image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Let's Be Honest

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Miér Mayo 02, 2018 10:05 am

Nada como comenzar la rutina de un domingo con un baño de burbujas a la mañana. El agua tibia acariciaba su escultural cuerpo recorriendo hasta el último rincón sin ningún tipo de pudor, las burbujas traían cierta armonía en la vista de la rubia que no hacía más que tocar sus brazos, su cuello, sus piernas, sus… “¡Dios mío, debo irme!” Ese pensamiento la obligo a salir abruptamente de la ensoñación en la que la bañera la había atrapado. No dudo en sacar el tapón para el agua se escurriera mientras, apresurada, se ponía de pie buscando secarse el cuerpo lo más rápido que pudiera.  No podía creer lo atolondrada que podía llegar a ser a veces ¡Si se quedó hasta tarde hablando con su amiga sobre ir a pasar el día con ella! Soltó una pequeña risa, sabía que cuando se lo contará ella se lo sacaría en cara mediante una actuación repleta del más exagerado de los dramas.

Decidió que se día se pondría un conjunto de ropa interior de encaje blanco para complementar, desde adentro, el color celeste del vestido que había separado la noche anterior. Una vez vestida, calzada, y con su bolso preparado con lo fundamental, comenzó a maquillarse con dos cosas bastante sencillas: Un rímel, y un gloss labial que dotaba sus labios tanto de brillo como de un enternecedor color rosa, decidió que no se pondría rubor aquel día aunque no es como si realmente lo necesitará; sus mejillas tenían de por si un natural y delicado tono rojo. Se vio al espejo de cuerpo completo ubicado en la puerta de su armario, sonrió complacida. Salió de la habitación pero a los pocos instantes volvió solo para buscar un perfume cuya botella tenía forma de mariposa que en su interior guardaba un líquido en tono pastel, se roció con el contenido ¡Ahora si estaba lista!

-¿No estás saliendo un poco tarde, cariño?-La muchacha escucho que su padre le hablaba al respecto, no era raro, en la cena había pedido permiso para salir. Ella solo soltó una avergonzada risa mientras tomaba las llaves del llavero ubicado al lado de la puerta de entrada, no alcanzó ni a desayunar pero podía preocuparse por eso más tarde. Los autos de la casa justo ese día no estaban, su madre había salido y el vehículo de su progenitor estaba en el taller mecánico ¡Pero no es como si le molestará usar transporte público! En cualquier caso, mejor no perdía más tiempo.

Y llego a la estación de tren. No estaba realmente lejos de su casa, esta fue comprada con toda la intensión de quedar cerca de lo importante después de todo. Comenzó a subir las escaleras del paradero notando que el viento aquél día intentaba darle una mala pasada a la falda de su prenda, era una suerte que no hubiera nadie allí para presenciar cómo se sujetaba de la tela para no pasar vergüenza. En un suspiro, que reflejaba su contento de por fin estar sobre la plataforma, comenzó a acercarse a los asientos que estaban un poco más adelante. Saco su celular del pequeño bolso dispuesta a hablarle a su amiga ¿Cuánto podría tardar? Eso dependía de la hora en la que viniera el tren pero no había nadie para preguntar eso ¿O en realidad no se estaba fijando bien?

Volvió a inspeccionar el sitio con su mirada jade ¡Y entonces si pudo notar algo! O bueno, más bien alguien. En una lejanía que parecía creada apropósito pudo notar una figura oculta entre las sombras, no distinguía bien los rasgos principales del otro pero nada la detuvo para comenzar a caminar hacia él echando una pequeña carrera que hacía revotar su delantera de arriba abajo.- ¡Perdón!-Comenzó a intentar a llamar la atención del deconocido mientras iba rompiendo cada vez más la lejanía.- Disculpe…-Continuó ya calmando el paso primero caminando, luego acabo por detenerse frente al contrario.- ¿Sabe a qué hora pasa más o menos este tren?


Última edición por Shantal Nadine Beaulieu el Dom Mayo 06, 2018 2:43 pm, editado 1 vez
avatar
Salón : 1 B Dromes : 2705
Reputación : 5
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Faye el Sáb Mayo 12, 2018 9:48 pm

[06:00 A.M. Casa de Faye]


Si se había despertado temprano aquel día era por un único motivo, se organizaba una enorme feria friki en la cual sortearían una figura única de 70 centímetros, de nada más ni nada menos ¡Que una mona china! Sí, los gustos del azabache se limitaban a ello, estando únicamente a su nivel figuras de seres mitológicos, pero hasta que no fuese la feria medieval, conseguir algo así estaba muy lejos de sus vendadas manos, pero vamos, una figura de una idol campesina era tan buena o incluso mejor que un dragón y no tenía pelos en la lengua en desbordar su felicidad - ¡Vamos Hunter! ¡Prometiste que me acompañarías si preparaba la cena durante todo un mes! – Gritaba a su dormido compañero de hogar, mientras lo levantaba a la fuerza de la cama, tumbándolo en medio del pasillo y rociándolo con el agua de la ducha para despertarlo.

Una vez lo consiguió y terminaron de luchar a muerte con sus puños, ya estaban listos para partir, duchados, comieron un buen desayuno y aunque su amigo fuese un zombie, el vendado lo sacó arrastras de la casa, su emoción podía más que con el desgano de Hunter.

Finalmente estaban en marcha, primero tomaron un taxi hasta la estación de tren y ahí, partieron desde el mismo hasta la feria - ¡No entiendes Hunter! La gracia de ir a un evento de este tipo, es ir en tren ¿Acaso nunca lo has visto en televisión? Es la única forma en que podemos toparnos con chicas lindas y encajar con el ambiente – Hablaba en un tono que simulaba ser un experto, pero no hacía más que hacerlo sonar como un idiota. No fueron muchas las estaciones hasta llegar al lugar de encuentro, un enorme sitio al aire libre repleto de puestos con artículos de lo más vario pintos, todos a la venta y con una temática en común: Friki. Desde figuritas de anime, hasta accesorios de video juegos, mangas, novelas visuales, había de todo y no un poco, si no en cantidades industriales. El escenario estaba al fondo, donde se elaborarían los concursos, había una enorme fila para registrarse a los mismos y una vez formados, una lámpara se encendió en la cabeza de Faye - ¡Ah! ¡Lo olvidé! ¡No lo traje! ¡Maldita sea! ¡Hunter, quédate en la fila, si llegas al frente, regístrate en todo, ya regreso! – Gritaba el azabache mientras se salía de la fila y corría a tomar un taxi de regreso a casa.

