Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» To the Beginning
Hoy a las 6:56 pm por Christa N Reiss

» Una recuerdo, una ronda... ¿Algo más? [LIBRE]
Hoy a las 5:21 pm por Amnesia

»  Des étrangers unis [Priv. Zackary Argyreon]
Hoy a las 1:18 pm por Zackary Argyreon

» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 2:01 am por Luca Hibiya

» Obliviate {Expendiente}
Hoy a las 1:48 am por Luca Hibiya

» ¿Qué música estás escuchando?
Hoy a las 1:14 am por Aries Star

» FOTOS DE USUARIOS
Ayer a las 11:43 pm por Alice Donakis

» Encuentros [Prv. Alice]
Ayer a las 10:37 pm por Alice Donakis

» Touka´s ID
Ayer a las 9:59 pm por Alice Donakis

» CARNET PARA ESTUDIANTES/MAESTROS
Ayer a las 9:26 pm por Nero Angyros



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Nice to meet ya, i think. [Priv. Leo]

Mensaje por Yeye el Sáb Jun 16, 2018 8:52 pm

Los días pasan muy lento desde que se asentó en tierras de nombre impronunciable -¿Édrón?, ¿Edredón?, ¿Ene?- debido a la monotonía que parecía seguirlo por donde quiera que caminara en esta ciudad. Siempre la misma gente, los mismos gritos, el mismo aroma a humo y polvo. Estaba cansando de una manera no física, un evento único en su vida que realmente no estaba disfrutando, es más, quería acabar con aquellos momentos de aburrimiento antes de que cometiera algún acto del que probablemente no se arrepentiría, pero terminaría arrepintiendo a terceros por haberse metido en medio o algo así, tal vez, no suele prestar de su atención cuando escucha a alguien quejándose, sobre todo cuando se queja de algo que él hizo. ¡Ni si quiera en los 20 años que pasó encerrado en su isla se sintió tan aburrido!, ¡al menos su pequeña isla no le hacía aprendersede manera forzosa un itinerario!, y sobre todo, ¡al menos podía entrenar y destruir su zona de entrenamiento sin esperar sermones!; sería más sencillo si las personas que lo regañaran fueran ladrones… y no lo alimentaran. 

Pero no suele recurrir a la suerte, así que por tercera vez ese día intentaría ignorar el tema.
 
Ese día caluroso de Junio el sol parecía querer acercarse aún más; el diablo estaba pasando a grandes saltos por cada una de las casas de Éadrom -¿Dedróm?, ¿Eaqué?- dejando un viento que traía consigo el calor en todo el lugar. Ni si quiera el viento podría ser un alivio este día. El sol era crudo, asquerosamente directo. Podría aguantar el frío, pero los climas infernales siempre le hacían sudar de más y cualquier gota de sudor que pueda caer en mal lugar significaba un grave error en batalla, desde resbalarse hasta que en su frente el sudor cayendo en los ojos, cualquier posibilidad completamente imposible podría ser posible. Sobretodo durante un enfrentamiento inesperado, que obviamente el ya tiene completamente esperado. Los rayos UV no pasaban desapercibidos en las ventanas de madera corroída en la pobre pieza que con pocas ganas se le puede llamar departamento, atravesaban las delgadas cortinas como si estas no estuvieran intentando interrumpir su paso. Fue una clara pérdida de tiempo el haberlas traído de aquel mercado de pulgas y haber pasado tanto tiempo instalándolas en el marco superior de la ventana. Bueno, podría ser una pérdida de tiempo si el así hubiera querido considerarlo; porque Yasuri Shichika nunca tiene cosas más importantes que hacer.
 
 
Despertarse, asearse, vestirse e intentar hacerse un desayuno decente -hasta ahora descubrió que en estas tierras extranjeras existen cajas metálicas para todo; cocinar se tiende a hacer en cajas con fuego integrado y cajas con luces calientes; el teatro está encerrado en un contenedor laminado y retocado con una especie de pared de vidrio, concluyó que eran para no perturbar a las personas minúsculas dentro de él; y cajas que contenían alimentos variados que mágicamente se mantenían fríos, -¡qué gente más extraña!-, fue la tan dichosa rutina que le tenía al borde de provocarse un coma. Si no porque el trabajo de obrero consiguió en circunstancias dudosas le genera un gran sentido de responsabilidad, lo habría hecho desde hace mucho.
 
