image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Despedida
Hoy a las 4:04 pm por Jesse Sanders

» You?...Again? (Priv. Velkan)
Hoy a las 5:38 am por Velkan Alexander Belmont

» Coffee Time. (Priv. Velkan)
Hoy a las 4:16 am por Velkan Alexander Belmont

» Rhodes Ann
Ayer a las 10:04 pm por Khaeli Dunkheit

» ID. AKURA YUUMA
Ayer a las 10:01 pm por Khaeli Dunkheit

» Caso 152463122 - A: Culpas y venganzas Pt.1 [Priv. Saya Vlad]
Ayer a las 9:56 pm por Shiryuu & Meneth

» Cambios para mi ficha
Ayer a las 9:36 pm por Rechy Syphiras

» Pie de lombrices y crema [Finalizado]
Ayer a las 9:12 pm por Rechy Syphiras

» [Tablilla] White rose queen
Ayer a las 6:04 pm por Aphrodite P

» Meet the Wolf | Libre |
Ayer a las 12:34 pm por Nate Sköll





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado La Tranquilidad de la Soledad, y sus Sentimientos [Eilen & Khaeli]

Mensaje por Eilen Shinsei el Miér Ago 08, 2018 1:04 am


¿Cuánto tiempo había pasado desde que me logre sentir de esa forma?”, pensé mientras caminaba sin rumbo, sin un objetivo, sin una meta final, solo acompañado del viento y de mi aliento. Acompañado de mis escamas, de mi colosal peso y forma draconiana. Un monstruo gigante tan negro como la oscuridad, con una presencia tan peligrosa como legendaria. Era un dragón, sin embargo los sentimientos eran más humanos que cualquiera podría tener. “Tal vez la idea de venir aquí no fue tan mala después de todo”, fueron los pensamientos que cruzaron mi mente durante un momento, a pesar de haber vivido tanto, ¿era realmente feliz? Me preguntaba. Conocer a varias personas en ese instituto y fuera de él eran experiencias únicas, probablemente por la gran cantidad de seres con una índole mágica.

Creí que llegaría un punto donde dejaría de sorprenderme, de aprender. Tal vez no había vivido lo suficiente, o quizás fui demasiado ingenuo y arrogante como para pensar que ya lo había visto o experimentado todo. No estaba en lo cierto y eso me hacia feliz, sentir esos acontecimientos como si fueran la primera vez, sentir que realmente estoy vivo, era algo que mis milenios no podían explicar ni entender. Aunque esas divagaciones solo llegaban a eso pues, con mi sangre recorriendo mis venas a una velocidad desorbitante, me pedían ir más arriba y más arriba. Agitar aquellas alas y sobrepasar las nubes, llegar al sol y a la luna. “Estoy muy romántico”, me burle a mi mismo mientras daba una voltereta en el cielo mismo, como si lo controlase a la perfección, cambie de dirección y fui directo hacia el suelo, cayendo en picada.

Al atravesar ciertos cúmulos de nubes pude por fin ver la ciudad, el instituto con todo su esplendor, desde el cielo más sideral que podía presenciar un ser errante del viento, aunque desde el suelo no pudieran verse las estrellas. Pero donde aterrizar, donde habría la suficiente poca gente como para no llamar tanto la atención. Podía utilizar mi velocidad gracias a la caída pero aun era demasiado grande como para no ser visto por nadie. Aunque era cierto que no sería mucho problema ser visto por unos cuentos, ya sean humanos a los que se les tomaría como locos o seres mágicos que para nada sería raro ver tal ser longevo en sus territorios. Pero debía admitir que esperaba un poco de tranquilidad y soledad, no alguien intentando encontrar al dragón que había visto en el cielo. “…A quien quiero engañar, eso sería algo divertido de presenciar”, me contradije a mi mismo en mis pensamientos, recordando lo terriblemente tolerante que podía llegar a ser con las demás personas. Ser un dragón tampoco era la poca cosa, al fin y al cabo.

