image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Wonderwall [Lazy ID]
Hoy a las 11:51 am por Lazy

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 11:50 am por Lazy

» Walking together
Hoy a las 11:36 am por Zackary Argyreon

» Un dia como cualquier otro (libre)
Hoy a las 11:10 am por Janelory

» Take care of me. [Priv. Jane]
Hoy a las 10:57 am por Janelory

» La desesperación es la culpable (Hina/Yukio)
Hoy a las 10:35 am por Hina/Yukio

» ¡Nueva búsqueda del club de cocina!
Hoy a las 9:05 am por Hina/Yukio

» Agregar/Quitar Integrantes
Hoy a las 9:02 am por Hina/Yukio

» Pasen y vean al fatástico Penumbra! (Búsqueda :D )
Hoy a las 8:42 am por Shiryuu Sawada

» ELIMINACIÓN DE CUENTAS
Hoy a las 8:01 am por Luka Crosszeria





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¡Art Attack!

Mensaje por Anko el Miér Mayo 23, 2018 7:45 pm

Domingo, 10:00 A.M, Parque para niños.

Musiquita:

Era una muy linda mañana, un perfecto día para dormir hasta tarde y quedarse en casa a disfrutar de la fresca brisa que entraba por la ventana, sin embargo debía levantarse temprano, había hecho una promesa que por nada podía romper. Los cálidos rayos del sol entraban por la ventana, quemando los delicados párpados  de la castaña, pero ella combatía contra el enemigo número uno de Morfeo, no quería escapar de aquel dulce sueño con magdalenas y caramelos ¡Ella era la reina dulce! Comandaba a sus pequeños rompemuelas para construir un hospital, solucionaba los problemas entre las latitas de gaseosa y la gente mentita, era la sacerdotisa en la bosa de los malvaviscos con las tazas de chocolate ¡Ella era el antes, el ahora y el después! Podía llevar a su reino a la cúspide de la productividad, hasta que dios desató su furia contra su gente – Hermana – Escuchaba hablar a su gobernador en los cielos, sacudiendo todo en un infernal terremoto, las casas se desmoronaban, los edificios cedían, su imperio moría rápidamente frente a ella – ¡Tómame a mi, pero deja a mi pueblo! – Gritaba la gobernadora a los cielos, pero aquella entidad sólo se repetía, hasta finalmente observar como una mano se estiraba en su dirección, atrapándola.

Sólo alcanzó a gritar antes de despertar, los rayos de sol no la habían derrotado, pero si su pequeño hermanito, quién estaba sentado sobre ella, jalando las mejillas de la maga – Lo prometiste – Menciono mientras sus palabras eran como un puñal, Akku no era de los niños que despertasen temprano por cuenta propia, pero cuando se trataba de ir a jugar, podía estar listo a las seis de la madrugada. Anko sólo suspiró en negación, cerrando los ojos y tratando de quitarse la pereza de su ser, debía ser un ejemplo para el menor y cumplir con sus promesas. Se levantó junto con el pequeño, se dieron un baño y finalmente, luego de vestirse con ropa limpia, tomar un buen desayuno de tostadas y leche. En un pequeño recipiente preparó sándwiches de tomate, lechuga y jamón, para luego colocarlo dentro de una mochila, en conjunto de unas botellas con agua y unas piezas de fruta bien conservada, aparte de por supuesto, su block de dibujos, algunos materiales y algunos juguetes para su hermanito, como su cubeta y su pala favorita.

Y finalmente salieron, caminaron unas cuantas cuadras antes de llegar al parque de siempre, una enorme zona llena de juegos, bancas, árboles con una hermosa sombra, bebederos, pero lo más importante, un arenero enorme. – Akkun, puedes ir a jugar, yo me sentaré en la sombra de un árbol – Respondió la responsable chica, antes de caminar con calma al mismo. El pequeño vestia una remera de manga corta amarilla con franjas naranjas… O naranja con franjas amarrilla, con unos pantalones azules de tirantes y unas zapatillas rojas, mientras que la mayor vestía una remera blanca con un estampado de Hello Kitty, una pequeña chaqueta azul claro con las mangas arremangadas, una pollera algo larga de color negro, debajo llevaba un corto short azul. Sus piernas totalmente cubiertas con medias blancas y unos pequeños zapatitos castaños oscuros con broche. En su cabeza aparte de su usual peinado de piña, llevaba un gran sombrero blanco que le ayudaba a conservar la sombra.