[10:00 A.M. Estación de tren]

No le tomó mucho tiempo en llegar a casa, tomó rápidamente algo de su estantería, lo guardó en su mochila y nuevamente salió. Tomó otro taxi, pero esta vez fue de nuevo a la estación de tren: Sus principios estaban ante todo, aunque algo no salió como lo preveía, con el taxi no tuvo problemas, quizás debido a que ya era un conductor conocido, pero al momento de querer entrar a la estación, fue detenido por el guardia - ¿¡Cómo que no puedo pasar!? ¡Tengo mi tarjeta y con dinero! – Discutía con el mismo, pasaba lo usual, lo echaban o le impedían el paso por parecer alguien sospechoso, pero al ver que no tenía con que retenerlo, sólo le quedó dejarlo pasar, sin quitarle los ojos de encima.

Estaba sentado esperando a que el condenado tren llegase para llevarlo a su magnífico destino, pero por lo visto no sería pronto. Sólo se quedó ahí sentado, leyendo un manga que tenía guardado en su mochila, hasta que una voz llamó su atención. Cerró con molestia el manga para levantar la vista - ¿Uh? ¿Y yo que mi… - Se quedó en silencio en cuanto vio su silueta, era brillante, muy brillante, tanto que cegaba su mirada ambarina, tenía fortuna de utilizar vendas porque si no se vería un patético rubor, de entre todas las chicas de las que se había enamorado o visto en general, sin duda estaba en el top 10… O top 5… ¡O top 3! ¿¡Si quiera tenía un top!? ¡Pues quizás debería comenzar a hacerlo! – Uh… No lo sé… Acabo de llegar la verdad – Dijo avergonzado rascando su mejilla y mirando hacia otro lado, hasta que unos nuevos pasos se hicieron escuchar - ¿¡La está molestando ese maleante, señorita!? – Gritó el guardia tomando su cachiporra - ¿¡A quién le dices maleante!? ¡Que no he hecho nada! ¡Aunque me estás obligando a querer hacer algo! – Gritó furioso Faye, levantándose de su lugar para encarar al guardia, que no hacía más que querer sacarlo fuera del lugar.
avatar
Salón : 1 B Dromes : 5784
Reputación : 24
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Dom Mayo 13, 2018 7:11 pm

Es estúpido negar que Shantal es una mujer despampanante que podría teñir de rojo hasta las más gélidas mejillas, ella en cierta medida era consciente de su encanto pero no era algo de lo que fanfarroneara al tomar más en cuenta otro tipo de cualidades de si misma. En aquel momento no pudo evitar sentirse enternecida por la actitud del muchacho que a duras penas luchaba por darle una respuesta más o menos aceptable, era adorable. Había algo en él que lograba que su ya amable sonrisa resplandeciera aún más, sus comisuras naturalmente se elevaban en lo que pudiera, sus labios se hacían un poco más finos ante la acción de expresar más su alegría, sus gemas se achinaban, se prometió a si misma que ese día iba a terminar con el número de ese muchacho en su celular. No es que fuera una cazadora especializada, generalmente los contactos eran más de llegarle que de ir a buscarlos, pero daba por sobreentendido que el desconocido era bastante tímido como para atreverse a algo ¡Entonces solo debía hacerlo ella! Una chica con iniciativa, no se podía esperar más.

Estaba dispuesta a sentarse para comenzar a darle charla sin ningún reparo en el pudor ¡Pero algo terrible sucedió! Antes de que pudiera darse cuenta un corpulento oficial se hizo presente para levantarle falsos a la encantadora criatura que se acababa de encontrar ¿Es que quizás había hecho algo malo? Esperaba que en algún momento de la charla cualquier delito del contrario se hiciera presente, pero no, solo estaba el hombre mayor allí empecinado en buscar la mínima excusa para cometer un abuso de poder contra el azabache. No iba a permitir que tal injusticia saliera impune con ella como silente testigo, se acercó al uniformado con calma apoyando su delicada mano sobre el hombro derecho del sujeto. Fue delicada en sus movimientos, elegante a la hora de hablar manteniendo la compostura en esta dispuesta.- Señor-Comenzó atrapando la mirada del otro con la suya.- Agradezco encarecidamente su preocupación por mí, es admirable el empeño que pone en su trabajo, es algo que no se ve en estos días.

Adulaba, en efecto, pero no todo en esta vida debe resolverse necesariamente con violencia y, al final, suponía que algo de verdad debía de existir en su oración. El mayor no pudo evitar mostrar vergüenza tanto ante el tacto como las palabras de la exquisita dama que intentaba proteger de un individuo que aparentaba ser, como mínimo, vendedor de drogas ¡La sola idea de que es engendro este compartiendo el mismo aire que esa princesa lo enfurecía!- Pero efectivamente él no me está haciendo nada-formulo la oración con cierta lentitud como buscando que de esa manera el cerebro del sujeto pudiera asimilar sus palabras por encima de los claros prejuicios que poseía.- De hecho somos amigos.-Cuando dijo esa mentirita blanca miro con suplica al más alto de los presentes esperando que se diera cuenta que solo buscaba resolver esto mediante la ruta pacifica.- Llegue un poco tarde y bueno, encima que lo hago esperar meterlo en estos problemas ¡No sabe cuánto me avergüenza todo esto! Por favor, perdóname, siempre te meto en problemas, soy tan tonta.-Hablaba mientras se acercaba al vendado con la cabeza baja como si fuera un cachorrito recién regañado por destrozar las pantuflas favoritas de mamá. Un puchero, unas cejas arqueadas, una expresión de lo más adorable y convincente se reflejaba en los ojos dorados de ese chico, pero aprovecho un segundo para guiñarle el ojo derecho.