Había escuchado una vez sobre un edificio, uno bastante viejo y abandonado, uno que pertenecía al nombre de la Escuela de Takemori pero que ya se encontraba inhabitada. Llegue a la conclusión de que no perdía nada con ir hacia ese sitio, no había ido con anterioridad por lo que sería interesante visitarlo. Aunque poco después, luego de localizar mi objetivo, comencé un descenso veloz, cada vez más potente y feroz. El viento golpeando mis escamas con tanta fuerza, el mismo escapándose por los espacios aterradores provocados por mis largas uñas negras, ensuciadas con la oscuridad, provocaban en mi un éxtasis propio de un animal amante del vuelo. Con tal de liberarlos, sin temor ya de que nadie pudiese escucharlo, rugí solo como un dragón podría. Un ruido tan potente y escandaloso se movía por el aire y el viento, sonando como un trueno que provenía de la nada, uno que transmitía llegada, el avecindamiento de un ser monstruoso. O al menos así lo sentiría un humano o demás criaturas incapaces de entender a los dragones por completo.

Agite mis alas con fuerza  en el momento justo antes de llegar al suelo, aterrizando con habilidad en una parte del antiguo establecimiento donde antes parecía haber un patio, ahora era un jardín reclamado por la naturaleza que se negaba a dejar de crecer y apoderarse de la edificación. Al menos era lo suficientemente grande como para poder estar ahí en mi forma original. Los rayos del sol que tocaban e iluminaban las plantas y flores eran tan acogedores, tan tranquilos que, sin cambiarme a mi forma humana, decidí acostarme y colocar mi pesada cabeza en mis palmas. Cada vez que exhalaba el aire se podía escuchar y sentir en el edificio, mientras le acompañaba un gruñido lento. “¿Debería procrear mi especie?”, pensé en un momento fulminante, aquella atmósfera se alimentaba de mis más profundos pensamientos, aunque no dejaba que durasen más de un minuto siquiera.






Carnet to´ Elegante:

    
Feliz Cumpleaños Take!:

Un regalito <3:
avatar
Edad : 25 Dromes : 26423
Reputación : 6
Mensajes : 214
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Tranquilidad de la Soledad, y sus Sentimientos [Eilen & Khaeli]

Mensaje por Khaeli Dunkheit el Miér Ago 15, 2018 2:32 am

Usualmente frecuentaba las áreas de los jardines y la azotea cuando tenía tiempo libre, procuraba siempre estar alejada de sus compañeros pues a pesar del tiempo que tenía estudiando en Takemori, continuaba sin acostumbrarse a convivir con las personas, su poca capacidad de interactuar con las personas se debía a sus propios miedos e inseguridades, miedo a que la trataran como hacían las personas en el templo donde despertó sin memoria años atrás e insegura de no poder adaptarse, de que su incapacidad visual resultara en una carga para las demás personas y por supuesto, estaba ese otro detalle llamado ¨orgullo¨, no le gustaba que las personas la compadecieran y trataran de adaptarse a ella por su ceguera.

Ese día ella necesitaba con urgencia un sintió donde pudiese estar tranquila, su primera opción había sido la azotea pues era su sitio favorito, la altura y el viento la relajaban cuando las dudas comenzaban a invadirla aunque también la inundaba de una inexplicable sensación de melancolía y añoranza que ella no lograba comprender y que a la vez estaba segura que se trataba de sus alas y el hecho de no ser capaz de usarlas por el miedo de separar los pies del suelo, pero al llegar a la azotea, el sonido de personas riendo en el lugar la hizo dar la vuelta en dirección a los jardines donde obtuvo el mismo resultado, personas hablando, bromeando y ni un solo espacio libre donde pudiese estar sola con sus pensamientos.

