Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» To the Beginning
Hoy a las 5:56 pm por Christa N Reiss

» Una recuerdo, una ronda... ¿Algo más? [LIBRE]
Hoy a las 4:21 pm por Amnesia

»  Des étrangers unis [Priv. Zackary Argyreon]
Hoy a las 12:18 pm por Zackary Argyreon

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 1:01 am por Luca Hibiya

» Obliviate {Expendiente}
Hoy a las 12:48 am por Luca Hibiya

» ¿Qué música estás escuchando?
Hoy a las 12:14 am por Aries Star

» FOTOS DE USUARIOS
Ayer a las 10:43 pm por Alice Donakis

» Encuentros [Prv. Alice]
Ayer a las 9:37 pm por Alice Donakis

» Touka´s ID
Ayer a las 8:59 pm por Alice Donakis

» CARNET PARA ESTUDIANTES/MAESTROS
Ayer a las 8:26 pm por Nero Angyros



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Leah Merick el Miér Jun 27, 2018 4:19 am

"¡Malditos engendros infernales!"

Los pensamientos de Leah fluían a toda maquina mientras corría, la herida del brazo izquierdo no dejaba de sangrar a pesar de ser superficial pero algo extensa, sentía como la sangre se pegaba a su piel escurriendo entre sus dedos y empezaba a sospechar que el arma con la que había recibido el corte tenía algún tipo de analgésico, ya que se sentía algo entumecida. Tenía aruños y cardenales por todo su cuerpo, dando señales obvias de previa batalla; corría increiblemente rápido bajo la influencia de la túnica que vestía porque en efecto, su vida dependía de ello. Una banda de dos demonios de bajo nivel, un vampiro y dos humanos en esclavitud la perseguían, la atacaban con flechas, dagas y dardos, la mayoria equipamento de cacería o sigilo. No era tonta, sabía que todo era orden de ese cruel demonio del que había estado huyendo y ocultándose gran parte de su vida.

"¡Corre más rápido inutil! ¿Quieres ser un juguete y que te devoren despues de pasar por tanto?" La cabeza de Leah era solo ruido y adrenalina, cada tanto que recibía un poco de energía de la gran luna llena amarilla que inhundaba el cielo, lanzaba proyectiles de fuego hacia sus espaldas, obligando a sus persecutores a ralentizarse. Resoplaba entre dientes mientras atravesaba el bosque, evitando raices sobresalientes del suelo o ramas demasiado bajas, siempre mirando al frente, adentrándose más y más en el denso bosque, cada vez más oscuro.

Hacía una noche terriblemente helada, ventosa y despejada, la luna estaba a su favor, pero las heridas de su cuerpo daban que desear, eran aproximadamente las 22 horas, con el bosque en penumbra y el sinuoso camino solo iluminado por el astro en el cielo. Se desvió fuera del camino y empezó a meterse entre la maleza más profunda y problematica del bosque, cuando pensó que por fin los iba a perder tropezó y cayó a los pies de un arbol hueco, al darse cuenta de lo que veía se levanto deprisa y se metió en el oscuro agujero del arbol, metiendo su cuerpo como pudo y conteniendo la agitada respiración, el tobilló derecho le palpitaba, sabía que se lo había lastimado pero a causa del analgésico que fluia por su cuerpo, el dolor y la molestia se sentían como un canto lejano.

~Por favor vayanse... Por favor...~ Pensaba desesperadamente Leah mientras trataba de ocultar el olor de su sangre impregnando hojas secas con ella y dejandolas irse con el viento, cuando escuchó que se aproximaban guardo silencio y contuvo la respiración, preparandose para una llamarada en caso de que tuviera que volver a escapar. "Joder son peores que una plaga." Sacudió la cabeza un par de veces y se concentró en los sonidos. ~Shh, quietud por favor.~

    -- ¡Maldita sea!
Exclamó uno de los demonios.
    -- No puedo ver nada señor...
Se quejaba continuamente uno de los humanos, tropezando con todo a su paso y haciendo más ruido que un borracho en una habitación llena de campanas.
    -- No... Esta aqui, puedo olerla, pero... Es confuso, la huelo en todas partes. ¿Podrias no hacer tanto ruido, humano inservible?
Amenazó el vampiro, mientras olfateaba el aire examinando sus alrededores.
    -- ¡Silencio todos! Avancemos un poco más, no debe estar lejos, está herida y cansada. ¡Vamos!
Ordenó el otro demonio, demostrando ser el lider. Y poco a poco, con paso medianamente sigiloso, empezaron a avanzar hacia Leah.

