Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Sáb Ago 11, 2018 1:02 am

Ya habían pasado casi dos años desde que llego a Éadrom, aunque se había adaptado de alguna manera a la forma que tenían de vivir los terranos, seguía sin acostumbrarse a ese mundo pese a que ahí no tenía ningún tipo de preocupación respecto a Dioses que buscaban destruirlo, sin embargo extrañaba su universo, la naturaleza y energía, las lunas, los soles, el mar, los lagos, cada pequeño aspecto que conformaba Aoygvázer, su arte y costumbres, la comida y el alcohol…pero no podía hacer mucho al respecto, la puerta seguía cerrada para dejarle entrar, el portal continuaba estando abierto en una sola dirección por lo que solo podía ¨transportar¨ cosas del otro lado pero no ir físicamente ahí pero sabía que solo era cuestión de tiempo, reunir un poco más de energía en ese mundo que agonizaba para poder abrir el portal a su antojo porque de algo estaba seguro, aunque extrañaba Aoygvázer, le había tomado gusto a la tierra y no estaba dispuesto a perderse de los beneficios de ambas dimensiones.

Aun así, en la tierra como en Aoygvázer, el tiempo para él transcurría de una manera diferente, lo percibía de otra forma, como algo efímero e inalcanzable y el tiempo parecía mirar a Nykhal de la misma manera, alguien eterno y etéreo pese a su apariencia corpórea, si él se lo proponía podía llegar a mezclarse con la energía, fundirse con el ambiente, volverse uno solo con lo intangible sin embargo eso implicaba tomar un lado, luz u oscuridad, no importaba que en él ambas energías coexistieran en armonía formando una inusual dualidad pues siempre que tomaba su forma incorpórea tenía que elegir cualquiera de los dos pero no ambos y eso implicaba sumergirse por completo en alguno de los estados y eso a él no le gustaba, la luz y la oscuridad…él era un punto intermedio y por eso prefería su estado tangible donde podía elegir utilizar ambos elementos sin tener que elegir uno en concreto aun si su lado oscuro estaba más arraigado en él que la luz.

En ese instante sus pensamientos viajaban con rapidez por cada canal y puerta de su mente, en ese laberinto interno que solo él podía entender y que quien quisiera sumergirse en el jamás encontraría la salida, eran sus barreras mentales, aquello que impedía que entraran a ver sus más oscuros secretos, los más felices así como sus tristezas y tormentos, no se dio cuenta del transcurrir del tiempo, ni siquiera cuando el cielo comenzó a pintarse con los matices violetas que avisaban el crepúsculo mientras caminaba sin rumbo por el bosque, no entendía el motivo del porque en ese instante evocaba recuerdos de un pasado que se había dicho ya no tenía caso lamentar, había pasado tanto…tanto tiempo.

Sin embargo mientras avanzaba con su mente distraída en el pasado, estuvo a punto de tropezar con alguien de no ser porque reacciono a tiempo antes de pisarla, sus ojos observaron el cuerpo en el suelo, la ropa desgastada y algunos pedazos de tela hechos jirones, la observo por unos segundos, no era su responsabilidad ni deber ayudar a cuanto herido se encontrara en el bosque, estuvo tentado a dejarla ahí de no ser porque se detuvo en su rostro, el cabello rubio con algo de sangre seca era lo único que para su percepción desentonaba, pero su rostro…la forma de su nariz, pómulos y mentón le resultaron dolorosamente familiares, sabía que muchas personas podían poseer rasgos similares y ahí no había una excepción, aun así termino por tomar a la joven inconsciente en sus brazos movido solo porque minutos atrás de encontrarla estuvo pensando en ¨ella¨,  solo por el recuerdo se sintió lo bastante ¨conmovido¨ como para sentir el impulso de ayudar a una completa extraña aun si no había relación más que esos pequeños rasgos similares a su parecer.

—Tienes suerte criatura— Musito con voz grave al expresar eso en un tono demasiado bajo a lo que acostumbraba, él iba a dejarla ahí a merced del bosque y las criaturas que habitaban el lugar, pero el haber estado rememorando el pasado fue lo que evito ese hecho y de esa forma la llevo a esa cabaña que usaba como hogar, la recostó sobre su cama y con un paño limpio y humedecido se dispuso a limpiar su rostro solo para observarla mejor y darse cuenta que no eran iguales como había creído cuando la encontró pues la joven rubia ante él tenía un aspecto menos maduro en su rostro,  ¨solo fue mi imaginación¨  pensó, tal vez solo se había sugestionado por estar recordando a esa mujer. Aun así ya no había nada que hacer, había decidido llevar a la joven a su casa y no pensaba regresarla al bosque, no era tan ruin como para hacer algo así por lo que solo opto por buscar heridas pero fuera de los raspones y moretones, lo único que encontró fue esa en su cabeza y se dispuso a limpiarla, esperaría a que ella despertara y después…bien, después ya pensaría que hacer cuando ella despertara y le dijera como llego a esa situación.



Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar
Dromes : 69852
Reputación : 7
Mensajes : 226
Ver perfil de usuario
Nykhal Drakhsen
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Ailis & Aredhel el Mar Ago 14, 2018 12:03 pm

-¡Corran!- grito el caballero hacia ella y el niño sin embargo su cuerpo no reaccionaba, vio como todo sucedía en cámara lenta. El hechicero que se había raptado a Fly movía su mano derecha y dos cosas que jamás había visto antes en su vida surgían de la tierra, mitad mujer, mitad plantas y algo más giraban hacia ellos abriendo sus bocas como fauces emitiendo un grito feroz y ensordecedor, su cabeza se lleno de imágenes y por alguna razón que no podía entender sentía un miedo terrible. Se encogió sobre sí misma cubriendo sus oídos incapaz de mantenerse en pie, vio como el niño hecho un ovillo en el piso tiritaba de miedo, ella se olvidó de si misma y lo abrazo con todas las fuerzas que aun le quedaban, Ailis jamás había sentido tanto miedo en su vida.

Se quedó ahí incapaz de hacer algo, orinandose encima, llorando de miedo, con la cabeza cubierta de imágenes que ya no sabía si eran o no reales aferrándose al niño como su único mástil en medio de la tempestad ¿porque lo había hecho? ¿porque había ido? ella no estaba hecha para la guerra, Ailis grito a ojos cerrados con todas sus fuerzas pero no había sonido por su parte que marcase la diferencia. Presa del miedo solo volvió en si cuando el caballero tomaba de su brazo moviéndola con fuerza, el grito de esos seres había terminado -¡vamos!- dijo Aredhel tirando de ella con fuerza para levantarla, el niño también se repuso y se aferro a la mano de ella pero no por mucho tiempo. Fue el sonido del hechizo el que la alertó sin embargo no alcanzo a girar Aredhel la empujaba, la mano del niño se le escapaba y su cuerpo era rozado por uno de los proyectiles justo antes de golpearse con fuerza contra la roca en la que estaban metidos. Exhalo un sonido de dolor que fue invisible, su pierna ardía, observándose a sí misma pudo dar cuenta que la sangre de la pierna se pegaba en el vestido, era poca, había tenido suerte que el caballero la empujase o probablemente ahora estaría muerta.

Los siguió con la mirada, el niño se había transformado en un ser de roca y Aredhel salía de la saliente en la que acababa de ocupar como refugio contra el ataque, estaba herido, ella podía ver la sangre y por ende, su enemigo también. Salió corriendo hacia el frente empuñando la espada, el niño salió detrás de él para pelear contra los esbirros y ella vio la trampa antes que ellos dos, las luces de un hechizo sobre sus cabezas. Ailis grito "no" por acto reflejo, tropezó sobre si misma al tratar de levantarse con rapidez golpeándose el rostro antes de correr hacia ellos, no iba a llegar. Tomó el escombro más cercano lanzándolo con todas sus fuerzas en la dirección de sus héroes sin embargo vio con terror como la roca quedaba suspendida en el aire. La ola de calor levantó su roído vestido y antes de pensar en algo más su cuerpo fue lanzando hacia atrás, lo último que vio la chica fue la imagen de la cueva haciéndose más pequeña luego la luz la consumió.

Lo primero que percibió al volver en sí era el dolor del cuerpo, cada parte de su cuerpo estaba resentida y la cabeza le dolía demasiado como para abrir los ojos. Escuchaba a alguien moverse en donde sea que estuviese ¿sería el niño? ¿Sería Ared? no había otro que pudiese preocuparse por su estado físico; el paño húmedo sobre el rostro le trajo un escalofrío y gimoteo por respuesta, un sonido extraño atrapado en su garganta si hubiese podido hablar hubiese dicho "no, basta, me molesta" iba a hacer la acción de mover su mano para detenerle pero el dolor de cuerpo resintiendo todos sus movimientos se lo impidió. Contó hasta diez lunas y ocupo toda su fuerza de voluntad para omitir el dolor físico y tomar la mano de Aredhel entre las suyas iba a mirarle como siempre hasta que se dio cuenta que no era el caballero a quien estaba tocando. La piel de quien sostenía a ojos cerrados no era dura y semi escamosa como la del guerrero de cabello blanco, Ailis volvió a sentir miedo y abrió los ojos de súbito. Le soltó al instante y todo el dolor de su cuerpo pasó a un plano mínimo de preocupación y prioridad, no se movió, es más quedo petrificada en la misma posición. Sus ojos del color del cielo viajaron del hombre a la habitación que jamás en su vida había visto con rapidez ¿donde estaba? ¿Quién era el? ¿Dónde estaba Ared y el niño? ¿Como no había visto esos asentamientos terrenales entre las montañas de Naltri? Su corazón se aceleró y aunque quisiera no demostrarlo era demasiado fácil leer el miedo del primer encuentro con un desconocido en su rostro, deseaba con todas sus fuerzas salir corriendo de ahí.

Trató de mantener su respiración normal pero la agitación interna la delataba Ailis no era buena para mentir ni siquiera un poco. Intento serenarse y sacarse las ideas de "hombre malo" "futura esclava" y cosas peores de la cabeza para buscar la forma de huir de ahí. Volvió a mirarle pero esta vez con más atención que en una primera instancia, cayó en cuenta del trapo que tenía en la mano y por segunda vez percibió la humedad ¿la había estado limpiando? ¿No era malo? Ailis apretó sus labios con fuerza "Todos merecen una segunda oportunidad"
Con la mano temblorosa la estiró hasta tocar el centro de su pecho, a penas un momento luego volvió a su posición inicial, era su forma de preguntar quien era el.