Fue entonces que recordó, había escuchado de un edificio abandonado en el territorio del instituto, si su memoria no le fallaba –lo cual resultaba irónico considerando que no tiene memoria de su pasado- ese sitio abandonado estaba en dirección a la universidad ¨Habían dicho que estaba pasando la enfermería¨, esperaba que al menos ese sitio se encontrara vacío y fue de esa forma que después de varios minutos logro dar con el lugar, lo supo en el instante que la invadió la sensación de vacío, no sabía cómo explicarlo pero cada lugar tenía su propia ¨energía¨ y desde que despertó ciega y sin memoria, Abigail –su ¨tía¨- le había enseñado a guiarse por medio de la energía, el aura y esencia de las cosas.

Sin embargo al estar ahí, sus pensamientos dirigidos al pasado que no recordaba fueron opacados por la curiosidad que el lugar despertó en ella, quería explorar el interior del edificio y siguiendo ese impulso se adentró al lugar guiándose de su bastón. Escuchaba el crujir a cada paso que daba y sabía que debía tener cuidado en su avance al no poder ver el área que pisaba, el olor del lugar…ese aroma ¨antiguo¨ inundaba sus fosas nasales, incluso pasaba sus manos por la pared y algunos muebles antiguos para grabar en su mente la sensación que dejaban en la yema de sus dedos ¨este aroma…la sensación es familiar¨ se decía a cada exploración que hacía y por más que intentaba recordar, nada acudía a su mente y eso la frustraba.

Y estuvo a punto de caer en esa frustración por la falta de recuerdos de no ser por el sonido estridente que llego a sus oídos, un escalofrió la recorrió por completo al pensar en qué clase de criatura podía generar esa clase de rugido y se quedó completamente quieta cuando sintió la imponente presencia alojarse fuera del edificio, tardo un minuto en atrever a moverse, un minuto que le pareció una eternidad, cualquier otra persona seguro hubiese tomado el camino contrario para escapar de ahí, pero la curiosidad de Khaeli podía mas que ella, algo que en más de una ocasión la metió en problemas, pero así era ella, compensaba su falta de vista con la curiosidad, explorar, conocer y no limitarse a sí misma solo porque no podía ver.

De esa forma fue que envuelta por la emoción e incertidumbre se aventuró a salir del edificio, a cada paso podía sentir y escuchar una especie de respiración y ¿un gruñido?, cada fibra de su cuerpo le pedía dar la vuelta y alejarse pero seguía caminando al frente ¨es mala idea…es una terrible idea¨ se decía constantemente hasta que sintió los cálidos rayos del sol en su piel, bajo con cuidado los escalones y avanzo un par de pasos más hasta que algo obstaculizo su avance cuando su cuerpo choco contra ese ¨algo¨, soltó el bastón y le costó solo unos segundos comprender que aquello que sus manos tocaban eran escamas…grandes escamas.



—Khaeli Habla— ¨Khaeli piensa¨ Khaeli Actua/Narración

Khaeli Dunkheit

Si conocieras mis demonios...¿Tomarías mi mano y me salvarías del abismo?

FichaPerfilMPSavageTheme
 
 



~Pasa el cursor por la imagen~
avatar
Salón : 3 A Edad : 18 Dromes : 268167
Reputación : 14
Mensajes : 532
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Tranquilidad de la Soledad, y sus Sentimientos [Eilen & Khaeli]

Mensaje por Eilen Shinsei el Miér Sep 12, 2018 2:29 am


La calidez de los rayos del amable sol, la brisa del delicado viento, los sonidos roncos de mi respiración. Incluso el canto de las aves podían oírse. Todo aquello y más decoraban el ambiente, podía sentirse. Después de tantos años, de tantas guerras, conflictos, fiestas, experiencias, había nacido en mí ese hábito de mantenerme en silencio con la naturaleza, dejándola hablar para mí. Recuerdo además haber visitado monjes en mis largos viajes, aprendiendo la paciencia para mantenerme en aquel “trance” que fácilmente podrías decir, desde otro punto de vista, que te conectaba con la vida que te rodeaba, o hasta la que tú mismo podías transmitir. “Palabras difíciles de entender a la primera”, pensé inmediatamente mientras recordaba el pasado.