Al principio tenía la intención de irse sin avisar, no sería tirar la toalla porque trataría de volver después, pero después de que empezaran a darle cosas sin pedirlas, sintió la carga de las expectativas; “Ahh, que molestia”, es el pensamiento que siempre le pasa por la cabeza. Desde el principio no quería convivir, pero parece ser que planearon enredarlo con regalos desde el principio; estas personas viven en lugares muy ajetreados, en donde quiera se escucha el sonido de los metales y el supuesto pavimento que resonaba en las calles a cada paso terminaban siendo muy distintos a la tierra y la vegetación roñosa que solían molestar las plantas de sus pies, hay muchas cosas pasando a la vez que es difícil enfocarse en una, más con la escaza importancia el pelicastaño puede brindarle a las cosas; es probable que todos hayan conspirado para atraerlo a sus jaulas. Bueno, no es como si le importara.
 
Si es sincero, su vida como obrero no ha sido tan molesta como pensó que sería. Hasta ahora lo único que le ha mantenido ocupado desde que de extraña manera terminó en este lugar es extraer algunas cuantas hierbas que intentaban interrumpir el plano gris de la acera, tal vez de vez en cuando patear unas cuantas ramas en algún bote de basura cercano mientras haya alguien quejándose por la misma. Normalmente no suele hacer nada más haya de regar las plantas o plantar nuevas en las zonas que eran fáciles de ver, hacer arreglos en algunas matas de flores o revisar las plantas del invernadero,
 
…lo que le recuerda, el invernadero. Cierto. Eso existe. No se le había ocurrido tocar esa parte desde que llegó, tal vez era hora de que le diera un vistazo.
 
Su primera acción al haber llegado al instituto, fue visitar el invernadero. Se arrepintió al instante pues parecía más vivo que nunca, lo que significaba que debía laborar más de lo debido. Ah, que molesto, debió de haberse quedado en su habitación, quejándose por el calor. La vegetación estaba desbordándose donde sea, parecía querer aclamar de su propiedad las zonas donde la tierra había desaparecido, era un mar repleto de un innecesario color verde, entremezclado con el café de la tierra que a duras penas se dejaba ver. También, se encontraban peleando las plantas colgantes por salir del encierro de las viles macetas que no dejaban estirarse, chocaban unas con otras, parecía un arbusto mal podado colgante, veas por donde veas no era nada bonito... ¡incluso los arbustos no parecían arbustos al lado de esas cosas!, rayos, también tenía que arreglar los montículos verdes. Ni si quiera las plantas de colores -¿son flores o solo tienen otro color?- tenían la decencia de querer dar vida al lugar, estaban entremezcladas, cada hoja larguirucha apretada con la planta de en frente y un ramo de pasto atrás, enlazándose en una trenza de nudos imposibles y trepándose por cualquier superficie cercana. Su único alivio en ese momento es que no importa donde viera las flores se mantienen igual. Claro que no puede diferenciar del girasol de la esquina derecha al tulipán amarillo del centro superior izquierdo debido a que ambas son amarillas, pero al menos reconoce que son flores -¿las flores son plantas?- por las fragancias diversas, dignas de algún perfume.
 
Si… no iba a hacer esto. Menos cuando el calor penetra con el odio más concentrado dentro del invernadero, tal vez era por los vidrios agigantados que estaban por todo el lugar, pero la causa de su sudoración excesiva era algo que no se le pasó por la cabeza; en cambio, lo único que pensaba era sobre cómo cubrir todo este desastre sin asumir la culpa por no haber cuidado de este lugar desde antes.

