraba en un duelo, en un hueco, sintiendo vacío. Mirándolo a los ojos comprendí que había estado perdido, que me había refugiado en mis quehaceres para no tener que enfocarme en mi mismo y en mi infelicidad. Que mi lado más salvaje anhela un compañero y esta criatura frente a mí, enerva mis sentidos sin siquiera tocarme.
 
Las cosas que había en la habitación eran impresionantes. Yo no sabía demasiado sobre estos comportamientos, pero supongo que me empaparía pronto, ya que podía ver que Amadeo estaba ansioso por probarme y yo no iba a contradecirlo, por curiosidad y por que sí. Sus manos tocándome, su silueta cerca de mí y mi corazón desbocado con solo un gesto. Sí, éramos compañeros sexuales estupendos.  
 
Me mantuve callado, asimilando todo lo que estaba ocurriendo. A veces me costaba un poco adaptarme a las situaciones tan extrañas como estas, porque, aunque habíamos pasado una deliciosa tarde y noche juntos, mi corazón había albergado un deseo genuino de ayudarlo desinteresadamente antes de que todo eso ocurriera.
 
 Él me deseaba lo suficiente como para proponerme semejante cosa. Y la electricidad recorrió mi sistema al saber que sería mi energía la que lo mantendría vivo. Procurarle lo más básico me llenaba de una profunda alegría y tranquilidad, más de la que yo mismo podría aceptar sin meditarlo internamente. Él me puso el collar, no sin antes advertirme la parte más negativa de todo este asunto. Pero yo no era un jovencito ― No me subestimes, sin embargo, agradezco tu franqueza― Sabría ponerme límites para con él, no sería un triste yonki de sexo a estas alturas de mi existencia. Había susurrado, para dar un paso y entrar dentro del circulo. Le miré a los ojos, decidido ― Yo te invoco, Marbas― Dijo, pero deseé agregar algunas cosas ― Lo hago, seguro de mí mismo, y de tu poder. Entregándome en cuerpo y alma, para que hagas vibrar cada molécula de mi ser. Dispón de mi placer, enérvalo, elévalo y tendrás en mí, un fiel compañero de tertulias.
 
 


 Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18 - Página 3 U2uu1p11
Liu Feilong
Dromes : 53260
Reputación : 30
Mensajes : 89
Ver perfil de usuario
Liu Feilong
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Amadeo Roma el Lun Ago 26, 2019 2:22 pm

Aguardé que aceptara. Respeté los tiempos. Sabía que si lo hacía lo destruiría para crear una criatura nueva. Debía olvidarse del pasado, de lo auténtico que había creído su comportamiento, para aceptar con los brazos abiertos las sensaciones. Educaría todos sus sentidos, más allá de los habituales, para que se alzara como un ser más fuerte y sabio.
 
Nada más situarse en el círculo mi verdadera forma apareció frente a él. Sin embargo, duró tan sólo unos segundos. Era una imagen de una bestia similar a un león, pero de una proporción demasiado grande y una mirada salvaje. Después me acerqué a él liberándolo de cualquier pedazo de tela que pudiese cubrirlo, para luego “invitarlo” a arrodillarse.
 
Tomé de la estantería unas sogas, vendas y grilletes. Aprendería desde el nivel más bajo. Entre tanto preparaba todo aquello invoqué a un par de demonios inferiores, los cuales no tomaron cuerpo, para pedirles que informaran que no iría a clases en unos días por enfermedad. Quería que se hiciesen cargo. Fue rápido, con un par de directrices en el idioma natal de los demonios, para luego dejar un cierto aroma a hierba y madera quemada.
 
La habitación quedó en sombras. Apagué toda luz. Sólo el círculo brillaba ligeramente con un tono rojizo que se tornaba en anaranjado, como si fuera una puesta de sol, porque así debía comenzar.
 
Mis manos eran similares a garras, las uñas eran retráctiles pero las tenía fuera. No iba a ver mi forma en esos instantes. “Medio humano, medio bestia” era la definición exacta. Había recuperado frente a él mi forma falsa, pero no duró demasiado. El pacto debía comenzar de ese modo. Era un hombre con rasgos de animal, con un aspecto más musculoso y una espalda mucho más ancha.
 
Puse la venda en sus ojos, los grilletes en sus manos dejándolas a su espalda, y comencé a ponerle el bondage en su torso, sus brazos y, finalmente, cerré sus piernas. Me incliné hacia su rostro y lamí su mejilla derecha haciéndole sentir la aspereza de mi lengua. Era una lengua de tamaño humano, pero inquietante.
 
Serás mi cortesana—mi voz era algo más gruesa y eso le daba un toque siniestro—. Hablarás cuando yo te diga, harás lo que yo te diga y soportarás la carga de buscar mi complacencia. No eres virgen, pero vas a sentirte como una. Acabas de ofrecerte en sacrificio. Es un sacrificio diferente a la muerte física, pero sí vas a morir hoy y durante tres días. Cuando salgas de este lugar serás distinto. Tendrás un nuevo poder y conocimiento sobre ti mismo—recogí sus cabellos en un coletero y luego seguí con el ritual.
 
Sus pezones quedaron cubiertos por unas pezoneras que le ofrecerían descargas eléctricas suaves. No lo mataría, pero sí le dolería en un primer momento. Envolví su cabeza en una especie de gorro. No quería que su cabello fuese una molestia a la hora de los azotes previos.
 
Cuando salgas de aquí tendrás que tener cuidado con cualquier criatura que no sea inferior. El motivo es porque parte de mi poder de atracción estará en ti, ya que mi semilla bañará tu boca y tu entrada, se ahondará tanto que germinará en ti el deseo del sexo. Puede que creas que podrás controlarte, pero para eso me tendrás a mí. Yo controlaré ese ímpetu. Si es necesario tendrás que regresar aquí para ser alimentado. Este vínculo me alimenta a mí, pero te fortalece a ti.
 
Podía terminar gestando un hijo mío. En otras épocas me hubiese perturbado el dejar que una de mis víctimas de pactos saliese sin corroborar que estaba en cinta, pero en estos momentos no sacrificaría la vida de una posible descendencia. Algo en mí deseaba controlarlo incluso durante el año completo de gestación, pues los demonios de mi rango se desarrollaban lentamente en el vientre para luego hacerlo velozmente tomando una “forma” menos débil que la de un recién nacido.
 
El círculo se apagó,  mi aspecto volvió al habitual aunque algunas características quedaron. Así que inmediatamente lo levanté y lo llevé hacia un potro que saqué del lugar donde lo guardaba. Rápido lo até con nuevos grilletes. El lugar donde me concentraría con los primeros azotes serían sus glúteos.
 
Elegí primero una vara de avellano, la cual comenzó a sentir mientras mi aroma se expandía. Era un aroma distinto, más profundo y atrayente que provocaría que sintiera una revolución. 
Amadeo Roma
Dromes : 60325
Reputación : 23
Mensajes : 203
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Schatten { Priv. Amadeo Roma} +18

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.