Mi esencia, mi espíritu, la energía que transmitía, o como prefieras llamarlo, mantendría a los animales lejos de lugar, al fin y al cabo hablábamos de la presencia de un dragón, un ser de leyendas y como tal, su presencia en el lugar podía notarse en los instintos animales. “Aunque no funciona muy bien con humanos”, me replique mientras exhalaba con más fuerza. Negaba que un ser con una buena capacidad para sentir a los demás seres vivos, las esencias de los mismos, no pudiese sentirme, aunque no podía decir lo mismo de los humanos normales, incapaces de sentir aquellas fuerzas que no pasaban como más que una ilusión para ellos. Casi hasta que lo preferiría así, el conocer todo lo que conozco, o verlo incluso era algo que no sabía si un ser tan efímero como ese pudiese soportar. “¿La ignorancia trae felicidad no?”, pregunte en mi mente, en donde solo se escuchaban los ecos de los recuerdos.

¿Realmente debía ocultarme?”, me preguntaba. “¿No es hora acaso de dejar la ignorancia atrás, a pesar de que aquello les traería más problemas?”, al fin y al cabo los seres sobrenaturales no se diferenciaban tanto de los humanos, y ocultarse del mundo no es algo que a todos les agrade. “Convivir con ellos sin necesidad de ser visto como un monstruo que nace para morir a manos de cazadores”, aunque no mantuve esa línea de pensamiento durante mucho tiempo. “El tiempo me dará o quitara la razón, a paso lento”, finalice aquel tema que rondaba mi cabeza como nubes que, a pesar de que avecinaban una tormenta, terminaban por alejarse sin desbordarse.

¿Coincidencia? O Solo es mala suerte”, resople en mis adentros al lograr captar a alguien dentro de aquel vejestorio edificio. Buen olfato, indistintos y experiencia, no era muy difícil saber que lo que se movía en aquel lugar no era solamente ratas o polvo. Tal vez con más ingenuidad de la habitual, creí que se iría y que incluso si llegaba a verme no se atrevería a acercarse. Aunque cabía la posibilidad de que fuese algún estudiante o ser que conociese de ante mano mi especie, y no se sienta intimidado o intimidada por mi robusta y altamente peligrosa presencia. A pesar de las verdades de mis palabras, solo eran en cierta medida, puesto que el exterior se sentía o se veía como tal, sin embargo otro dragón sería más que capaz de sentir la tranquilidad y lo pasivo de mi estancia en aquel césped.

Cuál fue mi sorpresa al notar que, no solo se acerco más de la cuenta, sino que se atrevió a tocar mis escamas. “Alguien con energías, supongo… O tal vez demasiado demente”, se me ocurrían las posibilidades, aunque segundos después de sentir aquel tacto abrí mis ojos y, con un movimiento lento, levante mi cuello y con el mi cabeza. El movimiento hizo sonar las ramas de los arboles que crecían alrededor, provocando también una pequeña perturbación en el viento. Mi tamaño no era una broma, por poco y no cabía en aquel jardín natural.

Cuando fije la vista pude ver a una muchacha, su llamativo cabello blanco fue lo que llamo mi atención a primera vista. Pensé que podría no tenerme miedo aunque al verla más detalladamente pude ver cómo, con sus acciones, estaba confusa, no fijaba su mirada a la mía casi como si no pudiese ver mi enorme cráneo, lleno de características dignas de un negro demonio alado. Lo que no podía dudar en aquel momento era ese sentimiento, uno raro al verla y tenerla de cerca. Había vivido muchísimo tiempo, visto innumerables rasar y especies diferentes, sin embargo había algunas que no podía ser capaz de identificar al momento. “Esto es incomodo”, pensé mientras intentaba aguantar el reírme de mi situación…en especial porque podría asustar a la pobre chica si me reía en esa forma.