-Tal vez pueda prenderle fuego a las plantas del centro...- si... no era el más hábil pensador. Después de un par de minutos desistió en preocuparse, tal vez se encargue de eso luego -no lo hará, y dentro de él sabe que eso es cierto-. Procede a tomar la manguera con la que se supone debe regar las plantas, girar la llave del grifo donde estaba conectada y dirigir toda el agua a su rostro, regando toda el agua posible en el suelo. Está gastando más agua de la que debe pero no es como si haya tomado en consideración esa posibilidad. 
avatar
Dromes : 16458
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Yeye
METAMORFOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nice to meet ya, i think. [Priv. Leo]

Mensaje por Leo. el Jue Jun 28, 2018 2:26 am

Era pleno verano y Leo simplemente sentía que se derretiría en cualquier instante, era en esas épocas del año donde los climas eran tan extremos, que deseaba quedarse todo el tiempo atrapado en el mundo de los sueños, aunque literalmente allá no tuviera nada divertido que hacer ni nadie, en realidad nadie, con quien hablar; pero no tendría que soportar el pequeño infierno que caía a la tierra desde el cielo. Pero desafortunadamente no podía simplemente desaparecer, tenía un trabajo que tristemente debía cumplir y aunque él no era un tipo que fuera muy apegado a seguir las normas o a las responsabilidades, tenía un objetivo en mente últimamente que simplemente no le permitía esfumarse del mundo mortal.

Intentaba mantenerse con la menor cantidad de prendas posibles cuando se encontraba en la seguridad de su pequeño apartamento y cuando salía a la calle evitaba por completo los trajes, chaquetas o cualquier cosa que cubriera de más, una camiseta sencilla  junto a unos pantalones holgados eran suficientes para él; no le importaba dar una apariencia despreocupada y juvenil a pesar de ser un profesor, después de todo siempre se había camuflado entre sus estudiantes y eso no cambiaría por más trajes que se pusiera encima.

Y bueno, ese era uno de los días que afectaba directamente al estado de ánimo del profe, su buen humor usual se cambiaba completamente a un poco hastiado y cansado de los mortales. Además tenía que ir al instituto a dar una clase y terminar algunos papeleos.. y era en ese momento en que se preguntaba por que se había metido a trabajar de profesor en la universidad, más aún para empezar justo en la estación de verano a trabajar; definitivamente la peor decisión que había tomado hasta el momento. Toda la mañana se la había pasado de aquí para allá y a pesar de que su humor tiraba más a molesto, era cierto que no podía quedarse sin hablar con quien se le atravesara por el camino, al menos 5 min a cada persona, conversaciones triviales y temas absurdos.

No había pasado mucho tiempo de la mañana tampoco, así que aún el sol pegaba fuerte y la temperatura iba ascendiendo aún mas al pasar el día, ascendiendo también su desesperación y ganas de escapar en la noche.

En un intento de escapar de tantos profesores, alumnos, trabajadores.. ciudadanos de Éadrom, tanta gente en general,  el come sueños salió hacia las áreas de descanso del campus tan solo cargando con su bolsita de tela llena de estrellitas, planas y brillantes,  y buscó la buena sombra de un gran árbol cerca al invernadero. En realidad toda la zona alrededor era bastante fresca gracias a la enorme cantidad de plantas que crecían allí, Leo las apreciaba realmente  y bueno, durante esos días se había convertido en uno de los lugares más preciados en el gran instituto Takemori.

Ya sentado en la banca, disfrutando un poco de la tibia brisa cálida del verano, recostado contra el espaldar con comodidad y cruzando la pierna derecha por encima de la izquierda; sacó su bolsita llena de sus aperitivos favoritos, más aún sabiendo que aquellas estrellitas pertenecían a los dulces sueños de un ilusionado chico que lo había llamado por 5ta vez en el mes para que se comiera sus pesadillas, como era costumbre, Baku se aprovechaba de la codicia ajena para apoderarse de todo, absolutamente todos sus sueños, esperanzas y visiones a futuro. Es que después de todo aquellos dulces sueños eran los más dulces y más sabrosos para los de su raza.

Se llevó una de las estrellitas a la boca y la partió entre los dientes como si de una galleta se tratara. Dejó escapar un suspiro aliviado de satisfacción y dio otro mordisco, comiéndose un sueño más. Tal vez podía parecer cruel para cualquiera que supiera el origen de su alimento, pero a él no podría importarle menos; desde el momento en que fue traicionado decidió que no sentiría lástima por cualquier otro mortal codicioso.  