La joven pelirrosa los escuchaba cada vez mas cerca, agudizó sus sentidos, relajó su cuerpo y respiración, dispuesta a quemar al menos un arbol para huir, deseó con todas sus fuerzas tener un arma en esos momentos. Los pasos del humano torpe eran sonoros, así que los detectó enseguida, aún así el peligro seguía cerniéndose sobre ella, paso a paso, mas cerca, apoyándose en el arbol y entonces... silencio, una rama partiendose a lo lejos, movimiento entre la maleza, el olor de su sangre en dirección al viento, y los rápidos pasos de la banda alejandose de Leah. La joven no se permitió respirar sino hasta que estuvo segura de que estaba a salvo, exhalo una bocanada de aire y se recuperó, salio dificultosa del arbol y recuperó la compostura, escupió en el suelo y maldijo por lo bajo. *~¡Por todos los astros! Maldigo al desgraciado que no supera el hecho de haberme robado mi infancia.~* Malhumorada, herida, entumecida y con un corazón lastimado empezó con torpeza y lentitud su camino lejos de la pandilla, cojeando notoriamente y apoyando su peso de vez en cuando en algún arbol para descansar su pie herido.

"Eso te ganas por ser tan estúpida, deberías prestarle mas atención a tus instintos, debimos abandonar de esa maldita ciudad hace mucho." Su cabeza golpeteaba una y otra vez en sus oídos, sentía como si estuviera dentro de un cubo gigante de gelatina, sus pasos eran torpes e inconsistentes, tropezaba con mas frecuencia y se hacía mas heridas o lastimaba las que ya tenía, y el frío de la noche no la ayudaba del todo.

~¡¿Podrías solo callarte, joder?!~ Pensó en el instante que le daba un gran puñetazo a un frondoso árbol en un arranque de rabia, lastimando también su mano, se detuvo un momento a observar el árbol que había golpeado, ¡era un roble blanco! Masticar su corteza aliviaba el dolor y actuaba como astrigente, suspiró de alivio y arrancó la corteza de tajo que había levantafo del golpe, raspándola con los dientes y masticando su contenido amargo y terroso, no detuvo su andar sino hasta que vió luz a lo lejos. *~Gracias madre naturaleza...~*.

Era un hermoso claro con laguna, tenía una gran piedra a un borde cerca del agua y densos árboles a su alrededor, antes de salir de la espesura observo atentamente el claro y sus alrededores, cuando se aseguró de que estaba a salvo corrió hacia la laguna y bebió largos tragos de agua fresca y limpia, la luna se reflejaba en el agua e iluminaba gran parte del claro. Se acerco casi arrastrandose a la gran roca y se recostó en ella usandola de para vientos, suspirando de cansancio y placer de poder descansar un poco, mientras observaba el reflejo del astro bailar en la laguna, iba tanteando su cuerpo y tocando cada una de sus heridas con sumo cuidado. ~Un par de costillas rotas, tres cortes profundos y sangrantes, el peor en el brazo izquierdo, adormecimiento corporal a causa de algún posible veneno analgésico quizas... ¿Belladona? No... Acónito, pequeña contusión craneal y un esgince en el tobillo derecho. No está tan mal.~ Rió por lo bajo mientras miraba el cielo y seguía mascando la corteza de roble, tomo un par de raices que estaban atoradas en la roca y se realizó un torniquete en el brazo izquierdo, deseo tres mil veces tener un botiquin de primeros auxilios mientras suspiraba cada vez con más frecuencia. "Estás loca como una cabra, mujer." Exclamó su subconciente, arrancándole una sonora carcajada a Leah en medio de aquella oscuridad nocturna.



