Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



TRAMA
Mythological
Prince's Search

POR Zackary Argyreon
BÚSQUEDA
Búsqueda de un universitario
POR Rudi Di Costanzo
LIBRE
Se ofrece rol dragonil
POR Skye D.
BÚSQUEDA
Búsqueda de un
ardiente dragón

POR Nekushi Kuishiro
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Lun Mayo 28, 2018 10:51 am

Asclepio Medicine era mi empresa más fuerte y aquella que me daba los mejores beneficios. Tras su imagen de benefactora y proveedora de fármacos que podían tacharse de milagrosos había una fuerte inversión y un entramado oscuro que se tejía desde que la constituí, lo cual hacía más de tres siglos. Había incluso empleado a ciudadanos fugados del régimen nazi cuando este cayó en debacle, pues sus científicos eran expertos en experimentación con humanos y me proveyeron de grandes avances. Siempre aprovecho cualquier circunstancia para hacerla más grande, más fuerte, más vinculada a la vida humana y también a criaturas menores que pueden trastabillar. Además ahora poseía ciertos vínculos con un elfo oscuro que me estaba haciendo la vida más llevadera. Somos más fuertes, más antiguos y estamos más presentes que nuestra primera enemiga: Bayer.


Había decidido que mi secretaria reservara una de las Salas de Junta en Emperador para la tarde del jueves 31 de Mayo a las 20:00. Las citas con mis nuevos inversionistas solían ser diurnas, pero esta iba a ser acompañada de aperitivos, buen vino español y champán francés, así como algo de música en vivo. Ellos deseaban invertir en mi empresa y deseaban que hiciese lo mismo con la suya. Por supuesto, no permitiría que invirtieran ni una moneda. Aunque sí les hablaría de la importancia de invertir en las suyas, de mi necesidad de expansión hacia industrias tecnológicas de su calibre, pues estaba mejorando la maquinaria de algunas secciones de mi fábrica de vacunas en Estocolmo, en Suecia, y la de productos vitamínicos y para adelgazar en Tokyo.


Koto y yo no nos veíamos desde hacía algunos días. Había dejado en él una valiosa misión. Antes de la junta deseaba comprobar qué resultados había tenido. Esperaba que hubiese logrado esas obras o de otro modo me sentiría terriblemente decepcionado, lo cual haría que él sufriese las consecuencias antes que llegasen mis nuevos “socios”.


Me hallaba en la habitación adjunta a la sala de reuniones donde se estaba desarrollando los últimos preparativos. El violonchelista ya estaba más que cansado de ensayar las partituras que yo le había pedido tocar para nosotros. Los dos camareros, hijos míos, se paseaban revisando las flores que habían decidido usar para el centro de mesa, así como las copas para el agua y el vino. Al fondo se podía ver una mesa llena de suculentos canapés de todo tipo, cuencos para salsa de soja u otras salsas, y un hueco para colocar el sushi como los cócteles de marisco. Todo estaba bajo control y yo enviaba un último mensaje a mi contable.


“Más te vale que lo hayas conseguido, Koto.”


Última edición por Caim el Vie Jun 01, 2018 9:29 am, editado 1 vez


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Mar Mayo 29, 2018 1:02 am

Nada más entrar por la magnífica puerta principal del “Emperador”, dando a un hall de lujo al más estilo romano-italiano, las miradas se giraron a su persona. Kosei ni se inmutó. Todo lo contrario, estaba acostumbrado a pesar de gustarle la discreción. Sin embargo, en aquella ocasión su vestimenta no era lo habitualmente discreta. De un blanco de mangas largas, y bajos que arrastraba por el suelo a su paso. Su cabello entrenzado con apenas unos mechones cayendo a los costados de su afilado rostro.

Parecía una mujer.

Algunos de los turistas más acaudalados y europeos de allí, se miraron y se preguntaron entre ellos si era algún espectáculo más del hotel, era un cliente o que. Sus dudas se disiparon al verle tomar una tarjeta, idéntica a la de muchos otros, y dirigirse a los ascensores de Cristal, donde aún así, las miradas de curiosos extranjeros lo siguieron mientras lo observaba en su ascenso.

A estas horas de la noche, lo que menos se le antojaba era una reunión. Pero debía asistir, dar su espléndida noticia al impaciente de su jefe, y comprobar que las cuentas fueran correctas. También influenciar a aquellos inversores en que accedieran a las sugerencias de Caim.

Llegado a una de las últimas plantas, caminó por el pasillo hasta una puerta de doble hoja sellada por el emblema del hotel.

Las cruzó, entrando a la sala de reunión y donde aún no había nadie.

No le fue muy difícil saber que estaban en la contrasala contigua. El violonchelo atravesaba con sus notas las paredes de aquella sala, y el silencio extremo no hacía más que incrementarlo.

Sin haber mirado el mensaje que le llegó al móvil, pues se lo había dejado en el coche que lo trajo aquí, con otras cosas, entró a la siguiente estancia. Sus manos estaban vacías. Su rostro inexpresivo.

-Espero que no se retrasen. Hoy quiero despachar el asunto rápido. -Dijo acercándose a su jefe, tomando una copa de vino tinto de la bandeja que uno de los hijos de Caim, ahora camarero, le ofreció. Un sorbo, apenas mojó sus labios, y guiñó a aquel antes de que se fuera a colocar los últimos detalles.

Estaban de muy bien ver la descendencia de aquel demonio. El que tenía a su servicio personal en su alcoba, a modo de multiusos, era de sus preferidos. Pero cualquier otro servía para sustituirlo.

Otro sorbo y añadió mirando al elegante demonio frente a él.

-Debo informarle de mi incompetencia en lo que me ordenó. -Actuando, mostrándose respetuoso y cuidadoso con sus palabras. Ignoraba el carácter con el que hoy se encontraba el contrario, y eso, era peor que jugar con fuego. -El señor Roma no accedía tan fácilmente. Contra tipos como él, la cosa...-Torció el morro en un gesto dudoso, de excusa, apartando la mirada un instante.