Estaba a punto de llevarse otra estrellita a la boca, cuando a unos metros a su derecha, en la puerta del invernadero, había un chico literalmente bañándose con el agua de una manguera. El rubio esbozó una sonrisa ladina mientras mordía la nueva estrellita, observándolo. Resopló divertido y al mismo tiempo, mientras masticaba, intentaba pensar quién podría ser él. No tenía apariencia de ser un estudiante a pesar de tener cara de apenas se un adulto hace poco y tampoco profesor, ya que  seguramente ya habrían hablado al menos una vez. Leo hablaba con todo profe que se le atravesaba.

Masticó distraídamente su alimento hasta que recordó la conversación que había tenido hacía unos días atrás con otra profesora. Ningún chisme se le escapaba al rubio. Había un nuevo jardinero en el instituto. Arqueó la ceja derecha aún observándolo y solo si le echaba mucha imaginación, y una cantidad de chismes apropiados, podría deducir que era el jardinero. Pero bueno, no lograba pensar que otra cosa podría ser, estando en el invernadero, bañándose con agua de la manguera y sin regar si quiera las plantas. Dejó escapar una nueva risita y mordisqueó insistentemente nuevamente un sueño. Quería ir a hablarle, no para regañarlo o mandarlo a trabajar, simplemente se le ocurría que podría llegar a ser al menos una conversación entretenida en un día lleno de bochorno.

Se levantó guardando su bolsita de tela y caminó a paso lento hacia él, absolutamente silencioso.

Hey~ –Saludó, el rubio con su característica sonrisa amable. – ¿Qué tal? ¿Quién eres? – Preguntó directo al grano en cuanto estuvo a su lado. – Y.. ¿Por qué te estás bañando en mitad del instituto con una manguera? ¿Acaso trabajas aquí?~ Tienes cara de ser el nuevo jardinero.. ¡oh!  No preguntes como lo deduje, simplemente los chismes vuelan~ (¿) Solo supongo que deberías estar haciendo tu trabajo en vez de gastar agua de esta manera.. pero ¡bah! ¿Quién soy yo para decirte que debes hacer? ¿Un profesor que se está saltando sus obligaciones y papeleos mientras vaga por el instituto en un intento de escapar al calor? – Parloteó todo aquello sin detenerse, sin esperar si quiera que el otro respondiera, simplemente siendo muy él y prácticamente hablando consigo mismo.. como cada que iniciaba una conversación con alguien más. Sin embargo, su sonrisa era grande y sus ojos verdes brillaban en curiosidad.

¡Cierto! Casi lo olvido~ Mi nombre es Leo.. Es un placer, caballero de cabello largo~ – Extendió la diestra parándose frente a él para formalizar un saludo.

Señaló todo el lugar dentro del invernadero – ¿Y qué harás con todo este lugar? Yo la verdad entraría en pánico de solo pensar que debo organizar esta pequeña jungla.. Si fuera tú.. lo dejaría tal vez de lado.. me concentraría en otras cosas, ¿Sabes? Plantar flores por los corredores sería lindo.. Que otros se encarguen de esto~ total, los estudiantes hacen sus prácticas acá y son desordenados, que lo arreglen ellos. – Expresó el profe con total sinceridad, sin poder detener su extenso parloteo y definitivamente sin medir sus palabras. Tal vez alguien más lo habría mandado a trabajar de inmediato, pero Leo era sincero y no mandaría a alguien más a hacer algo que no tiene que.. No, él no era esa clase de persona. ¡Además! Si siquiera tiene asegurado que el chico fuera el jardinero, él simplemente lo estaba deduciendo por su propia cuenta. Como siempre.. suponer se le daba bastante bien.

Off Rol:
Lamento la tardanza~ pero acá está, espero que te guste~


Hablo #FF6666 -- Narro -- Pienso #9999FF -- Habla alguien más #CC0066
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 17643
Reputación : 0
Mensajes : 15
Ver perfil de usuario
Leo.
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nice to meet ya, i think. [Priv. Leo]

Mensaje por Yeye el Lun Jul 16, 2018 5:43 am

La frescura de ese líquido -¿el agua?, ¿la agua?- eliminaba cualquier sensación de incomodidad que provocaba el sudor. Incluso logró hacer de lado sin ninguna dificultad las palabras que saltaban molestamente dentro de su conciencia, no estaba de humor para enfrentarse con eso. Más haya de la basura en su cabeza, ¿debería de estar preocupándose por el desperdicio de agua? ¿está desperdiciando agua, para empezar?, " ¿Este tipo de cosas se descuentan del salario? " al parecer esta será la duda que le carcomerá por el resto de sus días.

