Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Libre Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Mar Mayo 01, 2018 11:23 am

La luz del sol se colaba por las persianas metálicas de la oficina dando justamente en mis ojos. Gruñí por impulso y después escuché como el reloj deportivo hacía sonar la maldita alarma. Era sábado y se suponía que era mi día de descanso, pero en realidad yo jamás me detengo. Había estado con el hocico metido en unos asuntos turbios toda la noche. La información había llegado al filo de la madrugada y terminé preparando café para hablar con el informante. Aún olía a café y cigarrillos, así como también el ligero perfume de ángel caído que había inundado mi nariz desde que decidió sentar su culo en una de las sillas.

Todo había comenzado días atrás cuando un hombre bien vestido, pero con el rostro desencajado, apareció en mi oficina exigiendo mi ayuda. Decía que no importaba cuánto costase mis honorarios, sino que deseaba saber dónde demonios estaba su mujer. Rápidamente me percaté que era uno de esos hombres de paja del partido Jiyū Minshutō. Es el partido más fuerte del país y en la ciudad tienen bastante respaldo. Lo reconocí como político porque su cara últimamente estaba en la prensa. Lo habían elegido como alcalde de la ciudad hacía poco tiempo y pronto le habían vinculado a varios escándalos, los cuales terminaron por no salpicar demasiado a su honorabilidad. Demostró que todo era falso, fruto de extorsiones y confabulaciones. Al menos, las pruebas que él mismo aportó a todos los medios de comunicación.

Acepté el caso porque necesitaba dinero para pagar el alquiler de mi pequeña oficina. Casi era final de mes y no tenía ya demasiado crédito. El pago del alquiler se entregaba siempre el primer lunes de cada mes. ¡Y vaya si me había venido bien! Siempre cobro la mitad por adelantado debido a que necesito ciertos medios para desenvolverme. Además algo me decía que iba a ser algo peligroso o al menos fangoso.

Era el único caso que tenía junto con el de una posible ama de llaves con las manos muy largas. El mismo jueves finiquité el caso de la empleada doméstica, la cual fue detenida a las pocas horas de presentarme con su jefa en comisaría. No fue agradable encontrarme con viejos compañeros algo resentidos por mi marcha del cuerpo, pues ellos esperaban que me quedase a arrimar el hombro. Pero en un mundo de corruptos, llenos de reglas vacías, no iba a quedarme.

Desde el jueves por la mañana me dediqué en cuerpo y alma al otro caso, el primero de mi lista y el único. Sólo me detuvo el entrenamiento y las tres comidas diarias, bastante abundantes, que suelo hacer. Bueno, y el vicio. Mi único vicio, además del té y ocasionalmente el café, era el cigarrillo. No soy un gran fumador, pero necesito uno o dos al día. Tuve que salir a adquirir una cajetilla y entonces, de la nada, me abordó un hombrecillo algo escuálido diciéndome que tenía información que compartir a cambio de dinero y seguridad.

¿Información sobre qué?—dije arrugando la nariz. Su olor me recordó a los demonios, pero había ligeros matices. Me di cuenta que obviamente era un caído. Claro que no estaba del todo seguro. Por mucho que un perro tenga buen olfato para seguir rastros, ¿no se puede equivocar?

Sobre ella—contestó abrupto.

¿Cuál ella? Si es sobre mi ex andas bastante perdido, tío. No necesito a nadie que me la recuerde y no quiero saber siquiera si sigue viva...

Y era cierto. Con mi última pareja había terminado bastante mal. Ella no quería formar una familia, no quería que nadie supiese que estaba con un tipo como yo y no deseaba siquiera que la llamase al móvil por si alguien la escuchaba hablando conmigo. Preferí que alguien así, que le diese vergüenza o reparo el andar con un tipo que vive al día, no estuviese en mi vida.

Sobre la señora de Fukuda—respondió nervioso—. No tengo mucho tiempo y no quiero que nadie me vea hablando contigo.

Acepté de inmediato aunque tendría que corroborar todo lo que me dijese. Lo traje a la oficina, hablamos horas, le invité a unas rosquillas con el café y le aseguré que le daría el dinero en cuanto viese que la información era buena. Se marchó dos horas antes de mi plácido despertar gracias al sol.

Me incorporé del sofá, me acomodé como pude la arrugada camisa de algodón blanco, me coloqué la chaqueta y anudé bien la corbata. Después me puse los zapatos, agarré las llaves, el tabaco y la cartera para ir en busca del local de desayunos más cercano. Quería unos buenos huevos revueltos con mi bistec poco hecho, mis tostadas de centeno, mi café bien cargado para despejarme y un bol de natto. Tal vez para alguien eso es demasiado, pero para mí era algo común comer bastante debido a todo el ejercicio que realizaba. Además tenía que leer el periódico y ver qué demonios querían contarnos los perros del estado.

Al cruzar la acera, para ir a la cafetería “Kiku”, me fijé que habían puesto un yatai no muy lejos. Mi estómago rugió, pero no cambié mi camino. Nada más entrar en el local pedí ansioso mi comida. ¿Desde cuándo no ingería nada? Ah, sí... desde las siete de la tarde del viernes. ¡Y ya eran las diez de la mañana!
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Vie Mayo 04, 2018 9:31 pm

Como a la mayoría de los chicos en edad de ir al instituto, los días preferidos de Ryn eran los fines de semana. Al principio eran los únicos días en los que se sentía tranquilo. Aquello de estar rodeado de adolescentes por donde mirara lo ponía muy tenso. Era inevitable relacionarlo con su pasado en el orfanato, donde creía que vivir solo se limitaba a recibir y aguantar ofensas hasta que llegaba la hora de dormir, si es que podía hacerlo. Se había acostumbrado a ello, al final lo veía como algo natural, aunque no entendía por qué nadie tenía intención de ayudarlo. Muchas veces pensó en abandonar aquel espantoso lugar. Pero, ¿a dónde iría? No sabía nada de cómo funcionaban las cosas afuera. La gente que veía cuando tenía la suerte de salir a la calle parecía igual a todos los demás, como si nadie pudiera verlo.

Por fortuna, todo eso terminó aquel día tan especial. En esa ocasión donde conoció por primera vez lo que era que alguien lo tratara con cariño, y de lo que se trataba tener una familia. Una familia de dos, de tres contando a su pequeño perro, pero familia al fin. Fue como empezar nuevamente desde cero, y noto que en el fondo el mundo no era como se lo estaba imaginando. Era mucho mejor, y en él se podían hacer cosas muy interesantes. Estaba decidido a hacerlas todas. Y siete años después aún le quedaban muchas por experimentar.

Así fue como también entendió que el instituto era diferente. Que sus compañeros eran amables e incluso divertidos. Bueno, la mayoría de ellos. Comenzó a perder el miedo de abandonar su casa. Pero por más que le gustara asistir todos los días a la academia, como se dijo al principio, más le gustaba tener todo el día libre para ir a donde quisiera.

Eso estaba haciendo aquel sábado por la mañana. Tenía por costumbre despertar temprano y así poder estar listo para salir a la calle lo antes posible. Una ducha rápida, ponerse los pantalones, sus zapatos, su sudadera favorita y estaba listo para cruzar la puerta y recibir el sol en la cara. Las aceras estaban menos congestionadas, aunque siempre se podían ver algunas personas muy bien vestidas yendo rumbo al trabajo. Parecía que algunos no se tomaban descanso.

Ryn no tenía ese aspecto serio ni mucho menos, quien lo veía seguramente pensaría que era un adolescente con nada mejor que hacer que ir correteando por la calle al ritmo de la canción que sonaba en su cabeza. Y tenían razón. Pero él era feliz así. Estaba rumbo a la cafetería para desayunar algo. Su estómago empezaba a sonar pidiendo que le den su comida preferida. No tenía un lugar predilecto, solo entró al primer local que vio abierto. La puerta sonó levemente cuando la abrió y la cerró detrás suyo. El ambiente era tranquilo, no había mucha gente dentro. -¿Acaso es muy temprano? –Pensó mientras se acercaba a una mesa vacía. No podía ser, ya que había salido cerca de las nueve de su casa.

