image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Miér Mayo 02, 2018 9:20 pm

Domingo, 08:00 de la madrugada, frente a la tienda de juegos.

Esa mañana Anko no podía estar más emocionada, no pudo dormir en toda la noche producto de la emoción por lo que llevaba esperando meses. Hace mucho había jugado la beta de un nuevo juego online que aseguraban sería lo siguiente en MMORPG, la joven castaña no había dudado ni un minuto en postularse para ganarse una beta key. Su grito de emoción cuando le llegó a su correo resonó por todo su departamento, desde ese día fueron varias las noches en las que apenas durmió, descansando únicamente en el trabajo, donde por fortuna, fueron días donde la concurrencia había disminuido notablemente.

Eso ya le atribuía no sólo grandes expectativas, debido a que el juego realmente le había gustado, si no que incluso había resultado ser sorprendentemente buena en el mismo, siendo su personaje uno de los que llegó más lejos dentro del pequeño tiempo de prueba (Y como recompensa, recibió una figura de la raza con la cual jugó esa vez), durante ese mismo tiempo, también tuvo la oportunidad de probar todas las razas con todas sus distintas clases que estaban disponibles en ese momento... Sí, el vicio que tuvo con aquel juego fue muy fuerte, es por esa razón que aquel día resultaba ser tan importante para ella, al punto de querer incluso querer comprar el juego en físico.

Fueron muchas horas de espera, hacer fila, por suerte su vecina estaba disponible para cuidar a su hermanito, el frío hacía temblar sus delicadas piernas y su nariz estaba enrojecida producto de la exposición, pero todo valió la pena una vez tuvo el juego en sus manos y llegó a casa, sabía como pasaría su fin de semana... Enseñándole matemáticas a su hermanito.

Domingo, 16:00 horas, departamento de Anko

- ¡Bien hecho Akkun! ¡Eres muy inteligente - Exclamaba animada abrazando a su pequeño hermanito, pero ya era su hora de la siesta, por lo que lo acompañó a su cama y lo recostó, para luego salir de la habitación, no sin antes por supuesto, contarle un lindo cuento. Una vez en su habitación, sus ojos se iluminaron, era el momento por el que había esperado todo el día. Instaló el juego, se conectó y canjeó todos los códigos que tenía, eran para objetos meramente estéticos y una que otra mascota, nada que afectase realmene su experiencia. Se creó el personaje que más seguridad le había dado, una raza grande y musculosa, esta vez sería una especie de Paladin, una clase completamente defensiva con cualidades curativas, de esa forma podría resistir a la perfección y de paso, mantenerse con vida, había decidido que sería una jugadora solitaria, jugando a la beta se había llevado una pésima impresión de los jugadores, por la misma razón su personaje también sería masculino y se había decantado por incluso, bloquear el micrófono.

Ya estaba lista y las primeras horas, fueron completamente para completar el tutorial y hacer las misiones suficientes como para poder empezar a moverse libremente. Jugó bastante, subiendo de nivel, aprendiendo habilidades, consiguiendo mucho equipo, pero ahora tenía un reto en mente, algo que no pudo hacer en la beta por estar bloqueado: El primer jefe opcional, una Hydra gigante, según tenía entendido estaba más enfocado para usuarios de nivel bajo, pero no dejaba de ser un reto difícil para un solo jugador ¿Podría contra ella? De solo imaginar el luchar contra su primera bestia gigante, le provocaba un escalofrío por toda la espalda.

Referencia del personaje (?:


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Dom Mayo 06, 2018 9:14 am

Domingo, 2 PM, tienda de videojuegos.

Este era de esos días en los cuales los hermanos adoptivos decidieron que no iban a meterse en grandes problemas, algo así como intercalar algo de tranquilidad entre tanto caos. La mansión embrujada aún los había dejado demasiado cansados tanto física como anímicamente, y hacía nada que comenzaron las clases. Sí, definitivamente les era necesario relajarse un poco, después todo tenían el resto de la secundaria para ser unos bastardos sin gloria. Faye, el mayor, no tardó en comenzar a husmear las nuevas novelas visuales que ofrecía el mercado entretanto Hunter posaba su ambarina mirada en los títulos que pudieran entregarle horas de entretenimiento a base de violencia que le entrará por los ojos. La tienda estaba vacía si se los exceptuaba tanto a ellos como al sujeto detrás del mostrador que no hacía más que matar el tiempo con el celular. Los rayos del sol entraban por el ventanal, todo se veía tan tranquilo, daban ganas de dormir.

World of Guildwars fue el título que finalmente llamo su atención, cuando se lo mostro al mayor este le explico que era de esos juegos que se jugaban en línea-bueno en realidad utilizo un termino muchísimo más específico pero el pelirrojo solo lo tradujo a su manera-, la idea de colaborar online junto a gente desconocida no le agradaba para nada pero tampoco es como si fuera un requisito indispensable para jugar, solo buscaba entretenerse un rato. Además, conociéndose, seguramente se aburriría a la semana y se lo regalaría al contrario para que le diera más provecho, cuando terminaron de comprar volvieron a casa, no quería preguntarle a su compañero de que iban las cosas que había adquirido, ya se hacía una idea. La ciudad estaba tan tranquila, las personas desaparecieron de las calles como si el final del mundo estuviera próximo. Bostezo.

-Me toca hacer la cena hoy-Le recordó a su amigo mientras entraban a casa. No pensaba esforzarse demasiado aquella noche de todas formas, con unas hamburguesas y papas fritas estarían más que bien. Cada quien fue a su habitación un rato a disfrutar de la privacidad entre cuatro paredes, Hunter se tiró sin más sobre la cama mirando fijamente el techo. La noche anterior las pesadillas decidieron visitarlo, lastimarlo. No pudo dormir bien, quizás por esa razón sus ojos comenzaron a cerrarse sin que se diera cuenta. Cuando despertó lo hizo algo sobresaltado pensado que ya era la hora de la cena pero la tenue luz que entro por las ventanas le dejo en claro que aún faltaba un poco para eso, miro su habitación en detalle como si esperará algo saliera de algún escondite para querer atormentarlo. No, de verdad estaba despierto.

Enredo un poco sus dedos en su mata roja mientras intentaba olvidar lo solo que se sentía al recordar lo visto en la zona prohibida, los malos sueños, el pasado. Cuando su atención se enfocó en la laptop sobre la mesa de luz cerca de su cama recordó que había comprado un videojuego por algo ¿No? Era hora de probarlo. Antes de que pudiera percatarse esa horrible sensación de desasosiego que le estrujaba el corazón fue disminuyendo hasta desaparecer mientras se esforzaba por solo pensar en el videojuego. Que registrarse, que crear el personaje, que el tutorial, que las misiones, eran cosas que iba tachando de su lista invisible, diablos ¿No podía salteárselo y ya? Estúpida burocracia.

Eligió ser un panda monje, sí, ¿Y qué? No daba muchas vueltas al respecto. No tardo en dejar en claro que jugaría en solitario a la hora de explorar, socializar no era lo suyo ni siquiera en el mundo virtual así solo seguiría adelante en lo que pudiera. Estaba a realmente poco de cerrar su computadora pero el programa logro llamar su atención con algo: Una misión. Una Hydra gigante, una buena recompensa para un principiante como él, no estaba realmente nada mal ¿No? Todavía faltaba bastante para que empezará a cocinar. No sabía realmente que hacer, no presto atención a los tutoriales ni quería leer las instrucciones, solo quería saltar a la acción apretando botones como lo haría con cualquier otra cosa de esta índole. Bueno, sin más se tiró sobre el ser mitológico sin un plan, sin una estrategia, solo así porqué ¿Sí?



Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Dom Mayo 06, 2018 7:11 pm

Domingo, 18:00 horas, en el prado de los lamentos, Azerrinth.

Estaba por completo encarnada en su personaje, un bravo paladín de la orden de los Cruzzants, la raza de su personaje no sólo era conocida como los más grandes, si no también los más musculosos, seres curtidos para la aventura o la guerra, acostumbrados al frío más extremo. El personaje de Anko, caracterizado no sólo por su estatura o musculatura, si no por la enorme melena roja y barba del mismo color, ojos verdes y una enorme cornamenta de venado saliendo por el imponente casco de plata. Todo su personaje se encontraba arropado por una brillante y resistente armadura del mismo material que el casco. A su espalda podía observarse un enorme escudo con el blasón de su casa, seguramente de acero, junto con un gran martillo con puntas en ambos lados de la maza. Su nombre era Sir Puddink.