Si quieres empuñar una espada sagrada,
Si quieres cabalgar en praderas de cristal,
Si quieres batallar contra dioses oscuros,
Solo has de pedir a los Saurom su canción

Aredhel Habla ¦ Aredhel Piensa ¦ Aredhel Narra × "Vankar Piensa"

Si quieres sonreír en los días que vives,
Si quieres sonreír como ríe el alegre bufón,
Si quieres sonreír y alejar la tristeza,
Solo has de invocar a las hadas del bosque

Ailis Piensa ¦ Ailis Narra
avatar
Dromes : 11410
Reputación : 0
Mensajes : 11
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Lun Ago 20, 2018 11:26 pm

Por algún motivo, Nykhal parecía no prestar atención ante el sonido extraño producido por ella, seguía limpiando la herida y la suciedad visible, terminando el área de su cabeza y seguiría con su cuerpo y no con mala intención, necesitaba saber que otras heridas tenia para hacer algo al respecto, por esos absurdos sentimentalismos había terminado por ¨ayudar¨ a la joven y debido a su personalidad, no podía simplemente dejar a medias algo que ya había iniciado. Pero de pronto ella lo tomo de la mano y Nykhal se quedó quieto tan solo observando a la joven…esperando el momento en que abriera los ojos y a su mente se cruzó el pensamiento de que ella posiblemente se asustaría y ¿Quién no lo haría al encontrarse de pronto con un hombre completamente vendado? Aunque eso no le importaba, pudo haberse quitado las vendas y mostrarse más ¨humano¨ pero no era de su interés causar una buena primera impresión.

Fue entonces que ella abrió los ojos de manera repentina y Nykhal por un instante no supo cómo reaccionar, no porque le hubiese sorprendido, se debía simplemente a su mirada y se maldijo internamente a si mismo por ser tan estúpido como para que los recuerdos del pasado lo afectaran al punto en que miraba en la joven pequeños rasgos de aquella mujer, estaba seguro que de haberse encontrado incluso a una joven de cabello negro su percepción hubiese sido la misma, solo estaba siendo afectado por sus propios sentimientos y pasado…solo era eso, o al menos eso creía —Tranquila criatura— Expreso con voz calmada y baja, no quería asustarla más de lo que se miraba y no porque le preocupara que ella se sintiera temerosa, si empezaba a gritar o llorar sería un verdadero fastidio, más porque aunque quisiera no podría regresarla al bosque ¨malditos recuerdos¨ pensó con fastidio al sentirse incapaz de actuar como usualmente lo haría solo por eso, para alguien como él, lidiar con las emociones no era sencillo, estaba tan acostumbrado a no sentir que simplemente cuando algo se removía en él le era en extremo difícil afrontarlo.

Pero ahí estaba, en una aparente calma pese a la severidad de su mirada violeta, tan solo esperaba a que ella se orientara, podía entender que se sintiera temerosa, despertar de pronto en un sitio diferente y con un desconocido sin duda podía resultar intimidante, así que no la presiono, pese a todo no era tan ¨insensible¨ como muchas de sus acciones e incluso pensamientos podían demostrar —…— Y espero hasta que de nuevo ella lo miro, la observo estirar la mano y percibió el temblor en la misma y sus ojos se entrecerraron un poco, no supo porque se sintió abrumado ante ese primer contacto consciente por parte de ella en el centro de su pecho, sin embargo la expresión estoica en su rostro seguía presente a pesar de eso.

Y le costó solo un par de segundos comprender la acción de ella, de alguna forma le recordó el actuar de una pequeña tribu de Zythïre diferente a los demás de su clase que se comunicaban solo por señas y acciones, nadie entendía el actuar de ese grupo, algunos pensaban que se debía a que no comprendían el idioma, otros lo asociaban a que no eran capaz de comunicarse de otra manera pero con el tiempo en Vaëlpha habían aprendido a socializar con esa variación inusual de Zythïre´s —Nykhal— Pronuncio más grave de lo que había planeado mientras se señala a si mismo colocando la palma de su mano sobre su propio pecho para después dirigirla a ella, con cuidado intentando no intimidarla pero solo coloco su dedo índice y medio a la altura del pecho de ella, un segundo para después apartar su mano sin dejar de mirarla, solo estaba reproduciendo las acciones de ella para de alguna manera, hacer que se sintiera menos cohibida.



Apariencia:

Interior cabaña :
Algo asi se ve la casa de Nykhal por dentro




Esta ultima es algo asi como un sotano, aunque no este a la vista de Ailis igual lo pongo(?) XD



Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar
Dromes : 69852
Reputación : 7
Mensajes : 226
Ver perfil de usuario
Nykhal Drakhsen
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Ailis & Aredhel el Lun Sep 10, 2018 6:52 am

Ailis le escucho fuerte y claro aun así no entendió absolutamente nada aquello trajo consigo el nerviosismo que difícilmente podía esconder ¿porque no podía entenderle? ¿Donde estaba? ¿Donde estaba Zad y Ared? Intento, realmente intento mantener la aparente calma pero su confusión interna sumado a la batalla, a la desesperación por no saber de Fly y el resto de todas las cosas mezcladas en las cuales se vio envuelta en los últimos meses pudieron con ella, había comenzado a llorar de forma silenciosa  después de todo era una chica bastante sensible. No hizo intento por esconderlo, en su país las expresiones libre de dolor y sufrimiento eran comunes, excesivamente comunes por ello asumió que el hombre vendado que tenía al frente de peculiares ojos violetas no le importaría verla llorar, sólo hacía falta ir a una de las plazas para ver a niños llorando de hambre y si el se había dado el trabajo de llevarla hasta allí...