Al sentarse, se percató que justo delante al parecer había otro cliente. Parecía un hombre varios años mayor que él, de cabello oscuro y un par de ojos castaños. Sin pensarlo, se quedó mirando las facciones de aquél rostro por unos segundos. A veces no se daba cuenta que la gente puede notar fácilmente que los estas observando si te quedas viendo fijo como buscando algo que tienen entre los ojos. Cuando se percató de lo que estaba haciendo, Ryn bajó inmediatamente la vista a su mesa. Quiso tomar rápidamente una de los menús de desayuno para elegir su comida, pero accidentalmente tiró una de las canastitas con sobres de azúcar que fueros a parar directo al suelo. –Lo-lo siento. –Dijo echándole un vistazo a uno de los empleados que lo miraba desde lejos. Se apresuró a agacharse y recoger lo que había tirado. Nunca podía faltar la torpeza, y eso que supuestamente sabía controlar su cuerpo.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Sáb Mayo 05, 2018 8:18 am

Justo cuando acababa de pedir mi desayuno escuché como alguien entraba en el pequeño local de comida. Pronto el aroma a café y té recién hecho se mezcló con el de la nueva presencia. Un ligero toque de animal, casi imperceptible para alguien sin buen olfato, vino a mi nariz. Era el aroma a perro. No era propio, por supuesto, sino una adherencia. Supuse que o tenía lo que llamaban “mascota” o se había relacionado con un metamorfo perro, un perro o se había sentado en algún sitio donde alguno se acababa de marchar.

No presté mucha atención al muchacho porque estaba ansioso por la comida. ¿Alguna vez has observado a un perro frente a un cuenco de sabrosa comida casera? No la industrial, ni ese insípido y seco pienso para perros, sino la comida que alguien con dedicación prepara a su perro y la coloca con cariño sobre un enorme bol metálico. Posiblemente lo veas salivar, moverse nervioso, agitar la cola de derecha a izquierda, mover las patas como si fuese un caballo percherón y finalmente sentarse con los ojos humedecidos por la emoción. Sí, incluso algún ladrido o pequeño gruñido se escapa por la impaciencia junto a un gimoteo que otro. Los licántropos sabemos tener cierta perseverancia, pero mi estómago gruñía y mis ojos miraban al camarero como un perro aguardando a su dueño. Tenía hambre a pesar de ser bastante temprano.

Erguí un poco más mi espalda y aprecié entonces que él me estaba mirando fijamente. ¿Acaso me buscaba? ¿Tal vez era un habitual y me encontraba en su sitio favorito? Muchas preguntas me rondaron en tan sólo unos segundos. El chico vestía con colores azules, ropa algo holgada y una sudadera con capucha. Parecía un estudiante más, nadie o nada problemático, pero sí torpe. Pude comprobar que terminó cayendo parte de lo que se hallaba a su alcance.

Él se agachó para recoger los sobres de azúcar y edulcorantes que cayeron a sus pies. Yo por mi parte hice el mismo amago y recogí unos cuantos. Para mí no había problema y solía hacerlo por inercia. Supongo que me había acostumbrado a ser amable aunque a veces me fuese mal por eso mismo: la amabilidad es una virtud, pero en ciertas ocasiones puede ser un enorme problema.

—¿Tan poco te gusta el azúcar?—pregunté bromeando—. Entonces la bollería no es lo tuyo y eres de tomar el café solo—dije antes de escuchar mi nombre, pues me lo habían tomado para incorporarlo al ticket de la orden.

Seth... su desayuno con buenos huevos revueltos, bistec de ternera poco hecho, dos tostadas de centeno, mi café bien cargado y un bol de natto. ¿Desea algo con sus tostadas?

Aceite y tomate triturado si tiene—respondí provocando que el camarero parpadeara—. En España es habitual y me acostumbré—dije con una sonrisa cortés—. ¿Tiene aceite de oliva al menos?

Sí, claro...

Rápidamente todo llegó a la zona donde me encontraba, para después girarme hacia el chico y observarlo de nuevo. Parecía nervioso, tal vez algo azorado debido a su torpeza.

Oye, todos somos algo torpes. No te culpes—comenté antes de tomar asiento para comenzar a comer.

El muchacho podía ser mi hijo por su edad, al menos la aparente. Yo nunca iba a poder ser padre, pero eso no quitaba que a los jóvenes o niños los tratase con cierta cortesía y comprensión. Tal vez ese hecho repercutía en mis acciones o el ser un licántropo, los cuales tenemos un gen similar a los perros caseros que parece activarse ante criaturas mucho más jóvenes. Quién sabe.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Sáb Mayo 05, 2018 10:40 am

Podía notar un calor subiendo por su cara. Seguramente si se miraba a un espejo se iba a ver más rojo de lo habitual. Era consiente que en el momento en que los pequeños sobrecitos empezaron a golpear en el suelo todo ser presente en esa cafetería volteó la cabeza hacia allí. Por suerte no eran muchos, y rápidamente continuaron comiendo su desayuno. Pero no podía evitar sentirse avergonzado con tantos pares de ojos apuntando hacia él. Su intención no era llamar la atención, nunca lo es, aunque a veces haga cosas que lo provoquen su finalidad nunca es atraer las miradas de los demás.

Se siente más cómodo observando, Ryn es bastante curioso y detallista. Por eso reparo en las características llamativas de aquel hombre, que no iban en sintonía con las que estaba acostumbrado a ver en el común de la gente. Mientras estaba cerca del suelo, recogiendo lo que había tirado accidentalmente, pudo notar como alguien más se acercaba. Era ese sujeto, con intención de ayudarlo a levantar el azúcar y edulcorante desparramado. Un gesto muy amable.

-No… a-al contrario. –Respondió luego de escuchar al hombre hablar. –El dulce es mi sabor favorito. Solo fue un pequeño accidente.–Dijo sin levantar mucho la voz y sin erguir la cabeza tampoco, sabía que todavía le duraba el color rojo del momento incomodo que acababa de pasar. –El café me parece muy amargo. –Comentó sonriendo y recordando la primera vez que lo probó. Definitivamente no era su bebida favorita.

Uno de los empleados llamó al sujeto por su nombre para terminar de anotar su pedido. Ryn siguió acomodando los sobrecitos dentro de la pequeña canastita para ponerlos en su lugar nuevamente. Se quedó de pie un momento, observando toda la comida frente a ese hombre. Al parecer tenía un gran apetito, y unos gustos especiales. Sobre todo con la carne.

Antes de que el chico volviera a su lugar, la misma voz de antes le volvió a hablar. –Yo me paso un poco a veces… -Dijo juntando las manos que estaban escondidas debajo de las mangas de la sudadera. Después de terminar su frase, Ryn titubeó entre ir a sentarse a su mesa o preguntar algo más. Al final su curiosidad fue la que ganó la puja y le dio ánimos para hacer su interrogante.

-¿De dónde es usted? –Preguntó y agregó rápidamente. –N-No parece… bueno se ve un poco diferente a todos los demás. –No estuvo seguro de cómo iba a sonar eso, pero igual aguardo por una respuesta. Esperaba que el hombre no tomara a mal que lo molestara mientras comía. Había olvidado que tenía hambre, pero su apetito se hizo presente de un momento a otro recordandole por qué había ido hasta allí desde un principio.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Sáb Mayo 05, 2018 2:45 pm

Era obvio que a un adolescente le iban a llamar las cosas dulces, aunque había quienes preferían lo salado. En España, donde había vivido, muchos jóvenes eran adictos a lo salado y amaban condimentar muchísimo sus patatas e incluso sus desayunos. Aunque la tendencia hacia la bollería estaba ganando la jugada y convirtiendo a todos en obesos receptores de grasas de bollos poco saludables. Los desayunos típicos empezaban a escasear en las mesas de los más jóvenes y comenzaban a repletarse de bollería industrial, magdalenas con enorme cantidad de grasas inútiles sobre su esponjosa superficie o bebidas calientes, como frías, llenas de azúcares añadidos. Era un crimen. Sin embargo, era normal. El cerebro lo aceptaba porque era una droga y una droga que muchas veces se vendía como sana. Él lo había tomado a literalmente, lo cual me hizo ver que se hallaba bastante nervioso y parecía ligeramente cohibido. Aquello me hizo reír bajo mientras aceptaba un pequeño bote de aceite.


A pesar de verse azorado, colorado como un tomate bien maduro, hizo la pregunta del millón. Muchos reparaban en mis rasgos, así como en mi acento, pero nadie era capaz de lanzar la pregunta. Bueno, alguna mujer lo hacía. Aunque claro, las mujeres solían hacerlo con una copa en sus manos y una sonrisa algo seductora. Pocos eran jóvenes de vivaces ojos que parecían observarme como una pequeña lechuza.


Siéntate y te cuento, ¿de acuerdo?—dije indicando con la cucharilla la silla que tenía frente a mí.


Tomé la botella de aceite, eché un poco en la cuchara y vertí esta sobre la tostada. Así era más cómodo, pues tenía un orificio muy grande y temía derramar demasiado. Después eché un sobre de stevia, la cual había pedido a modo de edulcorante, sobre esta.


