image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» I'm looking for you ||Búsqueda de rol||
Hoy a las 7:20 pm por Mephisto

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 7:19 pm por Mephisto

» Hol mich. [Mephisto - ID]
Hoy a las 7:18 pm por Mephisto

» Reserva de físicos
Hoy a las 6:52 pm por Ren Hitsugaya

» ¿No sabes que hacer con tu vida? Yo te puedo orientar
Hoy a las 6:05 pm por Amber Myogi

» Stellar: Ficha
Hoy a las 5:38 pm por Mephisto

» Comienza una nueva etapa. [Con Nero Angyros.]
Hoy a las 5:00 pm por Lily Evans

» Negocios turbios [Priv.Velkan]
Hoy a las 11:44 am por Saya Vlad

» Ausenciaâa
Hoy a las 10:34 am por shanacita

» Las sombras de la muerte || Priv Saya Vlad
Ayer a las 11:06 pm por Saya Vlad





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Miér Mayo 16, 2018 11:24 pm

El estruendoso timbre sonó en el instituto indicando el tiempo de receso de los alumnos de los distintos planteles. Los susodichos salieron amontonados inundando el aire de extraños olores y muchas risas en distintas pláticas que formaban entre ellos. Cuando el pasillo se había vaciado un poco, permitiendo un mejor acceso a casilleros y demás aulas. Un chico salió con los libros abrazados sobre el pecho y la cabeza gacha. Caminaba con sigilo y cuidado, queriendo pasar desapercibido y cuando algún estudiante subía la voz este se asustaba y no tardaba en avergonzarse.

Para él fue un reto llegar a sus casilleros y cuando introdujo la contraseña y lo abre para introducir sus libros y sacar los nuevos; dejó salir un suspiro de alivio mientras sentía aquel maldito ser empujar sus dientes. Apretó más la boca, pero su miedo creció cuando escuchó pasos detrás de él y aquella risa masculina que le erizaba el vello de la nuca. Si volteaba sabría lo que vendría, aunque de ninguna forma podría escapar. Sentía el peligro que se aproximaba.

-Muy bien, chico babosa, estamos aquí como de costumbre –aquella frase confirmó sus pensamientos, el chico rubio, alto, líder del grupo de matones de la escuela. Odiaba aquello. -¿Nos vas a ignorar? Pues te irá mal de todas formas –Sintió la mano ajena en su hombro, obligándolo a voltear y empujándolo contra los casilleros -Vamos enséñanos aquella cosa asquerosa.

El alboroto llamó la atención de algunos alumnos, algunos ya conocían aquella rutina, y se dedicaban a seguir en lo suyo, otros miraban divertidos o grababan la escena para subir a alguna red de Internet; en cuanto a los nuevos, los que no sabían lo que pasaba había dos, preguntaban o sólo miraban con preocupación. Pero nadie hacía nada, ni los profesores ¿quién en su “sano juicio” se atrevería a meterse con el peor chico de la escuela? Pero seamos honestos, ni aun así dejarían a su juguete principal, al que tenían acorralado en ese momento.

Pronto se escuchó el primer golpe, el rostro del chico estaba ladeado y por su labio corría sangre, comenzaba a tornarse rojo entre su pálida piel, además de la evidente hinchazón que se hizo presente. Tragó saliva ¿Por qué aguantaba aquello? Fácilmente podría salirse de la escuela, aunque el problema no era sólo ahí, era en todos lados, con quien sea que conociera su maldición. Su cuerpo tembló intentando contener las lágrimas y expresiones que sólo hicieron reír al grupo, burlándose descaradamente. Se preparó para el segundo golpe que no tardó en marcarse directamente en el ojo. ¿Cuántos golpes serían esta vez? ¿y cuántos insultos? Probablemente volvería a perder la cuenta.

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Jue Mayo 17, 2018 5:43 am

Por fin había terminado la clase de física, por fin el descanso,buf... Menudo alivio, en verdad parecía que aquello no iba a terminar nunca, más que una asignatura de 3º parecía una tortura mediaval, pero no por la complejidad de los ejercicios, sino por lo chapas que era aquél profesor, ¿cómo era posible que fuera capaz ese hombre de hacer cabecear incluso al empollón de la clase?, sí, ese de gafas que se sienta en primera fila, y que con tal de no perderse una explicación ni parpadeaba, ese mismo.

Demian y sus compañeros de clase salieron al pasillo estirándose, bostezando, preparando sus cuerpos para más adelante quitarles el balón a los de primero y ponerse a jugar al fútbol, aquellos niños los consideraban unos matones sin embargo no eran gente agresiva, simplemente tenían pintas de macarras pero nada más.

Caminaban por el pasillo charlando y haciendo el tonto cuando de pronto Demian escuchó el comentario de unas chicas. -Ese idiota, otra vez metiéndose con Eremiha...-, -Pobrecito, deberían dejarlo tranquilo, además, cada vez es peor, siempre aparece con golpes en la cara.- Tras escuchar aquello Demian se giró y detuvo a una de las muchachas, tomándola de un brazo. -¿Dónde?- Preguntó, exigiendo que la muchacha le dijera en qué lugar exacto aquél chico llamado Eremiha estaba siendo acosado, y finalmente la joven le señaló el camino, mostrándose bastante sorprendida por la actitud de Demian.

Rápidamente el Buho comenzó a caminar hacia el lugar que le habían indicado, detrás sus amigos, ninguno sabía por qué Demian de repente había decidido entrometerse en un problema que no era suyo, pero tampoco les sorprendió, él simplemente era así, además, una pelea de vez en cuando siempre era bienvenida. Tras girar la esquina y por fin ver al joven y su acosador, Demian tomo carrerilla, sus fuertes pasos se escuchaban desde lo lejos pero todos estaban tan ocupados riéndose del chico que ni se dieron cuenta de lo que se les echaba encima, y como salido de la nada el buho apareció entre la multitud, saltó para poder tomar más impulso, quedando todo su cuerpo en el aire, sus pies apenas tocaban el suelo, sus puños cerrados y en posición de ataque, utilizó todo su cuerpo para golpear la cara del rubio, el puñetazo fue tan fuerte y tan limpio que el chico salió volando, cayendo al suelo debido al golpe.

Finalmente los pies de Demian alcanzaron el suelo, todos estaban perplejos, los amigos del matón no tardaron mucho en reaccionar para atacarle pero el buho no había venido sólo, sus compañeros llegaron justo a tiempo para mantener "entretenidos" al resto de idiotas, por otro lado él simplemente llenó sus pulmones de aire, terminando por clavar su mirada sobre aquél joven que a pesar de todo ya había sido herido. -Hey, ¿estás bien?- Demian posó una mano sobre su hombro, buscando sus ojos con la mirada, agachándose un poco pues era demasiado alto. -¿Quieres que te acompañe a la enfer...- Y entonces entre puñezatos y patadas uno de los que aún seguían peleando empujó por accidente al buho, quién rápidamente chasqueó la lengua y le propinó una patada, pero una no muy fuerte, más bien fue como un empujón, como apartando a un chucho sarnoso. -Quita hombre, ¿no ves qué estoy hablando con alguien?-
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Jue Mayo 17, 2018 2:47 pm

Se escuchó un nuevo golpe, pero no estampó nada contra su mejilla o estómago, entreabrió un ojo cuando los estudiantes hicieron más alboroto de lo normal y lo que observó no tenía cabida en su mente. Ver a su bully siendo golpeado por un chico de cabello puntiagudo y de un color digno de cualquier delincuente. Aunque el chico de ojos cetrinos había aprendido a no juzgar por las apariencias. Se hizo pequeño en aquel rincón desviando la mirada de aquella pelea. Quería decirle que parara, pero hacer eso sería cavar su propia tumba al abrir la boca.

