image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Saludos Mortales Del Séptimo Universo.
Hoy a las 7:53 am por Takeda

» Ficha Una y Fufu, con un cuervo
Hoy a las 3:04 am por Khaeli Dunkheit

» Mi acosadora y yo (?)
Ayer a las 11:52 pm por Hana Iwafune

» Ausencia [Perdón xd]
Ayer a las 11:09 pm por Joshua Black

» Ficha de Rol
Ayer a las 10:31 pm por レオ reo

» Un día de exploración [privado]
Ayer a las 10:25 pm por Mitsuki Fujimori

» Busqueda de algo Inusual. ¡Yaaay! ^__^
Ayer a las 10:10 pm por Yuno Gasai

» Ausencia, espero que corta
Ayer a las 7:57 pm por Alice Donakis

» TIENDA DE ITR
Ayer a las 7:40 pm por Noire N. Reiss

» Criatura mística II [Priv. Jestro]
Ayer a las 7:16 pm por Dylan Kuroki





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Helena Isabelle Dómine el Lun Abr 23, 2018 9:17 pm

La sábana estelar se encendía en llamas infernales que era consumido por las olas de una noche oscura. Pero las llamas persistían quemando la monocromática piel de la tétrica figura cuyas mariposas macilentas danzaban al ritmo de las raíces sucias y descuidadas. Normalmente no decidía hacer ese tipo de trabajos, pero su buen humor le hizo firmar con la mueca de Chesire el trato con aquel espantoso hombre. Ahora con el filo de plata recorría sus dedos manchados de un profundo azul de la sangre real del sapo escurrido entre sus ropajes rotos y viejos. Deliberadamente se ahogaba en un oscuro océano petrolífero con largas cavilaciones de sus concupiscencias y ensoñaciones en gestos taimados con una patente emoción en los espejos del alma coloreados bajo el velo de una nube de humo y cenizas, restos de un incendio.

Buscó a su presa entre los ventanales expuestos de las solitarias calles, es su mente ya estaba esculpido el lugar, pero dejaba correr la arena del reloj por gusto propio. La pausa se situó en una zona sin alma, no habían molestas voces de los vivos haciendo vibrar sus oídos, por ahí donde sabía que pasaba para regresar a su hogar. Pero sí había gritos, dichosos gritos sacados del más profundo infierno de su cuerpo, quebrando su mente con las risas que aquellos le dedicaban a sus movimientos. Su metálica garganta bramó en un gruñido oxidado ignorando lo que su sentido le daba por captar.

Su contendedor se desmaterializó, volviéndose fría e invisible, ahora a vista de cualquiera y espero un poco hasta que en su horizonte una figura masculina que podía ser casi de su misma estatura, dando pasos en parsimonia insulsa, cosa que le molestó y es que el sosiego que emanaba y perfumaba su cuerpo sólo le causaba atribulación y sentimientos iracundos. Cuando lo sintió lo suficientemente cerca, el espectral cuerpo se volvió tangible y con una mano sosteniendo el cuchillo frente a la garganta, tocando la piel con el filo. El deseo exacerbado de destriparle de forma impía y dejar su cuerpo en miles de pedazos.

-Perdone usted, pero me han enviado a arrebatarle el alma, aunque a mí me gusta más jugar que dejar que el momento sea malditamente efímero. –La lija raspaba la garganta con un tono que enloquecería a cualquiera, una voz que ninguna podría soportar, desgastada e inhumana, casi inutilizable.




