image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Despedida
Hoy a las 4:04 pm por Jesse Sanders

» You?...Again? (Priv. Velkan)
Hoy a las 5:38 am por Velkan Alexander Belmont

» Coffee Time. (Priv. Velkan)
Hoy a las 4:16 am por Velkan Alexander Belmont

» Rhodes Ann
Ayer a las 10:04 pm por Khaeli Dunkheit

» ID. AKURA YUUMA
Ayer a las 10:01 pm por Khaeli Dunkheit

» Caso 152463122 - A: Culpas y venganzas Pt.1 [Priv. Saya Vlad]
Ayer a las 9:56 pm por Shiryuu & Meneth

» Cambios para mi ficha
Ayer a las 9:36 pm por Rechy Syphiras

» Pie de lombrices y crema [Finalizado]
Ayer a las 9:12 pm por Rechy Syphiras

» [Tablilla] White rose queen
Ayer a las 6:04 pm por Aphrodite P

» Meet the Wolf | Libre |
Ayer a las 12:34 pm por Nate Sköll





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Come back down [Priv. Lucille]

Mensaje por Killhë Farlow el Dom Ago 12, 2018 9:46 pm

Asqueado seguía parado en la entrada del bar. La noche ya había caído hacia unas horas atrás y la mezcla de humanos y seres que entraban al lugar ya lo tenían al borde de mandar todo a la mierda; molesto re acomodó su posición sobre el poste de luz a unos metros de la entrada, no podía entender como el ganado seguía haciendo fila para entrar al antro, no entendía como ese estúpido humano que se le caía la baba por el costado del rostro al ser acompañado por la despampanante castaña no salía huyendo despavorido ¿Dónde estaba su mínimo sentido de la supervivencia? Kill se cruzó de brazos sobre el pecho y apoyo un pie sobre el poste de luz, si esa bolsa de carne pudiese ver el cadáver pútrido que le acariciaba el rostro justo ahora, si pudiese percibir el olor a descomposición que se mezclaba con el resto de los seres que antes habían estado ahí, el cazador estaba seguro de que el imbécil saldría piteando tan rápido como le dieran las piernas, porque a nadie le gustaba ser la cena.

Chasqueo la lengua molesto y desvió la vista ¿hasta cuándo tendría que seguir esperando?, el informante había dicho que allí se presentaría quien había escondido una parte del mapa que revelaba las páginas del libro “lo sabrás porque no encaja ahí” le había dicho y ¿Qué mierdas se supone que significaba eso? ¿desde cuándo él era el puto Sherlock para seguir pistas a medias? Kill apretó los puños, apenas volviera por otro tipo de información le partiría la madre por soltarle indirectas sobre lo que el buscaba. Asqueado y ahora más enojado que antes el cazador volvió su vista hacia la fila que se hacía para entrar, esa noche no estaba allí para proteger culos humanos, no, esa noche haría vista gorda con todos los que ahí serían la próxima cena, por esa noche se diría a si mismo que eso no importaba… aunque le costase la escasa conciencia, esa noche estaba ahí para cazar algo más grande que todos esos seres de mierda, esa noche estaba ahí para cazar su paso al cielo. Entonces los vio, un humano y una…¿Qué era eso? Kill sencillamente no podía distinguir más sobre la mujer bajita y rubia que acompañaba al humano que ya estaba en proceso de transformación, en él podía distinguir como su esencia de humano estaba apagándose, debilitándose, alguien se lo estaba comiendo poco a poco pero a ella…solo podía ver el recipiente pero nada más ¿sería aquello a lo que se refería su informante? El cazador no podía asegurarlo pero su instinto le gritaba que los siguiera y su instinto no le fallaba, al menos, no la mayoría de las veces.

