Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Más que un trabajo en parejas... Un dolor de cabeza.

Mensaje por Maka el Vie Jul 13, 2018 7:25 pm

Trabajos grupales, sin duda uno de los mayores incordios para la vida escolar de la pelirroja, no había nada más molesto que tener que cooperar con otros para algo que perfectamente podría hacer sola. Producto de su primer año de escuela, dentro del grupo ya tenía una peculiar reputación, en cualquier otro aspecto no destacaba para nada; no era una típica estudiante popular, pero tampoco una que emitiese un aura de fracaso y desolación, durante la mayoría de los días escolares simplemente pasaba inadvertida, podría faltar a clases que nadie se daría cuenta, a menos claro, que asignasen trabajos grupales, donde sí llamaba la atención por un peculiar motivo… Todos rezaban no ser asignados con ella, jamás encontrarían una peor compañera de trabajo, para ella trabajar en equipo era sinónimo de cada uno por su parte y al final, si sigues vivo, presentan juntos, fin. Aquel ciclo fue repetido sin fin durante todo aquel año y cuando el profesor pronunciaba aquellas tan aterradoras palabras, significaba el fin para alguno, su inminente sacrificio. No importaba cuantas veces los maestros hablasen con ella, nunca conseguían resultados, de primera ella nunca se niega a trabajar en equipo, simplemente al tener su forma de hacerlo, la vuelve inmune al “Si no quieres trabajar, te repruebo”.

Y lo mejor era dejarlo ahí, reprobarla por su forma de trabajar sólo acareaba más problemas que involucraban a todo el directivo, Maka no se caracterizaba por ser alguien que deja que la reprueben sin dar pelea. Más de una vez había llegado hasta con el director para discutir los motivos de su descalificación, su capacidad disuasiva y perseverancia superaba por mucho la paciencia de cualquier ser consciente. Ahora ¿Por qué todo esto? Simple, hoy era uno de esos días donde alguien sería sacrificado, alguien tendría que pasar por el duro e injusto castigo que es soportar la incertidumbre de trabajar con la enana endemoniada.

Las parejas comenzaron a asignarse, la tensión podía sentirse en una gran porción de los estudiantes, el profesor sólo deseaba terminar con este duro momento del cual ya estaba resignado a tener que soportar, con cada nombre que descartaba de la lista, era uno más cerca de escuchar aquella robótica frase. – Maka… - Tragó duro – Serás compañera con Gale – Pronunció finalmente, por unos segundos cruzó miradas con la alumna, su expresión de claro fastidio acompañado de su nula inmutación, la clase esta vez se centró en el popular joven. El chico sentado enfrente, se dio vuelta para hablar susurrando, mientras el profesor se ocupaba aun con la asignación de parejas y escogiendo lo temas para cada uno. La pelirroja ya se había levantado de su lugar para ir a buscar el papel con el tema que deberían investigar. – Viejo… Sí que te tocó feo esta vez… ¿Seguro que una bruja no te arrojó una maldición hoy de camino hacia acá? – Comentaba cruzándose de brazos y recargándose en su silla – Aunque no puedes tener peor suerte que Urochiba… ¡Tres veces le tocó con la enana endemoniada! Y las tres reprobó por no entregar ningún trabajo y “abandonar a su pareja”… Diablos… En serio no tengo idea que le pasa a esa mocosa, sólo espero que nunca deba hacer un trabajo con ella – Balbuceaba rascándose la nuca producto de la molestia de sólo imaginar aquel posible escenario.

Por su parte, un joven de apariencia tímida, sentado a un lado del joven, se animó a hablar – Lo sé… Casi pierdo la materia el año pasado por eso… ¡Y es que da miedo! De verdad traté de hacer el trabajo… Pero cuando le quería preguntar si quiera me miraba… ¡Y la única vez que lo hizo! Sentí como si demonios me agarraran de los pies para jalarme al infierno… Fue horrible – Mencionó quién seguramente sería Urobuchi, lágrimas se asomaban en sus ojos por el terror que le ocasionaba recordar esos sucesos.

Finalmente la campana sonó, dando a entender que el receso para el almuerzo comenzaba, aquel par de jóvenes se despidieron de su compañero antes de tocarle el hombro y desearle suerte, habían sido afortunados de ser emparejados con compañeros de los cuales estaban seguros de su cooperación, aunque realmente suerte era ser emparejado con quién sea, menos con aquella fastidiosa chica. Y para sorpresa, la misma sin provocar ruido alguno, estaba de pie detrás del estudiante malaventurado, en su mano cargaba un block de notas con un lápiz, todos sabían lo que seguía. Arrancó la hoja que tenía escritas algunas cosas y la dejó caer sobre el pupitre del azabache – Son los temas que debes investigar, envía la información importante al correo que sale ahí… Durante la semana te enviaré el trabajo con lo que debes aprender – Y dicho esto, se marchó por la puerta, habló lo suficiente rápido como para que el intercambio de información fuese totalmente unilateral y no durase ni cinco segundos. Transitaba el pasillo hacia un objetivo fijo, mientras de sus pertenencias tomaba una varita mágica, su apariencia era totalmente común, vestía el uniforme del instituto sin ningún tipo de accesorio, aunque con un movimiento de aquella extraña batuta, sacó una enorme túnica desde su abrigo, eso explicaba un poco la razón por la que no cargase con una mochila.