Tenía en mente ofrecerle su obra de arte cuando estuvieran reunidos. Se sentía con ganas de divertirse, y puede que su estilo fuera peligroso. A fin de cuentas, desvelaría una nueva creación de Roma en el que su contable posaba desnudo y sexualmente duro. Un regalo así a su jefe tal vez chocaba a los nuevos “socios”. No podía esperar a ver la reacción de uno y otro.

Pero ahora estaba ante otro juego igual o más no peligroso que el que vendría antes de iniciar la reunión.
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Mar Mayo 29, 2018 10:50 am

Por lo general a mí no se me tachaba de extranjero, aunque sí de hijo de extranjeros, pero todo aquel que se acercaba conociendo quién era, o al menos el camuflaje que usaba, sabía que comprendía mejor el país que cualquier racializado. No obstante, jamás vestía como Koto o cualquier asiático por mucho que me atrajese la cultura. En mi armario había un profundo estilo clásico europeo. Usé un traje de mil rayas azul marino, color atípico en mí, con una camisa blanca de algodón. El chaleco, pañuelo y zapatos iban a juego con el traje. Por supuesto, usaba reloj. No era un reloj habitual de pulsera, sino uno que colgaba del bolsillo y podía verse su bonita cadena hecha con tordos enlazados entre sí por el pico y la cola. Un modelo único, diseñado para mí, y que tenía más de cien años.


Al entrar en la sala, aguardando aún a Koto y al resto de invitados, mantenía un discreto segundo plano. Observaba cada movimiento como un animal a punto de atacar hasta que él apareció. No había mandado respuesta, pero de momento callaría mi molestia contemplando como había logrado meterse en tan refinada y clásica prenda. Sabía que el caminar se le dificultaría, pero realzaba sus caderas a pesar de ser un hombre.


No obstante mi gesto se endureció obligado por sus palabras. No importaba ya el traje, ni la elegancia que desprendía, sino que deseaba arrancárselo y dejarlo desnudo en la calle tal como lo había encontrado. ¿Fallar? No admito fallos. Mis ojos fulguraron de rabia mientras mantenía un silencio que podía dar a entender demasiadas cosas.


Dejadnos solos. Avisadnos cuando todos estén en el hall principal—dije provocando una desbandada, pues sabían que algo malo estaba a punto de suceder.


Por la puerta desfilaron mis hijos y luego un pequeño portazo, el cual era casi inaudible, mientras que mis ojos brillaban cada vez más. Controlaba el transformarme, el atacarlo, el maldecirlo y, sobre todo, el destrozar todo. Controlaba todo menos mi lengua.


¿Cómo se te ocurre fallar? No quiero excusas, Koto—respondí agarrándolo por el brazo que tenía libre e intentando que su traje no se manchase—. Deja que termine la reunión... vas a saber lo que es el sufrimiento y la angustia. Si quiero algo me lo tienes que conseguir, ¿entiendes? Sabes lo mucho que me juego. Quiero ese cuadro, pero ahora deseo dos más. Necesito que ese imbécil testarudo trabaje para mí. No, dos cuadros no... Un maldito fresco en el hall de este hotel será mucho más adecuado.


Otro reto. Le estaba retando por no conseguir lo que quería. Sin embargo, no me estaba dando cuenta que quizá tenía algo más suculento entre sus manos. Aún así no bajaría mi necesidad de tener una cúpula pintada por Amadeo Roma.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Mar Mayo 29, 2018 11:44 am

¿Habría excedido la pequeña broma? Nunca, NUNCA, desde que estaba bajo el abrigo de Caim le había fallado. Había escuchado de algún castigo a otros, pero sobre todo solían ser a sus hijos, por mostrar debilidad o perder en un entrenamiento. Cosas insignificantes a su parecer. No esperaba que fuese a ponerse de tal modo, echando a los demás presentes de su sangre para quedar a solas y, con la mirada ajena sobre él, Koto sintió como se constreñía su demoniaca alma.

Especialmente cuando aquella mano lo agarraba autoritariamente.

-¿Un fresco? ¿De Amadeo Roma? Eso.... -No dijo nada sobre su objetivo cumplido, pues, por su orgullo y testarudez, y porque ya que había enfurecido a Caim, esperaba gozar aún más de su sorpresa cuando trajeran el cuadro al hall una vez presentes todos. -Uno o dos cuadros son una cosa. Un fresco... ¡mg!-quejó leve por como se cerraban sus dedos como garras en su brazo. -Lo haré. Te lo conseguiré. -Prometió. ¿Cuando había dejado de ser su excelente contable a su negociador de caprichos?

Cuando lo soltó, se frotó el brazo sobre las pesadas y tupidas telas. Aún así había conseguido hacerle daño. Sus manos, tan grandes como lo eran, y fuertes, partirían huesos con facilidad. Probablemente.

-Señores, los invitados han llegado. Están todos en el hall.-Avisó uno de los hijos de Caim, tras llamar antes a la puerta.

Koto siguió al contrario un paso por detrás y con la mirada al frente, barbilla alta. Como si nada hubiere ocurrido entre ellos. Aunque... Se había comprometido al fresco. ¿Le liberaría de ese deber una vez descubriera que realmente cumplió su deseo? Algo le picaba diciéndole que no. ¡Tsk, hablamos de Caim!


En el hall, todos los socios charlaban entre ellos formalmente. Todos iban con similares trajes oscuros de camisa blanca europeo. Solo en el tono de la corbata se apreciaba la diferencia entre ellos. Roja, azul, con lunares... Aquel con la corbata dorada, llamativa a los ojos por él descante que daba respecto al resto, le resultó Tan peculiar como interesante. Principalmente, porque no hablaba con ningún otro allí reunido. Ni siquiera había tomado una de las copas y aperitivos de los que se le ofrecían.
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Jue Mayo 31, 2018 10:07 am

Se salvó por unos segundos de no sentir mayor presión sobre su brazo, por no decir que incluso sobre su cuello. Estaba por destruirlo debido a que me sentía realmente molesto ya que esperaba tener ese maldito cuadro en mi oficina. Ahora quería más. Deseaba que mejorara la apuesta para que consiguiera ese dichoso objeto.


Haz lo que puedas, sin importar si debes contentarlo sexualmente, pero consígueme lo que deseo—dije antes de entrar en el hall.