-¡No, por favor! No diga esas cosas.-El oficial se sentía mal por hacer que la señorita se sintiera mal.- Lo lamento mucho, no tenía idea, por favor no se enoje con ella. De verdad lo siento mucho, esto y lo de hace rato.-Se apresuró el sujeto a disculparse con el presunto narcotraficante de poca monta, pareciera que todo ese orgullo que le otorgaba la autoridad desapareció en manos de Shantal, y no era para sorprenderse. Muchos hombres lo pueden perder todo por una mujer bonita, una vez que todo estuvo aclarado termino por alejarse de la escena en cuanto la rubia se despidió de él con una amigable sonrisa. Una vez que el tipo estuvo lo suficientemente lejos la rubia no dudo en darse media vuelta para volver a hacer del azabache su centro de atención- ¡Lo siento!-Junto sus manos por encima de su frente en una clara plegaría, no podía verse más adorable ahora mismo mientras aflojaba un poco las rodillas y le regalaba una divertida mueca al otro, era una especie de infantil vergüenza combinada equilibradamente con la carita de cachorrito de antes.- No creas que me gusta mentir o algo parecido pero creo que si simplemente le decía que no me estabas molestando ese señor iba a insistir-Acabo por bajar las manos pero se llevó la derecha al codo derecho, como el antebrazo debía pasar por debajo de sus pechos estos resaltaban más que antes ante la acción.- Y ya te estaba trayendo tantos problemas, no iba a perdonármelo si te metían preso o algo así-Acabo por soltar un suspiro mientras dejaba caer sus hombros, acabo por dejar caer la cabeza unos instantes como si estuviera derrotada.- ¿Estoy quedando como una tonta, verdad?


avatar
Salón : 1 B Dromes : 2705
Reputación : 5
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Faye el Miér Mayo 16, 2018 5:34 pm

Estaba perplejo, no entendía para nada lo que ocurría frente a sus propias narices - Pero... Yo no soy - Había alcanzado a decir pero no concluir mientras observaba la surrealista situación ¿Desde cuando era amigo de una ... Chica hermosa? ¿Había quedado inconsciente un día y la había conocido? Nunca había tomado alcohol ni drogas, por lo que no tenía ni idea lo que podría estar pasando ahí. Por la cabeza del azabache no cabía la posibilidad de que estuviese defendiéndolo, eso nadie lo hacía ¿Por qué debería creer eso ahora? - ¡E-Espera! Emm... En realidad creo que me confundes con alguien más, yo no te conozco - Dijo finalmente, cuando por fin el guardia parecía dejarlo en paz.

Este sólo se limitó a reír y darle una sonora palmada en la espalda - ¡No tiene de que preocuparse! - Exclamó riendo a carcajadas - ¡No debes preocuparte! ¡Si eres amigo de una joven tan linda, no debes ser una mala persona! Discúlpame por tomarte como un delincuente... ¡Ya no molestaré más! - Y dicho y hecho, sólo se alejó, sonriendo y despidiéndose con la mano. El azabache, sin entender nada, se sentó con la vista nublada, digiriendo todo lo sucedido, pero fueron las palabras de la rubia lo que lo despertaron ¿¡Ahora se disculpaba!? Sin duda no entendía nada, mucho menos con las expresiones y movimientos de la contraria.

Un sonrojo invadió su rostro al verla moverse, ver su rostro provocaba escalofríos subir por la parte baja de su espalda, no sabía hacia donde ver, pero de inmediato cuando evitaba la mirada, podía sentir su dulce aroma o ser encantado con su bella voz, estaba volviendo loco su ya caótico cerebro, simplemente no podía pensar claro - ¡N-No pasa nada! Digo... Creo que igual me salvaste... Ese hombre no se habría quedado tranquilo hasta sacarme de este lugar... Y lo cierto es que no tiendo a tener paciencia con personas así - Pronunció sin verla, rascándose la nuca y dibujando una expresión de incomodidad, no sabía que hacer ni decir en una situación así, posaba su dorada mirada en dirección de las vías, pero el tren aun no hacía ni asomo por aparecer, sumado a que la estación estaba casi literalmente muerta, ningún alma aparte de ellos dos yacía en aquel lugar.

Guardó ambas manos en sus bolsillos y se recargó contra el soporte de la silla, mirando al techo en un intento por volver a ser él, algo que hubiese funcionado en situaciones normales, pero ahora no podía sacarse a la joven de su cabeza "¡Ahora no!" pensaba para sus adentros, sabía lo que era - Y... Uh... ¿Vas muy lejos? - Preguntó intentando dar algún tema del que hablar, era pésimo en ello, más cuando estaba tan nervioso, pero quería decir algo, no quería quedarse en silencio y que la contraria se fuese sin más - La verdad... Pienso que fue uh... ¿Algo adorable? - Rió nervioso - Lo cierto es que dejando de lado a mi hermano... Nadie había hecho eso por mi - Fue lo último que dijo, no notaba el peso de sus palabras, pero de inmediato se avergonzó luego de pasados unos segundos, mirando hacia el fondo de la estación y tratando de ocultar su vergüenza con la capucha, realmente no servía para hablar con mujeres.
avatar
Salón : 1 B Dromes : 5784
Reputación : 24
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Miér Mayo 16, 2018 11:09 pm

Una tranquila melodía pop con toques de jazz, si, de esa forma podría describir la situación que comenzaba a descubrirse ante ella una vez que el uniformado se alejó de ellos. La estación de tren no hacía más que guardar silencio como si pretendiera que fuera la pareja la causante de cualquier ruido, el sol no llegaba a acariciarlos directamente debido a la sombra del techo de los asientos pero sin duda los iluminaba, las nubes se mostraban enormes, esponjosas, decorando la infinidad del celeste cielo que se extendía sobre sus pequeños cuerpos. Todo era tranquilo, el aire no soplaba, el frío o el calor no eran cosas que estorbaran, el solo estar presente allí llenaba de serenidad el ser de la rubia que, ante las palabras del contrario, no pudo evitar regalarle una sincera sonrisa. Lejos de tomarlo como un atrevimiento se acercó al más alto para, con elegancia, tomar asiento a su lado, se veía tan serena, tan imperturbable e, de cierta forma, inalcanzable.

