image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» I'm looking for you ||Búsqueda de rol||
Hoy a las 7:20 pm por Mephisto

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 7:19 pm por Mephisto

» Hol mich. [Mephisto - ID]
Hoy a las 7:18 pm por Mephisto

» Reserva de físicos
Hoy a las 6:52 pm por Ren Hitsugaya

» ¿No sabes que hacer con tu vida? Yo te puedo orientar
Hoy a las 6:05 pm por Amber Myogi

» Stellar: Ficha
Hoy a las 5:38 pm por Mephisto

» Comienza una nueva etapa. [Con Nero Angyros.]
Hoy a las 5:00 pm por Lily Evans

» Negocios turbios [Priv.Velkan]
Hoy a las 11:44 am por Saya Vlad

» Ausenciaâa
Hoy a las 10:34 am por shanacita

» Las sombras de la muerte || Priv Saya Vlad
Ayer a las 11:06 pm por Saya Vlad





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Miér Mayo 16, 2018 11:23 pm

El estruendoso timbre sonó en el instituto indicando el tiempo de receso de los alumnos de los distintos planteles. Los susodichos salieron amontonados inundando el aire de extraños olores y muchas risas en distintas pláticas que formaban entre ellos. Cuando el pasillo se había vaciado un poco, permitiendo un mejor acceso a casilleros y demás aulas. Un chico salió con los libros abrazados sobre el pecho y la cabeza gacha. Caminaba con sigilo y cuidado, queriendo pasar desapercibido y cuando algún estudiante subía la voz este se asustaba y no tardaba en avergonzarse.

Para él fue un reto llegar a sus casilleros y cuando introdujo la contraseña y lo abre para introducir sus libros y sacar los nuevos; dejó salir un suspiro de alivio mientras sentía aquel maldito ser empujar sus dientes. Apretó más la boca, pero su miedo creció cuando escuchó pasos detrás de él y aquella risa masculina que le erizaba el vello de la nuca. Si volteaba sabría lo que vendría, aunque de ninguna forma podría escapar. Sentía el peligro que se aproximaba.

-Muy bien, chico babosa, estamos aquí como de costumbre –aquella frase confirmó sus pensamientos, el chico rubio, alto, líder del grupo de matones de la escuela. Odiaba aquello. -¿Nos vas a ignorar? Pues te irá mal de todas formas –Sintió la mano ajena en su hombro, obligándolo a voltear y empujándolo contra los casilleros -Vamos enséñanos aquella cosa asquerosa.

El alboroto llamó la atención de algunos alumnos, algunos ya conocían aquella rutina, y se dedicaban a seguir en lo suyo, otros miraban divertidos o grababan la escena para subir a alguna red de Internet; en cuanto a los nuevos, los que no sabían lo que pasaba había dos, preguntaban o sólo miraban con preocupación. Pero nadie hacía nada, ni los profesores ¿quién en su “sano juicio” se atrevería a meterse con el peor chico de la escuela? Pero seamos honestos, ni aun así dejarían a su juguete principal, al que tenían acorralado en ese momento.

Pronto se escuchó el primer golpe, el rostro del chico estaba ladeado y por su labio corría sangre, comenzaba a tornarse rojo entre su pálida piel, además de la evidente hinchazón que se hizo presente. Tragó saliva ¿Por qué aguantaba aquello? Fácilmente podría salirse de la escuela, aunque el problema no era sólo ahí, era en todos lados, con quien sea que conociera su maldición. Su cuerpo tembló intentando contener las lágrimas y expresiones que sólo hicieron reír al grupo, burlándose descaradamente. Se preparó para el segundo golpe que no tardó en marcarse directamente en el ojo. ¿Cuántos golpes serían esta vez? ¿y cuántos insultos? Probablemente volvería a perder la cuenta.