*~Hablo~* | ~Pienso~ | Actúo | Bipolaridad
avatar
Edad : 24 Dromes : 16955
Reputación : 0
Mensajes : 24
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Shiryuu & Meneth el Jue Jun 28, 2018 7:01 pm

El tiempo se sentía raro a su alrededor, no tenía frio ni calor; no se sentía vigorizado ni cansado, un día demasiado normal, tal fue era su inconformidad con la sensación que golpeó un árbol para sentir algo, aunque fuera dolor - ¡AUCH! no sé qué esperaba la verdad…- miró a su alrededor con una inseguridad clara y marcada, pareciera que una voz en el éter le decía que algo malo estaba por pasar, pero todo se veía demasiado común para sospechar de eso.- me estaré volviendo loco. Bah, no creo que importe. Debo estar paranoico- siguió buscando entre aquellos árboles alguna pista que lo guiara, no podía estar quieto y disfrutar del tiempo, tenía que aprovechar cada segundo de su vida en descubrir todo lo que desconocía y le importaba, ya habrá tiempo para descansar.

Tomó un libro antiguo de su mochila abriéndolo por el señalador que había puesto anteriormente, posó sus ojos en las runas que aparecían dibujadas en aquella página ”aquí dice que los ángeles solían ocultarse de los demonios en el bosque, ¿no es un poco tonto esconderse por aquí siendo que los demonios son mejores en la oscuridad?, ellos sabrán supongo….” continuó explorando cada tronco hasta hallar unas runas gravadas en el, sintió como la ansiedad se acumulaba en su cuerpo haciendo que sus cabellos se erizaran –¡al fin!- tomó nuevamente el libro y comparó con las runas del libro con las que había en el árbol. Un suspiro, el cierre de sus ojos, el libro se cerró. ”no… no son las mismas…” desplomó su cuerpo en la hierba, frustrado y furioso, renunciaba lentamente a toda esperanza -¡por dios! Esto ya no tiene sentido, hemos estado buscando por meses y en esta ciudad no hay nada. ¡NADA!- llevó los brazos hasta su cabeza posándolos bajo su cabeza usándolos de almohada y cerró sus ojos.

La tranquilidad de la zona en conjunto con su malhumor le hizo el camino al mundo de los sueños. Pasó largo rato en letargo. De pronto se vio parado frente a una puerta gigante de lo que parecía ser una iglesia lo cual era sumamente extraño pues al parecer se encontraba en un país islámico. La puerta se abrió de par en par permitiendo su ingreso, vio varias personas quienes estaban en posición de plegarias, sin levantar la cabeza ni separar las manos aquellos seres se levantaron y se escapaban de esa sala corriendo y gritando, sintió un escalofrío demasiado fuerte al ver la estampida pues en esa posición y con esa actitud de miedo que se acercaban a gran velocidad a él lo dejaron de piedra, sin embargo, la gente pasaba de forma tal que ni tan solo uno simplemente lo rosara. “¿Qué diablos está pasando a aquí?” frente al altar solo se veía un bulto pequeño el cual tomó la forma de un humano mientras más él se acercaba, la imagen era mucho más visible ahora – disculpa, ¿Dónde estamos?  ¿qué es este lugar?... ¿tú estás bien?...- sus preguntas solo produjeron un eco que se repetía por varios segundos…
La música empieza a sonar:

-¡soy el ser más fabuloso que jamás verás! ¡arrodíllate ante tu reina: SHIZUKA!- el joven vio como aquella forma se volvía una niña que daba la vuelta para quedar cara a cara con él. Los ojos de Shiryuu se abrieron de par en par al ver la apariencia de aquella persona: una niña de unos 14 años aproximadamente, cabello entrecorto con una escasamente atado por atrás; ojos verdes profundos adornados por una sonrisa demente y oscura; a su cintura se hallaban dos dagas bellamente decoradas la cual tomó en una fracción de segundo lanzándose intrépidamente a la carga con él.
fin de música:
Dejó escapar un grito levantándose de golpe, su cuerpo se encontraba algo deteriorado y su respiración estaba bajo los efectos de la agitación. Nuevamente se encontraba en aquel bosque tranquilo el cual ya no le parecía tan tranquilo. Aquella niña parecía tan real, tan palpable, tan… familiar… -dijo que se llamaba Shizuka… no. Debo estar estresado, eso es todo… aunque era igual a mí… ¡no seas tonto! se supone que ella era mi gemela… y aquella era muy pequeña, fue solo una pesadilla, es todo- levantó su humanidad del suelo acomodándose la ropa, sentía que si seguía en ese lugar iba a perder la poca cordura que le quedaba. Miró al cielo ”esto está siendo tan raro que ya nada me sorprendería” dejó salir el aire de sus pulmones sintiendo la briza en la cara.