Y ahí estaba de pie, frente a la enorme bestia de 30 metros, podía divisar a tres grupos de aventureros luchando contra tres de las patas de la bestia, debían hacerlo para inmovilizarla y obligarla a caer, de esta forma pasarían a la segunda fase que sería atacar en grupos a las distintas cabezas, pero algo no encajaba del todo bien. Podía observar a un grupo compuesto por un guerrero, un elementalista, un clérigo, un guardabosques y un paladín, lo clásico. A un lado podía observar a un asesino, un mecánico, un druida, un nigromante y un caballero de la muerte, bastante daño por segundo. El tercer grupo eran tres druidas que cumplían distintas funciones cada uno, seguramente serían cinco amigos jugando. Finalmente y más impresionante aun, un pequeño panda monje luchaba solo contra una de las patas, cualquiera pensaría que er un jugador avanzado de gran nivel, pero por su equipación y prácticamente utilizar sólo una habilidad aparte de darle puñetazos, seguramente sería un jugador muy malo o uno que simplemente se saltó todos los tutoriales ¡Era perfecto!

Sin pensarlo saltó a la batalla antes de que lo matasen, de inmediato gracias a una de sus habilidades atrajo la atención de la Hidra, quién comenzó a atacarle, con otra curó al pequeño panda que seguramente debiese estar temblado con su vida, para finalmente enviar un emoticón, debido a sus malas experiencias hablando y escribir tomaría mucho tiempo, decidió eso, enviar un pequeño gatito levantando el dedo pulgar, para darle a entender que podían los dos solos con aquella parte de la pelea.

Ella podía resistir a la perfección los golpes de aquella bestia y al mismo tiempo sanarse, lo único en que fallaba era en hacer daño, lo cual era bastante poco, aunque compensaba propinando estados alterados, confiaba en que el otro panda sin embargo se encargase de hacer todo el trabajo en cuanto a derribar aquella pata. Al cabo de unos intensos minutos donde Sir Puddink estuvo al borde de la muerte en varios momentos, pero que en el fondo era para aprovechar al máximo sus habilidades curativas. Finalmente la bestia cayó, los otros grupos habían terminado su parte hace un rato y en ningún momento ayudaron a aquellos dos, pero no importaba, la comunidad solía ser así.

Ahora estaban en la parte más difícil, luchas contra aquella enorme cabeza, quizás fue mala suerte, pero justo les tocó aquella que disparaba fuego, algo que sin duda ponía en desventaja a Sir Pudding, puesto que si bien su personaje resistía muy bien el frío, con el fuego era lo contrario, sumado a que las quemaduras le restaban vida con el tiempo, ya no podría simplemente depender de como lo habían llevado hasta el momento, pero tampoco podía escribir, sus manos estaban ocupadas utilizando habilidades y pociones, si esto seguía así, en poco caería y con ello, su nuevo regordete compañero, debía hacerlo. Rápidamente apretó un botón para activar el micrófono y comenzar a hablar - ¡D-D-Disculpa! Uh... S-S-Si no hacemos algo vamos a terminar muriendo... V-Veo que no repartió sus habilidades y estadísticas... S-S-Si no le molesta puedo decirle como hacerlo - Una fortuna de este juego es que mientras luchabas, podías editar a tú personaje, incluso cambiar su equipación. De esta forma Anko comenzó a explicar de la forma más resumida y rápida como hacerlo, desde como abrir el menú con apenas un botón y que subir, para finalmente rematar. Cuando terminó de explicar incluso que combinaciones de habilidades hacer, se quedó en silencio, los nervios habían regresado por hablar tanto súbitamente ¿Debía decir algo más? No lo sabía, aunque por lo menos debería intentarlo - ¿S-S-Sabes porque los Gnomos siempre están de mal humor?... Porque hasta la hierba le toca las pelotas - Soltó el chiste y que dios la ampare.


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Dom Mayo 06, 2018 8:27 pm

Hunter sabía que, en efecto, su modo de juego no lo estaba llevando a ningún lado. Y es que el videojuego se encargaba de mandarle una tras otra indirecta, por ejemplo con los distintos grupos que veía que se abalanzaban sobre la magnífica bestia con un claro plan de ataque. El pelirrojo suspiro aburrido planteándose la idea de invitar a Faye a que se creara una cuenta y le hiciera compañía desde la otra computadora pero casi de inmediato pensó en la manera que el azabache se burlaría de él por, como siempre, saltarse cosas importantes como los tutoriales o actuar de una manera totalmente noob es un RPG como este-hasta sentía que le faltaban siglas a eso, maldita sea- prefirió ahorrarse la pelea, al menos por esa vez. El otro inconveniente al respecto es que ya había aprendido, por las malas, a no ir a molestarlo al menos que sea estrictamente necesario cuando estaba solo en su cuarto. No iba a profundizar más al respecto, el recuerdo le causaba escalofríos.

Y, tomándolo completamente por sorpresa, apareció un personaje enorme que comenzó a propinar ataques contra la pata de la inmensa Hydra. Byrne pensó que seguramente decidió tomar la defensiva en una zona no tan llena de otros grupos así que lo más coherente era estar cerca de él, busco no prestarle atención con la clara intención de seguir encaprichado en lo suyo por más estúpido que se viera. Si iba a morir al menos sería a su manera, después de todo esto solo es un estúpido videojuego, no tenía por qué ceder ante nada ni nadie. Él desconocido le envió un emoticón que solo logro que frunciera a penas el entrecejo, decidió ignorar eso, la pelea en determinado punto llego a llamar lo suficiente su atención como para que dejará la portátil sobre la cama para así el sentarse sobre esta.

Una voz lo tomo por sorpresa. Estaba tan concentrado que le falto muy poco para asustarse, cuando su mente se volvió a sincronizar con su sentido de la realidad noto como las palabras sueltas comenzaban a armar oraciones relacionadas al juego, no le costó más que unos instantes para caer en la cuenta que el imponente sujeto que le prestaba su apoyo en combate era controlado por una chica, una que sabía mucho del tema por todo lo que le estaba diciendo. El moreno no soltó ni un chasquido de lengua mientras la desconocida le hablaba, el silencio que guardo era tanto para atenderla como para preguntarse si debía hacerle caso, extrañamente su voz no le causaba la irritación inicial que solía dominarle al conocer nuevas personas ¿Quizás no verla aminoraba ese malestar? Nadie le veía, pero evito la mirada mientras llevaba su mano derecha a la computadora con la clara intención de cerrarla, sus yemas ya acariciaban el duro plástico pero algo logró que se detuviera.

Se rio. Hunter Byrne, hijo de una importante familia líder en la industria de las innovaciones tecnológicas, mocoso sin normas que tiene en su haber más de mil problemas y contando, el ser con mirada envenenada en permanente en desdén hacía el mundo, el rompehuesos, el incendia todo, el clava cuchillos en traseros, había soltado una carcajada. Su risa era clara, era limpia, era dulce. Era ese tipo de risa que ni Faye conocía del todo dado que tanto el sarcasmo como la ironía lograban manchar la acción hasta concretarla con sorna, pero allí estaba dando paso el suceso sobrenatural. En otras circunstancias quizás se sentiría avergonzado pero la distancia, el momento y el lugar lograron que se tomará las cosas con calma. Alejo la mano de los bordes del vidrio que reproducía las secuencias del juego, comenzó a hacer lo poco que recordaba que esa chica le había dicho.


Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Dom Mayo 06, 2018 9:52 pm

Estaba completamente nerviosa, de ahora en adelante podía ocurrir lo que sea, no sabía porque sentía algo tenso el ambiente, el personaje del joven no se movía tanto como antes y se esperaba lo peor, no quería abordar mucho en el tema, pero estaba lista para huir si volvía a ocurrir lo mismo de siempre, desde gritos eufóricos hasta gritos de odio, las dos caras de la moneda perforaban en este momento el pecho de la castaña. Su labio inferior temblaba, por un momento realmente pensaba que podía llevarse bien con alguien, aunque fuese en un juego virtual, aunque fuese por un par de minutos, aunque fuese matando a un simple jefe, por un momento sus ojos se habían llenado de esperanzas y ahora mismo, el abismo era todo lo que le esperaba. O eso hubiese seguido pensando si no fuese porque una risa al otro lado del micrófono destruyó su mundo por completo.