-Fíjese mejor donde camina, señorita- Dije con gracia, con un tono lento y amable, aunque como tal un dragón era incapaz de hablar con sus cuerdas vocales, éramos capaces de entablar conversaciones a partir de la telepatía. Si era su primera vez podría sentirse raro, ya que mi voz draconiana era fuerte, rasgada y hasta un poco ronca, y ella la escuchaba dentro de su mente. –Hoy es un buen día para pasear y hundirse en los más profundos pensamientos, ¿verdad? Aunque se sienta un poco de calor- A la última frase, sin ningún indicio, sople en la dirección de la mujer cubriéndola de un viento fresco. Inmediatamente después recosté en el suelo mi cabeza una vez más, en esta ocasión mucho más cerca de la joven, haciendo más notorio el cambio y efecto que mi colosal figura provocaba al ambiente con mis movimientos.





Carnet to´ Elegante:

    
Feliz Cumpleaños Take!:

Un regalito <3:
avatar
Edad : 25 Dromes : 26423
Reputación : 6
Mensajes : 214
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Tranquilidad de la Soledad, y sus Sentimientos [Eilen & Khaeli]

Mensaje por Khaeli Dunkheit el Miér Sep 12, 2018 9:49 am

Sus dedos palparon con suavidad las escamas para confirmar que aquello no era producto de su imaginación y que no se trataba de una enorme roca, pero podía sentirlo bajo la yema de sus dedos, no tenía la textura de una roca y para ese punto pudo confirmar que efectivamente se trataba de una escama a lo que su cuerpo reacciono en respuesta a la certeza, sintió un escalofrió recorrer completamente su cuerpo y pensó en alejarse, estuvo a punto de hacerlo hasta que el movimiento contrario la hizo mantenerse completamente quieta en el lugar al no saber que esperar si hace algún movimiento brusco que alertara al ser con el que había chocado.

Y así se mantuvo por varios segundos, sin hacer ni un solo movimiento, sin buscar alejarse pese a estar extremadamente cerca, su corazón latía con demasiada rapidez mientras intentaba mantenerse lo más tranquila que podía pero fue cuando escucho aquella voz en su cabeza que no pudo evitar sobresaltarse, quiso pensar que solo se debía a su imaginación al sentirse nerviosa al no saber lo que podía suceder pero de nuevo esa voz se hizo presente en su cabeza —Oh por Dios…— Exclamo pero sin levantar demasiado la voz, un tono de absoluta sorpresa que reflejaba cierta incredulidad, más aun cuando sintió aquella brisa en su piel.

Pero de nuevo dio un brinquito en el lugar al sentir el movimiento, le había asustado escuchar esa voz profunda en su cabeza, incluso se había puesto nerviosa por el tamaño y los movimientos pero no percibía ninguna amenaza en la energía por lo que no se sentía intimidada pero si nerviosa…y curiosa, demasiado curiosa contrario a la desconfianza que usualmente mostraba ante las personas y tal vez su actitud se debía precisamente a que su desconfianza solo se manifestaba con seres de apariencia humana.

—L-lo siento…no… no puedo ver— Logro articular con voz suave y temblorosa su disculpa después de varios segundos en que trato de asimilar lo que estaba pasando, no había sido su imaginación, realmente había escuchado una voz en su cabeza lo cual dificultaba bastante que lo localizara para simular que ¨lo veía¨ pues al final de cuentas solo se guiaba por los sonidos y el hecho de dirigir su propio rostro en dirección a donde escuchaba las voces era solo por cortesía pero en ese instante no le era posible hacer —Es un dragón…— Musito con voz apenas audible, más que pregunta para él, parecía ser que hablaba para sí misma al ¨juntar las piezas¨ los sonidos que había escuchado antes, las escamas, el tamaño, nunca había interactuado con uno pero había escuchado historias y por su expresión que demostraba una mezcla de nervios y curiosidad sin duda no había imaginado que algún día se encontraría con uno.



—Khaeli Habla— ¨Khaeli piensa¨ Khaeli Actua/Narración

Khaeli Dunkheit

Si conocieras mis demonios...¿Tomarías mi mano y me salvarías del abismo?