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Shouta Minami el Jue Mayo 17, 2018 3:22 pm

Era una mañana como cualquiera, llegué al instituto Takemori temprano para ponerme el uniforme de limpieza sobre mi ropa, un overol completo de color gris oscuro con franjas blancas en las extremidades. Cogí el pequeño carrito amarillo de limpieza que estaba compuesto por una cubeta con agua preparada, una cubeta vacía con palanca para exprimir el agua del trapeador, y varios trapos y atomizadores de limpieza que usaba de acuerdo al momento, y salí a hacer mi labor con las mismas ganas de siempre.
El día de hoy me tocaba hacerme cargo de los pasillos que conectaban los salones entre los diferentes edificios, así que pasé gran parte de mi labor en silencio gracias a las clases continuas de los alumnos, nuevamente mi labor fue interrumpía por el sonar del timbre que anuncia el final de hora, tomé mis cosas y me pequé a la pared para evitar que alguno de los estudiantes se tropezara con el carro; sin embargo, aquél receso fue diferente a los anteriores. Me encontraba en los salones de los universitarios cuando un bullicio comenzó a formarse cerca de los casilleros ─¿problemas? ─ me dije a mí mismo mientras cogía el trapeador y me acercaba al lugar, tenía la esperanza que se tratara de alguna broma o algún evento pero no era así. Pude ver como uno de los estudiantes molestaba a otro que no hacía nada para defenderse, los demás presentes tan sólo miraban y otros se reían "tienes que estar de broma" El abusivo claramente las tenía de ganar y su aura mantenía a cualquier a raya.


Suspiré con pesar mientras llevaba mi mano derecha hacia la cinta de cabello que llevaba como pulsera en mi brazo izquierdo "Sólo un instante Musashi, préstame tu poder" conjuré en silencio el espíritu del samurái para que me ayudara a terminar con la pelea lo más pronto posible.
Cuando el tipo arrogante estaba a punto de encestar otro de sus golpes al peli morado, usé el trapeador para enredar su brazo con los mechones de mi utensilio salpicando algunas gotas de agua sobre su rostro. ─Ara! Que pena, estaba limpiando por aquí y parece que se me ha resbalado el trapeador ─ Dije con aire despreocupado y alegre como si mi excusa fuera creíble.
─Qué demonios, suéltame asqueroso barrendero!
─Tranquilo, tranquilo, ahora mismo te libero ─ sin embargo tiré del trapeador con fuerza tres veces hacia lados contrarios para zarandearlo un poco y alejarlo de su presa. Aquél acto motivó a sus compañeros de “juegos” a unirse a la diversión para rescatar a su líder.
─¡Eres hombre muerto!
─¡Wow! Las peleas están prohibidas dentro del plantel ─ logré esquivar el golpe de uno de los alumnos y aprovechar su inercia para hacerlo chocar con su líder que lo insultó por su error, pero el segundo entrometido me tomó por la espalda y presionó su brazo alrededor de mi cuello. Liberé el brazo del bravucón para defenderme pero éste fue más rápido y de inmediato encestó un gacho en mi estómago haciéndome soltar mi arma. Dos golpes, tres golpes, el estudiante iba usarme como bolsa de box así que pisé con fuerza la orilla del trapeado para elevar el otro extremo justo en la entrepierna del líder.
Toda la audiencia pareció resentir el golpe porque se escucharon exclamaciones de dolor y risitas seguido un largo silencio. Los dos compañeros del bravucón incluso se olvidaron del pleito y se acercaron a su líder caído ─Tal vez deberían llevarlo a la enfermería, creo que algo tronó ─ logré decir entre dolor para incitarlos a retirarse.


 

Cuando al fin el grupito de busca problemas se marchó y algunos aplausos y silbidos de felicitaciones se escucharon por el pasillo, todos continuaron con su camino dejándonos al peli morado y a mí en el suelo. "Al menos ya no lo molestarán hoy" pensé y me reí entre dientes mientras usaba el trapeador como bastón para ponerme de pie. ─Oye ¿estás bien? logré esbozar una leve sonrisa adolorida al desconocido


Ficha Hablo "Pienso" Actúo Habla el espíritu


avatar
Edad : 19 Dromes : 10515
Reputación : 0
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Dom Mayo 20, 2018 12:02 pm

Esperaba un puñetazo más mientras cerraba los ojos con fuerza, pero nunca llego; y en vez de eso el grito de enfado de su atacante se hizo presente, obteniendo una respuesta de alguna voz que no recordaba, nueva. Abrió los ojos con miedo, topándose con unas marañas pardas algo desordenadas entonces este sacudió al rubio, alterando a sus compañeros. ¡Diablos! Ahora irían por él. Al principio todo parecía ir bien, aunque el chico de cabellos rizados y la cara pintada de muchos tonos y colores; se quería hace ovillo y salirse de aquella tormenta a pesar de ser el ojo del huracán. Pronto los mantones contratacaron y tragó saliva, el sabor metálico de la sangre le erizó el vello de la nuca.

