image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Dreamin ChuChu!

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Vie Jun 29, 2018 9:04 am

¡Música!:


El sol siempre le daba la bienvenida de esa maravillosa manera. La rubia sentía los primeros cálidos rayos que ingresaban por las rendijas de la persiana acariciar sus parpados y, lejos de sentir molestia, sus suaves labios se volvían una dulce curvatura. Se sentó sobre la cama, estiro los brazos mientras permitía que la vitalidad de siempre se adueñará de ella, faltaban quince minutos para que fueran las 8:00 AM, siempre despertaba antes que la alarma de su celular sonara, no sabía ni para que la programaba. Lo primero fue un baño que dejo su cabello perfumado con el aroma de la primavera, después cambiarse con un gran suéter de lana color crema que cubría casi por completo sus cortos pantalones de jean negros, cubrió sus piernas con bucaneras igual de oscuras que le llegaron hasta los muslos y finalmente se calzó con botas marrones con poco tacón. Como su habitación siempre se encontraba ordenada lo único que le quedaba era hacer la cama, una vez hecho eso bajo al primer piso.

Su padre ya estaba a poco de tener listo el desayuno, él al igual que casi toda la familia estaba acostumbrado a levantarse temprano por más día de flojera que fuera. La rubia se divertía viendo a su hermano menor luchando para no terminar con la cara sobre los humeantes hotcakes, la charla de la mañana fue tranquila, amena, dulce, se proyectaba y sentía todo el calor que se pudiera esperar de una familia unida como la suya. Se trataba de la escena perfecta, esa donde la iluminación y el escenario se acoplaban perfectamente con los presentes, parecía un comercial de televisión. Shantal no ignoraba su suerte, su gran bendición de despertar para degustar la comida de papá, reírse de su hermano, sonreírle a su mamá, aún no tocaba el celular pero seguramente lo tendría lleno los muchos mensajes de todos sus amigos. Se río, sonrió muy ampliamente, tenía todas las razones para hacerlo.

Finalmente por las 9:00 AM, después de lavar los platos y cepillarse los dientes, preparo su mochila para salir en dirección al bosque. Pensar en solo hacer sus deberes en casa le aburría, necesitaba aire libre, ser abrazada por la naturaleza, el bosque se presentó como el sitio ideal para cumplir con tal cometido. Dentro de su morral estarían los libros, su cuaderno, cartuchera, su celular y algunos emparedados que su madre le preparo con bastante cariño, jugo de naranja, su tan fiel brillo labial rosado con sabor a frutillas. Ese día olvido echarse perfume pero, honestamente, no era algo que necesitará, su esencia natural ya era suficiente para llenar el aire de un aroma cautivador e irresistible que solo hacía juego con el brillante de sus ojos y lo tierno de la tenue curvatura de sus labios.

Al llegar no sintió miedo ¿Por qué debería? Para una lycan como ella era como estar en su casa. Las abundantes copas de los frondosos árboles todavía no cedían del todo al frío que, tímidamente, se asomaba en las temperaturas del día a día, el suelo no estaba calculadoramente recto, pero eso le agradaba. La superficie suave debajo de sus pies le recordaba, continuamente, que el asfalto era una cosa lejana, el ruido de los autos había sido reemplazado por el cantar de los pájaros y ella, parecía una elfa que se atrevió a usar ropas modernas. Cada vez más se adentraba más, sabía lo que estaba buscando y no se detuvo hasta darse con el ¡El claro! Una zona sin árboles, era esa serenidad natural lo que le gustaba tanto ver para ayudarse a despejar la mente, se acomodó justo a los pies de uno de los muchos árboles de la zona, parecía que las raíces de este la abrazaban. Cerro los ojos, alzo el rostro mientras aspiraba el aire del sitio para luego exhalar en un suspiro que se compararía a los que se sueltan estando enamorado.


Última edición por Shantal Nadine Beaulieu el Sáb Jun 30, 2018 8:35 am, editado 1 vez


avatar
Salón : 1 B Dromes : 14882
Reputación : 12
Mensajes : 33
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreamin ChuChu!

Mensaje por Yeye el Sáb Jun 30, 2018 4:19 am

[ . . . ]


¿Por qué será que siempre que el sol decide aparecer siempre le abofetea con la palma llena de malestar?, parece un patrón que se repite cada mañana; cada que sus cortinas no hacen el trabajo de cubrir cualquier rastro de su enemigo mañanero él se levanta solamente a quejarse, a gritarle al sol como si estuviera a dos pasos de él.