¿¡Le había gustado!? Era increíble, no recordaba si alguien aparte de su hermano, se había reído con uno de sus malos chistes. Leves y pequeñas risas comenzaron a salir de su garganta, contagiada por la risa ajena, al punto de perder la concentración del juego, provocando que su personaje oscilara por completo entre la vida y la muerte, soltando pequeños quejidos producto del susto al ver a su personaje quedar con 10 de vida - T-Tengo otro ¿Qué le dijo un mimo a otro mimo? ¡Este es mi-momento! ¡Ah me matan! - Relatava mientras al final gritaba al ver como su personaje nuevamente parecía que iba a morir, pero no podía parar de reír, terminaba golpeando la mesa por la risa. Y de un momento a otro cambió el switch al ver como el contrario parecía empezar a utilizar nuevas habilidades, por lo menos parecía que sí había decidido seguir sus consejos - S-S-Si te subes esa habilidad, pegarás más fuerte y de paso aturdirás... A-A-Aunque la verdad en el combate anterior no entiendo como aturdes un pie, creo que lo derrotamos antes si le tiramos un juguete de lego en su camino - Aconsejaba y bromeaba, así se la pasó durante todo el combate, hasta que finalmente la cabeza contra la que combatían cedió derrotada.

- ¡Bien! ¡Ahora sólo viene la última parte! Según la misión... En este momento la dificultad depende de cuantos jugadores estén luchando... Veamos como les fue al res... -
De inmediato observó al resto de los jugadores que estaban anteriormente luchando... Y todos habían muerto, ella entendía que como rol defensivo estaba en un punto bastante alto, su nivel estaba un poco sobre el requerido y su equipo era el mejor que podía tener hasta ese momento... Pero aun así no pudo evitar sorprenderse al ver que eran los únicos dos en pie - C-Creo que esto se dificulta un poco... - Habló algo nerviosa al ver como ahora debían enfrentarse a las tres cabezas restantes: Una de hielo, otra de veneno y otra de electricidad. - ¡Iré completamente defensiva y atraeré la atención de los tres! N-N-Necesito que vayas contra la cabeza de veneno... I-I-Intenta usar todas tus habilidades en el orden que te dije anteriormente... Luego ve por la de electricidad, una vez esas dos estén muertas, la de hielo no será nada... L-Lo que me hace recordar ¿Qué dijo Descartes cuando se cayó al río? Sólo se que no se nadar - Volvía a bromear otro chiste igual de malo que todos, pero sin poder evitar soltar unas pequeñas risas, risas ahogadas seguidamente por una increíble concentración, no dejaba que ningún ataque llegase a su compañero, sabía que el menor de los mismo podrían dejarlo crítico o incluso matarlo.

Pero luego de una cruda y larga batalla, la criatura cayó, quedaba la última fase, los cuellos sin cabeza que quedaron tumbados en el suelo se unieron en uno solo, regenerando una imponente y enorme cabeza, pero antes de si quiera poder apuntarla para atacar, aquella colosal bestia se dio la media vuelta y huyo, hasta alcanzar un lago y hundirse en el mismo. Cuando llegaron a su punto de huida, encontraron un cofre el cual contenía enormes y épicas recompensas ¡Lo habían conseguido! Por un mensaje del juego, supieron que habían derrotado a la Hydra en su primer encuentro, que más adelante la volverían a ver, una vez fuesen más fuertes. - ¡Bien hecho! - Exclamó la chica, se podía escuchar como se había levantado de un salto de su silla y daba pequeños saltos de emoción, pero finalmente se sentó al caer en la realidad ¿Y ahora qué? Vio la hora ¡Eran las nueve de la noche! Debía despertar a su hermano o si no más rato no dormiría, además debía comer una cena pequeña - D-Disculpa... P-P-Pero debo desconectarme ¡G-Gracias por combatir conmigo! Hace tiempo no disfrutaba así un juego y... Uh... Quería saber si... ¿P-Podía agregarte a mi lista de juego? Y... Ya sabes... J-Jugar de nuevo otro día - Soltó cerrando los ojos con fuerza y llevando ambas manos a su pecho, deseando poder por fin tener un amigo de juegos.


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Dom Mayo 06, 2018 11:47 pm

Y finalmente se había puesto en el pelaje de su personaje. Si bien ya existía en un mundo donde lo sobrenatural era algo más que verídico meterse en un universo distinto al suyo luchando contra una criatura que quizás nunca pueda ver nunca en la vida real le generaba una sensación que hacía erizar los casi imperceptibles cortos vellos de sus brazos. Le gustaba su personaje, la manera en la que utilizaba sus ataques especiales que ahora no solo eran mejores en potencia, sino también en variedad gracias a los consejos de aquella desconocida que se notaba casi tan emocionada como él.

En ese momento, en ese ahora, los estaba uniendo el lazo de la fantasía. No podía creer que una batalla que no implicará un real impacto físico pudiera acelerar su corazón o hacer brillar sus dorados ojos con una intensidad comparable a la de un ardiente fuego surgiendo de sus cenizas, a toda esa epifanía debía de sumarse la sonrisa del moreno que no podía borrársele de los labios por culpa de los chistes de esa chica, uno tras otro no le daba descanso pero estaba bien con eso. Cuando finalmente resultados los únicos victoriosos de un desafió que al principio parecía suicida contuvo su emoción para expresar, apenas un tercio de esta, al rascarse eufórico la cabeza con su mano derecha. Sí, de verdad, lo habían hecho ¡Lo lograron! Ahora mismo estaba subiendo niveles como loco.

Y, poco a poco, lo que le contaba la desconocida lo acomodaba paulatinamente a la realidad. La puerta, las paredes, la ventana, el escritorio, el guardarropa, la cama, la computadora, él. Era como un balde de agua fría por la mañana: algo que no esperas en lo más mínimo pero que una vez el frío líquido toca tu caliente piel, te despiertas. No hay vuelta atrás ¿Ser amigos? La pregunta, muy en el fondo de su ser, le atemorizaba. Se percató, así de la nada, lo mucho que se alejó de su zona de confort en esas pocas horas desde reírse a carcajadas con un extraño hasta ganar una épica batalla con el mismo, y ahora esto. Fuera de la computadora él nunca sería así, dentro de esta solo se dejó llevar, nada más ¿Y entonces por qué se lo estaba pensando tanto?

No.

Tecleó, envió. Él no era un panda monje que acababa de formar equipo para patearle el trasero a una Hydra, era Hunter, ese chico que no hace amigos porque detesta a los seres vivos. Usar el juego como escape era una cosa pero llegar tan lejos era algo que no debía permitirse, no podía traicionarse a si mismo de esa manera, después de Faye su propia persona era lo único que le quedaba, y estaban en ese orden de prioridades. Apretó las manos una vez las alejó del teclado titubeando unos segundos frente a la portátil, podía comprar otro videojuego, podía perder el tiempo con otra cosa, podía…

No sé si seguiré jugando, solo estoy probando.

Pero si regreso, y nos volvemos a encontrar, supongo que podríamos hacer equipo.


Podía mentir.

Se desconectó, vio la hora por la pantalla del ordenador y casi de inmediato cerró este como si no quisiera volver a verlo por un tiempo. Una vez que se levantó de la cama se dirigió a la cocina apresurado pero fue demasiado tarde, Faye justo había abierto la puerta para comenzar a recriminarle que no había empezado a hacer la cena.- ¡Me quede dormido!-contesto con fastidio solo logrando que el azabache le sacará en cara que, cuando le tocaba cocinar, lo hacía a la hora.- ¡Ya cállate! Papas fritas y hamburguesas, no es algo que me lleve toda la noche ¿Si?-Y ahora empezaba con que siempre cocinaba cosas que implicaban el mínimo esfuerzo ¿Qué mierda quería de él? Discutir con su mejor amigo mientras preparaba los utensilios lo ayudo de distraerse de lo que había sucedido hace poco.


Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Mar Mayo 08, 2018 5:35 pm

Su corazón latía a mil por hora, si en este momento estuviesen jugando póker, habría tirado todas las cartas sobre la mesa y hecho algo que hasta el día de hoy, parecía imposible para la castaña. Claro, con sus palabras realmente no se refería a ser amigos de verdad, simplemente era la autorización para invitarlo a su lista virtual y poder jugar en otro momento, pero mentiría si dijese que realmente no quería ser amiga de aquel risueño y regordete panda, por primera vez en quién sabe cuanto tiempo que no disfrutaba de la compañía de otra persona, aunque fuese desde una larga distancia y por un mundo completamente virtual. Mundo que se fue abajo ante las primeras palabras que leyó del contrario. No pudo evitar sujetas con fuerzas los bordes de su sillas, apretar fuerte su labio superior contra su labio inferior, lo que había llegado tan fácil, fácil se marchaba.