Unos gritos de rabia se escucharon, aquellos alaridos parecían estar acercándose, en el ruido que producían se podía identificar varias voces diferentes lo que lo llevó a esconderse subiéndose a los árboles -sabía que esto no podría estar tan tranquilo siempre- miró con cuidado de no ser encontrado, no sabía quiénes eran ni que buscaban, si necesitaban su ayuda obviamente bajaría, pero aquellas voces no le parecían demasiado amistosas. Unos seres extraños y de todas las razas se encontraban bajo él - No... Esta aqui, puedo olerla, pero... Es confuso, la huelo en todas partes. ¿Podrias no hacer tanto ruido, humano inservible? – Dijo uno de esos tipos mientras parecía hacer algún movimiento raro con su cara ”Penumbra, ¿estás despierto?” una voz oscura y profunda se podía escuchar en su mente y solo él podía escucharla en ese momento “aquí estoy, ¿quieres que los ataquemos?” el muchacho negó con la cabeza suavemente para no moverse mucho ”¿puedes buscar el olor de una mujer? Creo que están buscando a una y no creo que sea buena idea que la encuentren primero” el grupo de caza se alejó de él perdiéndose entre los árboles, una neblina de color violeta oscuro bajó desde el cuerpo de Shiryuu tomando la forma de un enorme dragón, este cerró los ojos y olfateó el aire unas cuantas veces, el joven estaba convencido que la nariz de su compañero seguramente era mucho más potente que la de ese ser - hay varias mujeres en la zona, pero hay una en especial que me llama la atención, su aroma se pierde en una zona con demasiado olor a sangre, deberíamos preocuparnos de aquella el dragón reingresó en su cuerpo. Shiryuu ajustó su mochila de una forma más firme, recogió su cabello y ató más justo los cordones de sus zapatillas ”luego me cuentas lo de ese sueño” el joven sonrió y hecho a correr a una gran velocidad saltando obstáculos sin dificultad alguna mientras su compañero lo guiaba. Temían de equivocarse de persona y encontrar a la mujer equivocada y que aquellos barbaros cumplieran su cometido

Las indicaciones de la bestia los condujeron a una enorme laguna, detuvo su marcha pues el rastro de aquella mujer terminaba allí. Exploraron un poco la zona con cuidado, nada le decía aquel que esa mujer fuera de confiar o mucho menos que aquellos seres fueran los malos, la imagen de aquella niña de su pesadilla le hizo afianzarse más a esa idea, aquella tampoco parecía peligrosa ni mucho menos. Una carcajada se escuchó cerca de su posición la cual era producido por una mujer de pelo rosa la cual estaba envuelta en heridas y con un estado bastante deplorable -¡oye!- tomó su mochila, sacó varias vendas y algo de desinfectante en spray y empezó a curar las heridas de la mujer, algunas eran demasiado graves como para curarlas con unas vendas y un poco de líquido - ¿estás bien? Eras tu a la que buscaban esos salvajes ¿verdad?, quédate quieta, esto te dolerá, pero no creo que sea la mayor de tus preocupaciones- shiryuu no podía evitar ser tan impulsivo cuando veía a alguien sufrir de tal forma, no podía dejar a alguien en ese estado, ya habría tiempo para preocuparse de que sea enemiga o no. Por ahora había que estabilizarla. De su cuerpo la bestia volvió a salir, olfateando el ambiente una vez más – yo te cubro, si siento que se acercan escapamos de aquí- el joven se hallaba sin vendas, pero aún había heridas que cubrir, no dudo en sacrificar la chaqueta que tenía en la mochila y usar los retazos como vendas improvisadas sin antes impregnarlas en alcohol.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 23 Dromes : 18208
Reputación : 3
Mensajes : 102
Ver perfil de usuario
Shiryuu & Meneth
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Leah Merick el Sáb Jun 30, 2018 6:40 am