Regalos kuls (?) :

avatar
Dromes : 20277
Reputación : 17
Mensajes : 48
Ver perfil de usuario
Helena Isabelle Dómine
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Lun Mayo 07, 2018 6:00 pm

“Al fin una noche tranquila…”

Había pensado el enrulado para sus adentros, ignorante de que las noches serenas escasearían cada vez más en su futuro. Los últimos tres exorcismos en los que participó se encontró mucho más cerca de la muerte de lo que habría deseado. Más aún, la nueva presencia en su vida era otro incentivo en su búsqueda de seguridad: Aquella pequeña que lo aguardaba en su hogar había alimentado en gran medida sus propios resguardos, sus instintos de mártir morían poco a poco. Había alguien por quién regresar a casa…

Se encogió de hombros, temblando ante un frío helado que le rozó la espalda. Tuvo un muy extraño presentimiento, que en el acto lo llenaba de incomodidad. No escuchaba paso alguno, no veía nadie al alzar la mirada sobre sus hombros, era una noche serena y de viento muerto… y sin embargo, su sexto sentido, su lazo a la umbra le susurraba una única palabra: peligro. Su iris se envolvió por un halo amarillento, estaba canalizando su visión espiritual en búsqueda de aquel objeto de peligro, cuando ya fue demasiado tarde.


Ambientación:


Soltó su maletín en el acto, quedándose congelado en el lugar cuando sintió aquel helado tacto presionándose contra su cuello. Sus pupilas se habían dilatado como platos, con un corazón que latía a mil por segundo, marcado por el acelerado movimiento de su pecho. Tragó saliva, y aquella ínfima presión del líquido alcanzó para que la expansión de su tráquea se presionara contra el filo, soltando un hilo de sangre que manchó el arma. Con lentísimos movimientos comenzó a alzar ambas palmas en alto, aceptando su situación. Se maldijo por lo bajo ante su descuido, que él evitase el peligro no significaba que el peligro lo evitaría…  

Se quedó en silencio por apenas un par de segundos, repasando aquellas palabras en su cabeza. Ya se encontraba en completa desventaja contra su atacante, por lo que defenderse por fuerza bruta no formaba parte de sus opciones. Por fortuna, contaba con otro plan en mente...

- S-si me permite… -Solicitó con su tono más formal- ¿No sería éste un final demasiado insatisfactorio para usted?

Soltó aquellas palabras, para luego plantar un segundo de silencio que alimentara la intriga y la expectativa. Su mente era siempre su mejor arma, y había captado en las palabras de su acompañante una posible alternativa que lo guiase a la supervivencia. Las mentiras eran su peor debilidad, por lo que habría de abusar de su carisma y su ingenio para encontrar una salida.

- Este encuentro habría sido terriblemente insulso si sólo consistiera en una garganta desgarrada, ¿No cree? -Sugirió, haciendo un esfuerzo inhumano por no mover su tráquea ni un milímetro. Ya sentía el frío tacto del metal tocando bajo su piel cortada, y su dulce sangre fluía lentamente por encima del cuchillo- Me gustaría ofrecerle que juguemos un poco primero… -exclamó, volviendo su cabeza muy lentamente hacia ella. Le dirigió una intensa mirada, de brillantes pupilas rojo sangre, rodeadas por un iris manchado de dorado- … Le prometo ser una presa muy entretenida.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 48270
Reputación : 8
Mensajes : 165
Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Helena Isabelle Dómine el Miér Mayo 09, 2018 5:15 pm

El tenue aroma del vino de hierro el cual se recorría en un pequeño río bifurcado, agotándose a su paso hasta caer en gotas que coloraban el suelo desteñido, marcando su existencia con una huella que borraría el agudo llanto del cielo. En un principio se mostró pensativa e interesada por la tinta de voz que soltaban los pétalos labiales pertenecientes al chico. La electricidad corría desenfrenada entre los cables recubiertos de piel creando una mueca de Cheshire cincelada con poco cuidado en su rostro. Las manos sostenían el arma sin moverse o presentar rastros de huellas dudosas. El mango de aquel cuchillo de su pasado existía especialmente para sus macilentos y largos dedos, abrazando la empuñadura, colocando las piezas de su infinito puzle.