Pudo haber sido un atisbo de valentía  o el hecho de que estuviera harto de la pútrida violencia que había en el mundo. Sin pensarlo dos veces había agarrado  el fornido brazo del chico antes de volviera a dar otro golpe. No era fuerte por lo que la fuerza del chico le sorprendió y cuando este le volteó a ver, la ferocidad le hico apretar los dientes y soltarle avergonzando mientras hacía reverencias con la cabeza en modo de disculpa. La altura del chico era mayor a la de él y el tacto que propino en su hombro le sobresaltó, y al verle a directamente a los ojos tragó saliva sumamente nervioso. Asintió con la cabeza suavemente sin poder apartar la vista. Cuando al chico frente a él le empujaron cerró los ojos con miedo, por pura costumbre mientras pensaba como salir de aquella situación. No es que no le estuviera agradecido, pero estaba muy incómodo, sobre todo con la personalidad algo explosiva que mostraba.

Miró a sus lados, entre todo el desastre los profesores se presenciaba caminando directamente al lugar, pues aquello se había transformado en toda una pelea de bandos y no se podía ignorar. ¿El problema? No quería ser castigado, pues él, lastimosamente, era el ojo del huracán. Jaló la camisa del chico, dudoso sobre sus próximos movimientos. Agarró su mochila con fuerza mientras le indicaba con la mirada a la autoridad escolar acercándose a paso rápido. Se escabulló intentando que su torpeza no lo traicionara y esperando mentalmente que el salvador de la anterior situación le estuviera siguiendo, al igual que se preguntaba si la altura no sería un problema a la hora de huir y que no les vieran. Entró a una de las aulas desocupadas y juzgando  por el mobiliario que había era alguna de las aulas de arte. Esperó a que el chico entrara para cerrar la puerta con seguro mientras se alejaba de la puerta, escuchando como los alumnos corrían y otros eran regañados por los gritos de los profesores.

Suspiró mientras se dejaba caer con las piernas tambaleantes, su corazón latí muy rápido y sentía su cara arder por los golpes. Pasó una mano con cuidado por sus labios, para verla y contemplar la sangre. Era menos de la esperada. Suponía estar hecho un desastre. Sacó una libreta de notas de su mochila y una pluma. Arrugó su nariz con posible gracia mientras escribía y le mostraba la hoja.

-Gracias - Se leía perfectamente con una letra pulcra y cuidada.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Vie Mayo 18, 2018 3:56 pm

Realmente no tenía motivos para estar allí, mucho menos para darle semejante paliza a alguien que siquiera conocía, pero le daba igual, se le habían cruzado los cables y aquello era escusa suficiente, estaba a punto de volver a golpearlo cuándo sintió que alguien sujetaba su brazo, lo normal hubiese sido que apartara a la persona de un empujón y seguir a los suyo, pero tras desviar la mirada y ver que se trataba del muchacho de ojos verdes Demian se detuvo, observando luego al joven con cara de sorpresa, y es que simplemente Demian no entendía porque lo estaba deteniendo, aquél tipo era el causante de todas aquellas heridas, ¿por qué lo protegía?, no tenía sentido, aún así se calmó y lo dejó ir, ahora quién tenía toda la atención del búho era el pequeño muchacho de ojos verdes, que por alguna razón, ante los ojos de Demian se veía algo lindo e incluso torpe, llegando a pensar en la posibilidad de que lo que tenía en frente era una chica de pelo corto y no un chico, pero su vestimenta masculina descartaba por completo aquella posibilidad.

Estaba tan distraído apartando al resto de idiotas y quejándose que siquiera se percató de la presencia de los profesores. -Que quites, pesado, que ahora no quiero pelear, intento hablar con este chico, ¿qué parte de que quiero hablar con él no entendieron, ah?- prosiguió discutiendo con ellos hasta que el joven lo jaló de la camisa, captando nuevamente toda la atención de Demian, quién rádimante se giró para ver qué era lo que quería. Al verle tomar sus cosas y huír Demian se quedó con cara de idiota, mirándole mal. -Al menos di algo, que no soy adivino.- Suspiró y lo siguió sin siquiera saber por qué el contrario intentaba esconderse, y al mirar hacia atrás lo vio. -Oh, mierda.- Comentó en voz alta tras ver que se acercaban varios profesores, apresurándose entonces a alcanzar al universitario.

Finalmente ambos se adentraron en el aula de dibujo, una vez a salvo de los profesores Demian se recostó en el suelo boca arriba, jadeando debido a tanta adrenalina. -Ah.. está fresquito...- Comentó para luego incorporarse y quedar sentado en el suelo, mirando al contrario con una tonta sonrisa de oreja a oreja. -Jajaja, casi nos pillan eh~- Y entonces lo vio, ese "Gracias" escrito en la hoja de una libreta, el búho se quedó en silencio unos segundos e hizo una pequeña mueca de preocupación, ladeando levemente la cabeza. -No hay de que, ¿eres mudo?- Preguntó sin rodeos para luego ponerse de pie y acercarse al muchacho, iba a extenderle la mano para ayudarle a levantarse pero lo vio tan enclenque que terminó por tomarlo de debajo de los brazos y alzarlo, posándolo de pie en el suelo.  -Mi nombre es Demian, soy de 3º, clase A, ¿y tú?- Lo observó con detenimiento, de arriba a abajo, nunca antes se había cruzado con él y eso le parecía algo muy raro, pero todo cobró sentido tras percatarse de que se trataba de un universitario, lo que hizo que el búho se sorprendiera. -Wah, ¿eres universitario?, eso quiere decir que al tipo al que golpee antes también lo es?- Se llevó una mano a la frente. -Que locuraaaa~ No pensé que fueran todos tan nenas.- Se encogió e hombros, como quitándole importancia al asunto y acercó una mano al rostro del mayor para ver sus heridas. -¿Te duele?, deberíamos ir a la enfermería, ¿te golpearon en algún otro lugar.- Preguntó mientras le sujetaba el rostro con ambas manos para poder observarlo mejor, y una vez concluida su breve inspección lo soltó. -Ah, yo también debo ir, me hice daño en los nudillos, creo que golpee algo duro sin querer.-
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Dom Mayo 20, 2018 12:47 pm

Su rostro mostró una pequeña mueca, el entrecejo marcándose intentando saber que responder a aquella pregunta, no era necesariamente mudo, pero decirle y explicarle a continuación lo que pasaba con aquello que ocultaba tras sus dientes, era sencillamente imposible. Por lo que terminó por asentir, respondiendo con aquel gesto, que él era mudo… era más fácil aquella mentira a medias que la verdad horrorosa.

La acción del chico le tomó por sorpresa, haciéndole abrir mucho los ojos, poniéndolo sumamente nervioso, trató de mantener su compostura, aunque sus estados y gestos siempre eran de sentimientos patentes. Volvió a escribir en la hoja al escucharle presentarse, se le notaba algo torpe, parte de él realmente se le había tomado por sorpresa, puesto que aquel chico de ojos de un extraño y lindo color amarillo se veía más grande.

-Mucho gusto. Mi nombre es Eremiha y soy universitario –la sorpresa por parte del chico de mayor estatura le sobresaltó y asintió con la cabeza, apretando los labios, un pequeño tic que tenía luego de tantos años y miedo de que algo se asomara por su boca.