¡AGHHHHHH!— se quejaba, alzando el puño al sol como muestra de su ridícula furia —¡Vuelve a donde perteneces!, ¡Molesta al del otro cuarto o qué se yo!— y, como parte de su rutina, termina arrojando una playera o un zapato -por su puesto, no son suyos, la mayoría de la ropa que está regada por todo el suelo es prestada y donada por sus vecinos- por la corroída ventana, perdiéndose para siempre en algún hueco del pavimento o en la madriguera de algún animal que se estableció en los pisos inferiores al suyo. Su despertar nunca le parece agradable, significa dejar la comodidad del cuadro sucio de 4 x 4 que hacía llamar hogar solamente para ir a un trabajo que nunca le cabrá en la cabeza como consiguió. Sabe muy bien que no se vive de dormir, ¡pero eso no significa que no lo haría si pudiera!, ¡el hambre!, ¡su estómago!, ¡siempre pierde contra las necesidades fisiológicas!; el cuerpo humano es de temer, siempre le obliga a poner sus pies descalzos sobre la tierra para cumplir con sus obligaciones del día -como un reloj muy molesto- y así obtener sus merecidas recompensas para la supervivencia.

¡Verano!, ¿estamos en verano?, ¿quizá es primavera? -¿en qué estación se siente más el calor?-, ¡bah!, el saberlo no quitara el hecho de que el clima está siendo últimamente la causa la mayoría de sus quejas en esa aburrida semana. Un día como otro en su forzoso itinerario biológico; toma un desayuno pre-calentado por su amable vecino del cuarto de al lado -en realidad es vecina, pero él no tiene eso en cuenta- sin cuchara ni palillos debido a que todos están rotos o sucios, sorbiendo el contenido directamente de la olla; busca en la mítica caja enfriadora donde resguarda los alimentos, algún brebaje lo suficientemente cristalino para no parecer peligroso, al no encontrar nada toma una nota mental para buscar alguna en su camino al trabajo; tomar una ducha mientras se cepilla los dientes para ahorrar tiempo; utilizar un par de harapos para vestirse, consistiendo este día de pantaloncillos holgados cortados de tan mala gana que se podían notar los hilachos saliendo de cada extremo, el largo es un poco más abajo de las rodillas pues le brindaba el espacio necesario para moverse con facilidad, combinando con una camiseta de manga corta que prefirió dejar abierta al encontrarse falta de botones, rebosante de un estampado mal dibujado de palmeras azules y combinando todo su conjunto con sandalias de paja caseras, nuevamente prestadas por su vecino; finalmente para terminar su rutina, toma un bolígrafo y un pedazo de papel, completamente dispuesto a escribir una nota. El resultado de su esfuerzo fue muy poco productivo, la era caligrafía desastrosa y presentaba una ortografía indefinible, parecían dibujos más que nada.

"gRas´´s pOR lla cOMER."

Y no podía faltar el punto final. Esta era su manera de agradecer a quien sea que se haya tomado la molestia por haberle alimentado; ahora si estaba listo para encaminarse al instituto.


[ . . .]


Pero no llegó a su destino. —Uhm . . . — murmuró confundido, apoyando su mentón entre su dedo índice y pulgar, pensativo. Dando pequeños golpecitos, como si esto pudiera hacer trabajar un poco la maquinaria de su cabeza. Estaba muy seguro de que debía girar a la derecha en la ruta principal, después seguir todas las líneas amarillas hasta ver un edificio muy grande que, él suponía, era el lugar donde cuidaba plantas. Tal vez su giro era hacia la izquierda o tal vez las lineas amarillas le mintieron esta vez cambiando de lugar, ¿el pavimento habrá cambiado su dirección en el momento que las calles empezaron a brillar y las personas cerraron los ojos para no verlo?, el mapa mental que había trazado de su ruta empezaba a hacerse un desastre, casi generaba un ilegible garabato que revoloteaba buscando a si mismo una solución. El mapa estaba metafóricamente en pedazos.

Algo era seguro: ese lugar estaba lleno de las supuestas plantas que debía cuidar . . . y definitivamente no estaba dentro del gran edificio estético donde todos los humanos acudían cada día a estudiar. Este no es el lugar donde se supone debe de estar sin embargo no significa que debía limitar su poca curiosidad en un espacioso lugar como este. Una pequeña sonrisa dejó mostrar parte de su blanquecina dentadura, la posibilidad de explorar y perderse un poco más entre el verdoso mar de arboles le emocionaba moderadamente. Normalmente caminaría lejos de la posibilidad de algún conflicto pero pasando por el gris que había sido esparcido como pintura escurrida sobre estos últimos días, convirtiéndolos en una masa aburrida: meterse en algún problema podría ser tal vez la mejor posibilidad.