El viento soplaba helado y Leah se sentía cada vez mas adormecida, gracías al para vientos podía evitar congelarse pero la sangre seca en su cuerpo se sentía pegajosa y sucia. ~Quisiera una ducha caliente...~ Pensó con tranquilidad mientras empezaba a caer en una calma y quietud dignas del reposo, luego escuchó movimiento entre la maleza y una voz resonante, Leah espabiló y se movió para ponerse en guardia, un joven de negros cabellos se acercó súbitamente hacia ella sacando a Leah de su ensimismamiento, le costó un poco reaccionar, cuando el joven recien llegado puso sus manos sobre ella su piel se erizó y tuvo pequeños hormigueos debajo de la piel, mirándolo fijamente de pies a cabeza. ~No es humano.~ El muchacho rápidamente le vendó algunas heridas, pero Leah retiró el brazo antes de que el pudiera terminar. Observó los vendajes para luego observar sus profundos ojos azules, la joven lo miraba fijamente, con unos ojos que denotaban verdadero desentendimiento. *~Disculpa... ¿Quien eres?~* Se alejó unos centimetros de él por simple inercia, mientras ella misma se terminaba los vendajes del brazo y las piernas, lo miraba de vez en cuando de arriba hacia abajo, buscando un indicio de peligro en su aura.

"¿Y a éste que le sucede? Acercarse así a alguien herido en pleno bosque oscuro y solitario, no creo que este vendiendo galletas." Leah asintió en su mente de acuerdo con su subconciente, sin parar de mirar a la contraparte, luego pensó en sus palabras anteriores y frunció ligeramente el ceño, se acomodó como pudo ya que el dolor sordo de su tobillo la molestaba y al estar algo drogada su mente divagaba demasiado, la lengua y los parpados le pesaban y su voz se volvía algo pastosa. *~Cómo... ¿Cómo sabes que ellos me perseguían?~* Su voz era dulce y melodiosa, a pesar de no sonreir la risa se hallaba naturalmente en su voz, con una timidez casi palpable empezó a masajearse el tobillo sin dejar de mirar a la contraparte, volteando de vez en cuando a ver el claro, en busca de algun peligro inminente. "¡Como es que eres tan dulce con un extraño! Por eso siempre eres presa fácil..." Leah lo observaba con quietud, las cejas ligeramente arqueadas como signo de extrema curiosidad y los ojos medianamente abiertos, respiraba por la boca entreabierta algo agitada por la taquicardia que le causaba el analgésico y su corazón golpeteaba en sus oidos, haciéndola lucir algo somnolienta.

*~Era tu deber presentarte primero, pero creo que no tiene importancia... Me llamo Leah.~* Habló con un tono de voz neutro y bajo, ahora controlada por sus anteriores pensamientos de que era demasiado dulce con los extraños, a pesar de ello su cuerpo denotaba calma más que incomodidad, sobaba con parsimonia cada una de sus heridas en intérvalos de quince segundos, ajustandose las vendas cada tanto. *~Gracias por los vendajes.~*Sonrió dulcemente en manera de agradecimiento, pero aún no se confiaba de él, por el rabillo de ojo lo detallaba, tenía una cabellera negra abundante y muy larga que brillaba cuando la luna lo tocaba, y sus ojos eran como el cielo nublado, usaba ropa descubierta, que hacía que parte su cuerpo quedara expuesto, al detallar tanto sin querer, el rostro de Leah se ruborizó notoriamente para luego bajar la mirada y dirigirla hacia otro lado lejos de la mirada del joven frente a ella. ~Es apuesto...~ Pensó Leah de manera impulsiva, mirando el pasto que se aplastaba bajo su peso. "¡Lo que faltaba! Eres realmente inutil." Leah apretó los labios en señal de arrepentimiento, volvió a cruzar miradas con aquel joven y sonrió ligeramente desviando la mirada con timidez una vez más.