-Un poco-Tomo nuevamente la palabra mientras el ronroneo que significaba su timbre de voz hacía mella en los oídos ajenos, ignorando ese suceso, al ser alta ya no podía balancear sus pies como le gustaba hacerlo hace unos pocos años atrás pero eso no quitaba que tuviera la costumbre de golpear las puntas de los dedos gordos de estos entre sí, resultaba ser un jugueteo de lo más infantil pero no era algo que pudiera llegar a avergonzarla. No importaba si sus caderas eran anchas o cuan hinchados estuvieran sus pechos, seguía arrastrando actitudes que dejaban en claro que continuaba siendo una jovencita que trascendía a la inevitable adultez con la mayor calma posible, y es que así era la rubia. Una mezcla de niña y de mujer, un poco de esto, un poco de aquello.- Si no me equivoco me bajo en la anteúltima estación, aunque eso es algo que le preguntaré a mi amiga cuando tome el tren.-Iba a preguntarle al muchacho que había de él, adónde se dirigía, pero este la tomo de sorpresa con sus últimas declaraciones.

Le costaba horrores hacerse a la idea de que de verdad nadie hubiera salido en defensa de ese joven alguna vez, para ella poner el pecho en ese tipo de cosas le salía tan natural como respirar gracias a la educación de sus padres que, de igual forma, no eran ese tipo de personas que hicieran la vista a otro lado cuando alguien necesitaba ayuda y podían colaborar. No se trataba de ser las reencarnaciones de santas entidades todopoderosas ni nada por el estilo pero simplemente tenían implementada la idea de que un buen líder de manada debía ser, en efecto, una buena persona también, dentro de lo que se pudiera y de lo que les correspondía.- Suena a como si te hubieras topado con gente equivocada toda tu vida.-bromeo al intentar quitarle un poco de peso a la revelación del chico, no por la viera menos, si no por qué no deseaba que la conversación tomará un camino pavimentado en tristeza y desilusiones.- No sé si debería alegrarme o no, si te soy sincera, me gustaría no ser la primera persona después de tu hermano en defenderte de cosas como esas, si pudiera elegir ser la número cien o doscientos no estaría mal.-Se encogió de hombros al comentarle esa idea que de verdad le parecía agradable.

Para muchos el honor esta en ser los únicos o los primeros, para ella la felicidad radicaba en que las otras personas tuvieran todas las buenas experiencias que pudieran sin calificar la lealtad del lazo en números o puestos, simplemente en felicidad, en la abundancia de la paz que existía en la convivencia.- Pero me hago cargo de mi segundo puesto, hasta quiero que le pongas nombre a mi solemne medalla de plata.-Se cruzó de brazos alzando el mentón fingiendo exuberante dignidad, se aclaró la garganta para que el drama se intensificará ¡Los tambores, por favor!- ¡Y en segundo puesto tenemos a Shantal con su espectacular actuación en las vías de tren! Aplausos por favor-Aplaudió tres veces para su persona antes de volver a soltar algunas carcajadas desdibujando la posición frívola que había adoptado para su interpretación.- Está bien, lo siento, ahora si estoy actuando como una tonta, no vayas a llamar al policía por favor. Puedo jurarte que no es nada que necesite de medicación-No podía evitar ser ella durante demasiado tiempo, se encargó de dejar eso en claro en ese preciso momento. Esperaba que con eso pudiera calmar aunque sea un poco la innegable tensión del contrario, no era una experta leyendo personas pero hasta un invidente se daría cuenta lo nervioso que estaba el pobre muchacho, no era su intensión asustarlo ni mucho menos, solo quería conocerlo.- ¿Y tú? ¿Adónde vas? ¿Cómo te llamas?-Indago mientras apoyaba las manos sobre sus desnudas rodillas al momento de inclinarse un poco, estaba viendo si podía atrapar el rostro del otro desde una perspectiva un poco más baja.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 2705
Reputación : 5
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Faye el Vie Mayo 18, 2018 7:29 pm

Música:

¿Que había hecho para quedar metido en una situación así? ¿Podía considerarlo una bendición de Odín o una maldición? No estaba seguro, todo iba por lo visto tan bien, la contraria aun no se alejaba con miedo o llamaba al guardia de seguridad, pero quizás sólo era para manipular su virgen mente. El azabache ya no sabía que pensar, si no estuviese acostumbrado a la paranoia, en este momento estaría colapsado en el suelo, en un completo estado catatónico, por fortuna hablamos del rey del rechazo, el virgen de máximo nivel, el mero mero, el inigualable cuando se trata de sentirse incómodo hablando con otros ¡Aziza Vermillion! Es decir, Faye, la momia maldita.

Trató de relajarse mirando al techo, las palabras de la joven realmente lo hacían pensar, podía contar con los dedos de una mano la cantidad de personas que han sido amables y con él, incluso restar un par si no contaba aquellos que luego de ser amables, lo apuñalaban por la espalda. Realmente había llegado a un punto de su vida donde se había acostumbrado totalmente al trato de las personas, a sentir esa amargura al hablar con otros e irritarse al instante en que lo trataban con cierto desprecio, no tendía a cuestionarse si lo merecía o no, simplemente es lo que le había tocado. - Bueno... Tampoco es como si la gente estuviese obligada a ser buena... Digo, es mejor desconfiar de alguien con apariencia de posible asesino en serie, aunque sea una buena persona, si lo evitar sólo te perderás de una oportunidad de conocer a alguien... En cambio si te acercas y resulta ser un asesino en serio, pierdes más... Lo cierto es que no los culpo - Hablaba recargado en el asiento, mirando hacia el horizonte.

Sin embargo de inmediato llamó su atención el show de la chica, tenía sus manos ocultad en los bolsillos y observaba con impresión aquel pequeño teatro, no pudo evitar encogerse de hombros y soltar una carcajada - Bueno, dicen que el segundo es el primer perdedor... Pero sin duda eres la primera en demostrar tanto orgullo por algo así - Intentó bromear, rascándose la mejilla, lo cierto es que seguía demasiado nervioso para bromear de mejor forma, pero al menos algo relajado estaba. Respiró profundamente antes de mirar hacia el suelo y cerrar los ojos - Puedes llamare Faye... Y voy a juntarme con Hunter... Es mi hermano, bueno... No de sangre...  - Hablaba ocultando su rostro tras la capucha, parecía que algo no iba bien.