- ¡Aquí! - Gritó mientras esperaba quizás un mensaje de despedida del contrario - ¡Estaré aquí a la misma hora!... Por... Por si quieres volver a jugar - Fue lo último que dijo en lo que leía las últimas esperanzadoras palabras - Por cierto... ¿Sabes porqué nunca sale Mew? ¡Porque tiene Mewdo! He... Hehe - Soltó una última broma, aunque su risa no era especialmente divertida, observando como su compañero desaparecía, quedando nuevamente sola, riendo en aquel cuarto vacío y oscuro, antes de silenciar el micrófono - Hehe... - Seguía riendo en voz baja, mirando hacia abajo, observando sus pies y como lentamente sobre estos, caían un par de lágrimas - Que patética - Hablaba para si misma, subiendo ambos pies a la silla en algo parecido a una posición fetal, ocultando el rostro en ambas rodillas - Nunca necesité de nadie... ¿Porqué duele así por un desconocido? - Seguía hablando sin ser escuchada por nadie, siempre había conseguido mantenerse sola, pero ahora que había probado lo que era tener a alguien cerca y perder tan rápido ese sentimiento, la llenaba de un extraño vacío.

Pero no tenía tiempo para lamentos, rápidamente se levantó de su silla, desconectó a su personaje y encendió la luz de su cuarto, secó las pocas lágrimas de su rostro y respiró profundo, ya había salido del mundo virtual y nuevamente debía enfrentarse a la vida cotidiana. Abrió la puerta de su cuarto y rápidamente fue a la de su pequeño hermano - ¡Akku! ¡Pequeño dormil... - Pero se quedó muda al ver como su pequeño hermanito estaba despierto, mirando los dibujos animados, quién con su característica inexpresión,la observó - Te escuché hablando con alguien... Así que no quise interrumpirte... Ya comenzó Pokémon - Comentaba en voz bajita, moviéndose un poco para dar paso a que su hermana se sentase a su lado - ¡Oh! Hehe, no sabía que eras un chico tan maduro, Akku, seguro que cuando grande, tendrás muchas chicas siguiéndote ¡Pero recuerda que siempre están antes las responsabilidades! - Sermoneaba mientras se sentaba a su lado, abrazándolo. El resto de la noche fue lo habitual.

Una semana después, 19:00 horas, cuarto de Anko.


Se encontraba en su cuarto como era habitual, Akku de nuevo estaba tomando su siesta y Anko, se encontraba sentada frente a la computadora, gris era el color que predominaba en aquella habitación. De sus labios salió un suspiro - Ya ha pasado una semana y nada... ¿Quizás no le habrá gustado el juego?... Espero no haberlo molestado... - Hablaba consigo misma, estaba conectada en el juego, en el mismo lugar donde lo habían dejado, no había avanzado para nada con su personaje, durante esos siete días se la había pasado así, unas dos o tres días con su personaje sólo ahí de pie, en otra pantalla dibujaba o veía alguna serie mientras esperaba, pero no habían rastros de aquel gordito panda. En el resto de su tiempo libre dentro del juego, se lo había dedicado a aprender sobre el personaje de aquel ¿Joven? Realmente no sabía nada de el, pero aun así lo esperaba, aunque no sabía por cuanto tiempo más durarían sus esperanzas. Dio un pequeño grito, observando la pantalla - ¡Pequeño y gordito panda, yo te invoco! -


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Mar Mayo 08, 2018 11:16 pm

Los días transcurrían con toda la tranquilidad que una vida como la de él pudiera albergar. Ser arrastrado a la escuela, reaccionar recién a las 11 AM, almorzar, golpear a alguien, ver a Faye enamorarse, no había nada extraño en todo eso. Las horas se consumían sin piedad ante él, el mocoso malhumorado de cabellos pelirrojos que se perdía con la mirada en la ventana buscando olvidar algo. Cuando escribía las curvaturas de las letras en cursiva se volvían dibujos en su cabeza, sin siquiera percatarse realmente existían momentos en los que se quedaba quieto observando como la tinta buscaba decirle algo, como si los garabatos de desesperaran por pedirle un favor. Pero eso es estúpido, los dibujos no cobran vida de esa manera, solo trazándolos en el papel sin más.

Faye cayó en los encantos de una basquetbolista el lunes, entrego su corazón a una nadadora el martes, recito poemas en secreto para una futbolista el miércoles, al parecer esta semana iba a tratar la temática de chicas deportistas. Hunter, como siempre, no era más que un desdichado testigo de cada flechazo unidireccional de su mejor amigo, ya habían hablado de esto de forma relativamente seria antes pero a pesar de todos los problemas que pasaron el azabache parecía no haber aprendido nada. Un fastidio, todo eso no era más que un enorme incordio para el moreno pero, a fin de cuentas, sabía que al final del día solo seguiría a su mejor amigo adonde sea que fuera, como siempre.

“Lo haces una y otra vez ¿No te importa que la gente te lastime?”


Faye solo va y se tira, no se lo piensa demasiado. Lo hace de una manera que hasta podría decirse que estaba hechizado por la obsesión de enamorarse del amor, Byrne nunca se privó de decirle a su mejor amigo lo abismalmente imbécil que era al respecto al dichoso tema en cuestión pero, en el fondo, muy en el fondo, le gustaría algún día poder saltar de esa forma. No hablaba de enamorarse pero si de intentar, al menos por una vez en su vida, acercarse a alguien con buenas intenciones, no por obra de la casualidad, o porque no quedará otra opción, sino concretar mínimamente una charla por iniciativa propia. Y no dejaba de pensar en ella, darse cuenta de eso lograba que sintiera cierta presión en su pecho.

Cada vez que llegaba la hora de dormir intentaba ignorar la existencia de su portátil, no la tocaba desde el domingo dedicándose a solo tirarse sobre la cama a ver caricaturas. Uno tras otro los bloques iban cambiando, las voces, las animaciones, la música, permitía que eso fuera lo último que viera antes de que sus parpados cedieran a las influencias de Morfeo, los últimos instantes los utilizaba para rogar no tener malos sueños esa noche ni las siguientes, nunca más. Era inútil. Alrededor de las tres de la mañana sus ojos solían abrirse abruptamente, su corazón latía con fuerza, sus manos se aferraban a las sabanas. No quería decirle a Faye porque sabía que indagaría hasta querer saber que había detrás de eso, no, no por favor. No iba a rememorar esas cosas ¡Por nada del mundo! Solo insultaba en voz baja intentando conciliar el descanso nuevamente, a veces lo lograba, otras comenzaba a dormir recién a la hora que el azabache venía a buscarlo para arrastrarlo a clases.

Finalmente llegó el domingo. Esta semana había sido de las peores respecto a su sueño ¡Estaba tan cansado! Pero simplemente no podía, llego a tal punto que recobrar la conciencia recién llegado el mediodía no bastaba ¿Por qué? Quería creer que todo era culpa de sentirse más vulnerable de lo normal, era en momentos así que el pasado le clavaba las garras con la única finalidad desgarrar su presente y destruir su futuro, la privacidad había llegado de nuevo. Estaba tan frustrado que solo atinaba a recrear violencia en su cabeza ¡Quería golpear algo o a alguien! Se encontraba tirado boca arriba sobre la cama con los antebrazos cubriendo sus ojos ¿A quién le tocaba cocinar? Ya no lo recordaba con claridad, solo quería dormir o que de última todo se volviera negro por unas horas. Entonces algo fugazmente cruzo su mente de una manera totalmente imprevista, primero se formó una a penas notable media sonrisa que culmino en una ligera carcajada, claro, era incapaz de olvidar esa mal chiste, y luego comenzó a recordar el otro, y el otro. Como arte de magia sus manos terminaron por estar apoyadas contra su propio estómago, no sabía si estaba siendo feliz, pero se sentía alegre, cuando logro calmarse tomo asiento sobre la suave superficie y miro fijamente la portátil apoyada sobre la mesa de luz.

Ella estaba allí.

Hola, Puddink.


Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Miér Mayo 09, 2018 1:44 pm

Los minutos en el reloj pasaban uno tras otro, mientras la dueña de hebras castañas simplemente se encontraba tumbada sobre su cama, había hecho la invocación, pero realmente luego de siete días, sus esperanzas estaban por el suelo - Quizás sólo debo esperar a que se complete el hechizo - Habló para si mientras en una pantalla continua a la del juego, se encontraba cargando el capítulo de un anime que estaba siguiendo. Con total desgana se recostó sobre el teclado, bostezando levemente, sin darse cuenta había activado el micrófono y de paso, hacer a su personaje bailar, cerró los ojos y junto sus manos - Soy yo otra vez... Necesito a alguien que sea mi amigo... Alguien que no se vaya ¿Por qué no me mandas un ángel? El más lindo que tengas - Rezaba para luego soltar un suspiro y abrir sus ojos - Si a la pequeña niña le funcionó ¿Porqué no a mi? - Pronunció riendo levemente antes de echar un nuevo vistazo a la pantalla: Nada.