Quería entrometerse y evitar que aquella violencia en la que estaba envuelto, y probablemente a pesar de su cobardía lo hubiera hecho, pero el “uhhh” de los estudiantes le detuvo cuando el mango del trapeador asestó contra las partes íntimas del rubio que había caído de rodillas al suelo. Los aplausos no se hicieron esperar, pero le causaba cierto conflicto aquellas felicitaciones, le revolvían el estómago al ver tanta hipocresía en un solo lugar a pesar de que el chico realmente se mereciera aquellas alabas.

Cuando su desconocido salvador se acercó a él no evitó ponerse nervioso, avergonzado y mirar a sus lados intentando que algo o alguien le iluminara para saber que decir o hacer. Cerró los ojos por un momento tratando de ordenar su la desastrosa mente y luego volverlos a abrir asintiendo con la cabeza. Sus ojos pasaron por los golpes que sobresalían del rostro ajeno y se sintió mal. Sacó un pañuelo de su bolsillo y se acercó con cuidado para limpiar la tierra y sangre con sumo cuidado, prestando total atención a esas acciones. Aunque una vez se dio cuenta de lo que hacía volvió a su estado normal con los nervios recorriendo todo su cuerpo. Hizo una reverencia en forma de disculpa y rascó su cabeza, enrollando los dedos entre sus rulos antes de sacar una libreta de su mochila, era pequeña y de tapa delgada, se notaba gastada. Tomó el bolígrafo y escribió algo para luego mostrárselo.

-Gracias- Se podía leer en una letra cuidada y pulcra resaltando el negro de la tinta entre la hoja impresa con suaves rayas azules. Mordía su labio inferior buscando algo más que decir. –Déjame curarte esas heridas –Tomó su mochila, donde dentro estaba un pequeño kit médico que solía utilizar en aquellas ocasiones, odiaba ir a la enfermería, además de que probablemente aquella banda de chicos matones estaba ahí. Comenzó a caminar esperando que el chico le siguiera, sus manos se apretaban en la libreta mientras su cabeza apuntaba al suelo en su recorrido hacia los baños.

Una vez llegaron dejó su mochila y buscó la cajita blanca mientras mojaba un poco su pañuelo para poder limpiar mejor al chico de lindos ojos verdes. Pidió de nuevo disculpas con un gesto de la cabeza antes de comenzar a limpiar correctamente las heridas, podía notar la hinchazón que comenzaba a envolverle, y no sólo al rostro ajeno. Se avergonzó tiñendo sus mejillas de rojo al pensar en qué estado estaría su rostro en esos momentos, pero se regañó mentalmente para proseguir con su cuidadosa tarea. La mayor parte eran golpes, aunque en la mejilla llevaba un corte no muy profundo, sacó una bandita y la colocó con cuidado. No era experto en eso de primeros auxilios, pero hacía lo que podía, y más cuando él mismo era el afectado todos los días.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Shouta Minami el Miér Mayo 23, 2018 1:59 pm

Por un momento el alumno pareció tener un conflicto interno ante mi pregunta, fue entonces que comenzó a rebuscar en su mochila cuando quedé desconcertado por un instante, sacó un boli y entonces escribió en una libreta bastante usada. Cuando leí lo que tenía que mostrarme fue entonces que comprendí lo que estaba pasando, el desconocido era mudo.