Música:

No pudo evitar sentir algo de ¿Desilusión? Si algo caracterizaba al azabache, era la rapidez con la que podía arruinar un ambiente agradable cuando se trataba de alguien que no fuese Hunter, muchas dudas cruzaban su cabeza, sabía que primero que todo, luego de ese día, más bien, de ese pequeño momento en la estación, no volvería a ver a esa chica - Es una pérdida de tiempo - Habló en voz baja, pero lo suficiente audible, no quería volver a ilusionarse con alguien, pese a que sabía que quizás al día siguiente, al sub siguiente o la próxima semana, volvería a ilusionarse con alguna chica, tenía la seguridad de que sería rechazado, por más masoquista o irónico que suene, ser rechazado era su boleto de seguridad, aquello que lo hacía sentir cómodo con todos, puesto que todo terminaba antes de si quiera comenzar, y el estaba bien con ello, le permitía seguir, saber que cumplía ese pequeño ciclo de amor y que por lo menos, no sería traicionado.

- Entiendo... Que seas ese tipo de persona que es amable con todos... Realmente agradezco algunas veces conocer gente así... Pero no es necesario que pase esto ¿Sabes? Estoy bien siendo rechazado por todos... Ya que de igual forma son personas que entran y salen de mi vida... Y prefiero que sea así... Llevarme bien con alguien implica que pues... - Guardó un silencio, suspirando y escondiendo más profundamente sus manos en su campera - Sentir esa asquerosa sensación de no volverlos a ver... Creo que es más fácil olvidar a alguien con quién te llevas mal a olvidar a alguien con quién te llevas bien... Y estoy más acostumbrado a lo primero - Sonaba deprimente, pero era la realidad, no quería aferrarse a otra persona, ya lo había hecho con uno y sentía que era suficiente, sabía que esa persona no se iría de su lado, tenía esa seguridad, pero esa chica, con todas las cualidades que demostraba tener, no sacaba nada bueno de estar con un rechazado como él.

Se levantó de su lugar y caminó unos cuantos pasos, quedando al borde de la linea amarilla, podía escucharse a lo lejos venir el tren, al parecer había tenido una demora, sabía que ese era el plazo final, una vez entrasen al vehículo, sus caminos se separarían, seguramente ella sería una famosa modelo, estilista, diseñadora de modas o simplemente alguien de mucho éxito, mientras que él seguiría así, haciendo lo mismo siempre... Aunque por lo menos, sabía que no estaría solo.
avatar
Salón : 1 B Dromes : 5784
Reputación : 24
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Vie Mayo 18, 2018 9:48 pm

En la cabeza de la rubia las cosas no podían estar saliendo mejor. Había hecho uso de su encanto para poder sacar adelante una conversación que el contrario no parecía animado a dirigir, no le molestaba, le agradaba tanto seguir las charlas como guiarlas. Una muchacha tan llena de carisma como ella criada bajo una familia exageradamente numerosa como la suya la abastecieron de las mil y un ventajas a la hora de relacionarse con las personas, sabía que lo principal era no tener miedo de mostrarse tal cual era, algo así como tirar de una sola vez toda la carne al asador, eso para una aulladora como ella solo podía simbolizar algo realmente genial. Nuevamente el clima se mimetizaba con la pareja, el viento los empujaba, el sol los guiaba, las nubes adquirían formas tan preciosas como indecisas, se sentía lista para preguntarle lo que quería pero las palabras de Faye la detuvieron justo a tiempo.

¿Pérdida de tiempo? Una tajante afirmación ante una incógnita que no tuvo la oportunidad de formular, lo siguiente que recibió fue una avalancha de oraciones cuyas palabras se separan entre si solo para que las letras que las formaban se amontonaran sobre su ánimo, aplastándolo. Una tras otras tanto las vocales como las consonantes emitían ruidos inentendibles para ella, el desconcierto se mezclaba con la decepción ante el camino que estaban tomando las cosas. De verdad se sentía desconcertada, como si de un momento a otro estuviera viviendo una realidad diferente a la de hace instantes, quizás en algún punto de su encuentro lo arruino sin darse cuenta, podría tratarse de que fue descortés sin siquiera percatarse de ello, pero no, por más que pudiera buscar la respuesta en sus acciones el joven estaba dejando las cosas bastante claras; no quería seguir relacionándose con ella por más amable que fuera.

Sus atrapantes ojos verdes reflejaron la espalda del muchacho unos escasos segundos, se puso de pie con la cabeza baja y una triste expresión en su angelical rostro. Se sentía avergonzada ahora, era una sensación que no solía dominarla pero que ahora mismo se expandía por su pecho hasta generarle un extraño cosquilleo en la garganta. Realmente le había parecido un joven encantador, pero no podía ser tan maleducada de ir contra los deseos del otro por un simple capricho, no, ella respetaba los deseos de las personas, su individualidad y su libertad. Tomo algo de aire por la nariz para luego soltarlo en un desganado suspiro, fue derrotada al poco tiempo de emprender la lucha, que patético. Cuando el tren se acercaba decidió adquirir una pose firme, quizás ahora mismo sea una perdedora pero de última lo sería con una sonrisa.