Pestañeó un par de veces observando a su alrededor, pero le devolvió la mirada al chico. Negó con la cabeza rápidamente ¿ir a la enfermería? ¡nunca!, la enfermera daba miedo y era el primer lugar en el que la banda de maleantes podría buscar, y ni hablar de los profesores que posiblemente buscaban a todos aquellos envueltos en la pelea del pasillo. Pero el que el chico necesitara ir de igual forma le preocupó y complicó un poco el asunto. Llevó la mano a su barbilla pensando que hacer mientras su cabeza se inclinaba ligeramente hacia un lado, con la mirada perdida en ningún punto en específico. Una idea iluminó un poco su rostro, rebuscó entre su mochila una pequeña caja donde llevaba un kit médico muy básico. Abrió la tapa y sacó un rollo de vendaje. Se disculpó con un movimiento de cabeza antes de tomar su mano con cuidado y con las yemas de los pulgares presionar algunos puntos observando de reojo la mirada ajena por si algo llegaba a doler, al parecer nada estaba roto, cosa que le dio un profundo alivio antes de proseguir a envolver la muñeca con la venda, haciendo una leve presión y un amarre bien hecho; tomó las tijeras y cortó, terminando aquel “trabajo”. No era muy bueno en aquello de cuidados médicos, pero a lo largo de su vida había aprendido algunas cosas.

-Cuando todo se calme ve a que te revisen, si vas en estos momentos podrías meterte en problemas. –Volvió a escribir mientras su semblante se mostraba temeroso –Perdón por meterte en esto –Concluyó bajando la mirada
.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Lun Mayo 21, 2018 1:41 pm

-Eremiha...- Murmuró, como intentando memorizar el nombre del muchacho -¿Te molesta si te llamo Ere?- El joven búho ladeó la cabeza, mostrando una tonta sonrisa, y tras ver la respuesta del contrario después de sugerirle ir a la enfermería alzó una ceja, ¿por qué no quería ir?, simplemente no lo entendía.

-Pero tenemos que ir, tus heridas...- Suspiró sin saber que hacer, quedándose luego con cara de idiota al ver que el muchacho comenzaba a rebuscar en su mochila, sacando un pequeño kit médico, aquello en verdad sorprendió a Demian pues, ¿quién narices llevaba en su mochila un kit médico?, una caja con tiritas puede llegar a ser comprensible pero... ¿un kit?, ¿en serio?

A pesar de que le resultó bastante raro no dijo nada y dejó que el joven tomara su mano, Demian se quedó en silencio para no distraerlo, parecía estar bastante concentrado inspeccionando las heridas, además, era raro ver como segundos antes temblaba de medio frente a él y ahora se encontraba tocando su mano como si nada, en verdad era un joven bastante peculiar, tanto que ante los ojos del búho llegaba a resultar incluso adorable, tan adorable que no pudo evitar querer molestarlo un poco. -Ah... Bueno, no sé si esto servirá de mucho pero... Gracias.- El búho nuevamente sonrió y con la mano que tenía sin heridas lo despeinó un poco, echando el flequillo del joven hacia atrás, dejando ver su frente para luego mirarlo fijamente -Oye.. ¿seguro que eres un chico?- Y entonces carcajeó, achinando levemente los ojos mientras enseñaba los dientes. -Es broma, es broma, no te enfades.-


"Perdón por meterte en esto" Demian suspiró sin llegar a darle una respuesta, aquél chico no parecía en absoluto mala gente pero a su vez comprendía por qué era víctima de constantes insultos y agresiones, era tan vulnerable que resultaba un blanco fácil para esos idiotas. Aprovechando que el tema de conversación ya se había acabado el búho miró por la ventana que daba al pasillo, al parecer ya todo se había calmado, aún así era mejor no salir por el momento, por lo que volvió a centrar toda su atención en el contrario. -Oye... Si vuelven a molestarte dímelo, iré a ayudarte, a mí no me importa salir lastimado, estas heridas no son nada.- Y entonces nuevamente sonrió, sacando su móvil del bolsillo de su pantalón. -Ah, tengo una idea, ¿qué tal si te doy mi número?, así si te metes de nuevo en problemas bastará con que me envíes un mensaje, aunque también puedes contactarme si quieres quedar, ya sabes, salir algún día, a tomar algo o... no sé.- Desvió la mirada mostrándose un tanto avergonzado, aquello sonaba como si le estuviera pidiendo salir a una chica, pero Ere no era una chica así que...

-Ah... Bueno, como sea.- Sin siquiera pedir permiso le arrebató al joven el bolígrafo y la libreta, escribiendo allí su número, y entonces se marchó, apresurándose a reunirse con sus amigos que seguramente estaban ya fuera, dejando atrás al joven de ojos verdes. -Nos vemos!-


Una vez encontró a su grupo de amigos pasó el resto del día con ellos. -Hey Demian, ¿me estás escuchando?- El búho miró de reojo a su compañero con cara de idiota. -¿Eh?, S..sí, sí, dime.- Ante la respuesta de éste su amigo suspiró, mostrándose algo molesto. -Hoy has estado un poco raro, no has dejado de mirar el móvil en todo el día, ¿acaso esperas el mensaje de alguien?, oh, espera, no me digas, ¿Ya tienes novia?- Ante la pregunta de su amigo las mejillas de Demian se sonrojaron. -¿De qué hablas?, claro que no idiota, sabes que no quiero tener novia, eso de atarse a otra persona no va conmigo...-
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Mar Mayo 22, 2018 8:04 am

Negó con la cabeza dándole en consentimiento de llamarle bajo un acorte de su nombre. Se mostraba más tranquilo que en un principio. Aunque el tacto que proporcionó en su cabello le volvió a poner nervioso y pestañeó un par de veces con confusión ante el comentario que le daba el menor, haciendo que su rostro se coloreara en rojo y negara con la cabeza rápidamente ¡por supuesto que no era una chica! Si bien, no era la primera vez que alguien hacía un comentario similar, nunca se acostumbraría a eso o a cualquier comentario halagador. Parecía ser que la rutina de huir del bully luego de varios golpes, era la verdadera costumbre. Vaya mierda.

Apretó los labios con cierta duda inundándole el rostro, realmente prefería no hacerlo, no quería ser una molestia o una carga para aquel chico. No sabía que decirle, o más bien escribirle, pero alzó la vista hacia el aparato que sacaba de su bolsillo, se dispuso a escribirle algo en la pequeña libreta, pero esta le fue arrebatada y devuelta sin mucha explicación. Se despidió del chico con la mano, volviendo sus cetrinos a el número que había escrito en la hoja. Suspiró mientras se preguntaba que hacer, normalmente se alejaría, y es que, aunque quisiera, ya sabía por adelantado como terminaría todo, igual o peor que antes de conocerle, una persona más a la lista.

Con cautela guardó sus cosas y salió del aula, observando hacia los lados queriendo evitar lo más posible ser visto por algún estudiante o profesor. Era mejor que se fuera a casa o el brabucón llegaría en su búsqueda una vez que se decidiera a ir por su cabeza. En el transcurso se la había pasado viendo el número, él realmente no llevaba un celular consigo, nunca lo necesitaba, en la secundaría había tenido uno, pero era cuando la abuela todavía seguía viva, fuera de eso nunca tuvo a nadie a quien hablarle por aquel medio, ni a sus padres. Aquel viejo teléfono barato podría seguir en alguna caja guardada en lo más profundo de su armario, de todas formas, no lo averiguaría hasta llegar a cada. Sólo deseaba llegar a ponerse paños fríos en el rostro, el labio le ardía.

Poco se puede decir del pequeño apartamento en el que vivía, era muy simple, nada interesante a la vista. No había divisiones más que para el cuarto de baño, siendo lo más parecido a un dúplex de bajo presupuesto. Sencillo, realmente sencillo. Una vez llegó, dejó la mochila junto a la entrada mientras abría el refrigerador y sacaba un trozo de lechuga; para luego de mucho tiempo de mantener la boca cerrada y los dientes adoloridos por el apriete, por fin abrirlo s y deja que un par de antenas se asomaran, acercó el trozo de vegetal a su boca y aquella maldición salió de su escondite para comer de esta. Mientras mantenía aquella posición con la mano libre abrió el pequeño y apolillado ropero en busca de la caja con alguna de sus pertenencias que poco utilizaba.