El volvió a hablar y ella le miro con clara confusión, que el siguiese intentando hablarle ayudaba a que su cabeza se centrara en otras cosas y poco a poco el llanto silencioso que antes corría por sus mejillas fue disminuyendo de la misma manera impredecible que había comenzado. Ailis negó lentamente y hizo lo único que se le ocurrió para que el pudiese entenderla, comenzó a ocupar las mismas "técnicas" que uso con Fly cuando el tuvo un nivel de comprensión adecuado. La joven se sentó en la cama con dificultad y sin ocultar su expresión de dolor, la cabeza y la herida de la pierna eran las fuentes de dolor que pudo identificar de inmediato, por consecuencia se quedó observando la pierna y como el roído vestido no se volvía a marcar con su sangre, eso era un buen inicio o al menos así lo creía ella.

Centro su atención en el hombre de las vendas y espero unos segundos hasta que le ganó la batalla interior a las ganas de salir corriendo por intentar comunicarse con un extraño; llevo ambas manos a sus oídos cubiertos por sus cabellos rubios asintiendo, luego, con cierto esfuerzo, se inclino hacia el donde creía que podrían estar en sus oídos, saltándose todo concepto de auto preservación lo toco por sobre las vendas, sus manos temblorosas evidenciaron el miedo que le causaba tener que acercarse a él aún así, asintió. Aquella era la forma que tenía para decirle que si podía oír todo lo que él decía. Ailis continuó, retiro sus manos de la cabeza del hombre vendado y llevó parte de sus dedos a sus labios negando luego con el mismo temblor anterior acerco sus manos hacia donde sabía que estaba la boca de quien la había recogido, el camino a recorrer hasta los labios del extraño si bien, no había una gran distancia, a ella le parecía que sus manos avanzaban en cámara lenta en un trecho infinito y por alguna extraña razón que no había sentido antes, podía percibir su tensión y ese nerviosismo que nacía desde su vientre apoderándose del resto de su cuerpo. Rozó con cuidado la punta de los labios de quien la acompañaba y soltó el aliento contenido en un suspiro luego, negó. Esa era la forma que tenía ella para decirle que no podía hablar y que tampoco entendía lo que él decía.

Volvió a repetir ambas acciones antes de volver a sentarse dejando un espacio entre ambos, un espacio que, para lo que había hecho antes no existía. Ailis observó el lugar, la casa donde estaba parecía bien surtida y firme ¿sería el un hermitaño? ¿Tendría alguna herida o alguna enfermedad, por eso usaba las vendas? "Concéntrate" se repitió, ahora lo que tenia que lograr era que el entendiese su nombre y ella el de él. Antes lo había escuchado repetir algo mientras se señalaba a sí mismo ¿como había sido? No podía asimilarlo a nada que conociera antes. Los ojos azules de la joven buscaron por la cabaña, con un poco de suerte encontraría un objeto para asimilar su nombre y lo vio, un par de papeles tirados con lo que a ella no le parecía un trozo de carbón ¿como dibujaría? "Está bien, algo se me ocurrirá" Ailis miro al hombre de las vendas y señaló las hojas, luego hizo amago de levantarse, sin embargo al intentar bajar de la cama sus pies se enredaron entre sí y terminó cayendo de cara al suelo, ahí estaba su torpeza innata y el dolor del cuerpo que se extendía con rapidez.

off rol:
bellaaaaa la dejo tirada en el piso, unicamente, porque quiero ver que hace Nyk xD

Bella este es el vestido que lleva Ailis (como el de la modelo) pero en vez de verde celeste con blanco abajo y esta sucio, y hecho tira así que probablemente se le vea desde las rodillas hacia abajo las piernas y tiene una botas cortas hasta la pantorrilla
https://goo.gl/images/Z7uWns


Si quieres empuñar una espada sagrada,
Si quieres cabalgar en praderas de cristal,
Si quieres batallar contra dioses oscuros,
Solo has de pedir a los Saurom su canción

Aredhel Habla ¦ Aredhel Piensa ¦ Aredhel Narra × "Vankar Piensa"

Si quieres sonreír en los días que vives,
Si quieres sonreír como ríe el alegre bufón,
Si quieres sonreír y alejar la tristeza,
Solo has de invocar a las hadas del bosque

Ailis Piensa ¦ Ailis Narra
avatar
Dromes : 11410
Reputación : 0
Mensajes : 11
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Sáb Sep 15, 2018 9:24 pm

Estaba llorando…ella había empezado a llorar y Nykhal se sintió terriblemente incomodo al observar como las lágrimas caían y caían sin que ella tuviera la intención de detenerse y agradecía que ese llanto fuera silencioso, no soportaba escuchar llorar a las personas aunque solo verlo le parecía igual de molesto, no solo era por su apenas presente empatía, se debía más que nada a su incapacidad por dar apoyo en ese tipo de situaciones, por su poco tacto y su escasa capacidad por caer en el sentimentalismo, pero ahí estaba, mirando a una completa extraña llorar y entendía o al menos quería comprender el motivo de sus lágrimas, estaba asustada, confundida y herida resultaba ser una reacción normal pero no por comprenderlo le era más tolerable y agradeció internamente cuando sus lágrimas comenzaron a disminuir pues su incomodidad se había generado no solo por la molestia que eso le causaba…verla llorar evoco de nuevo recuerdos que prefería olvidar.

