Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Empecemos a conocernos
POR Yukiro Nimura
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Lun Jun 18, 2018 11:54 pm

La de mechones rojos se encontraba encima de la cama durmiendo con la túnica blanca puesta, aun portaba la mascara porque apenas había llegado en la madrugada se había tendido a la cama a dormir, estaba agotada de mas de una semana de constante trabajo, investigación, exploración, reconocimiento entre otro sin fin de cosas. Desde aquel día “libre” que había tenido en la fecha de san valentin donde Lariv no la había dejado terminar con su lectura de plantas para tener mas información sobre aquel mundo, se dedico no solo a terminar ese libro, sino que hacer la investigación de los planos que había robado en el templo donde había conocido al señor perro (?) Claro que a este no le dijo nada al respecto, aun si le parecía de repente un trabajo demasiado difícil, sentía que era algo que no le incumbía porque no era algo que este quería, ni tampoco quería una masa entera para ayudarla a hacer aquel trabajo, sentía que serian un estorbo y aunque seguramente el zorro le ofrecería las mejores posibilidades, algo le decía que tenia que hacerlo sola, tal vez su costumbre de... no entrometer a sus soldados en misiones “innecesarias” cuando creía que podría hacerlo sola o con sus clones.

En ese tiempo se la paso asistiendo de forma irregular a clases, a veces solo iba por la primera clase, a veces llegaba a la segunda y otras no aparecía. En algunas ocasiones si se quedaba todas las clases, pero entre medio de estas se ponía a dormir o revisaba papeles que obviamente no eran de la materia impuesta en el salón, pero que tampoco eran legibles para sus compañeros, porque... como era de esperarse, la chica se había asegurado de que estuviese en su idioma o en otros idiomas que no eran comunes de leer en esa actualidad y de paso, intentaba cubrirlos, hacerlos pasar como parte de la materia, después de todo, no le era difícil entender las clases que se impartían en el instituto. Cabe decir que en todo momento evito decir cualquier cosa respecto a lo que verdaderamente hacia al zorro, excusando se con que hacia traducciones para Lariv por lo aburrida que estaba o que si no iba a clases al inicio era por los chismes que habían salido por culpa del par que los había visto el día de San Valentin junto o, que eran por encargos que tenia en su trabajo aparte si es que de por si no decía que se había quedado durmiendo, después de todo no creía que la fuera a culpar de algo por querer faltar a la cárcel constantemente cuando claramente era un infierno. (?)

Por otra parte, en su actualidad, a pesar de lo cansada que estaba y lo consciente que estaba su compañera de esto, en ese mismo instante no dejaba de golpetear la puerta como en otras ocasiones-Que no iré a clases...-Murmuraba media dormida, cubriéndose la cabeza con una almohada mientras empezaba el gritoneo típico de la loba-¡ES FIN DE SEMANA LAINA! ¡DESPIERTA! ¡DEESPIERTA! TENEMOS MUCHO QUE HACER ANTES DE SALIR-Y es que si, en este instante la demonio... podría decirse que la estaba castigando por haber estado faltando a clases irregularmente o por estar desapareciendo día por medio como antes. La azabache sabia que aquellas conductas no le gustaban nada a Lariv porque la preocupaban, ya que mas de alguna ocasión al llegar la vio demasiado débil e incluso algo intangible por la falta de alimento, sin embargo, esta no era la situación actual, se había encargado de alimentarse muy bien las ultimas semanas para no fallarle a nadie, ni a Kiba, ni a su rey ni a si misma, ella era consciente de que no podía fallar aunque podría estar haciéndolo inconscientemente a Kiba por no contar con este ni decirle nada de un trabajo que claramente era bastante peligroso. A pesar de los esfuerzos que hizo Laina por ignorar a su compañera, termino dando un suspiro muy grande, quitándose la almohada y abriendo la puerta sin ser muy consciente de que aun llevaba la mascara-¡AJA!-Fue el primer grito que recibió y que le producido un pitido en el oído-...Lariv, ahora no...en serio estoy muy cansada...fue una sema-Y no la dejo hablar, la interrumpió de golpe-No me interesa, te vas a ir a bañar, vas a usar la esencia de pétalos que compre y luego te pondrás la ropa que te dejare en la cama, supongo que ya investigaste sobre ella y como ponértela y si aun no sabes  te ayudare-Aunque le pareciera imposible, a la azabache le pareció estar oyendo a una madre mandona muy desagradable en ese instante a la cual pensaba ignorar de todas formas una vez se sacara la mascara para mostrarle su rostro de NO LO HARÉ, aparte de su cansancio (?) Aunque claro, a Lariv no pareció importarle, solo se cruzo de brazos, bajo algo las orejas¿ofendida? y la cola no dejaba de moversele con impaciencia, pero no esa que solía ser de alegría si no que de enojo, incluso tenia fruncido el ceño-....-Después de unos instantes de confusión Laina fue la que termino con el ceño fruncido y un rostro que le iba muy bien con...-¿Quién diablos eres tu y donde esta la loba con la cual vivo? Se que eres molesta, pero no gruñona-Diciéndolo claramente porque en toda su estadía, Lariv nunca se había puesto de esa forma, ni siquiera podía asimilarlo, incluso la única vez que pareció estar enojada con la de cabellos negros, mas que enojada a sus ojos pareció estar muy triste, preocupada, pero ahora...-Que te bañes, muévete, muévete-Laina no alcanzo ni a reaccionar cuando la tomaron de los hombro y la empujaron hacia el baño que se encontraba en el mismo pasillo-E-espera Lariv, ¿No puedes esperar un día al menos?-Dijo, intentando convencerla antes de que..le quitara la mascara-¡O-Oye!-Se quejo al ver que poco mas la tiraba al pasillo sin cuidado alguno-¡E-Espera! ¡Suéltame! ¡LARIV!-Siguió reclamando al ver que la loba intentaba desvestirla, aprovechándose de que no tenia demasiada fuerza para siquiera apartarla de ella.


...un par de horas mas tarde.

Laina se encontraba en el sofá media dormida, con la cabeza inclinada hacia un lado cuando la mangaka volvió a “molestarla” para ponerle algo en el pelo que le hizo saltar de un pequeño susto-¿Eh?-Sin duda para la de mechones rojos, este había sido el peor inicio de fin de semana que podría haber tenido-Listo, con esto estas perfecta-La contraria acababa de ponerle otro broche mas en el pelo, uno de flores rojas que combinaba con el que tenia en la espalda en la cinta del Kimono que le habían puesto a fuerzas luego de que la bañaran contra su voluntad, y al final luego de vestirla, que la peinaran, ya para esas alturas estaba rendida a lo que la loba quería por simple cansancio, pensando que si simplemente la dejaba hacer lo que querría podría dormir algo entre medio.

Según Lariv hoy día iba haber un típico festival al cual si o si asistirían ambas, que realmente planeaba solo ir con Viral, pero que como castigo por preocuparla y faltar a clases la llevaría consigo “Seguramente pensarías cualquier excusa para llevarme de todas formas” Fue su pensamiento en el momento que lo dijo, pero ahora que parecía estar poniéndole un poco de maquillaje para tapar las pequeñas ojeras que le habían salido por su cansancio, solo pensaba en cuanto la odiaba y lo mal que le hacia sentir estar vestida de esa forma “...esto no ayuda a mi ansiedad” Se decía así misma, al estar recordando que... cuando era una princesa se le solía vestir de esa forma “No pienso ser delicada solo por aparentarlo...” Seguía hablando consigo misma, para convencerse de que esta situación era diferente, que no era necesario actuar como lo hacia allá en su mundo-Me iré a terminar de arreglar, espérame.. ¡Y no intentes escaparte! ¡No te puse esa loción para que atraigas mas al hermano de Viral, si no que para encontrarte y no te escapes!-La meshitsukai ladeo la cabeza hacia al lado contrario de donde se encontraba la loba solamente para mirarla con un rostro que decía ¿Qué? En toda su expresión, porque realmente estaba tan dormida y tan atontada con todo lo que había ocurrido que ya ni recordaba toda la pesadilla revivida que había sufrido en el baño para que ahora Lariv le saliera con aquello de la nada y de paso le recordara la experiencia vivida en los templos, cuando al parecer estaba dejando algún rastro con algún aroma para que el señor perro pudiera perseguirla por todo este cuando hubo momentos que ni siquiera piso ciertas zonas como para dejar algo parecido a unas huellas al menos.


....Otras hora mas tarde. (?)

Luego de que la irritable chica terminara de arreglarse y dejara dormir a la pobre Laina en el sofá, donde no podía apoyar la cabeza contra el respaldo de este para que no se arruinara el peinado que quien sabe cuanto rato paso su compañera haciendo, por fin salieron para terminar obviamente afuera de la casa de los chicos donde volvió a ocurrir otra anomalía, Lariv estaba golpeando como toda una dama, tenia la cola tranquila y aparentaba estar bastante seria “¿Estaré soñando..?” Empezó a preguntarse la azabache “¿O quizás ya confirmo con Viral de esta salida y por eso esta tan tranquila?” Las ideas que pasaban por la mente de la meshitukai no conectaban en ningún punto claramente, había algo que no encajaba, aparte de ellas con la ropa tradicional del lugar a las afueras de una casa, es decir, no había visto a nadie aun con las mismas ropas tradicionales y a pesar de que no era exactamente tan temprano, tampoco era tan tarde... el sol con suerte parecía estar cayendo. Nada parecía encajar hasta ese momento hasta que... La puerta de la casa se abrió y quien sabe como la loba entro hecho una bala hacia donde solía estar el rubio y gritando como de costumbre-¡VIIIIRAAAAL!-Para ese instante a la azabache solo se le cruzo una sola idea “....Alguien dígame que no lo hizo para que le abrieran la puerta pensando que era otra persona” Intento pensar en varias razones mas... pero hasta ese momento no se le venia ninguna mas, ni tampoco tenia ánimos de pensar, solo se quedo ahí en la puerta como la vez anterior que la habían obligado a salir, escuchando como la loba aparentemente ya estaba intentando convencer al rubio de que la acompañara-¡VIRAL! ¡MIRA VAMOS! ¡HABRÁ UNA FERIA ESPECIALIZADA EN MUCHOS TIPOS DE CARNE!-Fue una de las frases que le escucho decir en lo que arrugaba un poco la cara, porque en ese instante estaba demasiado sensible para los sonidos fuertes, sobre todo los de Lariv que solían ser tan agudos.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Lun Jun 25, 2018 7:37 pm

Había pasado un tiempo desde que había pasado el día de san valentín, día en el cual, por primera vez en muchos años, lo había dedicado únicamente a divertirse... a calmarse, a relajarse, y simplemente, pasarla bien... Pero no solo como alguien hubiera pensado, si no, con alguien, con una amiga... Con Laina. Era la primera vez que se había permitido poder pasarla de esa forma con alguien o incluso, la primera vez que simplemente se mostraba lo suficientemente abierto, o hasta infantil, como para poder divertirse de esa forma... Quizá esa faceta la conocía Viral, más nadie más. Desde ese día, podría decir que algo cambió... Y no sabría específicamente decir que fue, más algo era distinto desde entonces y se le hacía imposible decir que. Sabía que allí estaba, algo... algo que no sabía cómo definir. Quizá no era fácil de apreciar cuando estaban en el instituto -Único sitio donde pudieron encontrarse durante ese periodo, por la sospechosa baja de asistencia de la azabache en esta... O incluso, hasta dentro de los mandamientos-, pero, los pocos días que se quedaba todo el día y cuando volvían a casa... Podía distinguirlo. Ese algo distinto entre ellos, una pequeña sensación que recorría a Kiba y le costaba entender que era, pero que sabía, había empezado desde ese día, desde esa pequeña salida... Y que quizá, había empezado a formarse desde antes sin que se diera cuenta. ¿Qué era? No tenía idea.... Hasta donde él sabía, la veía como una amiga, quizá, simplemente la apreciaba ya demasiado.... ¿Era eso? Podría haberse matado intentando entender mejor aquellas emociones, pero... Estas eran demasiado confusas para él. Siempre lo habían sido, y siempre lo iba a ser... Si un día descubría que era lo que sucedía, sería por nada más que suerte.... Aunque Viral pareciera tener más que claro la respuesta, por más que Kiba hiciera oídos sordos al mismo.



Desde la mañana, las cosas habían estado bastante movidas en casa de Kiba. Muebles dados vuelta, platos, vasos y demás cristales rotos por allí, las habitaciones totalmente destrozadas.... La policía llegando y yéndose de ese lugar con unos informes, producto de un par de llamadas de vecinos preocupados.....  Definitivamente era un día agitado para los dos Kemonoyasei que allí vivían - ¡¡¡YA TE DIJE QUE NO HARÉ UNA MIERDA!!! - Gritaba Kiba, ocultando la pared tras la pared que daba con la esquina del segundo piso, evitando asomarse por los objetos de cristal que Viral le lanzaba furiosamente desde el primer piso, destrozándose estas al impactar contra otra pared adyacente - ¡¡¡ES TÚ MALDITO TURNO!!! ¡QUIERAS O NO, TE RESPONSABILIZAS! - Apenas se la acabaran las cosas que lanzar en ese instante, Kiba aprovecharía para tomar y levantar una pequeña mesita de noche que estaba por el pasillo, lanzándosela directo a Viral y destrozándose esta por el impacto, y pasando a tirar a Viral al suelo, adolorido, quejándose, y con una de sus garras encima de la cabeza, sobándose la misma antes de alzar la vista a Kiba con molestia... Y este, mirándole de la misma forma - ¡TÚ NO LO HICISTE LA ÚLTIMA VEZ! ¡ASÍ QUE AHORA, TE HACES CARGO TÚ! - El rubio, gruñó - ¡TÚ NO ME DICES QUE HACER, PULGOSO! - Un simple movimiento de su muñeca, hizo que una rápida y repentina ráfaga de viento entrase por la espalda de Kiba, empujándole por la espalda y haciéndole chocar con el barandal, enviándolo directo al suelo, cayendo de espaldas - ¡H-hgh!..... - Viral estallaría en risas, haciendo que Kiba ignorase el dolor para voltear a verle gruñendo, posicionándose en 4 patas cual animal y... Lanzándosele encima, para empezar a repartirse entre ambos, vaaarios golpes.... Y pensar que todo inició, por tener que decidir quién se encargaba de la comida esta semana.