Soy de raza árabe. Mis padres provienen de las orillas del viejo río Nilo—comenté mirándolo al rostro, pero no a los ojos. Sabía que no era bueno mirar directamente a los ojos porque provocaba mayores problemas, sobre todo a quien estaba ya de por sí nervioso—. Pero he vivido casi toda mi vida en España, por eso mi acento no es egipcio. ¿Satisfecha tu curiosidad?—pregunté sin sentirme para nada ofendido, la verdad que lo hice con la mejor de mis sonrisas—. Puedes desayunar conmigo si lo deseas. Y te recomiendo que pidas compota de manzana y pera, es dulce y sano— dije guiñándole un ojo.


Había dicho que quería dulce, ¿qué más dulce que una manzana fuji con pera bartlett en compota con canela? La había visto en el listado de postres para desayuno y me pareció lo más dulce que había. Yo prefería otros productos. El natto, por ejemplo, era un buen aporte de proteínas vegetales aunque yo odiaba lo verde y era más de comer deliciosos pedazos de carne.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Sáb Mayo 05, 2018 8:48 pm

En el fondo lo estaba esperando, pero le parecía demasiado la idea de proponer sentarse en su mesa. ¿Las personas hacen eso con los desconocidos? Quizás algunos sí, pero él no. Su personalidad algo retraída le impedía ir tan lejos. Así que no pudo estar más contento con la invitación a compartir la mesa. Le pasaba algo parecido a lo que experimentaba cuando encontraba por ahí algún libro que le sonaba interesante. Sentía la necesidad de abrirlo, leerlo, ver qué tipo de cosas relataba dentro, de dónde venía y quién lo había escrito. Era lo mismo, pero esta vez con una persona. Le despertaba mucha curiosidad. Probablemente muchos le dirían que eran cosas que no le importaban, que no debía meterse. Pero no podía evitarlo. Estaba seguro que ese hombre conocía muchas cosas.

El chico de ojos celestes movió la silla del lado opuesto a donde el hombre estaba sentado, tomo asiento y lo observó mientras él condimentaba y alineaba su comida. Mientras escuchaba el relato, en su imaginación nacían imágenes de todos esos lugares que se nombraban. Claro que no eran muy parecidas a la realidad, probablemente nada iguales, pero en la cabeza del chico el río Nilo era una larga línea extensa de agua clara hasta donde le daba la vista, rodeado de arena e iluminado por un radiante sol redondo en el cielo.

-Me gustaría conocer todos esos lugares. –Dijo después de dejar una pequeña pausa en medio desde que el hombre terminó de hablar. Casi como si lo pensara en voz alta. Ryn nunca había salido de su país, y la idea de visitar lugares distintos le gustaba mucho. -¿Cómo es España? –Preguntó tratando de que no sonara como una entrevista, lo último que quería era quedar como un periodista entrometido. ¿Lo lograría? -¿Es muy diferente? Supongo que sí. –Continuó diciendo mirando al techo e imaginando ese país desconocido. Un momento después bajó la mirada y agregó. –Si quiere contestar… claro.

En ese momento, otro hombre se acercó a la mesa. Venía a tomar la orden de Ryn que no estaba comiendo nada. –Oh… sí. –Miró al mozo y buscó una de las cartas. Le dio una mirada rápida buscando algo. Estaba acostumbrado a pedir en base a las pequeñas imágenes de referencia que estaban impresas, pero esa vez leía entre los títulos en busca de lo que le había recomendado el hombre. –Aquí. –Dijo señalando con el dedo una parte del menú. –Quiero esto por favor. –Con la orden pedida, el empleado se fue y el chico aguardó ansioso por su compota. Era la primera vez que lo comería y esperaba que fuera sabrosa.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Dom Mayo 06, 2018 12:17 pm

He estado en otros lugares—dije tras una larga pausa.

Él había optado por pedir su orden nada más llegar el camarero y yo decidí guardar respetuoso silencio, pues tenía que meditar sabiamente qué deseaba para su desayuno. Me percaté que había tomado la compota. No sabía bien si la de este lugar era extremadamente dulce o no, pero sí la había tomado en otros lugares de forma habitual. Para la cocina era un inútil y no sabía de la típica tortilla de huevos con patatas, huevos a la plancha y filetes con algo salteado que pudiese calificarse de “sano”. Tal vez por eso comía fuera e intentaba que no fuese únicamente en los típicos yatai. Bueno, a veces caía en la tentación porque el olor a ramen -aunque fuese el peor de la ciudad- me llamaba demasiado la atención. 

Pero digamos que España es mi hogar, mi tierra, aunque no la de mis orígenes—hablaba tomando la tostada con la derecha antes de darle un pequeño bocado. 

El aceite no era de la mejor calidad, tampoco era virgen. ¿Pero podía pedir algo mejor que tomar algo similar a lo que solía consumir en el país que consideraba mi hogar? No. Mastiqué con calma antes de dar un sorbo al café, el cual estaba bastante caliente, para luego mirarle a los ojos y seguir hablando.

Depende de la zona de España. El sur es menos pluvioso que la zona de Galicia donde he estado viviendo. ¿Conoces a los pueblos celtas? ¿Alguna vez has visto alguna película sobre Robin Hood? Pues vivía en aldeas pequeñas perdidas entre los bosques. He tenido varios oficios, pero el último que tuve fue de guarda forestal—expliqué recordando que había sido leñador, pescador de las rías, guía turístico, camarero en un restaurante pequeño de un hostal... —Cataluña es mucho más urbana. Allí he sido socorrista, pero eso fue meses antes de dirigirme a conocer de una vez mis orígenes—. Aunque mucho antes, pero que mucho antes, había sido esclavo y limpiado cuadras sin que me diesen una sola moneda a cambio. Me fui de Barcelona, después de ser un esclavo libre, y busqué huir de la sociedad al norte del país. País Vasco fue uno de mis destinos, pero Galicia me enamoró demasiado; sobre todo Poio—. Egipto fue toda una revelación y decidí que seguiría viajando con el dinero ahorrado durante años. Aquí logré estudiar para policía, trabajé como tal, pero el cuerpo me pareció...—guardé silencio y mordí la tostada.

¿Qué podía decir? ¿Corrupto? Era joven y debía confiar en la policía, la justicia y todo lo que nos hacía ser ciudadanos de un país que se enorgullecía de leyes que aún seguían siendo violentas para muchos extranjeros, mujeres... 

Prefiero tener el oficio que ahora desarrollo... ¿Y tú? Supongo que por la edad que aparentas, si no estoy errado, eres estudiante—dije antes de dar otro trago al café y acercar el bol de natto.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Dom Mayo 06, 2018 4:02 pm

Todo lo que escuchaba le parecía increíble. ¿Cómo un solo hombre puede hacer tantas cosas? No se lo veía muy mayor, a lo sumo le llevaría unos doce o quince años, y ya había estado en muchas partes del mundo y desarrollado diversas actividades. Era una especie de hombre multifuncional. En el fondo, al chico le empezaba a despertar un poco de admiración. –He leído la historia de Robin Hood. Apuesto a que vivir como él entre las hojas de los grandes árboles del bosque debe ser muy divertido. –Tener un trabajo en el que se requiera estar todo el tiempo en contacto con la naturaleza ha de ser uno de los mejores trabajos. Ryn nunca se había detenido a pensar en ello, en qué haría una vez que terminara el instituto, que de hecho le quedaba muy poco. -España parece un país muy bonito. Lo voy a poner en mi lista de lugares por visitar algún día. -Hizo un demás de tomar nota en el aire, pero el realidad lo estaba anotando en su cabeza. -El idioma será un pequeño problema. -Seguramente para viajar se necesitaba saber hablar muchos, y a él todavía le quedaban incluso palabras por conocer del propio.

El hombre había acertado bien. La mayoría de las personas acertaba en verlo como un estudiante, aunque muy pocos daban en el clavo con la edad. Siempre pensaban que el chico era un par de años menor, quizás por algunas actitudes algo infantiles. Probablemente producto de no haber podido vivirla en su momento, pero por otro lado también podía comportarse como alguien maduro cuando era necesario. Le costaba mas eso sí.

-Sí, así es. –Contestó sonriente, mirándolo a la cara por un momento. –Voy al instituto. Pero hoy no obviamente… -Era fin de semana y podía disfrutar de su momento libre yendo por ahí a comer algo como en ese mismo instante. –De hecho es lo único que hago por ahora, pero quizás cuando sea mayor pueda tener un historial tan largo de cosas como usted. –Dijo encogiéndose de hombros.