Se colocó en la fila un par de personas más atrás, la pelirroja y el pelinegro que no era humano le servían para esconder su mirada fija sobre quienes ya había marcado como “sujetos de interés” por esa noche. Para poner su paciencia aprueba la fila avanzaba tediosamente pero lo entendía al parecer el bar al cual iba a ingresar era bastante conocido en ese antro de ciudad, más no compartía la lentitud con la cual el guardia hacia entrar a cada uno. Perdió de vista a la pareja que seguía porque ingresaron antes que el por varios minutos, aquello termino con su escasa paciencia por esa noche y cuando tuvo que pasar por el guardia estuvo a un segundo de soltarle un puñetazo en la cara al solicitarle los documentos de identificación si no hubiese sido por la intervención de la pelirroja y el pelinegro frente a él, probablemente ahora no estaría dentro del bar sino intentando colarse por una ventana. El ambiente en general le desagradaba, las luces bajas si bien hacían que sus sentidos se agudizaran el constante parloteo de las personas, la música fuerte y el baile le desconcentraban, además de que la cantidad de personas ahí adentro le parecía excesiva y molesta sin contar la cantidad de seres sobrenaturales con sus aromas y apariencias reales le resultaban desagradables, Kill retrocedió hacia la pared más cercana para buscar a quienes habían sido sus blancos.

Se repitió mentalmente que estaba ahí por el mapa que lo llevaría a las hojas del libro sagrado, se repitió que no estaba ahí para matar seres sobrenaturales e hizo un sobre esfuerzo para volver a centrarse antes de comenzar a avanzar al segundo piso, un lugar de altura le entregaría la visión general del caos en el nivel principal y le permitiría observar a quienes ya estaban allí.
off rol:
Bella esta es la ropa que lleva Kill, solo que los jeans son negros. Lleva sus cuchillas desdentadas a la altura de la cintura.
avatar
Dromes : 50848
Reputación : 2
Mensajes : 27
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Come back down [Priv. Lucille]

Mensaje por Lucille Dawletern el Sáb Ago 18, 2018 4:59 am

El fin de semana por fin había llegado y ella sentía que no tenía mucho tiempo libre para hacer las cosas que debía, sabía que tenía que revelar las fotografías que había conseguido tomar en la semana para enviárselas a su comprador, ese hombre que vendía las fotografías de la rubia como si le pertenecieran, ese hombre que solo era famoso por su nombre y crecía en fama con el arte de ella aprovechándose del hecho de que Lucille era una desconocida y que por si fuera poco debía tener un perfil bajo y necesitaba el dinero…realmente necesitaba el dinero, para sobrevivir en esa ciudad, pagar las deudas que su padre dejo y lo más importante, para conseguirle la libertad al hombre más importante de su vida, lo necesitaba y quería a su lado y eso solo lo conseguiría juntando la cantidad de dinero que día con día no hacía más que aumentar en la deuda.

Por ese motivo había accedido a vender sus fotografías, por eso a veces tocaba el violín en el parque junto a otros artistas callejeros y también esa era la razón por la cual trabajaba en el bar por las noches los fines de semana y medio tiempo entre semana después de clases —Cada centavo cuenta— Se repetía constantemente y más cuando se dirigía a la oficina de correos con la fotografías de la semana ¨no importa, a la gente le gustan, eso es suficiente¨ y para ella lo era, no le pesaba el hecho de no poder hacer público que ella era la ¨autora¨ de dichas tomas, el problema recaía en las constantes amenazas de Richard Barnes el famoso fotógrafo ¨Si alguna vez intentas hacerlo público te destruiré, tú no eres nadie niña y si intentas revelarlo te tomaran por una mentirosa y me encargare que te encierren por difamación, si lo intentas algún día, yo me encargare personalmente de que nunca vuelvas a tomar una cámara en mano y tu vida será un infierno¨ para ella su vida ya era un infierno pese a la sonrisa alegre que siempre mostraba ¨cuando llegue el paquete a sus manos, de nuevo recibiré sus recordatorios…Con un gracias seria suficiente¨ pensaba mientras que con una sonrisa entregaba el paquete al dependiente de la oficina.