-¡Lo siento!-Hablo finalmente mientras se acomoda al lado del más alto. Hablo con la sedosa voz de antes mientras se sostenía las manos detrás de su cintura de avispa. Conocidas las motivaciones del más alto para dejar de querer hablar con su persona estaba más que  claro que ella no tenía que disculparse por algo, pero de todas formas lo hizo, y no dudo en dar su por qué.- Ya que fuiste tan honesto conmigo yo también debería serlo. La verdad es que en cuanto te vi pensé “¡Diablos! Debo pedirle su celular!”, así que comencé a hacer todo lo posible para poder armarme el campo de batalla y hacerlo, no quería ser tan directa, sé que eso  puede intimidar a la gente.-Se confesaba a la par que se balanceaba un poco a la derecha, un rubor apenas perceptible se asomó por las mejillas de la joven mujer.-Y ahora me siento tan mal por pensar así, digo, tienes esa manera tan profunda de ser, esa visión tan triste de las personas y del mundo, y yo aquí como una tonta coqueteándote. Me siento una persona horrible-El tren finalmente se detuvo, abrió las puertas para que ambos pudieran pasar.- Perdóname por hacerte pasar ese mal rato, Faye Espero que tengas un lindo día.-Le regalo una última sonrisa a lo que casi de inmediato dio los primeros pasos que la dejarían dentro del transporte. Una vez allí hizo sonar sus sandalias al acariciar el suelo con sus pisadas, estaba lleno de asientos libres, solo buscaría uno unos vagones más adelantes, junto a la ventana, saco su celular de la cartera para mensajear a su amiga. Se sentía un poco mal por sacar su celular para algo que no sea anotar el teléfono de ese chico, seguramente era algo que iba a durarle todo el viaje, quizás todo el día.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 2705
Reputación : 5
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Faye el Dom Mayo 20, 2018 1:23 pm

No había forma en que la situación pudiese ser más inesperada, todo lo ocurrido, desde inicio a fin, era totalmente incomprensible para el azabache de mirada apagada, quién aun no comprendía el porqué rechazaba una posible buena relación, y realmente por nada ¿Era su inseguridad social? ¿Lo intimidante que resultaba ser lo despampanante de aquella chica? ¿Una estúpida maldición? No tenía nada claro, sólo quería salir de aquel lugar, huir antes de que llegase más lejos, en estos momentos incluso aventarse a las vías del metro y correr hacia su destino se veía como una opción no tan descabellada, para su fortuna el mismo ya estaba llegando, no quedaba mucho para dejar de quitarle el valioso tiempo a la rubia o aprovecharse de su amabilidad, aunque fue entonces cuando…

- ¿U-Uh? – Fue el sonido idiota que salió de su boca al escucharla hablar ¿Porqué se disculpaba? Él debía hacerlo, o por lo menos eso creía, todo había sido una bomba de declaraciones que el vendado no podía digerir “¿Para que quiere mi teléfono?... No tiene cara de ladrona…” Pensaba mientras seguía escuchando las declaraciones de la princesa, aunque a cada palabra, todo no hacía más que empeorar, hasta el punto de no comprender a que se refería con coquetear ¿Era una nueva forma de referirse a que realmente quería ser su amiga? O quizás había escuchado mal y quería invitarlo a comer croquetas, realmente todo le era tan confuso, hasta el final. Quizás las palabras no las terminase de entender, o más bien, si quiera comenzaba a entenderlas, pero ver su expresión en el rostro, eso es algo en lo que podría definirse como ¿Algo bueno?

Esa mirada avergonzada en combinación con algo de ¿Decepción quizás? ¿Tristeza? Esa última mirada no sabría bien como calificarla… Pero era honesta, algo en su interior le hacía creer en sus palabras, aunque otro lado lo obligaba a mantenerse a la defensiva, estallaba una guerra en su interior cuyo ganador era incierto. Pero ahí estaba, de pie sin decir ni hacer nada, observando como la joven simplemente se alejaba de él, estiro el brazo en un intento por querer decir algo, pero no consiguió alcanzarla, las palabras no salieron de su boca y antes de que pudiese darse cuenta, estaba rodeado por la desesperación… Literalmente, cuando quiso mirar a su alrededor, una estampida de civiles había llenado la estación, como una ola de manos y pies que se aproximaban con furia.

Fue empujado, más no arrollado, era lo suficiente alto y fuerte para soportar mantenerse de pie, aunque eso no evito que fuese arrastrado al interior del longitudinal vehículo, por fortuna y gracias a una aguda mirada oportuna, pudo darse cuenta que en su obligado camino, la chica estaba en medio, también sería arrollada si no hacía algo - ¡Cuidado! – Gritó mientras trataba de atajarla con sus brazos. Fueron llevados hasta quedar en contra de una de las puertas de salida, Faye utilizó ambos brazos para apoyarlos contra las ventanas y así no aplastas el cuerpo de la rubia, soportando en su espalda los empujones y el peso de todas las personas que aun cuando el transporte estaba lleno, trataban de entrar. Su expresión era de total molestia, aparte de estar rodeado de indeseables, lo estaban empujando sin piedad… Pero por lo menos le tranquilizaba el hecho de que la recién conocida no fuese pisoteada o peor – E… ¿Estás bien? – Preguntaba con cierta vergüenza, no era su idea de reencuentro o tratar de evitar que se fuese, pero por lo menos estaban ahí, en una nueva oportunidad.

Quería rascarse la nuca en un intento por liberar el estrés que suponía toda la situación, pero tenía los brazos ocupados. Desvió la mirada al techo y soltó un pequeño bufido de fastidio – Uh… No… No es que me hayas hecho pasar un mal rato… Es sólo que… No sé cómo reaccionar ante la amabilidad de otros… Como dijiste, en general no me he topado con muy buenas personas… - Trataba de dar un mensaje o disculparse, pero no sabía de que forma hacerlo o si lo que hacía, estaba bien, no era su terreno, estas cosas escapaban por completo de su estilo de vida habitual, necesitaba volver a ser el mismo. Fue entonces cuando una vena se marcó en su frente, el transporte ya había emprendido marcha, sin soltar sus brazos dio vuelta su cuerpo para mirar hacia atrás, para hablar fuerte y claro - ¡Muévanse si no quieren que uno por uno queme sus malditas existencias! – Soltó su ira contenida, se sentía mejor y más aún, cuando casi de forma instantánea, todos se abrazaron como sardinas, dejándole un espacio libre más que aceptable. Se separó levemente de la rubia para dejarla respirar, descansando los brazos y suspirando de fastidio – Me siento mejor ahora… -
avatar
Salón : 1 B Dromes : 5784
Reputación : 24
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu el Lun Mayo 21, 2018 9:45 pm

¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué? Las preguntas revoloteaban alrededor de la cabeza de la rubia mientras está sentía como su persona era arrastrada por los vagones hasta acabar con el cuerpo contra las puertas del tren, no era una ubicación precisamente segura pero estaba demasiado confundida como para percatarse de ese tipo de cosas, bien, recapitulando, conoció a un adorable muchacho en la estación de tren, charlaron, congeniaron aparentemente bien hasta que el joven decidió poner un alto en la desinteresada amabilidad de la portadora de ojos verdes. Sus caminos parecían destinados a separarse por la inseguridad de él y el deseo de no incomodar de ella, pero ahora estaban más cerca que antes, por más increíble que pudiera sonar.