O por el resto de la tarde, probablemente no dure mucho.

Distraído por nada, dirige la manguera directamente hacia su cuerpo. Tuvo una sensación de frescor momentánea hasta que la idea fugaz de que estaba empapando el uniforme que tenía puesto perturbó el momento de satisfacción; había estado evitando que cualquier gota de liquido cayera encima de los harapos de trabajo para evitar lavarlo desde que se lo entregaron; su superficie de mezclilla, que por cierto era muy poco confortable la sensación que dejaba en la piel, era insoportable en las holeadas de calor, si fuera por el vendría sin camisa, pero tenía que hacerlo, tener eso puesto le dejaba la comida en la puerta. Y no tenía un buen aspecto, ese uniforme era incluso más viejo que el pelicastaño; largos años repletos de polvo para ese uniforme mezclado con muy malas lavadas, estaba cubierto por una capa de tierra por causa de la jornada laboral con la que se debía llevar puesto y pelusa que no podía quitarse por nada; todo se mezclaba en una especie de lodo poroso que, por más agua que le cayera encima parecía solo empeorar su apariencia. Toma la manguera con la mano izquierda para hacer la cascada a un lado, acerca su nariz para poder absorber el aroma que emanaba de esos harapos de mezclilla... lo cual fue mala idea. Sentía como si estuviera arrastrando a un animal muerto sobre su nariz.

En medio de su minucioso análisis sobre las razones por las cuales debería deshacerse de sus trapos, un completo desconocido comenzó con una introducción inesperada. Una persona de cabellos rubios que parecían combinar perfectamente con el brillo que se atravesaba entre los vidrios del invernadero se acercó a el desorientado pelicastaño con la probable intención vestidura informal parecía decir en todos los extremos de sus ropajes sobre la posición que mantenía como estudiante en el instituto -¿por qué será que los maestros que prestaban sus conocimientos a los humanos más jóvenes tendían a usar trajes grises y negros, como si un funeral estuviera a punto de acercarse?- , lo cual no hacía más que preguntarse el qué querría un estudiante con un simple trabajador, ¿pedir limpieza, quizá?, pero no es un intendente así que tendría que rechazar su petición —...bueno...— pero tan pronto abrió la boca la otra persona había extendido su mano derecha, a la par de su calurosa presentación. Hace aun lado a ese mejor acompañante que pudo pedir en esas vísperas de calor: aquella manguera que no dejaba de expulsar las oleadas de agua. El pelicastaño no tuvo más que responder el saludo, imitando la acción para estrechar la mano ajena y no olvidando la educación, hace muchos esfuerzos para alejar el líquido de la persona.

Se veía como un humano muy agradable, algo amenazante y de presencia densa, pero agradable.

De todas las palabras dentro de la habladuría, una por sobre todo le tomó de sorpresa —¿Profesor?— musita para si mismo dando un pequeño respingo, casi imperceptible, demostrando levemente su nerviosismo; esa era palabra que menos quería escuchar, estaba siendo atrapado en medio del acto de pereza y apestando en una probable menor cantidad a canino mojado, por sobretodo ¡tomando un descanso en plena jornada! "¿Debería correr?" desde que eso pasó por su cabeza, sabía que no funcionar. Esa persona ya había visto su rostro, incluso hicieron contacto "Puedo regar el agua en su rostro..." no continuó su plan, era mucho trabajo.

Debería responder al saludo, ya lleva unos segundos estrechando su mano después de que se había presentado —Yasuri Shichika, Kyotoryuu de sexta generación, jardinero por accidente— deshace el apretón tan pronto termina su presentación. Se denota su habla entusiasmada, sonriendo de par en par, olvidando el ahora viejo plan de escape. No había necesidad de hablar de su título pero le gusta mencionarlo a la hora de presentarse, no es como si tuviera que usarlo todos los días, más en estos tiempos repletos de confusión donde ni si quiera sabe donde vive y donde la mayoría de los humanos de ese lugar toman como irrelevante, ¿tal vez no estaba en ellos nombrar los logros?.