¿Viajar por muchos países para bailar en los teatros más importantes? Eso sonaba muy bien, solo que era un poco difícil de concretar. Pero cuando cerraba los ojos se podía visualizar a si mismo montando su propio espectáculo. Usando sus habilidades también, ¿cómo vería la gente eso? Quizás sería algo demasiado extraño, o innovador quien sabe.

-¿Y cuál es ese oficio que desarrolla ahora? –Preguntó intrigado. Esperaba que le dijera algo así como abogado o algo por el estilo, tenía una apariencia muy elegante. Sin embargo, a juzgar por toda su historia podía ser cualquier cosa. Tal vez era profesor, ¡o político! No, eso no podía ser o lo hubiera visto en la televisión. Siempre estaban saliendo para hacerse conocer, aunque deberían hacer otras cosas también.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Lun Mayo 07, 2018 11:12 am

Parecía que le gustaba hablar aunque de primera mano daba la impresión de timidez. Podía ser que cuanto alguien le daba un poco de iniciativa comenzaba a desenrollar su lengua. Reí bajo cuando siguió aclarando ciertas cosas, las cuales podían ser obvias o no tanto, así que simplemente respondí a lo último tras asentir sobre el idioma, el cual era un gran impedimento en muchas ocasiones y no tanto en otras, así como escuchar que iba al instituto.

Espero que estés estudiando duro, pues sólo con una buena carrera conseguirás dinero para esos viajes. Aunque tienes que hacer aquello que ames y no sólo lo que te recompense económicamente.

¿Si hubiese tenido un hijo me hubiese gustado que fuese a un instituto o le habría dado clases privadas? Posiblemente le habría dado clases privadas, alejado de los horarios estrictos y de mocosos que no tienen nada mejor que hacer que dañar a otros. Aunque se hubiese perdido el conocer a jóvenes como él. Así, ¿qué era lo mejor? En ese momento lo desconocía. Yo había aprendido por mi cuenta y estudiado después en distintos centros para conseguir mis tarjetas, licenciaturas o pequeños diplomas que acreditaban que había cursado distintas prácticas.


Soy investigador privado—dije—. Puedo buscar algo que has perdido, te han sustraído o simplemente que desees encontrar. Conmigo se ponen en contacto jóvenes que quieren conocer sus raíces, hombres que temen que sus mujeres sean infieles, mujeres que temen alguna infidelidad, familias que han perdido a una mascota o incluso a familiares. Actualmente estoy buscando a una mujer que ha desaparecido—comenté sin especificar otros datos—. Los casos son variados. Unos son más fáciles, como el del robo de una joya familiar hace unos días, y otros son tediosos y sólo me llevan a problemas. Aún así gano un buen sueldo, siento que ayudo realmente y no tengo la presión de un horario fijado.


Era libertad y la libertad era comodidad. Mi cartera no abultaba, pero digamos que me sentía con un peso menos en mis hombros que siendo policía.


Seguí comiendo esperando su reacción. Podía llamarle la atención que fuese investigador o simplemente pasar a otra pregunta. Me sentía como uno de esos jóvenes, especialmente mujeres, que toman revistas juveniles y rellenan los típicos test de personalidad. Era divertido y hacía tiempo que no hablaba con alguien que fuese en mitad de un caso.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Lun Mayo 07, 2018 3:40 pm

En medio de la charla, un mozo alto y de buen porte llegó para traer el pedido del chico. Depositó una especie de copa ancha de vidrio delante de él y luego se alejó después de que Ryn le agradeciera por habérselo traído. Los pedacitos de manzana y pera nadaban en una especie de almíbar color dorado. Se veía bastante apetitoso, y aprovechó el momento en que el hombre le daba consejos sobre qué hacer con su futuro para probar un bocado. Era dulce pero a la vez no tanto. El de ojos celestes no solía asociar a las frutas con las cosas dulces y los postres, pero ese estaba especialmente rico. Lo saboreo un momento y dejó la cucharita en su lugar para poder contestar.

-Pues… -Titubeó y tamborileó con los dedos sobre la mesa. –Creo que lo que amo hacer no es justamente lo que se ve como una buena carrera. Pero creo que no soportaría hacer otra cosa por más dinero que me dé. –Reflexionó algo serio. No había dicho qué era, y no sabía si agregarlo o no, pero finalmente decidió no decirlo. Algunas personas solían decir que tenía que tomar el baile como un pasatiempo, no como la actividad de la que dependería su vida en el futuro, y no quería que él hiciera lo mismo. Pero Ryn pensaba diferente. Sabía que si se esforzaba podía llegar a ser muy bueno, los profesores de la escuela a la cual acudió desde los once años decían que podía llegar a ser muy bueno, y él lo creía así.

Enterarse de la profesión de el hombre lo dejó sorprendido. No lo habría adivinado nunca, de hecho no sabía bien que hacía un investigador privado hasta que el otro lo explicó. Cuando el sujeto de pelo oscuro dijo esas palabras fue como si de repente un viento helado le diera de lleno en la espalda. –¿C-Conocer sus… r-raíces? –Dijo como pudo. Parecía que las palabras no querían salir de dentro de su boca, o como si se hubiera atragantado con un pedazo de su compota. –Que… Que genial. Es decir, debe haber visto muchas cosas. Debe saber muchas cosas de la gente, ¿no hay personas que se enojen con las cosas que usted averigua? Hay quienes tienen secretos. –Formuló toda esa oración seguida, tratando de adoptar nuevamente la actitud tranquila que había podido conseguir antes. No quería pensar en su pasado en ese momento, pero ya era un poco tarde. ¿Había tenido alguna vez un caso de un chico que haya averiguado quienes eran sus padres aunque nuca los haya visto?


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Mar Mayo 08, 2018 11:32 am

“No es justamente lo que se ve como una buena carrera.” Desconocía hasta que punto podía él ver su futuro como algo “digno” o “indigno” de ser llamado carrera o futuro laboral. Para mí eran los oficios en los cuales uno tenía oportunidad de sentirse cómodo, conseguir dinero y tener tiempo extra para el ocio en compañía de los seres más queridos o afines. Ser detective privado no es precisamente una carrera al uso, tampoco escolta o forestal. Muchos dirían que mis oficios eran para personas que no tenían capacidad de educarse correctamente, pero yo había desempeñado papeles importantes en algunas organizaciones y me sentía cómodo cuando llevaba algún tipo de uniforme y arma.


Soy un sabueso, chico—dije sonriendo provocando que algunas arrugas se mostraran alrededor de la comisura de mi boca, como unos pequeños hoyuelos, entretanto mi colmillo, similar al de un perro, asomó—. Me gusta observar y seguir pistas. Siempre he sido bueno apreciando detalles que otros dejan atrás o no les da la importancia necesaria. Aunque sí, no trae a veces cosas amables. Incluso puede ser que me meta en un tiroteo que otro, ¿pero y qué? Es el sentimiento de poder ir más allá que la policía, pues ellos tienen tiempos limitados, burocracia sin límites... Es cierto que tienen más operativos, materiales y datos... ¿pero qué más da? Yo sé hacerme con el control—comentaba acomodándome mejor mientras iba a atacar el resto de mi desayuno. Tocaba la carne. No me gustaba que estuviese muy caliente y, sobre todas las cosas, la deseaba casi cruda.


Debía preguntarle por qué tanta emoción sobre las raíces de otras personas. Suponía que tal vez él quería saber la de algún familiar o la de él mismo. Incluso yo había tenido que empezar a indagar quién era. Sabía que era esclavo, sabía mi raza, sabía el nombre de la pobre de mi madre y el de mi padre. Eso lo sabía, pero desconocía lo demás. No sabía bien el pasado que tenían a sus espaldas y las oportunidades que perdieron al ser capturados. Otros no tenían nada. Ni siquiera sabían su fecha real de cumpleaños, pero había formas de lograr información e ir tirando del hilo.


Sobre tu carrera, ¿qué clase de oficio deseas? ¿Acaso algo artístico como la fotografía? Ten en cuenta que puede verse de ese modo, pero sólo para aquellos que no ven las múltiples oportunidades. He conocido grandes talentos en el mundo de la fotografía y algunos han sido mis clientes, pues han querido que les ayudase a recuperar sus cámaras porque han sido robados o estafados—dije encogiéndome de hombros tras terminar mi desayuno y sólo quedar el café. Un café que estaba enfriándose, pero podía pedir otro y seguir conversando.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Miér Mayo 09, 2018 8:36 am

Ryn continuó comiendo su desayuno mientras escuchaba atentamente todas las palabras que el hombre decía. Era muy diferente a hablar con otros chicos o chicas de su misma edad, él parecía muy seguro de cada una de las cosas que comentaba y usaba palabras que probablemente no estarían en el diccionario del común de los adolescentes. Como describía su trabajo se podía notar que le gustaba hacerlo, aunque algunos aspectos sonaran peligrosos. En su rostro se notaba que estaba a gusto con la labor que desempeñaba. El chico deseaba algún día poder contarle a alguien más su propia carrera con esa misma alegría y entusiasmo, porque eso sería usa señal de que habría llegado a lo que realmente quería ser en el futuro.

