image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Saludos Mortales Del Séptimo Universo.
Hoy a las 7:53 am por Takeda

» Ficha Una y Fufu, con un cuervo
Hoy a las 3:04 am por Khaeli Dunkheit

» Mi acosadora y yo (?)
Ayer a las 11:52 pm por Hana Iwafune

» Ausencia [Perdón xd]
Ayer a las 11:09 pm por Joshua Black

» Ficha de Rol
Ayer a las 10:31 pm por レオ reo

» Un día de exploración [privado]
Ayer a las 10:25 pm por Mitsuki Fujimori

» Busqueda de algo Inusual. ¡Yaaay! ^__^
Ayer a las 10:10 pm por Yuno Gasai

» Ausencia, espero que corta
Ayer a las 7:57 pm por Alice Donakis

» TIENDA DE ITR
Ayer a las 7:40 pm por Noire N. Reiss

» Criatura mística II [Priv. Jestro]
Ayer a las 7:16 pm por Dylan Kuroki





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Caballeros perdidos en el tiempo [Privado Cambria Kingsleigh]

Mensaje por Vann & Jane el Lun Jun 18, 2018 5:06 pm

Música:

¿Qué diferencia a un asesino y un homicida? Sencillo, las intenciones, mientras que el segundo ocurre sin alevosía, en el primero todos los sucesos son planificados, milimetrados hasta el más pequeño detalle… O no, ya que es gracias a estos pequeños márgenes de error donde un detective puede dictaminar a la mente maestra tras un siniestro. Es la misma diferencia entre un criminal y un… Vamos a llamar “bobo”, mientras que el criminal puede moverse a través de un modus operandi o por los menos con las ideas claras, el segundo puede llegar a provocar el caos por mero accidente, o por lo menos obrando sin el saber de qué está haciendo mal. – Algo así como lo que a veces hace, no es así Vann? – Preguntó el rubio quién conducía el coche policial, ese día utilizaba su uniforme de oficial, por lo que se intuía que el par estaba de patrullaje, en su rostro no podía faltar aquella inocente y para nada maliciosa sonrisa, había hecho el comentario no por maldad o por querer incordiar al pelirrojo, si no que hablaba por la experiencia de ser su compañero. – ¡Claro que no! En mi caso es distinto… Se podría decir que llego a rozar el marco legal, pero siempre estoy consciente de lo que hago y principalmente, mi fin no es ni el caos ni el egoísmo… Si no precisamente capturar a los delatores… Es como dicen, a veces para apagar un incendio, debes provocar otro – Hablaba confiado la otra entidad sentada en el lugar del copiloto, a diferencia de la sonrisa contraria, la de este individuo era más presumida, desbordaba confianza por sus hoyuelos. En sus manos cubiertas por unos finos guantes negros, descansaba un pequeño plato con una taza de porcelana, llena de un claro líquido ámbar, el cual no importaba las turbulencias por las que pasara el vehículo, la destreza del mayor demostraba estar a un nivel distinto.

Su propósito de estar en este al parecer viaje sin sentido, era producto de un criminal que estaba causando disturbios hace aproximadamente un mes, lo describían como una especie de caballero, sólo que con el detalle de ser más peligroso que un simple cruzado y aun contando con buenos agentes, no habían conseguido arrestarle. Vann insistía en que alguien así y bajo sus expedientes criminales, no era un delincuente, si no el otro caso, aun no podía llegar a una conclusión convincente, pero sí tenía la idea de que aquel individuo no actuaba como un seguidor del caos, quizás sería un viajero de otra dimensión, otro tiempo u otro lugar que perdido, se movía bajo lo que en su mundo era normal, o por lo menos eso quería creer, lo cierto es que pensando así le divertía más el posiblemente encontrarse e intentar entender el porqué de sus acciones, para el más bajo una posibilidad de aprender siempre era un buen motivo para empezar una persecución, más que intentar atrapar a un grupo de adolescentes cuya única razón para destruir es una insaciable cleptomanía o simple deseo de destrucción provocado por una búsqueda de adenalina.

Para fortuna de ambos, este caso se había delegado por completo a ellos, ya se les había advertido que ningún otro miembro de la policía iría en caza de aquel agresor, a menos que pidiesen por refuerzos. Algunos podrían creer que era por la confianza que les tenían, otros por la osadía que siempre tienden a emanar, pero lo cierto es que para la comisaría una excusa para poder deshacerse del pelirrojo un buen rato era razón suficiente para asignarle un caso tan peligroso y delicado como lo era capturar a un destructor caballero perdido. Lamentaban que Jane tuviese que siempre cargar con él, pero como decirlo… Desde un inicio se complementaron bien, quizás sea por la infinita paciencia que portaba el rubio frente a la más infinita aun capacidad de Vann para volver una situación desagradable y caótica en una peor. O quizás podía ser que la cualidad innata en el detective de encontrar de forma psíquica cada detalle, cada pista y en definitiva todo lo necesario para poder apuntar a alguien y decir “Usted es culpable”. Eran el cerebro y el músculo, sólo que en una versión mucho más torpe, adorable y con grandes dosis de violencia, para el pesar de Jane.

Finalmente comenzaba a atardecer, ya habían terminado bastantes vueltas, cruzado bastantes calles y de paso, detener uno que otro criminal roba bolsos, lo típico. Transitaban sin muchas expectativas por una de las calles consideradas más… ¿Peligrosas? Quizás no sea la palabra, más bien era de esas rutas por las que lo mejor no era transitar de noche, por la abundante cantidad de bares de baja categoría, negocios turbios y escondites de pandillas, pero si la suerte les llegaba a sonreír aunque sea una vez, posiblemente fuese el lugar donde encontrarían la equis que marca el mapa.


○ [Vann] ahora es [Vann & Jane]





#9900cc Habla Vann Piensa Vann.

#0066ff Habla Jane Piensa Jane.
avatar
Edad : 98 Dromes : 29114
Reputación : 4
Mensajes : 41
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.