Las cosas volaban, los dos semianimales rodaba por el suelo, golpeándose con lo que tuvieran a mano o simplemente entre ellos, encargándose de dejar prácticamente destrozada el interior de la casa..... ¿Qué tan mal estaban quedando ambos? Nah, no lo suficiente, estaban acostumbrado a ese tipo de cosas, más el problema era que tenían pinta de poder seguir así un buen rato más... En especial si ya llevaban unas cuantas horas así, y la cosa apuntaba solo a empeorar. Cada tanto, los ruidos eran fácilmente apreciables incluso desde la calle, o a veces, estos eran opacados por las gruesas paredes que, precisamente por este problema que solían tener, la casa tenía. Inclusive, en alguna ocasión, podrían asegurar que alguno de los objetos que se estaban lanzando, casi llegaron a chocar contra personas que caminaban a las afueras de la casa, por la calle... O quizá hasta le llegaron. ¿Quién sabe? ¿A quién le importaba? Una vez se acercaban para quejarse y los ruidos se hacían audibles, preferían largarse. Afortunadamente, llegarían a un punto en el que se detendrían -temporalmente-, mirándose el uno al otro con la respiración agitada - ¿Ya te rindes? - Dijo Viral, con una sonrisa arrogante y bastante cansada – Por dios, vamos... Estoy empezando - Respondió Kiba, igual de agotado, lanzando su chaqueta negra por aquí para quedar únicamente en camisa, antes de empezar a encaminarse hacia él, pero.... Deteniéndose tanto él como Viral cuando escucharan el sonar de la puerta, volteándose de nuevo – Malditos policías - Dirían al unísono, suspirando y mirándose entre ellos para que esta vez, fuera Kiba quien se dirigiría a lidiar con ellos. Tan concentrado estaba en darse de ostias, que ni si quiera se llegó a percatar del olor de quienes estaban tras esa puerta, razón por lo que una vez abriera la puerta, solo un poco, como para poder asomar la cabeza y nada más.... Se sorprendería y casi le daría un infarto cuando esta se moviera bruscamente para que alguien entrara de la nada - ¡Hmpf...! - Incluso, logró ser echado un poco hacia atrás... Pues se encontraba algo agotado ahora mismo, cayendo sentado sobre el suelo.

- ¿¡Qué coj....!? - Daría un paso hacia atrás una vez la chica llegara corriendo hasta él en medio del gigantesco desorden que habían creado, quedándosele mirando durante una brevedad de instantes con la ceja arqueada y luego, pasando a mirar de reojo a Kiba, quien también, estaba mirando a su hermano mayor – Mi problema ya se solucionó... - Dijo en un tono bastante cabrón, haciendo que Kiba entrecerrara los ojos con la vista clavada en él, dejando salir un muy claro gruñido, de esos que pocas veces dejaba salir, y menos cuando estaba con más personas – Ya cierra el hocico, apesta a atún - Mencionó en un refunfuño, apoyando las manos en el suelo para poder levantarse con algo de cuidado por lo agotado que estaba, logrando poder encontrar su mirada con la de Laina – Ehm..... - Durante unos segundos, tendría una reacción más o menos similar a la que había tenido cuando le vio por primera vez usando un vestido. Verle usando aquellas ropas fue un tanto..... extraño, pero... agradable. No podía negarlo... Según él, le quedaba bastante bien... Lo suficiente como para idiotizarlo durante un rato incluso. De todas formas, y precisamente aprendiendo de lo que pasó la última vez, pudo reaccionar un poco antes, dándose así mismo una rápida bofetada en la cara para volver en sí - E-ehm... - Dijo algo avergonzado y con un pequeño rubor en las mejillas –Por el estado de su casa y por el cómo se la encontró, en ese orden-, moviendo con algo de inquietud su cola, de un lado a otro – Esto tiene una gran explicación.... - Murmuró, mirando de reojo hacia todo ese desastre y luego a Laina de nuevo – Como sea.... Supongo que esta vez no tengo opción, Kiba no hizo sus deberes así que... Bah, si hay carne, yo voy – Kiba cerró los ojos, soltando un profundo suspiro y mirando de tranquilizarse.... Ya bastante alterado había estado toda la mañana por culpa de ese idiota, debía calmarse un poco ahora.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Lun Jul 02, 2018 12:10 pm

La azabache que nuevamente había sido traída a la fuerza, se quedo a las afuera de la casa, sin querer acercarse al marco de la puerta de esta al inicio, tapándose los oídos una vez escuchara su compañera gritar, aunque claro, con algo de retraso porque el daño a sus oídos ya había sido ocasionado para entonces “¿Por qué debe gritar para pedir algo? Seguro gritara o no, Viral le seguiría dando las mismas respuestas de siempre” Comento para sus adentros, cerrando los ojos unos instantes a la vez que daba un suspiro para de después caminar hacia dentro luego de haber escuchado la respuesta de Viral, que si bien, no era la mejor idea en ese instante porque podrían venir chillidos de felicidad por parte de su compañera, no dejaban de ser menos dolorosos que, cuando se ponía a gritar porque estaba pidiendo algo que pedía. Para entonces ya había bajado sus manos, estas no tapaban sus oídos si no que, estaban ocultas en las mangas su propio vestuario por una cosa de costumbre, no obstante, no tardo en mucho tiempo de perder esa postura como era de esperarse, el ver al zorro en el piso queriendo levantarse le hizo perder esta, pues iba a ofrecerle la mano para ayudarlo a que se parara, sin embargo, no pareció que este la notara hasta que después de se pusiera en pie y... al ver que este se le quedo mirando como la vez pasada “¿Qué le pasa...?” Aun si se demorara menos tiempo en dejar de mirarla como en aquella ocasión, no dejaba de parecerle una situación algo incomoda donde no comprendía que pasaba “Estoy segura de que no tenia nada esa vez, y ahora tampoco...” Se decía así misma, buscando una respuesta del porque de ese comportamiento tan extraño y repentino por parte del albino, ya que este nunca se comportaba como tal y la veces que lo había tenido -en san valentin y ahora- era porque...¿Vestía de una forma diferente? Sinceramente, que pensara eso no le encajaba mucho en su mente.

Su vista se dirigió a la casa del chico una vez este se abofeteara así solo, como para hacer el pequeño gesto de voy hacer como no vi nada....sin embargo, al ver el desastre que había en el lugar y luego ver mas detalladamente al zorro, solo pudo pensar que era mejor hacer aquel gesto para su casa y no su extraña forma de ¿Quererse hacer reaccionar? A saber que rayos pasaba por la cabeza del aparente semi animal-Estoy muy segura de ello, aunque... puedo hacerme una idea con lo que veo-Respondió al comentario del albino sin mucho interés, mirando de reojo al lugar nuevamente  y luego las ropas de Kiba-Lariv muuuy extrañamente quiere que vayamos todos a algo en un templo...-Agrego al poco tiempo con cierto sarcasmo notorio y mirando de forma muy notoria la vestimenta del chico-...lo digo por si quieres cambiarte antes de que te arrastre o se le ocurra mandarte a cambiar sin preguntarte..-Termino de decir, para hacer mas obvio lo que quería decir con aquello de que... lo estuviera mirando tan notoriamente y de forma incomoda, al menos para ella misma, después de todo hacer aquella acción de ciertas formas al menos para ella era una falta de educación y algo muy extraño-Y....Kiba-Hizo una breve pausa, esta vez, mirándole a los ojos-...Hola-Dijo de manera mas amable y con una pequeña sonrisa en su rostro. No había porque lo había hecho, el sonreír, pero si que quería hacerlo al menos para el chico...tal vez con las intenciones ocultas de querer animarlo un poco luego de todo lo que había pasado aun sino fuera necesario. No necesitaba que este le dijera que estuvo discutiendo o peleando con su hermano por quien sabe cuanto tiempo, para la meshitsukai era lo mas obvio luego de haber visto su bonita relación el primer día que el zorro la trajo a su casa.

Por otra parte, ese sí indirecto del rubio había hecho que la loba empezara a mover la cola con ansiedad unos instantes antes de que si quiera dijera algo, solo se quedo mirando al par de hermanos, el desastre-Entonces, ¿si vienes?-Pregunto con la intención de cerciorarse o tal vez... por impulso, ya que a los segundos y sin dejarle mucho tiempo de reaccionar, la loba se estaba moviendo a quien sabe a que parte de la casa, cocina, baño, a donde sea que hubiera ido, había traído un pañuelo que estaba un poco húmedo en una de sus puntas con el cual empezó a limpiarle las pequeñas heridas que se veían a simple vista al rubio, siendo cuidadosa de no ser muy brusca, ni tampoco de estar demasiado apegada a él al hacerlo -aunque tuviera que estarlo en cierta forma al ser mas pequeña que él, porque estar de puntillas y algo alejada era incomodo- escuchando como el contrario le daba su aprobación de una forma en especifica-¡Siempre me aseguro de que haya carne~! ¡Hoy día hay de varios tipos!-Volvió decir lo de antes, que si bien no era exactamente la verdad, tampoco era mentira lo que decía, habría muchos negocios de todos tipos con distintos puestos de comida donde la mayoría eran pequeños bocadillos que traían carne. Obviamente la loba dudaba que su héroe se fuera a conformar con pequeñas porciones y por eso, había estado trabajando un montón de nuevo para pagarle los caprichos que se le ocurrieran en el lugar, con tal de que no saliera huyendo por la mentira-verdad(?)

Ya para cuando termino de limpiar las heridas del contrario, volvió a desaparecer entre el desastre que tenían en la casa y al volver, sacudió un poco el polvo que tenia el rubio antes de si quiera volver hablar-Listo~ ¡Ahora si estas perfecto como siempre~!-Anuncio, moviendo la cola de un lado a otro feliz, porque no había necesitado hacer tanto como en otras ocasiones para convencer al gato tiburón así como que... le iban a cumplir el caprichito a ella de paso (?) Y cuando todo parecía estar calmado para que la loba dijera que simplemente fueran-Kiiiiba~ ¿Vendrás con nosotros verdad?-Dijo de repente, caminando hacia donde estaba él con una pequeña sonrisita que difícilmente se le iba a quitar en todo el día-Laina dijo que quería ir, pero acompañada contigo~ Así que le prometí que yo preguntaría por ella, porque le da vergüenza-El tan solo escuchar esas palabras de la nada por parte de su compañera la hizo mirarla con un rostro de total confusión-¿Qué?-Fue lo único que pudo decir, ya que en su mente no recordaba haber estado tal recuerdo ni en los días mas cansados de la semana-¿Cuándo dije eso?-Pregunto antes de que se le ocurriera abrir la boca de nuevo con alguna otra obvia mentira-Ayer, en el sofá cuando estabas abrazando el peluche de ...-La interrumpió de golpe impidiendo que hablara de la existencia de los estúpidos peluches que había hecho y que obviamente ignoraba desde que los puso en el sofá-¡Ayer no estuve en todo el día!-La loba se apresuro a...¿Contar con los dedos?  Como si estuviera sacando la cuenta hasta un punto que arrugo la cara porque al parecer perdió la cuenta-¡Ah! No importa, lo dijiste durante la semana y tengo una prueba de ello~ -La azabache se quedo arqueando una ceja mientras su rostro decía totalmente no te creo, sin embargo, eso no pareció importarle a Lariv como de costumbre-¿Y vienes~? Si quieres te puedo mandar la prueba después cuando recuerde donde deje mi celular-Dijo esto último codeando al albino como si le estuviera ofreciendo una oferta muy buena(?) mientras la de mechones rojos solo suspiraba y negaba con la cabeza porque no le creía nada en absoluto, conocía esa actitud tan mentirosa y típica de Lariv, pero por otra parte había estado tan cansada en gran parte de la semana como lo estaba ahora, que temía que si hubieran usado su cansancio para decir estupideces en alguna oportunidad o hacer algo para hacerla quedar en ridículo, la pregunta era ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Y en que momento? Porque pues... recordaba que siempre se encerraba en su habitación justamente para evitar eso y para que la loba no la molestara.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Jul 04, 2018 8:44 am

No dijo nada al respecto, porque realmente.... Pocas explicaciones se le ocurrían para explicar cómo era que toda su casa había acabado patas arriba, de esa forma. O por lo menos, hacerlo sin acabar avergonzándose algo él mismo (?).  Después de todo, no era ni por asomo "Normal" el hecho de se acabara peleando él por algo tan estúpido, como era decidir quién rayos iba a ir a hacer la comida el día de hoy... Que si, con Viral eso sucedía a diario, pero era claro que ese no era su comportamiento habitual, por lo menos, no con nadie más. El albino suspiraría y luego, ladearía un poco su cabeza y sus orejas, mirándole algo confundido y curioso - ¿Hm? ¿Un templo? - Preguntó ligeramente intrigado, y sin terminar de entender bien porqué Lariv querría ir a un templo... Pero rápidamente, dejando de esforzarse en entenderlo, porque.... Era Lariv. El albino se llevaría la mano a la cara, soltando un profundo suspiro y moviendo en negativa la cabeza de un lado a otro – Definitivamente nunca voy a entenderle.... - Murmuró para luego, verse las ropas una vez Laina lo señalara - Si, creo que me será mejor.... Ya vuelvo - Se quitaría ya mismo aquella chaqueta en tan mal estado que tenía, girándose para subir a su cuarto, más volteándose a Laina una vez esta le dirigiera la palabra nuevamente.... Sorprendiéndose y quedando temporalmente con los ojos abiertos, un rubor en las mejillas, y un pequeño titubeo en su voz que apenas si pudo controlar – H-hola... - Respondería, correspondiendo a aquella sonrisa, para luego, volver a girarse a subir las escaleras algo apresurado. "Joder..... ¿Qué me pasa?" Pensó mientras subía y casi corría a su habitación para cambiarse, a sabiendas que ese comportamiento.... no era para nada habitual en él.

Por mientras, el rubio, se cruzaría de brazos, con una mirada ligeramente desinteresa, que al mismo tiempo parecía estar pensándoselo - … Si, ¿Por qué no? - Dijo a sabiendas qué sin esa idea en mente, no iban a comer nada, ni él ni Kiba... Todo por esa ridícula pelea que se habían marcado. Y eso sin contar que simplemente, se le hacía imposible rechazar las propuestas de comer carne gratis (?). Claro que, apenas si respondió y sin saber si realmente le escuchó, fue que la loba salió corriendo de ese lugar, quedándosele Viral mirando con los ojos entrecerrados. "¿Ahora qué le pasa?" Pensó, suspirando y rodando los ojos hasta que esta llegara, casi tan repentinamente como se fue en primer lugar. Arqueó la ceja y observo el pañuelito que traía, para luego, volver a verla a ella – No vayas a.... - Poco pudo decir, antes de que esta empezara a pasarlo por su cara - ¡H-Hey! - Moviendo las manos, Como un gato cuando le pones un hilo delante y lo intenta sujetar, intentando apartarle las manos en un inicio, pero acabando resignándose y chasqueando con disgusto su lengua contra su paladar, volviendo a cruzarse de brazos y mirando a otro lado – Hmf.... -Escuchar tanto sobre carne.... Le estaba abriendo el apetito - ¡D-dije que ya me convenciste! HMPF – Ya no quedaba mucho para que el estómago le empezara a rugir... El hambre y las ganas, podían con él.