Probablemente su condición vocal era la causa de los abusos que sufría, sin mencionar que su aspecto físico delataba su rechazo a las peleas. Todo un platillo exótico servido en bandeja de plata para un bravucón que sólo tiene agallas para meterse con los débiles.
─Ah, vale… ─ fue lo único que se me ocurrió contestar ante la invitación del peli oscuro, su andar era triste en cierto modo, con la mirada al suelo y en silencio. Verlo solo en toda aquella ola de personas que pasaban a nuestro lado indiferentes me rompió el corazón. ¿Cómo era posible que en este siglo la gente continuara actuando así? se supone que era un instituto mixto ¿dónde estaban los supuestos valores que enseñaban? al menos algún ser sobrenatural podría haberlo ayudado. Seguía cuestionandome antes de entrar a los sanitarios ¿en serio?
─¿No sería mejor ir a la enfermería? ─ le pregunté mientras me sentaba al borde de uno de los lavabos de mano para dejar que me atendiera con su botiquín─Podrías decirle a algún profesor ─le sugerí, pero mirando su expresión podía imaginarme por qué estábamos en esta situación, así que solté un soplido de incredulidad mientras sonreía de lado ─Claro, que tonto…


Me quedé quieto para dejar al desconocido hacer su labor, cuando éste terminó me apresure a tomar su botiquín para esta vez ser yo quien atendiera sus golpes ─Déjame hacerlo ─ le anuncié en vez de pedirle permiso cuando ya me encontraba cogiendo el algodón y el desinfectante; después de todo haber recibido una educación  en el templo me había ayudado a aprender algunas cosas que era, al parecer, bastante necesarias. Le sonreí y continué hablando de forma amistosa para se sintiera en confianza conmigo. ─La próxima vez puedes prestarme el alcohol? te aseguro que si se lo arrojo a los ojos se irá llorando ─sugerí con un chiste a pesar de nuestra mala situación.
Al terminar mi favor, bajé del lavabo, me coloqué a su lado y posé frente al espejo frente a nosotros  como si me tratara de un mafioso ─Ahora parecemos dos hombres rudos, será mejor que se escondan.

Reí avergonzado por mis tontas palabras, fue entonces que me dí cuenta que ambos parecíamos tener la misma edad y medir lo mismo. La idea no era descabellada pues yo había decidido dejar la escuela para dedicarme a trabajar… trabajar... ─Oh! mis superiores me van a reñir si se enterar que terminé peleando con unos alumnos ─ exclamé mientras apoyaba los brazos sobre el lavabo, pero después de unos segundos de silencio me incorporé nuevamente y deje caer mi cabeza hacia atrás ─ Bueno, será lo que tenga que ser ─ suspiré desinteresado.

En realidad no me preocupaban las consecuencias tanto como mi acompañante.


─Por cierto, mi turno está a punto de acabar  ¿aún tienes clases? ─dado que él era mudo no esperaba a que contestara tan rápido todo mi monólogo, por lo que decidí llevar nuestra “conversación” a mi conveniencia mientras me acercaba a la puerta de salida ─Tengo que reportarme con el encargado así que tal vez tarde un poco más de lo normal, pero después podemos ir a comer ¿venga qué esperas? no importa si te saltas una o dos clases, te lo mereces por hoy. ─le sugerí mientras mantenía la puerta del baño abierta como invitación a “nuestra” recién quedada.

Lo primero que tenía que hacer era recuperar los utensilios de limpieza para regresarlos al almacén, después seguro que tendría que explicar cómo es que terminé así aunque no estaba obligado a decir toda la verdad.

─Casi lo olvido. Soy Shouta, mucho gusto.
avatar
Edad : 19 Dromes : 10515
Reputación : 0
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Eremiha Komisyien el Miér Mayo 30, 2018 3:57 pm

Quería negarse ante aquel cuidado, pero terminó dejándose al ver que el chico sólo lo hizo sin esperar su aprobación, probablemente era de esas personas cabeza dura, a las que no les quitas una idea una vez que se les mete. Su entrecejo se ceñía en vez en cuando al limpiar sus heridas, ardía, pero no decía nada y sólo esperaba en silencio.

Los chistes que salían de los labios que aquel chico eran algo tontos pero no puso evitar cincelar una sonrisa de oreja a oreja cubriendo parte de ella con sus dedos. Al saber que le podrían regañar no pudo evitar sentirse mal y regañarse mentalmente por arrastrar a otros a sus problemas. Bajó la mirada a pesar de que el chico de cabello pardo parecía no importarle realmente, ¡era su trabajo!... a veces no entendía bien a las demás personas, y esa era una de esas veces.