Allí estaban los cinco hombres que habían decidido personarse para hablarme de los respectivos negocios que tenían entre sus manos. A decir verdad todos eran gestores y administradores de una inmensa fortuna que recaía en el joven que estaba apartado, como si no quisiera formar parte de esa conjura, aguardando que estuviésemos frente a ellos.


Caballeros, me honra poder darles la bienvenida personalmente—comenté con la mejor de mis sonrisas. Nadie pensaría que estaba furibundo y que me encontraba potencialmente herido en mi ego—. Joven Nilsson es un placer tenerlo aquí—dije—. Koto, él es el joven heredero del que te hablé. Espero que ambos puedan hacerse entender durante la reunión y posterior celebración.


Era una forma suave de pedirle a Koto que si tenía que abrir las piernas para contentar al muchacho que lo hiciese. No me importaba ofrecer a mi amante como si fuese una concubina más. Ni siquiera me importaba si gemía o no cuando lo embistiesen. Por mí que lo hiciese, pues al menos disfrutaría de su trabajo.


Con quienes deben hablar es con nosotros—dijo Jackson, uno de los gestores.


El muchacho apenas estaba a punto de cumplir dieciocho años, pero aparentaba algunos años más. Sabía que tenía ciertas tendencias sexuales y le llamaban poderosamente los hombres del atractivo de mi contable. Podía haberle brindado cualquiera de mis hijos, sin embargo prefería que fuese él porque estaba más que entrenado para ser encantador y saber envolver.


Pero él pronto será mayor de edad, por lo tanto quien más me interesa que comprenda la importancia de este asunto es él y no usted—respondí—. El joven debe aprender quién va a ser uno de sus socios, ¿no es así? También qué pretendo o qué deseo de su empresa.


El muchacho se quedó observando a mi empleado. Parecía que había suscitado su tímida atención. Algo en mí me decía que intentaría terminar el asunto rápidamente para poder celebrar, y en privado, con Koto todo lo que pudiese y más.


¿Podemos marcharnos ya a la reunión?—preguntó el muchacho.


Pasen, por favor—respondió mi servicio de catering—. Todo está a la disposición para iniciar las conversaciones—añadieron ambos al unísono prácticamente.


Dentro ocupamos los lugares pertinentes, salvo el joven. Este prefirió sentarse cerca de Koto dejando el asiento que debía ocupar a uno de sus gestores. Rápidamente la reunión se llevó a cabo mientras tomábamos aperitivos. El diálogo era fluido. El muchacho aceptó que no se invirtiera en mis empresas, pues sentía que no estaba preparado para arriesgarse demasiado, pero sí estaba más que deseoso que invirtiéramos nosotros en la suya. Sobre todo que fuese Koto quien le pusiese al día con los trámites necesarios, los beneficios que tendrían y todo lo pertinente a solas porque se sentía más cómodo lejos de sus gestores que parecían casi inaccesibles.


Hay una habitación adjunta reservada por si alguien en la reunión se sentía indispuesto, así que pueden usar esa—dije antes de mirar a mi amante y darle una indicación silenciosa de “Contenta al chico.”


Pronto lo dejaría sin nada. Poco a poco me haría con su empresa y lo único bueno que sacaría de todo serían unos cuantos millones, el haber tenido a Koto cerca y nada más.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Vie Jun 01, 2018 1:08 am

Tenía en mente sacar la sorpresa en el mismo hall, para despertar el interés y ánimo del público. Especialmente tras cómo se sintió Caim, quien casi lo destruía. Su fuerza física era atroz. Sobrehumana. Incluso entre demonios resultaba abrumadora. Pero al final, llegados al hall, hizo un gesto a uno de los hijos de Caim que estaba compinchado con él, y le hizo saber que fuera más tarde por medio de signos.

Allí, en el hall, los asesores dejaron mucho a la vista respecto a su forma de actuar. Tal vez buscaran los intereses del joven empresario, pero algo más ganaban con su gestión si Tan escasa relación tenían con él. Ese tal Jackson tenía pinta de abogado. El típico títere que no dejaba hablar, mirar ni respirar si hacía falta, con tal de no dar señales al contrario.

Le gustaban los abogados. Sobre todo cuando se les atraía a un tema o terreno engorroso. Verlos en apuros era un pequeño entretenimiento.

Se presentó cortésmente al joven, con los formalismos correspondiente. Eso no pareció sorprenderle, tal vez acostumbrado a ello, por lo que, de seguido, sonrió confidencial, de espaldas a todos. Solo él pudo verle. Y eso sí que le gustó. Cercanía.

“Así que eso es....” pensó, escuchándole decir si podían proceder ya a la reunión. “Tiene prisa. Pobre niño, que adorable” -Se burlaba mentalmente, caminando a su lado a pasos cortos por su vestimenta. De no ser por su voz, algo suave pero igualmente varonil, se podía pensar que Koto realmente era una mujer.

-Si, vayamos. Le explicaré todo lo que desea saber con especial detalle. Aquí está todo hablado. -Habló hacia Nilsson, sin importarle lo más mínimo lo que el resto de asesores pudieran pensar. Con sus ojos dorados, y su mano sobre la rodilla del joven, lo encandilaba y llevaba a su terreno sutilmente.

Cercanía. La clave con ese chico era cercanía.

-Vamos. -Ordenó, caprichosos y acostumbrado a que todos le obedecieran.

De camino al cuarto contiguo, susurró unas palabras de pasadas a su compinche. Que dejará el cuadro en el despacho de su padre. Cubierto. No quería quitarle la sorpresa oculta plasmada en el cuadro.

Dentro de la habitación vecina, a puertas cerradas, Koto supo proceder con el joven. La estancia era una sala de estar de estilo romano clásico, con muebles italianos y españoles. Suelo de mármol, espejos enormes estratégicamente colocados y un diván en medio. Sencilla, elegante y poco sobrecargada. La sala de recreo o descanso de todo empresario. Fumarte un puro, leer, meterse unos gramos, hablar, dormir o follarte a tus putas. Todo y más pasaba en esta sala.