La chica volvería a irse de la nada, apareciendo justo al instante que Kiba llegaba, bajando las escaleras y alcanzando a observar como esta sacudía el polvo de Viral - ¡O-OY...! - No pudo evitar estornudar por el polvo, mirando de reojo entonces a Kiba, quienes guardaron un pequeño silencio... que las risas de Kiba interrumpirían, continuadas por un gruñido de Viral, quien volvería a apartar la vista, en lo que el albino llegaba al primer piso de una vez, ya calmando aquellas risas para cuando la loba se acercase a él - ¿Hm? Bueno... - Realmente no tenía muchas cosas que hacer en ese día, y tampoco era como que tuviera algo para comer en esa casa, por lo que... Estaba  prácticamente obligado a ir si no quería morir de hambre, más incluso antes de llegar a decir que si, fue que mencionó aquel pedido tan extraño de Laina.... "Que Laina... ¿Qué?" Claramente, aquello le sonó demasiado raro y realmente, no lo terminó de creer, mirando a la azabache con una ceja arqueada y encontrándose con que ella yacía tan confundida como él. Aquello fue obviamente falso, pero lo que realmente llamó su atención, fue la mención de un peluche. Inconscientemente, una sonrisilla se empezó a formar en su rostro, de la cual, unas risas casi se escaparon. "¿A caso Laina abraza peluches....?" Eso era algo que definitivamente, no iba a dejar pasar y no pretendía olvidar... Sobraba decir que su cola empezó a menearse de lado a lado, completamente divertido, apenas se enteró de eso.

- Mira.... Solo por ver si esa prueba realmente existe, acepto - Bromeó, pues para Viral, se hacía obvio que el chico iría si o si.... Aunque probablemente, las dos chicas no lo supieran - Bueeeno bueno.... ¿Vamos? Quiero largarme de aquí antes de que vengan más oficiales, y esta vez con una maldita orden judicial, tsk - Soltó el rubio, apresurado, caminando por encima de todo el desastre que habían causado para llegar a la puerta y simplemente salir, mirando Kiba entonces a las dos – Si... Ehm, creo que estoy con él... Entre más rápido nos vayamos de aquí, mejor - Admitió el albino, ya completamente harto de tener que lidiar con esos policías, y de inventar tanta excusa para evitar que demandaran a Viral por maltrato o algo parecido aunque le gustaría verlo en esa situación, solo por las risas. Ya cuando todos salieran, sería obvio que Kiba caminaría junto a Laina... no evitando poder hablar sobre lo que escuchó hace poco - … Con que... ¿Un peluche? - Preguntó de la nada, volteando a verle divertido y con una ceja arqueada, soltando un par de risas - Eso si que no me lo esperaba~ - Bromeó - Ni tampoco que Lariv te convirtiera en una especie de muñeca, con la que probar vestidos y Kimonoo's.... - Se encogió de hombros, antes de mirar hacia enfrente - Aunque tampoco puedo decir que te quedan mal.... - Soltó en un murmullo bastante bajo, pues en cierta forma, sentía la necesidad de decirlo... incluso y aunque le diera cierta vergüenza. La cual, se reflejaba en el movimiento de su cola, acelerándose sospechosamente al decir un cumplido tan simple como ese.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Jue Jul 05, 2018 6:09 pm

La cola de la la loba no dejaba de moverse un lado para otro  de la emoción después de haber escuchado la respuesta del rubio, intentando mantenerse lo mas tranquila posible para no terminar rompiéndole un tímpano a alguien por la felicidad que sentía en ese instante, sin embargo, eso no impedía que siguiera molestando a una persona en particular sin querer, siendo esta, el rubio por verse obligado a aguantar que Lariv lo dejara de una forma mas presentable y decente-Solo sera un momento, calmaaate~ ¡Prometo no demorarme! -Respondió, intentando aguantarse la risa al ver aquel gesto del contrario que al parecer quería detenerla a sujetando su mano sin tener mucho éxito, pues obviamente la can no permitiría esto, en primer lugar porque debía limpiarlo para que se viera un poco mas presentable y la gente no lo mirara mas de lo que podrían observarlo por tener un aspecto extraño a lo que era común, y en segunda porque si lo hacia... de seguro entraba en una especie de shock como cuando la “abrazo” el día de san valentin si es que no se ponía mas nerviosa de lo que ya encontraba por estar tan...  cerca de este solo para lograr su cometido, disfrazando esto con el movimiento de su cola de supuesta felicidad cuando era una combinación de emociones extrañas la que realmente sentía, entre ellas tanto los nervios, la vergüenza, la felicidad, la ansiedad y un toque de nostalgia que no tenia ni idea de donde había salido, pero que de formas le era un poco difícil de detectar con la mezcla de todo lo que sentía en este momento en su pecho...estomago.. ¿Todo el cuerpo?

Al terminar, no seria Viral el único que sentiría un alivio porque la loba se alejara (?) como era de esperarse, la misma chica también sentiría un gran alivio-Lo siento-Seria lo último que diría al tiburón gato entre pequeñas risitas antes de dirigirse a Kiba para intentar convencerlo de que también viniera, ya que, aunque le pareciera el objetivo mas fácil de llevar hacia donde le pegara la gana en algunas ocasiones, para la loba, el zorro era alguien que no podría predecir con exactitud al no conocerlo taaanto como a su hermano o a la misma azabache que estaba cerca, pero que si podía hacerlo cambiar de una respuesta negativa a una positiva si usaba a esta última como excusa o la llevaba con ella, lo cual venia perfecto, considerando que la única razón que tenia para llevarlo aparte de que su querida compañera no se aburriera ni estuviera tocando el violín mientras ella se divertía admirando a Viral, era juntarlos mas a menudo porque tenia muy metida la idea -que nadie se la sacaría por cierto (?)- de que aquellos dos podrían ser muuy buenos amigos...y tal vez, mas que eso en el futuro.

-¡Perfecto entonces!-Dijo, mientras juntaba sus manos dando algo parecido a un aplauso en lo que movía mas rápido su cola de la emoción-Es un trato-Seguido a esto le guiño un ojo en lo que miraba a Laina de reojo que había vuelto arquear una ceja, mostrando su total confusión-¿Qué? La tengo vale, que tu no me creas y no sepa donde esta mi celular que perdí ayudándote a que te vistieras de una vez, ¡No me hace una mentirosa!-La azabache se quedo en silencio, intentando no querer fulminarla con la simple mirada por lo que había dicho, ya que sabia que no podía responder a eso diciendo que ella no pidió ayuda porque eso significaría delatar algo de la pesadilla que había sufrido hace un par de horas atrás, sin mencionar que seguro por lo boca floja que era la demonio, terminaría revelando todo el sufrimiento que había pasado por la escasa fuerza que tenia hoy “Te odio” Es lo único que podía decir mentalmente al mismo tiempo que la miraba para al final darse la media vuelta y salir cuando los chicos indicaran que querían irse para no tener problemas con la ley, cosa que le hubiera hecho gracia si no fuera porque Lariv le había terminado de arruinar el poco buen humor que pudo haber obtenido hace unos segundos hablando con el señor perro. (?)

Ya una vez todos estuvieran afuera, en camino, la loba iría caminando adelante casi a la misma altura que el tiburón gato, mirándolo de reojo a cada tanto porque no se le ocurría una forma de como explicarle que la carne que vendían en algunos lugares eran trocitos muy pequeños y que tendrían que comprar varios si es que si quiera le agradaba el sabor, haciendo obvio sus nervios e intranquilidad que llevaba desde que se percato que no tenia una excusa o alguna mentirilla para hacer que el rubio no se fuera a la pu... muy lejos cuando se percatara de la real situación.

Por otra parte, Laina simplemente como en la última ocasión, se quedo caminando atrás de la parejita impulsiva y animalesca (?) con la mirada hacia el suelo que otra cosa, sintiendo toda la incomodidad que le había dejado la loba encima de muchas maneras posibles, empezando por el vestuario que si bien no era incomodo usarlo como tal, lo era el significado que tenia ella para usarlo, y luego estaban sus comentarios que sabia que resonarían en cualquier momento a través de la boca del zorro, que cuando dijo algo relacionado levanto la cabeza para mirarlo algo desorientada-¿Eh?-Ciertamente sabia que le preguntaría algo al respecto, pero tenia tantas cosas en mente que aunque estuviera caminando tranquilamente y no hubiera mucho ruido, no estaba consciente de lo que pasaba a su alrededor o que estaba haciendo con exactitud hasta que escucho al albino hablar-..A-ahm...-Aun por mucho que pensara, la meshitsukai se sentía sin palabras para defenderse de todo lo que había dicho la loba sin dejarse aun mas al ridículo o exponer un tema que claramente no quería hablar porque no sabia como el contrario se lo iba a tomar-...si, todo esto también tiene una explicación..-Murmuro de una manera un tanto burlona a la vez que se sonrojaba levemente y miraba hacia otro lado, sobre todo cuando escucho el comentario del zorro diciéndole que no se veía mal “¿Siendo cortes otra vez..?” Pensó para sus adentro algo extrañada, recordando la vez anterior que le habia dicho algo similar, aunque por alguna razón sentía que era distinto a esa ocasión-..U-uhm.. gracias-Fue lo único que pudo responderle tímidamente y sin siquiera poder mirarle “..Supongo” Terminando esa frase en su mente, porque a pesar de que sentía que era diferente a la vez anterior, había algo que le hacia creer que simplemente lo decía por...¿Respeto? ¿Etiqueta? No sabia con exactitud, lo que si sabia es que ese tipo de comentarios no era algo que el chico dijera...o eso pensaba, no obstante, esta ya no era la primera vez que le decia eso..¿Entonces? ¿Realmente no era algo que Kiba decia? Le era dificil saberlo a decir verdad...y pensar que realmente lo dijera porque pensara en aquello le apenaba de una manera que ni ella comprendia-...Yo no abrazo peluches-Dijo de la nada, queriendo cambiar de tema para no abrumarse tanto-...ni me acuesto en el sofá-Agrego el poco tiempo con toda la seguridad posible, pero sin querer mirar al zorro, solo al piso.. al frente, cualquier lado menos a él-Es muy incomodo...-Siguió hablando, esta vez  mirando de reojo a Kiba al recordar cierta escena donde este mismo había dicho algo similar, terminando por sonrojarse aun mas al verle la cara o mejor dicho parte de este porque rapidamente quito la mirada. Aun sentia algo de culpa por haberle acariciado la cabeza aquel día mientras dormia... tal vez para el chico no seria nada, tal vez si, no lo sabia, pero para ella eso era una falta de respeto..sin mencionar que de por si, recordar ese hecho le apenaba por... la cercania que habian tomado.

La azabache no sabia si decir o no, algo al respecto por lo del kimono, solo sabia que si decia que la obligaron a vestirse seria vergonzoso -sin mencionar que de por si eso seria revelar que se encontraba bastante debil-, que si era un castigo por romper una promesa seria un tema que no queria hablar por lo que llevaria la extensión de este en el caso que se diera... y que si termino cediendo por tanta molestia constante de Lariv, se oiria un tanto menos creíble... al menos para ella, era dificil de creer, porque una vez se entendia.. pero no saber escaparse una segunda, ciertamente no sabia que pensar aparte de que quizas... ella estaba siendo demasiado rebuscada o perseguida, pero es que sabiendo que habia estado mintiendo la última semana para estar haciendo trabajos que en mas de una ocasion no le fueron del todo convenientes ir sola y de igual forma preferio ir asi.. le hacia sentir una culpa que le hacia querer evitar mirar a los ojos al zorro solo por le hecho de que le habia prometido confiar en él y apoyarse en este cuando lo necesitara...aun si se habia cuidado respecto a lo que a su alimento se referia, las horas de investigación, reconocimiento y todo lo que estuvo haciendo le habia caido la cuenta en el instante en que cayo a la cama para dormir ¿Una hora? Quien lo sabia.. al menos agradecia que el maquillaje hiciera que no se viera tan agotada.

El pensamiento le seguía rondando en el camino que no sabia si se le estaba haciendo eterno o muy rápido, porque...aunque ya podía ver algunas luces del templo y las típicas cansadoras escaleras para llegar a estos, creía que había pasado días caminando ”El cansancio debe estar afectándome” Dijo para sus adentros, dando un pequeño suspiro una vez llegaran frente a la terminable escala, escuchando a su compañera que había permanecida callada todo el camino, hablar-¡Arriba! ¡Hay que ir arriba Viral!-Tal vez... motivandolo para que no se rindiera o se diera a la fuga por la flojera que parecía dar el subir la escalinata.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Jul 11, 2018 4:22 pm

No hubo momento en el que Lariv estuviera "arreglando" el rostro de Viral, en el que este no estuviera quejándose, refunfuñando, e intentando quitarse de encima a la loba que obviamente, no lo hizo hasta que terminó, momento en el que inmediatamente fue a intentar convencer a Kiba de ir con ellos, librándose temporalmente el rubio de la loba, hasta que saliera otra cosa que le emocionara de la nada o algo por el estilo... (?) Por otro lado, poco fue el tiempo que perdió, buscando convencer a Kiba... ¿Quién hubiera dicho que él ya estaba previamente convencido para acompañarles si Laina iba o si había comida?

Kiba, por su parte, no pudo más que mantenerse con la ceja arqueada, sin llegar a decir nada, en lo que la chica demostraba perfectamente lo emocionada que estaba de conseguir lograr sin tantos problemas... El chico, se quedaría simplemente intercalando su mirada tanto en la loba como en la azabache, con la ceja arqueada, enmudeciendo y mostrándose en él, una expresión de sorpresa al escuchar lo que Lariv dijo al respecto para luego, voltear a ver a Laina. "Eso no puede ser verdad.... ¿Cierto? " Pensó, confundido, inmediatamente volteando a ver la cara de Laina, a la espera de que esta la desmintiera, pero encontrándose con la enorme sorpresa de que esta no lo hizo... Solo, se quedó mirándola, casi como si deseara cerrarle la boca de una vez - - Se le hizo completamente imposible el no soltar unas risillas bastante notorias apenas comprobó que lo que Lariv decía, era real.... No tenía ni idea del contexto, pues era obvio que debía de haber algo raro de por medio para que Laina se dejara a ayudar... Y quizá ere precisamente eso, quizá y ella no lo había querido realmente (?) Pero. de todas formas, eso no ayudó a que el zorro pudiera esconder la enorme gracia que le había causado y la que intentó esconder, poniéndose ambas manos en la boca e intentando ahogar aquellas risas, más siendo delatado por el constante y acelerado meneo de su cola.