La observo a detalle, pudo notar las áreas desgarradas en su ropa, la suciedad y la sangre pero eso no le resulto tan interesante en comparación a lo que ella le decía con señas y no podía evitar sentirse ligeramente tenso cuando ella se acercaba para tocarlo pero intento no hacer ningún movimiento que la asustara más de lo que ya estaba —Perfecto, de todas las criaturas que pude rescatar del bosque tenía que ser un ratoncillo asustado mudo y por si fuera poco, no me entiende— Expreso casi con fastidio y no le importaba que ella escuchara pues al final de cuentas no le entendía aunque considerando su propia personalidad, aun si ella le entendiera él hubiese dicho lo mismo sin interesarle lo que pudiese causar si le entendía.

Sin embargo para ese punto Nykhal estaba pensando en alguna manera para que la comunicación no fuera un problema, necesitaba saber qué áreas tenia dañadas y abordarla sin que ella supiera sus intenciones seguro desencadenaría en más tensiones y más reacciones provocadas por la nula comunicación —¿Quieres eso?— Cuestiono y casi se burla de sí mismo por haber hecho esa pregunta —Claro, no me entiendes— Y eso le resultaba demasiado idiota de su parte por intentar hablarle sabiendo que no le entendia y se puso de pie para darle lo que pedía sin embargo nada más le dio la espalda cuando escucho el golpe y al voltear su primer pensamiento fue ¨torpe¨ y se quedó observando unos segundos esperando a que la joven se levanta pero fue hasta que recordó la situación en que la encontró que recordó que ella estaba herida y aun así no se apresuró, simplemente se acercó a ella para ayudarla aunque por un instante considero dejarla ahí en el suelo y esperar a que ella se levantara.

Pero no hizo eso y en cambio intento ser menos brusco al momento en que la tomo de los brazos y contrario a lo que su apariencia demostraba fue bastante cuidadoso al momento de alzarla y volver a dejarla sobre la cama —…— Y se quedó observándola hasta que hizo un movimiento con sus manos indicándole de esa forma que se quedara quieta y luego señalo a la cama ¨quédate aquí¨ era lo que intentaba decirle y su mirada algo severa en ese instante solo demostraba la orden en aquella interacción a señas y sin más se levantó para entregarle lo que anteriormente le había pedido —…— Y de nuevo otro gesto con sus manos, movimientos bruscos ¨esto es ridículo¨ pensaba al no estar acostumbrado pero le pedía que esperara un momento y se alejó de ella para buscar algo entre los muebles —Debí dejarla en el bosque y ahorrarme esto— Mascullo con fastidio cuando encontró lo que buscaba, una botella con un líquido verde y aun así pese a sus palabras no estaba dispuesto a dejarla a su suerte por lo que se acercó a ella para entregarle el frasco —Bebe esto— Indico y luego negó para sí mismo…ella no le entendía por lo que le hizo señas para que lo bebiera y acerco su mano a la herida de la cabeza, con cuidado para después señalar sus piernas, brazos y con dos dedos toco el centro de su pecho, retiro la mano y luego se señaló a si mismo colocando toda la palma a la altura del corazón, respiro profundo y dejo escapar el aire en un gesto de ¨alivio¨ para que entendiera que era para sus heridas, un tónico que le aliviaría el dolor y le ayudaría a calmarse, una especie de analgésico.


Frasco:
Algo asi es el frasco que le entrego <3



Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar
Dromes : 69852
Reputación : 7
Mensajes : 226
Ver perfil de usuario
Nykhal Drakhsen
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Ailis & Aredhel el Jue Oct 25, 2018 6:25 am

Para Ailis, que el le hablase aun si ella no podía hacerlo era algo completamente normal, todos lo hacían, su tía, las otras criadas, personas desconocidas, incluso Zad y Ared lo hacían por lo que, le pareció curioso el tono de voz que usaba el hombre vendado como si existiese una especie de burla por hablarle "¿Qué tiene de malo aquello?" para ella nada, incluso le hacía sentir un poco más "normal" que otros siguieran como siempre incluso si ella estaba presente. Le hubiese gustado decirle que le hablara, que ella podía oírlo y que encontré traía una forma de hacer que se entendieran sin embargo el encuentro contra el suelo mermó sus propios pensamientos. Abrió los labios y emitió un sonido de dolor pero nadie salió de si boca, le había dolido la caída más de lo que había creído eso era culpa de sus heridas causadas por el portal y la última batalla.

Iba a incorporarse pero se quedó estática cuando noto que el hombre vendado se regresaba a su posición ¿y si su torpeza lo había molestado? No sería la primera vez que alguien le pegaba por esas acciones, instintivamente Ailis llevó sus manos hacia su cabeza y agacho el cuerpo cubriéndose a sí misma y esperando que el hombre no le recriminara pero grande fue su sorpresa cuando el ayudó a levantarla. La joven se quedó totalmente quieta observándolo de forma impresionada a través de su expresiva mirada de tonos azules "Me está ayudando" se repitió y su cuerpo fue incapaz de realizar algún acción de agradecimiento. Desde donde ella provenía, detenerse a ayudar a otros era sinónimo de debilidad y estupidez, porque era débil y estúpido darle a otro lo que tu tenías cuando tu también lo necesitabas, porque era débil y estúpido ayudar al otro que podía atacarte por eso Ailis admiraba a Ared y ahora, parecía que una parte de ella también quería admirar al hombre de las vendas. Sus ojos azules siguieron el recorrido de su espalda por la cabaña y luego volvieron a sus rodilla huesudas "El me esta ayudando" se repitió, la había recogido de algún lado del portal, la había cuidado y ahora no la recriminara por sus actuares ¿como había dudado de él en un comienzo?