¿Qué hacer con ese lugar?, ¡destruir la evidencia!, claramente lo había hecho si no hubiera dirigido su atención a refrescarse antes de derretirse el cerebro o empezar a buscar alternativas de entretenimiento —Espera, ¿solo para estudiantes?,— las mejillas casi dolían por estirarse tanto, saber que este no era su problema le dio el alivio que no necesitaba pero de alguna manera quería —Si hubiera sabido desde un principio que era zona de prácticas tal vez nunca pisaba por aquí, al menos encontré un lugar para darme una ducha... ¿este lugar sirve de ducha comunal, no?, no estoy muy seguro de eso así que por eso no me desnudé— estaba siendo extremadamente sincero, para él un espacio tan abierto, lleno de tierra y plantas y con un tanque casi eterno de agua solo podía significar un baño mixto y abierto al público; dentro de él algo le decía que su deducción estaba equivocada sin embargo no iba a negar que su punto de vista era impecable —Si es una ducha, ¿vienes a lavarte también o solo a quitar el sudor?, debes de tener mucho bochorno como para saltarte el trabajo— estaba a punto de soltar la manguera a aquella persona de cabellos rubios y compartir un poco de la gran experiencia que era refrescarse en medio de un plano tan abierto, desorganizado y verdoso.




|| —H a b l a r #660000— || " P e n s a r " #330000" || Palabras que Shichika no entiende y a veces le gusta usar; palabras que el autor usa y Shichika desconoce por completo || D e s c o n o c i d o#993366 ||
avatar
Dromes : 16458
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Yeye
METAMORFOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nice to meet ya, i think. [Priv. Leo]

Mensaje por Leo. el Mar Jul 31, 2018 10:46 pm

Fueron varios segundos, que se sintieron bastante largos, mientras aún mantenían estrechando sus manos en aquel saludo. El profesor mantuvo los ojos fijos en todo momento en las expresiones faciales ajenas; se le hacía divertido ver como sus rasgos faciales iban cambiando tan fácilmente por segundo, podía pasar de la confusión, hasta el miedo que por alguna razón se instaló también por un instante fugaz. Al menos después que el chico lo pensó durante lo que a Leo le parecieron milenios, por fin se presentó a si mismo.

Así que Shichika, el nuevo jardinero por accidente~ ¿Huh?~ – Tarareó repitiendo aquello que acababa de conocer para grabarlo prácticamente a fuego en su mente; o bueno tal vez lo únicamente que él había considerado importante de todo aquel largo nombre, después de todo ¿Qué era Kyotouryuu? La verdad no tenía idea. La mejor forma de evitar quedar mal ante algún conocimiento era intentar desviar la conversación a otro punto. – Me causa algo de curiosidad esto que dices.. ¿Jardinero por accidente? ¿Cómo puedes llegar a quedar seleccionado en un puesto al que ni siquiera tenías pensado aspirar?~ Tal vez podrías ser una persona con suerte aunque no lo sepas.. Huh – Paloteó más que todo para si mismo ya que la curiosidad había brotado en su pecho de la nada y como si fuera una enorme ola que no podía parar. Casi siempre era lo mismo con el rubio.


¡¿Huh?! – Exclamó el rubio en una sonora carcajada al escucharlo, se dobló ligeramente hacia adelante y cerró los ojos dejando a la risa fluir a través de su pecho. –¿No sabes algo tan básico? – Preguntó entre pequeñas risitas, su intención en ningún momento siendo el ofender al  contrario, pero al ser una persona tan extremadamente sincera y sin filtro en sus palabras, obviamente algunos de sus parloteos sonarían mal aunque él no lo quisiera. –Oh vamos… eso debió ser lo primero que te dijeran en la inducción.. ¿O no?.. ¡Vamos! Si hasta yo se que este lugar los únicos que lo utilizan son los estudiantes… – Contuvo un poco sus carcajadas y se limpió una lagrimita que comenzaba a deslizársele por el ojo derecho. Negó con la cabeza, manteniendo una enorme sonrisa, ya que definitivamente ese chico le había alegrado el resto del día con su ocurrencia, y soltó un suspiro.