Una vez cerca del árbol, colocó un gran mantel en el suelo, de esos utilizados para los picnics, sentándose sobre el mismo con cuidado, por un rato se quedó observando a su pequeño hermano jugar, estaba lo suficiente cerca de él para escucharlo hablar y contar sus alucinantes historias sobre caballeros y marcianos, él también podría escucharla bien si llegaba a llamarlo. De su mochila tomó el block, unos cuantos lápices que dejó sobre el mantel y comenzó a dibujar, dejando el bolso a un lado. Eran bocetos al azar, dibujaba algunas aves, las nubes, aves robot luchando contra nubes zombies, pero finalmente terminó dibujando a su hermanito, fue el dibujo al que pareció tomarle más inspiración, aunque por lejos que llegase a parecer, no lo dibujaba sentado haciendo castillos en la arena, no, lo dibujo con una brillante armadura, protegiendo a su princesa mitad dragón del malvado mago, era lo que más le divertía, al punto en que quedó totalmente inmersa en su mundo imaginario, sin quitar su brillante mirada en su pequeño hermanito, su pequeño caballero.


avatar
Dromes : 6515
Reputación : 0
Mensajes : 28
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Art Attack!

Mensaje por Haruki Nishinomori el Miér Jun 06, 2018 10:15 pm

Había despertado rebosante de energía. El sol no picaba muy fuerte, por lo cual pudo saber de inmediato que sería un grandioso día para salir a jugar. Largó un bostezo mientras estiraba sus pequeños brazos y poco a poco fue descendiendo de la cama para buscar sus chancletas. Todavía era temprano, pero quería aprovechar al máximo el buen clima.

Bajó corriendo las gradas que conectaban al segundo y primer piso de la casita para acercarse a la cocina. En la nevera aún había alimentos, no debía preocuparse por realizar compras ni nada parecido, estaba muy relajado por ese motivo.

De la alacena, sacó una caja de cereal azucarado. Era uno de sus favoritos, le gustaba comerlo mientras veía series animadas. Tomó la caja con la mano derecha y fue a buscar un plato hondo para echar allí su cereal, no sin tener en cuenta que aún le faltaba la lecheDebo darme prisa, ¡ya va a empezar! pensó al ver la hora. A penas eran las siete de la mañana. Se apuró para tomar asiento en la silla que quedaba frente al televisor para así poder ver bien la fábula. A esa hora comenzaba la tanda de programación infantil.

Unas dos horas después, luego de ver sus series y dejar los platos limpios, se alistó para salir. Siempre se aseguraba de dejar todo bien cerrado ¡Voy saliendo! mencionó alto mientras se colocaba su mochila y agarraba su avión de juguete, el cual se llamaba JetFlux. Salió de su casa y miró los árboles que se movían alegremente al ritmo del vientoLuego jugaré con ustedes pensó y apuró el paso para ir al parque de la ciudad.

Ya eran las diez de la mañana y por suerte no había demasiada gente, ¡podía jugar donde quisiera! Tiró su mochila debajo de una banca y comenzó a correr por todo lado, jugando con su buen amigo JetFlux. Ya que no conocía a muchos niños de su edad, solía crear animales o cosas extrañas y divertidas con su poder para entretenerse un rato, pero esta vez vio algo que quizás lo distraería.

El arenero no era exactamente la parte en la que un infante de su edad pudiera jugar, era para niños más chicos (pese a que ese arenero en especial era bastante amplio); sin embargo, fue algo que dejó en segundo plano. Había otro niño allí, pero por su cabeza no pasó el hablarle ni nada, era muy disperso cuando ya tenía otra tarea en mente.

Veamos. Si es un castillo debería tener una torre así... Muy grande, sí, y una entrada que parezca de madera. ¿Qué opinas, JetFlux? cuestionó al avión y asentía como si este estuviera diciéndole algo importante. Sus manos comenzaron a moverse y quizás los transeúntes no decían nada por no ser entrometidos, pero solo el pedazo de torre que había empezado a construir era un poco... no proporcional a la habilidad de un niño de siete años. Giró su cabeza un momento y al escuchar al otro menor, ¡estaba jugando a algo muy divertido! Incluso mencionó extraterrestres.

Dejó el castillo hecho a medias, e inspirado, comenzó a hacer la mini escultura de una nave espacial.



Narro Pienso Hablo


¡Magia!:



avatar
Dromes : 83740
Reputación : 10
Mensajes : 318
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.