-Todas tus dudas, deseos y fantasías... Todas, trataré de resolvértelas. -Dijo despacio, acariciando su rostro adulto todavía suave e impúdico pese a su madurez física y edad. Una suave pelusilla en la barbilla y por sus patillas era lo único que tenía.
El joven no apartaba su atención de Koto, ni en la cercanía. Y al parecer, no iba a ser Tan parado como él demonio creía, pues fue el primero en besarlo y dar por iniciado el encuentro. Sabía lo que quería. Y lo quería ya, sin rodeos. Sin esperas.

Ayudó a aquellas manos deseosas de tomar su cuerpo a quitarse la compleja vestimenta, para acabar tendido en el diván. El joven extranjero apenas se quitó su camisa, desabrochándose sus pantalones del traje antes de tirarse sobre él, dominante y caprichoso. Experto en tomar cuanto quisiera y como quisiera. Le faltaba cierta experiencia y tacto en su forma de besar, pero eso lo hacía más divertido.

Koto seguiala corriente al chico, volviendo a ocupar su mente escenas realmente eroticas, sonidos obscenos pasados y sensibilizarse sus sentidos. Como ante Amadeo.

Ignoraba el motivo, habiendo olvidado las extrañas y arcaicas palabras de Caim que lo sometían a él. Porque... solo pensaba y recordaba aquellas escenas en el que él era el protagonista.
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Vie Jun 01, 2018 9:30 am

Me ocupé de entretener y contentar al resto, el cual creía que al menos habían logrado un beneficio mayor. Mis palabras, mis ojos y mis gestos habían conseguido amansarlos de tal modo que apenas había hecho uso de mis poderes. Sonreí maravillado al comprender que incluso una de mis hijas tuvo la “fortuna” de alegrar demasiado a Jackson, el cual terminó dándole su número de teléfono tras un indiscreto guiño. ¿Qué pensaría ese perro viejo si supiese qué y quién era esa joven de cabellos rojizos y mirada verde, tan verde como la mía, con una tímida sonrisa de labios carnosos? A saber. ¿Importaba? Tal vez, pues era profundamente divertido.


Finalmente las copas chocaron, los puros se encendieron y el ambiente se distendió tanto mientras sabía que en otro lugar Koto desarrollaba una de sus mejores habilidades: la seducción. No me importaba en absoluto que mi amante se abriese de piernas, pero sí que no hubiese logrado lo que tanto apreciaba. Todavía estaba furibundo. Ni siquiera el mejor licor, canapés y adulaciones consolaban mi ego totalmente agrietado.


No obstante, pronto decidí dejar la reunión alegando que me encontraba cansado. Ellos decidieron seguir la fiesta aguardando que el joven Nilsson apareciese de una buena vez, cosa que haría poco después de marcharme.


Me dirigí al despacho, donde sabía que Koto llegaría tras asearse. Que permitiese que jugase, que fuese libre de hacer lo que le placiera, no era igual que aceptar que viniese apestando a cualquier indigna criatura como ese pobre humano tan patético.


Una vez allí, en el despacho de mi habitación privada donde solía descansar, me acomodé fumando un Montecristo nº 4. También me serví mi tercer whisky on the rock de la noche. Fue entonces, cuando tomé asiento, me percaté del cuadro que había allí colocado. Tenía un trapo blanco, que me pareció a primera vista de seda y después descubrí que no estaba equivocado, echado por encima.


Me aproximé dando una calada profunda al cigarro, sosteniendo el whisky en mi mano zurda y sintiendo una excitación malsana. Habían inflado de nuevo mi ego, pues tenía una obra que esperaba que fuese de Amadeo Roma. Al levantar el trapo con la diestra, y de una sola jalada, me desilusioné un tanto al comprobar que no era la obra que quería. Sin embargo, ahí tenía una para mí.


Era Koto desnudo bajo un cerezo en flor, en un jardín desconocido para mí, mostrando todos sus encantos en una exaltación de lo impuro y natural que era el placer sexual. Sus piernas estaban abiertas, sus ojos entrecerrados, su cuello echado hacia atrás y mostraba una entrada que parecía exigir atención de una buena vez.


Me vas a conseguir ese cuadro y el fresco... Y ya sé como—dije clavando mis ojos en el lienzo que rezumaba necesidad y poder. El poder de someter a ese demonio como si fuera un chiquillo inexperto.


Ya deseaba que subiese para hacerle entender que quería todo de él. Si tenía que convertirse en una serpiente enroscada y peligrosa que lo hiciese. Amadeo Roma tenía que pintar para mí y darme esa maldita obra que tanto ansiaba.


Spoiler:
Puse +18 por tu post anterior y la descripción del cuadro


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Sáb Jun 02, 2018 2:47 pm

Terminó con el chico, quien, pese a su dominio inicial, finalmente descubrió que él mismo que le ponía más ser sometido. Meter, si, pero quien marcaba el ritmo e intensidad era el demonio. Koto.

En más de una ocasión fingió los gemidos, insatisfecho por la sinpleza de aquel humano. Eso, y por su herramienta. Acostumbrado a grandes varas últimamente, lo suyo era mero calentamiento. Sin embargo, el joven tenía aguante, y eso le agradó. Ya que iba a quedarse satisfecho malamente, que durase un par de rondas fue un punto a su favor.

Aún así, seguía adorándole los humanos. Especialmente cuando se creían superior o con poder sobre a él. Otra cosa que el joven tenía a su favor, pues, pese a ser alguien mimado, caprichoso y avaro, no lo consideraba su inferior. Se notaba en el trato con él después del sexo. También durante.

Para cuando salieron, Koto quedó con visitarlo a la habitación del hotel en el que se alojaba. La suit presidencial de una cadena inglesa. ¡Vaya si aceptó la reunión el chico!

Después de aquello, una ducha de agua caliente, enjabonándose el cabello y, con una bata de seda de media manga y por la rodilla, con el cabello ligeramente húmedo, oliendo a champú de flor de cerezo, fue almdespcho de su jefe. Si aún no había pasado por allí, lo esperaría con aquellas fachas, Tan carentes de ropa.

Sin embargo, al empujar la puerta tras llamar, allí estaba. El cuadro al descubierto, con una copa en sus manos y un olor a puro que le hizo arrugar la nariz asqueado. Nunca encontraría placer a ese tipo de cosas.