Shantal no era una chica precisamente bajita pero aún con su 1,70 de estatura se sentía pequeña en comparación al tamaño del contrario. Estaba allí, sintiéndose diminuta, acorralada por sus brazos mientras solo atinaba a elevar la mirada en dirección al otro mientras mantenía la cabeza baja, reflejándolo en sus grandes gemas preciosas, aferrándose a su delicado bolso en un impulso de vulnerabilidad más que cualquier otra cosa. Le estaba hablando, claro, por milagro de Dios recordó que podía pensar, escuchar, hablar, sentir el aroma del contrario, olía a coco ¿Qué clase de chico podía oler a eso? Solo él, se contestó para sus adentros.- Bueno, ahora estas siendo muy amable conmigo.-Se animó a observar mientras se encogía de hombros al soltar una vergonzosa y algo torpe risa que logro que apenas se asomaran un poco de sus blancos dientes debajo de los brillantes labios.

El increíble cúmulo de gente se estaba tornando insoportable para el más alto, lo sabía con ver la expresión de disgusto que lo dominaba, pero lo termino de confirmar cuando pego un grito lo suficientemente colérico como para que un buen puñado de personas se hiciera a un lado dentro de lo que les fuera físicamente posible. Eso lejos de sorprender o atemorizar a la joven le causo bastante gracia, una que no dudo en manifestar en carcajadas mucho más extrovertidas que la tímida risilla de antes, quizás podía deberse a que finalmente su compañero pudo alejarse un poco de ella, lo suficiente para que ninguno se sintiera atrapado.- Pero Faye, me estás confundiendo un poco ahora mismo.-Termino comunicándole al mayor mientras que en un elegante gesto se llevaba algunos cabellos detrás de la oreja derecha.- Sé perfectamente que sin ningún problema pudiste haber seguido tu camino, olvidarte que estaba en este tren, dejar que la multitud solo me aplastará o tomar cartas en el asunto y no dirigirme la palabra. Pero estás ahora mismo aquí, hablándome-Acabo por soltar un suspiro, lo que debía decirle no era algo muy pesado pero no podía evitar pensar que de alguna u otra forma eso podría acorralar a quien podría o ser un desconocido que le caía bien o un posible nuevo amigo.- Siendo claros ¿Quieres seguir hablando conmigo o vas a seguir teniéndole miedo a mi amabilidad? Escucha, no tienes que tomarte esto tan seriamente ¿Si? No me estoy forzando a que me caigas bien ¡Me caes bien! Realmente quiero conocerte aunque sea un poco más, pero no tienes que darle más importancia a esto de la que merece. –Le extiende la mano derecha, invitándolo a compartir un apretón de manos.- Soy Shantal, la chica que conociste en la estación de tren hace menos de diez minutos, y quiero que pasemos un pequeño buen rato sin compromisos a nada ¿Qué te parece eso?


avatar
Salón : 1 B Dromes : 2705
Reputación : 5
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Faye el Jue Mayo 24, 2018 6:13 pm

No podía entenderlo, no podía entenderse, nada de lo que hacía tenía ningún sentido, actuaba por mero impulso, no era capaz de prevenir lo que haría en un futuro ni estaba consciente de lo que ya había hecho en el pasado, su presente se escapaba de sus dedos como agua, no había donde huir o esconderse. Pero entonces, su grito de ira y las palabras de la contraria, lo tranquilizaron, sentía como si una enorme masa aplastara su espalda, haciendo más fuerte la fuerza de gravedad que lo atraía contra el suelo, encogiéndose, haciéndose cada segundo más pequeño, podía observar como una pequeña sombra provocaba eso, se reía, disfrutaba verlo así, le llenaba de gozo ver a la momia en agonía por no poder si quiera entablar una conversación con alguien, pero como un fuerte huracán, las dulces palabras de la rubia fueron alejando esa sombra, la cual entre gritos y chillidos no pudo hacer más que desaparecer, hasta no quedar absolutamente anda, el alma de Faye se sentía en paz, se sentía bien y luego de respirar unas cuantas veces, ya ni sabía porque estaba tan nervioso, quizás le debía una disculpa a aquella chica, aunque ella había dejado en claro sus intenciones y hacerlo, podría ofenderla.

Miró alrededor y ya estaba todo mucho más vacío, aunque se podían observar otros vagones bastante llenos, por lo visto la gente se fue alejando y cambiando de vagón a medida que los mismos se iban vaciando, no querían estar cerca del posible asesino en serie quién ya les había gritado con claras intenciones violentas – Uh… ¿Te quieres sentar? – Preguntó Faye, caminando a uno de los muchos lugares vacíos, dejando primero pasar a la rubia para sentarse él al pasillo, quería hablarle, en el fondo quería contarle todo, pero sabía que para ello aún quedaba un largo trecho, pero, al menos sí le daría una mejor explicación. Una vez sentados, decidió hablar – Desde pequeño… O más bien, desde que tengo estas vendas, siempre tuve problemas para tratar con personas… Fueron años de cambiar de escuela producto de no poder estar bien en ningún lugar, hasta que conocí a alguien… Y me traicionó… Perdí un año de escuela y pasé mucho tiempo solo… Hasta que conocí a Hunter, mi mejor amigo… Más bien es como mi hermano… Pero ha sido el único, aun luego de tantos años, nunca volvió a aparecer alguien como él, siempre siento las miradas desconfiadas de las personas, siempre me terminan echando de todos lugares… Me acostumbré a entonces, no confiar en nadie y antes de que puedan apuñalarme, apuñalarlos primero… Se que no suena nada bien… Pero bueno… Es eso – Se tomó bastantes pausas para decirlo todo, se había ahorrado decir muchas cosas por no ser el momento, pero algo más ligero se sentía.