La culpa invadió a la rubia, había juzgado mal desde un comienzo al sentir temor por el desconocido sin embargo, Ailis también pecaba de ingenua y tendía a juzgar rápido a quienes entregaban alguna muestra de bondad por ello era muy fácil engañarla y quien estuviese un par de días con ella podría darse cuenta fácilmente de estos atributos, atributos que en el mundo de donde provenía eran totalmente inútiles. Levantó sus ojos de sus rodillas cuando percibió la presencia del hombre vendado cerca de ella extendiendole un extraño jarro con un líquido de dudosa procedencia. Ella ladeo el rostro, como acostumbraban a hacer los perros cuando sienten curiosidad por algo y luego observó las señas que hacía el hombre vendado, no entendía absolutamente nada de las señas que estaba haciendo, incluso a su parecer se veía algo gracioso moviendo las manos de forma incomprensible, Ailis le sonrió. Sin embargo fue la acción seguida de las señas la que logró hacer comprender lo que el quería decirle, primero su cabeza, luego sus rodillas, luego arqueo el cuerpo hacia atrás de forma involuntaria cuando este alcanzó su pecho haciendo su corazón correr y finalmente el suspiro de alivio le indicaba que debía ser para ayudarla. La joven no dudo, tomó el jarrón e intentó quitarle el tapón pero no lo logró, no poseía la fuerza física para abrir el frasco.

Sin ningún tipo de vergüenza la joven volvió a extenderle el jarrón al hombre vendado señalando el tapón y a ella misma para luego negar con la cabeza, esperaba que le hubiese entendido y espero que el pudiese abrirlo. Se quedo expectante y cuando el jarrón fue devuelto a sus manos bebió sin dudar el contenido, aquello tuvo sobre ella dos efectos: la sensación de confort y calor que invadió su cuerpo la dejó en una especie de trance que trajo consigo la tranquilidad y su estómago pareció despertar después de no haber comido en dos días, si bien Ailis estaba acostumbrada a comer poco y generalmente pasar hambre en el silencio de la cabaña su estómago rugiendo y reclamando por algo de alimento podía parecer una bestia feroz que ella podía ignorar con facilidad cuando se encontraba sola. Avergonzada dejó el jarrón de lado sobre la cama y se inclino hacia adelante tomando de improviso las manos del hombre vendado, era la forma que tenían para agradecer en el mundo del cual ella provenía esperaba que el le entendiese. Nuevamente Ailis había roto el espacio personal de ambos sin preguntarlo y cuando se dio cuenta de esto, volvió a soltarlo para levantarse finalmente de la cama, esta vez iría por los papeles.

Tomó el jarrón del cual había bebido y camino con cierta inseguridad por el lugar dejando el jarrón en un espacio que no le parecía que estorbase y cuando estuvo al alcance el papel y el carbón la joven se puso en la ardua tarea de dibujar. Recordaba el mapa de los acantilados en los que iba a entrar porque Aredhel les había enseñado el mapa y los caminos a seguir, hasta Flynn así como las posibles rutas de huida si algo salía mal o le pasaba a el. Ailis intentó que el recuerdo de su niño, sus compañeros y amigos no le acongojara el corazón y siguió en la tarea de dibujar los acantalidos flotantes "estoy muy lejos de casa" pensó una vez que señaló con una "x" el punto donde ella creía que habían quedado Zad, Ared y ella. Luego tomó otra hoja y comenzó a dibujar al caballero y al Spa'hr, una vez que terminó sus dos obras se giro hacia el hombre vendado, un poco orgullosa de su acción y expectante por la reacción, estaba segura que de esa forma ella podría comunicarse con él.

Ciertamente el dibujo no era el fuerte de la joven, el mapa de los acantalidos flotantes eran parecido a un montón de líneas que no conectaban y una x en una de ellas y en el papel donde se suponía que debían estar Zad y Ared era parecido a dos monigotes de palo uno más grande que otro y un palo gigante en medio de ambos. Para Ailis estaba claro los acantilados flotantes y también sus compañeros sobre todo la espada del porte del caballero, quien era famoso y conocido por las hazañas que había logrado con esa espada inmensa, pero sus dibujos fácilmente podían ser comparados con los garabatos de un niño de 5 años y para quien no viniese de su mundo ni visto la extraña geografía le sería muy poco probable entender algo.


off rol:
bella lo que Ailis intento dibujar en los acantilados flotantes fue esto https://goo.gl/images/vT9Pxx

(se supone que dentro de los acantilados hay cuevas conectadas por portales entre ellos que era donde se escondía el mago y ellos estaban dentro de las rocas inmensas)
Pero finalmente terminando dibujando círculos y líneas raras XD


Si quieres empuñar una espada sagrada,
Si quieres cabalgar en praderas de cristal,
Si quieres batallar contra dioses oscuros,
Solo has de pedir a los Saurom su canción

Aredhel Habla ¦ Aredhel Piensa ¦ Aredhel Narra × "Vankar Piensa"