Y a pesar de sus problemas monetarios, Lucille no podía evitar ayudar a otros en lo que podía, llevar comida y algo de ropa a las personas que más lo necesitaban en la ciudad y esa tarde se había ofrecido voluntaria en un pequeño orfanato de la ciudad para prepararles galletas a los niños, dos horas habían pasado en que las risas era lo único que se escuchaba en el lugar ¨¡cuéntanos otro cuento Luci!¨ le decían constantemente mientras le ayudaban a preparar las galletas, en esas dos horas había perdido la cuenta de cuantas historias ya les había dicho a los pequeños pero para la desilusión de todos –incluida ella- la hora de irse había llegado —¡Quedate un poco más Luci!— Le insistían los pequeños y aunque ella deseaba estar ahí más tiempo sabía que debía retirarse pues esa noche debía trabajar en el bar —Niños saben que debo trabajar pero vendré pronto a visitarlos, para la siguiente ocasión haremos muffins— Les había asegurado para después retirarse del lugar en dirección a su departamento.

Aún faltaban unas cuantas horas para que iniciara su turno, sin embargo su error fue sentarse ¨un momento¨ pues termino por quedarse dormida, por suerte para ella, el sonido de un mensaje en su celular la despertó ¨recuerda que hoy el bar está bastante movido así que debes llegar antes¨, le costó unos segundos asimilar la información y al mirar la hora… —¡Llegare tarde!— Exclamo y con rapidez se quitó la ropa para así dirigirse al baño y darse una ducha rápida, nada más terminar de vestirse salió corriendo del departamento para tomar el autobús ¨Rápido, rápido, rápido¨ repetía constantemente mientras se hacía una trenza improvisada.

Fue de esa forma que llego faltando un minuto para su hora de entrada, no había usado las puertas principales pues sabía que el personal debía ingresar por la puerta trasera que daba al callejón —¡Lamento la demora!— Exclamo agitada nada más llegar y las risas no se hicieron esperar ¨El mundo puede estar acabándose pero tú nunca llegaras después de tu hora de entrada, aquí tienes Luci te tocan las mesas 3,4,5 y 6, si puedes cubrir más mesas adelante pero no te sobre esfuerces, debes dejarnos algo a nosotros, también queremos propinas y no olvides, desde el incidente de la última vez lo mejor es que solo atiendas la planta baja y donde podamos vigilar que no te acosen, lo mismo va para ustedes¨ le indico el ¨jefe de meseros¨ a ella y otras dos jóvenes mientras les entregaba el delantal negro y sus comandas del día.

Así sin más inicio su turno de esa noche, reconocía algunas caras y otras eran nuevas pero a todos los recibía con una sonrisa, estaba consciente que muchos de los presentes no eran humanos…su jefe y alguno de sus compañeros no eran humanos pero ella no se sentía incomoda rodeada de ellos —Dos tarros de cerveza para los caballeros y 3 mimosas para las damas— Expreso animada mientras colocaba el pedido en la mesa correspondiente y seguía con las demás, para ella ya era algo normal ir de un lado a otro tomando pedidos y llevando bebidas en la charola teniendo cuidado de no tropezar y por momentos –como en ese instante- no era raro que alguien la detuviera para ¨hablar¨ aunque solo se trataba de intentos por conquistarla —Y-yo…se lo agradezco pero estoy trabajando y no me gusta el alcohol— Ahí estaba, su sonrisa amable que alguien con unas copas de más fácilmente podía malinterpretar ¨solo una copa, ven siéntate¨ le decía el joven de cabello castaño mientras la tomaba de la muñeca para ¨animarla¨ a beber con él, lamentablemente para Lucille esa noche el bar estaba demasiado abarrotado y sus compañeros tenían demasiado trabajo como para notar lo que estaba sucediendo en ese instante, no era algo que sucediera con frecuencia e incluso resultaba raro debido a la fama que tenia el jefe del lugar, pero había ocasiones como esa en que algún cliente nuevo olvidaba acatar las reglas del bar respecto a no tocar ni acosar a las meseras.


uniforme:
Asi va vestida y peinada y lleva un delantal negro de esos que van en la cintura(?)