Opening:

Fue cuando puso a reproducir el capítulo, el opening era uno de sus favoritos, así que no se molestó ni a cambiarlo, es más, incluso se motivó por cantar un poco - ♪♪Uooh oh ohhh♪♪ - Cantaba en voz baja mientras la misma música se reproducía de fondo, utilizar audífonos no es algo que hiciese con mucha frecuencia, a menos que supiese que al otro lado alguien hablaría. Se tomó su tiempo para cantar mientras observaba la animación, hasta que finalmente el capítulo dio inicio - Que emoción - Habló para si misma sonriendo a la vez que juntaba sus dedos, fue en ese momento, entre esa pequeña pausa donde termina la canción de inicio y comienza el capítulo, que su mirada ambarina se topó con la pantalla del juego, leyendo algo que sin duda alborotó su corazón, le tomó un par de segundos relacionar el texto con el personaje de quién provenía - ¡AH! - Dio un grito mientras rápidamente detenía el anime - Uh uh uh... El botón del micrófon... - Se enmudeció al ver como el mismo ya estaba activado - Uhn... ¿Hehe?... ¿Ll-llegaste hace mucho? - Preguntó intentando disimular lo que acababa de ocurrir, riendo nerviosamente, tenía suerte de que el contrario no pudiese verla, puesto que ahora mismo la confundiría con una persona-fruta de color rojo.

Respiró profundamente mientras, cerrando los ojos, contaba hasta diez mentalmente, abanicándose con ambas manos, hasta por fin tranquilizarse y sonreír - Hehe... Pensé que no regresarías ¡Oh! ¿Acaso leíste las noticias del último parche? ¡Agregaron un montón de cosas! ¡Entre eso las hordas! Creo que por aquí hay una cerca... ¡Son oleadas y oleadas de enemigos no muy fuertes! Pero son tantos que se forma un caos... Por lo menos así enseñaban en los vídeos promocionales... En... Entonces - No sabía porque sus pulsaciones eran tan rápidas, quería preguntar algo que no salía de su boca - ¿Q-Q-Qué le dice un pato a otro pato?... ¡E-E-Estamos empatados! - Terminó contando otro chiste malo, riendo en voz baja y ocultando su rostro tras sus manos, no entendía, pero se sentía muy vulnerable, aunque nadie la estuviese observando.

- ¡¿Ha-Ha-Hacemos equipo entonces!? - Terminó pidiendo casi a gritos, sus dedos temblaban y trataba de ahogar aquella respiración agitada, ambos ojos estaban totalmente puestos sobre el cuadro de char, esperaba una respuesta, pero producto de la semana pasada, no tenía idea lo que el contrario podía responder ¿Aceptaría? ¿Se marcharía? Si lo último pasaba, ya le quedaría en claro que lo ocurrido la vez pasada era culpa suya, no volvería a molestar, pero quería estar segura, había jugado su última carta.


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Dom Mayo 13, 2018 11:35 am

¿Había escrito eso, verdad? Era incapaz de creerlo por más que sus ojos reflejaban claramente la ventana del chat con sus palabras escritas allí, sí, era él escribiéndole a ella, esa completa desconocida con la que vivió una conexión tan inmediata que llego a darle un susto que le duro toda la semana. Fueron siete días de no dejar de pensar al respecto, en cada hueco de su estúpida rutina podía escuchar el eco de esa voz relatando chistes increíblemente malos, uno tras otro, hilarantes, tan sencillos y sonsos que lograban arrancarle una muy tenue media sonrisa que se esforzaba en disimular. Cuando las sombras nuevamente intentaban arrastrarlo a cerrar la portátil pudo oír con suma claridad el increíble espectáculo que la otra comenzó a dar, preguntándose si sabía lo que hacía o no, pero en cualquier caso lo había escuchado todo desde el cómplice silencio. Mientras su compañera cantaba a todo pulmón él se dedicaba a replantearse lo que estaba sucediendo, quizás no era tan malo ni debía huir tan pronto.

Para bien o para mal, se estaba riendo y tenía algo que hacer en sus tiempos muertos. No era correcto utilizar a una persona así pero dado que la otra parte parecía estar más que conforme con distraerlo, no era algo tan terrible, de hecho, ese tácito contrato entre ambos le estaba acomodando bastante ahora mismo luego de varios días son poder conciliar el sueño. Solo debía imponer su límite y si las cosas comenzaban a salirse de control se marcharía para siempre, nada más. El juego es entretenido, el sentimiento de hacerle frente a seres enormes con todas las probabilidades en contra efusivo, no es como si estuviera haciendo amigos, solo perdía tiempo con una compañía que podía desechar en cuanto le diera gana. Volvió a reírse, quizás no con la intensidad de antes pero podía de deberse a que simplemente ya había expresado demasiada alegría el día de hoy.

Vale.

Efectivamente no era el chico más conversador del mundo con ella, pero eso estaba bien. No hay que preocuparse demasiado con este tipo de cosas, cuando se convenció de que esta relación encontraría su final en cuanto dejará de servirle de algo fue menos histérico a la hora de pensar tanto en el presente como en el futuro o la fidelidad a si mismo, se relajó, por una vez en mucho tiempo quería no pensárselo en exceso, Hunter se estaba relajando de tal forma que ignoraba que la ternura de esa chica lo estaba envolviendo, cautivando. Quizás, de haberse percato de eso en su momento, la computadora terminaría quemada en su tacho de basura.


Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Dom Mayo 13, 2018 4:52 pm

Música:

No podía borrar aquella estúpida, pero feliz sonrisa de su rostro, tenía la piel que cubre los pómulos totalmente enrojecida y un cálido sentimiento en el pecho, realmente comenzaba a sentir calor, uno que antes nunca había sentido, por lo menos no que recordase con claridad, de nuevo comenzaba a disfrutar el juego, por más que había llevado meses esperando su estreno, la última semana apenas y pudo realmente disfrutar el jugar ¿Por qué no había podido divertirse como siempre si era algo que había esperado tanto? No tenía una respuesta clara, sólo quería disfrutar aquel nuevo momento que la vida le había otorgado, esa nueva oportunidad de experimentar otra vez aquella noche tan ¿Maravillosa? Desconocía con que adjetivo describir lo acontecido, pero no importaba, aquella sonrisa dibujada en sus delicados labios, era todo lo que necesitaba para saber que esa noche sería de las mejores.

Su corazón latía tan rápido que apenas podía respirar, a veces le cruzaba el miedo de que latiese tan rápido que la terminase matando, pero rápidamente perdía importancia mientras su ambarina mirada leía claramente la respuesta del contrario, no necesitaba ni un testamento ni escuchar su voz, ese "vale" era más que suficiente para que toda la espera valiese la pena. Con timidez pasó el cursor sobre el personaje contrario y apretó para invitarlo a su grupo, algo totalmente normal en juegos de este tipo, pero que volvía su pecho un nudo de nervios, mordiendo con suavidad la parte interior de su labio inferior. Cerró los ojos y respiró profundamente "Es sólo un juego, Anko" recitó en su cabeza como un mantra, cuando los abrió, estaba lista - ¡Una cosa! Estuve pues, viendo unas cosas ¿Y recuerdas ese problema con tú personaje a la hora de realizar combos? ¡Descubrí como solucionarlo! Sólo debes hacer esto... - Y de inmediato comenzó a parlotear una serie de pasos, los cuales involucraba el repartir algunos puntos de habilidad y seleccionar otras, pero al cabo de un par de minutos, la explicación estaba concluida.

- Y... C-Creo que esto te servirá - Dijo mientras le ofrecía un intercambio, en este le obsequió lo que parecía ser un pequeño gato con un parche en el ojo, sonreía con picardía y en portaba un pequeño cinturón con un aun más pequeño cuchillo - Es Mewchin, una de las mascotas de la compañía del juego... Me lo obsequiaron por participar en la beta temprana del juego ¡Aumenta mucho tú energía y velocidad de ataque! Así que quiero que lo tengas... Realmente a mi no me sirve mucho ¡Aunque es muy lindo! T-T-Tómalo como... Un obsequio de mi parte por... Ya sabes... - Nuevamente los nervios abordaron su cuerpo, su rostro enrojeció mucho, quería decir algo, pero no era capaz, llevó ambas manos a su rostro para ocultarlo "Gracias por jugar conmigo", "Gracias por volver", "Gracias por hacer feliz estos pequeños momentos de mi vida", todas esas frases cruzaron su cabeza, pero no se sentía con la capacidad de decir ninguna - ¡U-Un ladrón entra a un banco con un gato en las manos y grita... Denme todo el dinero o aprieto el gatillo! - Gritó un chiste, fue bastante rápida al hacerlo y podía sentirse algo de timidez en sus palabras, aunque de inmediato no supo evitar soltar una pequeña risa, la cual mutó en una mucho mayor - ¿Un gatillo? Dios... Esta vez hasta yo me sorprendo de lo malo que pueden llegar a ser mis chistes - Hablaba mientras removía una lagrimilla de su ojo producto de no poder detener las risas, increíblemente eso ayudó a calmarla.