Se echó el abrigo a la espalda y de la misma forma, sólo que ahora desde la túnica y con un movimiento de aquella herramienta de metal, sacó un sombrero muy parecido al de una bruja, colocándolo en su cabeza. Iría a la biblioteca o a la azotea, sus principales opciones para estar sola, rezando por esta vez y en este primer trabajo en parejas del nuevo periodo, no tener problemas, si aquel estudiante seguía sus instrucciones al pie de la letra, sin duda podrían tener un trabajo perfecto… Aunque claro ¿Dónde estaría lo emocionante con ello?


                                                                 
avatar
Salón : 2 B Edad : 17 Dromes : 17802
Reputación : 2
Mensajes : 8
Ver perfil de usuario
Maka
MAGOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Más que un trabajo en parejas... Un dolor de cabeza.

Mensaje por Gale A. Vermillion el Mar Jul 17, 2018 2:38 pm

Los parpados le habían pesado durante toda la clase. De no haber sido por todas las miradas que se enfocaban en él, seguramente no se habría dado cuenta que se había caído dormido. Supo disimularlo, mientras se acomodaba en su asiento y escuchaba lo que sus compañeros de clase decían. Suspiró y se rascó la nuca, mientras su mirada se iba hacia la ventana. Al parecer la pareja que le había tocado era aquella chica extraña que atormentaba a Urochiba.
Dejen de exagerar. Sin ofender, Urochiba, pero tampoco eres el pináculo de la valentía, ni nada por el estilo. —Su voz sonó tranquila y su tono era el neutro de siempre.
Sus compañeros lo miraron extrañados y luego intercambiaron miradas que Gale no supo interpretar. A sus espaldas también escuchó susurros y su nombre mencionado entre estos. Estaba en segundo año, pero todavía no se acostumbraba a toda la atención que los demás le brindaban. Era extraño que con tanta gente loca y diferente dando vueltas, él fuese el foco de atención, siempre pensó que la gente con cuernos era un tópico más interesante que un huérfano cualquiera. Eran en momentos como ese que se preguntaba que estaría pasando en el orfanato, aquél recoveco pequeño y roto al cual podía llamar hogar. Extrañaba la simpleza y la rutina, los momentos de silencio en los que nada había para hacer y podía recostarse en el suelo. La vida de estudiante no le quedaba nada bien, a pesar de lo que muchos pensaran. Era cierto que la gente se le acercaba y que con frecuencia terminaba rechazando chicas que lo invitaban a salir, pero era molesto tener a tanta gente revoloteandole cerca.
Ni bien sonó la campana se vio abandonado y la gran mayoría de los presentes salió por las puertas sin que se diera cuenta, él seguramente se quedaría durmiendo allí hasta la siguiente clase, o eso pretendía. Antes de poner en marcha su plan, una pequeña figura se le puso al frente. Habló rápido y dejó caer en su pupitre un papel, la mirada aburrida de Gale transitó entre ella y el papel, pero antes de que se diera cuenta se había marchado y él no había escuchado nada de lo que le había dicho. Con suma pereza se levanto de su asiento y fue hasta el pasillo, viendo como la pequeña disfrazada marchaba.
Gale levantó el dedo índice y medio de su siniestra, los apuntó hacía ella y los contrajo hacia él. De repente una gran ventisca apareció en el pasillo, como si se tratara del producto de una turbina de avión. La túnica de la muchacha se vio atraída por este y sin mucha resistencia arrastró a la joven de nuevo hasta Gale, deteniéndose cuando ella estuvo a sus pies. Sacó el papel que ella le había dado y lo destrozó, dejando que los pedazos cayeran al suelo.
El objetivo de los trabajos en grupo es que los estudiantes puedan trabajar con sus pares para lograr un objetivo común. —Llevó ambas manos a sus bolsillo y bostezó, desganado—. Lo que tú pretendes hacer es todo lo contrario a eso, cosplayer rara.
avatar
Salón : 2 B Dromes : 18052
Reputación : 2
Mensajes : 4
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Más que un trabajo en parejas... Un dolor de cabeza.

Mensaje por M. Levka Nikoláyevich el Sáb Dic 01, 2018 9:26 am


Φ CERRADO Φ

Debido a la falta de respuestas en éste tema durante dos meses o más, y muy a nuestro pesar, el tema ha sido cerrado y retirado de la zona correspondiente. Sin embargo puedes recuperarlo, pidiendo su reapertura, aquí.
Lugar: Salones
Atte: Staff ITR.





avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 47224
Reputación : 4
Mensajes : 256
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Más que un trabajo en parejas... Un dolor de cabeza.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.