Gracias al Staff por la imagen <3
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 53957
Reputación : 11
Mensajes : 234
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Come back down [Priv. Lucille]

Mensaje por Killhë Farlow el Sáb Ago 25, 2018 4:40 pm

El hombre de cabellos castaños no podía aceptar un "no" por respuesta -Vamos- insistió -es solo una copa, de seguro tu jefe ni lo nota- sus manos rápidas rodearon la cintura de la rubia como si fuese su pareja de toda la vida, el solo buscaba un poco de diversión además el bar estaba lo suficientemente repleto para que alguien se de tuviese a mirarlos. La afirmó con fuerza, la fuerza suficiente para atraerla hacia el, además la estaba sujetando del delantal para que no pudiese "huir", no entendía porque se empeñaba tanto en la chica pero estaba lo bastante ebrio como para no importarle -¿y bien?- ladeo el rostro - ¿que dices? ¿Me regalas tus minutos?- los dedos del hombre se presionaron con fuerza el costado del cuerpo de la rubia y antes que pudiese tirar del delantal blanco para hacerle perder el equilibrio, la cual era su intención, una pareja le interrumpía una mujer rubia de baja estatura y un tipo flacucho aparecían en escena para arruinar su coqueteo -deja tranquila a la mesera- la mujer de baja estatura había hablado y a pesar de que no superaba el 1.50 su voz no era chillona como había creído -¿porque tengo que acerté caso? - añadió el castaño en tono de burla, la chica rubia no hizo ni dijo nada más fue su compañero el tipo alto y flacucho quien de un solo tirón ya lo tenía en pie -¿Qué demonios?- no alcanzo a decir nada más, el tipo flacucho había hecho que soltara a la mesera y lo arrastraba con una fuerza que no creía que alguien como el pudiese tener fuera del bar, Mina por su parte se giro hacia lucille -Lucille- exclamó dándole un abrazo con una gran sonrisa -nunca dejas de meterte en problemas ¿verdad?- la rubia río y su risa fue ahogada por el volumen alto de la música.

Mina realmente no estaba ahí porque quisiera las circunstancias la obligaban a volver. En un principio su trabajo en el bar era netamente funcional ahí llegaban muchos humanos por lo tanto la comida era fácil y gratis, fingía con suma facilidad que le encantaba trabajar ahí, que le encantaba relacionarse con todos y que le encantaba hacer nuevos amigos, la sonrisa falsa y esa personalidad que no le pertenecía era solo una más de sus tantas mascaras. Al principio había sido demasiado fácil para ella, solo tenía que tener un mínimo de cuidado, una persona por noche, uno nuevo en el bar, uno que no conocían y que no volverían a ver seguro, chico o chica cualquiera le servía para comer y no le importaba. Al principio cuando el bar había comenzado y el jefe no estaba encima había sido fácil, había. Uno de los ex empleados, un humano cualquiera la había visto y eso significó acabar con el, aquello no fue difícil lo difícil llegó cuando el jefe de todos se dio cuenta que estaba usando el bar como un comedero personal lo que implicó no solo una pelea entre ambos también su promesa de no volver a pisar el lugar sin embargo, Mina nunca cumplía su palabra. No estaba ahí para volver a alimentarse, estaba ahí por algo mucho más importante; antes de la pelea con el jefe a sus manos llego un mapa casi por error, lo tenia un mago, un mago principiante que se había comido antes de saber que era un mago a su parecer los seres sobrenaturales no sabían muy bien. El error le costó una de sus caretas pero se ganó el mapa que había escondido en uno de los cuartos de carga, en ese momento no estaba segura porque escondía el trozo de cuero imbuido en magia pero se aseguró que otro que no fuera ella lo viese así hasta el dueño podría pasar por el lado y no verlo, era un hechizo fácil pero peligroso si revelaba la forma del mapa y no era ella la primera en verlo este se grabaría en el cuerpo de alguien más y eso no podía permitirlo más ahora al saber que el mapa era importante porque un cazador celestial, un conocido cazador andaba detrás de él y curiosamente la humana a la cual menos importancia Mina le habría dado de todos sus "ex compañeros" había pasado más tiempo con el que cualquier otro, Lucille lo conocía y Mina tenía que recabarle toda la información posible si quería cobrar su propia recompensa.