Los nervios se fueron mientras la risa se iba apagando, ahora se sentía con muchísimas energías - ¡Bueno! ¡El punto es que ese pequeño gatito, nos ayudará a aniquilar a todos nuestros enemigos! Yo utilizó a Puffipiu, este perrito lanudo que me sigue ¿No es adorable? - Hablaba emocionada mientras hacía que su personaje corriese detrás del pequeño cachorrito blanco en un intento por atraparlo. Y luego de un par de chistes más, emprendió marcha guiando la travesía hasta donde se encontraba el caos: Cientos y cientos de pequeños enanos verdes corriendo por todas partes, saltando sobre cada jugador que se adentrase en aquellas fauces mortales, a simple vista podían observando incluso decenas de cadáveres de jugadores, es más, no era difícil ver como algunos llegaban al campo de acción para caer a los segundos bajo cientos de lanzas y apuñaladas por la espalda - Bueno... Según tengo entendido, el objetivo es acabar con la mayor cantidad de goblins... ¿Ves el centro desde acá? Ahí hay una choza de madera, ese es el punto por donde salen más y más, hay que intentar llegar hasta ahí, romperla y al hacerlo, aparecerá el jefe de estos pequeños, si conseguimos matarlo, obtendremos la mayor recompensa - Se sentía la convicción en sus palabras, realmente tenía muy en claro todo lo que había que hacer y por su seguridad, se notaba que una estrategia debía tener.

Música:


- Pues buena suerte, "lady" -
Se escuchó muy cerca de ellos, se trataba de un grupo; un guerrero, un cazador, un mago, una clériga y un asesino, lo más típico de lo típico, quién había hablado había sido la clériga, su personaje era una exuberante y rubia elfa, aunque por la voz de gallo y con una notable falta de madurez, se podía deducir que se trataba de un adolescente en plena pubertad - Jajajaja sí ¿Por qué no vas a la cocina a planchar la ropa o algo así? - Rió el asesino, quién tenía un tono casi igual al primero que habló, sorbía sus mocos mientras una desagradable risa salía de su rasposa garganta - Ahora todas las mujeres se creen gamers por jugar cualquier cosa de moda, das pena - Respondió el mago, era el que tenía la voz más grave, aunque por sus palabras podía sentirse un serio resentimiento y clara prepotencia. Los otros dos jugadores se dedicaron a simplemente reír y dar al razón al grupo, soltando una que otra broma ofensiva. Anko simplemente guardó silencio, quizás debía responder, pero no se sentía con ánimos. Aun así sonrió y habló con amabilidad a su compañero panda - ¿V-Vamos entonces? - Quería decir más palabras de ánimo, pero aquellos habían tirado su moral al suelo, eso no la detendría de jugar, pero si antes tenía todos los ánimos de completar aquel evento e incluso ¡Quedar primer lugar acabando no sólo con el máximo número de enemigos si no también con el jefe! Ahora sólo se conformaba con jugar un poco, matar algunos enemigos y ya está, en otra ocasión se habría desconectado, pero no estaba sola y no desperdiciaría una posibilidad de divertirse un poco por unas palabras, por más hirientes que fueran estas.


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Jue Mayo 17, 2018 10:58 pm

Hunter no iba a defenderla, por más cruel que pudiera resultar él pelirrojo no se sentía en la obligación moral de ser así con un ser al que solo utilizaba para entretenerse obteniendo un poco de extraño placer en el proceso, nada más. La única persona que le despertaba ese deseo era el estúpido de su hermano mayor que seguramente realizaba cualquier idiotez en la soledad del otro cuarto, realmente no quería pensar mucho en eso desde el día que accidentalmente lo vio lustrando sus zapatos, llegado a cierto punto era incapaz de precisar si realmente malinterpreto ese suceso o si de hecho su mente decidió modificar el recuerdo para no vivir con el semejante trauma. Que si, son hombres en plena adolescencia viviendo solos pero joder, no estaba preparado para esa clase de cosas. Era el equivalente de ver a tus padres teniendo sexo o a tu hermana desnuda, simplemente la sexualidad y la familia eran cosas que no se debían mezclar en lo absoluto.

Volviendo al juego ¡La acción! Si tenía suerte podrían lograr hacerle frente a un gran enemigo como lo había sido la Hydra, de lo contrario podría sentirse un tanto decepcionado pero nada más, en cuanto el ánimo de su compañera noto que esta había dejado de hablar con entusiasmo desde que la horda de los machistas de teclado ataco, al moreno no le hacía falta más que escuchar sus voces para saber que no eran más que unos niñatos incapaces de dirigirle la palabra a una mujer fuera de la computadora. En más de una ocasión acompaño a Faye a intimidar a críos así cuando el mayor los captaba hablando mal de su enamorada de turno, de hecho, una de esas voces se le hacía extrañamente familiar, lo suficiente como para Byrne se viera empujado a cortar distancia con ellos, su objetivo era el mago. Dios, estaba a nada de morirse de risa.

-¿Allen?-Pregunto dejando por fin al descubierto su voz, contrarrestaba por completo con la del resto del estúpido grupo al ser nítida, agradable, profunda, cuando no gritaba era bastante agradable oírlo. El mago le contesto con desdén, pero de hecho se hacía cargo de su apellido, uno que Hunter jamás podría olvidar, inmediatamente le pregunto de donde lo conocía a lo que el pelirrojo, al contestarle, le costaba contener la risa.- Davon Allen ¿Cómo podría olvidarme de ti? Quisiste hablarle a una chica y te cagaste encima en medio de toda la clase, hermano.-El grupo enmudeció, la situación era bizarra. Resulta que su hermano mayor y ese imbécil fueron algo así como rivales de amor, pero uno era más virgen que el otro, cuando el mago intento adelantarse solo acabo haciéndose encima. La directora le ordeno a la profesora que el grado tomará discreción pero el estúpido tomo la situación para hacerse la victima por ser rechazado por la muchacha aun después de “toda la vergüenza que había pasado”, no la bajaba de zorra, no dejo de acosarla hasta que el azabache decidió romperle la cara por imbécil. Ninguno se quedó con ella, pero al menos Faye había conservado la dignidad.-Por lo que veo te hiciste de amigos parecidos a ti, supongo que uno se orinará, otro vomitará y el tercero se correrá. Amigos de secreciones desagradables, supongo.


Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Vie Mayo 18, 2018 11:59 pm

Música:

En este momento se presentaban uno de los dos tipos de situaciones que solía enfrentar al momento de jugar cualquier juego online, aunque siendo honesta, prefería el segundo, le era mucho más digerible los insultos y burlas, que los intentos de coqueteo, los abusivos dejaban de molestar a las pocas palabras, mientras que los buitres insistían hasta que sus madres los enviaban a dormir, algo simplemente incómodo. Si bien ahora podía sentirse mal, no era algo que realmente nublase su objetivo, la costumbre había formado una pequeña resistencia a este tipo de cosas que, pese a no ser completa, ya no lloraba al toparse con algo así o dejar el juego para siempre, no, le afectaría un rato en lo que seguía jugando y ya estaría, además, contaba con compañía que parecía estar lejos de ser como ellos. Y al final del camino, no pudo evitar reír.

- ¡¿H-H-H-H-Hunter eres tú!? – Exclamó el susodicho quién realmente parecía conocer al pequeño panda, mientras tanto, la castaña simplemente no había podido contener la risa, sus carcajadas resonaban por todos los auriculares, llegaba a sujetarse el estómago por el dolor y pequeñas lágrimas se escapaban por sus ojos, era una dulce y contagiosa risa, mezclados con pequeños guarridos de cerdito que escapaban por su conducto nasal. – Se… Se podría decir que sus intentos por conseguir novia literalmente son una mierda – Bromeó ahogándose en su propia risa, hasta un punto donde suplicaba que todo esto se detuviese. En un comienzo el resto de los “amigos” de aquel pobre chico, también reían, pero enseguida cuando el panda comenzó a burlarse de ellos, guardaron silencio, un sospechoso silencio – Ten… Ten cuidado, no quieran acusarte con la maestra también por estar “molestándolos” – Bromeó parando de reír un poco, el orgullo del grupo había sido pisoteado por la misma chica a la cual habían tratado de molestar anteriormente. Simplemente dejaron el lugar y se adentraron a luchar contra los pequeños seres verdes.