-No podría haber hecho una mejor comparación. –Dijo riendo por un momento. –Sin duda, si algún animal tendría que ser investigador, ese sería el perro o alguno de sus tantos familiares. Me sorprende mucho el gran olfato que tienen, además de tantos otros sentidos desarrollados. Será por eso que la policía a veces los elige para trabajar con ellos. –Comentó recordando a aquellos caninos que en ocasiones se ven en la tele ayudando a encontrar drogas o mismo a personas perdidas. –Y también porque no se los puede corromper con dinero supongo… -Esa era otra maravilla que separaba a los animales de los humanos. –Yo tengo un perrito pequeño, somos grandes amigos. ¿Usted tiene mascotas? –Preguntó, pensando que quizá por lo atareado que sonaba su trabajo le sería algo difícil.

Probó dos bocados más de su copa. Ya casi la terminaba y no se había dado cuenta. Empezó a separar los trozos de fruta en pedacitos más pequeños, ya que al hombre todavía que quedaba por comer su carne, y no quería terminar tan rápido.

-No, no es la fotografía. –Dijo sonriendo ante las preguntas del otro. De hecho, era bastante malo para sacar fotos, y sobre todo para sacárselas el mismo. Su relación con las cámaras no era la mejor de todas. –En realidad quiero dedicarme al baile. Aún no he encontrado otra cosa que me guste más, y supongo que no lo haré tampoco. Claro que hay otras cosas que me gustan, pero… no es igual. –Dijo pensativo, tomándose la barbilla y mirando por encima del hombro del otro, a las mesas de más atrás. Siempre que lo decía se podía visualizar cumpliendo aquella meta. Se le dibujaba una sonrisa tonta en la cara. ¿Qué más podía pedir? Trabajar de algo que lo ayudaba a desconectarse de todo lo demás a su alrededor.

-Me gustaría algún día formar parte de un espectáculo en un teatro importante del mundo. Aunque aún falta un tiempo para eso… -Pensarlo era apresurado, tenía que concentrarse en metas un poco más accesibles. Pero soñar no le costaba nada.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Miér Mayo 09, 2018 1:50 pm

Cuando preguntó por la “mascota” casi me desternillo de la risa. ¿Alguna vez han visto a Goofy paseando a Pluto? Ese perro tartamudo, dulce, atento y sociable que ocasionalmente pasea a Pluto, la mascota de un ratón tan grande como el maldito Goofy? Es decir, ¿alguna vez has visto la caricatura desde un punto de vista lógico? Un perro paseando a otro perro... ¡Es puro absurdo! Aunque sucede. Muchos licántropos terminan adoptando perros sabuesos, daneses o cualquier perro enérgico que les encante pasear, comer y perseguir gatos. Si bien, simplemente negué.

No tenía mascotas, aunque para mí eran “compañeros de vida”. Sí había tenido compañeros de ese tipo trabajando en detección de drogas en el aeropuerto cuando trabajé como policía. Iba a comentar algo al respecto, pero guardé mis palabras y cerré bien el hocico.

Sus sueños empezaron a aparecer. Era como ver uno de esos animes que ocasionalmente veía cuando no podía dormir. El muchacho estaba hablando mientras en mi imaginación aparecían pequeñas nubes mostrando su talento, su gran ilusión, como si fuese Billy Elliot -película y musical al que había asistido con emoción-, a todos los espectadores.

Tuve un viejo amigo, el cual falleció hace unos años por problemas de salud, que decía que todo lo que realmente deseamos y perseguimos, moviéndonos para conseguirlo, se terminará colocando en nuestro bitácora—dije antes de ver pasar a la camarera—. Cindy—al decir su nombre se paró en seco. Me miró parpadeando asombrada, aunque llevaba su nombre en una pequeña tarjeta cerca de la solapa, y se acercó un poco más—. Quiero otro café y a mi acompañante ponle un batido de fresas naturales con chispas de chocolate. Yo le invito.

¿Algo más?preguntó anotando en el datáfono.

Sí, un sandwich de pollo asado, lechuga, tomate, sin pepino y con calabacín en pan de aguacate—dije mirando de nuevo la lista de bocadillos varios—. El grande.

Tiene buen estómago...

Oh, podría comerme un cordero entero—respondí.

Y lo había hecho. Hacía tiempo que no comía carne cazada en el monte si hablábamos de carne caprina, res o porcina. Sí lo había hecho un mes atrás con tres hermosos conejos. Rezaba porque no fueran metamorfos, pues a los animales sí los cazaba pero no otras razas. Al menos ya no lo hacía.

¿Sabes qué soñaba cuando tenía tu edad?—dije cuando la joven se marchó carcajeándose sin siquiera imaginar que no mentía—. Soñaba con viajar, igual que tú. Pero yo no era siendo un bailarín. Me conformaba con trabajar en un barco. Quería navegar y moverme del lugar donde estaba, pues allí me sentía muy miserable. Estaba solo, sin mis padres, y sin saber quién era realmente. Ahora mi gran sueño es conseguir una compañera que quiera una familia conmigo. Sí, deseo una familia. Mi sueño es mucho más pequeño que el tuyo, pero más difícil de cumplir.

No iba a decirle que era por mi identidad, por quien era realmente, sino que él pensaría que era por mi oficio. Era mejor que de momento no supiese que tenía ante él un perro mucho más peligroso que el suyo. Sin embargo, que le gustasen los perros me hacía sentirme cómodo.

A mí me parece que podrás lograrlo si te esfuerzas. Además bailar creo que es una de las pocas cosas artísticas que entiendo... Yo amo la música. No soy bueno cantando, ¿pero a quién no le gusta bailar y cantar para liberarse?


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Vie Mayo 11, 2018 9:00 am

Cuando la camarera se acercó hasta la mesa, lo primero que pasó por la cabeza del chico fue que el hombre pediría la cuenta, por lo que posiblemente tendría que irse pronto. Pero para su sorpresa, no era nada de eso, sino todo lo contrario. Solo quería ordenar algunas cosas más. Ryn todavía no terminaba su postre, y cuando escuchó que el otro ordenaba un batido para él también quiso decir que no era necesario. –N-No hace falta… yo ya… bueno… -Desistió cuando ninguno de los otros dos pareció querer hacerle caso y la mujer ya había anotado su pedido. Nunca nadie había hecho tal cosa, pero estaba agradecido por el gesto. Además, su estómago nunca se ofendería si alguien quería darle de comer. El batido de fresa sonaba muy apetitoso.

El chico de ojos celestes sonrió mientras la camarera se alejaba y el hombre comenzaba a hablarle un poco de su pasado. Se sentía identificado con eso de estar solo y sin padres. Sabía muy bien lo que era sentir que no tenía a nadie a pesar de estar en un lugar repleto de gente. Por suerte para él, eso había quedado en el pasado. –Yo hasta hace algunos años estaba en una situación parecida. Estaba solo, y en lo único que pensaba todos los días era en cómo sería tener una familia. Pero creo que su amigo tenía razón, porque después de un tiempo pude llegar a tenerla. –No podía evitar ponerse un poco triste cuando hablaba de aquello. De hecho, casi nunca lo hacía, estaba decidido a dejar las cosas tristes en el pasado. Pero en ese momento se sentía cómodo de hablarlo, posiblemente incentivado por la historia del otro. –Seguro que lo mismo le pasará a usted. –Dijo finalmente cambiando la cara y mostrando una sonrisa. –Encontrará una persona con la cual poder formar su familia. –Ryn había descubierto que el termino familia iba más allá de lo que él imaginaba cuando era simplemente un niño. Siempre lo pensaba como un padre y una madre a los cuales aferrarse, porque eso era lo que le faltaba. Pero finalmente descubrió en un solo hombre y en un pequeño animal todo lo que necesitaba para poder llamarlos familia.