-Si algo he de admitir es mi devoción a la inexistencia. No tengo reglas que tenga seguir, y por más que quiera cumplir con lo que se me manda sólo lo hago por simple diversión. Pero –Continuó con aquella sonrisa nada amable en su rostro, llena de la locura de su desorbitado ser destemplado-, mi idea de diversión no incluye el regalarle esperanza a la gente. Puede que seas un buen juguete, sería interesante que ocultas entre sus entrañas, pero, habiendo tantos desechables ¿por qué daría una porción de mi eterno tiempo? Las manecillas de mi cuerpo ya no existen, cosa de la que ya has de tener conocimiento. Así que dime, chico extraño –susurró entre los labios secos y despellejados, roídos por sus propias perlas, aquellas que machaban constantemente sus uñas- ¿Qué tanto estarías dispuesto a entretener a un alma que se la vive en soledad, desahuciando la cordura de los cabales que se posicionan en la mente? Han dado un precio por tu vida, todos la tenemos, y a mí me toca cobrar la tuya, que por cierto es alto, aunque si me lo preguntas, el dinero es lo de menos. Nunca me lo quedo, pues ¿qué clase de cosas materiales podría querer alguien como yo? No soy alguien amante de la impudicia así que tomaré tu oferta, pero más te vale saber que perjurar es lo peor que podrías hacer frente a mis narices

Los dedos de su mano se desenlazaron del cuchillo, que terminó por desaparecer como niebla, pues al final no era nada más que parte de su poco existente ser. Y al final ella lo había dicho, poco le importaba el dinero y las cosas materiales, dedicaba su corriente tiempo en aquellos trabajos únicamente para obtener un poco de diversión y sumergir sus dedos entre la cálida sangre mortal, tocando un poco lo que era la vida a punto de extinguirse.

-Toca cumplir tu parte y creo que eres lo suficientemente inteligente para no errar, aunque al final todos llevamos cargando parte de la estupidez humana y aquello nos incluye a ambos, tú y yo; ninguno nos escapamos por más verdad que presencien nuestros sentidos. Ahora serás un conejo sin apuros, guiándome por tu propio sendero pues andaré a ciegas.



Regalos kuls (?) :

avatar
Dromes : 20277
Reputación : 17
Mensajes : 48
Ver perfil de usuario
Helena Isabelle Dómine
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Dom Jun 03, 2018 5:50 pm

Ambientación:

Le habría gustado poder soltar un suspiro de alivio, pero era consciente de que no podía permitirse ese relajamiento sin que su propia tráquea corriese peligro. Si había algún don personal del que estaba agradecido, sin duda se trataba de sus propios sesos, quienes no eran la primera vez que le salvaban el la vida, y sin duda no sería la última. Bueno, esta vez no podía contar todavía con encontrarse a salvo, pero había encontrado una excusa para negociar su supervivencia, y aquello ya era más de lo que esperaba en primer instancia.

- Puede ir sin cuidado, me encuentro muy lejos de haber recuperado la esperanza.

Soltó en un tono tímido y formal, apenas una broma a medias, pues aún quedaba mucha verdad en aquellas palabras. Manteniendo su cuerpo inmóvil, escuchaba con suma atención las palabras de su captora. Sus pupilas se inclinaban tanto como podían hacia el rabillo de sus ojos, buscando el perfil de su atacante, en espera de alcanzar cualquier ínfima pizca de información que pudiese apoyarlo en la búsqueda de su supervivencia.

- ...Sí me permite el comentario, para ser una asesina por contrato, tiene muy buena labia.

La formalidad de sus palabras se manchaba con una pizca de cordialidad, podía ser que el chico era muy noble (o acaso muy bobo) para no perder el respeto ni a quien lo amenaza con el filo al cuello. Por más que se hubiese esforzado hasta sus límites en disimularlo, no podría ocultar cómo sus hombros y su pecho se relajaron en cuanto ella admitió intriga ante la propuesta que le había ofrecido el enrulado. Habría estado dispuesto a luchar por su vida de ser necesario, pero tal parecía que había alcanzado la oportunidad de un método pacífico… de momento, al menos.

- Descuide, no podría mentir ni aunque mi vida dependiera de ello… y claramente éste es ese preciso caso.