Encontró el viejo celular, no era un Smartphone por supuesto, era de esos baratos a los que la batería podía durar horas, aunque por supuesto en aquel momento la batería estaba muerta. Rebuscó entre las cosas sacando el cargador con torpeza y lo conectó correspondiente causando que la pantalla se iluminara luego de un sonidito que advertía que estaba encendido. Una pequeña boca tocaba sus dedos, indicando que aquel pequeño alimento se había terminado. Se levantó a por más, tomando un cuenco con varias frutas y verduras mientras dejaba que el caracol hiciese lo que quisiera mientras se arrastraba por sus mejillas. Aprovechó para tomar la libreta de su mochila y buscar el número que se le había dado ¿realmente lo haría? Claro no hablaría por teléfono, pero podía escribirle un mensaje de texto. Por un momento se había decidido a olvidarse del asunto, pero la voz de su abuela resonaba en sus recuerdos mientras pretendía convencer a su pequeño él, que no todas las personas eran malas. Tomó un trozo de manzana del plato y se dirigió a la mesita donde había dejado el celular, mirando la pantalla ¿qué debería decirle?

-Gracias por lo de hoy – Fue lo primero que se le ocurrió y, algo torpe, pudo por fin enviar aquel mensaje que le había costado un infierno interno.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Mar Mayo 22, 2018 5:56 pm

-Estoy en casa~- Había pasado parte del día con sus amigos haciendo nada en especial, hablar de estupideces, deporte, que en la clase B había una chica con las tetas enormes... La verdad es que había tenido sexo con ella pero no le dijo nada a sus amigos y fingió demencia cuándo empezaron comentar cosas sobre que sería genial verle las tetas, lo cierto es que no eran para tanto, la mita de lo que se veía era relleno del sujetador.

-Demiaaaaan!!- Sus hermanos pequeños no tardaron en aparecer, sus pasos se escuchaban desde lejos y sin previo aviso ambos se abalanzaron sobre el cuerpo del búho quien, sin problemas alzó a ambos niños. -Hoy mamá ha preparado lasaña!- Comentó uno de los gemelos mientras se sujetaba a Demian como una garrapata, siendo llevado por éste hacia la cocina. -Wooh, que rico- Respondió el búho mientras saludaba a sus padres. Tras aquello posó a sus hermanos en el suelo y se dirigió a su habitación para dejar allí u mochila, regresando luego a la cocina para comer.

Igual que siempre la familia se sentó junta para comer, los más pequeños no paraban de contar sus anécdotas en el colegio intentando impresionar a su hermano mayor, para el búho era entretenido escucharlos pues a veces a los niños les gustaba distorsionar la relidad y terminaban contando historias subrrealistas y bastante divertidas, por su parte Demian fingía creerles absolutamente todo y aplaudía las increíbles hazañas de sus hermanos pequeños. Después de comer los tres hermanos limpiaron todo y se fueron juntos a la habitación, por lo general Demian dormía en una habitación aparte, aislado de sus hermanos pequeños, pero muchas veces éstos irrumpían en la habitación de Demian para jugar con él y curiosear entre sus cosas.

-Ehhhh, eso es trampa!-, -No, no lo es, lo que pasa es que eres muy malo jugando.- Mientras los pequeños se distarían en la play Demian se encontraba tumbado en su cama mirando el móvil, aquello era bastante inusual en él por lo que sus hermanos no tardaron en dejar a un lado el juego y acercarse nuevamente a su hermano. -¿Qué haces?- Preguntó Luck, metiendo su enorme cabezón entre Demian y el smartphone. -Ah, espero el mensaje de alguien.- Como acto reflejo Demian apartó el móvil para poder ver de nuevo la pantalla. -¿De tu novia?- Y entonces Demian carcajeó, apartando un poco a ambos niños.

-Hey, dejad a vuestro hermano mayor respirar un poco, ya es hora de ducharse, vamos.- Afortunadamente para Demian su madre había irrumpido para llevarse a los niños, dejándolo finalmente solo en su "cueva", fue entonces cuándo el móvil sonó.

"Tiene un nuevo mensaje" El búho rápidamente desbloqueó la pantalla, encontrándose con que había recibido un SMS, ¿quién rayos envía un SMS en pleno 2018?, carcajeó suave, en verdad aquél muchacho era algo raro... Y entonces se apresuró a responder. -"No hay de que ;PPP Por cierto, ¿no usas whatsapp?, enviar mensajes de texto cuesta dinero, sería mucho más sencillo comunicarnos por esa app, además, es mucho más rápido. ;9 "- Y pulsó "enviar", sonriendo como un idiota mientras se acomodaba de nuevo en la cama, boca arriba, a la espera de una respuesta.
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Miér Mayo 23, 2018 12:21 am

El no tan pequeño caracol movía sus antenas, resbalándose entre su rostro, dejando un típico camino de baba al que ya se había acostumbrado. Sus hombros se movieron como si riera, y es que había ocasiones, fuera de la vida real, en donde aquella maldición no la sentía tan mala, tenía a un confidente que siempre a solas trataba de hacerle sentir mejor, lo sabía, lo sentía. El baboso cuerpo pasaba por las partes hinchadas y las heridas queriendo limpiarlas y jugar en la libertad momentánea que se le daba a solas. Acercó otro pedazo de fruta para que lo comiera, pues él sobrevivía gracias a esa pequeña boca.

Un corto tono proveniente del celular le interrumpió, estirando la mano para tomarlo y ver el mensaje que había llegado ¿qué seguía ahora? Lo dejó a un lado mientras abría la ventana y observar aquellas plantas bien cuidadas que era lo que adornaba aquel pequeño hogar. Inspeccionó sus ojos y tallos, regándolas y dándole los cuidados diarios con un parsimonia y regocijo. A veces pensaba en otras vidas que podría tener, como aquel sueño bucólico o la falta del helminto que escondía. Quien sabe que cosas podrían cambiar en otras circunstancias, aunque la pradera no sonaba tan mal y no era tan imposible… Pero él no era de perjurar, y le había dicho a su fallecida abuela que intentaría entrar en la sociedad y relacionarse. Aquellos pensamientos de su única familia, a su parecer, le pusieron algo melancólico, recibiendo más húmedas caricias a cambio.

Volvió a tomar el celular sin comprender realmente algunas palabras que le rompían la cabeza como “whatsaap”, estaba seguro haberlo escuchado en algún lado, aunque realmente terminaba en la misma ignorancia. Alzó la ceja ladeando su rostro sin saber reamente que responder.

-¿Cómo va tu mano? –probó con cambiar de tema.

Tomó de una de las esquinas del apartamento su arma y se sentó, rozando las yemas de los dedos por sus cuerdas, creando sonidos que vibraban en sus huesos y le hacían suspirar ante la emoción que le causaban unas cuantas notas al azar.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Jue Mayo 24, 2018 11:37 am

Tras enviar el mensaje dejó caer el móvil hacia un lado de la cama, el cual rebotó sin llegar a caer al suelo. El joven estudiante suspiró y mientras esperaba a que su nuevo amigo respondiera se levantó de la cama y dejó escapar un fuerte suspiro, estaba algo cansado y necesitaba echarse una siesta.

Bostezó y comenzó a quitarse la camiseta, la tiró por ahí y finalmente se dejó caer sobre la cama, quedando boca arriba, mirando al techo sin pensar en nada. Fue entonces cuando el móvil nuevamente sonó, Demian desvió la mirada hacia éste, seguramente era un nuevo mensaje de Eremiha por lo que estiró el brazo para tomarlo, desbloqueó la pantalla y se dispuso a leer el mensaje.