Música:
Una vez más calmada, con la capacidad de poder respirar como corresponde, la castaña se dirigió a su compañero – Hunter… ¡Perdón! ¿Hunrage? – Se dirigió a él, por un momento había mezclado los cables al escuchar su nombre real, pero de inmediato recordó su Nick - ¡Vamos a ganarles! Aunque sea un grupo completo… ¡Sé que podemos vencerlos! Sólo… Necesito que me apoyes – Habló con vergüenza de pedirle apoyo a alguien que llevaba conociendo sólo un segundo día, pero tenía sus razones. De inmediato, el escudo que portaba su personaje desapareció, junto con su maza, dando paso a un par de hachas, de un enorme porte y filo – Mataremos a quién se cruce en nuestro camino – Había mucha convicción en sus palabras.

Explicó el plan, no iría como defensora, si no como daño, aun así ella seguiría yendo al frente, como principal blanco de ataque, pero ahora su método de sobrevivir sería a base de robo de vida, a medida que fuese dañando a los enemigos, ella se iría curando… Una estrategia muy arriesgada y que requería mucha suerte, pero tenía fe en conseguirlo – Necesito que me cuides la espalda, mi personaje sufre mucho si lo atacan por ahí, aparte de que todas mis habilidades son principalmente de daño por delante… Eso y necesito que priorices atacar a los enemigos más lejanos… Como los arqueros o magos, principalmente magos – Explicaba, tomó unos cuantos minutos, pero el plan estaba hecho.

Y la acción comenzó, saltaron en medio del campo como el único dúo, Anko empleaba sus poderes sagrados para bonificar su daño y curar al panda de llegar a necesitarlo. La adrenalina estaba a punta de espada, la salud del gran guerreo bajaba con velocidad, pero también se elevaba al mismo ritmo, como una montaña rusa, en todo momento parecía que su personaje moriría, en más de una ocasión quedó con simplemente 1 de vida, pero ahí seguía, en pie, se escuchaba como tecleaba con velocidad y coordinación, su concentración era impecable, cada movimiento, cada uso de habilidad, todo estaba milimétricamente calculado hasta el más pequeño movimiento, no había espacios para broma, sólo para dirigir.

Y finalmente, luego de una poderosa carnicería, estaban ahí, en el centro, a su alrededor seguía una cantidad absurda de goblins, pero no los atacaban, sólo estaban ahí de pie, observándolos, a la lejanía podían seguir viéndose al resto de los grupos, tratando de alcanzarlo, pero sufriendo y cayendo bajo el enorme ejército verde –Sólo… queda derrotar a su jefe – Hablaba una cansa Anko, estaba sudando, realmente se había esforzado mucho en este encuentro, su corazón latía incansablemente, pero estaba feliz, muy emocionada, toda esa pelea había sido extremadamente emocionante. Y en un último parpadeo, la casa explotó, alzándose un gigante y gordo monstruo verde, medía cerca de siete metros, no se sabía si lo que portaba en su mano era un mazo o directamente un roble, lo único que llevaba era algo parecido a un taparrabo como ropa ligera, el resto sólo eran trozos de metal o placas amarradas a su cuerpo, intentando ser una armadura. De su cabeza dos grandes cuernos que no deberían estar, parecían emitir una niebla púrpura, con un extraño símbolo en su frente - ¡Esto es lo que harem… - No alcanzó a hablar, el monstruoso ser le dio un fuerte golpe enviándola lejos, afortunadamente había alcanzado a cambiar su equipo y su escudo, pese no bloquear el ataque, si había reducido el daño gracias a su bonificación en armadura. - ¡Cuidado! Hay que ver su comportamiento… No… No sé que hacer contra un enemigo así – Era una bestia errática, cambiaba de blanco cuando se le daba la gana, cuando parecía que iba a hacer un ataque fuerte, lo cambiaba por uno rápido y cuando parecía que iba a utilizar el mismo ataque, era uno en área de gran daño, Anko se limitaba a bloquear todos los ataques posibles, dando espacio al panda para hacer el mayor daño que pudiese, se le notaba nerviosa, casi en pánico, no poder predecir lo que haría el enemigo la arrinconaba y su vida no hacía más que bajar.


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Hunter Byrne el Dom Mayo 20, 2018 7:43 pm

-Puede parecer aleatorio pero quizás solo habrá que resistir lo suficiente para descubrir su patrón de ataque, una vez que tengamos eso todo lo demás será pan comido.-Hablo con tranquilidad mientras sus dedos bailaban sobre el teclado a la par de los movimientos de la gran bestia verdosa. La batalla fue larga y, nuevamente, estuvieron al límite de sus fuerzas (cosa que parecía que ya se les iba a hacer costumbre) pero terminaron ganando contra cualquier pronóstico que los indeseados testigos de la hazaña del par pudieron haber dado. La contienda fue lo suficientemente larga como para que el moreno debiera despegarse de la computadora para ir a cenar luego de escuchar los violentos pasos de Faye subiendo las escaleras, seguro ya lo había llamado a comer por quinta vez y ese el número límite del azabache antes de entrar pateando la puerta de su habitación con la intensión de arrastrarlo a la mesa a golpes.

Los días se transformaron en semanas, las semanas en meses, más específicamente dos. En ese tiempo el par no tardo nada en hacerse notar en el mundillo del MMRPG debido a la gran cantidad de victorias que habían acumulado a lo largo de ese tiempo, eran ganadores de luchas que pocos se animaban pelear sin el nivel o equipo necesario, pero ellos simplemente iban armados con apenas lo necesario logrando alzar sus hazañas en lo más alto. El pelirrojo no necesitaba usar la palabra “paciencia” con esa chica por el simple hecho de que no sentía que estuviera tolerando algo de la misma, ella hablaba, bromeaba, contaba anécdotas de su vida, malos chistes, nuevas estrategias del juego, incluso existían ocasiones en los que iba un poco más allá compartiéndole, en un principio, algo de música, luego fueron otros juegos RPG pero catalogados como Indie, más tarde su gusto en películas o programas de televisión donde mostraba especial afán por el material dirigido a niños.  Básicamente estaba conociendo de ella todo lo que se pudiera conocer de alguien en dos meses.

Él no decía mucho, la mayor parte del tiempo solo escuchaba o preguntaba, nada más. Toda la relación, el acercamiento desde la distancia, transitaba ante su persona sin que pudiera darse cuenta, estaba pasando de forma tan natural, tan rápido, no huía porque no era consciente de que debía hacerlo antes de que fuera demasiado tarde. Otro día, otra tarde frente a la computadora. Algo había cambiado en él desde el momento que decidió ser Hunrage, el panda monje. Era una cosa que no podía pasar inadvertido ante los atentos ojos de su hermano mayor: Ya no era tan violento. No es como si dejará de ser él de siempre, pero ya no lo era con la misma intensidad, era como si suavizará, tendía a perderse más en sus cosas en clase. Quizás, solo quizás, se le viera más feliz que solo alegre.

Todo sucedió hace un mes cuando se vio obligado a reprimir sus ansías de golpear por causas que escapaban de sus posibilidades. Ese día desquito su fastidio en el videojuego, sus dedos eran los puños, los enemigos virtuales las caras que le hubiera gustado deformar a pura violencia ejercida a manos desnudas, cuando eso ocurrió su rendimiento paso de bueno a excelente, algo que su compañera no dudo en resaltar. No tardó en darse cuenta que volvía a lo aceptable cuando manifestaba la sed de sangre en el mundo real, solo le quedo decidir ¿Dónde quería rendir más? Acordó consigo mismo acumular todo el enojo posible los días que sabía que se avecinaban jefes importantes, y así Hunter Byrne podía pasar días sin golpear gente, por el equipo, el equipo que hacía con Puddink.

-Escuche de eso.-Hablaba a la contraria mientras jugaban, esta partida prometía ser verdaderamente tranquila, era de esas donde la principal atracción en realidad sería hablar más que jugar.- No parece ser mala, el piloto prometió bastante y el rediseño se ve mucho más estético.-Una de las pocas cosas en las que si se podía escuchar a Hunter hablar era sobre las caricaturas. Las veía, pero no solo eso, estaba al tanto del mundillo de estás y le gustaba ponerse al día con las nuevas promesas, apoyaba proyectos independientes, tomaba en cuenta la historia, los personajes, la animación, los colores y ahora las canciones. Hablaban de Infinity Train justamente ¡Ese piloto! No se lo sacaba de la cabeza, saber que CN le había dado el visto verde hizo que se emocionará, sin expresarlo ni un cuarto de lo que de verdad sentía, pero al menos era algo.- Traer tanto Reboot de algo debía valer la pena.