Si quieres sonreír en los días que vives,
Si quieres sonreír como ríe el alegre bufón,
Si quieres sonreír y alejar la tristeza,
Solo has de invocar a las hadas del bosque

Ailis Piensa ¦ Ailis Narra
avatar
Dromes : 11410
Reputación : 0
Mensajes : 11
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Dom Oct 28, 2018 8:12 pm

Para Nykhal el problema no era hablarle, podía hacerlo sin problema pero lo que le hacía sentir realmente estúpido era hacerlo aun sabiendo que ella aunque lo escuchaba no podía entenderle, ninguna de sus reacciones le pasó desapercibida y ella tenía ciertas actitudes características de un esclavo, había visto muchos en Aoygvázer aunque curiosamente desde que llego a la tierra no había visto ese tipo de ¨esclavos¨ lo cual le resulto verdaderamente curioso al ver a la joven, pero podía equivocarse, tal vez la habían secuestrado o simplemente en su familia la maltrataban, infinitas posibilidades que quedaron en segundo plano cuando la miro sonreír, de nuevo esa sensación de familiaridad, aunque las expresiones de la joven rubia resultaban ser menos maduras de alguna manera le recordó a la manera que tenía Aerydelle de reaccionar cuando no tenía idea de la situación.

Y se había quedado así, mirándola sin poder evitarlo al evocar de nuevo los recuerdos de esa mujer a quien prefería mantener enterrada en su memoria pero regreso al presente cuando ella extendió el frasco hacia él y al observar sus gestos comprendió lo que le estaba pidiendo —Eres bastante débil criatura— Expreso casi con sorna cuando tomo el frasco y sin esfuerzo le quito el tapón para devolvérselo —y bastante confiada— Fácilmente pudo haberle dado un veneno y no un tónico curativo y ella lo habría bebido sin dudar a su parecer, sin embargo, al escuchar el sonido producido por su estómago fue imposible para él contener una risa profunda, ronca y fuerte —Tienes una bestia ahí dentro— Aun si ella no le entendía, él realmente parecía divertido de que un cuerpo tan pequeño fuera capaz de producir ese sonido o al menos así fue hasta que la rubia lo tomo de las manos —…— y la miro con cierta incomodidad reflejada en su ojos violeta, por suerte para él, el contacto no duro demasiado y se apartó de ella.

Debía encontrar la manera de que ambos se entendieran hablarle sin que ella comprendiera sus palabras le resultaba verdaderamente molesto, pero primero debía alimentarla, mirándola a detalle casi le pareció famélica y realmente le resultaría una pérdida de recursos si ella se moría por inanición aunque claro, no tenía la más mínima idea de cuánto tiempo llevaba sin comer aunque a juzgar por el sonido de su estómago, creyó que había pasado bastante, el fuego de la chimenea estaba encendido y colgó una especie de caldero sobre el fuego mientras ella hacia lo que sea que estuviera haciendo y la miro por un segundo notando que ella continuaba en su asunto, reviso el caldero y su contenido ya estaba comenzando a hervir por lo que agarro un cuenco de madera y sirvió una especie de sopa algo espesa con variados ingredientes predominando verduras, hortalizas y legumbres y al regresar a su lado observo como con un gesto que le pareció orgulloso le mostraba los papeles —Realmente no tienes talento criatura— Expreso al dejar sobre la mesa frente a la joven el tazón con la sopa, una hogaza de pan y un trozo de queso para después centrar su atención en aquellos garabatos.

Y no comprendió absolutamente nada de lo que ella quería decirle con eso por lo que soltó un suspiro y negó con la cabeza esperando que ella entendiera que no tenía la más mínima idea de lo que quería decirle y fue entonces que —…Lÿnghá…— susurro para sí mismo al recordar esa planta/fruto proveniente de su mundo, había descubierto hace ya bastante que desde que el portal se abrió varias cosas habían llegado a la tierra, desde objetos hasta la fauna y flora, había visto otros mundos, diferentes idiomas y esa planta le ayudo por lo que esperaba que le ayudara a ella y fue así que sin hacer o decir algo se dirigió al sótano donde guardaba cada cosa que encontraba de Aoygvázer entre otras cosas que encontraba en la tierra que podían servirle y busco de nuevo entre cajones y estanterías hasta que encontró el recipiente con agua donde reposaban varias plantas y solo tomo una para así regresar a donde se encontraba la joven y se la mostro para después señalar sus labios e indicarle que debía comerla, le sabría horrible, peor que la pócima pero podía servirles para comunicarles o eso esperaba pues no estaba seguro si tendría el mismo efecto en seres que no pertenecían a Aoygvázer, sabía perfectamente que algunas plantas no eran compatibles con seres ajenos a ellas pero si la planta tenía el efecto deseado, ella primero sentiría que le quemaba la garganta por unos segundos, seguido de un leve hormigueo que desaparecería de la misma manera en que apareció y podrían entenderse después de eso por un par de horas.