Mina se sentó en la mesa libre y tomó a Lucille de la mano para que se sentara con ella
-Luci tenía tantas ganas de volver pero no había podido, mi abuela enfermo y tuve que viajar a Tokio a cuidarla, cuando se puso mejor decidí que era momento de recorrer las ciudades del país y ¿adivina? Me traje un novio- comento con la falsa sonrisa y ese falso estado de ánimo alegre -volvimos hace poco y tenía tantas pero tantas ganas de visitarlos pero basta de mi ¿tu como haz estado? ¿Como va el trabajo del bar? Pero hay que tonta si estas en plena faena- Mina rio -¿te espero al contra turno para charlar? Aunque estoy segura que al jefe no le molestara darte unos minutos libres para tomarte una bebida con una amiga- la rubia guiño su ojo y luego movió las manos con emoción al momento que llegaba el chico delgado de regreso a su lado -luci el es mi novio, se llama Hiro- el chico movió su cabeza en señal de saludo y se sentó al lado de la joven, la pareja parecía casi graciosa, Hiro era demasiado alto para Mina -lo siento, no habla mucho es un poco tímido- añadió mina mientras le sonreía y Hiro la observaba fijamente antes de volver su mirada fija hacia la rubia sin emitir palabra -¿te sientas con nosotros o te esperamos al contra turno?-

Ajeno al parloteo o a la sucedido en el primer piso el cazador terminaba de verificar que en la segunda planta no se encontrase la pareja que buscaba, aún se sentía cabreado e incomodo, ver a los seres como era, distinguir sus olores a muerto en ese espacio cerrado revolvía su estómago humano con facilidad. Había pedido un agua mineral para pasar el sabor de la boca aunque no llevaba dinero para pagarla, después de todo por el gran alboroto que podría causar lo que menos le importaba era pagar una bebida sin embargo argollas si no le quedaba más remedio robara una cartera y pagaría el líquido - aquí tienes ¿algo más? - dijo el mesero que lo estaba atendiendo a lo que Kill negó con la cabeza y el chico asintió - avíseme si quiere algo más- el sistema de pago del lugar se sumaba a la mesa que estaba ocupando, espero que el chico se retirara para acercarse a la escalera que le daba la vista panorámica hacia el primer piso. Con atención comenzó a buscar a la pareja, primero en los lugares más iluminados luego ya se las arreglaría para los rincones sin embargo grande fue su sorpresa cuando los ubico con facilidad sentados en una mesa como si fueran dos personas comunes, podía distinguir de medio lado a la rubia, a su lado Kill podía ver parte del cuerpo del humano que se estaba apagando y frente a su rango de visión una mesera de espaldas con el cabello recogido en una trenza, el cazador bebió un poco de líquido para pasear las náuseas y espero a que la pareja hiciera su movimiento.
avatar
Dromes : 50848
Reputación : 2
Mensajes : 27
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Come back down [Priv. Lucille]

Mensaje por Lucille Dawletern el Sáb Sep 08, 2018 3:06 am

—Y-yo…no…puedo— Continuaba diciendo hasta que sintió como la rodeaba de la cintura y la tomaba del delantal para evitar que se fuera, Lucille comenzó a sentir la inquietud, más aun cuando el intenso olor de licor emanado de la boca del hombre llegaba a sus fosas nasales, sabía que debía ser cuidosa en cómo se negaba y se apartaba, los hombres ebrios podían tener diferentes tipos de reacciones por lo que mientras intentaba mantener alguna distancia, sus ojos buscaban desesperados a alguno de sus compañeros —No…no quiero problemas por favor suélteme— El nudo en su garganta se formó al sentir como intentaba atraerla más y las lágrimas amenazaban con abandonar sus ojos cuando él presiono los dedos en su cuerpo, la sensación le resulto insoportable y estuvo a punto de empujarlo sin importarle las consecuencias cuando alguien intervino a su favor.

Y fue entonces que la miro y sus ojos azules se iluminaron nada más reconocerla a lo que sin poder evitarlo la abrazo —¡Mina! ¡Que alegría verte!— Exclamo tratando de ahogar el nudo en su garganta mientras la abrazaba con fuerza o al menos la fuerza que podía ejercer mientras su cuerpo temblaba ante lo sucedido —Realmente desearía no ser un ¨imán de problemas¨ gracias por ayudarme — Expreso con los ojos vidriosos y las mejillas sonrojadas, sabía perfectamente que la conocían precisamente por atraer los problemas, varios de sus compañeros, especialmente esos ¨no humanos¨ se lo habían dicho ¨eres demasiado buena así que atraes el mal como si fueran polillas y tú la luz¨ y aunque ella siempre lo negaba al no creerse tan ¨buena¨ como todos creían, al menos estaba segura de que efectivamente si algo malo podía pasar sin duda sucedería si ella estaba presente o al menos eso era lo que decía cuando bromeaba al respecto con sus compañeros.