*~Hablo~* | ~Pienso~ | Actúo | Bipolaridad
avatar
Edad : 24 Dromes : 16955
Reputación : 0
Mensajes : 24
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Shiryuu & Meneth el Sáb Jun 30, 2018 8:13 pm

Se dio una palmada suave en la frente para luego ponerse de pie – tienes toda la razón, creo que dejé mis modales en el otro pantalón- rió suavemente mientras extendía la mano en forma de saludo – Me llamo Shiryuu, y este grandote tras de mí es Penumbra- el dragón giró su cabeza para saludar a la joven – ¡Hey! ¿Cómo estás? - regresó la mirada al cielo mientras seguía buscando la esencia del enemigo. – nos cruzamos a unos tipos mientras explorábamos el bosque, no parecían muy amigables y parecían buscar a una chica, o eso dijeron más o menos, así que decidimos ver si había alguien en problemas y bueno, aquí estamos- rascó su nuca mientras volvía a reír.

Se acercó a ella para terminar de vendar las heridas mas graves – debemos llevarte a un hospital, no se cuanto más puedas aguantar en este estado- bajó la mirada hasta el tobillo malherido de la joven, tomó a la pelirosa llevándola sobre una roca – lamento ser tan pesado con tratarte, pero tenemos que atender estas heridas para que al menos no se infecten, seguro que este tobillo te está matando- rompió dos ramas gruesas de un árbol cercano, con su navaja devastó los bordes de ambas ramas para que queden plana y así usarlas para entablillar el tobillo de la dama – con eso al menos no debería molestarte tanto caminar-  tomó la mano de la señorita para ayudarla a bajar de la roca, luego le ofreció un calzado deportivo extra que tenía en su mochila – creo que será mejor que camines con estos puestos, dolerá menos. Descuida, son nuevos, jamás los use-

Luego de unos momentos de descanso, el joven pelilargo tomó el brazo de la chica y lo puso sobre sus hombros para ayudarla a caminar – bueno, supongo que ese fue suficiente descanso, debemos continuar y salir de aquí cuanto antes- empezó a caminar hacia el bosque nuevamente - por cierto… ¿por qué te están buscando esos tipos? ¿caso les hiciste una maldad o algo? Parecían bastante molestos y peligrosos… - se detuvo para observar a la señorita quien tenía la cara ligeramente sonrojada – se nota que estás cansada, se ve que tienes fiebre… ¿puedes seguir?-  

La bestia negra interrumpió la pregunta su amigo –muy buena pregunta, pero tendrá que esperar, se acercan problemas para ella, será mejor que escapemos a pie para hacer menos ruido, si los llevo yo romperé casi todo y no sabemos si hay más por ahí- la bestia regresó al cuerpo de su amigo para otorgarle más energía – entiendo, no creo que puedas correr con ese pie. Ya sé- se pone en canclillas frente a ella dándole la espalda   – súbete pequeña y agárrate fuerte, tendremos un viaje movidito-  la mira girando la cabeza mientras le sonríe y le guiña el ojo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 23 Dromes : 18208
Reputación : 3
Mensajes : 102
Ver perfil de usuario
Shiryuu & Meneth
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Leah Merick el Lun Jul 02, 2018 9:33 am

Leah pestañeó un par de veces para extender su mano con cautela y saludar al joven que ahora conocía como Shiryuu, y que tenía una clase de mascota bastante peculiar y exagerada detrás de sí, Leah inclinó la cabeza hacia la criatura sonriendo ligeramente. Arqueó las cejas al escuchar su respuesta y dió un suspiro de entendimiento, asintió un par de veces y al escuchar su risa ella sonrió un tanto. ~Ya veo, estas malinterpretando un poco Leanne, relájate...~ Escuchó como el joven urgía en llevarla al hospital, y ella tardó en reaccionar un poco a causa de la droga en su cuerpo, hablo con una voz muy baja e inentendible. *~No es necesario... Soy enferm-...!~* Interrumpió a Leah al momento en que la tomaba en brazos y la subía en la roca, la joven estaba algo perturbada a causa del contacto físico con aquel ser, pero trataba de mantener la compostura.