FichaPerfilMPSavageTheme
 
 



~Pasa el cursor por la imagen~
avatar
Salón : 3 A Edad : 18 Dromes : 268167
Reputación : 14
Mensajes : 532
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Tranquilidad de la Soledad, y sus Sentimientos [Eilen & Khaeli]

Mensaje por Eilen Shinsei el Miér Sep 12, 2018 11:09 pm


¿No puede ver?”, me pregunte mientras escuchaba sus lentas y pausadas palabras, sin dudas no parecía estar acostumbrada a mi presencia. Podría ser que sea el primer dragón con el que se haya topado, o tal vez simplemente no es capaz de mantener la calma en situaciones como estas. Probablemente fue mi error al suponer que en las cercanías sería normal encontrarse con seres sobrenaturales como yo, aunque los de mi especie no eran muchos, eso es verdad. Fuese lo que fuere, no podía negar que aquella muchacha parecía no poder ni moverse por el miedo, un poco más y la tierra se la traga.

En un movimiento lento moví mi cabeza enfrente de ella, si pudiera ver se toparía con unos ojos rojos rasgados, tan grandes como peligrosos. Aunque probablemente lo único que fuese capaz de percibir seria mi honda respiración.

-Lo siento, no lo sabía- Me disculpe mientras la veía atentamente, logrando captar sus iris y comportamiento. “¿Ciega?”, repetí en mi mente sorprendido. No era muy habitual encontrarse con personas con esa discapacidad, al menos en esa parte del mundo. Gracias a mi longevidad fui capaz de ver muchos casos distintos, como aquello cambiaba a muchas personas. Irónicamente les daba otra “perspectiva”. –Si es así como es, ¿no debería tener algo que te ayude a moverte? Pareces confiar mucho en tus otros sentidos, ¿me equivoco?- No poseía un bastón, o cualquier otra cosa que pudiese orientarla para poder caminar. Si bien era bastante posible que, con la ayuda de magia o ciertas habilidades sobrehumanas, pudiera manejarse sin tales objetos seguía siendo raro ver a un ciego moverse por su propia cuenta.

Cabello blanco, igual que sus ojos. Una joven bastante bien cuidada, aunque no sentía como si fuese alguna noble. Tampoco podía sentir una mala personalidad, aunque ni siquiera eh oído una frase completa salir de su boca aun, pero así lo sentía. “Normalmente se divierten junto con los amigos a estas horas”, se me vino a la mente al instante al recordar las conversaciones con mis alumnos, esta persona podría ser de esas a las que les gustaba la soledad, como yo, aunque a mí me tranquiliza hasta cierto punto. De todas formas no podría sacar ninguna respuesta a mis dudas con solo observar sus movimientos y escasos comportamientos.

-¿Es la primera vez que alguien te habla telepáticamente?- Pregunte con esa característica voz gruesa, tranquila, sin muchas pausas. El viento parecía soplar a la par que mis palabras cruzaban la mente de la muchacha, y los pájaros, que raramente se acercarían a este lugar con mi presencia, no podían oírse. –No tenía la intención de asustarte, espero que no te incomode...- En aquella pequeña pausa cerré mis ojos e incline mi cabeza, aunque la acción era inútil ante aquella chica. –Me llamo Eilen Shinsei, profesor del Instituto Takemori… Es un placer, joven- Me presente, intentando ser lo más conciso posible, sin dejar de respirar junto con el viento del ambiente, que movía las hojas de los arboles alrededor. No dije nada después de eso, pero era obvia la respuesta que estaba deseando escuchar, aunque no fuese irrespetuoso de mi parte preguntar, aun así prefería que me lo dijese ella misma.






Carnet to´ Elegante:

    
Feliz Cumpleaños Take!:

Un regalito <3:
avatar
Edad : 25 Dromes : 26423
Reputación : 6
Mensajes : 214
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Tranquilidad de la Soledad, y sus Sentimientos [Eilen & Khaeli]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.