"¿Cómo va tu mano?" El muchacho había cambiado por completo el tema de conversación, aquello sorprendió un poco al búho pero no le dio demasiada importancia, se miró la mano, moviendo ésta un poco para comprobar si aún le dolía, no sentía nada, al parecer ya estaba del todo sanada, a fin de cuentas el golpe no había sido demasiado fuerte, de ser así probablemente se hubiese roto la mano y estaría retorciéndose de dolor. -¿Ah?, ¿te preocupas por mí?, que lindo... ;9 Jajajaja, todo está bien, ya no me duele, ¿qué hay de ti?, recuerdo tenías varios golpes en la cara.- Sonrió con malicia tras enviar el mensaje, imaginándose la cara que pondría el contrario tras leerlo, apenas le conocía pero no era necesario fijarse mucho para darse cuenta de que se trataba de un chico bastante tímido, y no sólo eso, sino que también era muy expresivo con su rostro, tanto que por más que intentaba ocultar sus sentimientos cualquiera podría leerlos, y entonces dejó el móvil a un lado, se dio media vuelta y cerró los ojos.

Pasaron varias horas hasta que por fin despertó, gruñó un poco mientras se incorporaba, mirando el reloj de la pared. -Las seis...- Murmuró, quedando sentado sobre la cama, bostezando, depertándose lentamente mientras miraba un zapato con cara de idiota, y entonces se llevó una mano al cabello, acomodándolo un poco hacia atrás pues, su peinado ya se había estropeado un poco y varios mechones caían hacia abajo. Miró el móvil y gruñó, ¿tendría otro mensaje?, lo tomó para echarle un vistazo al buzón, habían varios mensajes de diferentes personas, uno en concreto de su ex, esa chica... Esa maldita chica aún no le había devuelto la sudadera, tsk.

- Me iré a duchar, quedamos dentro de una hora en el parque.-
Aquél mensaje era para su ex, pero estaba tan dormido que sin querer se lo envió a Eremiha.
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Jue Mayo 24, 2018 4:34 pm

Cuando sus dedos pasaban por las cuerdas de aquella arpa parecía que nada más en el mundo importaba, se sumergía en un océano de notas, arrullado por las olas de las melodías. Uno de sus escasos reconfortes de aquella vida que le mataba poco a poco. Pasaron unas hojas hasta que sus manos le rogaban parar, con ampollas casi sangrantes en las yemas. Las puso frente a él, mirándolas arder e hincharse. Se levantó a ir por su botiquín y puso banditas luego de desinfectar aquellas nuevas heridas que se habían unido dolorosamente a su colección corporal.

Arrastró su mirada hasta el celular, que seguía conectado y descansando en la pequeña mesita a lado de la cama. Lo había olvidado por completo, lo tomó con cuidado de no hacerse más daño en las manos y revisó dos nuevos mensajes, uno era de hacía unas cuantas horas y otro más reciente. Leyó ambos, al terminar vagó los ojos hacia el reloj del mismo aparato, faltaban 20 minutos para las 7, su casa quedaba cerca del parque principal de Eadrom, al que supuso, se refería el nuevo conocido.

-¿Irás? –preguntó una pequeña vocecilla, algo graciosa; fácilmente te recordaba a alguna caricatura. El chico alzó los hombros ladeando el rostro y rascando su nuca. Decidió tomar un baño rápido, procurando quitarlos rastros de baba que llevaba pegados al rostro, un poco doloroso con aquellos moretones tiñéndole la piel. Dejó su uniforme en el cesto de la ropa sucia y se cambió con prendas casuales, pantalón, camisa y tenis, nada de otro mundo. Pasó los dedos por sus húmedos cabellos y miró la hora faltaban 5 minutos. Supuso tendría que apurarse así que tomó las llaves y el no tan nuevo celular, y salió, volviendo a apretar sus dientes, no sin antes meter un pequeño pedazo de manzana a su boca y dejar que su secreto lo engullera.

Miró la hora, era exacta, el mensaje no especificaba el lugar exacto, por lo que se sentó en una banca junto a lago, una zona visible. Se encontraba nervioso y jugaba con sus dedos algo impaciente, probablemente aquello era una mala idea y prefería regresarse a casa, tendría tarea que hacer y se la había pasado perdiendo el tiempo. Sacó el celular de su bolsillo y se puso a jugar el único juego que tenía, uno de una serpiente y recolectar puntos para crecer. Necesitaba mantener su cabeza distraída o podría terminar más nervioso de lo que su corazón ya lo estaba.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Lun Mayo 28, 2018 9:06 am

Se metió en la ducha, no había nada como un poco de agua fría para relajarse y quitarse el sudor de encima, estuvo allí un buen rato pensando en sus cosas, en todo lo que había pasado hoy, y sobretodo tomando notas mentales como, "No volver con ella ni aunque te muestre las tetas" o "Mañana hay examen de filosofía".

Tardó un buen rato en salir, siquiera se apresuró un poco, total, iba a quedar con aquella chica por lo que llegar tarde no sería ningún problema... Se miró al espejo y suspiró, como siempre su cabello se encontraba hacia abajo, miró de reojo el secador pensando en volver a ponérselo hacia arriba pero la pereza fue más fuerte que él. Finalmente se puso su ropa casual de cada día, una camiseta lisa, pantalones deportivos, zapatillas y salió de casa.

Caminó hacia el parque y se quedó por ahí esperando a su ex, era raro que ella no hubiese llegado ya, lo cierto es que él había llegado un poco tarde pero, sólo un par de minutos... -Esta idiota, no me digas que se ha marchado...- Chasqueó la lengua molesto y entonces sacó el móvil con intenciones de preguntarle a su ex dónde mierdas estaba, y entonces lo vio, no le había enviado el mensaje a ella sino a Eremiha.

-¡Ah, pero si seré imbécil!- Miró a su alrededor buscando al joven, ¿habría venido?, si así era sólo esperaba no haber llegado demasiado tarde, y cuando le encontrara, ¿qué le diría?, ¿"lo siento no era para ti el mensaje"?, seguro aquello le haría sentir mal pero, si era sincero, la idea de poder quedar con él le gustaba mucho más que ver a su ex, y entonces lo vio, estaba allí, sentado en un banco, el búho suspiró aliviado y se acercó sigilosamente por la espalda.

-¡Te encontré!- Dijo posando las manos sobre los hombros del muchacho, inclinándose hacia delante para poder verle la cara, regalándole una tonta sonrisa.  -Siento haberte hecho esperar, lo cierto es que... El mensaje no era para ti pero...- Desvió la mirada tras decir aquello, rascándose la nuca, pensando en qué decir. -Um... Me alegra que hayas venido al final- Y tras decir aquello dio un salto por encima de la banca para pasar al otro lado, poniendo cara de idiota tras ver el móvil del contrario. -¿Eh? ¡No me digas que todo este tiempo has usado ese ladrillo para enviarme mensajes! Increíble, no sabía que esas cosas existían aún, ¿no tienes un smartphone?- Preguntó, enseñándole su móvil.

Demian con el cabello mojado:

avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Lun Mayo 28, 2018 7:24 pm

Jugaba aquel viejo juego con cierta concentración, volteado a sus laterales entre momentos por si el chico llegaba. Volvía a concentrarse en la serpiente y la pequeña-gran misión de comer frutas y crecer. Se había despegado tanto de su alrededor que al sentir unas manos grandes sobre sus hombros dio un brinco en su lugar volteando a mirar la cara de la persona que tenía por detrás. Parpadeó un par de veces confundido, pero reconoció la voz y se sorprendió un poco de verle de aquella manera, el cabello liso no le quedaba mal aunque le daba un aire distinto. Respiró profundo mientras la mano de su pecho sentía su corazón estabilizarse del susto.  Aquella confesión de confusión le dejó las mejillas teñidas de la vergüenza, si bien no era su culpa realmente, pero de una u otra forma estaba ahí. Agitó la mano  de un lado a otro como gesto de que no se preocupara, a él más que nadie le pasaban accidentes por la torpeza que parecía apoderarse constantemente; pero la vergüenza no era comparada con los nervios que sintió a continuación.