De todas formas, logró empezar a calmarse y no decir absolutamente nada, en lo que salía junto al resto para unirse a Laina y poder intentar molestarle un poco con lo primero que había averiguado que podría usar en su contra (?), y reservándose el poder comentar lo de la ayuda a cambiarse de ropa para más tarde. Simplemente, se le hacía imposible ocultar la mucha gracia que el tema le daba, pero de todas formas... Lo intentó, en parte – Mmmmhm... - Fue todo lo que dijo cuando esta intentara hablar de una "Explicación" para eso, incluso y aunque tuviera más que claro que algo debía haber tras todo eso... Meh. Lo tomaría como una excusa, solo para poder fastidiarla un poco, incluso si luego le ayudaría a cambiar un poco el tema, con otro que le avergonzaba un poco más... Y aparentemente, a ella también - … E-es la verdad... - Murmuró inconscientemente y en un tono sumamente bajo, sin si quiera percatarse de ello, en respuesta a su agradecimiento... Antes de que un silencio muy temporal llegara a cubrirles a ambos, y el cual, sería interrumpido por la propia azabache... Con un tema que nunca hubiera esperado que ella fuera a tocar – Ya lo comprobaremos cuando Lariv me envíe o no la foto...~ - Comentó, juguetón - Y que lo digas... Una sola vez dormí a gusto en uno... Y te lo acabo debiendo a ti - Habló calmado y, de nueva cuenta, totalmente de forma inconsciente, sin llegar a percatarse de lo que él mismo dijo y seguramente habiéndose sonrojado si lo hubiera hecho.

Sería un rato el que pasarían caminando para llegar hasta el templo del que Lariv había estado hablando, alzando entonces, tanto Viral como Kiba, sus miradas hacia por derriba del mismo, para ojear todo ese gran monumento que tenían por enfrente suyo – Es realmente grande – Mencionó el albino con la ceja arqueada, apoyando la mano izquierda sobre su cintura y recargando todo su peso en la pierna de ese mismo lado, mientras que Viral, no parecía estar tan concentrado en lo que estaba mirando… Si no, en lo que su olfato podía oler – Meh, mientras tenga comida, yo voy sin problemas… – Dijo, encogiéndose de hombros, y procediendo a ir caminando sin reparo alguno, directo hacia donde podía detectar la concentración de olores que tanta hambre le estaban empezando a dar, y era, para empezar, el motivo por el cual, estaba ahí (?) – Quizá porque tú sueles ser el problema… - Murmuró en voz baja, con una sonrisa socarrona y unos leves movimientos ladinos de su cola, recibiendo únicamente como respuesta del rubio, una mirada de “Cállate”, seguida de un gruñido, el cual, está de más decir que Kiba ignoró de pies a cabeza, para avanzar en dirección al templo junto a la azabache.
 
- ¡YA DIJE QUE YA VOY! Hmpf… – Respondió entre gruñidos y refunfuños a Lariv, avanzando hacia y junto a esta, subiendo aquellas escaleras que, en otras ocasiones, pudieron haberlo hecho simplemente desistir por pura vagancia. Kiba se dirigió también a las mismas, aunque, volteando a echar una pequeña y fugaz mirada por el rabillo de su ojo hacia la azabache, y deteniéndose a mirarla con mayor detenimiento, luego de que este, pudiera observar algo… extraño, en ella, notando en su rostro como si estuviera absorta o algo por el estilo – Laina, ¿Estás bien? – Preguntó, ladeando la cabeza y manteniendo un pequeño atisbo de preocupación… Pues tampoco era como que fuera sencillo evitar pensar en el hecho de que últimamente, había estado mucho más “Ausente” y distante, cosa que, aunque no quisiera…. Sus propias suposiciones, hacían que se preocupara por ella - ¿Necesitas ayuda para subir esta cosa? – Preguntó, con una sonrisa en el rostro, y tendiendo su mano a ella, ofreciéndosela tal cual como hizo justo antes de llevarla a la pista de patinaje sobre hielo – Esta vez no puedo hacerte deslizar, aunque lo quiera – Bromeó con pequeñas risas, refiriéndose justo a ese instante en donde no la pasó precisamente bien… ella. Porque él sí.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Mar Jul 17, 2018 8:56 am

Ciertamente escuchar al zorro aguantarse la risa por un buen rato después de que este oyera lo que había dicho la loba hace unos minutos atrás no le pareció nada agradable a la azabache, sin embargo, prefirió hacer como si no hubiera escuchado ninguna de estas, ni haber visto como su cola se movió, nada, solamente para disimular la rara combinación de emociones que sentía en ese instante y no terminar enojándose o algo similar por lo ocurrido. Sentía que si lo hacia, no solo el zorro se divertiría con su forma de reaccionar, sino que también su muy “querida” compañera que tenia ganas de matar el día de hoy. Ya para cuando pudo ver que el albino por fin se calmaba, sintió que estaba entrando cierta  sensación de alivio a su cuerpo, porque había que reconocerlo, se estaba empezando no solo a irritar, sino que también a avergonzar sin mencionar que esto se le combinaba con lo mal que se sentía por no poder protegerse ni dar una respuesta al tener miedo de que el chico se percatara de la verdadera razón que había detrás de todo el asunto.

Un suspiro fue todo lo que soltó al escuchar ese sonido producido por el zorro después de intentar buscar un inicio para explicar todo lo que había sucedido, pues no sabia como comenzar, ni que decir con todo el lió que se le estaba formando en la cabeza por estar buscando las palabras correctas, decidiendo que tal vez no debía decirle nada al chico, después de todo...¿Por qué tendría que hacerlo? No es como si este las estuviera pidiendo, quizás si tenia la curiosidad pero no le había dicho exactamente que dijera las razones o algún explicación, ademas.... él tampoco había explicado hasta el momento que diablos había pasado en su casa, y aunque a Laina no le interesaba demasiado saber que ocurrió porque con la conclusión que tenia en su mente le bastaba, de todas formas este no se las había dado, razón por lo que tomaba justo que ella tampoco hablara del tema, prefiriendo de esa forma que este se hiciera una idea de que había pasado a base de conclusiones razonables que estaba segura que tendría el zorro, en vez de revelarle todo lo sucedido.

La meshitsukai agradeció que al menos el rumbo de su conversación no fuera totalmente en que este se burlara de ella y todo lo que había sufrido en gran parte de la mañana y tarde-....n-no he dicho que no te crea-Respondió ante su murmullo con cierto nerviosismo, creyendo por unos mili-segundos que este le había leído la mente y por eso había dicho aquel comentario, para después terminar concluyendo que seguramente este pensaba que ella no le creía por lo que había ocurrido la vez pasada o la forma en que le había contestado “Disimula mejor Laina.. Disimula mejor” Termino diciéndose al creer que tenia la culpa, que nuevamente era una falta de respeto y que, como en otras ocasiones, se la había faltado al albino sin querer “...¿Estaré perdiendo mis costumbres..?” De apoco se estaba empezando a agobiar, a preocuparse de que estar tanto tiempo en ese lugar le estuviera afectando lentamente y ella no se daba cuenta. Agito ligeramente la cabeza, intentado disimular que lo de recién no solo le había avergonzado y creado cierto efecto en su rostro (?), sino que también le había hecho sentir otro miedo distinto al que le había estado agobiando por la cercanía del zorro, uno que era mas personal y que por suerte era mas fácil de ocultar al ser algo que el contrario desconocía.

Pasaron unos cuantos segundos, quizás hasta un minuto de un extraño silencio antes de que la chica dijera de forma repentina algo, para al menos limpiar un poco su imagen de todo lo que había dicho la loba e incluso, para retomar algo que el mismo albino había mencionado, pero había ignorado por no entenderle del todo bien en ese instante-¡Que esa foto no existe!-Insistió, mirando hacia otro lado al pensar que si existía, es que debía ser un momento manipulado por la loba “Aun si me hubiera dormido en un sofá y no lo recordara... no abrazaría a esos peluches..” Empezó a decirse así misma-¿Realmente viniste solo por eso?-Pregunto en voz baja y con cierta vergüenza-...es un acto muy bajo solo para buscar algo con que burlarte-Termino diciendo algo molesta  a pesar de estar murmurando, casi balbuceando por no querer que el contrario le entendiera o escuchara-...bueno, yo también pude dormir a gusto por unos minutos...-Respondió sin pensar, terminando un poco mas roja de lo que ya estaba y mirando hacia otro lado-...así que-Dijo, pensando algo que pudiera ayudarle a quitarse la vergüenza que ahora traía encima con tal redirigir lo que acababa de decir-...ya sabes, dormir acompañado por alguien es mas cómodo en un sofá, no tendría razones para estar durmiendo sola en uno-Hablo casi de forma atropellada, para después pensar un poco en lo que había dicho-....-Y tragar algo de saliva, sintiendo como las mejillas se le sonrojaban a un mas, manteniendo la boca totalmente cerrada y sin querer decir, ni agregar nada nuevo porque sentía un gran nudo en la garganta por lo que acababa de decir.

La azabache no volvió hablar por un buen rato, ni siquiera cuando vio a los hermanos hablar entre si al ver la gran escalinata, simplemente permaneció en silencio, sintiendo un gran peso en su cuerpo al ver todo lo que tenia que subir y unas grande ganas de bostezar repentinamente que tuvo que guardarse muy en lo profundo de si misma, mientras veía a la loba mover la cola de un lugar para otro en lo que empezaba a subir totalmente entusiasta, dando esos ánimos al rubio que al parecer no le agradaban en absoluto “...¿Por qué no pude quedarme en casa..?” Se pregunto por quien sabe cuanta vez, es decir, sabia que no habían sido tantas, pero a este momento ya le había parecido demasiadas veces, considerando que su mente iba de un lugar a otro a diferencia de sus piernas que permanecían totalmente quietas en esta ocasión y que solo se movieron al escuchar a Kiba para acercarse, claro, aparte de la cabeza para mirarlo.

Quien sabe que le había dicho a la de mechones rojos, pues esta no le había entendido ninguna palabra al inicio la verdad, solo respondió a continuación con un-...mientras no me hagas correr por las escaleras-A la vez que tomaba la mano del chico con cierta vergüenza que rapidamente se reflejaba  en sus cálidas mejillas. Solo le estaba tomando la mano, pero no importaba cuantas veces el zorro lo hiciera, aquel acto no dejaba de hacerla reaccionar de esa manera, y por alguna extraña razón, en esta ocasión también le hacían sentir su estomago algo revuelto-...esta vestimenta es un tanto incomoda para subir escaleras-Menciono, mintiendo un poco, pues realmente a ella no le parecía nada incomodo, llevaba demasiado tiempo ocupando ese tipo de vestuarios en su pasado para si quiera estar cerca de lo que decía en este instante, sin embargo, sentía que debía dar una excusa para que el chico no abusara nuevamente de su posición como en el pasado, en la pista de hielo y así ella no terminara cayéndose en el proceso...o simplemente mas cansada de lo que de por si estaba.

Encontró un total alivio al ver que al menos en esta oportunidad el zorro estaba siendo todo un considerado (?) y uno astuto bromista mientras subían las escaleras del lugar, que sintieron que casi la mataron a pesar de que ella sentía que no hubiera sido la gran cosa. Al estar ya arriba en la cima, aunque intento ocultar lo agitada que se encontraba su respiración, no podía no mostrarse un tanto cansada-....-A lo cual no podía decir nada, ni siquiera un comentario de broma mientras intentaba recuperarse,  evitando mirar a Kiba en el proceso y mirando las diversas tiendas que habían en el lugar en lo que la loba ya parecía indicándole al grupito la fila de tiendas con comida que había para que lo chicos comieran algo-¡Por aqui! ¡Laina! ¡Kiba!-Tomando en cuenta que había sido la primera llegar arriba y ya tenia en mano una bandeja de comida que a penas estuvo cerca de su hero, termino poniéndosela en la mano/garra para que comiera, sin siquiera mencionar algo sobre su tamaño por miedo a cualquier cosa que este pudiera decir.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Jue Jul 19, 2018 8:17 am

No haría más que encogerse de hombros una vez esta le dijera que estaba actuando bastante bajo, ahorrándose las ganas de comentarle a modo de broma que era un zorro, o algo por el estilo... Y, de todas formas, no podría hacerlo, pues una vez esta le contestase lo del sillón.... El chico acabaría percatándose de lo que él mismo dijo, no pudiendo evitar sentirse ligeramente avergonzado, con algo de nervios que intentó evitar pero que, al mismo tiempo, su cola se encargaba de delatarle, de la misma forma en que lo hacía el rojo en sus mejillas -- Tampoco sería capaz de decir algo al respecto, causando que ambos guardaran el silencio por el resto del camino hasta el templo, el cual no fue demasiado largo... Aunque, de todas formas, por los nervios del momento, al albino se le pudo haber hecho eterno, pero dándole de todas formas, el tiempo suficiente para ir despejándose de a poco, al pensamiento de "Tranquilízate, idiota, no es para tanto", aunque no fue precisamente fácil llegar a hacerlo.... Ni mucho menos el poder controlar su cola, la cual, en ocasiones como esta, le daban el deseo de querer cortarla de raíz.

Ya allí, cuando se dirigiera a Laina, seguía teniendo la ligera sensación de que probablemente no se encontrara completamente bien, pero sin llegar a tener una base o una razón para poder creer eso... Confundiéndose él solito en ese aspecto, más intentando hacer a un lado esos pensamientos, a la espera de que Laina tomase su mano, dibujándose una divertida sonrisa en su rostro cuando esta bromeó al respecto – Mira... no prometo nada - Mencionó en un tono que claramente era pura broma, pues viendo como estaba, prefería no arriesgarse ni nada por el estilo... Esta vez, ni él podría llegar a percatarse del pequeño rubor en las mejillas que emergió en él, a la par que le sonreía y que esta tomaba su mano, girándose hacia las escaleras junto a la azabache - ¿Hm? Es muy bueno saberlo~ - Murmuró, haciendo como si luego fuera a aprovecharse de lo incómodo de sus ropas para jugarle jugarretas, tal y como hizo ese día de San Valentin, en la pista de hielo... Pero, realmente, dudaba que esta vez fuera a hacer cualquier tipo de broma similar. Quizá alguna que otra más pequeñita... Pero sin llegar tampoco a evitar meter ahí la duda de si realmente lo haría o no~.

Aunque no lo dijera como tal, o quizá no lo pareciera por estar constantemente tirando bromas, el chico iba bastante al pendiente de como Laina iba, pues lo último que quería es que esta pasara a caer o desmayarse o lo que sea... Pues no parecía precisamente enérgica, algo que se le notó mucho más ya cuando estuvieron arriba en el templo una vez hubieran terminado con las escaleras - ¿Estás bien? - Preguntó, extrañado de que tan rápido la chica se hubiera agotado y también, algo preocupado... Aunque, de todas formas, acabarían siendo interrumpidos por la loba, que parecía apresurarlos, mientras que Viral... Viral no tardó en empezar a comer como lo hace siempre, notándosele en la cara que le agradaba bastante el sabor, aunque no quisiera demostrarlo - …. ¿Y dices que por allá hay más de estas cosas? - Preguntó, intentando hacer pasar su interés por ello, lo más desapercibido posible.... Incluso si ya era más que obvio - ¿Cuándo vas a dejar de comer? - Preguntó, arqueando la ceja y recibiendo como única respuesta un claro gruñido - Cierra la boca - Diría entre refunfuños, para luego, dirigirse hacia donde Lariv había indicado que irían, obviamente... Comiendo de la bandeja (?) - Bueno... Si comemos un rato sentados, quizá no te vas a desmayar o algo por el estilo – Dijo a su contraria, mirándole de reojo con una ligera sonrisa, antes de empezar a caminar hacia donde Lariv y Viral se dirigían, pero a un paso más calmado para asegurarse de que Laina fuera bien... inconscientemente, apretando algo la mano contraria.