Se alegró cuando la conversación tomó un rumbo más divertido en cuanto salió el tema de los gustos por la música y el arte. Todo momento era oportuno para hablar de eso. -¿Usted baila? –Preguntó intrigado por saber que significada eso de entender el baile. –¡Bailar y cantar son de las cosas más divertidas que hay! –Aseguró con sus ojos brillantes muy abiertos y mostrando los dientes. Claro que cantar no era su mayor fuerte, y le daba mucha vergüenza hacerlo cuando no estaba solo. Pero, ¿quién no canta en la ducha? Es una forma muy liberadora de sacar las cosas que uno tiene guardadas. –Me gusta mucho la música clásica, por el baile claro, aunque también cualquier otro género. ¡El mundo sin música sería horrible! –Por supuesto que había algunas excepciones, que no le gustaba escuchar para nada, pero respetaba los gustos de los demás.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Vie Mayo 11, 2018 12:17 pm

No quería decirle que en ocasiones desistía, pero comprendía que si él lo había logrado podía creer que otros podíamos hacerlo. Las circunstancias no eran las mismas. Aún así no quise quitarle ese grano de esperanza, el cual podía llegar a ser una buena semilla en mis anhelos, porque sabía que las personas podían ser crueles y destrozar cualquier acto, por noble que fuese, únicamente por desconocimiento o simplemente para no hacerse daño.


Vi, escuché y sentí que se volvía un torbellino frente a mis ojos. Era como si alguien le hubiese inyectado café, algo que él detestaba, en las venas. Sí, fue como un brote de cafeína. Yo no solía tomar café por las mañanas, pero los sábados era mi día de café. Era más de té verde, que también provoca que te despejes. Sin embargo, para mí fue ver metafóricamente a un adicto de esa bebida cayendo, o al menos desplomándose, al dulce encanto de la energía que provoca.


Era de esperarse, ¿no? Que él se animase así con un tema que le apasionaba. Posiblemente si preguntaba por cómo le iban las matemáticas, literatura o alguna asignatura al uso arrugaría la nariz y se querría ir al otro lado de la cafetería.


—En la ducha canto muy bien, pero bailo mejor cuando estoy intentando no quemar mi comida—respondí antes de echarme a reír—. Me gusta escuchar de todo, pero tengo mis preferencias. Últimamente lo que tarareo más son canciones rock y pop de los 70's y 80's.


Aunque había cantado ópera, zarzuela, lírica, metal e incluso lo que llaman “copla” en España. Cualquier género, sin importar siquiera sus orígenes, era para mí algo especial para ponerme las pilas ejercitándome, limpiando, cocinando o persiguiendo a algún imbécil.


¿Conoces al británico Rupert Holmes?—pregunté—. Tal vez te suena la canción “Piña colada” aunque en realidad se llama “Escape”. Es mi canción favorita y es la que suelo tararear más de una vez.


La camarera vino con todo lo que había pedido y rápidamente sonreí amablemente, tomé mi taza y le di un sorbo. Ya no me preguntaba dónde estaba esa mujer. Al menos, por unas horas, me libraría de ese quebradero de cabeza. Necesitaba despejarme.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Dom Mayo 13, 2018 9:49 am

Al parecer entre los dos tenían intereses parecidos en cuanto al gusto por la música, claro que quizás por un tema generacional que al chico se le escapaba de las manos no conocía mucha música de los años anteriores a la década del 2000 o por ahí cerca. En realidad quizás sí, aunque nunca había buscado canciones por sus años, sino que daba con ellas por razones aleatorias y si le sonaban agradables las incluía en su larga lista de canciones que le gustaban. –Creo que no conozco muchas canciones de esa época. –Dijo algo pensativo mientras trataba de buscar en una playlist mental. –Voy a tener que buscar esa canción que dice, o tal vez la conozco, pero no por su nombre. –Agrego, ya que era algo común que le pasaba con muchas canciones. Tampoco esperaba que el hombre se pusiera a cantar en medio de la cafetería.

-La música es un buen acompañante para todo. –Y así era, puesto que él la escuchaba en cualquier momento del día. Cuando bailaba, cuando caminaba, cuando salía a pasear su perro, cuando ordenaba su habitación, y como no cuando se duchaba también. –Últimamente me llaman mucho la atención las artistas internacionales del pop en inglés, sobre todo por los shows que brindan. –Para el de ojos celestes ver todas esas luces, gente gritando y aplaudiendo y sobre todo los bailarines que las acompañan era fantástico. Un polo casi opuesto a su otra idea de danza clásica, tranquila y elegante, pero ambas le despertaban mucha admiración. -Claro que no entiendo nada de las letras, pero me gusta el ritmo que tienen. -Comento riéndose de si mismo.

La empleada del lugar trajo los nuevos pedidos y le deposito el batido para luego llevarse el plato vacío de su anterior comida. Era muy rico. Mientras tomaba un sorbo Ryn miro una vez más al otro. Pensaba que las personas que tenían ese tipo de trabajo eran más serias y formales, por no decir aburridos. Pero ese no era el caso.

-¿Y qué es lo más extraño que le ha pasado en su trabajo? –Pregunto quizás abusando un poco de la excesiva confianza que creía haber logrado. Tal vez esos eran asuntos privados y un investigador no podía andar contándolos así como así a un chico que apenas conocía ni tienía idea de lo que se trata el trabajo. Pero tenía que intentarlo.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Dom Mayo 13, 2018 1:55 pm

Me eché a reír porque era de esperarse que él no conociese la canción. La canción era popular, pero muchos jóvenes desconocían su título o simplemente la pasaban por alto. ¿Cuántos comerciales de televisión, películas, series o simplemente en algún espacio televisivo se había puesto a modo irónico? Era una metáfora perfecta de las relaciones personales basadas en el desgaste, el engaño y leyes de Murphy.


Lo más extraño que me ha pasado ha sido buscar una tortuga—dije mientras sacaba mi teléfono móvil y buscaba en mi lista de reproducción la canción—. El pequeño que la buscaba quería pagarme con dos chocolatinas y un puñado de monedas. Sólo le acepté la chocolatina de cacao sin leche, la que era puro negro con almendras. Y, por supuesto, la encontré. Estaba en su jardín. Ni se había movido mucho de su zona, pero él llevaba días sin lograr dar con la fugitiva porque la maleza había crecido demasiado—decía antes de pulsar el interruptor de “play”—. Es esta.


Rápidamente la música comenzó a sonar. No había videoclip, sino que sólo se veía la portada del viejo disco. Me encantaba porque muchas criaturas, de indistinto género o raza, venían a mí porque temían que sus parejas tuvieran ciertos juegos sentimentales, o simplemente sexuales, con otras conocidas en la redes sociales.


Me encanta la canción y creo que identifica mucho a mis clientes. No a todos, pero sí a una gran mayoría—comenté justo cuando empezaba a acabarse el tema—. Oh, y tras esta en mi lista de reproducción está Gary Glitter con Rock'n roll part two—añadí dejando que sonara.


Eran canciones clásicas, movidas, con ingenio, con letras algo controvertidas y perfectas para cualquier momento. Aunque yo prefería la ópera cuando me duchaba para intentar ser un barítono inútil a pesar de mi “apasionada” interpretación.

Canciones:
Escape (Piña colada Song)
Gary Glitter - Rock and Roll part 2


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Dom Mayo 13, 2018 8:46 pm

Lo único que pudo hacer fue echarse a reír con aquella anécdota. Sonaba como algo que alguien se inventa para hacer un chiste, pero sabía que era real, y eso lo hacía más gracioso aún. Lo que quería decir que aquel hombre investigador tan talentoso no trabajaba solo por dinero. ¿Aceptaría trabajar para encontrar los nombres de sus padres bilógicos si le ofrecía una bolsa de dulces de colores del arcoíris? Tal vez si, después de todo eran unos dulces muy ricos, Ryn aceptaría cualquier proposición que venga acompañado de un paquete idéntico a esas golosinas.

Cuando el otro le dio play al reproductor una canción empezó a sonar en el lugar. No venía nada mal pues la cafetería era muy silenciosa, demasiado para ser un día de fin de semana donde se supone que la gente está más animada. -¡La conozco! –Aseguro el de ojos celestes cuando el cantante pronuncio un par de palabras acompañado de la melodía. –La he escuchado en muchos sitios, aunque si pienso en cuales exactamente no lo sé. –Era como una de esas cosas que se hace tan común que al final termina pasando por alto. -¿Por qué le recuerda a sus clientes? ¿Qué es lo que dice? –Ryn no conocía la letra, así que para el eran solo palabras sueltas que no entendía. Solo sabía que sonaban bien juntas y ya está. La segunda canción que sonó era tranquila, casi relajante, muy agradable.