El joven la atendió sin siquiera considerar su estatus en la medicina, lo cual a Leah le arrancó una sonrisa junto con una pequeña carcajada, tapó su boca con el dorso de su mano mientras el joven la ayudaba a bajar y luego le ofrecía otro calzado, haciendo que ella volviera a reirse de la extraña situación. "¿Y tu que eres, Cenicienta?" Educadamente iba a rechazar los zapatos, pero no consideraba eso amable, ignoró las palabras que resonaban en su mente y sólo se dejó llevar e hizo lo que el joven Shiryuu le pedía.

Descansó brevemente mientras sentía como la droga empezaba a disiparse, varias veces inhaló y exhaló profundamente para encontrar su mente mucho mas clara que antes, sintiendose mas segura de si misma. El joven Shiryuu se levantó y la ayudó a apoyarse en el, haciendo ese contacto físico sorpresivo una vez más, Leah se encontraba controlando sus impulsos como si su vida dependiera de ello para no salirse de control y querer arrancarle el cabello de raíz al joven junto a ella, pero trataba de pensar en él como una amenaza mínima, a pesar de su control mental, en su rostro se mantenía el rubor perpetuó del contacto entre humano y sobrenatural. Caminaron hombro con hombro durante un rato, mientras Leah observaba todo a su alrededor. *~La única manera de explicar mi situación es que ellos están buscando a una pequeña mascota problemática que se escapó de su dueño...~* Leah escuchó como Shiryuu se refería a ella como si tuviera fiebre, pero Leah no lo entendió del todo, no tenía fiebre ni estaba cansada, solo algo apenada... La bestia interrumpió el momento que Leah iba a tomar para responder, luego volvió al cuerpo de Shiryuu haciendo que Leah se sorprendiera notoriamente y se tambaleara un tanto.

Luego el joven pelinegro se acunclilló, dándole a entender a Leah que debía subirse en su espalda, cosa que la joven no consideró buena idea tomando en cuenta el tan revelador traje que llevaba y que no era muy amante a estar pegada a un sobrenatural tanto tiempo. *~Eh... N-No creo que sea buena idea, que haga eso...~* Tartamudeó ligeramente mirando hacia todas partes sabía que el peligro era inminente pero no sabía de donde provenía, estaba segura que subir al cuerpo de Shiryuu Sawada era muy mala idea dada su condición mental, pero no podía hacer nada mas con aquel pie y todas esas heridas, torpemente se subió a su espalda sin saber como acomodarse del todo, posó las manos en sus hombros y con ayuda de sus piernas se ajusto como una mochila, sin saber que ocurriría a continuación. *~¿Que... Vas a hacer? ¿No es mas rápido para ti si simplemente me dejas aqui?~* Preguntó muy seria, tratando de verle el rostro desde detrás de él.



*~Hablo~* | ~Pienso~ | Actúo | Bipolaridad
avatar
Edad : 24 Dromes : 16955
Reputación : 0
Mensajes : 24
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Shiryuu & Meneth el Miér Jul 04, 2018 10:48 pm

Cuando sintió que su pasajera se encontraba bien aferrada levantó su cuerpo sosteniendo firmemente las piernas de la mujer - ¿dejarte a merced de esos salvajes?  No te ofendas, pero si puedo ayudar a alguien lo tomo como una gustosa obligación, no es una molestia y descuida, no tengo malas intenciones… aunque los maniáticos suelan decir cosas como esta… - sintió un poco de vergüenza por decir algo tan tonto como eso, probablemente solo hubiera empeorado la situación de duda de la muchacha – Shiryuu, se acercan, marchémonos rápido- afirmó con la cabeza mientras se preparaba – Si. Lo siento señorita, aférrese bien, esto se va a poner un poco… muy movido- salió disparado a gran velocidad intentando sostener el peso de la dama para no perderla en el camino mientras esquivaba los obstáculos que le ponía el bosque, Penumbra por su lado seguía rastreando el aroma de aquellas bestias salvajes las cuales no se encontraban muy lejos – Empiezo a creer que ese tipo tiene un olfato bastante desarrollado, es como si nos estuviera siguiendo el rastro- Shiryuu no estaba consiguiendo formar un plan para perderlos, pero sabía que, si la situación lo ameritaba, no dudaría en arreglar el asunto con sus puños