[…]

Todos juntos irían a probar las variadas comidas que llegaban a encontrar por el templo, como siempre, con Kiba insistiéndole a Laina para que fuera comiendo algo, por su muy mala costumbre de ayuno...Y Viral siendo el que más devoraba lo que sea que encontrara si tenía carne, obviamente… Además, obviamente, de recorrer el templo por distintos lados del mismo, mirando Kiba de ignorar y evitar aquellos espacios del mismo que se encontraran un tanto congestionados o colapsados de personas, al igual que Viral, aunque este no acabara teniendo demasiados problemas con estos, si es que de por medio había algo que pudiera acabar comiendo y tuviera carne, muchas veces abriéndose entre las multitudes a base de empujones y demás, casi metiéndose en grandes líos que se lograron evitar por suerte o por mera intervención de Kiba, entre otros detalles que pudieron suceder a lo largo del día y con el pasar de las horas...

El día ya estaba pasando, y poco sería lo que debería faltar para el atardecer. El tiempo había pasado ligeramente deprisa, después de todo... Era lo que ya más de una vez le había pasado a Kiba, cuando se mantenía junto a Laina. Disfrutaba de pasar el rato con ella y.... eso hacía que el tiempo volase para él, incluso con cosas bastante simples que probablemente, no acabaría haciendo con otras personas y seguramente, no hubiera hecho si no le hubiera conocido, como era ir a una pista de patinaje o... - Eh, Mira allá - Mencionó a Laina, señalando a donde Viral se encontraba ahora mismo, aunque estuviera allí por lo que ellos llamaban, "MALDITOS INSTINTOS"…. Ligeramente agachado, con la mano en alto y cada tanto... pareciendo ir a golpear el tanque de agua donde habían bastantes peces de por medio - … - Casi ni parecía realmente consciente, y no lo estaba realmente, no hasta que Kiba se acercó a él - ¿Divertido? - Bromeó, divertido - ¿Eh? - Apenas dijo eso, se volteó, gruñendo al instante y apartándose una vez se dio cuenta de lo que estaba haciendo - ¡HMPF...! - Se cruzó de brazos, dejando a Kiba y Laina acercarse al estanque, echando alguna que otra risa por parte del zorro – Se supone que, en esta cosa, debes de tomar estas redesillas e intentar capturar cuantos peces puedas, para dejarlos allí - Señaló la pequeña pecera donde se guardaban los que lograbas tomar - ¿Quieres intentar? - Preguntó, haciendo señas al sujeto para que le diera dos pares de los objetos necesarios para capturar los pequeños peces del estanque, empezando Kiba a intentar atrapar alguno que otro.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Sáb Ago 18, 2018 8:46 am

Claramente su respuesta de que no prometería nada no le dejo del todo segura, es mas, no sabia que pensar al respecto teniendo en cuenta de que le avergonzaba el hecho de estar tomada de la mano con él o que se encontraba semi distraída por no decir que casi completamente con eso que intentaba ocultar, ademas de que ni siquiera sabia si el chico estaba hablando en serio porque, sus siguientes palabras no le dijeron nada al respecto, sino que todo quedaba entre un si o un no, obviamente para la azabache que desconfiaba del zorro en estos aspectos era mas un sí, pero aun si era un 80% de este, no dejaba de haber un 20% de probabilidad de lo contrario que no podía dejar pasar. Al final simplemente rodó los ojos ante sus respuestas y solo se dedico a subir las escaleras de la forma menos llamativa posible para el albino, a un paso que se consideraría normal para lo "complicado" que le era usar esas ropas y sin demostrar que el cansancio que tenia al llegar arriba era excesivo... por lo menos hasta que lo logro, ahí si podría decirse que descuido un poco su imagen, pero es que aunque intentara ocultarlo del todo, al final había una parte de su cuerpo que la delataba.

La pregunta que le hizo el chico, con suerte la alcanzo a contestar con un suave y bajo-Si-Que no supo si este alcanzo a escuchar por culpa de la loba que estaba toda entusiasmada al ver que el rubio no dejaba de comer sin decir nada "Tal vez tenia mucha hambre el pobrecito.." Se decía esta para sus adentros en lo que miraba el mismo con cierta ternura, moviendo una de sus orejas al escuchar la pregunta del hermano de su hero-E-Eh, ¡Si! ¡Muchas!-Respondió dándose la vuelta y sonriendo, intentando quitar la cara de fascinada/embobada(?) que tenia al estar mirando a Viral e ir yendo a comprar otra bandejita para el camino que... también iba hacer para el tiburón gato en lo que Laina aprovechaba el momento de distracción para tomar una gran bocanada de aire y luego exhalarla lentamente, sin mucha prisa hasta que el zorro volviera a mirarla donde sintió que sus mejillas rápidamente volvieron a sentirse cálidas sin saber porque-Si..si..-Respondió sin pensar-¡Espera! ¡¿Qué?!-Agrego al poco tiempo-Yo no quiero comer-Dijo repentinamente en modo de berrinche, claro, con el típico tono de voz de si misma estando algo molesta y mirando hacia otro lado-...y no exageres, no me voy a desmayar.. solo es molesto subir las escaleras con esta cosa-Continuo hablando en voz baja, casi balbuceando, mostrando aun cierta molestia en lo que miraba las escaleras y luego de unos segundos... al albino nuevamente al ver que este comenzaba avanzar y.... ¿Le apretaba la mano? Aquello le pareció extraño, no sabia si decir o no algo al respecto, la vergüenza sobre el acto en si le era demasiada, por lo que al final, simplemente se quedo viendo el camino en lo que suavemente usaba su pulgar para acariciar la mano del contrario, pensado que de esta manera ¿Aflojaría? No lo sabia realmente, no sabia porque lo hacia, no es que le molestara que apretara... sino que no entendía porque lo hacia y la única opción que se le ocurrió, no quería tomarla en cuenta, pero si lo era... prefería intentar tranquilizarlo, después de todo... en estos instantes ya no pasaba nada grave, solo cansancio.

{....}

Entre ir probando distintos alimentos de distintos puestos que, como era de esperarse por parte de la azabache no demostraba ningún interés o si quiera ganas de comer algo, pero que de todas formas se le vio comiendo uno que otro bocadillo, fue algo que al final no termino siendo tan desagradable o innecesarios como esperaba, es decir, las preocupaciones de repente se le fueron olvidando al compartir ciertas cosas con el zorro, tal vez no al inicio por tener una especie de seguimiento/paranoia por sobre lo que intentaba ocultar, sin embargo, con el pasar de los minutos, solo necesito relajarse para olvidarse de todo. Quedarse observando una que otra escenita que para cualquiera hubiera sido cómica, el ver a Viral intentando pelear por pedazos de carne, Kiba arreglando el asunto y al final... Lariv trayendo lo que quería el rubio para consentirlo, viéndola de repente mover la cola con ansiedad mientras lo observaba...así entre muchas otras cosas que pasaron en el transcurso donde Laina prefería quedarse observando de lejos, sin moverse y comiendo lo que sea que le había dejado el albino en la ocasión y que parecía demorar un siglo en comer cada alimento sola.

Con el pasar del tiempo, ninguna de las dos chicas se percato como había pasado rápidamente la tarde, en especial la Meshitsukai que no dejaba de mantenerse cerca del grupo, o de Kiba en sí al no querer perderse, ni tampoco queriendo quedarse a solas con la parejita de supuestos adultos responsables, ademas de que... había que admitirlo, a la de mechones rojo le gustaba tener al albino cerca. La mayoría de las veces le traía una tranquilidad sobre su asunto, pero en otras.. solo aumentaba su ansiedad con pequeñas frases que el chico no parecía estar consciente de que la dañaban-¿Hm? ¿Qué cosa?-Aunque claro, ahora eso no importaba en lo absoluto, sino que se estaba divirtiendo con él y viendo que era lo nuevo que tenia que enseñarle en esta ocasión, aparte de ver al hero de su compañera actuar como un verdadero gato que intenta cazar peces-Estaría bien-Dijo en voz baja, posicionándose con cuidado al lado del contrario mientras de reojo, a sus espaldas veía como Lariv parecía traer un palo con una cuerdita colgando y en la punta un pescado de mentira mientras decía-¿Quieres jugar con este Viral?-En lo que parecía balancearlo con cuidado de no pegarle al rubio, pareciendo querer tentarlo a jugar. Laina, se guardo sus risas, dejando fluir solamente una sonrisita para volver a mirar al chico que tenia a su lado y estaba recibiendo los objetos para jugar, tomando los correspondientes de ella y observando a Kiba hacerlo antes de intentarlo por si sola, teniendo un poco de ¿Miedo?.... por tocar a los peces con la pequeña red papel que sostenía en sus manos. No era nerviosismo ni nada de eso, realmente llego a sentir un cierto temor, y la verdad es que no quería hacerle daño a los pececitos, era la primera vez que "entraba" en contacto con ellos estando fuera de una comida, por lo que intentar atrapar uno le estaba estaba siendo muy difícil "¿Qué tan delicado puede ser..?" Se preguntaba a si misma, recordando lo que había leído en un libro de ellos. Esta clase de animales no era algo que se viera todos los días en su mundo, de hecho solo se podían ver en un reino en especifico y.. no era como si fuese a este muy seguido, por lo que no tenia otra información más que la que había visto en libros.

Al final termino mirando a Kiba nuevamente para volver a darse una idea de como hacerlo y luego volver a intentarlo por si sola, notando que aunque esta vez pudo tocar a uno de esos animalitos, este se le había escapo. Dio un pequeños suspiro, mirando al albino otra vez, pero no para mirarlo sino que..-Ki-Kiba..-La verdad es que le daba un poco de pena el asunto-...¿Me a-ayudas?-Incluso sintió sus mejillas algo cálidas luego de decir tales palabras a la vez que no quitaba la mirada sobre el chico.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Ago 18, 2018 11:41 pm

Tuvo un pequeño sonrojo cuando sintió el pulgar acariciando su mano, aunque esto pareció funcionar y su mano empezó a aflojar... pero realmente sintiendo ello bastante agradable. Ya eventualmente y cuando se lograse quitar ello de la cabeza, le parecería extraño e intrigante como la chica respondería, apenas si propusiera la idea de ir a comer que... Después de todo, para eso habían acabado yendo a este templo, poniéndose un tanto más terca de lo que hubiera pensado, pero, no tomándoselo tan en serio e incluso llegando a divertirse por la reacción que la misma tenía al respecto – No me vas a decir que estás en dieta o algo por el estilo, ¿Verdad? - Bromeó entre pequeñas risas y meneando inconscientemente su cola de un lado a otro – Seh, seh... Supongo que luego veremos si realmente es así - Contestó ante el intento de la contraria por disuadirlo, aunque claro... Ella no era la única cabezadura, y eso no iría a pasar, por lo menos no mientras pareciera estar así de agotada - … Pero sí que te haré comer algo ~ - Insistió una última vez antes de que empezaran a pasearse por un lado y otro, sin si quiera preguntarle y ofreciéndole lo que podía, mirando de que algo comiera por más poco que fuera... Y acabando por sentir cierto alivio cuando lo lograse, eventualmente. Era para él algo... extraño, especialmente por el hecho de que estaba acostumbrado a lidiar con Viral, con quien no se peleaba para que comiera... Si no, con quien se peleaba por la comida (?).

Pasarían un buen rato de aquí a allá, y si bien no logró hacer que la chica comiera de todo ni mucho menos, sí que logró convencerla de probar alguna que otra cosa y ello... Seguía siendo una especie de avance, a fin de cuentas. El rato pasaría relativamente rápido y es que, entre las tonterías que veía salir de Lariv y Viral, se entretenía bastante y, por otro lado... Realmente disfrutaba el pasar el tiempo junto a la azabache a quien, curiosamente, acabó conociendo por meras casualidades... no tan afortunadas. ¿Quién diría que inclusive llegaría al punto de tener alguna que otra salida que ya... no solo que las disfrutaba bastante... Si no que incluso, se atrevería a decir que podría hacerlo de forma voluntaria sin problema alguno? - Pues vamos ~ - Mencionaría apenas la chica aceptara el ir a jugar un poco con él en aquella zona a la cual, Kiba realmente no había ido... Y seguramente al que no hubiera ido de no haber sido por ella, en primer lugar. Se estaba acostumbrando a tener actitudes que los demás podrían considerar mucho más normal cuando estaba con ella, y simplemente... Se le hacía imposible negar que lo estaba disfrutando.

Mientras, Viral no podía evitar esa ligera tentación a mantenerse más cerca de los peces de lo que le gustaría, lo que, sin dudas, le resultaba sumamente vergonzoso y también humillante, razón por la que intentaría aparentar como si nada pasó, haciéndose el tonto y refunfuñando por lo bajo, aunque poco sería el tiempo que podría durar así, pues más temprano que tarde, Lariv empezó a abusar de aquellos instintos animales que el chico poseía y tan difícilmente podía controlar - ¿Eh? ¿Jugar con...? - Al ver entonces el pescado falso balanceándose por la cuerdita atada a la vara que Lariv movía de un lado a otro, casi pareciendo llegar a hipnotizarse por el movimiento que el pescado tenía y siguiéndolo con la mirada con una expresión neutral y concentrada, manteniendo total silencio por esto último --  Involuntariamente, empezó a moverse de tal forma que quedara frente a estos, empezando a acercar sus garras al mismo, intentando sujetarlo con movimientos rápidos que solo terminaban por golpearlo, aunque... - ¡N-NO! - De golpe, se detuvo, cruzándose de brazos y apartando la mirada - ¡HMPF.....! ¡C-como sea....! - Inmediatamente, buscó una excusa para alejarse de los peces, ojeando donde la gente parecía estar acumulándose y.... Más que nada, atento a que Lariv no empezara a fastidiarle una vez más con ese jodido pez del demonio.