-¿Te gusta? Es una obra única de Amadeo. La primera de la nueva temática a la que quiere dedicarse por un tiempo.-Con elegancia felina y confiados aires, se dirigió almesceitorio y se sentó sobre él, con las piernas abiertas y sin dejar a la vista su entrepierna. La tela negra de seda, quedó muy al borde. Silenciosamente insinuante de su ausencia de más ropa.

-Después de esto, mi trabajo y mis horas extras de cuncubina barata, creo que me merezco algún tipo de resarcimiento extra. Y tengo echado el ojo a algunas cosas. Ya sabes. -Hablaba de sus caprichos económicos, pero la mirada que le lanzó al contrario recorriéndole de arriba abajo y desnudandole con la mirada, le hacía ver que se refería a otra cosa. Y eso, por aquel hechizo del que ignoraba sufrir, activado por su presencia, sus hormonas por la sala y la insatisfacción con el joven.

Habría que acabar la noche bien, o no dormiría.

avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Dom Jun 03, 2018 10:33 am

Aunque tal vez él lo veía como un hechizo, la verdad era simplemente un viejo truco que podían usar incluso los humanos. La diferencia es que yo podía prolongar el efecto gracias a mis poderes. Estaba domesticando su oído, olfato, vista, tacto y cada uno de sus sentidos. Quería que se entregase sin pudor alguno y sintiese que ardía si no presionaba un poco su figura con mis manos ligeramente ásperas. El juego era fácil de seguir por él ya que nunca tuvo demasiado pudor.


Deseo la otra—dije siendo absolutamente sincero—. Si tienes que abrirte de piernas, hazlo. Aunque supongo que ya lo hiciste, pero de no haberlo hecho... Lógralo. Consigue ese cuadro y el fresco—decía mientras acercaba mi copa para humedecer mis labios.


Conocía bien lo poco o nada que le gustaba el tabaco, aunque fuera el mejor, pero si lo tenía encendido era porque quería que terminase formando parte de los “comandos” que activasen su campo de placer.


Sobre tu resarcimiento de cuncubina quiero que sepas que tienes los productos que tanto deseas en tu apartamento—comenté—. Tenías un listado bastante caprichoso y caro, pero ahora se ha visto notablemente reducido. Perfumes, joyas y algunos complementos poco asequibles para cualquier puta; pero sabes que no para las mías—dije acercándome bien a él, quedando a una distancia muy corta, mientras mis ojos se fijaban en los suyos como si fueran dos dagas que se enterraban más allá de su alma—. ¿O acaso necesitas que alguien sepa satisfacerte? ¿Tan mal lo hace?—pregunté con sorna.

Quería ver su reacción y el poder que ejercía con él.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Miér Jun 20, 2018 1:04 am

-¿Cuando he incumplido mi palabra? -Devolvió místico, viéndole humedecer sus labios con el líquido de su copa y acercarse después con esos pasos elegantes y secamente sonoros sobre el suelo de mármol.

Frente a él, en el hueco de entre sus piernas, Caim clavaba sus orbes como puñales en los dorados de su contable. Éste, con el rostro alzado por la diferencia de alturas, no pudo retener una muy ligera media sonrisa taimada al escuchar que ya disponía de algunos de sus caprichos en su “habitación”.

Hablar de habitación respecto del lugar en el que vivía era casi erróneo, pues aquella “habitación” era casi un apartamento individual. Unos 150 metros cuadrados que tenía para él. Dormitorio, cocina americana, salón, un hall en la entrada, un despacho, dos baños completos con una sauna en uno de ellos y terraza con vistas a la ciudad. Grande, espacioso y remodelado para él al más puro estilo oriental.

-Por grande que la tenga, no deja de ser un crío. Esta noche le he enseñado un par de cosillas, con las que se ha ido muy contento, jumjum....-Respondió, terminando con una risita gutural, alargando su mano de largos y huesudos dedos para aferrarse a su corbata formalmente desarreglada, inclinarlo hacia él y rozar sus labios con los ajenos. Una mueca pasó por su rostro. Era ese olor de tabaco. Lo odiaba. Le resultaba asqueroso. Pero no hizo amago de distanciarse de él. -Esperaba que me compensaras personalmente por el cuadro. Tal vez también por mi trabajo extra de hoy, el de mañana, pasado... Y ya no digo por como te has puesto al principio. -Bromeó por el recuerdo de haberlo hecho enfadar. -Enfadado te ves realmente sexy. ¿No te lo han dicho?-Mordió sensual y juguetón su labio inferior, tirando de él con la intensidad suficiente para hacerse notar.
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Mar Jul 03, 2018 5:19 pm

Sabía que el olor a tabaco le desagradaba, pero debía templar los ánimos con algo más que simplemente un poco de alcohol, ya que necesitaba alejarme de mi terrible mal humor. Durante mucho tiempo combatí con mi carácter destruyendo otros territorios, compitiendo con otros líderes o basándome en el sexo más salvaje y destructivo. Últimamente estaba bastante centrado en expandir mis negocios esperando mejorar mi posición en este mundo humano, el cual era demasiado frágil para soportar una horda de hambrientos e insaciables demonios con sed de sangre y venganza. Tenía que mantener el control. Adormecer mi carácter era vital, pero Koto había decidido que no fuese con tabaco, alcohol y algo de diversión superflua. Él estaba allí para mí, merodeando con sus palabras y su carácter algo voluble.

El sexo es mucho mejor conmigo que con cualquiera y sabes que puedo darte otra de mis sesiones—dije antes de soltar una tremenda risotada.

Me sentía aún muy enojado. Que buscase mis cosquillas no era lo mejor, ni siquiera para él. Sin embargo, podíamos disfrutar de un merecido momento de placer. Tenía que dejar la frustración de no tener el cuadro que quería, al menos de momento.

Me acerqué a él, lo tomé por el mentón con la diestra y estiré la zurda hacia su cintura. Tenía una cintura marcada, unos glúteos firmes y unas caderas algo anchas. Su cuerpo era flexible y su piel muy suave, lo cual lo hacía tener unas características demasiado tentadoras. Me preguntaba si Roma se había percatado que era uno de mis mejores amantes y no un cualquiera.