Su pose pensativa no duró mucho, fue destruida por un animado pelicastaño que ahora estaba en cuclillas preparándose para darse impulso. ¡Y así lo hizo!, solo tres segundos le bastaron para estirar sus piernas y deshacer la flexión, resultó en un salto moderado, nada impresionante, lo suficiente para llegar a tomar una tomar una rama de un árbol cercano y utilizarla de apoyo, empezó a escalar ese árbol entusiasmado. Si tan solo pudiera cambiar de forma a un mono pequeño, ¡las posibilidades eran inimaginables!, ¡toda la libertad a la palma de su mano! pero sabe que eso le destruirá algún hueso y tardaría algo de tiempo en sanar, prefiere mantenerse intacto. Todo su cuerpo se presionaba contra el árbol mientras el chico se mantenía en movimiento hasta cuando llegó a la recta final, la copa del árbol.

No se dio a si mismo la oportunidad de pensar en su siguiente acción, tan pronto llegó a la punta empezó a saltar de rama en rama de la manera más ruidosa posible, sin considerar la fauna que habitaba por esos lares: pisoteando las ramas y dejando detrás en su camino algunas quebradas, a veces los árboles temblaban sutilmente por la fuerza que aplicaba en sus piernas a cada rebote, dejando un pequeño rastro de hojas. Se dio cuenta de los chillidos de algunos roedores al espantarse por la confusión que estaba armando, corrían espantados a sus madrigueras apoyando con sus dolorosos griteríos su ruido bestial, parecía la llegada de un animal peligroso y el parecía no darse cuenta de el pequeño caos que estaba causando.



|| —H a b l a r #660000— || " P e n s a r " #330000" || Palabras que Shichika no entiende y a veces le gusta usar; palabras que el autor usa y Shichika desconoce por completo || D e s c o n o c i d o#993366 ||
avatar
Dromes : 10758
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Yeye
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreamin ChuChu!

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Mar Jul 03, 2018 8:13 am

Tranquilidad, privacidad, templanza y, en una sola palabra, paz. No necesitaba nada más, había venido por todas esas sensaciones que ahora dominaban su adolescente cuerpo mientras leía las consignas de las tareas dejadas por los profesores, allí dentro su perfume, su apariencia y su popularidad no importaban como para ser interrumpida a cada rato por algún desconocido, o un amigo, no es que odiará socializar pero a veces, solo a veces, necesitaba de esto. Su caligrafía no podría calificarse precisamente como elegante, más bien era jovial, alegre, con curvas para nada exageradas, el tipo de letra que esperarías de alguien como ella. No había llevado sus auriculares por la sencilla razón de querer inundarse de los ruidos propios del bosque, una opción bastante sabía para una licántropa como ella a la que nada le costaría percatarse de algún sonido fuera de lo normal, bueno, no creía que podría suceder algo malo.

Pero se equivocó. La lapicera quedo anclada sobre el papel en aquellos segundos donde sus sentidos, superiores al de los seres humanos, le advirtieron que algo estaba sucediendo a su alrededor, fiel a su instinto se quedó congelada en su sitio para poder captar todo lo que se le permitiera, ramas rotas, copas agitadas, animales huyendo, algo parecía acercarse a una velocidad desesperada mediante una desproporcional desprolijidad, algo digno de un animal que quizás solo se encontraba cazando, pero, podría ser otra cosa. Existía algo que no encajaba allí, comenzó a guardar las cosas en su mochila y, una vez hecho eso, se puso de pie apoyando los tacones de sus marrones botas sobre el verde suelo. Sus despampanantes esmeraldas no salían de las cimas de los árboles al saber diferenciar que estás se removían incomodas, solo podía divisar la sombra de algo transportándose de un lado a otro de una manera que parecía diseñada para querer llamar su atención.

Quizás debería de haber huido lejos empujada ante el hecho de que ese ser podría intentar hacerle daño pero no, la curiosidad era más fuerte que ese temor que no sentía. Alzo las cejas sorprendida por la velocidad, por la agilidad, pero sus ojos se hicieron más grandes al notar como una gran rama estaba a nada de terminar encima de su persona, cuando parecía que el encuentro entre el objeto contundente y ella era algo tan inevitable como peligroso ante la posibilidad de quedar inconsciente a merced de un animal extraño, fue cuando simplemente alzo su mano derecha para detener la caía de esa gruesa madera al sostenerla con firmeza, sin titubeos, la dejo a un lado mientras entrecerraba los ojos al bulto negro que continuaba con su despreocupado paseo. Lo sentía ajeno, desencajado, desprolijo, se salía de la escena del bosque ¿Qué era eso? O mejor dicho ¿Quién era? No pensaba quedarse demasiado tiempo con esas dudas dando vueltas por su cabeza. Termino por seguirle, no era algo realmente difícil debido al gran escándalo que terminaba dejando como rastros si llegaba a perder de vista si difusa figura que iba de un lado a otro, pensaba que en algún momento ese animal o ser racional debería de bajar.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 14882
Reputación : 12
Mensajes : 33
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreamin ChuChu!