Empezaba a preguntarse si aquel tipo no era en realidad un sociópata. Claro no lo estaba juzgando por como se veía, pues sería la cosa más irónica dela vida considerando su posición. Su idea no era mala, y no era como si esperara quedarse el resto de la clase, pues estaba seguro que sus agresores le estarían esperando ansiosamente para vengarse. Por lo que terminó por asentir con la cabeza, todavía algo preocupado. Salió asomándose cautelosamente que no hubiera a alguien y se colgó la mochila en sus hombros luego de haber guardado y acomodado su interior. Se giró a escuchar la presentación ajena e hizo una reverencia. Se dio cuenta de que de igual forma se tenía que presentar, por lo que sacó una pluma de su bolsillo y escribió en su propia palma – Eremiha- le sonrió agradecido antes de retirarse.

Necesitaba ahora sí poder tomar las cosas de su casillero con toda la calma posible, dejó algunos libros y metió otros. Cerciorándose a cada minuto en los pasillos hasta que salió por la salida principal, sentándose bajo de uno de los árboles de los laterales, apoyando se espalda en el tronco mientras esperaba. Probablemente Eremiha tendría algunos hobbies, y dormirse en cualquier lado probablemente se podría considerar uno de ellos. Por lo que no tardó en cabecear en aquella posición y dormir un rato. Chico perezoso.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 10964
Reputación : 4
Mensajes : 23
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Shouta Minami el Jue Jun 21, 2018 2:42 pm

Recogí las cosas del pasillo que había dejado atrás, limpié los pequeños residuos que había dejado mi "pleito" y llevé todo de regreso al cuarto de limpieza, ahí mi quité el uniforme y me disponía a salir a escondidas, pero uno de mis compañeros logró toparse conmigo y tras ello una reunión extra para recordarme las reglas que debía seguir. Aquella reprimenda duró un poco más de lo que esperaba, después de darme una lista de trabajos extras como castigo pude salir de la sala correspondiente.
Pero Eremiha no estaba ahí, realmente no sabía si el chico iba a aceptar mi invitación por lo que comencé a buscar por los pasillos mientras me retiraba del lugar. No estaba en los casilleros, tampoco en las bancas de la entrada y menos en la puerta, por un momento creí que mi acto heroico había sido en vano y cabizbajo me retiré de la construcción, fue entonces cuando pude visualizar su delgado cuerpo a las faldas de uno de los árboles.

El chaval estaba dormido como si se encontrara en la sala de su casa, su rostro pacífico, aunque con lesiones, me demostraba que era una persona de buen corazón, no guardaba rencor contra aquellos que le habían dado una paliza ni muchos menos estaba usando su tiempo para planear una venganza. Aquella tranquilidad emanada de su alrededor me hizo esbozar una leve sonrisa; me agradaba conocer a gente que anduviera expulsando mala vibra con cada fibra de su ser. Me daba un poco de pena interrumpir su placentera siesta, pero mi estómago pronto iba a comenzar a gruñir y aunque nuestro camino a la cafetería del viejo no estaba muy lejos, aún debía preparar la comida. 
Decidí dejarlo dormir un poco más mientras me comunicaba con mi jefe para avisarle de mi retardo por la junta de conserjes. Una vez arreglado todo me volví acercar al joven, me acuclillé para poder hablarle en voz baja y despertarlo con calma.
─Eremiha~ Eremiiiihaaa~ -repetí varias veces tratando de no alzar la voz─ Eeeereeeemiiiiihaaaa~

Una vez que el alumno hubiera reaccionado decidí recibirlo con una amplia sonrisa ─Buenos días dormilón, es hora de almorzar.
Esperé a que mi compañero se incorporara para guiar nuestros pasos por el camino que debíamos recorrer. El café del viejo no estaba en la zona comercial por lo que muchas personas no lo conocían, también era discreta y muchos pasaban de largo sin saber que había un local bastante bueno.
Nos dirigimos hacia el área residencial mientras le preguntaba a Eremiha por sus gustos culinarios
─¿Cuál es tu platillo favorito? puedo preparar carne o ¿prefieres pescado? ¿mariscos?─le hablaba a la par para poder mirar sus reacciones y repuestas a mi plática ─¿eres alérgico? ¿Vegetariano? 


Ficha Hablo "Pienso" Actúo Habla el espíritu


avatar
Edad : 19 Dromes : 10515
Reputación : 0
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I Don't Want To Be A Monster [Priv Shouta]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.