Lÿnghá :
Algo asi es la planta

Y aproximadamente tendria el tamaño de estas tapas



Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar
Dromes : 69852
Reputación : 7
Mensajes : 226
Ver perfil de usuario
Nykhal Drakhsen
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Ailis & Aredhel el Miér Oct 31, 2018 4:57 am

El olor a comida la alertó, antes que incluso le importase que el comprenderse sus dibujos claros, el olor a comida entrando por sus fosas nasales fue más fuerte y siempre era asi; cada vez que pasaba días sin comer, cada vez que le daba su cuenco de sopa insípida a Fly, cada vez que cortaba su trozo de pan para compartirlo con alguien que tenía más hambre que ella su estómago parecía hacerse presente y reclamarle, ahora no era la excepción. Ella dejó de verlo por un momento, sus ojos cargados del color del cielo solo tenían un objetivo: la comida, Ailis olvido por un momento lo que era guardar la "compostura" después de varios días sin comer dejando los papeles tirados sobre la mesa, olvidándose del carbón con el que estaba dibujando y lo que había querido decirle en un comienzo, se abalanzó sobre el cuenco de sopa caliente tomandolo entre sus manos para beber sin pensar.

El dolor producido por la comida caliente trajo por consecuencia que devolviese de su boca el líquido al cuenco sin pensarlo, jadeo como un perro con la lengua afuera mientras su estómago gruñia más fuerte ante el engaño de la comida que no había llegado hacia el, tenía que controlarse, tenía que hacerlo. Ocupando su escasa fuerza de voluntad se forzó a remojar el pan, soplar y tragar, el sabor incluso sobre la lengua y el paladar quemados eran un manjar de dioses, repitió la acción dos veces más antes de probar el trozo de queso y observar al hombre vendado que volvía a donde ella se encontraba con algo entre las manos "¿En que momento?" claramente no se había dado cuenta cuando el había desaparecido y Ailis esperaba que no la hubiese visto dar el penoso expectaculo causado por la hambruna anterior. Como el no lo menciona a, ella prefirió dejarlo pasar observando sus señas mientras remojaba otro trozo de pan, aun no estaba lista para la sopa hirviendo pero el pequeño estómago de la rubia ya estaba casi lleno y ella no quería quedarse sin probar el líquido, asintió cuando comprendió lo que el quería decirle, el esperaba que ella se comerse la flor que parecía una maraña verde, como una riori de su mundo, aquella henrredadera que se decía tenía habilidades de atrapar a los intrusos pero del tamaño de su mano y no de dos metros.

Ailis, al igual que en la situación anterior no dudo en seguir sus indicaciones sin importarle demasiado que estuviese comiendo una planta ya que no era la primera vez que comía una. Solo que esta vez, con algo en el estomago, puso más atención a los sabores y la planta sabia horrible; llevo sus manos a la boca para impedir que el reflejo del vómito escapara, se trago aquella masa asquerosa y solo cuando sintió su garganta quemando miro con horror al hombre vendado ¿el había sido capaz de envenenarla? ¿Le había hecho daño después de tomarse tanto trabajo por cuidarla y darle comida? "No puedo morir" se repitió "tengo que encontrar a fly" observó con ojos cargados de lágrimas al hombre vendado mientras el ardor que antes había sentido desaparecía para volverse un suave hormigueo, de la misma forma que había comenzado, ahora ella no sentía nada. La joven se quedó confundida, se miro a sí misma y tocó su garganta, estaba segura que seguía respirando luego observó con expectación al hombre que tenía al frente, cualquier otro en su situación se hubiese molestado por lo que el acababa de hacer más para la joven solo había curiosidad en su acción; señaló el cuenco de la flor, luego su garganta y finalmente se encogió de hombros como si le preguntara un "¿para que de todo eso?" ciertamente Ailis quería saber porque acababa de darle a beber aquello ¿curaria sus heridas? No lo creía en una primera instancia, ciertamente no estaba segura pero tampoco se sentía totalmente respuesta y para salir de toda duda levantó su vestido a la altura de las rodillas "no, no es para eso" sus magullones seguían en el mismo lugar de siempre.

La joven dejó de darle importancia, probablemente descubriría para que había sido todo eso más temprano que tarde y volví a enfocarse en la comida y en sus garabatos. Se inclino para tomar las dos hojas que había dibujado, señalando aquella donde ella distinguía con suma facilidad las piedras flotantes mirando al hombre vendado mientras sacaba de un mordisco el queso se señaló a sí misma y luego el lugar y posteriormente a Ared y Zad, que para ella estaban perfectamente dibujados en la otra hoja, levantó tres dedos y volvió a señalar la hoja donde estaban las piedras flotantes, ella intentaba decirle que de ahí provenían los 3. Ailis repitió la acción de señas, esta vez incluso más lento por si quedaba alguna duda y finalmente al mente señaló el dibujo donde estaban Aredhel y Zadquiel, luego la cabaña y se encogió de hombros con un rostro de duda, era su forma de preguntar si ellos también habían estado allí, luego espero la respuesta por parte del hombre vendado, la joven necesitaba saber si ellos también habían estado ahí o donde el la había encontrado, necesitaba saber que estaban bien después de que el portal se tragase a los tres alejandolos de su objetivo.


Si quieres empuñar una espada sagrada,
Si quieres cabalgar en praderas de cristal,
Si quieres batallar contra dioses oscuros,
Solo has de pedir a los Saurom su canción

Aredhel Habla ¦ Aredhel Piensa ¦ Aredhel Narra × "Vankar Piensa"

Si quieres sonreír en los días que vives,
Si quieres sonreír como ríe el alegre bufón,
Si quieres sonreír y alejar la tristeza,
Solo has de invocar a las hadas del bosque

Ailis Piensa ¦ Ailis Narra
avatar
Dromes : 11410
Reputación : 0
Mensajes : 11
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Primer contacto... || Priv. Ailis

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.