¿Te he dicho alguna vez que me he dedicado durante algunos meses a crear una habitación secreta bajo este lugar? Una habitación para juegos demasiado adultos para muchachitos que no saben usar lo que la madre naturaleza les ha proporcionado—susurré pasando el pulgar por sus labios mientras ahondaba en sus ojos mostrando un brillo de deseo y crueldad en los míos.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Vie Jul 13, 2018 3:50 pm

A solas con Caim, el asiático demonio cambiaba. Podía ser su lealtad y eficaz contable, como su más sensual amante. Una sensualidad vestida de elegancia, picardía, dobles sentidos... Una sensualidad de paladares exquisitos. Pues no solo era su cuerpo y su cara bonita lo que daba.

Al menos, no a Caim.

-¿En serio? Eso me explica por que me bailaban los números “B”-Comentó con gracia, enfocados sus ojos en los ajenos, mientras por sus labios pasaba aquel dedo ajeno con un tacto algo tosco. Con cuidado, pero tosco. La delicadeza no era el punto fuerte de Caim.

Tomó aquella mano entre las suyas, sin apartar la mirada y sin borrar esa sutil sonrisa casi permanente en sus labios finos. Labios que besaron con la suavidad de la seda aquellos nudillos de su mano, para después, dejar descansar aquella mano sobre su muslo. Aquel cubierto por el albornoz. Claro.

No era de los que llegaban, se desnudaban y se entregaban. Le gustaba el momento. Tocar. Sentir. Saborear. Despertar el deseo y convertirlo en una agonia. En una tentación. Koto hacía cosas, pero también las dejaba a medias o daba pie a ellas. Como ahora dejando la mano de Caim tan cerca de la apertura de su alboznoz. Tan a las puertas a su entrepierna.

-Mm~... La naturaleza fue excesivamente amable con usted en ese sentido, jumjum... Con usted tengo siempre asegurada la satisfacción, juguemos o no. Aunque... hoy se me antoja dominación. Ese chiquillo no es más que un potro al que amaestrar a mi gusto. Tú, en cambio, eres el semental indomable que todo buen jinete quiere. -Fue diciendo soltando el nudo de su albornoz, dejando caer éste de un hombro y después del otro, de modo que solo cubría éste la parte de su cintura, cuál faldita. Y eso hasta que se levantara de donde estaba sentado, muy al borde.
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Lun Jul 16, 2018 2:25 pm

Seducción. Él tenía todos los recursos necesarios para seducir a cualquiera y tentar incluso al mismo Dios. Si Dios existía, por supuesto. Era una entidad que no existía como tal, aunque poseía “hijos” llamados ángeles. Los ángeles y demonios habíamos surgido de la nada, aunque no todos, logrando conseguir cierta fuerza y presencia en este mundo cargado de patéticas criaturas demasiado débiles.

La naturaleza... —dije antes de sonreír maliciosamente.

La naturaleza no me había otorgado nada, salvo el poder conseguir estabilizar un cuerpo creado por la oscuridad. Había tenido cierta suerte, pero no por la belleza sino por la musculatura y agilidad que poseía un cuerpo tan formidable como el mío. Él era distinto. Tenía un cuerpo flexible, de aspecto delicado, y que no dudaba en mostrar como si fuese la mismísima Marilyn Monroe o la idílica Rita Hayworth mientras desnudaba sus manos enguatadas.

Había vivido demasiado, visto demasiado, disfrutado de demasiado y aún así jamás estaba saciado. Siempre sentía sed y hambre de momentos eróticos. No importaba si era en una película, gracias a una canción o simplemente porque uno de mis amantes me ponía en bandeja su cuerpo. Además, él había dicho las palabras claves. Quería ser dominado, conquistado, destruido y consumido como si fuese un alma en el purgatorio.

Decidí colocar mis manos sobre sus hombros, deslizando estas por sus brazos hasta aferrar estos por encima de sus codos, dejando que mis ojos fulguraran mientras la sonrisa se ensanchaba.

—Entonces, acompáñame.

Mi voz sonó peligrosa, pero no tanto como lo que ocurriría entre las paredes de mi nuevo cuarto de juegos. Por eso simplemente lo agarré sutilmente con la diestra por su cintura y le hice caminar. Había soltado sus brazos, pero tal vez podía aún sentir la presión de mis dedos.

Llevé a Koto hasta el ascensor y pulsé una zona prohibida, la cual sólo apareció gracias a que introduje una tarjeta. Esa planta no estaba disponible a la vista. Él sería el primero en probar todo lo que allí había.

—Algún día te llevaré conmigo a una reunión sexual donde serás el plato principal y el banquete en sí—dije mientras el ascensor iba bajando.

Nada más se abriese la puerta se daría a una amplia zona estilo loft, pero tan amplia como toda la base del edificio. Había una piscina de agua caliente, fuentes, mobiliario de todo tipo y una decoración similar a la de mi habitación: minimalista y con predominancia del color negro perla y verde en distintas tonalidades.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Vie Jul 20, 2018 1:00 am

El contrario era para él una figura peculiar y compleja de definir. Para muchos, era su empleado fiel. Para unos pocos, era su más valioso amante. No faltaban los que lo veían como un objeto, o una adquisición más del demonio. Y todos ellos estaban en lo cierto.

En parte.

Caim era para él su protector, su jefe y señor. Si regresábamos a la noche en que se cruzaron sus caminos, bien recordaban ambos el trato que hicieron. Koto se ofrecía en su plenitud, y a cambio, Caim lo cubría bajo el manto de su protección.
Sin embargo, según pasaba el tiempo, conociendo más a ese hombre de rectos y algo toscos rasgos, lo llegó a admirar. Su fidelidad, lealtad y respetos iban más allá de los de un mero pacto. Era algo inherente en él, y exclusivo para con Caim.

Lo acompañó, cubriéndose de nuevo los hombros con el albornoz de seda. Allí donde las manos ajenas jalaron sus brazos, sentía la presión residual. “Está ansioso.” Pensó con una interna sonrisa, excitándole la idea de ver esa sala secreta. -Mas que un banquete, creo que será una carnicería para vosotros. -Aceptó de sobra la invitación.

El sexo no era su más preciado placer, y mucho menos lo aborrecía. Solo que le gustaba cuando lo deseaba realmente. Cuando conseguían despertar el lívido e interes en él.