Mientras, Kiba parecía de lo más divertido intentando cazar aquellos escurridizos peces y, de hecho, le estaba yendo bastante bien, mientras que a Laina no tanto y... Cada tanto, una pequeña pero disimulada risa se le escapaba mientras él solo veía de ir capturando cuantos peces pudiera, o por lo menos, así lo hacía hasta que escuchó su nombre de parte de su contraria - ¿Hm? - Se quedó mirando a la chica, sorprendiéndose un poco cuando esta le pidiese ayuda y sonriendo inconscientemente por ello – Claro, no hay problema - Apoyaría la redecilla para peces por ahí y se apartaría del estante, para poder acercarse a la chica por detrás suyo, apegándose a la espalda de la misma, asomando su cabeza por encima del hombro contrario y llevando su mano hasta por encima de la mano de la chica, ayudándole a sujetar la red – B-bueno... - No pudo evitar ruborizarse, sentirse un tanto nervioso, y sentir como su corazón se aceleraba de la misma forma que el movimiento de su cola – S-solo tienes que mover la mano con cuidado y... - Le empezó a mover, haciendo que ella moviera la red por debajo del agua – Y cuando los ves cerca.... Los intentas mover hacia arriba, r-rápido - Y de la misma forma... Movió su mano hacía por encima del agua, levantando un par de peces y llenando parcialmente la red – Justo así... ~ - Mencionó con una pequeña sonrisa, en lo que dejaba dichos peces en la otra red.

Durante un buen rato, el chico se mantendría así, ayudándola y cada vez, pareciendo hacerlo de una forma más llevadera, pareciendo que, a cada momento, los nervios se iban regulando y simplemente, le terminaba.... agradando, casi llegando a hacerse el tonto para no apartarse de la misma, como si realmente quisiera seguir así un rato y... Realmente lo logró. Algo que no sabía cómo explicar, y que tampoco necesitaba hacerlo, pues si la chica se lo pedía, inmediatamente se apartaría, sin embargo y si esta no lo hacía.... ¿Por qué hacerlo? Pues, aunque fuera algo vergonzoso.... realmente que le gustaba hacerlo, aunque eventualmente, se les acabaría el tiempo, y sería cuando el chico suspiraría y miraría a los lados, en busca de Lariv y Viral, hasta que los vio más cerca de un grupo de personas - ¿Hm? ¿Qué crees que estén viendo? - Preguntó curioso, antes de volver a voltear a ver a la chica, más sin apartar aún su mano de encima de la contraria o de separar su cuerpo de la misma por... no haber captado aún el cómo seguían - ¿Quieres ir a ver? Supongo que prefieres eso que ir a comer algo... Mañosa - Rió por lo bajo, dejando ver una socarrona sonrisa en su rostro en lo que, terminaba por moverse un poco hacia atrás y... una vez más, tender su mano a la misma.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Jue Ago 23, 2018 12:16 am

No supo si sentirse aliviada o no cuando el albino empezó a aflojar su mano, y es que realmente aunque tenia sospechas del porque el contrario le había apretado la mano, esto no dejaban de ser una simple sospecha, no sabia el porque en realidad, ni tampoco tenia el valor de preguntarle directamente, ademas de que la misma acción que estaban haciendo la estaba matando de pena en estos instantes, sobre todo ahora que le estaba acariciando la mano al contrario, era extraño para ella hacer tal cosa, pero aun si lo era, para ella no dejaba de ser algo agradable que no pensaba detener por un buen rato mas hasta que... al zorro se le ocurrió hablar de comida, ahí ya no quiso seguir haciendo aquello-...estas peor que Lariv-Musito con cierto desagrado notorio, sin querer mirar al chico y no comentar nada, prefiriendo hacerle creer que solo la estaba molestando al punto de ser alguien desagradable al cual no le dirigiría la palabra por un buen rato, aunque... ¿Si quiera se creería tal actuación? Habían pasado por cada cosa hasta entonces que lo veía poco probable. En su mente, le era difícil asimilar que Kiba se creería tal cosa después de lo que había pasado el pista de patinaje, lo cual le daba una horrible vergüenza, ¿Cómo pudo dejar que sus sentimientos por la situación de su reino le afectaran tanto como para querer odiar al chico enfrente o ponerse a llorar? Ella al menos sentía que había sido algo infantil y que debía controlarse mas, sino ¿Qué cosa pensaría su Rey al verla así? No quería ni siquiera imaginarlo.

Ya después de todos los intentos de que el semi animal le diera de comer y solo consiguiera que esta comiera alguna que otra cosa como si de una niña pequeña mañosa se tratara, la chica lo acompaño a participar a un juego, no con las intenciones escondidas de que el mismo ya dejara de ofrecerle comida (?) Claro que no, sino por la curiosidad de lo que tenia enfrente y ver que mas de alguien parecía divertirle, sin embargo, al intentarlo, ya sea por uno que otra cosa que pensó, simplemente no podía llevar a cabo el jueguito tranquila, para al final terminar rindiéndose y pidiéndole ayuda a su compañero, el menos burlesco que escucho reírse cada tanto en sus intentos fallidos, esperando que la causa de sus risas no fuera ella sino lo que ocurría detrás de ambos y de momento prefería ignorar.

No pudo evitar sorprenderse un poco al ver al zorro aceptar sin llegar a hacer algún comentario sarcástico ni nada por el estilo por no lograr hacer algo tan fácil, no obstante, lo que mas le sorprendió fue la forma en la que este se coloco, sintiendo un gran escalofrío recorrerle la espalda del cual no pudo evitar estremecerse un poco, así como tampoco sentirse muy avergonzada por lo muy apegado que se encontraba el contrario su persona, sintiendo como sus mejillas estaba demasiado abrigadas, casi como ardiera extrañamente "...e-e-e-esto es e-e-e-extraño" No podía evitar no volver a pensar que las acciones que solo parecían ocurrir con el albino le eran demasiado difíciles de asimilar, sin embargo, mas extraño que poder entender la cercanía que había llegado a tomar con este en mas de una ocasión, le era comprender lo que sentía en esas situaciones, como la actual, que si bien era casi la misma acción que había hecho con el contrario anteriormente, ahora le parecía diferente, mucho mas diferente porque antes... ¿No le parecía tan agradable o si? ¿Su corazón latía tan rápido como en esos instantes? Estaba insegura de lo que sentía y lo que recordaba haber sentido, pero al mismo tiempo se decía así misma que estaba segura de que antes solo se ponía nerviosa por la falta de costumbre, sin embargo, ahora, ahora sentía una calidez en su pecho tan extraña y difícil de describir.

El acercamiento tanto como sentir que el chico se acomodaba a sus espaldas había durado solo unos poco segundos antes de que el chico empezara a explicarle, sin embargo, para la chica de cabellos negros aquello se había sentido mucho mas tiempo de lo que había pasado, casi como si hubiera sido eterno. Cada movimiento que pudo haber tenido en ese simple movimiento por parte del zorro no era mas que respondido por la chica con escalofríos y pequeños estremecimientos que esperaba que el contrario no notara.Si no sentía el corazón del contrario estar tan rápido como el suyo, era justamente por eso, porque solo sentía su propio corazón, su respiración en lo que miraba los peces moverse, la mano del zorro mover su propia mano para poder atrapar a los peces, y aunque este le estaba hablando, solo podía escucharlo, no podía entender lo que le decía, estaba totalmente distraída con lo que sentía por la vergüenza "Debo concentrarme... de-debo calmarme" Se decía así misma, intentando tranquilizar su respiración para ser menos obvia de su propia y extraña conducta que ni ella compendia-Y-ya veo...-Musito totalmente nerviosa, viendo como que el chico lograba atrapar más de un pez con facilidad-...-No sabia que decir al respecto, solo podía mirar como el contrario seguía haciendo lo mismo en lo que ella realmente intentaba calmarse-...¿No le haces daño al tomarlos así..?-Pregunto sin pensar, solo quería aparentar que todo por su parte estaba bien, cuando era todo lo contrario, sintiendo como sus mejillas se sentían cada vez mas abrigadas y tragaba un poco mas de saliva, como si preguntar por la salud de los peces estuviera mal "...n-no los conozco.. n-no habían en mi reino" Se decía así misma, intentando justificar su pregunta al menos en su mente, esperando que de esta manera su vergüenza disminuyera, lo que claramente no ocurrió, pues el pensamiento de que tal vez si existieran peces cerca donde vivía, en un pequeño lago, le hacia pensar que realmente por tanto trabajo continuo que solía tener, había pequeños detalles que desconocía de su tierras.

Por otra parte, aprovechado la gran distracción de Viral, se encontraba Lariv haciendo que el rubio jugara con aquel pez de mentira atado a una larga cuerdita que estaba unida a un palo que se había encontrado de casualidad en una de las tienda y le pareció bastante oportuno, guardándose todos los comentarios relacionados que pudo haber tenido en el instante en que vio al gato tiburón dando el primer "manotazo", dejando que una simple sonrisa y una mirada tierna fuera lo único que la delatara  al instante de verlo hasta que este se percatara de lo que estaba haciendo por meros instintos y se fuera se enojado. Por unos segundos, estuvo aguantándose las ganas de lanzarse sobre el mismo, moviendo la cola de un lado a otro por la ansiedad, sobre todo cuando este empezó a marcharse, queriendo decirle que no se enfadara, que se veía tierno, entre un y mil comentarios mas que se le habían pasado por la mente. En esos instantes de distracción, algo que no era común ocurrió, y es que mientras veía a su hero marcharse, por unos instantes, vio unas imágenes en su mente que, si bien no le eran muy conocidas, tampoco le parecían desconocidas...Un pequeño chico con facciones parecidas a las de Viral por la espalda metido en un río cazando algo fue lo que paso por su mente antes de que volviera en si "¿Eh?" Dejando a la loba totalmente confundida, sin embargo, siendo Lariv quien había tenido semejante cosa, no pasaron más de un par de segundos antes que moviera la cabeza de un lado para otro intentando espantar aquel recuerdo, para al final tirar aquel juguete que había comprado e ir detrás de Viral, que era un asunto que le importaba mas que una especie de flashback que ni siquiera podía asimilar bien en su mente-¡E-Espérame Viral!-Grito entusiasmada, sin fijarse en la posición que se encontraba su compañera al dejarla con el hermano de su hero, ni tampoco en su gestos faciales que en ese instante parecían estar pidiendo ayuda desesperadamente para huir u ocultarse, pero que con el pasar de los segundos y la respuesta "amable" que obtuvo del albino, termino por irse con el pasar de los segundos.

Laina aunque después de aquella respuesta pareció estar más tranquila respecto a recibir mas burlas, la verdad de las cosas es que seguía igual o peor con sus nervios, intentando concentrarse en cada vez que el chico atrapaba un pez nuevo, terminando por prestar atención inevitablemente en solo lo que sentía, la cercanía de este y que, cada tanto miraba de rojo hacia al hombro donde el rostro del contrario se asomaba, para al final, cuando el tiempo de ambos se acabara en aquel juego, quedarsele mirando fijamente en vez de donde este indicaba-N-no lo se-Musito, sin pensar, observando con mucha más atención de lo normal, las facciones del rostro del mismo, quedándose petrificada cuando este se le ocurriera mirar hacia donde ella nuevamente, estando así uno o dos segundo antes de apartar la mirada rapidamente hacia los peces "L-Lo siento" Pensó, en vez de decirlo-E-Estaba demasiado cerca-Musito, percatandose a los segundo que había hecho las cosas al reves, diciendo lo que quería pensar y, pensar lo que quería decir. Su cabecita en ese pequeño instante había dado mas vueltas de lo que pudo haber sentido su estomago estando de esa forma por quien sabe que razones "¡¿Qu-Qué acabo de hacer?! " Ni siquiera ideas claras podía formas en su mente, así como tampoco podía entender que le estaba diciendo del todo con esa nueva pregunta a la cual solo respondió con varios si de su cabeza asintiendo-Es di-diferente comer cuando no tienes hambre que investigar que puede atraer tanto la atención de tu hermano con la de Lariv para que los dos se queden mirando al mismo lado acompañados de una multitud-Respondió, después de respirar profundamente, intentando aclarando sus ideas poco a poco y diciéndose así misma que es lo que debía hacer, decir, todo, lentamente, para al menos así por fin, después de quien sabe cuanto rato, darle una respuesta sin tanta inseguridad, ni tartamudeos al chico, aun si lo tenia demasiado cerca de su persona.

Una vez el chico se apartara de la de mechones rojos, la misma se levantaría del lugar con la ayuda de este, tomando su mano para poder hacer mas rápido el proceso y después empezar a caminar junto al chico hacia la dirección donde la gente parecía estar comenzado acumulándose de la nada, sintiendo una extraña sensación de desilusión... tal vez, porque realmente no quería que el mismo dejara de "abrazarla" prácticamente, pero por su espalda, preguntándose si era bueno desear que este se mantuviera tan pegado a ella, o si siquiera era bueno pensar en la idea de volver a pedírselo o hacerlo de la nada.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Sep 05, 2018 9:44 pm

No podía negar que bastante extraño se sintió el quedarse tan... junto y pegado a ella, pero más raro aún, fue el hecho de que, a él mismo, le terminara agradando tanto... Al mismo tiempo que sentía como sus pelos se erizaban y que el palpitar de su pecho se aceleraba, cada vez más. Por lo menos, podía llegar a intentar disuadirse de los nervios que ahora estaban entrando en cada centímetro del cuerpo del zorro, mientras hablaba, pensando en cómo explicarle de la mejor forma y también de mostrarle como capturar a aquellos peces, pero claro, dicha sensación no terminaba por ser totalmente ignorada y continuaba ocupando gran parte de la mente del albino. No sabía si su contraria realmente podía concentrarse en lo que él le decía, pues ni él terminaba de hacerlo completamente, aunque fuera lo que estaba aparentando para evitar ser mirado extraño por su contraria e intentar hacer parecer que dicha distancia no le afectaba tanto como lo hacía... Aunque eventualmente, se le notara, cuando esta le respondiera y de lo distraído que estaba, tanto con los peces como con la propia azabache, le costase reaccionar y responder - ¿E-eh? - Se le quedó mirando de reojo, antes de volver a ver a los demás peces, ayudándola a ir tomándolos – N-no, tranquila.... No les sucede nada si no pasan mucho tiempo fuera del agua - Comentó con una sonrisa, para continuar ayudándole a ir capturando cuanto pez pudiera, sin terminar de apartarse de ella... ya que, le había acabado agarrando el gustito.

Sin embargo, e incluso si realmente quisiera seguir así, sabía que no era... lo mejor, para no acabar volviendo todo tan raro ahora mismo, especialmente si por alguna casualidad del destino o un enorme golpe de suerte, terminaban encontrándose compañeros o quien sea que pueda reconocerlos, por allí, en cualquier lado de aquel templo que no parecía ser precisamente un sitio “Poco conocido”. Convenciéndose de que era por eso que pretendía dejar ese momento algo incómodo pero agradable, fue que miró de ver si Laina quería ir con los otros dos, para luego voltearse a verle y... Adquiriendo una expresión un tanto confundida ante la actitud que la misma tomó - ¿Uhm...? - No supo si quizá, por accidente, había acabado haciendo algo que no le agradó a su contraria o algo por el estilo, preocupándose un tanto y estando a punto de disculparse hasta que ya le escuchara hablar y sus mejillas se encendieran casi de golpe, apartando de nueva cuenta su mirada – L-lamento si te molestó - Mencionó en un pequeño murmullo difícil de escuchar, en lo que su cola, inquieta, parecía empezar a moverse a todos lados sin el menor control, producto de los nervios y vergüenza por la que ahora pasaba. No obstante, trató de superarlo, ya una vez su contraria se levantara, y ambos empezaran a dirigirse con los demás, sería que se haría el tonto a propósito... Con tal de no soltar la mano que, ahora sujetaba.