Miró la brillante pantalla del celular que cargaba el chico consigo. Alzó la ceja y le miró tratando de encontrar las palabras correctas que nunca saldrían de su boca por lo que se limitó a negar con la cabeza, sacudiendo su melena todavía húmeda. Tecleó algo en el celular, con cierta torpeza por su poco manejo de aquel aparato y se lo mostró al chico de su lado –Es la primera vece que utilizo un celular, a decir verdad. Nunca he tenido a alguien para mensajear, y hablar… no es una opción. –Quitó la el aparato, apretando los labios, cuando se aseguró que el chico había terminado de leer. Volvió a escribir. - ¿Entonces el mensaje no era para mí? ¿Acaso era para alguna novia? Perdona si te arruiné la venida – Su mirada se deslizó hacia abajo, pues realmente odiaba molestar a las personas y aun sabiendo que no tenía la capacidad de controlar las situaciones. Era un mal hábito, echarse la culpa, normal cuando has sido abusado la mayor parte de tu vida por algo que tus padres provocaron, tampoco era que como si los culpara a ellos de aquella desgracia en su boca, ni siquiera el que lo hubieran abandonado con su abuela. Entendía hasta cierto punto el desagrado que podía provocar en los demás. –Se te ve bien el cabello así –le dedicó una sonrisa de oreja a oreja sincera, sin mostrar la dentadura, aquellas que por más oscuridad que había, sabía regalar–. Aunque te ves muy distinto a cuando lo traes de la otra forma.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Miér Mayo 30, 2018 4:20 pm

Nada más ver la reacción del contrario Demian rió como un idiota, mostrando una gran sonrisa de oreja a oreja. -Jajajja, menudo salto has dado, y la cara que has puesto, era para hacer un cuadro y enmarcarla- Comentó entre carcajadas, llevándose las manos al estómago, su risa era tan fuerte que varias personas se giraron pero eso a él no parecía importarle.

-Ah, pero ahora me tienes a mí, ¿no? Sería conveniente que consiguieras uno como el mío.-
Guardó el suyo en el bolsillo tras decir aquello, centrándose luego en leer lo que el joven le escribía. -¿Hum? No, que va, era para mi ex, ella se quedó mi sudadera favorita, quería que me la regresara...- Desvió la mirada algo avergonzado, llevándose una mano a la nuca para luego suspirar, lo cierto es que lo último que quería era hacer sentir incómodo al muchacho y mucho menos que pensara que no se alegraba de verle. -La verdad es que no tenía muchas ganas de quedar con ella, siempre me mira con cara de enfado, me tiene rencor por lo que ocurrió entre nosotros... E..Es incómodo, poder quedar contigo es un plan mucho mejor, no hablas mucho pero eres muy agradable y me gusta tu cara- Le dedicó una amble sonrisa tras confesar aquello, puede que fuese un hombre, pero Demian no podía negar que era muy lindo y tras unos segundo en silencio se encogió de hombros sin saber qué más decir o hacer, lo cierto es que no tenía ni idea de a dónde ir pues no había planeado nada.

- Oh, ¿tú crees?, a mí me gusta más hacia arriba.-
Volvió a reír y entonces tomó la mano del contrario, tironeando de él. -Ven, ya sé a dónde podemos ir, no muy lejos hay unos recreativos, ¿te gustan las máquinas de juegos? Yo puedo pasarme allí horas y no aburrirme nunca.- Ladeó la cabeza mientras caminaba, arrastrando prácticamente al chico pues sus zancadas eran mucho más grandes. A los pocos minutos por fin llegaron, era un edificio de tres pisos, los tres con máquinas de juegos, habían juegos de tiro, de encestar el balón, ice hokey, incluso el famoso gancho para atrapar el peluche, uno en concreto tenía búhos de peluche y nada más llegar Demian soltó la mano del contrario, mirándolo luego fijamente a los ojos.

-¿Y bien? ¿A cuál quieres jugar primero?, no te recomiendo para nada el Ice hokey a menos que te guste perder, soy muy bueno en ese.-
Achinó los ojos al reír, esperando paciente una respuesta mientras el sonido de las máquinas lo ensordecían.
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Jue Mayo 31, 2018 9:49 am

¿Había dicho que era agradable y le gustaba su… cara? El sonrojo volvió a ganarle, no por algún halago específico, si no por el simple hecho de recibir palabras bonitas, no estaba acostumbrado a esa clase de trato. Peor parte de él sabía que probablemente decía todo aquello porque realmente no le conocía… claro estaba que todo mundo ocultaba algo, pero a pesar de eso su mayor secreto era algo que usaban en su contra… pero por más que se lo dijera no podía mentirse, aquello en su boca superaba muchas cosas.

-Gracias por pensar eso –escribió con una sonrisa en el rostro, suave, pero que se encontraba ahí, iluminando un poco su rostro.

No sabía que decir a continuación, pero sentir su extremidad ser jalada volteó algo sorprendido y se levantó para seguirle, a donde fuese que le llevara. Trató de seguirle el ritmo, pero para un chico de poco deporte y mucha torpeza aquello fue sumamente complicado. Cuando llegaron casi abre la boca, cosa que claramente no hizo, pero no le faltaba mucho para hacerlo. Estaba algo cansado, pero sólo tenía que recobrar su respiración. El lugar estaba lleno de luces de colores y sonidos que salían de cada una de las máquinas, conjunto a risas infantiles y algunos gritos de emoción. Las personas iban y venían de un lado a otro con un patente semblante divertido. Tragó saliva algo preocupado por las personas e inconscientemente se pegó unos pasos más a el búho luego de que le soltara.

Le miró sin saber que decir o más bien hacer, no conocía los juegos, aquello era como una nueva experiencia para su persona. Muchas cosas en pocas horas. Recorrió la mirada a su alrededor y observó a una niña en la máquina de peluches, sacando su lengua con gran concentración mientras movía una palanca y pulsaba en botón rojo que hizo que un gancho atrapara un conejo blanco. La chiquilla lo sacó y tomó abrazándolo mientras se iba, posiblemente, a otro juego. Seleccionó el de los peluches, se veía bastante más sencillo que los demás, o por lo menos a su criterio. Se acercó pegando sus manos al cristal y observado la variedad de animales y criaturas que había. Otra persona se acercó, una chica, y el oji cetrino se hizo a un lado para dejarla jugar.

Parecía estar sumergido en cada movimiento, hasta cuando puso la moneda y sacó un gato, destapando un búho de grandes ojos dorados y peluche almendrado con algunas partes más blancas. Le pareció que a su acompañante le gustaría por lo que torpemente intentó imitar lo que había hecho la niña y la chica momento atrás. Sacó del pantalón la moneda correspondiente y la introdujo, ocasionando que la música de la máquina cambiara por una más alegre y las luces parpadearan. Aquello era más difícil de lo que esperaba, el tiempo de mover la palanca se agotó y el gancho bajó apenas atrapando la oreja de un perro a lado, pero cayó por su propio peso. Resultado: Nada. Apretó sus labios mientras inflaba los mofletes con infantilismo.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Sáb Jun 02, 2018 4:48 pm

Al notar que el contrario se apegaba a él Demian lo miró de reojo algo sorprendido, ¿acaso nunca antes había estado en un lugar como ese?, sería muy loco de ser así pero... Ahora que lo pensaba, él había dicho que no tenía amigos, tal vez por eso... Me de todas formas, ¿y su familia?, ¿qué clase de padres no llevaban a su hijo a los juegos?, ¿cómo sería su familia?, a lo mejor eran de esos padres exigentes que prefieren tener a su pequeño en una burbuja...

Lo observó detenidamente tras pensar aquello, los ojos del búho se clavaron firmemente sobre la figura del chico, no parecía ser de esos niños mimados, es más, daba la sensación de que era un joven bastante maduro, ¿tal vez simplemente era tímido?, bueno, qué importaba ahora todo eso, estaban allí para divertirse, ¿no? Dejó que el contrario se tomara su tiempo para habituarse al lugar y le siguió en todo momento, manteniéndose tras él, como una especie de guardaespaldas, así hasta llegar a una de esas máquinas con peluches.