-Pues yo tengo una canción favorita a escondidas que es de las más antiguas que conozco. –Dijo buscando también en su móvil mientras reía para demostrar su parte festiva. No recordaba donde la había conocido, pero de solo escucharla ya le daban ganas de moverse, era como una pequeña batería portátil, y muy graciosa. Presiono con su dedo en el pequeño triangulito acostado y se pudo leer “We like to party! – Vengaboys” mientras empezaba a sonar. –Vamos que hasta la tengo de despertador. –Confesó con una sonrisa mientras le mostraba lo único que él tenía que cabía dentro de las canciones de décadas pasadas, aunque solo fueran una decena de años. –Apuesto a que le dan ganas de ponerse a bailar. –Bromeo mientras volvía a detener la canción en uno de sus mejores momentos del estribillo.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Lun Mayo 14, 2018 11:26 am

Tanto la suya como la mía eran conocidas. Habían sonado bastante en la radio hasta que muchos empezaron a cansarse de ellas y optaron por otras opciones. Sin embargo todavía había quienes las pinchaban a petición del oyente, como algunas radios para nostálgicos. Precisamente solía caminar en mis ratos de ocio, e incluso correr como si fuese un alpha con una manada tras mis pasos, por la ciudad con los audífonos inalámbricos conectados a mi teléfono móvil.


Hay una radio que suele poner estos temas viejos—decía buscando en los bolsillos de mi pantalón el pequeño bolígrafo que a veces llevaba conmigo. Rápidamente lo saqué mientras reía por su comentario sobre querer bailar. Realmente sí. La música que tenía ritmo, aunque la letra no fuese la mejor del mundo, daban deseos de comenzar a girar—. Mi canción se basa en un hombre que se siente frustrado en un matrimonio que parece muerto. Un día abriendo el periódico, buscando en la sección de contactos extramatrimoniales, da con un mensaje que le resulta llamativo. En este dice que busca a un hombre que odie el yoga, ame la aventura y quiera escaparse de la monotonía. El anuncio comienza con “Si te gustan las piñas coladas...”—comentaba mientras escribía en una servilleta, de esas que parecen más impermeables que algo que absorba realmente el líquido, el nombre de la radio y la frecuencia—. A eso de las seis de la mañana comienza el programa matutino de música de todo el mundo y desde los 80's hasta el presente. No hay descanso hasta las diez y media de la mañana. Durante todo ese periodo hay más de media hora sin anuncios, luego una breve coletilla publicitaria y un concurso o alguna información sobre conciertos o sobre las bandas que andan sonando—dije antes de extenderlo hasta él y suspirar—. Por ellos me enteré que Bowie murió. Fue una mañana que diluviaba y parecía que me estaban alegrando el día porque pusieron “God Knows I'm Good” una canción que no suele sonar mucho. Después se detuvo el tema, hubo un silencio y la voz rota del presentador anunciaba que David Bowie, icono de muchos, había muerto poco después de su cumpleaños.


La canción era sobre una pobre anciana que entró a robar porque no tenía para comer. La desgraciada lloraba internamente y rogaba que Dios le permitiese robar sin ser detectada. Sólo quería sobrevivir. Sin embargo, fue tanta la presión y la tensión del momento que se desvaneció en el suelo y todos pudieron comprender lo que estaba sucediendo. No, Dios no hizo la vista gorda. De hecho, Dios, de existir, es un maldito desgraciado. Esa metáfora me encantaba y desde aquella mañana se convirtió en una de mis favoritas.


Como decía... —dije tomando la taza de café—. Mis clientes son como esa canción, pues ellos engañan a sus mujeres y a la vez estas los engaña a ellos, pues la mujer de la nota, la de esa magnífica canción, era su propia esposa buscando a alguien que le hiciese caso.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Jue Mayo 17, 2018 9:38 pm

Tomo el pequeño papel de servilleta, le dio un vistazo y luego lo guardo en su bolsillo, decidido a descubrir de que se trataba aquella estación de radio más tarde. Si había una actividad que le gustaba, esa era descubrir nuevos estilos de música y cantantes, así como canciones de todo tipo, y ese papel tenía una pista de donde podía sacar ese tipo de información. –Seguramente encontrare nuevas canciones que me gusten escuchándola, gracias. –Dijo con una sonrisa.

Prestaba mucha atención a toda esa historia escondida que se ocultaba detrás de esa letra de canción que no llegaba a entender. Aunque a decir verdad, su cabeza tampoco lograba entender ese tipo de relaciones. Sabía de qué se trataba el hecho de estar en una relación de pareja, pero lo que no comprendía eran esas situaciones que se producían donde uno buscaba estar con otras personas a escondidas, ¡hasta incluso lo hacían las dos partes mutuamente! ¿Por qué alguien haría eso?

-¿Y por qué hacen eso? –Pregunto con total ingenuidad como si esa pregunta fuera a poder ser respondida tan fácilmente por alguien que no fuera quien realimente engañaba a su pareja, porque cada uno tenia sus motivos propios, sean malos o no tan malos. -¿Por qué buscan a otra persona si tienen una pareja? Bueno quizás sean como esas parejas abiertas… pero en ese caso el otro lo sabe ¿no? –Decía tratando de pensar una razón aparentemente lógica. Definitivamente no sabía de qué se trataba estar en pareja, pues nunca había estado cerca de tener nada parecido, pero las veces que pensaba en el amor no se podía imaginar en el papel de tener que mentir y aparentar fidelidad cuando por detrás pasaba otra cosa. ¿Quién puede aguantar un secreto así? –Que complicado suena el amor, en los libros es diferente. Siempre hay un final feliz en las historias que leo, algún día quizá pueda tener una historia así. –Expresó como un niño que sueña alcanzar algo lejano.

Lo único que esperaba era no terminar teniendo que contratar un investigador privado para saber qué hacía su hipotética pareja, pero en caso de ocurrir al menos conocía a alguien a quien recurrir… -¿Y esas personas se enojan al descubrir que el otro los engaña a pesar de que ellos hacen lo mismo? –Esa era otra cuestión que escapaba a su entendimiento, las personas que estaban con otro pero a la vez no soportaban que su pareja lo hiciera. Las relaciones eran una fuente inagotable de cosas raras.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Vie Mayo 18, 2018 2:19 pm

Las personas dejan de amar. El amor no dura eternamente si no sabes aportarle algo nuevo. La dejadez, el exceso de trabajo y la falta de tiempo libre, provoca que las parejas cada vez duren menos. Añadimos las cenas por compromiso, el obligar a otros a llevarse bien con la familia, el no escuchar o simplemente ser demasiado diferentes...—iba enumerando todo.


¿Por qué no funcionaban las mías? Oh, bueno... Algunas no habían funcionado cuando se descubría el pastel. Podía no decirlo, ya que no se daban cuenta, pero siempre me gustaba ser sincero. Cerré los ojos intentando olvidar la última discusión con mi última pareja. El portazo sonó a fracaso inevitable, pero todavía la quería. Aún no podía olvidar a Susan, ¿por qué fue tan difícil todo? Otras me tachaban de mujeriego y varias querían formar una familia con la genética de ambos. ¿Y yo qué? Ah, claro... Yo no podía ser el “padre” y eso molestaba, ¿cierto? Maldita sea...


Las mías suelen fracasar porque soy demasiado sincero—dije encogiéndome de hombros para luego echarme a reír—. No me gusta ocultar mi pasado ni quien soy en realidad, aunque ellas pueden vivir engañadas perfectamente. ¿Pero y mi conciencia? ¿Eh? Eso pesa mucho, chico.


Mi conciencia pesaba y era como una guillotina que apretaba bien mi pescuezo. Ojalá no fuese así, pues tenía conocidos que la mentira la llevaban tan bien que se había convertido en una enorme pelota de nieve y ellos en un Indiana Jones que continuamente corrían delante de la pesada bola. Un día los aplastaría, pero de momento parecían felices.

Y bueno... algunos optan por el divorcio, otros intentan ir a expertos que lo solucionen y hay quienes terminan tirándose la vajilla a la cabeza e incluso hay algunos que deciden ignorarlo porque aman demasiado a esa persona, no tienen orgullo y se dejan pisotear—expliqué sintiéndome un tanto mal, ¿acaso estaba siendo demasiado realista con respecto a las relaciones? Obvio, ¿pero podía hacer otra cosa?


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Jue Mayo 31, 2018 9:36 am

-¿Pero ser sincero no es algo bueno? –Preguntó ya que aquella afirmación le resultaba extraña. –Es decir, yo preferiría que la otra persona no me mintiera u ocultara cosas. Siempre las mentiras se terminan descubriendo. –Y por más cómoda que sea la mentira, es mejor saber la verdad al principio y no enterarse por terceros. Aunque pensar en un mundo completamente sincero le sonaba algo imposible, y poco viable ya que todos estaban acostumbrados a convivir con algún engaño que hacía sus vidas mucho más fáciles de llevar al menos momentáneamente. Tampoco los culpaba, ¿a quién lo le gusta vivir lo mejor posible?