Admitió con una suave sonrisa en sus labios, ahogando la risa que aquel filo no le permitía tener. ¿Sería acaso que el humor era su forma de enfrentar el temor…? Ni él mismo estaba del todo seguro, sólo agradecía que sus ofertas estaban funcionando. E igualmente se tragó un suspiro en cuanto aquella arma abandonó la cercanía de su tráquea. Tal como había admitido antes, no quería demostrar demasiada confianza en caso de que su captora se arrepintiese.

- Pues… -empezó, soltando con mucha cautela cada una de sus palabras, sabiendo que el sobrevivir o no dependía de ello- …¿No se presenta mucha monotonía en la eterni-...?

Tras alzar la mirada, sus palabras fueron ralentizándose poco a poco, hasta concluir en un silente suspiro. Sus labios no terminaron de cerrarse, formando una pequeña ‘o’ mientras sus ojos alcanzaban a su acompañante. Aquellas orbes eran amplias, rojas y brillantes como dos rubíes pulidos, tan expresivos y de tan poco filtro que eran nítidas ventanas a su alma. Exponían sus emociones con claridad, delatando la mezcla de una amplia sorpresa con una aún más grande curiosidad. Ladeó la cabeza apenas unos milímetros, alzando una mano hacia su propio pecho. Los dedos se desviaron en pleno trayecto, ahora avanzando a un punto mucho más peligroso: una desconocida. Lentamente se alzaron en su dirección, abriendo las yemas junto a su rostro, a apenas unos centímetros de sus mejillas… y allí sus pupilas se encogieron. Casi como si hubiese estado ‘ido’, ausente, parpadeó rápidamente un par de veces, apresurándose a retraer su mano hacia sí y sostenerla entre los dedos de la izquierda. Dio un paso atrás mientras bajaba la mirada, con palabras atragantadas, dudando...

- Antes que presentarle una oferta… -Y lentamente volvió a alzar la vista, serenando sus facciones en una expresión más seria, madura-  ...Prefiero que sea usted quien me oriente en el primer paso. -Prosiguió, dirigiéndole una mirada directa con aquellos refulgentes orbes carmesí- ¿En qué podría ayudarla este “chico extraño”?


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 48270
Reputación : 8
Mensajes : 165
Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Helena Isabelle Dómine el Sáb Jun 16, 2018 5:25 pm

Su ceño se frunció y la sonrisa se amargó, manteniéndose en su lugar, estática observando al joven hasta que recuperó su propio control. Las perlas jalaban y despellejaban la carne del interior de sus mejillas, las extremidades abrazaron su propia cintura mientras se balanceaba en sus pies.

-Pequeña no te detengas ni te salgas del camino, no confíes en los extraños. Es bien sabida tu belleza y los lobos pueden acecharte siendo amables y encantadores. No te creas las mentiras ¡Sus palabras no importar! La verdad es simple, la lengua más dulce tiene el diente más afilado. - Los susurros apenas y parecían abandonar su boca en su balanceo y el nerviosismo que atacaba su mirada. Parpadeó un par de veces y suspiró. – Tendré que ser la guía al parecer, mi camino es desastroso y la madera está podrida, huele a humedad y moho, el amarillo se desprende como el polvo. Pero así me gusta. ¿Pero qué hay del tuyo? ¿Qué colores tiene y a qué vistas te muestra? –Caminó dando algunos pasos, lentos y arrastrados, haciéndolos chillar entre el silencio. - ¿Qué puedes tener de interesante? ¿Quién eres y a qué le temes? –El cuchillo ensordecía al pasear su filo por la pared de las casas. –Habla que si no los grillos tomarán tu lugar, y tu garganta podrá quedar destrozada. Cuenta las historias de tu vida y sus tragedias. Fuera de mostrar el arte interno que lleva cada uno, nada como las vidas ajenas. Probablemente monótonas, probablemente degustantes.

Su caminata era lenta y la cabeza gacha, esperando que la voz ajena echara a andar la caldera, en sus manos un conejo tomó forma con el estómago abierto, dejando ver sus escasas y sucias entrañas, los ojos de botón se descocían mientras era asfixiado en el pecho de su dueño, con fuerza y un rostro lleno de parsimonia.