No supo que decir, intentando pronunciar cualquier palabra por más pequeña o ridícula que fuera, pero sentía que la voz no le salía... Y es que lejos de poder disuadirse de aquellas raras sensaciones por las que había pasado hace tan solo unos instantes atrás, al final, parecía haber acabado solo empeorando aquella sensación con el silencio que pareció rodear completamente a ambos, aunque aquello fácilmente pasaría desapercibido cuando, de todas formas, tuvieron que empezar a pasar por entre aquella gran multitud de personas, haciéndoseles cada vez más difícil poder avanzar – J-joder... Por eso no me gustan estos sitios – Dijo en un tono de voz no muy alto pero tampoco muy bajo, similar a como cuando piensas en voz alta sin llegar a percatarse de ello. Eventualmente y por estar tan rodeados de personas, el chico no se daría cuenta del momento en el que, por accidente, pasaría a soltarse de Laina, pasando unos instantes antes de que se diera cuenta y de inmediato, girándose una vez lo notó - ¿E-eh...? ¿Laina? ¡Laina! - Soltó un par de veces, pero, de una forma completamente inútil, pues entre tantas personas y con tanto bullicio... No se hacía más que imposible el querer si quiera intentar continuar buscándola. ”Hmp... Quizá se haya logrado adelantar” Pensó, convenciéndose de que ahora que se habían separado, sería posible que ella supiera a donde dirigirse... Aunque en esa multitud tan desagradable, realmente llegaba a ser complicado de lograr. Como sea, lo acabaría averiguando ahora que avanzaba entre la multitud.... por las malas.

Viral, por otro lado, era bastante obvio que se encontraría refunfuñando por lo bajo, gruñendo entredientes y con la mirada apartada de Lariv, cruzado de brazos, como siempre, aparentemente molesto – Hmrf.... ¡No soy un gato de casa! Maldita sea.... - Se quejó, antes de que las multitudes empezaran aparentemente a crecer en grande, solo logrando fastidiar más al chico gato que apenas si lograba disuadir parte de su MUUUUY habitual molestia, haciéndosele más difícil el lograr enfocarse en lo que sea que estuvieran haciendo allí enfrente de la pared de personas que tenía ya delante y atrás y... en todos lados prácticamente - ¿Y qué rayos se supone que van a hacer? Ya tardan.... - Murmuró, hasta que percibió a Kiba acercándoseles, volteando a ver de reojo al zorro albino, quien, apenas salió apenas de aquella multitud aplastante y logró acercárseles, quedó un tanto... ¿Confundido y atontado?, o así pareció, pues acabó mirando a todos lados como si no hubiera encontrado a quien estaba buscando - ¿Se te perdió algo? - Arqueó la ceja, a lo que Kiba solo refunfuñó y volteó a ver a Lariv – No han visto a Laina... ¿Verdad? - Preguntó, sin la menor idea de donde podría estar y a sabiendas de que esta vez, intentar “Rastrearla” le sería completamente inútil con tanta persona dando vueltas por ahí - Tsch.... - Suspiró y apenas tuvo aquella negativa por parte de ambos, ni se molestaría en escuchar nada más antes de que volviera a voltearse hacia la multitud de gente, a buscar a la azabache.

Kiba no tardaría en perderse entre dicha multitud, abriéndose como paso como podía y esta vez, yendo en sentido contrario a la misma. ”Maldita sea.....” Se quejaba, por el mismo odio que compartía con su hermano con respecto a estas repulsivas aglomeraciones de personas de la cual, logró “Escapar” para respirar más tranquilamente, pero... Aún con varias personas por aquí y por allá, que le hacían bastante difícil el poder encontrar en donde Laina se pudiera encontrar - … Supongo que estaba un poco apresurado - Comentó como broma, soltando pequeñas risas, pero, volviendo a enfocarse enfrente cuando pareciera que la gente empezaba a contar – Espera... ¿Qué dem-? - Y sería entonces cuando el estallido empezaría - ¡HMPRF.......! - Los fuegos artificiales que aparentemente yacían preparados desde hace un rato, empezarían, saliendo al cielo como aquellas bolas de luz que eventualmente explotaban con un estruendoso sonido que, acabó siendo doloroso para el chico-gato, quien casi de inmediato se tapó los oídos - ¡Me cago en....! - Apretó los dientes, maldiciendo todo... De una forma bastante similar a como Kiba lo hizo, del otro lado de la multitud - ¡Dios mío...! - Este último se los tapó con mucha más fuerza no solo por el hecho de que eso lo tomó totalmente desprevenido, sino que, también, era que tenía los oídos mucho más desarrollados que su contrario, incluso y aunque un tiempo en aquel mundo le hubiera “Acostumbrado” a aquellos terribles sonidos que tanto le desesperaban y por los que tuvo que empezar a caminar, concentrado en evitar que sus tímpanos explotaran y aguantando el dolor a la par que buscaba a su contraria...


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Sep 09, 2018 11:38 pm

Negó un par de veces con la cabeza al escuchar la disculpa del albino, y es que.... su voz para al menos explicar lo que acababa de ocurrir no salia ni siquiera un poco "Mantente tranquila, solo niega co-con eso.. é-él te entenderá" Con suerte podía decirse así misma aquellas palabras y otras, buscando tranquilizarse lo mas rápido posible, dándose ordenes e intentando dejar de decir idioteces o al menos... realizarlas de momento, para después responder a la "burla" del zorro sobre que era mañosa para la comida lo más naturalmente posible antes de levantarse del lugar donde se encontraba con la ayuda del chico, notando con el pasar de los segundos que el contrario no le soltaba su mano y que nuevamente estaba caminando con él de esa forma tan agradable, logrando de esa manera que algo de esa desilusión que sentía luego de que se separaran el uno al otro, donde lo único que deseaba era la posibilidad de que caminaran de una forma tan apegada que seguro solo terminaría siendo incomoda para ambos, desapareciera, dejando en la mente de la chica el pensamiento de "S-Su mano es muy....cálida" En lo que miraba hacia otros lados, intentando evitar la mirada del zorro y dejándose llevar por pensamientos similares como "...e-es demasiado agradable" o "...e-es una calidez extraña" donde no podía evitar avergonzarse y volver a mirar al albino cada tanto, teniendo las ganas de consultarle por aquellas sensaciones extrañas que sentía.

El porque toda la gente se estaba reuniendo era algo totalmente desconocido para la de mechones rojos, lo único que podía saber era que iría ahí y tal vez algo interesante para la gente de ese mundo ocurriría, sin embargo, en el camino hacia juntarse con su compañera y el hermano del albino algo que no espero, paso. El que el lugar estuviera tan abarrotado de gente hizo que terminara separándose del zorro de un momento a otro, mientras tanto la loba que se encontraba con el rubio se estaba riendo por lo bajo en lo que sacaba un par de tapones para oídos y se los acomodaba en las orejas "Aguanto los sonidos fuertes, pero estos que se vienen no, mjmjmj~" A la vez que hacía esto, vio llegar al hermano de su hero, pareciendo un tanto ¿Preocupado? Más que extrañarle eso, le pareció aun mas que Laina no estuviera con este-...-Y en el instante que le iba a preguntar por ella, el albino hablo, dándole la respuesta que buscaba para después negarle con la cabeza y verlo irse tan rápido como llego-Hm... espero que la encuentre pronto-Musito sin pensarlo mucho, para después sacar otro par de tapones para oídos y dejarlos en la mano de su compañero con una sonrisa-Ten, te recomiendo que los ocupes gati-digo, Viral-Hablo un poco mas alto, pero con un tono medio burlón en lo que movía la cola un tanto apresurado.

Por otra parte, Laina recién se estaba percatando de que ya no tenia su mano a sujetada a la del zorro, ni tampoco pistas del mismo, solo se veía rodeada de gente desconocida y el bullicio lo único que hacia era complicarle la vida, pues, por mas que lo intentara, no podía escuchar al zorro si es que le estaba buscando, o a Lariv y Viral discutiendo para al menos intentar ubicarse "¿Qué hago? Estoy muy cansada para intentar buscarlos rápidamente entre las sombras de las personas... y me esta empezando a doler la cabeza..ahg" Entre tanto ruido a su alrededor con suerte podía pensar y escucharse así misma, las ideas que se le venían a la cabeza no le ayudaban en nada, pues siempre había algo que le impedía el poder hacerlas, sintiéndose casi totalmente limitada en ese instante, no solo por el gran ruido que había sino que también por su cansancio que se había vuelto mas notorio con el pasar de lo segundos en lo que intentaba pasar entre las personas, llegando a parar unos segundos para descansar, notando que la gente parecía llevar un conteo regresivo "¿Para que falta tan poco tiempo?" Empezó a preguntarse, resignándose a la idea de que tal vez debería esperar a que el "espectáculo" que iba a comenzar terminara para reencontrarse con los demás.

Miro al cielo cuando noto que todos lo estaban observando, viendo como unas pequeñas luces se dirigían a lo mas alto del cielo para después ¿Partirse y expandirse? No sabia que pasaba exactamente, solo que eran de colores y de repente.... ¡Baaang! Rápidamente se tapo los oídos bajando algo la cabeza al sentir el dolor en sus oídos por la extraña explosión en el cielo-¡A-Ay!-Soltó casi al mismo tiempo, levantando la cabeza nuevamente a los segundo para ver como mas luces extrañas subían al cielo "¿Qué diablos son esas cosas? ¿Acaso están...? ¿Están..?" No termino la frase porque un recuerdo vino a su mente, uno donde habían luces parecidas pero solo de un color, de repente el sonido de las explosiones era mas fuerte y resonaba tanto por la realidad como por los recuerdos que le venían a la mente "Mi cabeza... duele" Se decía así misma, haciendo mas presión con sus manos en sus oídos, bajando la cabeza y cerrando los ojos-A-ay-Volvió a quejarse, sintiéndose algo aturdida, dándose la vuelta con cuidado y comenzando a caminar, pero apresurando el paso con el pasar de los segundos "Debo irme de aquí..." El dolor en sus oídos se estaba volviendo insoportables al igual que el de su cabeza, incluso, se podría decir que la azabache en este instante no veía absolutamente nada, pues parecía que los recuerdos que no dejaban de llegar a su mente, ocupaban su visión, sobre todo cada vez que miraba al cielo de reojo y veía esa gran luz expandiéndose, ella no veía una hermosa luz llamativa como el resto de la gente, no, ella veía esa misma luz llegado al piso y destrozando todo a su paso mientras la gente gritaba, corría, pedía ayuda y sus propios hombres la seguían,  socorriendo a las personas atrapadas en el camino y matando a quien no era perteneciente de su reino. El lugar estaba en un estado de alerta, la campana que sonaba fuertemente en cada torre de cada zona de la ciudad que estaba siendo atacada no dejaba de sonar y el ruido se volvía incluso hasta molesto para metshisukai hasta que-¡AAY!-Se cayo al piso, tropezándose con algo que había por ahí, una roca, un bolso, no sabia que fue, solo que se levanto nuevamente y empezó a correr de golpe.

No se había percatado, pero sus ojos estaban llenos de lagrimas que entorpecían mucho más su visión en lo que corría. Los abundantes pensamientos que pudo haber tenido desde que llego aquel día a ese mundo, resonaban con mas fuerza en este instante al igual que su ansiedad "No quiero estar aquí" Se repetía mentalmente "Necesito ver como esta mi reino" Continuaba "Debo irme, debo verlo con el espejo y buscar una forma de irme" Su mente estaba tan llena de recuerdos, pensamientos que no se percato que iba a chocar contra alguien si seguía de aquella forma, estaba tan encerrada en si misma que al instante de chocar, ni siquiera se disculpo ni nada, solo levanto la mirada y al instante de notar que, contra quien había chocado era no mas ni menos que Kiba, sin pensarlo.... lo abrazo de golpe. Sus sentimientos, sus emociones estaban tan alborotadas que ya no podía controlar que hacía o decía-¡Sácame de aquí! ¡Por favor Kiba!-Su voz sonaba algo quebrada y desesperada en lo que las manos de la chica apretaban lo mas fuerte que podían al contrario, apegando su cabeza totalmente al pecho de este e intentando cubrirse de alguna manera al ser el dolor de sus oídos aun mas doloroso.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Sep 15, 2018 11:03 am

Viral tan solo suspiró, ignorando totalmente tanto la llegada como la ida de Kiba, dejándole ya lidiar con sus propios problemas él mismo – Meh… Como sea lo hará, con lo perro sabueso qué es…. – Soltaría sin llegar a darle una real importancia a lo que Lariv decía, y tampoco mostrando un real interés en que fuera de Kiba y Lariv, suponiendo que al fin y al cabo… ambos deberían de estar bien, o eso reía - ¿Eh? – Volteó a ver de reojo a Lariv apenas esta se dirigiera a él, un tanto confundido en cuanto lo hiciera y gruñendo entredientes apenas le casi-dijera “Gatito” de nuevo - ¡A callar! – Y en un rápido movimiento de su mano, tomó lo que la chica le tendía, con tal de nuevamente cruzarse de brazos, mirando a otro lado – Hmprf…. – No le hizo caso en un primer inicio, sin tener la menor idea de a que se refería con que le sería mejor usarlos, pero… subestimando lo que sea que se le viniera… Algo que hizo a su cabeza retumbar horriblemente, haciendo que en esos instantes captara y procediera a colocárselos algo torpe y apresuradamente, con la respiración algo agitada en lo que sus oídos podían por fin, descansar -- Se le quedó mirando – Ni se te ocurra hablar de esto… ¡Hmprf! – Se quejó, refiriéndose a… toda esa escena tan ridícula que se había marcado.

Por otro lado, Kiba se encontraba igual que como Viral hace tan solo unos instantes atrás, pero peor, y sin el enorme alivio que sería el tener a mano aquellos benditos tapones para oídos traídos por Lariv. El dolor le era simplemente insoportable, una molestia que retumbaba y le hacía sentir que sus oídos explotarían en cualquier momento, acelerando de forma brusca el palpitar de su corazón con cada una de las estruendosas explosiones que se liberaban en el cielo, teniendo prácticamente el mismo efecto que consigues con los perros y los gatos. No sabía que hacer, a donde ir, ni donde buscar… Y es que ahora sentía una enorme presión encima: Se hallaba total y completamente tenso, de pies a cabeza, sin contar que, además, yacía nervioso por culpa de la adrenalina que se estaba liberando en él y la cual, aceleraba su respiración, hiperventilándolo en lo que intentaba mantener la calma como podía. ”Esto está mal, esto está mal, esto está mal…” Se repetía, aún en busca de su contraria, aún cuando se le complicaba ya de por sí estando en sus mejores condiciones y ahora…. Volviéndolo una tarea casi total y completamente inútil, si te ponías a analizarlo objetivamente.