No, no.. – Hizo un gesto con la mano para enfatizar que se encontraba un poco, muy, equivocado. Aquel chico, no sabría definirlo aún, pero era gracioso, parecía despistado y además algo flojo, siendo bastante obvio al momento de encontrarlo saltándose sus deberes; pero a el profesor no tenía ningún inconveniente con eso, cada quién podía hacer con su vida lo que le viniera en gana y no era quién para juzgarlos, así como esperaba él no ser juzgado. –Esta.. no es zona común de baños.. En realidad creo que cada habitación de las casas tiene uno propio.. Aunque.. – Se llevó la mano derecha a la mandíbula y la otra la puso en su codo, intentando dar un gesto pensativo; tan exagerado siempre como él era. Levantó la ceja izquierda y ladeó la cabeza hacia la derecha observándolo fijamente, con su traje de conserje mal oliente y el baño acabado de dar. – ¿El instituto te asignó una habitación? ¿o acaso vives por tu cuenta? Aunque también diría que podría haber un baño común dentro del edificio tal vez .. podrías preguntarle a algún encargado del lugar, por que seguramente yo solo esté inventando cosas, ¡no lo se! – Abrió las manos en otro gesto exagerado y sonrió de  medio lado.

Y.. no quiero una ducha, gracias por el ofrecimiento, ya tomé una esta mañana~– Tarareó mientras se cruzaba de brazos y luego recargaba el peso de su cuerpo en la pierna izquierda, cruzándose de brazos y sin borrar nunca la gran sonrisa en su rostro. –Y pues sí, adivinaste la razón por la que estoy escapando.. –Bajó las manos y soltó un suspiro exasperado de solo recordar –Adentro en la sala de profesores.. se arruinó el aire acondicionado, ¿Sabes lo que es eso?¿ Cómo puedo sobrevivir en un lugar repleto de gente envuelta en trajes?  ¡¿con este calor?! ¡imposible! Con solo verlos me pica el cuerpo, no se como lo soportan.. Huh.. – Suspiró, después de aquel pequeño ataque de ansiedad que le había atravesado la conciencia, es que definitivamente le molestaba ver a esos tipos, tan estirados, ¿serios?

Ah.. – Suspiró bajando la mirada a la manguera que aún chorreaba agua, desperdiciando mucha, sin duda. –¿Sabes qué?.. ¿Crees que me de problema darme una “ducha” – hace comillas con los dedos de ambas manos. – aquí?.. La verdad…  se ve bastante refrescante, ¿Lo es tanto como parece? . Al menos un poco de agua no hará mal~

Giró en su lugar viendo en los alrededores para saber si había alguien cerca, al menos un alumno o profesor que no debían ver aquello. Después de un par de vueltas y cerciorarse bien de que no había nadie,  se planteó por casi medio minuto si debía quitarse la camiseta que llevaba puesta para no estropearla, o incluso los pantalones; pero no, no era buena idea, definitivamente no era una persona que le gustara exhibir su cuerpo, a pesar de que no era nada de lo que pudiera avergonzarse para nada.

Bien, Shichika~ Estoy listo, Hazlo.. – extendió los brazos abriéndolos en toda su longitud y sonrió satisfecho, hacer tonterías de vez en cuando estaba bien. Necesitaba salir un poco de la rutina, bañarse con una manguera en mitad del instituto no estaba nada mal para empezar en aquella nueva ciudad.


Hablo #FF6666 -- Narro -- Pienso #9999FF -- Habla alguien más #CC0066
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 17643
Reputación : 0
Mensajes : 15
Ver perfil de usuario
Leo.
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nice to meet ya, i think. [Priv. Leo]

Mensaje por Alice Donakis el Mar Oct 09, 2018 9:54 pm

TEMA CERRADO
Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Alrededores/Invernadero



Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
Mi ship favorito <3:


avatar
Salón : 2 B Edad : 19 Dromes : 937794
Reputación : 47
Mensajes : 2828
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nice to meet ya, i think. [Priv. Leo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.