Mientras seguía cruzando el bosque el joven cruzó su vista con un árbol el cual desprendía cierta luz desde su tronco, los pies del joven se detuvieron en seco –¡Shiryuu! ¡¿Qué ocurre?! ¡no es momento para ponerte a ver el paisaje!- el joven no podía quitar los ojos de aquel árbol en él había gravado una runa, pero esta era diferente, era más poderosa y se sentía la presencia de la luz, se sintió atraída por la forma; era la misma que la del libro, esa runa seguramente fue grabada por aquella ángel, aquella que quizás fuera su madre –es… ¡es esta! ¡POR FÍN!... ¡UGH!-  al intentar tocar la runa esta le generó una quemadura horrible dejando su piel completamente destruida, la luz y él era cosas completamente opuestas… el dragón decidió curar levemente las heridas de su amigo – Shiryuu, se lo que sientes, pero este no es el momento… debemos irnos- el joven dudaba de las opciones que tenía, miró hacia el fondo por donde se veía escasamente como ciertas figuras se movían ágilmente  hacia ellos, volvió su mirada hacia la runa, luego simplemente recordó a la chica que tenía en su espalda – tienes razón… lo lamento...- miró por última vez aquella marca dejando escapar un suspiro nasal y frunciendo un poco el seño. Afirmó a la muchacha con sus manos y una vez más salió disparado a toda velocidad para escapar de esas criaturas


El dragón empezaba a destruir árboles, si podían rastrear el olor de la chica no había necesidad de pasar desapercibidos, de esta forma quizás ralentizaría un poco más el movimiento de sus enemigos –Sí que son persistentes ¿eh? – Shiryuu seguía corriendo sin descanso, pero ahora su mente se veía afectada por la duda entre ese símbolo y su procedencia, lamentaba que las formas en la que la encontró no fueran las óptimas – lo siento Leah, no debí haberme frenado, por poco y nos atrapan, ¿tú estás cómoda y bien? – giró brevemente para intentar ver la cara de la mujer a sus espaldas – disculpa que te pregunte, quizás suene atrevido, pero… ¿Qué edad tienes? Pareces muy joven como para estar escapando de una turba iracunda – observó pues la cara de la muchacha parecía la de una adolescente de no más de 16

Pronto y sin darse cuenta llegaron a otra parte del lago, si bien esta era más pequeña, se sentía un ambiente relajado y lleno de paz. El silencio en el ambiente denotaba que no habría peligro de detenerse un poco y descansar las piernas parece que por el momento los hemos perdido, debemos reponer fuerzas y luego continuar- el dragón se introdujo en el cuerpo del pelilargo mientras este se ponía de cuclillas para dejar bajar a la dama, una vez la dama se encontró en tierra firme el se dejó caer al césped para tomar un descanso acostado soltando un suspiro de relax – aaaaaaaahh~~~ que relajante está todo aquí, jeje, oh, seguramente debes estar hambrienta luego de tanto estrés- el muchacho tomó su mochila, la cual había puesto frente a su torso, y sacó un recipiente con varios sándwiches preparado y conservados en bolsitas al vacío – toma, come todo lo que quieras, debes reponer tu también fuerzas, esas heridas no sanarán con hambre- extendió el recipiente hacia ella mientras empezaba a comer uno mirando al cielo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 23 Dromes : 18208
Reputación : 3
Mensajes : 102
Ver perfil de usuario
Shiryuu & Meneth
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por M. Levka Nikoláyevich el Miér Sep 26, 2018 9:34 am


Φ CERRADO Φ

Debido a la falta de respuestas en éste tema durante dos meses o más, y muy a nuestro pesar, el tema ha sido cerrado y retirado de la zona correspondiente. Sin embargo puedes recuperarlo, pidiendo su reapertura, aquí.
Lugar: Bosque
Atte: Staff ITR.





avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 44754
Reputación : 4
Mensajes : 249
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Caminos a Lugares Seguros [Priv]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.