Se estaba desesperando, y su estado actual solo ayudaba a que todo fuera peor. La horrible presencia de tantos mal olores a los alrededores como sucedía en cada gran aglomeración de personas, con los detestables ruidos exteriores y la manera en que su cuerpo reaccionaba tan delicadamente antes estos más la presión de tener que buscar y encontrar a Laina, hacía que todo se volviera un infierno. Sin embargo, allí seguía buscando, priorizando a la azabache pelirroja por sobre su propia condición, inclusive llegando a preocuparle ella más de lo que se estaba preocupando así mismo, y siendo ese ligero temor por el que a ella pudiera haberle pasado algo en aquel caos -Que quizá, estaba exagerando demasiado, pero esto sucedía debido a la distorsionada percepción que tenía de todo-, el que le ayudara a continuar buscando, a continuar esforzándose y a tragarse los males internos que posiblemente a otro, simplemente, hubieran podido llegar a devastarle completamente. ”Joder…. Laina…. ¡Laina….! ¡Donde estás….!” Perdía la paciencia, y eso le llevaba a empezar a actuar y moverse de una forma mucho más descuidada. En aquel desesperado intento por llegar hasta ella, aunque no tuviera la más mínima pista al respecto con cual encontrarle, hacía que cada tanto fuera chocando con los que pasaban a su lado, pero eventualmente - ¡Hmprf….! - Un choque de frente en concreto, sería el que haría que dejara de buscar…

Elevaría la vista con cuidado y, al notar de quien se trataba, lentamente y entrecerrando uno de sus ojos por el dolor que ello producía y abría el otro por la sorpresa, pudo sentir como una grata sensación de alivio iba entrando en él, aún con las demás sensaciones tan jodidas y tan incomodas, presentes - ¡Laina! – Gritó con cierta emoción, moviéndose un paso hacia enfrente, hacia ella, pero… Siendo totalmente tomado por sorpresa ante el repentino abrazo de la chica, algo que hizo que su cola de golpe se estirara, la expresión de sorpresa en su rostro aumentara, y que un fuerte rubor apareciera en sus mejillas. ”¿L-Laina?” Pasó por su mente, totalmente confundido. Pero… sus palabras, sus palabras fueron directamente hacia su pecho, causando aquella presión, similar a una angustia difícil de dejar de lado, y es que trata de ese tipo de angustia producida por pura impotencia, cuando ves a alguien que aprecias sufrir… sin que puedas hacer demasiado al respecto… Podía notar lo dolida que estaba, así como lo mucho que estaba sufriendo, pero…. ¿Porqué? Sabía que aquellas explosiones podrían tener la culpa, pero no toda… ¿Verdad? De todas formas, si era así o no, no importaba… El punto era que tenía que ayudar y apoyarla, ahora que la necesitaba.

No pensó, solo actuó. En un impulso surgido del fondo de sí, correspondió aquel abrazo en lo que ella parecía ocultar su rostro sobre el pecho propio, rodeando cuidadosamente la cabeza contraria, pasando sus brazos alrededor de esta de tal forma que pudiera pasar a cubrir sus oídos y así, dejarle un tanto más llevadero aquel horrible momento que Kiba, simplemente, se aguantaba… Quizá ahora con mayor facilidad que antes, gracias a lo distraído que se encontró apenas esta extraña escena, surgió – Tranquila, Laina…. Tranquila…. – Empezó a mumurar, pegando el rostro propio a la cabeza de la misma y cerrando los ojos, mientras apegaba aún más la cabeza contraria a su pecho, en un amoroso y tierno abrazo que nunca antes podrías haber visto a Kiba dando, pero que… parecía salir tan naturalmente de él – Todo estará bien… estoy aquí – Con cuidado, empezó a doblar sus propias piernas con tal de empezar a agacharse, llevando de a poco también a la chica al suelo, de modo que pudieran sentarse en el piso y así, dejar que simplemente se echara sobre él con mayor facilidad, a la par que las manos de Kiba con lentos y cuidados movimientos, pasaban por la nuca contraria, a modo de sutiles acaricias con los que intentaba calmarla – Estoy aquí – Repitió una vez más, sin llegar a percatarse de como su cola había pasado a moverse un tanto más calmada, aún cuando estuviera tan extrañamente pero a la vez, tan agradablemente cerca de una chica en especial que tantos sentimientos y emociones despertaba en él….. Y de la cual sentía, no querer llegar a separarse.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Jue Sep 20, 2018 8:59 am

Una risita tan característica de la loba se le escapo al momento de escuchar su comentario-Seguro que si-Agrego en voz baja al poco tiempo entre sus risas, recordando lo que había pasado en la mañana, cuando le dijo a Laina que no le había echado una loción para atraer a al albino, sino para encontrarla, no obstante, teniendo en cuenta que ni la misma podía sentirla en estos instantes con la combinación de olores que había en el lugar, y lo desgastado que debía estar el aroma para esos instantes, suponía que si, aquello no sería de gran ayuda, pero si mas que el bullicio entre la gente "Solo espero que la encuentre antes de que comiencen los fuegos" Dijo para sus adentros, ofreciéndole los tapones de oídos al rubio, quien obviamente no se lo tomo para bien porque casi lo llamo gatito-¿Tiburoncito entonces?-Pregunto mientras bajaba sus orejitas como un perrito que acababa de ser regañado, dejando la cola casi entre sus piernas y moviendola ligeramente de un lado a otro por la emoción que sentía y que sin importar que hiciera no podía esconder en estos instantes.

Apenas escucho el primer indicio de los fuego artificiales, la can desvió su mirada al cielo por unos segundos-¡Mira! ¡Ya empezó!-Dijo casi por inercia, levantando las orejas tanto como la cola de golpe, moviendo esta ultima de forma mas notoria y volviendo a mirar al rubio a su lado que parecía desesperado por ponerse los tapones que le había pasado antes-¡PPPFFF!!-Se tapo la boca rápidamente con ambas manos al querer aguantarse la risa que quería escaparsele por lo chistoso que le parecía en esos instantes Viral. Apretó mas fuerte las manos cuando este se dirigió a ella y por fin pudo lograr su cometido, haciendo que la loba respondiera negativamente con la cabeza, tosiendo un poco para volver a la "normalidad"-¡Mi trabajo es contar tus hazañas!-Dijo en un tonito de broma y medio gritando, soltando unas cuantas carcajadas en lo que volvió a mirar al cielo.

{.....}

No fue solo el sonido que hizo aquellos instantes tan horribles para la de mechones rojos, sino que también las mismas luces de colores que se veía en el cielo, los fuegos artificiales completamente acababan de encerrarla en una pesadilla que, solo pudo calmarse lentamente al encontrarse rodeada por los brazos de su compañero-Quiero ir a casa..-Comenzó a decir sin pensarlo entre sus sollozos mientras hacia un poco mas de fuerza en aquel abrazo que le estaba dando-....no quiero estar aquí-Continuo, refregando con algo de prisa sus ojos contra el pecho del chico al querer limpiar aquellas lagrimas que no dejaban de caer-¡Quiero irme a casa, Kiba!-Insistió-Odio este lugar, esta gente, todo-Diciendo sin pensar por un segundo en lo que decía o hacia, solo dejaba que las palabras fluyeran al igual que sus emociones y recuerdos que parecían no querer irse, sino que volverse mucho más intensa, más incomoda, y menos controlable por lo colapsada que se encontraban ese instante, donde ya no podía divisar bien que era real o un recuerdo cada vez que miraba hacia a su alrededor, prefiriendo cerrar fuertemente sus ojos y esconder la cara, así como tampoco sabia con exactitud que es lo que quería en ese instante porque sus emociones las estaban controlando. Quizás un poco antes si sabia lo que quería -dormir-, pero desde que se refugio en el zorro e iba presionando con sus manos parte de la vestimenta del chico, no, ya no lo sabía-No, no puedo-Negaba ahora con la cabeza al mismo tiempo que le respondía-Lo intento, realmente lo intento, ¡pero no puedo tranquilizarme!-Dijo esto último con un tono más alterado y desesperado, dejando que su sollozo fuera más notorio a pesar de las acciones del albino para tranquilizarla.

Quizás en un inicio parecía que nada de lo que el zorro estaba sirviendo cuando realmente era todo lo contrario, de a poco la chica fue haciendo que su fuerza fuera menos tanto para el abrazo como el agarre en la ropa del contrario, así como también su sollozo era mas calmado porque sin querer en un inicio la misma solo se estaba desahogando-Lo siento...-Musito al cabo de un rato, después de haberse acomodado sobre este, meditado todo lo que había dicho, lo que había pasado-...por esto... por...mi comportamiento en estos últimos días.... por tus oídos...-Volvió hablar en voz baja, preguntándose tantas cosas y levantando ligeramente la cabeza para ver el rostro del chico-....Lo siento-Repitió al verlo para después bajar la mirada, volviendo a posicionarse como antes, sin darle demasiada importancia al hecho de que estuviera muy cerca el uno al otro aunque sintiera un leve calor en sus mejillas debido a la vergüenza que le provocaba estar de esa manera.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Mar Oct 02, 2018 11:09 am

Puros y constantes refunfuños salían del híbrido tiburón/gato conforme oía los degradantes apodos de la loba contraria, mirando de intentar ignorarla y darle la menor atención posible, aunque por su actitud tan tosca y molesta, se le hacía demasiado obvio que no lograba simplemente dejar pasar sus comentarios como le hubiera gustado poder llegar a hacerlo. Claro que esa humillación, igual o similar a la anterior, cuando le tocó lidiar con los malditos peses que despertarían sus más bajos e incontrolables instintos, no sería tan malo como la que pasaría cuando los fuegos empezaran, haciéndole sentir que sus tímpanos reventaran aunque no hubiera sido así, y terminando por hundir su orgullo aún más, cuando se vio obligado a buscar desesperadamente los tapones que la contraria le había otorgado y los cuales, hubiera preferido evitar usar por mero capricho de orgullo propio - ¡Hmprf….! – No pudo evitar fruncir el ceño y gruñir por lo bajo ante la clara reacción de la contraria, intentando guardar sus risas para sus adentros, pero haciéndosele bastante evidente, de todas formas - ¡TE DIJE QUE NO! – Volvió a quejarse, antes de cruzarse de brazos y voltear a mirar hacia el cielo que constantemente se iluminaba, como manera de distraerse y así ignorar más fácilmente a su molesta compañera.

Por otro lado, fue en ese momento en que se le vinieron a la mente, tanto la azabache como el albino, quienes creyó, no debían de encontrarse precisamente “Bien” con todo esto pasando, arqueándose su ceja y mirando a los alrededores, a ver si por suerte les alcanzaba a ver, pero claramente, haciéndosele imposible – Supongo que los otros dos, no se la han de estar pasando muy bien – Mencionó en un tono de voz un tanto alto por la dificultad que había para escuchar lo que sea, por los propios fuegos artificiales o bien, por los tapones que ambos traían puestos. No miraba de demostrarlo si no, incluso, intentar mostrarse “Indiferente” al respecto, pero… ciertos atisbos de preocupación, se le pudieron haber notado tanto en su actitud como en su voz – Bah, como sea, ya se las arreglaran… - Volvería a soltar, aunque esta vez ya en un tono de voz “Normal”, casi como pensando en voz alta. Por lo demás y tratando de convencerse de que los otros dos estarían bien, simplemente, se quedó mirando aquellos destellos de luz que, instintivamente…. No dejaban de captar su atención, y no dejaban de hacer que él maldijera esa maldita parte felina que tenía muy arraigada en su ser.

Sin embargo, esos dos por los que se preocupaba, no se terminaban de hallar precisamente bien, y no precisamente por las razones por la que el felino creía. Si bien las fuertes explosiones de los fuegos artificiales eran una gran molestia que, mientras maravillaban a todos, desesperaban a estos dos… Lo peor, había sido el como se lo tomó la azabache, el como estas explosiones trajeron a su mente recuerdos que era mejor no recordar y como esto bastó para devastarla, dejando al chico poder abrazarla con tal de intentar tranquilizarla, aunque esto no acabara de ser del todo posible por lo alterada que su contraria yacía ahora mismo. Escucharle de esa forma le dolía bastante, principalmente por el hecho de no querer ver sufrir de esa forma a alguien que era tan querida por el albino, lo que hacía que le abrazara con más fuerza, que le pegase más a él, con el fin de poder brindarle todo el confort y seguridad que necesitara, aunque otra parte suya…. Llegara a estar algo dolido por volver a su mente el hecho de que ella no pertenecía a este mundo y que eventualmente… Debería marcharse. Esa misma parte de él…. No quería dejar que esta se fuera… pero sabía que debía hacerlo.

Estaba bastante preocupado y asustado, sin saber que hacer para poder calmarla e intentando cualquier cosa que estuviera a su alcance. Finalmente, terminó creyendo que lo mejor que podría hacer ahora, sería mantenerla entre sus brazos y dejar que se desahogase, murmurando constantemente que estaba ahí para ella y acariciando suavemente su cabeza hasta que, tras un rato… esto pareció tener efectos positivos. Sentía como el cuerpo contrario iba dejando de estar tan tenso y rígido, como finalmente parecía que esta se iba calmando….. Algo que comprobó, una vez esta se disculpó – No tienes de que disculparte… - Murmuró sin soltar aquel abrazo ni dejar de acariciar con suavidad la cabeza de la azabache, dejando que se acomodara como le diera la gana y tornándose sus mejillas de un color enrojecido, cuando viera su rostro tan cerca al suyo – Solo… descuida - Mencionó en completa calma, volviendo a abrazar su cabeza, a repartir en ella sutiles acaricias con tal de que simplemente relajara cada parte de  su ser, y hablando en un tranquilizador y bajo tono de voz – Sabes que estoy aquí para lo que sea en lo que necesites… ¿Verdad? – Hablaba, tan concentrado en el bienestar contrario, que ni cuenta se dio cuando los fuegos dejaron de sonar o brillar por el cielo – No tienes porqué contenerte nada… Por lo menos conmigo – Pasaría su mano por la mejilla contraria, sonriendo y bajando la mirada para encontrarse con los ojos contrarios, sonrojándose nuevamente y quedando prácticamente paralizado y enmudecido, simplemente, por observar a la azabache directamente… Sintiendo como su corazón latía con más fuerza, y apreciando en ella una belleza que pareció haberlo cautivado y capturado en un mero segundo… Dejándole sin saber como reaccionar o pensar, si quiera.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 18671
Reputación : 8
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Au! Mine ører! [Privado Viral & Kiba]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.