Hasta los cinco años había crecido con la idea de que sus padres habían tenido que dejarlo por un tiempo en aquel lugar ya que no tenían otra opción, y que después de un tiempo volverían para recoger al niño pequeño que dolorosamente habían tenido que dejar. La peor idea que podrían haber tenido esas mujeres que se ocupaban del orfanato. Darle falsas esperanzas a un niño que creía fácilmente todo lo que le dijeran. Claro que esos primeros años, con aquella esperanza le fueron más fácil de llevar. Pero cuando supo la verdad, que no había nadie afuera que quisiera volver por él, o que se preocupara por donde estaba, ese si fue una de las verdades más duras de afrontar.

-Al final es más fácil quedarse solo, con un perro o un gato. –Comentó con una sonrisa dándole otro sorbo a su batido de fresa. Esas criaturas sí que daban un amor genuino, y no necesitaban ni mentiras ni engaños para hacerse querer. –Creo que usted será un buen padre cuando forme una familia… -Dijo siendo sincero, puesto que lo veía como alguien bastante atento por los demás, y amable. No sabía exactamente como debía ser una figura paterna, pero al menos con estar presente eso era un buen comienzo. Tener la intención de formar una familia, querer hacerlo, ese era el punto más importante. –Crecerán con un buen gusto por la música. –Agregó riendo. Ya le hubiera gustado a él tener un padre con el cual compartir gustos, pero al menos le quedaba su padre adoptivo, que quizás no eran las personas con gustos más similares del mundo, pero al menos lo quería tener en su familia.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Jue Mayo 31, 2018 2:14 pm

Ser padre era algo imposible en muchos aspectos, pero había probabilidades siempre que nadie supiese que era transexual. Justamente en Japón se podía adoptar niños por parte de hombres solteros, no obstante no podía ilusionarme. Crear una familia era algo que no se podía dar para las personas como yo en un mundo real. Cuando sucedía saltaban todas las alarmas. 

No sé si seré padre, pero lo seguro es que será adoptado. No me importa que no lleve mis genes, pues padre es quien ama, cuida, educa y da cierto futuro estable a los niños que acaban siendo los frutos del futuro—aseguré mientras seguía tomando mi bebida—. Y bueno, tú también tienes buen gusto. ¿Qué opina tu compañero perruno de ello? A los perros también les gusta la música y suelen incluso mostrar cierto fanatismo por ciertos ritmos. 

Había visto perros que amaban la música clásica y se tranquilizaban de tal forma que se convertían en enormes peluches. Otros preferían la música movida, corretear con ella de un lado a otro en la casa e incluso aullar el estribillo. De todas formas, ¿no eran también parte de mi raza? Una evolución en otra escala.

Por un momento pensé que debía explicarle lo de la sinceridad y supuse que debía hacerlo con un ejemplo claro. Tal vez me arriesgaba, pero sentía que el chico debía saberlo. ¿O tal vez no? Si nos encontrábamos de nuevo debía saber que podía ayudarlo con algo más que unas pistolas.

Dime, ¿crees en las criaturas distintas a los humanos? Criaturas que tienen forma humana, pero que realmente su naturaleza es distinta—dije pensando que tal vez me tomaba por un loco, aunque había leyendas y se sabía que en esta ciudad no todo era lo que parecía.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Ryn Hinode el Mar Jun 05, 2018 8:33 pm

Enterarse de que los planes del hombre era adoptar un niño, le despertaba sentimientos relacionados con su propia historia. No tenía intención de preguntar por qué estaba tan convencido de que su hijo o hija sería de sangre ajena a la suya, de hecho no pasó por su cabeza. Lo distrajo más la idea de pensar en un chico pequeño que tendría la suerte de crecer con un padre que tuviera la intención de criarlo con amor, ya que sus padres biológicos por alguna razón no pudieron o no quisieron hacerlo.

-Hay muchos niños y niñas esperando por una familia que los quiera adoptar y darles el hogar que nunca tuvieron… Aunque no son muchos los que están dispuestos a hacer lo que usted quiere hacer, y menos con chicos que ya tienen varios años. Cada año que cumples parece que aleja esa pequeña posibilidad de tener una familia un poco más. –Dijo en un tono menos alegre, empezando a hablar sin darse cuenta desde su propia experiencia. Sin duda, sea quien sea el afortunado de ser rescatado de una infancia solitaria estaría muy agradecido con aquel hombre.

Volvió a emitir una sonrisa cuando el otro nombro a su pequeño amigo canino. Sin duda era cierto que a los animales también le gustaban la música, pues a su perro le encantaba oír canciones muy movidas cuando estaban en la casa. –Él disfruta de la música tanto como yo. –Aseguró bebiendo un sorbo de su batido. –De pequeño se quedaba dormido cuando escuchaba música clásica, y ahora también demuestra su gusto por algunas canciones moviendo la cola y ladrando como un loco. –Aunque probablemente también eso se debía a ver al chico moverse también y bailando por toda la casa.

-Sí, claro. –Afirmó ante la pregunta curiosa del hombre. De pequeño era fanático de las historias fantásticas y toda criatura sobrenatural que la imaginación de algún autor famoso pudiera plasmar en sus obras. Como la mayoría de los niños creía fehacientemente en la existencia y veracidad de esos relatos. Pero cuando tuvo un par de años más descubrió que algunas cosas que podían creerse ficción en realidad podían existir, y en él mismo tenía un pequeño ejemplo. –Creo que el mundo esconde muchos secretos, incluso entre las personas que van por la calle todos los días. ¿Por qué lo pregunta? –Dijo indagando ante la curiosa interrogación.


avatar
Salón : 2 B Dromes : 23536
Reputación : 6
Mensajes : 30
Ver perfil de usuario
Ryn Hinode
ELEMENTALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Seth Sayed el Miér Jun 06, 2018 11:48 am

Era obvio que él parecía ser uno de esos chicos. No había que ser muy despierto para notar un cambio gradual en su actitud, pero rápidamente se alegró al hablar de su compañero. Para mí los perros eran iguales, así como cualquier otro que tuviese los genes de un can. Hay lobos como yo, que son de raza cien por cien, que se creen superiores y avasallan a otros imponiendo estúpidos roles o estereotipos que me provocan una úlcera de estómago. Yo no soy así. Tal vez porque mi crianza y mis andanzas me han hecho ser distinto.


Al aceptar el hecho que existían ese tipo de criaturas, que creía firmemente en ello. Tomé aire y lo solté intentando calmar mis nervios, pues no era algo que fuese ofreciendo a todos. No obstante, algo me decía que volvería a ver al chico, que tal vez podría aconsejarlo de algún modo como un “hermano mayor” o alguien con una vida demasiado rodada. Además, había demostrado que tenía cierta inteligencia emocional y eso lo hacía un excelente bailarín. No lo podía comprobar, pero alguien que puede sentir tanto ante una conversación o por la música, de la forma en la cual hablaba, desvelaba un hecho notorio que aún no podía acreditar.


Soy más parecido a tu compañero peludo que a ti—respondí—. No hablo del tema musical, sino del tema de mover la cola para mostrar que me agrada algo o estoy visiblemente nervioso, atento o me encuentro triste. Aunque no es lo único que hago... Bueno, tal vez a veces es lo único que hago cuando me encuentro en mi verdadera piel—dije antes de soltar lo que era—. Soy un lobo. Soy un aullador—comenté antes de ver como la camarera se aproximaba por si deseábamos algo más.


¿Necesitan algo más?—preguntó con una bonita sonrisa.


¿Tienes agua en botella? Me llevaré una que sea de tamaño medio si la comercializáis.


Sí, claro—respondió antes de marcharse.


Hoy iba a hacer una buena caja con nuestra mesa, así como con el resto. Además, yo siempre he sido de los que dejan propina. Un buen servicio se merece un premio, ¿no es así? Aunque en algunos lugares eso se ve de mal gusto.


No es la única sorpresa que tengo acumulada tras mi apariencia, pero digamos que he vivido muchos años. Demasiados años—di un sorbo a mi bebida, a pesar que ya se había enfriado, y me acomodé mejor en la silla—. Por cierto, no como pastores, ni ancianas, ni niñas con caperuzas rojas y el cerdo me gusta en salsa de soja. Sí cazo a veces conejos, ciervos o lo que pueda conseguir para mantenerme en forma y llevar una apta alimentación... Por si temes que te coma o algo... No es el caso.

Era obvio que estaba haciendo una broma con lo último, pero hablaba rotundamente en serio. En ese momento temía que me tomase por loco.


12jk
avatar
Dromes : 23705
Reputación : 0
Mensajes : 55
Ver perfil de usuario
Seth Sayed
AULLADORES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Sábado de trabajo - Libre

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.