Las puertas se abrieron, y una enorme sala apareció frente a ellos. Su color, su diseño y sus muebles gritaban el nombre y gustos de Caim. Pasó a aquel lugar, saliendo del ascensor.

El albornoz perfilaba su cuerpo. Ajustándose a su figura.

-Pensaba que se trataría de alguna sala de tortura o algo más perverso. -Bromeó, girándose a verle. -Creo que el cuadro te quedaría genial aquí, aunque... si quieres dejarlo en tu despacho...-Se encogió de hombros un instante- No hay problema. Es una peculiar forma de incitar a tus “queridos” socios a aceptar.

Allí nadie los iba a molestar. Era una sala secreta, que ni salía en los mapas. Solo Caim tenía acceso a ella. Así pues, desabrochó el nudo, lo dejó caer al suelo, junto a sus pies descalzos, quedando el albornoz tentadoramente abierto. Koto, de pie, inmóvil a unos metros frente a él.
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Lun Jul 30, 2018 2:52 pm

La sala era un lugar peculiar debido a la ubicación en la cual se hallaba, pero también por la decoración minimalista que poseía para ser de uso y disfrute de juegos sexuales. En apariencia sólo había una cama amplia, algunas vitrinas con objetos de placer y ciertos cuadros eróticos que podían escandalizar a cualquier mente cuadriculada. El negro y el verde esperanza resaltaba bajo las luces bajas y el sonido envolvente.

Dentro de la melodía propia de la sala, que era como si un murmullo de una fuente lejana se meciera con el arpa de la joven voz que parecía carecer de género, había mensajes ocultos que yo mismo había incluido. No me hacían efecto, pero a Koto se los provocaría.

Empezaría a amaestrarlo con mayor intensidad que al principio de nuestra relación. Para muchos Koto era sólo un hombre leal, para otros una especie de hijo sin genética vinculada a la mía y para mí un proyecto de demonio que quería construir. Era cierto que le tenía estima como a alguno de mis hijos más brillantes, pero era por su inteligencia y por la astucia que mostraba en los negocios. Tenía olfato, talento innato y talante para poder conseguir lo que yo deseaba. Sin embargo, había más. No todos mis descendientes, pues admito que el incesto es algo más que habitual entre los nuestros, eran de mi total agrado; así como no todos mis empleados podían decir que no eran mis hijos y poseían su estatus. De hecho, Koto era uno de los pocos que no tenían mis genes.

Pulsé varios botones dejándonos encerrados allí. Nada más cerrarse herméticamente todo comenzó la verdadera revolución. Las estanterías ocultas aparecieron, así como los objetos y diverso moviliario. Había potros, cruces de San Andrés y otras maravillas.

En el baúl tienes las prendas que debes usar—dije señalando un baúl de aspecto antiguo, muy diferente a la sala, y que contenía lencería similar a la que había usado para mí la última noche que nos habíamos revolcado—. Entretanto iré preparando ciertos juguetes que vas a probar y estrenar.

Se trataban de estimuladores para su entrada, así como otros que iban directamente a los pezones. No vería cuales sería, pues dentro del baúl había colocado también una máscara que tapaba su rostro a salvedad de su boca.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Dom Ago 05, 2018 3:00 am

El piso resultaba Tan peculiar como estravagante en cierto sentido. Minimalista como solían ser las estancias de Caim, pero con esos colores tendentes revelar su lado oscuro y perverso. La música de fondo, suficientemente alta para matar los silencios, era calmada y para nada desagradable. Koto prefería aquel tipo de música que la que actualmente pudiera haber. No era alguien dado al descontrol y caos en su vida, pese a ser un demonio. Y es que, hasta los demonios orientales guardaban su etiqueta y reglas naturales. Al menos, él no fue de los que mataba sin razón. Su rechazo por los humanos empezó especialmente tras ser capturado por ellos. Antes... solo eran una raza inferior. Los toleraba como quien tolera las aves en la cuidad.

Se acercó al baúl, donde había para elegir algunas prendas. Todas como las de la vez anterior.

Solo con recordar aquella noche, todavía le entraba un hormigueo de placer por las piernas. Por alguna razón tenia Bien marcada en su memoria aquella ocasión.

Se puso un tanga negro de encaje, quedando sus nalgas al descubierto. Junto a la lencería, había también correas, arneses y demás. De reojo, se preguntó con excitante curiosidad que pensaba hacerle. No podía esperar. Tomó unas pulseras de cuero negro con su correspondiente anclaje redondo por si quisiera atarlo, colgarlo o lo que deseara. Koto escondía su lado sadomasoquista bajo esa apariencia armónica y de eficiencia laboral suya. Por último, se cogió la máscara que se ataba con un sencillo sistema de cuerda sin por detrás, dejando sus labios únicamente visibles. Incluso la nariz quedaba tapada, debiendo respirar por la boca.

Sin su albornoz, solo con la escasa prenda y accesorios, sin poder ver, cerró el baúl y, dado que no estaba familiarizado con la sala, y que no recordaba suficiente dónde estaba cada cosa, se sentó sobre el baúl, en una postura de lo más elegante, cruzadas sus piernas una sobre otra, y apoyándose sobre una de sus manos, acariciandose la pierna con la otra distraídamente.

-Estoy listo. ¿Lo están tus juguetes?
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Mar Ago 07, 2018 10:16 am

Era evidente que su lado sadomasoquista estaba despierto como nunca. Había agitado la coctelera y había creado un cóctel letal en su organismo. Algunos de mis más recientes amantes también tenían ese lado oscuro, retorcido, negligente consigo mismos y abrasivo para cualquiera que desease la calma o el sosiego de relaciones vulgares, comunes y poco excitantes. Sin embargo, Koto era evidentemente alguien sobresaliente y destacaba por encima como si fuese la verdadera estrella en un talent show.