-¿Crees que las flores que deja caer el cielo sólo florezcan en los cadáveres? –Poco se entendía si era una pregunta para sí misma, el peluche o le hablaba a alguna de sus alucinaciones, o si su atención había quedado prensada por el chico de carne y hueso, tan palpable como el calor. Frunció el ceño, olvidando sus propias palabras, no lo recordaba, pero al poco tiempo pareció no importarle, distrayéndose en la luna que se reflejaba en las lágrimas de los árboles. Había vuelto a perder su cabeza y el hilo de la cordura, ahora vagaba ajena a su alrededor riendo y hablando consigo misma y sus fantasmas. Era mala en su trabajo.



Regalos kuls (?) :

avatar
Dromes : 20277
Reputación : 17
Mensajes : 48
Ver perfil de usuario
Helena Isabelle Dómine
SEGUIDORES DEL CAOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Akira Tohsaka el Lun Jun 25, 2018 7:35 pm

Ambientación:


Sus cejas se arquearon hacia afuera en una clara expresión de confusión, a la par que se llevaba una mano al pecho. Sus dedos se removían en lentos movimientos, mientras estudiaba con intriga las facciones de su compañera, tratando de encastrar entre sí las erráticas palabras que soltaba. La mirada bajó hacia sus pálidos dedos, y las pupilas se dilataron ante el brillo que soltaban: aquel filo refulgía bajo el reflejo del destello lunar. Recuperó en el acto su estado de alerta, dando un paso hacia atrás. Quién… o más bien, ¿Que, era aquella enigmática joven?

“¿Mi camino…?”


Su mirada se desenfocó momentáneamente ante aquella pregunta, había dejado de verla tanto a ella como a su entorno, pues su mirada se perdía en el extenso abismo a sus espaldas, tal como los ojos de un ciego. “Reunir a su familia desarmada” era la mentira que en su pasado más había repetido, más hoy día comprendía que aquello tan solo había sido una excusa. Aquella ‘casa’, pues no merecía el título de hogar, jamás le había ofrecido un refugio familiar. Cualquier esfuerzo ante aquel objetivo lo había hecho por… ella. No extrañaba nada de lo perdido, pues nunca hubo nada por perder.

- ¿Qué me muestra…? -Preguntó sin perder su postura defensiva, con la mirada atenta en su acompañante, remarcando el brillante filo con sus expresivas pupilas- ...Pues…

Su mente deambuló por las memorias más frescas de su psiquis. Aquel albino de mal carácter, ese hombre de ojos duros y corazón seco, su solitaria hermanita...

- ...¿Gente rota?

Soltó en una voz ida, preguntándoselo a sí mismo. Había un patrón bastante marcado en los lazos que había formado en aquella ciudad. Un escalofrío le recorrió la espalda ante el chirrear de aquel filo contra la piedra de los pórticos, reviviéndole la idea de que aquella que lo acompañaba estaba armada. Preguntas amplias y ambiguas, pero bien había ofrecido el corresponder, ahora estaba atado a ella por su promesa. Su mirada alcanzó aquel conejo putefracto que ahora reposaba en sus dedos, rompiendo su compostura nuevamente, obligándolo a dar otro paso atrás. Alentado por la urgencia de la amenaza, sus pensamientos aceleraron la búsqueda de algo interesante. Pero, obviando los constantes peligros que lo acompañaban, ¿En qué podría definirse ‘interesante’? Su excesivo altruismo lo había guiado a más de una peligrosa experiencia… pero el recuerdo más significativo en su memoria no iba por el lado del peligro o la tensión. Y no, pues todo lo contrario… la compañía matutina, la lectura de cuentos para niños, el calor del abrazo nocturno… las inocentes y puras sonrisas. Su protegida es aquella que protagoniza su conciencia.

- Akira, Akira Tohsaka. Sólo un huérfano espiritista, tratando de armar una nueva familia.

Soltó con la mayor de sus sinceridades, una confesión tanto para ella como para sí.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 48270
Reputación : 8
Mensajes : 165
Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/t18875-busqueda-una-busqueda

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmenuza el momento [Priv Akira Tohsaka]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.