Tenía pensado decir un par de cosas más, pero cuando quiso abrir la boca, el tren se detuvo de golpe y una voz sonó – Por desperfectos, nos detendremos unos minutos, por favor sean pacientes – Parecía la voz del conductor, aunque se escuchaba muy nervioso, como si algo realmente no estuviese bien, para Faye algo así, siempre significaba problemas, pero por el momento no le daría atención. Quedaron detenidos en mitad de un túnel, pero las luces eran lo suficiente brillantes para ver perfectamente bien, bastantes personas habían bajado, por lo que incluso en vagones continuos no habían muchas personas, aunque todos se veían confundidos, algunos hasta con miedo – Uh… No tengo un buen presentimiento de todo esto… Aunque quizás lo mejor sea esperar un poco – Comentó rascándose la nuca y mirando en todas direcciones, buscando algo que no sabía si encontraría – Y… Bueno… Creo que hablé mucho pero… ¿Por qué te interesaste en hablar conmigo? La verdad no creo tener nada llamativo aparte de parecer alguien con un largo expediente criminal –
avatar
Salón : 1 B Dromes : 5784
Reputación : 24
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Shantal Nadine Beaulieu Ayer a las 9:24 am

Shantal deseaba decirle al muchacho que se detuviera, que no era necesario, que estaba bien si se sentía de esa manera porque ella no era quien para cuestionarle su actitud, nadie le debía nada por ser amable, pero más pronto que tarde comprendió que eso era algo que él otro necesitaba trasmitirle. La rubia, entonces, prestó mucha atención en cada palabra, en cada gesto, sintiéndose extraña por la realidad que le estaba relatando, una con la cual no podía identificarse al no saber que era el rechazo, no tener amigos, no tener a nadie. Si fuera por cuestiones físicas ella nunca hubiera llegado a la conclusión de que eran completamente diferentes, a sus ojos él era un chico, ella una chica, nada más. No sabía si era capaz de decirle algo otra vez, solo quería que no sintiera el peso de estar generando una relación, pero ahora, le dijo tantas cosas tan importantes a una persona que conoció hace relativamente poco ¿Cómo debía tomarlo? ¿Estaba bien? ¿Estaba mal? Entonces ¿Debería seguir avanzando? Se cuestionaba eso mientras miraba sus rodillas y las manos que había apoyado sobre estás. Quería decir algo, lo que sea.

No llego ni a abrir la boca antes de que un gran estruendo proveniente del principio del tren la obligará a darse media vuelta para saber que estaba ocurriendo, escucho algunos gritos también, pero más allá del negro humo del fondo no podía precisar ninguna otra cosa. Se levantó, en otro momento se hubiera animado a darle frente a lo que sea que sucediera pero algo en su instinto la obligo a quedarse en su lugar, paralizada, sentía una energía que volvía pesado el aire, una presencia que servía como agujero negro para devorar cualquier buen sentimiento que pudiera hacerse presente allí dentro. Hasta la luz artificial del túnel se ensombreció, otro estruendo, otro grito, pasos, la rubia no dudo en tomar al azabache de la muñeca.- No sé qué está sucediendo, pero no vayas para allá.-Le advirtió con una seriedad lúgubre.- Sé que es pronto, que pasaste por mucho, pero ahora mismo te pido que confíes en mí. –Le suplico mientras decidía esconderse entre los asientos, obligaba al chico a seguir ese mismo camino, no estaba en posición de priorizar su comodidad, se trataba de su seguridad. Algo no estaba saliendo para nada bien.

El humo comenzó a dispersarse dejando entrever la enorme silueta de una mujer que absorbía la oscuridad para volverla su lacaya, la muerte su caballo, y la desesperación su corona. Poco a poco se fueron descubriendo una intensa mirada roja que parecía albergar la sangre de miles de condenados al infierno, cada paso que daba parecía que llamaba a las pestes más mortíferas de la historia, arrastraba consigo un bate decorado con el rojizo hierro de unos imbéciles que se atrevieron a dirigirle la palabra en tono inadecuado; que vendría siendo cualquiera. La aburrida neutralidad en su rostro daba el mensaje de que estaba tranquila, y había que agradecer a todos los Dioses de la humanidad por eso. La cabina del tren ya no existía, no era más que un cúmulo de nada, unos desperdicios de metal, carne, y huesos.- Hey, Mein.-Hablo con su profunda voz que personificaba los gorgoteos de cosas atroces, el verdoso cabello oscuro bailaba con el viento que la empujaba desde atrás, la espontaneidad de esa naturaleza era lo único que se animaba a siquiera golpearla, eso y su compañero a quien no dudo en dirigirle la palabra.- Busquemos más adelante.-Le ordeno mientras se llevaba una mano al bolsillo y la otra la utilizaba para recargar el objeto contundente de madera detrás de su cuello.

La rubia se hizo pequeña en su espacio mientras sentía los pasos de un calzado que ignoraba que eran botas militares, pero se acercaban, cada vez más, la expectativa era tortuosa. Miraba al azabache, luego el pasillo, se preguntaba cuando sería el momento perfecto para salir de allí pero antes de que pudiera darse cuenta una imponente silueta se reflejó en sus verdes ojos, y entonces sintió su corazón oprimirse al punto en el que parecía que este quería explotar ¿Quién era ella? ¿Por qué le causaba ese espanto? Se contuvo todo lo posible para no respirar de forma desenfrenada por más que supiera que probablemente la otra ya sabía que estaban allí. Atrajo más a Faye, llegado a este punto le daba igual, no sabía si era lo suficientemente temerario para querer ir allí a hacerse el valiente pero no iba a permitírselo, más que nada por qué no quería estar sola ante ella, no sabía quién era, pero por el miedo que estaba sintiendo parecía que le conociera un milenio de torturas.


avatar
Salón : 1 B Dromes : 2705
Reputación : 5
Mensajes : 17
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Let's Be Honest

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.