Mensaje por Yeye el Miér Jul 11, 2018 1:18 am

El viento empujaba suavemente desde su espalda, como si quisiera dirigirlo sutilmente hacia la nada. Era una sensación divertida, ¡estaba dirigiéndose hacia lo incierto!, ¡la nada!, ni si quiera sabía dónde estaba y tampoco tiene la intención de descubrirlo del todo. Porque obviamente quería explorar su entorno de forma que pudiera derrocar aquella vil usanza que rondaba esa última semana; tal vez estaba a disposición de  conocer nuevos aromas, ver algo conocido y sorprenderse de su encuentro, vaya, ¡estaba incluso más que dispuesto a perderse por voluntad propia en aquel plano de colores verdosos para no volver a la civilización en varios días!, eso le quitaría el peso de enfrentarse al trabajo, aunque no es como si hiciera algo más haya de regar las plantas. Culpaba al aburrimiento de sus acciones sin sentido, quizá relacionaba ese ocio a sus desganas en lo que respecta a la mejoría de su calidad de vida -limpiar, alimentarse bien y establecer relaciones sociales, cosas básicas entre humanos que no quería tener en cuenta- y daba parte de la culpa y ocio hacia su forma de vivir que estaba cansándole más de lo que debería.

Escuchaba crujir de las ramas que se provocaba al dejar caer sus pies sobre ellas a cada salto, el sonido le hacía barrer sus pocos pensamientos fuera de su cabeza, los alejaba con ruidos violentos en intento de apagarlos por completo. Pensar no era lo suyo, y eso ha estado presente desde que nació. Aún a temprana edad estaba consciente de que su capacidad de retención o su habilidad de deducción no era la misma -si no se hablan de temas relacionados de batalla- que sus familiares cercanos, así que no fue difícil aceptarlo y utilizarlo a su favor, gracias a eso podía quitarle importancia a lo que no entendía; pero ese no era uno de esos momentos. Estaba en un lugar desconocido, intentando distraerse con cualquier obra insignificante que pueda darle una razón para escaparse de las obligaciones impuestas para su supervivencia, saltando sobre árboles sin propósito alguno. Esto no le va a ayudar en nada.

Sacude su cabeza de un lado al otro mientras mantiene sus saltos constantes, esperando a que eso aleje las intenciones de su consciencia y se lo llevara consigo el viento. Hablando del viento, algunas hojas se quedaban atoradas en la larga cabellera que aleteaba debido al mismo, quizá si se buscaba bien puede que algunos insectos se hayan quedado igual de atorados; tal vez una que otra mosca o mosquito, quizá un abejorro que terminó ahogado entre los cabellos o uno que otro grillo que dejó sus patas atoradas de manera que impidiera su escape. Sea lo que sea, si no lo pica en su cuero cabelludo o termina jalando mucho su cabello no se desharía de ellos. Dentro de poco tal vez les encuentre un uso.

Alto.

Alguien lo estaba siguiendo. No se escuchaba ni se sentía muy diferente a los pasos de algún animal de mediano tamaño, incluso tenía casi el mismo ritmo de los roedores que huían de sus movimientos bruscos mientras chillaban. La diferencia era esa, esos pasos no estaban huyendo, estaban intentando acercarse al pelicastaño, ¿tal vez era un animal grande?, ¿un invasor agresivo?, ¿o solo un humano perdido?, entre todas las posibilidades ¿debería de acercarse?; como sea, terminará tomando proximidad con el ser ajeno a él en un impulso, eso es seguro.

Detiene su movimiento deshebrado y frenético en seco, rompiendo varias ramas para comprobar si las intenciones del ser con los pies en la tierra eran hostiles -acción que realmente no tenía ningún sentido-; aprieta sus nudillos levemente, estaba preparado para tirarse al suelo si recibía la provocación adecuada. Se mantenía quieto, expectante, tratando de hacer el menor ruido posible después de haber provocado ese pequeño caos. No estaba a disposición de mostrar su posición, el que el otro ser probablemente no supiera le daba ventaja —¿Humano o animal?, ¡¿ambos?!— exclama alarmado, destruyendo su propia opción de mantener un pobre perfil bajo.



|| —H a b l a r #660000— || " P e n s a r " #330000" || Palabras que Shichika no entiende y a veces le gusta usar; palabras que el autor usa y Shichika desconoce por completo || D e s c o n o c i d o#993366 ||
avatar
Dromes : 10758
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Yeye
METAMORFOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Dreamin ChuChu!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.