- Woh, estas máquinas son geniales, ¿sabes?, aprender a usarlas es lo mejor para conseguir novia, a las chicas les chiflan los peluches y más aún si los consiguen para ellas, te ven como una especie de "héroe" o algo así, suena tonto pero es muy cierto.- Comentó entre carcajadas, observando cómo el contrario se disponía a jugar.

Demian observó atento el gancho, mostrando una tonta sonrisa, ¿qué sería lo que quería atrapar?, finalmente éste cayó sobre un perro de peluche pero no consiguió apenas alzarlo. -Uhhh, que pena...- Volvió a reír tras decir aquello y tomó a Ere por la cintura para apartarlo un poco, posicionándose él en el lugar del jugador, sacando una moneda de su bolsillo. -Déjame intentarlo, ¿cuál es el peluche que quieres?, ¿era este con orejas?- Preguntó, señalando el perro. - Lo conseguiré para ti, no te preocupes, si se lo quieres dar a una chica prometo no decir nada.- Volvió a reír, mostrando los dientes, metiendo la moneda para ponerse manos a la obra, comenzó a jugar, centrándose en atrapar el perro, el gancho bajó, parecía que realmente el peluche iba a salir pero justo cuando llegó arriba, cayó. -Mierda, bueno, al menos lo intenté- Se encogió de hombros mientras sonreía como idiota.

-Demian! Que casualidad encontrarte aquí-
El búho dio un leve brinco y automáticamente se giró, era uno de sus compañeros de clase, y estaba con una chica. -Hey~ Hola tío.- Demian sonrió al ver a su amigo, quién rápidamente puso su atención sobre Eremiha. -¿Quién es ese?, ¿tu nueva novia?- El amigo comenzó a carcajear como un imbécil y Demian como respuesta se encogió sde hombros, mostrando una ligera sonrisa ladina - Tal vez. Se llama Eremiha, es mudo, no pretendas que responda a tus estupideces.-
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Mar Jun 05, 2018 4:47 pm

No podía sentir cierta envidia hacia el menor, se le notaba que sabía mucho sobre ese tipo de lugares, cómodo entre la gente y el ruido. Pero el hecho de que le hablara tan casual, como a cualquier otra persona… le agradaba, a pesar de no entender de chicas ¿alguna vez se había interesado en alguien? Claro, recordaba su infancia y algunas de las niñas lindas de su salón, pero no tardaban en ser igual que todos. Probablemente la gente le había dejado en un estado donde ahora no se molestaba fijarse en nadie, miró de reojo a su acompañante y se volvió hacia la garra y nuevo intento fallido de conseguir un peluche.

Una segunda voz se unió, llamando su atención al mencionar al búho. No tenía intenciones de meterse en su encuentro pero en el momento en el que las miradas se fijaron en él, se puso nervioso, el corazón le latía y sus mejillas se sonrojaron ante aquella extraña presentación. Hizo una leve reverencia con la cabeza para no ser descortés, encogiéndose en su lugar, deseando que la tierra se lo tragase.

-¿Amigos tuyos? –preguntó la novia del amigo del menor, que parecía buscar algo entre el iluminado lugar – ¡Ahí está! La cabina de fotos ¡Vamos!- jaloneó a su pareja mientras con una sonrisa brillante se acercaban a la dichosa máquina sin dejarle reclamar al chico.

Los ojos curiosos de Eremiha le siguieron, y por lo visto la cabina de fotos era popular, puesto que había varios grupos de amigos y parejas esperando a utilizarla. Volvió la mirada hacia el menor y a la máquina de peluches respectivamente. Un poco más decidido y confiado insertó una nueva moneda e intentó una vez más, ahora que el peluche de búho estaba más “libre” intentó a ir por él. Sus ojos se abrieron con asombro cuando lo consiguió, probablemente la suerte había estado de su lado. Se agachó para sacar el peluche del compartimento y con una sonrisa de oreja a oreja le abrazó y se alzó girándose hacia el menor, tendiéndole el premio, en la espera de que lo aceptara. Se encontraba claramente feliz en ese momento sus cetrinos ojos lo decían con suma facilidad.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Miér Jun 13, 2018 11:49 am

-Encantado Eremiha!- Exclamó el amigo con intenciones de estrecharle la mano, pero entonces su pareja lo interrumpió, arrastrándolo a la cabina de fotos, por otra parte Demian simplemente se despidió de ambos con la mano para luego centrar nuevamente su atención en el mayor.

-Humm.. Esas cabinas son muy populares, a las chicas les encantan, jamás entenderé eso si puedes sacarte fotos mejores con el móvil.- Se encogió de hombros tras comentar aquello, dirigiendo nuevamente la mirada hacia el juego del gancho, observando cómo el contrario jugaba, intentando atrapar uno de los peluches. Fue toda una sorpresa para Demian ver que finalmente las pinzas habían logrado sujetar firmemente uno de los premios, se trataba de una especie de pájaro pero Demian no lograba verlo con claridad. -Woh! Ésta vez sí que vas a conseguirlo! Que suerte!- Miró al mayor con una amplia sonrisa, observando cómo éste abrazaba su premio, en verdad se veía tan adorable... ¿seguro no era una chica?

Fue una total sorpresa cuándo el contrario se giró y le ofreció el peluche, Demian se quedó un buen rato con cara de idiota sin saber qué hacer. -¿Para mí..?- Con cuidado tomó el peluche y lo observó, era.... ¿era un búho?, el joven no pudo evitar dejar escapar una carcajada tras darse cuenta de aquél detalle, llevándose una bano a la boca para no hacer demasiado ruido, pero era demasiada casualidad, tanta que le entró un ataque de risa y se vio forzado a ponerse de cuclillas, sujetando el peluche con una mano mientras que con la tra se sujetaba a la máquina. -Pfft... Jaja... Jaajajaja!- Estuvo riéndose solo durante un par de segundos hasta que finalmente se calmó y alzó la mirada hacia el mayor, regalando a éste una tonta y dulce sonrisa. -Gracias, me gusta mucho, lo guardaré.-

Tras decir aquello tomó algo de aire para calmarse y se incorporó y comenzó a mirar a su alrededor. -Hummm.. ¿a dónde vamos ahora?.- Se quedó pensativo hasta que finalmente vio una máquina para medir fuerzas, de esas en las que le das puñetazos a una pelota. -Oh, por qué no probamos ese? Veamos que tan fuerte eres, ¿tú qué opinas mini yo?- Preguntó mirando al búho para luego acercarlo a Ere y ponerlo frente a su cara. -"Muy buena idea, si, si ,si, vamos!"- Se respondió a sí mismo poniendo voz de muñeco, como si fuese el peluche quién hablara, y tras aquello tomó a Ere de la mano y lo arrastró consigo hasta la máquina.

Una vez allí introdujo una moneda y le cedió el peluche a Ere. -Sujétalo un momento porfa.- Se preparó, haciendo un poco de estiramientos con el brazo, tomó aire y justo cuándo estaba preparado para darle... -Ah, ¿por qué no pruebas tú primero?- Miró de reojo al mayor y se apartó, dejándole espacio. -Yo cuidaré de Mini Yo.- Y finalmente le arrebató el peluche de las manos.
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Dom Jun 24, 2018 11:54 am

Al ver el gusto que le dio por el peluche recién regalado sus mejillas demostraron su felicidad, junto una suave sonrisa de oreja a oreja. La estaba pasando bien; al principio, al entrar al lugar, con tantas luces y sonidos se sintió un tanto conmocionado, pero era un lugar realmente agradable. Giró el rostro hacia el lugar que le era indicado y cuando lo volvió tenía al recién capturado peluche con una nueva voz bastante peculiar. Asintió con la cabeza.