Fue casi un gesto inconsciente en que se dejó llevar por ella y tomo asiento en su mesa, unos minutos no harían daño y se lo debía, la había salvado de uno de los ebrios del bar —No supe porque te habías ido, es un alivio que tu abuela se encuentre mejor— expreso Lucille con extrema sinceridad que en ella no era inusual y sonrió compartiendo la alegría que la joven profesaba pero en el caso de Lucille era un sentimiento verdadero —Me alegro mucho por ti Mina, pero deberías visitarnos más seguido— Comento, sonriente, animada mientras la plática la distraía de la desagradable experiencia de minutos atrás, pero antes de poder contestarle, observo al joven que la acompañaba cuando regreso y le sonrió como hacía con la gente que no conocía, una sonrisa amigable —Es un placer conocerte Hiro y…Mina creo que será mejor reunirnos en el contra turno…ya sabes cómo es el jefe si me ve ¨descansando¨ en el momento más activo de la noche, no tardare, lo prometo— Le indico mientras se ponía de pie —Mi turno casi acaba Mina, esperame ¿sí? No te cambies de mesa— Le pidió mientras se giraba sin perder esa sonrisa alegre en su rostro para así dirigirse a una de las mesas asignadas a ella esa noche para tomar el pedido, sería la última mesa de la noche para hacer las cuentas de lo vendido por ella y así quedar ¨libre¨ al menos de momento.

—Aquí tienen sus bebidas, disculpen la tardanza— Les había dicho al grupo de 5 mujeres de la mesa y de nuevo se dirigió detrás de la barra para entregar el dinero y sus cuentas de la noche —*Si el jefe te hiciera trabajar más horas seguro se vuelve millonario y nosotros tendríamos más tiempo libre o estaríamos despedidos por no reunir la misma cantidad*— bromearon varios al respecto y ella solo negaba mientras reía, sabía que solo lo decían por ¨molestarla¨ pues sus demás compañeras reunían la misma cantidad e incluso mas, siempre variaba.

—*Luci hazme un favor nena, sé que acabo tu turno pero podrías entregar esta bebida al caballero en la mesa a un lado de las escaleras, el rubio de ojos verdes y le entregas esta carta ¿sí? Por favor…quiero sondear el terreno ¿entiendes?*

—No cambias Lou, me debes una caja de chocolates— Bromeo mientras recibía de su compañero un whisky escoces en las rocas ¨te daré todos los chocolates del mundo si consigo el número de ese bombón¨ le había dicho mientras ella salía de la barra riendo ya sin delantal y sin corbata con el cabello suelto y ondulado mientras se desabotonaba el primer botón para un aspecto menos ¨formal¨ para cuando regresara con Mina a quien le había hecho una seña desde el bar señalando a Lou un mesero de cabello hasta las orejas, castaño claro y de ojos coquetos y el Whisky para explicarle de esa manera que solo entregaba eso y terminaba a lo que sin más se dirigió a la mesa indicada —Aquí tiene, de parte de un admirador— indico haciendo énfasis en el ¨admirador¨ mientras le entregaba el whisky y la carta donde Lou expresaba sus intenciones de conocerlo ¨detrás del bar¨ cuando acabara su turno, Luci ya había acabado por esa noche por lo que solo sonrió y se apartó sin notar que cerca de donde estaba se encontraban esos ojos azules que más de una noche le habían quitado el sueño cuando despertaba sobresaltada y sorprendida por haber soñado con él reproduciendo en sueños cada uno de sus encuentros.






Gracias al Staff por la imagen <3
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 53957
Reputación : 11
Mensajes : 234
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Come back down [Priv. Lucille]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.