Gracias Sayori <3:
avatar
Salón : 1 B Dromes : 22917
Reputación : 57
Mensajes : 85
Ver perfil de usuario
Hunter Byrne
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Anko el Dom Mayo 20, 2018 10:43 pm

Música:

Los verdaderos lazos surgen así, sin previo aviso y de la nada, sin planes o visiones del futuro, son esos momentos donde ambas partes bajan sus defensas y quedan libres al ataque más poderoso, al inminente golpe crítico de la honestidad, al instakill de los sentimientos, el fatality de la confianza, al… Bueno, ustedes entienden, ese inexplicable poder que siempre otorga un power up en los animes, la amistad. Cuando algo puro y real se hacía presente en dos individuos, cosas como el tiempo o el espacio dejaban de importar, en pequeños momentos incluso de existir, era cosa de un parpadeo para darse cuenta de en un inicio estar jugando por la tarde y luego, sin darse cuenta, estar en la madrugada del día siguiente. Eliminaba por completo los perjuicios en el día a día, no existían cosas como el cansancio por dormir poco (Bueno, a quién engañaba, cuando se puede dormir en el trabajo, esas cosas no existen de igual forma), o la monotonía por un estúpido trabajo aburrido o el enojo por clientes molestos, no, todo eso dejaba de existir al pensar en aquel hermoso lazo.

¿Y por qué pensaba en aquellas cosas? Nadie podía culpar a la castaña, era la primera vez que sentía algo así, en aquellos dos meses había conocido lo que realmente es el calor humano, irónicamente desde una considerable distancia. Jugar, charlar, conocer, compartir, eran todas esas cosas las que cada día los hacía más cercanos; hacer misiones, eliminar hordas de enemigos, batallar contra épicas criaturas, completar largas mazmorras, luchar contra otros jugadores ¡O incluso unirse sorpresivamente a guerras entre clanes sólo para demostrar que su dúo, sin pertenecer a ningún bando, eran los mejores! Charlas sobre videojuegos, sobre los nuevos lanzamientos, polémicas, nuevas promesas; hablaban sobre los finales de caricaturas, los que las reemplazarían al obtener luz verde, animaciones independientes, la castaña informaba al pelirrojo sobre las polémicas y toxicidad dentro de la comunidad, como el caso de la chica dibujante que por no dibujar a una pareja en específico, le enviaron galletas con agujas dentro. De todos esos temas y más hablaban, incluso algunos más cotidianos, si bien el dueño del panda no se caracterizaba por hablar demasiado sobre su vida cotidiana, la castaña si lo era, hablaba y hablaba sobre lo que le ocurría en el día, tampoco era como si el contrario no la escuchase, todo era completamente recíproco, el contrario escuchaba con atención y ella hablaba con emoción.

- ¡Si! ¿No? Aunque debo decir que igual me agradaba bastante el diseño anterior de Tulip… Pero es cierto que quizás resultaba algo tosco para el público objetivo a quién va dirigido el canal ¡Sólo espero poder ver de nuevo corgitopia… O el vagón de los gases! Era muy… “Gaseoso” – Bromeaba respecto a la similitud de palabras, riendo a lo bajo. Se encontraba sola en su cuarto, era de noche y su hermanito ya dormía, hacía bastante frío ese día, por lo que tenía su cuerpo cubierto por una manta, a un lado de su escritorio había una pequeña taza con un líquido marrón y pequeños cilindros blancos flotando, se había permitido un poco de chocolate caliente con malvaviscos. A los lados de la pantalla se podían observar vasos de fideos instantáneos, junto con una o dos latas de cerveza pululando por ahí, no era de tomar mucho, pero sí a veces se animaba – Ah… Hace tanto frío hoy… ¡Pero nada que chocolate caliente con malvaviscos no solucione!... Nada que esté fabricado con gelatina puede ser malo – Hablaba feliz con un pequeño rubor en sus mejillas a causa de la felicidad combinada con aquel sentimiento de calor.

Bebía de a pequeños sorbos para no quemarse, tampoco podía descuidar el juego, era una noche tranquila, simplemente estaban consiguiendo equipo, sin duda en aquellos dos meses habían avanzado mucho, tenían su renombre entre los jugadores y verlos pasar, ya era digno de algunas miradas, poco se atreven a jugar juegos de rol masivos en parejas o en solitario, debido a que siempre llegaba un punto en donde necesitaban uno o más miembros adicionales, para cumplir distintos roles, ya sea de daño, para curar o para resistir daño, de a dos era una tarea casi imposible de cumplir, ni hablar solos, pero allí estaban ellos dos, Anko como la defensora y curandera, Hunter como el brutal daño, en otras composiciones fallarían por falta de daño o quizás por falta de curaciones, pero la agresividad del panda sumado con sus muy buenos reflejos, era el daño necesario para acabar con todos sus enemigos, mientras que la impecable administración del gigante paladín, les proporcionaba una excelente protección con unas curaciones al momento preciso, sin duda era un dúo que funcionaba perfectamente bien.

- ¡No te conté! ¿Viste que hace poco se anunció un reboot de los Thunder Cats? Bueno, internet estalló, hay muchísimas personas odiándolo al tener por lo visto un diseño tipo O.K K.O, según dicen podría ser algo parecido a lo que pasó con los Teen Titans y Teen Titans Go… Aunque también están los otros que la defienden, principalmente se armó el conflicto entre los segundos con los primeros, porque cuestionan su fanatismo cuando dejaron morir el primer reboot del… ¿2011 creo? – Explicaba con total tranquilidad y un aire muy amable, mientras en el juego azotaba la cabeza de un hombre morsa contra el suelo, para luego pisotearla. Fue en ese momento cuando una notificación la alertó al teléfono, tomándose un pequeño segundo para revisar. Sus orbes se abrieron como grandes soles, acompañado de un sordo chillido para no molestar al contrario - ¡Hunter! – Exclamó mientras detenía a su personaje de seguir avanzando en la mazmorra, luego de esos dos meses, ya se había hecho la costumbre de llamarlo por su nombre, no sabía porque, era de esas cosas que habían pasado y ya - ¡Se anunció el primer evento oficial del juego! El único problema es que es en Éadrom… Bueno, en realidad yo vivo por acá, así que por mi parte no hay problema… Nunca te pregunté de dónde eres… ¡Pero sería genial si pudieses venir! ¡Repartirán mucho material inédito! Aparte de por supuesto material físico como llaveros, pulseras y posters… ¡Ay! ¡Quiero un poster de nuestras pets!... Bueno, aparte de eso… ¡Darán contenido del juego! Creo que hay una pet exclusiva… Un estandarte, algún juguete y… ¡Ah sí! ¡Se podrá comprar la siguiente expansión en físico! Claro, el mismo día de la expo sale la expansión para comprarla por virtual y como te dije hace un tiempo, se puede precomprar ¡Pero ese día podríamos comprarla en físico! ¡Al hacerlo viene con otra mascota exclusiva y muchas cosas más! –

Hablaba muy entusiasmada, de verdad quería ir a ese evento, por más que ella no fuese de salir mucho y realmente, jamás había asistido a un evento, en esta ocasión lo ameritaba, se trataba del juego favorito de ambos, ese pequeño espacio que podían compartir y por nada, quería perderse algo tan significativo como ir a un evento… ¿Juntos? Su rostro enrojeció por completo al darse cuenta de ello, cierto era que jamás había visto al contrario y él nunca la había visto a ella, ni en fotos, pero su enrojecimiento empeoró al enterarse de que para empeorar su situación, su compañero de aventurar vivía en la misma ciudad que ella ¿¡Cuantas probabilidades habían de que pasara eso!? No podía creerlo, su rostro ardía de la vergüenza, pero se sentía feliz, no podía evitar sonreír y de cierta forma, una lágrima corría por su mejilla – Entonces… ¿Nos vemos ahí? Por cierto… - Dio una pequeña antes de respirar profundo, juntar valentía y, sonriendo, hablar fuerte y claro – Me llamo Anko –.


avatar
Dromes : 15545
Reputación : 0
Mensajes : 31
Ver perfil de usuario
Anko
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 2:20 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Casas.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771766
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: World of Guildwars 1: ¡Asesinando a la Hydra!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.