La máquina era sencilla, con múltiples luces rojas y amarillas atrayéndote, y en el centro la pelota ya visiblemente gastada. Tomó al peluche, abrazándolo en la espera de que su acompañante le pegara. Cuando se le ofreció el primer intentó tragó saliva, sabía perfectamente que su fuerza física era casi nula, nunca se le había dado bien ese tipo de cosas. Respiró hondo y le pegó a la pelota con tanta fuerza como pudo tomar. La pequeña pantalla de indicaba la medida de fuerza mostró en números rojos una cantidad pobre. Sobó su puño, con los nudillos enrojecidos, no le sorprendía realmente el resultado, así que no se sintió mal y dio paso a su acompañante para que tomara su turno, haciéndose a un lado. Con aquellos brazos marcados que llevaba no le costaría triplicar o cuadriplicar su resultado; y efectivamente. Abrió los ojos y aplaudió de forma suave ante la fuerza. Algunas de las personas que pasaban por ahí de igual forma quedaba sorprendidas, sobre todo los niños con una enorme sonrisa y un “quiero ser como él”. Le parecía lindo y de cierta forma le daba envidia.

Tomo al chico de la camisa y, ya más entrado en confianza, se dirigió a una máquina de lanzar pelotas del tamaño de su puño entre distintos agujeros que indicaban un número de puntos distintos. Lazó varias veces y era pura suerte cuando le atinaba, pero le divertía y poco le importaba. Pareció arrástralo entre varios juegos entre varias horas, y el sol no tardó en pintar el cielo de naranja, manchado con nueves grises. Era ya tarde, y probablemente no tardaría en llover. Pegó las manos a uno de los ventanales, mirando el cielo y dirigiendo la mirada Demian, simultáneamente.

Se señaló a sí mismo y mostró el reloj del viejo celular. Tenía que irse, quería agradecerle de alguna manera por ese día así que se le ocurrió algo, era una idea bastante simple, pero le emocionaba de cierta manera. Tomo al chico de la camisa dando unos leves jalones y apuntando la salida con un movimiento suave de cabeza.

Al salir el viento soplaba con fuerza, húmedo, advirtiendo la lluvia que se aproximaba. Caminó a un paso moderado, todavía sosteniendo la prenda ajena con los dedos, queriendo que le siguiera. Caminó de esa manera unas pocas cuadras hasta que le soltó, pues tampoco quería incomodarlo o llevarlo a rastras. La posible buena suerte que hubiera tenido en el arcade en ese momento se esfumó con el desate del agua, empezó como una lluvia muy leve, lo que les dio tiempo de irse bajo los techos. Las personas corrían de un lado a otro, abriendo sus paraguas y entrando en negocios sólo para refugiarse de la lluvia. Faltaban dos cuadras para llegar a su apartamento. Armado de valor, tomó la mano de su acompañante y corrió importándole poco la lluvia que empapaba sus zapatos.

Entraron al edificio y el chico llevaba la cabellera empapada, pero no había perdido la felicidad que los hoyuelos de sus mejillas mostraban. Subieron las escaleras, teniendo cuidado de no resbalarse, pues el elevador estaba fuera de servicio, de todas formas quedaba en el segundo piso. Abrió la puerta y le invitó a pasar, buscando una toalla para prestarle.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Demian Ibis el Vie Jul 13, 2018 5:45 pm

-Pfft...- Carcajeó suave, intentando ocultar su risa con una mano al ver el resultado que había conseguido el contrario, ¿quién diría que aquél chico era mayor?, era tan pequeño que cualquiera pensaría lo contrario, además, Demian aparentaba un poco más de edad debido a su físico y estatura. Por fin fue su turno y como era obvio sacó un puntuaje envidiable, incluso varios curiosos que estaban mirando se quedaron sorprendidos, Demian sonrió de oreja a oreja satisfecho, la erdad era que le gustaba bastante lucirse y ser el mejor, y entontes dirigió su atención hacia su acompañante, observando cómo éste aplaudía.

Se dejó llevar, para sorpresa del búho el joven había tomado suficientes confianzas como para arrastrarlo de un juego a otro, y pensar que en un principio era tan tímido que ni acercarse a él podía, que cuándo entraron el pobre no sabía ni dónde esconderse y ahora, ahora ese mismo chico sonreía y jugaba feliz a su lado, disfrutando del buen ambiente de los recreativos, como uno más.

-¿Ehh?, ¿Tan pronto?, Bueno, es cierto que los recreativos cierran en un rato pero aún podemos salir a tomar algo...- Alzó na ceja mientras hacía una leve mueca, ¿en serio ya tenía que marcharse?, Demian suspiró algo apenado y desvió la mirada sin saber que hacer, ¿podría convencerlo de quedarse un par de hora más?, pero, ¿cómo le convencería?, ya había sido todo un logro traerlo hasta los recreativos, mucho dudaba que fuese capaz de salir por la noche también, sobretodo teniendo en cuenta que no siempre hay "buen rollo" o a veces incluso demasiado... De pronto sintió cómo nuevamente el contrario tironeaba de su ropa, Demian lo observó atento y miró hacia la salida. -Está bien, vamos.- Dijo aquello no esperando que una vez fuera el chico siquiera tironeando de su ropa, ¿acaso lo estaba llevando con él?, no dijo nada, simplemente lo siguió, terminando por mostrar una tonta sonrisa, estaba feliz de que por fin fuese Eremiha quién tomara la iniciativa, o mejor dicho, estaba feliz de que, por primera vez, fuese Eremiha quién quisiera pasar tiempo con él, y no al revés, aquello demostraba que todos sus esfuerzo por acercarse a él no habían sido en vano.

De pronto comenzó a llover, Demian miró al cielo, sintiendo cómo las gotas de agua caían primero sobre su rostro, y luego empapaban el resto de su cuerpo. -Se viene tormenta- Comentó entre carcajadas para luego echar a correr junto al mayor, sujetando con fuerza su mano, procurando no excederse para no dejarlo atrás, no sólo era más fuerte, sino también más rápido.

- Así que vives aquí..- Comentó mientras se adentraban en el edificio, era muy diferente a su casa, era pequeño y estaba algo... ¿descuidado?, se notaba sobretodo porque siquiera el ascensor funcionaba y las escaleras eran algo estrechas. -Con permiso...- Murmuró al adentrarse en el apartamento, sus ojos recorrieron fugazmente el lugar y ante el silencio se percató de que no había nadie. - Así que.. Vives solo...- Desvió la mirada mientras se adentraba un poco más. -Debe ser guay no tener a nadie que te moleste, en mi casa la intimidad no existe, me das un poco de envidia.- Carcajeó con suavidad mientras dejaba el peluche sobre una mesa, y entonces, cuándo perdió de vista al mayor suspiró y se quitó la camiseta, dejando al descubierto la parte superior de su cuerpo, estaba tan empapado que si se quedaba con la ropa puesta seguramente pillaría un resfriado.

Esperó a que Ere regresara y en cuanto cruzaron miradas le sonrió, mostrando su camiseta empapada. -¿Tienes secadora o algo por el estilo?- Ladeó la cabeza esperando pacientemente una respuesta. -También me vendría bien una ducha, a ti igual, deberías tomar una. -Se acercó un poco más a él y le revolvió el cabello, estaba también húmedo. - Si quieres puedo frotar tu espalda, ¿qué me dices?- Al decir aquello una traviesa sonrisa se dibujó en su rostro, mostrando los dientes, aguantándose la risa pues sólo buscaba molestarlo un rato.
avatar
Salón : 3 A Edad : 17 Dromes : 10148
Reputación : 3
Mensajes : 21
Ver perfil de usuario
Demian Ibis
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I'm tired of being a monster [Priv. Demian]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.