Mientras él se decidía a estar dispuesto para mí, como si fuese un hermoso regalo envuelto con una minúscula moña de adorno, yo preparaba las máquinas y los lugares que usaría en esta sesión. Primeramente me aproximé al equipo de sonido, el cual se hallaba ligeramente oculto tras una vitrina opaca. Conecté la música específica donde vinculaba una grabación de mi voz que su cerebro podía interceptar y ser estimulado con facilidad, pero no de forma consciente. Él sólo escucharía distintos géneros musicales, canciones elegidas para la ocasión, y que marcarían el ritmo de las “torturas”. Después encendí las velas aromáticas que contenían una esencia que estimulaba las endorfinas y provocaba un ligero cosquilleo que ni él sabría explicar. Cuando le quitara la capucha, en unos minutos, aspiraría todo el aroma de golpe y caería en caos. Por supuesto, estas mismas esencias las tenía mis fragancias habituales y era lo que usaba para nuestros encuentros con mayor frecuencia. Luego conecté algunos aparatos y dejé que los motores se calentaran; sin embargo, el primero que usaría no era algo novedoso sino clásico: fusta.

Me acerqué por detrás, viendo como su delicada espalda se hallaba recta y sus piernas al ancho de sus caderas. Mis manos se deslizaron por su cintura mientras daba una orden por voz a las poleas que tenía sobre su cabeza. Estas se hallaban ocultas dentro de un mecanismo que se recogía y cerraba dependiendo de mis caprichos. Al caer, deslizándose lentamente como si fueran serpientes, lo colgué dejando que sus pies apenas rozaran el suelo. Estaba de puntillas, sin saber bien qué sucedería, y pronto las cadenas comenzaron a moverse con mis indicaciones. Lo movían como si estuviese en una cadena de montaje y fuese a la siguiente sección.

Justo cuando quedó cerca de un diván rodeado por espejos que podían considerarse reliquias, pues eran muy antiguos, comencé a azotarlo con la fusta sin mediar más. Los golpes iban directo a sus glúteos.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Koto Kosei el Dom Ago 12, 2018 2:04 pm

La sorpresa de no saber con qué le saldría en aquella ocasión le resultaba Tan excitante como edén “algo” que tenía la música de ambiente. Incitado a quitarse la capucha que cubría su rostro salvo su boca, se vio elevado por las poleas. Y menos mal. Sus manos ansiaban realmente despojarse eso de la cabeza y saciar su curiosidad felina.

Con suma facilidad, su cuerpo fue, apenas rozando el suelo con sus dedos de loa piel, elevado y trasladado por la sala. Sin quedar liberado de aquel enganche, se escuchó como el aire era cortado secamente tras él. Entonces... ¡Zas! Seco. Directo. El cuero de la fusta acarició su piel, quedando una leve marca rosácea que poco a poco se intensificaría.

Sus nalgas se contraían, poniéndose bien prietas por los inesperados azotes. Y qué gusto.

Al asiático le iba aquel tipo de juegos, incluso otros más duros. Su fetiche principal, si es que tuviera alguno más que merezca mayor o igual mención, era el hecho de ser sometido. Indistintamente fuera él un pasivo tranquilo o un pasivo más activo, su acompañante debía saber complacerle sometiéndole. Que lo domaran. Que supieran marcar e imponer un ritmo.

Caim, por naturaleza, era dominante en todos los aspectos. Un consquistador y férreo ser que no aceptaba imposición alguna sobre él. Y por eso, con él Koto teniía garantizado la satisfacción.

Siempre.

Algún que otro gemido o siseante replica de escozor acompañaba al vacío sonido de la fusta cortando el aire, antes de impactar en sus nalgas.

Ciego, respiraba a bocanadas por la apertura de la boca, tragando en cierto modo, aspirando directo a sus pulmones, el aroma que impregnaba el ambiente y que aceleraba su metabolismo.

-Eres todo un clásico. Mh~... -Un azote robó de sus labios aquel gemido ronco que forzó a propósito a sonar lascivo. -Me pone que des duro.¡Mh~!
avatar
Dromes : 21108
Reputación : 3
Mensajes : 59
Ver perfil de usuario
Koto Kosei
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Caim el Dom Ago 19, 2018 3:21 am

Boqueaba como una carpa recién capturada sobre una pequeña y débil canoa. El silbido de mi fusta cortando el aire antes de impactar era bastante atractivo, pero se intensificaba en sus oídos gracias a la música que pronto vibraría. Aunque no la escuchase perfectamente vibraría. Eran las vibraciones, y no la letra en sí, lo que lograba los efectos placebos. Sus glúteos pronto comenzaron a enrojecerse e incluso su piel se abrió dejando paso a pequeñas gotas de sangre que salpicaron el suelo.

Dominación. Muchos hablan de la dominación y ni siquiera saben dominarse a ellos mismos. Un dominante debe saber sus límites, donde esta el peligro y como hacerlo sentir. De no saber dominar sus emociones no puede conquistar a otros. Para que alguien pudiese superarme en ese momento, ofreciéndole a Koto algo mejor que lo que yo le daba, debía entrenarse años en la meditación y el control de sus emociones. Podía ser arrollador, igual que Atila, pero sabía como canalizar esa energía.

Dejé la fusta a un lado para colar mi mano derecha entre sus piernas, palpando ligeramente sus muslos, para permitirle sentir mis dedos cerca de sus genitales. Lo hacía desde atrás hacia delante, abriendo ligeramente sus piernas. Pronto apreté sus testículos entre mis dedos y comencé a masajearlos.

Mi boca se pegó en su cuello y dejé que mi aliento rozase su piel, para luego clavar mis dientes dejando la marca. La sangre fluyó, pero no me llevé trozo alguno de su carne a pesar de despegar un poco esta. Era como el mordisco de una fiera o un vampiro hambriento.

Me gustaba lo erótico que podía ser su cuerpo cuando temblaba por el placer, sobre todo envuelto en esas prendas. Estaba amaestrando mejor que nunca a mi mejor amante, ese que lograba que me complaciese por completo. Podía enamorarme de ese instante, pero no de él. Amarlo de algún modo, por supuesto, sin embargo no era un imbécil que se arrodillaba víctima de unos sentimientos poco prácticos y patéticos. Amaba el placer y amaba ofrecerlo, así como admiraba a los sumisos como Koto que parecía no tener demasiados límites.


Célula de Identidad:
avatar
Dromes : 24590
Reputación : 9
Mensajes : 124
Ver perfil de usuario
Caim
DEMONIO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.